Page 26

empezaba a caer el sol y a las siete u ocho de la noche, bañados o acicalados se lanzaban a la calle; a esa hora también estaban dejando las salas de cine los que habían asistido a la vespertina en el teatro Colombia, en un sector residencial, o en el Olaya, en un sector comercial; uno de los pasatiempos favoritos de los hombres, jóvenes y viejos, era irse a los sitios aledaños a ver salir a las mujeres del barrio, que luciendo sus mejores galas y por razón de su oficio solo iban al cine de las seis; las había de todos los tipos, rubias, perladas, morenas, trigueñas, venidas de todos los rincones del país, algunas de ellas hermosísimas como una que Jaime Santamaría, un negociante de caballos de paso fino, trajo del Valle del Cauca; blanca, alta y delgada, con cabellos negros ensortijados que algunas veces recogía en una moña, era como si Scarlett O´hara se hubiese salido de Lo que el viento se llevó, para vivir en El Puerto. Vestía con elegancia y tenía modales, le decían Katia pero ese no era su verdadero nombre; tenía veintiseis años y ya había desbaratado un noviazgo serio entre un teniente del ejército tan bello como ella y una señorita, linda, rica y jovencita. Día a día se terminaban relaciones de parejas estables y en la mayoría de los casos no había nada que hacer; para retener al hombre elegido, se recurría a cualquier medio. El lujo de la ropa era increíble, por consiguiente la modistería era un oficio muy lucrativo ya que a la hora de vestirse no se reparaba en precios. Las damas de la localidad, muy a su pesar, tenían que competir con ellas en gracia, belleza y elegancia; los hombres de la sociedad porteña no se quedaban atrás, vestían impecablemente de blanco y a causa del calor y la vida nocturna se cambiaban de ropa a mañana y noche, así que lavar y planchar también era un oficio lucrativo. Miguel Ángel, el marica, era el más cotizado y el que más caro cobraba; era una persona muy agradable, buen 26

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you