Page 1

Junio 2017 - Nยบ 27

Pros y contras del turismo cultural


Nº 27 - JUNIO 2017 HISPANIA NOSTRA Órgano oficial de la Asociación Hispania Nostra para la defensa y conservación del Patrimonio Cultural y Natural de España c/ Manuel, 5-1ºB, 28015 Madrid Tel: 91 542 41 35 secretaria@hispanianostra.org www.hispanianostra.org edita

Asociación Hispania Nostra presidenta de honor

S.M. la Reina vicepresidentes de honor

Carlos Fitz-James Stuart Álvaro Fernández-Villaverde Santiago de Ybarra y Churruca presidenta

Araceli Pereda Alonso directora de la revista

Isabel Ordieres Díez direccionrevista@hispanianostra.org secretaría de redacción

Bárbara Cordero Bellas barbara@hispanianostra.org consejo de redacción

Araceli Pereda Alonso Carlos Morenés y Mariátegui Isabel Ordieres Díez producción

Bárbara Cordero Bellas Tel: 91 542 41 35 diseño y maquetación

Manuel García Alfonso manu.alf@telefonica.net imprime

Timber Press, S.L. portada :

Grupos de turistas en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid frente al cuadro de Edward Hopper “Habitación de hotel”, 1931. Depósito legal: M. 24196-1978 ISSN: 1578-4908 Quedan hechos los depósitos que marca la ley. Se prohíbe la reproducción total o parcial del material gráfico y literario que incluye la revista, salvo por autorización escrita. Hispania Nostra no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.

editorial Estamos asistiendo a una nueva etapa de reflexión por parte de los expertos en el tema del Turismo Cultural. Legítimamente, muchos núcleos rurales y urbanos que quedaron fuera del circuito de sol y playa, se vuelcan hoy con grandes expectativas hacia esta nueva tendencia turística. Sin embargo, las grandes ciudades o aquellos núcleos que han conseguido ostentar distinciones de gran reclamo, como puede ser la de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, tras unos años de extraordinaria ebullición, han empezando a comprender, tanto sus habitantes como sus propios regidores, que convertirse en un destino turístico multitudinario no es tan positivo como se muestra en la euforia de un primer momento y que pueden desencadenarse efectos secundarios no esperados, algunos de los cuales son ya vividos por los vecinos del lugar como molestos cuando no claramente perturbadores y negativos. Los crecientes flujos de consumo, íntimamente relacionados con las estrategias económicas neoliberales globalizadoras, han generado en nuestro país algunos escenarios y situaciones que están lejos de lo que se deseaba y pensaba que iba a suponer este nuevo sector turístico. Quizás el error haya sido confundir o querer equiparar a dos clases de turistas, en realidad antagónicos: los verdaderos turistas culturales, para los que las motivaciones culturales son la causa esencial del viaje, y aquellos turistas que sólo de manera ocasional “consumen” este tipo de productos. A los primeros, el autodescubrimiento, la experiencia directa, en mayor o menor grado, es lo que los impulsa, los segundos se identifican por aceptar con mucha mayor pasividad los rígidos circuitos que los operadores turísticos imponen. En este intento de equilibrar la balanza surgen con insistencia preguntas fundamentales que quizás nunca se enunciaron debidamente: ¿quién o qué sectores son los que se benefician en realidad de esta nueva explotación masiva de nuestro patrimonio y nuestros entornos urbanos? ¿qué efectos negativos puede tener todo esto para el propio patrimonio? ¿cómo preservar a los vecinos que ya “están” de la presión a que son sometidos para que no se desvirtúe su propia cohesión social identitaria? Expertos hablan o son entrevistados, unos más optimistas y otros más críticos con lo que está pesando. Algunos textos nos muestran ejemplos de cómo están emergiendo y gestionándose los recursos culturales para convertirlos en un factor de desarrollo local, en un poderoso elemento transformador urbano. Además hay colaboraciones de investigadores que vienen a arrojar nueva luz sobre calamidades sufridas por nuestro patrimonio, al tiempo que nos descubren facetas poco conocidas de éste, caso de la “fuga” al extranjero del extraordinario acervo artístico de los tapices españoles, o nos hablan de la necesidad de gestionar con una visión renovada y original uno de los patrimonios más en peligro, el industrial, recordando su sorprendente capacidad de enriquecer y dotar de personalidad cultural a barrios enteros.


sumario

6

Noticias

8

La actualidad sobre el Patrimonio Cultural y Natural de España, publicada en los medios de comunicación.

10

Actualidad

Premios Hispania Nostra a las Buenas Prácticas en la Conservación del Patrimonio Cultural y Natural 2017.

14

XXXVI Reunión de Asociaciones y Entidades para la Defensa del Patrimonio Cultural y Natural. Málaga, 25-28 de mayo.

16

Patrimonio y Turismo Cultural

Actualidad

Actualidad Seminario del Patrimonio Cultural 2017: “La evolución del concepto de Patrimonio en 40 años”. Cartagena, 27-29 de Abril.

22

La dimensión turística del patrimonio: Responsabilidad social y uso responsable.

Patrimonio y Turismo Cultural El turista permanente. daniel rico camps

miguel ángel troitiño vinuesa

28

Patrimonio y Turismo Cultural

34

Patrimonio y expoliación

El Barrio del Foro/Molinete.

La fuga de nuestros tapices.

josé miguel noguera celdrán, mª josé madrid balanza, agustina martínez molina, izaskun martínez peris

francisco fernández pardo


42

Entrevista

48

Entrevista a Ignacio Vasallo Tomé. Fundador de Turespaña. Experto en turismo internacional.

Lista Roja del Patrimonio Alcázar de Toro. Toro, Zamora. Castilla y León.

isabel ordieres díez

50

Patrimonio y Turismo Cultural

54

Turismo vivencial y su gestión fiscal.

Patrimonio arquitectónico Conocer para proteger. Una oportunidad para las Cocheras históricas del Metro de Madrid en Cuatro Caminos.

alejo hernández lavado

álvaro bonet lópez

59

Con el concurso de todos

62

Paisaje cultural y gastronomía: “Pamplona tiene cadenas y Tudela su Mejana”.

Fotografías para las reflexión y el conocimiento de nuestro Patrimonio Cultural y Natural.

65

Asociaciones Instituto de Estudios Campogibraltareños.

Hispania joven

eva moreno

66

Agenda Reuniones, congresos, debates sobre patrimonio, convocatorias, exposiciones, etc.


noticias

El Museo del Prado adquiere el considerado como el mejor retrato realizado por Agustín Esteve Esta obra ocupa un lugar destacado entre los retratos infantiles españoles del siglo XVIII, y fue ejecutado por Agustín Esteve y Marqués en 1797. La retratada es Manuela Isidra Téllez-Girón, hija de los duques de Osuna y futura duquesa de Abrantes. Su adquisición se ha podido llevar a cabo gracias a los fondos de la donación Óscar Alzaga Villaamil y tras su incorporación a la colección del Museo puede ser contemplada como parte de la exposición conjunta dedicada a su autor y a Goya bajo el nombre “El desafío del blanco. Goya y Esteve, retratistas de la Casa de Osuna”. En ella se pueden observar reunidos por primera vez los retratos que el pintor valenciano realizó de los hijos de los duques de Osuna. Revista de Arte, 18 de junio de 2017

Ávila lidera un proyecto europeo de uso de nuevas tecnologías para proteger el patrimonio La ciudad de Ávila ha sido la primera en unirse al proyecto de la Unión Europea “Smart Heritage City”, cuyos principales objetivos son la monitorización de los Cascos Históricos y el estudio del impacto del turismo. Su aplicación práctica se refleja en la instalación de 226 sensores en 29 puntos de la ciudad, tanto intramuros como extramuros, que suministrarán información sobre temperatura, humedad, grietas, luminosidad, xilófagos o vibración, que será transmitida a una base de datos y generará una alarma en caso de detectarse peligro para el monumento. Además, este proyecto también permitirá analizar las características del turismo, su número e intereses, así como mejorar la eficiencia energética de los principales puntos de interés de la ciudad. El País, 27 de junio de 2017

Grecia restaurará la Acrópolis de Atenas gracias a la UE El Ministerio de Cultura griego ha anunciado el comienzo de una nueva fase de restauración y conservación de la Acrópolis ateniense financiada con fondos de cohesión europeos y cuya conclusión está prevista para el año 2020. El proyecto consiste en una serie de intervenciones en el Partenón, los Propileos y en las murallas, con especial atención a la parte occidental del Partenón, el frontón, las vigas del techo y las columnas del vestíbulo. Además de esta importante actuación, hay que recordar que desde que se creó la Comisión para la Conservación de los Monumentos de la Acrópolis en 1983, las tareas de conservación y restauración del monumento se han llevado a cabo de forma ininterrumpida. ABC, 26 de junio de 2017


Finaliza la primera fase de rehabilitación del Beti Jai de Madrid A principios del pasado mes de mayo se han dado por concluidas las obras de la primera fase del proyecto de recuperación de este histórico frontón ubicado en el madrileño barrio de Chamberí. El edificio fue expropiado por el Ayuntamiento hace dos años por encontrarse en estado de casi ruina, habiendo incluso crecido varios árboles en su interior, tras lo que se han llevado a cabo los trabajos de rehabilitación cuyas principales actuaciones han consistido en la recuperación de la fachada y en la reconstrucción de la estructura siguiendo el modelo original. El Beti Jai madrileño cuenta desde el año 2011 con el grado de protección de Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento según la legislación autonómica. El Mundo, 8 de mayo de 2017

Descubrimiento de la placa del Premio Hispania Nostra 2016 al Conjunto Monumental de Portilla

El Arte Sureño presentado al Programa los “7 más amenazados” de Europa Nostra

El pasado 10 de junio, durante la celebración del Día de los Castillos, Gazteluen Eguna, en la localidad de Zambrana (Álava) tuvo lugar el acto de descubrimiento de la placa del Premio Hispania Nostra 2016 al Conjunto Monumental de Portilla en la Categoría de Intervención en el Territorio o en el Paisaje. Tras la romería de ocho kilómetros que finalizó en el Conjunto Monumental de Portilla, la presidenta de Hispania Nostra, procedió a descubrir la placa en el Conjunto Monumental de Portilla en presencia de Almudena Otaola, Directora del Gabinete de Cultura del Gobierno Vasco y Aitor Abercia, Alcalde de Zambrana.

Hispania Nostra con la colaboración del Instituto de Estudios Gibraltareños ha presentado al Programa de los “7 más amenazados” promovido por Europa Nostra y el BEI, European Investment Bank Institute. El Arte Sureño o arte Prehistórico del Extremo Sur Peninsular es uno de los conjuntos más importantes de arte rupestre de Europa siendo las figuras más antiguas del mismo del Paleolítico Superior. Se trata de más de 180 cuevas y abrigos en los que existen representaciones prehistóricas en forma de pinturas y grabados. Su importancia reside en el hecho de que aquí existen manifestaciones prehistóricas realizadas en un periodo que duró casi 20.000 años.


ACTUALIDAD

Líthica – Pedreres de s'Hostal. Recinto de cantera de marés situado en Ciutadella de Menorca.

Premios Hispania Nostra 2017 Por quinto año consecutivo se han convocado los Premios Hispania Nostra a las Buenas Prácticas en conservación del Patrimonio Cultural y Natural. Se han presentado a esta convocatoria 17 candidaturas, 3 a la primera categoría (Premio a la intervención en el territorio o en el paisaje) y 14 a la segunda (Premio a la conservación del Patrimonio como factor de desarrollo económico y social), quedando desierta la tercera categoría (Premio a la señalética del Patrimonio Cultural). El Jurado se reunió en Madrid el pasado día veinte de abril y, tras la deliberación oportuna, decidió conceder por unanimidad los siguientes premios.

8

categoría 1

Premio a la intervención en el territorio o en el paisaje Líthica - Pedreres de s'Hostal. Del paisaje olvidado al patrimonio vivo 1994-2014. (Menorca) Este proyecto de iniciativa privada finalizado en el año 2014 se ha basado en la rehabilitación de una cantera de marés y su reconversión como espacio dedicado a visitas de divulgación de la tradición cantera de la isla y de celebración de actividades culturales. Se ha desarrollado en un espacio altamente degradado de cinco hectá-

reas, en el que además de la citada recuperación de las canteras también se ha creado un jardín de vegetación autóctona. El jurado ha decidido premiar este proyecto considerando que la actuación realizada ha permitido la recuperación de un elemento estrechamente ligado a la historia de Menorca que estaba abocado a su desaparición, su larga trayectoria que constituye un ejemplo del esfuerzo empleado, y la originalidad de esta iniciativa. Por último, se quiere destacar su función como atractivo de turismo cultural con su consiguiente contribución a la dinamización económica de la zona.


categoría 2

Premio a la Conservación del Patrimonio como factor de desarrollo económico y social En esta categoría se concede el Premio ex aequo, ya que el Jurado desea reconocer y valorar dos actuaciones diferenciadas. Rubia Tinctorum: proyecto de emprendimiento para la recuperación de los usos tradicionales de Castilla así como la conservación del Patrimonio Cultural y Natural (Segovia) En este caso se trata también de un proyecto de iniciativa privada basado en dos líneas de actuación, por un lado la recuperación de los restos del monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra, del siglo XIII, basado en el criterio de mínima intervención, y por otra

parte, se ha desarrollado una labor de recuperación de los usos textiles y tintóreos tradicionales, comercializando el producto resultante bajo la marca ÁBBATTE. Asimismo se ha creado un jardín botánico dedicado a las plantas utilizadas en el proceso tintóreo y se ha empleado a población local. El jurado ha distinguido este proyecto debido a su labor de conservación del Patrimonio Cultural y Natural, el carácter artesanal de la actividad siguiendo criterios de sostenibilidad, la recuperación de un oficio y técnicas tradicionales, la conservación de los restos del monasterio cisterciense y los beneficios socioeconómicos que aporta a la comunidad local. Conjunto monumental de la Fortaleza de La Mota, Alcalá La Real (Jaén) Este proyecto iniciado en los años 70 ha consistido en una serie de

Monasterio de Santa María de la Sierra, Collado Hermoso (Segovia).

actuaciones de investigación, conservación y rehabilitación en la fortificación militar y en su entorno, formado por la antigua ciudad amurallada de Alcalá. En su desarrollo se han incorporado alumnos de programas de formación y empleo en labores de cantería, albañilería, restauración, jardinería, etc. Además, se ha tematizado el espacio dedicándolo a “Centro de interpretación de la vida en la frontera”, y realizando visitas a la fortaleza, recorridos guiados por la antigua ciudad, actividades culturales, etc. El jurado ha querido destacar la puesta en valor de este bien patrimonial, la implicación de la población local mediante la participación de los programas de formación y empleo, la importante labor de difusión cultural que desarrolla, y su papel decisivo como dinamizador económico de la zona.

Fortaleza de La Mota, Alcalá La Real (Jaén).

9


ACTUALIDAD

Asistentes a la XXXVI Reunión de Asociaciones celebrada en Málaga.

XXXVI Reunión de Asociaciones y Entidades para la Defensa del Patrimonio Cultural y Natural Málaga, 25-28 de mayo Del 25 al 28 de mayo pasado se celebró la XXXVI Reunión de Asociaciones y Entidades Culturales para la Defensa del Patrimonio, este año en la ciudad de Málaga. El tema elegido fue Turismo Cultural: ventajas e inconvenientes para el Patrimonio. Durante esos días se debatió sobre este nuevo concepto turístico todavía emergente en nuestro país.

10

Siendo conscientes de que este fenómeno turístico está yendo unido a unos cambios sociológicos nunca vistos y a la propia evolución del concepto de Patrimonio, se partió de la doble constatación de su gran capacidad para potenciar el desarrollo económico y social pero también para provocar efectos negativos que ya han empezado a delinearse claramente en los últi-

mos tiempos, tales como masificación, pérdida de identidad, sobrexplotación de los bienes patrimoniales, procesos especulativos y gentrificadores. Es decir, se quiso abordar el Turismo Cultural como nueva y potente fuente de recursos pero también como causa de fuertes impactos urbanísticos y medioambientales. Había que hablar de los derechos de los ciudadanos de esos


Luis Lafuente Batanero, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Araceli Pereda, presidenta de Hispania Nostra y José Ramón Benítez García, director general de Bienes Culturales y Museos de la Junta de Andalucía.

destinos turísticos, de la necesidad de una gestión responsable, atenta a los intereses generales y de posibles soluciones futuras que aminorasen esos riesgos. La organización de este encuentro ofreció a los asistentes durante esas jornadas actividades y eventos de gran interés. Ya el jueves por la tarde se hizo una visita a la catedral guiados por el profesor de Historia del Arte de la universidad de Málaga, Antonio Jesús Santana Guzmán, seguida de un concierto de órgano del titular Adalberto Martínez Solaesa. A la caída de la tarde se terminó la visita subiendo hasta las bóvedas de la catedral para ver su reciente reparación que las han trasformado en un magnífico mirador sobre la ciudad. El viernes se iniciaron en el Museo de Málaga, antiguo edificio de La Aduana recientemente rehabilitado, las actividades propiamente dichas de la reunión de Asociaciones con la

entrega de documentación a todos los inscritos. Dieron la bienvenida a los asistentes José Ramón Benítez García, director General de Bienes Culturales y Museos de la Junta de Andalucía, Araceli Pereda, presidenta de Hispania Nostra y Luis Lafuente Batanero, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. La conferencia inaugural estuvo a cargo de Ignacio Vasallo Tomé, experto en turismo internacional, sobre el tema “El futuro del Turismo Cultural”. Posteriormente siguieron a lo largo de toda la mañana, con una breve pausa en medio, las comunicaciones presentadas por las asociaciones y entidades inscritas. Tras la comida prosiguieron las comunicaciones para terminar con una nueva conferencia de Román FernándezBaca, director del Instituto Andaluz de Patrimonio, titulada “Consu-

mo versus gestión socio-cultural del Patrimonio-Turismo”, a la que siguió un animado debate. Tras las comunicaciones del día se salió en autobús hacia el Jardín Botánico-Histórico de “La Concepción”, fundado por los marqueses de Casa Loring, Jorge Loring Oyarzábal y Amalia Heredia Livermore, hijos de dos de los grandes empresarios e iniciadores de la temprana industrialización malagueña de las décadas centrales del siglo XIX. Actualmente BIC, ha pasado a ser propiedad del Ayuntamiento malagueño, que se encarga de conservarlo y gestionarlo. La visita fue conducida por Juan Antonio Valero, Presidente de la Asociación de Amigos del Jardín Botánico-Histórico “La Concepción”. Al día siguiente, sábado, se iniciaron pronto las comunicaciones continuando hasta el mediodía en que se impartió una nueva conferencia a cargo de Miguel Ángel Troitiño Vi-

11


ACTUALIDAD

nuesa, catedrático de Geografía Humana de la UCM y director del grupo de Investigación Turismo, Patrimonio y Desarrollo, siendo esta vez el tema “La dimensión turística del patrimonio: responsabilidad social y uso responsable”, que culminó con el debate habitual.

Conferencia inaugural a cargo de Ignacio Vasallo Tomé, experto en turismo internacional.

Conferencia de Román Fernández-Baca Casares, director del Instituto Andaluz de Patrimonio.

Clausura de la reunión en presencia de Araceli Pereda, presidenta de Hispania Nostra, y de María Morente del Monte, directora del Museo de Málaga.

