Page 7

hoy

/ Jueves 24 de junio de 2010

ACTUALIDAD

La fiesta al sol fue práctica de la élite inca Cipriano Lucio, Quispe Quispe E-Mail clqqare@yahoo.es clqqare@hotmail.com

La sociedad inca fue clasista y también sus manifestaciones culturales religiosas se movían en esa dirección, para tener una idea acerca de esta estratificación social, sigamos unas líneas del historiador Deiros quien nos da a conocer que había cuatro clases de religión que son las siguientes: "La religión oficial del estado incaico, la religión de la gente educada y la nobleza del imperio, la religión de los estados conquistados y la religión de los ayllus, los grupos locales y los individuos".(1) Dentro de este contexto en la cosmovisión de los incas, el "Inti, el sol sagrado era fundador del mundo. Era la deidad más importante, y generalmente estaba representado como un disco dorado circular con rostro humano, que brillaba en todas las direcciones".(2) Se conoce que los incas no solamente rendían culto al sol, sino que extendían su liturgia a la luna, la tierra, a mamacocha y otros. Aunque hay que dejar en claro para la élite inca la fiesta principal, era la fiesta dedicada a su padre, el Sol. Inti Raymi estaba confinada a la élite o la nobleza del imperio, podría afirmarse junto con Alejandro Ortíz que el "Cusco ordenaba su religiosidad en torno al Sol y su mediador, síntesis de lo divino y humano: el Inca…"(3) Además, el culto al sol se desarrolló con mayor énfasis dentro de un periodo de transición entre el desarrollo autónomo y la conquista española. La fiesta del sol se llamó: "El Inti Raymi, la gran Pascua del Sol, que se realizaba después de la cosecha, como una acción de gracias. Esta debió ser la fiesta máxima, primero porque había más tiempo para dedicarle pues ya se había concluido con el trabajo de campo; ya las mieses estaban en los depósitos o graneros".(4) Bartolomé De las Casas, según cita de Varcárcel coadyuva lo que se viene sosteniendo que fue una fiesta netamente de la nobleza real (élite inca) a la letra se puede leer: "Salía el Inca de su palacio con un cortejo de más de 300 orejones, a los cuales no se allegaba ningún otro que no fuese de su sangre".(5) También Bernabé Cobo: citado por Varcárcel nos informa que además del canto, la danza, el ayuno y otros actos, se realizaban sacrificios. Dice

Varcárcel: "participaban en el rito únicamente el Inca y los nobles de sangre real y no las mujeres".(6) Los incas creían ser descendientes o provenientes del Astro Rey y se declaraban ser su súbdito, por eso rindieron un culto profundo, que normalmente requería de una preparación con ayuno y ciertas abstenciones con la finalidad de aplacar las pasiones humanas. En cierta medida había una consagración o purificación. En la actualidad, el asunto ha cambiado por completo, y ya no se mantienen las características primigenias. La fiesta al sol está popularizándose y corrompiéndose por propios y extraños, debido al escaso conocimiento de sus verdaderos orígenes. Por ejemplo la serenata a dicha fiesta este

7

La aventura de viajar en bus Mg. Teresa Chara de los Ríos teresachara@hotmail.com www.desarrolloyequidad.blogspot.com

Fiesta del Sol en el Cusco. (Foto: Internet) 23 en el distrito de Umari, iniciará con despertar pasiones y no la preparación para rendir el homenaje al sol. A esto hay que sumar ciertos desencuentros entre autoridades que están ligadas a este festejo.(7) Reiteramos que está fiesta era práctica de las castas sociales dominantes dentro del Estado Inca (nobleza de sangre), desde esa perspectiva ya se ha llegado a desnaturalizar. Por otro lado, el desorden y los daños que se causan a los "monumentos prehispánicos" corrompen la naturaleza, debido a que esta fiesta en su comienzo no tenía dichas finalidades ni las observaciones actuales, para ello nos basta leer algunas líneas de la doctora Denesy Palacios y darnos cuenta de la desnaturalización.(8) Y por tanto, se ha perdido su originalidad y autenticidad,

porque algunas veces se convierten dichos lugares en "templos de la diversión" y las ocasiones sanas se convierten en oportunidades para personas de mal vivir y con otras intenciones. ¡Cuidado…! ---------------------------------------------(1) Deiros, Pablo. Los adoradores del sol. En: Padilla, René. Editor. "Misión: Revista internacional de orientación cristiana". Vol. 7.Nº 4. San José Costa Rica, diciembre de 1988. p. 35. (2) Ibíd. (3) Ortiz Rascaniere, Alejandro. El dualismo religioso en el antiguo Perú. En: Mejía Baca, Junín. Historia del Perú: Perú Antiguo. T. III. Lima: Editorial Juan Mejía Baca, 1980. P. 13. (4) Varcárcel, Luís. La religión incaica. En: Mejía Baca, Juan. Editor. Ibíd. p. 108. (5) Ibíd. p. 109. (6) Ibíd. p. 134. (7) Intiraymi enfrenta a autoridades. En: Interdiario "Antorcha" 23 de junio de 2010. p. 4. (8) Palacios Jiménez, Denesy. La fiesta andina: el Inti Raymi o fiesta del Sol: La voz de la mujer. En: Diario "Ahora" 23 de junio de 2010. p. 2.

