Page 1

DOMINGO DE RAMOS (Mt 26,14-27,66) C. En aquel tiempo, Jesús fue llevado ante el gobernador (Poncio Pilato), y el gobernador le preguntó: O. «¿Eres tú el rey de los judíos?». C. Jesús respondió: + «Tú lo dices». C. Y, mientras lo acusaban los sumos sacerdotes y los ancianos, no contestaba nada. Entonces Pilato le preguntó: O. «¿No oyes cuántos cargos presentan contra ti?». C. Como no contestaba a ninguna pregunta, el gobernador estaba muy extrañado. Por la fiesta, el gobernador solía soltar un preso, el que la gente quisiera. Había entonces un preso famoso, llamado Barrabás. Cuando la gente acudió, les dijo Pilato: O. «¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, a quien llaman el Mesías?». C. Pues sabía que se lo habían entregado por envidia. Y, mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó a decir: O. «No te metas con ese justo, porque esta noche he sufrido mucho soñando con él». C. Pero los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la gente que pidieran el indulto de Barrabás y la muerte de Jesús. El gobernador preguntó: O. «¿A cuál de los dos queréis que os suelte?». C. Ellos dijeron: M. «A Barrabás». C. Pilato les preguntó: O. «¿Y qué hago con Jesús, llamado el Mesías?». C. Contestaron todos: M. «Que lo crucifiquen». C. Pilato insistió: O. «Pues, ¿qué mal ha hecho?». C. Pero ellos gritaban más fuerte: M. «¡Que lo crucifiquen!». C. Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos en presencia de la multitud, diciendo: O. «Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!». C. Y el pueblo entero contestó: M. «¡Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!». C. Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y, doblando ante él la rodilla, se burlaban de él, diciendo: M. «¡Salve, rey de los judíos!». C. Luego le escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella la cabeza. Y, terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir: «La Calavera»), le dieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó pero no quiso beberlo. Después de crucificarlo, se repartieron su ropa, echándola a suertes, y luego se sentaron a custodiarlo. Encima de su cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Este es Jesús, el rey de los judíos». Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Los que pasaban lo injuriaban y decían, meneando la cabeza: M. «Tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, baja de la cruz». C. Los sumos sacerdotes con los escribas y los ancianos se burlaban también, diciendo: O. «A otros ha salvado, y él no se puede salvar. ¿No es el rey de Israel? Que baje ahora de la cruz, y le creeremos. ¿No ha confiado en Dios? Si tanto lo quiere Dios, que lo libre ahora. ¿No decía que era Hijo de Dios?». C. Hasta los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban. Desde el mediodía hasta la media tarde, vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde, Jesús gritó: + «Elí, Elí, lamá sabaktaní». C. (Es decir: + «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»). C. Al oírlo, algunos de los que estaban por allí dijeron: M. «A Elías llama este». C. Uno de ellos fue corriendo; en seguida, cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio a beber. Los demás decían: M. «Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo». C. Jesús dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu. Entonces, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se rajaron. Las tumbas se abrieron, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron. Después que él resucitó, salieron de las tumbas, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a muchos. El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, el ver el terremoto y lo que pasaba, dijeron aterrorizados: O. «Realmente este era Hijo de Dios».

P. José María Fernández, SSP

«Realmente este era Hijo de Dios».

Los evangelios nos han pre-

sentado a Jesús caminando por los pueblos y caminos de Palestina, sin un lugar donde reclinar la cabeza, predicando la palabra y curando a los enfermos de todas sus dolencias. Hoy, el evangelio de Mateo, nos lo presenta dando órdenes precisas a sus discípulos sobre cómo han de precisas de cómo han de prepararle un borrico para hacer la entrada triunfal en Jerusalén. Jerusalén es la ciudad donde se halla el Templo, donde la gente acude a ofrecer sacrificios, cada año se celebran las grandes fiestas pero sobre todo Jesús quiere demostrar quién es el que, en persona entra en Jerusalén y no lo dice con palabras sino con su forma de actuar: entrando cabalgando sobre un asno. De este modo lleva a cumplimiento la profecía de Zacarías: «Exulta sin freno, hija de Sión! ¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! He aquí que viene a ti tu rey: justo y victorioso; humilde y montado en un asno, en un pollino, cría de asna. Él suprimirá los cuernos de Efraín y los caballos de Jerusalén; será suprimido el arco de combate» (9,9-10). Está demostrando que él es el rey que Dios había prometido a su pueblo y por eso el momento tiene una importancia extraordinaria. En él se cumple la Escritura y mantiene su promesa. Dios envía a Jesús a su

pueblo pues no se ha olvidado de su promesa y cuida de los suyos. Los que caminan a su lado aclamándolo como hijo de David lo consideran y presentan como rey, pero no un rey a la par de los reyes de la tierra pues es un rey de paz, sin ejército, sin armas, sin manifestación alguna de poder terreno. No viene en nombre propio sino en nombre del Señor; Dios es quien lo ha enviado confiándole su misión. Los que le acompañan están llenos de esperanza y de gozo. Hasta entonces nadie había entrado en Jerusalén de manera tan alegre y jubilosa. El pueblo está convencido de estar al lado del rey que Dios ha enviado a su pueblo. ¿Pero, este conocimiento es verdadero o todavía debe ser purificado? ¿Han comprendido el modo en que este rey va a ejercer su realeza y el modo en que Dios, a través de él se va a ocupar de su pueblo? ¿Tal vez todas estas ilusiones se convertirán, no dentro de mucho, en desilusiones y sufrimientos? Jesús no va a instaurar un reino según el modelo de David. Su obra y su destino en Jerusalén –pasión, muerte y resurrección– se convertirá, para el pueblo, en reconciliación con Dios, consiguiéndoles la vida en plenitud, en la vida que no termina. En la entrada gloriosa en Jerusalén, se convierte en símbolo de la entrada en la Jerusalén


«Realmente este era Hijo de Dios». Novedad

celestial, donde todos formarán un solo cuerpo. Los que hoy le sigan en el camino de su Pascua, entrarán con él en la única gloria que no acaba: la que viene del Padre y no de los hombres. Con su modo de entrar en Jerusalén, Jesús demuestra que la ciudad tiene para él un significado especial pues en ella se presenta como el rey que Dios ha bendecido y enviado. Mediante la única pregunta que él dirige a sus interlocutores, les hará comprender que no basta ver en el Mesías solo al hijo de David: aquel al que el mismo David llama su Señor, sino que es también el Hijo de Dios. La entrada de Jesús en Jerusalén supone un acontecimiento de gozo y solemne, en el que participan sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuanto mejor comprendamos quién es este rey y qué es lo que lo que va a realizar en Jerusalén, tanto mayor será nuestro gozo y nuestro entusiasmo. Para ello tratemos de seguir durante esta semana lo que la liturgia nos vaya ofreciendo. Preguntas: ¿Qué importancia tiene la entrada en Jerusalén? ¿Cuáles son las esperanzas del pueblo con respecto a Jesús? ¿Cómo se ven realizadas? ¿Qué es lo que caracteriza la actuación de Jesús en Jerusalén?

www.sanpablo.es www.facebook.com/editorialsanpablo.es


Domingo de Ramos  

El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, el ver el terremoto y lo que pasaba, dijeron aterrorizados: «Realmente este era Hijo de...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you