12

Tras la comida, se reanudaron las comunicaciones y debates sobre todos los aspectos que se habían ido tratando durante ese día y posteriormente se redactaron y expusieron las conclusiones de estas sesiones, dándose por clausurada la XXXVI Reunión de Asociaciones y Entidades Culturales para la Defensa del Patrimonio en presencia de la presidenta Araceli Pereda y de María Morente del Monte, directora del Museo de Málaga. Si hubiera que resumir a grandes rasgos los temas escogidos por los comunicantes habría que resaltar los vinculados a la preocupación por hacer lo más interactiva la gestión del Patrimonio Cultural de cara al turismo, es decir que en dicha gestión colaboren los diferentes colectivos sociales de manera que termine repercutiendo en una mayor concienciación y dinamización de la cultural local, especialmente en las localidades rurales o industriales de zonas geográficas actualmente deprimidas demográfica y/o económicamente. Asimismo se abogó por la calidad y preparación que los responsables de todos estos procesos deben poseer para no banalizar las actividades de este nuevo sector turístico. En este sentido, se mostraron ejemplos de interesantes y novedosas experiencias en el campo de la gestión patrimonial enfocado al turismo cultural, así como la apuesta dentro de este sector por las nuevas tecnologías, tanto de la comunicación como de la representación digital y virtual.


Subida a las bóvedas de la catedral de Málaga que tras su reparación se han trasformado en un magnífico mirador sobre la ciudad.

Visita al Jardín Botánico-Histórico de “La Concepción”, conducida por Juan Antonio Valero.

Colocación en el Caminito del Rey de la placa conmemorativa del Premio UE de Patrimonio Cultural/Premios Europa Nostra 2016.

Visita al Caminito del Rey.

También se presentaron casos concretos relacionados con procesos de salvaguardia de Bienes Culturales en serio peligro o se denunciaron tendencias peligrosas detectadas por asociaciones de algunas localidades con fuerte presión turística. El acto posterior al cierre de las sesiones fue amenizado con una actuación en el patio del Museo de Málaga del conjunto Panda de Verdiales Santón Pintar, al estilo tradicional de los Montes de Málaga. Durante la noche hubo una cena y actuación de cuadro flamenco en las pintorescas Bodegas Pimpi, en pleno corazón de la ciudad histórica, en los Jardines de la Alcazabilla, cerca de las ruinas del teatro romano y la Alcazaba, junto a los

nuevos museos de arte contemporáneo Picasso y Carmen Thyssen. El domingo 28 los asistentes se desplazaron en autobús para realizar la visita al Caminito del Rey. Previamente, el jueves a primera hora de la tarde, la presidenta de Hispania Nostra junto con el arquitecto director del proyecto Luis Machuca Santa Cruz y representantes de la Unión Europea, Europa Nostra, Diputación Provincial de Málaga, Ayuntamientos respectivos y la Junta Directiva de Hispania Nostra, así como todos los miembros de Hispania Nostra que quisieron inscribirse, se había procedido a la colocación de la placa conmemorativa del Premio UE de Patrimonio Cultural/Premios Europa Nostra 2016, concedido en la

categoría de conservación, además del “Gran Prix” del Jurado y el “Premio del Público”. La visita del domingo al Caminito, que resultó muy numerosa y animada, se inició a las nueve de la mañana disfrutando todos con las maravillosas y cambiantes vistas del impresionante paisaje de la zona. Finalizada la visita, el autobús partió de nuevo rumbo al Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera, declarado Patrimonio de la Humanidad en el 2016, en donde se desarrollo una visita guiada por el director del conjunto, Bartolomé Ruiz González, que terminó con un cóctel de clausura en los bajos de los tendidos de la plaza de toros de la localidad para regresar posteriormente a Málaga.

13


ACTUALIDAD

Acto de inauguración: José López Martínez, alcalde de Cartagena; Luis Lafuente Batanero, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura; José Vicente Albaladejo, secretario general de la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma; y Javier García Fernández, vicepresidente de Hispania Nostra. © J. Albaladejo R. - Ayto. Cartagena.

Seminario del Patrimonio Cultural 2017: “La evolución del concepto de Patrimonio en 40 años” Cartagena, 27-28-29 de abril Continuando con una línea emprendida en el anterior seminario sobre Patrimonio (Tres generaciones de Leyes, 2014), Hispania Nostra celebró en Cartagena un nuevo seminario sobre La Evolución del Concepto de Patrimonio en 40 años, cuyo eje es el Patrimonio enfocado desde una perspectiva quizá más teórica y más abocada a la gestión, destinada a especialistas de la conservación del Patrimonio para intentar debatir sobre los pros y los contras de los principios jurídicos y técnicos habitualmente aceptados por los profesionales.

14

Haciendo alusión en el título a los últimos 40 años de creación de Hispania Nostra, el seminario ha sido Patrocinado por el Gobierno de la Región de Murcia y celebrado en el Museo del Teatro Romano de Cartagena, toda una referencia en cuanto a la gestión del Patrimonio Cultural. En el seminario se ha reflexionado sobre los cambios que se han ido produciendo en el concepto de Patrimonio, desde las primeras nociones, que lo equiparaban únicamente a las antigüedades o al monumento nacional, hasta llegar al concepto mu-

cho más global de Patrimonio Cultural y, la más reciente acepción asumida de manera consensuada por los organismos especializados internacionales, de Patrimonio Inmaterial y las posibilidades, pero también las dificultades, de delimitación y gestión que ésta ampliación ha conllevado. Las ponencias se centraron en diferentes cuestiones jurídicas, lucha contra la expoliación, declaraciones de bien de interés cultural, restauración monumental, arte contemporáneo y patrimonio arqueológico y arquitectónico.


Se ha buscado la trasversalidad en los ponentes del mundo universitario, que procedían del campo del Derecho, la Arqueología, el Arte y la Arquitectura, así como de la Gestión, entre ellos dos antiguos directores generales de Bellas Artes de la Administración Central. Entre el público presente se contó con la presencia de tres directores generales de Bellas Artes de Comunidades Autónomas y altos funcionarios del Patrimonio y representantes de los Cuerpos y Seguridad del Estado especializados en el tema, así como profesionales y miembros de asociaciones culturales. Además de las conferencias, hubo oportunidad de desarrollar mesas redondas y animados debates con los asistentes. El jueves 27 la directora del Museo del Teatro Romano preparó una visita especial seguida de un cóctel en el propio Museo. El viernes 28, hubo otra visita guiada al interesante yacimiento romano sacado a la luz en los últimos años que permanecía oculto debajo del antiguo y popular barrio de El Molinete, finalmente, el sábado 29, se realizó una última visita a Lorca para ver las restauraciones de las seis iglesias dañadas tras el terremoto de 2011, que han sigo distinguidas recientemente con el Premio de Europa Nostra de restauración.

como con profesionales de otras áreas y responsables de las Fundaciones Botín y MonteMadrid.

Ponencias La evolución histórica del concepto de Patrimonio Cultural. José María Ballester. Director del Área de Desarrollo Rural de la Fundación Botín. El concepto jurídico de Patrimonio Cultural en la legislación española de los siglos XIX y XX. Javier García Fernández. Catedrático de Derecho Constitucional, Universidad Complutense de Madrid. Las nuevas expresiones del Patrimonio Cultural: su alcance jurídico. Jesús Prieto de Pedro. Catedrático de Derecho Administrativo en la UNED. Evolución de la noción de Patrimonio Arqueológico desde el siglo XVIII. Lauro Olmo Enciso. Catedrático acreditado de Arqueología Medieval de la Universidad de Alcalá. Evolución histórica del concepto de Bien Cultural sumergido en el Derecho Internacional y en Derecho interno. Rafael Ruiz Manteca. Coronel Auditor, profesor del Centro Asociado de la UNED en Cartagena.

La configuración del concepto de Patrimonio Cultural en el Derecho Penal. Celia S. Aldaz Gallego. Fiscal de la C. A. Región de Murcia. La evolución de los bienes culturales en la perspectiva de su expoliación Juan Manuel Alegre Ávila. Catedrático de Derecho administrativo de la Universidad de Cantabria La noción de bien cultural en la Historia de la Restauración monumental. Isabel Ordieres Diez. Profesora titular de Composición Arquitectónica de la Universidad de Alcalá El Patrimonio Cultural, democracia y perspectivas para el siglo XXI. Javier Rivera Blanco. Catedrático de Composición Arquitectónica de la Universidad de Alcalá. La noción actual de Patrimonio Cultural. Daniel Rico Camps. Profesor de Historia del Arte de la Universidad Autónoma de Barcelona. El arte contemporáneo como Patrimonio Cultural mueble. José Guirao Cabrera. Director de la Fundación MonteMadrid. El valor cultural del actual Patrimonio arquitectónico. Javier Ramos Guallart. Arquitecto.

Convencidos el Gobierno de la Región de Murcia e Hispania Nostra del interés de las conferencias, han programado una publicación que recoja todas las intervenciones. El vicepresidente de Hispania Nostra, Javier García, y el jefe de servicio de Patrimonio Histórico de la comunidad murciana, Miguel San Nicolás del Toro, han coordinado este seminario, que ha contado con investigadores de las universidades de Alcalá de Henares y Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y Nacional de Educación a Distancia, así

15


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Cuenca: cornisa de San Pedro en la “ciudad alta”.

La dimensión turística del Patrimonio: responsabilidad social y uso responsable miguel ángel troitiño vinuesa Catedrático de Geografía Humana Universidad Complutense de Madrid

A los 22 años de la aprobación de la Carta de Turismo Sostenible de Lanzarote, tras la Conferencia Mundial sobre Turismo y Cultura, impulsada por la Unesco y la Organización Mundial de Turismo (Siem-Reap, Camboya, 2016) , y la Cumbre Mundial de Turismo Sostenible +20

16

(Vitoria, 2015), y la aprobación de las nuevas agendas urbanas tanto por Naciones Unidas como por la Unión Europea, parece oportuno situar la cuestión de la dimensión turística del Patrimonio, tanto cultural como natural, en el marco de la dialéctica territorio, Patrimonio y

Turismo, para así tratar de avanzar en la identificación de algunas claves de la sostenibilidad de los destinos patrimoniales, entendidos estos como piezas valiosas y diferenciadas del sistema turístico y de las estructuras urbanas y territoriales del siglo XXI. Intencionadamente


nos posicionamos en este terreno transversal, y lo hacemos con la voluntad explícita de animar una discusión y estimular una acción que a medio plazo contribuya a la consolidación de prácticas turísticas sostenibles en el Patrimonio, en el marco de un entendimiento del turismo como una práctica vivencial y social enriquecedora de naturaleza cultural. Un camino por el que merece la pena transitar y para lo cual es imprescindible reforzar las alianzas entre cultura y turismo, porque sólo una nueva perspectiva cultural y medioambiental permitirán consolidar practicas turísticas que propicien activar recursos y configurar modelos de desarrollo sostenibles.

Los recursos patrimoniales y el turismo de masas

medir la diversidad natural y cultural del planeta, debería entenderse como un componente relevante de la calidad y del atractivo de los proyectos territoriales y no sólo de los turísticos, dado que la perspectiva sectorial y económica con la que se viene trabajando no ha permitido avanzar en términos de sostenibilidad, algo difícil de lograr mientras no seamos capaces de construir una sociedad más austera y responsable, donde la prioridad no sea la de consumir sino la de preservar los ciclos básicos del sistema ecológico. El reto está en saber utilizar los instrumentos disponibles o en construir otros nuevos para adecuar los territorios patrimoniales, naturales y culturales, como destinos sostenibles, canalizando el turismo en función de las necesida-

des de la conservación activa, de prácticas turísticas responsables y de las necesidades locales. El turismo, se ha escrito, mueve al mundo, dinamiza la economía, sirve para luchar contra la pobreza, da visibilidad al Patrimonio, etc., En suma, por su relevancia territorial, social y medioambiental no debería interpretarse de forma simplista porque si bien es cierto que lleva aparejados cambios diversos pero ¿no es esto lo que ha ocurrido a lo largo de la historia de la Humanidad con la irrupción de nuevas actividades y modos de vida? Lo relevante no es tanto el cambio como que este se oriente en una dirección que posibilite frenar la destrucción de los recursos de la Tierra y propicie la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Los recursos y los destinos patrimoniales reciben una afluencia creciente de visitantes, tanto turistas como excursionistas, habiendo entrado, en mayor o menor medida, en los circuitos del turismo de masas. El Patrimonio, tanto material como inmaterial, y la cultura se han incorporado a la oferta turística y a la competitividad entre los destinos, dado que atraen segmentos específicos de demanda y propician nuevas prácticas y experiencias tanto culturales como turísticas. Para configurar destinos patrimoniales sostenibles se necesita de compromiso social y de mecanismos de cooperación efectivos entre los sectores y agentes implicados, así como de una gestión activa y responsable del Patrimonio, imprescindible para su conservación, algo que, si bien se viene reclamando en cartas y cumbres internacionales, está resultando harto difícil. El Patrimonio, además de un referente simbólico, un recurso a proteger o un indicador que sirve para

Córdoba: entorno turistizado de la mezquita-catedral.

17


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Barcelona: plaza de la catedral, los riesgos de la banalización.

En el momento de afrontar las problemáticas relacionadas con la puesta en valor del Patrimonio, la participación social, el uso, la planificación y la gestión turística es necesario tener una visión transversal, dinámica e integradora, que tenga presente las dimensiones sociales, culturales, económicas, medioambientales y funcionales que el turismo y la puesta en valor del Patrimonio implican, así como de sus interdependencias. La recuperación y activación patrimonial para el desarrollo no terminan de consolidarse, quizás porque sigue siendo más un deseo que una realidad, debido, entre otras razones, a que los instrumentos de planificación y gestión con los que venimos trabajando son todavía insuficientes. Un planteamiento verdaderamente innovador y activo de la conserva-

18

ción y de la gestión responsable del Patrimonio, pilar básico de cualquier estrategia sostenible de desarrollo, pasa por tener muy presentes los aspectos funcionales, dado que un buen uso del Patrimonio es la mejor garantía para su conservación y puesta en valor, porque sin uso la conservación es pura quimera. El turismo ofrece múltiples oportunidades y propicia que millones de personas accedan al Patrimonio, sin que ello implique olvidar que, en ocasiones, como pueden ser los casos de Venecia, Barcelona o Málaga implique procesos invasivos con efectos negativos en términos sociales, urbanísticos y patrimoniales. El Patrimonio es una construcción social dinámica y diversa donde la pérdida de vitalidad y de sentido colectivo o la simplificación funcional, tal como ocurre con los mo-

nocultivos turísticos o culturales, pueden destruir valores y singularidades, factores claves de su atractivo y, por tanto, de la sostenibilidad de los destinos. En este sentido, los debates sobre la conservación, puesta en valor y utilización turística del Patrimonio no deberían disociarse, porque la recuperación y reutilización productiva del Patrimonio, en el marco del reforzamiento de las centralidades turísticas, simbólicas y culturales, requiere superar enfoques económicos que ya se han demostrado insostenibles en términos medioambientales y sociales. El desarrollo turístico tiene que ser acorde con las características y limitaciones de los diversos territorios, ser respetuoso con la biodiversidad y diversidad cultural del planeta, siendo esta una exigencia tanto ética como de responsabilidad social.


Los bienes patrimoniales y su capacidad de acogida turística Las razones por las cuales un bien patrimonial se incluye en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, 1.052 en 2016 –814 culturales, 203 naturales y 35 mixtos–o se declaran conjuntos históricos, zonas de monumentos, parques nacionales, naturales, sitios arqueológicos reservas de la biosfera etc., su valor excepcional, universalidad y autenticidad, son, en buena medida, las mismas por las cuales esos lugares, desean ser visitados por miles o por millones de turistas, tal como ocurre en Venecia, Santiago de Compostela, Florencia, Estambul, Toledo, Teotihuacán, el parque nacional del Teide en España o el de Yellowstone en Estados Unidos. El turismo, cuando está adecuadamente organizado, contribuye a la dinamización funcional y social de los territorios patrimoniales, siendo también evidente que demanda la puesta a punto de una planificación más precisa y de una gestión adaptada a la función que se les asigna y a la capacidad de acogida/carga de los recursos y territorios patrimoniales, entendida ésta no sólo en un sentido físico, la que frecuentemente se maneja, sino de manera integral, dando entrada a dimensiones culturales, sociales, paisajísticas y funcionales, porque sólo así podremos disponer de indicadores para evaluar la sostenibilidad de los desarrollos turísticos. La revalorización y proyección internacional de los grandes conjuntos arqueológicos o de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad los han convertido en focos de atracción de visitantes, pero los gestores del Patrimonio Cultural, entendido éste como recurso-producto primario del sistema turístico, sea a nivel territorial o urbano,

Santiago de Compostela: presión turístico-hostelera en la rua do Franco.

están encontrando no pocas dificultades para canalizar la inserción de la función turística, y, por otra parte, la planificación turística tampoco está manejando correctamente las oportunidades que el Patrimonio le ofrece para diversificar y cualificar los destinos, algo que también permitiría distribuir los flujos económicos generados y amortiguar los problemas de focalización excesiva de la visita turística en un número reducido de lugares o hitos patrimoniales. El desbordamiento de la capacidad de acogida de los destinos ocasiona, con frecuencia, daños irreparables en el Patrimonio, debido a olvidarse que el turismo demanda cambios en los modelos de gestión patrimonial, porque la presión que este ejerce, una vez superados determinados umbrales, genera conflictos y tensiones que hay que analizar, diag-

nosticar y superar, siendo posible lograrlo si realmente existe voluntad política y compromiso social para hacerlo. El turismo da visibilidad a la dimensión económica del Patrimonio y, sólo por esto, habría que asumir la necesidad de adecuar, tal como propugna la OMT, que no supeditar, los recursos y territorios patrimoniales para esta función, haciéndolo, eso sí, en un nuevo contexto, el del turismo de masas. El turismo internacional mueve 1.200 millones de personas, a los que hay unir el turismo interior, los monumentos, los conjuntos arqueológicos, los centros históricos, los paisajes culturales o los espacios protegidos han ido incrementando el número de visitantes, diríamos que afortunadamente, aunque esto implique dificultades y retos de

19


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Albarracín (Teruel): recuperación patrimonial y desarrollo turístico.

gestión. En España, inmersos en una de profunda crisis social y medioambiental, con un grave problema de vaciamiento demográfico de los centros históricos y de fuerte despoblación de los territorios rurales, seguimos corriendo el riesgo, a pesar del esfuerzo de inversión y recuperación patrimonial de las últimas décadas, de graves pérdidas en nuestro Patrimonio. En los territorios en situación crítica parece, más que razonable, que exista el deseo de utilizar el turismo, un sector que ha recuperado un fuerte dinamismo, 75,3 millones de turistas internacionales en 2016, la cifra más alta de nuestra historia, a los que hay que unir el turismo interior, para impulsar estrategias cualitativas, consensuadas con los agentes sociales, siempre preservando los procesos sociales y naturales que dan sentido a los territorios patrimoniales y permiten mantenerlos

20

como realidades vivas, algo que no es fácil como bien puede evidenciarse en Albarracín y su comarca. Sin embargo, no son muchas las alternativas para no seguir adentrándose por el peligroso camino del abandono, en unos casos, y de la turistización o tematización, en otros, algo insostenible tanto en términos territoriales como patrimoniales y turísticos. A nivel de los diferentes lugares, desde la escala local a la estatal, parece oportuno tomar en consideración su capacidad de acogida o de carga turística y, llegados, a este punto preguntarse ¿algún responsable político a nivel estatal, autonómico o local, se ha planteado cual es la capacidad de acogida turística de España, su comunidad autónoma o su municipio?, no vaya a ser que los “éxitos numéricos”, tal como ha ocurrido con la reciente burbuja inmobiliaria, sean pesadas hipotecas para las generaciones futuras.

