Page 15

habitual y muy sonriente respondía a los saludos de parientes y amigos, que se prolongaban con las consiguientes preguntas por la familia, la situación económica y las últimas incursiones de la chusma a las fincas y zonas rurales de la región; luego de comprar los tiquetes nos acomodaba en el vagón de primera y le pagaba a Chucho, el encomendero, para que estuviese al tanto de nosotros y comprara lo que se nos antojase de los vendedores de las estaciones y el almuerzo en el coche restaurante.

Aparte de cruzar el Túnel de la Quiebra que estimulaba mi fantasía y me causaba una extraña emoción, lo mejor del viaje era el almuerzo; disfrutaba mirando el paisaje que dejaba atrás el tren, mientras esperaba que nos sirvieran; todo era limpio y la comida y la atención excelentes, por lo regular los señores importantes de El Puerto viajaban allí, yo ya me había enterado de que Carlos Mejía lo hacía ese día acompañado de algunos ganaderos y de Rafael Restrepo, mayordomo de La Reina, hombre distinguido, de una belleza apolínea, todo un dandy, más que mayordomo parecía dueño, su inseparable zurriago lo llevaba con la elegancia del 15

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you