Page 1


Programaciรณn Pastoral Diocesana

curso 2018-2019

Celebraciรณn: Hacia una celebraciรณn de la fe encarnada en la realidad y centrada en el misterio de Cristo.


Objetivo gene Primer objetivo específico 6

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús” EG, 1

Favorecer la conversión personal y pastoral a través del trabajo en grupo de la Evangelii Gaudium.

Segundo objetivo específico “Y perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones” (Hch 2, 42)

Anuncio de la Palabra: que lleve al encuentro con Jesucristo, principio de renovación de la vida cristiana y meta del anuncio evangélico.


eral

Ayudar a la parroquia en su misión de anuncio, celebración y testimonio de la fe a la luz de la Evangelii Gaudium.

Tercer objetivo específico “Alababan a Dios y eran bien vistos de todo el pueblo; y día tras día el Señor iba agregando a los que se iban salvando” (Hch 2, 47)

Celebración: Hacia una celebración de la fe encarnada en la realidad y centrada en el misterio de Cristo.

Cuarto objetivo específico “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros” (Jn 13, 34)

Caridad: Vivir el mandamiento del amor y el compromiso por la justicia como servicio a los más necesitados y testimonio de fe.

7


8


La eucaristía Centro de la vida y misión de la

comunidad parroquial y de todo cristiano Queridos todos en el Señor Jesús: Al inicio de un nuevo curso pastoral os saludo de corazón a todos y os deseo que “la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros” (2 Cor 13, 13). Con estas mismas palabras de san Pablo, con que nos saluda con frecuencia el sacerdote al comienzo de la Santa Misa, os quiero saludar yo también al inicio de un año en que nuestro trabajo pastoral se centrará en la Eucaristía y en el Domingo, el día del Señor. Lo hacemos en el contexto de la renovación de nuestras parroquias a la que nos invita el Plan Diocesano de Pastoral. Recordemos que nuestro Plan lleva por título “Por una parroquia evangelizada y evangelizadora”. Este es nuestro objetivo pastoral general. En esta hora de nuestra Iglesia diocesana, el Señor Jesús nos pide que, dejándonos impulsar por la fuerza del Espíritu Santo, trabajemos para que nuestras parroquias se conviertan en verdaderas comunidades evangelizadas y evangelizadoras; es decir, en comunidades vivas desde el Señor y misioneras hacia adentro y hacia fuera para llevar a todos al encuentro

9


transformador y salvador con Cristo Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida. En una palabra, el Señor espera de nosotros que trabajemos para que nuestras hacer de nuestras parroquias comunidades de discípulos misioneros del Señor. No podemos quedarnos en el mantenimiento de nuestras comunidades y mirar tan sólo o principalmente hacia adentro. El Señor nos llama a través de la Iglesia y del papa Francisco a una conversión personal, comunitaria y pastoral para ser una Iglesia ‘en salida’ con la alegría de sabernos amados por Dios, acompañados por el Señor resucitado y por su gracia, y alentados por la fuerza del Espíritu Santo.

10

Con el objetivo de renovar nuestras parroquias y ayudarlas a ser verdaderas comunidades cristianas, vivas y evangelizadoras, la programación de este año centra nuestra mirada y nuestra acción pastoral en torno a la Mesa de la Eucaristía, como fuente incesante de vida para nuestras comunidades parroquiales y de cuantos las integran. Pienso que es un acierto, porque la Mesa Eucarística es verdaderamente el núcleo vital de la parroquia: en torno a la Mesa se constituye la comunidad cristiana, la cual recibe de ella el impulso para llevar a cabo su misión evangelizadora. Por otra parte mucho depende de la recta comprensión de la Eucaristía, de la fe en el misterio de la Eucaristía, de su celebración y participación piadosa, consciente, activa y fructuosa de la Eucaristía y de la vivencia personal y comunitaria de la Eucaristía en el día a día. En este camino de renovación de nuestras parroquias es de vital importancia la Eucaristía: ella es, en palabras del papa Francisco, “el ‘corazón’ de la Iglesia” (Audiencia general de 8.11. 2017), el centro y la fuente incesante de la vida y misión de la Iglesia, de toda parroquia y de todo


cristiano, que quiera ser discípulo misionero del Señor. En torno a la Mesa Eucarística se constituye y vive la comunidad cristiana, de la que recibe el impulso para llevar a cabo su misión evangelizadora. En efecto, la parroquia es una comunidad eclesial con pluralidad de características y funciones: es comunidad de fe, litúrgica, encarnada, sacerdotal, diocesana y misionera; pero la parroquia es, ante todo, una comunidad eucarística. En “Christifideles Laici” (n. 26), san Juan Pablo II nos invitaba a redescubrir “el verdadero rostro de la parroquia”; o sea, “el ‘misterio’ mismo de la Iglesia presente y operante en ella”; y nos decía que la parroquia es sobre todo una concreta comunidad de fieles y una comunidad eucarística. La parroquia no es principalmente una estructura, un territorio, un lugar donde se ofrecen servicios religiosos, o un edificio; ella es “la familia de Dios, como una fraternidad animada por el Espíritu de unidad”; es “una casa de familia, fraterna y acogedora”; es la comunidad de los fieles, que forma la familia de Dios en un pueblo o un barrio y en la que y por la que actúa la Iglesia de Cristo. Hemos de superar el individualismo en nuestra Iglesia y en nuestros fieles. Somos cristianos con otros cristianos. La dimensión comunitaria es propia de todo cristiano, porque fue voluntad de Dios “el santificar y salvar a los hombres, no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros, sino constituyendo un pueblo” (LG 9). A pesar de sus deficiencias y de sus dificultades, cada parroquia hace presente y operante a la Iglesia. Como ya enseñó el Concilio Vaticano II, cada parroquia “representa a la Iglesia visible establecida por todo el mundo” (SC 26) y la hace

11


presente y encarna en la vida concreta de los hombres. Es la “expresión más visible e inmediata” de la comunión eclesial y “la última localización de la Iglesia; es, en cierto sentido, la misma Iglesia que vive en las casas de sus hijos e hijas” (CfL 26). En segundo lugar, nos dijo san Juan Pablo II, que “la parroquia está fundada sobre una realidad teológica, porque ella es una comunidad eucarística. Esto significa que es una comunidad idónea para celebrar la Eucaristía, en la que se encuentran la raíz viva de su edificación y el vínculo sacramental de su existir en plena comunión con toda la Iglesia” (ChL n. 26). La parroquia no es, por tanto, primariamente una realidad sociológica sino una realidad sacramental. La parroquia, como la Iglesia, nace, crece y se edifica en y por la Eucaristía. 12

La parroquia nace de la sangre derramada por Jesucristo en la Cruz, en la que se instaura una nueva Alianza. La entrega de Cristo en la Cruz, anticipada en última Cena, es actualizada en cada Misa. El pan se convierte en su Cuerpo entregado hasta la muerte; el vino consagrado es su Sangre derramada para el perdón de los pecados en el sacrificio de la Cruz. Cada Eucaristía es memoria viva del misterio pascual del Señor: de su muerte en la Cruz y de su resurrección hasta que Él vuelva. Cada Eucaristía nos hace volver espiritualmente a la “hora” de la Cruz y la glorificación de Jesús, a la “hora” de nuestra redención. Nos sitúa, por tanto, ante el nacimiento de un nuevo orden, de una alianza nueva, que da lugar a una nueva comunidad, el nuevo Pueblo de Dios, que es la Iglesia y que se hace concreta en cada parroquia. Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, actualiza la obra de la redención, por la


