Page 1


Definición:

son pequeños grupos de miembros de la iglesia local que se reúnen en diferentes lugares de la ciudad, con el propósito fundamental de alcanzar el crecimiento integral de cada uno de ellos, a través de tres objetivos básicos: - La Edificación de los miembros - Alcanzar a otros para Cristo - El sostenimiento financiero de la obra

Características:

Revisando algunos pasajes bíblicos en el Nuevo Testamento, observamos una serie de elementos que caracterizan la vivencia cristiana de la iglesia en los primeros tiempos, mismos que están presentes en la dinámica de los grupos de crecimiento, y son: - Unidad y vida comunitaria - Hechos 2:44-46 - Alabanza y adoración a Dios - Hechos 2:47 - Enseñanza de la Palabra - Hechos 5:42 - Llenura del Espíritu Santo - Hechos 2:2 - Predicación del Evangelio - Hechos 10:22 - Oración - Hechos 12:12 - Ministración unos a otros - Hechos 2:44-46; 1 Pedro 4:10 - Participación de todos para la edificación mutua - 1 Corintios 14:26


ÍNDICE Edificación y Extensión sobreabundante 1. Edificación y Extensión sobreabundante .................... 6 2. Un Dios sobreabundante I .............................................. 11 3. Un Dios sobreabundante II ............................................ 15 4. De la escasez a la abundancia ........................................ 19 5. Diseñados para edificar y extender ............................. 23 6. Edificar y extender la Iglesia .......................................... 27 7. Extender su fama ............................................................... 30 8. Extender Su Palabra .......................................................... 34 9. Extender Su Reino I ......................................................... 37 10. Extender Su Reino II ........................................................ 40 11. Temporada de sobreabundancia................................ 43

Compromiso Pleno 12. El compromiso de Jesús ................................................ 47 13. El compromiso de los discípulos ............................. 50 14. El compromiso de Zaqueo ........................................... 53 15. El compromiso de una mujer de fe ........................... 56 16. Consecuencias de la falta de compromiso ............ 59 17. La falta de compromiso y la actitud de escasez ... 63 18. Compromiso y dinero .................................................... 66 19. Compromiso con el Señor ............................................ 69 20. Compromiso con la iglesia ........................................... 72 21. Compromiso con la visión ............................................ 76 22. Compromiso con la gente ............................................ 80 23. Comprometidos con el Reino de Dios ..................... 83 24. Compromiso al máximo ................................................ 86


6

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 7 al 11 de Julio

Edificación y Extensión sobreabundante “Con Él nos resucitó, y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” Efesios 2:6-7 (LBLA).

Preguntas ¿Qué implica estar resucitados con Cristo y sentados con Él? ¿Cuál es el propósito por el cual Dios hizo esto? ¿Cómo puedes extender el mensaje a los demás? ¿Qué recursos tengo disponibles y cómo puedo utilizarlos? ¿Qué harás para desarrollar una mentalidad de sobreabundancia? ¿Cómo puedes extender el mensaje a la siguiente generación?

Introducción Como cristianos, hemos enfatizado algunos aspectos de la obra redentora de Cristo, como su muerte y su resurrección. Sin embargo, no le hemos dado tanta importancia a otros asuntos que son tan relevantes como éstos. Uno de ellos es el hecho de estar sentados con Cristo a la diestra del Padre. Esto implica una posición de autoridad. Como cristianos debemos identificarnos con Cristo en todos los aspectos de su obra redentora: unidos en su muerte, en su resurrección y en su entronización a la diestra de Dios. - Hemos muerto en Cristo a la pasada manera de vivir. - Hemos resucitado con Él a una nueva vida de poder. - Gobernamos con Él para transformar el mundo.

1. Posición Como cristianos, hemos enfatizado algunos aspectos de la obra redentora de Cristo, Jesús nos rescató de nuestra vida pasada para darnos un nuevo gobierno. Antes vivíamos bajo el dominio del diablo haciendo lo que nos dictaba nuestra mente, nuestros sentimientos y nuestros deseos que estaban totalmente distorsionados. ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

“En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos.” Efesios 2:1-3 (NVI).

El diablo te dice: “haz lo que quieras” cuando sabe que tu mente está bajo su influencia, ignorante de la verdad de Dios. Pero cuando Jesús te rescata de este estado de muerte espiritual te dice: “gobierna conmigo”. Cualquier autoridad en el cielo y en la tierra es “autoridad delegada”, ya que la única fuente de poder y autoridad de universo es Dios el Padre. Así como Jesús se sujetó al Padre durante todo su tiempo en esta tierra y lo hará al fin de los tiempos (ver 1 Corintios 15:28), así nosotros debemos vivir en constante sujeción al señorío de Cristo. En virtud de este nuevo posicionamiento que estamos habilitados como agentes del cielo para deshacer las obras del diablo, para traer el cielo a la tierra. Para atar y desatar (Mateo 16:19), para ejercer dominio sobre toda forma del mal en este mundo, y para transformar nuestro entorno. Por eso, Jesús, nos enseñó a orar “venga tu reino” (Mateo 6:10) y por eso les dijo a los discípulos “les he asignado un reino” (Lucas 22:29-30), porque está poniendo en nuestras manos la autoridad delegada por el Padre para cumplir con la misión de traer el reino de los cielos a la tierra.

2. Propósito ¿Cuál es el propósito por el cual recibimos esta posición? Es para dar a conocer la sobreabundante gracia de Dios. “Aunque soy el más insignificante de todos los santos, recibí esta gracia de predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo, y de hacer entender a todos la realización del plan de Dios, el misterio que desde los tiempos eternos se mantuvo oculto en Dios, creador de todas las cosas. El fin de todo esto es que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales, conforme a su eterno propósito realizado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Efesios 3:8-11 (NVI). El apóstol Pablo, autor de ésta carta a los efesios, sabía que en términos humanos era insignificante, pero no ignoraba su posición en Cristo y los alcances de esto. Como él, nosotros estamos llamados a : - Predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo. - Hacer entender a todos la realización del plan de Dios.

ONEC CONEMPAR 2014

7


8

GRUPO DE CRECIMIENTO

- Que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales. La extensión o alcance de nuestra autoridad en Cristo es de una dimensión ilimitada. Debemos extendernos a toda la tierra, a todo ser humano y aún a todo lo creado, sea visible o invisible. Hasta el mundo espiritual mira en la iglesia la “multiforme sabiduría de Dios”. ¡No hay límites para lo que podemos hacer si estamos unidos a Cristo, si nos movemos en sus propósitos!

3. Recursos Debemos mostrar las “sobreabundantes riquezas”, no las “escasas riquezas” de su gracia. Muchas personas no disfrutan plenamente su vida cristiana porque no conocen estas sobreabundantes riquezas de Dios. Lo que ignoramos no lo disfrutamos. ¡La ignorancia es una maldición” Tenemos un Dios de abundancia, no de escasez. Si queremos alinearnos con su manera de pensar debemos desarrollar una mentalidad de sobreabundancia. Veamos algunas verdades que debemos conocer para esto: A. Dios ya nos ha bendecido: Efesios 1:3 dice: “nos ha bendecido con toda bendición espiritual…” no dice que nos bendecirá sino que ya lo ha hecho. Estamos bendecidos y todos los recursos del Espíritu están a nuestra disposición hoy. B. Dios nos da todo:

“Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.” Filipenses 4:19 (NVI). Este texto dice que Dios proveerá “todo” lo que necesitamos y tomará de las riquezas que “ya tenemos” al estar en Cristo. Es decir, que Dios activa esos recursos cuando los necesitamos. Que Dios nos dará todo, implica que no retiene nada ¿Por qué entonces tantas veces nos privamos a nosotros mismos de esos recursos? C. La naturaleza de los recursos disponibles: Los recursos de Dios son espirituales y materiales. Esta división no existe en la mente de Dios, sólo en la nuestra y debemos romperla. Para Dios no hay límites cuando da, los límites se los ponemos nosotros. Dios nos quiere bendecir con bendiciones del Espíritu (dones, revelación, milagros, etc.) bendiciones del alma (creatividad, inteligencia, mente y emociones sanas) y bendiciones materiales (toda provisión necesaria). “Ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.” 2 Corintios 8:9

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

4. Extensión ¿Hacia dónde debemos extendernos? Jesús dijo que debemos llevar el evangelio hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8) y que debemos ir por “todo el mundo” (Mateo 20:18). También enseñó Jesús, que el evangelio debe alcanzar a “toda criatura”, ninguna raza o género humano debe quedar excluido. (Romanos 1:16). El texto de Efesios 2:7 dice: “mostrar en los tiempos venideros…” y nos llama a extendernos en una dimensión temporal. Pero como no estaremos eternamente en este mundo, la manera de extendernos es dejando un legado a las generaciones futuras. Sí, a Dios le importa el futuro porque Él tiene planea para el futuro. No debemos olvidar las lecciones del pasado que registra la Biblia. Una generación del pueblo de Israel, testigos del poder de Dios cuando liberó a Egipto, murió en el desierto por no estar a la altura de las circunstancias cuando debían conquistar la tierra prometida. La Biblia también dice que después de Josué se levantó una generación que no conocía al Señor. Toda una nación sufrió las consecuencias de no extenderse a la generación siguiente. Dios piensa en el futuro, le importa el futuro y debería importarnos a nosotros. Debemos extendernos en todos los sentidos, a todas las personas, a todos los rincones de la tierra y a todas las generaciones. ¿Qué te limita?

Conclusión Tenemos una posición única, nos habilita en la legalidad de Dios a deshacer las obras del diablo y traer el cielo a la tierra. Tenemos los recursos disponibles de un Dios de sobreabundancia. Tenemos la clara dirección de Dios de extendernos a todos, en todos partes y en todos los tiempos. La pregunta es: ¿Quiero ser parte de un tiempo de edificación y extensión sobreabundante? Entonces ensanchemos nuestra mente, levantemos nuestras expectativas, alineemos nuestro corazón con el corazón de Dios. Veremos cosas extraordinarias.

Impulsar Toma nota de las siguientes consignas y escribe: - Una cosa que harás para extender tu influencia en lo geográfico (por ejemplo un viaje, ofrendar para alguna obra en el exterior, etc.)

ONEC CONEMPAR 2014

9


10

GRUPO DE CRECIMIENTO

- Una cosa que harรกs para extenderte a personas desconocidas.

- Una cosa que harรกs para extenderte al futuro.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 14 al 18 de Julio

Un Dios sobreabundante I Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con éstas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.” Génesis 1:27-28 (DHH).

Preguntas ¿Cómo es el diseño de Dios para la abundancia, cuáles son las palabras claves para reconocerlo? ¿Cómo puedo edificar una vida personal que dé frutos? ¿Cómo aporto en la edificación de una iglesia con frutos? ¿Hay evidencia de que me estoy extendiendo en otros? ¿Cómo logro multiplicarme en otros? ¿Qué principios rigen la multiplicación? ¿Cuándo estoy listo para gobernar? ¿Lo estoy?

Introducción Dios creó todo con una visión de extensión y sobreabundancia. Desde los comienzos de la creación vemos en el diseño divino propósitos de crecimiento, multiplicación y abundancia. Lo primero que hace Dios luego de crear al hombre es bendecirlo. Efesios 1:3 dice que Dios el Padre “nos ha bendecido con toda bendición espiritual” al estar en Cristo. ¡Somos personas bendecidas por Dios! La bendición ya está en nosotros, sólo debemos saber activarla. ¿Cómo hacemos esto? Debemos comprender el diseño original de Dios para disfrutar de la bendición. Este diseño está revelado en las palabras con que Dios bendice al ser humano en el Edén: fructificar, multiplicar, llenar y gobernar. Dios nos ha bendecido con la capacidad de hacer riquezas y crear sobreabundancia.

1. Fructificar Ser fructífero es ser “productivo”, capaz de maximizar los recursos, de tomar algo, modificarlo y hacerlo crecer. Dios nos ha bendecido con la capacidad de producir.

ONEC CONEMPAR 2014

11


12

GRUPO DE CRECIMIENTO

La Biblia nos enseña que: “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda” 2 Pedro 1:3 (LBLA).

Todo lo que necesito ya está en mi vida, sólo debo hacerlo producir. Esto nos saca del terreno de las excusas y derriba todo pensamiento mágico en nuestra vida. Si entiendes esto, entonces no permitas que aquello que no puedes hacer, te impida hacer lo que sí puedes. No necesitamos más energía, más habilidad ni mayores oportunidades. Lo que debemos hacer es sacarle provecho a lo que tenemos. Lo que puedes hacer ahora es la única influencia que tienes sobre tu futuro. Lo que hoy te ha sido dado por Dios tiene el potencial para lograr cualquier cosa que Él te haya prometido. La clave está en entender que el fruto se obtiene por medio del trabajo. El esfuerzo es una virtud que debemos cultivar, si queremos ser personas que llevan fruto. Pedro describe distintas facetas del carácter que debemos esforzarnos en desarrollar para evitar ser personas improductivas:

“Precisamente por eso, esforzaos por añadir a vuestra fe, virtud; a vuestra virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque estas cualidades, si abundan en vosotros, os harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que seáis inútiles e improductivos.” 2 Pedro 1:5-8 (RVR60).

El fruto que Dios espera que produzcamos es: - Carácter maduro, como el de Cristo (Gálatas 5:22) - Reproducirnos espiritualmente en otros creyentes. - Obtención de recursos para invertir en el reino. - Desarrollo de nuestros talentos y habilidades para bendecir a otros. En Juan 15:1-5 Jesús enseño acerca de cómo ser fructíferos: - Sólo unidos a Cristo podemos llevar fruto. - No debemos procurar poco sino mucho fruto, sólo así Dios es glorificado. - Para llevar mucho fruto debemos dejarnos “podar” (disciplinar).

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

2. Multiplicar Multiplicar es duplicar algo. Es extenderse uno mismo en otros. ¿Cuál es la diferencia entre fructificar y multiplicarse? Tomemos un ejemplo: una semilla de pera puede crecer y convertirse en un árbol que producirá muchas peras. Sin embargo, cada fruto de pera contiene en sí más semillas que si se diseminan, se convertirán en nuevos árboles de pera que multiplicarán el fruto. Fructificar es aumentar lo que tenemos, pero multiplicar es duplicar y extender, distribuir para llegar más allá. Un pastor no sólo busca tener “ovejas”, busca multiplicarse y formar pastores, un evangelista formará evangelistas, no sólo nuevos creyentes. Una iglesia fructífera libera ministerios al mundo. Un empresario se multiplica y “diversifica” sus inversiones, pero también levanta otros empresarios. La multiplicación significa reproducirnos en otros, extendernos más allá. Necesitamos ser fructíferos, maduros en nuestro carácter y producir fruto abundante, pero también debemos aprender a liberar el potencial de otras personas y así extender la influencia del reino.

3. Llenar la tierra Dios también bendijo al ser humano con la capacidad de llenar la tierra ¿Qué significa esto? Que no hay límites para el crecimiento y el desarrollo cuando pensamos en multiplicación. El diseño original de Dios era que el ser humano cultivara y trabajara el jardín del Edén y luego que lo multiplicara hasta llenar toda la tierra y convertirla en un paraíso. Dios piensa en plenitud, en “llenar la tierra”. La Biblia nos enseña que la intención de Dios es llenar la tierra de su gloria (Habacuc 2:14), por eso Jesús nos mandó como iglesia a llevar el evangelio hasta el último rincón del planeta (Mateo 28:19). De esto hablamos cuando pensamos en edificación y extensión sobreabundante: - Llevar mucho fruto (edificar carácter, familia, iglesia, producir recursos) - Multiplicar (extenderse, ir por más, alcanzar a otros) - Llenar la tierra (tener mentalidad de sobreabundancia, no limitarse)

4. Gobernar No podemos gobernar aquello que no hemos conquistado. Uno no puede gobernar hasta haber sido fructífero (productivo). Después de ser fructífero, debe multiplicar lo que produce. Luego de multiplicar, hay que extenderse hasta obtener plenitud (llenar el hogar, el pueblo, la región, toda la Tierra). Una vez hecho esto se puede gobernar sobre ello. Jesús enseñó este principio en la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30). Nos habla de tres hombres que debían gobernar. Dos de ellos produjeron y multiplicaron aquello que se les confió. El tercero, escondió el patrimonio, no asumió riesgos y cuando su Señor vino a pedir cuentas, quitó el talento al negligente y se lo entregó al que se multiplicó más (gobernar mejor). Dios no tolera la mala administración de sus recursos. El Dr. Miles Monroe dice: “La mejor forma de mantener a la gente en la pobreza es restringiendo su productividad, asegurándose de que no puedan duplicar lo que producen”. El Señor nos

ONEC CONEMPAR 2014

13


14

GRUPO DE CRECIMIENTO

liberó de la esclavitud del diablo para que seamos productivos y multiplicadores restaurando así su diseño de gobierno en nosotros.

Conclusión Cuando Dios bendice a Adán y Eva con estas palabras de Génesis 1:27-28, está dándoles las herramientas para seguir su diseño. Los exhorta a edificar sus vidas a través del fruto que producen y los anima a extenderse y multiplicarse. Dios quiere que el hombre y la mujer hechos a su imagen, vivan de una forma sobreabundante. Como gobernadores de la creación de Dios debemos imitar al dueño de todo y eso significa administrar con liberalidad y con sentido de abundancia.

Impulsar Te invito a que hagas una lista de las áreas de tu vida (personal, familia, trabajo, iglesia, ocio, etc.) y que hagas una evaluación de cómo estás administrando todo esto.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 21 al 25 de Julio

Un Dios sobreabundante II “Acuérdense de esto: El que siembra poco, poco cosecha; el que siembra mucho, mucho cosecha. Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría. Dios puede darles a ustedes con abundancia toda clase de bendiciones, para que tengan siempre todo lo necesario y además les sobre para ayudar en toda clase de buenas obras. La Escritura dice: “Ha dado abundantemente a los pobres, y su generosidad permanece para siempre.” Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, les dará a ustedes todo lo necesario para su siembra, y la hará crecer, y hará que la generosidad de ustedes produzca una gran cosecha. Así tendrán ustedes toda clase de riquezas y podrán dar generosamente. Y la colecta que ustedes envíen por medio de nosotros, será motivo de que los hermanos den gracias a Dios.” 2 Corintios 9: 6- 11

Preguntas ¿Por qué es importante permanecer en Cristo para disfrutar la sobreabundancia de Dios? ¿Por qué es importante conocer nuestra identidad y posición espiritual? ¿De qué manera lo medimos a Dios con nuestros pensamientos, actitudes y acciones? ¿Has visto la sobreabundancia de Dios en cualquier situación? ¿Qué debes hacer para extenderte a la sobreabundancia de Dios?

Introducción La palabra sobreabundar es ir más allá de los límites de la abundancia. La Biblia nos revela que la intención de Dios es sobreabundar en sus bendiciones y dádivas hacia quienes le aman. Dios ha establecido principios muy claros y sencillos para que aprendamos a vivir una vida plena, de abundancia en lo afectivo, en lo espiritual, en lo material, en las relaciones y en cada aspecto de nuestra vida. Dios es generoso y cuando entrega bendiciones lo hace de manera sobreabundante para que tengamos siempre para seguir dando. ¿Cómo apropiarnos de la sobreabundancia del cielo? Veamos algunos principios que nos revela la Biblia acerca de cómo disfrutar de las bendiciones del Señor.

ONEC CONEMPAR 2014

15


16

GRUPO DE CRECIMIENTO

1. Conocer a Dios y permanecer en Él El concepto que tengamos de Dios determinará nuestra relación con Él, nuestra capacidad de disfrutar su presencia y las consecuencias de la misma: sus bendiciones sobreabundantes. - Toda bendición es consecuencia de la presencia de Dios. - La presencia de Dios es consecuencia de nuestra fe y obediencia a su Palabra. Debemos comprender que Dios se da a sí mismo con sus bendiciones, la bendición no es algo que emana de Él, sino Él mismo obrando en nosotros. Por eso, para disfrutar de la abundancia de Dios debes mantenerte conectado a la fuente de toda bendición sobreabundante que es el Señor (Juan 15:4-5).

2. Comprender nuestra posición Nuestra posición al estar en Cristo es una cuestión de legalidad espiritual. Esta posición de autoridad nos habilita a utilizar todos los recursos del cielo para la gloria de Dios. Si ignoramos nuestra posición y nuestra identidad como hijos de Dios, viviremos como mendigos, no como hijos. Como hijos somos herederos de las riquezas de su gracia sobreabundante (Santiago 2:5, Romanos 8:17).

3. Reconocer la medida “Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir.” Lucas 6:38 (LBLA). Dios se mueve con medidas de sobreabundancia. Si damos sobreabundante Dios da sobreabundante. “Medida apretada” dice Jesús. Nuestra actitud al dar determina nuestra capacidad de recibir. Esto es una ley de reciprocidad, por eso dice el Señor que es más bienaventurado dar que recibir. Recordemos que Dios no tiene medidas, su medida es la “sobreabundancia”. “Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios, pues Él da el Espíritu sin medida.” Juan 3:34.

