La poesía de los árboles (extracto)

Page 1


Paz Alfonsina Storni, Suiza 1892 - Mar del Plata 1938

Vamos hacia los árboles... el sueño Se hará en nosotros por virtud celeste. Vamos hacia los árboles; la noche Nos será blanda, la tristeza leve. Vamos hacia los árboles, el alma Adormecida de perfume agreste. Pero calla, no hables, sé piadoso; No despiertes los pájaros que duermen.



Canto de la secuoya (fragmento) Walt Whitman, Estados Unidos, 1819 - 1892 Hojas de Hierba

Oí al árbol majestuoso cantar el poema de su muerte. Los leñadores no lo oyeron, las casas del campamento no devolvieron su eco. Los carreteros y cadeneros de fino oído, no lo oyeron, cuando los espíritus del bosque salieron de sus guaridas milenarias para cantar el estribillo. Pero mi alma lo oyó claramente. (…) Se ha acabado nuestra vida, ha llegado nuestro fin. Nosotros que llenamos pacíficamente nuestro tiempo; con la satisfacción plácida de la Naturaleza, con un gozo inmenso y mudo, damos paso a aquellos por quienes trabajamos en el pasado, y les cedemos el campo. Para ellos que fueron anunciados, para una raza más soberbia: ellos también llenarán magníficamente su tiempo. ¡A favor de ellos abdicamos, en ellos nosotros, oh, reyes del bosque!



Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.