que Jesucristo reconcilia a los hombres con el Padre y crea la comunidad de hombres nuevos. La Eucaristía, en la que el Señor nos da su Cuerpo y hace de nosotros un solo cuerpo, es el lugar del nacimiento ininterrumpido de la Iglesia, en la cual Él la funda constantemente de nuevo. En la Eucaristía, la Iglesia es ella misma de un modo más intenso: en todos los lugares, y sin embargo una sola, lo mismo que Jesucristo es uno solo. La comunión en el Cuerpo y la Sangre del Señor, establece una íntima comunión de cada uno de los que comulgan con el Dios Trinitario. Y, por eso mismo, edifica la comunión entre los fieles. La comunión de cada uno con Cristo realiza la comunión en Cristo de todos y entre todos los que lo comulgan. La Eucaristía realiza la unidad de muchos en Cristo. A la dividida comunidad de Corinto escribe San Pablo: “El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan” (1 Cor 10, 17). Por eso, la Cena del Señor, en la que participamos del Cuerpo de Cristo, es la realización más profunda e intensa de la Iglesia y de la parroquia como Cuerpo de Cristo. En la tradición de la Iglesia, la expresión “Cuerpo de Cristo” tiene tres referencias distintas, íntimamente relacionadas entre sí. En primer lugar, el cuerpo de Cristo se refiere a su humanidad, a su carne humana, entregada por nosotros en la Cruz; es el cuerpo que contemplaron los discípulos y que fue glorificado por la resurrección. En segundo lugar, el cuerpo de Cristo es el cuerpo eucarístico, que hasta el siglo X se llamó “cuerpo místico” de Cristo; en el sacramento de la Eucaristía, se ofrece verdaderamente el Cuerpo y la Sangre del Señor. En tercer lugar, el

13


cuerpo de Cristo es la Iglesia. Es decir, todos los cristianos formamos el cuerpo del Señor y Cristo es su cabeza. Estas tres realidades están íntimamente relacionadas. El cuerpo de Cristo, nacido según la carne de la Virgen María, se ofrece sacramentalmente en la Eucaristía, la cual edifica y constituye el cuerpo de Cristo que es la Iglesia. La comunidad parroquial se hace cuerpo de Cristo por la participación en el Cuerpo y la Sangre del Señor. El cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, vive del Cuerpo de Cristo, que es la Eucaristía.

14

Una parroquia no nace de la voluntad de un grupo de personas que decide asociarse para lograr unos fines, sino que tiene su origen último en el misterio de la redención. La parroquia nace como comunidad en torno a la Eucaristía, que es la fuente constante de su vida y misión; es la asamblea de las personas llamadas por el Señor Resucitado en un barrio o un pueblo determinado reunida en torno a su Mesa y existe como comunidad de fieles cuando se reúne para celebrar la Cena del Señor. Como dice el Concilio Vaticano II, “no se construye ninguna comunidad cristiana si ésta no tiene su raíz y centro en la celebración de la sagrada Eucaristía: por ella, pues, hay que empezar toda la formación para el espíritu de comunidad. Esta celebración, para que sea sincera y cabal, debe conducir lo mismo a las obras de caridad y de mutua ayuda de unos para con otros, que a la acción misional y a las varias formas del testimonio cristiano” (PO 6, e). Lo que “hace” a la parroquia no es el sacerdote ni los organigramas pastorales ni los consejos de pastoral, aunque son necesarios. Lo que “hace” que un grupo de personas sean comunidad de fieles es la Eucaristía. Ella es la que


establece el vínculo de comunión con Dios y entre todos: sacerdote, religiosos y laicos. Por ello mismo, la Eucaristía es mesa de fraternidad, que nos hace hermanos y nos pide sentirnos y actuar como tales. En ella participan y se integran los diferentes carismas y pierden su importancia las diferencias entre hombres y mujeres, pobres y ricos, señores y esclavos. Es comida gozosa y festiva, que establece comunión de vida y amor. Además, la celebración de la Eucaristía pone en comunión a la comunidad parroquial con la Iglesia diocesana y con la Iglesia universal. La Eucaristía abre una comunidad particular a las demás comunidades católicas y solo se puede celebrar en cada parroquia en comunión intima con toda la Iglesia. De ahí la importancia de la comunión con el Obispo y también con el Papa, a los que se menciona expresamente en la Plegaria Eucarística. 15

La Eucaristía edifica, expresa y pide la comunión fraterna de la comunidad parroquial. La Eucaristía edifica la comunidad cristiana, pero pide también la comunión entre nosotros. Para celebrar la Eucaristía es preciso reforzar los vínculos comunitarios entre todos los cristianos y con todos los hombres y mujeres del pueblo o barrio. Por ello, antes de poner la ofrenda ante el altar hay que reconciliarse con el hermano (Mt 5, 23). Y San Pablo decía a los fieles de Corinto que es una contradicción inaceptable comer indignamente el cuerpo del Señor desde la división y discriminación (1 Cor 11, 18-21). A la vista de las divisiones y las disensiones de los de Corinto, les dice Pablo: “Eso que hacéis ya no es comer la Cena del Señor”. La Eucaristía hace y pide la fraternidad. El ideal de comunión es tener un solo corazón y uno sola alma, como la primera comunidad. Esto pide de nosotros fomentar los vínculos


entre los miembros y los grupos de la parroquia. En la Eucaristía todos tienen que ser y sentir acogidos. La parroquia crece por la Eucaristía; ella es alimento constante del pueblo de Dios, pan que sostiene a los que peregrinamos por este mundo. Como la Iglesia, la parroquia se edifica a través de la comunión sacramental con el Hijo de Dios inmolado por nosotros. La comunión del Cuerpo y la Sangre del Señor nos transforma en aquello que recibimos. La parroquia es la presencia más cercana a todos de la Iglesia y la mesa habitual donde la mayoría de los hijos de Dios reciben la Eucaristía y crecen como cristianos en su vivencia de la Iglesia.

16

De todo lo dicho se deduce que la celebración de la Eucaristía ha de ser siempre el corazón de la vida de la comunidad parroquial. Vale la pena que durante este curso pastoral, todos nos detengamos a pensar y ver cómo podemos hacer de la Eucaristía, y en especial de la Eucaristía dominical, el verdadero centro de la comunidad parroquial, conscientes de que de ello depende el mismo existir de la parroquia como comunidad eclesial y de sus miembros como discípulos misioneros del Señor. La celebración de la Eucaristía es el acontecimiento más intenso de la comunidad parroquial y en la vida de todo el que quiera ser discípulo misionero del Señor. Para ello nos proponemos, dentro de la inmensa riqueza de la Eucaristía, tres objetivos para este curso: potenciar el domingo como día del Señor, el día Eucaristía y el día de la comunidad parroquial; favorecer la participación y la participación fructuosa de los fieles en la Eucaristía, en especial en la Eucaristía dominical, sobre la que se edi-


fica la comunidad parroquial; y visibilizar que todos los sacramentos, obras de apostolado y la piedad popular se ordenan a la Eucaristía. Para ello se ofrecen una serie de acciones o medios que los responsables habrán de concretar en su respectiva programación pastoral. Me quiero detener ahora brevemente en el sentido e importancia del Domingo y de la Eucaristía dominical para la comunidad parroquial y para los cristianos. Desde los inicios del cristianismo el domingo es el día del Señor y la fiesta primordial de los cristianos. Es el día de la resurrección del Señor, la Pascua semanal. El primer día de la semana al salir el sol, el Señor resucitado se apareció a María Magdalena. El mismo día se apareció a los dos discípulos de Emaús (cfr. Lc 24, 13-35). También “la tarde del primer día de la semana, estando cerradas las puertas” se apareció a los discípulos reunidos en el cenáculo, faltando Tomás. “Pasados ocho días” de nuevo se hace presente estando Tomás. Con toda intención el Señor se manifestó el domingo para hacerlo el día primordial de los cristianos (cf. Lc 24, 36-43; Jn 20, 19-20 y 26-29). La preponderancia del domingo se descubre en las cartas de san Pablo y en los Hechos de los Apóstoles. Pablo estando en Tróade, antes de partir hacia Jerusalén, se despidió de la comunidad reunida “el primer día de la semana para partir el pan”. A los cristianos de Corinto les pide que “cada día primero de la semana”, es decir, el domingo, sea un día muy especial en el que, entre otras cosas, se hace una colecta para ayudar a los cristianos de Jerusalén (cfr. 1 Cor 16, 2). Esto lo escribe en torno al año 55, estando aún fresca la memoria de los que vieron al Señor

17


resucitado. Por lo tanto el domingo es ya una tradición apostólica (SC 106).

