Issuu on Google+

SESIÓN DE APRENDIZAJE Nº 10 I.

Datos informativos: Fecha : Para el 04/06/2011 Tema

II.

: LA ROPA NUEVA DEL HIJO PRÓDIGO

Aprendizaje esperado: Analiza las respuestas de Dios frente a las acciones del hijo pródigo y decide renovar su voto de fidelidad a Dios con reverencia. SABER Que Dios respeta nuestras decisiones

III.

SENTIR Que Dios ama al pecador

HACER Buscar la restauración divina

Desarrollo de las actividades Secuencia metodológica INICIO Motivación

Saberes Previos

Conflicto Cognitivo

Estrategias Metodológicas

Tiempo 5´

Usa una cajita de cartón como corral para cerdos. Corta varias figuras de cerdos sobre papel. Pide a los miembros de tu clase que sugieran los pecados que llevaron al hijo pródigo al corral de los cerdos. Escribe esos pecados sobre las figuras de los cerdos, y ponlas en el corral. ¿Cuál fue la actitud del padre mientras el hijo pródigo estuvo lejos? En la parábola del hijo pródigo se encuentran conceptos vitales para comprender el perdón y la admirable gracia que nos extiende nuestro Dios. “Ninguno hay tan malvado que no encuentre fuerza, pureza y justicia en Jesús, que murió por los pecadores. Él está esperándolos para cambiarles los vestidos sucios y corrompidos del pecado por las vestiduras blancas de la justicia; les da vida y no perecerán” (CC 53) El hijo pródigo derrochó toda su riqueza ¿Qué le ofreció su padre si todo le pertenecía a su hermano? explica tu respuesta. Cuando el padre dividió su propiedad y le entregó al hijo menor la parte que le correspondía, también le había entregado al hijo mayor las dos partes que le correspondían como primogenitura. Las riquezas de Dios son insondables y él siempre posee dones para sus hijos. Con esta parábola Jesús justificó la bienvenida que le daba a los pecadores que se reunían alrededor de él.

1


PROCESO Construcción del nuevo aprendizaje.

Se declara el tema Se comunica el aprendizaje esperado I. DIOS RESPETA NUESTRAS DECISIONES a. Las consecuencias son nuestras ¿Qué lección podemos aprender de cómo reaccionó el padre al pedido del hijo pródigo? “y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes” Luc 15:12 No se dice qué clase de diálogo hubo entre el padre y el hijo, o si el padre lo reconvino solicitándole que reconsiderara su pedido, que no fuera apresurado, pidiéndole que pensara lo que estaba por hacer. Lo más probable es que lo haya hecho; pero, al fin, le dio al hijo la parte de los bienes que le correspondía, y él se fue. A través de toda la Biblia, podemos ver este mismo principio: Dios permite que los seres humanos ejerzan la libertad de tomar sus propias decisiones, que sigan sus caminos, que vivan como desean. Por supuesto, nuestras elecciones producen consecuencias para bien o para mal. II. DIOS AMA AL PECADOR a. Nos espera y quiere restaurar ¿De qué modo reaccionó el padre ante la confesión del hijo? “Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies” Luc 15:22 Cuando retornó a su padre el hijo pródigo estaba con la ropa sucia, había estado alimentando cerdos hasta esos días. El padre no esperó que se hubiera lavado antes de arrojarse sobre él y le cubrió con su manto de perdón y restauración. El pródigo se había arrepentido, había confesado y se había vuelto de sus caminos. “El padre no había de permitir que ningún ojo despreciativo se burlara de la miseria y los harapos de su hijo. Saca de sus propios hombros el amplio y rico manto, y cubre la forma exangüe de su hijo, y el joven solloza arrepentido, diciendo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo’. El padre lo retiene junto a sí, y lo lleva a la casa. No se le da oportunidad de pedir el lugar de un siervo. Él es un hijo, que será honrado con lo mejor que dispone la casa, y a quien los siervos y las siervas habrán de respetar y servir. El padre dice a sus siervos: ‘Sacad el principal vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y zapatos en sus pies. Y traed el becerro grueso, y matadlo, y comamos, y hagamos fiesta: porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; habíase perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse” (PVGM. 160). III. BUSCAR LA RESTAURACIÓN DIVINA a. Arrepentirnos de nuestros pecados ¿Qué clase de arrepentimiento mostró el hijo pródigo al volver a su padre? “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti” Luc 15:18 No hay duda de que las tristes circunstancias en las que se encontró le produjeron un cambio de actitud que no hubiera ocurrido de otro modo. Los textos muestran un sentido de verdadera humildad y comprensión de que pecó tanto contra su padre como contra Dios. El discurso que preparó en su corazón muestra la sinceridad de su arrepentimiento. b. Ir a Dios y confesar los pecados En la historia del hijo pródigo, ¿quién es el que hace el largo viaje para reunirse con su padre? “Y levantándose, vino a su padre… Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu

25´

2


hijo” Luc 15:20, 21 El hijo pródigo, él se alejó de la “verdad”, y solo después de que estuvo en la oscuridad se dio cuenta de cuán perdido estaba. A lo largo de toda la historia de la salvación, Dios tuvo que tratar con los que, teniendo luz, intencionalmente se alejaron de ella y fueron por su propio camino. La buena noticia, en esta parábola, es que aun a aquellos que le dan la espalda a Dios, incluso después de saber de su amor y bondad, Dios todavía está dispuesto a restaurarlos a la posición que una vez tuvieron en su familia del pacto. Aún cuando el joven eligió irse por su libre voluntad, por su propia libre voluntad eligió volver a su Padre y confesar su pecado. Lo mismo sucede con nosotros.

3


Sistematización

Se construye el organizador gráfico con los alumnos (En un papel, cartulina, pizarrín, etc.) LA ROPA NUEVA DEL HIJO PRÓDIGO Es saber que hay…

Es buscar la…

Es sentir que…

Dios respeta nuestras decisiones

Dios ama al pecador

Nos…

Nos…

Trae consecuencias

Espera y restaura

Restauración divina Al… Arrepentirnos

Al… Ir a Dios y confesar

En conclusión… Dios respeta nuestras decisiones, nos ama y quiere restaurarnos. La restauración es posible al arrepentimos, acudir a él y confesarle nuestros pecados. SALIDA Evaluación Meta cognición Extensión

10´ Explica ¿Qué pasos dios el hijo pródigo en el proceso de su restauración? ¿Qué hemos aprendido hoy? ¿Para qué nos servirá lo aprendido? Hay muchas lecciones valiosas para aprender de esta parábola: haz una lista de ellas en tu clase.

Alfredo Padilla Chávez Universidad Peruana Unión Escríbenos a: apadilla88@hotmail.com LIMA PERÚ https://gramadal.wordpress.com www.escuelasabaticavirtual.tk

4


sesion_10_II_2011