Page 8

lugar en ese bar, escuchándolo. Con los años, lo que mamá decía pesaba en mi comportamiento; me pareció escuchar su voz. -Juliana, usted es muy coqueta, píntese, póngase escotes hasta el ombligo, haga todo lo que quiera ahora que es joven, pero si llega a vieja hay qué tener mucha compostura y buen gusto, cuidado con la ridiculez. De nuevo la voz de Carlos me devolvió a la realidad. -Juliana, yo siempre estuve enamorado de ti, no sé por qué nunca te lo dije. Todo esperaba, menos esa declaración, pues yo había ido al encuentro de un amigo de la juventud. Sentí rabia y tristeza, pensé en el significado de esas palabras que, pronunciadas años atrás, hubiese dado la vida por escucharlas; pero a estas alturas ¿qué importaba? Dudaba además de que fuese cierto lo que me decía; había sido el maestro del engaño y la zalamería, su manera de ser agradable y seductora le habían dado todo sin tener que pedir nada. Pero… ¿por qué fui a esa cita?, ¿por qué el destino me devolvía a hechos y cosas olvidadas? De pronto sentí que mi tía Ema lo supo y nunca me lo dijo, ¿Por qué?, ¿acaso también ella?; lo seguí escuchando un buen rato acosada por los recuerdos pero ¿para qué seguir ahí? Tenía qué irme, por supuesto sin ofenderlo, soy de una generación y una familia que trata a los varones con respeto; inventé una disculpa y me levanté para despedirme. Él apeló a su galantería, me dijo: -Todavía eres muy linda… las canas te dan un aire distinguido.

8

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you