Issuu on Google+


por Isabel Araoz y Silvia Odoriz

DDI

A lo largo y a lo ancho de Am6rlca toda, .ólo un pala contaba con el oct.vo arte: Estados Unido" . 1951 el aft<> cl ave: la Argentlnl, ubicada en la parte más . austrel dll continente, el la s, gunda nRclón america na en po er t. levlalón . Fue el 7 el primer canal de televisión . rgentlno y de a lll urgieron todo. 101 t'cnlcos con que hoy cuenls ste medio ct, comuntcaclón y culture entre nosotr08. La cl.ncla .Iempre en avance ha Ido perfeccionando el "video" . ¿Cu61 .erá el próximo palO? ¿Acaso el color n la pantalla chica ? Sea cual ' ••, Canal 7, el canl' distinto pUl.1o que no es una empr privada y su objetivo no el el lucro --o no lo e , por lo menos, de manera exclullva­ .star. como siempre la vanguardia de la técni ca y la programación d. Argentina.


LIT

3


i8111118 MI CANAll

"Mirá, yo pondría los 20 millones de pesos y traerfa la televisión, porque no sabés qué maravilla es eso". Así le dijo Don Jaime Yankelevich -un visionario de los negocios- a un técnico en radiodi­ fusión que trabajaba en Radio Belgrano, allá por el 1951. El interlocutor era Spa­ taro, actual jefe de la planta transmisora de Canal 7. Este año se cumplirán 20 desde la pri­ mera transmisión televisiva en circuito abierto. Pero como es lógico pensar, la his­ toria no comenzó exactamente hace 20 años, sino que vino precedida por una se­ rie de antecedentes que hicieron posible que la Argentina fuera el segundo país de América con televisión. El ori gen del oc­ tavo arte se remonta al siglo pasado y es­ tá muy unido al del teléfono. Un telegra­ fista inglés de a pellido May; descubrió en

1873 la cualidad fotosensitiva del selenio. y de allí en más son muchos los nombres de los investigadores que van concretando con sus experhnentos esa maravilla que es la televisión. Pero lo interesante es que recién en 1936 nace la televisión en Gran Bretaña y Es­ tados Unidos. Sin embargo, en nuestro país, cuando la televisión mundial recién se estaba gestando --eR decir, que aún no había nacido- hubo ensayos de televisión. Era 1928 y el radíoafícionado Ignacio Gó­ mez tenia la mente poblada de imágenes de bobinas, galenas y audiones, Con tena­ cidad y entusias mo hacia ensayos en su laboratorio hasta que finalmente logró imágenes fijas. Al año siguiente, en opor­ tunidad de la Exposición de Radio que se llevaba a cabo en Buenos Air es, realizó con éxito pruebas de televisión en el an­ tiguo Teatro de la Opera. Todo el traba j o y esfuerzo de este pio­ nero de la pant alla chica es recogido en

Modelos parti~iponl.s en la a ud ición "Modos en TV", 0/'6 por .1 año 1953.

Moderna c6mara de TV, equipada con la téc­ nica m6s avanzada, de cana' 1.


1938 por el Instituto Experimental de Te­ levisión (LE.T.) fundado ese año. El LE.T. en 1941, ante un grupo de in­ genieros de electrónica, efectúa las prirne­

ras pruebas de transmisión de imágenes a distancia. Siguen a esta demostración, en 108 años siguientes, ensayos y transmisiones expe­

consisten er -proced'lmien produc­ rogramas, como tambl6n el d& upuesto artfstic para obte­ e or resultados en su ro all­ en la contratación artlstica. (ca. Establece las normas a :El 'mayor aprovechamie to, fqt;iWi~lento y mantenimiento dé to­ do lo cern ente a equipos y elemen­ tos te nlecs. e) omerclal. Define I polltica a apli en el sistema comercial de ven­ tas d pro ramas y espacios de tíe po, y es e las tarifa publicitarias. Son 8US n on tambi én, el est dio y am­ pI! n de Jos mercacoe, f) Releel Púb A e ora y ac­ tUa do d obtener u mejor coor­ dln n y entendlmi re -entr la orga­ nlzac ón de televl Ión, las agencias pu­ bli ari actuales o fu uros patrocinan­ te de programas, auspiciadores de pr gama • entidades oficiales y to do aquel or antsmc o empresa con qulen~B r lte de interéa mantener estre­ c as v. aciones. g) Á I clone. Humen So Analiza los problemas de distinto orden que se sus­ citen con el personal de la empresa. Ele­ a los distintos estudios para un mayor endlmiento del personal, con menor s­ erzo de te; ya sea por la tecnlfica­ ctén o simplicidad d trabajo. h) AMao rf. I.egIIl Asesora acerca d Jos contratos y demu Instrumentos re­ laci o ad I con .1 giro de la empresa bajo la faz legal, dictaminando en defi­ nitiva todo Jo concerniente a la validez y efecto jurldlco de lo hechós y ae­ os que se sometan a su consid era Ión.

-

5


i8111118MI CA AL!

rimentaies, hasta que el 18 de marzo de 1944 se t r an smite el primer programa ar­ tístico de media hora de duración, entre la sede del LE.T. y el Radio Club Argen­ ti no, ubicado en el edificio del Aut omóvil Club Ar gent ino. Se prosigue luego con otras em isiones experimentales y se estudia la orientación, impulso y limitaciones de esta naciente técnica electrónica , con el propósito de in­ troducirla en el país con carácter de emi­ sora comercial de televisión . El gobierno argent ino otorgó la pr ime­ ra concesión para la explotación de un servicio de televisión en 1945 a Ma r t in Tow, por un perí odo de cinco años, ca du­ cando dicha licencia si n la explot ación de la cita da concesión. 1950: ANTESALA DE LA TELEVISION DE CIRCUITO ABIERTO

A raíz de las consecuencias de orden po­ litico -sccio-econ ómica a que desencadenó la segunda gran conflazracíón mund'al. Gr an Bretaña . y Estados Unidos tuvieron que

relegar ~u intentos de perfeccionamiento televisivo. Al tiempo que Don Jaime Yan­ kelevich -administrador gener al de LR3 Radio Bel gr ano-s- tiraba los cables para introducir la TV en nuestro país. La Argentina, que ha bía capitalizado a su favor los problemas económicos que afectaban a los países comp r omet idos en la guerra mundial, tenía los medios mate­ riales para la concreción del pr oyect o de instalar la televisión, pero ex ist ían por otra parte intereses adversos que f r ena ban el intento. El propósito de Yankelevich era englo­ bar la capacidad radiofónica con la tele­ visión para abarcar. un área masiva. Tomó como punto de r efer encia a los Estados Unidos, donde la televisión se im­ puso a poco de terminar la guerra y sus viajes e investigaciones le permitier on adentrarse en la técnica. Sus colaborado­ res Guerrico, Socol, Yankelevich (h) , De­ maría y Rosales (h) aportaron los cono­ cimientos adquiridos para lo. que seria el primer canal argentino de televisión . Corría el año 50 y las ideas contenidas a lo largo de las experiencias realizadas se transformaron en conductos certeros. En circuitos cerrados se probaron las posibili­ dades del futuro arte televisivo. La prueba directa se hizo en el Aula de la Facultad

Integrantes de l lurado de la audici6n "En busca de Miss Televisi6n" ,1954.

6


iSIETI ES MI CANAL!

mayor en el hemisferio occident al, con 5 kw de energía y una potencia de 43 kw. La erección de la estructura metálica requirió competencia y pericia técnica. Pero se hizo, al fin. A fin de instala r la planta de TV en Buenos Aires, viajó a esta ciudad proce­ dente de EE. UU., el ingeniero James M. Ballantine, de la Standard Electríc, quien junto a los seño r es Castillo y Montejo lle­ varon el proyecto a cabo. Ballantíne era además asesor de la Fe­ deral Telecomunication Laborator íes de Nutley, Nueva York, integr ant e del depa r­ tamento de Ingeniería de Televisj ón de la

8

N. B. C. de Nueva York, asesor y asistente de las instalaciones de TV en Nueva York, Chicago, Los Angeles y otras ciudades e~­ tadounidenses ; cons tituía un aval de efí­ ciencia para la ejecución del proyecto. Canal 7 de Buenos Air es fue puesto en marcha con la colaboración del ingenier o Robert o A. Felsenheld, Harold Johnson y E. Stein. Por su part e, Radio Belgrano perfeccio­ nó su plantel enviando al Dr. César Gue­ rr ico y al Ingeniero Koeble a EE. UU. para asist ir a pruebas y ensayos de los trans­ misor es. Ellos, de regreso a Buenos Aires activar on y supervisar on la preparación de locales, el suminist r o de energía eléc­ trica y el basamento de la antena. Posteriormente quedaría el Ingeniero Koeble a cargo de la supervisión general técnica del canal.


