Issuu on Google+

Historias

De Vida

SRA. BOLIVIA JIMÉNEZ RAMÍREZ ,479,5+,+69,:@,479,5+,+69(: 3Ð+,9,:@30+,9,:(:+,*/04)69(A6¹


HISTORIAS DE VIDA

2


Historias De Vida DE “EMPRENDEDORES Y EMPRENDEDORAS, LÍDERES Y LIDERESAS DE CHIMBORAZO”

BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ


HISTORIAS DE VIDA

4


ÍNDICE •

DEDICATORIA.......................................................................... 7

INTRODUCCIÓN ..................................................................... 9

CONTEXTO HISTÓRICO GENERAL . ................................. 15

ESCENARIO HISTÓRICO DONDE SE SITUABA EL ING. RODRIGO LÓPEZ BUENAÑO.............................................. 21

ANÁLISIS ANTROPOLÓGICO GENERAL......................... 26

HISTORIA DE VIDA CONSTRUYENDO IDENTIDAD PERSONAL Y CULTURAL. ..................................................... 35

INTERPRETACIÓN ANTROPOLÓGICA ............................ 80

PERCEPCIONES DE LA CIUDADANÍA CHIMBORACENSE .................................................................. 86

TESTIMONIOS PARA LA POSTERIDAD ............................ 88

CONCLUSIONES...................................................................... 99

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS. ..................................... 101


HISTORIAS DE VIDA

6


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

ENERGÍA VITAL DE UNA MUJER EMPRENDEDORA En varias oportunidades me comentaron acerca de la Señora Bolivia Jiménez Ramírez en términos muy elevados, conocí su trayectoria de vida de los labios de personas quienes elogiaban su filantropía, su calidad humana, su compromiso con los más necesitados, la verdad es que no había tenido la ocasión de conocerla personalmente a esta dama, o se me pasó por alto, pero desde cuando participó en la campaña electoral, como candidata a Diputada por Chimborazo, en 1990, por la Democracia Popular, me inquietó su figura. Luego del lanzamiento de la Colección de las Historias de Vida, de emprendedoras y emprendedores de Chimborazo, Don Víctor Rosendo Morejón, Presidente de la Federación de Trabajadores de Chimborazo me sugirió que hiciera contacto con Doña Bolivia Jiménez de Villarreal para proponerle este tipo de investigación social, me abundó en razones y motivos, me hizo una clara exposición del perfil humano y llegamos a la conclusión de que se trataba de una excelente persona para incluirla en el proyecto. Coincidió que en esa misma temporada Doña Bolivia se había convertido en una seria Candidata para Personaje del Año 2010, evento organizado por Diario “La Prensa”, de esta ciudad, para reconocer los méritos de los chimboracenses laboriosos y entregados a la causa por el progreso y adelanto provincial. Tuvimos un primer encuentro, alrededor del mes de Abril de este año, Doña Bolivia derramaba vitalidad por todos los poros de su piel, consignar la edad sería profanar el entusiasmo y la euforia de la que hacía gala, estaba inmersa en la selección del Personaje del Año 2010, ese era su interés principal, pero tuvo suficiente tiempo para atendernos a la Ing. Normita Domínguez y yo. A 7


HISTORIAS DE VIDA

pesar de que por primera vez afrontábamos un diálogo abierto y franco, daba la impresión de que nos habíamos conocido desde hace mucho tiempo atrás, de modo que me encontré a gusto con la persona indicada e idónea para cumplir con esta labor, fuimos bien recibidos y aceptó la propuesta. Mientras conversa está preocupada por atendernos, hay una auxiliar de servicios que también se prodiga en atenciones, pero Doña Bolivia sigue con el diálogo, nos cuenta los ajetreos en los que está enfrascada por el tema del Personaje del Año patrocinado por Diario “La Prensa”, lo comenta con mucha satisfacción, es que a la final ha recorrido un gran trayecto de su vida y es la hora de la cosecha y según se aprecia los frutos serán abundantes y los reconocimientos de igual manera. En la mesa del comedor reposan diplomas, reconocimientos, fotografías, recortes de periódicos, pergaminos, álbumes de fotos, la Historia de Vida de una dama que se ha consagrado al servicio de los menos afortunados, ejemplo de voluntariado, reconocido no solamente a nivel local sino a nivel nacional, lo que llena de orgullo a la familia Villarreal-Jiménez, aunque hablando de esposo e hijos, son seres humanos que mantienen un perfil discreto, dejan que la esposa y madre: Bolivia Jiménez de Villarreal, brille con luz propia. Para Bolivia sus hijos son su principal preocupación, justamente hemos tenido suerte de encontrarla en casa porque casi todas las semanas va para el trópico, a dirigir los trabajos en la construcción de una casa de uno de sus hijos, todo lo cumple a cabalidad, considero que debía salir una vez concluida la entrevista a escoger las baldosas para el baño y el comedor, en el ambiente flotaba armonía, energía positiva, finalmente nos sentamos con mayor tranquilidad para hacer un viaje al pasado de una mujer que sin mayor esfuerzo y sin mayor presión se ha convertido en un ejemplo para las presentes y venideras generaciones.

8


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Bolivia Jiménez de Villarreal, es una mujer que se prodiga en vitalidad, extrovertida, con una sonrisa cautivante, alegre, jovial, de muy buena salud, y de energía desbordante aunque supera las siete décadas de existencia. Su sensibilidad es evidente, se conmueve ante la problemática social que afecta a muchas personas: hombres y mujeres, niños y niñas, no da brazo a torcer hasta cuando soluciona los problemas, sufrimientos y pesares de quienes le solicitan y a quienes dedica gran parte de su tiempo, porque las necesidades son muchas y hay que dar de comer a muchos ancianos quienes sobreviven con este sustento alimenticio y que a decir de nuestra emprendedora: “A veces reclaman los viejitos porque no se les atiende como ellos quisieran porque todo se alcanza acorde de la generosidad de ciertas personas, pero en especial de mi persona”. Desde niña aprendió y se identificó con la clase media, con los de menos recursos económicos, las castas, altas: social y económica, eran excluyentes, sufrió en carne propia este tratamiento humano, los “niños bien” no jugaban con Bolivia al “pan quemado”, se entretenían solo entre ellos en el Parque La Libertad de esta ciudad, que para esa época del año 1950 estaba cubierto de palmeras y árboles de pino, quizás por esta malhadada experiencia para nuestra protagonista la “inclusión” es parte fundamental de su trabajo. Como toda costeña, utiliza un lenguaje franco y directo, llama a las cosas por su verdadero nombre, al expresarse se observa que pone énfasis en todo lo que dice, para que se cumpla con aquel principio: “lo que sale de la boca, del corazón procede”, a veces, cae en ingenuidades, pero es así de franca y sincera, a los “monos” los hemos catalogado por esa característica de transparencia, así es Bolivia, clara y diáfana. A temprana edad llegó del litoral ecuatoriano, aunque no se advierte que le hayan reconocido con el apelativo de “mona”, por 9


HISTORIAS DE VIDA

ser oriunda de Guayaquil, rasgos que se han perdido con el tiempo y en la actualidad es una riobambeña con sobra de méritos porque se ha destacado en nuestra ciudad como emprendedora y como lideresa. Uno de los primeros emprendimientos fue instalar un almacén de materiales para la construcción, cerca del Colegio de las Franciscanas, en las calles: Primera Constituyente y Magdalena Dávalos, era una ferretería en definitiva, tan pronto como se había casado atendió esta clase de negocio puesto que su esposo debió trasladarse a Guamote para trabajar como Contador en el Municipio de este cantón para sacar adelante su recién conformado hogar. Su familia es la principal preocupación, sus hijos y nietos constituyen sus joyas más preciadas, admira y ama a su esposo, Don Ecuador Villarreal, quien es su principal apoyo y su compañero leal en todo emprendimiento o iniciativa que se ha propuesto. La labor en el voluntariado y en otras tareas sociales ha sido edificante a tal punto que Diario “La Prensa”, de esta ciudad, le ha reconocido con el máximo emblema que otorga este medio de comunicación a los ciudadanos que por su esfuerzo, constancia y trabajo se han destacado en diferente quehaceres de su vida y la ha declarado: El Personaje del Año 2010, una designación que pocos chimboracenses han alcanzado. Desde 1995, Diario “La Prensa” instituyó el galardón denominado: “El Personaje del año”, para reconocer los méritos intelectuales, profesionales, de liderazgo, mística de trabajo, creatividad, ingenio, laboriosidad y buena voluntad para nobles causas, en este año se incluyó a Doña Bolivia Jiménez de Villarreal por su tesón como madre de familia, como emprendedora al mantener junto a su esposo Don Ecuador Villarreal, una ferretería, por su dedicación al voluntariado a través de lo cual atiende a niños y ancianos, por su irrupción en el campo político, por su don de gentes, por su 10


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

calidad humana, como madre, esposa y mujer ecuatoriana. Doña Bolivia, o Doña “Bolivita”, como acostumbran llamarla sus amistades o quienes la rodean, está inmersa en varias obras de carácter social: atiende a personas de la tercera edad indigentes, colabora con la Cruzada Social, con el INNFA, la Cruz Roja y otras instituciones puesto que su identificación con los más menos afortunados ha sido permanente. Alguna vez incursionó en la política, participó en el evento electoral del 1990 como candidata a Diputada por Chimborazo, afiliada al partido Democracia Popular, de esa experiencia electoral tiene gratos recuerdos, aunque los resultados cuantitativos no fueran suficientes para que participara en el Parlamento ecuatoriano. Como toda mujer ecuatoriana el camino recorrido tuvo muchas espinas, muchos obstáculos que vencer, en una sociedad como la nuestra en la que impera el “machismo”, ahora en menor grado que en el pasado, pero sujeta a los principios que determinaban los “varones”, superarse como lo logró Bolivia Jiménez es un mérito de elevado valor humano. La Historia de Vida de Bolivia Jiménez Ramírez se inicia a partir de este momento, ella será el hilo conductor de la narración la misma que se hará en primera persona y aparecerá en negrilla en el texto impreso, nuestro trabajo se reducirá a darle el contenido social que corresponde, se le ubicará en el contexto histórico que le ha correspondido vivir y presentaremos un cuadro de conclusiones.

11


HISTORIAS DE VIDA

GUAYAQUIL DE MIS CANTARES: UNA JOYA LLEGÓ DESDE LA PERLA DEL PACÍFICO

Al iniciar esta Historia de Vida de Doña Bolivia Jiménez de Villarreal, tuvimos una reunión muy amena, interesante, diáfana y cargada de anécdotas, de bromas, de dichos, una grata comparecencia de la protagonista quien en primera voz dijo: Nací en Guayaquil, pero según dicen mi mamá y mi papá, he vivido allá poco tiempo, de tierna edad me han sacado de ahí, porque mi padre siempre ha estado involucrado en el Ejército, entonces acostumbraba a no dejar a su esposa, ni a sus hijos, sino que nos llevaba con él a donde le correspondía trabajar. Mi papá iba a cualquier parte con su familia, entonces yo soy guayaquileña, tengo mis hermanos unos son quiteños, otros son riobambeños y, Guayaquil, ahí fue mi lugar de nacimiento, pero me crie totalmente en Riobamba. Riobamba es la capital de la provincia de Chimborazo, asentada en la Cordillera de los Andes, en el valle del río Chambo, se le atribuye el apelativo de la “Sultana de Los Andes”, “Ciudad Bonita”, “La ciudad de las primicias”, finalmente se la ha catalogado como “Ciudad Universitaria” rodeada por seis nevados: Tungurahua, El Altar, Carihuairazo, Quilimas, Cubillín y Chimborazo la montaña más alta del Ecuador con una altura de 6310 metros sobre el nivel del mar. La distancia a Guayaquil es de cerca 232 km. y a Quito de 183 km. Final del formularioRiobamba se fundó el 14 de Agosto de 1534, la primera fundación española por Diego de Almagro; durante la colonia fue una de las ciudades más importantes, donde la prosperidad se advertía por los edificios, iglesias de hermosa construcción arquitectónica, y otros factores, misma 12


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

que sucumbió en el terremoto del 4 de Febrero de 1797, luego se produjo el reasentamiento en la llanura de Tapia partir de 1799, desde entonces se levanta sobre una extensa planicie y hoy se extiende como una ciudad pujante y vigorosa que recibe en su seno a miles de ecuatorianos. MI RIOBAMBA TIERRA LINDA…SIN IGUAL… Les comento que yo quiero mucho a Riobamba, me siento una riobambeña única, diría yo mucha mejor que aquellas que han nacido aquí, esta es la ciudad que me vio crecer, donde formé un hogar, que me ha dado lindos hijos, donde hemos prosperado, donde tengo lindas amistades y donde me he ganado el cariño de sus gentes, para mi Riobamba es todo, es lo mas lindo que me ha ocurrido en la vida. Yo recuerdo que en Riobamba había acequias, una en la calle Guayaquil, otra acequia por acá por Bellavista, pasaba por el arco del triunfo, yo siempre digo el arco del triunfo, al arco de Bellavista, es que es bien lindo, es una obra preciosa, que casi no le damos mucha importancia. Siempre me he preocupado por conocer el origen de las cosas y respecto al arco de Bellavista me dijeron que era obra de unos alemanes que vinieron a trabajar en el ferrocarril, aprovechando este acontecimiento construyeron la ciudadela Bellavista, la primera ciudadela en el Ecuador, o también se dice la primera urbanización, casas realmente hermosas y funcionales, hasta ahora duran. Las casas de la ciudadela estaban acorde con el nombre: Ciudadela bellavista, porque las casas eran bellas, yo era muy pequeña, pero así contaban los mayores, por eso repito lo que he oído. Por otra parte las calles de Riobamba eran de tierra, por eso se les decía “arena pupo”, los niños jugaban con la tierra, hacían 13


HISTORIAS DE VIDA

grandes montones de tierra, elaboraban castillos de tierra, en eso se entretenían, pocas calles eran empedradas con piedras de río, como la 10 de Agosto, Primera Constituyente, Guayaquil, el resto era tierra y muchos huecos. Las casas en el centro de la ciudad tenían cubierta de teja, casas grandes, la mayoría de un piso, pocas de dos pisos, en especial los edificios públicos, algunas casas tenían caballerizas para poner a buen recaudo a los caballos, las mulas o burros, así era Riobamba cuando tuve uso de razón y de lo poco que me acuerdo. Varias casas ubicadas alrededor del Parque Sucre, o del Parque Maldonado tenían caballerizas, a veces llegaban con ganado o borregos, acuérdense que en la casa mas humilde había un gallinero, chancheras, criaban cuyes, conejos, últimamente que la Dirección de Salud ya no permite la crianza de animales en los domicilios. No debemos olvidarnos que aquí había las carretas, era un cajón de madera, digamos, jalada por una mula, que transitaban por las calles de Riobamba, hasta había choques entre carretoneros, en las carretas se transportaba mercadería, materiales de construcción, de todo, llevaban la carga del ferrocarril a sus respectivos domicilios, cuando todavía no había taxis, ni camionetas de alquiler, era muy común observar dos o cuatro carretas transitando por la calle Guayaquil o por cualquier otra vía, hasta hace poco tiempo vi la última carreta del Siglo XXI. Claro que pasada la mitad del Siglo XX ya había pocos carros, solo los que tenían plata eran propietarios de vehículos, era un lujo tener un automóvil por ejemplo, en esos años de la década del 60 o más. Otro asunto, en ese tiempo Riobamba era una ciudad desolada, casi abandonada, la mayoría de casas estaban en venta, decían que todo Riobamba estaba en venta, es que como no había 14


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

universidades, familias enteras se iban a Quito o Guayaquil para que sus hijos sigan los estudios universitarios y adquieran una profesión, fue el gran éxodo de los riobambeños. La desaparición del servicio de ferrocarril también fue el motivo para que la gente salga de Riobamba y se vaya a vivir en otras partes, en especial los que tuvieron dinero, los dueños de haciendas, los pobres nos quedamos a esperar que surja esta ciudad, la que no nos ha defraudado y aquí seguimos fieles a esta linda y hermosa ciudad a la que tanto la queremos y de la que tantos beneficios hemos alcanzado. La luz era muy opaca, no alumbraba bien, las tiendas tenían petromax, candiles, asi se alumbraba las noches, por eso es que aquí en Riobamba se instaló una fábrica de velas que funcionaba por el Colegio de las Madres Franciscanas, las casas mas humildes se iluminaban con velitas. Yo creo que desde 1963 empezó el progreso de Riobamba, las autoridades se preocuparon por la luz, el agua, el alcantarillado, los Alcaldes cumplieron, en parte, con sus promesas de campaña electoral, los gobiernos de turno de alguna manera han atendido nuestras necesidades aunque, a veces, hemos tenido que organizar paros provinciales para que nos atiendan. Ahora Riobamba es una belleza, es nuestro orgullo, recibimos a miles de estudiantes de otras partes del país y del extranjero para que estudien en las universidades con las que contamos actualmente, turísticamente es una ciudad para que la visiten de todo lado del mundo, creo que con la rehabilitación del ferrocarril mejorará nuestra situación económica.