La necesidad de proyectos turísticos fundamentados en claves culturales y patrimoniales La valorización y utilización turística del Patrimonio raramente se ha integrado en el marco de un proyecto cultural, donde la oferta, fundamentalmente el Patrimonio y la sociedad que le da sentido, primen sobre las apetencias de la demanda y del negocio, un lucro que enmascara proyectos inmobiliarios especulativos, responsables de significativas pérdidas patrimoniales. El logro de una relación armónica entre Turismo y Patrimonio es una tarea compleja pues se enfrentan dos racionalidades, la del mercado que persigue la rentabilidad a corto plazo y la Patrimonial-Cultural preocupada, al menos hasta hace poco tiempo, por la defensa de valores colectivos de dimensión pública. Sólo con voluntad política y adecuados mecanismos de concerta-


Ávila: recuperación patrimonial de la muralla y visita turística.

ción será posible y factible formular estrategias de desarrollo donde el turismo se integre razonablemente en los planes de gestión patrimonial y la dimensión patrimonial en los de gestión turística, ya que la formulación de planes integrales y, especialmente su gestión, está resultando harto difícil. Se plantea, por tanto, la necesidad de superar políticas turísticas sólo preocupadas por crecimientos cuantitativos (consultas, viajeros, pernoctaciones, duración de la estancia, plazas hoteleras, etc.) y apostar por enfoques integrales de naturaleza cualitativa que, además de contribuir a poner en valor nuevos recursos, propicien su conservación. La sostenibilidad, para ser real, implica territorializar las decisiones y, en cuestiones de utilización turística del Patrimonio, dotarse de medios adecuados para poner límites, cuando así sea necesario, que garanticen la conservación de los bienes, logran-

do que los residentes y los turistas tengan experiencias vitales enriquecedoras en el Patrimonio. La relación entre Patrimonio y Turismo es compleja y plantea retos nuevos en relación con la gestión urbana, el equilibrio funcional, el control de los flujos de visitantes, la conservación, la movilidad o los cambios funcionales, de los que hay que ser conscientes pues sólo así se podrán impulsar estrategias de gestión eficaces que acompañen y racionalicen los procesos de cambio. El turismo implica, ante todo, cambio, y un análisis comparativo de sus costes y beneficios, sociales y culturales, permitirá dar contenido y operatividad al concepto de sostenibilidad, tan frecuentemente banalizado. Hay que asumir que la capacidad de acogida del Patrimonio es limitada, en términos físicos, económicos, sociales y culturales, como se evidencia en Pompeya, la Alhambra de Granada, la necrópolis romana de Carmona o las cuevas de

Altamira. Cada día es más necesario y urgente, para frenar la percepción negativa que acompaña a la turistización del Patrimonio, impulsar alianzas que apuesten por la complementariedad entre diversas actividades. Para avanzar en la dirección señalada y propiciar el turismo responsable apostamos por la formulación de proyectos turísticos en función de las capacidad de acogida de los sistemas patrimoniales, unos proyectos que estén argumentados culturalmente porque el Patrimonio, como bien público y depositario de la memoria colectiva, no debe supeditarse a la lógica del mercado, sin que ello implique olvidar la actividad económica que se desenvuelve a su alrededor. Somos conscientes que planteamos una utopía, configurar destinos patrimoniales integrados en clave cultural, pero sólo así será posible avanzar hacia el turismo entendido como una práctica social enriquecedora y sostenible.

21


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

El turista permanente daniel rico camps Profesor de Historia del Arte Universidad Autónoma de Barcelona

Con ese candor pueril que a menudo rezuman los documentos oficiales, el Plan Estratégico de Turismo aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona para el periodo 20102015 (abreviado, PET15) se imaginaba la ciudad a diez años vista en los siguientes términos: “En el 2020, Barcelona sigue siendo reconocida como la destinación turística más dinámica y vibrante

22

del Mediterráneo y una de las principales del mundo, y se ha consolidado como un destino que va mucho más lejos de sus límites administrativos. Es una ciudad donde el turismo está totalmente encajado en su dinámica económica, comercial, social y cultural, y donde la ciudadanía reconoce a los visitantes de toda clase como unos ciudadanos (temporales) más. El carácter hos-

pitalario de los barceloneses hace que sea una ciudad querida, amable y diferente. Una ciudad metropolitana que se distingue por su sostenibilidad ambiental, por su excelencia en el servicio, por una continuada capacidad de sorprender y por la novedad de sus propuestas. La cultura, la creatividad y el conocimiento son motores de la ciudad y su territorio.


Afluencia masiva de turístas en el Parque Güell y en la Sagrada Familia de Barcelona.

La ciudad real, su identidad y su dinamismo son la base de su atractivo y no hay lugar para los ‘guetos’ ni para los barrios exclusivamente turísticos. La actividad turística sigue contribuyendo al éxito de Barcelona y lo hace favoreciendo la mejora de la calidad de vida y la cohesión social de sus ciudadanos, al mantenimiento y creación de nuevos equipamientos, al éxito de otros sectores económicos y a la difusión de Barcelona en el mundo”. Hoy, a la altura ya de 2017, empieza a hacerse evidente que los autores del Plan Estratégico equivocaron su –así bautizada– “Visión 2020” de parte a parte. Puede que Barcelona sea el destino turístico “más

dinámico y vibrante” de esta parte del mundo, pero ni la base de su atractivo tiene pinta de hallarse en la “ciudad real”, ni ésta se distingue precisamente por su “sostenibilidad ambiental” o por la ausencia de barrios a punto de convertirse en parques temáticos, ni la exitosa hiperactividad del sector ha mejorado en absoluto “la calidad de vida y la cohesión social” de los barceloneses, ni la mayoría de los anfitriones parece reconocer en sus huéspedes a “unos ciudadanos (temporales) más”. La inquietud ciudadana ante los estragos que el turismo masivo está provocando en el cuerpo y el alma –que diría Settis– de la ciudad ha crecido de forma extraordi-

naria en los últimos años, y eso que las críticas al tan cacareado “modelo” de transformación de Barcelona no han parado de crecer desde las Olimpiadas del 92. Las manifestaciones públicas contra la venecización de la ciudad condal (en forma de pancartas y grafitos callejeros, asambleas de barrio y movilizaciones vecinales, foros de internet, tertulias radiofónicas, documentales televisivos y artículos de opinión) se están convirtiendo en el pan nuestro de cada día, hasta el punto de que en la última edición de la Encuesta de Servicios Municipales (2016) el turismo aparecía por primera vez como el segundo problema más grave de la ciudad a juicio de sus residentes, sólo por debajo del paro y la precariedad

23


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

laboral. Si según un célebre “índice de irritabilidad” la percepción que los habitantes tienen de los visitantes acostumbra a pasar por cuatro estados anímicos (euforia, apatía, enfado y antagonismo), se diría que a una porción nada desdeñable de barceloneses se le está poniendo la cara de pocos amigos. En cualquier caso, a la vista está que Barcelona se va pareciendo cada día más a Venecia, a París, a Londres, a Lisboa, a Berlín, a Ámsterdam…, en fin, a ese gigantesco resort de lugares interconectados, intercambiables y, por lo tanto, iguales, que Lawrence Osborne ha

24

denominado “Cualquier parte” (Wherever)1. Cualquier-parte es una creación original del capitalismo neoliberal y digital que está transformando las viejas ciudades históricas y otras insoportables antiguallas (islas semidesiertas, bosques primarios, arrecifes coralinos, cuevas rupestres) en higiénicas maquetas de sí mismas en las que practicar el selfing hasta la consunción y gastarse los ahorros en un pispás. Por dentro hay que imáginarsela como una endiablada red de “nodos” y “flujos” cuidadosamente actualizada en tiempo real mediante la automática correla-

ción de ingentes hormigueros de datos suministrados por millones de “usuarios”. Por fuera la conocemos todos, sea por haberla pateado en Nueva York, sea por haberla saludado en las islas Caimán, así que podemos ahorrarnos su descripción y proseguir estas notas con la ilusa ensoñación que las ha suscitado. Si, como digo y viene a corroborar un número cada vez mayor de encuestados, la Barcelona de 2017 se parece más a Cualquier-parte que la Barcelona de 2010, ¿a qué debemos achacar el notorio fracaso de previsión del PET15, la franca


Manifestación de vecinos de Barcelona para protestar contra la masificación turística. Foto: Daniel Rico.

disparidad entre su Visión 2020 y la Realidad 2017? Se supone que las propuestas de actuación adoptadas en 2010 aspiraban a realizar –al menos parcialmente– el “modelo turístico deseado” en función del cual habrían sido ideadas, pero basta ojear el documento al buen tuntún para percatarse de que la idea de gestión que lo recorre de principio a fin apenas se distingue de la idea de negocio. Palabras como “distribución (de la riqueza)” o “cohesión (social)” brillan por su ausencia (la primera aparece una sola vez en las 88 páginas del documento, y de la segunda sólo se halla-

rán tres referencias, una de ellas en la dichosa predicción). El grueso del vocabulario pertenece a la jerga empresarial: “producto” (31 veces), “competitivo” o “competitividad” (31), “marketing” (21), “éxito” (18), etc. De los cuatro bloques en que se agrupan los principales retos del programa, el más revelador en este sentido es el que lleva por lema Liderazgo y mejora competitiva del destino y de las actividades relacionadas con el turismo, en la medida en que sus mentores no han sabido representarse el futuro de Barcelona sino en un marco global de rivalidad (“en competen-

cia turística directa con ciudades como París, Roma, Madrid, Viena, Berlín, Londres, Nueva York, entre otras”) en el que por naturaleza sólo caben dos opciones: o perder o ganar, y donde ganar significa necesariamente incrementar el número de turistas. Que los autores apuesten por un “crecimiento sostenible post-crisis”, frente al “crecimiento acelerado” propio de los “años de bonanza”, tampoco tranquiliza demasiado. No es sólo que la palabra sostenibilidad se utilice a lo largo del texto con la consabida y vaporosa generalidad que el término viene

25


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Largas colas de visitantes en los autobuses turísticos de Barcelona.

arrastrando desde que se puso de moda allá por los años ochenta del siglo pasado (que “el crecimiento de la actividad turística tiene que efectuarse dentro de unos parámetros de equilibrio y de equidad en los que el crecimiento de la actividad produzca el menor desgaste posible y aporte el máximo de beneficios” es frase mejor o peor compuesta que podremos o no suscribir, pero tan ligera y vacía como el viento si no se acompaña de mayor concreción). Lo que me parece estremecedor es que el pro-

26

pio compromiso con la sostenibilidad se utilice en el documento como marca y señuelo –la “señal de identidad de la ciudad”– que garantizará el “éxito” –la “ventaja competitiva”– de Barcelona como destino turístico en el mercado global. Es decir, que lo que el Plan propugna no es otra cosa al fin y al cabo que convertir “la sostenibilidad en un producto turístico en sí mismo”, como confiesa literalmente y sin reparos (el subrayado es mío) la Carta de Turismo Responsable firmada por el Ayunta-

miento de Barcelona, el Instituto de Turismo Responsable y la UNESCO en diciembre de 2010, uno de los cinco compromisos en esta materia que el consistorio ha llegado a aprobar o firmar durante el quinquenio en cuestión. ¿No es esto mercantilizar la sustentabilidad? ¿No es este competir en sostenibilidad una operación mercadotécnica para atraer clientes y generar demanda, para lograr el tan deseado “liderazgo en turismo urbano continuado en el tiem-


Turistas en la pasarela del Maremagnum de Barcelona. Foto: Ricard Cugat.

po” que permitirá a Barcelona ganarle la partida a ciudades como París, Roma, Madrid, Viena, Berlín, Londres, Nueva York, entre otras? Por sorprendente que parezca, los responsables del PET15 parecen estar convencidos de que “no hay éxito sostenido y a largo plazo sin sostenibilidad y no hay sostenibilidad sin la capacidad de ser competitivos”, esto es, que el crecimiento sin crecimiento es posible porque la mera declaración de intenciones conjurará los efectos adversos del incremento de turistas en el que a la fuerza desemboca cualquier forma de liderazgo en el mercado del turismo global. El caso es que ahora que ya ha finalizado el periodo de aplicación del Plan Estratégico, sabemos a ciencia cierta que, a medida que la cantidad de turistas ha ido aumentando de manera sostenida (pasando de unos siete millones en

2010 a los ocho y pico de 2015), la degradación ambiental (ruido, polución, saturación y desgaste de monumentos y recorridos icónicos, desaparición del comercio local, aumento del precio de la vivienda, etc.) se ha ido haciendo insostenible para un número cada vez más elevado de ciudadanos. En el nuevo Plan Estratégico de Turismo diseñado para el periodo 2016-2020 (PET20 para los expertos), la milagrosa receta “sostenibilidad y competitividad: un binomio indivisible” del plan predecesor se califica de “giro copernicano en las prioridades de la política turística” de Barcelona y se declara el compromiso de afianzarla. El nuevo documento, en cuyas páginas iniciales, por cierto, se rescata la Visión 2020 para dejar firme constancia de su vigencia, reconoce asimismo de su antecesor la

novedad conceptual que implica considerar a los turistas y visitantes de Barcelona como “ciudadanos temporales de la ciudad”. No dispongo ya de espacio para ensayar una reflexión sobre una definición de tan estimable apariencia, aunque de escasa, me sospecho, operatividad. Permítaseme tan sólo desear que la definición prospere lo menos posible, no vayamos a correr el riesgo de que a base de repetirla hasta la saciedad acabemos confundiéndonos en su literalidad y convirtiendo a los vecinos de Barcelona –y de Cualquier-parte– en turistas permanentes de su ciudad.

1 En El turista desnudo (Gatopardo ediciones, 2017), donde el autor intenta realizar El viaje imposible de Marc Augé y, por supuesto, no lo consigue.

27


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Vista aérea del cerro del Molinete, en 2008, previo al inicio de la excavación arqueológica e inserto en la trama urbana. Foto: Aertographstudio.

El Barrio del Foro/Molinete Cartagena: investigación y transformación urbana josé miguel noguera celdrán Catedrático de Arqueología. Universidad de Murcia. Codirector de las excavaciones arqueológicas

mª josé madrid balanza

Arqueóloga. Codirectora de las excavaciones arqueológicas

agustina martínez molina Gerente del Consorcio Cartagena Puerto de Culturas

izaskun martínez peris Conservadora-Restauradora. Dirección técnica de las intervenciones de Conservación-Restauración

El Barrio del Foro Romano, en Cartagena, es el nombre con el que se ha identificado a nivel turístico, la parte baja de la ladera meridional del cerro del Molinete, una de las colinas que configuran la anti-

28

gua Carthago Nova y que según cita Polibio de Megalópolis (Hist., X,10) en la descripción que hizo al visitar la ciudad a mediados del siglo II a.C., allí se encontraba el Palacio de Hasdrúbal.

Tras una serie de estudios arqueológicos previos, la administración local y regional aprobaron en 2001, el Plan Especial de Reforma Interior del Molinete, según el cual, se define un área de reserva arqueoló-


Vista aérea del cerro del Molinete (2012). En la imagen se observa la cubierta de la Insula I, obra de Amann-Cánovas-Maruri, financiada por la Comunidad Autónoma. Del mismo modo, se reflejan las intervenciones promovidas por el Ayuntamiento en el parque cima y las calles limítrofes con cargo al Plan E. Foto: Aertographstudio.

gica de 21.357 m2, en pleno corazón de la ciudad, con el objetivo de poner en marcha el Parque Arqueológico del Molinete. Toda la edificabilidad se concentra en el área perimetral, al pie de las laderas norte y oeste, aunque con la condición de que su altura no entorpezca la visión de la silueta del cerro. En cualquier caso, las nuevas construcciones llevarán consigo la pertinente excavación arqueológica previa, así como la evaluación de los restos recuperados, en caso de haberlos. Partiendo de los resultados obtenidos en los mencionados estudios arqueológicos previos a la redacción del PERI, que pusieron de

manifiesto la riqueza y potencial arqueológico de la zona y en particular de la parte baja de la ladera suroriental, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia aprobó y financió a partir de 2006, un proyecto arqueológico cuatrianual destinado a excavar, investigar, conservar y musealizar el patrimonio arqueológico de un amplio sector comprendido entre la calle Honda y la Curia conservada bajo el Centro de Salud Casco Antiguo. Para ello contó con la colaboración del Ayuntamiento de Cartagena que se había ocupado previamente de adquirir todos los terrenos y derribar los edificios preexistentes. Ambos convinieron que el pro-

yecto estuviera gestionado por el Consorcio Cartagena Puerto de Culturas, en el que participaban la Comunidad Autónoma, el Ayuntamiento, la Autoridad Portuaria, la Confederación de Empresarios, la Cámara de Comercio y la Universidad Politécnica de Cartagena. Esta entidad había intervenido en el acondicionamiento, conservación y puesta en valor, desde el año 2000, de toda una serie de equipamientos turístico-culturales que estaban cambiando la fisonomía de la ciudad y potenciando su imagen a nivel turístico. Uno de los objetivos de Cartagena Puerto de Culturas es ofrecer la ciudad como un destino turístico cultural, ponien-

29


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

La visita al Barrio del Foro Romano dispone de un servicio de guías especializados que acompañan al visitante durante el recorrido.

do en valor los recursos patrimoniales que ofrece, entre los cuales, destaca su patrimonio arqueológico como elemento singular dado la diversidad del mismo, su potencial y su estado de conservación. Con estas premisas, las intervenciones arqueológicas en el Molinete comenzaron en enero de 2008 enfrentándonos a un área completamente baldía, convertido en las últimas décadas del siglo XX en una zona deshabitada, con reductos de marginalidad, en un entorno urbano completamente degradado, por cuyas calles apenas se podía transitar a causa del mal estado que ofrecían. De este modo, la intervención arqueológica en el Molinete se planteaba no sólo como un proyecto de investigación para conocer la evolución de este sector de la ciudad desde nuestros días hasta el siglo III a.C., sino tam-

30

bién como un proyecto de regeneración urbana, que servía para devolver la funcionalidad de esta zona que a lo largo del siglo XX se había convertido en un punto completamente marginal en pleno corazón de la ciudad. Partiendo de la investigación arqueológica, se plantea crear un nuevo atractivo urbano, con el objetivo de convertirlo en un referente cultural a sumar a los ya existentes, con el Museo del Teatro Romano a la cabeza y que ha de ser capaz de impulsar la regeneración de su entorno urbano más inmediato. Así pues, además de la intervención arqueológica, se puso en marcha el Centro de Salud del Casco Histórico, en cuya planta baja está previsto instalar el Museo del Barrio del Foro Romano/Molinete, se llevó a cabo el ajardinamiento de la cima y se consiguió la remodela-

ción urbana de las calles limítrofes, con la peatonalización de buena parte de ellas. Con estas iniciativas, se ha conseguido recuperar la habitabilidad de este sector urbano, quedando completamente integrado en la vida cotidiana de la población local al dotarla de diversos servicios; además se ha fomentado la creación de negocio en este área, siendo en la actualidad, una de las zonas con más movimiento por la variedad de locales de ocio o pequeños negocios específicos, que conviven con los turistas que visitan la zona para conocer el Barrio del Foro Romano. Turistas de muy diversa índole y procedencia, donde encontramos desde grupos escolares atraídos no sólo por el yacimiento, sino también para realizar los talleres y actividades diversas que les ofrece Cartagena Puerto de Culturas, ade-


Vista cenital de la Insula I al completar la excavación de las Termas y el Edificio del Atrio, en 2009. Foto: Aertographstudio.

más del turismo familiar, visitas individuales de muy diversa índole y turismo internacional que en buena medida procede de los cruceros que hacen escala en Cartagena dada su interesante y singular oferta cultural y turística. El Barrio del Foro Romano cuenta con dos manzanas del siglo I d.C. excavadas, conservadas y musealizadas. Estas Insulae corresponden al centro neurálgico de la ciudad antigua ya que se encuentran a medio camino entre el puerto, que se localizaba en las inmediaciones de las actuales calles Mayor-Puertas de Murcia y el Foro, situado en el entorno de la Plaza San Francisco y la actual calle Adarve. Denominamos Insula I, a la manzana más suroeste localizada hasta el momento; ocupa una superficie de unos 2.500 m2 y está integrada por las denominadas Termas del Puerto, en el extremo

oeste y el Edificio del Atrio. Ambos están encajados en la trama urbana, quedando delimitados al norte por una calle (decumanus I) que marca la terraza superior; al este, por el denominado kardo I que marca la fachada de la siguiente manzana y conecta con el decumanus II, que flanquea el cierre meridional de todo el conjunto y permitiría la conexión entre el puerto y el foro. Las Termas del Puerto responden a un esquema lineal simple, donde en un mismo eje se suceden frigidarium, tepidarium y caldarium, que se completa con un eje menor en el que se encuentra la sudatio y un segundo tepidarium. Estas termas presentan la singularidad de estar dotadas de un amplio peristilo que haría las veces de ingreso monumental y proporcionaría un área abierta para usos diversos; cuenta con un espacio central sola-

do con ladrillo colocado en forma de espina de pez, porticado en sus cuatro lados, tres de ellos resueltos con columnas jónicas elaboradas con material latericio coronadas por capiteles pintados en piedra arenisca, mientras que las columnas situadas en el eje principal son corintias, con basas y capiteles de mármol Luni-Carrara y tambores de travertino. El complejo termal se construyó en los primeros decenios del siglo I y se abandonó en un momento avanzado del siglo III. Medianero con los baños antes comentados, se encuentra el Edificio del Atrio, interpretado como hipotética sede de una corporación o para la celebración de banquetes rituales en honor de alguna divinidad. Al edificio se accede a través de un pasillo –fauces– que conduce al atrio y que se completaría inicialmente con una capilla –cella–,

31


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Pintura mural con esquema en red, correspodiente a la zona media de una estancia de la planta superior del Edificio del atrio. Asociado al derrumbe de la decoración pictórica, se recuperaron las piezas de lapis specularis que componen la ventana. Foto: J. Gómez Carrasco.