El primer argentino que pone en mar­ cha los equipos instalados para que la tele­ visión llegue hasta las pantallas de los teles­ pectadores, es Alejandro R. Spa t aro. El transmisor es un FTL de la ITI y las primeras cámaras eran Dumont . PRIMERAS EMISI ONES

En septiembr e de 1951 ya estaba casi terminado el proceso de instalación del ca­ nal. Se comenzar on entonces las primeras emisiones, efectuadas desde un peq ueño es­ tu dio improvisado al lado de la planta Embarque del comión de exteriores hacia el Urugua y, para realizar allf ta primera trans­ misión inter nacional (196 JJ.

9


¡SIIT SMI CAN l!

transmisora, en el edif icio del Ministerio de Obras Públicas. Estas emisiones fueron de carácter experiment a l. El día 3 de ese mes se llevó a cabo una cer emonia de la que participaron técnicos que habían trabajado en la inst alac ión de la antena y equipo transmisor . Al día si­ guiente, en tren de ajustes, salió al aire la primera imagen, que no era el cartón de ajustes sino la sonriente cara del Inge­ niero Evers. Hasta el 21 de septiembre se continuar on las transmisiones experimentales, en for­ ma esporádica y sin horarios fijos. A par­ tir de esa fecha, se comenzaron -siem­ pre en forma experimental- las transmi­ siones cot idianas, clar o que sin hora r ios fijos todavía. Las caras y voces que empezar on a po­ blar el aire virgen de Buenos Aires fueron las de los locuores Adolf o Salinas y E va Ger bolés. Posteriormente se agregaron J a ime Mas , Isabel Marconi. Nelly Prin ee, Mario Osea r Catalana y Guillermo Br i­ zuela Mández, En las cámaras estuvieron entre otros. Agoromayor, Romero Carran­ za y N oisseaux y en el switcher -selector de imágenes- Orzábal Quintana. Celasen y N oísseaux. 17 DE OCTUBRE: PRIMERA

EMISION OFICIAL

En esta fecha se ina ugur a oficialmente la televisión argentina. El acto que por aquellos tiempos se celebraba en Plaza de Mayo, fue teletransmit ido directamente desde exteriores. A la multitud que se agolpa ba para festejar con la presencia de Perón y altas autoridades del gobierno na­ cional el 17 de Octubre, se la televisó con las cámaras puestas en Plaza de Mayo. En Paraguay y Florida se habían ins­ talado var ios receptores para que el público pudiera ver el gran estreno de la televi­ sión. Mucha gente curiosa e incr édula de lo que sus ojos veían se agolpó frente a ellos y siguieron atentos y deslumbr ados el nu evo advenim ient o. Terminado el act o, se pasa a est udios ­ que ese día se inaugur a ba n en Ayacucho y Posadas, en lo que había sido el t eat ro íntí ­ mo del Alve ar Pal a ce Hotel-e- y desde ah í se cierra la tra nsmisíén. j La T V ar~pntin p había nacido ! 10

A este primer día siguió una ser ie de programas en vivo desde los estudios de la empresa, compl et ándose las siguientes programaciones regula r es con teleteatros diarios, entretenimient os, espect áculos va­ riados de deportes, comedias musicales y películas de largo metraje. El aniver sa r io de Canal 7 se festeja el 4 de noviembr e. Es a partir de este día de 1951 , cuando se comienzan las transmisio­ nes con publicida d, es decir comerciales. Cuando se atrasaba la transmisión de los programas en vivo se rellenaban "l os bach es con los cortos titulados "De nues­ tro album musical". Era ést e un material fil ma do en los EE. UU. en los primeros años de la cinematografía. Tan frecuen­ temente se pasa r on aquellos "cortos" que llegaron a ser odiados por los televident es... En los comienzos de la televisión ar­ gentina sólo se conta ba en el país con 5.000 tel evisor es. De hecho, las clases pu­ dientes fuer on las primeras que los pose­ yeron, dado su alto costo . Pero la cantidad de tel evisor es no indicaba precisamente la audiencia, pues para popularizar y dífun­ dir este nuevo medio se habían distribui­ do recept or es en las vidrieras de comercios y bares. Era un espectáculo curioso cami­ nar por aquel entonces por las calles de Buenos Air es. A ' cada tanto se encontra­ ban grupos de personas que entorpecían el tránsito, ávidos por devo r ar la imagen que es ofrecía la televisión. Así como ahor a mucha gente vuelve rá­ pido a su hogar luego de la jornada de trabajo para ver su progra ma favorito, en esos t iempos, los telespectadores que no poseían su propio televisor corrían a ver­ lo desd e el primero que encontraban en la vía pública . Es de suponer los inconvenientes y disputas que se suscitaban entre los miem­ bros de una familia, por las llegadas fuer a de "horario" de su s integrantes. También es de suponer la cantidad de citas f'r aca­ sadas debido a la fascinació n que ejercía la televisión en la calle , a 10 R transeúntes... I

LA PUBLICIDAD POR TV

El primer anunciador publicitari o de te­ levisión fue Gath & Chaves. Es por eso que a esta f ir ma se la puede consider ar el padrino de bautismo de la TV argentina. Algunos pr ogramas cubrían sus gast os de producció n por medio de fi r m a!'! anun­ ciadoras u otro tipo 0(> f i nanr-iactón en­ mprC'ifd.


Don Jaime Yanlce/evich -el introductor de la TV en la Argentina - junto al ingeniero Balla nti· neo que fue quien la insra/ó en 195J.

Dur ant e el primer añ o de vida, los gas­ tos del Canal 7 fuero n sufragados en par­ te por el gobierno nacional, parte con ap ortes de una entidad que agrupaba todas las emisoras de radiodifusión del país y el resto con las ganancias que le reportaba a la empresa, Radio Belgrano. EL PANICO QUE DESPERTO EL NUEVO MEDIO

La expectativa creada en a lgunos medios con el advenimient o de la televisión fu e poco a poco despojándose del pesimismo imp er ante. Se pensó en aquella época que la TV des­ plaza r ía a la radio y al cine. Como es ló­ gico, este pr ej uicio hizo temblar a los que veían en la TV un compet idor casi desleal y avasallador. La hist or ia demo stró que por el contr a­ rio ni la radio ni el cine suf rieron ningú n colapso por el advenimiento de la pantalla chica, sino que éste como un nuevo me­ dio de comunicaciones. se hizo un lugar propio. sin molestar a los demás. MUERTE DEL PIONERO DE LA TV ARGENTINA

Con el fallecimiento de .Iaime Yankale­

vích, pr es iden te y primer accionista de la empresa, acaecido en 1952, la televisión toma un nu evo gir o. Los primer os esbozos de políticas di fe­ rentes estuvier on a cargo de Susini y R oe­ ble. El primero auspiciaba una corriente cultural (óperas, conciertos ) y el segun­ do, una popular. Tras varios intent os por modificar la TV, en los que se incluyeron pruebas de métodos aplicados al teatro, al cine y la radio, t odo el equi po de gente que trabaj a­ ba en la incipiente televisión, dispuso un plan de operaciones baj o la consigna "Ma­ nos y hombros juntos por el bien de la televisión argentina". Desta camos que todos los que empezar on en este nuevo "metier" -salvo unos pocos casos como el de los t écn icos que vinieron de EE.UU. para ayudar en la instalación de la planta- se iban fo r ma ndo sobre la marcha. Es decir, tanto los cameramen como los director es de cámar a y los ma­ ni pula dor es de switchers, era gente que se iba f or ma ndo en el of icio inédito ha st a entonces, gracias a la gran pasión que despertaba. Fueron verdaderos autod ídac­ tos y su capa cit ación se fue haciendo "so­ bre la marcha " , De aquí que a Canal 7 se le lla me " La Academia de la TV". Puede asegurarse que de los varios centenares ele 11


iSlfll fB MI CANAl!