15


HISTORIAS DE VIDA

LA TRAVESURAS DE UNA NIÑA QUE PINTABA PARA GRANDE La niña Bolivia Jiménez, debe haber sido inquieta, curiosa, querendona a su familia, cumplidora de los deberes del hogar y dispuesta a disfrutar de la vida sanamente aunque tenga que romper esquemas, como cuando aprendió a montar bicicleta desde muy niña. Antes, estaban restringidas muchas diversiones para las mujeres, se la consideraba como elemento decorativo, nada más, desde la década del 80 como que en Ecuador se empezó a reconocer que el hombre y la mujer son iguales y con los mismos derechos, de tal manera que se exigió y se propuso la equidad de género. Claro que en dos líneas resumimos todo un trabajo, una lucha de las ecuatorianas cumplida durante el Siglo XX, desde gozar del derecho al voto, de estudiar el bachillerato, de ingresar a las Fuerzas Armadas, de ocupar funciones de alta jerarquía como la Fiscalía General de la Nación, la Vicepresidencia de la Asamblea Nacional o la Vicepresidencia y Presidencia de la República del Ecuador con Rosalía Arteaga, todos estos logros han sido en base de tenacidad, de valentía, de movilización porque los esfuerzos han sido extraordinarios para que se reconozca que las mujeres son tan seres humanos como los hombres y como tal deben gozar de iguales derechos y obligaciones. Como conoceremos a continuación Bolivia nació y creció en una familia con principios religiosos muy enraizados en la tradición católica, su madre con quien vivió mucho tiempo, hasta los 17 años, antes de casarse, fue su referente, del padre no guarda mayores recuerdos porque su ocupación de militar no le permitía compartir las vivencias de familia como le hubiese gustado, pero de todas maneras tiene un profundo respeto a sus progenitores y de ellos aprendió el sentido de responsabilidad, de cuidado y educación que merecen los hijos. Así se expresa al recordar la 16


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

infancia de Doña Bolivia: Mi mamá se llamaba Laura Ramírez Mora, mi papá Eliecer Buenaventura Jiménez Revelo, mi madre tenía descendencia colombiana y mi papá sus orígenes provenían de Tulcán, soy la quinta de siete hermanos, cinco mujeres y dos varones. Mi primera hermana se llamaba Luz América, digo llamaba porque ya no está, murió, la otra se llama Aída Dorina, mi otro hermano Jorge Washington, mi otra hermana Martha Marina, yo soy Bolivia Victoria, tengo mi otra hermana que se llama Julia Judith, la otra Marianita de Jesús y el último se llama Jacinto Humberto. Crecí en un hogar muy creyente, mi madre fue muy católica proveniente de una familia católica, tuve la suerte de conocer algunas tías religiosas, mamacita nos enseñó muchos valores como: el valor del amor, el temor a Dios y el temor a los demás, el respeto a las personas mayores, el respeto al ser humano y siempre nos inculcaba y acostumbraba a ir a misa todos los días. Muy de mañanita nos mandaba a misa a la Iglesia de la Basílica, porque vivíamos cerca de la misma y siempre íbamos para allá y cuando era Semana Santa, mi mamá, nos hacía ganar los primeros puestos para que escuchemos los sermones, porque ella decía que siempre hay que amarle a Dios como él nos ama. A propósito, la Iglesia de la Basílica está consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, el edificio es parte del Colegio San Felipe Nery, su construcción se inició 1883 y los trabajos concluyeron en 1915, esta hermosa edificación se encuentra frente al Parque Libertad del barrio San Francisco. En 1980 se inició una nueva remodelación de la Iglesia. Doña Bolivia Jiménez es muy categórica al hablar de sus principios religiosos, producto de las enseñanzas de su madre misma que influenció fuertemente en la personalidad de su hija, continuemos 17


HISTORIAS DE VIDA

con el relato: Yo tengo raíces muy buenas en el sentido de amar a Dios, a la gente; en el sentido de respetar a los demás y amarnos entre familia, porque nosotros con mis hermanos nos llevábamos muy bien y además hay otra cosa que mi mamá era tan recta, pero tan recta, que no nos dejaba, que ni nos miremos mal entre hermanos, entonces, quizás, por ese temor también era que casi nunca peleábamos, ni nos enojábamos entre hermanos. Recuerdo que mamacita nos dedicaba todo el tiempo, puesto que mi papá siempre estaba en su trabajo y es a la madre a quién le correspondía la crianza y respondía por el comportamiento de sus hijos, porque para eso es la madre. Fue mi mamá quien nos formó y nos educó como ella ha sido educada, ella fue formada de una manera muy, pero muy estricta, muy temerosa de Dios, y entonces eso sembró en nosotros. Mi mamá tenía muchas cualidades, y puedo decir que he sido heredera de todas sus buenas costumbres y sus virtudes. Yo creo que de mi mamá heredé todo, heredé todo porque yo también amo a mis hijos, amo a mi hogar, amo lo que Dios me ha dado. A mi mamá le encantaban las manualidades y a mí también me encantan; nosotros nunca tuvimos empleados para que nos atiendan en la casa, era mi mamá la que nos atendía, era mi mamá la que tenía la casa limpia, la comida caliente, la ropa bien lavada, bien planchada, por supuesto que nos iba enseñando a nosotros.

18


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

MIS PADRES EN MI MEMORIA Bueno mi papá, no es que yo sea muy exagerada, pero mi papá era muy simpático, delgado, un hombre perfilado, bien puestito por asi decir, mi padre se involucró con el Ejército y cuando se jubiló fue a trabajar en la Comandancia de policía en Quito, allí terminó su ciclo de trabajo. Era tan bueno, tan comprensivo que los días sábados mi mamá nos bañaba y mi papá nos peinaba, mi papá nos arreglaba la ropa, cuando éramos pequeñas, nos cocía las medias, veía si los mandiles estaban limpios y bonitos, bien arregladitos. Por supuesto mi mamá era la que lavaba la ropa, hervía agua le volvía a hervir y ya tenía una linda, una maravilla la ropa, pero era mi papá él que siempre se arreglaba y se sentaba con nosotros las tardes hasta que mi mamá nos prepare el rompope. Todos los sábados nosotros tomábamos rompope con una palanqueta y mi papá nos cocía las medias, nos arreglaba la ropita que teníamos, mi papá era muy comprensivo, muy conversón, él era así con todas las amistades, tenía tantas amistades, para decir la verdad le estimaban mucho los amigos. Cuando mi papá dejaba el uniforme de militar se ponía terno, nunca, nunca, anduvo sin terno y corbata, él era así, no es que tenía tantísima ropa, pero mi padre fue muy elegante, la gente que a mi padre le ha conocido me ha dicho, que mi padre era un caballero en todo el sentido de la palabra, eso me ha llenado de orgullo y he agradecido por esas bonitas expresiones. Además de conversón, muy comedido que le decían: “verá vecinito vendrá para que nos ayude”, él estaba ahí y para nosotros era un lindo porque él no auxiliaba, mi mamá era de carácter bien fuerte, muy estricta, cuando nos quería castigar, papá decía vengan acá, vengan, vengan, así era la abuela, así era la mamá de esta mujer.

19


HISTORIAS DE VIDA

No se me ha borrado de la mente la letra linda que tenía mi papá, qué maravilla, una caligrafía preciosa, mejor que la de los amanuenses quienes también se destacaban por su impecable caligrafía, ahora todo meten en la computadora entra por un lado y sale por otro y sino dicen que se ha traspapelado, ese es el cuento, antes no había virus y nuestros padres conservaban unos libros hermosos con una letra de admiración verdaderamente. Cuando papá estuvo en el Ejército ecuatoriano, en esa época les han sabido llamar carabineros, por esa razón él organizaban cursos para que enseñe a disparar, decían que para el tiro al blanco era muy bueno, se destacaba en el cuartel y le ocupaban para estos menesteres. Una vez le ordenaron que fuera a Yaruquíes para que le enseñara a disparar a Don Segundo Granda, padre de los Doctores Washo y Rafael Granda, del Ing. Hugo Granda, para esta actividad le daban permiso en el cuartel con conocimiento de los comandantes, entonces era un verdadero instructor en disparar armas de fuego. Mi papá también había tenido un instructor solo recuerdo el apellido Sarmiento, le visitaba en la zona, a igual que Don Manuelito Poveda, eran íntimos, ellos le acompañaban a mi papá y yo también me incluía, como era novelera, no faltaba a esos paseos, regresábamos muy tarde, muy noche, al pasar el río Chibunga comentaban que si no es bautizada se puede quedar en el agua, así decían de mi hermana Marianita que no había sido bautizada, tenían esa creencia que el diablo va a salir. Con mis papás íbamos a Chambo donde tenían unos compadres, lindo era ese paseo, me divertía mucho, me gustaba la naturaleza, corría por el campo, admiraba todo lo que no veía en la ciudad, los amigos de papá se portaban muy bien, eran generosos, comíamos de todo, jugaba con mi papá.

20


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

LA NIÑA “BOLI” EN LA ESCUELA. Recuerdo cuando niña, me gustaba participar en la escuela en las horas sociales, cómo se llamaban antes, se conocía con eso a las comedias que se realizaban por fiestas o alguna celebración, me encantaba eso, me encantaba, por ejemplo creía que algún día iba a ser artista y me gustaba el escenario. Me gustaba el deporte, también jugaba básquet desde muy pequeña, en la Magdalena Dávalos, me gustaba la gimnasia, me gustaba el ciclismo y siempre cultivé algo de todo eso. No sé si ustedes, por lo menos, han oído que el parque Libertad era cerrado de palmeras y cipreses, entonces yo recuerdo ahí en la esquinita de San Francisco había una tienda de bicicletas que era del señor Ricaurte y allí, alquilaba una bicicleta para pasear en el parque. Había unas bicicletas bien chiquitas, como yo también era pequeña entonces siempre tratábamos de tener unos centavitos, porque era muy barato el alquiler y alquilábamos 15 minutos, tenía mi hermano Washington que era ya más grandecito y me llevaba para aprender a manejar bicicleta, a escondidas, en el parque, porque decíamos: ahí no transita mucha gente y así aprendí. Les diré que de niña yo siempre me sentí feliz porque tenía mi cama para descansar, mi mamá nos daba algún caprichito, por ejemplo, si era mujercita nos daba una muñequita de cualquier calidad, pero eso era lindo. Nunca se les ha dicho estoy con hambre, el niño nunca le dice a usted eso, porque la mamá ya sabe que está con hambre y trata de darle de comer, entonces una se siente feliz, creo que los niños a menos de que crezcan descuidados o sin amor, se puede creer que conozcan la infelicidad. Yo no creo que un niño conozca nada de eso, siempre está feliz, 21


HISTORIAS DE VIDA

yo me he sentido feliz siempre, no he podido diferenciar lo que es tristeza y felicidad, yo siempre creí que yo era feliz porque en medio de lo que no éramos de dinero, jamás nos faltó nada, que más quería uno para ser feliz si se contaba con los padres, los hermanos, la familia en general. Tengo tantos recuerdos de mi infancia, tantas cosas lindas, a mí me encantaba en aquel tiempo jugar en el parque La Libertad, donde siempre la sociedad de Riobamba sabía jugar al pan quemado, pero sólo se reunía la gente de bien, y digamos la que creíamos nosotros que era la crema y nata de nuestra sociedad. Ellos sabían tener eso, a mí me encantaba, yo decía cómo será eso, o sea que yo eso soñaba, decía: cuando seré yo así, cuando tendré esas posibilidades de poder llegar a eso y claro que no lo cumplí porque de repente ya dejaron de jugar en el parque, pero después de muchos años. Me encantaba salir cuando había los desfiles, que siempre ha habido, para que lancen las serpentinas y que me llegue un rollo de serpentina a mis manos, para mí era una felicidad, era algo hermoso, algo lindo. Desde muy pequeña como que Dios me permitió ese privilegio de saber discernir las cosas, de saber diferenciar lo que era bueno y lo que era malo, entonces también tenía la formación de mi madre que siempre nos crió temerosas de Dios, eso me quedó como raíz. Siempre tenía eso que no podía hacer cosas malas porque Dios nos está viendo, Dios nos puede castigar, Dios nos puede probar. Quisiera decir que soy muy sentimental, así he sido toda la vida. Otra de las cosas que a mí me ha gustado es componer poesías, aunque no he sido poeta, no tuve esa suerte, pero si me gustaba hacer esos versos de lo que me inspiraba, por ejemplo, miraba, diga usted, las estrellas o miraba la luna, escuchaba canciones de la luna y yo creía que era de verdad lo que decían que la luna tenía 22


