Page 1

Comunicadores con voz propia Por Ignacio Bugueño Vilches

Cuando los novatos llegamos a nuestro primer día de clases, se nos dio la bienvenida con la tarea de exponer nuestras ideas sobre lo que esperamos para el “periodismo del bicentenario”. Con esas tres palabras, me di cuenta de que estas reflexiones no se toman solo porque el hecho de que nuestro país cumpla 200 años sea contingente en sí, sino que esta situación nos permite ubicarnos en una posición privilegiada para ser pa rte de un importante cambio de paradigma. Esto nos permite cuestionarnos un tema de gran importancia, como lo es responder la pregunta de qué tipo de periodistas queremos ser nosotros mismos. Algunas de las ideas que se pueden recoger de la mencionada reflexión, nos dicen que es necesario un mayor grado de involucramiento a nivel social, cosa que nos plantea una seria contradicción. Por un lado, nuestra profesión nos propone el imposible desafío de ser meros testigos bajo el velo de la objetividad, y por otro nos encontramos con que la ciudadanía simplemente no es capaz de creer en comunicadores que no tengan el natural perfil humano de la participación. Esto tiene una profunda relación con el ejercicio de nuestra labor, que poniéndolo en palabras simples, tiene como misión entregarle poder a la opinión pública en forma de información, muchas veces confundido con que debemos representar al pueblo en una universalidad que realmente es imposible en nuestra sociedad. Pero sin embargo, al final del día sin los agentes de esta sociedad no somos nada, esto porque las personas no son simplemente consumidores de nuestro servicio, sino que son ellos quienes moldean cual es el filtro que ponemos entre la avalancha de contenido que manejamos y la información que les llega. Estamos a fuego cruzado entre la trinchera de los ejes de opinión y el ciudadano de a pie, que demanda transparencia ante ejes que muchas veces intentan poner censura a nuestra realidad. Luego de pensar en todo esto es que se entiende nuestra capacidad de actuar como filtro de contenidos, que es ya un rango de participación en la noticia. Creo que debemos responder al llamado de atrevernos a mostrar opinión, aunque siempre de una mane ra clara que no comprometa a la información en bruto, que debe por siempre mantenerse como una forma de verdad, que si bien en nuestra calidad de personas nunca podrá ser absoluta, sigue siendo la llama sagrada que mantiene unida a la sociedad. Los novatos o bien ponderados mechones, como se nos llama en términos coloquiales, llegamos aquí por distintas razones, pero creo que el llamado de cuestionarse que es lo que hace a un mejor comunicador y que es lo necesario para un mejor periodismo nos compete a todos, y no solo a nosotros, los recién llegados con ansias de cambiar el mundo y la ambición de convertirnos en dichosos profesionales que dejen alguna huella por la casa de estudios donde estamos de paso. Hacer escuela es misión de todos nosotros como diría más de alguno de nuestros compañeros de cursos superiores. Muchos periodistas contemporáneos, entre ellos Tomas Eloy Martínez, quien dijo que nuestra labor es poner la duda en donde los demás vean un absoluto, plantean la importancia de contar historias relevantes para las personas. El llamado es a hacerse indispensables, a demostrar que estamos aquí en una labor infaltable para que el resto pueda entender el mundo que le rodea. No existe mejor regulador de la igualdad social que entregarles a todos el poder de la información. En Chile falta entender que más que el dinero y posición de clases sociales, realmente lo que marca la diferencia entre los seres humanos de una sociedad común, es el conocimiento del mundo que esta alrededor de ellos y parte importante de este conocimiento tiene relación con la mirada que nosotros le entreguemos. No existe cosa más importante para nuestro futuro como comunicadores que crear un periodismo que genere opinión, pero a titulo libre, que permita debates y masificación de la información, en donde nadie crea ser dueño de la verdad absoluta sin acompañarse de fundamentos, pero en donde todos, incluso nosotros en nuestro rol de canal de comunicación, tengamos una voz en lo que está pasando.

periodismoucv.cl Escuela de Periodismo Av. Parque Sur 330 casilla 4059, Valparaíso, Chile tel (56-32) 2274967 fax (56-32) 2274973

Comunicadores con voz propia  

Articulo para ElNavegador.cl de la PUCV