Issuu on Google+

Sebastián Santana Suárez Literatura I Tercer Semestre “C” Pfra. Cecilia Hernández González -LEYENDA-


Leyenda “La Masacre”


Quiero contar una cosa que sucedió en mi colegio

el

instituto

Valladolid

en

la

preparatoria, esta historia es verdad, al menos eso dicen, se ha transmitido de generación en generación todo empezó hace muchos años, un colegio perdido entre el cerro que era considerada como una de las mejores de Morelia, pues era bastante grande, aunque casi no había maestros, pero un buen día de clase, un

grupo de alumnos

jóvenes

estaban

adolescentes

haciendo

una fabula con la

profesora, una joven

muy guapa llamada

Cecilia y que había

empezado

apenas

hacía

un

mes;

prendió el radio del

salón para oír las

noticias y el clima,

pues la clase se iba

el día siguiente al monte de san miguel para una excursión, pero a la mitad de la noticia , un hombre con voz muy grave cortó la comunicación y dio una noticia de última hora,les comunicamos que se ha escapado un peligroso asesino de la cárcel por favor, les rogamos que cierren puertas y ventanas hasta que sea detenido, gracias por su atención-, los estudiantes se asustaron mucho y con razón ya que la cárcel quedaba muy cerca de la escuela la profesora Cecilia los tranquilizó leyendo algunas bonitas novelas, y en ese momento a una niña, Luisa , le entraron muchas ganas


ventanas hasta que sea detenido, gracias por su atención-, los estudiantes se asustaron mucho y con razón ya que la cárcel quedaba muy cerca de la escuela la profesora Cecilia los tranquilizó leyendo algunas bonitas novelas, y en ese momento a una niña, Luisa , le entraron muchas ganas de ir al baño, la maestra Cecilia, después de lo que habían dicho en la radio, no sabía si dejar a Luisa ir o no, pero ella insistía tanto y la maestra con imprudencia al final la dejó ir al baño antes de marchar, acordaron una contraseña para saber que era ella y no el temido preso asesino ya que habían cerrado totalmente el salón la contraseña consistía en que cuando llegara Luisa tenía que dar tres golpes en la puerta y arañarla dos veces, Luisa fue rápidamente al baño desesperada, tediosa mirando para todos lados ya que se daba cuenta de la situación, la maestra comenzó a ponerse nerviosa ya que Luisa no llegaba pero si salía a buscarla sabría que expondría a todos al peligro; el asesino psicótico, que estaba escondido entre los arbustos junto al baño, se lanzo sobre Luisa y la obligó a que le dijera la contraseña para entrar a su salón, Luisa temerosamente no sabía qué hacer pero fue tanto el pánico y desesperación que no tuvo más remedio que decirle la contraseña, el asesino que le habría prometido, que no la mataría si le decía, pues descarada y cruelmente la asesino, cortándole su cabeza la maestra ya desesperada con el Jesús en la boca como dice mi madre, ya que ya había pasado mas de media hora y Luisa aún no había vuelto, cuando de pronto, en la puerta se escucharon tres golpes y dos arañazos, la contraseña correcta, es ella, pensó la joven maestra, pero al abrir la puerta, se encontró con el cuerpo sin cabeza de la pobre niña el asesino de un salto sobre el cuerpo sin vida de la niña entro al


salón , y entre gritos de terror, dolor, descaro sin corazón como vil asesino acabó con todo el salón, la profesora Cecilia quedó con vida, pues su primera reacción no fue salvar a su grupo si no salvarse a ella misma logrando saltar por una ventana y salir corriendo a pedir auxilio, se encontró con la policía ya que lo andaban buscando por el cerro debido a la cercanía a la cárcel, cuando llego la policía al parecer después de haber asesinado a machetazos a todo el salón se encontraron al parecer que el asesino se había suicidado solo la maestra vivió para contarlo y que hasta la fecha se sigue rumorando la historia, hoy en día está en un psiquiátrico de Morelia ya que desde aquel día la trauma que vivió la descontrolo para siempre y no puede parar de repetir una y otra vez “tres golpes y dos arañazos, tres golpes y dos arañazos”, la escuela estuvo a punto de ser derrumbada por las autoridades, pues solo traía malos recuerdos y mucho temor de tan solo pensar como se vivió aquel dia, pero al final de cuentas la dejaron. Cuentan que si entras, en el baño puedes ver la cabeza de la niña, que te mira fijamente con ojos llenos de terror pidiendo auxilio, y que en la clase, se escuchan los gritos del asesino disfrutando su cruel acto, el grupo gritando, a la maestra penando y también a veces del techo chorrean gotas de sangre sin razón.

Sebastián Santana Suarez



Leyenda