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

amores que no sé qué y yo creía todo eso, entonces como que me permitían vivir todas esas cosas. Ya dije que me gustaban los juegos, que disfrutaba con el juego del pan quemado, donde se sabían esconder sorpresas, como poner una joya, entonces uno de los organizadores escondía entre los árboles, se reunía a todos para que busquen el pan quemado, y gritaban se quema el pan y corría, corría la gente, pero ya digo eso parecía inalcanzable para nosotros, porque esos juegos eran solo entre las personas que se creían de la alta sociedad, así era, es la verdad. El juego tiene un significado muy importante en la vida de los niños, no sólo por el contenido lúdico, sino también porque contribuye al desarrollo de éstos, tanto cognitivo, así como para el desarrollo de la formación personal y social de los niños, por cuanto a través del juego se expresan libremente, desarrollan su imaginación, como también crean su identidad, autonomía y fortalecen las relaciones humanas con otras personas. La protagonista de esta Historia de Vida dice puntualmente, respecto al juego del “Pan quemado”: “…esos juegos eran solo entre personas que se creían de alta sociedad…” lo que revela que su condición de clase media le impedía compartir con otros niños esta clase de diversión o juego. El maestro y escritor ecuatoriano Fausto Segovia Baus, en su libro: “Juegos infantiles del Ecuador” describe de esta manera el juego del “Pan quemado”: “Todos los niños en círculo. Un niño sale del grupo y se cubre los ojos con un pañuelo hasta recibir la señal. Entretanto otro niño esconde un objeto.. Cuando los niños gritan en coro: “Se quema el pan”, será señal para que el niño que está cubierto los ojos comience a buscar el objeto escondido. Los demás niños le orientan el camino diciéndole: “tibio”, “caliente”, “frío”, o, “se quemó” cuando está cerca, muy cerca, lejos y lo encontró respectivamente.” Es un juego de acertijo de escondidas”. 23


HISTORIAS DE VIDA

Nosotros añadiremos que el juego se reinicia cuando el niño que tenía tapado los ojos con el pañuelo se descubre y persigue a otro de sus compañeros para que tome la posta y se vuelva a jugar al “Pan quemado”. En los juegos tradicionales o populares las personas participan con los demás y no en contra de los demás, esto es significativo, porque lo importante es socializar pautas de comportamiento colectivo y desarrollar destrezas, entre grupos diferenciados de edad y género. Doña Bolivia hace esfuerzos para recordar su niñez, su rostro como que se rejuvenece, sus ojos brillan, tantos recuerdos guardados en el baúl de su conciencia, guardados con tanto cariño porque se advierte que a pesar del modesto presupuesto familiar con el que sobrevivían no tuvo mayores sufrimientos o limitaciones, su niñez fue normal y con relativa felicidad. A diferencia de otras emprendedoras, Bolivia se forjó en una condición de vida de clase media, no le faltaba nada, tampoco tenía en abundancia, pero tampoco llegó al grado de pobreza como para desesperarse y atormentarse, su vida de niña, de adolescente y de señorita transcurrió sin mayores dificultades y sin mayores ambiciones, se trataba de una mujer cuya aspiración era la normal, la de todas, estudiar, casarse, conformar una familia, tener hijos y envejecer dignamente. Cuando se refirió a los años de su niñez, su rostro se inundó de nostalgia, mucho más cuando recordó el tiempo cuando fue a la escuela y, en especial, cuando estuvo en el Colegio Maldonado, como eran pocas las mujeres que estudiaban en ese plantel, tanto profesores como compañeros las consentían y las respetaban, en suma eran motivo de toda clase de atenciones. Así se expresó nuestra emprendedora: Yo no he tenido muchas ambiciones de que quiero ser algo o voy 24


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

a llegar a esto, a medida que una se va desarrollando, siempre he dejado que el tiempo vaya pasando, es decir le he dado tiempo al tiempo. Cuando estuve en el Jardín de Infantes, recuerdo tanto a mi profesora, era una señorita de apellido Vallejo, de ahí pasé a la escuela, Magdalena Dávalos, luego a la Escuela 21 de Abril, me gustaba verme en el espejo y decía yo ya estoy más grandecita, estoy creciendo, cuando tuve diez años estaba más contenta porque sentía que estaba más grande, y aprendía mejores cosas. En la primaria como todo niña y como toda adolescente, les cuento, que a mí siempre me ha gustado participar en las comedias, era parte del elenco de artistas que se presentaba en la escuela, siempre me tomaban en cuenta en representación de la escuela, fui una verdadera actriz. Doña Bolivia Jiménez se educó en la escuela “Magdalena Dávalos” y hay que reivindicar el valor de la patrona de esta institución educativa recurriendo a la Historia en donde se consigna el siguiente acontecimiento con lo cual se demuestra, en parte la calidad humana y la valía de su intelecto: “Doña Magdalena Dávalos, natural de Riobamba, llamó la atención de ellos (los sabios franceses) por sus conocimientos matemáticos y por el estudio que había hecho de la filosofía de Descartes”. Lo que significa que se trataba de una mujer llena de sabiduría, a pesar de lo cual era una persona muy humilde, retirada a vivir con su hermana en el Elén. Sigue el dato histórico tomado textualmente del Portal de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Chimborazo, del tema: “La rama femenina de la familia Maldonado”, a la postre, Doña Magdalena Dávalos Maldonado fue prima de Pedro Vicente Maldonado, pero sigamos con la cita: “ Varios escritores como Federico González Suárez, Manuel de Jesús Andrade, Isaías Toro Ruiz, Alfredo Flores Caamaño, Julio Troncoso, Luis Felipe Borja, Manuel Ignacio Monteros, 25


HISTORIAS DE VIDA

Arturo Andrés Roig, y otros, afirman que Magdalena Dávalos perteneció a la Sociedad de Amigos del País fundada por Eugenio Espejo en noviembre de 1791, como socia efectiva, o como socia honoraria, o como supernumeraria. La dama riobambeña aparece, efectivamente, entre los socios supernumerarios, en la lista de integrantes de la Sociedad Patriótica Amigos del País, en 1791, lista que consta en la Biografía de Espejo, de Manuel Ignacio Monteros. Alfredo Flores Caamaño afirma que fue socia “honoraria”, junto con Zea, Nariño, Cuero y Caicedo... En un artículo de Luis Felipe Borja sobre “La mujer ecuatoriana”, publicado en Gaceta Municipal de Quito, 1932, se escribe: “… Artista del pincel y de la pluma, de la música y de la escultura, fue la única mujer que perteneció a la Sociedad Patriótica “Escuela de la Concordia”, fundada en 1791 por Eugenio Espejo…”. Arturo Andrés Roig, en “La Sociedad Patriótica de Amigos del País, de Quito”, Colección “Todo es Historia”, No. 6, afirma: “De la lectura de los socios de la novel institución no surge, sin embargo, sino muy marginalmente, la presencia de otros sectores sociales. En primer lugar, hemos de mencionar la mujer. Hay una sola, declarada integrante de la Sociedad, mas no como “Socio de número”, sino como “Supernumerario”, la conocida señora Doña Magdalena Dávalos, una de las mujeres más cultas del siglo XVIII ecuatoriano. Nada sabemos de su actuación en la Sociedad de Amigos, si bien la presencia de la mujer ilustrada, por obra sin duda del propio Espejo, tuvo interesante lugar en las páginas de “Primicias”…. Estaban, asimismo, entre los socios supernumerarios los neogranadinos Antonio Nariño y Francisco Antonio Zea…”. (El autor cita González Suárez, en su “Historia del Ecuador”). Es un honor para Riobamba, indiscutiblemente, la inclusión de esta mujer en la lista de esa Sociedad que tuvo dimensión nacional y proyección internacional. Era necesario resumir parte de la trayectoria de vida de Doña Magdalena Dávalos, patrona de la Escuela en donde se educó Bolivia Jiménez. Mientras tanto seguía nuestro diálogo, nuestra lideresa hacía 26


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

esfuerzos para recordar con precisión los datos de su vida, no es que se había olvidado sino que eran tantos que hoy se agolpaban para salir a la luz. Al referirse a sus compañeras manifestó: “Tuve una linda compañera y la tengo hasta ahora, que se llama Fanny Rivadeneira, esa chica fue mi compañera desde el jardín de infantes y luego pasamos a la escuela y seguimos siendo compañeras y después estuvimos en el Maldonado y seguimos siendo compañeras. Mi vida de estudiante ha sido una vida bonita en la escuela, porque yo si pasaba entretenida, hacía los deberes, estudiaba, aprendía y daba las lecciones, mi vida de escolar fue normal, sin tropiezos o dificultades, provechosa diría yo. Como alumna no era ninguna maravilla, pero tampoco era descuidada, me gustaba tener los cuadernos muy limpios porque yo sabía que la actuación en clase nos daba puntos. Yo no alcanzaba a estudiar, pero tenía buena actuación en clase, así el examen no fuera tan bueno, en actuación de clase tenía muy buenas notas, como siempre, eso me favorecía. Yo siempre era así de cuidadosa, siempre tenía mis cuadernos impecables, bien limpios. LAS AGUAS BENDITAS. Riobamba tiene muchas cosas que contar al mundo, fue una ciudad con muchas particularidades, con costumbres que no pueden quedar en el olvido como aquella de sacar a los niños en procesión, con velas en las manos, para rogar a Dios a que arroje las aguas benditas y evite la sequía, veamos cómo nos narra Bolivia este asunto. Nosotros, no sé cómo sea ahora, pero era un grupo de señoras y nosotras chiquitas, guagüitas, salíamos desde la iglesia de la Basílica, nos ponían en filas para la procesión, transitábamos por las calles, implorando, recitando súplicas, cantando, rezando el 27


HISTORIAS DE VIDA

rosario y de ahí regresábamos a la casa. El canto decía lo siguiente: “Misericordia Señor, echad tus aguas benditas, para estas pobres criaturitas que no tenemos que comer”, no me van a creer, pero al poco tiempo de esta procesión enseguida llovía, coincidencia o no, pero allí tienen, esa era una costumbre que se vivía en Riobamba, de lo cual yo participaba porque era novelera. Cuando ya no llovía, cuando se temía la sequía, nos sacaban a los niños a recorrer toda la ciudad, con una vela encendida en la mano, luego de la procesión regresábamos a la Iglesia a esperar que Dios escuche nuestras súplicas, cuando no llovía se creía que no se ha realizado bien el ritual de los niños. A mi me encantaba participar en la procesión, ya cuando los días pasaban soleados y no caía lluvia las mamás se preocupaban y decían: “Hay que sacar a los guambras para que pidan a Dios que llueva”, enseguida se organizaba en los barrios a los niños, se hacía grupos y salíamos a recorrer las calles de Riobamba implorando y cantando: “Misericordia Señor, echad tus aguas benditas para estas pobres criaturitas que no tenemos que comer”. Volvemos a la vida en la Escuela, Bolivia nos contará las experiencias vividas en su segundo hogar porque tanto como dedicaba tiempo para su hogar, se prodigaba por ser una muy buena alumna en la escuela, en la que se destacaba porque era colaboradora y le gustaba participar en los eventos sociales y culturales. De las maestras que me acuerdo están la señorita Elvira Vallejo y creo que ella llegó a ser rectora o directora, algo así, del Amelia Gallegos, bueno un colegio que es de por acá, no me acuerdo bien el nombre, pero Elvira Vallejo fue una linda maestra. Claro, las maestras de la primaria de esa época eran excelentes, pero que me disculpen las maestras de ahora, reciben tantas capacitaciones y la calidad no es la misma, aunque no son todas, 28


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

pero creo que se ha perdido la mística del maestro, del profesor. Nosotras, como alumnas, teníamos que estudiar porque había el peligro de perder el año y no había las oportunidades que ahora dan a los estudiantes que se presentan a un examen, y sí falló en ese examen, le dan otra oportunidad, total que los estudiantes hacen solicitud para que les hagan perder el año. Antes era lo contrario. Es posible que nuestra emprendedora no haya contando con toda la información necesaria, sin embargo de todas las facilidades que reciben los alumnos para ser promovidos de año hay datos elocuentes que revelan que los estudiantes ecuatorianos pierden el año como se demuestra con la siguiente información: En Diario HOY del 20 de Junio del 2010 se publicó la siguiente información: “Según datos del Ministerio de Educación, a nivel nacional, en 1997, se registraron cerca de 132 000 pérdidas de año. En 2003, el número bajó a 108 000, mientras que en el período lectivo 2004-2005, fueron 104 457 estudiantes. Durante el periodo 2008- 2009 solo a nivel secundario 68 000 estudiantes reprobaron el año. En 2009 la Dinapen recuperó a 254 de 634 niños y adolescentes desaparecidos. Muchos de ellos prefirieron ir a casas de acogida por temor al maltrato en sus hogares” El entusiasmo de Doña Bolivia no se detiene, creo que es por primera vez que da rienda suelta a los recuerdos de su infancia, de su vida como estudiante de escuela y colegio, está muy feliz, no es una novedad, porque la dicha siempre le ha sonreído aunque en otras oportunidades ha sufrido inmensamente. Seguimos con el relato: Por otra parte, teníamos horas sociales y a mí siempre me gustaba salir de mujer y siempre me ponían de hombre y a mí no me gustaba. Yo recuerdo que cuando salí de mexicana, una sola vez, fue con un vestido bien amplio, mi mami como era tan, tan, hábil y tenía chispa para la creatividad, me hizo unas argollas de 29


HISTORIAS DE VIDA

mexicana, pero de cartón, poniéndome papel dorado, todos se admiraban de lo lindo que quedó. Solo así se hacía antes y hacían todas las mamás, no había para esos gastos que ahora hay, que con solo ir al almacén cuánto cuesta, y, cueste lo que cueste les compran, antes no era así, entonces la única vez que yo salí de mexicana bailando el jarabe tapatío, me lucí. Cuando estuve en el Colegio Maldonado era bien orgullosa, recuerdo tanto que sabía cargar el álgebra que todavía ni siquiera nos enseñaban, pero yo siempre andaba con el álgebra en las manos para que la gente que pasaba al lado mío crea que yo estaba estudiando álgebra. El Colegio Maldonado fue mixto cuando yo ingresé, tuve compañeras maravillosas, profesores maravillosos, en aquel tiempo era Rector el Dr. Sergio Quirola, él era el Rector, el Inspector me acuerdo que era Don Cesitar Carrillo, yo he tenido profesores como el señor Oquendo, el Doctor Hernández, bueno si me pongo a acordarme y enumerar a todos faltara tiempo, recuerdo al Sr. Pino, el Sr. Pozo, el Sr. Abdo, todos ellos fueron mis profesores. Al recordar el nombre de uno de los rectores mas destacados del Colegio Maldonado de aquella época vale señalar que se trató de un hombre muy interesante, intelectual, de amplia cultura, el Dr. Sergio Quirola Alarcón, nació 13 de marzo de 1911 en San Isidro, parroquia perteneciente al cantón Guano. Se graduó como Dr. en jurisprudencia, profesión que no la ejerció y durante su vida se destacó como un maestro de muchos quilates intelectuales, en definitiva esa fue su vocación y es lo que mejor hizo en bien de la juventud ecuatoriana. Se inició en el magisterio como profesor fundador del Colegio Montufar de Quito, inspector del colegio “Mejía”, Rector de 30


