Page 1

30

Diario Financiero - VIERNES 10 DE AGOSTO DE 2018

HUMANITAS En nombre de los convocados, un miembro de la Coalición Universitaria de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia agradeció a los obispos: “Ustedes obispos y sacerdotes, sin pensar en ustedes mismo, ni en su seguridad, se han puesto al frente del pueblo”.

Obispos de Nicaragua: “Defensores de la verdad y la justicia” Los obispos y sacerdotes de Nicaragua se han convertido en protagonistas de la crisis que vive su país. No por tener intenciones “golpistas”, como los acusa Ortega, sino por estar en el ojo de las persecuciones y a la vez en el centro de los esfuerzos de diálogo, en la trinchera de la ayuda humanitaria y de la defensa del pueblo. Desde que empezaron las manifestaciones en abril, se cuentan más de 595 desaparecidos y al menos 317 víctimas fatales confirmadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (448 según las últimas estimaciones de organismos locales). La represión por parte del gobierno, que busca imponer su dictadura, ha sido brutal y cruel. Las fuerzas paramilitares amenazan y muchas veces eliminan a cualquiera

P30-31.indd 30

que presente algún tipo de oposición al régimen concentrado en el poder que ostenta Daniel Ortega como presidente y su mujer Rosario Murillo como vicepresidenta. Ortega es presidente de Nicaragua desde 2007. En las elecciones de noviembre de 2016 fue elegido por tercera vez consecutiva. Sin embargo, la oposición denunció que hubo fraude en dichos comicios. La crisis actual inició el 18 de abril cuando el presidente aprobó la reforma de la ley del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cuyo decreto instruía que los trabajadores tendrían que asumir un aporte del 6,25% a un 7 % sobre su salario; los empleadores pasarían de pagar el 19% al 22,5 % de los salarios de sus trabajadores; y los jubilados tendrían que aportar un 5% del monto de su pensión de retiro. Al día siguiente, los estudiantes de las universidades públicas, sobre todo

de la capital, Managua, se levantaron a protestar y fueron reprimidos con suma violencia. Dada la forma en que han seguido desarrollándose las manifestaciones y la resonancia que han tenido a lo largo del país, los análisis indican que, si bien protestaron en gran parte por la Reforma Social, lo que prima es un descontento generalizado frente a las formas de opresión y chantaje de las que se vale el gobierno. Como señala la socióloga nicaragüense María Campos “aquí el Gobierno, cuando eres un beneficiado de alguna cuestión del Estado, por ejemplo, una beca, eres trabajador público o el Estado te ha dado un terreno para tu casa, te obligan a ir a sus mítines políticos, y si no vas te chantajean y te amenazan”. Las represalias frente a aquellos primeros manifestantes fueron brutales, y tras esos hechos de violencia, tres días más tarde Daniel

09-08-2018 13:34:38


HUMANITAS

VIERNES 10 DE AGOSTO DE 2018 - Diario Financiero

31

“Es nuestro deber informar a la nación que durante estos meses hemos sido testigos de la falta de voluntad política del Gobierno para dialogar sinceramente y buscar procesos reales que nos encaminen a una verdadera democracia”.

Ortega revocó su reforma y anunció que estaba dispuesto a dialogar para solucionar la crisis. Él mismo solicitó al Episcopado ser mediador del Diálogo Nacional. “Creemos que el objetivo de este Diálogo Nacional debe de ser ‘revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia’, así como esclarecer las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias”, expresaron los obispos en un comunicado emitido el 3 de mayo. “Por este motivo hemos aceptado la invitación que usted nos hiciera el domingo 22 de abril en nombre del Gobierno de la República que preside, misma que acogimos con nuestra vocación ministerial de ser instrumentos de concordia y paz, en carácter de mediadores y testigos, de un diálogo nacional”.

Intentos de mediación de la Conferencia Episcopal Nicaragüense El 11 de mayo la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) le dio 72 horas de plazo al Gobierno de Daniel Ortega para que brinde condiciones mínimas para iniciar un diálogo. Estas fueron: 1. Permitir la entrada de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); 2. Suprimir cuerpos paramilitares y

P30-31.indd 31

ordenar el retiro de civiles a favor del mandatario; 3. Detener todo tipo de represión de la policía contra grupos civiles que protestan; y 4. Dar signos de voluntad de diálogo. Si bien Ortega no manifestó aceptar las condiciones, el Cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, anunció que el miércoles 16 de mayo se instalaría la mesa de diálogo nacional ante la grave crisis que aqueja al país. Sin embargo, una semana después la mesa era suspendida por falta de consenso para adelantar las elecciones presidenciales, entre otras medidas necesarias. Desde entonces, son varios los llamados que la CEN ha hecho al presidente en representación de la población, y las acciones y gestos que los obispos han tenido en el orden de denunciar y paliar los efectos de la represión, e incluso intervenir directamente ante varias de las muchas situaciones de asedio y ataque que han sufrido pueblos enteros, como Masaya, y también universidades, instituciones eclesiales, y centros de reunión de la resistencia. Incluso viajaron al Vaticano a dar cuenta de la situación de su país al Papa. De hecho, el domingo 1 de julio y luego de haberse reunido recientemente con los obispos del país en el Vaticano, el Santo Padre elevó sus oraciones por el “amado pueblo de Nicaragua”. Al concluir el rezo del

