Page 121

Insensatez y falsos profetas Según El Pastor de Hermas, la dipsiquía produce insensatez. Hermas no logra entender las visiones que recibe porque es «doble de alma» (ver vis. 3,3,4). Cuando no percibe el signiicado de las tres formas de la anciana, el joven que se le aparece le reprocha: «¿Hasta cuándo ´ seréis insensatos (ασυν∈τοι)? Por ello es que vuestras dipsiquías y el no tener vuestro corazón enderezado al Señor os vuelven insensatos» (vis. 3,10,9). La persona «doble de alma» es también vulnerable a la falsa profecía, que agrava la insensatez. El consejo de los falsos profetas «destruye ´ la mente (διανοιαν) de los «dobles de alma»» (mand. 11,1,1). El pastor advierte a Hermas sobre el espíritu de falsa profecía que «no se acerca para nada a reunión alguna de hombres justos, sino que huye de ellos. En cambio, anda pegado a los «dobles de alma» y vacuos, les echa sus profecías por los rincones y los embauca, hablándoles en todo conforme a lo que ellos desean (∈πιΘυµíας) vacuamente» (mand. 11,1,13). Los vacilantes buscan el consejo de los falsos profetas para ver conirmados sus propios deseos egoístas. Los «dobles de alma» se encuentran con los falsos profetas en los rincones, lejos de la asamblea de los justos. La dipsiquía aísla a la persona17. >

A LO LARGO DE EL PASTOR DE HERMAS, LA EXHORTACIÓN A ERRADICAR LA DIPSIQUÍA APARECE ACOMPAÑADA DE UN LLAMADO A LA CONVERSIÓN, A VOLVERSE A DIOS CON TODO EL CORAZÓN. SEGÚN EL PASTOR, LA CONVERSIÓN IMPLICA: 1) PURIFICACIÓN Y SENCILLEZ; 2) LA ADQUISICIÓN DE VIRTUDES; Y 3) PROGRESAR EN LOS MANDAMIENTOS.

H 322

>

Impotencia y tristeza La dipsiquía es impotencia; el «doble de alma» es débil. Cuando Hermas pregunta por qué la anciana era progresivamente más joven en cada visión, le es dicho: «Es que vuestro espíritu está ´ aviejado y marchito ya y sin vigor (δυναµιν), a causa de vuestras laquezas y dipsiquías» (vis. 3,11,2). Esta impotencia deja a la persona sin preparación para la alicción, especialmente para la tribulación escatológica. El pastor dice de los «dobles de alma» que «apenas ^ oyen nombre de tribulación (Θλιψιν), se entregan por cobardía a la idolatría y se afrentan del nombre de su Señor» (comp. 9,21,3). En la visión tercera, la anciana contrasta a los «dobles de alma» con los que padecen diversas persecuciones por causa del Nombre (ver vis. 3,2,1-2). De modo semejante, en la cuarta visión, Hermas se hace del coraje para pasar ante una iera sobrenatural despojándose primero de la dipsiquía (ver vis. 4,1,5-4,2,4). La anciana le dice que la iera es tipo de la alicción que está por venir (ver vis. 4,2,5). Los «dobles de alma» no serán capaces de soportarla. ´ Ellos son también particularmente susceptibles a la tristeza (λυπη), que, según Hermas, «es el peor de todos los espíritus y el más terrible para los siervos de Dios» (mand. 10,1,2). El pastor le advierte que «cuando el «doble de alma» se abalanza a una empresa y fracasa en ella a causa de su misma dipsiquía, la tristeza entra en aquel hombre y contrista al Espíritu Santo y lo expulsa»

Humanitas 58  
Humanitas 58