técnicos de TV que hoy trabajan en todo el país, un alto porcentaje ha pasado o se ha formado en los estudios de Canal 7. En un principio los espacios se vendían a las firmas anunciadoras, pero había que hacer una escala bien planificada para que las agencias de publicidad -que se man­ tenían un poco reacias int er esar a sus clientes para la utilización de este nu evo medio-- se r indier an a los cantos de sire­ na de la televisión. Con la cooperación activa del personal y las gestiones que realizar on, se logró la venta de casi todo el hor ar io de funciona­ miento del canal a dos grandes empr esas publicitarias. Una de ellas ag r upó a la mayoría de los fabricantes, representant es y, comercian­ tes de telerreceptores par a financiar sus propios programas con el fin de íntensi f í­ car la colocación de la mayor cantidad de aparatos re cept ores. La otra de triste fin, luego de varios gir os en falso, llegó a la quiebra.

en

Esta inyección de vida que se le dio a la televisión, trajo consigo un nuevo auge que redundó en superávit para la empresa Ra­ dio Belgrano TV y le permitió comenzar una etapa de organización del canal de te­ levisión. En aquel momento el gobier no argentino decide licitar todas las emisor as de radio, j untament e con el único canal de televisión. Es así como LR3 Radio Belgrano y su ca­ nal de TV se le adjudica a "Asociación Pro­ motora de TV", cuyas siglas son "A .P.T ." El nuevo plantel de ejecutivos que ocu­ paron los altos car gos en la radio y la te le­ visión se enc ont raron a poco de comenzar su función con ser ios problemas a resolver. Una de las car acter ísticas que siempre sig1ió al canal @ EstaLló fJ1e~a contjnu~ remoción de los cargos ejecutivos y tam­ bién de los técnicos. Esto últi mo no es llri­ vo e es e nar; diríamos ue es una de las par es In eren s a la televisión mIS­ ma. Pero ocurría que con estos cam bios de condu ctor es venían golpes de timón respec­ to a la política a seguir dentro del canal. y no siempre éstos eran acertados. Por otro lad o, el flujo y reflujo de técnicos, si bien iba for mando nueva gente en este difícil

-

Jaime Yanlce/evich y .1 i"9. Ballantin., en la terraza del edificio del ministerio de Obras Pábli­ ees, mientras suben los equipos de TV para instalar el primer canal de 'e'evisión argentino.

12


Primera emisi6n de fútbol p or TV.

arte, también traía aparejado el inconve­ niente que por el hecho de ser nuevos y sin experiencia, era casi corno volver a empe­ zar y los errores que a fu er za de cometer­ los se habían ido corrigiendo -en la vieja gente de la televisión- volvían a r epe­ tirse. Cuando llega la Revolución Libertadora, se habla de la priva tización del canal del Est ado, hech o que finalment e no se cumple. Es en esa oportunidad que se comienza a hablar de la ap a r ición de una nu eva emiso­ ra televisiva (1956 ) , pero hast a el año 1960, con el nacimiento de Ca nal 9, no se concreta esa propuesta. 1960: EL BOOM DE LA TV Es en la década del 60 cuando comienza la gran expansión de la televisión. El se­ gundo canal del país se instala en Cór o a se lnau ura ~ abril de ese @o. ·El 9 de julio nace el segundo can al ll0r.. ~: el 9. En octubre sale al aire Ca nal Jll También en ese año se tiende el cable coaxíl Rosario, constituyendo un puente de recepción entre ciudades. Llega la tele­ visión en esta misma época a Mar del Pla­ ta por medio de su Canal 8 y al pasar al 61, apenas iniciado éste, nace Canal 7 de

LOS PIONEROS DE LA CAMARA

Muchos son los nombres de aquellos que se convirtieron en técnicos y directores de televisión, como Or z ábal Quintana, Ris-

FUTURO DE LA TV Hacia poco menos de dos a" os que Bu~

Aires tenia televisIón y ya el público televfden.

te Inqulrl a acerca de la TV en colores.

También Canal 7 Inquiere y .. preocupa por

esta técnica televisi va. A partir de 1983 .. co­

mienza a elevar proyectos para transformar la

lelevlllón a color.

Cuando en 1957 se ,,"qulpa al canal con nue­

vas maquinarias de la más adelantada técnica;

los.equlpos que se compran par. vldeo-t8pe vie­

nen preparados p.ra la nueva tfcnlcL

Hasta el presente, el escollo insalvable con que se h8 encontrado la televiSión ha lldo la falta de "norm.." para el policromo.

13


i9111118 le NAl.

cheli Ferrari, Manuel Andis, Florencia Blázquez, Carlos Ferrero, Juan J . Ríva, Jorge Santos, Alejandro Apez, Ernesto Schipacacce, Edgar do Borda, José A. Ri-

Año 1953.

Ca m i ó n d e ederiore , . tf'levisando con las cámara!! en mov im ie nt o .

14


va, Luis Alberto Negro, Roberto Sonntag, Eduardo Celasco, Martín Clutet, Osear Guerrero y otros. Cabral Ruiz, Gerardo Noisseaux, 00­ mínguez, precedieron a otros que se fue­ ton formando como cameramen. Tales los casos de Nicolás del Boca, Roberto Sonn­ tag, Nito de Miglio y Colasurdo. El primer apuntador de la TV fue Ba­ rilatti. El primer peinador, Stepemberg. Romero uno de los primeros iluminadores y Bergara Leumann el modista que empe­ zó a crear directamente para el medio. PRIMER BOOM (MICROFO NO) DE LA TELEVISION ARGENTINA

su-

cuida del equipo de tal manera que hasta con "agua y jabón" lava por dentr o a ese gran monstr uo de cinco cuer pos que es el transmisor. Es además uno de sus hijos queridos. Uno de los pocos que lo conoce como un padre tierno. Los miles de torni­ llos, cables y elementos que lo componen, no tienen secretos para su cuidador. Pero para este hombre que hace casi veinte años hace posible que todos los días lle­ gue la transmisión hasta el receptor, su trabajo no termina con mantener en buen funcionamiento la planta. Es, además, un visionario de la televisión, un apasionado por ella y por su Canal 7. Muchos proyectos de expansión y per­ feccionamiento han sur gido y surgen de su ment e. No se detiene en pensarlos so­ lamen t e. Eleva proyectos y planes hasta leyes en beneficio de la te levisión estatal. COMO SE TRASMIT E EL VIDEO Y EL SONIDO

Así corno el _-ªQ!lli!P1 e trasmite~la iina en lo ha neas .. or­ mas". De acuer do al tipo de electricidad cantidad . - e se ero ea e ca a a 8 ,...de lineas por cuadro en q~vr ansrnite la imagen. La Argenti na utiliza una norma similar Llas deja televiSIón europea, oo-así a h1 ~stadounide n s e , ni tampOC!LA la del rest o . de los países sudamer icanos. Esto COOFalmpor ta ncia cuando apare­ celiña-nueva forma de video: el ta e. Es un me 10 e comercIa Izacl6n pues as! se ~~~:rteleteatros l shows, audI­ y eventos ellorhvos a otros países. ~e moment o cuando aparece ~ prImera d1fIcultad -salvable--- ya que al no tener las finsm as normas que el res10 de loUalses americanos, la vent a de los mismos se hace m~.. ~~f{c~ . La sQ~ción .está en t ransf ort11<Ü" "ñor mas" ~gún la del país comprad r encarece ~ pro llcto v' por ende la demanda dis­

J

la;

mmuve.

un J':~I'rt'*:irtd1Eat;,-¡eeJ. or den y la limpieza son las tres cualidades máximas que imp eran en la planta transmisora del edificio del Ministerio de Obras Pú blicas. Spataro -- -seR.'Ín sus propias palabras-e­

La puesta en mar cha de la Estación Te­ rrena de Comunic aciones Vía Satélite de Ba lcar ce, inaugur ada oficialmente el 19 de setiembre de 1969 (aún cuando el 20 de iulio anterior se trasmitió la llegada del hombr e a la Luna, por esa vía) , prov ocó sinz ular atención por sus enormes posibi­ lidades. Pero la realidad demuestra fine f>x i ~ t (ln limitl'lC'Í onps rpsp P('to A su mm , 15


