Page 1

laHoja SEGORBE-CASTELLÓN

22 Mayo 2016

La Eucaristía para el Papa Francisco El Obispo

confirma a 80 adultos

por Pentecostés

La Jornada de Apostolado Seglar prioriza la comunión

Carmelitas del Monasterio San José “Ser contemplativo es ver a Dios en cada momento, en cada cosa” www.obsegorbecastellon.es

@segorbecastello

Diócesis Segorbe-Castellón


Palabra de Dios « El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena » La Santísima Trinidad (4ª Semana del Salterio) Jornada Pro Orantibus 1º LECTURA. Prov 8,22-31 Así dice la sabiduría de Dios: «El Señor me estableció al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas.

· 18:00 h. Gesto Solidario de la Semana de la Caridad

En un tiempo remotísimo fui formada, antes de comenzar la tierra. Antes de los abismos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas. Todavía no estaban aplomados los montes, antes de las montañas fui engendrada. No había hecho aún la tierra y la hierba, ni los primeros terrones del orbe. Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo; cuando sujetaba el cielo en la altura, y fijaba las fuentes abismales. Cuando ponla un límite al mar, cuyas aguas no traspasan su mandato; cuando asentaba los cimientos de la tierra, yo estaba junto a él, como aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres.»

Viernes 27.

SALMO RESPONSORIAL

Agenda Mayo 23 24 25

26 27 28 29

Martes 24. Presentación de la Memoria de Cáritas · 19:30 h. Confirmaciones en la parroquia de Ntra. Sra. del Niño Perdido en Las Alquerías Jueves 26. Acto Eucarístico de ANFE en Chilches

· 13:30 h. El Espejo de la Iglesia en COPE. · 19:00 h. Confirmaciones en Sta. Agueda en Jérica Sábado 28. Encuentro Diocesano de Cáritas y Jubileo de los Voluntarios Convivencia para chicos en el Mater Dei (Seminario Menor) · 19:00 h. Celebración y Procesión de Corpus en Castellón Domingo 29 – Corpus Christi Día de la Caridad · 9:45 h. Iglesia Noticia · 12:00 h Celebración y Procesión de Corpus en Segorbe 2

Sal 8 R/. Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra! Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos. Todo lo sometiste bajo sus pies: rebaños de ovejas y toros, y hasta las bestias del campo, las aves del cielo, los peces del mar, que trazan sendas por el mar. 2º LECTURA. Rom 5,1-5 Hermanos: Ya que hemos recibido la justificación por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por él hemos obtenido con la fe el acceso a esta gracia en que estamos; y nos gloriamos, apoyados en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios. Más aún, hasta nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación

produce constancia, la constancia, virtud probada, la virtud, esperanza, y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado. EVANGELIO Jn 16,12-15 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará. »


El foco Mons. Casimiro López

En la Fiesta del Corpus Christi

Llorente Obispo de Segorbe-Castellón

Queridos diocesanos: El domingo próximo celebramos la Solemnidad del Corpus Christi -del Cuerpo y la Sangre de Cristo- y la tradicional procesión de la Sagrada Hostia por nuestras calles. En este día, los católicos manifestamos públicamente nuestra fe en la presencia real, sacramental y permanente de Jesucristo en la Eucaristía y ofrecemos al mundo el Amor y la Misericordia de Dios, hecho Eucaristía. Como nos dice el papa Francisco, “La Eucaristía constituye la cumbre de la acción de salvación de Dios: el Señor Jesús, haciéndose pan partido por nosotros, vuelca, en efecto, sobre nosotros toda su misericordia y su amor, de tal modo que renueva nuestro corazón, nuestra existencia y nuestro modo de relacionarnos con Él y con los hermanos”. Recibir la comunión o comulgar significa “que en el poder del Espíritu Santo, la participación en la mesa eucarística nos conforma de modo único y profundo a Cristo, haciéndonos pregustar ya ahora la plena comunión con el Padre que caracterizará el banquete celestial, donde con todos los santos tendremos la alegría de contemplar a Dios cara a cara” (Audiencia 5.2.2014). En la Eucaristía, el Señor nos da comer su mismo Cuerpo y a beber su Sangre, nos atrae hacía sí, se une con cada uno de los que comulgan, crea y recrea la fraternidad

