Page 1

¡Por

un futuro alimentario sostenible! (22 de Noviembre Inicio del AIAF)

Lect. 1: El 2014 fue declarado el Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF). Lo ha decidido, al final del año pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas bajo la presión de 360 organizaciones no gubernativas de más de 60 países. Es un basto movimiento de opinión que se bate, contra el acaparamiento de las tierras por parte de las multinacionales de la agro-industria, y la dificultad de acceso a los recursos productivos (tierra, agua, semillas de calidad, instrumentos) por parte de los pequeños criadores y de los productores agrícolas. La Agricultura Familiar es pieza clave en la lucha contra el hambre y la pobreza, habida cuenta que en los países en desarrollo existe una población agrícola entre el 50 y el 80%. Sin duda, el tema de las inversiones agrícolas a nivel familiar es crucial. Guía:

Comenzamos nuestra oración manifestando nuestra fe. Creemos Padre, que tu has creado la tierra para todos y que de barro nos hiciste — y creemos, en la fuerza de tu acción creadora, que nos has dado la capacidad para cuidarla y compartirla, sin poseerla ni dominarla. Creemos Jesucristo, que con tu encarnación asumiste nuestra misma tierra, la misma historia y la misma esperanza, y nos hiciste hermanos y hermanas, familiares de Dios — y creemos, que con la fuerza de tu encarnación, que todos estamos llamados a servir a la vida y a todo aquello que sea necesario para su cuidado y para el uso sostenible y solidario de los recursos. Creemos, Espíritu de Amor, que eres el aliento del Dios vivo que fecunda la tierra y construye la comunión, — y creemos, que con la fuerza de tu presencia vivificadora en la historia, que cada persona de buena voluntad puede garantizar la integridad de nuestra Casa Común y comprometerse en promover políticas económicas éticas que favorezcan la inclusión, la soberanía alimentaria y el comercio justo. Guía: Escuchemos algunos fragmentos de la «Carta de Brasilia a los trabajadores del campo», del III Congreso Nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin tierra, para tener su imagen delante de nuestros ojos y su voz en nuestro corazón. (Proyección de imagenes de “Family Farming”) Lect. 2 :

“A quien pregunte quienes son los trabajadores sin tierra, díganles: Somos los hijos de la tierra. Hombres, mujeres y niños que luchan y sueñan con que todos tengan tierra. Tantos no tenemos todavía el derecho a la tierra por la fuerza de las alambradas. Por la sórdida fuerza del dinero. Somos hombres y mujeres de paz. Somos la mano humana que fecunda la tierra. Somos aquellos que hace años aprendemos a escuchar el trabajo de la semilla. Leemos, en la caligrafía de los vientos y de las estaciones, el tiempo de plantar y el tiempo de cosechar. Somos los que conocen la flor y el fruto. 1


Somos testigos del poderoso ciclo de la Vida. Por eso, somos pertinaces. Por eso, a quien pregunte por nosotros, díganles: en el país de las inmensas tierras ociosas, somos aquellos que se niegan a aceptar las alambradas... Buscamos hoy caminos alternativos para hacer producir la tierra conquistada: la valorización de la producción familiar, de las cooperativas y asociaciones, la socialización de los bienes que producimos. Con eficacia, reinventamos políticas de combate a la pobreza, al hambre, a la miseria, al desempleo. para producir el pan que hoy falta en la boca de millones. Guía: Ya cinquenta años atrás, Papa Juan XXIII en la Pacem in Terris, se dirigía a “todos los hombres de buena voluntad”, creyentes y no creyentes, para apelar al valor fundamental de la paz instaurada solamente a partir del pleno respeto de los derechos y deberes universales, inviolables e inalienables, de la persona. A pesar del tiempo transcurrido, su mensaje continúa plenamente vigente: Lect. 1: “Cada ser humano tiene un derecho a la existencia, a la integridad corporal, a los medios indispensables y suficientes para un decoroso nivel de vida, principalmente, el alimento... Y no basta reconocer y respetar en cada ser humano el derecho a los medios de subsistencia: es necesario que nos involucremos, según las propias fuerzas, para que cada ser humano disponga de medios de subsistencia en medida suficiente”. (cfr. nn. 6, 16 versión italiana) CANTO: http://www.rscjinternational.org/content/view/118/35/lang,c Ofrenda Fecunda (Cecilia Rivero) Háznos ofrenda, Señor, hoy contigo De justicia y reconciliación Pan partido, siempre repartido En la mesa de la comunión Háznos vida, cariño y entrega Que, valientes podamos romper Actitudes que matan la vida, Que nos llenan de miedo Y nos quitan la fe Que tu entrega y pasión por la vida Se abra espacio en nuestro interior Que tu vida, Ofrenda Fecunda Se haga fruto en nuestro corazón. Guía: ¿SABÍAN QUE... − 870 millones de personas aún padecen hambre crónica? Entre los niños, se estima que 171 millones de menores de cinco años padecen malnutrición crónica, casi 104 millones tienen falta de peso y unos 55 millones sufren malnutrición aguda Abre Señor nuestros ojos y no permitas que lo olvidemos en nuestras opciones de vida −

