Page 1


ENTRE CIRCAS Y CAÑUELAS: HISTORIA DE LOS PIRQUINEROS AURÍFEROS DE MARIQUINA, SIGLOS XVI AL XXI

Gabriel Rivera Gutiérrez


Impreso en: Tinta estudio, San José de la Mariquina. Diagramación y diseño: Carlos Rivera Tiraje: 400 ejemplares 1° edición 2018 Iniciativa financiada por la SEREMI de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través del Fondart Regional, convocatoria 2017.


Gabriel Rivera Gutiérrez

ÍNDICE

Dedicatoria.....................................................................................................7 Agradecimientos............................................................................................8 Prólogo.........................................................................................................10 Introducción.................................................................................................14 Marco Teórico...............................................................................................18 Patrimonio Cultural Inmaterial..............................................................................18 Historia oral / Historia social................................................................................. 20 Capítulo I: El oro: características y origen..................................................23 Capítulo II: El conocimiento artesanal de los pirquineros del oro de Mariquina.....................................................................................................39 Capítulo III: Historia de la minería del oro de Mariquina durante la conquista española (1541 – 1599)................................................................52 Cambio epocal: transición del Medioevo hacia la Edad Moderna y la llegada de los españoles a América.......................................................................................... 52 Sed áurica: motor de la conquista española en América y en Chile................. 57 Explotación del oro “de Valdivia” durante la segunda mitad del siglo XVI...............72

5


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Capítulo IV: Historia de la minería del oro de Mariquina durante el período colonial (1600 – 1810)..................................................................................78 Declive de la explotación aurífera tras el alzamiento general de 1598 y rearticulación económica durante el período colonial....................................... 78 El cacique Juan Manqueante y el interés dorado de Herckmans y los holandeses..............82 Huilliches y españoles aliados: mantención de la soberanía española y el cierre de las faenas mineras en Mariquina...................................................................... 86 Capítulo V: Historia de la minería del oro de Mariquina en el Chile republicano (1810 – 2018)............................................................................91 Período industrial (1898 – 1955)........................................................................... 92 Período post-industrial (1955 – 2018)................................................................106 Principales desafíos de la minería del oro de Mariquina: la arremetida neoliberal a través de la concentración de la propiedad minera....................................... 124 Conclusiones..............................................................................................158 Bibliografía.................................................................................................162

6


Gabriel Rivera Gutiérrez

DEDICADO:

A todos los pirquineros del valle de Mariquina que aún esperan con ansias poder volver a trabajar libremente los intersticios de nuestra comuna. Sin el aporte solidario de ustedes, la concreción de esta obra habría sido imposible de llevarse a cabo.

7


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

AGRADECIMIENTOS

En primer lugar, quisiera agradecer formalmente al Consejo Nacional

de la Cultura y las Artes por el financiamiento otorgado mediante el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y de las Artes, convocatoria 2017. Los verdaderos protagonistas de este trabajo son las personas que con su esfuerzo físico e ingenio humano han logrado descubrir y explotar los principales lavaderos de oro de la comuna de Mariquina. Vayan para ellos mis primeros y sinceros agradecimientos. A los mineros y vecinos de San José de la Mariquina y las comunidades de Pumillahue y Pureo que colaboraron con esta investigación, sean todos ellos mencionados: Jaime Arévalo Gajardo; José Beltrán Benavides; Juan Beltrán Benavides; Juan Beltrán Soto; Rosemarie Beltrán Soto; Carlos Blanco; Alfredo Catalán Sandoval; Tomás Fernández Rain; Patricio Garrido; Darwin González Castillo; Luis González Rosas; Carlos Guerra Erizes; Viviano Guerra Erizes; Alejandrino Guzmán Aburto; Narciso Hueramán Becerra; Otto Krugmann Horn; Cosme Manquecoy Jaramillo; Hugo Obreque Abarzúa; Juan Obreque Morales; Rafael Zamora Jaramillo y Aladino Zárate Morales. A todos y cada uno de ellos, muchas gracias por su tiempo y solidaridad.

Por otro lado, no puedo dejar de agradecer a quienes creyeron desde

un inicio en este proyecto y cooperaron con instrumentos logísticos y capital humano para las operaciones iniciales del trabajo. Un agradecimiento afectuoso ofrezco al matrimonio compuesto por don Carlos Zuber y Marixa Pulgar de la localidad de Ciruelos, comuna de Mariquina.

8


Gabriel Rivera Gutiérrez

Al profesor Ricardo Molina Verdejo, quien gentilmente accedió a

redactar las líneas del prólogo de este trabajo. Gracias por su buena disposición y las enseñanzas impartidas durante mis años de formación académica en la Universidad Austral de Chile.

A mis amigos Blanca y Teodoro, quienes en todo momento han creído

en los objetivos de esta obra y de la relevancia social y económica del recurso oro en Mariquina. Gracias por su permanente apoyo y amistad brindada. En las almohadas de vuestros siempre experimentados y acertados concejos descansan los impulsivos arrebatos de la revolucionaria juventud.

A mis alumnos Cristóbal Barría, Isidora Brajovic, Javier Olivera

y Claudia Santibáñez. Gracias por atreverse a comprender y cuestionar los complejos andamiajes de la institucionalidad política nacional y, por sobre todas las cosas, por defender una idea para solidarizar con los más desprotegidos.

A mis padres Benito y Teresa por acompañarme en la aventura de

la búsqueda de las preciadas entrevistas. A mis hermanos Benito y Carlos y a todos mis amigos y colegas de la Escuela Particular Santa Cruz N° 12 de San José de la Mariquina.

Con la esperanza de que el dorado metálico del oro de la Mariquina

retorne imperturbable y vuelva a nutrir las venas de nuestra economía comunal. Wolfson Reading Room, Manchester’s Central Library, Inglaterra, 24 de enero de 2018.

9


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

PRÓLOGO

Desde que la valoración de los minerales surgió en la temprana historia de la Humanidad, el oro y la plata fueron catalogados con el adjetivo de preciosos tanto por las características físicas que deslumbraron desde siempre, como por la escases y esfuerzos para su extracción. Junto con ello, los caracteres nobles de estos elementos dieron cuenta igualmente de una sobre valoración realizada desde la metalurgia al advertirse que al fundirse estos metales daba un resultado material táctil y visual sin precedentes. De esta forma, si bien ambos metales han motivado infinitas decisiones por parte de las voluntades humanas, estas se han traducido paradojalmente en fuente de opulencia y bienestar material como también de pobreza y grandes conflictos. El oro en particular en todas las etapas de la historia ha sido el símbolo de poder y riqueza de quienes lo han poseído en abundancia, pero de manera mucho más acentuada a partir de los siglos XV y XVI con la expansión de las potencias europeas hacia el resto del mundo. La búsqueda desenfrenada de objetos de oro así como de sus yacimientos, provocó enormes migraciones e incubaron disputas entre naciones y personas, respondiendo a características propias de los seres humanos como son el poder o la avaricia en sus más diversas expresiones. Sin embargo, el oro también simboliza y ha simbolizado una fuente de trabajo y un estilo de vida para millones de personas, quienes con sus esfuerzos han logrado extraer desde la tierra este mineral para mantener a sus familias con la esperanza de un futuro más auspicioso. El oro, por cierto, desde su singularidad como metal precioso ha tenido usos variados según épocas y culturas en el tiempo. En efecto, las creencias religiosas en los más diversos pueblos del mundo han tenido en sus

10


Gabriel Rivera Gutiérrez

expresiones rituales a objetos de oro como parte de sus ceremoniales o cultos. Así, por ejemplo, vasijas, armas, bastones, joyas de distinto tipo, han sido elaboradas por el orfebre bajo la idea de expresar algún tipo de jerarquía social y/o religiosa superior sobre la base de un sistema de creencias. También puede advertirse, el uso de este mineral en temas menos suntuosos y más bien prácticos o funcionales, como son los casos de tapaduras o piezas dentales, considerando precisamente las características de resistencia y durabilidad del oro. Hoy como ayer, el oro sigue siendo un metal de gran valoración en donde lo estético y artístico tampoco ha estado ausente, por lo que aros, pulseras, cadenas, collares, argollas y relojes, entre otros objetos, siguen teniendo la admiración de todas las sociedades. Es más, las argollas esponsales continúan siendo un elemento que simboliza la unión de amor entre dos personas representando la eternidad de tal compromiso. Por otra parte, y en un sentido más macro, en la dimensión del desarrollo económico sigue siendo hoy en día el patrón oro un tradicional y clásico respaldo universal a los sistemas monetarios globales, aspecto que queda en evidencia cuando los mercados entran en crisis por razones diversas. Tampoco puede olvidarse en un sentido relacionado, que durante los siglos XVII y XVIII, el mercantilismo como corriente económica que operó en occidente con claro impacto mundial, tuvo a la acumulación del oro y otros metales preciosos, como el principal eje en el sostenimiento del poder en varias potencias de tal período. Con todo, lo que anima a la presente obra es el estudio de un caso y lugar en particular en el marco de un lapso histórico muy bien definido por el autor. Nos referimos a la historia de la minería del oro en el territorio de Mariquina, hoy parte de la provincia de Valdivia y de la Región de Los Ríos, Chile. Se trata de un abordaje de poco más de cinco siglos en donde se examina

11


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

a través de una importante revisión de antecedentes que considera fuentes escritas, gráficas y orales, más la utilización de un lenguaje didácticamente adecuado para todos los públicos, lo que ha sido el devenir del trabajo aurífero en la zona. Es sabido que, y así lo explica el autor en las páginas siguientes, desde tiempos históricos (siglo XVI), la ciudad de Valdivia tuvo su fama en otras latitudes por el oro que allí se extraía con cierta abundancia. Mucho “oro valdiviano” fue llevado al Virreinato del Perú y luego a España y Europa, a partir de la explotación realizada no en Valdivia, sino que la mina Madre de Dios de Mariquina, lugar bajo la jurisdicción valdiviana. Cabe entonces preguntarse el porqué de esta denominación tan llamativa que por sí mismo llama a un cierto sentido particular. En general, dentro de los márgenes del imperio español como también del portugués, durante los siglos coloniales y posteriores, es posible hallar esta denominación que ha sobrevivido en el tiempo en varias regiones que fueron parte de aquellas enormes jurisdicciones. Se trata de lugares en donde existieron importantes lavaderos de oro con altos niveles de producción, por tanto, la denominación “Madre de Dios” intenta manifestar con sentido superlativo la gran abundancia de oro existente en un territorio en particular, cuya existencia se explicaría solo por obra y voluntad divina. Claramente, en el concepto la maternidad está presente en la idea de una tierra parturienta desde donde emana el oro en abundancia y junto con ella la prosperidad de quienes lo extraen. Madre de Dios de Mariquina sigue haciendo historia en el presente, no solo por el carácter patrimonial que este emblemático lugar ha adquirido y que por su historia se ha ganado, sino que por las porfiadas labores mineras que continúan desarrollándose al escudriñar los cursos fluviales y en las excavaciones en donde los pirquineros labran su destino con mucha ilusión

12


Gabriel Rivera GutiĂŠrrez

y esperanza. Madre de Dios es un patrimonio material e inmaterial que la sociedad y las instituciones deben cuidar, pues forma parte de la identidad local y regional desde siempre y para siempre. La obra, por tanto, es una invitaciĂłn para que el lector pueda valorar la propia historia y la de aquellos que muchas veces dejaron su vida en procura de la no siempre fĂĄcil tarea de ser pirquinero en esta tierra.

Ricardo Molina Verdejo Profesor e investigador Instituto de Historia y Ciencias Sociales Universidad Austral de Chile

13


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

INTRODUCCIÓN

La Estrategia Regional de Desarrollo (en adelante ERD) para la Región de los Ríos (2009 – 2019), busca que en ésta se ponga en valor, se proteja, se haga reconocible y accesible su diversidad patrimonial tangible e intangible, ligada a su naturaleza y biodiversidad, sus construcciones, legado arqueológico e histórico, así como también sus ritos, modos de vida, costumbres tradicionales y actuales, además de sus expresiones artísticas y culturales. Es así como, de acuerdo a estos lineamientos, un trabajo que profundice en la historia de la extracción aurífera en la Región de Los Ríos, nos permitirá comprender mejor la relación hombre – naturaleza en nuestro espacio geográfico inmediato advirtiendo los diversos procesos sociales, económicos, políticos y culturales que orbitaron y giran en torno a ello pues, ciertamente, los actuales pirquineros del oro de la comuna de Mariquina tiene una historia interesante que contar al resto de la comunidad local, regional y nacional. Los principales objetivos de este trabajo son: 1) Fortalecer la identidad local a través de la difusión de un aspecto de la historia de la comuna de Mariquina, ligada a un elemento del patrimonio natural de nuestro entorno geográfico, a saber: el oro. 2) Rescatar la memoria histórica y develar la historicidad de los actuales pirquineros artesanales del oro de la comuna de Mariquina mediante técnicas propias de la Historia oral e Historia social. 3) Aportar en la educación local, particularmente en el sector de aprendizaje de Historia, Geografía y Ciencias Sociales mediante la

14


Gabriel Rivera Gutiérrez

entrega de copias de este texto en cada establecimiento educacional de San José de la Mariquina y otras instituciones de carácter cultural. 4) Contribuir en la generación de la discusión pública en torno las políticas de desarrollo económico local, considerando la labor extractiva del recurso oro como un factor de crecimiento importante que debe ser reimpulsado y liberalizado de las trabas jurídicas en las cuales hoy la actividad aurífera se ha visto estancada. Es importante entender que la explotación del oro en Mariquina, además de dinamizar la economía local, particularmente durante la segunda mitad del siglo XVI y primera mitad del siglo XX, es un factor que desencadenó una serie de procesos sociales y políticos que deben ser estudiados con mayor profundidad en los períodos señalados. El trabajo busca también penetrar en la memoria de los pirquineros artesanales que trabajaron en la explotación del oro durante el siglo XX y que aún hoy, muchos de sus familiares lo siguen haciendo. Desde aquí emergen modos de vida y costumbres tradicionales ligadas a la extracción del oro, propias de este particular grupo social. En este sentido, se pretende rescatar las historias de vida y la construcción de un tejido social definido en torno al elemento oro así como también, a partir de esto, configurar posibles escenarios de proyección en torno a esta actividad productiva desde la propia experiencia de sus protagonistas. La obra, por otro lado, busca ser un aporte desde un punto de vista educativo, en la medida en que permitirá conectar elementos propios del currículum nacional de Historia, Geografía y Ciencias Sociales con un proceso histórico que se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XVI en la comuna de Mariquina y que proyecta sus raíces históricas hasta nuestros días. Será un insumo para practicar, desde la docencia, el ejercicio de la enseñanza y

15


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

aprendizaje de la Historia local.

A lo largo este libro usted podrá conocer las principales características

del oro en tanto que recurso natural-mineral y su valor económico además de las principales teorías explicativas en torno a su origen cósmico y planetario, particularmente en nuestro espacio geográfico inmediato. Posteriormente se introducirá en la compleja estructura del conocimiento artesanal de los pirquineros del oro de Mariquina, explorándolo, principalmente, a través de los métodos que los mineros locales utilizan para hallar el mineral. Luego, podrá incursionar en un recorrido histórico que explica las dinámicas de la explotación aurífera en Mariquina desde los inicios de la segunda mitad del siglo XVI hasta el presente, culminando con los principales desafíos que el día de hoy enfrenta la actividad extractiva del oro en nuestro territorio. Desde un punto de vista metodológico, la construcción del texto se ha desarrollado, en primer lugar, sobre la base de la revisión de documentación histórica (fuentes primarias), particularmente de crónicas españolas de la segunda mitad del siglo XVI, siglo XVII y primera mitad del siglo XX, además del análisis de obras historiográficas que han abordado la temática de la extracción aurífera en Mariquina. En segundo lugar, hemos intentado reconstruir la memoria histórica local de los pirquineros de las zonas en que actualmente aún se desarrolla la minería del oro en Mariquina, a saber, sectores como Pureo, Colonia Paillaco, Pumillahue, Ciruelos, entre otros espacios geográficos comunales. La entrevista semiestructurada, en este sentido, fue la herramienta metodológica clave que nos permitió acceder a las historias de vida de los pirquineros comunales ligadas al metal precioso que, hasta el día de hoy, ven en el oro un medio de subsistencia económica. Por último, el registro fotográfico ha sido otro insumo

16


Gabriel Rivera GutiĂŠrrez

de gran relevancia para demostrar el estado actual del proceso extractivo del oro en los espacios mencionados.

17


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

MARCO TEÓRICO

Para facilitar la comprensión de este trabajo, el marco teórico de esta obra contempla la incorporación de dos ejes conceptuales que deben ser precisados y analizados pues en torno a ellos orbita la metodología y el desarrollo de la investigación. Estos conceptos son, a saber: Patrimonio cultural inmaterial e Historia oral / Historia social. Patrimonio cultural inmaterial De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Tecnología (en adelante UNESCO), el concepto de patrimonio cultural no se limita sólo a un conjunto de monumentos o colecciones de objetos determinados. Por el contrario, comprende (…) también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales,  artes del espectáculo,  usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicos vinculados a la artesanía tradicional.1

El patrimonio cultural inmaterial se nos presenta, hoy en día, como un factor de mantenimiento de la diversidad cultural en el mundo entero ante el asedio del proceso de la globalización que ha tendido a homogeneizar la

1 Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Patrimonio cultural inmaterial. en: Disponible en: http://www.unesco.org/culture/ich/es/que-es-el-patrimonio-inmaterial-00003. Consultado el: 07 de junio de 2016.

18


Gabriel Rivera Gutiérrez

cultura a nivel planetario. Ahí reside, precisamente, la importancia de rescatar el patrimonio cultural inmaterial pues, además de ser un elemento que nos permite advertir nuestras diferencias en la relación con “el otro”, es un insumo de unificación social de ciertos grupos que se sienten identificados con un conjunto de saberes y modos de relación humana y con la naturaleza. El patrimonio cultural inmaterial se ha traspasado de generación en generación, evoluciona en respuesta a su entorno y contribuye a generar sentimientos de identidad y comunidad. Ahora bien, de acuerdo a Jorge Rojas Goldsack, Jefe del Departamento de Ciudadanía y Cultura del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (en adelante CNCA), la relación entre patrimonio cultural inmaterial y desarrollo sostenible es “extremadamente estrecha”.2 Según Rojas, no se entiende un desarrollo que no se sustente en las personas y en sus particularidades. Chile es un país que crece económicamente pero debe hacerlo “desde lo que somos” y en ese sentido, el rescate del patrimonio cultural inmaterial adquiere el carácter de una necesidad imperiosa. En concreto, el rescate del conocimiento artesanal de los pirquineros de la comuna de Mariquina se nos presenta como una posibilidad de difusión de un patrimonio cultural inmaterial que, efectivamente, ha sido construido y transmito a través del tiempo por múltiples generaciones en esta comuna de la Región de Los Ríos. Ese conocimiento artesanal es un tipo de conocimiento, con un lenguaje y prácticas particulares que se han sostenido a lo largo del tiempo, que han generado identidad y que deben ser documentadas y difundidas para

2 Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Patrimonio cultural inmaterial. Disponible en: http://www.unesco.org/culture/ich/es/por-que-salvaguardar-el-pci-00479. Consultado el: 07 de junio de 2016.

19


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

el resto de la comunidad local. Esto abre las puertas para que, en el futuro, se pueda complementar la denominada “Ruta del Oro” con una investigación más detallada respecto al proceso extractivo llevado a cabo por los pirquineros de la zona, sus prácticas rituales, su lenguaje, sus técnicas y cúmulo de conocimientos específicos además de sus historias particulares. Historia oral / Historia social. El oficio de historiador siempre ha supuesto construir la Historia sobre la base de determinada documentación. Así, por ejemplo, para el historiador alemán Leopoldo Von Ranke – uno de los historiadores más importantes del siglo XIX – la construcción del relato histórico se sustentaba única y exclusivamente sobre la base de documentos “oficiales” o fuentes verídicas que serían las que dotarían de “objetivad” a la Historia. De esta manera los archivos gubernamentales, la prensa escrita, cartas epistolares y en general toda la documentación producida en el aparto estatal, cabría en esta lógica metodológica. Por ello, “(…) al historiador correspondía <<narrar los hechos tal cual fueron>>”. (Garcés, 2002: 16). Así, la denominada Historia “Oficial” se perfila como un relato netamente de carácter político, desvinculándose de otras dimensiones fundamentales en la construcción de toda sociedad humana. Las características principales de esta Historia “Oficial” (Burke, 2003: 90 – 144) son que esta es: fundamentalmente política; opera “desde arriba”3; está basada en documentación “oficial”; narra acontecimientos4 y es “objetiva”. 3 El concepto “desde arriba” implica que la construcción del relato histórico se diseña desde las altas cúpulas políticas. Es, en otras palabras, la Historia del Estado, de las clases gobernantes, de la oligarquía, de la burguesía, etc. 4 La Historia se presenta como una narración de acontecimientos ininterrumpidos y sin conflictividad social. Es una historia de carácter positivista donde la narración de los acontecimientos parecen apuntar hacia un permanente progreso social y económico de carácter indefinido.

20


Gabriel Rivera Gutiérrez

No obstante lo anterior y tras la irrupción de la metodología de los historiadores pertenecientes a la Escuela de los Annales5, el advenimiento de la “Nueva Historia” guarda relación precisamente con la forma en cómo se construiría el conocimiento histórico a partir de este momento. Como una crítica al paradigma rankeano, surge la Historia oral como soporte metodológico para la Historia social que esta vez busca poner en el centro de la acción histórica a los sujetos sociales que permanentemente han sido olvidados por la Historia “Oficial”. La Historia oral se basa fundamentalmente en fuentes orales para construir el relato, es decir, en personas de “carne y hueso” que tienen una memoria individual y una memoria social. “La historia oral es la forma de hacer historia que recurre a la memoria y a la experiencia para acercarse a la vida cotidiana y las formas de vida no tradicionales registradas por las fuentes tradicionales”. (Mateo, 2004: 126). Por tanto, esta es una forma de hacer Historia “desde abajo”. Es decir, al contrario de la Historia “Oficial”, para la Historia oral y la Historia social lo importante son los sujetos sociales comunes y corrientes, los movimientos sociales y populares, etc. Se trata de rescatar la subjetividad individual de cada sujeto y con ella reconstruir el pasado histórico. Debido a todo lo anterior, el rescate de la memoria histórica y el conocimiento artesanal particular de los pirquineros del oro del Valle de la Mariquina es, fundamentalmente, un trabajo de Historia oral. A través de las

5 Corriente historiográfica francesa del siglo XX, fundada en 1929, que tiene entre sus principales fundadores a los historiadores Lucien Fevre y Marc Bloch. Se nos presenta como una reacción a la corriente alemana rankeana de la concepción de la Historia. La Escuela de los Annales presta mayor atención a los procesos sociales y económicos, alejándose de la visión tradicionalista, política e individualista de la Historia “Oficial”.

21


Entre circas y caĂąuelas: historia de los pirquineros aurĂ­feros de Mariquina siglos XVI al XXI

experiencias de vida de estos trabajadores reconstruiremos un aspecto del pasado reciente de la comuna de Mariquina, ligado a la extracciĂłn del recurso oro.

22


Gabriel Rivera Gutiérrez

CAPÍTULO I: EL ORO: CARACTERÍSTICAS Y ORIGEN

La mayor pepita de oro jamás descubierta fue la pepita Welcome Stranger, encontrada en 1869 como un depósito de placer en la región minera de extracción de oro de Victoria, Australia. Pesaba 95 kilogramos y, a los precios actuales del oro, valía más de 700.000 dólares. La mayor pepita de oro que se sabe que todavía existe en la actualidad es la pepita Hand of Faith, que se encontró en 1975 cerca de Wedderburn, Victoria, Australia. Se encontró con un detector de metales y pesa 33 kilogramos. Vendida en 1982, se exhibe ahora en el casino Golden Nugget de Las Vegas, Nevada. (Tarbuck E. y Frederick K. Lutgens, 2005: 616).

El oro, junto a la plata, ha recibido la denominación de metal precioso. En consecuencia, no es cualquier tipo de metal porque, evidentemente, para ser catalogado como tal ha de reunir ciertas cualidades específicas que le permitan ser caracterizado como algo altamente apreciado. Es más, por allá por los inicios del siglo XVI, las principales potencias europeas se valieron de la doctrina del mercantilismo para determinar que la riqueza de los emergentes Estados nacionales era directamente proporcional a la cantidad de oro y plata acumulados en sus arcas fiscales. De ese modo, aquella potencia que lograra amasar más metales preciosos y, además, pudiera mantener una balanza comercial positiva – un volumen de exportaciones superior al de las importaciones – entonces estaría garantizando su éxito económico, progreso social y cultural. Ahora bien, ¿qué es lo que hace tan valioso al oro?, ¿de dónde proviene este peculiar elemento químico? Veamos pues, algunas respuestas tentativas.

