Page 317

NUEVA HISTORIA DE LAS GRANDES CRISIS FINANCIERAS

los derrumbes tocaron fondo en menos tiempo, lo cual podría hablar también de una recuperación más rápida. Una gran parte de los indicadores económicos y sociales en el prim er semestre de 2009 sugiere que el colapso global no es tan profundo en la actualidad como en los peores momentos de la Gran Depresión. Por ejemplo, se estima que el desempleo alcanzará algo más del 10% en Estados Unidos hacia principios de 2010, es decir, un nivel similar al de Europa hoy, pero luego se pronostica una lenta recuperación. En la Gran Depresión, en cambio, y como ya hemos señalado en capítulos anteriores, se alcanzaron niveles mucho más altos de desempleo. Precisamente por esto, al hablar de la actual crisis se prefiere utilizar la expresión “Gran Recesión”, que sugiere importantes diferencias respecto de la “Gran Depresión” de los años 30. U n segundo contraste muy marcado es el rol que ha asumi­ do el Estado en ambos eventos. Entre 1929 y 1931, los gobiernos y los bancos centrales por lo general mantuvieron una política de no intervención, la cual contribuyó a que se produjeran fugas de capitales masivas, al debilitamiento del sistema bancario y credi­ ticio y, eventualmente, a una serie prolongada de crisis bancarias y quiebras de una multitud de empresas en varios países. En con­ traste, desde principios de septiembre de 2008, los gobiernos y bancos centrales de Estados Unidos y de la Unión Europea adop­ taron una política de masiva intervención para salvar bancos y mercados financieros. Es claro que los altos directivos aprendie­ ron de la historia una importante lección: actuar antes que el colapso contamine al conjunto de las economías. Entre 2008 y 2009, la inyección de dinero de los bancos cen­ trales para impedir el congelamiento de los mercados crediticios, así como el rescate directo de graneles bancos quebrados y las 318

Nueva historia de las crisis financieras marichal  
Nueva historia de las crisis financieras marichal  
Advertisement