18

Históricamente el domingo ha mantenido un valor fundamental. En el período post-apostólico las primeras enseñanzas de los apologetas cristianos y de los santos padres de la Iglesia definen el domingo como algo originario y esencial en la vida de los cristianos y de la Iglesia. Dice San Justino -s.II- (Ap I, 66, 1-2): “En el día que se llama “del sol” (el domingo) se reúnen todos los cristianos del campo y de la ciudad”. “Reuníos cada día dominical del Señor” dice el libro de las enseñanzas de los Apóstoles (cf. Didaché 9,1). San Ignacio de Antioquia recuerda que los cristianos no celebran el sábado sino el domingo. Por eso justamente nosotros celebramos el día octavo con regocijo, por ser el día en que Jesús resucitó de entre los muertos y, después de manifestado, subió a los cielos. Estas citas, seleccionadas entre muchas más, demuestran que hay una constant la práctica dominical desde los orígenes hasta nuestros días. El domingo nace en la comunidad de Jerusalén como respuesta a una intención del Señor, deducida de sus apariciones, y que ha llegado hasta nuestros días. A lo largo de los siglos se ha ido desarrollando y enriqueciendo la teología del domingo. La reunión dominical ante todo aparece como un momento imprescindible para la cohesión, la vitalidad y el testimonio de las comunidades. En ese día se mantienen vivos los valores originarios y de la identidad del ser cristiano. A partir del Concilio Vaticano II se recuperan los valores de la primera tradición con una rica teología del domingo. La constitución sobre la Sagrada Liturgia y la repercusión positiva que ha tenido es una muestra del inicio de una


recuperación del sentido auténtico del domingo que debe continuar cada vez con mayor empeño. San Juan Pablo II nos ofrece una hermosa exposición sobre el domingo en su Carta Apostólica Dies Domini, de 31 de mayo 1998. Os recomiendo su lectura personal y en grupos. La definición e importancia teológica y pastoral del domingo se descubren en la multitud de nombres que ha recibido. Cada apelativo muestra una faceta de la riqueza del contenido y significado del domingo. Se llama: día del Señor, dia primero, día señorial, el señor de los días, el día del sol, el octavo día, día de la resurrección. Estos nombres se refieren a Cristo. Para la Iglesia es el día de la asamblea, de la Palabra de Dios y de la Eucaristía, día de la Resurrección. Estos nombres se refieren a las funciones que cumple ese día de congregar, instruir, alimentar y enviar a la comunidad cristiana. Con relación a los creyentes se le llama: fiesta de los cristianos, día de alegría y liberación, día del descanso, día de la caridad, día de la familia… Estas reflexiones y datos históricos sobre la importancia del domingo son necesarios para comprender qué celebramos, cómo celebramos, a qué compromete el domingo, qué función irrenunciable cumple en la vida cristiana. Hemos heredado el tesoro del domingo. Nuestro empeño debe ser ante todo recuperar el sentido del domingo donde se haya perdido y mejorar la calidad de las celebraciones para ofrecer también en nuestros días la riqueza que contiene. Hay pues motivos para decir que el “día del Señor” es el “señor de los días”. Quienes han recibido la gracia de creer en el Señor resucitado pueden descubrir el significado de este día semanal con la emoción vibrante

19


que hacía decir a san Jerónimo: “El domingo es el día de la resurrección; es el día de los cristianos; es nuestro día. Ésta es efectivamente para los cristianos la ‘fiesta primordial’ instituida no sólo para medir la sucesión del tiempo, sino para poner de relieve su sentido más profundo” (SC 2).

20

El domingo es, sobre todo, “el día de la Eucaristía”. La Eucaristía está ligada al domingo desde los orígenes. El domingo y la Eucaristía son inseparables. Es el día reservado para la Eucaristía. La Iglesia, la comunidad parroquial y los cristianos no pueden vivir sin la Eucaristía dominical. Como nos ha dicho el papa Francisco, los “cristianos vamos a misa el domingo para encontrar al Señor resucitado, o mejor, para dejarnos encontrar por Él, escuchar su palabra, alimentarnos en su mesa y así convertirnos en Iglesia, es decir, en su Cuerpo místico viviente en el mundo” (Audiencia general 13.12.2017). “Así lo entendieron, desde la primera hora, los discípulos de Jesús, los que celebraron el encuentro eucarístico con el Señor en el día de la semana que los hebreos llamaban «el primero de la semana» porque en ese día Jesús había resucitado de entre los muertos y se había aparecido a los discípulos, hablando con ellos, comiendo con ellos y dándoles el Espíritu Santo (cf. Mt 28, 1; Mc 16, 9-14; Lc 24, 1-13; Jn 20, 1-19). También la gran efusión del Espíritu Santo en Pentecostés sucede en domingo, el quincuagésimo día después de la resurrección de Jesús (Papa Francisco, ib.). Por ello nos dice el Concilio Vaticano II que “la Iglesia, por una tradición apostólica que trae su origen del mismo día de la Resurrección de Cristo, celebra el


misterio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón día del Señor o domingo” (SC n. 106). Así lo entendieron y ratificaron con su sangre en el siglo IV los famosos mártires de Abitinia en el Norte de África en. El emperador Diocleciano les había prohibido reunirse el domingo. Un día fueron sorprendidos en la reunión de la Eucaristía dominical casi cincuenta cristianos, entre los que había personas importantes de la sociedad y también jóvenes y niños. Las actas del proceso judicial que se han conservado transcriben minuciosamente el diálogo, la condena y las torturas. Todos murieron, uno tras otro para amedrentar a los siguientes, en medio de grandes tormentos. Con valentía, esperanza y paz fueron dando testimonio de su fe que ha quedado plasmado en una frase lapidaria: “Sin la celebración dominical no podemos vivir”. Nos han dejado el testimonio de que se puede renunciar a la vida terrena por la Eucaristía, porque ésta nos da la vida eterna, haciéndonos partícipes de la victoria de Cristo sobre la muerte. Un testimonio que muestra qué bien entendieron los primeros cristianos la trascendencia de la celebración de la Eucaristía dominical; un testimonio que nos interpela a todos y pide una respuesta sobre qué significa para cada uno de nosotros participar en el sacrificio de la Misa y acercarnos a la mesa del Señor. Al compararnos con estos héroes fervorosos nos viene tal vez algo de vergüenza por nuestras actitudes tibias y cómodas ante la Eucaristía o ante la indiferencia de tantos y tantos bautizados que no participan en la Eucaristía dominical. El Señor resucitado se manifiesta especialmente en la reunión de los creyentes en la Eucaristía del domingo y sale a nuestro encuentro: Él se nos da en comida, nos atrae hacía

21


si, une a nosotros, nos da su Vida y nos transforma. Recordamos cómo el Apóstol Tomas no estuvo un domingo en la reunión de los discípulos y se perdió la dicha de ver al Señor Resucitado. Cuando a los ocho días acudió pudo verle. Los discípulos de Emaús lo reconocieron “al partir el pan” ya que este gesto les recordó la Última Cena, que fue la primera Eucaristía. De la Eucaristía depende la vida de la Iglesia. Cuando nos reunimos nos reconocemos, nos saludamos, nos unimos, cantamos y rezamos juntos. Nos animamos. Crece la fe, la esperanza, la caridad, la fortaleza y la alegría de ser cristianos. Nos llenamos de gozo y paz. Salimos de la Eucaristía a la vida felices, renovados, misioneros hacia el mundo.