Dios no tiene medidas pero nosotros se las ponemos. Si le ponemos medida a Dios, nos privaremos de la sobreabundancia porque de acuerdo a como lo midamos, Él nos va a medir.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

¿Cómo medimos escasamente a Dios? A - Marcos 4:24 Cuando oímos la Palabra con desidia y apatía y no obedecemos, lo estamos midiendo. Por eso, la Palabra debe ser escuchada con atención y temor del Señor. B - Romanos 12:3 Cuando pensamos erróneamente de nosotros mismos, ignoramos nuestra posición de gobierno e identidad de hijos y herederos. C - Lucas 6:38 Cuando somos escasos en nuestras ofrendas y servicio al Señor. D - Mateo 7:2 Cuando juzgamos a otros (prejuicio y desprecio). E – Malaquías 3:10,11 Cuando le robamos a Dios en nuestros diezmos y ofrendas. La sobreabundancia aquí es el resultado de la fidelidad del pueblo en los diezmos y ofrendas. No es sólo cuestión de dinero, sino de economía de la vida. Dios debe ser nuestra vida, el Reino de Dios nuestra prioridad. Dios promete dos cosas para quienes son fieles en los diezmos y ofrendas: - Provisión sobreabundante - Protección del enemigo (santificar las riquezas)

4. Sobreabundar en cualquier circunstancia La sobreabundancia es una actitud del corazón, no una cuestión de acumulación. La Palabra habla de cómo las bendiciones del Señor sobreabundan aún en medio de la escasez.

“En medio de las pruebas más difíciles, su desbordante alegría y su extrema pobreza abundaron en rica generosidad. Soy testigo de que dieron espontáneamente como podían.” 2 Corintios 8:2-3 (NVI)

La gente de Macedonia era generosa a pesar de su situación y siempre daba “más allá” de sus posibilidades. Sobreabundar es dar siempre un poco más. Saber tomar decisiones que impliquen renuncia, sacrificio y todo esto hacerlo con alegría desbordante. “Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó en la muerte, así también en la gracia reine por medio de la justicia para vida eterna, mediante Jesucristo nuestro Señor. Romanos 5.20-21 (LBLA)

ONEC CONEMPAR 2014

17


18

GRUPO DE CRECIMIENTO

“Mucha es mi confianza en vosotros, tengo mucho orgullo de vosotros, lleno estoy de consuelo y sobreabundo de gozo en toda nuestra aflicción.” 2 Corintios 7.4 (LBLA) El gozo puede sobreabundar en las dificultades porque proviene de Dios y no de las circunstancias. No es una alegría superficial para negar u ocultar los problemas, es una fuerza que viene a los problemas y los transforma, que se nutre de la fe y el amor de Dios el Padre. Por eso, dice la Biblia que “el gozo del Señor es nuestra fuerza” (Nehemías 8:10).

Conclusión Edificar y extender de manera sobreabundante es la clave para disfrutar la bendición de Dios. - Edificamos vidas centradas en Cristo, permaneciendo en Él y afirmando en Él nuestra identidad. - Extendemos nuestra medida de fe y acción, extendemos nuestros pensamientos para alinearnos con Dios. - Veremos la sobreabundancia de Dios aún en situaciones adversas y de escasez y tendremos siempre lo necesario para sobreabundar en toda buena obra, en servicio y ofrenda para el Reino de Dios.

Impulsar Comparte en tu grupo testimonios de cómo fuiste fiel en tiempos difíciles y cómo Dios fue fiel proveyendo para tus necesidades, luego determina una acción de servicio o una ofrenda (fuera de tus tareas u ofrendas regulares, algo extra) para realizar en tu iglesia esta semana.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Del 21 de Julio al 01 de Agosto

De la escasez a la abundancia “Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz, ¡grita de alegría! Tú, que nunca tuviste dolores de parto, ¡prorrumpe en canciones y grita de júbilo! Porque más hijos que la casada tendrá la desamparada – dice el Señor –. Ensancha el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites! Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas. Porque a derecha y a izquierda te extenderás; tu descendencia desalojará naciones, y poblará ciudades desoladas.” (Isaías 54:1-3 NVI)

Preguntas ¿Qué cosas debo hacer para vivir en una dimensión aún mayor? ¿Por qué es importante creer, hablar y actuar de acuerdo a la verdad de Dios? ¿Qué valor tienen los pensamientos y las palabras para extenderte a la sobreabundancia de Dios? ¿Qué valor tienen las convicciones y el carácter maduro en nuestro crecimiento? ¿Qué significa someterse a la estructura adecuada? ¿Puedo identificar límites que me impiden ver la gran abundancia de las bendiciones de Dios para mí?

Introducción La escasez y la abundancia no son un problema de cantidad de bienes sino de actitud y posición mental. La mentalidad que tengamos determinará nuestra forma de vivir. Dios quiere modelar nuestra actitud y pensamiento para que no vivamos de manera escasa sino sobreabundante. ¿Cómo lo haremos?

1. Posicionados en su Palabra La Palabra de Dios nos enseña que por encima de las circunstancias, está la verdad de Dios como realidad última y determinante. Este pasaje de Isaías empieza con un claro ejemplo de este principio: la mujer “estéril” debe gritar “dolores de parto”. Aquí el Señor nos está exhortando a caminar en fe, a trascender las fronteras de la situación presente y pasar a la dimensión de la verdad de Dios. Si Dios dice que la estéril va a concebir, esa verdad es más fuerte que la circunstancia de la esterilidad. ¿Cómo vivir en una dimensión

ONEC CONEMPAR 2014

19


20

GRUPO DE CRECIMIENTO

de fe como ésta? A. Conocer la verdad La verdad de Dios es recibida por revelación, no por simple información. Nuestra teología (lo que creemos acerca de Dios) es importante, pero para caminar en fe necesitas escuchar la voz del Espíritu Santo cada día. Toda revelación nos pone ante la necesidad de responder, pues la Palabra de Dios cuando llega nosotros demanda: 1. Ser creída 2. Ser obedecida Aún, si la Palabra llega en circunstancias adversas. Así le sucedió a hombres como Abraham, que a los 100 años y con una esposa estéril fue desafiado a creerle a Dios que iba a tener un hijo y así sucedió. B. Proclamar la verdad Una vez que nos apropiamos de la revelación, debemos proclamarla. Debes aprender a hablar a tu futuro ejerciendo fe, es decir, no amoldado a las circunstancias presentes, sino de acuerdo a la promesa de Dios sobre tu vida. La dinámica del habla es importante como acción espiritual (Romanos 10:10; 2 Corintios 4:13) C. Extendernos hacia la verdad No sólo la proclamación profética de la verdad es necesaria, también debes actuar en la misma fe. Anticiparte a las cosas que esperas, prepararte para cuando eso llegue, vivir como si eso que esperas realmente estuviera sucediendo. Un ejemplo de esto lo encontramos en 2 Reyes 4, cuando el profeta le mandó a una mujer buscar vasijas para el aceite y le dijo “no pidas pocas” porque de esa manera ella recibiría el don sobreabundante del aceite.

2. Ensanchar el espacio y extender las cortinas Este lenguaje significa “hacer lugar para la sobreabundancia de Dios”. Si a Dios le encanta dar ¿Por qué esperamos poco de Él? Se cuenta que en un pequeño pueblo, el pastor convocó a los fieles de la iglesia para orar a Dios para que cesara una profunda sequía que azotaba la región desde hacía tiempo. Una familia se disponía a salir para acudir al templo cuando de repente el niño más pequeño se baja del coche, entra en casa y al cabo de rato regresa con un paraguas en la mano. El padre le pregunta ¿a dónde vas con eso, no ves el sol que hay? Y el niño le responde, pero, papá, ¿no vamos a orar para que Dios deje caer la lluvia? La pecera para el pez y la maceta para las plantas funcionan como límites de su crecimiento (cuando los pasamos a un recipiente más grande crecen más). Así funcionan nuestros pensamientos (como una maceta o pecera que nos limitan para crecer). Somos el producto de lo que pensamos. Un cristiano debe estar constantemente “cambiando de recipiente”, es decir, alineando sus pensamientos a la Palabra de Dios para cada momento. Necesitamos romper moldes constantemente.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Las palabras son expresión de los pensamientos, frases como: - haré el menor esfuerzo - no puedo - no vale la pena - ¿para qué tanto si con poco alcanza? - después lo hago - hay que ser realistas - no va a funcionar - nunca lo hicimos así Son pensamientos limitantes que actúan como recipientes que acortan nuestro crecimiento en la sobreabundancia de Dios. Por el contrario, debo generar pensamientos de extensión y sobreabundancia que me ayuden a extender mi fe: - quiero más - lo haré hoy mismo - lo daré todo - resolveré este problema como sea - Dios está conmigo y hará lo que yo no puedo - vale la pena el esfuerzo

3. Ajustar estacas y extender cuerdas Estas palabras nos invitan a afirmarnos para contener la abundancia que vendrá. Los fundamentos sobre los que edificamos deben ser firmes. Sólo así podremos sostener el crecimiento y la abundancia prometida. ¿Cómo ajustamos las estacas en nuestra vida? A. Desarrollar convicciones firmes en la Palabra La Biblia define fe como “convicción” y “certeza” de las cosas que hoy no vemos pero sabemos que vendrán. Sin convicciones sólidas y firmes nuestra vida irá de aquí para allá ante cualquier propuesta o situación adversa y así perderemos nuestro propósito. (Efesios 4:14; Santiago 1:6). B. Desarrollar un carácter maduro El carácter está definido por las cualidades de tu conducta, que está determinada por tu forma de pensar, sentir y actuar. Virtudes como el amor, la humildad, la paciencia, el dominio propio y muchas otras que encontrarás en la Biblia (ver Gálatas 5:20-22, 2 Pedro 1:5-7 entre otros textos) hacen al carácter de un cristiano. Debemos sencillamente buscar un carácter (forma de pensar y actuar) como el de Cristo (Filipenses 2:5). El carácter que desarrolles te permitirá concretar los sueños que tengas. Si has sujetado tu futuro a los sobreabundantes propósitos de Dios, necesitarás un carácter firme y maduro para concretarlos. Valentía frente a la adversidad, sabiduría ante la confusión, paciencia y perseverancia ante la adversidad, perdón ante la traición, etc.

ONEC CONEMPAR 2014

21


22

GRUPO DE CRECIMIENTO

C. Someterse al a estructura adecuada Todo crecimiento necesita estructura para ser contenido. Dios ha establecido la autoridad como un concepto muy valioso, pero lamentablemente en muchos ámbitos este concepto se ha desvirtuado. Debes encontrar una autoridad a quien rendir cuentas de tus actos, un mentor que te guíe y aconseje con sabiduría de Dios, debes encontrar relaciones significativas que te permitan crecer, que te corrijan cuando es necesario, que te alienten y que nutran tu vida de acuerdo a la Palabra del Señor. La iglesia es el ámbito que Dios pensó para desarrollarte y crecer (Efesios 4:5-11).

Conclusión Necesitamos asumir nuestra posición e identidad, ensanchar el espacio de nuestra tienda y ajustar las estacas para crear el espacio que ocuparán las sobreabundantes bendiciones de Dios. ¡No te limites! Elimina todo pensamiento anti-fe y elije creerle a Dios, crecer y extenderte.

Impulsar Describe cómo se conforma tu realidad (familia, enfermedades, problemas, trabajo, economía, etc.) y a continuación describe la verdad de Dios para ti (sus promesas, lo que te ha dicho). Elabora luego una declaración de fe para orar hasta ver la promesa cumplida.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 04 al 08 de Agosto

Diseñados para edificar y extender “Por eso les dije: -Ustedes son testigos de nuestra desgracia. Jerusalén está en ruinas, y sus puertas han sido consumidas por el fuego. ¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que ya nadie se burle de nosotros! Entonces les conté cómo la bondadosa mano de dios había estado conmigo y les relaté lo que el rey me había dicho. Al oír esto, exclamaron: -¡Manos a la obra! Y unieron la acción a la palabra”. (Nehemías 2.17-18 NVI)

Preguntas ¿Te has visto en alguna situación en la que el desánimo te impidió reponerte y salir adelante? Comparte la experiencia. ¿Por qué crees que es importante emprender la reconstrucción en unidad y bajo una misma dirección? ¿Cómo puedes cobrar ánimo o darlo a otros en situaciones en las que hay que empezar todo desde cero? ¿Cómo nos capacita el Señor para hacernos reconstructores? ¿Puedes ver en tu vida el respaldo de Dios en los momentos difíciles? ¿Cuáles son los mayores enemigos a la hora de empezar a reconstruir vidas? ¿Crees que alguna de estas situaciones te está impidiendo comenzar ahora?

Introducción Dios diseñó nuestras vidas para edificar y extendernos siempre. Esta importante tarea requiere de tres ingredientes básicos: ánimo, palabra y acción. Nadie se puede extender si primero no edifica. Nuestro enemigo, el diablo, trabaja para que perdamos la fuerza para emprender la obra. La apatía, el desánimo y la intimidación son sus armas. Este texto nos enseña principios muy claros para aprender a ser edificadores eficaces.

1. Edificando vidas Para entender este concepto espiritual tenemos que entender que no edificamos piedras, sino

ONEC CONEMPAR 2014

23


24

GRUPO DE CRECIMIENTO

vidas (1 Pedro 2: 5). El apóstol Pablo, en 1 Corintios 3:16-17 y en Efesios 2:19-22, nos enseña que cuando alguien se acerca a Cristo se convierte en casa (templo) de Dios. Dios nos llama a edificar sobre la desgracia y el fracaso. Somos reconstructores de los muros caídos de nuestra sociedad, tal como nos evoca el pasaje de Nehemías. Ungidos para reconstruir las vidas derribadas por el diablo. En Lucas 4:17-19, Jesús describe la tarea de un reconstructor de vidas en ruinas. Como edificadores del Reino hemos sido llamado a: *Dar la buena noticia a los pobres *Anunciar libertad a los presos *Dar vista a los ciegos *Liberar a los oprimidos *Es decir, a anunciar el año favorable del Señor.

2. Edificando en unidad ¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que nadie se burle de nosotros! Nehemías, como buen dirigente no dice “reconstruiré” sino “reconstruyamos”. Sabía que la tarea requería muchas manos y por eso se involucrará él mismo y a otros. No hay lugar para personalismos ni egoísmo frente a la demanda de Dios. La única forma de emprender la tarea es hacerlo unidos bajo un mismo proyecto. La iglesia como agencia del Reino de Dios es llamada a reconstruir los muros de nuestra sociedad y para eso debe aprender a moverse en unidad de propósito ¿Cómo sostener la unidad en la iglesia bajo una misma visión? *Debemos estar unidos bajo un mismo Señor: Jesucristo. *Debemos reconocer a quienes nos pastorean y lideran como autoridades delegadas por Dios. *Debemos conocer claramente la visión y aprender a vivir en ella sin negociar nada con el enemigo. *Debemos enfrentar con firmeza toda deslealtad y murmuración contra la autoridad delegada en la iglesia. *Debemos mantener la humildad, la entrega y el servicio bajo una misma visión. *Debemos aprender de Jesús el poder del amor, el perdón y la gracia sobreabundante para mantenernos juntos en nuestro propósito.

3. Ánimo para edificar “Por eso les dije: -Ustedes son testigos de nuestra desgracia. Jerusalén está en ruinas, y sus puertas han sido consumidas por el fuego.” Con estas palabras se dirige Nehemías a su pueblo. Los escombros, eran testimonio del fracaso y los errores del pasado, y provocaban mucho desánimo. ¿Cómo nos levantamos de

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

nuestros propios fracasos? Sólo podemos encontrar respuesta y dirección si, por encima de los escombros, miramos a Dios. ¡El pasado devastado no debe robarnos el futuro maravilloso prometido por Dios! Mi situación (ruinas de los errores del pasado) no me define, me define condición (mi dignidad viene de ser imagen de dios y del hecho que para Cristo vale la pena morir por mí). Yo soy lo que Dios dice que soy. El ánimo para edificar viene del cielo, no de la tierra. La fortaleza para edificar viene de mirar el pasado con perdón, el presente con compasión y el futuro con esperanza. Y nuestra esperanza nos es un mero deseo optimista hacia el futuro, es la convicción de que Dios cumplirá su Palabra.

4. El respaldo de un edificador “Entonces les conté cómo la bondadosa mano de Dios había estado conmigo y les relaté lo que el rey me había dicho.” Moisés recibió una misión de parte de Dios y su respuesta fue: “Señor no sé si podré hacerlo”. Gedeón recibió una orden de Dios y su respuesta fue: “No sé si estoy capacitado”. Lo mismo le pasó a Jeremías, a Pablo y a otros tantos. Es que cuando Dios nos llama a una tarea, su llamado siempre nos supera: *No nos sentimos capaces, pero Él nos capacitará. *La tarea parece muy grande, pero Él proveerá lo necesario. En ocasiones, Dios nos hará tomar contacto con nuestra debilidad para mantenernos dependientes de Él. Pues no se trata de quienes somos nosotros sino de quien es el Dios que nos ha llamado. ¡Él nos respalda! Nehemías entendió esto perfectamente y ante quienes se le oponían dijo, “el Dios de los cielos, Él nos prosperará”. (Nehemías 2:20)

5. Manos a la obra “Al oír esto, exclamaron: -¡Manos a la obra! Y unieron la acción a la palabra.” Los judíos tardaron 80 años en decidirse a reconstruir Jerusalén. El poderoso testimonio de Nehemías (contar cómo “la mano de Dios estuvo con él”) los sacó del letargo espiritual. ¡Hay poder en la Palabra de Dios y en el testimonio de sus hijos! Primero hubo una declaración de fe, “¡Manos a la obra!”, que los colocó en la actitud correcta. Pero luego hubo “acción”. Para vivir como personas íntegras, la acción debe seguir a la Palabra. Nuestra respuesta a la Palabra de Dios no puede quedar en nuestro mundo interior, quedarnos pensando, o “sentir” algo, o aún “desear” hacerlo. Debe exteriorizarse en palabras y acciones, las dos cosas son importantes. Cuando alguien se levanta desde sus propios lamentos, decide creerle a Dios y se sacude las excusas para empezar a trabajar, sabeos que la batalla está prácticamente ganada.

ONEC CONEMPAR 2014

25


26

GRUPO DE CRECIMIENTO

Conclusión La clave para cumplir con nuestro llamado de edificadores de vidas es vivir como personas espirituales y no “almáticas” o como las llama la Biblia “carnales”. Es decir, debemos aprender a rendir nuestros pensamientos, emociones y deseos (alma) al Espíritu de Dios y permitir que su Palabra nos dirija. Si nos rendimos a los sentimientos de desánimo, a la necesidad de gratificar continuamente nuestros deseos o a nuestros pensamientos distorsionados, perderemos el rumo, la unidad y las fuerzas. El enemigo intentará intimidarte, pero la Palabra nos enseña que el perfecto amor de Jesús hecha fuera el temor. Una vez que tenemos en nosotros una Palabra de Dios, el miedo no es una opción. ¡Levantémonos y edifiquemos!

Impulsar Determínate en esta semana a edificar la vida de alguien más, visita a un amigo o discipula a alguien nuevo en la congregación. Si es necesario sal a buscar gente para orar por ellos ¡No dejes de hacerlo! Puedes recurrir a tus líderes para que te asesoren si lo necesitas.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 11 al 15 de Agosto

Edificar y extender la Iglesia “El mismo constituyó a unos apóstoles; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al *pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo. Así ya no seremos niños, zarandeados por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de enseñanza y por la astucia y los artificios de quienes emplean artimañas engañosas. Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor, sostenido y ajustado por todos los ligamentos, según la actividad propia de cada miembro.” (Efesios 4:11-16 NVI)

Preguntas ¿Crees que estás en tu sitio en el cuerpo de Cristo? ¿Estas unido a la cabeza? ¿Cuál es la función de los líderes dentro del cuerpo de Cristo? ¿Eres obediente a lo que tus líderes dicen? ¿Estas ocupando tu lugar y haciendo la obra? ¿Reconoces que la labor es de toda la iglesia y no solo de los líderes? ¿Qué puedes aprender del ejemplo de Jesús en cuanto a su generosidad y entrega por los demás? ¿Qué necesitas cambiar para parecerte a Él? ¿Cómo puedes poner en práctica el amor a la hora de ejercitar tu servicio al Señor? ¿Ya sabes cuál es tu lugar dentro del cuerpo? Puedes debatir y pedir ayuda a tus líderes si aún no lo sabes.

Introducción Es evidente que un cuerpo sin cabeza no puede existir. De ella parten las directrices; por otro lado, no puede haber coordinación en un cuerpo con más de una cabeza. Habría órdenes diferentes y pronto el cuerpo estaría en conflicto. Es importante recordar que así funciona la iglesia, como un cuerpo. Su efectividad en la misión proviene de vivir de acuerdo al diseño establecido por Dios para ella.

ONEC CONEMPAR 2014

27


28

GRUPO DE CRECIMIENTO

1. El cuerpo se edifica si se nutre la cabeza Cuando hablamos de ser nutridos y edificados desde la cabeza, nos referimos a crecer desde la fuente legítima de sabiduría y autoridad: Jesucristo. (Efesios 1:21-23). Jesús mismo dijo en el Evangelio de Mateo, “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra…enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;” (Mateo 28:18-20) Si Jesús tiene TODA autoridad como cabeza sobre la iglesia, las personas llamadas por Él, ejercen una autoridad delegada en su persona como oficiales, o funcionarios, es decir ministros de la iglesia.