Detalle de la máscara femenina que se repite en la composición en red de una dependencia de la planta superior del Edificio del atrio. Foto: J. Gómez Carrasco.

posteriormente reformada y cerrada por un muro al que se le adosa el larario en el que se da culto a las divinidades protectoras. A ambos lados del patio se dispusieron cuatro grandes salas, quizás destinadas a celebrar comidas rituales en honor de las divinidades vinculadas a la corporación. En el atrio encontramos parte de una escalera que conduciría a la planta superior, cuyos ciclos pictóricos recuperados sugieren que debía ser el área privada del edificio. A ambos lados

32

del pasillo se encuentran varias dependencias abiertas a la calle, que probablemente estarían destinadas al desarrollo de la actividad económica de la agrupación. Este edificio se construyó a mediados del siglo I y al igual que las termas, se arruinó a causa de un virulento incendio a finales del siglo III, tras sufrir varias reformas, una de ellas, en el segundo semestre del año 218, tal y como se deduce de un texto pintado en un muro y que contiene parte de una datación consular.

El excepcional estado de conservación del Edificio del Atrio, con muros que superan los 4,5 m de altura en los que aún permanecen los ciclos pictóricos que los decoraba, junto con la excepcionalidad de los suelos conservados en las Termas, supuso la necesidad de construir una cubierta que protegiera los restos. Dicha cubierta, proyectada por Amann-Cánovas-Maruri y concluida en 2012, permitió además articular la visita del conjunto arqueológico en dos itinerarios (pasarelas perimetrales colgadas de la cubierta y “cota 0” romana), facilitó la conexión del Barrio del Foro Romano con la trama urbana actual y restituyó la desaparecida línea de fachada septentrional de la calle Balcones Azules. La conservación y puesta en valor de las estructuras originales se fundamentó siguiendo metodológicamente los criterios internacionales descritos en la Carta Internacional sobre la Conservación y la Restauración de Monumentos y de Conjuntos histórico-artísticos (Venecia, ICOMOS 1964) y la Carta Internacional para la Gestión del Patrimonio Arqueológico aprobada por esta misma institución en 1990. Entre estos criterios cabe destacar el respeto al original, la reversibilidad, la discernibilidad, y la mínima intervención entre otros. Respecto a la musealización, se establecieron dos niveles de información, de forma que el visitante recibe la explicación general en las pasarelas de acceso, mientras que en el nivel de época romana recibe información específica sobre cuestiones concretas en las que se desea centrar la atención. Aneja a la Insula I, se ha excavado y recuperado una segunda manzana, de dimensiones más reducidas (Insula II), ocupada en su parte meridional por un santuario presidido por un pequeño templo que ocupa la parte central de un patio delimitado por galerías porticadas.


Santuario de la Insula II una vez musealizado, 2016. Las actuaciones en el Barrio del Foro Romano se están financiando desde 2013, con cargo al convenio de colaboración firmado por el Ayuntamiento de Cartagena y la Fundación Repsol. Foto: J. Gómez Carrasco.

Junto al templo se construyó una cisterna subterránea destinada a recoger y almacenar agua para el funcionamiento del recinto. En la cabecera del conjunto y abiertas a una de las galerías porticadas, se construyeron tres ambientes rectangulares destinados al servicio del santuario. Este santuario estuvo dedicado, con mucha probabilidad, al culto de los dioses “orientales” Isis y Serapis. Probablemente, su uso pudo estar vinculado al Edificio del Atrio, como sucede por ejemplo en el santuario de Serapis en Ostia. Pero la excavación del Barrio del Foro no se ha limitado a época altoimperial, sino que hasta recuperar estos conjuntos arquitectónicos, se han documentado las fases históricas posteriores, procurando dejar constancia de su huella histórica, bien sea por medio de testimonios de la transformación del edificio original o bien recuperando los materiales asociados para su posterior explicación en el futuro Museo del parque. Del mismo modo sucede con las fases

previas, cuya excavación queda siempre condicionada a las zonas en las que se puede acceder sin perjuicio de afectar a la estabilidad de los conjuntos en los que nos encontramos dada la entidad de los restos conservados. En particular, los niveles de ocupación posterior y anterior a época altoimperial, han quedado conservados y musealizados en el parque situado en la acrópolis donde se pueden contemplar las murallas renacentistas sobre las ruinas de los lienzos defensivos de época tardorrepulicana e incluso bárquida; los molinos de viento de época moderna que dieron origen al actual topónimo del cerro e incluso, algunos accesos a refugios de la Guerra Civil. Del mismo modo sucede con el santuario organizado en terrazas que corona la cima, presidido por un templo de tipo itálico fechado en época tardorrepublicana, en cuyo recinto sagrado se inserta el sacellum dedicado a Atargatis, de origen bárquida, aunque remodelado en época tardorrepublicana.

Con todo lo expuesto y las perspectivas de futuro que, a partir de julio de 2017, se sustanciarán en el análisis arqueológico, conservación y puesta en valor del Foro colonial y el Museo del parque, configuran el cerro del Molinete como un proyecto de excelencia de gestión patrimonial y contribuyen a perfilar Cartagena como un enclave de primer orden, con una oferta cultural y turística de calidad y una elevada capacidad de regeneración y resiliencia urbana, social y económica. Quedan como retos pendientes, a más de garantizar la continuidad de los equipos, los trabajos y la financiación, resolver satisfactoriamente la tutela del bien de cara a su proyección de futuro como legado patrimonial.

Este trabajo se encuadra en el proyecto de investigación HAR2015-64386-C4-2-P, subvencionado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de España. www.cartagenapuertodeculturas.com www.um.es/molinete

33


PATRIMONIO Y EXPOLIACIÓN

“La Tienda De Aquiles”, de la serie La guerra de Troya. Catedral de Zamora.

La fuga de nuestros tapices francisco fernández pardo Historiador Académico C. de la Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jordi

La riqueza patrimonial que España mantenía en tapices desde el siglo XV pocas veces ha sido valorada ni suficientemente investigada, pero tampoco denunciada su descarada exportación ilegal y la merma de nuestro mayor tesoro. ¿En qué estribaba el valor de esa riqueza? Sin duda en los ricos materiales que incorporaban: los hilos de lana, seda, plata y oro empleados en su ejecución. Y también en el proceso de su

34

complicada técnica al entrecruzar esos hilos para formar la trama (hasta 22 hilos se llevaba cada centímetro tejido...) así como en la necesaria colaboración de multitud de operarios empleados para copiar fielmente el dibujo o cartón a los hilos de la urdimbre lo cual exigía largos meses de trabajos, expertos tejedores y la intervención previa de grandes dibujantes, cartonistas y pintores ocupados en representar

los temas que el cliente exigía, fueran históricos, religiosos, mitológicos, heráldicos o figurativos. La fabricación de un tapiz constituía pues una complicada empresa en la que se debía invertir miles de reales en cada conjunto, grandes sumas en los materiales a emplear y la intervención de un ejército de personas y especialistas cuyo trabajo se prolongaba largos meses. Los grandes estipendios que la confección de tapices


exigía sólo podían ser enfrentados por la realeza, los Grandes de España y la clase noble, la burguesía y, por supuesto, la Iglesia, es decir las clases prepotentes y adineradas. ¿Qué motivos influían en su adquisición? Sin duda existían deseos de lujo y exhibición de poder ya que los tapices no estaban al alcance de cualquiera; pero lo que les llevó a ello fue, como ocurrió en el caso de sus adquisiciones en pintura, sus deseos de emular al propio rey y sin duda su aprecio por la belleza al aprovechar tan suntuosas representaciones para decorar sus palacios con las que manifestar su gusto y refinamiento, el lustre y la gloria de sus antepasados, ya que muchos de sus encargos guardaban relación con sus hazañas legendarias y no dejaban de portar los motivos heráldicos de sus dinastías. Los tapices como las estofas y reposteros sirvieron también para la decoración de cualquier celebración, fuera desfile, procesión, festejo, bodas reales, entradas triunfales, etc. Pero mientras que nobles y Grandes trataban con los tapices de imitar las colecciones del propio rey, la Iglesia también aprovechó la majestuosidad de los tapices y su gran tamaño para emplearlos como signo de boato y lujo y en la mayor grandiosidad de los rituales religiosos al reunir en catedrales, palacios episcopales, abadías y conventos, grandes conjuntos que vinieron a enriquecerse con la continua trasmisión de tapicerías por la nobleza a los templos y monasterios, bien fuera por donación de sus fieles o por encargos expresos. Un ejemplo lo encontramos en la concesión de nueve tapices del conde de Montalvo a la catedral de Burgos en 4.000 ducados en plata, bajo la condición de consumir dicha suma en responsos y misas por su alma.

¿De dónde provenían la mayoría de los encargos que realizaban? En vista de la carencia de especialistas y de centros textiles en nuestro país, casi todos los tapices que cayeron en manos de las clases prepotentes vinieron de factorías del Norte de Europa como Arras y Angers, las más antiguas (siglos XV-XVI), pero los tapices barrocos mucho más abundantes, más ricos y recamados, llegaron de Tournai, Audenarde, Beauvais, París y sobre todo de Bruselas donde se encargaban o adquirían directamente a través de un mercado de exhibición permanente llamada la “Tapissier Pand” o “Panda” (1460-1560) o bien recurriendo a ciertos agentes, como los que utilizaba en Amberes el gran mercader Simón Ruiz instalado en Medina del Campo. Desgraciadamente fueron las tropas españolas las que en 1576 saquearon aquella Panda y provocaron la desbandada de los tejedores. Uno de los más notables fue François Tons quien, agobiado por las deudas, partió contratado hacia Pastrana donde realizó tapicerías de altísima calidad. Sólo cuando en 1720 se decide Felipe V a fundar la Real Fábrica de Tapices en Madrid la continua importación de tapices se debilita pero no cesa. ¿Qué importancia tuvo aquel tesoro artístico? Como resultado de esta constante importación, la acumulación de tapices en poder de la realeza española en sus palacios nos muestra una colección comparable en calidad a las mejores de Europa, al punto que al ser estudiada por Tormo y Sánchez Cantón afirmaban en 1919 que la Colección Real de España “singularizaba en el mundo mucho más que el Museo del Prado”. Y en punto a cantidad, años antes el gran experto bruselense Alphonse Wauters, en su sorpresa al ver su cantidad no se quedó atrás al afirmar, con harta exageración, que con

los tapices del Palacio Real podía alfombrarse el camino desde Madrid a El Escorial. En efecto, pese a las muchas pérdidas habidas, al ser inventariados en 1888 se contaron un total de 422 tapices, 185 de ellos fabricados en Bruselas. La mayoría habían sido adquiridos por encargo expreso, por compra, por graciosas donaciones o bien aportados por herencia de miembros de la realeza de los Austrias. En total la cifra de los existentes en Patrimonio Nacional hoy alcanza la cifra de casi 3000 ejemplares, muchos de los cuales superan los cinco metros y otros rebasan los diez. ¿Quiénes se distinguieron en el acaparamiento de los mejores tapices salidos de los centros textiles citados y de otros como los Gobelinos? Que la afición hacia los tapices se generalizó entre la alta nobleza lo evidencia el conjunto coleccionado por los Alba y el mismo III duque del Infantado el cual dejó a su muerte 69 notables ejemplares, algunos vinculados al mayorazgo y otros libres que habrían de servir para pagar mandas y deudas del finado, aunque su hijo no cumplió su voluntad y debió abonar cerca de millón y medio de maravedíes a los acreedores para no ver dispersada su herencia. En virtud de esta contagiosa pasión, aparte de las nutridas colecciones reunidas por nuestros monarcas, desde el siglo XVI fueron notables los fondos que reunieron los duques de Caracena, de Frías, de Lerma, de Castelrodrigo, de Medina de las Torres/Oñate o de Medina de Río Seco, pero también otros reunidos por los marqueses del Carpio, de Leganés o de Monterrey. Sin embargo la época dorada del tapiz barroco fue aprovechada sobre todo por don Luis de Haro, marqués del Carpio, por el duque de Pastrana y el duque de Montalto, a los que podrían añadirse otros coleccionistas como el marqués de Villafranca cuyas series

35


PATRIMONIO Y EXPOLIACIÓN

La Colegiata de nuestra Señora de la Asunción de Pastrana, reúne la serie de tapices gótico flamencos más importante del mundo de finales del siglo XV y que narran la conquista de las plazas del norte de África por las tropas de Alfonso V de Portugal.

de tapices (111 tapices) y su gran valor (hasta más de medio millón de reales...) hemos conocido por las tasaciones de sus fondos al morir, una vez que se produjo la almoneda (1635) que motivó su dispersión para pagar a sus acreedores. Son los registros y precios de estas almonedas las que evidencian el altísimo precio de los tapices y reposteros, tal y como lo demuestran el pago de los tres millones de maravedís que llegó a pagar Felipe II por los ocho paños del Apocalipsis y los 25.000 ducados que se abonaron por una rica colgadura para adornar el Buen Retiro. Un ejemplo de acumulación de tapicerías en manos de burgueses y comerciantes lo hallamos en Palma, ciudad en la que aún perdidos el noventa por ciento de los suntuosos palacios que enriquecían sus calles en el siglo XVIII (hasta 127 se contabilizaban...), todavía a finales del pasado siglo se enorgullecía de exhibir palacios enjoyados por bellos tapices como el de Can Marqués habitado por un antiguo mercader enriquecido, y otros como Can Oleza, por no mentar a Can Bordils, Ca la Torre, Ca la Gran

36

Cristiana o Can Sollerich de incierto futuro y aún el Palau March, encadenado a un sonado litigio, palacios todos hoy “reconvertidos a la moderna” y “desvestidos”, los cuales disponían en el pasado de grandes estancias repletas de notables tapices y colgaduras en especial la Can Puig, soberbia construcción que guardada parte del patrimonio dejado por los Despuig, los Dameto y el depósito de Castell de Bendinat, patrimonio notabilísimo que fue subastado en 1999. Otro ejemplo de acumulación de tapices lo hallamos en Ávila, ciudad residencial elegida por notables nobles durante el verano, de cuyos muchos edificios palaciegos (hasta más de treinta...) colgaban grupos de soberbios tapices flamencos pertenecientes a familias regias. En ellos recalaron colecciones de ilustres linajes como los Alba, Montijo, Tamames, Parcent, Cerralbo, Polentinos, Navas, Superhunda, etc., pero no transcurrieron muchos años para que los palacios desaparecieran y los bienes que guardaban, testimoniados por multitud de fotografías, se trasladaran o se perdieran bien por ruina y negligencia, por

lamentables incendios como el palacio de los Medinaceli, que acabó abrasado en 1917 o, lo que fue más habitual, subastados o enajenados al mejor postor por los administradores. Tal sucedió en el caso de las exposiciones y ventas organizadas en el palacio del conde de Altamira en Madrid, a cuyo linaje perteneció el palacio abulense de los Velada, vendido a mediados del siglo XIX. Igual suerte les cupo a los tapices que los duques de Parcent mantenían en la madrileña calle de San Bernardo. ¿Qué suerte final tuvieron la multitud de ricos tapices que los estamentos directivos del país acapararon a lo largo de los siglos? A esclarecer esta pregunta muy pocos se han dedicado y son contadas las investigaciones y estudios emprendidos para conocer su paradero final. Por eso hay que recurrir sobre todo a los catálogos de venta en las subastas del extranjero y a las hemerotecas y archivos de protocolos y sobre todo a los expolios, siniestros, robos, almonedas y evasiones clandestinas para descubrir el triste sino del que fue acaso uno de nuestros mayores tesoros patrimo-


niales, en su mayoría lentamente desbaratado en silencio para ventaja de museos, galerías de subastas, coleccionistas, aristócratas y burgueses extranjeros. La funesta pérdida de ese patrimonio monumental ya se inicia en la Navidad de 1734 al producirse el incendio que consumió el antiguo Alcázar de los Austrias, pero la ruina se incrementa durante la invasión napoleónica y los incendios y asaltos de la soldadesca. Y mucho más a raíz de las desamortizaciones en las que predominó la incuria y el menosprecio hacia una riqueza textil de inmensa calidad artística, como lo prueba el desdichado uso al que sirvieron. Y es que se ignoró la conservación preventiva de los tapices en palacios, catedrales y castillos y muchos acabaron mutilados o utilizados como meras alfombras. Tal es el caso de los tapices de la catedral de Cuenca o los grandiosos de Zamora (la serie de la “Guerra de Troya) que sirvieron para ser pisoteados por Isabel II y su comitiva a fin de que los regios pies no sufrieran al pisar el empedrado... Todo era consecuencia de la ignorancia y el desconocimiento del altísimo precio que alcanzaban en las subastas extranjeras. Son estas casas de subastas y marchantes parisinos, como los hermanos Lapeire, ubicados en un inmueble del Boulevard des Italiens, los que descubren con sus ventas el aluvión de tapices de origen español que se liquidan en París a finales del siglo XIX, a raíz del implacable declive de la nobleza española. El primero y gran despilfarro se descubre en la subasta convocada por el Hôtel Drouot en 1870 para otorgar los magníficos seis tapices de la “Historia de la Casa de los Moncada” enajenados por el duque de Medina Sidonia, los cuales acabaron en la residencia del conde Potocki en la capital francesa. La

segunda sangría tuvo lugar igualmente siete años después en la mismas salas, donde aparecen, entre otras piezas, hasta 75 tapices italianos y flamencos que se decían “de gran calidad”, todos expatriados a París por el ilustre XV duque de Alba, tal y como revela el catálogo publicado. Uno de los más notables cayó en manos del sagaz Duveen y fue adquirido por el millonario norteamericano Hearst, pero al llegar la ruina de éste, pasó al anticuario French y de su galería de arte a Charles Deering, otro expoliador de España, el cual lo legó a The Art Institute of Chicago. Otro gran tapiz pasó por parecidas peripecias hasta recalar en el Boston Museum of Fine Arts y, en fin, el dedicado al “Juicio Final”, pasó por las manos de un par de barones hasta recalar en el museo del Louvre. La venta y expatriación de los tapices por los dos grandes duques eran del todo ilegales, pero ¿cómo consiguieron trasponer las fronteras con un cargamento semejante? Me atrevo a asegurar que tan altas dignida-

des del reino no encontrarían obstáculos porque los Grandes de España (y el citado de Alba era doce veces Grande de España y diputado en las Cortes) gozaban de la posesión de pasaporte diplomático y por tanto de la inviolabilidad de sus equipajes. Pero las ventas en los palacios de los Alba no se detuvieron pues, según refiere Federico Marés, a los años seguían apostados en los aledaños del palacio de Liria avispados mercachifles a la espera de los ricos textiles que se dilapidaban para venderlos en el Rastro. Varios factores contribuyeron a la ruina del tesoro en tapices en posesión de la nobleza y la aristocracia. Aparte de las ventas clandestinas y los estragos producidos por la incuria, cobró importancia supina, como he dicho, la ignorancia sobre su valor y también las pésimas condiciones de conservación de los tapices en castillos y palacios, cáncer fatal que los fue eliminando y al que se le puso freno en los palacios reales gracias a la creación del Real Oficio de la Tapicería. Desgraciada-

Tapices de la Conquista de Túnez y los Paños de oro en el Pabellón de España en la Exposición Universal de París de 1900. AGP FODI 10163227.