entre los que comulgan, alimenta nuestra fe y vida cristiana y genera una comunión que envía a la misión para que su amor y misericordia lleguen a todos. Además, el Señor se queda entre nosotros para que podamos estar y hablar con él, contemplarle y adorarle, para ser manantial permanente de nuestra caridad fraterna y de nuestro ardor misionero. El Corpus Christi es una magnífica ocasión para entrar en el corazón del misterio de la Eucaristía. Todos deberíamos empeñarnos en que esta Fiesta recobre una mayor participación en la Misa y en la procesión de todo el pueblo de Dios. Necesitamos avivar la fe y el aprecio por la Eucaristía: es el bien más precioso que tenemos los cristianos. Es el don que Jesús hace de sí mismo, revelándonos y ofreciéndonos el amor y la misericordia infinitos de Dios por la humanidad, por cada hombre y mujer y, de manera muy especial, para los más pobres y necesitados. Cuando celebramos con fervor la Eucaristía y cuan-

do adoramos con devoción a Cristo presente en el sacramento del altar se aviva en nosotros la conciencia de que donde hay amor brilla, también, la esperanza. Donde el ser humano experimenta el amor se abren para él puertas y caminos de esperanza. No es la ciencia, sino el amor lo que redime al hombre, nos recordaba el Papa

sacramental en la Eucaristía, fuente inagotable del amor. Cuando se vive la Eucaristía, como misterio de presencia de Cristo que acompaña al hombre en el camino de la vida, se descubre también que la Eucaristía es el gran sacramento de la esperanza, anticipo de los bienes definitivos a los que todos aspiramos y esperamos en lo hondo de nuestro corazón. Si se celebra y vive la Eucaristía como el gran sacramento del amor, esto se traduce necesariamente en gestos de amor, en obras de caridad y en obras de misericordia, que se convierten en signos de esperanza de un mundo nuevo. Es lo que hacen tantos cristianos en su compromiso de ca-

“En este día, los católicos manifestamos públicamente nuestra fe en la presencia real, sacramental y permanente de Jesucristo en la Eucaristía y ofrecemos al mundo el Amor y la Misericordia de Dios, hecho Eucaristía” Benedicto XVI. Y porque el amor es lo que salva, salva tanto más cuanto más grande y fuerte es. No basta el amor frágil que nosotros podemos ofrecer. El hombre, todo hombre, necesita un amor absoluto e incondicionado para encontrar sentido a la vida y vivirla con esperanza. Y este amor es el amor de Dios, que se ha manifestado y se nos ofrece en Cristo y que tiene su máxima expresión

ridad cristiana; es lo que hacen nuestras Cáritas y tantas obras caritativas y sociales de grupos eclesiales y congregaciones religiosas. Celebremos con fervor el Corpus Christi; entramos en el misterio de la Eucaristía, dejémonos configurar por ella, para ser testigos comprometidos del Amor y de la esperanza que no defrauda. Con mi afecto y bendición. 3


Punto de mira

La Misa según el Papa Francisco Todos vamos a Misa porque amamos a Jesús y queremos compartir su pasión y su resurrección en la Eucaristía. Pero, ¿amamos como Jesús quiere que amemos a 4

aquellos hermanos y hermanas más necesitados? Por ejemplo, en Roma, estos días hemos visto tantos problemas sociales: la lluvia que ha provocado tantos daños a ba-

rrios enteros; la falta de trabajo, provocada por esta crisis social en todo el mundo... Me pregunto y cada uno de nosotros preguntémonos: yo que voy a Misa, ¿cómo vivo

esto? ¿Me preocupa ayudar? ¿Me acerco? ¿Rezo por ellos que tienen este problema? O soy un poco indiferente... O quizá me preocupo de charlar: ‘¿Pero has vis-


Punto de mira

“Ahora podemos hacernos algunas preguntas sobre la relación entre la Eucaristía que celebramos y nuestra vida, como Iglesia y como cristianos a nivel individual. Nos preguntamos: ¿cómo vivimos la Eucaristía? ¿Cómo vivimos la Misa, cuando vamos a Misa el domingo? ¿Es sólo un momento de fiesta, una tradición consolidada, una ocasión para encontrarse o para sentirse bien, o es algo más? ¿me lleva a sentir a todos, realmente, como hermanos y hermanas? ¿Hace crecer en mí la capacidad de alegrarme con el que se alegra y de llorar con el que llora? ¿Me empuja a ir hacia los pobres, los enfermos, los marginados? ¿Me ayuda a reconocer en ellos el rostro de Jesús? ” Papa Francisco