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

los colegios: “Montufar” y “24 de Mayo” de la ciudad de Quito; Pérez Guerrero del Cantón Guano, Pedro Vicente Maldonado y “Riobamba” de nuestra ciudad. Ministro de Educación en uno de los gobiernos del Dr. José María Velasco Ibarra. Además, fue Canciller de la República, Senador, por dos ocasiones, Diputado electo en representación de la provincia de Chimborazo, Sub Secretario de educación, cultura y deportes, entre otros méritos que le adornan a este ilustre chimboracense a quien tuvimos la oportunidad de conocerle y trabajar juntos. Mas concentrada y mucho más empoderada de su papel de narradora Bolivia seguía con el hilo de la Historia de Vida. No me fue difícil estudiar en el Maldonado, el colegio ya era mixto, funcionaba en el primer y segundo piso, el Colegio Carlos Cisneros funcionaba en el tercer piso, pero de repente sentimos que estábamos bastante estrechos, y el Colegio Cisneros se fue donde es ahora las madres Marianitas, la parte esquinera, allá se pasó el Colegio Cisneros. Luego el Colegio Cisneros consiguió el edificio actual que antes era una Escuela de Bellas Artes, bueno no les puedo decir cómo hicieron pero lograron eso, cuando yo ya terminé sexto curso. Cuando yo estuve en el segundo año del Colegio Maldonado se dividió el Colegio en el Juan de Velasco y el Maldonado, así fue, hubo una huelga y luego se dividieron y se repartieron a los alumnos. El Colegio Maldonado contaba hasta 1958 con la sección de comercio, pero a partir de este año se separó a las mujeres y se creó el Colegio de Administración y Comercio Juan de Velasco. Recuerdo tanto esa huelga, salieron hasta los padres de familia y como antes los postes no eran de hierro y tenían adentro vacío, cogían piedras y golpeaban, eso era para llamar y dar aviso que 31


HISTORIAS DE VIDA

había la huelga, y hubo la huelga donde el colegio se dividió entonces se hizo el Colegio Maldonado y Juan de Velasco, me parece que esa fue la última huelga. Dos acontecimientos significativos que vale la pena rememorar porque con el relato de Doña Bolivia y su declaración de que no tuvo problema para ingresar al Centenario Plantel, nos vino a la memoria los nombres de las primeras mujeres que solicitaron matrícula en el Colegio Maldonado. La primera mujer que ingresó al Colegio Maldonado en 1919, Rosa Elvira Tamayo, la primera alumna maldonadina, no logró graduarse, aunque según el testimonio histórico de Carlos Ortiz, en 1942, después de 23 años de este hecho histórico solicitó nuevamente matrícula para culminar sus estudios de bachillerato, lastimosamente, en esa época, la Ley de Educación señalaba un límite de edad para optar por el bachillerato lo que impidió que se cumpliera con el anhelo de esta mujer quien se destacó en la política afiliada al partido liberal. También debemos consignar los nombres de la primera bachiller graduada en el Colegio Maldonado en el año de 1922, se trata de Doña Carmen Amelia Chiriboga, madre del actual Cardenal Raúl Vela Chiriboga, misma que ingresó a cuarto curso, en 1919, acogiéndose a la libertad de estudios vigentes. Mientras tanto nuestra lideresa está enfrascada en recordar su niñez, el camino recorrido por más de siete décadas, en determinados momentos se pone circunspecta, reflexiona con mucha sabiduría, su infancia y niñez fueron felices dentro de un plano de la normalidad porque perteneció a una familia con principios éticos, morales y religiosos mismos que se respetaron para una convivencia en armonía y familiaridad. Volviendo al aspecto familiar, como les digo, yo era tan religiosa, me gustaba cuando era la Navidad y mi mamá nos hacía esperar 32


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

hasta las doce de la noche que íbamos a la misa de gallo y acostumbrábamos tomar el caldo de gallina y según era una tradición, mi mamá nos hacia los buñuelos y, eso sí, recuerdo con mucho amor hasta ahora. Otra cosa, cuando era Corpus Cristi se acostumbraba a comer toda fruta y mi mamá traía toda clase de frutas, no había una que se la escape, si, nos traía todo eso, los llamingos y son esas las tradiciones que todavía conservo, especialmente la Navidad, igual no, pero si algo similar, hacemos los buñuelos y los tamales, los famosos tamales que eran famosos en aquel tiempo, ahora también siguen siendo y muy sabrosos. Disfruto tanto con la gastronomía ecuatoriana, sí, me gusta de todo, yo tuve una quintita y ahí criaba cuyes, criaba pollos, criaba pavos, criaba patos, de todo tenía yo, pero lo que más hemos comido es el cuy, el plato típico que es muy bueno y al menos sabiéndolo como se cría, cuida, alimenta y después como se lo prepara, es un platillo especial. Antes se acostumbraba a contar historias y le pedíamos a mi mamá que nos cuente, entonces mi mamá sabía contarnos la historia de “la caja ronca”, nos contaba del “cura sin cabeza, de la llorona, del duende” y nosotros teníamos miedo, pero le seguíamos pidiendo que nos siga contando y nos gustaba mucho. En mi vida como estudiante del Colegio Maldonado y como deportista, la compañera de mi vida ha sido Fanny Rivadeneira, todavía vive ella, otra compañera que tuve fue Serma Saquicela, hija de don Sergio Saquicela que era el único profesor de música en Riobamba, tenía otras compañeras Araceli Rubio, Virginia Granda, todas ellas que éramos un bloquecito, nos encantaba salir a pasear. Cuando fui alumna del Colegio Maldonado algunos profesores me decían: “No entiendo Bolivia, cómo tú juegas básquet, te vas a 33


HISTORIAS DE VIDA

los paseos, y tienes los cuadernos perfectos”, y así era, me ganaba los puntos con eso para no estar al final de año preocupada, por si paso o no de año. Salíamos a pasear por donde era la parte del Chibunga, detrás de la Joya, la familia de Virginia Granda tenía una Quinta y nos invitaba a jugar en el bosque, nos cogíamos de los árboles, pasábamos de un árbol a otro, esa era nuestra diversión. Creo que nací con la afición para jugar básquet, en la escuela yo ya era parte del equipo, pero nada bueno porque a mí de repente nomás me ponían a jugar y tengo unas fotos cuando fui deportista que ha guardado mi hermana. Cuando vine al colegio Maldonado aprendí mucho porque me hicieron participar como es debido, yo era la capitana del equipo, tenía unas lindas compañeras del básquet y no nos hemos desvinculado del deporte. Donde los Salesianos solo se educaban costeños y venían muy buenos basquebolistas como Francisco Flor que creo fue un gran entrenador, Bolívar Galiardo, había este señor que era Prefecto en Guayaquil, Nicolás Lappenti, porque aquí se educaron ellos, en el colegio Salesiano, aquí recibieron buenas enseñanzas de los padres salesianos porque en ese tiempo era internado y con ellos jugaba básket. Con esa oportunidad se formaban los equipos, el colegio Maldonado y el Salesiano, tenían sus equipos de varones, equipo de señoritas en el colegio Riobamba, entonces había los campeonatos y al menos al equipo del colegio Maldonado siempre nos invitaban cuando había las fiestas en otras ciudades. El más grande éxito que alcancé fue ser parte de la Selección de Chimborazo para jugar en Quito el Campeonato Nacional y llegamos a ser Vicecampeonas, después, al año siguiente, la Selección de Chimborazo quedó campeón con Elva Chabata, Elva 34


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Poveda, Libia Arellano, Bacha Albán, Enriqueta Domínguez, todas ellas fueron compañeras mías de básquet, pero yo siempre salía seleccionada del colegio Maldonado y las otras eran del colegio Riobamba. Siempre jugué con el 7 y a veces con el 13, sí, me encantaba el número 7. De lo que nos comenta Doña Bolivia y sus preferencias por los números 7 y 13, haremos una aproximación esotérica de cada dígito: el 7 contiene un valor sagrado importante, ya que está formado por la unión del ternario y del cuaternario, un binomio que en la tradición esotérica constituye el signo divino. De este modo, el simbolismo divino (3) y el de la universalidad (4) están unidos en una sola dimensión en la que lo espiritual y lo físico conviven. El 7 es el número de los pecados capitales y de las virtudes. Hay 7 sacramentos, 7 dones del Espíritu Santo y 7 preceptos de la Iglesia. El 7 es también la cifra de los signos de la Pasión de Cristo, quien, además, exhorta a perdonar a sus enemigos 70 veces 7 (Mateo 22). Asimismo, cabe recordar que las ceremonias dedicadas a Apolo se celebran el séptimo día de cada mes. En la cosmología compleja de los antiguos egipcios, el 7 correspondía esotéricamente a la vida eterna. El número 7 se repite con insistencia en cuentos como el de “Blancanieves”: sus 7 años, los 7 enanitos con sus 7 camitas, sillas, platitos, esta constante intenta recordarnos su potencialidad en la Creación. En el Tarot, el Arcano Nº 7 representa el camino de luchas y esfuerzos, pruebas, sufrimientos, pero que al final, si se persevera en el esfuerzo, y se tiene paciencia y serenidad, vendrá el esperado 35


HISTORIAS DE VIDA

triunfo. En la tradición hindú, hay 7 rayos de sol: el séptimo, el del centro, es la expresión divina que alcanza la tierra con un inmenso poder y da a los hombres la fuerza de Dios. Uno de los números cabalísticos más conocidos y de simbolismo más siniestro es el número 13. Nadie sabe a ciencia cierta porqué el 13 es un número aciago, funesto, aunque hay varias teorías. Hay quienes adjudican el mal sino del 13 a que el decimotercer capítulo del Libro de las Revelaciones (Apocalipsis) trata sobre el Anticristo. Otros afirman que fue a raíz de la traición que el Rey Felipe el Hermoso de Francia, hizo a los Templarios para apropiarse de los tesoros que estos guardaban. Para evitar represalias, el Rey traidor ordenó su aprehensión el Viernes 13 de Octubre de 1307. Una curiosidad histórica es que la misión Apolo 13 tuvo una pésima suerte dado que el cohete se lanzó a las 13:13 desde la base 39 (13+13+13). Algunos edificios no tienen un piso decimotercero y los ascensores lo omiten también. En hospitales y filas para aviones se hicieron desaparecer los números 13. Para concluir nuestra emprendedora es una mujer de éxito, le favorece el número 7, según la sabiduría, ha alcanzado poder, después de haber librado varias luchas, luego de haber realizado muchos esfuerzos en su vida familiar y una vez que ha demostrado perseverancia y paciencia en todo lo que se ha propuesto. Los recuerdos del colegio están directamente relacionados con su primer y único amor, Ecuador Villarreal, es el centro de la atención de su vida, de modo que mantengamos el interés en la narración de Doña Bolivia. 36


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

En quinto año del Colegio Maldonado le conocí al que ahora es mi esposo, era mi compañero de aula, en sexto curso ya nos casamos, salí de sexto casada, y bueno, las responsabilidades del hogar me obligaron a que me olvidara de mis aficiones deportivas. En el colegio tuvimos un gran profesor el Dr. Hernán Márquez quien le propuso a mi esposo, tan pronto como culminamos el bachillerato, que trabajara en Guamote como Contador, porque mi marido era un excelente alumno, y el Dr. Márquez era el Síndico del Municipio de Guamote, por eso Ecuador aceptó la propuesta. Mientras tanto, yo me quedé aquí en Riobamba, me puse un almacén en la 10 de Agosto y Rocafuerte, a este negocio le dediqué poco tiempo porque ya me embaracé, mi esposo tuvo que renunciar al puesto en Guamote y se hizo cargo del negocio. Desde que iniciamos nuestra línea comercial nos dedicamos a los materiales para la construcción, como lo que tenemos hoy, no hemos cambiado desde cuando abrimos el local el primer día. Como ya empecé a tener a mis hijos; a mis niñas yo les tenía donde las madres franciscanas y como siempre me ha gustado llevarme con todos yo era bien amiga de las monjitas, pero sobre todo de la rectora, a la que la inquietaba a jugar. La directora decía: “Ven Bolivia, ven a jugar” y sabía jugar con las monjitas, con mis hijas, pero por distracción, nada de competencias, fue una linda temporada, todas las tardes jugábamos básquet. Yo tendría unos 17 años de edad, cuando me casé, como repito estuve en sexto curso, admiré mucho a Ecuador Villarreal, en especial por su inteligencia, era muy inteligente y él también había estado interesado en mi persona. De él me encantaba que simplemente cuando no podíamos resolver un problema el profesor le decía a Ecuador: “pase señor Villareal y resuelva el problema” pasaba y él resolvía los problemas 37


HISTORIAS DE VIDA

de matemáticas que nosotros no podíamos solucionar, yo me sentía muy feliz, en esos momentos y le admiraba mucho. Así fue, en realidad, eso es lo que a mí me impresionó, eso lo que yo admiré del que ahora es mi esposo, porque yo decía que lindo sería convertirse en esposa de una persona tan inteligente como él, yo decía que debía ser lindo, por eso me reservé a ese muchacho para mi solita. De pronto al unísono una carcajada al escuchar y observar la expresión de picardía y de sinceridad de Doña Bolivia. El ambiente en el que se desarrolla este trabajo de investigación cualitativa es ameno, se respira transparencia. Un lenguaje lleno de franqueza, sin adornos, ni frases estereotipadas. Los recuerdos fluyen a la mente de la lideresa con facilidad asombrosa, describe los lugares por donde ha transitado, puntualiza los detalles de cada circunstancia y siempre tiene un calificativo humorístico o una máxima de humor para hacer más grata la conversación. Las remembranzas acerca de la vida escolar de Doña Bolivia y como estudiante del Colegio Maldonado han permitido que la protagonista tenga un brillo especial en sus ojos, como que en la máquina del tiempo, al retroceder en los años, volviese a dar vida a esa niña traviesa y a esa jovencita consentida de los maldonadinos. Su mayor felicidad está centrada en su familia, en su esposo Don Ecuador Villarreal y en sus hijos, cuenta de ellos con mucho entusiasmo, con ternura, con gozo y satisfacción, se descubre a la madre dispuesta a dar todo por sus retoños, aunque tenga que llegar al sacrificio.

38


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

COMO UNA ESPINITA CLAVADA EN EL CORAZÓN… Al recordar cómo fue la etapa de enamoramiento y noviazgo nos comentó: “Mi marido, como todos los jóvenes, desde hace mucho tiempo me había puesto el ojo, bueno, él ya había estado enamorado de mi persona, pero yo sin saber, él solito haciéndose ilusiones, es un decir nomás”. Las risas y sonrisas inundan nuevamente la sala de Doña Bolivia, otra vez retoma la calma, se pone seria y continua su relato. Yo no estaba enamorada todavía, pero claro que me gustaba el muchacho, ya les dije que le admiraba por su inteligencia y como él empezó con sus cositas yo me dije para mis adentros: Así tiene que ser la vida, me resigné, qué más me quedaba. Bueno, nosotros sabíamos hacer prácticas de contabilidad en el tiempo de Don Juanito Abdo porque estábamos en contabilidad, justo cuando estudiábamos en sexto curso, el profesor nos llevó a Ambato para hacer las prácticas porque él trabajaba en el municipio de esa ciudad, allí hicimos las prácticas de contabilidad administrativa. Entonces, el joven Ecuador Villarreal me empezó a decir cositas a la orejita, me cantaba una canción que creo que se llama: “eres como una espinita”, si deben haber escuchado, dice: “eres como una espinita que se me ha clavado en el corazón”, así creo que era, la verdad que yo pensé que así debe ser la vida y ya pues me fui enamorando de Ecuador y como relámpago nos casamos, estando en sexto curso del colegio Maldonado. Ecuador Villarreal es oriundo de Babahoyo, costeño, creo que por eso hubo afinidad conmigo porque yo también vine de la costa. Lo que sucedió es que el hermano de mi marido: Jorge Villarreal, fue el primero en venir a Riobamba, se había instalado un 39


HISTORIAS DE VIDA

almacén, los padres venían a visitarle frecuentemente y, también le trajeron al que es ahora mi esposo, le matricularon en el Colegio Maldonado en quinto curso y allí nos conocimos, luego nos enamoramos y nos casamos en sexto curso.

