Issuu on Google+



Edición 7: Salario mínimo... Ni para los frijoles