La crisis de precios alimentarios, la crisis energética y ambiental han mostrado los límites del modelo de producción agrícola dominante gobernado por las multinacionales de la agroindustria? Abre Señor nuestros ojos y que no dejemos de anunciar tu Reino de justicia, paz y fraternidad

2


La agricultura se practica en el 38,5% de la superficie terrestre y que los cultivos proporcionan más del 84% de los alimentos del mundo? Abre Señor nuestros ojos y cantaremos tu gloria respetando el orden de la creación y cuidando el ambiente y sus recursos

El 43% de la población activa mundial está empleada en el sector agrícola y que este porcentaje se eleva al 53% en los países en desarrollo? Abre Señor nuestros ojos y haznos promotores de una “cultura del encuentro y de la solidaridad”

Más de dos tercios de los 1400 millones de personas que viven en situación de pobreza extrema residen en zonas rurales de países en desarrollo y que a nivel mundial 1500 millones de hogares viven de la Agricultura Familiar? Abre Señor nuestros ojos y reaviva nuestro compromiso por la justicia trabajando para que todos puedan vivir con dignidad

La Agricultura Familiar asegura el 75% de la producción agrícola y alcanza el 80% de la demanda de los mercados internos? Abre Señor nuestros ojos y que seamos sensibles a promover el desarrollo sostenible de los sistemas agrarios basados en la familia

Guía: “Dios te conceda el del cielo, la fertilidad de la tierra y abundancia de trigo y vino” (Gn 27,28). En el AT, aparece frecuente el tema de la tierra como propriedad de Dios, y el hombre como aquel que es llamado a sembrar y recoger en abundancia, a compartir en justicia con el pobre y el forastero.  LIBRO DEL DEUTERONOMIO 8, 7-11 Sí, el Señor, tu Dios, te va a introducir en una tierra fértil, un país de torrentes, de manantiales y de aguas profundas que brotan del valle y de la montaña; una tierra de trigo y cebada, de viñedos, de higueras y granados, de olivares, de aceite y miel; un país donde comerás pan en abundancia y donde nada te faltará, donde las piedras son de hierro y de cuyas montañas extraerás cobre. Allí comerás hasta saciarte y bendecirás al Señor, tu Dios, por la tierra fértil que Él te dio. Pero ten cuidado: no olvides al Señor, tu Dios, ni dejes de observar sus mandamientos, sus leyes y sus preceptos, que yo te prescribo hoy. (Momento de silencio y contemplación)

 Lect. 2: “La Paz, aquella verdadera, aquella que quiere ser otra cosa que no sea un intervalo entre dos masacres, la verdadera paz ¿es posible cuando el 15% de los hombres posee el 80% de las riquezas humanas? El año pasado, sobre nuestra pobre tierra: 60 millones de hombres a más y 60 millones de toneladas de trigo en menos ¿piensan que esto puede durar? Los hombres que tienen hambre representan hoy los dos tercios de la humanidad. En los años venideros, ellos serán tres cuartos... ¿qué quieren? No se puede al mismo tiempo preparar la destrucción de la especie humana y dar, además, los medios para vivir a aquellos que sobrevivirán. Si inmediatamente, un gran arrebato de amor no despierta la conciencia universal, el hambre de los hombres apresurará el fin del mundo. Repitan, sin cansarse a los responsables de vuestro destino: “¡Menos tanques de guerra y más arados, para todos! ¡Menos bombas y más pan, para todos! Compartan con los “otros” para poder ser amados. Desarmar para poder amar, compartir con los otros para poder ser amados; son éstas, con la gracia de Dios, las condiciones para nuestra sobrevivencia. De lo