ángelus dominical, se unió “a los esfuerzos que están realizando los obispos del país y tantas personas de buena voluntad, en su papel de mediación y de testimonio para el proceso de diálogo nacional en curso hacia el camino de la democracia”. Recién a partir de julio empezó a ser más explícita la condena al régimen y acciones de Ortega por parte de gobiernos latinoamericanos, gesto impulsado por el Presidente Piñera a través del Canciller Roberto Ampuero en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores que se llevó a cabo en Bruselas por esas fechas. En paralelo se empezó a oír el apoyo a la CEN expresado por diversas conferencias episcopales de este continente y de Europa. Las Iglesias de América Central manifestaron su “solidaridad” a los obispos y su “repudio a la violencia”, junto a los obispos mexicanos, quienes emitieron un comunicado de prensa apoyando a sus hermanos prelados de Nicaragua. Y la Comisión Episcopal de la Unión Europea (Comece) “comparte la profunda preocupación expresada por el Santo Padre con respecto a la situación en el país”. A pesar de esto, la crisis no ceja, y en su rol de mediadores los obispos siguen llamando al diálogo y exigiendo el cese de la violencia, y abogando por la necesidad de adelantar las elecciones presidenciales. “Es

nuestro deber informar a la nación que durante estos meses hemos sido testigos de la falta de voluntad política del Gobierno para dialogar sinceramente y buscar procesos reales que nos encaminen a una verdadera democracia”, denunciaron los obispos en un comunicado emitido el 14 de julio. Señalaron que el régimen se ha negado a “abordar las temáticas centrales de la agenda de democratización” y a desmantelar los grupos armados progubernamentales, tal como se lo ha solicitado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Los representantes estatales han tergiversado el objetivo principal” de la mesa de diálogo”. La CEN también indicó que la misión de los obispos no se reducía a ser mediadores y testigos, sino que dada la dimensión profética de su ministerio, se han visto “en la urgencia de asistir a los lugares de conflicto para defender la vida de los indefensos, llevar el consuelo a las víctimas y mediar a fin de lograr una salida pacífica a la situación”, como cuando el 21 de junio fueron a Masaya para evitar otra masacre, o cuando se presentaron en la parroquia Divina Misericordia para evacuar a los estudiantes refugiados. En ese sentido, los obispos afirmaron que “para realizar esta obra de caridad la Iglesia nicaragüense continuará poniendo a la disposición todos los medios que estén a su alcance”, pues su misión de pastores no contradice el papel de mediadores porque “lo que buscamos es la paz y la justicia”.

“Estamos empezando a ser ya una iglesia perseguida” “Estamos empezando a ser ya una Iglesia perseguida”, fueron las palabras de Mons. Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua, luego que paramilitares y simpatizantes del Gobierno lo atacaran junto

al Cardenal Leopoldo Brenes y el Nuncio Apostólico, Mons. Waldemar Sommertag en una misión de apoyo a la localidad de Diriamba. Las acciones y comunicados de la CEN y sus miembros han tenido un carácter tan claro y exigente para con el Gobierno, que varios han sido agredidos verbal y físicamente, han sido amenazados de muerte, han aumentado los saqueos y profanación de iglesias y capillas, y el mismo presidente, durante la celebración del 39° Aniversario de la Revolución Sandinista el 19 de julio, los ha acusado de querer derrocarlo y ha desafiado a la OEA. Por eso no es de extrañar que la mañana del 28 de julio miles de personas colmaran las calles de Managua en la llamada “Peregrinación por nuestros obispos, defensores de la verdad y la justicia”. Monseñor Miguel Mántica, quien ha estado involucrado en la organización del diálogo, se mostró conmovido por la masiva participación de la gente en la marcha. “Estoy sorprendido de cómo la gente de Nicaragua se sigue lanzando a las calles, prácticamente debajo de las balas, porque hemos sido agredidos en tantas ocasiones”, dijo en referencia a las huestes de Ortega que han atacado manifestaciones pacíficas, con un saldo de decenas de muertos. En la manifestación, que avanzó durante más de seis kilómetros desde la céntrica rotonda Jean Paul Genie hasta la Catedral, marcharon católicos y no católicos, en una muestra de unidad que revela el profundo cambio ocurrido en la sociedad nicaragüense desde abril, cuando comenzaron las protestas contra Ortega. “Cada persona que viene aquí está poniendo en riesgo su seguridad personal. Sin embargo, continúan viniendo. Es una gran muestra de cariño, de cercanía y de unión con los pastores de la Iglesia, con los obispos”, dijo monseñor Mántica.

humanitas@uc.cl

HUMANITAS

REVISTA DE ANTROPOLOGÍA Y CULTURA CRISTIANA de la pontificia universidad católica de chile

Revista HUMANITAS

Veintitres años sirviendo al encuentro de la fe y la cultura Suscríbase: en el teléfono 223546519 o Edificio Mide UC, oficina 316, Campus San Joaquín. Avenida Vicuña Mackenna 4860, Macul, Santiago. www.humanitas.cl

09-08-2018 13:34:38

DF: Obispos de Nicaragua: "Defensores de la verdad y la justicia"  

Artículo de revista HUMANITAS publicado en Diario Financiero el 10 de agosto de 2018.

DF: Obispos de Nicaragua: "Defensores de la verdad y la justicia"  

Artículo de revista HUMANITAS publicado en Diario Financiero el 10 de agosto de 2018.