Page 33

Especial JMJ Madrid 2011 - Diócesis de Tenerife mento mientras duró el chaparrón con pretensiones de huracán. Ni siquiera apartaba la vista de ellos cuando sus asistentes intentaban convencerlo para que se resguardara. Y en esas miradas y en esa sonrisa se gestó uno de los momentos que más emocionaron al Pontífice. “Gracias. Gracias. Os agradezco vuestro aguante. Sois más fuertes que la lluvia. Estoy orgulloso de vosotros”, fueron sus palabas. Gracias, una y otra vez. A los jóvenes les impresionó que, pudiendo guarecerse, siendo lógico incluso que lo hiciera dada su edad, no los dejara solos. “No. Nos quedamos”. Y al Pontífice le impresiono su aguante. Esa noche, seguro, llego a la conclusión

El Hierro, salieron al encuentro del Papa con la seguridad de que salían al encuentro de Cristo mismo que les citaba en Madrid junto a otros como ellos llegados desde todos los puntos del planeta. “No se puede seguir a Jesús en solitario. Quien cede a la tentación de ir por su cuenta o de vivir la fe según la mentalidad individualista que predomina en la sociedad corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de Él”, le escucharon decir en la eucaristía. Y les gustó la forma en que les hablaba aquel Papa con cara de bueno, cuya sonrisa se queda siempre a medio camino. Y cuyas manos parecen bailar cada vez

de que fue un acierto pedirles el día anterior, en el Vía Crucis: “No paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer”. Tras aquella tempestad nocturna llegó la calma de un nuevo amanecer, por dentro y por fuera. “Hemos vivido una aventura juntos. Firmes en la fe de Cristo, habéis resistido la lluvia. Con Cristo, podréis siempre superar las dificultades de la vida”, resumió el Papa aquella experiencia. Y dio paso al gran mensaje de su encuentro con los jóvenes: “No os avergoncéis del Señor”, les pidió en la gran Eucaristía del domingo. Esas palabras resuenan todavía hoy, semanas después de aquellos días grandes, en los casi mil jóvenes diocesanos que desde Tenerife, La Palma, La Gomera y

que saluda, como si quisiera tocar con sus dedos a cada uno. Sobre todo les gustó a nuestros jóvenes su forma de mirarlos, como queriendo decirles: “Me fío de ustedes. Dios se fía de ustedes”. Nada será igual ya entre los jóvenes y el Papa después de aquella noche tormentosa, aquella cuando pareció que el cielo se les caía encima en forma de rayos, viento y lluvia y que dio paso al gran domingo. Dios no les abandona, les dijo él permaneciendo junto a ellos. Y ellos se dieron cuenta de que este anciano Papa es un hombre de fiar, que no huye en los momentos difíciles. Y en él entendieron cómo les quiere y les busca Dios. Y ahora saben que por eso no son de los que pasan de la Iglesia. Por eso ellos también dijeron: “Nos quedamos”. * Sacerdote diocesano y periodista

Iglesia Nivariense

“Dios sale a la terraza de la vida cada mañana para comprobar si su hijo perdido decide al final volver a casa”

“¡Dos millones de personas ¡en absoluto silencio! Impresionante”

33

Yo tb stv ayi ;)  

1ª Edición digital de la Revista Diocesana Nivariense - Especial JMJ 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you