22

La Iglesia hace a la Eucaristía y la Eucaristía hace a la Iglesia. Los fieles cristianos han podido caminar a través de la historia fortalecidos por el más preciado alimento espiritual que es el mismo Señor. La Eucaristía es el don por excelencia porque se da en alimento el mismo Señor. Lo más precioso que tiene la Iglesia en su caminar por la historia es la presencia real y salvadora de Jesús en la Eucaristía. La celebración eucarística es el centro del proceso de crecimiento de la Iglesia. Hay un influjo causal de la Eucaristía en los orígenes mismos de la Iglesia y en su desarrollo. Mientras haya Eucaristía habrá Iglesia. Ya san Juan Pablo II en el Sínodo de los Obispos de Europa (28 de junio de 2003) constató con pena cómo se había enfriado la fe en sociedades antiguamente claramente cristianas y misioneras por abandonar la Eucaristía del domingo. A este hecho le llama “pérdida de la memoria cristiana” que sucede cuando se sigue una antropología sin Dios, pero al mismo tiempo con sed de verdad. En su


Exhortación Apostólica post-sinodal titulada “La Iglesia en Europa” afirma que la Eucaristía es el antídoto para la indiferencia, la secularización y el abandono de la fe. El Resucitado se hace presente entre nosotros y nos acompaña. Mientras se siga celebrando la Eucaristía habrá comunidades cristianas fervorosas. Por eso animó a recuperar el domingo con la celebración de la Eucaristía que seguirá atrayendo a los que no creen y ayudando a volver a los que abandonaron la práctica religiosa. Para recuperar el sentido religioso en la Europa de hoy, dice: “renuevo, por tanto, la invitación a recuperar el sentido más profundo del día del Señor, para que sea santificado con la participación en la Eucaristía y con un descanso lleno de fraternidad y regocijo cristiano. Que se celebre como centro de todo el culto, preanuncio incesante de la vida sin fin, que reanima la esperanza y alienta en el camino” (EdE. 82). 23

“El domingo –nos ha dicho el papa Francisco- es un día santo para nosotros, santificado por la celebración eucarística, presencia viva del Señor entre nosotros y para nosotros. ¡Es la misa, por lo tanto, lo que hace el domingo cristiano! El domingo cristiano gira en torno a la misa. ¿Qué domingo es, para un cristiano, en el que falta el encuentro con el Señor?” (Audiencia general de 13.12. 2017). La Eucaristía, pues, es y debe ser el centro de la vida de todo cristiano, de toda familia cristiana, de toda parroquia y comunidad eclesial, de la Iglesia misma. La Eucaristía contiene todo el bien de la Iglesia. Es la actualización del misterio pascual y es el encuentro personal y comunitario con el Señor resucitado y es la unión sacramental, pero real, con el Señor en la comunión eucarística


la que realiza la unión y comunión con Dios en Cristo; unidos en Cristo, con Él y por Él, se realiza, se alimenta y se fortalece la comunión fraterna que, a su vez, nos envía a ser testigos y promotores de la unión de todos los hombres en Dios. Cuando decae la participación en la Eucaristía, especialmente los Domingos -como nos ocurre hoy de un modo alarmante en muchas parroquias-, o cuando la participación no es fructuosa por la tibieza, la superficialidad, la pasividad o la falta de disposición para recibir al Señor, se debilita la fe y la vida cristiana personal y familiar, se debilita la vitalidad de las parroquias y su fuerza misionera, evangelizadora y transformadora de la sociedad según el plan de Dios.

24

La celebración de la Eucaristía nos envía a la misión. No puede quedarse en las paredes del templo. Por el contrario, nos invita a salir a la misión por los caminos de este mundo. La celebración del misterio pascual nos compromete a anunciarlo y testimoniarlo. Así lo manifestamos cada vez que celebramos la Cena del Señor. En efecto, inmediatamente después de la consagración nos comprometemos a anunciar su muerte y proclamar su resurrección hasta que Él vuelva. La celebración eucarística termina por ello con un envío: “podéis ir en paz”. Es como una consigna que impulsa al cristiano a comprometerse en la propagación del evangelio y en la animación cristiana de la sociedad (Juan Pablo II, Carta Apostólica Mane nobiscum Domine, 24). La evangelización brota de la Eucaristía y la Eucaristía envía a la misión. No podemos sentarnos a la mesa del Resucitado sin sentir la llamada a dar testimonio de la experiencia vivida junto a Él. Así lo entendieron pronto


los discípulos. Los discípulos de Emaús, tras abrir los ojos y reconocer a Jesús resucitado al partir el pan, se ponen en camino como testigos de la resurrección. “Contaban lo que le había ocurrido de camino y cómo lo reconocieron al partir el pan” (Lc 24, 35). La evangelización encuentra su fuerza en la Eucaristía. De ella brota el esfuerzo de la Iglesia y en ella encuentra cada cristiano el alimento necesario para llevarlo a cabo. “Una Iglesia auténticamente eucarística es una Iglesia misionera” (Benedicto XVI, Ex. Ap. Sacramentum Caritatis, 84). En la Eucaristía encuentra, por tanto, cada comunidad parroquial y cada cristiano también la fuente para la misión y para ser discípulos misioneros. De ella brota la fuerza necesaria para poner en práctica nuestros planes pastorales. Vivamos el nuevo curso pastoral con ánimo y esperanza renovados. No estamos, ni caminamos ni trabajamos solos: El Señor Jesús está presente entre nosotros en la Eucaristía; Él es nuestro alimento y compañero de camino; su Espíritu nos ilumina, alienta y fortalece ante la dificultad. Como a Pedro, el Señor nos invita a remar mar adentro y echar de nuevo la red. ¡Que la Virgen de la Cueva Santa nos proteja a todos en este nuevo curso pastoral!

Con mi afecto y bendición, vuestro Obispo

 Casimiro López Llorente Obispo de Segorbe-Castellón

25


Tercer

objetivo específico del PDP “Alababan a Dios y eran bien vistos de todo el pueblo; y día tras día el Señor iba agregando a los que se iban salvando” (Hch 2, 47)

“Celebración: Hacia una celebración de la fe encarnada en la realidad y centrada en el misterio de Cristo”.

26

AÑO 2 (curso 2018-2019): “La Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma con la belleza de la liturgia” (EG, 24)


1. Favorecer la participación de los fieles en la Eucaristía, en especial en la Eucaristía dominical, sobre la que se edifica la comunidad parroquial. El papa Benedicto afirma que “La Eucaristía es el origen de toda forma de santidad, y todos nosotros estamos llamados a la plenitud de vida en el Espíritu Santo. (…) La santidad ha tenido siempre su centro en el sacramento de la Eucaristía. Por eso, es necesario que en la Iglesia se crea realmente, se celebre con devoción y se viva intensamente este santo Misterio” (Benedicto XVI, Ex. Ap. Sacramentum Caritatis, 94) La parroquia no es primariamente una realidad sociológica o canónica, sino sacramental: se edifica sobre la Eucaristía. “La parroquia está fundada sobre una realidad teológica, porque ella es una comunidad eucarística. Esto significa que es una comunidad idónea para celebrar la Eucaristía, en la que se encuentran la raíz viva de su edificación y el vínculo sacramental de su existir en plena comunión con toda la Iglesia” (Juan Pablo II, Ex. Ap. Christifideles Laici, 26).

27


28

La Eucaristía es el origen último de cada comunidad parroquial concreta. Una parroquia no nace de la voluntad de un grupo de personas que decide asociarse, sino que tiene su origen último en el misterio de la redención. La parroquia nace como comunidad en torno a la Eucaristía, que es su fuente constante de vida. La parroquia no es un club de amigos o una asociación de tiempo libre, en la que se reúnen personas con tendencias y gustos afines. Es la asamblea de las personas llamadas por el Señor Resucitado en un barrio o un pueblo determinado y reunida en torno su Mesa y existe como comunidad de fieles cuando se reúne para celebrar la Cena del Señor. Como dice el Concilio, “no se construye ninguna comunidad cristiana si ésta no tiene su raíz y centro en la celebración de la sagrada Eucaristía” (Concilio Vaticano II, Presbiterorum Ordinis, 6). No puede haber parroquia si no hay Eucaristía. La Misa dominical crea la comunidad parroquial. Por eso tenemos que cuidar de manera singular la celebración dominical. El Concilio recordó la necesidad de “trabajar para que florezca el sentido de comunidad parroquial, sobre todo en la celebración común de la Misa dominical” (Concilio Vaticano II, Sacrosantum Concilium, 42). “Entre las numerosas actividades que desarrolla una parroquia ninguna es tan vital o formativa para la comunidad como la celebración dominical del día del Señor y de su Eucaristía” (Juan Pablo II, Carta Ap. Dies Domini, 35).