2. El lugar de los funcionarios en el cuerpo ¿Por qué Jesús otorgó estos dones de gobierno dentro del cuerpo? Después de su muerte en la cruz, nuestro Señor Jesús ascendió al Cielo para sentarse a la diestra de nuestro Padre Celestial (Hechos 1:9-11; Efesios 1:20-22). Desde ese lugar de autoridad, otorgó dones de liderazgo a la Iglesia. Dio oficiales o funcionarios (apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros) para perfección de los santos. (Leer Efesios 4: 11-12). La traducción del término griego “perfección”, en Efesios 4:12, significa “reparar” el daño encontrado en creyentes nuevos (causado por el pecado); “preparar” y “equipar” a los creyentes para hacer obras de servicio en la Iglesia. Los funcionarios están para entrenar a los santos a fin de que puedan hacer la obra del ministerio y, de esa manera, cumplir la voluntad de Cristo en la Iglesia.

3. La obra del ministerio la hacemos todos Se suele cometer dos errores: (1) No reconocer a ningún funcionario en la iglesia (solo a Cristo, síntoma de falta de sujeción) y (2) reconocer equivocadamente su función dejando en sus manos todo el trabajo del cuerpo (síntoma de falta de responsabilidad). Una iglesia saludable se edifica por su trabajo y servicio de “todos” sus miembros. Los funcionarios, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, son un regalo de Dios a la iglesia para que nos edifiquen y nos instruyan para la tarea que todos debemos hacer. Una congregación con esta visión será entrenada por el Espíritu Santo para: A. Ministrar al Señor: “En la iglesia en la que estaba en Antioquía había profetas y maestros. Un día, mientras estaban celebrando el culto al Señor y ayunando, el Espíritu Santo dijo, “Sepárenme a Bernabé y a Saulo para el trabajo al cual los he llamado.” (Hechos 13:1-2) B. Ministrarse los unos a los otros: En la iglesia de Jerusalén los creyentes compartían sus bienes de modo que a nadie le faltaba nada. Ministraban sus necesidades. (Hechos 2:44-46) C. Ministrar al mundo: Cuando la iglesia predica y atiende las necesidades que hay en el mundo, está ministrando como Jesús y el Señor añade los que han de ser salvos. (Hechos 2:47)

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

4. Nuestra meta es Cristo Tener a Cristo por cabeza es decidir seguirlo en todo, procurar ser cada vez más como Él es. Nuestra meta y la medida de la madurez que debemos procurar es “la plenitud de Cristo”, ni un poco menos que eso. El camino para crecer hasta ser como Él, es “vivir la verdad en amor”. Jesús nos mostró la gloria del Padre porque estaba lleno de “gracia y de verdad”.(Juan 1:14) ¿Cómo vivir en la verdad y el amor? La verdad carente de amor es legalismo, y el amor sin verdad es liberalidad. Ambas virtudes deben estar integradas en el cristiano. La verdad nos da estructura y dirección, no nos deja caer, nos muestra el ideal, cual es el camino, nos aparta del pecado y nos hace libres. (Juan 8:32) El amor nos da la fuerza para vivir en la verdad, es la fuerza más grande del mundo. El amor de Dios siempre nos conducirá a la verdad porque el amor no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. (1 Corintios 13:6)

5. La importancia de “la actividad propia de cada miembro” Cuando un cuerpo funciona bien, es porque cada parte está cumpliendo con su función. En la iglesia es lo mismo. Hay quien no se conforma con su lugar y lo descuida. Hay quien anhela ser ojo cuando Dios lo puso por dedo. Y esto es malo porque desordena el cuerpo. Cada uno tiene una función y tiene que cumplirla con eficacia. (Leer Romanos 12:4-5) Esto no tiene que ver con cubrir cargos en la estructura institucional, sino con la “vida” de la iglesia en todos los ámbitos. ¿Estás usando tu talento y tus dones para bendecir a tus hermanos y hacer crecer tu iglesia o e quedas envidiando los talentos de otros y te comparas? ¿Sirves siempre que te lo piden o sólo anhelas lugares de liderazgo para ser reconocido?

Conclusión La iglesia es una idea de Dios y cuando funciona de acuerdo al diseño que Él mismo ha establecido no hay lugar en el mundo como ella. Allí estamos todos los que necesitamos crecer y deseamos ser más como nuestro Señor Jesús, dispuestos a aprender. Reconociendo la verdad y experimentando cada día su amor nos dedicamos a la tarea de edificar la iglesia (el cuerpo de Cristo) para cumplir el propósito de transformar el mundo y establecer el gobierno de Dios en la tierra.

Impulsar Al terminar este estudio, en el grupo deben ponerse de acuerdo en alguna tarea que puedan realizar juntos (trabajando en equipo) que sea útil para la iglesia. Piensen en la tarea de acuerdo a los talentos y dones de cada uno. Luego determinen una fecha en esta semana para llevarla a cabo.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

29


30

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 18 al 22 de Agosto

Extender su fama “Aconteció después, que Él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con Él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo. Y se extendió la fama de Él por toda Judea, y por toda la región de alrededor.” (Lucas 7:11-17 NVI)

Preguntas ¿Qué es la fama de Jesús? ¿Cómo se extendió la fama de Jesús? ¿Cómo defines la sabiduría? ¿Cuál es la función de los milagros según la Biblia? Mis obras, mis palabras, mi manera de vivir ¿hablan de mí o de Jesús? ¿Qué fama tengo en mi entorno? ¿Ven en mí sabiduría, poder y amor por la gente?

Introducción Los evangelios nos cuentan que Jesús, buena parte de su ministerio, iba acompañado siempre de una gran multitud. Entre sus seguidores había personas necesitadas, enfermos, políticos, religiosos y gente de todos los estratos sociales. En la medida en que Jesús avanzaba en su labor, crecía su fama y la gente hacía largos viajes para ver y escuchar al Maestro. La fama de Jesús no es otra cosa que su gloria, su “buen nombre”, su prestigio. Como embajadores, sus representantes en el mundo, debemos cumplir la tarea de extender su gloria o fama hacia todo el mundo y en todas las generaciones.

1. ¿Cómo se extendió la fama de Jesús? ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Hablar de la fama de Jesús es hablar de su reputación, de sus hechos, del impacto que causa en la gente. La fama es lo que se puede decir de alguien, no por prejuicios o conjeturas sino por sus obras, los frutos que se ven en la persona. Hay algunos factores por los que la fama de Jesús se extendió rápidamente: A. Su sabiduría Algo que llamaba la atención de la gente era ver y escuchar la sabiduría de Jesús. Esta demostración de sabiduría atraía a las multitudes y contribuía a extender su fama. Jesús le enseñaba a la gente y su enseñanza calaba en los corazones. Reinterpretaba las Escrituras, les daba vida, las aplicaba a la necesidad y, sobre todo, enseñaba como quien tiene autoridad. Jesús vivía lo que predicaba. (Marcos 1:22). Cuando Jesús enseñaba: *Se integraba a la vida del pueblo *Se colocaba al alcance de la gente *Participaba de sus vidas *Les enseñaba de manera que entendieran, su mensaje era claro *Su conducta y obras lo respaldaban. La pedagogía de Jesús nos muestra la importancia de la integridad como fruto principal de la sabiduría. Nadie puede enseñar lo que no vive. Primero es la vida, luego las palabras. En Jesús hay total coherencia entre lo que predica y lo que hace, por eso su mensaje es su vida misma. La sabiduría no se define por la acumulación de conocimiento sino por la obediencia. El sabio muestra la sabiduría en su conducta, no solo en sus palabras. (Santiago 3:13-18) B. Los milagros como señal de respaldo de Dios Algo que define el éxito en el ministerio es el respaldo de Dios. Cuando hacemos su voluntad, la gente sabe que hay poder divino allí. (Juan 3:2). Jesús se compadecía de las necesidades y sanaba y liberaba a los enfermos y oprimidos. Los milagros son señales de la gracia y la misericordia de Dios y siempre acompañaron el ministerio de Cristo. Los milagros y prodigios son señales que siguen a los que creen en Jesús. (Marcos 16:17,18). Si vamos a ser genuinos representantes de Jesús, debemos hacerlo más que con palabras, con “demostración del Espíritu y de poder”. (1 Corintios 2:1-3) C. Su interés por la gente Los evangelios nos relatan que Jesús compartía su vida diaria con toda clase de gente. En cierta ocasión, los religiosos le reprochan que se contaminara al contacto con “gente pecadora” pero la enseñanza de Jesús es que sólo se puede pastorear a la gente estando con la gente. (Marcos 2:16) Sólo cuando nos dedicamos a la gente honramos el buen nombre de Cristo que está en nosotros. Jesús no vivió para sí mismo, sino “para dar su vida en rescate por muchos”, para demostrarles su amor por el servicio, la entrega y la humildad.

2. Hoy nos toca a nosotros La orden de Jesús es clara, la proclamación del mensaje va acompañada de señales, prodigios

ONEC CONEMPAR 2014

31


32

GRUPO DE CRECIMIENTO

y milagros. Esta comisión no fue sólo para los discípulos que le escucharon aquél día, es para nosotros. El evangelio es poder, no una simple ideología. (Juan 14:12-14; Romanos 1:16) ¿Cómo extendemos la fama de Jesús? A. Buscando Su sabiduría El principio de la sabiduría es el temor (respeto, honra) del Señor. El sabio se define por sus hechos. Necesitamos comprender claramente la revelación de Dios, los principios de vida que rigen en su Reino para mostrar en todo lo que hacemos Su sabiduría. Los colegios y las universidades nos brindan conocimiento, lo cual es una herramienta útil. Pero la sabiduría proviene de la Palabra de Dios que hace sabio al sencillo. B. Aprendiendo a operar en el poder del Espíritu Santo Debemos procurar vivir de una manera naturalmente sobrenatural. Los milagros no deberían ser algo ajeno a nosotros o algo demasiado esporádico. La vida de los cristianos siempre se caracterizó por esto. Para vivir así necesitamos: *Una constante comunión con el Espíritu Santo *Desear sus manifestaciones en mi vida (no tenerle miedo a esto) *Desarrollar habilidad para ministrar sanidad y milagros *Saber que Dios siempre respalda Su mensaje *Comprender que éste es el diseño de Dios para su iglesia. C. Acercándonos a la gente A Jesús le importa la gente. Sirvió a la gente. Oró por la gente. Se compadeció de la gente. Murió por la gente. ¿Cómo te mueves en relación con la gente? ¿Te extiendes a otras personas? ¿Te reconocen por estar y por interesarte en la gente? Debemos aprender a conectarnos con la gente como lo hacía Jesús. *Iba a donde estaba la gente, tomaba la iniciativa. No se quedaba esperando que vinieran a Él. La multitud luego lo seguía, pero Él tomaba la iniciativa siempre. *Se conectaba con sus necesidades. No se dedicó a darles un tratado teológico (eso hacían los fariseos), Él se interesaba en sus necesidades, sus necesidades, sus enfermedades, sus sueños frustrados, sus dolencias. *Estaba siempre dispuesto a resolver problemas de todo tipo. El amor por la gente para Jesús era algo práctico, resolvía problemas, a los endemoniados los liberaba, a los enfermos los sanaba, a los hambrientos los alimentaba. Nadie que se acercaba a Jesús se volvía igual. La gente venía a Jesús con una necesidad y Él las devolvía a su entorno con un propósito. (como la mujer samaritana y el endemoniado gadareno)

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Conclusión Allí a donde voy llevo la fama de Jesús. Soy un portador de su Gloria. Sea cual sea el lugar en que me encuentre estoy mostrando a Cristo ¿Cómo lo estoy haciendo?, ¿vivo lo que predico? La gente necesita ver a Jesús, sus milagros y señales, su compasión y amor, su sabiduría, su misericordia y su verdad. Hoy el desafío es ser obedientes al mandato de Jesús, hacer exactamente lo que Él hizo para que su fama y su gloria sigan extendiéndose a todo el mundo y a todas las generaciones.

Impulsar Elige una acción que puedas hacer para extender la fama de Jesús, orar por enfermos, por oprimidos, ir a predicar a la calle, a la cárcel, algún servicio a alguien necesitado, etc. Usa tu creatividad para conectarte con la gente. Puedes hacer esto con un compañero de tu grupo.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

33


34

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 25 al 29 de Agosto

Extender Su Palabra “Pero la Palabra de Dios seguía extendiéndose y difundiéndose”. (Hechos 12:24 NV)

Preguntas ¿Hay situaciones que te intimidan? ¿Estás llevando el mensaje a todo lugar? ¿Cargas con tu responsabilidad de portador de la gloria y gobierno de Dios? ¿Puedes ver en tu entorno cómo el evangelio transforma a las personas, familias y entorno? ¿Qué cambios puedes hacer para extender más el evangelio? ¿Ves las señales del poder de Dios cuando predicas?

Introducción Corrían tiempos difíciles para la iglesia recién nacida y no era fácil mantener la fe. Por proclamar la Palabra, Jacobo (hermano de Juan) había sido decapitado y posteriormente Pedro había sido puesto en la cárcel por Herodes Agripa. Por si fuera poco, parece que el pueblo veía con buenos ojos la represión contra los cristianos. ¿Cómo predicar en un ambiente tan hostil? Para aquellos primeros seguidores de Jesús no era fácil, pero había un mandato, extender el evangelio, y ellos estaban dispuestos a cumplirlo a pesar de las circunstancias. Por eso, la iglesia crecía y el Reino de Dios se extendía. ¿Cómo es posible extender el mensaje del Reino? Para entenderlo es necesario comprender los principios que rigen el Reino (que muchas veces, son diferentes a los que nos dicta la lógica humana). Veamos algunos de ellos.

1. El evangelio crece en medio de la adversidad En una ocasión, los religiosos quisieron intimidar a los seguidores de Jesús “ordenándoles” que no volviesen a proclamar el evangelio, pero ellos tenían claro que es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres, (Hechos 5:29) y es que tenemos que tener claro que la adversidad es el ambiente hostil que prepara el diablo para impedir la extensión del evangelio y ello implica mentiras, rechazo, violencia, persecución, etc. Es en ese tiempo y en esas circunstancias que el evangelio crece, pero para ello hay que tener

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

claro que hay una misión que está por encima de las adversidades y que quienes proclaman el mensaje del Reino han consagrado todo a Cristo y estiman lo terrenal como secundario. Si atesoramos alguna cosa de este mundo por encima de los intereses del Reino, el enemigo encontrará la manera de hacernos desertar en nuestra tarea.

2. El evangelio se extiende sobre nuestros hombros Tú y yo somos portadores del evangelio de Dios, los ángeles quisieran para sí este privilegio pero nos fue confiado a los hombres. Dice la Palabra: “¡Que hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas; del que proclama la paz, del que anuncia buenas noticias, del que proclama la salvación, del que dice a Sión: “Tu Dios reina!” (Isaías 52:7 NVI)

Los pies nos llevan a los sitios en donde extender el evangelio, a Josué se le dijo “todo o que pisare la planta de tu pie será tuyo”. ¡Tus pies son los únicos límites del evangelio, son tus fronteras! Pero esa responsabilidad que se extiende en nuestros pies se carga sobre nuestros hombros, así como los sacerdotes cargaban con el Arca de la Alianza. El Arca era un elemento del lugar santísimo en el templo de Dios, pero mientras no hubo templo, ésta tenía que ser cargada y transportada con dos varas que la atravesaban y se depositaba sobre los hombros de los sacerdotes. (Éxodo 25:10-16) El Arca representaba la gloria y la presencia misma de Dios y el evangelio no es otra cosa que la noticia de que el Reino de los Cielos, (la presencia y la gloria de Dios) se ha acercado, por eso es necesario saber que llevamos continuamente ese mensaje glorioso por todas partes. Cargamos sobre nuestros hombros con la tarea de anunciar la gloria de Dios.

3. El evangelio (las buenas noticias) no es un mensaje más, es poder de Dios “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles.” (Romanos 1:16)

Una vez más hacemos énfasis en que el evangelio es poder de Dios, no un frío dogma religioso. El evangelio no llena las mentes, transforma vidas. Personas transformadas pueden llevar un mensaje que transforma a otros. Esto genera buenas noticias a nuestro alrededor. Cuando ONEC CONEMPAR 2014

35


36

GRUPO DE CRECIMIENTO

predicamos a Cristo debemos esperar grandes cosas porque es un mensaje de poder. En griego, la palabra que traducimos por poder es “dynamis”, de allí deriva nuestra palabra castellana “dinamita” y es que el poder de la Palabra de Dios remueve y hace volar por los aires todo argumento y fortaleza del enemigo. ¡Qué bueno si entendemos que el evangelio es la dinamita de Dios para salvación de todo aquel que cree!

4. El poder de la Palabra de Dios En el libro de los Hechos se nos habla de ese poder. Hechos 19:20 (NVI) dice que la Palabra se extiende con “poder arrollador”. El contexto del pasaje es tremendo ya que nos habla de un lugar (Éfeso) en donde la realidad espiritual estaba gobernada por un culto pagano poderoso (la diosa Diana) que condicionaba toda la vida de la región. Allí el diablo tenía autoridad y gobernaba con total impunidad hasta que llegó el evangelio, el poder de Dios y rompió la fortaleza demoníaca. No fue un hecho aislado o un acto puntual. Pasaron cosas grandes y dramáticas en Éfeso que nos muestran como dios transformó vidas, familias y aún la ciudad. La extensión del Reino de los Cielos en Éfeso (antes bastión de Satanás) fue arrollador.

5. La Palabra sólo se extiende cuando es sembrada En Mateo 13:1-9 encontramos la parábola del sembrador. Este relato de Jesús nos da una enseñanza importante, el sembrador salió a sembrar. La semilla, si no se siembra no cumple su cometido. Dice el evangelio de Juan “Ciertamente les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto.” (Juan 12:24 NVI) ¡Hay que sembrar la Palabra, no guardarla! Sólo así veremos cómo se extiende el fruto.

Conclusión No hay nada que pueda parar el poder y el avance del evangelio, ni la adversidad, ni las fortalezas del diablo. Las puertas (los límites) del infierno no pueden detener el avance del Reino. Es importante saber que se me encomendó una misión que es inherente a la salvación que tengo en Cristo, proclamar y anunciar el evangelio de Cristo que transforma vidas y sociedades, hacerlo con demostración del Espíritu y de poder. Hacerlo allí por donde voy. Mi único límite son las plantas de mis pies.

Impulsar Encuentra un lugar donde veas que el infierno se está manifestando (un hogar, un lugar de trabajo, un ámbito público, etc.) ¿Qué puedes hacer para llevar el Reino a ese lugar? Deben ponerse de acuerdo con tu grupo para responder esta pregunta y ponerse un plazo de acción concreto.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 01 al 05 de Setiembre

Extender Su Reino I Estimado Teófilo, en mi primer libro me referí a todo lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar hasta el día en que fue llevado al cielo, luego de darles instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido. Después de padecer la muerte, se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo. Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios. Una vez, mientras comía con ellos, les ordenó: —No se alejen de Jerusalén, sino esperen la promesa del Padre, de la cual les he hablado: Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo. Entonces los que estaban reunidos con él le preguntaron: —Señor, ¿es ahora cuando vas a restablecer el reino a Israel? —No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre —les contestó Jesús—. Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista. Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: —Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse (Hechos 1:1-11 NVI).

Preguntas ¡Qué importancia tiene para mí el Reino de Dios? ¿Cómo me acerco al Reino? ¿Soy un religioso o una nueva criatura llena del poder del Espíritu Santo? ¿Vivo como un agente del cielo en la tierra? ¿Qué puedo hacer para evitar quedarme mirando al cielo como un espectador pasivo? ¿Cómo convertirme en un protagonista? ¿Estoy ejerciendo mi rol de testigo? ¿Estoy llevando el mensaje de poder a otros y transformando mi entorno? ¿Qué acciones concretas pueden traer el cielo a la tierra?

ONEC CONEMPAR 2014

37


38

GRUPO DE CRECIMIENTO

Introducción El Reino de Dios fue el tema central del mensaje de Jesús. Comenzó su ministerio hablando del Reino, desarrolló su ministerio hablando del Reino y al resucitar, antes de partir al Padre, durante los 40 días que estuvo con sus discípulos ¿de qué habló?, del Reino. ¿Y cuál fue la gran pregunta que sus seguidores le hicieron antes de que dejara esta tierra?. Fue sobre el Reino. El Reino fue la cuestión más importante para Jesús, por eso dijo que debía ser nuestra prioridad (Mateo 6:33).

1. Se necesita el poder del Rey (el Espíritu Santo) para entender el Reino Nadie puede entender el Reino sin estar en el Reino, y sólo hay una manera de estar, permitir que el Rey (Jesús) nos conquiste. Es el Espíritu Santo quien nos capacita para entender el Reino, su plan y su mensaje. El entendimiento del Reino no es sólo una cuestión mental, es más bien una cuestión de experiencia y algo profundamente pasi8onal, que llegamos a comprender en nuestra mente a partir de la revelación de Dios y con la asistencia del Espíritu Santo. El Reino no se experimenta a partir de la lógica del mundo (sistema de valores ajeno al Reino) sino a partir de los propios principios del Reino y de la fe. Por eso, el apóstol Pablo dice que el Reino de Dios no consiste en palabras sino en demostración del poder de Dios. ElReino de Dios es coherente con el carácter de Dios. Si Dios es Todopoderoso, puedo esperar en su Reino acciones sobrenaturales. Si Dios es amor, puedo esperar recibir su amor más allá de cualquier otro mensaje de rechazo que haya recibido. Por eso, para extender el Reino es necesario experimentar su poder.