Coml6n de exterIo,e, dutaltle un

EL CANAL En la larga trayectoria q~e neva Canal 7 ee obser­ vado un Incesante movimiento penClular en lo referen­ te a .sI debla ser "cultural" o "popular". Estas do. metas fueron alternativamente tomadas por sus numeroso. directivos, Como canal del estado. he estado simpre sufeto a loa vaivenes de, la politice nacional. Este hecho, que ,ha provocado continua re­ /nOclon.. en su conduccl6n. uno de los motivos que impidieron realizar una labor orgánica y coherente. Sin embargo uto no algniflca que Canal 7 no eum, pllera -por lo menOl en una primera etapa- una par­ te considerable de lo que de " le esperaba. Los 48 enteceeorea del actual dffector -luis Pico estrada (33)-- permanecIeron en sus puestos, en ci­ fras promedios, alrededor de 5 rneaes. Si partimos de esa inestabilidad elemental, el resto resulta fácil de explicar: caos económicos a rafz de las pérdidas mensualea millon.riM, esfuerzos malogrados por lu marchas y contramarchas, programaciones In­ definidas y pérdida de audiencia. Los rumores sobre su privatización hen perdido vi­ gencia, pero aún ' Jos que consideran que Canal 7 es un cáncer. ctue hay que extirpar, pueden sorpresiva­ mente encontr81J,8 ente una nueva realldact: que Canal 7 es curable. Y cü' arlo se propone Pico Estrada. l a SecretarIa de Oifuslón y Turismo decidió final­ mente lomar el toro por las aatas. El canal del estado

'1

16

tiene que tener una "fl y "una polltlca cohe­ rente de accI6n" . o..sl nuevo director, para Ambas COI" esté qulan la opcl On entr~ cu 1al y popular no tiene ..n­ le puede contraponer ea lo tldo pues lo único q -meramente comerc a lo cultural-popular, ya que cut­ tur. V pueblo. Ion eqlllYaJentee. El papel que debe desempenar el canal afie al l· de elemento b6slco de segurrdad, ce Pico e.tradainitrumento de protección de nuestrae costumbres mAs queridas, de Información. de dlfusi6n y promoción de temas d. debate En este . entldo:'1a programacl6n con que comienza el ano ea francamenle aUlplclosa


ana' 7. flfll. m1t'. "do l. militar.


8111118 MI eNA ! La comercia lización de eventos que po­ drían atraer la atención de una audiencia masiva, a veces se torna dificil. Primero porque los horarios de tr as misión desde el exterior no siempre coin ciden con los centrales del país y segundo porque nue­ vamente nos encontramos frente al incon­ venient e de diferentes normas que hav que transformar. . CANAL 7 VA CRECIENDO

A partir d preca n­ ciona a an s e a inauguración oficia l de a e ,-lSIon, . 1­ nI erI ~ pas a a un es u 10 en Ayacucho y osada..§.... ~om­ riormente en ese mlsmo edificio se ins ·a­ otro seto Sin embargo, las neces ida­ des del canal son cada vez mayores y ya ~ bastan ~ ~o estu~os ~e Ayacucho y ¿sadas. S l ataja on és un tercer o el Palais de Giace, a una cuadra de los nterl res r e numero de se s re Ita insuficiente es necesarIO 1 1­ tar un cuarto en calle Posadas. Este desmem br a mIent o de locales hace que la planta transmisora se convierta en un importantísimo centro coordinador de actividades y desde allí se da el "pie" a los disti nt os estudios pa r a que entren al ai re. Ante la imposibilidad de albergar todas sus depe ndencias en un solo edificio, el canal, con su cada vez mayor crecimient o, se va atomizando y distribuyendo en dis ­ ti ntos lugares de la ca pital. Esta distribución cr ea dificultades de administración y enormes gastos. La si­ tuación creada contribuye a buscar una solución : la de nuclear todas las depen­ dencias del cana l en un solo edificio. Fina lmente en 1960 se logra concretar esta aspiración. El edificio ALAS es des­ de entonces la sede de Cana l 7. El primer estudio que funciona allí es el actual NQ2. La muda nza desde Ay acucho y Posadas alcanza niveles épicos . Desde ese estudio aú n no desmontado se comienza la trans­ misión y durante la misma se lleva a ca ­ bo el acarreo de todos los element os para poder seguir con la programación en el nuevo seto Todo el personal, incluidos di­ rectivos, colabora sin desmayos. Sin cor ­ tar la transmisión se concluyó con la emi­

iara

e

18

si ón que se estaba efectua ndo desde Aya­ cucho y Posadas, y la siguiente salió al aire desde Leandro Alem y Viamont e. . a rimera audición desde el edificio ALAS fue' 1 ro e e as , un progra ma @IÍodfsti@ ~ que tI aba l a ba n los pe­ riodistas JulO ancedo, Rodolfo Ba lt ié-' rrez y Slmon Estolar. - El estudio, a péSár del esf uer zo titánico de todo el mundo, no se pudo compl etar con todo el equipo necesario. Fue as! como las cámaras que se utilizaron fueron las del camión de exteriores, que parado en la puerta del estudio que da a L. Ale rn, transmit ió por primera vez. no en exte­ riores, sino en interior es.

Ü

TRASMISIONES CELEBRES

Desde sus primeros pininos. la televi­ sión argent ina se abocó a las t r ansmisio­ nes de exteriores. Ya vimos como la pri­ mera se realizó en P laza de Mayo. Luego se continuó con las emisiones de deportes, causando sensación en la teleplatea. Uno de los exp erimentos más int er esa n­ tes que se hicieron desde exteriores fue el arribo de un Gran P r emio Automovilíst i­ co en 1952. Las cáma r as fueron ubicadas a la llegada y desde la planta transmisora ubicada en el Ministerio de Obras Públi­ cas, el direct or de cáma r a dirig ió a los cameramen, por cont r ol remoto. Fueron célebres las tra nsmisiones que se efec ua r on dentro del Congreso, en las se­ iones de diputados y senadores, antes del 55.

Ca na l i también estuvo presente cuan­ do el te nient e gener a l Lonardi -luego de la r volución del 55- arribó a la Casa R ada . Q de mayo de 1968 se transmíti asúnción e e pI' n electo oc r Arturo Frondizi. líur ante la presidencia del mismo, visi­ tó es tr o país el general Eisenhower y as aras de Canal i salieron a reci ­ bir lo. . 964 ~ televisa otra asunción del ma ndo preside cial. en esta oportunidad la del doctor A ro Illía. En el tra scur de su mandato arriba a la Argentina el general Charles de Gau­ !le. Su imagen es llevada hasta la intimi­ dad de los hogares por el canal estatal. En 1967 se graba en video-tape --con la norma que rige en Perú- el famoso match futbolístico entre el Ma nchester de Inglaterra v Estudiantes de La Plata. E~­

~. f' tape f'ue 'pnviado inmediatamente a Chi­


le para desde allí ser transmitido, vía sa­ télite, al Perú. ~ o de j uJio de 1969, se t r ansmite ~ era vez en el pals, por via sat~Ji~ En esta oportunidad se trata del acon­ te~i mi eñfií máS sensacional del siglo: Ta llegada del hombre a la Luna. EL COMIENZO DE LA FAZ ARTISTICA ~ dirección de un hombre culto, capaz, laborioso. comIenzan a desl'iTárpor ~~ón los primeros programas que ;ArlRráñ luego en la memoria. ESe hom­ b~s el Dr. Enrique T . Susml y es él el ).:espLmsab1e de la plrecclón Artística en es e enton ~ en Canal 7.