37


PATRIMONIO Y EXPOLIACIÓN

Museo de Tapices de la catedral de San Salvador de Zaragoza.

mente se ignoró la conservación preventiva de los tapices (desinfectación, limpieza periódica, preservación de la humedad y la insolación, etc) y otro tanto sucedió con los que poseía la Iglesia, algunos de cuyos mejores ejemplares los he llegado a ver mutilados, doblados y cortados, con grandes pérdidas del hilado, desgastes de tipo mecánico, zurcidos groseros, gran suciedad, agujeros de clavos, etc. Gran incidencia tuvo en su pérdida el declive económico de sus propietarios y las subastas públicas que motivaron derroches como el de la Casa de Osuna de sus tapices, con menoscabos tan sensibles como aquellos que decoraban las paredes de su residencia en la Puebla de Montalbán. Durante algunos decenios el periódico La Iberia testificó con las subastas públicas que periódicamente anunciaba el malbarato de aquel gran tesoro tan mal apreciado y despilfarrado por la alta nobleza. En esta liquidación cobró suma importancia la desaparición del mayorazgo, lo cual facilitó la dispersión de las grandes colecciones al dividirse en lotes y pasar sus bienes a manos

38

de sus herederos, poco interesados en textiles y más proclives hacia la pintura. De la venta masiva de aquellos tapices heráldicos algunos burgueses como Julio de Morales, alcalde de Casa y Corte, Francisco Sáez de Anabe, Casimiro Alonso Ibáñez de León, el pintor Caproti etc., sacaron provecho deseosos de emular a la aristocracia y decorar sus mansiones, pero también los marchantes y agentes extranjeros para adquirir lotes excelentes a bajo precio y contribuir a su desaparición de España. Y en fin, otro factor a considerar en su liquidación fue la asunción y acumulación de líneas y derechos en pocas familias ilustres al extinguirse notables títulos sin descendencia, lo cual contribuyó a la ingente concentración de colecciones en manos de ilustres títulos herederos (los Alba, Osuna, los Medina Sidonia, los Medinaceli, los Infantado, etc.) cuyos linajes privilegiados se dedicaron a liquidarlas, tal y como hemos visto en el caso de los Medina Sidonia y Alba en París. Y si la nobleza vendió y malbarató el tesoro en tapices que administraba,

¿permaneció intacto el que se encontraba en poder de la Iglesia? Era enorme el número y calidad de los que poseían palacios arzobispales, conventos y catedrales y muchos se conservan; por ejemplo los magníficos ejemplares que custodia todavía la Seo de Zaragoza (60 tapices), las catedrales de Toledo (65), catedral de Sigüenza (16), Santiago de Compostela (44), convento de las Descalzas Reales de Madrid (17) o la misma catedral de Tarragona (47) al beneficiarse como las anteriores de ciertas donaciones y almonedas. Estas almonedas se llevaban a cabo cuando el difunto no deseaba que sus colecciones se vincularan al mayorazgo, así que por compras o por donaciones graciosas, la Iglesia mantuvo un patrimonio en tapicerías incomparable hasta el siglo XIX, momento en que comienza su desdén y las ventas masivas, pero también su destrucción para aprovechar el oro y la plata usados en su confección, lo cual contribuyó a su ruina. En efecto, no puede decirse que aquel tesoro se conservara con el máximo celo y tapices góticos, ricos


textiles como colgaduras y reposteros y muchas series de tapices barrocos que representaban temas profanos o mitológicos fueron dilapidadas, a precios irrisorios, con candidez, ignorancia y menosprecio, sin que sus responsables fueran culpados. Antes de la Guerra Civil fueron sonadas las liquidaciones emprendidas por los cabildos catedralicios de Burgos y Palencia a costa de los maravillosos tapices legados por el obispo Fonseca. Con especial expectación en 2009 el museo neoyorquino “The Cloisters”, dependiente del Metropolitan de Nueva York, exhibió el hermoso “Tapiz de Burgos” (mide 8 x 4 metros...) que fue vendido en 1926 por los capitulares a un francés llamado Bekri. Por la misma época los más famosos de “La guerra de Troya” que poseía la catedral de Zamora, iban a ser también dilapidados pero se interfirió para impedirlo cierta disposición sobre ventas emitida por la superioridad eclesiástica. Sin embargo nada impidió la sangría cuando vemos cómo el museo de San Francisco adquirió otro propiedad de la catedral de Toledo y desaparecieron otros muchos que conservaban distintas diócesis. En los dos últimos siglos la venta indiscriminada de tapices “como trapos sucios” y a bajo precio tuvo lugar en numerosos lugares de España. Sucedió desde principios del siglo pasado en la catedral de Cuenca con el resultado de quedar reducidos sus fondos a tan solo quince tapicerías, merma dolorosa que también afectó a la magistral de Alcalá de Henares. A ambos templos les afectó igualmente la violencia y confusión de nuestra funesta Guerra in-civil, funesta vorágine que en el caso de las enajenaciones de Cuenca no dejó de ser aprovechada por algún avispado marchante levantino y el inefable Pedro Ruiz afincado en Vitoria, mientras que respecto a los tapices

Museo de Tapices y Textiles de la Catedral de Toledo.

que desaparecieron en la ciudad alcalaína todo fue niebla y misterio, y sólo al tiempo fue localizado alguno en Estados Unidos o sirviendo como fondo en una escena de cierta película española... Hay que decir que Alcalá reunía en tiempos no pocos centros religiosos importantes los cuales contenían tapicerías notables tanto en la capilla de San Ildefonso como en el desaparecido convento de San Diego, pero era la Magistral la que contaba con riquísimos brocados, doseles y paños entre ellos algunas series barrocas fabricadas en Bruselas donadas por generosos benefactores (arzobispo Carrillo, cardenal Cisneros, Felipe II, Diego Román de Ugarte y Francisco de la Peña, Neroni, etc.) tapices soberbios que al estropearse por desidia y mal uso y ser luego restaurados, al estallar la guerra e incendiarse el templo, el abandono de éste a su suerte determinó que los veinte tapices que sobrevivían desaparecieran secretamente. Pero ¡cuántos cientos desaparecieron antes y después de estos sucesos! ¿Qué personajes protagoniza-

ron la fuga de multitud de tapices de España? La lista de “inocentes vendedores” y sus cómplices, junto con los nombres de agentes y marchantes que sobornaron y engañaron con sus socaliñas para saquear palacios y templos a fin de nutrir a museos y coleccionistas norteamericanos de nuestro gran patrimonio textil, ofrece una lista interminable de responsables. Sólo a título indicativo nombraremos algunos. Fueron señalados marchantes españoles como Ignacio Martínez y Raimundo Ruiz, y los agentes del atorrante magnate estadounidense W.R. Hearst, los llamados Arthur Byne y su esposa. Mildred Byne, los agentes Emile y William Baumgarte que tenían una tienda de tapices en Nueva York, a los que también hay que añadir otros muchos anticuarios que nutrieron de piezas a Archer Huntington, fundador de la Hispanic Society o, en fin, el astuto ladrón Erik “el Belga”. Con antecedentes gravísimos, el gran saqueo se inicia a principios del siglo XX pero en silencio continúa hasta nuestros días y para evidenciarlo basta confrontar los inventa-

39


PATRIMONIO Y EXPOLIACIÓN

divulgación allí recalaron los grandes magnates, anticuarios y directores de museos para hacerse con los ejemplares más notables. Por ejemplo, los cuatro soberbios ejemplares correspondientes a “Las Edades del Hombre” extraídos de la catedral de Palencia por Raimundo Ruiz, hoy en el Metropolitan de Nueva York, los adquirió la firma French & Co., y al final pasaron a poder de W.R. Hearst.

Tapices adornando el exterior de la Catedral de Toledo. © Diputación de Toledo. Fondo fotográfico Pedro Román Martínez.

rios de algunas diócesis para advertir las desapariciones, las pérdidas por ventas silenciosas en conventos y abadías, o bien los estragos sobrevenidos a la ruina de soberbios palacios españoles para demostrarlo. De los muchos tapices que los extranjeros nos esquilmaron hablan no sólo los rentables negocios de grandes galerías de anticuarios (French & Co, Duveen Brothers Inc., Galeries Heilbronner de París, Wildenstein, Seligmann...), las decoraciones de muchas grandes mansiones de ciertos magnates norteamericanos (M. Samuels, Hearts, etc.), los almacenes y salas de sus museos (Metropolitan de Nueva York, Hispanic Society, Museo de Arte de Pennsylvania, los Museos de Bellas Artes de Boston, de Chicago, de San Francisco, el Conservatorio de Baltimore, la National Gallery of Art de Washington...), y otros europeos como el Museo Victoria&Albert de Londres, los Musées Royaux d´Art et d´Histoire de Bruselas, castillo alemán de Fulda, Cámara de Comercio e Industria de París, Kasteel De Haar de Holanda... Sorprende sobre todo la impudicia de las muchas subastas

40

mantenidas en Sotheby's o Christie´s al sacar a la luz y enmascarar los paños bajo el ardid de “tapices flamencos” para ocultar el origen español de las piezas, o bien los que exhiben sin rebozos u ocultan algunos coleccionistas sin ignorar la violencia y el robo y la extracción ilegal de ellas. Debemos a los profesores M.A. Zalama y María José Martínez Ruiz la investigación sobre este gran saqueo en Castilla y así queremos constatarlo. Desde el año 1919 hasta el año 1939 cuando se concluye nuestra guerra, la sangría para nuestro patrimonio fue colosal. Basta con seguir los anuncios incluidos en The New York Times de la época para conocer los trapicheos y ventas que promovidos por Pedro Ruiz, marchante sin escrúpulos de Vitoria, y de sus hijos Raimundo y Luis, determinaron las especulaciones de la importante firma Clarke Galleries de Manhattan, especializada en tapicerías, a costa de los bienes ilegalmente expatriados por aquéllos. Se sirvieron de la American Art Association como escaparate y para su mayor

Otro sutil escaparate que utilizaron nuestros marchantes para sus ventas fue la Exposición Internacional de Barcelona (1929) donde aparecieron no como traficantes o comerciantes sino como coleccionistas altruistas que contribuían a su mayor éxito. El gran botín que los Ruiz acumularon provenía de iglesias, conventos y monasterios dilapidados. En alguno de ellos como en el de las Clarisas de Palencia extrajeron cuatro ejemplares del siglo XV que volaron a Estados Unidos. Estas ventas eran a menudo autorizadas por los propios diocesanos ignorando las protestas y denuncias aparecidas en la prensa que realizaban indignados los más sagaces responsables de nuestra riqueza patrimonial, como el ministro Santiago Alba el cual frenó la venta de la serie de tapices concernientes a las hazañas de Aníbal, tal y como pretendía la catedral de Zamora. A pesar de que incluso la diplomacia española colaboró y apoyó sin rebozos no pocas gestiones de venta realizadas por nobles y obispos, entre los años 1938 y 1941 el representante franquista en Nueva York filtró la noticia al ministro Jordana de la connivencia de la Iglesia en la venta de tapices de la catedral de Burgos a cierto marchante español establecido en la ciudad neoyorquina. No es necesario señalar que todos los responsables se libraron del menor proceso y de sanción alguna.


Extrajeron gran provecho de aquella gran almoneda, en la que perdimos gran parte de nuestro tesoro en tapices, otros marchantes extranjeros como Larcade, Schutz, Stora, Demotte... A ninguno de ellos se le formó proceso o vieron la cárcel, ni siquiera a los españoles establecidos en España, como Parés, Lafora o Sánchez Villalba, enzarzados en negocios dudosos. El único que no se libró fue el marchante checoslovaco, José A. Weissberger que aprovechó el favorable mercado español antes de nuestra contienda civil para hacerse en pocos años con miles de piezas que trasladó a los Estados Unidos en colaboración con su hermano Herbert Paul, un negocio rentabilísimo que aprovechó también el codicioso conde de las Almenas. Tanto éste como aquél se sirvieron de escaparates como las exposiciones patrocinadas por la Sociedad Española de Amigos del Arte para dar a conocer las piezas y revalorizarlas luego a precios más altos. El conde de las Almenas, amigo de Franco, logró engañar y con el pretexto de celebrar una gran exposición con bienes españoles en Estados Unidos, enajenó en Norteamérica todo género de piezas incluso tapices. Sin embargo Weissber-

ger, acusado de pertenecer a la masonería fue procesado, huyó de España y se le embargaron los miles de objetos valiosos que había llegado a acumular, algo de lo que tampoco se libró Raimundo Ruiz en 1936. Pero no todo fueron engañifas y ventas autorizadas por los respectivos diocesanos, pues los asaltos y robos perpetrados a los templos regidos por la Iglesia, facilitados ante la carencia de celo y de suficientes medidas de seguridad, también contribuyeron a la desaparición de lujosas tapicerías. Esta ruina aún continúa. En febrero de 1982 fue desarticulada en Barcelona una banda que había reunido un gran botín de obras de arte, entre las que se encontraban los 6 tapices sustraídos de la iglesia parroquial de Castrojeriz (Burgos), tapices que fueron valorados en mil millones de pesetas. Quien comandaba la banda era el famoso Erik “el Belga” y estaban implicados en el sucio negocio cierto anticuario de Sitges, dos alemanes y otro ciudadano belga, los cuales habían logrado introducir el cuantioso botín en distintos países dirigiendo las piezas a guardamuebles como “muebles viejos”. Tal alijo era resultado de los saqueos emprendidos dos años antes sobre igle-

Tapiz de las Artes Liberales. Iglesia de Castrojeriz (Burgos).

sias y colegiatas del Norte de España sin medios de alarma ni vigilancia alguna. Por fortuna y correspondiente a otra “hazaña” del inefable belga, no hace mucho pudo recobrarse el rico tapiz “La Virgen y el Niño” que arrambló de la catedral de Roda (Huesca). El ladrón llegó a exhibirlo en Suiza, lo compró un marchante alemán por 30.000 dólares, pero después fue visto en una galería de Houston en Estados Unidos tras ser adquirido en cierta feria de Bélgica abonando por él 360.000 euros... Habían pasado 36 años hasta su recuperación tras largas gestiones diplomáticas, políticas y de la Interpol. No hubo la misma suerte con otro tapiz gobelino magnífico que representaba las “Hazañas de Alejandro el Magno, batalla de Grónico” y que fue sustraído en 2009 de un domicilio de Huesca. Cierto es que la Guardia Civil a través de su Policía Judicial ha recuperado algunos ejemplares en los últimos años, como los dos tapices robados en Barcelona por un miembro de la Camorra italiana, pero todavía la sangría de los tapices continúa. Por fortuna, tras un desacertado informe que facilitaba la venta y evasión del tapiz de oro de Enrique VIII (obra maestra de la tapicería bruselense del siglo XVI perteneciente a la colección de Felipe II y que ambicionaba el Metropolitan de Nueva York) la Junta de Valoración y Exportación no ha consentido que transpusiera nuestras fronteras. Sin embargo, en los últimos tiempos la casa Sotheby´s anunciaba la subasta de dos magníficos ejemplares antiguos pertenecientes al marqués de Morberq. Y el mismo camino siguieron los ricos bienes que poseía el conde navarro de Guendulain subastados por Christie´s en Londres. ¡A qué seguir! Juzgue el lector por lo dicho la dimensión de nuestra ruina.

41


ENTREVISTA

Ignacio Vasallo.

Entrevista a Ignacio Vasallo Tomé Fundador de Turespaña Experto en turismo internacional Parece obligado, antes de nada, preguntarle cómo define el concepto de “Turismo Cultural”. Ni siquiera el experto más reconocido mundialmente en este campo, el profesor holandés Greg Richards se atreve a dar una definición precisa. En Europa pensamos que es la visita a lo que llamamos destinos culturales, como las ciudades y lo que contienen, como monumentos y museos, mientras que en América la definición es más amplia.

42

Yo soy partidario de la definición más extensa posible, que incluye el turismo gastronómico, etnográfico, religioso, folklórico, que concibe a la cultura como la forma de vida de una determinada colectividad y a todo lo que ha ido creando a lo largo de su existencia. Hasta mediados del siglo XX todo el turismo era cultural. Tras la aparición de las vacaciones pagadas, el Estado del Bienestar se expresa en el turismo para las clases medias europeas que nunca habían gozado de


Entrada al Museo del Prado, Madrid.

ese lujo y buscan un buen clima para disfrutar. El destino era y es España. ¿Cree que se considera a España un país de referencia dentro del Turismo Cultural mundial, como puede ser Italia o Francia? Pues no. España es el referente en el turismo basado en el clima, la buena relación precio calidad, la cercanía a los principales mercados emisores, la abundancia de conexiones aéreas y las buenas infraestructuras de todo tipo. Por supuesto muchos turistas que vienen a España por el clima visitan lugares culturales. Los primeros visitantes de La Alhambra son los turistas de la Costa del Sol y algo parecido ocurre en La Costa Brava con los lugares dalinianos. Y hay otros, aunque menos numerosos, que tienen motivaciones puramente culturales, como los peregrinos del Camino de Santiago, los admiradores de Gaudí o los que vienen a San Fermín. (Y esto es un buen ejemplo de una concepción amplia del Turismo Cultural). Nosotros no tenemos la tradición italiana, que viene de finales del siglo XVII con el Gran Tour, o la francesa con París. Somos bastante nuevos, en realidad a partir del Romanticismo.

