Page 6

-Soy Carlos Mejía, Juliana, ¿te acuerdas de mí? Preguntó, en tono eufórico. Tardé solo unos instantes, habían pasado muchos años, pero ¿cómo no recordarlo? Eran mis tiempos de colegio y vacacionaba a mitad y final de año en El Puerto. Mis amigas y conocidas, ricas y pobres, las mujeres del barrio, así se le decía a la zona de tolerancia, todas y yo misma moríamos por él. -¿Estás ahí? -dijo, interrumpiendo mis pensamientos. -¡Sí, claro! Y, por decir algo, -¿Cómo conseguiste mi número de teléfono? -Eso no te lo puedo decir, tuve que insistir pero me lo dieron. ¿Sería posible que nos viéramos… qué tal mañana? -Sí, contesté sin pensarlo. Quedó en llamarme al día siguiente. Se me habían quitado los deseos de leer, me fui al saloncito contiguo a la sala donde solía escuchar música y me senté a recordar; el pasado, que había dejado en paz por años, empezó a proyectarse frente a mí como en una sala de cine. Muy tarde me fui a la cama, tuve qué tomar agua de valeriana para dormir. Temprano en la mañana llamó; tenía prisa por verme y yo sentía curiosidad de ver cómo era en la actualidad el hombre que había despertado el amor y la pasión de tantas mujeres y qué era el único sobreviviente del triángulo amoroso más sonado de la época.

6

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you