23


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

En la naturaleza son pocos los metales que se encuentran en estado

nativo, es decir, sin combinarse con otros elementos. Algunos de ellos son el oro, el platino y otros como el osmio y el iridio. (Chadwick, I., Santa Ana, M. y Díaz, R., 2007: 90). El oro ocupa la posición número 79 en la tabla periódica de los elementos químicos y su símbolo es Au. Por lo tanto, en su núcleo atómico posee 79 partículas elementales positivas denominadas protones. El oro es un metal sólido de color amarillo brillante, pesado y fácilmente trabajable debido a que es altamente maleable y dúctil.6 Es además un metal noble, lo cual implica que es difícilmente ‘atacable’ por agentes químicos, razón por la cual ha sido históricamente considerado como símbolo de eternidad y perpetuidad en el tiempo. Tradicionalmente ha sido un elemento muy valioso, ligado desde tiempos remotos a la acuñación de monedas para el proceso de comercialización. Sin embargo, sabemos que el oro también ha tenido un valor ornamental y que diversas civilizaciones a lo largo de la historia de la humanidad le han brindado una posición privilegiada en la decoración de artilugios religiosos y vestuario de las elites económicas y políticas. Los antiguos egipcios, chinos, coreanos, japoneses, hindúes, mesopotámicos, griegos, romanos e incluso civilizaciones americanas precolombinas tales como la olmeca en Centro América y los aztecas sometidos al dominio español de la mano del conquistador Hernán Cortés; hicieron uso del oro ya sea para comerciar con distintos pueblos, para entronizar en dorado metálico a sus deidades o ensalzar a sus dirigentes políticos. Hoy en día se sabe que el oro es un excelente conductor eléctrico, aislante del calor y del frío y además de su tradicional uso en joyería y en el

6 Para un mayor detalle respecto a las propiedades químicas y físicas del oro, se recomienda revisar: López, F. (1997): Máster. Enciclopedia temática, Educar Cultura Recreativa S. A., Colombia, pp. 285 – 286.

24


Gabriel Rivera Gutiérrez

comercio, también está siendo utilizado en la elaboración de tecnología aeroespacial, telecomunicaciones, industria química y, como sabemos, incluso en odontología. Aunque ya cada vez son menos las personas que usan dientes de oro, ciertamente este noble metal ha sido utilizado para remozar la dentadura de muchas personas que, con orgullo, lucen más de una que otra pieza dental protegida con el valorado metal. ¿De dónde proviene el oro? ¿Cómo se forma este elemento químico? Para responder a estas interrogantes, debemos retroceder varios miles de millones de años atrás. Según James Monroe et. al. (2008: 13): “La mayoría de los científicos cree que el Universo se originó hace unos 15.000 millones de años, en un suceso que popularmente se denomina el Big Bang”. Después de este evento cósmico, donde toda la materia que actualmente conocemos se habría concentrado en un punto infinitesimalmente pequeño para luego dar lugar a una gran explosión que habría originado el Universo, comenzaron a formarse los elementos químicos que hoy podemos visualizar en la naturaleza. Sin embargo, en un comienzo los principales elementos fueron sólo hidrógeno (H) y helio (He), los dos elementos químicos más simples y livianos de la tabla periódica. Entonces, si en un inicio todo fue mayoritariamente hidrógeno y helio, ¿cómo se formó el resto de los elementos químicos? La llave maestra de todo este proceso es la omnímoda fuerza de gravedad. Veamos de qué se trata. Después de unos 500.000 años de ocurrido el Big Bang, en la medida en que el Universo continuaba expandiéndose y enfriándose, la fuerza gravitatoria comenzó a atraer las partículas de hidrógeno y helio y de algunos otros elementos más sencillos que ya se habían formado. Con ello, comenzó el proceso de formación de las estrellas y galaxias, cambiando así la naturaleza química del Universo. Al interior de las estrellas se va produciendo un proceso de fusión nuclear, donde los elementos más sencillos (como el helio y el

25


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

hidrógeno) se comienzan a compactar entre sí, dando paso a la configuración de núcleos atómicos más complejos y, en consecuencia, a nuevos elementos químicos. Durante su larga vida, las estrellas finalmente mueren y cuando esto ocurre, generalmente de manera explosiva (estallido de supernovas), los elementos más pesados formados en su interior son defenestrados hacia el resto del Universo para luego ser incorporados en otros cuerpos celestes. Así, el Universo va ‘ganando’ cada vez más elementos pesados de diversa estructura nuclear. “Hace unos 4.600 millones de años, varios planetesimales de nuestro sistema solar acumularon la suficiente cantidad de material como para formar la Tierra y otros ocho planetas”. (Monroe et. al., 2008: 15). Así nacía nuestro planeta Tierra y sistema solar, también por la fuerza inexpugnable de los procesos gravitatorios. Véase la siguiente figura:

Figura 1: Teoría de la acreción homogénea para la formación de una Tierra diferenciada. (a) Probablemente, la Tierra era inicialmente de composición y densidad uniformes. (b) El calentamiento de la Tierra en sus primeras etapas permitió alcanzar el punto de fusión del hierro y el níquel, que al ser más densos que los silicatos, se asentaron en el centro de la Tierra. Al mismo tiempo, los silicatos más ligeros fluyeron hacia arriba para formar el manto y la corteza. (c) De esta forma, se formó una tierra diferenciada formada por un núcleo denso de hierro-níquel, un manto de silicatos ricos en hierro y una corteza de silicatos con continentes y cuencas oceánicas. Fuente: Monroe, J., Wicander, R. y Manuel Pozo (2008): Geología. Dinámica y evolución de la Tierra, Paraninfo, Madrid, España, p. 15.

La teoría de la acreción homogénea para la formación del planeta Tierra, nos permite comprender cómo es que los elementos más pesados

26


Gabriel Rivera Gutiérrez

(como el oro) por gravedad se van depositando hacia el interior de la Tierra. Sin embargo, el oro que el ser humano históricamente ha extraído, está en profundidades naturalmente alcanzables para la tecnología metalúrgica. En consecuencia, comprender los procesos endógenos que dan origen al oro en nuestro planeta es clave para entender su distribución planetaria y posibilidades de extracción y comercialización. De lo expuesto en los párrafos precedentes, hemos comprendido que el origen del oro – así como el de otros elementos químicos más pesados – es de carácter cósmico y temporalmente tiene una extensión inimaginable para la escala de la vida humana. Sin embargo, también es preciso señalar que respecto al origen primigenio del oro – esto es, cósmico – no hay certezas absolutas. En efecto, de acuerdo a un descubrimiento que hicieron los científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian tras reunir datos de observación de un reciente estallido de rayos gamma el 2016, comprendieron que “(…) elementos pesados como el oro, la plata, el plomo, el platino y otros elementos (“proceso-r”) se crearon durante las explosiones de estrellas de neutrones en el interior de galaxias enanas”.7 Edo Berger, líder del proyecto, fue enfático en señalar que: “(…) ahora sabemos que son las colisiones de estrellas de neutrones las que generan todos los elementos más pesados que el oro. Todo el oro del universo, de hecho, se debe a esas explosiones”.8 Por tanto, serían dichas colisiones y no las explosiones

7 Descubren el origen de todo el oro y la plata de la Tierra. Disponible en: http:// www.abc.es/ciencia/abci-descubren-origen-todo-y-plata-tierra-201605241016_noticia. html. Consultado el: 06 de febrero de 2017. 8 Descubren el verdadero origen del oro: explosiones cósmicas. Disponible en: http:// es.gizmodo.com/descubren-el-verdadero-origen-del-oro-explosiones-cosm-824617920. Consultado el: 06 de febrero de 2017.

27


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

de estrellas supernovas las que habrían originado el oro existente en el Universo Distintos son los procesos, sin embargo, que dan origen al oro en el interior de nuestro planeta Tierra. Generalmente decimos que los recursos mineral tales como el cobre o el oro son no renovables porque, a escala humana, es imposible que observemos naturalmente su reciclaje o renovación. Un bosque de pinos, por ejemplo, sería un recurso renovable porque en un período de años circunscrito a la esperanza de vida de un ser humano normal, podríamos observar su regeneración después de haberlo talado y reforestado. Sin embargo, con los recursos minerales la situación es diametralmente distinta porque estos se ‘renuevan’ a escala geológica, por lo cual tardan incluso millones de años en reproducirse. De acuerdo a Tarbuck y Lutgens: “Un hecho bien establecido es que la aparición de recursos minerales valiosos está estrechamente relacionada con el ciclo de las rocas”. (2005: 610). De este modo, vetas auríferas o de otros metales altamente cotizados, estarían relacionados con la dinámica mineralogénica que depende del ciclo petrológico. Los tres tipos básicos de rocas son: metamórficas, ígneas y sedimentarias. Frente a ello, es importante tener en consideración que una roca no es más que “(…) un agregado de minerales, que son sólidos con propiedades físicas y químicas definidas”. (Wicander y Monroe, 2000: 15). Éstas se generan como producto de los procesos ígneos derivados de la dinámica de la litósfera, principalmente a través de la acción constructiva y destructiva de los bordes divergentes y convergentes, respectivamente. Obsérvese la figura de la página siguiente:

28


Gabriel Rivera Gutiérrez

Figura 2: Ciclo de las rocas. Fuente: Monroe, J., Wicander, R. y Manuel Pozo (2008): Geología. Dinámica y evolución de la Tierra, Paraninfo, Madrid, España, p. 21.

El esquema anterior ilustra la interrelación entre los tres grandes tipos de rocas y cómo éstas se originan, en última instancia, como producto de la dinámica litosférica. Por ejemplo, las rocas ígneas se generan tras el enfriamiento y cristalización del material magmático de las profundidades de la corteza terrestre. Muchas de estas rocas pueden emerger a la superficie mediante erupciones volcánicas, por lo cual pasan a denominarse rocas ígneas extrusivas. Aquellas que consolidan en el interior de la tierra, sin emerger como productos piroclásticos tras eventos eruptivos, entonces les denominamos rocas ígneas intrusivas o plutónicas. Las rocas sedimentarias, por su parte, son aquellas que se originan como producto de procesos geológicos externos o exógenos tales como la meteorización, transporte y sedimentación donde agentes como el viento, las

29


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

aguas lluvia, los ríos, el hielo e incluso la biomasa (acción de plantas y animales) van modificando las rocas con el paso de los años para dar lugar a la formación de nuevos cuerpos líticos con identidades particulares y diferentes de sus componentes primigenios mediante el proceso de litificación (formación de una nueva roca a través de la compactación y cementación de los agregados rocosos). Finalmente, las rocas metamórficas corresponden al grupo de rocas derivadas de procesos geológicos internos en donde, tanto rocas sedimentarias como ígneas, pueden experimentar metamorfismo promovido por las elevadas temperaturas del interior de la Tierra o por la presión constante generada entre la colisión de dos placas tectónicas convergentes. Entender el ciclo de las rocas o ciclo petrológico como un proceso derivado de la acción de la dinámica de la litósfera es importante para comprender que el movimiento de las placas tectónicas – ese mismo movimiento que muchas veces genera estragos en las comunidades humanas – es el mecanismo motor de la generación de los diferentes tipos de rocas y minerales tales como el oro, por ejemplo. Monroe et. al. nos explica que: Muchos depósitos de minerales metálicos, como los de cobre, oro, plomo, plata, estaño y cinc, están relacionados con la actividad ígnea y la actividad hidrotermal (agua caliente) asociada, por lo que no resulta sorprendente que exista una estrecha relación entre los bordes de las placas y la aparición de estos valiosos depósitos. El magma generado por la fusión parcial de una placa en subducción asciende hacia a la superficie y, a medida que se enfría,

30


Gabriel Rivera Gutiérrez precipitan y concentran varias menas metálicas. Muchos de los principales depósitos de minerales metálicos del mundo están asociados con bordes de placas convergentes, incluyendo los de los Andes, en Sudamérica, las cordilleras costeras y las Montañas Rocosas de Norteamérica, Japón, Filipinas, Rusia y una zona que se extiende desde la región del Mediterráneo oriental hasta Pakistán. (2008: 58).9

En consecuencia, la convergencia de placas litosféricas – tal como el

proceso de subducción entre la placa de Nazca y la placa Sudamericana en el actual territorio chileno – es ciertamente clave en la generación de depósitos metalíferos de elevada importancia económica.

Figura 3: Sección transversal ideal, que ilustra la relación entre la litósfera y la astenósfera subyacente y el proceso de subducción en las costas chilenas. Fuente: http://www.energiandina.cl/category geotermia/.

9

Las cursivas son nuestras.

31


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

De este modo, “(…) la metalogénesis de Chile y en general de la Cordillera de Los Andes está determinada por el marco tectónico de ésta cadena montañosa, el que corresponde a un margen continental activo con subducción de corteza oceánica bajo el continente sudamericano”. (Maksaev, 2001: 2).10 Los procesos explicados son mucho más complejos de lo que hemos expuesto aquí. El objetivo de este libro no es realizar un tratado acabado de la metalogénesis del oro de Chile ni mucho menos de Mariquina, pues para ello se requeriría de una amplia revisión bibliográfica de literatura especializada en la materia, además de investigaciones de orden geológico y geofísico que no apuntan hacia el objetivo general ni específicos propuestos en esta investigación. No obstante lo anterior, sólo para precisar un poco más respecto al proceso de la formación de los depósitos auríferos – y para dejar en claro que esta es una materia mucho más profunda de lo señalado hasta el momento – diremos que, en general, el oro es de origen magmático. En la medida en que el magma va ascendiendo hacia la superficie de la Tierra, éste se va enfriando y diferenciando para dar origen a rocas ácidas (con alto contenido de sílice) y rocas básicas (con bajo contenido de sílice) además de las soluciones mineralizadoras que originan diferentes tipos de minerales, entre ellos, el oro. Finalmente, son las soluciones hidrotermales las que transportan los metales en formación hasta el lugar definitivo donde serán depositados. En efecto, “(…) la mayoría de los depósitos rentables de oro, plata y mercurio se producen como depósitos filonianos hidrotermales”. (Tarbuck y Lutgens: 613).

10 Disponible en: http://www.cec.uchile.cl/~vmaksaev/METALOGENESIS%20DE%20CHILE.pdf. Consultado el: 06 de febrero de 2017.

32


Gabriel Rivera Gutiérrez

La formación del oro, en consecuencia, es un proceso de carácter endógeno que se desarrolla en el interior del planeta. Sin embargo, su depositación en diversas partes de la corteza terrestre, puede variar en función de diversos mecanismos geológicos externos. Uno de ellos, que resulta clave en la depositación del oro, corresponde a la acción mecánica de las corrientes de aguas superficiales. Entre los lugares habituales de acumulación se encuentran las barras de meandro, en los interiores de éstos, así como las grietas, las depresiones y otras irregularidades en los lechos de los ríos. Es así como se crean los denominados “placeres auríferos” tales como el de Madre de Dios, acá en la Región de Los Ríos. Preguntas válidas en el contexto de esta investigación serían: ¿por qué hay oro en Mariquina? ¿Cuáles fueron los procesos que lo generaron? ¿Existe certeza de cuánto oro hay? ¿Resulta económicamente rentable su explotación? Las dos últimas preguntas intentaremos responderlas en el desarrollo de este trabajo. Por ahora, sólo diremos que, en la actual Región de Los Ríos: Las rocas metamórficas de la Cordillera de la Costa desempeñan un rol metalogénico de alta implicancia en el origen de los depósitos auríferos repartidos en la zona. Las rocas aportadoras de oro libre son generalmente esquistos micáceos con guías de cuarzo de origen hidrotermal. Aparentemente no constituyen en roca concentraciones de importancia económica.11 (Subiabre y Rojas, 1994: 27).

11 Durante el desarrollo de esta investigación discutiremos la validez de esta afirmación. Las negritas y cursivas son nuestras.

33


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Figura 4: Yacimientos minerales de la Región de Los Lagos. Fuente: Subiabre, A. y Carlos Rojas (1994), p. 25.

La figura 4 refleja claramente cómo la mayoría de los depósitos auríferos se concentran al norte de la ciudad de Valdivia, en lo que corresponde a la zona del valle de Mariquina. Ahora bien, para comprender por qué es que hay oro

34


Gabriel Rivera Gutiérrez

en Mariquina y cuáles son las características de la dimensión de este depósito, necesariamente debemos retroceder varios miles de años atrás e insertarnos en el pasado geológico de la formación de nuestro relieve local. En lengua nativa (mapuzungún) Pu o Fu significa mucho o estar escondido; milla significa oro y hue es lugar; luego Pumillahue significaría lugar de mucho oro. Pumillahue es una localidad rural que está ubicada en la comuna de Mariquina a 18 kilómetros hacia el este de la Ruta 5 sur, pasando por la actual comunidad de Ciruelos. Este es el lugar donde se explotaron las célebres minas Madre de Dios desde mediados del siglo XVI hasta fines de la misma centuria para luego ser clausuradas y reabiertas a fines del siglo XIX e inicios del XX, culminando su período de extracción hasta por lo menos 1955. De acuerdo a Gerhard Greiner (1991), en su obra titulada Características y distribución de los placeres auríferos de Chile, la zona de Pumillahue corresponde a “(…) inmensos depósitos morrénicos y glacio-fluviales que, en conjunto, sin duda, constituyen el lavadero más grande del país. Estos depósitos compuestos casi exclusivamente de clastos de esquistos micáceos y cuarzo lechoso, son producto de la acumulación frontal, lateral y basal de una glaciación cuaternaria, que avanzó de sur-este o norte-oeste (…)”.12 Ahora bien, para comprender el proceso de formación del relieve de Mariquina, es preciso considerar las dos últimas grandes glaciaciones que afectaron a nuestro territorio: una de hace unos 300.000 años atrás y otra de 30.000 años atrás. Ambos procesos son determinantes en la formación del relieve que podemos ver actualmente y lo explicaremos en términos muy sencillos.

12 Disponible en: Avendaño, J. (s.f.): Historia de Valdivia – Chile. El oro de Valdivia. Disponible en: http://historiadevaldivia-chile.blogspot.cl/2011/10/el-oro-de-valdivia. html. Consultado el: 09 de octubre de 2017. Las cursivas son nuestras.

35


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

San José de la Mariquina hoy se ubica en lo que antiguamente fue una cordillera arcaica. El relieve debió de ser muy abrupto, pero la acción erosiva de los glaciares que acá existían fue tallando el paisaje de tal modo que en diversos sectores de la comuna y en Pumillahue podemos advertir la presencia de morrenas que corresponden a la acumulación del material primigenio de la zona. Los glaciares actuaron como verdaderos buldóceres que, con un movimiento giratorio tras la regresión de los hielos mientras aumentaba la temperatura, fueron creando estos montículos que hoy son ricos en oro. El paisaje anterior debió tener vetas que contenían el mineral y que fueron destruidas por la acción glacial. Para mover todo el material de una morrena como la adjunta en la imagen procedente, usted debe imaginarse una pared de hielo de no menos de 250 a 300 metros de altura sobre el nivel del mar.

Imagen 1: Miembros del equipo Golden Cruz Mariquina de la Escuela Particular Santa Cruz N° 12 de San José de la Mariquina, sobre la morrena madre del sector Pumillahue s/n. (23 de mayo de 2017).13

13 El equipo Golden Cruz Mariquina de la Escuela Particular Santa Cruz N° 12 participó en la final nacional del Torneo Interescolar de Debates DELIBERA versión 2017, representando a la comuna de Mariquina y a la Región de Los Ríos en el Congreso Nacional de la República el día 04 de octubre de 2017, presentando una iniciativa juvenil de ley destinada a desconcentrar el monopolio concesionario minero en Chile.

36


Gabriel Rivera Gutiérrez

Por otro lado, de acuerdo al documento Investment Highlights14 de la Compañía Minera Pumillahue S.A., Pumillahue comprende dos tipos de depósitos de placeres auríferos. Por un lado, tenemos sedimentos fluviales no consolidados ubicados a lo largo de las vías acuáticas existentes y “(…) mientras que el segundo está compuesto por sedimentos semi-consolidados en estratos ubicados entre 50 metros por debajo y 160 metros por encima de las vías acuáticas existentes a una altura de 90 a 200 metros sobre el nivel del mar”.15 El mismo documento mencionado anteriormente explica el origen geológico del oro de Mariquina. Vale la pena citarlo en extenso: Durante el período del Mioceno, los glaciares de la Cordillera de los Andes erosionaron extensas áreas y depositaron grandes capas de gravas de hasta 400 metros de profundidad, que luego fueron rediseñadas por grandes ríos formados cuando los glaciares retrocedían durante los períodos de clima más cálido. No es raro encontrar estos depósitos fluviales separados por glaciares hasta que se depositan durante el avance regresivo de los glaciares. Los ríos concentraron los rastros de oro presentes en las gravas y finalmente formaron grandes deltas de sedimentos que contienen los depósitos de oro de placer existentes. Los movimientos tectónicos posteriores alteraron la ubicación y el flujo del sistema de drenaje en el distrito.16

En definitiva, diremos que el oro es un metal históricamente cotizado a nivel mundial por sus particularidades físicas y químicas que le atribuyen

14 Aspectos destacados de inversión. (Traducción propia). 15 Traducido de Investment Highlights. Sin fecha ni referencia electrónica. Documento cedido en forma personal por un privado. (Traducción propia). 16 Traducido de Investment Highlights. Sin fecha ni referencia electrónica. Documento cedido en forma personal por un privado. (Traducción propia).

37


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

un elevado valor comercial. Diversos pueblos a lo largo de su historia le han brindado un valor mítico por sus cualidades nobles y, ciertamente, por la dificultad que implica buscarlo y encontrarlo. Su origen más remoto guarda relación con la formación de los elementos químicos más pesados mediante la explosión de supernovas y/o la colisión de estrellas de neutrones en el universo conocido. Además, el oro es un recurso mineral de origen ígneo que mediante complejos procesos geológicos es depositado en diversos lugares del planeta, aunque existe una relación directa entre la acumulación de placeres auríferos y la dinámica litosférica de los bordes convergentes entre placas tectónicas. Respecto al oro de Mariquina, su origen es complejo y se remonta a procesos miocénicos en el cual interactúan tanto la acción erosiva de los glaciares así como también la dinámica tectónica de las placas de la litósfera.

38


Gabriel Rivera Gutiérrez

CAPÍTULO II: EL CONOCIMIENTO ARTESANAL DE LOS PIRQUINEROS DEL ORO DE MARIQUINA

La búsqueda artesanal del oro que realizan los pirquineros en la

comuna de Mariquina corresponde a una tradición viva que han heredado de sus antepasados y la cual, muchos de ellos, aún la siguen transmitiendo a sus descendientes aunque reconocen, ciertamente, que cada vez son menos los jóvenes que se interesan en aprender el oficio minero. Esta práctica relativa a la naturaleza obedece a un saber técnicoartesanal que hoy se nos presenta como parte de nuestro patrimonio cultural inmaterial y que contempla un conjunto de aristas que hemos intentado develar a través de tres cuestionamientos fundamentales, a saber: 1) cómo los pirquineros aprendieron el oficio de la minería del oro; 2) cuáles son los elementos fundamentales que un pirquinero debe observar para dar con el recurso oro y 3) cuáles son las razones por cuales existiría abundantemente el oro en Mariquina. Adentrémonos entonces en el universo del quehacer del pirquinero de Mariquina.

Cuando se les pregunta a los pirquineros de nuestra tierra cómo es

que aprendieron el oficio del minero, todos ellos reconocen la figura de un antepasado familiar o un “maestro” conocedor que los inicio en la actividad extractiva del oro. Por ejemplo, don Hugo Obreque Abarzúa explica que él “trabajaba con micros en Panguipulli y allá había un caballero de edad ya, de ochenta años y él había sido minero.

39


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Entonces me invitó a mí a trabajar en un estero y empezamos a hacer un relave y sacamos orito ahí, orito molido pero sacábamos”.17 Así como don Hugo, son muchos otros los que también encontraron en una persona, ajena a sus familias de origen, al mentor que los inició en el descubrimiento del oficio del minero pirquinero. Uno de los casos más emblemáticos al respecto es la situación que se ha dado en la zona de Pureo con los hermanos Juan y José Beltrán Benavides, quienes durante las décadas de 1980 y 1990 dieron vida a la actividad minera en esta zona del territorio de Mariquina y en el proceso fueron enseñando a muchas personas que hoy trabajan como mineros y ven en ellos a sus verdaderos profesores.

