Page 1

ANÁLISIS JURÍDICO DE LOS CONTRATOS DE SEGURO EN NICARAGUA Tania Odalisca Rodríguez* Los contratos de seguro nacen en Nicaragua hasta la inserción de su economía en el mercado mundial. A inicios del siglo XX se establecen en el país las primeras empresas extranjeras dedicadas a esta actividad: el Sol de Canadá, la Confederación del Canadá y la Manufacture Life de los Estados Unidos. La primera aseguradora de origen nacional se estableció entre 1939 - 1940 y se llamaba Compañía Nacional de Seguros. Para 1979 ya existían seis compañías aseguradoras nacionales. Sin embargo, por Decreto 1074 la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional nacionaliza la actividad, creando el Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros (INISER), una institución con carácter monopólico y que succiona a las demás empresas de origen nicaragüense establecidas con capital privado. En este mismo Decreto se les prohíbe la venta de nuevos seguros a las empresas aseguradoras extranjeras y obligándolas a cumplir con sus obligaciones previamente adquiridas hasta la terminación del contrato. Por su parte, las disposiciones legales antecedentes a las actuales, donde, se específica la regulación de la actividad aseguradora, en un inicio, se concentró en el Título XXXIII llamado “De los contratos aleatorios” del Código Civil de 18 de marzo del año 1866, y fue hasta 1970 con la Ley General de Instituciones de Seguros, Decreto 1727, reformada en el año 1996 mediante la Ley 227 y vigente hasta el año 2010, que se aprobó una ley propia para la regulación de la materia de seguros en Nicaragua. Actualmente, la institución encargada de controlar la actividad aseguradora en el país es la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (Artículo 5, Ley No. 733); y, *

La autora es Licenciada en Derecho por la Universidad Centroamericana, UCA.

101


la materia de seguro en Nicaragua está regulada por: la Ley No. 733 “Ley General de Seguros, Reaseguros y Fianzas”, la Ley No. 561 “Ley General de Bancos, Instituciones Financieras No Bancarias y Grupos Financieros”, y la Ley No. 316 “Ley de la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras”, y sus reformas (Leyes No. 552, 564, 576), y por el Código de Comercio de la República. De tal forma, el Artículo 535 del Código de Comercio establece que “el seguro es un contrato por el cual una persona se obliga, mediante una prima, a indemnizar a otra persona de las pérdidas o daños que sufra por consecuencia de ciertos acontecimientos fortuitos o de fuerza mayor, o a pagar una suma según la duración o los acontecimientos de la vida de una o muchas personas”. Por su parte, el Artículo 3 de la Ley No. 733 establece que el contrato de seguro es un contrato mercantil de prestación de servicios de futuro, por el cual una sociedad de seguro se obliga mediante el pago de una prima, a indemnizar a otra persona natural o jurídica, de las pérdidas o daños que sufra como consecuencia de acontecimientos probabilísticos, fortuitos o de fuerza mayor, o a pagar una suma según la duración o los acontecimientos de la vida de una o varias personas.” De estos artículos podemos extraer que en nuestro sistema jurídico existen dos grandes grupos de contratos de seguro, los seguros de daños (patrimoniales) y los seguros sobre personas. Ahora, los contratos de seguro deben consignarse por escrito, a través de una póliza que debe contener (Artículo 538 Cc): a) Los nombre del asegurador y asegurado, y la residencia o domicilio de ambos. b) El concepto en el cual se hace el seguro. c) El objeto en el cual se hace el seguro. d) Los riesgos contra los que el seguro se hace. 102


e) f) g) h) i)

El tiempo en que comienzan y terminan los riesgos. La cantidad asegurada. La prima, premio o precio del seguro. Los seguros ya existentes sobre los mismos objetos. Y, en general, todas las circunstancias cuyo conocimiento puede interesarle al asegurador, así como todas las condiciones estipuladas por las partes.

