Page 13

afrodisíaco; los lugareños decían que cuando los turistas débiles lo bebían se desmayaban; los clientes hacían fila para comprarlo, lo servían en totuma y era delicioso con jugo de limón. Carlos Mejía, el más alto empleado de la agencia de mayor prestigio, era cliente asiduo de estos puestos; muy temprano en la mañana estaba allí para beber el famoso caldo y enterarse de todo lo relacionado con el movimiento del maíz y del arroz que en la mayoría de los casos ya había negociado con sus dueños, anticipándoles sin ninguna prestación la mitad de su costo, apoyado por su jefe que, inteligente, a su vez confiaba en él y le daba libertad de acción. Paralela al río una amplia avenida con edificios de no más de tres pisos donde funcionaba un activo comercio, pensiones-hoteles, agencias de compra-venta, tiendas de abarrote y almacenes, estos últimos en su mayoría de propiedad de los turcos que tenían sus residencias particulares en los pisos altos. Esta zona comercial avanzaba dos manzanas en el pueblo, contaba además con dos farmacias, el teatro Olaya, dos bancos, la Caja Agraria, bares, heladerías, el popular centro de diversión con pista de baile llamado el platanal, las oficinas del correo, joyerías y carnicerías. En las manzanas de en frente del hotel, el antiguo edificio de la naviera, el Banco Comercial, el bar Ganadero, el bar Medellín y el edificio donde se alojaba el batallón de la Séptima Brigada. En medio y en frente de estos edificios, el Hotel, la carrilera y el bar Taami, bonito, muy popular y con pista de baile y otro kiosco sencillo frecuentado por empleados del ferrocarril, braceros y carreros; seguía el conjunto de residencias del ferrocarril y la Central Telefónica, dos parques, el Palacio Municipal, la Alcaldía, el 13

Tren al pasado. Relato de unas vacaciones  

Una inesperada llamada obliga a evocar sorprendentes, emotivas y a veces dolorosas vivencias de la juventud. Junto al esplendor y ocaso de s...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you