Imagen 2: Incluso los más pequeños de la familia Beltrán Soto aprendieron a temprana edad el oficio del minero. Jonathan Arévalo Díaz, a los ocho años de edad en el interior de la mina Hijuela en Pureo. Se aprecian “mantos rojos” y “mantos azules”.

17 Entrevista a Hugo Alén Obreque Abarzúa, nacido el 13 de octubre de 1955. Realizada en sector Ciruelos, comuna de Mariquina, 18 de mayo de 2016.

40


Gabriel Rivera Gutiérrez

Muchos los catalogan como los verdaderos “padres de la minería del oro” al menos en la zona de Pureo.18 Varios de los entrevistados recibieron sus conocimientos mineros principalmente de la figura del padre de familia. Y es que el oficio de minero ha sido, históricamente, una labor eminentemente masculina aunque ciertamente también hay casos en Mariquina de mujeres que trabajan esforzadamente en la tierra buscando el metal dorado. Don Viviano Guerra Erizes, por ejemplo, afirma que aprendió lo que sabe De mi papá y mis abuelos. Nosotros tuvimos un abuelo que era como un empresario acá [se refiere a la zona de Pumillahue]. Trabajó con noventa y ocho personas. Debe haber sido el más connotado minero del lugar. Ellos me llevaban al trabajo. Sí, mi papá me llevaba cuando era chiquitito. Mi abuelo después desapareció de la minería y teníamos otro abuelo que era pistonero del trabajo, de otra empresa minera.19

Del mismo modo, don Tomás Fernández narra que hace “años aprendí

con mi papi, mi papi era minero. Él trabajó en los pistones”.20 Patricio Garrido, quien igual aprendió de su padre, también comenta que “mi papi toda su vida trabajó de minero, imagínate, tiene noventa años ya po”.21 Así, como podemos apreciar, la mayoría de los mineros de Mariquina aprendió la técnica de la búsqueda artesanal del oro a través de los conocimientos que les entregaron

18 Para Profundizar sobre la historia de los hermanos Beltrán Benavides y su aporte a la minería aurífera en Mariquina, véase el Capítulo V: Historia de la minería del oro de Mariquina en el Chile republicano (1810 – 2018). 19 Entrevista a Viviano Guerra Erizes, nacido en 1954 (no especifica día ni mes). Realizada en sector Pumillahue s/n, comuna de Mariquina, 28 de mayo de 2017. 20 Entrevista a Tomás Enríquez Fernández Rain, nacido el 03 de diciembre de 1961. Realizada en sector Pumillahue s/n, comuna de Mariquina, 28 de mayo de 2017. 21 Entrevista a Patricio Garrido, (no especifica fecha de nacimiento). Realizada en sector Pumillahue s/n, comuna de Mariquina, 28 de mayo de 2017.

41


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

mediante el diálogo y la práctica en terreno sus padres o mentores que, por una u otra razón, conocieron en algún momento determinado de sus vidas. A veces, las enseñanzas se transmitían de manera individual y en otras ocasiones de forma grupal o colectiva, trabajando hombro a hombro junto a la familia y los amigos más cercanos que se aventuraban entre los cerros del valle en la búsqueda del sustento familiar.

Imagen 3: Viviano Guerra Erizes en dependencias de mina California, sector Pumillahue, Ruta del Oro en Madre de Dios, 25 de noviembre de 2017.

Lograr “dar con el oro” no es una tarea fácil. El “olfato” y la mirada aguda del pirquinero se la entregan los años de constante práctica, paciencia y estudio del terreno. Es un ejercicio que requiere de estructuras sociales de carácter colaborativo y solidario entre los miembros del gremio. Sólo escuchando y observando respetuosamente se pueden llegar a develar los misterios de los mantos auríferos para así dar con el preciado recurso. Pero, ¿en qué debe fijarse concretamente un pirquinero para lograr encontrar oro?

42


Gabriel Rivera Gutiérrez

¿Cómo lo hace para hallar la anhelada pepita? En primer lugar, debemos comprender que el pirquinero debe echar mano de una serie de conceptos clave que lo orientan en la búsqueda del mineral. Son un conjunto de ideas que, debidamente operacionalizadas, le permiten encontrar y procesar el material adecuado. El siguiente recuadro ofrece una mirada panorámica del lenguaje propio del pirquinero:

Cuadro N° 1: principales conceptos propios de la jerga del minero pirquinero en Mariquina.

La comprensión de los conceptos citados sólo se adquiere trabajando en terreno y escuchando las explicaciones del pirquinero de más experiencia. Sin embargo, intentaremos ofrecerle al lector una explicación de cómo los mineros de la comuna logran encontrar el oro. Para ello citaremos y parafrasearemos algunas de sus explicaciones de modo de hacerlo lo más claro posible para quien lee estas líneas.

Imagen 4: Hugo Obreque Abarzúa “challando” a orillas del estero El Llipe, sector Pumillahue, comuna de Mariquina, 27 de mayo de 2016.

43


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Hay dos estructuras geológicas fundamentales que todo pirquinero

debe conocer, a saber: el manto y la circa. Inmediatamente debajo de la superficie de todo terreno se encuentra el manto, ese típico cúmulo de tierra que sirve de soporte para la vida orgánica. Después de cavar varios metros de profundidad, en algunas zonas más y en otras menos, siempre llegaremos a la circa. Esta corresponde a la denominada roca madre en la cual ya no es posible encontrar más manto. En ambas estructuras se puede encontrar oro, pero los mineros de la zona especifican que idealmente es en la circa y, concretamente en la cañuela. Es ahí donde debería hallarse con mayor abundancia el mineral. En efecto, Hugo Obreque afirma que: Puede salir menos oro cuando está ya, llámese en el sobremanto arriba, ahí sale menos, y cuando ya se va acercando donde está la circa, ahí sale oro en todas partes, en la circa. La circa le llaman al fundamento, donde no hay más manto para abajo. En el terreno hay una tierra fértil, esa tierra es el manto. Después cuando uno ya se va acercando a la circa, ahí se va a encontrar el oro. Si está plana la circa, ahí no va a haber mucho oro. Siempre tiene que buscar uno, le llaman en términos mineros, la cañuela, la parte baja.22

¿Qué debemos entender por cañuela? Técnicamente una cañuela sería

un paleocauce, vale decir, una zona sobre la cual antiguamente pasó un río que talló la roca madre (circa) de tal modo que la dejó en forma de V. Es en la parte más profunda de esta estructura, es decir en la cañuela, donde teóricamente se debería encontrar más oro. Y es que, según don Luis González, (…) el oro siempre busca la parte más baja en algunos aspectos, en otras partes también está medio desparramado. Pero por

22 Entrevista a Hugo Alén Obreque Abarzúa, nacido el 13 de octubre de 1955. Realizada en sector Ciruelos, comuna de Mariquina, 18 de mayo de 2016.

44


Gabriel Rivera Gutiérrez lo general tú lo vas a notar en la circa y en la cañuela y en el mismo material que vas encontrando en el manto, que también cambia de color, porque hay varios colores de manto.23

Como ya lo habrá notado, el asunto no es para nada sencillo. Si bien el

oro se encuentra preferentemente en el fundamento rocoso y, particularmente en las cañuelas, lo cierto es que éste también se puede localizar generosamente en medio de los mantos. Además, éstos tienen una orientación geográfica particular y una serie de componentes que, ante los ojos de los pirquineros, pueden ser indicativos de si es o no una buena zona para adentrarse a buscar oro. Don Juan Beltrán asegura que (…) el manto va pa’ la misma parte: siempre buscando de sur a norte, claro que da sus vueltas, acá está como iban los ríos antiguamente. Después que se trasladaron los ríos el manto quedó en los cerros, porque el río se trasladó abajo y en los cerros está la papa pa’ uno po.24

Don Juan nos ha ofrecido otra pista muy interesante: el oro hay que buscarlo idealmente en las quebradas de los cerros y esa es una indicación con la cual concuerdan todos y cada uno de los individuos entrevistados. Otra buena explicación de cómo el pirquinero logra dar con el recurso oro nos la ofrece el minero Jaime Arévalo Gajardo: (…) cuando el manto tiene cuarzo y granalla es el indicio de que aquí tenemos que estudiar el terreno, hacer un cateo. Uno se dirige hacia

23 Entrevista a Luis González Rosas, nacido el 02 de diciembre de 1935. Realizada en sector Cayumapu, comuna de Mariquina, 07 de enero de 2017. 24 Entrevista a Juan Beltrán Benavides, nacido el 24 de junio de 1938. Realizada en San José de la Mariquina, 28 de octubre de 2017.

45


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI las quebradas porque en las quebradas tú tienes más material a la vista. Cuando tú empiezas a cavar empiezan unas lagrimitas en las cañuelas, empieza a correr agua, esos fueron ríos subterráneos que corrieron en el tiempo antiguo y ahí uno lo que tiene que buscar son las cañuelas, por eso se dice de sur a norte, pero de repente la cañuela va para allá o para acá y uno además sigue la granalla que es una piedra que va junto al oro y junto con el cuarzo. Nosotros le llamamos granalla a esta piedra que está mezclada con cuarzo, esta es la piedra que va junto al oro. Si hay de esta piedra entonces vas a encontrar oro.25

Con el paso de los años y la experiencia que estos proporcionan, la vista y el “olfato” por el oro se agudizan. Don José Beltrán Benavides ha llegado incluso más lejos que sus colegas y ha sido capaz de sistematizar su conocimiento artesanal en un cuadernillo de notas que estaba destinado a convertirse en un libro que finalmente no concluyó. El trabajo en cuestión se llama Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos (2000) y en él ha dado cuenta de su historia personal y familiar y cómo es que llegó a aprender el oficio de minero. Lo interesante es que todo su cúmulo de conocimientos los sintetiza en una serie de explicaciones y esquemas hechos con su puño y letra, construyendo una serie de complejos mapas en los cuales detalla la existencia de un total de veinte minas de oro en Mariquina algunas de ellas jamás explotadas (Imagen 5). Además, establece una serie de cálculos que dan cuenta de la potencialidad productiva de algunas de ellas, de la cantidad de oro estimada a extraer y el total real del recurso extraído (Cuadro N° 2).

25 Entrevista a Jaime Arévalo Gajardo (no precisa fecha de nacimiento). Realizada en San José de la Mariquina, 28 de octubre de 2017.

46


Gabriel Rivera Gutiérrez

El trabajo de don José Beltrán da cuenta de un esfuerzo por organizar sistemáticamente toda la información recopilada a través de su experiencia como pirquinero y cateador de minas en Mariquina. Es una fuente de valor incalculable para el estudio de la minería aurífera en nuestro territorio local.

Imagen 5: Esquema de las minas Potrerito del Fundo El Lingue y Medina 020. Disponible en Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos (2000) de José Beltrán Benavides.

47


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Cuadro N° 2: Principales minas descubiertas por los hermanos Beltrán Benavides. Se aprecian los cálculos estimados al inicio de la explotación, la cantidad real extraída y la proyección del potencial productivo de cada mina. Disponible en: Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos (2000) de José Beltrán Benavides.

Cuando se les consulta a los pirquineros la razón fundamental del por qué existiría oro - de modo abundante – en Mariquina, ellos ofrecen una explicación de orden mitológico que dialoga a su vez con las principales líneas explicativas que proporciona la ciencia geológica. Algunos reconocen

48


Gabriel Rivera Gutiérrez

la existencia de “antiguos ríos” que hoy sabemos que corresponden a los paleocauces que dieron origen a las denominadas cañuelas que resultan tan clave para el oficio del minero local. Además, hacen referencia a una serie de procesos geodinámicos que explicarían la existencia del oro en las quebradas de los cerros y que hoy comprendemos que derivan de la dinámica geológica propia de la litósfera. Por lo tanto, es posible observar una conexión entre la explicación del conocimiento artesanal del pirquinero y el constructo científico del profesional de las ciencias de la Tierra. Las diferencias sustantivas en torno a las explicaciones de la existencia del oro en Mariquina radican, principalmente, en el origen primigenio del recurso mismo. En general, para el pirquinero, el diluvio bíblico habría sido una pieza fundamental que dio origen al relieve y a la existencia del oro de la Mariquina. Don Luis González Rosas, por ejemplo, explica que: Dios dice que esta Tierra antes, cuando Él la creó, era semiplana, había algunas simas pero no cerros, y dice que después del diluvio universal que hubo, la Tierra se desordenó, se hizo tremendos sofocones. Antes pasaron los ríos por ahí, los ríos de oro que se llaman: las cordonás. Entonces este diluvio trastocó todo y la Tierra se desordenó. Después del diluvio, cuando se recogieron las aguas hacia el mar, quedaron estas tremendas cordilleras.26

Por otro lado, Hugo Obreque refuerza la misma idea al señalar que el

oro existe en Mariquina y en otras zonas del país porque: (…) cuando vino el diluvio, el oro buscó las partes más bajas, porque

26 Entrevista a Luis González Rosas, nacido el 02 de diciembre de 1935. Realizada en sector Cayumapu, Mariquina, 07 de enero de 2017.

49


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI cambiaron los cauces de los ríos ahí con el diluvio. Y antes los ríos, por decirle, ahora los ríos pueden estar en una dirección y antes podían haber estado atravesados. Entonces ahí vino un movimiento de todo lo que es la tierra con agua. De ahí se hicieron los cerros porque antes creo que la tierra era mucho más plana y de ahí vienen los cerros de ahora entonces. Por eso, el oro más grueso ahora se encuentra en los cerros, no está en las quebradas ni en los ríos. Claro, hay ríos que tienen oro, pero el oro más concentrado que se ha encontrado por acá en la zona, está todo en los cerros.27

Es interesante cómo se interrelaciona la explicación del origen del

relieve local con la existencia misma de los sectores en los cuales abunda mayormente el oro. Las líneas de Obreque nos clarifican que el oro se debe buscar preferentemente en los cerros porque el proceso catastrófico del diluvio así lo habría predispuesto. Lo llamativo de todo esto es que, ciertamente, la explicación pirquinera concuerda con la explicación técnico-científica y la experiencia histórica comprueba que el oro se localiza de manera preferente en los cerros de las zonas de Pumillahue y Pureo.

En suma, el conocimiento artesanal de los pirquineros del oro de

Mariquina corresponde a un saber técnico adquirido a través de las generaciones que hoy se nos presenta como parte de nuestro patrimonio cultural inmateWrial tanto local como regional. Mariquina ha sido la zona minera por excelencia de la actual Región de Los Ríos desde el período colonial hasta nuestros días y la búsqueda y extracción del oro obedecen básicamente a las mismas prácticas centenarias de observación y aprendizaje en terreno del espacio geográfico inmediato.

27 Entrevista a Hugo Alén Obreque Abarzúa, nacido el 13 de octubre de 1955. Realizada en Ciruelos, comuna de Mariquina, 18 de mayo de 2016.

50


Gabriel Rivera Gutiérrez

El “saber hacer” del pirquinero de Mariquina debe ser rescatado

y valorado como una pieza fundamental de la historia de Mariquina y de la identidad de un grupo social que aún se desenvuelve en las labores mineras. Ahora bien, para comprender cabalmente la construcción de este conocimiento artesanal, es preciso adentraron en la historia misma de la minería aurífera de Mariquina desde el período de la conquista española hasta el presente. Sólo de ese modo podremos develar el devenir histórico de la minería del oro y la acción de sus protagonistas. Y es que, más allá de las grandes inversiones que los grandes empresarios hayan realizado para extraer el recurso en cuantiosas cantidades – particularmente durante la primera mitad del siglo XX – no debemos perder nunca de vista que la actividad minera en Mariquina ha sido históricamente desarrollada por un conjunto de individuos invisibilizados por la historia. Sólo a través de sus relatos individuales podremos bosquejar un retrato más o menos coherente del desarrollo de esta actividad productiva, por lo menos desde la segunda mitad del siglo XX hacia delante.

51


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

CAPÍTULO III: HISTORIA DE LA MINERÍA DEL ORO DE MARIQUINA DURANTE LA CONQUISTA ESPAÑOLA (1541 – 1599)

Cambio epocal: transición del Medioevo hacia la Edad Moderna y la llegada de los españoles a América. Hacia fines del siglo XV Europa se encontraba en un proceso histórico de transición hacia nuevas formas de organizar el mundo económico, político y social. Es lo que, tradicionalmente, la historiografía ha denominado como el tránsito entre el Mundo Medieval y el Mundo Moderno. Pero, ¿en qué consisten dichas transformaciones estructurales tan importantes que nos permiten hablar del paso de un “Mundo” a otro? Primero debemos, naturalmente, precisar brevemente algunas de las características fundamentales que definen “lo medieval” y que, en consecuencia, lo diferencian de “lo moderno”.28 La historiografía tradicional – que generalmente coincide con la visión más escolarizada de la Historia – nos has dado a entender que el período histórico que conocemos como Edad Media (entre los siglo V y XV) se caracterizó, básicamente, por un repliegue de la vida social hacia el mundo rural; por la fragmentación del poder político en diversos reinos o señoríos; por la autarquización de la economía, la desaparición del circulante y una dinámica comercial restringida a los márgenes territoriales de los reinos nacidos tras la caída del Imperio Romano de Occidente. Odoacro, rey de los hérulos, depuso definitivamente al último de 28 La historiografía tradicional considera que la Edad Media inicia en el año 479 d. C. tras la caída del Imperio Romano de Occidente y culmina en 1453, luego de que el Imperio Romano de Oriente sucumbiera tras la invasión de los turcos otomanos en Constantinopla. A partir de este momento comenzaría la Edad Moderna y esta, a su vez, finaliza en 1789 con el advenimiento de la Revolución Francesa.

52


Gabriel Rivera Gutiérrez

los emperadores romanos de Occidente, Rómulo Augústulo, en el año 476 d. C. Tras este evento coyuntural, que marcaría el paso del Mundo Antiguo al Mundo Medieval, las sociedades europeas se vieron víctimas de una serie de invasiones procedentes desde diversas latitudes geográficas. Tribus germanas, vikingos y árabes diezmaron en innumerables ocasiones vastas regiones de Europa Occidental. De este modo, el Mundo Medieval sería – y esta es una visión que ya no comparte en lo absoluto el mundo académico – un período eminentemente oscurantista y de escaso desarrollo cultural. No obstante lo anterior, y por la fuerza ininterrumpible de los procesos históricos que no encuentran óbice alguno en su devenir, hacia fines del siglo XV toda la estructura económica, política, social y cultural anteriormente descrita (propia del Medioevo) comienza a mutar para dar paso a una nueva realidad histórica. En el ámbito político, se produjo una transición desde un sistema feudal, caracterizado por la dispersión y atomización del poder político en distintos feudos (grandes propiedades) a manos de un señor feudal, hacia otro modelo centralizador en manos de un Estado Nacional Moderno, en el que el poder político se unifica en las manos de un rey que aglutinó el poder absoluto del Estado en su figura. Es el nacimiento del Monarquismo Absoluto. Para generar dicha unificación, los reyes de los nuevos Estados Modernos debieron generar alianzas estratégicas con la nobleza y la emergente burguesía para contar con el apoyo de las familias socialmente más distinguidas y, a su vez, con el aporte monetario burgués, respectivamente. Todo esto se realiza sobre la base de la extensión de ciertos beneficios para estos grupos sociales tales como, por ejemplo, la exención tributaria o, en otras palabras, el no pago de impuestos. Ahora bien - y esto es a lo que debemos prestar mayor atención para la comprensión de la génesis de la explotación aurífera en Chile y en Mariquina,

53


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

hacia fines del siglo XV - desde un punto de vista económico, atendemos a un proceso de transición entre una economía feudal – de carácter autárquica y comercialmente limitada – hacia otra de carácter mercantilista. En primer lugar, tenemos que entender que, durante el Medioevo, la economía europea se encuentra desmonetarizada. Sin embargo, finalizando el siglo XV Europa, y particularmente los pueblos cercanos a las costas del Mediterráneo, se encontraban en un proceso vigoroso de comercialización con distintas naciones del Medio Oriente. En este marco, el incremento del comercio obligó a las sociedades europeas a esforzarse por remonetarizar sus economías y es así como entendemos que muchos de los viajes de exploración geográfica realizados en las postrimerías del siglo XV tuvieron como principal motivación la localización de nuevos yacimientos de oro y plata para dinamizar nuevamente el comercio. En efecto, la doctrina del Mercantilismo postulaba que la riqueza de una nación era directamente proporcional al nivel de acumulación de metales preciosos que esta tuviera. Esto nos permite explicarnos por qué España buscaba encontrar rutas alternativas que le permitieran comerciar directamente con las Indias, para así evitar la intermediación de venecianos y genoveses que, a inicios del siglo XVI, controlaban el tráfico comercial con Oriente. España, ad portas de entrar al siglo XVI, experimentó dos procesos políticos claves para su trascendencia histórica y posterior encuentro con el continente americano a través de la llegada de Cristóbal Colón en 1492. En primer lugar, la génesis del Estado Nacional Moderno español se da de la mano con el matrimonio de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla en 1469. Esto permitió unificar las coronas de los reinos de Castilla y Aragón, cuestión que facilitó la construcción de una monarquía, esta vez, de carácter nacional. En segundo lugar, para concretar el proceso de unificación territorial

54


Gabriel Rivera Gutiérrez

en la península ibérica, los nuevos reyes católicos debieron acometer la tarea de expulsar a los musulmanes del sur del territorio, quienes se habían aprestado ahí hace unos ocho siglos. Así, en enero de 1492, los moros son extirpados definitivamente del reino de Granada. De este modo, con una corona unificada y con un territorio libre de la amenaza árabe, los reyes de España pudieron atender a otras preocupaciones más circunstanciales y, en este contexto, el genovés Cristóbal Colón encontró terreno fértil para contar con el visto bueno de la Corona española en su proyecto de encontrar una vía alternativa a la ruta mediterránea para comerciar con Oriente. A partir de este momento la historia de América comenzaría a trazarse inevitablemente ligada a los vaivenes de la historia española y europea. El proceso de conquista de los territorios americanos, durante el siglo XVI, fue de carácter violento. Numerosos estudios comprueban que, en general, el encuentro entre peninsulares y la población autóctona de América fue particularmente negativo para los segundos. Los enfrentamientos armados y, por sobre todo, la propagación de enfermedades infectocontagiosas traídas por los españoles – para las cuales los indígenas no tenían anticuerpos – y la explotación en faenas agrícolas y mineras, diezmaron a la población local. En la escuela – que generalmente proporciona una visión bastante maniquea de la Historia – se nos enseña que los conquistadores españoles se embarcaban a América motivados por la posibilidad de escapar de continuas guerras, hambrunas y pestes que aún azolaban a Europa. Además, existía la posibilidad de servir a la Corona a través de la recaudación de impuestos para el Rey, mantener la soberanía de éste sobre los territorios conquistados y, también,

55


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

difundir la fe cristiana entre los indígenas,29 llenándose así de reconocimiento, fama y gloria. No obstante lo anterior, la motivación principal por la cual un puñado de hombres era capaz de arriesgarlo todo en una empresa, era la posibilidad real de obtener ingentes riquezas. Pues, a fin de cuentas, la conquista española en América fue una empresa privada de carácter lucrativo que se desarrollaba autónomamente tanto en el reclutamiento del contingente humano como en su financiamiento, es decir, tanto los costos como los riesgos eran asumidos completamente por los propios conquistadores. Así, el descubrimiento de sociedades con una riqueza enorme (como la Azteca o Inca, por ejemplo), la disponibilidad de nuevos centros argentíferos y auríferos y la posibilidad de contar con una mano de obra gratuita y numerosa, fueron motivos más que suficientes para que unos pocos hidalgos – pequeña nobleza rural - y comerciantes, además de algunos soldados de profesión, artesanos, campesinos y jóvenes lo dejaran todo para embarcarse con el patrocinio de la Corona. Todo lo anterior nos permite contextualizar la llegada de los primeros conquistadores españoles al territorio chileno y entender que, los esfuerzos por apropiarse de esta estrecha y extensa faja de tierra obedecieron, en primera instancia, a una sed insaciable de oro para alimentar los afanes de riqueza particulares de los conquistadores y unas arcas reales que, año tras año, con un hambre monstruosa, devoraba miles de vidas indígenas en las faenas mineras.

29 Debemos recordar que el proyecto ideológico cristiano se sustenta en un momento histórico en donde el Estado está estrechamente ligado a la Iglesia Católica. En efecto, el papa Alejandro VI había “donado” – mediante un documento legal - los territorios ya descubiertos y por descubrir, con el fin de conquistarlos y evangelizarlos. Este documento pontificio, que establecía derechos y deberes respecto a las tierras ya ocupadas por los habitantes originarios, conocido como Bula Intercaetera, se transformó en el dispositivo legal e ideológico que sustentó el proceso de conquista, invasión y expoliación de los territorios americanos.