3


contrario, nuestras Babilonias, un día se derrumbarán y lo que quedará de la especie humana volverá a sus antiguas cavernas. Mas todo se puede salvar, si ustedes saben amar. No un día, de paso, sino intensamente, por mucho tiempo... y por todos los días, siempre. No s e desalienten, no renuncien, no desistan... Aplaudan o denuncien, admiren o indígnense, pero no sean neutrales, indiferentes, pasivos, resignados. Hagan que vuestras vidas valgan la pena. Todo el amor sembrado, tarde o temprano, florecerá...” (Raoul Follereau) ORACIÓN:

Tod@s juntos: Queremos, Señor Jesús, compartir tu amor por toda la creación. Concédenos sabiduría y capacidad para usar la tierra sin destruirla y poder dejar a los que vienen un espacio de vida en buenas condiciones. Ayudanos a trabajar por la dignidad de cada ser humano y danos valor para que logremos mejores condiciones de vida para las familias rurales como así también una justa distribución de la tierra. Ayúdanos Señor, a trabajar por la promoción personal y comunitaria de nuestros hermanos del campo, para conseguir un mundo más justo, humano y fraterno. Porque sólo así la tierra podrá cantar tus alabanzas pues “la gloria de Dios es el hombre viviente”. Amén. CANTO: http://www.youtube.com/watch?v=FlCUW3hBrvc Si todo es de todos (Luis Guitarra) Si todo es de todos, la deuda del mundo es una injusticia. Si todo es de todos, los que tienen tanto que no pidan más. Si todo es de todos, ¿por qué hay tanta gente que no tiene nada? Si todo es de todos, las deudas eternas tendrán un final. Todo es de todos, todo es de todos. Todo es de todos, todo es de todos. Guía: La narración de Mc 6, llamada de la “multiplicación” propone dos economías, dos maneras diferentes de administrar. La del hombre que vive de lo que tiene o compra, y la de Dios que vive y hace vivir de lo que da en perfecta gratuidad. Y los discípulos están llamados a “pasar”, —así como lo hizo Jesús—, de la economía del poseer, que produce hambre y muerte, a aquella del don que genera saciedad y vida.

 EVANGELIO DE MARCOS 6, 35-43 Cuando ya se hizo tarde, se le acercaron sus discípulos y le dijeron: —Éste es un lugar apartado y ya es muy tarde. Despide a la gente, para que vaya a los campos y pueblos cercanos a comprar algo para comer». Él respondió: «Denles de comer ustedes mismos». Ellos le dijeron: «Habría que comprar pan por valor de doscientos denarios para dar de comer a todos». Jesús preguntó: « ¿Cuántos panes tienen ustedes? Vayan a ver». Después de averiguarlo, dijeron: «Cinco panes y dos pescados». Él les ordenó que hicieran sentar a todos en grupos, sobre la hierba verde, y la gente se sentó en grupos de cien y de cincuenta. Entonces él tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. También repartió los dos pescados entre la gente.

4


Todos comieron hasta saciarse, y se recogieron doce canastas llenas de sobras de pan y de restos de pescado. (Momento de silencio y contemplación)

