Page 1

hojaparroquial N潞 2.584

Semanario de la Di贸cesis de Segorbe-Castell贸n

4 de septiembre de 2011

La Patrona de la Di贸cesis


Reportaje

De Vall de Cristo a la Cueva Santa MANUEL BLASCO.

La noticia circulaba como avalancha imparable, era un mazado en el alma de quines la recibían. En la mañana del 19 de mayo de 2011 se descubre que “han robado la Virgen de la Cueva”. Un alto valor religioso y sentimental ha sido ultrajado. El pueblo devoto de la Virgen de la Cueva, dolido en lo más íntimo, se resiste a creerlo y espera rezando el momento del regreso de la Virgen. Alguien acertadamente ha escrito que “el Santuario de la Virgen de la Cueva es el Lourdes valenciano”. Ciertamente, durante siglos, la devoción a la Virgen se ha extendido no solamente por el Reino de Valencia, sino que, traspasando fronteras, se la venera en Colombia, Venezuela, Caracas, Cuba, Méjico, Bolonia (Italia), lo mismo en la Huerta de Valencia que en la Plana de Castellón. Doce kilómetros separan la Cartuja de Vall de Cristo de la Cueva Santa. Un camino directo transmitido de padres a hijos engarza estas dos joyas que son gloria de Altura y del Reino de Valencia. Era costumbre en la Real Cartuja confeccionar imágenes de la Virgen que entregaban a pastores, masías o agricultores para motivar la devoción a María. ¿De qué celda o taller salió la imagen que veneraban los pastores en la Cueva Santa desde principios del S.XV? Es tradición fundada que la Virgen procede de las manos de Fray Bonifacio Ferrer, hermano del San Vicente. Fray Bonifacio, Prior y General de la Cartuja, fue el apóstol de la devoción a la Virgen de la Cueva como lo testifica la estatua del Venerable cartujo que desde el Santuario ofrece a todo el Valle de Cristo la imagen blanca que lleva en sus manos. Por las Germanías

Restos de la Cartuja de Vall de Cristo

Celebración de la Patrona de la Diócesis Domingo 11, a las 13h Santuario de la Cueva Santa Eucaristía presidida por el Obispo (*) Todas las Misas que se celebren este día serán en honor de la Virgen María y la sospechosa atracción que los moriscos sienten hacia la Cueva, la devoción decayó, hasta la curación milagrosa del leproso Juan Escario, de Jérica. En 1580, D. Juan Valero, secretario del erudito Obispo Pérez, ermitaño de San Julián y Vicario de Altura, al visitar la Cueva la halló “muy sucia y destartalada. Un altar derribado y media imagen de yeso”. Trasladó la media imagen a la Cartuja y pidió otra de cuerpo entero que estaba en la Capilla de San Martín, iglesia “Primitiva” del monasterio, por lo que era conocida como la Virgen Primitiva. Felipe IV y la Cueva Santa En 1606, tras el pleito de

2 // Hoja Parroquial de la Diócesis de Segorbe-Castellón

jurisdicción y administración del Santuario entre la Cartuja, la Parroquia de Altura y el Obispado, (cuyos documentos están esperando en Zaragoza su estudio y publicación) al hacer entrega del Santuario al Obispado, los Cartujos se llevan la imagen de alabastro y devuelven a la Cueva la de Fray Bonifacio. Como una premonición, el Obispo Salvatierra (1584) manda: “como hay muchos ladrones en los términos de la Cueva, hay que temer que la robarán y mando a los Jurados que saquen todo lo de valor y lo depositen por inventario en la Iglesia de Altura”. Felipe IV después de sus triunfos escribe a los prela-

dos españoles: “siempre será María Santísima de la Cueva Santa el áncora de mi salvación”. El culto y la devoción a la Virgen “que nació al soplo de auras pastoriles”, creció en medio de dificultades y se vigorizó al calor de la Cartuja. La constitución canónica por el Papa Urbano VIII de la Cofradía de la Cueva Santa (1642); el traslado al Santuario de los restos de Fray Bonifacio Ferrer por el Obispo Amigó (1915); el que se estableciera en el Santuario una comunidad de PP Carmelitas (1922-1972) y tantas peregrinaciones de extraordinaria participación, así como los innumerables prodigios que ante esta santa imagen se han realizado, han sido hitos importantes que han mantenido viva la fe y devoción hasta hoy. Por los desgraciados sucesos de 1936 el Santuario fue desvalijado y convertido en cuartel de transmisiones. Desapareció el templete de la Virgen junto con los restos de Fray Bonifacio, la imagen fue destruida. Finalizada la nefasta guerra, los consortes D. Francisco Díaz de Brito y Dña. Julia Sebastián, de Valencia, ofrecieron una imagen del todo igual a la profanada que recibieron de los capellanes y era la que sustituía a la original cuando ésta salía de la Cueva. La salvaron en su casa y junto a otros devotos prepararon un templete–relicario casi idéntico al anterior. Esta es la imagen, de escaso valor material pero de altísimo valor religioso y sentimental, que manos desaprensivas y faltas de escrúpulos han profanado. Mientras, el pueblo fiel ora y espera el prodigio del regreso de la Blanca Paloma que, “saltando por los montes y atravesando collados, pueda anidar en el hueco de su peña”.


Tribuna

La Virgen de la Cueva Santa, nuestra patrona Queridos diocesanos: Nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón celebra un año más la Fiesta de la Virgen de la Cueva Santa. Prontos a su llamada acudiremos la mañana del domingo, 11 de septiembre, a la Cueva Santa para mostrarle nuestro afecto sincero, más si cabe este año por el robo de su imagen y relicario de su santuario hace unos meses. Si este acto criminal nos duele en el alma y nos seguirá doliendo hasta que su imagen vuelva a ‘su casa’, a la Virgen de la Cueva Santa nunca nos la podrán robar de nuestro corazón. El mejor signo de ello será nuestra presencia numerosa en el Santuario el día de su Fiesta. Bien sabemos que la Virgen de la Cueva Santa nos mira y nos acoge con verdadero amor de Madre: cada uno de nosotros, nuestras familias y nuestros pueblos, nuestras comunidades y grupos eclesiales, la Iglesia diocesana entera, estamos en su corazón; ella nos protege y cuida de noso-

tros como una veramor a la Virgen de dadera y buena mala Cueva Santa. Dedre en nuestra vida jémonos llevar por la personal, familiar y Virgen al encuentro eclesial. con su Hijo, JesucrisEn su fiesta honto, y, en Él, con los ramos a la Virgen de hermanos. la Cueva Santa, sobre Este deseo es lo todo, por ser nuestra Mons. Casimiro que nos debe mover patrona: como un López Llorente * a subir una y otra buen patrón ella nos vez a la Cueva Sanguía en esta vida por el camino ta. Al Santuario acudimos en seguro para llevarnos a buen los momentos de debilidad puerto: ella dirige y orienta o de af1icción, pero también nuestra mirada y nuestros pa- en los momentos de alegría o sos hacia su Hijo, el Hijo de de alivio. María siempre nos Dios, el Salvador, el Camino, ofrece, nos da y nos acerca a la Verdad y la Vida. Por ello, su Hijo como buena Madre. con una de la antífonas de la Ahora vivimos en el ‘destierro Misa cantamos con alegría de la vida’, somos peregrinos a la María la Virgen, porque hacia la plenitud en Dios en de ella nació el sol de justicia, la vida eterna junto con MaCristo nuestro Señor. Celebra- ría. Como rezamos en la Salve mos a María, porque ella es la somos ‘los desterrados, hijos Madre del Señor y, en Cristo de Eva’. Toda nuestra vida y por Él, ella es también nues- cristiana es como una gran tra Madre. Ahí está la razón peregrinación hacía la casa del de esta fiesta, del patrocinio Padre; por medio de María se de María; este es el verdadero descubrimos cada día el amor motivo de nuestra alegría, de incondicionado de Dios por nuestra devoción y de nuestro toda criatura humana.

La Virgen de la Cueva Santa nos susurra las palabras de su Hijo para que seamos fieles a nuestra condición de cristianos, sobre todo en estos momentos difíciles para perseverar como verdaderos discípulos de su Cristo. María, la primera cristiana, nos lleva a Cristo, nos enseña a vivir fieles a nuestra fe y existencia cristiana en el seno de la Iglesia. La Virgen de la Cueva Santa es modelo para todos los fieles, porque nos mueve a imitarla en las actitudes fundamentales de la vida cristiana: actitud de fe, esperanza, caridad y obediencia. Miremos con fe y devoción a la Virgen de la Cueva Santa, escuchemos sus palabras y contemplemos su vida: por su intercesión pidamos la gracia de seguir a Cristo con mayor fidelidad y el don de la perseverancia final. Con mi afecto y bendición, (*) Obispo de Segorbe-Castellón

Curiosidades acerca del nombre de los Papas por Juan

Cambiar de nombre para simbolizar la asignación de una importante misión era una costumbre en Israel. Así Abram es rebautizado Abraham. Jacobo recibe su nombre de Israel. Pedro pasa a ser Cefas. En la historia del pontificado, la costumbre de cambiar de nombre es tardía. El primero que lo hace por obligación es Juan II (533-535) porque se llamaba Mercurio, nombre de un dios pagano. El segundo en hacerlo tardó más de cuatrocientos años: Juan XII (955962) y se llamaba Octavino. Durante varios años los pontífices que se iban sucediendo, unos lo cambiaban, otros no. El Papa que implantó definitivamente la regla de cambiar de nombre fue Sergio IV, elegido en el año 1009. Cual era la razón por la cual elegían el nuevo nombre al ser elegi-

Manuel Gil

dos, es diversa, no siempre venerable. Así, Alejandro VI y Julio II eligieron esos nombres recordando a Alejandro Magno y a Julio César, de los que se sentían émulos. La costumbre de cambiar de nombre se quebrantó en el siglo XVI. Adriano de Utrech, al ser elegido, quiso denominarse Adriano VI, y Marcelo Cervini, al ser designado, quiso llamarse Marcelo II. Y ahora una curiosidad. El Papa Pío XII también pensó en un primer momento tras su elección, en 1939, conservar su nombre de pila y llamarse Eugenio V. Pero al final decidió llamarse Pío, el nombre de sus predecesores Pío X y Pío XI a quienes amaba filialmente. El nombre más utilizado es el de Juan: 23 veces. El de Gregorio 16 veces. El de Benedicto 16 veces. El de Clemente 14 veces. El de León y el de Inocencio 13 veces. El de Pío

12 veces. Urbano y Alejando 8 veces cada uno. Adriano, 6 veces. El primer Papa de la historia que se ha denominado con doble nombre fue Albino Luciani, que se denominó Juan Pablo I, en homenaje a Juan XXIII y a Pablo VI. Su sucesor, el Cardenal Wojtyla, quiso ir en la misma línea. Llamándose Juan Pablo II debido a la gran devoción que mostraba hacia Pablo VI y a su brevísimo antecesor, Juan Pablo I. Otra curiosidad: Ninguno ha querido llamarse como el primer Papa. Ninguno ha querido tomar el nombre de Pedro. Porque Pedro solo hubo uno… Dice la profecía de Malaquías que el último Papa se llamará Pedro II… tras él, “el tremendo Juez juzgará al pueblo”. Nosotros decimos que el juicio lo llevará a término nuestro Amado Señor, Jesús.

Hoja Parroquial de la Diócesis de Segorbe-Castellón // 3


Suplemento del B.O. del Obispado

hojaparroquial

Dep. Legal: CS97-1960

Edita: Obispado de Segorbe-Castellón Director: Juan Manuel Gil Coordinador: Josep Miquel Francés Redacción: Guillem Farré. Oficina de Prensa: Teléfono 964 222 819 / Fax: 964 722 018 / mcssegorbecastellon@planalfa.es / hpsegorbecastellon@hotmail.com / www.obsegorbecastellon.es Impresión y reparto: Gràfiques Color Imprés, s.l.u. Pol. Ind. Fadrell, nave 75. 12005 Castellón / Teléfono 964 255 100

“Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo”

XXIII Domingo del tiempo ordinario (3ª Semana del Salterio) Uno que ama a su prójimo no hace caso, llama a otro o a otros Primera Lectura Segunda Lectura Ez 33,7-9. Así dice el Señor: «A Rom 13,8-10. Hermanos: A le hace daño; por eso amar es dos, para que todo el asunto ti, hijo de Adán, te he puesto de nadie le debáis nada, más que cumplir la ley entera. Palabra de quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace atalaya en la casa de Israel; cuan- amor; porque el que ama a su Dios. caso, díselo a la comunidad, y si do escuches palabra de mi boca, prójimo tiene cumplido el resto no hace caso ni siquiera a la coles darás la alarma de mi parte. de la ley. De hecho, el «no co- Evangelio Si yo digo al malvado: “¡Mal- meterás adulterio, no matarás, Mt 18,15-20. En aquel tiempo, munidad, considéralo como un vado, eres reo de muerte!”, y tú no robarás, no envidiarás» y los dijo Jesús a sus discípulos: -«Si tu gentil o un publicano. Os aseno hablas, poniendo en guardia demás mandamientos que haya, hermano peca, repréndelo a solas guro que todo lo que atéis en la al malvado para que cambie de se resumen en esta frase: «Amarás entre los dos. Si te hace caso, has tierra quedará atado en el cielo, y conducta, el malvado morirá por a tu prójimo como a tí mismo.» salvado a tu hermano. Si no te todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os su culpa, pero a ti te pediré cuenaseguro, además, que si dos de ta de su sangre; pero si tú pones vosotros se ponen de acuerdo en en guardia al malvado para que la tierra para pedir algo, se lo dará cambie de conducta, si no cammi Padre del cielo. Porque donde bia de conducta, él morirá por dos o tres están reunidos en mi su culpa, pero tú has salvado la nombre, allí estoy yo en medio vida.» Palabra de Dios. de ellos.» Palabra del Señor. Salmo responsorial Próxima semana: Sal 94. R/. Ojalá escuchéis hoy Si 27,33-28,9 / Sal 102 / la voz del Señor: “No endurezcáis Rom 14,7-9 / Mt 18,21-35 vuestro corazón”. R/.

Hoja Parroquial del 4 de septiembre de 2011  

Fiesta de la Virgen de la Cueva Santa, patrona de la Diócesis de Segorbe-Castellón. De Val de Cristo a la Cueva Santa. Mons. López Llorente:...