56


Gabriel Rivera Gutiérrez

El actual territorio de Mariquina, por supuesto, no estuvo ajeno a este proceso histórico. Las riquezas áuricas de nuestra comuna han despertado el interés de especuladores y esforzados pirquineros artesanales desde mediados del siglo XVI hasta nuestros días. Veamos pues, los misterios que esconde el oro de la Mariquina y las aventuras de los protagonistas que se han arriesgado en su búsqueda. Sed áurica: motor de la conquista española en América y Chile. A las 10 de la noche del día 11, Colón creyó ver una luz que se movía adelante en el horizonte y pocas horas más tarde, a las 2 de la madrugada del día 12, Rodrigo de Triana vio tierra a la luz de la luna y dio el grito de “¡tierra, tierra!”. Era la isla Guanahani o San Salvador, del grupo de las Bahamas. (Villalobos, 2010: 76).

De este modo, el 12 de octubre de 1492, los españoles llegaban a América y se iniciaría el proceso de conquista, invasión territorial y aculturación de la ingente masa de población nativa por parte del imperio español.

Desde su llegada al Caribe y en sus prontas incursiones hacia el resto

del territorio americano, los hispanos buscaron con sed canina los lavaderos de oro que pudieran proporcionarles el preciado metal. Los indios taínos de los actuales territorios de las Antillas Mayores caribeñas rápidamente se vieron sometidos al fuego del cañón español para servir en faenas mineras y agrícolas. Sin embargo, el grueso de la riqueza dorada no estaba en las paradisíacas islas caribeñas. En efecto, había que navegar un poco más mar adentro para dar con los tesoros que la leyenda de “El Dorado” prometía. Hernán Cortes, conquistador de México, fue (…) un extremeño de 33 años, que había estudiado derecho,

57


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI pero que, tentado por las aventuras, se había lanzado al Nuevo Mundo. (…) reunió más de 300 hombres y los embarcó en una flotilla de 11 naves muy pequeñas. (…) Sólo 45 hombres portaban armas de fuego; la artillería estaba compuesta de 14 piezas pequeñas de corto alcance y contaban sólo con 16 caballos. (Villalobos, 2010: 100).

La aventura de Cortés por conquistar el territorio de los antiguos mexicas es un fiel reflejo de cómo un español de inicios del siglos XVI estaba dispuesto a dejarlo todo en Europa para lanzarse en la búsqueda del oro y la posibilidad de enriquecerse con celeridad. Los grandes imperios americanos (azteca e inca) – riquísimos en oro – cayeron rápidamente en manos de los españoles básicamente por el proceso de la desarticulación político administrativa que generó el descabezamiento de los emperadores de estos territorios. A ello, naturalmente, debemos sumarle el hecho incuestionable de la caída demográfica catastrófica que padeció la población nativa en las grandes ciudades debido a la virulencia de las nuevas enfermedades infectocontagiosas que los nativos americanos nunca padecieron

y que, en consecuencia,

resultaron letales debido a la inexistencia de mecanismos inmunológicos que les ayudaran a sortear aquella nueva amenaza biológica. Sin embargo, una vez saqueados los grandes imperios, ¿dónde extraerían oro los españoles? ¿Trabajarían las entrañas de la tierra para conseguir el codiciado recurso? Hoy resulta un hecho comprobado y comprobable que, además de la guerra y las nuevas enfermedades como el tifus, la viruela o la gonorrea, uno de los principales elementos que diezmó a la población originaria de América durante el proceso de la conquista española fue el trabajo forzado en las minas de oro y plata y en extensas zonas dedicas a la producción agrícola. El español, en consecuencia, se sirvió de la mano de obra indígena abundantemente disponible para saciar su sed áurica. ¿Qué rol jugó el territorio

58


Gabriel Rivera Gutiérrez

chileno en todo este proceso de expansión territorial y conquista que tenía por fin principal el enriquecimiento de la Corona y los privados? El adelantado Diego de Almagro, habiendo entrado en discusiones por el dominio del territorio peruano con el conquistador Francisco Pizarro, decidió emprender su expedición hacia Chile saliendo en julio de 1535 desde el Cuzco. Logró reunir a un total de 500 soldados españoles a los que equipó convenientemente para la travesía. Almagro y sus expedicionarios subieron por el altiplano andino, bordeando el lago Titicaca. Al cabo de unos ocho meses, y tras sufrir los embates del crudo frío cordillerano, finalmente arriban al valle de Copiapó en los últimos días de marzo de 1536. Almagro, personalmente, se aventuró hasta el valle del Maipo y dispuso que el soldado Gómez de Alvarado avanzara más hacia el sur quien, en definitiva, llegaría hasta los márgenes de los ríos Ñuble e Itata, donde no pudo con la tenaz resistencia del pueblo mapuche. (Escala, 1985: 82 – 85). Así, sin gloria y sin oro, Diego de Almagro debió retornar derrotado al Perú en agosto de 1536. Hoy, sin embargo, la historiografía tradicional chilena le atribuye el título de “descubridor” de Chile. En la siguiente página véase la ruta trazada por la expedición de Diego de Almagro (1535 – 1537).

59


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Figura 5: Ruta de Diego de Almagro hacia Chile (1535 – 1537). Fuente: http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=60353.

La sed de oro, sin embargo, no se detendría con el intento fallido del extremeño. Así, en 1539, tres años después del retorno de Almagro al Perú, es Pedro de Valdivia que emprende la tarea de conquistar el actual territorio chileno, de someter a su población autóctona y de, por supuesto, darse a la tarea de explotar las ricas minas de oro existentes en Chile de las cuales tanto se hablaba en el Cuzco. Para 1539, Pedro de Valdivia era un hombre de 37 años, más o menos. Su empresa de conquista la construye sobre la base de los aportes monetarios de Francisco Martínez, un acaudalado comerciante del Cuzco, y del

60


Gabriel Rivera Gutiérrez

Capitán Alonso de Monroy. Logró reclutar unos 150 españoles, entre los cuales destacan Jerónimo de Alderete, Francisco de Aguirre, Francisco de Villagra y Rodrigo González. Mención especial merece Inés de Suárez, la única mujer recluta de la expedición quien, a la sazón, fuere la amante y fiel concejera de Pedro de Valdivia, hasta la muerte de éste en 1553 en Tucapel bajo las manos del toqui Lautaro. El viaje de Pedro de Valdivia hacia Chile, no menos complejo que el de Diego de Almagro iniciado en 1536, ciertamente se vio facilitado por la amarga experiencia sufrida por Almagro y su hueste al atravesar los Andes cordilleranos, donde muchos indios yanaconas (indios de servicio traídos desde el Perú) y algunos españoles, perecieron por el letal frío de altura. En conocimiento de esta información, Valdivia y su hueste decidieron emprender la ruta directamente atravesando el desierto de Atacama, esta vez enfrentando el calor abrasador de las elevadas temperaturas diurnas y el brusco descenso de las mismas durante el anochecer. Así y todo, la expedición finalmente arriba al valle del Mapocho a inicios de 1541 y el 12 de febrero del mismo año, a los pies del cerro Huelén (actual cerro Santa Lucía), fundan “Santiago de la Nueva Extremadura”. (Escala, 1985: 85 – 88). De ahí en adelante, el futuro de miles de indígenas chilenos ya había sido escrito. Bajo el marco de la institución de la encomienda, hombres, mujeres y niños morirían en la sempiterna e insaciable búsqueda de lavaderos de oro. Sin embargo, esta misma situación serviría de caldo de cultivo para generar un malestar generalizado que finalmente culminaría con un alzamiento indígena que erosionó profundamente la estructura imperial española en el Chile de fines del siglo XVI.

61


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Figura 6: Mapa de la expedición de Pedro de Valdivia en su camino hacia Chile (1540 – 1541). Fuente: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-121351.html.

Desde un inicio los españoles se esforzaron por dar con lavaderos

y minas de oro y, por supuesto, con los indígenas que les sirvieran de mano de obra para explotar el mineral. Así, iniciado el proceso de conquista, los lavaderos de Marga Marga (cerca de la actual ciudad de Valparaíso); Quilacoya en la actual Región del Biobío; La Imperial y Villarrica en lo que hoy es la Región de La Araucanía y, finalmente, la mina Madre de Dios (descubierta en

62


Gabriel Rivera Gutiérrez

1558) en la actual Región de Los Ríos, cercana a la Estación Mariquina en la comuna del mismo nombre, fueron las fuentes principales de la extracción aurífera durante el desarrollo del siglo XVI.

Como ya hemos señalado, la energía productiva para extraer el metal

precioso desde los interiores de la tierra se sustentó básicamente en la mano de obra forzada conseguida a través de la institución de la encomienda y fue ésta misma la que gatilló los procesos de resistencia armada por parte de los naturales para dar término al abuso extractivo del español encomendero. En efecto, “(…) numerosas cuadrillas de naturales dirigidas por estrictos capataces, fueron la base de la extracción aurífera y acaso el buen rendimiento del metal amarillo se debió más que a la riqueza de las arenas, a la infinidad de manos que manejaban las bateas sin parar y sin que causen gastos apreciables”. (Villalobos, 2004: 122). Pero, ¿qué fue exactamente la encomienda? ¿Por qué generó tanta repulsión por parte de los nativos chilenos y americanos en general?

Cuando la Corona española finalmente se da cuenta de que ha

descubierto un nuevo y vasto continente, con infinitas oportunidades lucrativas y una amplia población susceptible de ser explotada, ciertamente se enfrentó a una multiplicidad de problemáticas administrativas. Por una parte, debía cerciorarse de que no se forjaran núcleos de poder con tendencias localistas demasiado alejadas de la soberanía real. En otras palabras, debía evitar a toda costa que cristalizaran autonomías locales sobre la base del creciente poder económico y político de potenciales nuevos señoríos. La estructura política feudal del Medioevo, se supone, había quedado atrás y la autonomía omnímoda del rey debía hacerse sentir en todo el imperio. Sin embargo, de todos modos había que premiar a esos ‘esforzados’ hidalgos que lo habían dejado todo atrás en España para engrandecer el nombre del monarca y la nación española. ¿Cómo beneficiarle? La respuesta estaba en la nueva población del imperio:

63


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

los indígenas. Pero, antes de aclarar en qué consiste la encomienda, ¿qué eran o qué representaban los “indios” para la Corona española?

La situación jurídica de los indígenas americanos frente a la estructura

del imperio español fue siempre ambivalente. Aunque se les reconoció como súbditos de la Corona, en la práctica la institución de la encomienda derivó en un mero esclavismo legalmente maquillado. La cuestión que intentó zanjarse en los denominados Debates de Valladolid convocados por Carlos I entre 1550 y 1551 donde se enfrentaron básicamente dos visiones: la de Francisco Ginés de Sepúlveda, teólogo español, quien sostenía que los indígenas eras “bárbaros e inhumanos”, razón por la cual podían verse afectos a esclavismo en caso de que se alzasen en guerra. Por otra aporte, Bartolomé de las Casas, dominico y obispo de Chiapas (México), afirmaba que los nativos eran plenamente racionales y tenían alma, razón por la cual formaban parte de la humanidad y poseían derechos similares a los de cualquier súbdito español. Pese a todo, el debate no logró zanjar la cuestión y los indígenas continuaron cayendo como moscas ante los abusos de los encomenderos y las enfermedades del Viejo Mundo.

El hecho de que la población originaria de América haya sido

considerada como súbdita de la Corona española, implica que no fueron asimilados como enemigos que podían ser esclavizados o aniquilados. Aunque eran súbditos (al igual que cualquier otro español), se les declaró “incapaces relativos” u “hombres-niño”, por lo cual requerían de la tutela de un español. Este fue el mecanismo ideológico clave del cual se sirvió la Corona para evangelizar y aculturizar a los indígenas y, a su vez, premiar a los conquistadores españoles entregándoles grupos de indígenas que en definitiva derivó en una servidumbre personal. Así nacía la encomienda.

64


Gabriel Rivera Gutiérrez

Figura 7: “Corregidor de minas, cómo castiga cruelmente a los caciques principales” (1613). En Guamán Poma de Ayala, F. (1936). Nueva crónica y buen gobierno. París: Université de París. Fuente: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-100512.html

La figura precedente ilustra claramente los abusos cometidos por

los grupos de encomenderos que se encargaron de ir fraguando un malestar generalizado entre la población nativa que, naturalmente, reaccionaría agresivamente ante la permanente represión y explotación. Guamán Poma de Ayala fue un cronista indígena que se dedicó a narrar desde los orígenes de la sociedad andina hasta la colonización, preocupándose de dar a conocer las crueldades y abusos a los que se vieron sometidos los indígenas por parte de

65


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

los españoles durante los siglos XVI y XVII. Ahora bien, es importante hacer notar que, bajo el régimen de la encomienda, “(…) a diferencia de los siervos medievales, los indios seguían siendo dueños de sus tierras que labraban para su propio beneficio y no estaban sujetos a jurisdicción alguna del encomendero”. (Bonila, 1988: 57). La encomienda no fue una institución de características homogéneas a lo largo y ancho de toda América. Así, por ejemplo, acá en Chile “(…) se consideró que los indígenas, debido a su pobreza y atraso, no eran capaces de pagar su tributo debido, sino con su trabajo y así nació el servicio personal; este permitió que los conquistadores contaran con trabajadores para las minas y para la agricultura”. (Bonila, 1988: 58).30Debido a los permanentes abusos en los cuales incurrieron los españoles a través de la encomienda en Chile, las autoridades españoles debieron legislar al respecto para frenar el acelerado descenso de la población que estaban generando las extensas jornadas de trabajo, principalmente en los lavaderos de oro. Así, por ejemplo, el licenciado de la Real Audiencia de Lima, Hernando de Santillán, quien acompañaba la expedición del Gobernador García Hurtado de Mendoza, redactó la ordenanza sobre trabajo indígena y las encomiendas, conocida como tasa de Santillán, la cual fue finalmente aprobada por el Rey en 1561. Esta disponía, entre otras cosas, que los indios encomendados no podían ser menores de 18 años ni mayores de 50 y, además, sólo se podría destinar al trabajo a una parte de ellos, de tal modo que quienes ya habían cumplido sus obligaciones en un año determinado, no estaban obligados a hacerlo nuevamente en el mismo período. Además, los indios mineros tendrían derecho al sesmo, lo cual implicaba que para ellos quedaba la sexta parte del oro que extrajesen en las minas.

30

Las cursivas son nuestras.

66


Gabriel Rivera Gutiérrez

En el futuro vendrían otras tasas para regularizar el trabajo indígena y evitar el abuso de poder de los encomenderos españoles, entre ellas, la Tasa de Gamboa (1580), la Tasa de Esquilache (1621) o la Tasa de Lazo de la Vega (1635). Finalmente, en 1769, el Gobernador Ambrosio O’Higgins (padre de Bernardo O’Higgins) abolió el servicio personal y el 10 de julio de 1791, mediante Real Cédula, la Corona decretó la abolición de la encomienda en Chile. (Bonila, 1988: 56).

En definitiva, hemos visto cómo los intereses lucrativos particulares

de los conquistadores españoles se nos presentan como el motor principal de la expansión europea en América durante el desarrollo del siglo XVI. En este sentido: (…) la encomienda de indígenas, que concebida como una institución civilizadora a la par que lucrativa, fue aprovechada por los conquistadores en su personal beneficio, desvinculándola de su intención primitiva y haciendo de ella una fuente de tributos con exclusión de otras miras, cuando no una simple fuente de trabajo o de abastecimiento forzoso de mano de obra. (Jara, 1971: 18 – 19).

En este escenario de abusos, expoliación y muerte, la respuesta por parte de los indígenas sometidos no se dejó esperar. La sed insaciable de los españoles por el metal amarillo quizás no sería nunca apagada; pero al menos el avance e intrepidez de las tropas españolas podría verse obstaculizado y, en la medida de lo posible, por siempre expulsado. Es más, desde los inicios de la conquista española, la población autóctona ofreció tenaz resistencia a la invasión europea en Chile. Una de las razones principales por las cuales Diego de Almagro vuelve al Perú es precisamente la belicosidad de los pueblos del sur de Chile. Tras el combate de Reinohuelén (1536) en la confluencia de los

67


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

ríos Ñuble e Itata, las huestes españoles deciden retirarse definitivamente del territorio chileno. La situación cambiaría, sin embargo, con la llegada de Pedro de Valdivia. No alcanzó a pasar ni siquiera un año antes de que la recién fundada ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, aquel 12 de febrero de 1541, fuera completamente arrasada por las fuerzas combativas de los picunches del Valle Central liderados por el toqui Michimalonko el 11 de septiembre de 1541. A inicios de de este mes, Pedro de Valdivia salió de Santiago rumbo al sur para aplastar la rebelión indígena. Junto a él se llevó el grueso de su poderío militar: unos noventa españoles y un número similar de indios yanaconas o auxiliares. El cacique Michimalonko aprovechó esta instancia para levantar en armas al resto de los caciques del Valle Central. Les propuso arrasar con Santiago, rescatar a los siete caciques apresados por Valdivia, y así acabar de una buena vez con los invasores españoles. Pedro de Valdivia ya llevaba cinco días fuera de Santiago cuando se produjo la emboscada. Se calcula en casi ocho mil el número de indígenas que participaron en el ataque. El capitán de conquista, Pedro Mariño de Lobera, miembro de la hueste conquistadora de Pedro de Valdivia, nos narra los sucesos de aquel día: (…) fue negocio casi milagroso poder sustentarse tanto tiempo sin descansar entre tantas huestes de enemigos, no cesando de matar cuantos hallaban por delante, con tantos brios, que hubieron de poner en huida a los contrarios con lastimosa pérdida de su parte, sin que en tanto peligro muriese español alguno, disponiéndolo así la divina Providencia para el aumento de su santa fé católica en estas partes.31 (Mariño de Lobera, 1889: 61).

31

Las cursivas son nuestras.

68


Gabriel Rivera Gutiérrez

Las palabras de Mariño de Lobera son particularmente ilustrativas

para comprender el proyecto ideológico cristiano que subyace al proceso de Conquista en los territorios americanos durante el siglo XVI. No podemos perder de vista que en aquel entonces, bajo el marco jurídico español – estrechamente ligado a la Iglesia Católica – los indígenas americanos son considerados, como ya hemos visto, “hombres–niño”. Esto implicaba que los nativos eran súbditos del Rey, pero su condición jurídica era la de un “incapaz relativo”, razón por la cual debían estar bajo el cuidado permanente de un español quien, se supone, debía alimentarlos, vestirlos, protegerlos, cobrarle los tributos que, como todo súbdito debían pagarle al Rey y, por último, adoctrinarlos en la fe cristiana. Lo anterior devela cómo los españoles de la época, además de venir a buscar oro, también obedecían a ciertas líneas ideológicas que les hacían sentirse “llamados por Dios y por el Papa” a evangelizar estas tierras, a brindar “las buenas nuevas” y a erradicar la barbarie de los infieles. Por ello no es raro que en las diversas batallas que enfrentaron a españoles e indígenas, los primeros argumenten que la Divina Providencia trabajó en favor de ellos para ayudarles a combatir a enemigos en extremo sanguinarios y, sobre todo, numéricamente muy superiores. Por eso, no nos extraña que aquel 11 de septiembre de 1541, durante la batalla de Santiago “(…) aquel caballero, que allí estaba demas de los treinta y dos conocidos era el glorioso Apóstol Santiago enviado de la Divina Providencia para dar socorro al pueblo de su advocacion, que invocaban su santo nombre”. (Mariño de Lobera, 1889: 63). Al volver del Cachapoal, Valdivia encuentra su ciudad quemada y devastada. Los daños materiales fueron totales. Hubo decenas de heridos y cuatro españoles muertos (cuestión que contradice a Mariño de Lobera), pero la mayor cantidad de bajas estuvo entre los indios auxiliares. En efecto, los cronistas españoles nunca lo precisaron, aunque se habla de cientos. Pero si hay

69


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

algo que sí fue explicitado es que murieron 23 caballos y sólo habría quedado, en toda la ciudad, una gallina, un pollo, tres cerdos y un poco de trigo. Con esos escasos recursos los españoles debieron subsistir, comiendo cebolletas y grillos fritos.

No obstante la destrucción de Santiago por parte de los picunches

liderados por Michimalonko en 1541, Pedro de Valdivia insistió en su objetivo de llegar hasta el actual estrecho de Magallanes. En su camino hacia el sur, los enfrentamientos contra los mapuches continuaron así como también la fundación de más ciudades al sur del Biobío, entre ellas Valdivia en 1552. Sin embargo, antes de poder fundar esta ciudad, Valdivia y su hueste debió pasar por el actual territorio de la comuna de Mariquina. Fue paso obligado para después proseguir en su camino hacia el sur. El Campamento Real de la Mariquina fue un enclave militar para reorganizar la avanzada hacia lo que posteriormente sería Valdivia: un lugar geográficamente valorado por su posición estratégica y su río navegable que proporciona salida directa al Pacífico. Vale la pena mencionar en este apartado que el pueblo mapuche-huilliche de Mariquina ofreció resistencia armada al invasor español. Al contrario de lo que se piensa, los “pacíficos” huilliches tuvieron el coraje de hacerle frente a un enemigo militarmente superior. Creemos que es importante relevar el hecho histórico conocido como “Batalla de la Mariquina” porque ciertamente deja entrever que la población originaria de esta parte de la Región de Los Ríos, al igual que los aguerridos araucanos de las actuales regiones del Biobío y La Araucanía, fueron capaces de enfrentarse al europeo usurpador. Vale la pena, en ese sentido, citar en extenso el extracto de Pedro Mariño de Lobera respecto al combate aquel: En este tiempo andaban los indios deste valle [de la Mariquina] dando traza secretamente en volver por su libertad, tomando armas contra los españoles (…).

70


Gabriel Rivera Gutiérrez Ellos que nunca habian visto jente acaballo quedaron atónitos, y mucho mas con el estupendo ruido de los piés de los caballos que iban corriendo con gran velocidad, y fué tanto su espanto que todos a una volvieron las espaldas encomendándose a la lijereza de sus piés, y fueron a todo correr tan despulsados, que iban dejando las armas por el camino, por ir mas lijeros, hasta que llegaron a dar con un grande ejército de indios que venian a socorrerlos miu en órden con diversas especies de armas, mui lucidas y nocivas para los nuestros. Pero apénas vieron venir para sí a los españoles a caballo con aquel tropel y brios cuando repentinamente dieron a huir con los demas que iban ya huyendo, imitándolos en ir sembrando armas por el camino, en tanta cantidad que eran estorbo al curso de los caballos. Pudo tanto en ellos el espanto que a todo correr iban ciegos, sin ver a donde; hasta venir a dar en una barranca que caia sobre un rio; la cual tenia diez estados de alto, y con el grande ímpetu que traian iban cayendo por allí abajo, unos por venir ciegos, y otros compelidos de la multitud de jente que veniadetras, de suerte que al caerse iban encontrando los cuerpos en el aire donde se quebraban piernas, brazos, cabezas, y otros miembros, cayendo no pocos al río donde se ahogaron. No contentos con esta miseria los españoles, iban alanceando los que alcanzaban sin perdonar hombre, y mataran muchos mas si no fuera porque entónces, cerró la noche, y les convino irse recojiendo. Serían los indios que vinieron a este asalto, cosa de treinta mil; de los cuales murieron en la refriega hasta dos mil y quinientos, sin que de nuestra banda recibiese hombre detrimento alguno. El jeneral del ejército destos bárbaros se llamaba Netical, y venian por candillosYaiquetasque, Yatoca, Guenchoalieno, Liques, Aivequetal, Mapolican, y otros muchos de grandes fuerzas y brios. Fué el dia en que se ganó esta victoria un juéves, y el año era el de

71


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI mil y quinientos cincuenta y uno. (1865: 134 -135).32

El proyecto de Valdivia se vería definitivamente truncado por el liderazgo del joven toqui Lautaro quien finalmente le da muerte en la navidad de 1553 en la zona de Tucapel. Desde ese momento, otros serían los gobernadores que acometieron la tarea de conquistar los territorios del sur de Chile, someter a su población y extraer las pingües riquezas en oro que ya se vislumbraban hacia mediados del siglo XVI en esta parte del país. Explotación del oro “de Valdivia” durante la segunda mitad del siglo XVI.