Lec. 1: “La primera clave es volver a la Palabra para reconocer una economía diferente que subyace en la historia, Economía divina, un modo de interpretación que Dios tiene de la realidad. Es también su modo de estar en la historia, donde y como él se ubica. Para nosotras(os) es un modo de pensar la historia hasta tener los mismos sentimientos de Cristo Jesús… Esta economía se extiende cada vez más. Afecta no solamente a las porciones del drama del hombre y de la creación, sino también a los momentos secretos de juego y de placer que se presentan en la vida, cuando se intercambian los amores, células de vida de muchos amores escondidos en la creación y en la historia. Esta es la economía de la que habla el salmo 103, es la economía de un Dios que inventa los monstruos para divertirse (v. 25 y 26). Un Dios que da el vino a la criatura humana para que su corazón se alegre y haga una fiesta. Es la economía de un Dios que nos ofrece el aceite para que brille nuestro rostro. Un Dios que se viste de luz, que duerme bajo el cielo que El despliega como una tienda, un Dios que, como un carro, retiene las nubes, y anda sobre las alas del viento que toma como su mensajero... Esta economía de Dios nos enseña a amar la justicia. Si no nos enamoramos de ella, nuestras opciones serán muy débiles y “morales”; si nos escandalizamos todavía de la abundancia, del derroche, de esta lógica ilógica, nos será difícil cultivar la nostalgia de un mundo diferente. Tenemos que ayudarnos a amar esta economía para no tener el hastío de lo incomprensible que es la situación de la pobreza humana, y del sin sentido que a menudo reviste la vida en la situación posmoderna de los pueblos y en nuestros combates. Antes de practicar la justicia, debemos amarla. Si nos escandalizamos de los pobres, nos escandalizamos de Dios. Las situaciones de precariedad humana revelan en efecto esta doble economía muy semejante a la economía divina, donde la debilidad cohabita con la abundancia, la fiesta con el dolor, la confianza con la precariedad. En estas historias se mezclan largas fiestas y ayunos intensos. El Dios que crea los monstruos marinos para divertirse es también el Dios que vela día y noche para no abandonar a su pueblo, el Dios que sale y entra con él, el Dios que le protege, cuida de él, como canta el salmo 121, 3-8. El Dios que no sabe contar es también el que conoce el número de cabellos de cada uno de nosotros, y que mantiene los precarios equilibrios de la naturaleza, hasta el más pequeño de los pájaros (cf. Lc 12, 6-7). Es el Dios que vela en secreto sobre el grano que muere en el útero de la tierra (cf. Gn 12, 24). Es el Dios que se indigna cuando ve la manera como tratan los ricos a los pobres. Es el Dios que se identifica con las situaciones de precariedad de la vida de los pueblos. Decide mantenerse en el tiempo y su morada es la eternidad. Con Jesús, la economía de Dios irrumpe en un mundo extremadamente estructurado y jerarquizado. Esto nos permite recuperar la fe. Nada es imposible para Dios. Si El ha venido a irrumpir en esta sociedad de cálculos, ¡cómo no creer que es posible reconstruir otra historia!” (Sr. Antonietta Potente) ORACIÓN:

Guía: Oremos con algunos versículos del SALMO 103 en forma de resonancia al fragor de tu trueno se precipitaron, mientras subían los montes y bajaban los valles: cada cual al puesto asignado...

Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres! Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto.

Desde tu morada riegas los montes, y la tierra se sacia de tu acción fecunda; haces brotar hierba para los ganados, y forraje para los que sirven al hombre.

Asentaste la tierra sobre sus cimientos, y no vacilará jamás; la cubriste con el manto del océano, y las aguas se posaron sobre las montañas;

Él saca pan de los campos, y vino que le alegra el corazón;

pero a tu bramido huyeron, 5


a que les eches comida a su tiempo: se la echas, y la atrapan; abres tu mano, y se sacian de bienes;

y aceite que da brillo a su rostro, y alimento que le da fuerzas. Hiciste la luna con sus fases, el sol conoce su ocaso. Pones las tinieblas y viene la noche, y rondan las fieras de la selva...

escondes tu rostro, y se espantan; les retiras el aliento, y expiran y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra.

Cuando brilla el sol, se retiran, y se tumban en sus guaridas; el hombre sale a sus faenas, a su labranza hasta el atardecer. Cuántas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con sabiduría; la tierra está llena de tus criaturas.

Gloria a Dios para siempre, goce el Señor con sus obra. Cantaré al Señor mientras viva, tocaré para mi Dios mientras exista: que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor.

Ahí está el mar: ancho y dilatado... lo surcan las naves, y el Leviatán que modelaste para que retoce.

Que se acaben los pecadores en la tierra, que los malvados no existan más. ¡Bendice, alma mía, al Señor!

Todos ellos aguardan Guía: Acompañamos las palabras del canto participando con el gesto de “sembrar” comprometiéndonos a sostener esperanzados este nuestro presente; y como oración de intercesión, por los frutos que producirán sea el ciento, el sesenta, el treinta por ciento. (Gesto: enterrar algunas semillas en una vasija mientras se canta … )

CANTO: http://www.youtube.com/watch?v=JxMRsmH_9CM

Il mondo che vorrei (Laura Pausini) o si se prefiere se puede leer este poema de “Dom” Pedro Casaldáliga:

«CENTINELA, ¿QUÉ HAY DE LA NOCHE?» ... Para que Dios se vea Dios ahora, hay que ir haciendo el Reino, a contramano de cualquier otro reino; y es la hora de que este mundo lobo sea humano. ¿Qué fue del latifundio, centinela? ¿Qué hay de la esperanza, compañeros? La noche de los pobres está en vela y el Dueño de la tierra ha decretado abrir todos los surcos y graneros porque el eón del lucro ya ha pasado.

6

Año Internacional de la Agricultura Familiar  

Guía para la oración por el Año Internacional de la Agricultura Familiar.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you