Page 1

La Hoja PARROQUIAL

11 de Agosto de 2019

SEGORBE·CASTELLÓN

1

Esperanza Nuestra

Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María La Asunción de la Santísima Virgen a los cielos es el último dogma emitido por la Iglesia Católica. Esta enseñanza fue infaliblemente definida por el Papa Pío XII (Eugenio Pacelli, 1939-1958), el 1 de noviembre de 1950, en la Constitución Apostólica “Munificentissimus Deus”. La Inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial. “La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos” (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 966). (Continúa en la página 2)

Entrevista a: Miguel Aranguren @segorbecastello

Diócesis Segorbe-Castellón

www.obsegorbecastellón.es

“Lo peor que le puede pasar a una novela no es que el lector se aburra, sino que no se la crea”


Punto de mira (Viene de portada)

2

Como explicó san Juan Pablo II, “mientras para los demás la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio.” Asimismo, el Papa Wojtyla afirma que, “contemplando el misterio de la Asunción de la Virgen, es posible comprender el plan de la Providencia Divina con respecto a la humanidad: Después de Cristo, Verbo encarnado, María es la primera criatura humana que realiza el ideal escatológico, anticipando la plenitud de la felicidad, prometida a los elegidos mediante la resurrección de los cuerpos.” Y añade: “María Santísima nos muestra el destino final de quienes ‘oyen la Palabra de Dios y la cumplen’ (Lucas 11, 28). Nos estimula a elevar nuestra mirada

a las alturas, donde se encuentra Cristo, sentado a la derecha del Padre, y donde está también la humilde esclava de Nazaret, ya en la gloria celestial.” El misterio de la Asunción de la Santísima Virgen María nos invita, por tanto, a hacer una pausa en la agitada vida que llevamos para reflexionar sobre el sentido de nuestra vida aquí en la tierra, sobre nuestro fin último: la vida eterna, junto con la Santísima Trinidad, la Santísima Virgen, los ángeles y los santos en el paraíso. El saber que María ya está en el cielo gloriosa en cuerpo y alma -como se nos ha prometido a aquéllos que cumplimos la voluntad de Dios- nos renueva la esperanza en nuestra futura inmortalidad y felicidad perfecta para siempre.

LAADVOCACIÓNMARIANAENLADIÓCESIS La Virgen de la Asunción, la Mare de Déu d’Agost, es la advocación mariana más extendida en la Comunidad Valenciana y la dedicación más frecuente de los templos de nuestra provincia eclesiástica gracias, posiblemente, a la influencia de los colonos de Bizancio en el siglo VI. Nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón cuenta con 17 parroquias que tienen a la Asunción como titular: la Catedral de Segorbe e iglesias en las localidades de Onda, Vall d’Uixó, L’Alcora, Xilxes, Albocàsser, Llucena, Ares, Benasal, Benlloch, Ribera de Cabanes, Coves de Vinromá, Fanzara, La Peletjana, Sueras, Villafamés y Vistabella, mientras que seis están dedicadas a la Inmaculada Concepción. Las provincias de Castellón, Valencia y Alicante son cuna del culto asuncionista en la Iglesia española. Este otro gran misterio mariano junto con el de la Inmaculada Concepción, halló su expansión máxima en nuestro territorio gracias a la representación escénica. Entre los siglos XIII y XIV, alcanza gran fervor popular la manifestación

más exultante que cabe en la época: El “Misteri d’Elx”, joya del teatro medieval, anclado en la liturgia y en la literatura apócrifa y expresión culmen de la devoción de un pueblo. No fue el único: surgido probablemente a principios del siglo XV, pone en evidencia rasgos del Misterio de Valencia y del Drama de Mallorca, que le habían precedido. Precisamente el pasado 14 de diciembre, se recuperó la representación del Misterio de la Asunción en Castellón. Como se hizo desde el siglo XV hasta el XVIII, en el marco de la Concatedral de Santa María, entonces iglesia mayor de la ciudad. La iniciativa fue posible gracias a la Asociación “Misteri de Castelló”. En esta primera representación, la estética estuvo basada en el primer barroco con colores muy vivos en el vestuario y una escenografía muy minimalista. La música que se interpretó es la que Matilde Salvador compuso en 1999. El 8 de noviembre de este año, está prevista una nueva representación.


Entrevista “Lo peor que le puede pasar a una novela no es que el lector se aburra, sino que no se la crea” ¿Cómo ha sido el proceso de escritura del libro?

Miguel Aranguren Miguel Aranguren (Madrid, 1970) es autor de doce libros, entre los que destacan La hija del ministro (La Esfera de los Libros), La sangre del pelícano (Libros Libres) y Aquel verano (Palabra).

J.C. El sueño de Dios (Homo Legens), presenta a los principales protagonistas de los Evangelios en un argumento cargado de ritmo y profundidad. Aranguren ha sido capaz de conseguir que una historia tan conocida produzca el asombro de la novedad. Con una calidad literaria avalada por la crítica, Aranguren firma una novela destinada a todo tipo de lectores, creyentes y no creyentes, a los que enfrenta a grandes dosis de misterio y emoción, sin dejar a nadie indiferente.

Me dejo llevar. Busco un comienzo y dejo que sean los personajes los que me indiquen el camino. Mi intención era escribir una vida completa de Jesús. De hecho estuve estudiando año y medio la vida del Señor. Me di cuenta desde el principio que el personaje era inabarcable. Me desbordaba hasta tal punto que tuve que redirigir la novela hacia su infancia, aunque haya saltos hacia adelante y hacia atrás en su vida para dejar claro que Cristo no es entendible sin todo lo que sucedió antes y después. ¿Cómo de importante ha sido la fase de documentación? Muy importante. Lo peor que le puede pasar a una novela no es que el lector se aburra, sino que no se la crea. Y para que no se lo crea lo que puede fallar es la verosimilitud. Y la verosimilitud falla cuando el entorno en que se mueve el personaje, bien falsea la realidad de ese tiempo, bien discurre a parte del personaje principal. En el caso de Jesús, cualquier error en lo referente a la ambientación, a las costumbres, a los modos religiosos de la época, se cargaba la novela. ¿A qué ambientes te ha ido llevando la escritura? He construido mundos a la altura de mi capaci-

dad literaria que poseen el poso de todo lo que he estudiado sobre cómo era aquello. Parte de la novela transcurre en Nazaret, pero es un Nazaret distinto. En su tiempo fue una aldea muy pequeña. En mi caso es una ciudad, porque los personajes me pedían vivir dentro de un barrio concreto, que está muy ligada a su situación civil y económica. La familia de José ha vivido un crack económico espantoso a cuenta de un préstamo que no pueden devolver y eso provoca que este huya de Belén y llegue a Nazaret, que es una tierra casi de gentiles, al barrio más pobre para servir a los viajeros, desempeñando empleos que están en el estrato más bajo de la sociedad. ¿Cómo has construido la novela? Cuando empecé a escribir me di cuenta de que Dios y la historia de la salvación no tienen compartimentos estancos, de modo que Cristo es salvador de todos los que nacieron antes que Él, de una forma misteriosa, que desconocemos, y de la que yo he ofrecido mi versión literaria. Por tanto, era fundamental para mí comenzar por el momento anterior a la creación. Es Dios con sus ángeles, sometiéndolos a la prueba: la presentación de la imagen de la emperatriz, que resulta ser una criatura mortal.

Eso provoca que Lucifer diga aquel “non serviam” tan terrible que provoca que la historia, muy por encima de nuestras entendederas, sea una tragedia con final feliz. Por ejemplo, san Juan Bautista, un personaje al que llevaba tiempo dándole vueltas, me intriga mucho. ¿Cómo es posible que hubiera un precursor tan extraño? Inicio el proceso de meterlo en mi literatura y descubro que es una persona llena de dudas, que lo ha dado todo por Jesús pero no sabe quién es. San Juan está encarcelado, sabe que va a morir a manos de un loco; ha bautizado a ese hombre que distinguió de una forma sobrenatural; ha visto y ha escuchado signos y, de repente, no hay ningún signo mesiánico: dónde están tus ejércitos… San Juan no deja de ser un hombre de su tiempo, el más grande de los hombres nacidos de mujer, pero a la vez un hombre que forma parte de una cultura que espera algo muy distinto. Y manda a sus discípulos lleno de dudas. No con la intención de que Jesús les cuente quien es para que le sigan sin más. Otro personaje clave es el demonio Sí. En la novela se ve que le produce una repugnancia física cada fase de la historia de la salvación. No soporta la predilección de Dios con su criatura. Piensa que hay ahí un error, que puede ser suyo, que le impide ver la jugada. Dios le desconcierta. No entiende su misericordia con los hombres porque le parecemos gusanos; que Dios nos siga dando oportunidades que son mejores que la que nos hubiera dado en el caso de no haber pecado.

3


Edita: Obispado de Segorbe-Castellón Coordinador: Héctor Gozalbo Redacción: Guillem Farré (610 493 950) - Nacho García (682 27 91 23) medios@obsegorbecastellon.org / www.obsegorbecastellon.es C/Gobernador Bermúdez de Castro, 8. 12003. Castellón de la Plana Impresión y reparto: Grupo Zona · Pol. Ind. Ronda Sur, C/ Sierra de Irta · Castellón / Teléfono 964 210 339 · www.grupozona.es

“Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas“ Domingo XIX del Tiempo Ordinario (3ª Semana del Salterio)

PRIMERA LECTURA Sabiduría 18, 6-9

4

SALMO RESPONSORIAL Sal 32 R. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad. SEGUNDA LECTURA Hebreos 11, 1-2. 8-19 EVANGELIO Lc 12,32-48 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Vended vuestros bienes y dad limosna; haceos bolsas que no se estropeen, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela;

en verdad os digo que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y, acercándose, les irá sirviendo. Y, si llega a la segunda vigilia o a la tercera y los encuentra así, bienaventurados ellos. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, velaría y no le dejaría abrir un boquete en casa. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre». Pedro le dijo: - «Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?». El Señor le respondió: «¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para que les reparta la ración de alimento a sus horas? Bienaventurado aquel criado a quien su señor, al llegar, lo encuentre portándose así. En verdad os digo que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si aquel criado dijese para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los criados y criadas, a comer y beber

y emborracharse, vendrá el señor de ese criado el día que no espera y a la hora que no sabe y lo castigará con rigor, y le hará compartir la suerte de los que no son fieles. El criado que conociendo la voluntad de su señor, no se prepara ni obra de acuerdo con su voluntad, recibirá muchos azotes; pero el que sin conocerla, ha hecho algo digno de azotes, recibirá menos. Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, más aún se le pedirá».

ÉVANGILE (Lc 12,32-40) Jésus disait à ses disciple : N’aie pas peur, tout petit troupeau: car il a plu à votre Père de vous donner le Royaume! Vendez vos biens et donnez-les en aumônes! Faites-vous dans les cieux des bourses qui résistent au temps et des réserves qui ne s’épuisent pas: là, point de place pour le voleur qui dérobe, ni pour la mite qui détruit! Et là où est ton trésor, là aussi sera ton coeur. Soyez prêts, la ceinture bouclée, avec vos lampes allumées! Soyez comme des gens qui attendent leur maître: il va rentrer des noces et l’on s’apprête à lui ouvrir aussitôt qu’il sera là et frappera. Heureux ces serviteurs que le Seigneur à son retour trouvera éveillés! En vérité, je vous le dis, c’est lui qui se mettra le tablier; il les fera passer à table et les servira l’un après l’autre. Et si c’est tard le soir quand il arrive et les trouve ainsi, ou même passé minuit, heu-

Suplemento del B.O. del Obispado Dep. Legal: CS 971960 Nº 2993

reux ces serviteurs! Si le maître de la maison savait à quelle heure viendra le voleur, vous comprenez bien qu’il resterait éveillé et ne le laisserait pas perforer sa maison. De même soyez prêts, car le Fils de l’Homme vient à l’heure que vous ne savez pas.”

GOSPEL (Lk 12,32-40) Jesus afraid to his disciples. Do not be afraid, little flock, for it has pleased your Father to give you the kingdom. Sell what you have and give alms. Get yourselves purses that do not wear out, and make safe investments with God, where no thief comes and no moth destroys. For where your investments are, there will your heart be also. Be ready, dressed for service, and keep your lamps lit, like people waiting for their master to return from the wedding. As soon as he comes and knocks, they will open to him. Happy are those servants whom the master finds wide awake when he comes. Truly, I tell you, he will put on an apron and have them sit at table and he will wait on them. Happy are those servants if he finds them awake when he comes at midnight or daybreak! Pay attention to this: If the master of the house had known at what time the thief would come, he would not have let his house be broken into. You also must be ready, for the Son of Man will come at an hour you do not expect.”

Profile for Hoja Parroquial de Segorbe-Castellón

La Hoja del 11 de agosto  

Esperanza nuestra. Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María. Entrevista a Miguel Aranguren.

La Hoja del 11 de agosto  

Esperanza nuestra. Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María. Entrevista a Miguel Aranguren.

Advertisement