Los que viajan con esa intención a España ¿qué van buscando? ¿cuáles son los valores culturales más apreciados? ¿Influye en esa percepción decisivamente la cultura de origen del visitante? Lo que los extranjeros valoran más de España es la forma de vida, lo que ellos suponen que es una alegría de vivir, las fiestas, el vino y la gastronomía, el poder salir por la noche. La belleza de nuestro Patrimonio Histórico y nuestros Museos, son apreciados, pero no ocupan el lugar principal. ¿Cree que se ha conseguido trasmitir en el extranjero un sesgo definidor según comunidades autonómicas o prevalece en este tipo de destinos el concepto tradicional de regiones con personalidad histórica propia? No. Don Quijote es el Caballero de la meseta castellana. A nadie le importa si es Castilla-La Mancha o Castilla-León, y cuando se habla del hombre de La Mancha pocos unen la expresión a un espacio geográfico. Barcelona tiene a Gaudí y la Costa Brava, a Dalí, pero pocos turistas podrían describir un sesgo definidor de Cataluña. Andalucía, desde el Romanticismo es España, o más bien España es Andalucía con su

43


ENTREVISTA

Teatro-Museo Dalí, Figueras (Girona).

flamenco y todo eso. Lo mismo ocurre con la paella, que nadie sabe que es valenciana por lo que los turistas la piden en Canarias o en la Costa del Sol. Las imágenes sobre España están muy instaladas en las mentes de nuestros turistas y se refuerzan permanentemente en el cine y la televisión. Cuando alguna ciudad posee un icono poderoso como la Sagrada Familia o el Guggenheim esa imagen se superpone sobre la anterior, pero no evita que los visitantes sigan buscando lo “español” una vez visto el icono. ¿Poseemos estadísticas y estudios sobre tendencias y evolución de todo lo que estamos comentando? Sí, claro, la Secretaria de Estado de Turismo y las diferentes Comunidades Autónomas estudian permanentemente este fenómeno del Turismo Cultural, que, excepto en cinco Comunidades Autónomas (las que más turistas reciben), llega a esos sitios. En general calculan que un cuarenta por ciento de nuestros turistas vienen por motivos culturales. ¿Esta idea del Turismo Cultural abarca también los aspectos antropológicos y folklóricos frente a las visitas a grandes monumentos y museos? ¿Es, quizás en este ámbito donde podríamos ver más diferencia entre el Turismo Cultural interior y exterior?

44

En el campo del Turismo Cultural en su sentido amplio, más del ochenta por ciento de todas las visitas y de todas las actividades, son realizadas por españoles que visitan o su propia Comunidad u otra, y, efectivamente ese porcentaje aumenta en el caso de las fiestas patronales, los festejos de Semana Santa o cualquiera de las múltiples celebraciones que tienen lugar a lo largo de nuestra geografía, incluidas las fiestas de Pamplona. Esto ha sido así desde el origen del Turismo Cultural en España. La principal consecuencia del Romanticismo fue el Nacionalismo, que recuperó leyendas antiguas y destacó las diferencias de cada lugar con sus fiestas, canciones, vestidos etc. Es pues un turismo de vecindad, aunque con el paso del tiempo haya llamado la atención de los forasteros. El problema creciente de la sobreexplotación turística de algunas ciudades como Barcelona y, cada vez más también, Madrid ¿a quién o a qué está afectando más y de qué manera? ¿Qué diferencia de problemática encuentras respecto a lo más conocido por nosotros del turismo de sol y playa? La sobreexplotación turística afecta a muchos colectivos, pero especialmente a dos, los residentes de los lugares en los que tiene lugar, que no pueden pagar los precios por el alquiler de los pisos que habitan o que venden atraídos por el alto valor y abandonan una


Fiestas de San Fermín, Pamplona.

forma tradicional de vida. Cuando cierra la tienda de ultramarinos, el zapatero o la tintorería y son sustituidos por restaurantes de comida rápida y tiendas de recuerdos, la ciudad pierde su alma.

destino de playa admite una cierta saturación sin que se destroce el tejido social, no así un destino de ciudad. Cuando los residentes se van ya no regresan.

Los segundos afectados son los propios turistas que ya no visitan la ciudad que creen visitar sino una falsificación de la misma.

¿Es realmente un fenómeno nuevo esta “invasión” o lo estamos viviendo ahora en nuestro país cuando el destino de sol y playa ha dado paso al interés por “vivir” las ciudades más atractivas por su oferta cultural? ¿Se debe a nuestra propia estrategia de gestión turística o a la propia inercia del fenómeno consumista turístico a nivel mundial?

Cuando los residentes originales se van, la ciudad es otra. Venecia llegó a tener más de trescientos cincuenta mil habitantes y hoy dia no pasa de los cincuenta mil. Lo que vemos es más bien un parque de atracciones con unos empleados que, al llegar la noche, se van a dormir a sus casas fuera de la Laguna. Por el contrario en los destinos de sol y playa los problemas son distintos. Puede haber lucha por el espacio para colocar la toalla en la playa, escasez de agua potable en ciertos momentos del verano o dificultad para aparcar o circular en algunos destinos, pero son ciudades creadas para ese fin en las que la población local está encantada con el lleno de turistas y que, cuando termina la temporada, allí donde la hay, vuelve a sus casas . Los destinos de sol y playa son más eficaces en la gestión de las masas. Los restaurantes sabían a quién tenían que atender ya desde el principio, y tanto éstos como los bares hacen felices a los visitantes con cervezas a menos de dos euros. Un

La quejas vienen de lejos. Sthendal en 1820 ya decía que Florencia tenía demasiados visitantes y Henry James a finales del siglo XIX, en sus Cartas Venecianas se quejaba de lo mismo. Pero antes era una protesta de las elites. Hoy lo es de los habitantes de los lugares afectados. Los expertos dicen que el Turismo Cultural no crece más que el turismo en general y , en mi opinión, no es correcto decir que el destino de sol y playa ha dado paso al interés por vivir las ciudades. Las dos formas de turismo conviven perfectamente, es más, el turista es muchas veces la misma persona que con gorra de béisbol y guía Michelin practica el Turismo Cultural, mientras que con traje de baño ejerce el turismo de sol y playa.

45


ENTREVISTA

¿Qué soluciones propondría para equilibrar este fenómeno? No creo que sea necesario equilibrar. Yo creo que lo que hay que hacer es gestionar el éxito para evitar morir de éxito. No hay soluciones milagrosas sino muchas pequeñas o grandes medidas que nos ayuden a aprovechar los inmensos beneficios del turismo minimizando las consecuencias negativas. España posee un sistema turístico muy variado. La mayor parte de los recursos turísticos están poco explotados. Sólo unos pocos destinos sufren de los excesos del turismo por lo que habrá que adoptar medidas locales. Para hacer las cosas bien es necesario en primer lugar poseer una información precisa sobre los recursos, especialmente sobre todo tipo de alojamientos turísticos no reglados que salen en alquiler al mercado legal o ilegalmente. A pesar de no tener competencias en esta materia la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos

46

de 2014, transfirió la capacidad de regular en esta materia a las Comunidades Autónomas, sería conveniente que la Administración Central liderara un proceso de homogeneización de las normativas que simplificara el enjambre de normas existentes. Después las autoridades de cada destino tendrían que buscar arreglos adecuados a sus circunstancias. La solución no está en regular cada vez más y en imponer restricciones sobre el número de noches y otras similares que luego no son cumplidas, sino, en mi opinión, centrarse en los aspectos fiscales, exigiendo desde la Administración Central que las empresas propietarias de las plataformas tecnológicas paguen en España por la totalidad del negocio realizado aquí, mientras que las autoridades locales, tanto de la Comunidad correspondiente como de los Ayuntamientos, tienen que aprender a utilizar las tasas turísticas como una forma de controlar los excesos, captar fondos para reparar las consecuencias negativas de una


cierta sobreexplotación y ofrecer a los turistas los mejores servicios turísticos. El Gobierno se opone frontalmente a la imposición de nuevas tasas mientras no tiene inconveniente en subir al IVA, pero no ofrece ningún remedio. El discurso oficial es “no queremos más turismo, sino mejor turismo” mientras que las actuaciones que lleva a cabo favorecen el aumento de las cifras que, además, jalean destacando como se baten records año tras año.

actividades restringidas por las limitaciones que suponen la escasez de los recursos que caen en esta categoría, mientras que la cultura popular se inventa cada día en todo tipo de manifestaciones. Cada vez habrá más Turismo Cultural pero quizás menos cultura.

Es cierto, el sector está funcionando muy bien. Los beneficios empresariales han ido en aumento estos últimos años y crece el gasto total de los turistas, pero hay un pequeño problema: cuanto más crecen los números más disminuye el gasto por turista, que llegó a estar por encima de los mil euros por viaje y este año apenas llegara a los setecientos cincuenta. Cada vez recibimos más turistas, pero una gran parte de los nuevos gastan poco y reducen su estancia. ¿Qué opina del creciente fenómeno del llamado “ersatz”, es decir de la copia como sustituto perfecto de las obras de arte auténticas, caso, por ejemplo de la neocueva de Altamira? Los números clausus es una medida necesaria para la preservación de algunos de nuestros bienes culturales, como es el caso de Altamira. Si no se hace nada el público sólo tendría la información que le llegara por vía indirecta. Poder ver una réplica perfecta es una suerte. Esta fórmula se puede ampliar a donde sea necesario sin que implique nada negativo. Muchos turistas lo que quieren es el “selfie” con el icono detrás. Nadie le va a preguntar cuando vuelva a casa si es el de verdad. Yo soy incluso partidario de hacer museos exclusivos para que réplicas de algunas grandes obras puedan ser presentadas al público que quiera verlas. Por otra parte no podemos olvidar que una gran parte del patrimonio que visitamos son reconstrucciones, desde el Partenón o el Coliseo a La Alhambra. Las obras están muy bien hechas pero es posible que hoy no se permitiera replicar fielmente sin que se exigiera una forma de distinción que separara lo original de lo restaurado. ¿Hacía donde parece que va a ir orientándose la tendencia del Turismo Cultural en un futuro inmediato, al menos en nuestro entorno más cercano? Como ocurre con todo lo relacionado con la cultura cada día se hace más amplia la brecha entre la cultura elitista, llamémosla como se quiera, y algunas expresiones de la cultura popular. La alta cultura tiene sus

IGNACIO VASALLO TOMÉ Es uno de los más destacados profesionales del sector turístico español. Fundador y primer Director General de Turespaña dirigió los primeros planes de márquetin turístico. Ideo la nueva identidad corporativa del Turismo español con el sol de Miro. Ha pronunciado más de doscientas conferencias en más de cuarenta países. Ha publicado cientos de artículos sobre la materia. Dirigió las Oficinas de Turismo en Estocolmo, Nueva York, Milán, Londres y París, llevando a cabo algunas de las promociones más importantes de la historia de la Promoción Turística Española. Licenciado en Derecho y Periodismo pertenece al cuerpo de Administradores Superiores del Estado. Por su contribución a la mejora de la imagen de España en el mundo el Gobierno le otorgo en 2008 la Gran Cruz de Isabel la Católica. También posee diversas condecoraciones como la Encomienda de la misma orden o las medallas de Oro de los Fomentos del Turismo de Mallorca e Ibiza. Como periodista ha colaborado en diversos medios. Actualmente escribe para El Economista, Ultima Hora de Palma de Mallorca y El Siglo entre otras publicaciones. Fue el primer Director de los Miembros Afiliados de la Organización Mundial del Turismo. En el sector privado fue consultor para grandes empresas como American Express, Disney, SAS. Miembro de la Comisión Nacional del Quinto Centenario. Es responsable de Relaciones Internacionales de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo.

47


LISTA ROJA DEL PATRIMONIO

alcázar de toro toro, zamora. castilla y león La ciudad de Toro posee una situación estratégica dominando el río Duero. Su alcázar fue construido por Alfonso IX entre 1188 y 1195. La forma actual fue configurada a partir de 1283, fecha en la cual Sancho IV donó Toro y su alfoz a su esposa María de Molina. En el alcázar fue coronado rey de León Fernando III el Santo. Allí fue encerrada doña Constanza, prometida del rey Alfonso XI, cuando este se desposó con María de Portugal. Allí fue asesinado por orden del citado rey, Juan de Haro, el Tuerto, Señor de Vizcaya. Allí murió el niño Sancho de Castilla, hijo natural de Pedro I el Cruel, encarcelado por Enrique II. En el siglo XV también sirvió de prisión a parte del séquito de los Delfines de Francia. En ese mismo siglo, el Alcázar de Toro fue el último baluarte de Juana la Beltraneja en esas tierras. Estaba gobernado por doña María Sarmiento que resistió heroicamente a la artillería de los Reyes Católicos, al mando del conde de Benavente y del duque de Alba, hasta que se vio obligada a una capitulación honrosa. En el siglo XIX fue matadero y cárcel. A finales del año 2012 una parte del muro del perímetro exterior se derrumbó por su mal estado de conservación. Hasta 1505 albergó las famosas tablas de Juan de Flandes que compusieron el retablo de Isabel la Católica

48

y que hoy lucen en el Palacio Real de Madrid y en varias colecciones extranjeras. La desdicha de haberse posicionado a favor de la Beltraneja en tiempos de los Reyes Católicos y de los comuneros en época del emperador Carlos, hizo que el Alcázar estuviera deshabitado en días de Felipe II. Se sabe incluso que el Alcázar fue desalmenado para mermar sus defensas y evitar una posible sublevación. Del edificio primitivo subsisten tan sólo los muros exteriores. De forma rectangular, posee siete cubos macizos situados en las esquinas y en la parte central de cada lienzo. En el lado septentrional se sitúa la que es hoy en día la puerta principal, que ocupa el lugar donde se ubicó la torre del homenaje, demolida en el siglo XIX. Los restos de la puerta original se encuentran a la izquierda de la actual donde se aprecia un arco cegado. En el lado Este, una puerta secundaria adintelada se encuentra cegada sin que conozcamos si es original o un añadido posterior. Igualmente varias ventanas cuadrangulares cegadas en la actualidad. La cerca se encuentra protegida por un recinto anterior, que hoy sirve de mirador, del cual apenas se sabe, pero parece proteger la ronda de muralla desde el sur y el este.


ÉPOCA Siglos X-XIV. Descripción Declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, el 6 de septiembre de 2012. No sólo el edifico está declarado sino que también su entorno se encuentra protegido para velar por la adecuación ambiental de los alrededores y ampliar su protección visual y paisajística. Carácter de riesgo Los riesgos más evidentes eran los siguientes: erosión y pérdida de elementos arquitectónicos, fragmentación de paramentos, rotura de elementos arquitectónicos, humedades y acumulación de maleza y desaparición de identidad histórica del lugar. La situación se agravaba en los riesgos para la integridad física de las personas que accedían a su interior. Intervenciones y/o Restauraciones 2015. A finales de este año el Ayuntamiento de Toro comienza una intervención en el monumento. 2016. A la vista del loable esfuerzo realizado por el Ayuntamiento de Toro, al que felicitamos sinceramente, y aún no estando finalizada la rehabilitación integral de este valioso monumento, lo retiramos de la Lista Roja. En abril terminan las obras de intervención parcial en el interior del monumento con el acondicionamiento de un centro de interpretación de la ciudad, una sala doble para albergar exposiciones, una estancia que será cedida a la Fundación Las Edades del Hombre y una nueva oficina municipal de Turismo. Propiedad Ayuntamiento de Toro. Retirado de la Lista Roja

49


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

La Neocueva presenta Altamira es una reproducción tridimensional, rigurosa y exacta, basada en el conocimiento científico y realizada con la más moderna tecnología.

Turismo vivencial y su gestión fiscal alejo hernández lavado Profesor Titular de Derecho Financiero y Tributario Universidad de Extremadura

Tenemos un problema básico en torno al tema del turismo cultural que es la separación de las normativas y de la gestión tanto del turismo como del Patrimonio Cultural y Natural. Una conflictividad en la asignación de competencias y un iter legal separado que conforman tres mundos (Turismo, Patrimonio Cultural y Patrimonio Cultural unido al Medio Ambiente) que de-

50

ben caminar conjuntamente. Este es un objetivo prioritario que deberíamos intentar conseguir, máxime cuando la gestión integral del Patrimonio Cultural, incluido el Paisaje Cultural exige una coordinación de todas las administraciones y un actuar conjunto, potenciándose el turismo y el Patrimonio Cultural y Natural, y enriqueciéndose uno con el desarrollo del

otro, siempre desde el principio de sostenibilidad. España, es un país con un Patrimonio Cultural excepcional, pese a lo mucho que ha perdido. Un país lleno de ciudades históricas que atesoran no sólo las huellas del pasado, sino también con espacios de vivencias históricas excepcionales, y junto a ello todo el Patrimonio Cultural Intangible (lenguajes, costumbres,


Para conmemorar el noventa aniversario del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, la Fundación Factum (con sede en Madrid), la Sociedad de Amigos de las Tumbas Reales de Egipto (en Zúrich) y la Universidad de Basilea han colaborado en la creación de una réplica de la sepultura.

religiosidad, leyendas, mitos, tradiciones, músicas, danzas, celebraciones, ferias y mercados, etc.). Los antecedentes están en el “Grand Tour”: viaje formativo para conocer el Patrimonio Cultural de la vieja Europa de los siglos XVII y XVIII que heredó la tradición americana como vivencia inmersa en otra cultura. Hoy con las nuevas tecnologías debemos llegar a un nuevo tipo de turismo, siendo mi propuesta crear un turismo cultural que incorpore experiencias de video digital inmersivo. Un turismo que una el turismo experiencial, creativo y participativo con el cultural. España inició su experiencia de turismo cultural al comenzar el siglo XX, concretamente al impulsar la creación de una Comisaría

Regia del Turismo que puso en marcha el Gobierno a través del Real Decreto de 19 de junio de 1911, publicado en la Gaceta de Madrid nº 171 el 20 de junio del mismo año, en cuyo artículo primero se afirma que el objetivo de crear una Comisaría Regia es el desarrollo del turismo y la divulgación de la cultura artística popular. Se pone en marcha entonces la idea de los Paradores de Turismo. Los Paradores de Turismo no han perdido desde su creación el objetivo de unir turismo de calidad a recuperación y conservación del Patrimonio Cultural, y además han seguido avanzando y actualizándose cada vez con una oferta más rica y variada que engloba hoy el turismo cultural con propuestas de experiencias como habitar en espa-

cios donde lo hicieron reyes y personajes ilustres, o rutas como las de las ciudades patrimonio de la humanidad, etc. Sólo les queda añadir el turismo “vivencial” que yo propongo a través de la incorporación de las nuevas tecnologías que permitan al visitante que se acerque al lugar retrotraerse a momentos históricos y relacionarse virtualmente con los personajes del pasado, viviendo los momentos culminantes del espacio en que se encuentran, un viaje virtual en el tiempo e interactuación con los personajes históricos. Dado lo emblemático de nuestros paradores sería una aportación de una riqueza cultural excepcional. Sumergirse en el pasado y vivirlo como un personaje más a través de la realidad virtual y volver al presente, viendo la realidad actual con una nueva mirada.

51


PATRIMONIO Y TURISMO CULTURAL

Todo ello tiene que ser aprovechado en un nuevo turismo que ya no sólo es cultural y experiencial, sino vivencial, en cuanto se sumerge a partir del espacio físico disfrutando de todo el Patrimonio Cultural Intangible. Turismo experiencial, es vivir la aventura de hacer el Caminito del Rey, o el camino de Santiago, o el camino hasta El Rocío, o la peregrinación a caballo que tiene lugar el 12 de Octubre hasta el Monasterio de la Virgen de Guadalupe, como Patrona de la Hispanidad. Pero debe ser también vivir “virtualmente” el Patrimonio Intangible de momentos del pasado, en el mismo espacio cultural donde tales hechos se produjeron. Turismo “vivencial” es vivir un momento del pasado a través de la realidad virtual en el mismo espacio físico donde se produjeron los hechos y después de haber conocido todas las huellas que aún perviven y el Patrimonio Cultural Intangible del lugar. Pero ello hay que hacerlo siendo conscientes del lugar en el que nos encontramos y de toda la carga histórico-cultural que el mismo tiene.

