Issuu on Google+

El camino hacia Dios se labra con nuestras manos

Sacerdote Jadson Castaño

El sonido del silencio es el grito de un mensaje profundo que no suena, pero que sí resuena. Aquellas personas que no pueden hablar con la voz tienen esa facultad de poder decir todo o inclusive más tan solo con sus manos. En una misa tradicional la música y las palabras se convierten en un elemento clave para propiciar el encuentro de los feligreses con Jesús eucaristía, pero en la Parroquia de San Alfonso María de Ligorio en el barrio Tricentenario de Medellín, los cantos, las oraciones y las predicaciones son en silencio. Esto no obedece a una excéntrica forma de comunicarse con Dios, sino a una idea que nació hace 16 años, la Pastoral de sordos de la ciudad, que durante todo este tiempo ha permitido tener una alternativa diferente a la hora de llevar el mensaje de Dios. El Director de la pastoral, el sacerdote Jadson Castaño, dice que “Es una eucaristía silenciosa en la medida de que no hay voz, pero hay palabra porque el lenguaje para los sordos son las manos. Hacemos la procesión de ramos y la celebración de toda la semana santa y mientras caminamos por las calles cantando en lengua de señas la gente se maravilla al ver esto, porque se percibe mucha devoción” En esta parroquia hay además de las misas otros oficios religiosos para las personas con dificultad auditiva, entre ellas catequesis para los diferentes sacramentos y programación especial para la Semana Santa. Esta programación se presenta en un folleto elaborado que muestra en pequeñas manos cada una de las celebraciones.


Cristian Alejandro Ossa de 31 años de edad, cuenta por medio del lenguaje de señas, “Dios ha tocado mi vida y siento que nunca me deja solo. Esta es una oportunidad para poder tener un sentido espiritual y de entrega a él ya los demás. No solo la misa es importante sino manifestarlo en el amor al prójimo día a día” La eucaristía de esta parroquia al Norte de Medellín, permite que exista una cercanía especial entre los feligreses y quien la preside, en ocasiones se cuenta con un intérprete que va transmitiendo el mensaje, o cuando asisten personas que pueden escuchar, la misa se celebra tanto en lenguaje verbal como de señas.

Traductor

“La forma de celebrar es la misma, es más, a veces se cuenta con una belleza sobrenatural que encierra sobre todo la liturgia, porque es poder tener la capacidad de ver que este lenguaje les ayuda a sentir y a ver a quienes asisten que desde su realidad pueden experimentar la presencia constante de Dios en sus vidas” afirma el sacerdote Jadson Castaño.


Entrada a la parroquia

Joaquín Restrepo, padre de uno de los asistentes a esta parroquia, cuenta como siente que su hijo de 17 años tenga el mensaje de Dios de una manera tan especial “yo considero que Dios es amor y está en cada una de los momentos de la vida, más allá si es por medio de la voz o no, para mi hijo y para mi familia lo más importante es que se esté nutriendo de su palabra y de sus valores” El padre Castaño, asegura que dirigir la pastoral de sordos es un trabajo de amor pero que no es fácil, el tener que modificar algunos mensajes para que los asistentes los puedan entender, demanda una tarea de mucha dedicación, pero que finalmente es una labor humana y de entrega total a Dios. Esta pastoral de sordos de la Arquidiócesis de Medellín, única en el país, cuenta con más de 600 feligreses de diferentes partes de la ciudad e incluso del departamento, que asisten con la firme intención de poder tener el mensaje de Dios de una manera más comprensible para ellos y que los acerque más a la fe.

Por: Hugo Armando Loaiza Tobón / I.D 000355478 / PERIODISMO EN MEDIOS DIGITALES


http://hugoloaiza.blogspot.com/2013/11/el-camino-hacia-dios-se-labra-con.html


Final2