Page 1

Madrid, 6 de agosto de 2014

Compilación de los 4 Mitos y Realidades de los zumos comerciales 1.- Propiedades nutritivas de los zumos comerciales Es habitual escuchar este tipo de comentarios en toda clase de foros, tanto en los profesionales como en los de consumidores. Sin embargo, el avance de la tecnología en el sector español posibilita hoy en día conservar las características nutricionales y organolépticas de los zumos y néctares, consiguiendo productos de la más alta calidad uniendo una materia prima de primer orden con las más avanzadas tecnologías en los procesos de producción, recogida, aprovisionamiento, limpieza y selección de la fruta, exprimido, envasado y comercialización. Dentro del proceso de producción, tiene especial importancia la pasteurización, mecanismo por el que los zumos y néctares son sometidos a un tratamiento térmico a temperaturas no muy elevadas, con el que se asegura que el producto envasado se altere lo menos posible y mantenga la mayor parte de sus propiedades nutritivas y organolépticas. Las temperaturas de tratamiento del zumo que se requieren para asegurar la estabilidad del producto oscilan en un rango de 70-95 ºC durante 15-30 segundos, en el caso de los cítricos. Antes del tratamiento térmico, se somete el zumo a un tratamiento de desaireación para eliminar aire y así reducir la oxidación de la vitamina C del zumo y el deterioro de las características organolépticas y para mejorar el proceso de transmisión térmica, mejorando de esta manera la pasteurización y obteniendo un producto de mayor calidad. Así es que, aunque en el proceso de envasado, se puedan disminuir algunas de las propiedades nutricionales de la fruta, el balance es muy positivo, sobre todo por la garantía de seguridad e higiene que conlleva. Incluso algunos estudios desvelan que el proceso de elaboración y, en concreto, el exprimido industrial facilita la bioaccesibilidad de ciertos micronutrientes de interés. Y es que la seguridad alimentaria es vital y la industria del zumo trabaja constantemente para garantizarla al consumidor. Los zumos contienen una cantidad importante de compuestos bioactivos que se caracterizan por su capacidad antioxidante, como son β-caroteno, vitaminas C y E, licopeno, hesperidina y otros compuestos fenólicos. Estos compuestos bioactivos tienen efectos beneficiosos tanto en el mantenimiento de la salud como en la prevención de distintas enfermedades como las cardiovasculares, el cáncer o los procesos neurodegenerativos.


Por lo tanto, los zumos industriales de estos frutos son una alternativa idónea para disfrutar de estos beneficios para la salud.

EVIDENCIAS CIENTÍFICAS Existe un buen número de estudios que avalan estas afirmaciones: Según el Estudio ´Effect of Orange Juice´s Processing on the Color, Particle Size, and Bioaccessibility of Carotenoids´, uno de los ejemplos en esta materia es el hallazgo realizado por el grupo de investigación ´Color y Calidad´ de la Universidad de Sevilla con Isabel Vicario como responsable, por el que se ha concluido que gracias al exprimido industrial la bioaccesibilidad de los carotenoides aumenta: ´La bioaccesibilidad de carotenoides es mayor cuando los zumos se exprimen industrialmente que los exprimidos en casa. El contenido y la bioaccesibilidad de los carotenoides de los zumos industriales una vez pasteurizados es igual a los exprimidos en casa´ (1). Con respecto a la Vitamina C, el estudio ´Effect of Processing Techniques at Industrial Scale on Orange Juice Antioxidant and Beneficial Health Compounds´, llevado a cabo por el Departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos de CEBAS-CSIC y dirigido por Ángel Gil-Izquierdo, María I. Gil y Federico Ferreres, demuestra que el zumo de naranja exprimido industrialmente contiene un 25% más de vitamina C que el exprimido en casa. La pasteurización del zumo incrementa el contenido total de Vitamina C debido a la contribución de las partes sólidas de la naranja. La Vitamina C es responsable del 77-96% de la capacidad antioxidante total del zumo de naranja y la pasterización no afecta a esta capacidad antioxidante total del zumo (2). Los efectos saludables del consumo de zumos de frutas se atribuyen, en parte, a los carotenoides, compuestos fenólicos y vitamina C. Estos compuestos bioactivos están implicados en la reducción de las enfermedades degenerativas, principalmente debido a su poder antioxidante. Así en el estudio ´Quantitive Bioactive Compounds Assesment and their Relative Contribution to the Antioxidant Capacity of Commercial Orange Juices´, realizado en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), se encontró que la vitamina C era el principal contribuyente al potencial antioxidante del zumo de naranja, seguido por flavonoides y carotenoides, no encontrándose diferencias significativas, en términos de capacidad antioxidante en los zumos pasteurizados comerciales de naranja y el zumo de naranja recién exprimido (3). Los carotenoides son pigmentos liposolubles y a ellos se deben las coloraciones amarillas, naranjas, rojas o moradas de muchas frutas. Los carotenoides son compuestos bioactivos con carácter antioxidante y estudios epidemiológicos realizados indican que tienen un efecto beneficioso en muchas enfermedades relacionadas con el envejecimiento. El estudio ´Lycopene Content of Tomato Products: Its Stability, Bioavailability and In Vivo Antioxidant Properties´, explica que el licopeno es un carotenoide bioactivo, que se encuentra en muchas frutas y verduras. Los tomates constituyen la mayor fuente de licopeno de la dieta. La cantidad de licopeno permanece inalterable durante su procesado tanto para obtener zumo, como zumo concentrado y permanece estable durante su almacenamiento a temperatura ambiente durante doce meses. El licopeno es absorbido rápidamente al consumir productos que lo contienen y disminuye de forma significativa la oxidación las lipoproteínas de baja densidad (4).


Bibliografía 1. Stinco, C.M., Fernández-Vázquez, R., Escudero-Gilete, M.L., Heredia, F.J., Meléndez-Martínez, A.J., Isabel M. Vicario, I.M. (2012). ´Effect of Orange Juice´s Processing on the Color, Particle Size and Bioaccessibility of Carotenoids´ J. Agric. Food Chem. 60, 1447-1455. 2. Gil-Izquierdo, A.G., Gil, M.I., Ferreres, F. (2002). ´Effect of Processing Techniques at Industrial Scale on Orange Juice Antioxidant and Beneficial Health Compounds´. J. Agric. Food Chem. 50, 5107-5114. 3. Moreno, C.S., Plaza, L., Ancos, B., Cano, M.P. (2003). ´Quantitative Bioactive Compounds Assessment and their Relative Contribution to the Antioxidant Capacity of Commercial Orange Juices´. J. Sci. Food Agric. 83, 430-439. 4. Agarwal, A., Shen, H., Agarwal, S., Rao, A.V. (2001). ´Lycopene Content of Tomato Products: Its Stability, bioavailability and In Vivo Antioxidant Properties´. J. Med. Food 4(1), 9-15.

2.- Beneficiosos para el bienestar y la salud Los zumos de frutas y hortalizas son agradables y muy nutritivos. Aportan a las dietas nutrientes que nuestro organismo necesita para mantenerse sano, y se caracterizan además por su bajo contenido en proteínas y grasas. En general, su contenido calórico oscila entre 40 y 50 kcal/100 ml, por lo que un vaso de zumo proporciona unas 100 kcal. Los zumos de frutas son buenas fuentes de vitamina C, B9 (ácido fólico) y provitamina A (betacaroteno), así como de algunos minerales como el potasio y magnesio. Estos micronutrientes aseguran un óptimo funcionamiento cerebral, desempeñan un papel destacado en la construcción y el mantenimiento de los huesos y ejercen una importante acción antioxidante. Los zumos contienen también otros constituyentes saludables o compuestos bioactivos, exclusivos de los alimentos de origen vegetal y denominados, por ello, fitoquímicos. Algunos de estos, como los polifenoles, no solo contribuyen a su atractivo sensorial aportando color, olor y sabor, sino que son potentes agentes protectores ante el desarrollo de enfermedades mediadas por radicales libres, como el cáncer y las afecciones cardiovasculares. La mayoría de sus efectos beneficiosos para la salud derivan de su acción antioxidante y solo se manifiestan a largo plazo, cuando se consumen formando parte de unos hábitos alimentarios saludables. Frente a los efectos negativos observados para altas dosis de uno o unos pocos suplementos antioxidantes, los efectos beneficiosos para la salud de una dieta rica en frutas y hortalizas se explican por las bajas concentraciones de una amplia combinación de diferentes compuestos bioactivos.

EVIDENCIA CIENTÍFICA Está ampliamente aceptado que las frutas y las verduras reducen el riesgo de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares, sin embargo el papel de los zumos de frutas y verduras es minimizado. Además, existen un buen número de estudios que determinan el papel como antioxidante que tienen los zumos comerciales.


El estudio epidemiológico y clínico ´Can pure fruit and vegetable juices protect against cancer and cardiovascular disease too? A review of the evidence´, realizado para las enfermedades cardiovasculares, concluye que los efectos conseguidos por los zumos de frutas y verduras son similares a las frutas y verduras frescas (1). Los zumos de frutas contienen gran cantidad de fenoles, que son los antioxidantes más abundantes en la dieta, con propiedades neuroprotectoras mayores que las vitaminas. Por ejemplo, en el estudio ´Fruit and Vegetable Juices and Alzheimer´s Disease: The Kame Project´, se ha visto que los zumos de frutas y verduras juegan un papel importante en el retraso de la enfermedad de Alzheimer, sobre todo entre las personas que tenían un riesgo más alto (2). Además, se ha comprobado que una dieta rica en antioxidantes está asociada con la inhibición de modificaciones aterogénicas de LDL, formación de células espumosas y arterosclerosis. Las granadas son ricas en polifenoles y otros antioxidantes, en el informe ´Pomegranate juice consumption reduces oxidative stress, atherogenic modifications to LDL, and platelet aggregation: studies in humans and in atherosclerotic apolipoprotein E-deficient mice´, se ha visto, en los estudios realizados en personas, que el consumo de granada disminuye la susceptibilidad del LDL a la agregación y el aumento de la actividad de la paraoxonasa sérica (una esterasa asociada a la HDL que puede proteger contra la peroxidación lipídica) en un 20%. Lo cual demuestra que el zumo de granada tiene efectos antiaterogénicos potentes en las personas (3). Por otro lado, en pruebas realizadas sobre personas se ha visto que después de cuatro semanas de consumir zumo de naranja hubo una disminución significativa de la presión arterial diastólica pudiendo deberse este efecto beneficioso a la hesperidina, un flavonoide presente en la naranja, así lo asevera el estudio ´Hesperidin contributes to the vascular protective effects of orange juice: a randomized crossover study in healthy volunteers´ (4).

Bibliografía 1. Ruxton, C.H.S., Gardner, E.J., Walker, D. (2006). ´Can Pure Fruit and vegetables Juices Protect Againts Cancer and Cardiovascular Disease Too?´. Int. J. Food Scien. Nutr. 57(3/4), 249-272. 2. Dai, Q., Borenstein, A.R., Wu, Y. Jackson, J.C., Larson, E.B. (2006). ´Fruit and Vegetable Juices and Alzheimer´s Disease: The Kame Project´. 119, 751-759. 3. Aviram, M., Dornfeld, L., Rosenblat, M., Volkova, N., Kaplan, M., Coleman, R., Hayek, T., Presser, D., Fuhrman, B. (2000). ´Pommegranate Juice Consumption Reduces Oxidative Stress, Atherogenic Modifications to LDL, and platelet Aggregation: Studies in Humans and Atherosclerotic Apolipoprotein E-deficient Mice´. Am. J. Clin. Nutr. 71(5), 1062-1076. 4. Morand, C., Dubray, C., Milenkovic, D., Lioger, D., Martin, J.F., Scalbert, A., Mazur, A. (2011). ´Hesperidin Contributes to the Vascular Protective effects of Orange Juice: a Randomized Crossover Study in Healthy Volunteers´. Am. J. Clin. Nutr. 93(1), 73-80.


3.- Efectos de los zumos en la salud dental El consumo de zumo de frutas debe promoverse como parte de una dieta sana, variada y equilibrada, ya que tienen efectos beneficiosos tanto en el mantenimiento de la salud como en la prevención de distintas enfermedades como las cardiovasculares y en los procesos degenerativos. Si comprobamos la pirámide de alimentos veremos que los alimentos que forman su base, que son los que deberían integrar la mayor parte de nuestras comidas, están formadas por frutas y vegetales. No hay alimentos buenos y malos, sino dietas sanas o inadecuadas. Dentro de una dieta sana y equilibrada los zumos de frutas desempeñan un papel esencial. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es consumir diariamente al menos 400 g de frutas y verduras. En este sentido, la organización ´5 al día´, recomienda el consumo de 5 raciones entre frutas y verduras al día, de las cuales una puede ser un vaso de zumo envasado. La nueva legislación no permite la adición de azúcar a los zumos comercializados en España. Los zumos contienen los azúcares que se encuentran presentes en la fruta de la que proceden. El tipo de alimento (qué se come) y la frecuencia con que este es ingerido (cómo se come) son factores determinantes del potencial inductor de caries. Por tanto la aparición de caries no solo depende de los componentes del alimento sino de quién los coma, cuándo, de la frecuencia y la forma de su consumo. El agua es el componente principal de los zumos de frutas y representan entre el 80 y el 90% del peso total. Los hidratos de carbono y, en concreto, los azúcares solubles, son los que siguen cuantitativamente al agua en su composición (de un 8 a más de un 16%). Los azúcares más comunes son los monosacáridos fructosa y glucosa, así como el disacárido sacarosa. Para la prevención de la caries dental, los procedimientos más útiles son la profilaxis de la caries con el empleo de flúor, la correcta higiene dental y los hábitos dietéticos.

EVIDENCIA CIENTÍFICA En un estudio realizado en el Reino Unido, en niños en edad preescolar, entre 1,5 y 4,5 años, se estudió el consumo de galletas y pasteles, productos de confitería, chocolate y refrescos azucarados, de hasta cuatro raciones diarias. Los resultados del estudio sugieren que el cepillado regular (dos veces al día) con crema dental con flúor puede tener un mayor impacto sobre la caries en niños de corta edad que restringir el uso de alimentos con azúcar (1). La higiene dental es fundamental para combatir la caries, así la Escuela Dental New Jersey de la Universidad de Medicina y Odontología de New Jersey (Estados Unidos), en su estudio ´Sugars and Dental Caries´, recoge que desde la introducción del flúor en la composición de la pasta dentífrica, ha disminuido la incidencia de caries a nivel mundial, a pesar del incremento del consumo de azúcares (2). En un estudio de revisión bibliográfica de trabajos científicos publicados sobre la relación entre azúcar y salud dental publicados desde 1856 titulado ´Sucrose and Dental Caries: a Review of the Evidence´, realizado por el Departamento de Odontología Pediátrica y Salud Dental Infantil, del Instituto Dental Leeds de la Universidad de Leeds (Reino Unido), concluye que no está demostrada la relación de la cantidad de azúcar


consumido con la caries dental, sin embargo encuentra una relación moderadamente significativa de la frecuencia de su consumo con la caries dental. Por lo tanto se debe reducir el número de veces que se consume productos con azúcar (3). El Departamento de Odontología Pediátrica del Instituto Dental Leeds, de la Universidad de Leeds (Reino Unido), ha realizado un estudio denominado ´Comparison of the effects o whole and juiced fruits and vegetables on enamel demineralization in situ´, donde se recogen las pruebas realizadas en personas comparando el consumo de frutas y vegetales enteros con sus zumos respectivos. Los resultados de estas pruebas muestran que no hay diferencias significativas entre el consumo de las frutas enteras y en forma de zumos, siendo en ambos casos similar la desmineralización del esmalte dental. (4). En algunos casos el zumo puede tener un efecto beneficioso sobre la salud dental, como lo demuestra el estudio´Inhibitory Effects of Cranberry Juice on Attahment of Oral Streptococci and Biofilm Formation´, realizado por el Departamento de Microbiología del Tokyo Dental College (Japón). El biofilm dental produce determinadas enfermedades dentales y los componentes de alto peso molecular de zumo de arándano inhiben la adhesión de estreptococos orales en la superficie de los dientes, retrasando el desarrollo del biofilm (5).

Bibliografía 1. Gibson, S., Williams, S. (1999). ´Dental caries in pre-school children: associations with social class, toothbrushing habit and consumption of sugars and sugar-containing foods. Further analysis of data from the National Diet and Nutrition Survey of children aged 1.5-4.5 years´. Caries Res. 33(2), 101-113. 2. Touger-Decker, R., Van Loveren, C. (2003). ´Sugars and Dental Caries´. Am. J. Clin. Nutr. 78(4), 881S-892S. 3. Anderson, C.A., Curzon, M.E., Van Loveren, C., Tatsi, C., Duggal, M.S. (2009). ´Sucrose and Dental Caries: a Review of the Evidence´. Obes. Rev. 10(1), 41-54. 4. Issa, A.I., Toumba, K.J., Preston A.J., Duggal, M.S. (2011). ´Comparison of the Effects of Whole and Juiced Fruits and Vegetables on Enamel demineralization in Situ´. Caries Res. 45(5), 448-452. 5. Yamanaka, A., Kimizuka, R., Kato, T., Okuda, K. (2004). ´Inhibitory Effects of Cranberry Juice on Attachment of Oral Streptococci and Biofilm Formation´. Oral Microbiol. Immunol. 19(3), 150-154.


4.- El consumo adecuado de zumos no produce obesidad Una de las creencias más comunes entre la población es que es más saludable comerse una pieza de fruta que tomarse un zumo y que es mejor un zumo exprimido en casa que uno comercial. De hecho, se recomienda que la mayoría de la fruta que se ingiera sea como piezas enteras ya sean frescas, congeladas, secas o en conserva y que su consumo en forma de zumo no exceda un tercio del total ingerido. Sin embargo, las estadísticas indican que esta práctica del consumo de frutas en fresco está en retroceso y como consecuencia la población no ingiere las 5 piezas recomendadas al día, aunque sí que podríamos acercarnos a ese objetivo si el consumo se realizase a través de zumos comerciales de frutas. Los zumos comerciales contienen un alto aporte de vitaminas y minerales, sin embargo, debido a su contenido de azúcares, se les ha asociado con el sobrepeso o la obesidad, sobre todo en la población infantil y, sin embargo, no hay ninguna prueba científica que demuestre la asociación entre el consumo de zumo de frutas y la obesidad. Si bien las tasas de obesidad han aumentado en los últimos años, el consumo de zumo de fruta ha disminuido correlativamente. Incluso parece que las personas que consumen zumos de frutas y verduras tienen dietas más saludables, en general, y mayor ingesta de los nutrientes principales que aquellos que no consumen estos productos. En concreto, la asociación del consumo de zumos con la obesidad se podría deber, fundamentalmente, a la cantidad de azúcares presentes en los zumos comerciales. Sin embargo, es importante resaltar que los zumos de frutas tienen la misma cantidad de azúcar que las frutas de las que proceden y que no son azúcares añadidos posteriormente, ya que la legislación española(Real Decreto 781/2013),y comunitaria lo prohíbe. Los zumos comerciales ofrecen total seguridad en su consumo, así como un gran cantidad de cualidades nutricionales. Son fuentes importantes de una amplia variedad de compuestos bioactivos, como vitaminas, antioxidantes y minerales. De ahí que su capacidad de proporcionar nutrientes y compuestos bioactivos dentro de una dieta equilibrada, favorezca el mantenimiento de la salud y prevenga la aparición de ciertas enfermedades. Un reciente estudio demuestra que el zumo comercial de naranja se asocia con una menor probabilidad de sufrir obesidad y otras enfermedades del síndrome metabólico. Por lo tanto, beber un vaso o dos de zumo de frutas cada día tiene efectos positivos para la salud, en el peso o en la diabetes. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS),como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN),recomiendan el consumo diario de frutas y verduras. La Asociación 5 al Día, que promueve el consumo de frutas y verduras frescas, admite que una de las cinco raciones diarias recomendadas de frutas y verduras puede proceder de un zumo de frutas envasado comercial. De hecho, los zumos comerciales constituyen un recurso habitual en las comidas o meriendas para mantener un estilo de vida saludable y una buena hidratación. Especialmente, juegan un papel decisivo en la alimentación infantil siendo una opción saludable y cómoda debido a su fácil transporte y consumo en los


colegios o después de la práctica de ejercicio físico. Se convierten así en una manera sencilla y divertida para que los pequeños tomen fruta y les proporciona gran parte de los nutrientes diarios que éstos necesitan para su crecimiento y desarrollo. Destacable es, también, el papel que juega los zumos comerciales en el caso de la población de edad avanzada donde son la bebida que mejor ´densidad nutritiva´ presenta, por lo que se constituye como un medio de hidratación óptimo, que además ayuda a paliar algunas carencias nutritivas que pueda tener este grupo poblacional con mayores dificultades de masticación.

EVIDENCIA CIENTÍFICA El consumo apropiado de zumos, dentro de una dieta adecuada, no produce obesidad y produce beneficios nutricionales.

En una revisión bibliográfica realizada por las doctoras Carol E. O´Neil, del Louisina State University AgCenter, y Theresa A. Nicklas, del Departamento de Pediatría del Centro de Investigación de Nutrición de Niños del Baylor College of Medicine de Houston, recogida en la publicación´A Review of the Relationship Between 100% Fruit Juice Consumption and Weight in Children and Adolescents´, se pone de manifiesto que más de las dos terceras partes, de los estudios revisados, no encuentran una asociación entre consumo de zumo de fruta 100% y el peso, tanto en niños como en adolescentes. El estudio recoge que se puede concluir que no hay una asociación sistemática entre el consumo de zumo de fruta 100% y sobrepeso en niños y adolescentes. Los datos apoyan el consumo moderado de zumo de fruta 100% y que este consumo puede ser una estrategia importante para ayudar a los niños a cumplir con las recomendaciones de consumo de fruta (1).

Tomando como base una muestra multiétnica de adultos de la encuesta nacional sobre salud y nutrición NHANES 1996-2004, llevada a cabo en Estados Unidos, el Dr. Pereira de la División de Epidemiología y Salud Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, estudia la relación entre el consumo de zumos de fruta 100% y el riesgo de obesidad y el síndrome metabólico. En su estudio concluye que las personas que consumieron zumos de fruta 100%, eran más delgados y tenían menos probabilidades de padecer obesidad (2). En el Departamento de Ciencias de la Nutrición, Facultad de Agricultura y Recursos Naturales, Universidad de Connecticut, USA, se ha estudiado como afecta el consumo de zumo de naranja en la composición corporal. Tomando como base la población mayor de 4 años de la encuesta nacional sobre salud y nutrición NHANES 2003-2006, llevada a cabo en Estados Unidos. En su estudio concluye que los consumidores de zumo de naranja adultos, tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) más bajo, menor circunferencia de cintura y menor porcentaje de grasa que los no consumidores, así como menos probabilidades de padecer obesidad o sobrepeso. En niños y adolescentes estos efectos no se observaron, no habiendo diferencias, entre consumidores y no consumidoresde zumo de naranja (3). Entre los adultos canadienses, al igual que sucede en otras partes del mundo, está aumentando la prevalencia de sobrepeso y obesidad. La dieta es una de las principales causas de la obesidad, siendo el consumo de frutas y verduras una buena manera de combatir el sobrepeso y la obesidad. El Dr. Akhtar-


Danesh, profesor del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística, Facultad de Enfermería, Universidad McMaster, Hamilton, Canada, investiga la asociación entre el consumo de zumo de fruta y el índice de masa corporal (IMC). Para realizar su análisis se basa en le Encuesta de Salud de la Comunidad Canadiense, considerando la población comprendida entre los 18 y 64 años. Los resultados obtenidos muestran una ligera disminución del IMC, lo que puede sugerir que un consumo moderado de zumo de fruta, cada día está asociado con un peso normal(4).

Bibliografía 1. O´Neil, C.E, Nicklas T.E. (2008). ´A Review of the Relationship Between 100% Fruit Juice Consumption and Weight in Children and Adolescents´. American Journal of Lifestyle Medicine 2008 2(4), 315-354. 2. Pereira, M.A., Fulgoni V.L., (2010). ´Consumption of 100% Fruit Juice and Risk of Obesity and metabolic Syndrome: Finding from the National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2004. J Am Coll Nutr. 29(6), 625-629. 3. Wang, Y., Lloid, B., Davis, C.G., Lee, S.g., Chung, S.j., Chun, O.K. (2012). ´Impact of Orange Juice Consumption on Macronutrient and Energy Intakes and Body Composition in the US Population´. Public Health Nutr 15(12), 2220-7. 4. Akhtar-Danesh N., Dehghan M. (2010). ´Association Between Fruit Juice Consumption and Self-Re`ported Body Mass Index Among Adult Canadians´. J Hum Nutr Diet, 23 162-168.

Profile for Horticultura & Poscosecha

Mitos y realidades en el consumo de zumos y néctares  

Una información de Asozumos; 9 páginas; 2013

Mitos y realidades en el consumo de zumos y néctares  

Una información de Asozumos; 9 páginas; 2013