Los entornos urbanísticos especiales tienen que ser protegidos, y revalorizados a través de una gestión inteligente que tenga muy en cuenta el impacto que el turismo genera, para que se conserve para generaciones futuras. A la vez hay que enriquecer la oferta cultural y revalorizar el propio patrimonio de la humanidad junto a la revalorización del patrimonio inmaterial unido a dicho entorno: tradiciones artesanas y gastronómicas, mercados, fiestas populares, eventos religiosos, etc., características de la identidad de la ciudad. Hablamos un nuevo turismo hiperreal que recrea escenarios tal y como fueron con una enorme verosimilitud, que en mi opinión están justificados, para evitar el impacto de masas en hábitat frágiles como se ha hecho con la “neocueva” de Altamira o en el “Luxor” de las Vegas, que recrea la tumba de Tutankamón tal y como estaba cuando la descubrió Howard Carter. La siguiente fase de ese turismo vivencial creo que va a ser el turis-

mo digital. La recreación digital de espacios con reproducción fidedigna que nos permita interactuar. Desde un punto formativo y educacional es indiscutiblemente interesante. Desde la creatividad de esos espacios hechos por artistas, indiscutiblemente también, pero evitando que se conviertan en parques temáticos simplemente evolucionados. El turismo vivencial se adapta a un turismo no estacional, factible de desarrollarlo todo el año. Y tiene que ser una vivencia “basada en las características diferenciales del territorio, el patrimonio, el paisaje, la cultura y las señas de identidad de las poblaciones anfitrionas”. El turismo ha evolucionado en la actualidad popularizándose hasta llegar a una situación de masificación que amenaza causar un daño irreparable a las ciudades históricas. Frente a ello surge una nueva mentalidad impulsada desde la Unesco que es el turismo cultural: un turismo no masificado, respetuoso, culto, que busca experiencias de autenticidad, sumergirse en el patrimonio y la cultura de espacios emblemáticos. Ello requiere planificación y gestión y soluciones alternativas. No considero que sea el lugar para analizar la normativa fiscal que regula la tributación de los operadores turísticos o agencias de viaje, o el turismo residencial en cuanto son eventos que manifiestan capacidad económica.

Espectáculo de vídeo para celebrar los cuatrocientos años de La Plaza Mayor de Madrid.

52

El ejercicio de una actividad turística, ordenando elementos materiales y personales para participar en la producción o distribución de bienes o servicios turísticos, puede realizarse por una persona física o jurídica. Los rendimientos que obtenga dicha persona física o jurídica en el ejercicio de la actividad


Mapping sobre el lienzo norte de la muralla de Ávila iluminado con los colores de los campos de Castilla.

serán gravados en el impuesto sobre la renta de las personas físicas o en el impuesto de sociedades. Al margen de ello la entrega de bienes o prestación de servicios en el desarrollo de una actividad turística es hecho imponible en el impuesto sobre el valor añadido. Por ello la actividad turística quedará grabada directamente con los impuestos sobre la renta e indirectamente con el iva, independientemente de otros gravámenes que puntualmente pueda soportar. Pero no es el desarrollo de ello lo que aquí me interesa, pues ello sería un análisis de la normativa tributaria vigente en sentido más o menos genérico. Lo que me parece de interés ahora es hacer una reflexión sobre las actividades turísticas que se desarrollan haciendo uso de los recursos del Patrimonio Cultural o Natural y si deben merecer un tratamiento fiscal especial. Parto de la base de que el turismo tiene un peso muy importante en la economía mundial, siendo un motor de crecimiento económico fundamental tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. Los espacios que por sus valores culturales o naturales merecen la calificación de Patrimonio Cultural o Natural son cada vez más usados por un turismo de calidad. El Patrimonio Cultural y Natural es frágil, difícilmente recuperable y exige su disfrute y uso de una forma

sostenible, pues hay el deber de transmitir dicho Patrimonio Cultural y Natural en las mejores condiciones posibles a las generaciones venideras. En consecuencia, entiendo que es fundamental incentivar las buenas prácticas en el uso del Patrimonio Cultural y Natural con fines turísticos, en un turismo de calidad que debe caminar aprovechando nuestro inmenso Patrimonio Cultural Inmaterial para ofertar un turismo vivencial de calidad. Para mí no cabe duda que las buenas prácticas se pueden incentivar de muchas formas, empezando con el reconocimiento público de las mismas de múltiples maneras, pero en lo que atañe a mi disciplina el Derecho tributario también, mediante una política fiscal que incentive el uso sostenible del Patrimonio Cultural y Natural-Ambiental, lo que enlaza con el principio tributario de “quien contamina paga”. Por tanto, una fiscalidad que consiga el desarrollo de un turismo sostenible, de un turismo compatible con el respeto a los vestigios de nuestro pasado, y al medio natural, más cuando dicho medio sea patrimonio de la humanidad, espacio protegido. El consumo de recursos naturales, de impacto en el uso y disfrute de los bienes culturales del turismo, puede afectar a los ecosistemas, agotar el agua, deteriorar con residuos no reciclados, etc. Pensemos

en las visitas a la cueva de Altamira o las extraordinarias cuevas de Castañar de Ibor (Cáceres). Por todo ello hemos de proponer la necesidad de que se haga uso de los instrumentos fiscales para incentivar las buenas prácticas en el uso y disfrute del Patrimonio Cultural y Natural, en el desarrollo de las actividades turísticas y que caminemos cada vez más hacia un turismo de calidad que integre el disfrute del patrimonio inmaterial a través de lo que he dado en llamar “turismo vivencial”. En ésta línea cabe la creación de tributos medioambientales cuya recaudación quede afectada a la recuperación y sostenimiento de los bienes culturales, tributos en el sector terciario, estancias hoteleras, restaurantes, etc. Pero ello exige, como tantas cosas en esta vida, informar ampliamente a la población afectada. Es en primer lugar una cuestión de cultura, de ilustración; en suma de educación de las masas, educación de las clases dirigentes, y educación de los técnicos. Que la ciudadanía tome consciencia de su cultura, de su Patrimonio Cultural, lo conozca y valore y asuma que a la vez que se usa como recurso económico en las actividades comerciales existe la necesidad de contribuir a su protección, mantenimiento y recuperación.

53


PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Vista general de las Cocheras de Cuatro Caminos hacia 1965. Publicada en Madrid Histórico, nº57.

Conocer para proteger Una oportunidad para las Cocheras históricas del Metro de Madrid en Cuatro Caminos álvaro bonet lópez Arquitecto y miembro de Europa Nostra

Hay una oportunidad para que rescatemos del olvido un Patrimonio Industrial único y singular, no sólo de Madrid o de España sino a nivel europeo; las Cocheras de Metro de Madrid en Cuatro Caminos se empezaron a construir desde el propio comienzo de las obras del suburbano en 1917, hace ahora un siglo. Un siglo de memoria del trabajo, un siglo de Historia, con el que nuestro Metropolitano cambió la ciudad y la

54

forma de entender la movilidad, conectando centro con periferias, y barrios consolidados con nuevos desarrollos, barrios lujosos con barrios de trabajadores. Su dimensión como bien cultural las convierte en un símbolo genuino e indiscutible del origen de Metro y desde 2015 se encuentran incorporadas a Lista Roja de Patrimonio en Peligro de Hispania Nostra.

En mayo de 2016 el Congreso Anual de Europa Nostra tuvo lugar en Madrid, y fueron precisamente objeto de visita del grupo de Patrimonio Industrial las instalaciones del Canal de Isabel II y de Metro. No es casualidad que se escogieran los dos principales conjuntos que tenemos en Madrid; miembros de toda Europa pudieron admirar la espacialidad y el potencial de las Cocheras de Cuatro Caminos y experimentar el primer


viaje piloto desde ahí hasta la estación de Chamberí, que quedó clausurada en 1966 y desde entonces nadie se había vuelto a bajar en ella. El Metro de Madrid fue ante todo una infraestructura revolucionaria, que transformó la vida de la capital, suponiendo la auténtica llegada de la modernidad que convertiría una villa en metrópoli. La compañía de Metro fue además un reto de superación e innovación tecnológica, que significó un importante hito en la Historia del Transporte; junto al Canal de Isabel II –pionero mundial en abastecimiento de agua a gran escala– ambos conforman dos conjuntos patrimoniales únicos, como reconoció la propia Comunidad de Madrid al seleccionarlos entre los seis que Madrid aportaba a la lista de “100 elementos de Patrimonio Industrial Español” organizada por TICCIH-España (la agrupación española de The International Comitee for the Conservation of Industrial Heritage) y que dio lugar a una exposición itinerante. Curiosamente tanto el Canal –pionero mundial en el siglo XIX– como Metro –vanguardista en el siglo XX– conforman un Patrimonio Industrial subterráneo, emergiendo puntualmente. Por un capricho del destino, fue donde terminaba el Canal con sus depósitos de Chamberí, donde empezaba el Metro; se enlazan así en un mismo entorno dos historias de dos siglos, con transporte de agua y transporte de personas. Y es que el agua y la electricidad son los dos nexos fundamentales para entender el Metro de Madrid. Los fundadores de Metro –los ingenieros Miguel Otamendi, Carlos Mendoza y Antonio González Echarte– eran bien conscientes de que ninguno de los proyectos anteriores para establecer un suburbano habían salido adelante por no tener resuelto el suministro eléctrico. Quizás por

Grupo de Patrimonio Industrial del Congreso Anual de Europa Nostra en Madrid visitando las Cocheras de Cuatro Caminos en mayo de 2016. Foto Moeh Atitar.

eso, antes de lanzarse a esta aventura, se habían constituido como empresa consultora de ingeniería –pionera también– denominada Mengemor (acróstico de los apellidos de sus fundadores), para trabajar en la electrificación nacional. Realizaron obras como el embalse y la hidroeléctrica de Santillana (19041907) en Madrid, o la Central de Mengíbar (1913-1916) en Jaén, siendo esta última la primera del país en incorporar compuertas móviles. Las Cocheras de Cuatro Caminos fueron a su vez origen, entraña, cen-

tro neurálgico y de operaciones, auténtico corazón y alma mater del Metropolitano Alfonso XIII (nombre original de la compañía), y se encuentran en funcionamiento ininterrumpido desde 1919. Se trata de un edificio único en su género, pues en toda Europa no se empleó más que en Madrid la tipología en diente de sierra para talleres y cocheras de metropolitanos, y como antecedente único sólo se cuentan las del metro de Nueva York (1904), en parte ya demolidas. El suburbano madrileño es por

Estado de las obras de las Cocheras en primavera de 1919 (coloreada por Á. Bonet).

55


PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Vista de las Cocheras desde la escalinata de acceso. Foto Lladó, 1921.

otro lado –casi milagrosamente– la única compañía a nivel mundial que ha conservado ejemplares de todas sus series de material móvil, y que a día de hoy constituye una insólita colección de excepcional singularidad.

tar en el proceso de construcción la participación del arquitecto oficial de la compañía, Antonio Palacios Ramilo (1874-1945), cuya primera colaboración con los Mengemor había sido precisamente la citada Central de Mengíbar.

Desde la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio hemos estudiado e investigado profundamente el edificio y su contexto, descubriendo material inédito como los documentos en poder del Archivo de Villa de Madrid, pudiendo consta-

La importancia del arquitecto en una obra multidisciplinar como Metro no es baladí, pues tenía la misión de controlar y diseñar la imagen de la compañía. Antonio Palacios, junto a su socio Joaquín Otamendi, había adquirido ya un

cierto nombre y en la capital estaba llevando a cabo multitud de encargos de sobra conocidos como el Palacio de Comunicaciones (hoy Ayuntamiento de Madrid), el Banco Español del Río de la Plata (hoy sede del Instituto Cervantes) o el Círculo de Bellas Artes, entre otros, confiriendo una imagen de fuerte impronta al entorno de Gran Vía y calle Alcalá. Casi podría decirse que las estampas más reconocibles de la ciudad llevan su marca; y eso a pesar de que algunas de sus grandes obras, como el Hotel Florida, ya han sido destruidas, o desfiguradas como los Talleres del ICAI, antecedente inmediato a las Cocheras, con parecida solución de cubierta. Palacios, desde el punto de vista constructivo, nunca dejó de lado la incorporación de los nuevos materiales, y apostó por estructuras metálicas como en los grandes rascacielos americanos; fue un auténtico maestro constructor y complementariamente tuvo una capacidad de expresión masiva, pétrea, que casi podría decirse que llevaba en su ADN como galaico que era, y como hijo de Porriño, cuna de la cantería granítica. Esa fuerza plástica la incorporó al Metropolitano, y tuvo oportunidad de plantear la singular solución de que los talleres y cocheras fueran una puesta en escena de la imagen de modernidad que se pretendía transmitir a los sorprendidos madrileños.

Embocadura del túnel de línea y acceso monumental al recinto. Foto Lladó, 1921.

56

Por eso, salvar y poner en valor este Patrimonio no es sólo un derecho sino una obligación común de nuestra sociedad para con la cultura urbana europea. Hay una sola oportunidad de salvar un Patrimonio Industrial que además de excepcional, se inserta en una zona de la ciudad carente de equipamientos culturales, y por tanto su recuperación activa podría constituir un núcleo


Interior de una de las naves en mayo de 2016. Foto Álvaro Bonet.

gravitacional que generase nuevas dinámicas sociales y culturales en su alrededor. Ciertamente, una de las premisas para poner en valor el Patrimonio Industrial es priorizar la conservación como dotación cultural de los sitios históricos que conserven no sólo el contenedor sino también un contenido. Hablamos de oportunidad, porque eso es el Patrimonio Histórico para los entornos urbanos, y con mayor motivo si su emplazamiento en la ciudad tiene una relevancia como este caso, en un nodo viario, con buenas conexiones por transporte público. La ocasión de recuperar las Cocheras no debe ser un tema de discusión partidista en lo político, porque su importancia trasciende el modelo de ciudad que cada grupo pueda sostener. Y hay múltiples ejemplos en ciudades de todo el mundo.

Aunque actualmente se esconden tras una anodina tapia moderna, que las ha mantenido en el olvido colectivo y en el letargo de su potencial escenográfico, las Cocheras de Cuatro Caminos han ido despertando interés de los especialistas del Patrimonio Industrial que son capaces de anticipar la dimensión cultural y tecnológica que aportaría Madrid al Patrimonio común en un futuro, de ser restauradas y recuperadas. Lejos de ser un problema, su recuperación haciéndolas compatibles con un desarrollo urbanístico previsto en la parte sur de la parcela que ocupan, incrementaría el valor social del entorno y por tanto sería beneficioso incluso para los interesados de la promoción de viviendas que se formalizase. Tener un edificio de su categoría cercano es un valor añadido, que por propia definición no puede ser sustituido o rempla-

zado: hay lo que hay, y su pérdida es irremplazable e irreversible. El Patrimonio Histórico es cosa de todos, y los criterios que lo asientan emanan de su propia esencia indiscutible. En este caso se trata de un espacio auténtico, original, fundacional: Madrid tiene un Metro histórico –que se cuenta entre los primeros del mundo– que conserva su núcleo originario, sus primeras cocheras y talleres en uso, después de un siglo. Ahora que ya se han desvelado sus valores, ahora que ya conocemos este lugar, es imprescindible protegerlo, para poder transmitirlo y garantizar el derecho ciudadano al Patrimonio Histórico que reconoce la Constitución Española en su artículo 46. No repitamos errores del pasado, ya no podemos permitirnos perder cosas originarias y con un potencial único, incluso a nivel internacional. Hagámoslo posible.

57


HISPANIA NOSTRA Defendiendo el Patrimonio Cultural desde 1976

Asociación creada en 1976, de carácter no lucrativo y declarada de utilidad pública. Nuestro objetivo es la defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio Cultural y Natural español en el ámbito de la sociedad civil. Hispania Nostra defiende el Patrimonio Cultural en toda su integridad conceptual y geográfica, por ello promueve la unidad entre asociaciones españolas en su defensa mediante la Reunión Anual de Asociaciones y Entidades. Otorga visibilidad al Patrimonio en peligro a través de la Lista Roja y apoya a quienes quieran preservarlo ofreciendo su plataforma de crowdfunding “Todos a Una”. Concede los Premios Hispania Nostra a las Buenas Prácticas en el Patrimonio Cultural y gestiona las candidaturas españolas del Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural / Premios Europa Nostra. Todo esto se apoya a través de la difusión que se lleva a cabo mediante conferencias, ciclos temáticos, jornadas, debates y cursos. SI SOMOS MÁS PODREMOS MÁS Hazte socio desde 75€ al año y accede gratis a los museos de titularidad estatal con tu carnet de Hispania Nostra, entre otras ventajas.

HISPANIA NOSTRA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL

HISPANIA NOSTRA Manuel, 5 - 1º B 28015 Madrid (+34) 91 542 41 35 secretaria@hispanianostra.org www.hispanianostra.org


CON EL CONCURSO DE TODOS

Fotografía de Carolina Borgesi.

¿INMIGRANTES O EMIGRADOS? Una reflexión sobre el viaje para un emigrado no es cosa menor El viaje siempre es una ruta personal, inevitablemente. Incluso en aquellos casos en que creemos que nos escapamos de nosotros mismos, de nuestra vida, de los roles, y nos dejamos atrás; siempre nos enfrentamos a lo que somos y a lo que no somos, a lo que anhelamos, a lo que nos falta, a nuestra verdad, a nuestro vacío, a nuestro miedo, obligados como estamos a ver el mundo desde nuestros ojos, a transitarlo sobre nuestros pies, a asignar significados siempre desde nuestro propio bagaje interior. Nunca me gustó la palabra inmigrante. El sufijo parece que nos dejara inconclusos. Pareciera que nunca termináramos de llegar. No somos inmigrados. Emigrados sí. Que nos fuimos sí que está claro. Eso no lo podemos olvidar. Eso nos define ¿Pero llegar? Somos inmigrantes, y eso nos coloca en el lugar de quien hace algo que continuará haciendo toda su vida. Y ese algo ¿qué es? ¿qué es lo que no alcanzamos a concluir? Alcanzamos a irnos, pero no alcanzamos a llegar. No

terminamos de ser, ni de hacer. No estamos completos. Estamos en proceso. Un proceso de adaptarse y de añorar y de no saber que nunca se acaba. El viaje que se emprende buscando una nueva vida, huyendo de unas circunstancias que ni elegimos ni deseamos ni queremos aceptar, es tal vez la ruta personal por definición. Es esa ruta en la que creemos que buscamos un trabajo, un lugar, un sentido, un rumbo, y sin darnos cuenta sólo nos buscábamos, sin encontrarnos, a nosotros mismos. Creíamos que lo que nos faltaba era algo que vendría de afuera. De un nuevo afuera mejor que el anterior, que nos completara al fin. Pero nos equivocábamos. Ese vacío era absolutamente nuestro. No había ningún trabajo, lugar o actividad, ningún aquí y ningún ahora que pudiera tener algún sentido si no descubríamos que el verdadero viaje no era hacia fuera sino hacia adentro. Y que no hacía falta renovarlo todo a nuestro alrededor, sino adentro. Y que no era, al fin y al cabo, tan distinto el

59


CON EL CONCURSO DE TODOS

balance de pérdidas y hallazgos después de tantísimos kilómetros de silencio y soledad, de dolor y desamparo, de ilusión y decepción, de esperanza y desasosiego.

descubrir que el más riesgoso y el más cargado de obstáculos, ese viaje inacabado que no pareciera tener una meta nítida y alcanzable, es nuestra ruta personal, nuestro propio camino interior.

