Issuu on Google+

guerreros A LA DOS

historía y origen de los angeles apocrifos en el virreinato del perú y su auge en la escuela cusqeuña.


L

os europeos que llegaron en tiempos de conquista, jamás imaginaron que al tratar de enseñar a los indios, dibujos y pinturas como mecanismo de apoyo para enseñar la doctrina cristiana, - como si fuera un power point - se convertiría ese medio finalmente en “La escuela cusqueña de pintura”. Bernardo Bitti, quien adiestrara en este arte a toda una generación de indios y mestizos a pintar escenas de la Biblia y mucho de la iconografía cristiana, había iniciado en este campo un sincretismo difícilmente evitable y cuyo legado aún perdura.

La forma de representación de los santos, como también de la figura Mariana,loniales americanos, muestran escenas con personajes bíblicos replicando conocidas telas; como la última cena., en que un osado y refinado pintor anónimo de la catedral, puso un cuye (conejillo de indias) en lugar del pan consagrado en la mesa. rodeado de rocotos rellenos y cerveza de maíz o chicha; haciendo de esta forma la historia mucho mas cercana y generando un sentido de pertenencia a esa nueva religión por el pueblo indígena.


En relación al ropaje de los ángeles, se puede concluir que es un elemento fundamental y será una de las principales características de la composición. Aunque hay variaciones en los colores y ciertos detalles en el diseño de la tela, en lo esen-

ran similares entre si con muchas prendas. Los ángeles llevaban un sombrero chambergo adornado. Por encima de las rodillas los greguescos o calzones de la misma tela con brocados que empleaba la casaca, junto con medias manchegas ajustadas y zapa-


Por encima de las rodillas los greguescos o calzones de la misma tela con brocados que empleaba la casaca, junto con medias manchegas ajustadas y zapatos con grandes lazos, completado con un gran manto recogido al lado y con largas cintas que descienden por sus espaldas.olección de diez ángeles en la Iglesia de San Francisco de Padua 1691, en la pintoresca localidad de Uquía, enclavada en el corazón de la Quebrada de Humahuaca en Argentina), y en diversos museos españoles. Cientos de lienzos cuzqueños, en un gran porcentaje, ángeles arcabuceros, viajaban constantemente hacia Lima, el Alto Perú, Chile y el norte argentino. Para ello se instalaron grandes talleres artísticos, mayoritariamente indígenas, que atendían grandes pedidos de diferentes series de cuadros. Se pueden encontrar cuadros de ángeles arcabuceros sobre todo en el Perú, Bolivia, norte de Argentina (hay una bella colección de diez ángeles en la Iglesia de San Francisco de Padua 1691, en la pintoresca localidad de Uquía, enclavada en el corazón de la Quebrada de Humahuaca en Argentina), y en diversos museos españoles.


Angeles Alados