Acciones / Responsables - Hacer en las misas dominicales sencillas catequesis mistagógicas sobre la Eucaristía que enseñen el significado de los ritos en relación con la vida cristiana (Sacramentum Caritatis, 64). (Sacerdotes) - Introducir a los niños y a los jóvenes en la comprensión y la vivencia de la Eucaristía a través de una catequesis adecuada. (Sacerdotes y catequistas) - Crear grupos de acogida para la Eucaristía dominical. (Sacerdotes y consejo parroquial de pastoral) - Preparar con esmero la Misa dominical con los equipos de liturgia, lectores, el fomento de los coros parroquiales, monaguillos, etc. (Párrocos) - Plantear las celebraciones sin olvidar los tiempos de silencio, meditación, adoración y encuentro personal con el Señor. (Párrocos) - Revisar el número de Eucaristías dominicales, teniendo en cuenta las que se celebran en capillas o parroquias cercanas. (Consejo Arciprestal de Pastoral) - Concienciar a los responsables del canto que éste forma parte de la liturgia, por lo que el párroco habrá de revisar los cantos o música de la misma antes de la celebración. (Sacerdotes) - Sensibilizar sobre la necesaria relación de la celebración de la Eucaristía y de la vida: misión, caridad, etc. Por ejemplo: publicitar y hacer las colectas de Cáritas, dar a

29


conocer las campañas eclesiales,… (Sacerdotes y equipos de liturgia) - Revitalizar el equipo de liturgia parroquial atendiendo y formando a los lectores y participantes en la celebración. (Párrocos) - Poner la homilía en estrecha relación con la celebración sacramental y la vida de la comunidad. (Sacerdotes) - Cuidar de no enfatizar la presentación de las ofrendas con añadiduras superfluas. (Sacerdotes y equipos de liturgia)

30

- Moderar el gesto de la paz limitando el intercambio de la paz a los más cercanos para no adquirir expresiones exageradas. (Sacerdotes) - Respetar fielmente las normas vigentes para la distribución y recepción de la eucaristía. (Sacerdotes) - Cuidar el tiempo de acción de gracias después de la comunión. (Sacerdotes) - Organizar un curso para la formación de ministros extraordinarios de la Comunión. (Delegación de Liturgia y Música Sacra) - Celebrar en cada comunidad el envío de los ministros extraordinarios de la Comunión. (Sacerdotes y Consejo de Pastoral)


- Cuidar que haya un número suficiente de ministros extraordinarios, para que los ancianos y enfermos, puedan recibir con frecuencia la Comunión. (Párrocos) - Ofrecer jornadas de formación sobre temas relacionados con la Eucaristía. (Arciprestes y párrocos) - Potenciar la Adoración eucarística invitando a todos los miembros de la comunidad parroquial. (Sacerdotes) - Estudiar la OGMR en las reuniones sacerdotales de Arciprestazgo. (Arciprestes) - Publicar los criterios para el canto en la celebración de la Eucaristía para mejorar la calidad del mismo. (Delegación de Liturgia y Música Sacra) - Publicar como material de trabajo las catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía. (Vicaría Episcopal de Pastoral) - Publicar un folleto sobre la Eucaristía para facilitar su comprensión e incorporarlo en los procesos parroquiales de catequesis. (Delegación de Catequesis, párrocos y catequistas)

31


2. Potenciar el domingo como

día del Señor, día de la Eucaristía y día de la comunidad parroquial.

32

“Algunas sociedades seculares han perdido el sentido cristiano del domingo iluminado por la eucaristía. ¡Es una lástima esto! En estos contextos es necesario reanimar esta conciencia, para recuperar el significado de la fiesta, el significado de la alegría, de la comunidad parroquial, de la solidaridad, del reposo que restaura el alma y el cuerpo. Por eso, el Concilio Vaticano II quiso reafirmar que “el domingo es el día de fiesta primordial que debe ser propuesto e inculcado en la piedad de los fieles, de modo que se convierta también en día de alegría y abstención del trabajo” (Const. Sacrosanctum Concilium, 106)” (Papa Francisco, Catequesis sobre la Eucaristía, 13 de diciembre de 2017) “Vivir según el domingo no está simplemente en dejar las actividades habituales, como una especie de paréntesis dentro del ritmo normal de los días. Los cristianos siempre han vivido este día como el primero de la semana, porque en él se hace memoria de la radical novedad traída por Cristo.


Vivir según el domingo quiere decir vivir conscientes de la liberación traída por Cristo y desarrollar la propia vida como ofrenda de sí mismos a Dios” (Cfr. Benedicto XVI, Exhor. Ap. Sacramentum Caritatis, 72). “Por tanto, es bueno que en el día del Señor los grupos eclesiales organicen entorno a la Celebración eucarística dominical manifestaciones propias de la comunidad cristiana: encuentros de amistad, iniciativas para formar la fe de niños, jóvenes y adultos, peregrinaciones, obras de caridad y diversos momentos de oración” (Cfr. Benedicto XVI, Exhor. Ap. Sacramentum Caritatis, 73).

Acciones / Responsables - Incluir en los procesos formativos de Iniciación cristiana la participación en la misa dominical explicando la obligatoriedad del precepto. (Sacerdotes y catequistas) - Facilitar la asistencia de las familias a la Eucaristía dominical. (Sacerdotes) - Organizar el Día de la Parroquia un domingo en torno a la Eucaristía, centro de la vida parroquial. (Consejo Parroquial de Pastoral) - Celebrar la Eucaristía en momentos especiales de las familias para vivirlos como comunidad: presentación de los bautizados, celebración comunitaria de la Unción, aniversarios matrimoniales, oración mensual por los difuntos, día de los abuelos,… (Párrocos)

33


- Incorporar en la Eucaristía dominical celebraciones particulares. (Párrocos) - Utilizar como oración en las reuniones y encuentros de los grupos de la parroquia la Palabra de Dios que será proclamada el domingo. (Responsables de reuniones y encuentros) - Crear conciencia en los catequistas que su tarea evangelizadora no tiene sentido sin la participación en la eucaristía parroquial del domingo. (Sacerdotes)

34

- Hacer de la Eucaristía el lugar donde la fraternidad se convierta en solidaridad concreta: invitar a comer a alguna persona sola, visitar familiares o enfermos, proporcionar comida a alguna persona necesitada, dedicar un tiempo al voluntariado,… (Parroquia)


3. Visibilizar que todos los

sacramentos, obras de apostolado y la piedad popular se ordenan a la Eucaristía (Cfr. Presbiterorum Ordinis, 5)

El Papa Benedicto XVI ha explicado cómo todo el culto cristiano a Dios tiene su centro en la Eucaristía, la cual expresa, al mismo tiempo, tanto el inicio como el cumplimiento del nuevo y definitivo culto. Todos los demás sacramentos “están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan” pues la Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, que es el mismo Cristo. Esta relación de la Eucaristía con los demás sacramentos se comprende cuando se contempla la Iglesia como sacramento universal de salvación. “La Iglesia se recibe y al mismo tiempo se expresa en los siete sacramentos, mediante los cuales la gracia de Dios influye concretamente en los fieles” (Benedicto XVI, Exhor. Ap. Sacramentum Caritatis, 16). En los nn. 17 a 29 de “Sacramentum Caritatis” se explica la relación de la Eucaristía con cada uno de los siete sacramentos. La Eucaristía es la plenitud de la iniciación cristiana, de tal manera que se puede decir que “somos bautizados y confirmados en orden a la Eucaristía”.

