Issuu on Google+

Periódico Excélsior No entienden la evaluación: INEE Debido al desconocimiento de cómo serán evaluados los maestros, directores y supervisores de educación básica y media superior, muchos de ellos se jubilarán antes de someterse a ese ejercicio establecido por la Ley General de Servicio Profesional Docente, vislumbró Sylvia Schmelkes del Valle, quien preside el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). "Sí es muy posible que la inseguridad de lo que pase en la evaluación, sobre todo en maestros mayores, apresure las jubilaciones. Pero en cuanto fluya esa información, yo esperaría que los maestros se calmen un poquito respecto de lo que implica la evaluación." Consideró que hay miedo, porque aún creen que se trata de un examen, lo cual no será así. Confía en que conforme se entienda cómo serán los procesos de evaluación, ellos comprendan que no se busca castigarlos, sino ayudarlos, y acepten la evaluación antes de recurrir al retiro. "Hay muchísima inseguridad; se imaginan que la evaluación es un examen a presentar en un día y que de ese examen depende si se quedan o no, y es lo que la mayoría de los maestros piensan, pero no es así. La evaluación tal como está planteada es un apoyo para mejorar su desempeño y que sus alumnos tengan mejor aprendizaje", aseveró. En entrevista con Excélsior, detalló que dentro del INEE vienen muchas tareas para hacer cumplir las leyes secundarias de la reforma educativa, al grado de que podrían parecer abrumadoras, porque hay plazos y fechas determinadas.


Un ejemplo es que para enero de 2014, el INEE tendrá que emitir los lineamientos para la evaluación de primer ingreso a la plaza docente, la cual deberá aplicarse en junio de ese año. Y aunque determinar los lineamientos para evaluar la permanencia de profeso res en servicio tiene un plazo mayor, Schmelkes consideró que será un trabajo muy complicado porque "eso exige que el INEE apruebe parámetros e indicadores que otorgue la SEP y los estados para cada contexto social de los maestros", señaló. Explicó que para evaluar a los docentes que ya están dando clases llevará más tiempo de lo que se cree, porque los lineamientos deberán estar listos en 2015, y después de ello no se evaluará a todos los maestros, de modo que para que un docente en servicio sea evaluado podrían pasar hasta cuatro años, es decir, que podría entrar por primera vez en ese proceso hasta 2019, aunque a otros sí les tocará dentro de dos años. "No podemos hacerlo antes, porque son un millón 600 mil maestros, entonces la SEP misma no tendría capacidad de evaluar a 300 mil maestros al año, es muchísimo." Para cumplir con lo que dictan las leyes secundarias de la reforma educativa, el INEE necesitará por lo menos un presupuesto para 2014 de 350 millones de pesos, es decir, 25% más de lo recibido en 2013, que fueron 280 mdp. "Quisiéramos crecer un 25 por ciento más de lo que tenemos ahora y para 2015 en un 50 por ciento más y así sucesivamente hasta duplicar lo que somos ahora", detalló. Muchos maestros preferirán jubilarse antes que permitir que se les evalúe, advirtió Sylvia Schmelkes, quien preside el INEE.



12 nota excelsior silvia schmelkes