2. ¿Cuándo será el Reino? Esta fue la pregunta de sus discípulos al ver partir a Jesús. Él les había dicho días atrás que el Reino de Dios ya estaba entre ellos. Ahora la respuesta de Jesús fue que el Reino de Dios estará en ellos cuando el gobernador de ese reino, el Espíritu Santo venga a sus vidas. ¡El Reino de Dios ya está en ti! Lo importante no es cuándo, sino que yo entienda que el Espíritu de Dios ya está en mí y que debo estar siempre preparado para que Él se derrame en mí cuando quiera. El Reino de Dios es ahora. Mi tiempo es ahora. Sólo tengo esta generación para alcanzar a esta generación.

3. Entre el cielo y la tierra Los discípulos se quedaron mirando al cielo, seguramente tristes porque se iba Jesús, pero los ángeles les animaron a esperar lo que venía, el Espíritu mismo de Dios en ellos. El cielo llega a la tierra cuando el Espíritu Santo viene y nos gobierna.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Nuestra tarea es extender el Reino de los cielos en la tierra, no somos espectadores pasivos, sino protagonistas principales. El cielo ya ha venido a nosotros, no lo esperes más. Ya no eres un ciudadano de la tierra añorando el cielo, sino un ciudadano del cielo transformando la tierra. Algunos se quedan mirando al cielo y viven pensando en las “glorias pasadas”. Otros siguen esperando que algo les caiga del cielo sin entender que el Espíritu de Dios ya está en ellos. Jesús regresará un día, pero no nos ha dejado huérfanos, ha enviado el Espíritu del Padre. Los que viven “mirando al cielo”, se convierten en religiosos; para ellos las cosas del Reino son leyes, normas, liturgias o costumbres. Pero el Reino es mucho más. Es la persona del Espíritu de Dios en nosotros quien nos hace agentes de transformación de los que ha de venir (1 Corintios 4:20).

4. Extender, de Jerusalén a lo último de la tierra Cuando nos quedamos mirando al cielo (Hechos 1:11) no avanzamos, nos quedamos estáticos, pero cuando creemos y recibimos el poder del Espíritu Santo, nos convertimos en testigos y no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. (Hechos 4:20) Jesús nos mandó a testificar del Reino desde nuestra casa hasta lo último de la tierra. Tú y yo tenemos que compartir nuestra experiencia de transformación porque es evidencia del poder de Dios en las vidas. ¡Nosotros podemos traer el cielo a la tierra de manera ilimitada! Tu único límite es la planta de tu pue. Hechos 1:8 revela una “onda expansiva” del poder del Reino que hemos recibido, comienza en nuestro ámbito más próximo (Jerusalén), se extiende a otras relaciones periféricas (Judea), luego alcanza lo que nos parece inalcanzable (Samaria) y llega a lugares insospechados si somos capaces de creer (lo último de la tierra).

Conclusión Lo único que me capacita para proclamar el mensaje del Reino es el poder que me da el Rey (el Espíritu Santo). No puedo pretender estar en el Reino sólo con estudio y teoría acerca de las cosas de Dios. El Reino es ahora, hemos recibido su poder, su amor, su alegría. Esta experiencia transformadora nos convierte en testigos poderosos del Reino de los Cielos para proclamar su mensaje hasta lo último de la tierra.

Impulsar Elijan un día para salir de a dos a compartir el mensaje de Dios con otra persona, orando por ellas pidiendo que el Espíritu Santo las toque con su poder. Después compartimos en el grupo las experiencias.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

39


40

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 08 al 12 de Setiembre

Extender Su Reino II “Les contó otra parábola: “El reino de los cielos es como un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. Aunque es la más pequeña de todas las semillas, cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en árbol, de modo que vienen las aves en sus ramas”. Les contó otra parábola más: “El reino de los cielos es como la levadura que una mujer tomó es una cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa.” Jesús le dijo a la multitud todas estas cosas en parábolas. Sin emplear parábolas no les decía nada. Así se cumplió lo dicho por el profeta: “Hablaré por medio de parábolas; revelaré cosas que han estado ocultas desde la creación del mundo.” (Mateo 13:31 – 35 NVI)

Preguntas ¿Cuál es mi actitud, me doy por completo o soy egoísta? ¿Me quedo solo o llevo fruto? ¿Me desaniman los principios pequeños? ¿Qué promete Dios? ¿Cómo puedo ser más eficaz y constante en mi trabajo para el Reino? ¿Puedo identificar las mentiras del diablo que obstaculizan mi trabajo para el Señor? Si Dios me reveló sus “misterios” ¿Qué cosas prácticas puedo hacer para proclamar esa verdad al mundo?

Introducción En le evangelio de Mateo, en su capítulo 13, Jesús relata siete parábolas que tienen por objeto enseñarnos siete misterios acercad el Reino de Dios que son revelados por Jesús ahora que “el Reino de los cielos se ha acercado”. Las diferentes parábolas del Reino que enseñó Jesús revelan cada una de ellas algo de la naturaleza y carácter de ese Reino. Estas parábolas que veremos en particular hablan de influencia, crecimiento y extensión. Parábolas del grano de mostaza nos acerca a la siguiente enseñanza en cuanto al Reino de Dios:

1. La semilla debe ser sembrada ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Dice que el sembrador sembró la semilla en su campo. Si la semilla, no se siembra no hay fruto. Por parte del sembrador significa trabajo, sudor, esfuerzo. Por parte de la semilla significa morir, darlo todo. El lenguaje del Reino es la entrega. (Juan 12:24 – 25) En los criterios del Reino, el perezoso y el que guarda su vida para sí la perderá, no hay lugar para el egoísmo. La consigna es llevar mucho fruto.

2. No es el tamaño o la apariencia, sino su naturaleza De la más pequeña semilla procede el árbol más grande. No depende de su apariencia sino de su potencial. La información genética de la semilla tiene un potencial que no es revelado es su apariencia insignificante y pequeña. Así es el Reino de Dios. Jesús nos recuerda aquí que los principios son pequeños para que no nos desalentemos. Dios puede empezar con algo muy pequeñito y convertirlo en algo mucho más grande de lo que nos podemos imaginar. ¡Él puede tomar una situación insignificante y convertirla en gloria! Él mismo pareció ser algo tan insignificante, la piedra a quien los edificadores rechazaron como inútil, y ahora ha llegado a ser la piedra angular, en donde millones de personas están fundando sus vidas.

3. El Reino de los cielos comparado con la levadura La levadura es la enseñanza bíblica suele estar vinculada al pecado, (Lucas 12:1 – hipocresía-; 1Corintios 5:1-13 – inmoralidad-). Pero aquí Jesús quiso resaltar dos propiedades positivas de la levadura para compararlas con el Reino, la constancia y la eficacia. Constancia. El efecto de la levadura es imperceptible al ojo, es un trabajo lento, de perseverancia, pero que finalmente consigue resultados visibles. Una masa que lleva tiempo en contacto con la levadura crece. Eficacia. Por otra parte, habla de mucha harina (en otras versiones dice “tres medidas de harina”) pero no se habla de mucha levadura. Un poco es suficiente para leudar toda la masa. La levadura es un elemento eficaz. Así es con el Reino de Dios, empieza poco a poco y ejerce su influencia en el mundo y penetra en todo lugar. (Leer Romanos 10:17 -18; Colosenses 1:6 y 23; 2 Corintios 2:14-16).

4. El Reino es el gran misterio de la vida Un misterio en la Biblia es algo oculto que ha sido revelado por Jesús. Dice nuestro pasaje que son cosas ocultas desde la creación del mundo y debemos revelarlo a las multitudes. La palabra hebrea, griega y latina de la que se evolucionó nuestro vocablo “misterio” significa algo oculto que es revelado. La revelación es más que información, es algo que sólo se puede entender por el Espíritu Santo de Dios. En 2 Corintios 2: 6 – 10. Pablo nos habla de este misterio, la sabiduría escondida por siglos que quienes se creen sabios en este mundo no

ONEC CONEMPAR 2014

41


42

GRUPO DE CRECIMIENTO

logran entender, pero quienes ejercen fe sí entienden. Los misterios del Reino están al alcance de todos. El “secreto” de la vida ha sido revelado y debemos darlo a conocer. El versículo 6 de 2 Corintios 2 dice que “coas que ojo no vio ni oído escuchó, ni han subido al corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que aman”. Es decir, cosas que no se perciben con los sentidos naturales (aquí menciona el oído, la vista y el corazón como asiento de la mente, emociones y deseos) sino en términos espirituales. Nosotros, que amamos a Dios, somos capacitados por el Espíritu Santo para conocer este misterio y darlo a conocer al mundo. Por eso es importante salir de los templos para tomar espacios de poder, de gobierno y gran influencia para que el mundo conozca el Reino de Dios.

Conclusión En Efesios 6:20, Pablo le pide a los hermanos para que le conceda fuerzas para anunciar con denuedo el misterio del Evangelio de Cristo. Denuedo significa ímpetu, vigor, esfuerzo. Pero también significa “sin adulteraciones”. Tanto la parábola de la semilla de mostaza como la de la levadura nos hablan de una verdad que ha de ser proclamada empezando por un pequeño grupo, perseverando poco a poco pero que tiene al final un gran impacto y una influencia de alcance mundial. (Recuerde que la naturaleza del evangelio es la de un árbol tan grande como el que crece de la semilla de mostaza) Por eso es importante no tomar atajos, es decir, no adulterar un mensaje tan precioso, no disfrazar el misterio, sino darlo a conocer tal cual es. Tú y yo somos privilegiados. Se nos ha revelado un misterio que debmos proclamar al mundo, una misión que los ángeles quisieran para sí.

Impulsar Elige una persona a la que te cuesta acercarte (esto debe ser un desafío) escribe su nombre en un papel e intercede por ella toda la semana (puedes ir anotando debajo del nombre los motivos que te indique el Espíritu). Luego invítalo para que te acompañe el domingo al culto de tu iglesia (o cualquier día que creas oportuno)

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 15 al 19 de Setiembre

Temporada de sobreabundancia “Alégrense, hijos de Sión, regocíjense en el Señor su Dios, que a su tiempo les dará las lluvias de otoño. Les enviará la lluvia, la de otoño y la de primavera, como en tiempos pasados. Las eras se llenarán de grano; los lagares rebosarán de vino nuevo y de aceite. “Yo les compensaré a ustedes por los años en que todo lo devoró ese gran ejercito de langostas que envié contra ustedes, las pequeñas, las larvas y las orugas. Ustedes comerán en abundancia, hasta saciarse, y alabarán el nombre del Señor su Dios, que hará maravillas por ustedes. ¡Nunca más será avergonzado mi pueblo! Entonces sabrán que yo estoy en medio de Israel, que yo soy el Señor tu Dios, y no hay otro fuera de mí. ¡Nunca más será avergonzado mi pueblo! “Después de esto, derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán sueños los ancianos y visiones los jóvenes. En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre los sirevos y las siervas” (Joel 2:23 – 29NVI)

Preguntas De acuerdo a las bendiciones que Dios me da ¿Qué espera Él de mí? ¿Qué representan las lluvias temprana y tardía en lo espiritual? ¿Qué impiden el derramamiento sobreabundante en mi vida? ¿Qué cosas prácticas puedo hacer para recibir las bendiciones de Dios? ¿En qué estoy siendo escaso a la hora de sembrar? ¿Qué y cuánto espero recibir? ¿Estoy preparando mi vida, mi iglesia y mi ciudad para recibir la lluvia abundante de Dios?

Introducción La Palabra de Dios nos habla de un avivamiento espiritual de grandes dimensiones que sucederá en los últimos tiempos antes del regreso triunfal de Cristo. La iglesia no debe esperar pasivamente este avivamiento sino procurarlo con pasión. La lluvia temprana, que regaba la tierra para la siembra descendió en la iglesia del Libro de los Hechos al principio, ahora debemos buscar y esperar una lluvia siete veces más abundante, que traiga avivamiento y reforma a la iglesia y de la iglesia al mundo.

1. Lluvia sobreabundante Al ser liberado de Egipto, el pueblo de Dios vivió 40 años en el desierto recibiendo el maná,

ONEC CONEMPAR 2014

43


44

GRUPO DE CRECIMIENTO

una comida que venía del cielo, así aprendieron que dependían del cielo (de Dios). Al entrar a la tierra prometida cesó el maná y ellos debían ahora trabajar la tierra si querían comer de su fruto ¿No dependerían más del cielo? Por supuesto que sí. Dios les dijo que si obedecían, Él enviaría las lluvias temprana y tardía a la tierra y ésta daría fruto abundante cada año. Esta abundancia se celebraba durante la llamada fiesta de las cosechas o fiesta de los tabernáculos (Armaban tabernáculos, recordar que fueron peregrinos en el desierto pero ahora Dios los había bendecido en abundancia). Esta siempre fue la idea de Dios, traer el cielo a la tierra. Cuando el cielo viene a la tierra, ésta da fruto y nos bendice con su riqueza. Las lluvias de otoño (tardía) y de primavera (temprana) son un símbolo de las mismas cosas que sucedían en el Libro de los Hechos, pero Dios nos dice que esperemos que sucedan las mismas cosas siete veces mayores. Siete veces más personas entregadas a Cristo, siete veces más milagros y prodigios, siete veces más amor en acción haci el prójimo ¡7 veces más, todo! Jesús dijo: “El último día de la fiesta era el más importante. Aquel día Jesús, puesto de pie, dijo con voz fuerte: Si alguien tiene sed, venga a mí, y el que cree en mí, que beba. Como dice la Escritura, del interior de aquél correrán ríos de agua viva. Con esto, Jesús quería decir que los que creyeran en Él recibirían el Espíritu; y es que el Espíritu todavía no estaba, porque Jesús aún no había sido glorificado” Juan 7:37 -39 (DHH)

El Espíritu Santo trajo la lluvia temprana en pentecostés y desató cosas extraordinarias. Ahora el Espíritu Santo es el río de Dios que vive en cada creyente ¿Quién debe traer el agua de vida, la lluvia abundante al mundo? ¿Quién debe traer el cielo a la tierra? La iglesia tiene esa gracia y responsabilidad. Por eso, el avivamiento mayor no lo esperamos pasivamente, lo atraemos hacia nosotros cada día con nuestra entrega, predicando sirviendo, actuando para extender el Reino de Dios.

2. Cómo llega la lluvia abundante Cuando Jesús nos enseñó la oración del Padre Nuestro estaba enseñando el principio de traer el cielo a la tierra. “venga tu Reino, que se haga tu voluntad en ela tierra así como se hace en el cielo”. El Padre quiere derramar la sobreabundancia del cielo en la tierra, derramar de su Espíritu sobre toda carne, niños, jóvenes, ancianos, familias, ciudades. ¿Qué impide que recibamos esta sobreabundante gracia? A. El pecado El pecado retrasa e impide que Dios envíe su bendición. David pecó y su vida entró en un desierto y en una sequía devastadora. (Salmo 32; 4; 1Reyes 8:35; Levítico 26:19). Cuando estamos preparados (llevando vidas de santidad) Dios envía la lluvia abundante que reverdece y provee vida en todo sentido. (Ezequiel 34:26) B. El despropósito Dios no desperdicia sus recursos. La sobreabundancia no es desperdicio, s generosidad. Dios siempre espera que administremos con sabiduría sus recursos, la parábola de los talentos deja

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

muy claro este concepto. El desperdicio no honra a Dios. Desperdiciar es no dar el uso el uso debido a los recursos recibidos, no destinarlos al propósito correcto. ¿En qué estás invirtiendo los recursos del cielo, tu tiempo, dinero, dones, talentos? La riqueza no se define por cuánto tengo sino por lo que hago con lo que tengo. C. Acumular por temor La abundancia de Dios es para bendecir a todas las naciones de la tierra, es para dar no para desperdiciar, no puede ser acumulada. Las bendiciones del cielo son como el maná, si las guardas para el otro día se pudren, sólo cuando las reciclas recibes más. D. La falta de fe Por este motivo, toda una generación del pueblo de Dios se quedó afuera de la tierra prometida la tierra de la abundancia. Es un problema cuando nos pasa lo mismo que a este pueblo. Luego de ser testigos de los más maravillosos milagros registrados en la historia del Antiguo Testamento, no le creyeron a Dios cuando tenían que entrar a la tierra y desalojar de ella a los gigantes. Se quedaron afuera de la abundancia. La falta de fe es temor y el temor es un pecado cuando hemos escuchado a Dios. Es no creerle y eso es deshonrarlo.

3. ¿Cómo recibo la lluvia sobreabundante? Para cosechar siete veces más, debo sembrar 7 veces más. Dios es un Dios de abundancia y quiere darnos más, pero muchas veces tomamos esta verdad como algo que llegará a nuestra vida por arte de magia. Debo trabajar para ver las riquezas de Dios, hacer del Reino de Dios mi negocio. El principio es siempre el mismo, si quiero ver más debo dar más, predicar siete veces más, orar siete veces más, servir siete veces más, ofrendar siete veces más. Sólo el que siembra espera participar de la cosecha. Hay un ciclo que debe cumplirse al recibir sus bendiciones. A. Recibo las bendiciones de Dios de forma abundante para que alcance para mí y para compartirlas con otros. B. Cuando soy agente de bendición a otros y comparto la bendición, Dios se encarga de mis necesidades y las suple. (Leer Mateo 6:33; Lucas 18:29-30) C. Las bendiciones compartidas con otros retornan amí. Dice Lucas 6:38 “Dad y se os dará… medida buena apretada”. D. Las nuevas bendiciones retornadas a mío son para volver a bendecir a otros. Dice Lucas 12 que, a quien mucho se le da mucho se le exige.

Conclusión Todo tiempo de lluvia abundante trae una cosecha abundante, pero implica trabajo duro y constante. La meta es el gobierno, llevar al mundo los valores y la ética del Reino. Y ese tiempo viene acompañado de proclamación y manifestación de poder. Recuerda que Dios quiere darte abundantemente para que bendigas a otros y las bendiciones de Dios son tanto materiales como espirituales. Pero debo buscar la bendición, no vendrá sola ONEC CONEMPAR 2014

45


46

GRUPO DE CRECIMIENTO

y si quiero que los resultados sean grandes debo invertir a lo grande. La forma de hacerlo es pedir conscientemente la lluvia de Dios, orar y clamar preparando el terreno para que el cielo visite la tierra y vivir en un constante avivamiento.

Impulsar Reúnete con tu grupo y vayan a un lugar alto desde donde puedan ver la ciudad en que viven. Tengan un tiempo de intercesión. Oren por los líderes, la iglesia, la santidad de los creyentes, por la ciudad, por las autoridades y por el país, esfuércense por preparar el terreno para la lluvia abundante

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 22 al 26 de Setiembre

El compromiso de Jesús “Iban por el camino cuando alguien le dijo: -Te seguiré a donde quiera que vayas. -Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos –le responde Jesús -, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. A otro le dijo: -Sígueme. -Señor – le contesto - , primero déjame ir a enterrar a mi padre. -Deja que los muertos entierren a sus muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios – le replicó Jesús. Otro afirmó: -Te seguiré. Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. Jesús le respondió: -Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios. Lucas 9:57.62 (NVI)

Preguntas ¿Qué clase de compromiso exige a sus seguidores? ¿Por qué el compromiso es tan importante? ¿Cómo era el compromiso de Jesús con el Padre? ¿Qué evidencias prácticas puedes nombrar del compromiso de Jesús con la misión que tenía? ¿Cómo era el compromiso de Jesús hacia las personas? ¿Puedes mencionar cosas prácticas que indiquen tu compromiso como seguidor de Cristo? (mencionemos cosas que demuestren nuestro compromiso con Dios, con la misión que Dios nos encomienda y hacia nuestro prójimo)

Introducción La palabra compromiso deriva del término latino “compromissum” y se utiliza para describir una obligación que se ha contraído o una palabra ya dada. Literalmente significa “con promesa”. Es decir, alguien que está sujeto a una promesa, que posee una obligación no importa desde afuera de sí mismo sino una obligación interna, producto de una convicción íntima y personal. Jesús es el ejemplo por excelencia de compromiso. En su vida queda claramente reflejado ONEC CONEMPAR 2014

47


48

GRUPO DE CRECIMIENTO

su compromiso con Dios, con su misión y con las personas. Jesús estaba comprometido al extremo de vivir y morir por ello.