El 23 de abril de 1552, bajo la orden del gobernador Pedro de Valdivia,

Gerónimo de Alderete fundó la ciudad de Villarrica en sus exploraciones de la zona andina de la actual región de La Araucanía. A la ciudad se le dotó de Cabildo y fue poblada con unos 50 vecinos españoles, “todos soñando con amasar fabulosas fortunas con las ricas tierras auríferas descubiertas por el adelantado don Gerónimo”. (Pedersen, 1992: 132). Sin embargo, los españoles no contaban con que más al sur, cercano a un valle habitado por “apacibles” huilliches dedicados a la agricultura y la ganadería, les esperaba un generoso porvenir de la mano de la mina Madre de Dios. Distante unos 35 kilómetros del actua San José de la Mariquina, esta mina fue descubierta en 1558 bajo el gobierno de García Hurtado de Mendoza. El metal precioso comenzó a brotar con esplendidez desde las entrañas de la tierra impulsado por la fuerza mecánica

32 La información entre corchetes y las cursivas son nuestras. Desconocemos si el número de indígenas combatientes mencionados por Mariño de Lobera es real o no. De todos modos, no debemos olvidar que en este período (siglo XVI) los cronistas muchas veces se dejan llevar por el influjo de su subjetividad e ideología religiosa. Además, con sus escritos buscan impresionar al rey de España para que este tenga siempre en consideración los esfuerzos de sus súbditos en las Américas y de ese modo enviar más dinero y contingente militar para fortalecer el proceso de conquista.

72


Gabriel Rivera Gutiérrez

de miles de indígenas sometidos al régimen de la encomienda. En efecto: “(…) las de mas subidos [quilates] son las de Valdivia [las minas] (…)” y por eso “el oro acabado de sacar de su mina, no tiene necesidad de otro beneficio, porque se saca en su perfección, que aún hasta en esto muestra su nobleza (…)”. (González de Nájera, 1889: 35)33. Pronto el llamado “oro de Valdivia” comenzó a hacerse famoso por su pureza (alta ley) y por las elevadas concentraciones en que se presentaba en este espacio geográfico. Alonso González de Nájera (1556 – 1614), soldado español y cronista que destacó en la Guerra de Arauco, fue enfático en señalar que: En estas minas se hallaban granos como nueces, otros como huevos, y algunos particulares mucho mayores; un indio trujo a su amo un pedazo de oro, según lo halló en la superficie de la tierra, tan grande y de la forma de un ladrillo de jabón, y muchas veces se hallan mayores. En algunas minas los sacan como habas, y en otras como menudas arenas (…). (1889: 36).34

Por su parte, el padre jesuita y cronista español, Diego de Rosales (1601 – 1677), en su obra Historia General del Reyno de Chile nos explica que: El oro mas celebrado fué el de Valdivia, de las minas de la Madre de Dios: están en un valle, dos leguas de la Mariquina y doze de la ciudad de Valdivia, de donde se sacaba el más fino oro que se conoce, porque se graduó bruto y como sale de la mina en veinte y tres quilates y dos granos. La pension que pagaba cada dia un indio eran treinta pesos de oro y treinta y cinco, sin fatigarse mucho para enterar la tarea, y le sobraba mucho, que guardaba para sí. Adquirieron tanto oro los españoles, que tenian por mas barato labrar de oro los frenos, espuelas,

33 34

La información entre corchetes es nuestra. Las cursivas son nuestras.

73


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI estribos, evillas y erraduras de los caballos, que de yerro; no corria en el comercio sino oro en polvo para comprar el pan, la carne, fruta, ortalizas y todo lo demas. No avia otra moneda sino oro, y andaban todos los mercaderes, taberneros, tenderos y vendederas, cargados de pesos y valanzas para comprar y vender. (1969: 210).35

La cita precedente es particularmente ilustrativa porque, ciertamente,

deja ver la dimensión de las características de la economía aurífera durante el período de la segunda mitad del siglo XVI en la zona de Valdivia y Mariquina. En primer lugar, las palabras de De Rosales nos llaman la atención sobre la relativa facilidad de la extracción del oro en la zona y, por otro lado, el abultado volumen en que se extraía el recurso. Cuesta creer, sin embargo, que “(…) tenían por más barato labrar de oro los frenos, espuelas, estribos, evillas y erraduras de los caballos, que de yerro (…)”. Sin embargo, nunca debemos perder de vista que los cronistas del período buscaban impresionar a las autoridades españolas en Europa para que se advierta la riqueza de América y, en consecuencia, decante en una mayor inversión y envío de contingente militar para hacer frente a la siempre presente amenaza araucana.

No obstante lo anterior, lo cierto es que la fama del “oro de Valdivia”

fue in crescendo en el decurso de la segunda mitad del siglo XVI. Su gravitancia se hizo sentir en un radio de acción “(…) desde la comarca de la Imperial por el norte, hasta el río Bueno, Osorno, por el sur”. (Illanes, 2011: 171). Fue así como Valdivia llegó a adquirir el título de ciudad cortesana en este período, precisamente por la importancia social de la gente que habitó su espacio, atraídos todos por el esplendor económico que había gatillado el oro extraído de las minas de la Madre de Dios.

35

Las cursivas son nuestras.

74


Gabriel Rivera Gutiérrez

De este modo, también aumentaron los riesgos de sufrir asaltos e invasiones por parte de potencias extranjeras enemigas de España que rápidamente comprendieron el valor estratégico de la posición geográfica valdiviana, así como también el dinamismo económico que experimentaba la zona en cuestión. “El “olor del oro” hizo acudir a corsarios ingleses, franceses y holandeses, quienes saquearon ciudades, sin respetar mujeres, niños ni ancianos, “indios” o europeos, imponiendo una nefasta política del terror”. (Bonila, 1988: 60). Sir Francis Drake, apodado “el dragón de los mares”, corsario inglés que depredó los principales puertos americanos hacia fines del siglo XVI, no tardó en enterarse de la existencia de los barcos que zarpaban desde Valdivia hacia España para transportar el exquisito metal de la Mariquina. De las muchas naves que transportaban grandes cantidades de oro a España, se sabe que fue capturada por Drake en 1578 una que llevaba 30.000 pesos. Los españoles, para evitar incautaciones corsarias, idearon el sistema de conducir el oro oculto entre las manzanas, que ya a la sazón se producían en la zona. (Pedersen, 1992: 133).

El dinamismo económico y la efervescencia social de la zona de

Valdivia y sus inmediaciones, durante la segunda mitad del siglo XVI, se precipitó de forma estrepitosa con el gran alzamiento mapuche de fines de siglo que azoló por completo los principales asentamientos españoles ubicados al sur del río Biobío. El denominado “Desastre de Curalaba” de 1598 – desastre para los españoles, en todo caso, porque para los mapuches fue un brillante triunfo militar – desbarató por completo la economía extractivista española en la Zona Sur de Chile que los hispanos venían desarrollando desde los inicios de la década de 1550. La atmósfera deletérea de las faenas en los principales lavaderos de oro, ejecutadas con el esclavismo disfrazado en la institución de la encomienda, terminó por hastiar al pueblo mapuche que decidió tomar las

75


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

armas y, liderados por Pelentaro y Anganamón, le dan muerte al Gobernador Martín García Óñez de Loyola en Curalaba (1598) y a partir de eso comienza el proceso de expulsión del español invasor y recuperación del espacio ancestral. Mientras en las actuales regiones de la Araucanía y el Biobío los mapuches desterraban a los españoles, en lo que hoy corresponde a la región de Los Ríos, los huilliche de la zona parecían esperar el momento preciso para hacer lo mismo. Como sabemos, (…) los encomenderos oprimieron demasiado a los indios tributarios en la explotación de los lavaderos de oro, labor de por sí desagradable a los naturales acostumbrados a cultivar sus tierras con libertad. Esta opresión los exasperó, pero la soportaron durante largo tiempo callados, pues no eran belicosos, bastó que los mapuches tomaran la iniciativa para que se aliaran a ellos (…). (Guarda, 1953: 42).

Y efectivamente se aliaron. Así, un 21 de diciembre de 1599, la ciudad de Valdivia fue finalmente arrasada por la ira de los “apacibles” huilliches quienes finalmente despertaron del letargo agónico de la opresión del hispano explotador. La causa principal de sus dolores, aquel maldito oro que los españoles buscaban con denuedo y desenfreno, terminó siendo arrojado a las aguas del río de Valdivia: “<< (…) por verse trabajados los indios y maltratados sobre sacar oro a los españoles, se revelaron y arrojaron el oro que tenían en el río Valdivia>>”.36

36 De Rosales, Diego, “Historia de Chile”, Vol. 1, p. 211, citado en Benjamín Vicuña M., ob. cit., p. 114. En: Illanes, María: Memoria de la herida y la revuelta fluyendo de los placeres “Madre de Dios” y río Cruces 2008/1598. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, N° 2, abril de 2011, proyecto FONDECYT N° 1080200, p. 176.

76


Gabriel Rivera Gutiérrez

En suma, hemos visto cómo el proceso de la conquista española en América y en Chile tuvo como vector principal la empedernida búsqueda del recurso oro. La monarquía española requería con urgencia el metal precioso puesto que en el contexto del mercantilismo europeo, los nuevos Estados nacionales medían su potencia y desarrollo sobre la base de la acumulación de metales preciosos y la configuración de una balanza comercial positiva. Esta simple ecuación fue la que movilizó a miles de españoles quienes, en servicio de la Corona, pero en definitiva impulsados por intereses lucrativos particulares, llegaron a América con las esperanzas de amasar ingentes riquezas. Es en este contexto histórico en el que se produce la conquista de los territorios americanos y chilenos durante la segunda mitad del siglo XVI. La mano de obra para extraer las riquezas auríferas de Chile, así como el de otros territorios americanos, naturalmente recayó sobre la población autóctona. La resistencia armada por parte de los indígenas chilenos no se dejó esperar y el proceso de conquista se vio irremediablemente fracturado tras el alzamiento generalizado de 1598. Chile brindó importantes vetas áuricas y una de las principales fue la mina Madre de Dios ubicada en lo que actualmente corresponde al valle de la Mariquina. El denominado “oro de Valdivia” fraguó un escenario ideal para que la ciudad ubicada a orillas del río del mismo nombre experimentara un proceso de crecimiento social y económico vigoroso ligado a la exportación del metal amarillo. Todo este auge comercial, sin embargo, cayó de bruces ante la afrenta huilliche que, sumado al avance irrefrenable de las fuerzas araucanas, catapultó el colapso definitivo de Valdivia y de todo su esplendor imperial. A fines de 1599, Valdivia caía presa del malestar social incubado por los abusos de los encomenderos que no daban tregua a los agotados brazos de los indígenas que día a día morían en los lavaderos de oro.

77


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

CAPÍTULO IV: HISTORIA DE LA MINERÍA DEL ORO DE MARIQUINA DURANTE EL PERÍODO COLONIAL (1600 – 1810)

Declive de la explotación aurífera tras el alzamiento general de 1598 y rearticulación económica durante el período colonial. (…) echaban a las minas / el personal de servicio (…) / los viejos tremulosos de noventa. / Tampoco el tierno niño se libraba (…) / que puesto en el doceno de sus años / con la barreta al hombro caminaba; / la madre con dolor le acompañaba / (…) era contento y lástima el miralles / llevaban el sustento y vituallas / por más que fuese débiles, a cuesta; / y por quebradas ásperas y cuestas (…) / sus delicados pies iban rompiendo, / y alguna vez de sangre el rastro haciendo / (…) ¡Oh, qué de imposiciones desiguales / en gente que era al fin de carne y cuero!.37

Los versos anteriores de Arauco Domado dejan entrever la voracidad

de la encomienda que, día a día, consumía las vidas de niños, hombres, mujeres y ancianos. El trabajo forzado fue tolerado por generaciones hasta que el malestar social llegó a su punto de ebullición, desatándose así el ‘Desastre’ de Curalaba de 1598, insurrección general liderada por Pelentaro, a la cual se unieron los huilliches de Mariquina. Las principales ciudades y fuertes españoles ubicados al sur del río Biobío fueron arrasados, esto es: Santa Cruz de Coya (1599), Santa María la Blanca de Valdivia (1599), San Andrés de Los Infantes

37 De Oña, Pedro, Arauco Domado, Imprenta Universitaria, Santiago, MCMXVII, pp. 102 – 104. Citado en: Illanes, María: Memoria de la herida y la revuelta fluyendo de los placeres “Madre de Dios” y río Cruces 2008/1598. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, N° 2, abril de 2011, proyecto FONDECYT N° 1080200, p. 174.

78


Gabriel Rivera Gutiérrez

(1599), La Imperial (1600), Santa María Magdalena de Villarrica (1602), San Mateo de Osorno (1603) y San Felipe de Arauco (1604). Todo esto obligó a los españoles a replegarse hacia el norte del Biobío, aun cuando conservaron algunos enclaves del sur del territorio, entre ellos Castro en Chiloé y Valdivia que sería posteriormente refundada y reconstruida después de su destrucción en 1599. La destrucción de Valdivia (1599) dio pie para la construcción de una serie de mitos y leyendas relacionadas al oro. Como este fue el principal elemento motor por el cual los españoles utilizaban mano de obra indígena forzada y, en consecuencia, siendo la causa por la cual morían muchos de los nativos de la zona, los indígenas huilliche: (…) habrían prestado poca atención al oro, pues para ellos no era significativo y mucho fue arrojado a los ríos o lagunas, apareciendo así una serie de leyendas, hablando de lugares en donde podría ser posible encontrar gran cantidad del noble mineral que se extrajo durante esos años [durante la segunda mitad del siglo XVI], en forma natural, con la marca real hecha en Valdivia o transformado en piezas de alto valor por ser joyas o artículos personales. (Moris, 2016: 41).

Valdivia fue reconstruida y repoblada, principalmente porque las autoridades españolas del período siempre comprendieron que la posición geoestratégica de Valdivia era clave para mantener la soberanía española en el reino de Chile. Ciertamente su emplazamiento operaba como llave de entrada desde el Pacífico hacia el resto del territorio chileno y, en consecuencia, podría haber sido utilizado como un puesto de avanzada de potencias extranjeras que quisieran invadir territorios americanos sujetos a la jurisdicción española. Pese a todo, nunca volvería a experimentar el auge económico y social vivido

79


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

durante la segunda mitad del siglo XVI, principalmente por la abundancia del oro de la mina Madre de Dios. El alzamiento general de 1598 tuvo un propósito clave y la señal fue contundente: ni mapuches ni huilliches volverían a morir en los lavaderos de oro para saciar el afán lucrativo de los españoles. De ahí en adelante, si los hispanos querían oro, deberían extraerlo con su propio esfuerzo, pero jamás consumiendo la vida de la población autóctona de la zona. Esto explica la caída progresiva en la producción de los lavaderos de oro tanto en Mariquina como en el resto de las comarcas ubicadas al sur del Biobío una vez iniciado el siglo XVII. De este modo, “el oro tan abundante en los días de Valdivia y de Drake había desaparecido, como si las entrañas de la tierra que lo producía se hubiesen enfermado de esterilidad”.38 Desde el siglo XVII hasta fines del siglo XIX, es decir, durante todo el período colonial y casi un siglo completo del Chile republicano, el oro de la Mariquina permaneció oculto, básicamente porque ya no existía la fuerza motriz humana disponible para explotarlo. La tierra, al igual que la gente, se ‘recuperó’ y cooperó en el ocultamiento de la memoria ligada al sufrimiento producido por la explotación de los lavaderos de oro de Madre de Dios. “La selva fue cubriendo el territorio, escondiendo el bosque los placeres, silenciando con sus raíces el correr de sus aguas. La tierra fue recuperando sus piedras, sanando las heridas de su lavado y retornó a cuidarse a sí misma, creciendo en la libertad de la semilla”. (Illanes, 2011: 178). Las famosas minas y lavaderos de oro que las Historias de Chile 38 Vicuña M. Benjamín, La edad del oro en Chile, Imprenta Cervantes, Santiago, 1881, p. 119. Citado en: Citado en: Illanes, María: Memoria de la herida y la revuelta fluyendo de los placeres “Madre de Dios” y río Cruces 2008/1598. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, N° 2, abril de 2011, proyecto FONDECYT N° 1080200, p. 180.

80


Gabriel Rivera Gutiérrez que el padre de Ovalle, Ercilla y otros se decantan de Valdivia (…). Hoy ignoramos cuál sea (el río de Madre de Dios) (…) los historiadores fueron de aquel tiempo, pero en los nuestros no se encuentran ni aún indicantes de las labores de tal río (…); se conceptúa que el estar la mayor parte del terreno cubierto con bosques espesos, poseídos los desmontes antiguos de árboles gruesos, y la falta de gente y dedicación a este objeto, ocasiona el no acreditarse la certidumbre de la Historia (…).39

Así, ser humano (mapuche – huilliche) y naturaleza, confabularon

mutuamente para regenerar el tejido social desgarrado por la encomienda y la explotación aurífera en los lavaderos de Madre de Dios. Ahora bien, después de la muerte de Oñez de Loyola (1598), le sucede como gobernador interino el teniente general licenciado Pedro de Vizcarra. Durante los cinco meses que dura su gobierno, la violencia y la venganza hacia los indígenas fueron la tónica durante los inicios del año 1599. Su sucesor, Francisco de Quiñones, llevó mucho más lejos la política del terror y guerra a muerte contra los indios guerreros. Gobernó con determinación el reino de Chile por dieciséis meses y aplicó más que mano dura contra la población nativa. “Goberné aquel reino diez y seis meses y en ellos por mi persona y las de mis capitanes maté, prendí y ahorqué más de dos mil indios”.40 La esclavización fue prontamente legalizada y las malocas se transformaron en un nuevo y lucrativo negocio para los españoles durante el siglo XVII. Ante la 39 De Usauro Martínez de Bernabé, Pedro, La verdad en campaña. Relación histórica de la plaza, puerto y presidio de Valdivia, 1782, Ediciones Kultrún, Valdivia, 2008, pp. 50 y 84. Citado en: Ídem, p. 179. 40 Carta de Quiñones al rey. Lima, 27 / IV / 1602. Medina, Manuscritos, t. 103, doc. 1654, pp. 114 – 119. Citado en: Jara,Á.(1971):GuerraysociedadenChile:latransformacióndelaGuerradeAraucoylaesclavituddelosindios,Universitaria, Santiago de Chile, p. 162.

81


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

imposibilidad de explotar los lavaderos de oro nuevamente, la trata de esclavos indígenas se posicionó como una nueva veta comercial para los españoles. En efecto, la Corona española aprobó en 1608 la esclavización de todos los indios guerreros mayores de 10 años que se rebelaran contra el Rey y que fueran apresados en combate. De este modo, las malocas o incursiones violentas de españoles hacia territorio mapuche, se transformaron “(…) en un negocio lucrativo, si consideramos que un buen mocetón podía llegar a valer $ 400 y un capitán de infantería no ganaba $ 800 al año”. (Bonila, 1988: 58). Así todo, queda claro que la economía del reino de Chile, durante el período colonial, ya no podría orbitar en torno a la explotación de las aparentemente yermas minas de oro. Fue así como, sin desaparecer por completo la extracción del metal amarillo, la economía colonial de la zona ubicada al sur del Biobío, se volcó básicamente hacia la producción agrícola y ganadera en las grandes estancias. El cacique Juan Manqueante y el interés dorado de Herckmans y los holandeses.

Camino al balneario de Mehuín, por la calle Mariquina de San

José, cerca del puente Quechuco, hay una remota callejuela llamada Juan Manqueante, en honor a aquel cacique poderoso, rico y enigmático que expulsó a los holandeses y sus intentos de colonizar estas tierras y que, como cuenta la leyenda, habría muerto convertido en piedra por haber traicionado sus raíces originarias para aliarse con el europeo cristiano.

En el contexto de la denominada Guerra de los Treinta años (1618

– 1648) – conflicto de carácter político y religioso – España se vio enfrentada a las principales potencias europeas protestantes, entre ellas, Holanda. Esta última comprendió rápidamente que una buena forma de asestarle un golpe

82


Gabriel Rivera Gutiérrez

certero al imperio español sería erosionando intestinamente la fuente principal de sus riquezas: las colonias americanas. Había que buscar el punto geográfico específico por el cual las fuerzas de la armada holandesa pudiesen penetrar los reinos españoles del Nuevo Mundo y así comenzar a socavar el principal activo económico del enemigo. La ruinosa ciudad de Valdivia del reino de Chile cumplía con todas las características para acometer la tarea. Desde el Pacífico y por el río Valdivia se podía hacer ingreso seguro a tierra firme para comenzar el proceso de colonización y retomar lo que los españoles habían perdido a fines del siglo XVI tras el alzamiento general mapuche.

Figura 8: Puerto de Valdivia en el siglo XVII, el cual muestra el fuerte de los holandeses designado como “La fortaleza”. Disponible en: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-70416.html.

En 1643 el holandés Hendrick Brouwer se dirigió a la zona de Valdivia

para fundar una colonia. En este proceso, sería clave entablar relaciones amistosas con los habitantes originarios de Chile puesto que él sabía que,

83


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

históricamente, los mapuches venían enfrentando un conflicto bélico con los hispanos desde los inicios del proceso de la conquista española en territorio chileno. No obstante, su destino quiso que la muerte lo encontrara en Chiloé y finalmente no pudo ejecutar sus objetivos políticos. En reemplazo de Brouwer, el General Elías Herckmans asumió la responsabilidad de continuar con el proyecto colonizador. Fue así como: El 24 de agosto de 1643, encontrándose a la sazón la Plaza de Valdivia desguarnecida y sus escasos habitantes olvidados a su triste suerte tanto por el Virreinato del Perú, como del Gobierno Central, fue la ocasión propicia que aprovecharon los corsarios holandeses al mando del General Elías Herckmans, para ocupar la ciudad sin ninguna resistencia. (Pedersen, 1992: 151).

Al comienzo, las relaciones diplomáticas entre holandeses y mapuche

– huilliches parecían rendir frutos. En efecto: El 5 de Octubre, vino a bordo Manquiante, el cacique principal de esa localidad, y no volvió hasta el 7, siendo saludado a su partida por orden del General con un tiro de cañón; obsequió al General 26 carneros, dos cerdos y ocho vacas, y se le retornó con algunas cuentas de vidrio y otras bagatelas. Quedó de regresar a bordo en ocho días más y traernos todo género de ganado y algo de oro para cambiarlos por armas, que admiró mucho; sobre todo, según dijo, después que sus vasallos resultaban más ingeniosos e industriosos en el trabajo de los artefactos de hierro que los demás chilenos, que tenían por costumbre comprarlos de los españoles en Concepción, y que en adelante los cambiaría gustoso con los holandeses. (Van Loon, s.f.: 120).

Como vemos, holandeses y huilliches de Valdivia y Mariquina

84


Gabriel Rivera Gutiérrez

efectivamente establecieron relaciones de carácter comercial hacia fines del año 1643. Esta era la base relacional que Herckmans buscaba entablar con las principales autoridades originarias de estas comarcas de tal modo de poder pactar una alianza que le permitiese enfrentar a los españoles en caso de un eventual choque armado. Sin embargo, bastó con que los holandeses mencionaran la palabra “oro” para que los huilliches reaccionaran desfavorablemente para los intereses holandeses. Herckmans, creyendo que su amistad con Manqueante estaba consolidada, le pidió permiso para reabrir las faenas mineras de Madre de Dios. Hasta aquí llegó la supuesta amistad… Manqueante, olvidándose de toda diplomacia ante tal petición, reacciona violentamente expresándole su firme negativa; alegando en alta voz enrostra al holandés diciéndole que mientras él conserve su vida, jamás permitirá que sus hermanos de raza vuelvan a trabajar como esclavos en las minas de oro como sucedió con sus antepasados. (Pedersen, 1992: 152).

La osadía de los corsarios holandeses, de apoderarse fácilmente de la

ciudad de Valdivia y luego remontar río arriba por el Cruces hasta Mariquina para intentar establecer una colonia y reabrir los lavaderos de oro de Madre de Dios, representa el colofón de la situación de abandono de Valdivia y su gente por parte del imperio español. Una situación así, bajo la óptica del rey de España, era inaceptable y no podía repetirse nuevamente. Desde ese momento la restauración y fortificación de Valdivia, para evitar la invasión de potencias extranjeras, asumió el carácter de política militar urgente.

