Page 5

Relato de unas vacaciones

Al pasado, sus personajes y mis fantasías. A mi hermano y su prodigiosa memoria. A don Rubén Mejía A. y su reseña histórica de El puerto. A mis propios recuerdos.

Esa noche me sentía bien y en paz conmigo misma; era agradable mirar la vida como desde un balcón, sin las amarguras y las inquietudes de la juventud, cuando la soledad ha dejado de ser un problema para convertirse en un placer. Me encontraba en la quietud de mi cuarto con un libro, una copa de vino y la gata que ronroneaba tendida a mi lado en la cama; a las nueve y media timbró el teléfono, no tenía extensión y tuve que salir para contestar, lo que me molestó; al otro lado de la línea una voz de hombre: -Perdone que llame a esta hora, pero me urge hablar con la señora Juliana. -Con ella. Respondí, tratando de ser cortés. 5

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you