Page 34

Este tipo de comercios ya eran populares en Londres en ese siglo. La corporación de farmacéuticos construye un laboratorio de medicamentos, pues ya en ese tiempo había en la capital londinense cerca de 114 farmacias y para finales del siglo ya contaban con mil. Nada importó la famosa guerra de los Treinta Años, al contrario, por las múltiples epidemias que diezmaban a población, en el transcurso del XVII se incrementó el número de farmacias en toda Europa las que, como era natural, por la competencia tuvieron que someterse a un perfeccionamiento y especialización, lo que vino a crear elementos precisos para la elaboración de las medicinas. En 1658 Johann Rudolph Glauber produce por primera vez la "sal mirabile" (sal milagrosa, que no era otra cosa que sulfato sódico o "sal de Glauber". Sigue caminado el siglo y surgen una serie de normas farmacéuticas según las cuales se estable-

cen las "tasas", o sea los precios, así como les derechos y obligaciones de los farmacéuticos, es decir, los "privilegios" oficiales, particularmente en relación con los médicos y los llamados "farmacéuticos ambulantes" (que por suerte no vemos todavía entre nuestro típico "ambulantaje"), que no observaban estas reglas (todavía vigentes hoy entre esta actividad tan popular en todas las ciudades del mundo) y son la mayor amenaza. Ejércitos enteros de médicos ambulantes, curanderos, médicos de cataratas (¡y apenas acaban de quitarme las de Niágara en el ojo derecho y espero que me quiten las Iguazú del izquierdo!), litotomistas (los cirujanos que extraen los cálculos "piedras" de la vejiga), abaceros (o abarroteros) y drogueros inundan las ciudades y los "mercados sobre ruedas", todos ellos pregonando a voz en cuello sus facultades y artículos. Lo bello de las farmacias eran los famosos tarros artísticos en fina

MÉDICOS MEXICANOS DE AYER Ramón Pacheco Rodríguez.- Nació en Guadalajara, Jal., en 1837. Después de hacer sus estudios primarios en el colegio de San Juan de Letrán en la ciudad de México, marchó a París, donde hizo el bachillerato. Se tituló en Escuela de Medicina de México titulándose en 1861. Después de ejercer algún tiempo en su ciudad natal, volvió a la capital del país a la caída del Imperio de Maximiliano y fue encargado de dirigir la maternidad fundada por la emperatriz Carlota, que siguió funcionando con el nombre de Hospital de Maternidad e Infancia. Reorganizó este centro dotándolo de un reglamento apropiado que quedó inédito, pues en 1870 dejó el puesto. Posteriormente fue cirujano en jefe de los servicios sanitarios del F. C. de Veracruz. Murió en la ciudad de México en 1915. PAGINA 34

porcelana y bellamente decorados. Conocimos algunas. a las que entrábamos sólo por ver las estanterías llenas de esas preciosidades, particularmente la que había en las calles de Tacuba.

Ruperto Paliza.- (1857-1939) Nació en la ciudad de México. Se recibió en 1880. Trabajó en el Hospital Juárez. Por encargo del gobernador de Sinaloa, Martínez de Castro, reorganizó el colegio Rosales de Culiacán, del que fue profesor y director; fundó la Sociedad de Beneficencia y la Casa-Asilo; dirigió por seis años el Hospital Civil, sin remuneración. Fue el médico de los pobres. Regidor del Ayuntamiento de Culiacán por siete años. Diputado a dos legislaturas locales, magistrado del Tribunal Superior de Justicia; gobernador interino de Sinaloa en 1911 y en 1912. Al comenzar 1914 se trasladó a Hermosillo, donde ejerció su profesión; recibió las Palmas Académicas de Francia. Murió en Hermosillo. En la nomenclatura de Hermosillo y Culiacán, dos calles llevan su nombre. AQUI . . . S. B. E.

Aqui Sociedad de Beneficencia Española  
Aqui Sociedad de Beneficencia Española  

Aqui Sociedad de Beneficencia Española Enero-Febrero 2012