35


Aunque es clara la relación entre la Eucaristía y el sacramento de la reconciliación, quizás porque se ha perdido el sentido del pecado, muchos fieles han abandonado la práctica de este sacramento. La Eucaristía, como sacramento de la unidad, no puede existir sin el sacramento del perdón. Entre Eucaristía y sacramento del Orden se da una vinculación intrínseca, como se desprende de las mismas palabras de Cristo en la última cena. Una comunidad que valora la Eucaristía, apreciará también el sacerdocio y se preocupará de la pastoral vocacional, para que la Iglesia cuente con los ministros necesarios para la Eucaristía. El carácter esponsal de la Eucaristía la pone en relación con el matrimonio y su carácter de viático, la vincula con la Unción de enfermos. 36

“La piedad popular encuentra en la liturgia su culmen y complemento, por lo que sus manifestaciones han de ordenarse a la liturgia. Las prácticas de piedad popular no pueden ir en detrimento de la liturgia ni conducir a la desvalorización de la misma” (Cfr. Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos. Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia, 51-55)

Acciones / Responsables De carácter general: - Crear un equipo de acogida para quienes se acercan a la parroquia para la recepción de algún sacramento. (Párrocos) - Introducir en los momentos de encuentro con las familias con motivo de la preparación de los sacramentos


formación sobre la Eucaristía, invitando a participar en ella. (Sacerdotes) - Cuidar el seguimiento y continuidad de quienes reciben los sacramentos, dando a conocer los diversos grupos que existen e invitándoles a participar en ellos. (Sacerdotes y catequistas) - Aprovechar las celebraciones “de marcado carácter social” para hacer un primer anuncio de los contenidos fundamentales de la fe. (Sacerdotes) - Trabajar la unidad de criterio en la práctica sacramental. (Arciprestes y párrocos) - Evaluar la práctica sacramental en las parroquias del arciprestazgo. (Arciprestes y párrocos) 37

En relación a los sacramentos: - Ofrecer la celebración del bautismo y el matrimonio dentro de la Eucaristía. (Sacerdotes) - Fomentar la confesión frecuente, estableciendo un horario fijo y público adecuado a los fieles. (Sacerdotes) - Animar a niños y jóvenes a celebrar el sacramento de la Penitencia procurando tener con ellos catequesis y celebraciones especiales. (Sacerdotes y catequistas) - Realizar y publicar un folleto explicativo sobre el sacramento de la Penitencia incluyendo un examen de conciencia para la celebración del mismo. (Delegación de Liturgia y Música Sacra)


- Dar a conocer a la comunidad las personas y el trabajo de los visitadores de enfermos. (Sacerdotes) - Atender pastoralmente a los fieles enfermos, visitándolos y ofreciéndoles el servicio sacramental de la penitencia, eucaristía y unción de enfermos. (Sacerdotes, equipos de visitadores y ministros de la comunión) - Reeditar la separata de preces vocacionales para la Liturgia de las Horas y Oración de los Fieles. (Delegación de Pastoral Vocacional) - Aprovechar testimonios de sacerdotes que pueden inspirar a tantos jóvenes a seguir a Cristo y encontrar su vocación. (Delegación de Pastoral Vocacional y sacerdotes) 38

- Acompañar a los divorciados casados de nuevo para que cultiven un estilo de vida cristiano mediante la participación en la santa Misa aunque sin comulgar, la escucha de la Palabra de Dios, la Adoración eucarística, la oración, la participación en la vida comunitaria, entrega a obras de caridad,… (Sacerdotes y responsables de la pastoral familiar) Sobre la Piedad popular: - Hacer que las devociones populares y los ejercicios piadosos estén inspirados en la Sagrada Escritura y la Liturgia. (Sacerdotes) - Alentar a los miembros de las Cofradías y Hermandades para que participen en los actos litúrgicos de Semana Santa y especialmente en la Vigilia Pascual. (Consiliarios de cofradías y Presidentes de cofradías) - Cuidar las manifestaciones de piedad popular relacionadas con la Eucaristía: Jueves sacerdotales, Corpus Christi,… (Sacerdotes)


39


LUNES

2018

MIÉRCOLES

27 28 29 03 04 05 10 11 12 17 18 19 24 25 26

Septiembre 40

MARTES

Ntra. Sra. de la Cueva Santa. Patrona de la Diócesis

- Eucaristía en el Santuario de la Virgen de la Cueva Santa

- Celebración 9º aniversario de la Capilla Adoración Perpetua en Nules.

- Permanente del Consejo Presbiteral -Hasta el 27, Jornadas de formación profesores religión (Del. Enseñanza)

- Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO XXII del T.O.

30 31 01 02 06 07 08 09 13 14 15 16 20 21 22 23 27 28 29 30 - Claustro profesores CSET

La Natividad de la Virgen María

XXIII del T.O.

- Jornada Diocesana de inicio de curso en el Mater Dei. - Convivencia Vocacional Seminario Menor. -Vigilia 125 aniversario sección de ANE en Artana.

XXIV del T.O.

- Inicio de curso (Cursillos de Cristiandad). -Convivencia para chicas en el Mater Dei.

XXV del T.O.

- Jornada de animadores del Oratorio (Del. Catequesis). -Sesión formativa para catequistas en Burriana (Del.Catequesis). - Convivencia inicio de curso (Secr. Migraciones).

XXVI del T.O.

- Jornada de formación (Frater)

- Peregrinación a Covadonga (Secr. Migraciones)

- Asamblea Diocesana de Frater

41


LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

- Permanente del Consejo Diocesano de Pastoral

01 02 03 08 09 10 15 16 17 22 23 24 29 30 31

Octubre

Día de la Comunidad Valenciana

42

- Retiro mensual para sacerdotes (Vic. Clero) - Reunión coordinadora A.C.

- Reunión equipo consiliarios de A.C.

2018

- Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)

- Conferencia en Nules: 150 aniversario Evangelización en África de los PP. Blancos (Del. Misiones)

- Entrega Missio Canónica profesores religión y Envío de Catequistas en Castellón (Dels. Enseñanza y Catequistas)

- Reunión de Arciprestes - Conferencia de Cáritas Diocesana

- Jornada de Oración sacerdotal. (Vic. Clero)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO - Convivencia Vocacional Seminario Menor

- Reunión de sacerdotes jóvenes.

DOMINGO XXVII del T.O.

- Iniciativa Iglesia Trabajo Decente (HOAC). - Asamblea diocesana Frater.

04 05 06 07 11 12 13 14 18 19 20 21 25 26 27 28 01 02 03 04 Ntra. Señora del Pilar

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

XXVIII del T.O. - Convivencia de Frater.

- Asamblea Inicio de curso (ACG) - Convivencia para chicas en el Mater Dei. -Asamblea Diocesana HOAC.

XXIX del T.O. Jornada DOMUND

Jornada de formación Colegios Diocesanos en Segorbe (Del. Enseñanza) - Jornada formación (Secr. Migraciones)

XXX del T.O.

- Apertura de curso 43 de Equipos de Ntra. Sra. - Fiesta del Cristo de los Milagros (Secr. Migraciones)


LUNES

2018

MIÉRCOLES

29 30 31 05 06 07 12 13 14 19 20 21 26 27 28

Noviembre 44

MARTES

- Curso de formación de catequistas en la Concatedral (Del. Catequesis)

- Vigilia extraordinaria en la Basílica de San Pascual (ANE)

- Curso de formación de catequistas en la Concatedral (Del. Catequesis)

- Consejo presbiteral en el Mater Dei

- Hasta el 23, Asamblea Plenaria de la CEE. - Retiro mensual para sacerdotes (Vic. Clero) - Curso de formación de catequistas en la Concatedral (Del. Catequesis) - Reunión coordinadora A.C.

- Visita guiada a los recursos de Cáritas Diocesana.

- Reunión equipo consiliarios de A.C. - Curso de formación de catequistas en la Concatedral (Del. Catequesis)

- Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)


JUEVES Todos los Santos

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO

Conmemoración de los Fieles Difuntos

- Convivencia Vocacional Seminario Menor

XXXI del T.O.

Cumpleaños del Sr. Obispo - Sesión de formación en Nules (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) - Jornada diocesana Misionera (Del. Misiones) - Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Asamblea inicio de curso en Castellón (Manos Unidas) - Encuentro formación Equipos Ntra. Sra.

XXXII del T.O. Día de la Iglesia Diocesana

01 02 03 04 08 09 10 11 15 16 17 18 22 23 24 25 29 30 01 02 - Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Gesto por las personas sin hogar (Cáritas Diocesana)

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

- Convivencia de Frater

- Fase preparatoria diocesana Congreso Nacional Apostolado Seglar en el Mater Dei (Del. Apostolado Seglar) -Hasta el 18, Cursillo de Cristiandad.

XXXIII del T.O. Jornada mundial de los pobres

- Consejo Diocesano de Pastoral en el Mater Dei. - Convivencia vocacional Seminario Menor. - Jornada de formación en el Seminario (ANFE) - Jornada formación (Secr. Migraciones).

Jesucristo, Rey del Universo. Día de las personas sin hogar - Asamblea diocesana Frater

45


LUNES

MARTES

Diciembre

26 27 28 03 04 05 10 11 12 17 18 19 24 31 25 26 - Retiro GOA de Adviento en la Vall d’Uixò - Hasta el 9, ejercicios espirituales en Tales (ANE)

- Curso de formación de catequistas en la Concatedral (Del. Catequesis)

46

2018

MIÉRCOLES

- Retiro de Adviento para sacerdotes en Castellnovo (Vic. Clero). - Curso de formación de catequistas en la Concatedral. (Del. Catequesis)

- Retiro GOA de Adviento en Vila-real - Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)

- Reunión equipo consiliarios de A.C. - Reunión coordinadora A.C. - Curso de formación de catequistas en la Concatedral. (Del. Catequesis)

Natividad del Señor

- Hasta el 28, campo de trabajo con personas sin hogar (Cáritas Diocesana)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO

- Retiro Adviento A.C. -Convivencia para chicas en el Mater Dei.

I de Adviento

La Inmaculada Concepción

II de Adviento

- Convivencia vocacional Seminario Menor. - Sesión de formación en Segorbe (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) - Jubileo Vicentino Equipos Ntra. Sra.

III de Adviento

- Jornada de animadores del Oratorio (Del. Catequesis) - Concierto de Navidad: comunidad ucraniana (Secr. Migraciones)

IV de Adviento

29 30 01 02 06 07 08 09 13 14 15 16 20 21 22 23 27 28 29 30 Día de la Constitución

- Vigilia Diocesana Juvenil en San Jaime de Vila-real (Del. Past. Juvenil)

- Reunión de Sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Felicitación navideña al Sr. Obispo en Segorbe - Luz de la Paz de Belén en la Concatedral (Scouts MSC)

- Felicitación navideña al Sr. Obispo en Castellón - Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

- Retiro Adviento (A.C.G. y Frater)

- Retiro G.O.A. de Adviento en Castellón. -Convivencia de Frater.

La Sagrada Familia. Jornada por la familia

47


LUNES

MARTES Santa María Madre de Dios. Jornada Mundial por la Paz

31 01 02 07 08 09 14 15 16 21 22 23 28 29 30 - Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)

- Reunión equipo consiliarios de A.C.

Enero

48

- Retiro mensual para sacerdotes (Vic. Clero) - Reunión coordinadora A.C.

- Permanente del Consejo Presbiteral

Santo Tomás de Aquino

- Jornada de formación del clero en el Mater Dei (Vic. Clero)

- Jornada de formación del clero en el Mater Dei (Vic. Clero)

2019

MIÉRCOLES


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

Santa Genoveva Torres Morales

DOMINGO Epifanía del Señor. Día del Catequista nativo y del IEME

03 04 0506 10 11 12 13 17 18 19 20 24 25 26 27 31 01 02 03 - Misa de Santa Genoveva en Almenara

- Sesión de formación en Burriana (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) - Convivencia vocacional Seminario Menor

Bautismo del Señor

- Hasta el 25, Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos. - Vigilia de oración (Secr. Migraciones)

- Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Jornada responsables de sector (Equipos de Ntra. Sra.)

II del T.O. Jornada Mundial de las Migraciones

La Conversión de San Pablo

- Encuentro diocesano de Infancia Misionera (Del. Misiones) - Convivencia de Cursillos de Cristiandad.

III del T.O. Jornada de la Infancia Misionera

- Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Claustro profesores CSET

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

- Asamblea Dioc. Frater - Hasta el 18, ejercicios espirituales del Sr. Obispo

- Convivencia de Frater

49


LUNES

Ntra. Sra. de Lourdes. Jornada Mundial del Enfermo.

- Reunión equipo consiliarios de A.C. - Reunión coordinadora A.C.

2019

MIÉRCOLES

28 29 30 04 05 06 11 12 13 18 19 20 25 26 27

Febrero 50

MARTES

- Reunión de Arciprestes - Conferencia de Cáritas Diocesana.

- Reunión mesa Diocesana (Secr. Migraciones)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO

La Presentación del Señor. Jornada de la Vida Consagrada

IV del T.O.

- Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Asamblea Diocesana de ANFE en Onda. - Sesión de formación en Alcora (Junta Dioc. Cofradías y Hdes S. Santa).

V del T.O. Campaña contra el Hambre de Manos Unidas

- Eucaristía de lanzamiento de campaña en la Concatedral (Manos Unidas) - Asamblea Diocesana Frater

31 01 02 03 07 08 09 10 14 15 16 17 21 22 23 24 28 01 02 03 - Convivencia vocacional Seminario Menor - Misa con los religiosos de la Diócesis

- Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

Día del ayuno voluntario

- Hasta el 10, ejercicios espirituales en el Desierto (Equipos Ntra. Sra.)

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

- Convivencia de Frater

- Hasta el 17, curso de Cristología (HOAC)

VI del T.O.

- Convivencia vocacional Seminario Menor. - Encuentro formación A.C. - Encuentro Diocesano de Catequistas en el Mater Dei (Del. Catequesis)

VII del T.O.

- Festival de la Canción (Scouts MSC) - Hasta el 1, ejercicios espirituales para sacerdotes en el Desierto de las Palmas (Vic. Clero)

51


LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

25 2627 04 05 06 11 12 13 18 19 20 25 26 27 San Casimiro

Miércoles de Ceniza

Marzo

- Retiro GOA de Cuaresma en la Vall d’Uixò

52

2019

VI Aniversario de la elección del Papa Francisco

- Retiro de Cuaresma para sacerdotes en Tales (Vic. Clero)

- Retiro GOA de Cuaresma en Vilareal. -Reunión mesa diocesana (Secr. Migraciones)

- Reunión equipo consiliarios de A.C. - Reunión coordinadora A.C.

Anunciación del Señor. Jornada Pro-vida. Aniversario de la Ordenación Episcopal del Sr. Obispo (2001)

San José. Día del Seminario


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO VIII del T.O.

Hasta el 3, ejercicios espirituales para profesores de religión (Del. Enseñanza)

- Asamblea Diocesana Frater

28 01 02 03 07 08 09 10 14 15 16 17 21 22 23 24 28 29 30 31 - Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM) -Vigilancia diocesana juvenil en la Concatedral (Del. Past. Juvenil)

-Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Retiro de Cuaresma (ACG) - Asamblea Diocesana en la Vall d’Uixò (ANE) - Pregón diocesano en Nules (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) -Hasta el 10, retiro Comunidad Bienaventuranzas

I de Cuaresma

- Consejo Presbiteral en el Mater Dei

- Hasta el 17, Cursillo de Cristiandad

- Sesión de formación en Nules (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) - Convivencia vocacional Seminario Menor. - Retiro (Equipos Ntra Sra.) - Jornada formación (A.C.G. y Frater) - Vigilia por las vocaciones en el Mater Dei (ANE y ANFE)

II de Cuaresma

- Retiro GOA de Cuaresma en Castellón - Convivencia de Frater.

III de Cuaresma

- Inicio de las 24h. para el Señor en la Diócesis.

IV de Cuaresma

53


LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

- Hasta el 5. Asamblea plenaria de la CEE.

01 02 03 08 09 10 15 16 17 22 23 24 29 30 01 - Reunión mesa diocesana (Secr. Migraciones)

- Misa Crismal en la Concatedral.

Abril

54

2019

- Reunión coordinadora A.C.

- Hasta el 25, campo de trabajo con personas sin hogar (Cáritas Diocesana)

San Vicente Ferrer

Clausura del Año Jubilar Vicentino. - Permanente del Consejo Diocesano de Pastoral

Jornada Salud Laboral


JUEVES

VIERNES

SÁBADO - Convivencia voc. Seminario Menor. -Retiro (HOAC) - Encuentro diocesano de jóvenes en proceso de confirmación en el Mater Dei (Del. Past. Juvenil)

DOMINGO V de Cuaresma

- Asamblea diocesana Frater -Procesión diocesana en Nules (Junta Dioc. Cofradías y Hdes. S.Santa) - 54 Ultreya Diocesana de Cursillos de Cristiandad.

04 05 06 07 11 12 13 14 18 19 20 21 25 26 27 28 02 03 04 05 - Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Conferencia para jóvenes (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

Jueves Santo. Día del amor fraterno

Viernes Santo. Oración y Colecta por los Santos Lugares

- Hasta el 20, retiro de Pascua (Frater) - Hasta el 21, retiro Comunidad Bienaventuranzas

- Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Jornada de animadores del Oratorio (Del. Catequesis)

Domingo de Ramos

- Convivencia de Frater

Pascua de Resurrección. Aniversario muerte de Mons. José Mª Cases Deordal (2002)

II de Pascua. De la Divina Misericordia.

55


LUNES

MARTES

MIÉRCOLES Día del Trabajo

- Asamblea dioc. G.O.A. en el Seminario Mater Dei. - Retiro en Tales (ANE y ANFE)

29 30 01 06 07 08 13 14 15 20 21 22 27 28 29

Mayo

- Inicio campaña matriculación asignatura Religión (Del. Enseñanza)

56

2019

- Retiro mensual para sacerdotes (Vic. Clero) - Reunión coordinadora A.C.

- Reunión equipo consiliarios de A.C.

- Permanente del Consejo Presbiteral - Conferencia de Cáritas Diocesana

- Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO III de Pascua

- Asamblea dioc. Frater

02 03 04 05 09 10 11 12 16 17 18 19 23 24 25 26 30 31 01 02 San Juan de Ávila - Jornada Sacerdotal en el Mater Dei (Vic. Clero) - Vigilia Diocesana Juvenil en la Concatedral (Del. Past. Juvenil)

San Pascual Bailón, patrono de la Diócesis

- Convivencia vocacional Seminario Menor

IV de Pascua. Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones - Convivencia de Frater

- Convivencia para chicas en el Mater Dei

V de Pascua

57

- 11h. Misa de San Pascual en su Basílica

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

VI de Pascua. Pascua del Enfermo.


LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

27 2829 03 04 05 10 11 12 17 18 19 24 25 26 - Reunión de Arciprestes

Junio

58

2019

- Reunión Mesa Diocesana (Secr. Migraciones)

- Reunión equipo consiliarios de A.C. - Reunión coordinadora A.C.

- Claustro profesores CSET

La Natividad de San Juan Bautista

- Eucaristía fin de curso profesores de Religión (Del. Enseñanza)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO

- Hasta el 2, retiro (Cdad. Bienaventuranzas) - Convivencia vocacional Seminario Menor. - Consejo Diocesano de Pastoral en el Mater Dei. - Vigilia diocesana de Espigas en la Vall d’Uixó (ANE y ANFE)

La Ascensión del Señor. Jornada Mundial de las comunicaciones sociales

- Encuentro de Apostolado Seglar en el Mater Dei (Del. Apostolado Seglar) - Convivencia para chicas en el Mater Dei. - Convivencia Mariana de los G.O.A. - Asamblea dioc. de Manos Unidas en Onda. - Confirmaciones de adultos en la Concatedral. (Del. Catequesis)

Pentecostés. Día de la A.C. y del Apostolado Seglar

30 31 01 02 06 07 08 09 13 14 15 16 20 21 22 23 27 28 29 30 - Reunión de sacerdotes jóvenes con el Sr. Obispo

- Velada de Oración (Equipos de Ntra. Sra.)

Jesucristo, sumo y eterno sacerdote

- Encuentro del Sr. Obispo con las monjas contemplativas - Fin de curso de Cursillos de Cristiandad

- Encuentro del Sr. Obispo con sacerdotes jubilados (Vic. Clero)

Día Mundial del Refugiado

- Acto eucarístico en Vilavella (ANFE). - Consejo Presbiteral en el Mater Dei.

- Asamblea Diocesano Frater

- Misa de Pentecostés con los religiosos

La Santísima Trinidad. Jornada Pro-orantibus

- Día de la HOAC

Corpus Christi. Día de la Caridad. - Aniversario de la toma de posesión del Sr. Obispo de la Diócesis (2006)

- Conferencia para jóvenes en la Concatedral (Del. Past. Juvenil y JECCxM)

- Convivencia de Frater

Sagrado Corazón de Jesús

San Pedro y San Pablo

- Asamblea fin de curso (ACG) - Hasta el 3, peregrinación diocesana con enfermos a Lourdes

XIII del T.O. Óbolo de San Pedro

59


LUNES

2019

MIÉRCOLES

01 02 03 08 09 10 15 16 17 22 23 24 29 30 31

Julio

60

MARTES

Ntra. Sra. del Carmen. Jornada del Apostolado del Mar

- Hasta el 4 de agosto, curso de verano (HOAC)


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO XIV del T.O. Jornada de Responsabilidad del Tráfico

04 05 06 07 11 12 13 14 18 19 20 21 25 26 27 28 01 02 0304 XV del T.O.

XVI del T.O.

Santiago Apóstol, Patrono de España

XVII del T.O.

61


LUNES

MARTES

29 30 31 05 06 07 12 13 14 19 20 21 26 27 28

Agosto

La Transfiguración del Señor

62

2019

MIÉRCOLES


JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO XVIII del T.O.

01 02 03 04 08 09 10 11 15 16 17 18 22 23 24 25 29 30 31 01 Dedicación de la Catedral de la Diócesis

La Asunción de la Virgen María

XIX del T.O.

XX del T.O.

XXI del T.O.

63


64


Notas:

65


Notas:

66


Notas:

67


Notas:

68


Índice - Objetivo general y específicos.........................

6

- La Eucaristía. Centro de la vida y misión de la comunidad parroquial y de todo cristiano.......

9

- Tercer objetivo específico del PDP.................

26

- 1. Favorecer la participación de los fieles en la Eucaristía, en especial en la Eucaristía dominical, sobre la que se edifica la comunidad Parroquial.

27 69

- 2. Potenciar el domingo como día del Señor, día de la Eucaristía y día de la comunidad parroquial .

32

- 3. Visibilizar que todos los sacramentos, obras de apostolado y la piedad popular se ordenan a la Eucaristía.........................................................

35

- Calendario Diocesano curso 2018-2019........

39

- Notas.............................................................

65

Edita: Vicaría Episcopal de Pastoral Impresión y maquetación: Grupo Zona Agosto 2018


70


71


72

Programación Pastoral Diocesana 2018-19  

La Eucaristía, centro de la vida y misión de la comunidad parroquial y de todo cristiano

Programación Pastoral Diocesana 2018-19  

La Eucaristía, centro de la vida y misión de la comunidad parroquial y de todo cristiano

Advertisement