to cómo estaba vestida aquella o cómo estaba vestido aquel?’ A veces se hace esto, ¿no? Después de Misa, ¿o no? ¡Se hace! ¿Eh? ¡Y eso no se tiene que hacer! Tenemos que preocuparnos por nuestros hermanos y hermanas que tienen una necesidad, una enfermedad, un problema... Un segundo indicador es sentirnos perdonados e impulsados a perdonar. Quien celebra la Eucaristía no lo hace porque sea mejor que los demás, todos somos pecadores y si uno no se siente pecador es mejor que no vaya a Misa, porque el primer acto

que hacemos en la Misa es decir “Confieso que soy pecador” y pedir el perdón por los pecados. Si no lo siente no va vivir bien la Eucaristía. Un último indicador es la coherencia entre la liturgia y la vida de nuestras comunidades. La Eucaristía no es un mero recuerdo de algunos dichos de Jesús. Es la obra y el don de Cristo presente allí que sale a nuestro encuentro y nos alimenta con su Palabra y con su vida. Es necesario tener siempre presente que la Eucaristía no es algo que hacemos nosotros; no es una conmemoración nuestra de aquello que Jesús ha dicho e hecho.

No. ¡Es precisamente una acción de Cristo! Es Cristo que actúa ahí, que está sobre el altar. Y Cristo es el Señor. Es un don de Cristo, el cual se hace presente y nos reúne en torno a sí, para nutrirnos de su Palabra y de su vida. Esto significa que la misión y la identidad misma de la Iglesia surgen de allí, de la Eucaristía, y allí toman siempre forma. Una celebración puede resultar también impecable desde el punto de vista exterior. ¡Bellísima! Pero si no nos conduce al encuentro con Jesucristo, corre el riesgo de no traer ningún alimento a nuestro corazón y a nuestra vida. A través

de la Eucaristía, en cambio, Cristo quiere entrar en nuestra existencia y permearla de su gracia, para que en cada comunidad cristiana haya coherencia entre liturgia y vida. “Nutrirnos de aquel ‘Pan de vida’ significa entrar en sintonía con el corazón de Cristo, asimilar sus elecciones, sus pensamientos, sus comportamientos. Significa entrar en un dinamismo de amor y convertirnos en personas de paz, personas de perdón, de reconciliación, de compartir solidario. Lo mismo que Jesús ha hecho”. 5


El pulso de la Diócesis La Jornada de Apostolado Seglar prioriza la

comunión y los Consejos Parroquiales

En la puesta en común del trabajo de grupos en la Jornada Diocesana de Apostolado Seglar, el 14 de mayo en el Mater Dei, todos los equipos coincidieron en la necesidad de avanzar en la comunión y conocimiento de las diversas realidades eclesiales, así como la importancia de los Consejos Parroquiales de Pastoral. Mons. Casimiro López Llorente, alentó a que éstos sean un instrumento de la vida parroquial, y a crecer en una pertenencia parroquial y diocesana que, incluyendo la propia sen-

sibilidad, no quede limitada por particularismos. El terreno había estado bien preparado por la intervención del Vicario de Evangelización de Valencia, D. Javier Llopis, quien

Profesores jubilados de Nules, activos en Cáritas Unos veinte niños y adolescentes de Nules pueden tener un refuerzo escolar gracias a una decena de maestros y profesores jubilados que siguen ejerciendo su vocación de educar. Hace dos años la parroquia promovió desde Cáritas estas aulas después del horario de clases para los hijos de familias necesitadas de la población. Ricardo Albert Montoliu, uno de los promotores, explica que su motivación es “intentar ayudar a los demás” desde el compromiso cristiano: “Veo a un chaval y veo a Jesús”. Estas sesiones, que se realizan de lunes a jueves y que se intensifican 6

en época de exámenes, son mucho más que unas clases particulares. Al llegar del colegio o del instituto, se sirve primero una merienda en la que participan cuatro voluntarios más de la parroquia. Y a través de las materias, el objetivo último está en colaborar en la inserción social. Albert reconoce que la evangelización no es fácil porque la mayoría son chicos de familias inmigrantes musulmanas, pero que por el testimonio de su acción está seguro que algo se transmite: “Ven nuestra disposición, pero no es nuestra, es la de Aquel que nos envía”.

recordó que el laico tiene una responsabilidad de testimonio en el mundo a través de los diversos ámbitos de su vida, pero también dentro de la Iglesia como un derecho inherente por el bautismo.

En este sentido ha enumerado los campos de corresponsabilidad de los seglares: la acción profética, la litúrgica y la caritativa. A ellos ha añadido “la necesidad de comunión fraterna”: “No es una idea bonita; es lo que realmente nos implica en la vida de la parroquia, la solución de sus problemas y el anuncio del Evangelio”. De este modo, concluía Llopis retomando un tema al que el Obispo es muy sensible, las parroquias serán comunidades vivas y evangelizadoras.

Promesa de celibato previa

a la ordenación diaconal Con la mirada puesta en su ordenación diaconal el próximo 11 de junio en Onda, el seminarista David Escoín hizo profesión de fe y promesa del celibato el 12 de mayo ante el Obispo y el rector del Seminario Mater Dei. En abril mons. López Llorente firmó el decreto de convocatoria de órdenes, por el que ya se podía presentar el candi-

dato e iniciar las consultar pertinentes. Escoín ha cursado y superado los estudios eclesiásticos y ha recibido la formación humana, comunitaria, espiritual y pastoral bajo la orientación de sus formadores y la autoridad del Obispo para recibir la ordenación diaconal y avanzar así hacia la sacerdotal.


El pulso de la Diócesis El Obispo confirma a 80 adultos de distintas parroquias de la diócesis en Pentecostés

Mons. Casimiro López Llorente confirmó en la víspera de la fiesta de Pentecostés a 80 catecúmenos en la Concatedral de Santa María, procedentes de parroquias de Castellón, Almazora, Vila-real, Nules, Burriana y Benasal. Durante el curso pasado el Obispo confirmó a 1.300 personas de toda la diócesis en sus parroquias y en las confirmaciones de adultos en la Concatedral, que se lleva realizando desde

hace 7 años con ocasión de la fiesta de Pentecostés. En su homilía el Obispo alentó a los confirmandos a fortalecer su fe y a dar testimonio de ella como discípulos: “Vosotros sois los discípulos de hoy. Dejad entrar a Dios en vuestra vida, que el Espíritu Santo nos llene de su amor, entonces tendréis la fuerza y la necesidad de comunicar a Dios”. Y les pidió: “Donde estéis se tiene que notar que sois cristianos, sed amantes de

la verdad, de la justicia”. Don Juan Ángel Tapiador, delegado de Catequesis, asegura que “es una oportunidad de recuperar lo que un día se perdió. Muchos de ellos

se vuelven a encontrar con la Iglesia y tienen una real experiencia de Dios. La gente tiene necesidad del encuentro con Cristo”.

Un centenar de sacerdotes celebran con Los religiosos su obispo la fiesta de San Juan de Ávila celebran el a leer con frecuencia las Escrituras, con el corazón pegado a la eucaristía y con especial atención a la confesión. “Sed humildes, sencillos de corazón, dóciles al Espíritu Santo”, les pidió el obispo a sus sacerdotes. Más de un centenar de sacerdotes celebraron el día 10 a su patrón, San Juan de Ávila. Comenzaron la jornada con la eucaristía en la Concatedral de Santa María, presidida por Mons. Casimiro López, quien felicitó a todos los presbíteros por el don de su ministerio: “Vosotros sabéis desgastar la vida y además con una alegría evangélica”, dijo. En la misa también

participaron algo más de un centenar de fieles que quesieron acompañar a los sacerdotes en el día de su fiesta. El prelado destacó algunos atributos que no pueden faltar en la vida y la persona del sacerdote: la docilidad a Jesucristo como base de su ministerio, la confianza en Cristo Jesús, ser hombres de oración que acostumbren

Tras la misa, los sacerdotes y seminaristas participaron en la conferencia a cargo del vicario general de Orihuela-Alicante, don José Luís Úbeda sobre “El sacramento de la reconciliación en el ministerio sacerdotal”. En esta jornada también se celebraron las bodas sacerdotales de platino, oro y plata de 15 presbíteros.

Jubileo

El domingo de Pentecostés, la Basílica del Lledó acogió a unas 60 religiosas de diferentes congregaciones de vida activa de la diócesis en su Jubileo de la Misericordia. La celebración estuvo presidida por Mons. Casimiro López. “La misericordia debe ser la columna vertebral de la Iglesia”, dijo el Obispo, y “vosotros debéis ser portadores de esta misericordia perdonando de corazón, enseñando al que no sabe, orando por los vivos y por los difuntos, etc ”.

7


Edita: Obispado de Segorbe-Castellón Coordinador: D. Yago Gallo Redacción: Guillem Farré (610 493 950) y Beatriz Sánchez-Camacho (610 493 675) hpsegorbecastellon@hotmail.com / www.obsegorbecastellon.es C/Gobernador Bermúdez de Castro, 8. 12003. Castellón de la Plana Impresión y reparto: Grupo Zona · Pol. Ind. Ronda Sur, C/ Sierra de Irta · Castellón / Teléfono 964 210 339 · www.grupozona.es

Suplemento del B.O. del Obispado Dep. Legal: CS 971960 Nº 2825

Carmelitas del Monasterio de San José

“Ser contemplativo es ver a Dios en cada momento, en cada cosa”

El Papa

de cerca Papa Francisco

Este domingo de la Trinidad se celebra la Jornada Pro Orantibus, para agradecer a las religiosas contemplativas su labor, darlas a conocer y promover ese mismo espíritu de silencio, oración y presencia de Dios en toda la Diócesis. Por eso entramos, hasta donde se puede, en el monasterio carmelita de San José, en el Caminàs de Castellón. ¿Por qué una Diócesis necesita tener comunidades contemplativas? Por lo mismo que nos necesita la Iglesia en general: la vida contemplativa es como la luz en una casa, es parte y vida de la Iglesia. Santa Teresa de Lisieux tenía una expresión muy conocida: decía que era el corazón. Por tanto las monjas somos el corazón de una diócesis que no solo están pidiendo, sino que la presentamos al Señor.

¿Cómo se discierne?

¿Qué es la contemplación?

siempre busca lo bueno de cada hermana.

Ser contemplativo es muy difícil y sencillo a la vez: ver a Dios en cada momento, en cada cosa, en la lluvia y cuando sale el sol, al cruzarte con una hermana... El Papa lo explica con tres palabras: profecía, que implica obediencia como entrega generosa al otro por amor, cercanía y esperanza. Una persona que se mete en el convento y se aísla para vivir mejor con Dios, no es contemplativa. Esa es una persona aislada. La contemplativa es la que se da de pleno, que vive en comunidad, que

¿Cómo ven su relación con el resto de la Diócesis? Nosotros oramos por todos, pero cuando os vemos ¡no os imagináis la alegría que nos dais!, Porque sois nuestros brazos. Sabemos que estáis trabajando en cosas difíciles y decimos: “Señor, hay que estar detrás de ellos orando”. ¿Qué puede enseñar la vida en comunidad a las parroquias para que sean apóstoles de la misericordia? Cercanía de unos con otros, estar atento e interesarse al que está al lado y ayudarse en lo que cada uno necesite. Hay muchas iglesias que aún tienen un atrio, y es un lugar donde encontrarse al salir de misa y conocerse. Así la vida en comunidad es una dicha.

Las contemplativas contadas por ellas mismas

8

Cada cambio precisa discernimiento, y no se puede discernir sin oración. ¿Cómo se discierne? La oración, el diálogo, y el discernimiento conjunto. Necesitamos pedir el don del discernimiento, de saber discernir. Para realizar un cambio, tenemos que valorar todas las circunstancias concretas, es verdad, pero para entrar en un proceso de discernimiento con el Espíritu Santo se necesita oración, diálogo y discernimiento conjunto. Creo que no estamos bien formados en este punto. En el discernimiento de las situaciones tenemos que buscar tener experiencia e incluso buscar alguna persona que nos explique bien cómo se hace el discernimiento: un buen padre espiritual que conozca bien este tema y que nos explique, que no es simplemente ver los “pros y contras”, hacer la resta y adelante. No, es algo más. Discurso a la Unión Internacional de Superioras Generales. 12 de mayo.

La Hoja del 22 de mayo  

La Eucaristía para el Papa Francisco. "En la fiesta del Corpus Christi", por mons. López Llorente. El Obispo confirma a 80 adultos. Las Carm...

La Hoja del 22 de mayo  

La Eucaristía para el Papa Francisco. "En la fiesta del Corpus Christi", por mons. López Llorente. El Obispo confirma a 80 adultos. Las Carm...

Advertisement