ME CASÉ EN YARUQUÍES… Recuerdo tanto al que es ahora mi esposo, cuando estuvimos ya en planes de matrimonio, pero era muy en secreto que no supo ni mi mamá, ni mi papá, ni los papás de él, entonces yo le decía: “no importa, yo voy a trabajar” y él me respondía: “Yo voy a trabajar, de lo que sea y como sea yo trabajo y yo te mantengo, eso es todo…” vea las ideas de antes, ahora ya no es así. Me casé en Yaruquíes, sin avisar a nadie, ni a mis padres, como dije, ni a los de Ecuador, fue testigo un gran amigo de mi esposo Héctor Larrea, de los que tengo memoria, siempre mantuvieron una gran amistad con mi esposo, es que frecuentaba el Club “La Victoria”, cuya sede era la peluquería del Señor Víctor Niama, una gran persona. Debo confesarles que mi mamá no le quería a Ecuador, desde el principio le tuvo mala voluntad, siempre me estaba reclamando por esa amistad. Pero donde hay uno hay otro, se dice popularmente, cuando ya fuimos enamorados, Ecuador se hizo amigo íntimo de mi hermano quien también estudiaba en el Maldonado, entonces él entraba en mi casa como San Pedro en Roma, entraba y salía sin problemas. Alguna vez mi mamá me dijo: “Oyes éste mono dizque es tu enamorado y bueno tantas otras cosas groseras…”, Yo no le dije ni, si, ni no…pero siguió con el sermón: “Cómo te vas a meter con este mono, quién será, de dónde vendrá, qué te pasa, qué apuro tienes,…” lloraba, gritaba, se ponía mal… pero yo ya le escogí para compañero de mi vida y creí que eso era lo adecuado.

40


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Estuve firmemente convencida que estaba en lo correcto, mi corazón me dictaba ese sendero, y mi corazón nunca se ha equivocado, son cosas que dice la Biblia, usted lea la biblia, es la palabra de Dios y va a ver que usted encuentra cierta paz y tranquilidad en las necesidades espirituales que usted tiene. Los resultados están a la vista tengo un lindo hogar, una preciosa familia, unos hijos encantadores, unos bellos nietos y biznietos, de modo que la determinación que tomé de joven fue la correcta, pero siempre estando en compañía de Dios, de Jesucristo, es la única condición. La vida de matrimonio es tan linda por lo que yo no tengo de qué arrepentirme, soy feliz y he sido feliz, claro que ha habido momentos difíciles, pero transitorios, con paciencia he vencido las temporadas de sufrimiento, lo que no falta en cada hogar, pero cuando la pareja se ama, todo se soluciona. Tener un hogar es una dicha, tener un esposo es lindo, porque por ejemplo a mí que me encanta preparar la comida, cocinar, y me encanta más, que me diga: “Qué rica que está la comida”, me siento inmensamente feliz, igual cuando ya le sirvo la comida a él y que me deje el plato limpio, para mí ese es el mejor halago de un ser querido. En ponderación que él no me diga: “Qué bella que eres, qué bonita que eres”, no, pero que tenga gestos de caballerosidad, de gentileza, eso siempre me ha gustado, para mí ha sido eso un estímulo. A veces me decía: “Qué bonito el color de vestido que te has puesto ahora”, ó sea esas cosas pequeñas, para mí eran grandes, porque yo le amaba a mi esposo y le amo. En lo que se relaciona con los gustos gastronómicos, a Ecuador le encanta el pato en general, el aguado de pato y lo preparo de la siguiente manera: Yo primero ahogo al pato, le corto el pescuezo, luego procedo a desangrarle porque si no le desangro da un mal 41


HISTORIAS DE VIDA

sabor, no vale, después de eso le pelamos, se le abre, se le saca todas las vísceras, le alineo al pato, para luego cocinarlo. Para el aguado de pato hay que hacerlo bien bonito, con presitas y yo, por ejemplo, siempre he acostumbrado en el aguado de pato poner hoja de laurel porque eso le da un sabor exquisito y le quita el tufo que tiene el pato. Con mi hijos he tenido una vida de dicha y felicidad, hemos sido muy unidos, lo que sucedía era que Ecuador viajaba mucho y nos quedábamos solos; por lo general, las noches, nos reuníamos en mi cama y conversábamos de todo, les contaba muchas cosas de la vida, hasta me inventaba cuentos o cosas, pero era muy hermoso vernos juntos. Como ustedes saben yo tengo 75 años, tiempo durante el cual he saboreado de todo en la vida, pero no todo ha sido color de rosa, hemos tenido duros momentos, cuando recién empezamos no es que teníamos un buen almacén, con una gran posición económica, no, no, no, éramos guambras, muchachitos, pero con muchas ilusiones, entonces comenzamos a trabajar, ambos trabajábamos, yo dejaba haciendo la comida y a mis tiernos hijos les cargaba al almacén y allí empezaba la lucha, la lucha por la sobrevivencia y la prosperidad. Estaba consciente de que tenía que ayudar a trabajar a mi marido, así me fui formando, aprendiendo a ser buena ama de casa, buena esposa, compañera solidaria, así construí mi destino, ayudando a trabajar, entonces, uno se fue formando así, así hice mi destino, con perseverancia, con sacrificio, pero con mucho amor. Pero con los jóvenes de ahora tenemos la culpa los papás porque a la niña la criamos, mimándola, le decimos: “pobrecita, bonita, linda, usted no se ensucie sus manos, venga a estudiar, con tal que estudie, no haga nada en la casa”, ó sea que esa criatura no aprende nada y cuando le corresponde organizar un hogar no sabe nada 42


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

de nada. Al joven también le mal educamos diciéndole: “con que tú respondas en los estudios, suficiente, para eso lucho, para eso trabajo, pero dedícate a los estudios…”, con ese pretexto no saben ni coger una escoba, se vuelven aniñados, inútiles, y después ellos mismos se quejan y sufren porque no se les ha enseñado a trabajar. Cuando están pequeños los niños se les cuida para que no salgan a la calle, que no tengan ningún tropiezo, pero cuando crecen la situación se agrava porque como jóvenes que son salen a pasear y una como madre de familia se preocupa porque no se sabe con quién pasan los hijos, cuáles son sus amistades, en qué andan, en fin es un sufrimiento. Como padres de familia se les aconseja cosas buenas, se les enseña hasta a saludar a las personas mayores para que sean jóvenes educados, pero se van a la calle y no se sabe con quién se encuentran, ellos dicen “mi mejor amigo” pero qué amigos, los mejores amigos que les inclinan hacer malas cosas, a veces nuestros hijos no reparan que se debe escoger a las buenas amistades. Cuando ya empiezan con sus amoríos, se hacen novios al cuarto día de conocidos, nosotras, en nuestra época, a nuestros pretendientes, les teníamos parados en la esquina por varios días, no es que a la primera declaración ya les aceptábamos, no era así, ahora que todo es fácil. Primero se les recibía como amigos simplemente, una vez que se les conocía y si se portaban bien se les podía aceptar como enamorados, pero eso solo para conversar en la puerta de la casa, después si la relación era duradera se organizaba el matrimonio, como ven la cosa no era tan fácil, se cumplía con varias etapas. Ahora es diferente, los jóvenes actuales ven la vida de manera distinta, ellos creen que es no más de formar un hogar, a veces, se unen y cada cual sigue yendo a la casa de los papás para almorzar 43


HISTORIAS DE VIDA

y merendar, cada quien por su lado, pero eso sí duermen juntos, no puede ser, por eso fracasan los hogares porque no lo toman con la seriedad que significa iniciar un hogar. O resulta que los supuestos “novios” como todavía no cuentan con recursos económicos, hay que ayudarles y para eso se les acoge en la casa convirtiéndose en nuevos hijos de familia, porque se teme que vayan a pasar dificultades, necesidades, por lo mismo los papás nos convertimos en cómplices de su irresponsabilidad y luego, al primer enojo, ya están buscando divorciarse, no puede ser eso. Yo quisiera que los jóvenes de ahora piensen bien que se den cuenta lo que están haciendo, aprovechen el trabajo, el sacrificio de sus padres y que ellos propiamente tengan algo que ofrecer porque un joven que se casa debe saber de dónde va a mantener a su mujer por lo primero, antes enseñaban eso que hay que saber mantener a la mujer y a los hijos a como sea. Recuerdo tanto a mi marido cuando estábamos ya en planes de matrimonio, pero era muy en secreto que no supo ni mi mamá, ni mi papá, ni los papás de él, entonces yo le decía: “no importa, yo voy a trabajar” y él me respondía: “Yo voy a trabajar, de lo que sea y como sea yo trabajo y yo te mantengo, eso es todo…” vea las ideas de antes, ahora ya no es así. Los jóvenes tienen que pensar, el tiempo de hoy está más difícil que antes y si es que ellos han visto un ejemplo de lucha en sus padres, de trabajo, de sacrificio, de amor y respeto que también ellos traten de ser quizás iguales o por lo menos algo parecido a lo que han sido sus papacitos. Un asunto puntual con el que no estoy de acuerdo, hablando de matrimonio, no comparto con el aborto, no puede ser, porque se le priva a un ser vivo que está en gestación de la oportunidad de vivir y nosotros no somos dueños de la vida de ningún ser humano, 44


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

además porque está en contra de las leyes de la naturaleza y de Dios. Sería una gran ofensa a Dios que merece castigo. Nuestra Emprendedora y Lideresa ha topado un tema muy delicado y candente por lo que vamos a tomar datos de una Publicación aparecida en Diario “El Universo”, de Guayaquil, para reconocer que la situación de la mujer, en especial de las adolescentes es harto difícil. Declaraba el Ministro de Salud para el medio de comunicación en mención, sobre el tema propuesto, en los siguientes términos: Para Dávalos es “muy difícil” cuantificar las expulsiones auto provocadas porque –dice– los doctores instruyen a las mujeres para que no lo digan. El Código Penal fija entre uno y cinco años de prisión para quien se practica un aborto, o de seis meses a dos años si el motivo fue “ocultar la deshonra”. También se castiga a quien  realiza esta intervención con penas mayores, según el caso”. El mismo diario reseñaba que: “En el país se registran 300.000 embarazos por año, pero –según Bernarda Salas, directora de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud– uno de cada dos es no deseado y uno de cada cinco es de adolescentes. Solo en la maternidad de la Junta de Beneficencia abortaron 15.121 adolescentes en los últimos ocho años y 5.376 tenían menos de 15 años.” “Datos oficiales hablan de 30.000 abortos por año. La tendencia es cada vez a aumentar y, de acuerdo a estudios, se calcula que esa cifra podría triplicarse...” Pero tampoco se ha cuantificado el número de mujeres que han fallecido precisamente por someterse a abortos auto provocados y los niños que han quedado abandonados, los problemas sociales que se generan alrededor de este tema son graves. No obtuvimos datos actualizados acerca del aborto por eso hemos tomado como fuente una información aparecida en “El Universo” 45


HISTORIAS DE VIDA

en marzo del 2008. La posición de Bolivia Villarreal es terminante, no está de acuerdo con la práctica del aborto y considera que hay que educar sexualmente a los jóvenes para evitar estos riesgos y, en especial, la mujer es la que tiene que respetarse y hacerse respetar. Luego de pasar por el tema del aborto le preguntamos acerca de una anécdota, alguna broma, en fin aquellas cosas inesperadas que se dan en el hogar y que provocan la alegría y la risa. Veamos lo que comentó Doña Bolivia: “A mí siempre me gusta, como se dice, cumplir, satisfacer a mis hijos y me siento tan alegre, tan contenta, cuando ellos vienen y traen a mis nietos y todo eso y saben decir mami, desde que subimos las gradas ya olimos lo que están cocinando. Mi mami está cocinando cosas ricas y se ponen muy contentos. Entonces yo tengo esa alegría, por ejemplo ayer lo que pasa, se fueron mis hijos, mi nieto grande no vino se quedó allá en Quito, me llamó y me dijo: “Abuelita- ya de noche- Abuelita”, me dice, “le llamo para felicitarla”, -yo dije mi hijo me llama para felicitarme de esto del personaje- y dice: “porque el tallarín que ha hecho que sabroso que ha estado, le felicito, ya acabo de comer este rato, estuvo riquísimo”. Son cositas así que para mí es algo que me permite vivir, al menos yo no espero que sean cosas tan grandes o regalos enormes los que me den para decir, no, me pueden conseguir, con lo más chico, con eso lo que más me siento feliz, contenta y realizada. Ah si yo les contara de mis primeras experiencias, bueno como yo pues más me crie en la Sierra, mi mamá nos sabía dar por ejemplo papas cocinadas y preparaba una zarza de queso bien rica y nos ponía ahí, no sé si ustedes han comido, un plato bien sabroso. Un buen día yo dije para mis adentros prepararé este platillo para 46


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

mi marido y justo en el almuerzo le serví papas con zarza. Ecuador miró el plato, dio la vuelta con la mirada y me dijo: ¿Y qué es esto…?, Le dije son unas papitas con zarzita de queso. Enseguida se me rió y me preguntó. ¿Y esto quien te enseñó a comer…? Ay tuve tanto dolor, tanta pena que diga eso como va a ser si era mi costumbre, lo primero es que quería enseñarle mis costumbres y me salió con semejante actitud, se me hundía el cielo con la tierra, qué bochorno, qué iras. Yo luché bastante para aprender las costumbres de él, de la comida de la costa, y otra de las cosas que siempre me acuerdo que antes vendían aquí en la Vienesa, unos pancitos bien bonitos como palanquetas chiquitas, mi mamá siempre nos daba eso, compraba la mantequilla, les cortaba y les ponía en la sartén como que ella freía y decía mi mamá coman tostadas. Siguiendo las enseñanzas de mi mamacita, un día, yo le hice el desayuno a mi marido, recién casaditos, le hice tostadas, según las costumbres de mi casa, y le serví para que se sirva en el desayuno. Al ver el pan frito con mantequilla se me rio en la cara. Le pregunté: ¿Por qué te ríes…? Que decepción que me dio, me sentí abochornada. Ecuador me replicó y me contestó. Esto que va hacer tostadas, esto no son tostadas, las tostadas son…y me explicó cómo hacía las tostadas su mamá, resulta que la mamá le compraba las propias tostadas, él mismo le ponía la mantequilla y listo, en cambio nosotros hacíamos otra cosa, pero eran mis costumbres y así de esas cositas, ay tantas, tantas. Al principio yo no puedo decir que le preparaba maravillas, tuve la suerte de vivir con mi suegra una temporada, tuve la suerte de llegar a ser tan íntima con las tías de mi marido, entonces yo dije, me voy a poner las pilas y voy a aprender. Mi suegra sabía cocinar maravillosamente bien y cuando yo recién 47


