Page 41

temprano, quería que todos fuésemos juntos a comer y después nosotras teníamos que elegir la ropa que usaríamos en la boda de Regina. Yo sí salí, fui a casa de Angelita, la encontré de mejor ánimo a pesar de que no había tenido noticias de Rafael; estaba considerando seguirme el consejo de mirar para otro lado. -Tu tienes razón, ellos son muy mayores para nosotras y quien atrapa a un hombre hecho y derecho es porque tiene experiencia; y nosotras solo somos una muchachas tontas. -Perdona -la interpelé-, es verdad que no sabemos nada de hombres, pero tontas no somos, lo seríamos si nos sentásemos a llorar; vámonos para el kiosco del teatro Colombia, nos tomamos un refresco y vemos gente, que este encierro te va a matar. Nos fuimos felices hablando como loras y nos sentamos en una mesa que daba frente a la alcaldía; eran las tres de la tarde, a esa hora no había muchos clientes, uno que otro, o los empleados del municipio que salían a tomar tinto; algunos de ellos se sentaron en una mesa contigua, Angelita me pellizcó y me dijo bajito: -Mira, ahí está el novio de la mulata de Carlos, es el más moreno de todos. Qué casualidad. Yo lo había visto varias veces allí mismo, me saludaba con una inclinación de cabeza, una vez me sonrió, tenía una dentadura blanquísima y sus ojos se cerraban por completo al sonreír; le había preguntado a mi tía quién era y ella me respondió en forma evasiva que un empleado del municipio; ahora sabía el por qué de su respuesta.

41

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you