Viajar en bus interprovincial es siempre una aventura. Pueden suceder muchas cosas empezando porque se malogre una llanta o la caja de cambios no dé para más. Hay una agencia de transportes que sus buses salen cada quince minutos, todo un éxito económico, pero que cada vez son más frecuentes los reclamos que los buses que se malogran en plena carretera, perjudicando a los pasajeros que a primeras horas de la mañana, tiene reuniones concertadas de trabajo o atención médica en el hospital. Viajar en bus se ha convertido en una suerte de caja de Pandora porque en su interior se esconden muchas sorpresas, si es que no hay toma de carreteras por los mineros o si los huelguistas no ponen o lanzan piedras en el camino. Las películas que pasan son realmente terribles. El televisor es pequeño y las películas son mayormente en inglés con letras tan pequeñas que sólo las personas que están más cerca de la pantalla pueden leerlas. Después de un tiempo, se cansan de leer con tantas vueltas que da el bus que terminan mareadas o dormidas. A otras no les interesa ver la película y simplemente se duermen. Ruidos de disparos de ametralladoras y bombas muchas veces nos sobresaltan y despiertan. Las películas lejos de relajarnos nos ponen tensos. Lo más lamentable es cuando hay niños y las películas sin ningún cuidado ni control pasan escenas de sexo, poniendo en apuros a las madres que no saben como distraer a los niños para que no miren esas escenas subidas de tono, no apta para menores. Los refrigerios que sirven cada vez se han ido simplificando, o sea cada vez «más tela», a tal punto que ahora nos dan un paquete de galletas dulces como para favorecer las nauseas y el soroche. Bueno ¿Y de los olores interiores del bus?. Empezaremos por los del propio bus que no se limpia adecuadamente. También de aquellos olores generados por las personas que se sacan los zapatos para dormir más cómodamente, sin preocuparse de las demás personas que tenemos que soportar las «pezuñitis». Parece que es cierto que nosotros mismos no nos sentimos nuestros propios olores por más fuertes que éstos sean. Además está el problema de los hongos en los pies y hay personas que por más que se los laven siempre habrá mal olor porque sus zapatos están impregnados de ellos. El otro tema son los gases. A veces estamos durmiendo plácidamente cuando ya no hay el ruido insoportable del televisor y de pronto un potente olor daña nuestras fosas nasales y nos despierta abruptamente. Ha sido un oloroso torpedo que alguna persona ha dejado deslizar después de haber comido probablemente un buen plato de frejoles o una suculenta y aderezada cena. Hay gases silenciosos y otros sonoros. Los ronquidos no se quedan atrás. Los hay de todo tipo, desde los que son tipo silbidos, otros con breves interrupciones como si se estuvieran ahogando; otros son muy sonoros como el ruido que hace el escape de las motos. A veces tengo la impresión que las personas del bus que roncan se comunican entre ellos. La gama de ronquidos es terrible, por eso no hay nada mejor que pedirle a la terramoza que nos proporcione un pedazo de algodón para cubrirnos los oídos y no escuchar o amortiguar el ruido que emiten los roncadores. Y de las llamadas en los celulares ni se diga. Se escuchan todo tipo de conversaciones, de despreocupadas personas que hablan en tono alto. Desde una madre que llama a su hijo para encargarle que se acueste temprano, que no se olvide de sacar y tender la ropa que se quedó en la lavadora. Otra que saque temprano el pescado de la refrigeradora para que se descongele y puedan cocinarlo para el almuerzo. Otros cariñositos que se despiden de sus hijos mandándoles besos volados y recomendándoles que estudien y hagan la tarea, Otros más cariñositos que llaman primero a la esposa para comentarles que ya está en bus y que no se olvide de revisar todos los días la tarea de los hijos, y luego cambian de celular y llaman a la «trampa» con un tono de voz más meloso y le llenan los oídos de palabras dulces como que las extrañarán y les preguntan si ellas también los extrañarán, risitas nerviosas y les comentan que si se porta bien, ellos les darán una recompensa cuando regresen, bueno esto por decir lo más zanahoria que se escucha, pero hay otras conversaciones subidas de tono que no se pueden reproducir en este artículo. Algo sumamente incómodo es cuando el vecino que va en el asiento de atrás, se levanta para ir al baño o cuando ya estamos por llegar, suelta sin ningún cuidado la «pateadera», produciendo un golpe seco y contundente en nuestra espalda, sin ninguna consideración. En fin muchas cosas suceden al interior de un bus. Lo importante es llegar sanos y salvos, aunque se malogre el bus o si las terramozas nos despiertan abruptamente jalándonos las mantas que nos cubren, porque si las pierden se las descuentan.

Hoy 24 junio 201  

Hoy, diario de mayor circulación del centro oriente del Perú