Page 6

Los AngeLes Times

M

ientras las desgarradoras escenas de los más de 2,300 niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera sur provocaban angustia en todo el mundo y una airada reacción política interna, el presidente Donald Trump tuvo que dar marcha atrás a su incendiario discurso antiinmigrante. El mandatario se vio obligado a firmar una orden ejecutiva, el miércoles pasado, con la que la administración se compromete a mantener a las familias unidas en los centros de detención y a pedir al Departamento de Justicia que agilice sus casos. El retiro táctico reflejó cómo las dolorosas imágenes de niños llorando en jaulas, podrían poner en peligro a los republicanos cuando lleguen las elecciones de medio término, el próximo mes de noviembre. A pesar de la orden ejecutiva, el presidente mantuvo su discurso. “Tenemos que ser fuertes en la frontera, de lo contrario habrá millones de personas en camino”, dijo Trump a los legisladores republicanos en la Casa Blanca. “Tendremos a millones de personas entrando al país. No permitiremos que eso suceda”. En el año fiscal 2017, la Patrulla Fronteriza detuvo a 303,916 personas en la frontera sudoeste, un 25% menos que el año anterior. Las aprehensiones han aumentado este año. La noción de que los extranjeros representan una amenaza para la seguridad pública no es nueva, y a menudo se ha expresado en crudos términos raciales. En 1882, el Congreso

termina la separación de

foTos: geTTy imAges

Por JAZMINE ULLOA

HOY • LOS ÁNGELES Viernes 22 de junio del 2018

6

HOYLOSANGELES.COM/PORTADA

DESOLADOR. Niños separados de sus padres y madres permanecen en instalaciones de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande, Texas.

aprobó la Ley de Exclusión de China, la primera ley importante que limitó drásticamente la inmigración china y prohibió que se convirtieran en ciudadanos estadounidenses. Dicha ley fue derogada en 1943. Un siglo después, en la década de 1980, las preocupaciones sobre el crimen y las drogas, dieron

lugar a leyes federales que fusionaron cada vez más los sistemas de inmigración y la justicia penal del país. El Congreso amplió el número de ofensas que podrían derivar en deportación, incentivó el encarcelamiento de inmigrantes y aumentó la coordinación entre las fuerzas del orden público y

las fuerzas de inmigración. Desde entonces, la retórica que impulsa la política de inmigración se ha centrado en los llamados para expulsar a los delincuentes del país, a menudo jugando con afirmaciones falsas o inexactas de que los inmigrantes que ingresan ilegalmente al país se involucran en la

delincuencia. Los estudios demuestran que la gran mayoría respetan la ley y cometen menos crímenes, en promedio, que los ciudadanos de Estados Unidos. Sin duda, los últimos tres presidentes, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, ayudaron a construir un aparato

de deportación que cada vez se enfocó más en las familias. Cada uno de ellos se centró principalmente en la deportación de criminales convictos, o pandilleros acusados de crímenes violentos. Menores no acompañados Pero las madres y los

HOY 22 de Junio de 2018  
HOY 22 de Junio de 2018