Page 240

LA GLOBALIZACIÓN FINANCIERA A FINES DEL MILENIO,

1990-2006

con el franco como objetivo del ataque especulativo, produjera la decisión comunitaria de ampliar las bandas de fluctuación hasta 15%. La decisión suponía, de hecho, el paso a un sistema de flotación que no se modificó hasta la llegada del euro en enero de 1999.214

Después de la crisis cambiaría y durante un par de años, las economías de Europa occidental tuvieron un desempeño relati­ vamente pobre, con alzas en las tasas de desempleo. En el caso de España, que fue quizás el país más severamente castigado por la crisis, el economista Torrero Mañas señala que a lo largo de 1992 se “sufrieron sucesivas caídas del signo monetario, en contra de los deseos del Gobierno que consideraba la fortaleza de la peseta como un pivote esencial de la política antiinflacionista”.215 Se produjo un brote inflacionario fuerte en la economía española, acompañado por un incremento del déficit comercial y un cre­ ciente desequilibrio en las cuentas fiscales. Especialmente traumá­ tico fue el hecho de que el desempleo se disparó, alcanzando en 1994 la impresionante cifra de 24,2% de la población activa, en una época en que el promedio de desempleo en los países de la O CD E se mantenía por debajo del 8%. La crisis monetaria con­ tribuyó al debilitamiento de la administración del presidente Felipe González en España, cuyo partido, el PSOE, sufrió una fuerte derrota en las elecciones de 1993. Pero a pesar del traspié monetario y financiero, se consolidó la incorporación de los paí­ ses de Europa del sur a la Unión Europea e, inclusive, comenzó a discutirse la futura entrada de nuevos socios de Europa del este, que iniciaban su camino hacia la democracia capitalista. La caída del muro de Berlín en 1989 abrió un proceso de rápidas transformaciones de los regímenes políticos y de las eco­ 241

Nueva historia de las crisis financieras marichal  
Nueva historia de las crisis financieras marichal  
Advertisement