85


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Huilliches y españoles aliados: mantención de la soberanía española y el cierre de las faenas mineras en Mariquina. Después de los intentos colonizadores por parte de Herckmans y sus hombres, los españoles de Valdivia comprendieron que, para mantener la soberanía española intacta en estas tierras, era preciso forjar una alianza robusta y duradera con el pueblo mapuche – huilliche de la zona. En este sentido, entablar relaciones diplomáticas amistosas con los principales caciques de las comarcas cercanas a Valdivia sería un ejercicio clave para mantener el imperio de la jurisdicción hispana en el sur de Chile. Por su parte, los huilliche de esta zona del territorio nacional también vieron una posibilidad concreta de defender sus propios intereses ante la permanente afrenta de los aguerridos mapuches de la actual Región de La Araucanía, quienes permanentemente ingresaban a estas tierras incautando mujeres, ganado y otras especias. Es así como Juan Manqueante, cacique de la Mariquina, decidió aliarse con los españoles y el gobernador de Valdivia para hacer frente a la septentrional amenaza araucana. De este modo, ambos actores (españoles y huilliches) defendían sus intereses territoriales: los hispanos se protegían de posibles invasiones extranjeras e incluso de potenciales nuevas arremetidas araucanas y, a su vez, los huilliches se resguardaban de incursiones mapuches a territorio huilliche. ¿Cuáles fueron las acciones específicas, sin embargo, que se llevaron a cabo para concretar la alianza hispano – huilliche? Primero que todo, debemos comprender que hacia 1646 en Mariquina, Manqueante estaba siendo acosado por otros tres caciques del Aillarehue, liderados por Curimanque, quienes realizaban asaltos nocturnos robando y destruyendo los bienes del cacique Manqueante, como una forma de arruinarlo y destituirlo del cargo que tenía.

86


Gabriel Rivera Gutiérrez

Juan Manqueante estaba consciente de que sus enemigos pretendían sumirlo en la miseria y el desprestigio, y nombrar como Cacique Gobernador a Curimanque, enemigo declarado de los hispanos. En este contexto, “Negrete [Gobernador Francisco Gil de Negrete] remonta el río Cruces llegando a la Mariquina a celebrar parlamento diplomático con los caciques del Valle”. (Pedersen, 1992: 158). Manqueante, a esas alturas (fines de 1646) ya aliado con los españoles valdivianos, exhorta al Gobernador Gil de Negrete: Hoy por tu causa estoy resistiendo los golpes de tres enemigos, ayúdame a defenderme como tu gente, que tu causa no hago desde aquí, ni puedo ofender al enemigo ni defenderme a mí. Haz un fuerte en mis tierras, dame algunos españoles que asistan en él, que yo te los guardaré i te aseguro que viendo el enemigo que tengo españoles, envidiarán mi fortuna, mirarán con más respeto i temblarán de mi poder.41

De este modo, Manqueante, para obstaculizar los intereses de su

enemigo interno Curimanque y ponerle un freno a las invasiones araucanas provenientes desde el norte, solicita al Gobernador de Valdivia la construcción de un fuerte en Mariquina para resguardar militarmente la zona. Las armas y soldados españoles, al servicio de Manqueante, serían un insumo básico para mantener la soberanía de “Cóndor Sol” en las tierras de la Mariquina. La instalación de dicho fuerte sería la base primigenia de lo que hoy queda del actual Castillo San Luis de Alba de Cruces, ubicado a 17 kilómetros desde la ruta que une San José con la localidad de Mehuín, el cual fuera probablemente fundado entre la primavera y verano del período 1649 – 1650.

41 Rosales, P. Diego de (1969): Historia General del Reino de Chile (Flandes Indiano), Santiago – Chile, Edit. Universitaria. Citado en: Pedersen, P. (1992): Historia de San José de la Mariquina (1551 – 1900), Ediciones Universidad de la Frontera, Temuco, p. 163. Las cursivas son nuestras.

87


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Forjado este sistema de alianzas entre españoles y huilliches en Mariquina, ¿cuál sería entonces el futuro de la minería aurífera en la zona? Se podría pensar que, en este contexto de amistad diplomática entre el cacique Manqueante y el gobernador Gil de Negrete, quizás se habría fraguado un escenario idóneo para reabrir las faenas mineras por parte de los españoles. Quizás Manqueante esta vez estaría dispuesto a brindarles la oportunidad a los hispanos para que vuelvan a trabajar en Madre de Dios y que, tal vez, pudiesen haber hecho uso de mano de obra huilliche, como lo hicieron durante la segunda mitad de la centuria anterior. El Padre Diego de Rosales (1601 – 1677) en su Historia General del Reino de Chile (Flandes Indiano) narra que: Quando dieron la paz los indios de Valdivia y la Mariquina por los años de 1646, fué allá el capitan D. Martin de Santander, que avia sido vecino muy rico de aquella ciudad, a sacar algunos parientes cautivos, y de camino hizo grandes diligencias con algunos indios porque le mostrasen las minas y no lo pudo conseguir, y aviendo pagado muy bien a uno, lo mas que hizo fué llevarle por unos cerros muy doblados y señalarle desde uno dellos una quebrada, y le dixo que allí estava la mina, que la fuese a buscar, que él no podia pasar adelante, y como no le quizo dar mas que esta noticia confusa, se hubo de volver. Y los indios que de nuevo avian dado la paz se quexaron al Governador de que anduviese haziendo diligencias por descubrir minas, que avian sido la ocasion del alzamiento general, con que le dixo al Governador que desistiese por entonces de aquel intento, que era temprano, y los indios, como nuevos, estaban delicados. (De Rosales, 1969: 211).42

42

Las cursivas son nuestras.

88


Gabriel Rivera Gutiérrez

La cita precedente deja entrever que la memoria social huilliche del Valle de la Mariquina ligada a la explotación natural y humana en Madre Dios durante mediados del siglo XVI, ya hacia fines de la primera mitad del siglo XVII, aún seguía viva. En efecto, pese a la evidente ‘amistad’ entre Manqueante y los españoles de Valdivia, negociar una posible reapertura de las faenas mineras en Madre de Dios estaba fuera de toda discusión. Es por eso que el mencionado capitán Martín de Santander no logró dar con ninguna mina de oro, pese a que le pagó muy bien a uno de los indígenas de esta zona. La extracción forzada del oro había sido la razón principal por la cual el pueblo mapuche se había alzado en 1598 y a la cual adhirieron los huilliches de Mariquina en 1599 destruyendo la ciudad de Valdivia. El metal amarillo fue el elemento clave por el cual miles de sus hermanos habían fenecido en aquellas infatigables faenas de relave que, para operar, requerían de la combustión de miles de vidas humanas sin importar ni edad ni sexo. Madre de Dios, simplemente, no podía ser reabierta. Esta fue la tónica medular de la extracción aurífera en Mariquina y las zonas aledañas a Valdivia durante el período colonial y prácticamente durante los cien años del siglo XIX, cuando ya Chile se había constituido como una república políticamente independiente del imperio español. El oro de la Mariquina y su gente continúo en aquella dinámica subrepticia, alejándose entre los matorrales del bosque. Aún así, tras el paso de los años, a mediados del siglo XVIII todavía quedaban evidencias del pasado glorioso de la ciudad de Valdivia durante el siglo XVI. En efecto, (…) en el siglo XVIII, el jesuita Miguel de Olivares, residiendo en Valdivia y a la vista de las imponentes ruinas y vestigios aun existentes del siglo XVI, anotó lo siguiente: <<Entre las demás ciudades que pobló en Chile su esforzado y valiente conquistador y primer poblador de este reino, don Pedro de Valdivia, la más nombrada, la más célebre y la más

89


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI rica, por la grande abundancia de oro que daban sus riquísimas minas, de los más subidos quilates que se hallaban en todas las Indias, fué la ciudad de Valdivia, a quien entre todas puso su nombre, pareciéndole que en ninguna podía estar mejor grabado y que ninguna le podía escribir con letras de oro de mejores brillos que esta ciudad, que a todas excedió en el esplendor y riquezas>>. (Guarda, 1953: 36).

En 1746 se encontraron enterradas dos arrobas de oro en barras de libra y tejos de a ocho pintados con su sello. Como sabemos, los barcos capturados por los corsarios ingleses durante la segunda mitad del siglo XVI conducían grandes sumas de oro ‘valdiviano’. Finalmente, los entierros descubiertos casi dos siglos después atestiguan la abundancia en que lo guardaban los vecinos de la ciudad de Valdivia. Efectivamente, aparte del descubrimiento ya citado, en 1749 se encontró un cántaro lleno (Capitanía General, Vol. 499). Un tal Maldonado, por la misma época, halló unas barras, que después fueron remitidas “a Chile” (jesuitas, Vol. 75, p. 14, Fjs. 300). Otro descubrimiento parecido se hizo en 1740. (Guarda, 1953: 39). Pese a lo anterior, sería durante el siglo XX cuando el oro de Mariquina volvería a brillar y a dinamizar la economía regional en torno a la explotación del preciado metal; pero esta vez, las dinámicas sociales y económicas en torno al recurso serían muy distintas a las de los períodos de la conquista española y la Colonia. Veamos pues, de qué se trata dicho cambio fundamental.

90


Gabriel Rivera Gutiérrez

CAPÍTULO V: HISTORIA DE LA MINERÍA DEL ORO DE MARIQUINA EN EL CHILE REPUBLICANO (1810 – 2018).

La explotación del oro en Mariquina sufrió un retroceso profundo

tras la clausura del mineral de Madre de Dios hacia fines del siglo XVI. Si bien durante la Colonia hubo intentos esporádicos por trabajar nuevamente los placeres de Pumillahue, lo cierto es que durante los siglos XVII, XVIII y XIX la extracción del preciado metal fue prácticamente nula en Mariquina. Por otro lado, debemos considerar que una vez iniciado el proceso de emancipación nacional, la guerra contra la corona española desató un proceso generalizado de inactividad productiva en el área minera. Los esfuerzos de la guerra concentraron todas las energías del gobierno patriota en derrotar al enemigo. De este modo, “(…) en la guerra jeneral de la emancipacion las causas de la parálisis del oro fueron jenerales i afectaron todo el cuerpo del reino”. (Vicuña, 1881: 272-273). En efecto, el cuadro siguiente refleja claramente el decaimiento de la extracción del oro en Chile:

Cuadro N° 2: Producción del oro conforme a las compras hechas en la casa de Moneda desde 1818 a 182143

43 Estos datos fueron publicados en el Araucano núm. 14, correspondiente al año de 1831. Extraído de: Vicuña, B. (1881): La edad del oro en Chile. O sea, una demostración histórica de la maravillosa abundancia de oro que ha existido en el país, con una reseña de los grandes descubrimientos arjentíferos que lo han enriquecido, principalmente en el presente siglo, i algunas recientes escursiones a las rejiones auríferas de Catapilco i quebradas de Alvarado i Malcara, Imprenta Cervantes, Santiago, p. 272.

91


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

La producción de las faenas mineras en Madre de Dios en Pumillahue

no volvería a repuntar sino hasta fines del siglo XIX en el marco político de la denominada República Liberal. Período industrial (1898 – 1955). El historiador y político chileno Benjamín Vicuña Mackenna (1831 – 1886), en su texto La época del oro en Chile publicado en 1881, planteaba la necesidad de completar el proceso de explotación del oro de Madre de Dios: Se halla en Chile en las mismas favorables o mejores condiciones que California para explotar sus cajones pobres y densos de 30, 40, 100 y hasta 200 pies de profundidad, por medio de la trituración de la dinamita y de la segregación a presión hidráulica de los pistones o monitores californienses que han derribado y perforado, reducido a átomos colinas y montañas con un simple chorro de agua.44

Ciertamente, hacia fines del siglo XIX se volvió a despertar el interés por generar una explotación a gran escala en Madre de Dios. Así, en 1894, llegó a Chile el geólogo de nacionalidad norteamericana Roberto Williams. Sin embargo, antes de esto figura como descubridor don Pedro Lee, quien cateó la zona, aunque quienes se hicieron dueños fueron Juan Crockell y Francisco Proessle. Con las prospecciones y reconocimientos de Williams y su colega Aquilino Zaffaroni, se formó la South Chiliean Sindicat Ltd., que adquirió los derechos de Crockell y Proessle en noviembre de 1897. “Los capitales de esta

44 Extraído de: Boletín Minero de la Sociedad Nacional de Minería, junio de 1937, número 446. Monografía de la “Compañía Aurífera Madre de Dios”, p. 1305.

92


Gabriel Rivera Gutiérrez

compañía se reunieron en Londres y mediante las construcciones indicadas, se empezó a pistonear en 1898. La riqueza y uniformidad de la ley en oro, hizo que a fines de 1898 se alcanzara la magnífica producción de 100 kilogramos de oro”.45 La compañía pistoneó durante 8 años, hasta 1906, moviendo alrededor de cinco millones de metros cúbicos de tierra, produciendo uno 1.900 kg de oro, o sea, 0,38 gramos de oro por metro cúbico. Debido a la falta de nuevos mantos explotables y ante la ausencia de Williams, la compañía es vendida en $57.000 de la época a la empresa Santiago Schüler y & Cía., compuesta por los empresarios Schüler, Schmidt, Vogt, Ziegele, Andwanter y tres más. Esta compañía trabajó con algunos cambios de nombre hasta 1923, alcanzando una producción media anual de 20 kilogramos de oro. La empresa es paralizada en 1927 debido a la caída del precio del gramo de oro y al alza del costo de la vida. En 1928 la Sociedad Krugmann & Cía., adquirió las cañerías y pistones con canal y derecho de agua de la ex compañía alemana. El antiguo socio de Williams, Aquilino Zaffaroni, continuó apoyando y aportando con sus conocimientos del terreno. La faena adquirió importancia, se levantaron construcciones de carácter definitivo, cuyo número hoy en día se eleva a 32, destacándose el edificio de la Administración; se estableció el Retén de Carabineros del yacimiento, canchas de deportes, etc., y hoy día se construyen habitaciones para empleados, cercanas a las futuras faenas.46

Posterior a la firma de la Sociedad Krugmann & Cía., el 22 de abril de 1937 nace la mítica Compañía Aurífera Madre de Dios de la mano de 45 Extraído de: Boletín Minero de la Sociedad Nacional de Minería, junio de 1937, número 446. Monografía de la “Compañía Aurífera Madre de Dios”, p. 1306. Las cursivas son nuestras. 46 Extraído de: Boletín Minero de la Sociedad Nacional de Minería, junio de 1937, número 446. Monografía de la “Compañía Aurífera Madre de Dios”, p. 1306.

93


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

capitales ingleses en la cual trabajaron la mayoría de los padres de los antiguos pirquineros que hoy aún residen en las colinas de Pumillahue. Fue en este período donde la minería del oro en Mariquina alcanzó su máximo esplendor puesto que la explotación fue de carácter industrial y ello desencadenó una serie de procesos sociales y económicos determinantes para la historia local de Mariquina y la Región de Los Ríos. Es aquí de donde remiten las imágenes de los esforzados pirquineros, que con la fuerza del músculo y la perspicacia del ingenio humano, lograron levantar una obra ingenieril de dimensiones considerables para redireccionar los cursos de los ríos y emplear sus aguas para pulverizar los cerros de Pumillahue en busca del preciado oro. Veamos con más detalle las características fundamentales de este período. La caída de la Bolsa de Valores de Wall Street en Nueva York en 1929 desencadenó una crisis económica internacional que azotó las economías de muchos países en el mundo. Chile fue una de las naciones que más sufrió frente a esta coyuntura económica y el gobierno de la época debió buscar los mecanismos idóneos para hacer frente a la crisis al interior del país y, a su vez, cumplir con las obligaciones internacionales del Estado chileno. Gabriel Guarda, en su obra Nueva historia de Valdivia profundiza al respecto: Durante la crisis de 1930 la cesantía de la provincia y de otras regiones, es absorbida por estos lavaderos, estimándose la producción de Pumillahue en 20 kilos de oro al mes; cuidadosamente controlada por inspectores, la producción, junto con contribuir a paliar el grave problema social, permite capitalizar el metal cumpliendo los compromisos externos del país. Con este fin su compra se reserva en exclusiva al Banco Central, que para ello designa a Juan Fehlandt;

94


Gabriel Rivera Gutiérrez después se le otorga la concesión a Pedro Udolf, quien llega a emplear una fuerza laboral de hasta 200 hombres. El lavadero de El Roble, propiedad de la sociedad minera de igual nombre, con Francisco Bulnes Correa como presidente y su hermano Juan como administrador, entra en producción en 1938 con notables adelantos técnicos: un acueducto de 23 kilómetros envía el agua a dos plantas de monitores con pistones de gran potencia y un sifón de fierro de 75 cm de diámetro, que disuelven los cerros para el lavado del metal, aunque arrojando ingentes relaves al sistema hidrográfico del Cruces, con embancamiento y polución hasta del mismo Valdivia; por este motivo finalmente debe abandonarse la explotación. (2001: 345)

Durante la década del ’30 Pumillahue experimentó un auge formidable de sus faenas mineras puesto que el oro que se extraía de sus mantos le servía al Estado para pagar la deuda externa contraída, principalmente, con Estados Unidos. Sin embargo, para extraer el metal amarillo en cantidades considerables, era preciso que una empresa con el capital necesario contratara un número relevante de obreros para acometer las obras de ingeniería que permitirían extraer el recurso desde los interiores de la tierra. La Compañía Aurífera construyó dos grandes canales; obra de ingeniería en plena cordillera, por bosque nativo, cerros y quebradas profundas; dos ríos artificiales que necesitaron cortes de gran altura en la roca viva, con las fuerzas de la dinamita y gracias a la mano y voluntad del Hombre, obra que permitió además, la instalación de un ferrocarril a vapor.47 47 Zamora, Rafael: Buscadores de oro (Madre de Dios) – “Chile Ideario”. En Historias y leyendas de mi pueblo, Premio y Publicación Concurso Nacional Bicentenario, Universidad Católica de Chile.

95


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI Para extraer el oro había que “(…) obtener caída de agua, destruir la corteza terrestre, con cañerías a gran presión, lavar el material y luego hacer el levante, eso era recoger muchos kilos de oro y de buena ley”.48

Imagen 6: Carlos Blanco, exminero de la Compañía Aurífera Madre de Dios, sector PumillahueMariquina, 16 de abril de 2017.

Ciertamente don Carlos Blanco, uno de los mineros más antiguos que trabajó para la Compañía Aurífera Madre de Dios, explica que el proceso extractivo “lo hacían con pistón, con cañerías tiraban agua. Ahí a pulso hicieron unos canales, kilómetro a kilómetro, y después ya eso lo pasaban por cañerías pa’ acá”.49 Los canales a los cual se refiere don Carlos hoy son varios de los caminos que transitan los camiones de las empresas forestales de la zona de Pumillahue.

48 Ídem. 49 Entrevista a Carlos Blanco, nacido el 27 de agosto de 1936. Realizada en Pumillahue s/n, Mariquina, el día 16 de abril de 2017.

96


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 7: Provincia de Valdivia – Vista de monitores en trabajo en los Lavaderos de Oro <<Madre de Dios>>. 50

Naturalmente, usted se podrá imaginar que la actividad extractiva descrita implicó la utilización de una cantidad de mano de obra importante. Pues bien, los testimonios de los relatos orales de los pirquineros y vecinos que aún residen por la zona de Pumillahue, evidencian que fueron más de mil las personas que llegaron a residir en las inmediaciones de Madre de Dios junto a sus familias. Esto, evidentemente, desencadenó una dinámica social y económica particular en este espacio geográfico. Y es que Pumillahue fue (…) un poblado donde residían habitantes que trabajaban en la mina <<en ella se instalaron precariamente alrededor de 1.200 pirquineros>>51 Ellos y sus familias se abastecían a través del almacén

50 Extraído de: Boletín Minero de la Sociedad Nacional de Minería, junio de 1937, número 446. Monografía de la “Compañía Aurífera Madre de Dios”, p. 1311. 51 Testimonio de Iván Sánchez. Departamento de Educación en Máfil. Entrevista por Marcia Fierro, 20 de abril de 2007, 11:30 a.m. Citado en: Fierro, M. (2008): Máfil en la historia y la memoria 1930 – 1964, Fondo de Desarrollo Cultural Regional de Los Ríos (FNDR).

97


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI que existía en el lugar. Asimismo había una escuela, de la cual quedan algunos cimientos, donde niños y jóvenes de Madre de Dios asistían. <<En las minas Madre de Dios funciona la escuela fiscal, rural, mixta N° 62 que se desempeña en precarias condiciones y no dispone de local adecuado>>.52 Había además una posta y un retén de carabineros.53

Con un contingente poblacional considerable y considerando los intereses económicos y los problemas sociales que toda “fiebre del oro” puede desatar, era sólo cuestión de tiempo para que se desarrollaran ciertos conflictos. En general, la masa obrera siempre vivió en condiciones precarias en el poblado. La Compañía Aurífera velaba por sus propios intereses económicos y los conflictos laborales con los trabajadores cristalizaban a menudo. De hecho, no es extraño que la empresa haya contado con un contingente militar de consideración para resguardar el preciado metal una vez que este debía ser extraído de la zona para ser llevado a Valdivia. Y es que la amenaza permanente del obrero que pudiera robarse un par de onzas de más o los asaltos de los bandidos que recorrían la zona en busca de las caravanas que transportaban el oro, implicaba armar hasta los dientes a un grupo de hombres para que el mineral llegue seguro a su destino. Héctor Henríquez (1997: 145), en su texto Historia de Máfil, Libro I, explica que: Una vez al mes, hombres a caballo, salen con el precioso metal por caminos ignotos con destino a Valdivia. Los cubren cincuenta jinetes

52 Henríquez, Héctor. Archivo Patrimonio Casa de la Cultura de Máfil, p. 53. Citado en: Fierro, M. (2008): Máfil en la historia y la memoria 1930 – 1964, Fondo de Desarrollo Cultural Regional de Los Ríos (FNDR). 53 Fierro, M. (2008): Máfil en la historia y la memoria 1930 – 1964, Fondo de Desarrollo Cultural Regional de Los Ríos (FNDR).

98


Gabriel Rivera Gutiérrez armados de carabinas y abundante munición. Ante la expectación del público, desmontarán frente al edificio del Banco Alemán Transatlántico en cuyas formidables bóvedas, a prueba de dinamita, depositaron el cargamento.

Don Carlos Guerra Erizes, quien actualmente reside en Pumillahue,

recuerda que la fiebre del oro produjo “una vida muy desordenada, como de esas películas del oeste, muy parecida”.54 Y es que el brillo del oro y la fiebre que éste causa hizo que muchos mineros de la zona utilizaran el dinero ganado satisfaciendo los placeres privados a los que el dorado metal les permitía acceder. Narciso Hueramán Becerra, quien trabajó en la mina El Roble durante el apogeo de la Compañía Aurífera Madre de Dios, se lamenta de no haber “puesto plata en el banco” después de “haber ganado tanto con el oro”. Y es que, a su juicio, “el oro nunca es bendecido por mi señora [se refiere a la Virgen María]… porque es del diablo. Anda metío e induce que tuvimos que consumirlo en licor y en mujeres”.55

54 Entrevista a Carlos Guerra Erizes, (no precisa fecha de nacimiento). Realizada en Pumillahue s/n, el día 28 de mayo de 2017. 55 Entrevista a Narciso Hueramán, 72 años de edad. Realizada en Plaza de Armas de San José de la Mariquina, el día 06 de febrero de 2017.

99


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Imagen 8: Narciso Hueramán Becerra, exminero de la mina El Roble. Plaza de Armas San José de la Mariquina, 06 de febrero de 2017.

No es de extrañar entonces, que para aplacar el fulgor de esa “vida muy desordenada” la Compañía Aurífera Madre de Dios le solicitara al Estado que dispusiera de un cuartel de Carabineros para controlar los desórdenes sociales de la masa obrera.

100


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 9: Carlos Guerra Erizes, Pumillahue s/n, 28 de mayo de 2017.

A juicio de don Carlos Guerra, el minero muchas veces “se volvía loco” con el oro, situación que decantaba en borracheras y fiestas que culminaban de manera violenta o atracos para extraer el oro de la Compañía Aurífera. “Allá en la Madre de Dios eran hartos (…) las griteras por aquí en la noche, balazos. Si acá cualquiera tenía un arma. Y allá en esas partes ahí por la Madre de Dios habían bandidos allá arriba”.56 Es por eso que la Compañía Aurífera debía contar con un pelotón privado de vaqueros fuertemente armados para proteger su preciado oro. La siguiente imagen revela con claridad la necesidad de protección de la empresa.

56

Ídem.

101


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Imagen 10: La leyenda versa: “Guardias listos para sacar el oro en la mina Madre de Dios, Valdivia”.57

Uno de los conflictos más graves que enfrentó a la compañía inglesa

y a los trabajadores del oro en Pumillahue es aquel que nos relata don Rafael Zamora Jaramillo, economista de la Universidad de Chile que vivió su niñez en Pumillahue y fue testigo ocular de la que podría haber culminado en una verdadera masacre entre los pirquineros de Madre de Dios y la Fuerza Pública de Mariquina. Zamora escribió una breve obra literaria titulada Buscadores de oro (Madre de Dios), en la cual da cuenta de la experiencia observada. Su relato nos permite comprender que aquellos obreros que trabajaban como pirquineros independientes, esto es sin contrato con la Compañía Aurífera, se dedicaban a extraer el oro del relave que dejaba la empresa. Con ese oro “residual” los pirquineros independientes podían llevar el sustento a su familia.