HISTORIAS DE VIDA

me casé me dijo mi suegra, usted sabe hacer chanfaina, así dicen los monos chanfaina y le dije bueno yo no sé qué es. Mi suegra me siguió preguntando, pero sabe hacer estofado y le respondí sí sé hacer estofado, pero estofado que mi mamá me enseñó pues. Mi suegra se paraba ahí junto al fogón, (para tomarme la lección) porque antes se usaba un fogón, era con carbón, no es como ahora que se usa el gas. Bueno, mi suegra me decía: a ver vamos viendo como hace usted, entonces cogí la carne, la piqué, puse las cebollitas y todo eso, pero con agua, y mi suegra me dice usted no sabe cocinar, pero no me desilusioné, sabía que tenía que aprender y ya pues estaba lista para conocer las costumbres de la familia de mi marido. Mi suegra un tanto enérgica dijo, eso se cocina de esta manera, bueno le dije enséñeme y yo lo voy hacer como a Ud. le gusta, así empezamos la vida de hogar, nos fuimos conociendo y fui aprendiendo a cocinar al estilo de la costa. Algo que no me gustaba a mí y a mi suegra le encantaba todos los sábados comer cuy asado, pero teníamos un hombrecito que venía y nos daba pelando y abriendo, nosotros le preparábamos en la cocina. Un día le dije a mi suegra, yo puedo hacer lo que usted me mande, hasta que me pare de corona, yo me paro de corona, pero a mí no me mande a matar un cuy, bueno pero yo decía de labios para afuera y, luego reflexionaba, si algún día me toca pelar un cuy cómo voy hacer, tengo que aprender y experimentar. Un buen día cogí un cuy, decidida a faenarlo, lo tomé del cuello, lo estaba apretando, en esas circunstancias, yo primero casi grito y lloro de la angustia, de lo que le apretaba al pobre cuy, ya no podía más, allí lo boté, nunca, nunca he pelado un cuy con mis manos, nunca. Así es la vida, pero estas cosas, esas anécdotas ya digo, son las me 48


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

han servido y por lo que me fui formando como buena esposa, como buena madre, como excelente mujer, en fin, de todo he debido pasar en mis años de matrimonio. Otra anécdota, yo por ejemplo tejo, yo sé tejer y por eso se me ocurrió tejerle un suéter para mi marido, yo también toda juiciosa, para halagarle, amorosa, cuando ya voy con el suéter le digo ponte tu suéter maridito y se puso el suéter. ¿Y esto? Me preguntó, le repetí, ponte, te queda precioso. Pero se puso escamoso, diciendo: No, no, a mí esto no me vas hacer estas cosas en tu vida. Yo molesta por cierto, le dije: Ah, bueno, no te doy nunca más un suéter tejido por mis manos. Cuando tuve dos suéteres tejidos les regale a mis sobrinos el uno, y nunca más tejí para mi marido. Con mi mamá aprendí a soletear las medias, es decir a remendar las medias, eran tiempos difíciles, escaseaba el dinero para comprar ropa nueva a cada rato, con esa costumbre tome los calcetines de mi esposo y procedí a remendarles cuando se habían roto los talones, hice un buen trabajo, haciendo como una redcita, todo con cariño, tratando de ahorrar en beneficio del hogar. Acorde con la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “soletear” significa echar soletas a las medias, se trata de un verbo transitivo que ha entrado en desuso. Para entender mejor, soleta es la pieza de tela con se remienda la planta del pie de la media o calcetín cuando se rompe, a esto se refiere Doña Bolivia al soletear. Esta costumbre se mantuvo hasta los años ochenta o noventa, sin temor a equivocarnos, pero desde que se introdujo ropa de la China como que se ha perdido esta actividad y por cuanto las mujeres ya no tienen tiempo para esta clase de remiendos y surcidos.

49


HISTORIAS DE VIDA

Cuando un buen día mi marido me llamó la atención y me dijo: “¿Oye así están bien los talones? Pero claro, le respondí, medio nerviosita entre dientes pronunciaba: a ver, a ver, hasta que ya no supe qué decir. Luego Ecuador me recomendó que otra vez no haga así las medias y que le compre nuevas y no lo que yo, amorosamente, había remendado, se pueden imaginar que no aceptó las medias que yo había soleteado. No sabía cómo agradarle, sinceramente. A veces me ponía a pensar que no le gustaba todo lo que yo sabía y había aprendido con mi madre, pero así mismo fue pasando el tiempo y como yo me llevaba mucho con la familia de él, mi cuñada y mi suegra, fui aprendiendo las costumbres de la familia Villarreal. Aprendí a cocinar al estilo de los costeños, me iba donde las cuñadas de mi marido en Guayaquil, donde las tías quienes eran tan lindas que me enseñaron muchas cosas, yo era tan jovencita, en ese entonces, pero no me dejé, a mi mismo me decía, tengo que hacer aquí yo las cosas y he ido aprendiendo, ahora en cambio ya soy experta. A los 21 años ya tuve mi primera hija: Miriam Patricia, tiene 52 años, de ahí tengo mi Mónica Isabel de 50 años, luego es Antonio, bueno yo he tenido los hijos muy seguiditos casi con diferencia de 1 año, de ahí vino Héctor David y Rafael Alejandro, ahí se terminó la familia. Pero me vinieron el montón de nietos, tengo 16 nietos, 6 bisnietos y no me pregunten los nombres que no me recuerdo.

50


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

SERÁ MUJER, SERÁ VARÓN… LO QUE DIOS QUIERA POR SER LA PRIMERA VEZ… Su primera experiencia como mujer, como madre, su primer embarazo, siente nostalgia, sus ojos se llenan de ternura, su rostro resplandece, la mirada vuelve atrás y se convierte en la jovencita aquella que sintió en su seno el nacimiento de la vida, el revolverse de la existencia misma. Los recuerdos se chocan entre sí antes de salir para comentarnos los sentimientos, las experiencias, que afrontó cuando llegó su primera hija, un regalo de Dios, un prolongarse de la familia, el amor maternal le envuelve en una túnica que se torna en mística expresión del misterio de concebir y dar la vida. Bueno los tiempos han cambiado, es diferente lo que ocurre ahora, con lo que ocurrió en mi época. Actualmente cuando las jovencitas dejan de menstruar van donde el Ginecólogo, los exámenes para verificar el embarazo son de inmediato, se conoce enseguida cuando una mujer se ha quedado en cinta. En mi tiempo, no fue así, sencillamente cuando se suspendía la menstruación se tenía por seguro que se estaba embarazada, empezaban los estragos y una se ponía a pensar lo que significaba llegar a ser madre, la responsabilidad que este milagro constituía, cómo voy a organizarme, qué voy a hacer, pero va pasando el tiempo y se va encariñando con la criatura, se la ama, se la siente, algo hermoso, una sensación inolvidable. Recuerdo que yo sabía deshilar las telas, de las que decían gasas antes, yo les hacía las camisitas deshiladas, aprendí a tejer muy bien la ropa de niños, tenía una gran amiga la esposa de un señor Ávalos que tenía un almacén de muebles en la 10 de Agosto, ella me decía quiere que le enseñe a tejer bien bonito y me enseñó a tejer bien bonito.

51


HISTORIAS DE VIDA

Yo le hice a mi primera hija esquimales, chambras, colchas, todo le hacía, que como yo pasaba en el almacén, para no estar sentada simplemente, ganaba el tiempo tejiendo y de ahí es lindo es hermoso, lo que no es lindo cuando ya le viene los estragos, los dolores, eso es lo más feo, cómo se sufre. Yo por ejemplo no podía ver la carne frita, uy no podía ver las empanadas, bueno eran diferentes, lo que si me gustaba eran los agrios, el limón, eso me encantaba, en el otro embarazo me gustaba la naranja, o sea que son diferentes, pero de que haya tenido nauseas, que haya tenido bastante sueño, tal vez haya tenido sueño, pero en aquel tiempo, no había tiempo para dormir, no había tiempo, el trabajo a una no le daba tiempo. El primer hijo, en mi caso mi hija, es lo más lindo, bienvenido porque es el uniquito, entonces todo el tiempo va para esa criaturita, por ejemplo para mi niña, que fue la primerita, pero casi al año di a luz a mi otra hija. Mi Miriam Patricia quedó a un lado, pobrecita la primerita ya estaba descartada, ya no se le atendía que no llore del hambre, ni tenerla limpiecita, que tenía sueño, se la acostaba, se la besaba, porque a la otra ya estaba encima de una, estaba llorando y había que atenderla. Las obligaciones seguían aumentando había que ir al trabajo, había que cocinar, había que hacer todo en la casa y atender el negocio, pero nunca renegué de mi vida, a Dios siempre he agradecido por todo lo que me ha dado, en especial por mis hijos de quienes estoy muy orgullosa. Mi esposo no era aparente para complacerme en mis antojos cuando estaba embarazada, no, no, nunca, nunca, yo bueno también no era exigente, ni molestosa o imprudente, al contrario. Yo he oído que cuando les da antojos de higos, a las 2 de la madrugada, el pobre marido tiene que ir corriendo a buscar los higos, o que quiere chochos, los chochos a la madrugada, no, no, 52


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

en ese tiempo no había ese lujo, no nos dábamos ese lujo. Tenía antojos, muy bien, pues me dormía con mis antojos, y despertaba a cumplir el antojo al otro día, así no más era. Ahora es que todo es lindo porque yo oigo decía mi sobrina, no, una amiguita mía dice que le da antojos de camarones porque vive en la costa y el pobre marido tiene que levantarse a encontrar camarones a la madrugada y tiene que traer el camarón porque sino la señora ya mismito afloja a su criatura. Los tiempos han cambiado, antes no éramos muy exigentes, sabíamos que en nuestro vientre crecía una nueva vida y nos preparábamos de lo mejor posible, cosíamos los pañales, tejíamos chambras, durante los nueve meses de embarazo nos dedicábamos por entero a contar con todo lo necesario para cuando llegue el nuevo hijo, era un ritual que cumplíamos al pie de la letra acorde con nuestras costumbres. Cada vez que esperaba un hijo era una experiencia distinta, pero muy satisfactoria, de mucha ilusión, como si fuera la primera vez, soñando para ellos que tenga todo y que no les falte nada, soñando todo lo bueno del mundo para cada uno de ellos y de ellas, que tengan bienestar para no verles sufrir, que se vayan formando y desarrollando para que luego se independicen y formen una familia como lo hemos logrado nosotros. Creo que lo principal es criarles en la familia con buenos principios, de honradez, honestidad, dignidad y laboriosidad, luego darles una buena educación, para que se defiendan en la vida sin esperar las herencias, ni la fortuna de los padres, si es que lo tienen, porque es mal acostumbrarles, creen que es cuestión de exigir y punto, no se dedican a trabajar sino a esperar que los padres les den todo, se dañan el corazón y los padres solo sirven cuando tienen dinero y si no se olvidan de ellos como en tantos casos ha ocurrido y les han dejado abandonados.

53


HISTORIAS DE VIDA

Los padres, después de que nos hemos sacrificado tanto, tenemos que aceptar que a los hijos hay que formarles para que adquieran valores, lo que dije hace un momento con principios porque un hombre o una mujer sin principios, sin el temor a Dios, sin amar a Dios, serían capaces de muchas maldades y víctimas de muchos problemas, vicios, adicciones o resentimientos sociales. Mis hijos han sido y son mi especial preocupación, esa responsabilidad y misión no me la puede quitar nadie porque con ellos he vivido, he sufrido, he disfrutado de penas y más de alegrías porque son seres humanos muy especiales y que llegaron a este mundo con la gracia de Dios. Los chicos siempre tienen ocurrencias, siempre ellos pues tienen sus gustos, sus deseos y los míos han sido así, muy ocurridos y yo les he motivado para que se dediquen a algún deporte, les he enseñado como deben proceder, pero tan solo mi David llegó a ser un deportista destacado, luego se enamoró, se casó y se terminó todo, eso fue. CUANDO LA EMBARCACIÓN SE TAMBALEA Cierto que la mayoría de vida ha sido felicidad, no puedo quejarme porque Dios me castigaría, pero hubo momentos difíciles que parecía que la embarcación se venía a pique, cuando mis hijos ya comenzaron a crecer, como se dice a lanzarse al mundo, para mi esa temporada fue muy dura que los padres no queremos que nuestros hijos se descarrilen, que nuestros hijos estudien aunque ellos no quieran. A nosotros nos interesa que estudien, siempre se está con eso de que tienes que estudiar, que tienes que andar con cuidado, van pasando los años y qué vas a hacer de ti, siempre uno tiene eso, que tenía que cuidarles demasiado a mis hijos, cuidarles, estar pendiente, si ya vino, si no vino, que por qué no vino, que con 54


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

quien se encontró, para mí eso ha sido difícil. Educar a mis hijos era difícil, cuando se me enfermaban no había problema, yo corría al médico, traía al médico, les cuidaba, me dedicaba por entero a cuidarles, que querían perder el año, nunca perdieron el año, que tenía que ir a rogar al profesor que les haga pasar el año, no, pero para mí si fue lo más difícil cuando pasaron de adolescentes a jóvenes, eso es lo más duro, yo creo que para todo padre la época más dura que tenemos con los hijos es esa época. Soy muy cariñosa con mi hijos, porque no es que ellos hacían lo que yo quería, pero yo era muy protectora, eso me decían a mí que tengo esa mala costumbre que por poco no les pongo debajo de mi vestido para cuidarles y yo era así y tal vez en ese sentido yo tuve ese amor egoísta.

LIDERESA EN EL VOLUNTARIADO DE CHIMBORAZO. Cuando crecieron mis hijos, cuando contaba con algunos mediecitos, con pocos recursos económicos, fue cambiando mi vida, me dediqué al voluntariado, entonces más y más me atrajo eso de servir a los pobres, a las personas de la tercera edad, a los niños desamparados. Bolivia Jiménez de Villarreal se ha convertido en lideresa del voluntariado de Chimborazo, esta Dama se inició en la actividad solidaria una vez que sus cinco hijos estuvieron debidamente formados, habían crecido convenientemente, desde entonces se sintió un tanto autónoma, independiente y con la posibilidad de ayudar a los que más necesitaban, en especial a los ancianos, a los niños, además este don heredó de sus padre mismos que eran muy sociables o “amigueros” les gustaba ayudar y estar en donde les solicitaran. Al respecto así se expresó:

55


HISTORIAS DE VIDA

Yo creo que nací voluntaria, creo que ya Dios me escogió mi destino, mi camino, para que aunque tenga mucha obligación con nuestro trabajo, con nuestra vida de casada, de madre y con atención de casa y todo, yo siempre he estado con ese deseo de servir, a mí me agradaba cuando era muchacha que iban así alguna parte a ver a la gente pobrecita. Antes no era pues así el voluntariado, bien unido, bien organizado, ni nada, siempre había gente de muy buen corazón que le gustaba visitar a los enfermos, le gustaba dejar comidita en algunos lugares y a mí me gustaba acompañarles pero yo muy pequeña, estaba de curiosa, pero de todas maneras por lo menos veía y por lo menos aprendía, por lo mismo no puedo decir que a esta edad empecé en el voluntariado yo nací con el voluntariado. De niña tengo algunos recuerdos, algunas actitudes de solidaridad para con mis compañeras de la escuela, amigas del vecindario, del Barrio San Francisco, de joven cuando ya en el colegio recuerdo algunas actividades de solidaridad con el propósito que la sociedad mejore, esas fueron mis gestiones dentro del voluntariado, en mi infancia y en mi juventud, como he manifestado Dios me hizo voluntaria desde el vientre de mi mamacita. No puedo decir que en mi niñez tuve dinero, que mis padres disfrutaron de abundancia, no, no, pero creo que si había una chiquita diferencia entre compañeritas que legalmente no tenían nada y yo sí tenía para vivir humildemente, comparándome con esas criaturas, con esas compañeras mías. Había a veces que ciertas compañeritas no tenían zapatos, una lástima las pobrecitas, pero como yo tenía dos pares, el uno regalaba; tuve una compañera de apellido Zapata, era muy pobre, pero no faltaba a la escuela y era muy buena alumna, esta niña jugaba a los porotos y lo que ganaba llevaba a la casa para comer con su familia.

