Page 109

.

LA SACERDOTISA En

soledad de la plaza, la dureza hospitalaria las haraganerías del filósofo. El banco y el solitario se miraron. Se miraron amigablemente, cariñosamente, como dos fieles enemigos muy secretos que desearan hacerse grave daño. Después el hombre se sendel

la tibia

banco atrajo

Y

quedóse dormido ... Soñó. * *

Señora: ruego a usted se sirva dar instrucciones a su gata para que no vuelva a molestarme. De lo contrar*o ,mataré a ese animal. Buenas tardes.

— — Creo

^Pero, señor ...

lesta.

haberle dicho lo suficiente.

Su gata me mo-

Si ella sufre del corazón o del estómago,

otra azotea para cantar sus melodías.

—Pero,

señor.

Buenas

que

elija

tardes.

.

* *

El señor no quiso escuchar. repitió

lamentos a vieja,

la

Aunque

era de noche,

y bajó como un rayo, arrancando escalera del desván. La dueña del gato, una

"Buenas

tardes''

quedó inmovilizada ante

fuga rápida de aquel

hombre furioso Era su vecino ... Y además, era inglés. Dos cosas malas para la salud de una gata... La .

.

.

vieja vivía en el fondo del conventillo, dentro de las cuatro paredes de

una pequeñísima pieza

alta que,

aunque

Profile for IberInfo

EL ALMA DE LOS PERROS-Juan José de Soiza Reilly (5ta ed.)  

“EL ALMA DE LOS PERROS”, es una de las primeras obras ampliamente conocida de Juan José de Soiza Reilly, por la que fuera premiado en los EE...

EL ALMA DE LOS PERROS-Juan José de Soiza Reilly (5ta ed.)  

“EL ALMA DE LOS PERROS”, es una de las primeras obras ampliamente conocida de Juan José de Soiza Reilly, por la que fuera premiado en los EE...

Profile for iberinfo
Advertisement