Por los conceptos anteriormente referidos se puede determinar que los contratos de seguro tienen cuatro elementos esenciales: El interés asegurable: el objeto del contrato no es la cosa amenazada por un peligro incierto, sino el interés del asegurado en que el daño no se produzca, en otras palabras el interés asegurable. El riesgo asegurable: es un evento posible, incierto y futuro, capaz de ocasionar un daño del cual surja una necesidad patrimonial. La prima: no es más que la suma que debe pagar el asegurado para que el asegurador asuma la obligación de resarcir las pérdidas y daños que ocasione un acontecimiento futuro previamente establecido en la póliza. La obligación del asegurador de indemnizar: esta obligación depende de la realización del riesgo asegurado y es consecuencia del deber del asegurador de asumir el riesgo asegurable. En otros aspectos, los contratos de seguro cumplen con las siguientes características.  Es un acto de comercio.  Es un contrato solemne.  Es un contrato sinalagmático. 103


 Es un contrato oneroso.  Es un contrato aleatorio.  Es un contrato de adhesión. Y, según el Artículo 66 de la Ley 733, podemos determinar las categorías de los contratos de seguro que las empresas aseguradoras están facultadas a otorgar: 1. Seguros de Vida 2. Seguro de Accidentes Personales 3. Seguros de Salud 4. Seguros Previsionales para Accidentes Laborales 5. Seguro de Rentas 6. Seguros Patrimoniales 7. Seguros Obligatorios 8. Seguros de Fianzas. La Actividad Aseguradora en Nicaragua, según el Artículo 3 de la Ley No. 733, le corresponde a los siguientes sujetos:  Agencias de Seguros: son las sociedades mercantiles autorizadas por el Superintendente, y cuya finalidad social es únicamente promover la suscripción de los contratos correspondientes y obtener su renovación. En Nicaragua, se encuentran registradas únicamente 5 sociedades aseguradoras.  Agentes de Seguros: son las personas naturales nicaragüenses o extranjeras residentes en el país, autorizados por el Superintendente, que se dedican a la colocación de seguros por cuenta y en nombre de una sociedad de seguros autorizada para operar en el país.  Asegurado: persona natural o jurídica que, mediante el pago de una prima, recibe la protección de la sociedad de seguros, de conformidad a lo establecido en la póliza de seguro y tras el cumplimiento de los acontecimientos estipulados en ésta.

104


 Beneficiario: persona designada por el asegurado como titular de los derechos indemnizatorios establecidos en la póliza.  Corredores de Seguro: personas naturales o jurídicas autorizadas por el Superintendente, para que por cuenta y en nombre propio puedan, a nombre de terceros, solicitar, negociar u obtener seguros en Nicaragua.  Subagentes: personas naturales, nicaragüenses o extranjeros residentes en el país, autorizados por el Superintendente para solicitar de una sociedad corredora de seguros para colocar seguros por cuenta y en nombre directo de la sociedad solicitante. Por ultimo, es necesario destacar las reglas de protección al consumidor y las garantías de libre contratación establecidas a partir del Artículo 84. Entre estas están la libre competencia; la solidez y transparencia de los productos; la clara, veraz y precisa publicidad; el acceso a la información; la libre contratación; la confidencialidad de las operaciones y la comparecencia ante la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras. Concluyendo, podemos decir que existe dentro del ordenamiento jurídico las reglas necesarias para regular la actividad aseguradora, que determina claramente los elementos del contrato de seguro, sus elementos y características, y los sujetos que se involucran en la misma. Sin embargo, es necesario darle mayor difusión, para comprender desde el plano jurídico los alcances de estos contratos y la naturaleza de los mismos. Bibliografía Código de Comercio de la República de Nicaragua. Herrera Espinoza, Jesús J. y Guzmán García, Jairo (2006) “Contratos Civiles y Mercantiles”, Universidad Centroamericana.

105


Ley de la Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras, Ley No. 316, aprobada el 29 de Septiembre de mil novecientos noventa y nueve. Ley General de seguros, Reaseguros y Fianzas, Ley No. 733, Aprobada el 15 de Julio del 2010, publicada en Las Gacetas Nos. 162, 163 y 164 del 25, 26 y 27 de Agosto del 2010. Pagina Web de la Superintendencia de Bancos, http://www.siboif.gob.ni/

106

analisis-juridico  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you