57 Extraído de: Investment Highlights. Sin fecha ni referencia electrónica. Documento cedido en forma personal por un privado, p. 6.

102


Gabriel Rivera Gutiérrez

El problema se desata porque la Compañía les exige a los pirquineros

que el oro del relave debe ser vendido única y exclusivamente a la empresa, impidiéndoles de este modo poder comerciarlo en otros lugares como San José de la Mariquina, Valdivia o Máfil y optar así a la posibilidad de obtener un mejor precio por la venta del mineral. Ante la negativa de los pirquineros, fueron “perseguidos con Carabineros y calificados como contrabandistas”.58 Sin embargo, los mineros no permanecieron pasivos frente a la amenaza de la empresa. Reaccionaron organizadamente, guiados por el líder Luis Armando, para hacer frente a la incursión policial que venía dispuesta a barrer con los pirquineros y sus familias. No obstante, los policías sabían del temple del minero y de su gallardía, razón por la cual determinaron ser extremadamente cautelosos con los obreros. Don Rafael Zamora nos explica lo presenciado: (…) él les hizo un discurso [Luis Armando] y propuso que al día siguiente todos dejaran sus casitas cerradas con alambre, con palos o candados; y luego todos se iban a meter al bosque de inmediato: los niños, las mujeres y los obreros. Cuando llegaron las fuerzas públicas, y llegaron las fuerzas públicas – porque yo las vi pasar – eran como veinte, veinticinco o treinta carabineros y ellos iban montando en sus caballos pero a una distancia de veinte o treinta metros cada uno porque iban muertos de espanto, porque los mineros eran bravos y manejaban los explosivos (…). Los obreros estaban esperando escondiditos ahí. Los paquitos descansaron, se hicieron sus colaciones y se fueron.59 58 Zamora, Rafael: Buscadores de oro (Madre de Dios) – “Chile Ideario”. En Historias y leyendas de mi pueblo, Premio y Publicación Concurso Nacional Bicentenario, Universidad Católica de Chile. 59 Entrevista a Rafael Zamora Jaramillo, nacido en 1940 (no precisa día ni mes específicos de nacimiento). Realizada en Ciruelos s/n, el día 09 de octubre de 2017.

103


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Fue así como finalmente el conflicto entre la Compañía y los

pirquineros independientes culminó sin derramamiento de sangre. Los mineros, sin embargo, estaban dispuestos a todo – según don Rafael Zamora – para defender sus propiedades y su derecho a trabajar libremente sin la presión de la Compañía Aurífera.

El hecho histórico anteriormente explicado da cuenta de una

conflictividad social que emana producto de la aglomeración de un contingente humano de proporciones considerables en un espacio geográfico delimitado. De seguro con el transcurrir de los años se continuaron desatando disputas entre los dueños del capital y la masa obrera. Lo cierto es que durante el período de 1898 hasta 1955 la extracción aurífera en Pumillahue fue una actividad económica de gran importancia tanto para la comuna de Mariquina, la actual Región de Los Ríos e incluso para el país sobre todo durante el complejo período de la década de 1930 cuando Chile debió hacer frente a la crisis internacional provocada por la caída de la bolsa de valores en Wall Street, Estados Unidos. Este período es único en la historia económica de Mariquina, particularmente en torno a la actividad minera, puesto que no debemos perder de vista que fue una actividad productiva de carácter industrial, que movilizó ingentes cantidades de capital y fuerza laboral, modificando radicalmente la fisonomía del territorio de Madre de Dios y proporcionando importantes ingresos para los empresarios ligados al rubro y, ciertamente, también permitió la subsistencia de cientos de obreros y familias radicadas en la zona.

El método de extracción mediante pistoneo persistió, con variada

intensidad, hasta 1955 cuando el precio del oro y los litigios derivados del embancamiento de sedimentos en el puerto de Valdivia forzaron el cese de la actividad minera en Pumillahue. Desde ese momento hasta la fecha, salvo

104


Gabriel Rivera Gutiérrez

algunas excepciones como la Compañía Minera Pumillahue60, los placeres auríferos de Pumillahue y otros sectores de Mariquina han sido explotados de forma artesanal por los pirquineros de la zona.

60 La Compañía Minera Pumillahue representa uno de los intentos de reiniciar la minería del oro industrial en Mariquina a inicios del siglo XXI. Veremos con más detalle este caso durante el desarrollo de este capítulo.

105


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Período post-industrial (1955 – 2018).

El período posterior a la finalización de las faenas industriales en torno

a la extracción del oro en Mariquina estuvo marcado por el advenimiento de una nueva dinámica económica y social ligada a la arremetida feroz del régimen dictatorial de Augusto Pinochet Ugarte (1973 – 1990) y la implantación del orden neoliberal en Chile. En primer lugar, durante la década de 1980, la extracción del oro en Mariquina experimentó una suerte de “reactivación” productiva bajo el marco de la aplicación del Plan de Empleo Mínimo (PEM) y el Programa Ocupacional para Jefes de Hogar (POJH), entre 1975 y 1988. Por otro lado, entre las décadas de 1980 y 1990, una nueva zona de Mariquina rica en oro comenzó a rendir sus frutos de la mano de “los Beltrán”, particularmente de los hermanos Juan y José Beltrán Benavides quienes son considerados por muchos pirquineros como los “profesores” o los “padres de la minería” pirquinera de Pureo. A inicios del siglo XXI, particularmente entre los años 2005 y 2009, un nuevo intento por explotar industrialmente el oro de Mariquina llegó de la mano de capitales nacionales y foráneos en un proyecto operado por la minera canadiense Turner Mineral S.A. a través de la Compañía Minera Pumillahue, la cual prometió extraer cantidades elevadísimas de oro: “En los primeros dos años esperan producir 300 kilos mensuales”.61 El proyecto, sin embargo, no logró los objetivos esperados y hoy la maquinaria empleada en los procesos 61 Minería Chilena. Información confiable y oportuna (2007): Ernesto Mosso y Juan Villarzú se asocian en mina de oro en el sur. Disponible en: http://www.mch. cl/2007/05/07/ernesto-mosso-y-juan-villarzu-se-asocian-en-mina-de-oro-en-el-sur/. Consultado el: 31 de diciembre de 2017. Las cursivas son nuestras.

106


Gabriel Rivera Gutiérrez

extractivos yace en Pumillahue como un mudo de testigo de una errada inversión millonaria. Hoy los pirquineros, tanto de Pumillahue como de Pureo, ven obstaculizados sus anhelos de desarrollo e inversión productiva debido a la concentración excesiva de concesiones mineras en torno a la figura de Juan José Quijano Fernández – capitalista y abogado nacional ligado a la redacción del Código de Minería de 1983 – quien mantiene bloqueada la posibilidad de desarrollar una minería activa e inclusiva que beneficie al conjunto de la población de Mariquina. La monopolización de los derechos mineros en manos de Quijano, con fines meramente especulativos, ha hecho virtualmente imposible explotar armónicamente el oro que aún existe en Mariquina, cercando la eventualidad de generar empleo asociado al rubro minero. Esta problemática será trabajada en profundidad en el siguiente subcapítulo relativo a los desafíos de la minería del oro en Mariquina. Sin embargo, pese a la irrupción de Quijano, los mineros se han esforzado por generar un conjunto de iniciativas anexas a la minería de corte extractivista, potenciando el desarrollo de una minería integral a través de actividades ligadas al ecoturismo sustentable con propuestas tales como la Ruta del Oro actualmente impulsada por el Sindicato de Mineros de Pumillahue o las acciones de la Mesa de la Mujer Minera como una forma de generar cadenas de valor en un trabajo que, por el momento, espera con impaciencia la liberalización de los derechos mineros. Veamos en detalle los procesos arriba mencionados.

107


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

La ‘reactivación’ de la minería del oro en Mariquina durante la dictadura militar

Desde 1955 hasta fines del siglo XX no hubo más intentos importantes

por reactivar industrialmente la minería del oro en Mariquina. En efecto, las labores extractivas se continuaron desarrollando de modo artesanal por parte de los pirquineros que habitaban las zonas de Pumillahue y Pureo. La aplicación de las políticas de shock llevadas a cabo por los denominados Chicago Boys y Jaime Guzmán durante el período de la dictadura militar de Pinochet hacia 1974, generaron una elevada tasa de cesantía que debió ser absorbida de algún modo. Es en este escenario que nace el Plan de Empleo Mínimo (PEM) y el Programa Ocupacional para Jefes de Hogar (POJH) que fueron aplicados entre 1975 y 1988. Los trabajos asociados a estos planes – mal remunerados, sin protección social y cortoplacistas – fueron la clave para ingresar a una gran cantidad de cesantes a las actividades de empleo. En este escenario, sobre todo ante la urgencia de la crisis económica de 1982, muchos sanjosinos se trasladaron a los cerros de Pumillahue a trabajar “por lo mínimo” en busca de un oro que parecía cada vez más escaso. El problema principal, según plantean Wenceslao Catalán y Patricio Garrido, fue que “muchos no sabían trabajar en los lavaderos y lo único que les interesaba era el pago mensual asegurado”.62 El objetivo de los planes del gobierno era que la gente simplemente trabajara. La cantidad de oro obtenida, si es que extraían algo, podía quedar en manos de la gente que lo buscaba. Debido a ello los pirquineros de Pumillahue preferían trabajar solos y sin la ‘ayuda’ de los otros habitantes de Mariquina. El pirquinero, con su conocimiento intrínseco, se aseguraba el dinero mensual de

62 Entrevistas a Wenceslao Catalán y Patricio Garrido, citadas en Moris, P. (2016): Historia de la Minería en Los Ríos. La minería en una zona forestal y ganadera, Ministerio de Minería, Región de Los Ríos – Gobierno Regional, p. 63. Entrevista sin fecha ni lugar de referencia.

108


Gabriel Rivera Gutiérrez

los programas de Gobierno y, además, el oro extra que producía en las jornadas diarias. Y es que, según el mismo Wenceslao Catalán entrevistado por Patricio Moris Ferrando (2016: 63): Venía mucha gente de San José en buses, todos los días, pero eran choferes, panaderos y profesores que no sabían nada del trabajo, incluso no podían diferenciar el mineral de la roca, por lo que muchas veces sólo venían a pasar el tiempo y no les interesaba el trabajo, sino sólo el pago, por eso no nos juntábamos con ellos. Nosotros queríamos nuestro sueldo y sacar oro para poder vivir mejor.63

Además, Juvenal Urrutia, quien también trabajó en los ‘empleos’ del régimen militar, comenta que “mucha gente de afuera venía a hacerse el sueldo fijo, que era poco, pero les permitía vivir. El gobierno nos daba todas las herramientas, pero era complejo entregar las ganas de trabajar y este trabajo era muy pesado”.64 En definitiva, hablar de una “reactivación” de la minería del oro en Mariquina durante el período de la dictadura militar es un error. El hecho de que se haya enviado gente sin especialización ni conocimientos adecuados para las labores de los lavaderos de oro, da cuenta de cómo el Gobierno de la época sólo buscaba aplacar, en lo mínimo, los efectos adversos de la implantación de las políticas económicas neoliberales, por lo cual nunca creyó en la posibilidad de desarrollar nuevamente una actividad minera vigorosa y pujante como en el período de la primera mitad del siglo XX.

63 Entrevistas a Wenceslao Catalán, citada en Moris, P. (2016): Historia de la Minería en Los Ríos. La minería en una zona forestal y ganadera,Ministerio de Minería, Región de Los Ríos – Gobierno Regional, p. 63. Entrevista sin fecha ni lugar de referencia. Las cursivas son nuestras. 64 Ídem, p. 64. Las cursivas son nuestras.

109


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

“Los Beltrán” y el oro de Pureo En 1985 comienza a producir el lavadero de Pureo, a 14 kilómetros de San José, el más grande de la décima región, obteniéndose el 20 de noviembre de 1985 una pepa de 205.3 gramos, de 23.9 quilates, los mismos en que se había graduado la producción valdiviana del siglo XVI.65 (Guarda, 2001: 345).

A diferencia de Pumillahue, la zona de Pureo cuenta con vetas de oro prácticamente vírgenes. Pumillahue fue intensamente explotado durante la segunda mitad del siglo XVI por los españoles haciendo uso de mano de obra indígena y, luego, el capital transnacional trabajó de manera industrial con el apoyo de obreros chilenos durante la primera mitad del siglo XX. Esta es la razón principal por la cual muchos mineros de Mariquina afirman que, si bien aún queda mucho oro en Pumillahue, éste es de difícil acceso puesto que se encuentra a considerable profundidad y se requiere de un capital y bienes de producción de elevado costo. Además, el oro de Pumillahue sería más “como afrecho” y el de Pureo “pepeado”. A lo que se refieren es a que el oro de Pumillahue es mucho más fino que el oro de Pureo, el cual sería un tanto más macizo, esto es, en forma de pepas de diversos tamaños. La actividad extractiva en Pureo data de mediados de la década de 1980. Las minas activas, de diversos propietarios que hoy existen en la zona, fueron originalmente descubiertas por los hermanos Juan y José Santos Segundo Beltrán Benavides, oriundos de Linares, quienes a temprana edad y gracias a los conocimientos de su padre lograron dar con los mantos ricos en oro de

65

Cf. El Diario Austral, Valdivia 23 y 24 XI 1985; y El Correo de Valdivia, 3 I 1975.

110


Gabriel Rivera Gutiérrez

Pureo. Adentrémonos un poco más en la interesante vida de estos hermanos.66 Cuando el mundo y Chile se acercaban a una de las peores crisis económicas de la civilización occidental y mientras en Europa se comenzaban a rearticular las fuerzas militares que darían curso a la Segunda Guerra Mundial, un 05 de marzo de 1928 don José Santos Segundo Beltrán Benavides daba sus primeros respiros en este mundo. Él fue el mayor de ocho hermanos y su reconocimiento oficial como chileno se consagra en 1940 en San José de la Mariquina.

Imagen 11: José Santos Segundo Beltrán Benavides, exminero y descubridor de minas de Mariquina, San José de la Mariquina, 04 de marzo de 2018.

66 El siguiente relato se construye sobre la base del análisis de las entrevistas realizadas a don José Segundo Santos Beltrán Benavides el día 11 de marzo de 2017 y a don Juan Beltrán Benavides el día 28 de octubre de 2017. Además, se emplean extractos del texto Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, iniciado por el mismo don José Beltrán el año 2010, el cual finalmente no terminó de escribir debido a problemas de salud.

111


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Por su parte, su hermano Juan Beltrán Benavides nació diez años

después que José, un 24 de junio de 1938. Ambos son reconocidos mineros en Mariquina y muchos de los actuales pirquineros ven en ambos las figuras gestoras de la minería del oro en Pureo. Sin embargo, para comprender mejor la relevancia de ambos actores es preciso sumergirnos un poco más en la historia de la familia Beltrán Benavides, una historia de esfuerzo y sacrificio humano que es posible rescatar gracias a la memoria individual de ambos hermanos y a los registros escritos que ha dejado José Beltrán en su texto Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, que inició el año 2010 y que finalmente no culminó.

Imagen 12: De izquierda a derecha: Jaime Arévalo Gajardo (minero de Mariquina); Juan Beltrán Benavides (exminero y descubridor de minas de Mariquina) y Juan Roberto Beltrán Soto (hijo de Juan Beltrán, también trabajó en faenas mineras junto a su padre), San José de la Mariquina, 28 de octubre de 2017.

Don José Beltrán conoció su primera mina de oro cuando tenía tan sólo siete años de edad, en el sector Vega de Salas, ubicado a 70 kilómetros

112


Gabriel Rivera Gutiérrez

de la ciudad de Linares, actual Región del Maule. “(…) el año 1933, en vista de la crisis y la falta de alimento y pobreza, corrieron los rumores de que ese cerro tenía oro”.67 Esto da cuenta de cómo la crisis internacional de la bolsa de valores en Nueva York (1929) golpeó profundamente a las familias chilenas que debieron aventurarse en diversas labores productivas para poder llevar el sustento a sus hogares. Incluso los niños debían trabajar para cooperar con la alimentación de la familia. “Yo a los siete años aprendí a challar. Los mineros me daban un poquito de tierra y me producía 1 gramo, 2 gramos, 3 gramos y así. El gramo en ese entonces valía $ 14”68, explica don José. El padre de los hermanos Beltrán fue el señor José Santos Beltrán Morán y es una pieza clave en la construcción del conocimiento minero artesanal de los hermanos Juan y José. Ambos reconocen en él la fuente de sus conocimientos mineros. “Mi papá me enseñó”69, afirma contundentemente José, mientras que Juan recuerda que “en el Lingue me enseñó mi papá”.70 En 1939 la familia Beltrán Benavides emprende rumbo al sur de Chile. Tras un viaje de dos días en tren, finalmente llegan a la ciudad de Temuco, para luego seguir la ruta hacia Lanco. Una vez instalados en la ciudad vecina, el padre de “los Beltrán” siempre buscaba el oro mientras trabaja en faenas agrícolas, mirando entre las quebradas de los cerros y los meandros de los ríos y esteros que recorren la geografía de estas tierras: “El afán de mi papá como minero era encontrar oro dentro del trabajo de agricultura y carbón de madera… y así transcurrieron los años, muy difícil situación, mucha pobreza, 67 Beltrán, J. (2010): Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, San José de la Mariquina, Región de Los Ríos, Chile. 68 Ídem. 69 Entrevista a José Santos Segundo Beltrán Benavides, nacido el 05 de marzo de 1928. Realizada en San José de la Mariquina, el día 11 de marzo de 2017. 70 Entrevista a Juan Beltrán Benavides, nacido el 24 de junio de 1938. Realizada en San José de la Mariquina, el día 28 de octubre de 2017.

113


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

no había a quien trabajarle”.71 En 1943 llegan a vivir a la zona de Colonia Paillaco, donde “los pocos colonos que existían, eran muy pobres”. Después de dos difíciles años en Colonia Paillaco, a la familia Beltrán se le agotaron los recursos para subsistir. Mientras tanto, el padre de don Segundo seguía en su incesante búsqueda de oro en las quebradas de los cerros de Mariquina. Nunca él se desanimó. Un hombre muy trabajador y muy valiente. Se introducía en las quebradas de los montes con una perrita que lo acompañaba. A veces me llevaba a mí. Alojábamos en las montañas. Así fue que un día llegó con unas pepitas de oro. Al otro día emprendió viaje con su perrita y en la tarde volvió con oro. Viajó a San José de la Mariquina a venderlo. Un caballero de un almacén se lo cambió por mercadería, o sea, alimentos.72

Imagen 13: Cuadernillo del escrito Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos (2010) de don José Santos Segundo Beltrán Benavides. De izquierda a derecha: portada y esquema de mina Ijuela.

71 Beltrán, J. (2010): Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, San José de la Mariquina, Región de Los Ríos, Chile. 72 Beltrán, J. (2010): Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, San José de la Mariquina, Región de Los Ríos, Chile.

114


Gabriel Rivera Gutiérrez

Poco a poco la familia Beltrán Benavides comenzó a mejorar su calidad de vida gracias a la extracción del oro, situación que, de acuerdo al relato de don José, comenzó a generar cuestionamientos por parte de los otros miembros de la comunidad laboral del antiguo fundo El Lingue de propiedad de don Raúl Brito. << ¿Por qué “los Beltranes” siempre andaban con plata?>>. Don José Segundo se fue a vivir a Santiago en 1958 y se radicó ahí durante 22 años. Es en la capital donde su padre fallece en 1973, a la edad de 86 años. Seis años después regresó al sur a trabajar en agricultura y minería en el fundo El Lingue y comenta que junto a su hermano Aureliano Beltrán llegaron a extraer hasta 100 gramos de oro en cierta ocasión. Los hermanos Juan y José iniciaron la explotación de la mina Los Pinos 1 – 6, ubicada en Colonia Paillaco. Ahí trabajaron durante ciertos períodos de un año, logrando obtener la importante suma de hasta 17 kilogramos de oro. En su texto, José Beltrán sostiene que: En ese año [no precisa qué año] tuvimos alrededor de 30 personas trabajando. Se arregló mucho la situación. En ese tiempo era escaso el trabajo. Con esta faena que echamos a andar hubo mucho movimiento. El comercio de San José progresó mucho.73

Sin duda la cita precedente confirma lo afirmado por el historiador valdiviano Gabriel Guarda quien señala que Pureo, desde mediado de los ’80, se transformó en el lavadero de oro más importante de la actual Región de Los Ríos. Todo este nuevo dinamismo económico para Mariquina, otra vez de la

73 Beltrán, J. (2000): Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, San José de la Mariquina, Región de Los Ríos, Chile.

115


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

mano de la explotación aurífera, no hubiese sido posible sin la tenaz persistencia de los hermanos Juan y José Beltrán quienes con sus descubrimientos de nuevas minas en Pureo lograron dar trabajo a varias personas y con ello llevar el sustento y bienestar material a las familias de los mineros del oro.

Imagen 14: Jaime Arévalo Gajardo y miembros de la familia Beltrán trabajan en faenas mineras en la mina Juanito, sector Pureo, año 1984.

Es por lo anterior que hoy son muchos quienes ven en ellos a los verdaderos gestores de la minería aurífera en este sector de la comuna de Mariquina. Jaime Arévalo, por ejemplo, explica que don Juan Beltrán “le enseñó a todos sus hijos, hasta las mujeres trabajaban en la mina” y que incluso “por

116


Gabriel Rivera Gutiérrez

eso es que llegamos nosotros aquí [a Mariquina] con mi abuelo”.74 En tanto, el minero Juan Obreque Morales es enfático al señalar que “lo que aprendí, lo aprendí de don Segundo [se refiere a José Beltrán]. Con don Segundo empecé a trabajar y aprendí la cosa”.75 Así también don Luis González Rosas, actual propietario de la mina Las Familias Ltda. de Pureo, reconoce que don José Beltrán “fue quien me llevó a mí, siempre quiso llevarme porque él sabe bastante en oro, con él digamos aprendí y llegamos a esa mina. De él aprendí muchas cosas”.76 Finalmente, don Cosme Manquecoy Jaramillo argumenta que los hermanos Beltrán Benavides (…) fueron los padres de la minería del oro; los otros últimos después son pirquineros así como yo, pirquineros que después entramos donde las minas estaban abiertas, pero los viejos que nos ‘sapiaron’ el oro, los que pasaron así mirando y pillaron las vetas fue don Juan Beltrán y don Segundo Beltrán y abrieron todos los minerales para allá para adentro, de acá de El Guiñez, Paillaco Bajo, Chacayal Lingue, Pureo Grande y todos esos minerales.77

74 Entrevista a Jaime Arévalo Gajardo, (no precisa fecha de nacimiento). Realizada en San José de la Mariquina, el día 28 de octubre de 2017. La información entre corchetes es nuestra. 75 Entrevista a Juan Obreque Morales, nacido el 25 de noviembre de 1963. Realizada en Pureo, el día 06 de enero de 2017. La información entre corchetes es nuestra. 76 Entrevista a Luis González Rosas, nacido el 02 de diciembre de 1935. Realizada en sector Cayumapu, comuna de Mariquina, el día 07 de enero de 2017. 77 Entrevista a Cosme Ignacio Manquecoy Jaramillo, 70 años de edad. Realizada en San José de la Mariquina, el día 17 de abril de 2017.

117


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

I

magen 15: De izquierda a derecha: Juan Obreque Morales y Darwin González Castillo, ambos mineros de Mariquina. Interior del túnel de la mina Las Familias Ltda., 06 de enero de 2017.

Uno de los objetivos de la Nueva Historia Social es reconocer al sujeto olvidado por la Historia Oficial. Los relatos de la minería del oro de Mariquina están repletos de referencias a los grandes dueños del capital que instalaron las principales faenas industriales en Pumillahue. Es tiempo de reconocer el trabajo de aquellos que conocen intrínsecamente su tierra y que con su esfuerzo dieron vida a la actividad aurífera en Mariquina porque, en definitiva, han sido los pirquineros quienes con la fuerza de su músculo y la agudeza de su ingenio lograron dar con la mayoría de las minas de oro que hoy rinden sus frutos en Mariquina.

118


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 16: Luis González Rosas. Jubilado y propietario de la mina Las Familias Ltda.de Pureo. Sector Cayumapu, comuna de Mariquina, 02 de diciembre de 2017.