Artísticament e domina la improvisación per o el creciente inte r és que muestra el público va en constante aumento. Esa avi­ dez hace que la TV se nut ra de distintos medios. LOS LOCUTORES: una mágic a realidad

Nacen en la pantalla chica rostros; r os­ tros animados, indiscutibles, queridos, que marcan un ver dader o jalón en la historia de la televisión, Rost r os que, años más tar­ de, la publicidad f ilmada vulgariza, desdi­ buja, desa n ima : son los locutores, los "monstruos sagrados"; seres corrientes, animosos, sensjhles, E'~pontA.n eo!ól v, por so­

bre todo, humanos; cálida e informalmen­ te humanos. Guillermo Brizuela Méndez, Adolfo Salinas, Nelly Prince, NelIy Tren­ ti, Colomba, Eve Gerbolés, son esos seres. ¿ Quién mantiene aú n hoy su rostro, su voz, su expresión llena de entusiasmo ca- · paz de llegar al fondo de los corazones sen­ cillos? El "Negro" Brizuela con su inago­ table buen humor, su mimetismo, su pon­ der able capacidad para el trabajo. Hablar con él, escuchar las anécdotas y experien­ cias de su larga trayectoria por el Canal, fascina, instruye. ¿ Cómo se inicia? Por una orden de los directivos de Radio Bel­ grano donde él era locutor . Tenía que sa­ lir , con Adolfo Salinas , en cámara hacien­ do repor tajes, presentando a cualquier

Numeroso públieo agolpado en s puertas d. los estudios de Ayacucho y Posa das, cuando todavía se llamaba LR3 R.adio 8 Igra no TV.

persona que se le cruzara en el camino porque la finali dad era mantener la ima­ gen viva en la pantalla. Pero es tambi-én él el primer locutor "echado" de la televi­ sión y cuenta, con su car acter ístico senti­ do del humor, el por qué : como tenían Que permanecer en cámara mucho tiempo te­ nían a veces Que r ecur r ir a los cuent os para entretener al público. Un día se le ocurrió contar una muy ant iguo : "Una se­ ñora Que va con el nen e al cine sale en el intpr" :-l \o y pide una eont rasefia para su 19

,.


i811TIIS M A!

hijo al acomodador y éste le dice, vaya tranquila señora que yo se lo voy a reco­ nocer al niño, y la mujer le responde: es usted mucho más amable que el padre". Al rato de esto llama por teléfono el enton­ ces minist ro de Comunicaciones Nicolini y ordena: "A ese tipo de bigot it os no lo qu ier o ver más" . Por suer te - dice- todo se pudo arreglar. LOS MITOS La televisió n, como el cine, creó y se­ g uir á creando mit os. Son estos seres hu­ manos qu e alcanzan una dimensión distin­ ta en la imaginación del público que ador­ na y sof isti ca la vida cotidiana de los lla­ ma dos astros. Las luces "ma las" de la TV alumbr a n a estos personaj es en las más dis t orsiona ­ das f ormas con la ayuda, por supuesto. de la publicidad. El video, en este sentido, tiene más po­ der que el cine. Las caras repetidas día a día en la pantalla se fi jan con má s facili­ dad en la mente que las oca siona les que propor ciona el cinematógraf o. El boom de los locut ores fue a lgo muy particular. Hasta el comienzo de la tele­ visión el público tenía ídolos de or igen ci­ nemat ográf ico a radial. pero la llegada de la imagen al hogar y su reiteración per­ manente, creó una nueva fuente de adm i­ ración: los locut or es. E st os se tra nsfor­ maron en poco t iempo en personaj es a quienes, como a los artistas, se les at r ibuía novelescos romances, grandes fo r t unas y episodios casi mágicos. Cuentan muchos de ellos que en los pr i­ meros tiempos de la televisión no podían ni camina r por las calles: apenas los re­ conocían se les formaban cor r illos al re de­ dor. La gente los tocaba como si fuera n dioses bajados del Olimpo; les pedía n autó­ graf os y , en muchos casos. hasta trataba n de apodera r se de parte de sus r opas para gua rdar como recuerdo. Eso les sig nif ica­ ba la evidencia de que esa persona que veían todos los días en la pantalla, cómo­ damente sentados desde su casa, eran rea­ les. de carne y hueso. Curiosamente, la primera reacción ­ sobre todo en aquellas personas de más edad- fue la incredulidad. Creían que atrás de la pantalla se encontraba en vivo

20

Torre para la ante na de TV de Canal 7, e n construcci6 n, sobre la terraza del Ministeri o de Obras Púb licas. Agosto de J95 1.

Ia persona que les hablaba. A tal pu nt o fue esto cierto que más de un abuelo se m tí o burlado al afirmársele que así era. Creía n firmement e que la televisión era el cine en casa, es decir, una película y no LOna presencia real y concreta. Esa misma mistificación alcanzó a los actores y actrices que integraban los tele­ teatros. Hoy la tendencia no ha varia do. Aún los mitos siguen vigentes y todo el que pasa por la televisión adquiere popu­ laridad, aunque existe una diferencia muy marcada en rela ción a los primeas años. Han pasado casi 20 años, el público ya está acostumbrado a la plantalla chica; ya no le parece "cosa de brujos" y las figur a s televisivas, si bien son admiradas, son vis­ tas con cierta perspectiva de realidad. Al disloque que provocaron los antiguos locutores ----easi todos convertidos post e­ riormente en animadores de pr ogra mas-, surgen con la aparición del " ta pe" en 1960, otros mitos: las modelos de los cor­ tos publicitarios que vienen a ser la ver­ sión moderna de aquellos. EL PRIMER MITO

Una agencia de publicidad, en donde Pínky trabajaba como secretaria, hacía


todos los días el aviso de un vinagre que tenía que mostrar se en pantalla. Era ella la que llevaba la botella hasta el Canal. En una oportunidad se enferma la locutora que salía haciendo dicho aviso y le piden a Pínky, como un favor muy especial, que apareciera ella en reem plazo. Cautiva in­ mediatamente por su belleza, su encanto, su personalidad y la popular idad llega a Pinky avasalladoramente. Las muchachas trabajaban hasta en­ tonces con trajes muy sencillos y es Pin ­ ky la que introduce la sofisti cación y el refinamiento cuando se le ocurre hacer el aviso de un pomelo vest ida con el más exó­ . tico traje largo o el aviso de un ventila­ dor envuelta en piel de leopardo; pero es que era ella. Era Pinky. LOS ESPECT ACULOS LLEGAN A

LOS HOGARES

Números musicales, teleteat r os, entre­ tenimientos, largometrajes, depor tes, pro­ gramas culturales, comienzan a brindar se al telespectador en forma más pulida, me­ nos experimental. Figuras del teat ro, el cine, la radio, son conquistadas por la te­ levisión y se ponen, así, al alcance de la familia argentina con toda su realidad. El primer recurso proviene de los tea­ tros y de los radioteatros. Es "Teleteatro para la. hora del té" ----dirigido por Ocana

Transmisión desde exteriores en un evento deport ivo.

y producido por Marcelo Simonetti-, quien marca jalón en ese rubro en la te­ aría Aur elia levisión. Debuta en él Bisutti y forma la "romántica" pareja central junto a F er nando Heredia. El pú­ blico femenino espontánea, directamente, se deleita, sufre, ríe, se emociona , se co­ munica, al lado de ellos. El binomio Ana Mar ía Campov-J osé Ci­ brián -veteranos del t eat ro ya enton­ ces-, se incorporan a este nuevo sistema de "espectáculo" y el milagro de la TV los encuentra un día haciendo "Don J uan Te­ norio" (la misma obra que los r eunió en México cuando aún eran novios ) , y "Có­ mo la quiere a Ana" ; una labor espectacu­ lar que reali zan con simpatía y ternura y que llega con realidad al telespect ador que los seguía día a día. Est a obra estaba es­ crita por Abel Santa Cruz. El primer gran espectáculo popular no se hace esper ar y lo constituye "Tropica­ na Club", una creación de Miguel de Ca­ lazan s dirigida por Orzábal Quintana. Pero la necesidad de encontrar un len­ guaje propio, un espectáculo en el cual la gente pudiera participar, inicia la etapa de los "entretenimientos". Nace así "Un, dos ... Nescafé", programa que se confor­ mó con una cabina, público participante, 21


liTE SMI e NA ! Ignacio de Soroa como animador y la fa­ mosa f rase : " En trei nt a segundos, sin re­ pet ir , sin soplar, deberán . . ." Los programas sobre moda y belleza no se hacen esperar y es Mendy la creadora del primer concurso de belleza. Se elegía en él, al filial de cada temporada, a "Miss TV". La competencia es seria y la duda, la emoción, mantienen en suspenso a par­ ticipantes y espectadores. El ansiado tí­ tulo lo gana Egle Martín y es ella enton­ ces la primera reina de la televisión. En años sucesivos son varias las jóvenes que surgen de ese concurso y que, gracias a ello, alcanzan el éxito: Erika Wallner, Do­ ris del Valle, María Vaner y Mercedes Harrís, entre otras. EL IMPULSO