Hay veces que se puede atravesar un océano y llamarlo el gran viaje de nuestras vidas, para finalmente

Carolina Borgesi

Fotografía de Hugo García Garcimartín.

EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE VALDEIGLESIAS Mayo de 1980. El profesor de Historia llegó a clase con una fotografía del privilegio fundacional del monasterio de Santa María de Valdeiglesias. Unas letras alargadas, en latín, y un dibujo en la parte inferior decían que Alfonso VII donaba al abad Guillermo el Valle de las Iglesias. Al día siguiente fuimos a Pelayos de la Presa para ver el monasterio en ruinas. Mantenía en pie los ábsides, los arcos del claustro y algunas bóvedas. No recuerdo mucho más. Siguiendo al corazón, más que a la cabeza, estudié Historia. Seguí buscando las intimidades del monas-

60

terio en el Archivo Histórico Nacional y en el Tumbo del siglo XVII, que guarda la Biblioteca de la Real Academia de la Historia. A veces, volvía a visitar el monasterio o me colaba, como los amores furtivos. Se había caído alguna bóveda, se agrietaban los muros, habían sujetado arcos y muros. Durante los años 90 el noviazgo fue más allá. La actividad de investigación sobre el monasterio de Valdeiglesias se multiplicó. Me atraía cada vez más: su origen, los enfrentamientos con su villa de San Martín, las relaciones con don Álvaro de Luna, el esplendor del siglo XVI,


su decadencia, la desamortización y, de nuevo, su origen. Siempre me volvía la imagen del privilegio fundacional.

hasta que se supo estaba el original en el archivo de la Santa Yglesia de la Ciudad de Ávila…”.

El documento se guardaba en Nueva York, en la Biblioteca de la Hispanic Society of America. Su fundador, Archer Milton Huntington, lo adquirió en España, no se sabe cuándo ni de qué manera. Según el Tumbo del monasterio, el documento original se quemó en un incendio en 1258: “En cuyo tiempo suscedió a este monasterio una gran desgracia y fue que se quemó todo, y los papeles y previlegios que había en el archivo […]. Y por esto, este monasterio careció de él

Junio de 2017. A raíz de la exposición realizada por el Museo del Prado con obras de la Hispanic Society of America, me he puesto mis mejores galas, he repasado de nuevo el contenido del documento y he ido al Museo. No sé si es la ilusión de conocer de cerca a aquel primer amor o la melancolía del cincuentón. Mañana volveré al monasterio. Hugo García Garcimartín

CON EL CONCURSO DE TODOS Tema para la siguiente convocatoria: “Gritos y susurros” Un elemento fundamental del Patrimonio Intangible de nuestra Cultura es el que surge de los festejos tradicionales celebrados por sus gentes, vinculados a la naturaleza o a las costumbres, al agua o al fuego, al cielo o la tierra, a la burla o la admiración, al miedo o al fervor, a la vida o la muerte… Fluyendo desde posiciones antagónicas –entre orden y caos, entre prejuicio y libertad– y al amparo de creencias sagradas o profanas, coinciden en la celebración de liturgias ancestrales, donde se confabulan materias y herramientas del pasado, para modelar los rituales que aglutinan a sus eternos oficiantes y celebrantes alrededor de sentimientos comunes anclados en la Historia y los Mitos. Músicas, danzas y cánticos, vestimentas que ocultan o exhiben los cuerpos, símbolos y banderas, desfiles y cortejos, colores que exaltan alegrías y tragedias, agradecimientos y peticiones, recogimiento y expansión… Todo es posible en estos días de abandono de las rutinas, durante los cuales la expresión espiritual se manifiesta en toda su amplitud y su diversidad, de manera individual o colectiva, abriéndose paso entre la provocación y la convención, entre el delirio y el éxtasis, entre el juego y el rito, entre gritos y susurros. Participa con nosotros, compartiendo conocimientos y reflexiones sobre la vigencia y riqueza patrimonial de uno de los testimonios más trascendentes de la cultura española. Bases del concurso (extracto) • Cada número de la revista Hispania Nostra contendrá la convocatoria de ese trimestre, especificándose el tema concreto de dicha convocatoria. • Los concursantes deberán remitir una fotografía y un texto vinculado a la misma. • Los dos envíos seleccionados en cada número trimestral entrarán en una elección final anual, siendo el jurado el Comité de Redacción de la revista. El ganador obtendrá una suscripción anual a la Asociación Hispania Nostra. Las bases completas de la convocatoria y el plazo máximo de entrega para su publicación se encuentran en la página web de la Asociación Hispania Nostra: www.hispanianostra.org.

FE DE ERRATAS En el número anterior en el texto de Marcos Reina la frase final estaba incompleta debiendo ser “Desaparecerán sin hacer ruido.”

61


HISPANIA JOVEN

Paisaje cultural y gastronomía

“Pamplona tiene cadenas y Tudela su Mejana” eva moreno Arquitecta

La región de la Ribera del Ebro es bien conocida por el fruto de sus huertas. Es más, es imposible hablar de espárragos blancos o de cogollos y no pronunciar el sobrenombre “de Tudela”, siempre que lo que queramos sea referirnos a ellos como un producto de calidad. El culto a la verdura está instalado en la Ribera y cada vez con más intensidad, jóvenes y mayores del lugar luchan por que este reconocimiento se mantenga. La consolidación de los valores culturales de una región a través de la gastronomía y la recuperación del paisaje son dos conceptos que juegan un papel importante en este reconocimiento de Identidad. Tal y como canta la jota de Raimundo Lanas Pamplona tiene cadenas y Tudela su Mejana, se reivindica el

Huertas de la Mejana, Tudela.

62

reconocimiento de un territorio: La Mejana (del latín mediana: “que está en medio. Isleta situada entre dos ríos”). Navarra posee dos paisajes muy diferenciados, al norte abundante vegetación con construcciones diseminadas; al sur, el valle del Ebro donde predominan tierras fundamentalmente secas que se alternan con otras bien fértiles bañadas por las aguas del Ebro, es en éstas en las que se encuentran las huertas más ricas. Debemos remontarnos al siglo XVII para entender el comienzo de la explotación agrícola de la Mejana de la Santa Cruz. Según el diccionario histórico-político de José Yanguas y Miranda de 1823, la Mejana de la Santa Cruz se define de la siguiente manera: “Campo de Tudela de 602 robadas de

tierra situado a la parte superior del puente de Ebro en cuya fábrica se apoya uno de los extremos del mismo campo, siguiendo después de toda su latitud hasta la presa. Se halla cercado por la otra parte con la acequia del molino. El nombre de la Santa Cruz lo tomó de la ermita situada en sus inmediaciones.” En Tudela, las huertas conservan una estructura y situación semejante a la que ocupó en tiempos medievales. Al igual que en muchas otras áreas geográficas, la herencia musulmana es indudable. El mejor ejemplo es el de la ya mencionada Mejana. En 1666 se lleva a cabo el primer intento de empezar a cultivar esta porción de tierra, hasta el momento destinada a pastos y carnicería pública. En 1754 el Ayuntamiento de Tudela decide la parcelación y alquiler de la misma para el cultivo, y seis años más tarde el Consejo de Navarra aprueba las ordenanzas para poner en cultivo la zona en las que se delimitaron una serie de derechos y obligaciones: quedan reguladas las servidumbres, sistema de riego, participación de cada arrendatario para reparaciones o actividades de mantenimiento de instalaciones comunes. Tal fue el auge económico del lugar, que en el siglo XVIII se llegó a plantear que el proyecto del Canal Imperial de Aragón tomase las aguas antes de llegar a Tudela (finalmente


Plano de Tudela en 1822, según José Yanguas y Miranda en Diccionario histórico-político de Tudela (Zaragoza: Imprenta de Andrés Sebastián, 1823): 1.Ruinas de la Iglesia de la Trinidad. 2.Ruinas de la Ermita de Sta. Bárbara. 3.Ruinas de la Ermita de la Virgen de la Cabeza. 4.Nueva Ermita de la Virgen de la Cabeza. 5.Fuente de Monresa. 6.Convento de Santa Clara. 7.Camino de S. Marcial. 8.Parte del Puente de Ebro. 9.Acequia del Molino. 10.Casa y Campo de la Mejana. 11.Convento de Capuchinas. 12.Ruinas de la Iglesia de S. Pedro. 13.Ruinas de la Iglesia de San Miguel. 14.Río Mediavilla. 15.Camino Real de Zaragoza. 16.Río Queiles. 17.Plazuela de los Descalzos. 18.Plazuela del Carmen. 19.Plaza de Santa María. 20.Plazuela de S. Francisco. 21.Plazuela donde existió la Iglesia d S. Salvador. 22.Plazuela de la Magdalena. 23.Plazuela de Dominicos. 24.Plaza de Toros.

lo hizo en El Bocal de Fontellas), dejando como legado La Casa de Obra un palacio barroco situado en uno de los extremos de La Mejana. En 1813, la guerra contra los franceses había saqueado las arcas municipales y el ayuntamiento se vio obligado a vender varios lotes de tierra de la Mejana en subasta pública. La organización de la Mejana es jerárquica y relativamente compleja, con sus calles, intersecciones y parcelas. Disponían de dos puertas, una principal en la que Santa Ana, patrona de Tudela, que daba la bienvenida, y otra posterior como únicos accesos. Estas entradas antiguamente se cerraban por la noche y la Mejana quedaba aislada del exterior. Su frontera la delimitaban dos elementos, la acequia mayor de riego y el propio río. Las orillas del Ebro están constituidas por tierras de aluvión, que con las crecidas del río se enriquecían de

materiales sedimentarios dando lugar a estas tierras tan fértiles. La situación de estos terrenos era privilegiada por la calidad de sus tierras, pero poseían igualmente un peligro intrínseco a las crecidas. Para proteger sus colectas y los aperos de las imprevistas inundaciones se realizaron construcciones a modo de almacén que se encontraban elevadas e impedían así que el agua pudiese alcanzarlas. Varios diques, uno que rodeaba toda la Mejana y otros paralelos al cauce del río, evitaban que los desbordamientos dañasen los cultivos. Se trata de huertas dedicadas principalmente a hortalizas. En cuanto al proceso de cultivo, se inicia, incluso hoy en día, en los semilleros, pequeñas porciones de tierra donde siembran las semillas previamente germinadas antes de trasplantarlas a la tierra definitiva de cultivo. El espárrago se sigue

cultivando a mano (verde y blanco), con tallo poco desarrollado pero abultado y de sabor dulce. La esparraguera requiere de un gran trabajo, la recogida se hace de madrugada para evitar que los espárragos blancos verdeen, pues esto degradaría su precio. En cuanto al riego, se conserva el sistema original y se lleva a cabo generalmente por encharcamiento a través de un sistema de calles que se jerarquizan dependiendo de su alejamiento del río. Igualmente, el caudal se regula de manera manual en base al número de usuarios que estén llevando a cabo el riego en sus huertas y del estado de las reservas de agua existentes. El sistema original de riego daba servicio, no sólo al riego de las huertas, sino también al funcionamiento de un molino de harina; el ayuntamiento se reservó la facultad de mandar cerrar el puerto y los embocaderos de las aguas hacia los campos si lo estimaba necesario por escasez de aguas, para que no faltase nunca agua para el molino. Como en muchas otras áreas agrícolas, la actividad económica de la Mejana y de los huertos circundantes ha descendido notablemente. No obstante, Tudela ha sabido adaptarse a los cambios pasando de centro de producción agrícola a nodo comercial de la comarca, para finalmente incorporar la industria en su modelo productivo. Llama la atención que en el devenir de los siglos Tudela haya destacado por sus cultivos de hortalizas, inicialmente destinado al consumo propio para acabar en estos momentos en una fiesta de exaltación de la verdura celebrada coincidiendo con el momento de máximo esplendor de las hortalizas de primavera. Recuperar la Mejana como icono del Paisaje Cultural de la Ribera del Ebro y ensalzar la calidad de los productos de sus huertas se ha convertido en el orgullo de muchos tudelanos.

63


ASOCIACIONES

Instituto de Estudios Campogibraltareños En abril de 1991, y como proyecto del Departamento de Cultura de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, nace el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG). Es su emblema una de las naves de las pinturas rupestres de la Laja Alta de Jimena de la Frontera, sobre el que se despliegan en semicírculo ocho estrellas que representan a los siete municipios de la comarca además de Gibraltar. Nace, por tanto, con vocación de establecer nexos culturales entre los ciudadanos de la zona, sin distinción de localidades o fronteras, así como de fomentar el estudio y difusión de sus valores históricos, científicos, artísticos y literarios. Consta de numerosos investigadores de dentro y fuera de la Comarca, en torno a los 200, que se dedican a difundir la cultura de la misma, recuperar sus señas de identidad y exportar su imagen más positiva a través de los medios de comunicación. Su participación en el IECG es absolutamente altruista y conforman una nutridísima nómina de expertos en todos los cam-

pos del saber al servicio del Campo de Gibraltar. Se organizan en secciones según ámbitos temáticos, encabezadas por presidentes elegidos entre sus miembros, que son quienes conjuntamente conforman la Junta de Consejeros. Asimismo cada cuatro años se elige al Director y al Vicedirector que son asesorados por dicha Junta en los asuntos académicos del IECG. El Instituto cuenta con delegaciones oficiales en Gibraltar y en Córdoba. Sus miembros académicos intervienen habitualmente, en nombre y representación del mismo, en foros de investigación nacionales e internacionales, haciendo llegar el nombre del Campo de Gibraltar a rincones insospechados. Los órganos de gobierno del IECG son el Presidente, que corresponde a quien ostenta la Presidencia de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar; el Vicepresidente, coincidente con el de este cargo en el Área de Cultura de la Mancomunidad, y la Junta Rectora, en la que participan asimismo el Director y el Vicedirector y

representantes de los grupos políticos presentes en la Junta de Comarca de la Mancomunidad. El IECG cuenta, además, con un personal técnico y administrativo, encabezado por el Secretario-Coordinador, miembro asimismo de la Junta Rectora. Los objetivos del IECG son, entre otros, los siguientes: a. El trabajo determinado por el estudio de los temas de carácter histórico, sociológico, científico, literario, artístico, etc., relacionados con la Comarca del Campo de Gibraltar y el entorno del Estrecho. b. La organización de ciclos de conferencias, cursos, asambleas, jornadas, congresos, exposiciones... c. La publicación de una revista periódica. d. La realización de ediciones de obras de investigación o creación literaria, científica, histórica, sociológica, técnica o artística de interés a los fines del Instituto y a la promoción y conocimiento del Campo de Gibraltar. e. Cualesquiera otras actividades que puedan contribuir al conocimiento, difusión y conservación del Patrimonio y valores culturales del Campo de Gibraltar. En orden a cumplir sus objetivos, el Instituto organiza periódicamente unas Jornadas de Estudios que versan sobre diferentes temas, siendo las más frecuentes las dedicadas a la Historia, a la Flora, Fauna y Ecología y a la Prehistoria y Arqueología. Estas reuniones de estudio y debate se celebran en los citados municipios, de manera rotativa. Las actas de todas estas jornadas son publicadas en la revista Almoraima, que puede consultarse su versión digital en: culturacampodegibraltar.es.

65


AGENDA

CONGRESOS y seminarios Congreso Internacional sobre arquitectura vernácula de tierra, su conservación y sostenibilidad. SOStierra2017

como protagonista y como objeto artístico; Participación y apropiación social del Patrimonio; Planeamiento urbano y Protección del Patrimonio. incuna.es

Valencia Del 14 al 16 de septiembre de 2017 Organizan: Universitat Politècnica de València; Instituto de Restauración del Patrimonio El Congreso Internacional se desarrollará en el marco del proyecto SOStierra: “La restauración y rehabilitación de arquitectura tradicional de tierra en la Península Ibérica. Líneas guía y herramientas para una intervención sostenible”. El programa, además de la presentación de las comunicaciones seleccionadas, incluye conferencias destacadas impartidas por conferenciantes invitados expertos a nivel internacional sobre los tema del congreso. sostierra2017.blogs.upv.es

I Congreso Internacional de musealización y puesta en valor del Patrimonio Cultural (LEGATUM 2.0) Daimiel, Ciudad Real Del 25 al 27 de octubre de 2017 Organiza: Laboratorio de Arqueología, Patrimonio y Tecnologías Emergentes de la Universidad de Castilla-La Mancha El objetivo de este Congreso es ofrecer a la comunidad científica nacional e internacional el foro idóneo para la presentación de las últimas investigaciones y desarrollos en el campo de la valorización del Patrimonio Cultural. Pretende, además, facilitar el intercambio de experiencias e ideas en torno al concepto de Patrimonio Cultural tanto material como inmaterial. congresolegatum.org

Cristina García Rodero: Lalibela, cerca del cielo Cristina García Rodero hizo varios viajes a Etiopía entre el año 2000 y 2009, y quedó especialmente fascinada con la ciudad de Lalibela. Sus impresionantes once iglesias me­dievales, excavadas y esculpidas en la roca, fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1978. En las imágenes podemos observar tan­to la belleza y peculiaridad de sus iglesias medievales, el paisaje y las rocas como la riqueza de las ceremonias y los ritos que allí se celebran. Madrid. Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa. Hasta el 30 de julio de 2017 www.phe.es/exposicion/lalibela-cercadel-cielo

EXPOSICIONES El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura

XIX Jornadas Internacionales de Patrimonio Industrial Laboral Ciudad de la Cultura, Gijón Del 27 al 30 de septiembre de 2017 Organiza: INCUNA, Asociación de Arqueología Industrial Patrimonio, paisajes urbanos, creación industrial y culturas contemporáneas. Más allá de la musealización y de las modas efímeras en la regeneración del patrimonio industrial. Las propuestas podrán encuadrarse en cuatro apartados principales: Regeneración del patrimonio industrial y contenidos culturales; Patrimonio industrial

66

Algunos de los artistas más importantes de la pintura del siglo XVI, pertenecientes a la escuela veneciana, forman parte de esta muestra que reúne obras maestras de la época. Entre los artistas se encuentran grandes nombres como Tiziano, Tintoretto, Veronés o Lotto, en cuyas obras se puede apreciar desde la importancia del color y la observación del natural a través de la imagen del poder y la belleza como argumentos, hasta la destrucción de la pincelada y el color en las obras de los últimos años, retratos, pastorales, temas mitológicos y religiosos, que permitirán descubrir la evolución de esta pintura creada en una de las ciudades más bellas del mundo, Venecia.

Animales sagrados del antiguo Egipto La muestra está formada por más de 70 piezas originales de la colección de la Fundació Arqueològica Clos, gran parte de ellas inéditas. Destacan especialmente un sarcófago con una momia de ibis en su interior, una estatua en piedra del dios halcón Horus y una en forma de esfinge del dios Amón que da la bienvenida al visitante. La exposición incluye un documental que presenta los resultados obtenidos a partir del estudio radiológico realizado a las siete momias de animales conservadas en el Museu.

Madrid. Museo Thyssen-Bornemisza Hasta el 24 de septiembre de 2017

Barcelona. Museo Egipcio Hasta el 30 de septiembre 2017

www.museothyssen.org

www.museuegipci.com


Profile for Hispania Nostra

Revista Hispania Nostra nº 27  

Pros y contras del turismo cultural

Revista Hispania Nostra nº 27  

Pros y contras del turismo cultural

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded