__MAIN_TEXT__

Page 7

L A R E V I S TA

DE

C ABALLITO

Septiembre 2020 - Año 26 - Nro 295

/revistadecaballito

Un notable de Caballito Por Sergio Mosquera Solitario en una mesa del viejo bar de las seis esquinas, desenvuelvo con parsimonia el terrón de azúcar y lo observo ahogarse en el pocillo del café. Mientras giro la cucharita para disolverlo, un exquisito aroma invade mis sentidos, y el humito se eleva dibujando caprichosas figuras que bailan al compás del casi imperceptible tango que rezonga como música de fondo. Luego se pierden en el laberinto de las coloridas camisetas que ostentan victorias de antaño y cuelgan desde el cielo, como ángeles guardianes que custodian este templo. Después del primer sorbo del cálido café, mis dedos se deslizan acariciando la rugosa madera de la mesa, herida por garabatos de principiantes artistas en el improvisado lienzo. Mientras mis ojos recorren las paredes adornadas con ciento de historias, continuo instintivamente revolviendo el cafecito y descubro en cada rincón imágenes en sepia que me remiten al barrio que acuno mi infancia. Algunos estantes lucen abarrotados de antigüedades y otros llenos de añejas botellas con bebidas alcohólicas aguardan el momento del oportuno del descorche. Otro sorbo del ya tibio café y me pregunto: ¿Cuántos otros se sentaron en esta misma mesa a tomar algo? ¿Cuántos me precedieron a lo largo de estos años? Tal vez en esta misma mesa, algún poeta se inspiró para escribir sus primeros versos, o algún trovador a componer sus inspirados compases o melodiosos acordes… ¿Y en las otras mesas?, ¿Alguna pareja se habrán juramentado amor eterno? ¿Cuántos grupos de amigos dejaron impregnados en el aire, acaloradas discusiones de futbol o tal vez de política? Apuro mi último sorbo de café casi frío y observo por el gran ventanal como resiste estoico al devenir de los tiempos, EL VIEJO BUZON con su boca hambrienta de sueños e ilusiones que atesora en su panza de metal y mudo testigo de innumerables noches de brindis compartidos o solitarios beodos que ahogaron sus penas y llantos en algún rincón de la nostalgia. Miro el reloj y delata que el tiempo en el bar trascurre en cámara lenta… El mágico ritual finaliza y la desafinada música de los goznes de las bisagras al cerrar las puertas del viejo café me despide con una hasta pronto y me invita a soñar con el próximo encuentro…

7

Profile for Revista Horizonte Caballito

Horizonte Revista de Caballito 296 octubre 2020  

Horizonte Revista de Caballito 296 octubre 2020

Horizonte Revista de Caballito 296 octubre 2020  

Horizonte Revista de Caballito 296 octubre 2020

Advertisement