Los nombres y los programas se suce­ den vertiginosamente. Figuras extranje­ ras empiezan a ser personajes reales par a

nosotros. Vienen a Buenos Air es a traer sus canciones, su arte, sus expresiones. El anu ncio de cada nombre abre un par énte­ sis de expectativa : Carmen Cavallar o, Vit t orio de Sica, Michel Auclair Annette Wademant, Car men Torres y muchos más. Años más tarde la llegada de Marlene Dietrich convulsiona a la teleplatea ar gen­ tina que ve "en vivo y en directo" a una de las máximas divas del cine mundial. El público exigía ver en su e . los mi '­ mas espectáculos por los cuales debía pa­ gar en el teatro. Fue por ello que ~ em­ pezaron a transmitir algunas de las pie­ zas que entonces est aban en cartelera. Es­ to, si bien por un lado promociona ba la obra, por el otro restaba público a la mis­ ma. El resultado fue: suspensión de ese tipo de transmisiones. Lo profundo y lo frívolo, lo cult ur al y lo popular , se alternan, penetran en la in­ timidad de los hogar es despertando el in­ terés la preocupación, la sonrisa, el senti­ do de la participación con importantes ciclos de teatro: "Teatr o Ar gent ino" con obr as corno "Los Mirasoles", "Los Peni­

Tr•• cameromen maniobra ndo con moderna s cámara. de te /evi.i6n, en el estudio N' 2 d. Ca· nal 1 (EclHic;o Ala.). Año r910.

22


Mesa de control de video-tape .

te nt es" , "La llama eterna", etc., y que es­ taban interpretadas por Irma Roy y Ed uar do Cuítíño, "Teatr o Universal", ba­ jo la dirección de Jo sé Cíbr i án, brindaba .obras de Jacinto Benavsnt e, García Larca, Cha r les Vildrac. El teatro de la extraor dinar ia intérpre­ te Lola Membrives dio a la televisión la jerarquía de su alto niv el artístico. Con el nombre de "Noches de ensueño" se conocieron en la pantalla chica las pre­ sentaciones del famoso "Victory Ballet ", ot ra de las puras expresiones del arte que se pudo brindar a los telespectadores, jun­ t amente con el Ballet Buenos Aires diri­ gido por Negro, que cont aba con la excep­ cional bailar ina Irina Boro wskv. EL GRAN ANUNCIO

Un día llega hasta los televidentes una gran noticia: el fú t bol, tan popular, iba a ser televisado. F ue la cancha de San Lo­ renzo el escenario desde donde compa rt i­ rían los "hinchas" la eufor ia del t r iunfo o la amargura del fracaso. Jugaban nada menos que Rh'PT PIRte

y RAn r.or r-n z»

Ni ­

colás del Boca, como tantos otros que se inician con el oct avo arte, era por ese en­ tonces el dollymen. El antiguo dolly es un pesado carrito de ruedas en el que se apo­ ya la cámara y que necesita de un ayudan­ te para ser movido y desp lazado por los est udios. La gran aspiración de Del Boca er a llegar a to mar una cámara entre sus manos y pulsarla pero los ca mer amen , ce­ losos del t esoro que tienen en sus manos, nunca se lo permiten. Un día , en un descuido de uno de los pr ivilegiados que manejaban las cámaras. Del Boca, por fin, toma una de ellas y se pone los teléfonos. Por los mismos escu­ cha la imperativa voz del ingeniero Koe­ ble pregunt ando por algo ; al responderle. Koeble le inquiere : "; E s Celas co?" - No. Soy Del Boca-. Y otra vez la voz del ingeniero que dice con mezcla de asom ­ bro y enojo : - " ¿ y quién diabl os es usted ?" Esta anécdota ref lej a quizá hasta qué punt o era desapercibida la tarea del Do­ llymen, A pesar de ello Del Boca no se ar redra y un día la buena estrella se po­ ne de su lado. Y es precisamente en este mencionado partido de fútbol que iba a te­ levisarse. Se ubican las cámaras arriba en las tribunas. Sam uel Yankelevich iba a di­ rigirlo y él iba a of iciar de asistente del cameramen Celas co. Este se queda abajo para arreglar unas cosas y Del Boca cui­ dando la cám ar a. Pero a causa de la mul­ titud que había llenado el estadio Celasco no puede llegar , En el momento de empe­ zar el part ido el dollyrnen se decide a to­ mar él la cámara, porque' si no no había transmisión y comienza a operar con ella . Del Boca se siente feliz y atemorizado al mism o tiempo por 10 ocurrido con el inge­ niero Koeble. pero al fi n tiene la satisfac­ ción de manejar ese anarato que tanto lo obsesionaba aunque más no fuera por no­ venta minutos. Yankelevich, desde la ca­ bina de controles: insist ía en saber quién era el oue estaba oficiando de cameramen. Del Boca por fidelidad a su compañero Ce­ lasco y por miedo. elude res ponder. Y lle­ ga el gran momento consagrador arRUel o a. uesto en e­ guir a a pelota. De pronto no la ve má s v-trr"" umco aue atina es a enfocar el arco. 'L a trihuna esta lla en IIn gr ito : GOOOL . . . "Sí. El e!ol el único : e ha r egist rado la en­ "tráda de I t el ar C'o. El 01 es mu !!ol('l t' () tant o al' los jngsHlar s como

n o r In"

I'''' f)I'rt ll o n r p q ' PI'rn P

n.lo P~('TlJtll.-

23


iSIETE ES MI CA Al!

~ la

rÁ1para lo ha r egistrad o y emí­ ~do con clar Idad. Era un gol. . -E,e allí en más Del Boca d~a el dolly para, por fm, ser cameramen y de ese-mo­ 00 llegar a ser director de cámara. . . . Se empezar on a hacer entonces muchas transmisiones desde exteriores, brindando al público los espectáculos depor tivos más impo rtantes y más variados : rugby, ca­ rreras au tomovilísticas, polo, pato, carre­ ra de caballos. Los reportajes a ídolos y héroes deportivos eran, esperados y absor­ bidos con expect at iva y emoción por los "hinchas" porque les brindaban una nue­ va e inesperada forma de contacto con aquellos. Ha bía sabor ; había buena inten­ ción; había humor en los intent os. ¿ Qué partido se iba a televisar el próximo sá­ bado? Nadie lo sabía. Y se quedaban, sá­ bado a sábado, con una duda, con una apuesta, con una esperanza, de que fu era a su equipo. El gob.,nado, de C6, óobo, doctor Bernardo Ba., duran'e .1 prog,ama "Con,e"e, . eñ or" .

24

..