1. El compromiso de Jesús con su Padre Celestial En varias ocasiones Jesús enseñó a sus discípulos su compromiso con hacer la voluntad de su Padre. La impotencia radical que tenía para Él este asunto determinó su ministerio en la tierra. La voluntad de Dios no es una opción para un seguidor de Cristo, es la primera prioridad para su vida. En cierta ocasión, los discípulos le avisaron a Jesús que su madre y sus hermanos estaban y querían hablar con Él, su respuesta fue radical, y absolutamente clara: “Respondiendo Él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre”. (Mateo 12:46-50). No hay interés mayor en un discípulo de Cristo que su compromiso con hacer la voluntad del Padre. Muchos de nuestros problemas serán evitables, si asumiéramos los problemas del compromiso con la voluntad de Dios. Hacer la voluntad de Dios, no nos exime de conflictos, pero sí nos garantiza lo mejor para nosotros y para quienes amamos. Muchas veces, el compromiso con la voluntad del Padre, significó para Jesús un conflicto con aquellos que aprecian más el compromiso con las emociones, los pensamientos e incluso el sentido común. El compromiso con hacer la voluntad de Dios debe estar por encima de todo lo demás, es por ello que la fe se hace indispensable para poder vivir un verdadero compromiso. Fe en que Dios quiere lo mejor para nosotros, incluso cuando nuestro compromiso con su voluntad, nos obligue a ir más allá de nuestras emociones y nuestros afectos. Sólo aquel que confía en el amor de Dios, puede estar comprometido verdaderamente con su voluntad. Esta es la razón por la cual dice la Escritura que “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6)

2. El compromiso de Jesús con su misión, (sujeto a un propósito) la cruz La misión de Jesús era muy clara, y el costo de cumplirla, muy alto. Sin embargo, Él lo hizo. “Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén.” Lucas 9:51 (NVI) Algunas oportunidades la tentación fue evitar el compromiso. La tentación de romper su compromiso venía cargada de “sentido común”, de pensamientos como, “debes pensar un poco en ti mismo”, “no tienes que exponerte a que te hagan daño”, “piensa en los beneficios de acceder al poder político”, e ideas semejantes a las que Jesús se rehusó seguir, por su compromiso con la misión. (Ver Marcos 8:31-33) Como seguidores de Cristo no podemos tener un compromiso menor, Él nos encomendó una tarea muy clara, que exige de nosotros la misma clase de entrega.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

El cumplimiento del propósito de Dios para nuestra vida no puede ser algo que hacemos en “nuestro tiempo libre”, toda nuestra vida debe estar abocada a la misión. Cada uno de nosotros tiene que cumplir su propósito en el lugar donde Dios le ha colocado y a donde el Señor mismo le quiera llevar.

3. El compromiso de Jesús con las personas Otra característica sobresaliente del compromiso de Jesús, era el que tenía hacia las personas. Su entrega al amor y al servicio por los demás, sigue su enseñanza y su práctica. El servicio a los demás era para Él servir a Dios mismo. (Ver Mateo 25:34-40) La compasión por las personas era el motor que le impulsaba al compromiso extremo, el de su propia vida a favor de los demás. (Ver Mateo 9:36; 14:14; 15:32) Si vamos a ser verdaderos seguidores de Cristo, nuestro compromiso con la gente no puede ser menor que el de Jesús. Su enseñanza y su ejemplo nos desafía a vivir cada día comprometidos con las necesidades del prójimo, de no ser así, nuestro cristianismo sería una mera mascara de cartón.

Conclusión Sin compromiso nunca cumpliremos el propósito, sin propósito, la vida eterna, la vida abundante, serían sólo una teoría sin experimentar. Sólo cuando asumimos un genuino compromiso con Dios, con su propósito para nuestra vida y con la de nuestro prójimo, veremos la extensión sobreabundante en nuestra vida.

Impulsar Esta semana haremos un acto de compromiso práctico con el propósito de Dios para nuestra vida. Aparta esta semana una ofrenda especial y entrega para suplir una necesidad en el ministerio en el que estés involucrado en la iglesia. (Si tu capacidad económica es limitada, no te desalientes, haz una ofrenda simbólica y si no tienes capacidad económica, invierte algunas horas más de las habituales para suplir algunas necesidades en el lugar donde sirves a Dios)

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

49


50

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 29/Setiembre al 03/Octubre

El compromiso de los discípulos “Así. Pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día de unieron a la iglesia unas tres mil personas. Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración. Todos estaban asombrados por los muchos prodigios y señales que realizaban los apóstoles. Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común: vendían sus propiedades y posesiones, y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno. No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.” Hechos 2:41-47

Preguntas ¿Cuáles son las señales de que una persona está comprometida con algo o alguien? ¿Qué significa estar comprometido con el nombre de Jesús? ¿Cómo se demuestra en la práctica que estamos comprometidos con el Reino de Dios y su Justicia? ¿Qué cosas concretas demuestran nuestro compromiso con la iglesia? ¿Por qué la oración y la intercesión son importantes? ¿Cómo nos podemos comprometer más con la evangelización?

Introducción Dime en qué inviertes tu tiempo y tu dinero, y te diré con qué estás comprometido. El compromiso no es algo que se dice, es algo que se ve, se nota, se demuestra en las acciones. Los discípulos de Jesús, luego de que el maestro fuera ascendido al cielo, dieron origen a un movimiento sin parangón en la historia de la humanidad. Los orígenes del cristianismo no pueden ser comprendidos psicológica, ni socialmente, sin la intervención de Dios. Sólo la venida del Espíritu Santo, su divina presencia en ellos hizo posible el milagro, fue el Espíritu quien les dio el poder para vivir comprometidos de verdad. Fue ese compromiso con Cristo y su causa, lo que cambió la historia para siempre.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

1. Comprometidos con el nombre de Jesús El nombre de Jesús era algo más que una frase para ellos, era la razón por la cual vivían y morían. Se bautizaban en su nombre y hacían milagros en su nombre. Vivían como “representantes” de Jesús. El nombre que recibieron de la gente fue “cristianos”, les identificaban por sus acciones y mensaje como seguidores de Cristo. Estar comprometidos con el nombre de Jesús, es vivir la vida como Él, en armonía con su enseñanza. Es ser plenamente conscientes de que nuestras acciones y palabras deben estar perfectamente alineadas con su presencia en nosotros. Cada día enfrentamos el desafío de permanecer en su palabra, como las ramas permanecen unidas a la vid (Juan 15) unidos a Cristo de tal manera, que pongamos en alto su nombre en cada situación y circunstancia.

2. Comprometidos con el Reino de Dios y su Justicia Para los discípulos, seguir a Cristo era mucho más que una doctrina religiosa. Por medio del Espíritu Santo se habían hecho plenamente conscientes de que el Reino de Dios y su justicia era la prioridad absoluta en ellos. Repartían sus bienes entre los más necesitados, no debía haber ninguno entre ellos, pues la justicia del Reino de Dios así lo exige. Contaban con la admiración de la gente, porque la predicación era mucho más que palabras, veían el testimonio de la justicia en la que creían y regían sus acciones. Estar comprometidos con el Reino de Dios y su justicia, no es una opción para los que quieren seguir a Cristo. (Mateo 6:33) Es lo que pone en orden todas las demás cosas de la vida.

3. Comprometidos con la iglesia Para los discípulos, la iglesia no era el lugar donde asistían, eran ellos mismos, era su propia familia. El compromiso con esa unidad, con ser miembros de la familia de Dios no podía ser negociable. Nunca fue opcional, jamás fue una carga, era parte de lo que ellos mismos eran. Eran iglesia, sólo la muerte podía separarles. Temporalmente, de la comunión con los hermanos. Se congregaban por necesidad y no por costumbre, compartían las cosas vivían en un mismo Espíritu, con un mismo sentir, el que habían aprendido de Jesús. Ninguno decía que algo le pertenecía, habían cambiado la palabra “mío” por “nuestro”. El compromiso con la iglesia, es el compromiso con ser parte del cuerpo de Cristo, no hay otra manera de ser manifiesto en nuestras acciones de entrega, ya sea de tiempo, bienes, servicio, dones y todo lo que hemos recibido de Dios para edificar su iglesia, nuestra familia eterna.

4. Comprometidos en la oración y la intercesión La oración fue un compromiso en los discípulos de Cristo. Se mantenían firmes en la oración.

ONEC CONEMPAR 2014

51


52

GRUPO DE CRECIMIENTO

Oraban por las autoridades. Oraban por las necesidades de los apóstoles. Oraban los unos por los otros. Cuando oraban las puertas de las cárceles se abrían (Hch. 12:5-11), los muertos resucitaban (Hch. 9:36-42), los enfermos sanaban (Hch. 5:12-16), el lugar de oración no fue un ritual para los discípulos, era un compromiso con la presencia de Dios, con conocer su corazón e interceder para que las cosas que Dios quería, sucedieran por el clamor de ellos. La oración no puede ser una rutina ni un ritual sin sentido para nosotros. Debemos mostrar nuestro compromiso con la presencia de Dios, con la intercesión por la obra del Señor.

5. Comprometidos con la evangelización “Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos…” Cada día compartían de su fe con otros. No había dudas de su compromiso de predicar el evangelio, no había para ellos nada más importante. Anunciar las buenas noticias de salvación por medio de Jesucristo es la razón por la que seguimos en este mundo, es el motivo por el cual la iglesia trabaja y existe en este mundo. Predicar a Cristo debe ser nuestro compromiso diario, cada oportunidad es importante para que los que no conocen al Señor le conozcan. Nuestro compromiso con la misión es real cuando la cumplimos.

Conclusión Los discípulos estaban claramente comprometidos con el nombre de Jesús, con el Reino de Dios y su justicia la prioridad de su vida. Estaban comprometidos con el cuerpo de Cristo, sabían que ellos eran la iglesia, con la oración y la intercesión como herramientas de Dios para transformar la realidad y con proclamar el evangelio a quienes no conocen al Señor. El compromiso es algo práctico, no se trata de lo que digo, sino de lo que hago. Sólo el compromiso verdadero produce una expansión sobreabundante, nos lleva a donde nunca antes estuvimos, a ver cosas que nunca antes vimos, a vivir vidas que impactan y trascienden.

Impulsar Reúnete con tres hermanos para orar esta semana, procura hacerlo fuera del horario de las actividades normales de la iglesia. Haz práctico tu compromiso con la oración.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 06 al 10 de Octubre

El compromiso de Zaqueo “Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad. Resulta que había un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico. Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura. Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. Llegado al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: - Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa. Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa. Al ver esto, todos empezaron a murmurar: “Ha ido a hospedarse con un pecador.” Pero Zaqueo dijo resueltamente: - Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces más la cantidad que sea. – Hoy ha llegado la salvación en esta casa – le dijo Jesús- , ya que éste también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” Lucas 19: 1-10

Preguntas ¿Hasta dónde puede llegar alguien cuando está verdaderamente comprometido con algo? ¿Por qué el compromiso nos lleva a superar limitaciones? ¿Qué es la determinación? ¿Cuál es la diferencia entre la actitud de Simón y Zaqueo? ¿De qué manera ponemos en práctica la justicia del Reino de Dios? ¿Hay alguna cosa que pueda estar limitando nuestro compromiso?

Introducción Cuenta una historia anónima lo siguiente: Dos ranas, una optimista y otra pesimista, cayeron al mismo tiempo en dos vasijas que contenían leche. La rana pesimista dice: “No puedo salir de este cacharro, porque las paredes son muy lisas. No puedo respirar en la leche, voy a asfixiarme, estoy perdida.” Y, en efecto, se asfixia y muere. La rana optimista no sabe tampoco qué hacer; pero como es optimista trata de hacer algo y se agita en todos sentidos. Como se está moviendo continuamente, bate la leche con tanto vigor que ésta se transforma en mantequilla. La rana entonces se sienta sobre la mantequilla y puede respirar libremente. ¿Cuán grande es el Dios en que creemos? ¿Cuánto estoy dispuesto a creer? ¿A cuánto estoy dispuesto a renunciar para recibir lo nuevo? ¿Estoy comprometido con lo que tengo hoy?

ONEC CONEMPAR 2014

53


54

GRUPO DE CRECIMIENTO

¿Afectará mi compromiso a la próxima generación? El estudio de hoy nos invita a responder estas preguntas, que pueden cambiar nuestra vida para ver, nosotros también, la extensión sobreabundante manifestarse en y a través de nosotros.

1. El compromiso revela al Dios en que creemos Con nuestro compromiso lo “medimos” al Señor. La historia de la viuda de uno de los que ministraban con Eliseo, deja una clara enseñanza respecto a cómo el compromiso es aquello que hace manifiesta nuestra fe y nos permite ver la grandeza y el poder de Dios. Si la mujer no hubiera asumido un compromiso serio con la palabra del profeta, nunca hubiera visto el milagro, no habría comprobado el poder de Dios. Con nuestro compromiso podemos “medir” a Dios, es decir, conocer su poder y su grandeza. Si no nos comprometemos efectivamente con su Palabra, Dios será sólo una teoría para nosotros.

2. El compromiso de fe determina la abundancia del don “No pidas pocas.” Disfrutar el don sobreabundante depende de una medida de fe a esa altura. El aceite cesó cuando no hubo más vasijas. ¿Cuántas vasijas hacían falta? El profeta da una indicación clara a la viuda, “no pocas”. Si queremos disfrutar del don sobreabundante, debemos estar dispuestos a actuar con una fe sobreabundante. ¿Cuántas son pocas? La respuesta a esa pregunta está directamente relacionada con la fe de la viuda. ¿Hasta dónde llega tu compromiso con la palabra de Dios? ¿Cuánto es poco para ti? No es difícil descubrir cuál es nuestra medida de fe y, al saberlo, el desafío es extenderla, hacerla crecer.

3. El compromiso de generar espacios para llenar Otra enseñanza importante en esta historia tiene que ver con “generar espacios”, no se puede llenar algo que ya está lleno, no se puede mezclar el aceite viejo con el nuevo, primero hay que vaciarse. El aceite en la Biblia es un símbolo del Espíritu Santo, por lo que aquí tenemos una alegoría significativa. Si tenemos nuestra vida vacía, puede ser llenada con su presencia. ¿Cómo nos vaciamos? A veces tiene que ver con desechar antiguas maneras de pensar o de hacer las cosas para dar lugar a lo nuevo de Dios. Pero también, en cierto sentido, vaciarse es entregar todo aquello que hemos recibido. Entonces, en la medida que damos, podemos recibir más, para poder volver a dar. Dios llena las vasijas que están vacías, esas pueden ser usadas para llevar más. Otra cosa que aprendamos de esta historia, es que podamos ir a buscar vasijas vacías para que sean llenadas, la alegoría aquí es muy atractiva. Dios va a llenar a quienes traigamos ante Él, y su aceite dejará de fluir, cuando se acaben las vasijas vacías, es decir, las personas que no le conocen. En muchas iglesias cesa el mover de Dios y sus milagros, cuando dejamos de traerle a Él, personas que necesitan su llenura.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

4. El compromiso comienza en lo “poco” Mi compromiso en lo poco, es decir, con lo que tengo, hará lugar para lo mucho. Sólo puedo comprometerme con lo que tengo, lo demás es ilusión. Lo que la viuda tenía era sólo un poco de aceite, y una perspectiva sombría. Pero decidió creer la palabra del profeta de Dios. Para ver el milagro necesitamos actuar con fe. Muchas personas dicen, “cuando sea rico daré mucho”. Eso no es fe, es soñar despierto. La fe opera con lo que tenemos a la mano, lo poco. Esa fue la experiencia del jovencito que trajo su pequeño almuerzo a los discípulos de Jesús para compartirlo, 5 pates y 2 peces. Los discípulos no tenían fe. Decían ¿qué es esto para tantos? Pero Jesús, sí tenía fe, el muchacho que lo entregó sí tenía fe, y el milagro se hizo. 5000 hombres, a lo que hay que sumar mujeres y niños (¿15.000?), comieron y sobró. ¡Sobreabundó, por el comprometido en lo poco de un adolescente! Lo poco es lo que tengo. ¿Estoy comprometido en lo poco?

5. El compromiso es para bendecir a otra generación El compromiso con el Espíritu Santo nos permite bendecir a otra generación. “Podrán vivir bien tú y tus hijos” fue la palabra del profeta a la viuda. Esa palabra es para nosotros hoy. Si nos comprometemos en hacer lo que Dios nos pide, seremos bendecidos, pero la bendición es sobreabundante, alcanzará también para nuestros hijos. Debemos aprender a ser conscientes de cómo nuestro compromiso en escuchar y obedecer al Espíritu Santo, impacta las generaciones venideras. Somos responsables del legado que dejamos a la próxima generación por medio de nuestro compromiso.

Conclusión Nuestro compromiso con la palabra de Dios, nos permite ver al Dios en el cual creemos. Nuestro compromiso con la fe que espera el milagro, nos dejará ver que lo imposible es posible en el Señor. Nuestro compromiso con vaciarnos de lo viejo para recibir lo nuevo, hará que podamos ser llenos con lo que viene del cielo. Nuestro compromiso con lo que tenemos nos abrirá las puertas a la multiplicación sobreabundante de Dios. Nuestro compromiso con Dios hecho realidad en nuestras acciones, impactará de manera directamente proporcional a nuestra siguiente generación.

Impulsar Haz una lista de las cosas de las cuales crees que debes vaciarte en este tiempo. Si con cosas materiales, debes darlas a quien consideres o en tu iglesia. Si son actitudes o acciones escríbelas en un papel y ora al Señor con ese escrito, si son relaciones, ponte en acción ya mismo.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

55


56

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 13 al 17 de Octubre

El compromiso de una mujer de fe “La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo: -Mi esposo, su servidor, ha muerto, y usted sabe que él era fiel al Señor. Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos. - ¿Y qué puedo hacer por ti? –le preguntó Eliseo-. Dime ¿qué tienes en casa? – Su servidora no tiene nada en casa –le respondió- , excepto un poco de aceite. Eliseo le ordenó: - Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas. Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte. En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban. Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: “Ya no hay.” En ese momento se acabó el aceite. La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: “Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos.” 2 Reyes 4:1-7

Preguntas ¿En qué sentido “medimos” al Señor con nuestro compromiso? ¿Qué significa estar comprometidos con la fe? ¿Por qué cuesta tanto generar espacios para llenar? El compromiso empieza en lo poco. ¿Qué es “lo poco” para ti? ¿Cómo afecta nuestro compromiso a la próxima generación? ¿Cómo sabemos que hay un verdadero compromiso en nosotros? ¿Cómo es una vida comprometida con el Reino de Dios? ¿En qué cosas prácticas demuestro mi compromiso?

Introducción La historia de una viuda y su encuentro con Eliseo el profeta de Dios, nos revela aspectos del compromiso muy prácticos. Se trata de principios, que si los ponemos en práctica, pueden llevar nuestra vida al nivel de la extensión sobreabundante que anhelamos. El compromiso de fe y obediencia con la Palabra recibida por el hombre de Dios, cambió la vida y la realidad de esta mujer, su compromiso le permitió ver la sobreabundancia en su vida ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

y en la de sus hijos. La historia de Zaqueo es, de alguna manera, la historia de alguien que por su determinación y compromiso fue mucho más allá de lo que todos esperaban. Tenemos aquí valiosas lecciones para aprender.

1. El compromiso nos lleva a superar nuestras limitaciones Zaqueo es un excelente ejemplo de una persona que no se deja condicionar por su situación, podríamos decir un “inconformista”. Este hombre era plenamente consciente de su limitación física, la cual le impediría cumplir con su cometido, él quería ver a Jesús. Trazó un plan para superar su impedimento físico, se adelantó, tuvo que correr, y luego subió a un árbol para poder ver a Jesús. Tenemos que aprender a “adelantarnos”, esto revelará una actitud que no se rinde. No debemos limitarnos a nuestras limitaciones, podemos ir más allá con la actitud adecuada, la actitud del que quiere algo y no se rinde hasta conseguirlo. Cuando estamos comprometidos con alcanzar un objeto, podemos superar nuestras limitaciones con la actitud correcta. ¡Que tus limitaciones nunca te limiten!

2. El poder de la determinación Nos encontramos frente a un recaudador de impuestos; imagina que una potencia extranjera invade tu país y tu vecino de al lado se convierte en funcionario de esa potencia. ¿Cómo le mirarías, qué pensarías de él? ¿Qué pensaría la gente de la ciudad? Ese era Zaqueo para sus conciudadanos, un cómplice del invasor romano un traidor a la patria. Era una persona rechazada por los suyos. No era lógico, ni prudente que Jesús fuera a su casa. La determinación desata poder y nos permite que lo imposible se haga posible. Nunca pasaremos a otro nivel sin determinación. Es la determinación la que nos hace ir hasta el final, la que nos abre las puertas que están cerradas y nos regala nuevas oportunidades.

3. El compromiso y la honra Nadie imaginó que Jesús iría a hospedar en la casa de Zaqueo, pero éste quiso honrarle, sin importarle el “qué dirán”. Abrió su casa para recibir a Jesús. Dice el texto que lo hizo “muy contento”, cuando podemos dar un servicio a Dios esa es la única manera correcta, con gozo. Muy diferente fue el caso del fariseo Simón, que al recibir a Jesús en su casa pensaba que le hacía un favor a Dios y no fue capaz de honrarle, pero sí de juzgarle y criticarle en su corazón. (Ver Lucas 7:36-50) Cuando nos comprometemos con Dios, entendemos que la honra es importante, un corazón agradecido honra y sirve. Un corazón soberbio e ingrato es incapaz de honrar a Dios, por el contrario se enoja con quienes tienen actitudes de honra hacia los demás. Debemos entender que nuestro compromiso honrará a Dios y nos guiará a honrar a los que merecen honra.