56


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Jugábamos a los porotos con una piedrita bien planita, como chanta que decían antes y poníamos los porotos dentro de una bomba y la que sacaba más se ganaba y mi amiga tenía tanta suerte, tenía una mano tan maravillosa que ella con esa chanta así pequeñita barría toda la bomba. Mi curiosidad era saber qué hacía mi compañerita con tanto fréjol, un día le pregunté: ¿Qué hace usted con tanto fréjol que gana? Me respondió: “Mi mamá no tiene para darnos de comer y todo el fréjol que gano llevó a la casa para cocinar, por eso juego a los porotos…”, una vez que nos enteramos de la verdad le regalábamos el fréjol, nos dejábamos ganar, pero yo siempre fui mala para este juego. Bolivia se inició en el voluntariado del Instituto del Niño y la Familia INNFA, 1988, experiencia de la que tiene muy gratos recuerdos, previamente participó como Presidenta del Comité de Damas del Concejo Municipal de Riobamba cuando fue Alcalde el Dr. Arnaldo Merino, estuvo vinculada al APANI, luego colaboró con el Comité de Damas de la Cámara del Comercio, con un grupo de amigas creó el Comité de voluntariado de Riobamba, también fue designada Presidenta de Cruzada Social, a continuación asumió la Presidencia de la Fundación Margarita Salinas de Alvarado, en donde administra el comedor de la tercera edad, prácticamente este ha sido el itinerario en cuanto a su trabajo en el campo social. En 1984, período de la Presidencia de León Febres Cordero, cuando fue Alcalde de Riobamba el Dr. Arnaldo Merino Muñoz, me designaron Presidenta del Comité de Damas del Concejo Municipal gracias a una personal invitación de Doña Blanquita Navarrete, esposa del burgomaestre riobambeño. El Ing. León Febres Cordero fue elegido Presidente de la República del Ecuador para período de 1984 a 1988, cumplió con el mandato siendo Vicepresidente el Dr. Blasco Peñaherrera Padilla.

57


HISTORIAS DE VIDA

Mientras tanto el Dr. Arnaldo Merino triunfó en las elecciones para Alcalde siendo candidato por la Izquierda Democrática, ejerció las funciones de Alcalde de Riobamba a pesar de las difíciles relaciones con el gobierno de León Febres Cordero Pertenezco al voluntariado organizado desde cuando funcionaba INNFA, cuando Presidente de la República el Dr. Rodrigo Borja, en 1988, con Judith Martínez colaboramos en esta organización, ella entró de coordinadora, yo de tesorera, en aquel tiempo no había esto de tantos programas que ahora han implementado. El directorio estuvo conformado de la siguiente manera. Judith de Martínez, Coordinadora del INNFA, Chabelita Cáceres, Secretaria, yo Tesorera, así no más nos organizamos, pero siempre estábamos juntas. Yo tuve que hacer varios roles y de todo porque no nos mandaban el presupuesto y de ahí nosotros pagamos a los empleados y de todo con ese poquito de dinero que nos asignaban. Hacíamos avanzar para todo, para dar de comer a la Casa Hogar donde había muchos niños que recibían atención de la institución. Se puede decir que oficialmente me inicié como Voluntaria en el INNFA, pero antes ya estuve involucrada con la Cruzada Social: como socia llevó unos 30 años y como Presidenta 17 años. El ex-Gobernador de Chimborazo Lino Armijos colaboraba con nuestra gestión, íbamos de un lado a otro abriendo voluntariados, a veces nos fallaban porque organizábamos, se daba la apertura de la organización, pero cuando volvíamos encontrábamos cerrados algunos lugares, pese a que estaba nombrada la Coordinadora, pero ponían muchos pretextos para no esforzarse y dejar morir esta iniciativa. Concluido el período Presidencial del Dr. Rodrigo Borja salimos del INNFA. Regresé al INNFA cuando estuvo de Presidente Abdalá Bucaram y le nombraron Coordinadora a la Dra. Eufemia Quisigüiña, 58


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

fui como tesorera, pero por poco tiempo como todos sabemos cuando cayó Bucaram renunció la Doctora y lógicamente yo por solidaridad. Abdalá Bucaram Ortiz, ejerció la Presidencia de la República desde el 10 de agosto de 1996 y fue cesado por el Congreso el 6 de febrero de 1997. Luego le nombraron Coordinadora a la Señora Mélida de Mendoza quien me envió una esquela invitándome a que vuelva al Instituto, pero no fue posible porque me había comprometido con el Ing. José Brito Presidente de la Cámara del Comercio y apoyé la gestión de este buen hombre y de su esposa Gladisita Velásquez y porque además mi esposo estuvo como miembro del directorio de la Cámara. La Señora Mélida Andramuño de Mendoza estuvo vinculada al Frente Radical Alfarista, FRA, razón por la que fue nombrada titular del INNFA de Chimborazo, en la administración del Dr. Fabián Alarcón Rivera quien ejerció el mandato del 11 de Febrero de 1997 al 10 de Agosto de 1998. Colabore con FAPANI, antes se llamaba APANI, Asociación de Padres y Amigos del Niño Impedido, funcionaba detrás del convento de las Madres Conceptas, se atendía a los niños que tenían dificultades con el aprendizaje, a los cieguitos, sorditos, es decir se cumplía con una importante tarea porque antes nadie se preocupaba de estas criaturas, muchas personas creían que era por castigo de Dios que tenían esas limitaciones y deficiencias. Yo creo que a partir de entonces se fueron organizando mejor y los no videntes consiguieron su propia sede, de igual manera los sorditos, un acontecimiento digno de resaltarse porque se ofrecía una mejor atención, Teresita Díaz que fue de FAPANI se quedó con los niños que tenían dificultades en el aprendizaje.

59


HISTORIAS DE VIDA

En FAPANI que quiere decir: Fundación de niños de vida, participé como Madrina o socia, no recuerdo bien, porque así funcionaba esta institución y me gustaba Ayudar a los niños quienes por tanto tiempo habían pasado olvidados, marginados, a veces dicen que les escondían para que nadie se percate que eran niños con capacidades especiales por eso aplaudo la labor del Sr. Vicepresidente de la República, Lenin Moreno, porque gracias a él se ha sacado del confinamiento a tantos niños y adultos con estas características.Como les manifesté en APANI trabajé con Teresita Díaz, cuando murió esta distinguida y bella dama riobambeña propusimos organizar una Fundación, entonces se creó la Fundación de niños de vida, FAPANI. Como estuve vinculada a FAPANI debo reconocer la calidad humana y de generosidad del Ing. Mario Arcos y de su esposa porque ellos fueron los que donaron un terreno en la quinta que era de su propiedad, para la sede de FAPANI, cuando se planificó construir un local le invitamos al Gerente del Banco Central Ecuador Carlos Julio Emanuel, un verdadero caballero de honor, quien colocó la primera piedra. Cuando la conversación vuelve al tema del INNFA, nuevamente se entusiasma Bolivia, se siente como el pez en el agua, cómoda, vivaz, está en su salsa, es la institución a la que mas afecto le ha prodigado, así se expresó al respecto. Bueno yo siempre estuve en el INNFA, siempre, siempre, pero de Coordinadora provincial pase 8 años porque me ratificaban, y me ratificaban y a mí me encantaba, siempre me ha gustado, no por el mando, no, no, sino por las posibilidades de servicio a la gente, a los niños, a las madres desamparadas, y claro no era la que disponía sino que me involucraba en la gestión a igual que todas mis colaboradoras, por eso me gustaba y ahí nadie me decía nada. Nuevamente las risas cambian el clima del ambiente, se desestreza la sala y provoca la curiosidad de la auxiliar de servicios de la casa misma que no conoce el motivo de nuestra carcajada. 60


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Cuando trabajé para el INNFA viví intensamente, había momentos de felicidad, pero también sufríamos, era doloroso cuando se descubría la enfermedad de una persona, cuando el médico diagnosticaba y teníamos que enviarla a Quito. Sacábamos dinero de nuestros propios bolsillos, hacíamos toda clase de esfuerzos, viajaba el enfermo o la enferma a Quito, pero que tristeza y que sufrimiento cuando volvía y nos comunicaba que su mal ya no tenía cura, ya no habia nada que hacer, se pueden imaginar cómo nos sentíamos en aquellas circunstancias, el dolor que nos provocaba, muchas veces llorábamos de la impotencia de no poder salvar a un ser humano. Antes las casas o centros de salud atendían mal a los pacientes, ahora es que con este gobierno han cambiado las cosas, sino antes decían si es que no tiene plata para las medicinas, para lo que pidan los médicos, mejor que ni vengan por los Hospitales, porque no tenemos ni para una curita, así era, para operar el mismo enfermo tenía que comprar el hilo o como se llame, era una barbaridad, frente a esta situación teníamos que colaborar con plata y persona. No es que me estoy quejando, ni sacando en cara, pero así se ha trabajado, así se ha apoyado a las ciudadanos de escasos recursos económicos, abriendo la boca al uno, al otro, nosotras en lugar de ser parte del problema éramos la solución, presentábamos alternativas, por eso confiaban en nuestra gestión y nos mantenían en el cargo. Pero también teníamos momentos felices en especial cuando nos visitaban las Primeras Damas, nos entusiasmaba planificar el acto de recepción, éramos expertas para esos acontecimientos, porque era la oportunidad para gestiones mejores y nuevos beneficios para la institución, era como cuando los niños esperan la navidad. Recuerdo con mucho afecto la visita de la Dra. Ximena Bohórquez, esposa del Presidente Lucio Gutierrez, ella me dio la oportunidad 61


HISTORIAS DE VIDA

de informarle de la situación del INNFA, le hice conocer el Centro Médico, que no contaba con una apoyo decidido, tenía que andar recorriendo por los consultorios de los médicos para solicitar ayuda, me pidieron que construya dos consultorios y así lo hice, con autogestión. Conseguí que los Médicos recién graduados vinieran al Centro de Salud, les gustaba colaborar con mi persona, otro profesional del que nunca me olvidaré es del Dr. Carlitos Mayacela, su solidaridad fue muy importante siempre estuvo con una gran disposición para apoyar nuestras iniciativas, contaba con dos auxiliares que las pagaba el INNFA, teníamos servicio odontológico, organizamos nuestro propio Comité de Damas amigas del INNFA, es decir no descansaba. Recuerdo a la Sra. María Páez de Granda, esposa del Dr. Washington Granda, distinguida dama que hizo obra efectiva, apoyo a la institución a través del Comité de Damas, ciertamente que fue una mujer que por el cariño a los niños se esforzó e implementó algunos programas que servían para el beneficio de todos los niños por esa razón colocamos un placa de reconocimiento que con las nuevas autoridades ha desaparecido, una mala nota. La actividad del INNFA no solo se reducía al Centro Médico, nos dedicábamos a la organización de cursos: de tejidos, de bordado, de costura, de cocina, para Navidad desde julio planificábamos cursos de fieltro, de todo hemos enseñado y con ello hemos apoyado a las personas, niños, adultos y viejos, para que de alguna manera mejoren su situación económica.

62


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

MIS AMORES DEL VOLUNTARIADO. Puedo decir que en el voluntariado he tenido algunos amores: el INNFA, FAPANI, Cruzada Social, en esta última institución a la que me invitó Alicita Chávez, a la que le agradezco toda la vida por la oportunidad que me brindó, una extraordinaria mujer, con una vocación de servicio laudable. Con Alicita nos conocemos de toda la vida, desde muchachitas por eso que se le habrá ocurrido invitarme a participe de tan linda obra. En la Cruzad Social comparto con tanta alumna, jovencitas, adolescentes, que vienen de todo lado de la ciudad, del cantón, participan en talleres, estudian en los cursos regulares, se gradúan, se hacen profesionales, en fin una obra dedicada a las mujeres para que mejoren su situación de vida, para que sean independientes, para que eleven su autoestima, porque las mujeres somos tan iguales que los hombres y como tal tenemos los mismos derecho. Les cuento que un día de esos que son para recordar, el Señor Samaniego, profesor de Cruzada Social, mi inquilino, además, me insinúo que me graduara de artesana en Cruzada Social, al principio me negué, yo había ido con otra misión a la Cruzada, no para graduarme, pero este caballero tanto insistió que, en otra ocasión, me dijo que en la Sociedad de peluqueros va a dar un curso para que se gradúen por sus propios derechos, y me dejó planteada la inquietud. A la final me dije, para mis adentros, es una buena oportunidad, coser ya sé, acá hay buenas maestras, así que acepté la propuesta y empecé a prepararme para obtener el título de artesana, contacté con la Lcda. Lourdes Ramos, una maravillosa persona y una excelente maestra, aunque debo reconocer en todas las profesoras de la Cruzada Social sus virtudes y sabiduría, eso es cierto. Un año me dediqué a esta tarea que me resultó muy agradable, 63


HISTORIAS DE VIDA

coser ya sabía e hice valer esos saberes, esas experiencias que obtuve en forma empírica, con la Lcda. Lourdes Ramos especializada en alta costura, mis perspectivas cambiaron totalmente, a la final me gradúe de artesana, me sentí dichosa, feliz, ahora con mucho orgullo ostento el título de artesana en Confección y Costura. La vida tiene sus cosas, resulta que ya graduada de artesana, se convocó a una nueva promoción para el acto de graduación y justamente vino a presidir esa ceremonia el Dr. Peñafiel, Inspector de Trabajo, quien me conocía y me invitó a formar parte del tribunal de exámenes de grado, para mi fue un honor, por primera vez me senté con las autoridades y examine a las alumnas que se graduaban en esa fecha. LABOR CON LA TERCERA EDAD Como jubilada que soy estoy vinculada a REDENTERMAY, que significa: Red de adultos Mayores, es de la tercera edad, cuya Presidenta, de este grupo, es Elvita Gallegos de Bustos, se trata de adultos mayores del IESS, hacemos gimnasia y otra clase de actividades. Estamos empeñados en propagar esta iniciativa a nivel nacional, por cierto que en otras ciudades ya funciona el REDENTERMAY. Se puede decir que estoy seriamente involucrada con esta red y por lo que he viajado a Brasil, a Chile, a Panamá al Congreso Mundial de la Red, representando a REDENTERMAY de Ecuador, también he participado en reuniones a nivel nacional en la ciudades de: Cuenca, Loja, Quito y Guayaquil, tenemos pendiente la conformación de un nuevo grupo en Santo Domingo de los Tsáchilas, además les debo informar que nos hemos constituido en Federación Nacional de REDENTERMAY.