EL TRABAJO POR EL ARTE EMPIEZA CON UN FIN: EL CACHET

Transcurridos unos 6 meses de su ini­ ciació n en el Canal, coro zan los locu­ tores a cobrar por sus trabajos (hasta entonces lo habían hecho grat is), y es la Agencia de Publicidad que 1 contrata la que se hace cargo de ello. 60 100, $ 200 es el cachet que se logra el inuto de aviso en cámara, a instancí de uan Jo­ sé Piñeiro. Era él el "asesor", el que acon­ sejaba y orientaba a los n pr ecavi­ dos. A partir de entonces se e pero a ga­ nar mucho dinero. ¿ Cuánto habr á ado a ganar Brizuela Méndez cua do eanz ó a hace r 42 minut os por día a razón de $ 20 0 el minuto? En ese entonces e suel­ do de un empleado era de $ 1.5 . CANAL 7 CONTINUA CON SU OBJETIVO

Ya millar es de espectadores son los que recogen las imágenes, las emociones, las anécd otas, en su pantalla de televisión. Todos son partícipes dire ctos del diario acontecer artístico, cultural, deportivo, do­ méstico, de su ciudad. Hay par a todos los gustos. Hay más y mejor: presentación


de modelos, recitales artísticos, concursos, revistas, danzas, títeres dibujos animados, cocina con Dona Petrona, gimnasia, entre­ tenimientos y ya grandes espectáculos de­ portivos. La emoción de la llegada de un Gran Premio en el Aut ódr omo; el formi­ dable match entre Gat ica y Espelucín; la magnífica transmisión del Carlos Pelle­ grini, cuando " Yatast o" fue derrotado.. . Cantantes como Renata Tebaldí, Reíssa Bignardi. Concertistas de f ama mundial. Folklortstas como Atahualpa Yupanky , Los Hermanos Abalos, Carlos Montbr un Ocampo, Llega el gran suceso del telen o­ ticiero conducido por D' Agostíno y dirigi­ do por Martínez del Box, La televisión se va afirmando y dejando ya recuerdos de los espectáculos de Miguel de Molin a, de Antonio Prieto, de Blackie, del impact o popular que fue Nicola Pao­ ne; y, a partando títulos para la evocación: "La Telefamilia" (Marga r ita Corona y Vicente Ariño) ; "Teleteatro del r omance" (Amadeo Novoa con P at r icia Castell) : "Cada miércoles un amor " (Irma Córdoba,

Luis Pico Estrada, ac1ua l directo r general de Canal 7 .

Esteban Serrador, Rosa Rosen, Iris Mar­ ga, Maruja Gil Quesada); "Suspenso en el teléfono" (Jorge Salcedo) ; Teatro Uni­ versal con Gómez Cou, Golde Flami,Zoe Ducós, Aída Albert i, Amalia Sánchez Ari­ ño, Pepita Melía . . . A estas carteleras teatrales se suman Beatríz Taibo, Julia Sandoval, 1ván Grandona, Delbene y mu­ chos más. "UNA CITA CON LA ELEGANCIA"

Min i, maxi, midi : todo un conglomer ado que las mujeres no deci den a ún definir. Cinturones, collares, anillos. En una pa­ labra : la moda, esa frivolidad hacia la cual todas las mujeres, en todas las épocas, se han volcado con incomprensibl e fervor. Y es por ello que en los primeros programas que se producen para la televisión no po­ día falta r el que hablar a sobre modas. Con autoridad para hacer lo, la famosa diseña dor a de entonces Anne Marie Dus­ set, se hace cargo de la presentación y di­ rección de "Modas en TV", un programa de media hora sobrio, amable, ilust r ado donde los modelos que se e hib ían eran llevados con gran soltura por estilizadas "rnannequins", en un ambiente adecuado a la oportunidad en que debía llevarse cada prenda. Así es como el vest ido de gala, el conjunto mañaner o. eran selecciona dos cuidadosamente por Anne Marie a los cua­ les los acompañaba con mil y un detalles para completar el atuendo. Amenas char­ las sobre la moda, sus secretos, sus posi­ bilidades, eran seguidos con gran interés por las amas de cas a. EL SUERO DEL TELEVISOR PROPIO

Llegamos con esta carrera de éxitos y consolidación artística a 1956, año signi­ ficativo tanto para el Cana l 7 como para pi telespecta dor . Es Que comienzan a fa­ bricarse los primer os televisores en nues­ tro país. hecho fundamental de nuestros obietivos y es, gracias a ello que, en me­ nes de un año hay cien mil familias por­ tpñas unidas 001' la televisión, ese nuevo órgano de difusión . EPOCA DE ORO DE LAS "SERIES"

El primer impacto que logró "Cisco Kid" -pionero del material fílmico ex­ tranjero-. retoma nuevos bríos y otra vez el público vuelve a sumergirse en un

25


liTE IS MI CANAL!

clima de héroes y valientes. "Cu atro hom­ br e justos", "Patrulla de cami nos" . "Los intocables" son series que nos llegan im­ pecables en sus ritmos y acciones. Pero no todo es para los mayor es ; los niños son también magníficos receptores de imágenes yeso 10 demuestr a el éx ito que logran los programas dirigidos a ellos. Los circos primero y luego las conmove­ doras series como "Lassie" y "Rin Tin Tin" exaltan sus más delicados sentimien­ tos. También es evi dente que la comedia si­ gue siendo uno de los géneros más popu­ lares entre la audiencia y "Yo quiero a Luey" resulta el más encantador y dispa­ ratado modelo dentr o de esa tónica. Lu­ cille BaH y Desi Arnaz (matrimonio en la vida real) , componen la par eja cent ral y, con sus locas andanzas e insólitas si­ tuaciones. llenan nuestros hogare s de car­ cajadas más desinteresadas y espontáneas que las "risas enlatadas" con que suelen acompañarse por entonces las secuencia s cómicas. Pero no todo son lágrim as y risas por ­ que de pronto el terror paraliza a la ciu­

dad: es que " Obras Maestr-as del Ter ror está ya en las pant allas chicas, logrando un éxito sin precedentes, con la interpre­ tación magistr al de Narciso Ib áñez Men­ ta vertiendo los m á s famoso s y escalo­ friantes relat os de Edgar Allan Poe. Blackíe, eterna luchadora , llega tam­ bién a la tel evisión volca ndo sus inqu iet u­ des y envidiables energías en uno de sus primer os éxitos "El show de las estrellas " incorporando así a la pa nt alla chica un nuevo estilo de re por taj es. El esfuerzo por conseguir lo imposible se hace factible en Cana l 7 por medio de "La campana de cr ist al" , un audaz pro­ gr ama con fines benéficos condu cido por Augusto Bonardo. Las pr endas más insó­ litas debían ser cumplidas para poder lo­ grar los fines propuest os. Una de ellas , por ejemplo, consistía en traer la mayor can­ tidad de mur gas de clubes de fútbol con sus hin cha das cor respondientes. F ue tal la cantidad de cam iones repletos de gente que llegaron hast a la playa de esta ciona­ miento del Cana] y era tal la av alancha, que hubo que pedi r refuerzos a la policía la que tuvo que usar las mangueras con agua para dispersarl os. El susto que se llevó entonces el personal f ue tal que aún perdura entre los tantos recuerdos del se­ ñor Giancat er ino, actual Gerente de Pr o­ ducción y consecuente hombre del staff de Canal 7.


t

Cรกmara ubicada en .1 edificio del Con g reso, y parรกbola emisora de microonda s.

27

1


11 118 1CANAll

LLEGA EL "TAPE" A CANAL 7

De esta manera se van sucediendo 108 personajes y los hombres que, día a día, nacen y mueren en la ya sólida empresa que es Canal 7. Ha transcurrido el tiempo y los adelan­ tos de la técnica son cada vez mayores y accesibles. En 1960 --en el mes de febre­ ro--, se transmite el primer programa, grabado por el Canal, en video-tape: "So­ ledad Mansalva", con Lidia Lamaíson, Al­ berto Argibay y Dora Prince. Este siste­ ma se impone rápidamente por las garan­ tías que ofrece aunque, a pesar de resul­ tar costoso, quite de alg una manera es­ pontaneidad al espectáculo. Pero todos, artistas y técnicos, se sienten más segu­ ros haciendo un "tape" que trabajando "en vivo".

DeCADA DEL 60: LA ERA COMPETITIVA

La competencia es siempre conveniente para mantener el impulso de superación y evitar el estancamiento en todo orden de cosas. El vertiginoso crecimiento de otros canales obliga a Canal 7 a aguzar el in­ genio y buscar nuevos métodos. Para ese entonces uede decir se que nuestra televisión ha canz do la mayo­ ría de edad. Gracias, en gran parte, a la competencia encuentra un lenguaje propio, un ritmo propio. Aunque se mantienen todavía programas heredados de la radio los estilos cambian y la programación tie­ ne nueva tónica. LOS LOCUTORES SON DESPLAZADOS

La pub licidad film ada va dejando de lado a los locut ores con una de sus pautas más importantes: los jingles, es decir, el aviso comercial con música, filmado. Este medio comercial es pr oscr ipto, luego de la revolución de 1955, por el entonces Secre­ tario de Difusión Dr. P ag és Larraya,

Vista parcial de la planta trasmisora d. Canal 7. En ella se aprecia en primer plano el control de mando•• a la áe,echa dos áe lo. seis cuer pos que componen el t,asmiso, de viáeo y av· áio; al fondo, control d. equipo. auxiliares.