ONEC CONEMPAR 2014

57


58

GRUPO DE CRECIMIENTO

4. Compromiso con una nueva vida Nacer de nuevo, es lo que mejor describe la experiencia de Zaqueo aquel día con Jesús. Su nueva vida le lleva a comprometerse con la justicia del Reino de Dios, y decide dar la mitad de sus bienes a los pobres, y con el resto devolver todo lo que pudiera haber robado y con interés. La nueva vida que tenemos en Cristo debe estar comprometida con la justicia del Reino de Dios, la cual debe ser mayor que la de los legalistas. (Mateo 5:20) Nuestro compromiso con hacer lo correcto a los ojos de Dios, no puede ser negociable. Estamos llamados a ser dignos representantes del Reino de Dios, comprometidos con vivir de acuerdo a los valores del mismo.

Conclusión Es tiempo para nosotros de mirar más allá de nuestras posibilidades, de caminar mirando la visión que tenemos y no nuestras posibilidades. La fe se demuestra en el compromiso, si nos determinamos en buscar a Dios y hacer su voluntad, nuestra vida cambiará e inspirará a muchos para hacer lo mismo. Hoy podemos asumir el compromiso de honrar a los que merecen honra, de servir y amar a los demás, determinarnos a vivir de acuerdo a la justicia del Reino de Dios. De esta manera le brindamos al mundo la sal y la luz que necesita.

Impulsar Superar tu límite. Determínate a hacer algo fuera de lo común para ti, como pasar más tiempo de lo habitual en oración, intercediendo por otros, o algún servicio o actividad que te obligue a superar tus límites. (No hay excusas, supera todas tus dificultades y hazlo) Comparte en el grupo qué harás así luego rindes cuentas de haberlo hecho.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 20 al 24 de Octubre

Consecuencias de la falta de compromiso “Y tenía un hijo que se llamaba Saúl, favorecido y hermoso. No había otro más hermoso que él entre los hijos de Israel; de los hombros arriba sobrepasaba a cualquiera del pueblo… Cuando Samuel vio a Saúl, el Señor le dijo: He aquí el hombre de quien te hablé. Este gobernará a mi pueblo. 1º Samuel 9:2, 17 (LBLA)

Y vino palabra de Jehová a Samuel, diciendo: Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se ha vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras. Y se apesadumbró Samuel, y clamó a Jehová toda aquella noche… ¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová? Y Saúl respondió: Antes bien he obedecido la voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído a Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas. Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová tu Dios en Gilgal. Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, Él también te ha desechado para que no seas rey. 1º Samuel 15:10-11; 19-23 (RVR60)

Entonces Saúl dijo a su escudero: Saca tu espada y traspásame con ella, no sea que vengan estos incircuncisos y me traspasen y hagan burla de mí. Pero el escudero no quiso, porque tenía mucho miedo. Por lo cual Saúl tomó su espada y se echó sobre ella. Al ver su escudero que Saúl había muerto, él también se echó sobre su espada y murió con él. Así murió Saúl aquel día, junto con sus tres hijos, su escudero y todos sus hombres. 1º Samuel 31:4-6 (LBLA)

ONEC CONEMPAR 2014

59


60

GRUPO DE CRECIMIENTO

El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce. Juan 6:63-71 (RVR60)

Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó. Mateo 27:3-5 (RVR60)

Preguntas ¿Qué es la falta de compromiso? ¿Qué relación hay entre la obediencia y el compromiso? ¿Por qué la falta de compromiso me aleja del propósito de Dios? ¿Por qué la falta de compromiso es “suicidio espiritual”? ¿Qué cosas demuestran mi compromiso total?

Introducción Saúl fue escogido por Dios. Judas fue invitado por Jesús a seguirle, ambos contaban con el deseo de Dios de ser usados por Él, escogidos con un propósito. Pero vemos en ambos, un problema que les llevó a un final similar, el suicidio. La falta de compromiso sincero con Dios y su Palabra es un suicidio espiritual para nosotros. Hay cosas con las que no se juega. Un compromiso es algo serio, Dios no merece una “obediencia parcial” ¿Cuál es la realidad de nuestro compromiso?

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

1. El compromiso parcial no es compromiso A. EL poder de una decisión La falta de compromiso total te lleva a tomar decisiones equivocadas. Saúl era un hombre escogido por Dios para realizar una tarea de liderazgo sobre su pueblo. El problema de Saúl era que su compromiso estaba condicionado a sus propias ideas, por encima de las órdenes de Dios mismo. Lo mismo le sucedería a Judas, sus ideas sobre el Reino de Dios, no eran las mismas que las de su maestro. Al no alinear sus pensamientos a los de Dios, sus decisiones los llevaron por el camino de muerte. B. Temor de Dios no temor del hombre El momento en el que el rey Saúl decidió que su idea era mejor que la de Dios, y que era mejor agradar al pueblo, que a quien le había dado su lugar de liderazgo, ese día firmó su fracaso. Dios lo desechó como rey. De la misma manera, Judas, cuando vio que el camino que escogía Jesús no era el que él consideraba mejor, decidió romper su compromiso y traicionarle. C. No negociar con el enemigo El verdadero compromiso no entra en negociaciones con el enemigo. No adultera las órdenes de Dios. Cuando hay compromiso verdadero, no podemos pretender ser más buenos, ni más sabios que Dios. El compromiso se muestra en la obediencia. Puede resultar muy dura y difícil cosas como poner la otra mejilla, caminar la segunda milla, perdonar y amar a los que nos ofenden, pero no tenemos alternativa, hemos hecho un compromiso con el Señor y su Palabra debe gobernar nuestros actos.

2. La Falta de compromiso te aleja del propósito Tanto Saúl como Judas han sido malos ejemplos de compromiso, pues aunque respondieron a un llamado de Dios, no estuvieron dispuestos a ir hasta el final. Inevitablemente una actitud así, no nos permite centrarnos en el propósito de Dios, ni alcanzarlo. Los planes de Dios con la humanidad no pueden ser torcidos, pero los que Él tiene para bendecir tu vida, tú puedes elegir no vivirlos. La falta de compromiso es, en definitiva, vivir a nuestra manera, de acuerdo a nuestras propias ideas, poniéndolas por encima de la Palabra de Dios y de sus propósitos. El propósito de Dios es lo mejor que le puede pasar a nuestra vida, pero si no estamos comprometidos con Dios y su Palabra, fácilmente nos alejamos de su camino, del que conduce a nuestra victoria.

3. La falta de compromiso es un “suicidio espiritual” Quizá el final de la vida de Saúl y de la de Judas Iscariote, sean una de las más tristes coincidencias de la Escritura. Ambos se suicidaron. Es lamentable ver cómo dos personas llamadas a ser ejemplo y bendición para muchos, optaron por su propio camino, prefirieron la deslealtad al compromiso, el miedo a la fe, sopesaron el “qué dirán” por encima de lo que dice Dios, escogieron escuchar su propio corazón que al corazón de Dios, rechazaron el consejo de Dios para seguir el del diablo.

ONEC CONEMPAR 2014

61


62

GRUPO DE CRECIMIENTO

La falta de compromiso conduce a un final indigno, no podemos culpar a otros de nuestras decisiones equivocadas, pero sí podemos arrepentirnos de nuestra falta de compromiso y tomar decisiones claras que muevan el corazón de Dios hacia nosotros. De lo contrario, el final de nuestro camino será muerte. (Ver Proverbios 14: 12 y 21:3) No podemos cambiar el final del camino, hay que cambiar el camino que llevamos, adoptando el del compromiso, sin reservas, en ese camino hay vida, eternidad, propósito.

Conclusión El compromiso es mucho más que buenas intenciones, es la fe extrema en el camino de Dios para nosotros. El compromiso real supera las dudas, no diluye las palabras recibidas, no mira hacia atrás. Nuestro compromiso nos permite mantenernos en el propósito de Dios, viviendo de acuerdo a sus planes para nosotros. La falta de compromiso, por el contrario, no produce nada bueno, nos lleva hacia el fracaso, la derrota y el “suicidio espiritual”. Hoy podemos escoger el compromiso. No importa si tenemos tropiezos en el camino, si nos levantamos y seguimos en él, sin salirnos del propósito, Dios hará el resto.

Impulsar Ten un tiempo de oración personal, examinando tu compromiso con el plan de Dios para ti. Escribe los ajustes que hacer y fírmala delante del Señor como un compromiso.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 27 al 31 de Octubre

La falta de compromiso y la actitud de escasez “Cuando Eliseo se enfermó con la enfermedad de la cual había de morir, Joás, rey de Israel, descendió a él y lloró sobre su rostro, y dijo: ¡Padre mío, los carros de Israel y sus hombres de a caballo! Y Eliseo le dijo: Toma un arco y flechas. Y él tomó un arco y flechas. Entonces dijo al rey de Israel: Pon tu mano en el arco. Y él puso su mano sobre el arco; entonces Eliseo colocó sus manos sobre las manos del rey. Y dijo: Abre la ventana hacia el oriente, y él la abrió. Entonces dijo: Tira. Y él tiró. Y Eliseo dijo: Flecha de victimas del Señor, y flecha de victoria sobre Aram, porque derrotarás a los arameos en Afec hasta exterminarlos. Entonces añadió: Toma las flechas; y él las tomó. Y dijo al rey de Israel: Golpea la tierra; y él la golpeó tres veces y se detuvo. Y el hombre de Dios se enojó con él, y dijo: Deberías haber golpeado cinco o seis veces, entonces hubieras herido a Aram hasta exterminarlo. Pero ahora herirás a Aram sólo tres veces. Y murió Eliseo y lo sepultaron. Y las bandas de los moabitas solían invadir la tierra en la primavera de cada año. Y cuando estaban sepultados a un hombre, he aquí, vieron una banda de merodeadores y arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo. Y cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie.” 2 Reyes 13:14-21

Preguntas ¿Qué cosas debo hacer para vivir en una dimensión aún mayor? ¿Por qué es importante creer, hablar y actuar de acuerdo a la verdad de Dios? ¿Qué valor tienen los pensamientos y las palabras para extenderte a la sobreabundancia de Dios? ¿Qué valor tienen las convicciones y el carácter maduro en nuestro crecimiento? ¿Qué significa someterse a la estructura adecuada? ¿Puedo identificar límites que me impiden ver la gran abundancia de las bendiciones de Dios para mí?

Introducción ¿Por qué no obtenemos a veces lo que Dios nos promete? Lo que necesitamos es un compromiso con la sobreabundancia y no con lo poco. El rey Joás mostró una actitud desinteresada, no le importó, por esto no logró extenderse como Dios quería.

ONEC CONEMPAR 2014

63


64

GRUPO DE CRECIMIENTO

La apatía, el desinterés, la incredulidad, la mediocridad, son actitudes y síntomas que nos alejan del propósito de Dios, de la extensión sobreabundante, de la victoria total que Dios quiere entregarnos.

1. Compromiso y pasión Hay una gran diferencia entre hacer las cosas y hacerlas con pasión, entre hacerlas con interés y hacerlas con desidia. La historia de Jeoás (Joás en algunas traducciones), es muy representativa de la falta de compromiso con la Palabra de Dios, del desinterés y la apatía. El rey Joás mostró una actitud desinteresada, no le dio importancia a lo que el profeta de Dios le decía, lo tuvo a menos. La desidia, la apatía, el desinterés, son actitudes que nos roban el compromiso. La falta de compromiso tiene consecuencias importantes en nuestro presente y sobre todo en nuestro futuro. Joás no logró extenderse como Dios quería, por su actitud apática. El reproche del profeta es demoledor, “deberías haber golpeado cinco o seis veces, entonces hubieras herido al enemigo hasta exterminarlo”. El precio del desinterés, de la falta de pasión, es la prolongación de los mismos problemas que nos asedian siempre. Debemos comprometernos con una actitud apasionada, que destierre la apatía de nuestro corazón y nos permita ver el poder de Dios. Es triste ver cómo en muchos creyentes se cumple la ecuación, poco interés = pocas victorias o una similar, poco compromiso = los mismos problemas de siempre. Podemos cambiar esa actitud, podemos extendernos al máximo, si nos comprometemos con la actitud adecuada, con pasión.

2. Compromiso y fe Una lección importantísima que nos deja esta historia es sobre la fe. La fe determina el compromiso, o por decirlo de otra manera, el compromiso revela el tamaño de nuestra fe. Joás no creyó mucho en la palabra del profeta, su actitud al golpear las flechas parece haber sido la del que lo hacía porque “no quedaba más remedio”, lo cual delata una fe pequeña. No podemos alcanzar la sobreabundancia si no creemos en ella. La fe pobre piensa en pequeño, se conforma con lo poco, no anhela más que lo suficiente. La Biblia enseña que el contentamiento es importante, pero muchos confunden el contentamiento con el conformismo. El contentamiento es saber dar gracias por lo que se tiene y adorar a Dios en lo poco. (1 Timoteo 6:3-10) El conformismo, es creer que Dios sólo quiere “lo poco” para nosotros, es no interesarse por crecer, es estancarse. El conformismo es no esforzarse por alcanzar los sueños de Dios para nuestra vida. Nuestro compromiso, debe ser con la fe en lo que Dios dice que podemos alcanzar, en lo que Él quiere que alcancemos. Debemos estar dispuestos a soñar en grande si queremos ver cosas grandes. Los sueños pequeños no requieren mucha fe, los grandes en cambio necesitan una fe comprometida con la sobreabundancia de Dios. Hace falta una fe dispuesta a desechar toda incredulidad, comprometida con llegar hasta lo más alto, hasta la victoria completa.

3. Compromiso y excelencia ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Sin compromiso hay mediocridad. Sólo un compromiso con la extensión sobreabundante nos previene de la mediocridad en la vida espiritual. Joás tuvo en poco la Palabra del Señor, por lo que su compromiso sería pequeño. Por eso, no iba a darlo todo, haría sólo lo necesario para “quedar bien”. Esa es la actitud que roba la excelencia y priva a las personas de la victoria total. Un verdadero compromiso con la Palabra de Dios, se hará evidente en la actitud que busca la excelencia. El empeño y la seriedad que ponemos en cada cosa que hacemos, revela a las claras la calidad de nuestro compromiso. Cuando algo no cuenta con nuestro compromiso, lo hacemos usando expresiones como “así nomás” o “más o menos”. La evidencia de la falta de compromiso es demoledora en las cosas hechas de esa manera. La excelencia indica el nivel de mi compromiso, en cambio la mediocridad tiene siempre buenas excusas.

Conclusión La desidia, la apatía y otras actitudes similares que son las que se roban el compromiso. Estar poco comprometidos, tiene consecuencias serias, que afectarán nuestra extensión, crecimiento y victoria. Por eso. El compromiso debe estar ligado a la fe, la pasión y la excelencia. Si mi compromiso es apasionado, si mi compromiso es con fe en la sobreabundancia de Dios, si mi compromiso queda evidenciado en la excelencia de mi servicio al Rey de reyes, la extensión sobreabundante vendrá sobre mí.

Impulsar Invierte tiempo esta semana a mejorar (buscar excelencia) alguna de las cosas que haces cada semana para servir a Dios. Sé práctico, haz algo concreto. (Puede ser en tu casa, en tu trabajo o en la iglesia).

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

65


66

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 03 al 07 de Noviembre

Compromiso y dinero “Mientras Jesús iba de camino, un hombre llegó corriendo, se arrodilló delante de él y le preguntó: -Maestro bueno, dime, ¿qué debo hacer para tener vida eterna? Jesús le contestó: -¿Por qué dices que soy bueno? Sólo Dios es bueno. Tú conoces bien los mandamientos: No mates, no seas infiel en tu matrimonio, no robes, no mientas para hacerle daño a otra persona, no hagas trampas, obedece y cuida a tu padre y a tu madre. El hombre le dijo: -Maestro, todos esos mandamientos los he obedecido desde que era niño. Jesús lo miró con amor y le dijo: -Sólo te falta hacer una cosa. Ve y vende todo lo que tienes y reparte ese dinero entre los pobres. Así, Dios te dará un gran premio en el cielo. Después de eso, ven y conviértete en uno de mis seguidores. Al oír esto, el hombre se puso muy triste y se fue desanimado, porque era muy rico.” Marcos 10:17-22 (TLA)

Preguntas ¿Alguna vez estuviste a punto de terminar algo y no pudiste? ¿Cuáles son las evidencias de que amamos más las riquezas que a Dios? ¿Qué relación hay entre el dinero y el compromiso con Dios? ¿Por qué se fue triste el joven rico? ¿Cómo demostramos en la práctica que el dinero no nos gobierna?

Introducción Alguien dijo que un “casi”, es un fracaso encubierto. Cuánta tristeza producen los “casi”. Observa algunos: “Casi acabo la carrera” = No terminé la carrera “Casi lo consigo” = No lo conseguí “Casi marcamos el gol del empate” = Perdimos el partido “Casi terminamos de pagar” = Aún no lo pagamos “Casi se salva” = Se perdió “Casi llego a tiempo” = Llegué tarde “Casi lo hago” = No lo hice Qué tristes son los “casi”…

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

1. Casi se salva Al joven rico que se acercó a Jesús le faltaba poco, pero para él sería mucho, era la diferencia entre salvarse y perderse. Cuando se acerca a Jesús, Él le menciona los segundos cinco mandamientos, omite a propósito los primeros, para hacerle ver luego, con claridad meridiana, que lo que le faltaba era amar a Dios con todo su corazón y su alma. Este joven amaba más a las riquezas que a Dios. Su problema no era ser rico, sino amar las riquezas por encima de Dios. La enseñanza de Jesús sobre este tema siempre fue muy clara: “Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.” (Lucas 16:13) No hay medias tintas con Dios. Le das todo o nada, esto no significa que no te puedes confundir nunca, o que Dios no perdona nuestras equivocaciones. Significa que no podemos tener un compromiso a medias, no podemos decir “serás mi Señor sólo para algunas cosas, otras las manejo yo”. Jesucristo no comparte su señorío con nadie en la vida. ¿Estamos comprometidos con su señorío, o estamos “casi” comprometidos? Al joven rico sólo le faltaba una cosa, pero era la más importante. Las otras cosas, aunque eran buenas virtudes, carecían de verdadero valor, si el Señor no gobernaba sobre ellas. El Señor es también el Salvador, no puedo tener sólo una parte de Cristo.

2. Casi comprometido El dinero es una incontestable señal del compromiso que tenemos con algo. El uso que hacemos del dinero, refleja los intereses en lo que está comprometida nuestra vida. El joven rico entendió que no se podía decir que se amaba a Dios, sin estar dispuesto a invertir todos sus bienes en el Reino de Dios y su justicia. Nadie puede decir que ama a Dios por sobre todas las cosas, cuando no pone todos sus recursos al servicio del Reino. El tiempo y el dinero son las más claras evidencias del compromiso. El dinero es un tirano cruel sobre aquellos que gobierna; quienes sirven al dinero, los que viven para el dinero, son esclavos del dinero. Pero los que sirven a Dios, son amos sobre el dinero, lo usan, no se dejan usar por él, sin importar si tienen mucho o poco. Lo invierten conforme a la dirección que Dios les da y no están atados a nada en esta tierra, porque saben que partirán de ella con lo mismo que trajeron. El amor al dinero es la raíz de todos los males, dice 1 Timoteo 6:10: “porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.” El engaño de las riquezas (Ver Mateo 13:22), hace que muchos queden al borde del Reino. Que “casi” lo consigan, es el causante de muchos sufrimientos. Nosotros estamos llamados a amar a Dios y servirle con todo lo que somos y tenemos, no hay mayor riqueza que sea, nada nos dejará una herencia más grande. (v.21)

3. Casi con gozo El joven rico se fue triste, y texto nos dice la razón, “porque tenía muchas riquezas”. Podría haber elegido el gozo de dar, pero escogió su mano y quedarse triste. Tan cerca de Jesús,

ONEC CONEMPAR 2014

67


68

GRUPO DE CRECIMIENTO

conociendo la verdad de su corazón, teniendo claridad de cómo cambiar, aun así escogió irse triste. El amor al dinero ata a las personas de tal manera, que aun conociendo su situación no quieren comprometerse con lo que les dará el gozo supremo. Las riquezas no sacian nunca al que las ama, la insatisfacción, el deseo de más, son una espiral diabólica que hunde a las personas en la depresión y la angustia permanente. Los miedos son una constante para aquellos que están atados por el amor a las riquezas. El miedo a perder, el miedo a que no alcance, el miedo a que algo salga mal y se derrumbe aquello en lo que han apoyado su fe. Prisioneros de la angustia y de los miedos, incapaces de renunciar a lo que les hunde en la miseria espiritual. Es cierto el dicho “había un hombre tan pobre, pero tan pobre, que lo único que tenía era dinero”. Esta enseñanza no sólo es para los ricos, como algunos malinterpretan, es para todos aquellos que aun teniendo poco, se aferran a lo que tienen por encima del Señor. Podemos vivir con gozo, pero poner el dinero fuera del señorío de Cristo, nos hará personas muy tristes, predispuestas para la depresión incapacitadas para tener un compromiso real con Dios.

Conclusión ¿Vamos a seguir pegando tiros en los postes sin marcar el gol? ¿Seguiremos corriendo con la mochila para no ganar? ¿Llegaremos a la meta o nos detendremos faltando pocos metros? La única manera de no vivir en un “casi”, es asumir un compromiso radical con el señorío de Cristo, y hacerlo visible en el uso de nuestros bienes. Cuando Cristo gobierna, somos las personas más ricas y felices del universo. Cuando gobierna el dinero, los males nos asedian y derriban cada día. No seamos de los que “casi lo logran”, de los que “sólo una cosa les falta”, rindámonos completamente a buscar de Dios y su justicia en primer lugar. ¡Seamos ricos de verdad!