64


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

CRUZ ROJA ECUATORIANA El Dr. Ramiro Guerrero tuvo la gentileza de invitarme a la Cruz Roja, de igual manera me convocó la Sra. Servelia Duque y otras amiguitas, me entusiasmé y formé parte del Comité Provincial de voluntariado de damas de la Cruz Roja. En esta condición he ayudado y he colaborado con la gestión del Comité Provincial que como todos conocen se trata de un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado, la acción humanitaria que nosotras desplegamos es a nivel de todo el país, tenemos los mismos derechos y deberes de ayudarnos mutuamente. Lamentablemente suspendieron los comités de voluntariado por lo que obligadamente tuve que separarme de la Cruz Roja, pero siempre que estuve en este movimiento me sentí muy a gusto y disfruté de lo que hice en bien de todos los que necesitaban socorro. VOLUNTARIADO = AMOR A DIOS Es interesante escuchar el concepto que tiene acerca del Voluntariado, define como: Reflejar el amor de Dios hacia los demás y para lo cual no se necesita de cualidades extraordinarias, ni de grandezas, se requiere de mucha creatividad, talento, sabiduría, perseverancia y con una dosis enorme de fe. Prosigue Bolivia Jiménez: No hay que ser millonaria para sumarse al Voluntariado, estar consciente que todos estamos en capacidad de aportar alguna colaboración, algún aporte, donación en efectivo para salvar vidas, para ofrecer momentos de felicidad a quienes más lo necesitan, así definiría al voluntariado. Cómo se ha sentido usted todos estos años en el servicio a la comunidad? Bueno yo quisiera decir que me siento contenta, que 65


HISTORIAS DE VIDA

me siento satisfecha pero no, tengo la inquietud que hace falta, que si yo puedo seguir trabajando, tengo que seguir trabajando, si en mis manos está ayudar, favorecer, tengo que seguir haciendo por ejemplo ya me voy a ir porque ya se acabó mis vacaciones, tengo que irme ya al comedor de la tercera edad ahí voy a seguir, sigo en FAPANI, y me mantengo en la Cruzada Social. LAS FORTALEZAS DEL VOLUNTARIADO. Para Bolivia Jiménez el voluntariado le permitió muchos beneficios le fortaleció el espíritu, se volvió más sensible ante los problemas sociales que advirtió a lo largo de su vida, se conmovió con las necesidades y sufrimientos ajenos, demostró solidaridad en todo momento y creció espiritualmente. La lideresa del voluntariado manifiesta: Lo que he hecho en el voluntariado me ha dejado lecciones de crecimiento espiritual, quizá eso ha fortalecido mi corazón, me ha enriquecido mi alma, porque yo veo que se debe vivir para servir, si Ud. no está dispuesto a servir, para qué vive. Hay otra máxima que es muy importante: “que no hay que darles el pescado sino hay que enseñarles a pescar”, cierto que son palabras preciosas, pero en la práctica lo que hice en el INNFA fue organizar cursos para que aprendan a tejer, a coser y mucha gente que se benefició de esta actividad y son agradecidas, donde me ven me recuerdan, porque después de que aprendieron a coser o a tejer se instalaron talleres para mejorar su condición económica. Dicen: “se acuerda de mi, ahora ya tengo mi tallercito de costura, otra declara: yo tejo, yo me gano la vida tejiendo con eso mantengo mis guaguitos”, todo eso me reconforta, me motiva a seguir en el voluntariado porque todavía hay muchas mujeres que no han recibido este tipo de cursos y siguen en la miseria, sin posibilidades de trabajar. 66


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

Pero otra cosa es con los ancianitos, pobrecitos que ni con ellos mismo pueden, cómo les puedo decir que busquen trabajo o que vayan a trabajar, no, no, no, se les ayuda de otra manera, por eso funciona el comedor en la Fundación Les cuento un hecho doloroso, posiblemente ustedes han visto a un señor en la otra esquina que tiene un cajón con el que lustra zapatos, el cajoncito tiene una ruedita para facilitar la movilización, últimamente no le he visto, creo que está enfermo, pero cuando salía, todas las mañanas, a mi me causaba profundo dolor ver a una persona en esas condiciones todavía trabajando para poder sobrevivir. Viendo eso le dije al maestro mecánico, vea maestro Carlos, hágame un favor, digámosle al Señor betunero que cambie la llantas del carrito porque con la llantita que tiene se atranca, no puede mover el cajón y tiene que buscar ayuda a cada rato. Le decía al maestro Carlos que tengamos consideración con el hombrecito, que seamos comedidos. Tan pronto como apareció, le abordamos, le propusimos la ayuda, no le iba a costar un solo centavo, ese momento dijo “bueno”, pero no ha regresado más. Lo mas doloroso es que el maestro Carlos ya se fue del barrio y no sé cómo haría para solucionar este problema, en estos casos estamos obligados a darle la mano, a ayudarle, a ser solidarios, aunque no se ha concretado el apoyo, pero no se puede mirar con ojos impávidos ante estos cuadros de pobreza y de necesidad. En el caso de los jóvenes hay que enseñarles a trabajar, hay que ayudarles para que consigan trabajo, en lo que sea, pero resulta que cierto sector de nuestra juventud actual, sin oficio, ni beneficio, escogen los lugares de trabajo, lo que van a desempeñar que no requiera de mucho esfuerzo o mucho sacrificio. Desde el principio hacen cuentas lo que van ganar y preguntan cómo y cuándo va a ser el reparto de las ganancias. Se imaginan, 67


HISTORIAS DE VIDA

ya no es el tiempo de antes que los padres de familia pagaban al maestro para que aprenda el hijo el oficio, ahora escogen en dónde trabajar, a sabiendas que no hay fuentes de trabajo y que teniendo oportunidad deben agradecer por la oportunidad que les dan para llevar el pan para sus hijos.

LAS EXPERIENCIAS EN DOS RELIGIONES. Bolivia Jiménez demostró su amor a Ecuador Villarreal, hasta en el aspecto de creencias y fe religiosa, siendo católica cambió de religión porque su esposo, y su familia, eran miembros de la Iglesia Testigos de Jehová. Nuestra lideresa proviene de una familia eminentemente católica practicante. Recuerden que su madre vivió en el Santuario de Las Lajas, donde asimiló todos los principios de la religión católica que luego exigió que practiquen sus hijos, lo cual se cumplió estrictamente acorde con sus exigencias. Ecuador Villarreal, en cuanto a religión, constituye la otra cara de la medalla, su familia profesaba y participaba de la Iglesia evangélica Testigos de Jehová, para la época, estamos hablando de 1955, aproximadamente, era “pecado mortal” pertenecer a otra religión o secta religiosa, a parte del catolicismo, las personas que adoptaron otra opción fueron perseguidos, atacados y estigmatizados. Doña Bolivia al topar este tema se torna mucho mas seria, serena y con transparencia se refiere a esta experiencia que fue fruto del amor que le profesa a Ecuador, ahora esposo de toda su vida. Resulta que yo desciendo de una familia católica, mi madre había vivido en el Santuario de la Lajas, porque el Obispo era tío y la monjita Directora del Santuario era tía de mi mamá. Mi abuelita que les había considerado tremendamente rebeldes, a 68


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

mi tía y a mi mamá, les había dicho: “Ustedes vayan a aprender y a trabajar en el Santuario…” Mi mamacita nos contaba que en Las Lajas tenían que baldear el convento, eso hacía mi tía, mamá había sabido moler morocho porque es lo que comían antes. Para decirles la verdad nosotros también comíamos morocho, nos gustaba, por eso que aunque viejos estamos todavía enteros, a los niños de hoy en día no les gusta estos platos sabrosos, comen otras cosas, que no sirven para fortalecer el cuerpo, como dicen en la televisión: “comen basura”. Volviendo a lo religioso, en realidad mi madre era muy estricta, nos llevaba a la misa, pasábamos en la iglesia, rezábamos, por eso que yo decidí educar a mis hijas en el Colegio de las Madres Franciscanas, mis hijos también pasaron por colegios religiosos, esto ya estando casada. Pero hay un antecedente, resulta que cuando Ecuador Villarreal era mi enamorado le decía que no podíamos seguir de enamorados, no era posible porque él era evangélico, testigo de Jehová, y yo era católica. Ecuador me dijo que no había problema que ambos podíamos seguir cada uno en su religión: “tú sigue siendo católica y yo seguiré siendo cristiano”, pero aquí mi comentario, qué cristiano si nunca iba a la Iglesia. Ya pues, me convenció, total que nos casamos, cuando un domingo me levanté temprano para ir a misa, un tanto apurada porque después tenía que hacer el almuerzo y atender al marido. Yo que estaba dejando la cama, me coge del pie y me dice: “¿A dónde vas tan temprano…”, yo le respondí: “a misa”… no fue más. Desde ese día me dijo: “Desde ahora no vas a ninguna misa, se acabaron las misas para ti…” Yo me quedé asombrada, pero no me quedé callada y le respondí: “Y…por qué no voy a ir a misa, esa es mi costumbre, yo no puedo dejar de ir a misa, así me críe y tu lo sabías…” 69


HISTORIAS DE VIDA

Para qué les cuento, la verdad que fue una lucha intensa, tenaz, desde entonces ya no fui a misa, como era guambra me resigné, lloraba cada domingo, imagínense que no podía hacer lo que yo creía, lo que era parte de mi espiritualidad, de mi fe, de mis creencias. Un buen día mi mamá me llamó la atención: “Verás que no estás yendo a misa, no sé por qué, no te veo en la iglesia desde hace mucho tiempo atrás…” Yo tuve que declarar la verdad: “Es que mi marido no me deja, no me permite ir a misa”…mamá me preguntó: ¿Y por qué no te deja ir a misa?... Fue una dura lucha, yo le reclamaba a Ecuador porque no me entendía, no respetaba mis creencias, no me podía obligar algo que no quería hacer, hasta le decía que no me quería, que no me conocía, y por eso no me comprendía. La verdad es que lloraba mucho, hasta que con el tiempo tuve que ceder y participar en las reuniones del evangelio. Como les comenté hace un rato, mi marido no iba a la iglesia evangélica, pero acudían mi cuñada y mi suegra, yo vivía con ellas en esa época y por lo que mi cuñada me abordó y me dijo: “Verá Bolivia no se le obliga a nadie para que vaya a la iglesia, yo le invito para que escuchemos la palabra del evangelio, vamos a la iglesia y Ud. decidirá si es que le agrada o no. Si es que no le agrada no va ni a la misa, ni va tampoco a la iglesia evangélica, se queda en la casa…” Con este asunto de la religión yo había pensado muchas veces, sabía que para ser feliz tenía que llevarme con la familia de mi esposo y acepté la invitación de mi cuñada. En la iglesia evangélica daban conferencias y yo decía que la conferencia había estado buena, nada más. Recuerdo que una noche que se había anunciado que se realizaría un programa en la iglesia, me vestí de gala, un lindo vestido me 70


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

puse, con zapatos blancos, el color blanco me gustaba mucho y nos fuimos a la iglesia, cuando de pronto cayó un aguacero que por poco nos inundamos, casi salimos nadando, yo me sentí molesta y me prometí no regresar más a la iglesia, pero en ese rato por la iras. Ya les he comentado que cuando recién me casé mi esposo trabajaba en Guamote, yo vivía en la casa de mi suegra, algunas noches me sentía sola, nostálgica, y pensaba que yo les acompaño las noches a mi suegra y a mi cuñada, con ellas voy a la iglesia, cuando de pronto algo pasó en mi interior, no sé qué, pero algo sentí. Yo creo que se produjo un milagro porque empecé a entender que puedo concurrir a la iglesia evangélica para seguir y creer en el mensaje de Jesucristo, eso era todo. Jesucristo se había sacrificado por nosotros, eso era lo importante, derramó sangre por nuestros pecados, murió por nosotros, para darnos vida eterna. Desde entonces logre la paz espiritual, son tantos años de ir a la iglesia evangélica, mis hijos son educados de esa manera, claro que los varones no siempre van a escuchar la palabra del Evangelio porque se escapan a otras cosas, pero no me cansó de decirles el valor que tiene los principios cristiano, apegada a una expresión cristiana: “Instruye al niño en su camino y él aunque esté viejo no se separará de Él…” yo movida por esta máxima, les enseño lo que es bueno y lo que es malo. Gracias a Dios tengo mis hijas mujercitas ellas son muy buenas, mi Mónica obtuvo la Licenciatura en Teología, ahora estudia en la Universidad Cristiana Latinoamericana UCL, para alcanzar el Masterado. Mientras tanto yo voy a la Iglesia, yo amo a mi Señor, todo lo que tengo es por el Señor me da, porque él q uiere y comparto con ustedes esa alegría, esa felicidad, es hermoso conocerle al Señor 71


HISTORIAS DE VIDA

Jesucristo. Como les cuento resumido parecería que todo fue fácil, las circunstancias fueron muy difíciles, la Iglesia de los Testigos de Jehová estaba ubicada frente al Coliseo en la calle Pichincha y Veloz, yo escuché de guambra que decían que no se debe pasar por esa vereda cuando están haciendo el culto porque se ve a los diablos que bailan encima. Se imaginan. Cuando niña una se asustaba, tenía miedo pasar por esa calle, peor caminar por la vereda, era feo, se trataba mal a los que llegaban a la iglesia evangélica, es que antes no había otras iglesias, si temor a equivocarme esa fue la primera iglesia en Riobamba, los católicos perseguían a los evangélicos, les trataban mal, pero todo pasa en esta vida. Algunas personas iban a tirar piedras en el templo, gritaban cosas inconvenientes, los evangélicos tenían recelo, caminaban con mucho temor es que a veces la situación se ponía muy difícil, había mucho asedió, persecución, ahora ha calmado porque los tiempos también se han calmado. Mi esposo es evangélico de ancestro, sus abuelitos habían sido los primeros cristianos que empezaron a predicar la palabra del Evangelio, luego fueron sus padres, las tías y toda la familia, aunque Ecuador no haya practicado esta religión sin embargo tuvo el acierto de ubicarnos en ese camino de la verdad, de la palabra de Jesucristo. Mi hijo Antonio me sabía llamar la atención, pero usted, me decía, que mala que era, no. Yo le preguntaba: “Por qué era mala” Mi hijo respondía: “ no ve que éramos chiquitos y como nos llevaba a la Iglesia y nos dormíamos en las bancas y estábamos durmiendo hasta que se acabe el culto y a usted no le daba ni pena de nosotros”. Eso era verdad porque yo cargaba a mis hijos, yo no les dejaba en la casa, no tenía quién les cuide, entonces yo les llevaba al culto, 72


BOLIVIA VICTORIA JIMÉNEZ RAMÍREZ

eso era lo que me reclamaba Antonio. Sin embargo yo pienso que eso les ayudó, les favoreció para que no cometieran errores, llevan esos principios en el corazón que no deben hacer maldades, que tienen que seguir el camino correcto y el camino correcto es seguir a Jesucristo, dar gloria a Dios.

73


HISTORIAS DE VIDA

+27(/&+,0%25$=2 ,17(51$&,21$/

Clínica

TALLER FILOSÓFICO

METROPOLITANA

PEDRO VICENTE

MALDONADO

*VSLJJP}U

Historias de Vida ‹+YH1HJRLSPUL*VZ[HSLZKL;VYYLZ ‹:YH)VSP]PH1PTtULaKL=PSSHYLHS COMUNICACIONES

‹0UN9VKYPNV3}WLa)\LUH|V ‹+YÍUNLS4HY[xULa3\UH

74


Bolivia Jiménez