28


proscripción que se continúa por 2 años y, a partir de 1957, es que los jingles irrum­ pen con renovada fuerza en todos los me­ dios de difusión, La gran aceptación del jingle se debe a que es un mensaje directo, simple y ale­ gre que no sólo llega a los mayores sino también a los niños que lo aprenden con facilidad y lo entonan como una gracia determinando, muchas veces y sin propo­ nérselo, la compra del producto menciona­ do en la canción. ~!=tcreador de este nuevo y revolucionario m Od:o de ventas fue el

-n léJito"e Rodolfo

Schfamma~lla.

Hay muchos, sin embargo, que rezongan contr a los " jingles" : ale gan que en gene­ ral son bastante estúpidos, que entran ale vosa mente en la memor ia a través de melodías pegadizas e inolvidables, que sus­ tituyen en la voz infantil las canciones de siempr e por avisos comerciales, Alg o de cierto puede haber, aunque también es c~rto que algunos "jingles" son er dade­ ras cbras de arte, tanto musicalmente como en técnica publicitaria. Pero el he­ cho es Que los "jingles" arra:;~ la --publicidad y algunos de eUos y a al -fclKfore ci udidailo. , . ­

29


¡SIETIES M NAl!

LOS CICLOS SE REPITEN

Pr ogramas cada vez más impo r tantes on llevados a Canal 7 por las primeras figuras del quehacer literario y a rtístico. La competencia creada por los otros ca­ nales ha cen difícil la tarea, pero se sigue adela nte con el esf uerzo y la vocación. La . calidad tiene pautas. Francisco Petrone evoca en "Un hér oe del Mar" la vida del Capitán Hipólito Bouchard en una super­ producción di r igida por F rancisco Guerre­ ro. El ciclo de "Sainet es de ayer y de siem­ pre" se const it uye en un gran éxito y fi ­ gu ras como Homer o Cárpena, Pepita Mu­ f'ioz son dir igidos allí por M. Domínguez. Silvina Bullrich también está en nues ­ t ra pantalla en su programa "Los poetas y la noche", evocando a los poetas. UDa gran escritora, identificada muy especial­ mente con el público femenino, nos invita a escuchar la, a recor dar con ella -o a co­ conocer- famosos versos de poetas lati­ noamer icanos. Las poesías de "Almafuer­ te", Ga br iela Mist ral, Evaristo Carriego, - Gust avo Becquer, Bal domer o Fer nández Moreno , Alfonsina Storni, Rubén Darte, Amado Nervo, son leidas por Ricardo Monpel mientras Silvina nos comenta so­ bre sus vidas y sus obras. En este pro­ grama se entrevista a figuras que, de una manera u otra, tuvieron vinculación con los poetas evocados. Todo esto contribuye a que este ciclo te nga también la calidez, el movimiento, la intimidad de la poesí . El teleteatro continúa siendo uno de IOl! programas de mis aud iencia y es el "Gran Teletea tro Lux" el que se lleva los lau­ reles. Se incorpor an a él fi gur as hasta en­ tonces descon ocidas en el ámbito televísí­ vo: Elofsa Cañizares y Enzo Bellomo. Estos comparten roles con Rodolfo Saler­ no, Marfa Cristina Laurenz, Sergio Renán, Sus ana Rinaldi y muchos otros. La puesta en escena fue de Pedr o Esc uder o y la di­ rección e tuvo a cargo de Nicolás del Boca. "La cabalgata YPF de la música y la canción argentina". es otro nuevo y espec­ tacular show dir igido por Blackíe. Los números más importantes estaban a cargo de Ariel Ramfrez, Horacio Salgán, Raúl Lavíé, Los Fronte rizo s y el Quínt eto Real y la conducción la asumía Ninf Marshall. Durante 5 aftas consecuetívos per mane­ 30

ció en la.::! pantallas de Canal 7 "La feria de la alegría, animada por Br izuela Mé n­ dez, Colomba y Juan Carlos de Seta, an i­ mando los domingos porteños. CANAL 7 CONTINUA SU MARCHA

Con nuevo ritmo, con ideas lúcidas, con fines concret os para los cuale s está des­ tinado, Canal 7 sigue su marcha hacia el futuro, con el mismo propósito de an taño de brindar al público, en su imagen, los más serios repor t ajes. los sucesos cultura­ les y artísticos más sobreaalientes. la más amplia información sobre los acontecí­ mientos que hace n a la vid nacio nal e internacional, diálogos dírect e infor ma­ les con personalidades polít ica , científi­ cas , literarias; deportes, entretenimi ntos, largometrajes y mil cosas más que 1 ar­ gentinos queremos tener . Recién desde hace pocos años se está advirtiendo en el mundo la tremenda im­ portancia que tiene la irrupción de la TV en los llamados "medios de comunicación masivos"; una nueva gene r ación de jóve­ nes, nacidos bajo el signo de la TV, expre­ san todo lo bueno y lo malo de un medio que no es en si ni bueno ni malo, que cum­ ple un buen papel o un papel destructor. según la forma en que se lo maneje. Son infinitas las consecuencias de 11& aparición de la TV. Pero una r esalt a sobre todas: la dimensión ver az que ha aporta­ do a la realidad masiva. En otr as pala­ bras: antes de la TV. una notici a, un per­ sonaje público, pertenecían al mundo de los mitos. Eran retransmitidos. Una ca­ tástrofe no pro movía vivencias que 'p~~ d despertar ah or a, cuando el lect or de un díario miraba la foto de un ince ndio. Aho­ ra el te levidente no sólo mir a el incendio frente a su persona sino que ve a los he­ ridos, conver sa con los da mnif icados. ob­ serva la acción de los bomber os, etc. Antes, un. personaje público, un gober­ nante, por ejemplo, era sólo un hombre y una imagen : una voz r adial, a lo má s. Ahora el gobernante se lo ve cara a cara, se puede observar su fa stidio o su rellO' el]o. la manera cómo estrecha la ma no 8 un visit ante o la posición que dopta en una ceremonia oficial . . . Curiosamente , en este mundo cada vez más grande y eom­ ple] o. la TV lo ha reducido -como señala uno de los más agudos analist as de la TV­ R una dimensión aldeana : cualquier fra.n· cés podía ver a De Gaulle tan cerca y en


contianza corno hace dos mil años el eiuda­

dano griego veía hablar a Demóstenes. Todo esto da a la TV una condición te­ rrible y fascinadora a la vez. Can al 7, por ser el canal estatal, re presentat ivo de lo que el Estado Argenti no quiere y desea para el país, tiene una especial responsa­

Pon'olia para la 'ran,mi. lón vio

sa'" 1'.

bilidad y debe tener una particular repre­ sentatividad, En esa tarea está el "pione­ ro de la televisión argentina", con un a po­ yo de público que nunca ha decrecido. El público que todavía sigue diciendo -como el niño del popular logoti po- i Siete es mi Canal! +

en la .,'aelÓn '.".no de Bolcore . 31


IBM

tomala

abm...

1) Unidad de dictll, parur 111 224. El dictado se e'eclúl I un. iOO;id.d cu.tro veces mlyar' que si se "crib~rl a m.no. y casi d es mayor que si se dictara I un secrel.ri• . 2) Unidad de Transcripción IBM de escritorio. 3) Maquina de escribir IBM 72. le miquin. do escribir que tu m con 'os alascamientos de borras. y Que le permite cambiar el tipo de relro en segundos. 4) IBM MT172 Permito a la secreta,i. escribir cuatqu ler ledo. desde !ormuloriO$ comerciales hasla cartlS de negocios. • lo velocid.d toIl Que se estriben bOlradoros. Se corrige escrib iendo encima de los caracleres erlÓntos. se oprimen Unas teclas. J se obtiene aulomjlicamenle el tello definitivo. En tiempo récord y sin errores.

...para presentar una nueva técnica: EL PROCESAMIENTO DE LA PALABRA. Con este método. los tos de sus tareas de oficina pueden reducirse en un 67% . En esta nueva técnica operativa del dk remoto. usted se limita a pensar en voz alta...

Av. R. Saenz Peña 933 - Buenos Aires Tel. 35-5011


Historia de la Televisión Pública Argentina