Impulsar Busca alguna persona que tenga una necesidad material que tú puedas suplir. (Sé práctico, sé generoso, estás acumulando algo en el cielo)

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 10 al 14 de Noviembre

Comprometidos con el Señor “Todos caímos al suelo, y yo oí una voz que me decía en arameo: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? ¿Qué sacas con darte cabezazos contra la pared?” Entonces pregunté: ¿Quién eres, Señor?” “Yo soy Jesús, a quien tú persigues –me contestó el Señor-. Ahora, ponte en pie y escúchame. Me he aparecido a ti con el fin de designarte siervo y testigo de lo que has visto de mí y de lo que te voy a revelar. Te libraré de tu propio pueblo y de los gentiles. Te envío a éstos para que les abras los ojos y se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, a fin de que, por la fe en mí, reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santificados”. “Así que, rey Agripa, no fui desobediente a esa visión celestial. Al contrario, comenzando con los que estaban en Damasco, siguiendo con los que estaban en Jerusalén y en toda Judea, y luego con los gentiles, a todos les prediqué que se arrepintieran y se convirtieran a Dios, y que demostraran su arrepentimiento con sus buenas obras. Sólo por eso los judíos me prendieron en el templo y trataron de matarme. Pero Dios me ha ayudado hasta hoy, y así me mantengo firme, testificando a grandes y pequeños. No he dicho sino lo que los profetas y Moisés ya dijeron que sucedería: que el Cristo padecería y que, siendo el primero en resucitar, proclamaría la luz a su propio pueblo y a los gentiles.” Hechos 26:14-23 (NVI)

Preguntas ¿Por qué la gente suele evitar el compromiso? ¿Qué significa para ti “obediencia absoluta”? ¿Cómo afectan las circunstancias difíciles al compromiso? ¿Cuáles son las excusas más comunes que usamos para evitar el compromiso? ¿Cómo demostramos nuestro compromiso con llevar evangelio? ¿Qué cosas hay en nuestra vida, que demuestra falta de compromiso?

Introducción Saulo de Tarso era un prestigioso miembro de su comunidad, un religioso celoso de su fe, un hombre comprometido con la causa de los judíos. Su compromiso era tal, que ocuparse personalmente de “eliminar” lo que él consideraba una herejía, era su prioridad. Al mando de los que mataron a Esteban por predicar a Cristo, (Hechos 7:54 – 8:1) lejos de sentir remordimiento, convencido de que hacía un servicio a Dios, ahora se dirigía a Damasco para

ONEC CONEMPAR 2014

69


70

GRUPO DE CRECIMIENTO

encarcelar a los que seguían la nueva fe. Pero en el camino, algo sucedería, un encuentro con Jesús cambiaría su vida para siempre. EL pasaje es un relato que Pablo hace ante el rey Agripa, donde cuenta su testimonio. En el relato de Pablo encontramos un ejemplo de compromiso digno de ser imitado por quienes quieran seguir a Jesús.

1. Comprometido con obediencia absoluta Para Pablo no había medias tintas en su compromiso. Se trataba de hacer aquello para lo cual el Señor lo había llamado. “…no fui desobediente a esa visión celestial” es la declaración que hace el apóstol en su defensa, ante quienes querían condenarle por su mensaje. El compromiso verdadero, obedece la voz de Dios. No se trata de un compromiso con los propios gustos, deseos o maneras de pensar, es un compromiso superior, se trata de obedecer a la revelación de Dios, a su Palabra, por encima de nuestro parecer u opinión. Muchas personas están dispuestas a obedecer “si les parece bien”. Cuando Dios habla, sólo la arrogancia y el orgullo nos pueden llevar a cuestionarle. Como cristianos debemos darle la prioridad que tiene el mandato de Dios. El fracaso de muchos en la vida cristiana, se debe a la torpeza de pensar que se puede elegir qué mandato obedecer y cuál desechar. Si la obediencia es a medias, es desobediencia.

2. Comprometido en toda circunstancia (sin excusas) Pase lo que pase, el compromiso verdadero no acepta excusas. Nadie mejor que el misionero Pablo para argumentar motivos que le impidieron hacer lo que Dios le pedía. Un largo currículo de cárceles, azotes, linchamientos, persecuciones, injurias, calumnias, ingratitudes de granel. Traiciones, abandono de los suyos, etc.… ¡Cuántos buenos motivos para abandonar! ¡Cuántos buenos motivos para quejarse y reclamar a Dios! Pero este hombre estaba comprometido con una visión, con una causa, con un mandato de Dios, por encima de lo que pudiera sucederle. (Ver como ejemplo Hechos 20:17-38) No importa lo adversas que puedan ser las circunstancias, Dios no permite que nos sobrevenga una prueba más allá de lo que podemos soportar. (1 Corintios 10:13) Nuestro Padre Celestial no es un “sádico” que disfruta con nuestro sufrimiento. Conoce nuestras posibilidades, sabe el poder que nos ha dado, y promete su presencia en toda circunstancia, a quienes se comprometen con el Reino. Podemos vivir excusándonos, pero tenemos que saber que el precio que pagamos por ello no es barato. La peor ruina para un creyente es no estar comprometido al ciento por ciento con aquello que cree. Pero también podemos elegir el camino del compromiso, el que siguió Pablo, de ser fiel a pesar de las circunstancias. El precio es alto, pero la recompensa es grande, y el gozo supremo. (1 Pedro 2:20)

3. Comprometido con anunciar el mensaje de salvación

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

“Pero Dios me ha ayudado hasta hoy, y así me mantengo firme, testificando a grandes y pequeños”. El evangelio debía ser predicado, ese era el llamado de Pablo, no había otra cosa que le importara más en su vida. Había muchas cosas que el apóstol podía enseñar, y lo hacía, pero su prioridad era que todos escucharan el mensaje de salvación. Nada tiene más valor para un discípulo de Cristo que cumplir la misión en esta tierra. El mandato de Jesús no ha caducado, tiene plena vigencia para todos sus seguidores, “Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8) Somos portadores de un mensaje que puede cambiar la vida de la gente en su dimensión eterna. El evangelio, son las buenas noticias del Reino de Dios, que Cristo murió y resucitó, que si nos arrepentimos de nuestros pecados y ponemos nuestra fe en Él, tenemos vida eterna. ¿Se te ocurre algo más importante para comunicar a la humanidad? Dios ha confiado en nuestro compromiso para que el mensaje llegue a cada rincón del mundo.

Conclusión El compromiso con el Señor es mucho más que una declaración verbal. Nuestra vida es un anuncio de aquello con lo que estamos comprometidos, no deja lugar a dudas. Nuestra obediencia a los mandatos de Dios, nuestra disposición a seguir firmes pase lo que pase, nuestra dedicación a compartir el evangelio con otros, será la evidencia incontestable de nuestro compromiso con el Señor. Podemos tomar ejemplo del apóstol Pablo, y comprometernos con obediencia, con firmeza en las dificultades y con pasión por dar a conocer el evangelio de Cristo. Nuestro compromiso puede cambiar el mundo. El de Pablo lo hizo.

Impulsar Haz una lista de las excusas que alguna vez usaste, (para convencerte a ti mismo o a otros) para evitar cumplir parte de tu compromiso con el Señor. Una a una, renuncia a esas excusas en el nombre de Jesús. Haz un compromiso con Dios de combatir decididamente las excusas en tu vida.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

71


72

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 17 al 21 de Noviembre

Comprometidos con la Iglesia “Yo que estoy preso por servir al Señor Jesús, les ruego que vivan como deben vivir quienes, como ustedes, han sido llamados a formar parte del pueblo de Dios. Sean humildes, amables y pacientes, y bríndense apoyo, por amor, los unos a los otros. Hagan todo lo posible por vivir en paz, para que no pierdan la unidad que el espíritu les dio. Sólo hay una iglesia, sólo hay un Espíritu, y Dios los llamó a una sola esperanza de salvación. Sólo hay un Señor, una fe y un bautismo. Sólo hay un Dios, que es el Padre de todos, gobierna sobre todos, actúa por medio de todos, y está en todos.” Efesios 4:1-6 (TLA)

Preguntas ¿Por qué es importante el compromiso con la iglesia? ¿Por qué la humildad, la mansedumbre y la paciencia demuestran compromiso con la unidad? ¿Cómo se sabe que hay amor verdadero en una iglesia? ¿Por qué requiere esfuerzo guardar la unidad? ¿Qué significa que Dios es el autor de la unidad? ¿Cómo se demuestra el compromiso con el cuerpo de Cristo? ¿Qué evidencias puedo dar de mi compromiso con la iglesia?

Introducción En el capítulo 4 de Efesios, encontramos principios claves para el funcionamiento, crecimiento y unidad de la iglesia. El compromiso con la iglesia, es la responsabilidad que asumimos con nuestra propia familia espiritual. Vivir y actuar de acuerdo a los principios que nos enseña la Biblia sobre la iglesia, será entonces la demostración práctica de nuestro compromiso. Escucha esta historia. El capitán del barco vio señales desde la costa, rápidamente fueron con un bote y encontraron a un náufrago. Le preguntaron ¿Cuánto tiempo lleva aquí? –Dos años respondió el hombre - ¿Está usted solo? –preguntó el capitán- Sí, estoy solo- replicó el hombre – asombrado de la respuesta, el capitán preguntó: - ¿Entonces, de quiénes son esas tres chozas que se ven detrás?, -Ah…. ¿esas? –dijo el hombre-, -Le explicaré: la primera es mi casa, la segunda es mi iglesia… ¿y la otra? Preguntó el capitán – ah, ¿la otra?... (dijo el náufrago

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

con cara de hastío) – esa es la iglesia a la que iba antes. La iglesia no es un edificio o una institución, es una familia, la familia de Dios, de la cual somos miembros y responsables de servir con nuestros dones. Nadie en su sano juicio atenta contra su propia familia ni procura dividirla, por el contrario, su compromiso es con la unidad, con el deseo de Padre. Todo creyente debe estar comprometido con la unidad de la iglesia, este pasaje nos brinda algunas claves de este compromiso:

1. Se muestra en la humildad, la mansedumbre y la perseverancia El apóstol Pablo escribe con claridad meridiana que el llamado de los creyentes es a vivir como es digno de lo que Dios dice que son, su pueblo, lo que equivale a decir su iglesia, su familia, sus hijos. La humildad, en el mundo greco romano que vivían los efesios, no era una virtud, sino más bien era considerada una humillación y la pérdida de la dignidad personal. Hoy las cosas no son muy diferentes en nuestra cultura. Pero para los discípulos de Cristo, la humildad era el auténtico antídoto contra el orgullo, la soberbia, la arrogancia y el egocentrismo. Ninguna de estas cosas llevan a la verdadera unidad, ni al servicio a los demás, ni nos permite la obediencia a Dios. La humildad no es una opción para un seguidor de aquél que dijo, “no he venido para ser servido, sino para servir.” (Marcos 10:45) Sólo aquél que es humilde puede estimar y valorar a las otras personas en su justa medida. (Ver Filipenses 2:3-4) La dignidad del llamado incluye la mansedumbre como una virtud. Se puede definir como “la actitud humilde y gentil que se manifiesta en una sumisión paciente frente a las ofensas, libre de malicia y del deseo de venganza”; algunos prefieren la palabra amabilidad. Lo que nos está diciendo el Señor, es que debemos estar sujetos a su Palabra y a su Espíritu, por encima de nuestras emociones o pensamientos de ira, por muy “justificados” que estén. La mansedumbre es básicamente la actitud que pone por encima el bienestar de los demás por encima de nuestros intereses particulares. Paciente para soportarnos unos a otros. La paciencia incluye la perseverancia, es no rendirse en la actitud hacia los demás. Es la iglesia, este compromiso es igual de importante que los otros. ¡Cuántos conflictos innecesarios evitaríamos si ejerciéramos la paciencia! Pero también cuántas confrontaciones necesarias tendríamos para ayudarnos a crecer unos a otros. Sin paciencia los unos con los otros, no es posible la unidad auténtica. Cristo es nuestro ejemplo de paciencia. (1 Timoteo 1:16)

2. Se demuestra con el amor NO hay un pegamento más fuerte para las relaciones; sólo el concepto bíblico del amor, une la integridad del ser humano, en espíritu, alma y cuerpo. El amor bíblico es mucho más que relaciones “almáticas”, en las que sólo priman intereses personales o emocionales. La unión que produce el amor de Dios es indestructible. (Colosenses 3:14) Por eso, el compromiso con la unidad de la iglesia, exige amor verdadero. Nadie, que ama como Dios, obrará con malicia o egoísmo. Por el contrario, el amor se sacrifica por los demás,

ONEC CONEMPAR 2014

73


74

GRUPO DE CRECIMIENTO

es más una conducta que un sentimiento. El amor perdona, dice la verdad, no busca lo suyo sino que se interesa por las necesidades de otros. (Ver 1 Corintios 13:4-7) Nadie puede decir que está comprometido con Dios, si no está comprometido en amar a las personas. Estamos llamados a ser una comunidad que sea conocida en el mundo por el amor que nos tenemos. (Juan 13:35) El amor debe ser sin fingimiento, auténtico, veraz, evidente y manifiesto a todos. (1 Juan 4:7-8) Son nuestras acciones las que revelan la autenticidad de nuestro amor, es nuestra conducta la prueba real de que Dios está obrando entre nosotros. La dignidad de nuestro llamado, se vive amándonos unos a otros, de la misma manera que Cristo nos amó. (Juan 15:12)

3. Se demuestra en el esfuerzo Todo compromiso conlleva esfuerzo, el esfuerzo es sacrificio voluntario, es la renuncia de nuestra propia comodidad, a favor del bien común. “Esforzaos en guardar la unidad en el vínculo de la paz”(v.3), ese debe ser nuestro compromiso. Cuando asumes el compromiso de ser parte del pueblo de Dios, asumes que tendrás que esforzarte porque la paz reine entre los hermanos. Cuando entre los hermanos se pierde la paz, es porque alguien ha declarado la guerra. Nuestros problemas de desunión en la iglesia, están originados en la carnalidad, en nuestros propios malos deseos. Son las obras de la carne las que producen las cosas que desunen, murmuraciones, contiendas, divisiones, enemistades, celos, envidias, etc (Gálatas 5:19-21). Nuestro esfuerzo en combatir las obras de la carne, en nosotros primeramente y en los demás, hará patente nuestro compromiso con la unidad de la iglesia de Cristo.

4. Se demuestra creyendo en lo que Dios ya hizo La unidad de la iglesia no es obra nuestra, Dios lo hizo nuestra tarea es guardar y permanecer en su obra. Él hizo de nosotros un cuerpo, (su iglesia) nos dio un Espíritu, (Su Espíritu) nos brinda una misma esperanza, (un futuro común para los suyos) seguimos a un mismo Señor Jesucristo que es cabeza de la iglesia, (del que todos somos siervos) tenemos una misma fe en el sacrificio de Cristo; nos dio un bautismo en su Espíritu, nos ha hecho sus hijos, un solo Dios y Padre. Estas verdades nos unen. La unidad basada en nuestra relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es indestructible. Dios nos ha dado todo lo necesario para que, por la fe, podamos vivir en el gozo supremo que significa ser parte de lo que Él ya hizo por nosotros. Nuestro llamamiento es al compromiso de vivir lo que Dios nos ha dado.

Conclusión Nuestro compromiso con la iglesia, queda evidenciado en nuestra manera de vivir como hijos de Dios en nuestras relaciones interpersonales. Cuando hay humildad, mansedumbre, paciencia unos con otros, cuando hay esfuerzo por ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

preservar la unidad en el vínculo de la paz. Cuando el amor es lo que preside nuestros actos, cuando creemos en la obra de Dios por sobre todo, entonces, el compromiso con la iglesia no necesita ser verbalizado, se ve.

Impulsar En la próxima reunión de la iglesia, busca a alguien que no conozcas por su nombre, pregunta cómo se llama y pídele motivos para orar.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

75


76

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 24 al 28 de Noviembre

Comprometidos con la visión “Donde no hay visión, el pueblo se extravía; dichosos los que son obedientes a la ley!” Proverbios 29:18 (NVI)

Preguntas ¿Por qué es importante tener una visión? ¿Por qué una visión demanda compromiso? ¿Cómo se demuestra el compromiso con una visión? ¿Cuáles son las cosas que nos distaren de la visión? ¿Cómo puedo comprometernos más con la visión esta semana?

Introducción Tener una visión de Dios, estar comprometido con ella y no dejarse distraer, nos permitirá alcanzar el sueño de Dios para nuestra vida, familia, iglesia y sociedad. Nuestra sociedad actual nos anima a vivir “el momento”, sin pensar en el futuro. Nuestros políticos piensan en ganar la próxima elección, no en las generaciones futuras, hay una crisis mundial de liderazgo genuino. El mundo está enfermo y necesita hombres y mujeres con una visión clara. Comprometidos con la causa de Dios. ¿Eres tú una de esas personas? ¿Sabes dónde vas? ¿Estás comprometido con tu destino?

1. Tener una visión es importante Es muy importante saber a dónde uno pretende ir. Es indispensable saber a dónde se pretende llegar. Los ejemplos en la Biblia de hombres y mujeres con visión y sin ella, nos demuestran que los riesgos de no tener visión son muchos; corremos el riesgo de: A. Perdernos en el camino. (el pueblo de Israel que se rebeló en el desierto) Esto puede ser muy triste. Cuando uno se pierde hay angustia, incertidumbre, muchas dudas. Cuando lo que se pierde es el rumbo de la vida, el propósito de Dios para cada uno, estos sentimientos se multiplican. El agobio nos asalta y el desánimo nos trastorna. B. Llegar al lugar equivocado. (Jonás yendo hacia Tarsis) Es el riesgo más terrible de desconocer el destino, no habrá satisfacción, seremos infelices,

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

el vacío espiritual puede ser terrible. Los problemas pueden ser muy grandes. Llegar al lugar equivocado es siempre terrible, no hay paz. C. No alcanzar lo anhelado. (Saúl al final de sus días) La frustración es el resultado de no obtener lo que esperábamos, muchas veces no lo tenemos porque no hemos fijado el rumbo correctamente. Estancamiento en la vida personal. (Los hermanos de José, hijos de Jacob) En la misma situación y empeorando cada año que pasa. D. Una actitud crítica y un espíritu turbado. (Judas Iscariote) No hay paz para el que no tiene una visión clara, son los amargados de turno, los criticones de todo.

2. Una visión demanda compromiso El motivo por el cual mucha gente vive sin una visión es, en parte, porque no quieren pagar el precio de compromiso que esta tiene. Nehemías es un ejemplo de un hombre con una visión de Dios y un compromiso inquebrantable con su cumplimiento. Vemos en Nehemías un compromiso con la necesidad, con la oración, con los sacrificios, con la fe, con el trabajo duro, con la perseverancia en las dificultades, con la lucha en medio de la oposición. El compromiso con una visión no es una simple declaración verbal de fe, es mucho más que eso. Se trata de estar dispuestos a hacer nuestra la necesidad de la gente, a orar apasionadamente, a creerle a Dios cuando todos te digan que es una locura, a seguir trabajando duro aunque te difamen, a ofrendar con sacrificio, a dar y darse por completo y sin reservas, a no mirar atrás. Ese es el compromiso que demostró Nehemías en la práctica.

3. Las distracciones de la visión Nehemías estuvo tentado en varias ocasiones a perder la visión, y por varias causas. Un ejemplo es el capítulo 6 del 6: A. Diálogos estériles e inútiles (Nehemías 6:1-4) Nehemías sabía que la obra que él hacía, era parte de un propósito de Dios, de una visión del Señor y no iba a dejar que lo distrajeran. Si queremos hacer las cosas en el tiempo de Dios, debemos seguir trabajando con un compromiso firme. A pesar de las distracciones. “Así que envié unos mensajeros a decirles: “Estoy ocupado en una gran obra, y no puedo ir. Si bajara yo a reunirme con ustedes, la obra se vería interrumpida.” Nehemías 6:3 (NVI) El diálogo que pretendían los enemigos de Nehemías era coherente y lleno de lógica, pero él sabía que era una distracción, (cuatro veces dijo NO) “estoy ocupado en una gran obra y no puedo ir”, su compromiso con la visión estaba por encima de todo. Sus prioridades eran claras. La burocracia y los diálogos inútiles no alcanzan la visión, por el contrario son un enemigo del progreso.

ONEC CONEMPAR 2014

77


78

GRUPO DE CRECIMIENTO

B. La difamación (Nehemías 6:5-9) Por quinta vez llegaba la distracción a Nehemías, esta vez venía en una carta sin sellar, (para que todos pudieran leerla y que corriera la voz), era un golpe bajo, una calumnia, injurias infundadas, mentiras ponzoñosas. El enemigo levantará rumores, sospechas sobre tus intenciones, su intención es distraernos de la visión. La crítica vendrá cada vez que trabajes en la visión de Dios, el diablo trabaja así. No podemos evitar que nos difamen, pero sí podemos evitar que la difamación nos distraiga, que aparte nuestras manos de la tarea que tenemos por delante. Nuestro compromiso con la visión debe mantenernos ocupados, y con los otros. No se debe caer en la tentación de gastar nuestra energía en defendernos de las mentiras, todas nuestras fuerzas deben estar en la visión. “En realidad lo que pretendían era asustarnos. Pensaban desanimarnos para que no termináramos la obra. “Y ahora, Señor, ¡fortalece mis manos!” Nehemías 6:9 (NVI) La difamación intenta desanimarnos para que abandonemos la tarea, esa no es una opción para alguien comprometido con la visión. Ya sabes, si te tiran piedras, construye más alta la muralla, cuantas más piedras te arrojen, desde más alto se verá tu luz. C. Las amenazas y el peligro (Nehemías 6:10-14) El miedo es una de las distracciones más comunes que usa el enemigo, el intento de asustar para que desistamos y abandonemos la visión. Nehemías estaba frente a una amenaza y un peligro real, era un complot para matarle.

“Pero yo le respondí: - ¡Yo no soy de los que huyen! ¡Los hombres como yo no corren a esconderse en el templo para salvar la vida! ¡No me esconderé!” Nehemías 6:11 (NVI)

Frente al peligro, hay al menos cuatro cosas que tenía claro el hombre de Dios y que necesitamos aprender nosotros para no dejarnos distraer por el peligro y las amenazas: 1. Los hombres como yo no huyen, valentía es enfrentar los miedos. Esto es saber quiénes somos en Cristo. 2. Discernía que el mensaje no venía de Dios, él sí, conocía la voz de Señor; cuidado con los que vienen a decirte “Dios me dijo”. Cuando Dios tiene un cambio de planes para tu vida, te lo dirá a ti primero, ¿o es que acaso ya no habla contigo? 3. Mantener comunicación permanente con Dios, oración constante, eso nos evita ser engañados y distraídos de la visión. 4. No ceder a los principios por el miedo o el peligro. La tentación era mucho más grave que sólo esconderse, era una invitación a hacer algo incorrecto para salvarse. El compromiso con

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

una visión exige siempre integridad.

Conclusión “La muralla se terminó el día veinticinco del mes de elul. Su reconstrucción había durado cincuenta y dos días. Cuando todos nuestros enemigos se enteraron de esto, las naciones vecinas se sintieron humillados, pues reconocieron que este trabajo se había hecho con la ayuda de nuestro Dios”. Nehemías 6:15-16 (NVI)

Cuando estamos comprometidos con una visión de Dios, veremos su respaldo a ese compromiso, y será evidente para todos. Debemos tener muy clara la visión de Dios para nuestra vida comprometernos y no distraernos en el camino. Dios les da una visión, a hombres como Nehemías, pero los que estaban con él hicieron suya también esa visión y asumieron el compromiso. Nosotros estamos llamados al compromiso con la visión que hemos hecho nuestra, si lo hacemos, veremos el respaldo de Dios y la realidad adversa, trasformada en gloria.

Impulsar Escribe una declaración de propósito de tu vida. Compártela con algún líder espiritual para orar por ella. Luego aprende la declaración de propósito de tu iglesia y oren por ella.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

79


80

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 01 al 05 de Diciembre

Comprometidos con la gente “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de Él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.” 1 Juan 4:20-21 (RVR60)

Preguntas ¿Por qué es importante el valor que le damos a las personas? ¿Cómo se expresa el verdadero amor? ¿Qué significa compasión? ¿Por qué el servicio demuestra nuestro comportamiento? ¿Cómo puedo servir a las necesidades de mi comunidad?

Introducción Son dos amigos y uno le pregunta al otro: -“Oye, tú crees que es peor… ¿la ignorancia… o la indiferencia?” – Y el otro le responde: -“Pues mira… ni lo sé, ni me importa.” Cada persona fue creada a imagen y semejanza de Dios, su valor es inestimable. Sólo cuando ponemos las cosas en su justo sitio, podemos comenzar a asumir la responsabilidad correcta respecto a las relaciones interpersonales. El ser humano no fue creado para vivir de manera marginal, aislados unos de otros, por el contrario recibió de su creador todo lo necesario para relacionarse y ser enriquecido por estas relaciones. Pero la distancia generada por el pecado entre Dios y los seres humanos, condujo al distanciamiento y las malas relaciones entre las propias personas. Cristo vino a cambiar eso. Dios le importa las personas, y quiere que a nosotros nos importen, de la misma manera que a Él.

1. Valorar a las personas Cristo es nuestro modelo a seguir, Él nunca hizo acepción de personas, todos eran valiosos para Él. En su enseñanza sobre el valor de las personas, destaca la parábola de la perla de gran precio.

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

“Él reino de los cielos también es semejante a un mercader que busca perlas finas, y al encontrar una perla de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.” (Mateo 13:45-46) Dios se despojó a sí mismo de su condición de Dios por aquello que consideró más valioso nuestra vida y nuestro bienestar eterno. Nadie valora a la gente más que Dios. Jesús era criticado por juntarse con personas que eran consideradas sin valor por la sociedad en su época. Cobradores de impuestos imperialistas, prostitutas, gente de mala fama, enfermos intocables, herejes religiosos, solían ser vistos junto a Jesús, quien les recibía, iba a sus casas e incluso osaba tocarles. Jesús no aprobaba las malas prácticas de muchos de los que venían a Él, pero sabía lo valiosa que eran sus vidas y quería ganarlas para el Reino.

“Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10) (Ver también Lucas 15:1-7)

Nuestro compromiso es con las personas, dándoles el mismo valor que Dios les da. No siempre nos aplaudirán por eso, probablemente hablen mal de nosotros, pero recibiremos la sonrisa y el aplauso del cielo.

2. Amar a las personas No hay, no hubo, ni habrá jamás mayor amor que el d Cristo por las personas. Dios es amor. El verdadero amor se interesa por las necesidades verdaderas de las personas. Cristo es el mayor ejemplo de esto en su muerte en la cruz para salvarnos. Pero la vida de Jesús fue un reflejo perfecto del amor de Dios. Jesús sanaba a los enfermos y endemoniados, ministraba a la gente con una pasión que sólo puede provenir del amor verdadero. Incluso aquellos que le traicionaban y perseguían eran objeto de su amor. El mundo no conoce un poder más grande que el amor. Un poder lo suficientemente grande como para movilizar a Dios, y traerlo desde el cielo a la tierra en forma humana. (Juan 3:16) es el amor de Dios lo único que nos puede capacitar para amar a la manera de Cristo, sin hacer distinciones, a pesar de lo que nos hagan o dejen de hacer. Sin amor, todo lo que hagamos será “ruido y nada más”. (1Corointios 13) No hay compromiso verdadero sin amor, el amor es el “poder”, el combustible del compromiso, lo hace fuerte, le da un carácter indestructible. “Las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos.” Cantares 8:7 (RVR60) El amor se compadece, la compasión no es “lastima”, es poner el corazón en la necesidad del otro. Cristo dio su vida por aquellos que sentía compasión. Cuando amamos de verdad, vemos

ONEC CONEMPAR 2014

81


82

GRUPO DE CRECIMIENTO

la necesidad, y la compasión nos mueve a la acción.

“Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. “La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros –les dijo a sus discípulos-. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo.” Mateo 9:35-38 (NVI)

Nuestro compromiso con las personas se hace palpable en el interés que tenemos por sus necesidades.

3. Servir a las personas Nuestro compromiso es con las personas, sólo si nos ocupamos de servir a los demás, veremos la extensión sobreabundante que resulta del servicio por amor. Jesús lo enseñó claramente, servir a los demás es servirle a Él, y no servir a los demás es no servirle a Él. (Ver Mateo 25:31-46) No se puede ser teórico en el servicio, no se trata de “saber” lo que hay que hacer, se trata de hacerlo. Nuestro compromiso con la gente es real cuando les servimos, cuando atendemos sus necesidades. ¿En qué estoy sirviendo a la gente actualmente? ¿Cuál fue mi servicio a otros esta semana? Una respuesta sincera a estas preguntas me ayudará a reconocer mi verdadero nivel de compromiso con la gente. Como hijos de Dios estamos llamados a servir a los demás con los dones, las capacidades que nos han sido dadas. “Cada uno de ustedes ha recibido de Dios alguna capacidad especial. Úsela bien en el servicio a los demás.” 1 Pedro 4:10 (TLA) Ser fieles administradores de lo recibido es lo que Dios espera de nosotros, y lo que el mundo necesita.

Conclusión Nadie puede decir que está comprometido con Dios, si no lo está con las personas. Mucha gente se engaña a sí misma en este tema, creen que sirven a Dios porque participan en reuniones o porque dan dinero, o porque leen su Biblia cada día, estas cosas son buenas, pero no siempre significa que estemos sirviendo. El compromiso con las personas se muestra valorándolas, amándolas y sirviéndolas, de la misma manera que Cristo lo hizo. Estamos errando el camino, cuando nuestras acciones ponen la actividad por encima de las personas, el ritual por encima del amor. Nuestro compromiso es con personas, la iglesia son personas, el mundo al que hay que salvar son personas. Jesús lo hizo, y al contarnos la parábola del buen samaritano nos dice “ve y has lo mismo” (Lucas 10:37)

Busca y encuentra una necesidad en una persona cerca de ti y haz algo para suplir con lo que tienes. ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 08 al 12 de Diciembre

Comprometidos con el Reino de Dios “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:33 (RVR60)

Preguntas ¿Qué cosas debo hacer para vivir en una dimensión aún mayor? ¿Por qué es importante creer, hablar y actuar de acuerdo a la verdad de Dios? ¿Qué valor tienen los pensamientos y las palabras para extenderte a la sobreabundancia de Dios? ¿Qué valor tienen las convicciones y el carácter maduro en nuestro crecimiento? ¿Qué significa someterse a la estructura adecuada? ¿Puedo identificar límites que me impiden ver la gran abundancia de las bendiciones de Dios para mí?

Introducción ¿Qué es el Reino de Dios? No es conjunto de normas religiosas, no es un templo ni una actividad a la cual asistir, no es una forma de hablar o de vestirse. El Reino de Dios es el gobierno de Dios, el Reino está presente en todo lugar, excepto en quienes se rehúsan a someterse a su gobierno, al de Dios. Estar comprometidos con el Reino de Dios es estar sujetos en obediencia a Dios, vivir de acuerdo a sus principios, es decir, su justicia, y hacer de esta búsqueda la realidad diaria. La multiplicación y la sobreabundancia persiguen a los hijos del Reino y los alcanzan. Este reino sólo puede ser extendido por sus súbditos fieles.

1. Un Señor (autoridad y sujeción) Jesucristo es el Señor. Debemos estar sujetos a su señorío, él debe ser quien manda en cada aspecto de nuestra vida, la verdadera libertad consiste en eso. (Romanos 8:1-2) Muchas personas quieren tener la bendición de Cristo en sus vidas y sus familias, pero no están

ONEC CONEMPAR 2014

83


84

GRUPO DE CRECIMIENTO

dispuestos a pagar el precio de hacer su voluntad. A veces pensamos que el precio de hacer la voluntad de Dios es muy alto, pero la realidad es que la paga del pecado, el precio de “errar el blanco” es mucho más alto y conlleva la muerte como salario. (Romanos 6:23)

2. Una justicia (principios y valores) Nuestro compromiso con el Reino de Dios nos acredita como servidores de la justicia de Dios. Alguien definió esto con la pregunta ¿qué haría Jesús en mi lugar?, pero la respuesta no puede estar basada en mi propia manera de pensar sino en lo que Cristo enseñó. Para hacer lo correcto debemos aprender a vivir de acuerdo a las leyes del Reino de Dios. Los principios y valores del Reino están claramente expresados en la Palabra de Dios, la Biblia. Pero además contamos con la presencia del espíritu Santo para guiarnos a toda verdad, para enseñarnos cómo actuar en cada situación. Nuestra justicia debe ser mayor que la de los religiosos, es mucho más que una fachada, es una manera de vivir que no pasa inadvertida en un mundo que necesita justicia y con urgencia.

3. Una prioridad (amar a Dios y lo que Él ama) Buscar primeramente el Reino de Dios, es una tarea cotidiana, cada día debemos ocuparnos de hacer lo que el Señor quiere y vivir de acuerdo a su justicia. Hacer lo que Dios quiere es obedecer sus mandatos, las cosas que nos fueron encomendadas por el Señor. Sus prioridades deben ser las nuestras. Lo que Dios ama debe ser lo que más amemos. Antes de partir Jesús dejó un mandato muy específico para sus seguidores, para aquellos que son llamados a extender el Reino de los Cielos hasta los confines de la tierra.

“…pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Hechos 1:8) Cuando la iglesia no da la prioridad a este mandamiento, no puede esperar el respaldo de Dios. Extendemos el Reino, cuando hacemos retroceder al infierno en nuestro circulo de influencia, Jesús dijo: “…y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:18b). La iglesia no se esconde en una cueva a esperar el regreso de Cristo, sino que irrumpe con el Reino de Dios y su justicia, tomando por asalto los lugares donde el diablo pretende gobernar, trayendo a las personas a los pies del Señor Jesucristo, del Rey de reyes. ¡No es una iglesia a la defensiva sino a la ofensiva lo que Dios quiere!

Conclusión

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

El compromiso con el Reino de dios, se manifiesta en vidas que tienen a Cristo como Señor, que le obedecen en sus mandatos, que viven conforme a su justicia, que han hecho de la extensión del Reino de los Cielos su motivo de vivir. Compromiso genuino, es aquel que no se rompe, que se mantiene fiel, que actúa en consecuencia. Nuestro compromiso es con el Señor, con su Reino, no hay nada más alto y sublime que eso, no hay mejor razón para vivir y dar la vida. La extensión sobreabundante será el fruto que recogerán aquellos que viven comprometidos con el Reino de Dios.

Impulsar Escribe tu testimonio en una carta, y envíasela a alguien que aún no conozca al Señor.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

85


86

GRUPO DE CRECIMIENTO

Semana del 15 al 19 de Diciembre

Compromiso al máximo “Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén.” Lucas 9:51 (NVI)

“Iban por el camino cuando alguien le dijo: -Te seguiré a dondequiera que vayas. –Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos –le respondió Jesús-, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. A otro le dijo: -Sígueme. –Señor- le contestó- primero déjame ir a enterrar a mi padre. –Deja que los muertos entierren a sus propios muertos, pero tú ve y proclama el reino del Dios – le replicó Jesús. Otro afirmó: -Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. Jesús le respondió: - Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios.” Lucas 9:57-62 (NVI)

Preguntas ¿Por qué el compromiso debe ser extremo? ¿Qué significa estar enfocado en el Reino? ¿Cómo se consigue ser perseverante? ¿De dónde viene la pasión? ¿Qué es tener convicciones claras y firmes? ¿Cómo se vive con determinación extrema?

Introducción La falta de compromiso es el mal de nuestra era, Dios nos demanda caminar en un nivel de compromiso extremo, como el de Jesús al ir a la cruz. Con un enfoque claro, con perseverancia incansable, con pasión sin límites, con convicciones claras, y determinación extrema. No se llega a ningún lado sin compromiso. Herbert Prochnow, “Llega un momento en que debemos escoger firmemente el curso que vamos a seguir, o el implacable curso de los

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

acontecimientos tomará la decisión por nosotros”. Cuando no te comprometes con tomar una dirección, las circunstancias y otras personas decidirán por ti.

1. Un enfoque claro, el Reino (dirección del compromiso) Jesús se hizo un firme propósito de ir a Jerusalén, Él sabía que no iba de visita turística, iba a entregar su vida, iba a morir por nosotros. El compromiso necesita dirección, necesitamos hacernos el firme propósito de poner el Reino de Dios como una prioridad en nuestra vida, como el enfoque de nuestras acciones, de lo contrario no llegaremos a nuestro destino de gloria. Maurice Witzer dijo, “Muy pocas veces se obtiene lo que se persigue, a menos que se sepa lo que se quiere” Cuando estamos enfocados, difícilmente seremos distraídos del propósito, no perdemos el rumbo correcto, podremos llegar a cumplir nuestra misión.

2. Perseverancia incansable (sostener el compromiso) Las cosas no suceden por azar, en primer lugar porque Dios está en el control, pero también porque Dios dispuso leyes que no pueden ser quebrantadas. Una de esas leyes, por ejemplo, es la de la siembra y la cosecha. Hay que preparar la tierra, sembrar y luego cosechar. No hay otro orden posible. Dios enviará la lluvia y hará salir el sol, incluso hará crecer las plantas, pero si no somos perseverantes en el trabajo no veremos el fruto. Perseverar es insistir, es no rendirse ni darse por vencido, es continuar “a pesar de”, es esperar activamente la promesa de Dios.

3. Pasión sin límites (lo que alimenta el compromiso) El compromiso conlleva pasión, de lo contrario éste se apaga. La pasión es todo lo contrario a la apatía, que literalmente significa “falta de pasión”. Es mucho más que una emoción, es una actitud que se muestra. Es una posición que se asume, una disposición a hacer lo que se ha propuesto de manera insoslayable. Jesús era un apasionado por hacer la voluntad de su Padre y por nosotros; nos amó con pasión sin límites. Nada ni nadie pudo ni podrá detener esa pasión. El mundo es de los apasionados, Winston Churchill decía, “El éxito es ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. La pasión es positiva, no da lugar al desaliento, la pasión te hace levantar cuando la vida te tumba de un puñetazo, es lo que nos hace tener disposición por encima de la posición en la que podamos estar. La pasión necesita ser alimentada cada día, ¿cómo? Con nuevas acciones y aspiraciones, con fe puesta en acción cada día. La pasión se muere si no la alimentamos, y nadie puede hacerlo por nosotros. Nuestra fe y nuestras acciones la harán crecer. Elige ser una persona apasionada y tu compromiso no decaerá.

ONEC CONEMPAR 2014

87


88

GRUPO DE CRECIMIENTO

4. Convicción clara (lo que hace genuino y firme al compromiso) Jesús sabía quién era, de dónde venía y a dónde iba. (Juan 13:1-3) Sólo aquel que sabe quién es, de dónde viene y a dónde va, está capacitado para ir hasta final. Jesús lo estaba. Nunca alcanzaremos un compromiso verdadero sin tener convicciones claras. Necesitamos saber quiénes somos, la identidad que tenemos en Cristo, la dignidad de nuestra vida. Necesitamos saber de dónde venimos, somos creación de Dios, una nueva persona creada en Cristo Jesús para hacer buenas obras. Necesitamos saber a dónde vamos, hay un propósito para cada uno de nosotros y un lugar esperándonos en la presencia de Dios por toda la eternidad. Cuando tenemos convicciones firmes y claras, nuestro compromiso será sólido, como un muro de bronce.

5. Determinación al máximo (extrema) (compromiso que no se negocia) Jesús sabía a dónde iba, sabía lo que iban a hacer con Él, pero estaba determinado. La determinación es la que dice “voy con vosotros, sin vosotros o a pesar de vosotros”. No entra en negociaciones, rendirse nunca es una opción para alguien determinado. Determinación es fuerza de ánimo, perseverancia y tenacidad, todas juntas. Es la disciplina de ser firme, fuerte y diligente al enfrentar las desventajas y exigencias. Es la decisión de ser constante y perseverante en avanzar hacia la meta. No es suficiente sólo con tener una visión, un sueño, una aspiración; también se debe trabajar en esa dirección, y eso generalmente implica sacrificio. Este parece ser el siglo de los compromisos de papel y cartón, que al primer contratiempo se echan atrás, retroceden, se rompen con la primera tormenta el sacrificio les ahuyenta. No estamos hablando de obstinación, que es ser tan cabeza dura de no reconocer los errores. Hablamos de determinación, de una actitud hacia una visión, hacia un propósito que no puede ser cambiado, que no se puede negociar. Muchos quieren seguir el camino de Dios, pero al primer contratiempo cambian de plan. Son esas personas inestables en todo lo que hacen o emprenden, los que nunca acaban lo que empiezan. Encontramos en la Biblia muchos ejemplos de determinación, como el de Jacob trabajando años por la mujer que amaba; el de Moisés enfrentándose vez tras vez a faraón, el de Eliseo, resuelto a presenciar la partida de Elías para recibir su unción y tantos otros. De ellos dice He. 11:34 “sacaron fuerzas en la debilidad, se hicieron fuertes.” Estaban determinados. ¿Lo estamos nosotros?

Conclusión El compromiso con Dios debe ser al máximo, extremo, en el mejor sentido de la palabra, extremadamente centrado en el Reino de Dios. Extremadamente convencido. Extremadamente

ONEC CONEMPAR 2014


GRUPO DE CRECIMIENTO

determinado. Cuando el compromiso, es así de extremo, no habrá límites para lo que Dios pueda hacer con nuestras vidas..

Impulsar Elaborar una lista de todas las cosas que tienes y que hay en tu familia. Luego decláraselas a tu familia. (puede ser uno a uno o todos a la vez) Alimenta tu pasión y la de tu casa dando testimonio de una promesa de Dios por haber obrado con fe.

Anotaciones

ONEC CONEMPAR 2014

89


Coordinación: Pr. Darío Marecos Fuente: “Año de edificación y extensión sobreabundantemente” (Manual de estudio para grupos pequeños) Diseño gráfico y editorial: Vania Vera y Augusto Arrúa para VanArb Diseños Impreso en Paraguay Printed in Paraguay


Profile for Hugo Aquino

Grupos de Crecimiento  

Estudio Bíblico, Julio - Diciembre 2014

Grupos de Crecimiento  

Estudio Bíblico, Julio - Diciembre 2014

Advertisement