Ese conocimiento adquirido debe ser valorado y reconocido como un elemento clave de nuestro patrimonio cultural inmaterial comunal y regional. Es un conocimiento heredado y transmitido a través de las generaciones, tal cual lo hizo el padre de los hermanos Beltrán y ellos mismos con sus propias familias. Y ese conocimiento, precisamente, es el que ha permitido en múltiples ocasiones de nuestra historia local, dinamizar la economía comunal sobre la base de la explotación del recurso oro. La Compañía Minera Pumillahue: un nuevo intento de extracción industrial del oro de Mariquina

En la primera década del siglo XXI, entre los años 2006 y 2010, llega un

nuevo proyecto minero a Mariquina que promete redinamizar la producción aurífera a través de la explotación industrial del recurso oro y con ello generar una cantidad importante de empleo en la zona de Pumillahue. En efecto, de

119


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

acuerdo a Iván Pedreros, Gerente de Operaciones de Minera Pumillahue, en el año 2009 se contaba “(…) con un área de estudio que abarca cerca de 1.400 hectáreas”. De acuerdo a sus estudios, los sondeos se podrían haber extendido “(…) hasta el primer trimestre del 2010, empleando en esta primera etapa alrededor de 120 personas de San José de la Mariquina, Máfil, Antilhue y eventualmente Lanco”.78 La Compañía Minera Pumillahue que pretendía realizar una exploración y explotación industrializada en los cerros de Pumillahue estaba conformada por un total de diez inversionistas nacionales y extranjeros, siendo el socio principal (con un aporte ascendente al 32% del total) la Sociedad Legal Minera Juan José Primera de Lampa. El proyecto sería operado por la canadiense Turner Mineral S.A. En este sector, la empresa tiene una servidumbre minera, denominada “Catalán”, en una extensión de 7.3 hectáreas. En este lugar se instalará una planta piloto destinada a lavar el material -estimado inicialmente en la etapa de exploración en unos 174 mil metros cúbicosel que provendrá de 10 calicatas que se realizarán en Pumillahue, las que cubrirán casi 20 hectáreas de extensión. Estas tareas implicarán una inversión de casi un millón de dólares.79

La cita precedente nos permite advertir la importancia de la inversión

realizada en este trabajo que finalmente no rindió los frutos esperados. 78 Diario Austral, Región de Los Ríos, 4 de abril de 2009: Abren expectativas por explotación de oro en San José de la Mariquina. Disponible en: http://www.australvaldivia.cl/prontus4_nots/site/artic/20090404/pags/20090404172529.html. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. 79 El Llanquihue, 3 de diciembre de 2006: Exploración industrial de oro en Valdivia. Disponible en: file:///C:/Users/gabriel%20rivera/Desktop/Exploraci%C3%B3n%20industrial%20de%20oro%20en%20Valdivia.html. Consultado el: 31 de diciembre de 2016.

120


Gabriel Rivera Gutiérrez

La sociedad minera pretendía explotar nada más ni nada menos que la impresionante cantidad de, por lo menos, entre 1 y 1,5 kilogramos de oro diario. La Compañía Minera Pumillahue buscaba posicionarse como uno de los proyectos de explotación aurífera más grandes de todo Chile. La inversión inicial, para desarrollar minería a rajo abierto, se alzaba a la suma total de US $ 2 millones para “(…) en el futuro, llegar a convertirse en los mayores productores del metal del país”.80 Hoy, sin embargo, las instalaciones de la sociedad minera yacen silenciosas e improductivas en las inmediaciones de los cerros de Pumillahue advirtiendo el fracaso del capital invertido o quizás, las consecuencias de lo que para algunos resultó ser nada más que un simple “lavado de dinero”. No obstante lo anterior, los pirquineros de la zona tienen bastante claro el motivo de la paralización de las obras de la empresa.

Imagen 17: instalaciones de la ex Compañía Minera Pumillahue (2006 – 2010), sector Pumillahue, comuna de Mariquina, 23 de abril de 2017.81 80 Minería Chilena. Información confiable y oportuna (2007): Ernesto Mosso y Juan Villarzú se asocian en mina de oro en el sur. Disponible en: http://www.mch. cl/2007/05/07/ernesto-mosso-y-juan-villarzu-se-asocian-en-mina-de-oro-en-el-sur/. Consultado el: 31 de diciembre de 2017. 81 Disponible en: http://guiamariquina.blogspot.cl/2012/09/mina-madre-dedios.html. Consultado el: 03 de marzo de 2018.

121


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Por un lado, “(…) el tema es que trajeron ingenieros que sabían

trabajar en cobre o carbón, pero la diferencia es que en esos minerales se puede ver la veta en el túnel, mientras que en el oro aluvial no se ve y hay que ir estudiándolo en challas”.82 Esto plantea la existencia de la permanente colisión entre el conocimiento artesanal y el conocimiento de orden científico-técnico que, por lo general, tiende a subvalorar el conocimiento intrínseco de los habitantes de un territorio determinado. Esa es la razón principal por la cual, de acuerdo a la visión de varios pirquineros de la zona, la empresa finalmente fracasó en sus intentos de explotar el oro, ya que “no nos escuchaban por ser gente de campo y que aprendíamos por la práctica”.83 Aparentemente, la subvaloración y minimización del conocimiento artesanal de los pirquineros de Pumillahue le costó bastante caro a la empresa. Y es que (…) el trabajo debe hacerse a la antigua, lavando con tranquilidad (….) Con máquinas no da oro la tierra, tienen que trabajar con agua y con mucha paciencia (….) la máquina no da oro, digan lo que digan. El pistón sí. Pero eso murió todo, pues los canales que se usaban antes ahora son caminos forestales y las empresas no van a permitir que rompan los caminos.84

El fracaso de la Compañía Minera Pumillahue nos presenta varias

problemáticas respecto a la explotación del oro en Mariquina. ¿La empresa fracasa porque, efectivamente, ya no hay oro en Pumillahue? ¿La inversión

82 Entrevistas a Luis Urrutia, citada en Moris, P. (2016): Historia de la Minería en Los Ríos. La minería en una zona forestal y ganadera, Ministerio de Minería, Región de Los Ríos – Gobierno Regional, p. 85. Entrevista sin fecha ni lugar de referencia. 83 Ídem. 84 Entrevistas a Wenceslao Catalán, citada en Moris, P. (2016): Historia de la Minería en Los Ríos. La minería en una zona forestal y ganadera, Ministerio de Minería, Región de Los Ríos – Gobierno Regional, p. 63. Entrevista sin fecha ni lugar de referencia.

122


Gabriel Rivera Gutiérrez

realmente tenía como objetivo explotar el recurso o fue un mero “lavado de dinero”? Finalmente, de existir cuantiosas cantidades de oro aún sin explotar, ¿cómo sería la relación entre los intereses económicos de una empresa minera y los de las forestales que trabajan en la zona, además de las de los conflictos socioambientales que ello podría conllevar? Estas interrogantes las abordaremos en el siguiente subcapítulo.

123


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Principales desafíos de la minería del oro de Mariquina: la arremetida neoliberal a través de la concentración de la propiedad minera y el dilema con las empresas forestales.

Cuando en Chile, a partir del 11 de septiembre de 1973, se instala

el Gobierno de la Junta Militar tras derrocar violentamente al presidente Salvador Allende, el país sería testigo no sólo de una de las dictaduras militares más brutales de Chile y Sudamérica sino que, a su vez, vería trastocado profundamente los cimientos sociales, políticos y económicos sobre los cuales se estructuraba la sociedad chilena. El modelo nuevo que llegaría para reemplazar la figura de un Estado omnímodo con una fuerte presencia en las esferas social y económica (el Estado propio del período de 1938 hasta 1973) sería instalado a fuerza de secuestros, torturas, asesinatos y exilios. El nuevo Estado neoliberal fue una suerte de experimento social y económico fraguado en la mente de los Chicago Boys y Jaime Guzmán, quienes convencieron a la Junta Militar de llevar a cabo los procesos necesarios para conducir a Chile hacia una nueva era.

Imagen 18: Bombardeo a La Moneda, 11 de septiembre de 1973, Santiago de Chile.85 85 Disponible en: http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/09/12/especial-golpe-de-estado-en-chile-y-el-cartel-de-saqueadores/. Consultado el: 06 de febrero de 2018.

124


Gabriel Rivera Gutiérrez

En este nuevo escenario, la presencia del Estado en materias económicas y sociales debía ser mínima, puesto que bajo el lente de los civiles adscritos a la Junta Militar, el “exceso de Estado” había sido una de las principales causas que habrían conducido a Chile al colapso socioeconómico y la creciente polarización política que mantuvo divididos a los chilenos durante el gobierno de la Unidad Popular (1970 – 1973).

Imagen 19: Jaime Guzmán Errázuriz (1946 – 1991), principal ideólogo de la Constitución Política de 1980 redactada bajo el Gobierno Militar de Augusto Pinochet y fundador del partido político Unión Demócrata Independiente (UDI).86

En efecto, era imperioso <<desestatizar>> el manejo de la economía y confiar su funcionamiento a los mecanismos espontáneos del mercado. En la opinión de los Chicago Boys, la masiva y omnipresente intervención del Estado durante las décadas anteriores había plagado la esfera económica

86 Disponible en: https://www.elciudadano.cl/tendencias/las-frases-masduras-de-jaime-guzman-que-permiten-entender-el-lado-feroz-de-la-derecha-chilena/04/01/. Consultado el: 06 de febrero de 2018.

125


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI de trabas y distorsiones que a la larga habían conducido al desastre. Todos los vicios y deficiencias que los economistas venían denunciando durante años – la inflación desatada, la lentitud del crecimiento, la falta de ahorro e inversión, la ineficiencia y la baja productividad; en suma: la incapacidad de desarrollarse – obedecían básicamente a ese error de fondo. (Pinto, J. y Salazar, G., 2002: 47).

El proceso de privatización de la minería nacional debemos inscribirlo precisamente en el contexto político mencionado anteriormente. En la conformación de este nuevo Chile neoliberal se comprendió que los recursos minerales debían estar a merced de los privados y el Estado debía jugar un rol que simplemente permitiera el normal desenvolvimiento de las dinámicas del mercado. Transcurridos los primeros años más crudos de la violencia política ejercida por el Estado y los militares, llegada la década de 1980 adviene el momento en que Pinochet y sus más cercanos cooperadores civiles se abocan a la tarea de reorganizar la economía del país. Bajo las premisas del modelo neoliberal Chile debía volver a crecer de manera significativa y para ello resultaba indispensable que los privados pudiesen explotar rápida y eficazmente los recursos naturales del país. Para ello había que construir un marco jurídico que garantizara con plena libertad el accionar del agente privado y que, por supuesto, evitara la siempre molesta intervención estatal. Desde los inicios de la República la clase política chilena ha comprendido el valor estratégico de los recursos minerales del país. Los asesores del Gobierno Militar no fueron la excepción y rápidamente se abocaron a diseñar un marco institucional que les facilitara el control de la minería nacional que, a su juicio, había sufrido un grave traspié tras el proceso

126


Gabriel Rivera Gutiérrez

de nacionalización del cobre en 1971 bajo la presidencia de Allende. ¿Cómo se llevaría entonces a cabo la exploración y explotación de los yacimientos metalíferos de Chile bajo el nuevo lente neoliberal? Vamos por parte. La ilegítima Constitución Política de la República de Chile de 1980, redactada por una comisión de ‘expertos’ entre cuatro paredes y de espalda a la ciudadanía, contempla en su artículo 19, numeral 24, inciso 6 que: El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas, comprendiéndose en estas las covaderas, las arenas metalíferas, los salares, los depósitos de carbón e hidrocarburos y las demás sustancias fósiles, con excepción de las arcillas superficiales (…).87

Tenga siempre en consideración el artículo arriba citado porque este

puede resultar engañoso. Da la sensación de que, en definitiva, el Estado de Chile es quien finalmente tiene el poder sobre todos los recursos minerales del territorio nacional. ¿Cómo podían sortear entonces esta ‘traba’ los amigos neoliberales de Pinochet si, de acuerdo a sus postulados, eran ellos (los privados) y no el Estado quienes debían llevar a cabo la exploración y explotación de los recursos minerales chilenos? Es aquí donde surge la astucia de un nuevo personaje que se sirve de uno de los artilugios jurídicos más complejos creados por Jaime Guzmán. Estamos hablando del señor José Manuel Piñera Echeñique (Santiago, 6 de octubre de 1948), quien ejerció como Ministro de Estado bajo el régimen dictatorial en las carteras de Trabajo y Previsión Social y Minería, siendo uno de los principales impulsores de las políticas neoliberales bajo la

87 Nueva Constitución Política de Chile (2016), Galas Ediciones, Santiago de Chile, p. 70. Las cursivas son nuestras.

127


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

‘presidencia’ de Pinochet. Nos referimos al hermano del reelecto Presidente de la República Sebastián Piñera. José Piñera ha sido criticado por el movimiento social NO + AFP y la sociedad civil en general debido a su férrea defensa al sistema de capitalización individual que él diseñó y puso en marcha y que hoy en día ha hecho crisis, principalmente, por la baja rentabilidad de las pensiones que los trabajadores chilenos obtienen al momento de acogerse a retiro y percibir sus jubilaciones. Sin embargo, muchos olvidan que bajo su período como Ministro de Minería durante el Gobierno Militar, José Piñera fue quien ideó la actual Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras (en adelante LOCCM) – ley 18.097 – de 1982 y que con ello pudo sortear los resabios de discrecionalidad estatal que aún contemplaba la Constitución Política de 1980 en torno a la explotación de los recursos minerales.

Tómese su tiempo y lea con detención los siguientes pasajes que

le ayudarán a comprender el complejo entramado jurídico que hoy en día obstaculiza el desarrollo democrático, inclusivo e integral de la minería en el territorio de Mariquina y Chile entero. Para entender bien cuál es el rol de la LOCCM primero tenemos que introducirnos en el constructo ideológico neoliberal de José Piñera y cómo es que él comprende el desarrollo económico de una nación a través de la explotación de sus recursos naturales y, concretamente, de los yacimientos mineros en este caso en particular. Para ello, citaremos en extenso el discurso de Anuncio de aprobación de la Ley Constitucional Minera realizado por el mismo José Piñera en la inauguración oficial del mineral El Indio en la actual Región de Coquimbo, un día 2 de diciembre de 1981, mientras ejercía como Ministro de Minería: Con pocos países en el mundo la naturaleza ha sido tan

128


Gabriel Rivera Gutiérrez pródiga en riquezas minerales como con Chile. Para pocas naciones la minería ha constituido una fuente de progreso y desarrollo tan significativa como lo ha sido, y ciertamente lo será, en nuestro país. La historia nos demuestra que las naciones que han tenido un desarrollo económico importante, siempre escogieron explotar aceleradamente sus recursos naturales, transformándolos en el único capital que con certeza tiene valor permanente, el recurso humano, el cual se acrecienta a través de la inversión en educación, salud y nutrición. Nuestra meta como nación debe ser poner esta riqueza milenaria al servicio directo de los hombres de esta tierra, convertir la riqueza inerte en riqueza viva. Tal es la justificación y la finalidad de los abundantes tesoros que esconden nuestras montañas, nuestros desiertos y nuestros mares. La mejor herramienta de que dispone el Estado para promover la explotación de los recursos mineros es el establecimiento previo de las reglas del juego. Normas racionales, claras y coherentes constituyen la base para lograr el desarrollo acelerado de la minería. El país tenía hasta 1971 un determinado orden jurídico en este campo, consagrado en el Código de Minería de 1932. Sin embargo, la Reforma Constitucional de 1971, además de nacionalizar la Gran Minería del Cobre, debilitó gravemente el derecho de propiedad minero. La Constitución de 1980 mantuvo el postulado introducido en 1971 de que el Estado tenía el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas, pero agregó que la naturaleza precisa de la concesión minera sería materia de una ley orgánica constitucional, figura jurídica inédita en nuestro ordenamiento legal. Es importante

129


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI destacar que una ley de esta naturaleza tiene una gran estabilidad, por cuanto la nueva Carta Fundamental establece que la modificación o derogación de una ley orgánica constitucional necesita un quórum de los tres quintos de los diputados y senadores en ejercicio, mayoría más exigente aún que la requerida para realizar una reforma constitucional de acuerdo a la Constitución de 1925. Pues bien, ayer 1° de Diciembre, la Honorable Junta de Gobierno ha aprobado la Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras, después de que el Tribunal Constitucional respondiera en forma unánime dos consultas claves sobre ella. Dentro del marco de la Constitución, el legislador ha aprobado un derecho de concesión vigoroso que se ha llamado la concesión plena. Con la concesión plena termina una década de incertidumbre en los derechos mineros. Poner término a este factor de inseguridad era un imperativo que este gobierno modernizador acometió con fórmulas creativas y justas, abriendo amplias perspectivas de inversión, empleo y progreso a mediano y largo plazo. Incluso se ha introducido por primera vez en nuestro ordenamiento jurídico un concepto moderno proveniente de la economía y de gran utilidad en la determinación del valor de un activo, como es aquel del valor presente de los flujos netos de caja. Esta ley hará posible que la minería se convierta en el polo de desarrollo de mayor dinamismo de la economía nacional, contribuyendo así decisivamente al gigantesco esfuerzo nacional para sacar a Chile del subdesarrollo y eliminar la extrema pobreza.88

88 Anuncio de aprobación de la Ley Constitucional Minera Por José Piñera, Ministro de Minería, 2 de Diciembre de 1981. Disponible en: http://www. josepinera.org/RevChilena/chile_mineria_discurso.htm. Consultado el: 13 de febrero de 2017. Las cursivas son nuestras.

130


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 20: José Manuel Piñera Echeñique (Santiago, 6 de octubre de 1948), exministro de Trabajo y Previsión Social (1978 – 1980) y Minería (1980 – 1981) bajo el Gobierno Militar de Augusto Pinochet Ugarte.

En primer lugar, como habrá notado, José Piñera consideraba que los recursos metalíferos de Chile eran una pieza clave para el desarrollo económico y social de la nación. Es por ello que, en el supuesto progreso integral de la patria, era necesario “explotar aceleradamente sus recursos”. Las palabras de Piñera son el fiel reflejo de la depredación de los recursos naturales en Chile que han desencadenado, desde 1973 hasta la fecha, múltiples conflictos socioambientales a lo largo y ancho del territorio producto de una sobreexplotación indiscriminada que, en muchos casos, también ha aumentado los niveles de exposición y vulnerabilidad frente a los desastres socionaturales, todo lo cual evidencia la concepción extractivista de los recursos naturales chilenos y la arremetida neoliberal para asegurar la inversión extranjera en nuestro país, perpetuando así la lógica rentista que ha predominado en nuestra estructura económica desde mediados del siglo XIX hasta el presente.

131


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Por otro lado, el “establecimiento previo de las reglas del juego” a las cuales se refiere José Piñera – esto es: la LOCCM de 1982 y el actual Código de Minería de 1983 – ciertamente no fueron deliberadas democráticamente con la comunidad nacional ni tampoco con los principales actores sociales involucrados en la extracción de los recursos minerales. Los pequeños y medianos propietarios mineros no fueron partícipes activos de la redacción de ninguno de los cuerpos legales que hoy en día rigen sus laborales en las minas de Chile. Así, las “reglas del juego” fueron escritas – nuevamente – por comisiones de ‘expertos’ que supuestamente velaban por el desarrollo integral de la minería nacional. Y es que aquellas “normas racionales, claras y coherentes” resultaron ser tan imprecisas que el día de hoy los derechos de exploración y explotación de recursos metalíferos en Chile se ha convertido en una mercado idóneo para la especulación sobre la base de las concesiones mineras sin que exista, necesariamente, la intención de generar una explotación efectiva que movilice los recursos económicos de una zona minera determinada. ¿Por qué pasa esto? ¿Dónde falla el plan neoliberal que supuestamente garantizaría ese desarrollo acelerado de la minería nacional? Vamos de a poco. Como bien señala el hermano del Presidente electo, la Constitución Política de 1980 mantiene el principio de la reforma constitucional de 1971 cuando se nacionaliza el cobre chileno. El Estado, en teoría, tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible sobre los recursos mineros nacionales. Sin embargo, “la naturaleza precisa de la concesión minera sería materia de una ley orgánica constitucional” sobre todo a través de la figura de la “concesión plena” con la cual se terminaría “una década de incertidumbre en

132


Gabriel Rivera Gutiérrez

los derechos mineros”.89 Aquí radica, precisamente, la jugada maestra de José Piñera para sortear el obstáculo intervencionista del Estado. ¿Algo confuso? Veamos con más detalle esta importante cuestión. En teoría, cualquier ciudadano de la República de Chile tiene derecho a obtener concesiones mineras de exploración y/o explotación, por supuesto luego de una serie de burocráticas tramitaciones judiciales. Además, debe pagar una patente anual para la mantención de la concesión equivalente a un décimo de Unidad Tributaria Mensual (en adelante UTM) por hectárea concesionada destinada a la explotación.90 Por tanto, usted entenderá que pagando anualmente la patente correspondiente entonces la concesión minera puede permanecer indefinidamente en sus manos. Pues bien, la LOCCM, en su artículo 17 establece que la concesión “de explotación tendrá una duración indefinida”. Esto es lo que se conoce como concesión plena. Y es más, en el artículo 2 de la misma ley se refuerza la idea de que las concesiones mineras (…) son derechos reales e inmuebles; distintos e independientes del dominio del predio superficial, aunque tengan un mismo dueño; oponibles al Estado y a cualquier persona; transferibles y transmisibles; susceptibles de hipoteca y otros derechos reales y, en general, de todo acto o contrato (…).91

La concesión plena, por lo tanto, es el mecanismo que le ha permito al privado hacerse acreedor de cientos y miles de hectáreas con fines supuestamente 89 Anuncio de aprobación de la Ley Constitucional Minera Por José Piñera, Ministro de Minería, 2 de Diciembre de 1981. Disponible en: http://www. josepinera.org/RevChilena/chile_mineria_discurso.htm. Consultado el: 13 de febrero de 2017. 90 Para mayor detalle, revísese el artículo 142 del Código de Minería. 91 Biblioteca del Congreso Nacional / BCN, Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras. Disponible en: https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=29522. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. Las cursivas son nuestras.

133


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

mineros. Ahora bien, alguien podría preguntarse: << ¿Dónde está el problema? Mientras se paguen las patentes anuales por hectárea concesionada, todo estaría bien, ¿no?>>. El problema es que muchos de los actuales acaparadores de concesiones mineras que las poseen con fines meramente especulativos, tales como el señor Juan José Quijano en Mariquina, ni siquiera pagan las patentes anuales debido a una serie de irregularidades administrativas que deben ser investigadas con urgencia. Y lo más importante es que aquí se están transgrediendo dos principios lógicos profundamente arraigados en la legislación minera mundial. El primer principio dice relación con el carácter discrecional del Estado en relación a las concesiones mineras. Los yacimientos metalíferos deben poder ser intervenidos por el Estado cuando este lo considere necesario y en función de intereses soberanos de la nación chilena. Los artículos N° 2 y N° 17 de la LOCCM, en definitiva, lo que hacen es privar al Estado del dominio absoluto sobre las minas, al transferírselas a privados para que estos puedan disponer a diestra y siniestra de los recursos minerales. Esto, en definitiva, repercute negativamente en la posibilidad de desarrollar una política minera efectiva para un país pequeño, subdesarrollado y además rico en minerales, como lo es Chile. El segundo principio se refiere a la función social de la propiedad minera, es decir, al ser concesionada una propiedad minera en manos de un privado, la permanencia de ésta debería estar condicionada a que el concesionario explote, efectivamente, el yacimiento. Esto es clave puesto que, de lo contrario, los costos para la sociedad y nuestra economía pueden ser significativos. Cuando un concesionario adquiere una propiedad minera y no hace nada con ella (es decir que no la explota), en definitiva no está cumpliendo el objetivo mismo de la concesión que se supone que es para generar empleo y

134


Gabriel Rivera Gutiérrez

dinamizar la economía del país. El caso es en extremo complejo, puesto que la figura de la concesión plena le ha permito a los principales dueños del capital hacerse acreedores de miles de hectáreas a lo largo y ancho de Chile haciendo uso de la legislación minera vigente. Ello se entiende en el marco de que, eventualmente, como son individuos y sociedades con alto poder adquisitivo, en teoría no tendrían problemas para pagar las millonarias sumas por concepto de patente anual. Ello, de hecho, ya está planteando la problemática de la instalación de unas reglas desiguales que tienden a favorecer solamente al gran empresariado nacional o al capital transnacional. Usted podría pensar: <<Bueno, ¿entonces por qué simplemente no se modifica o deroga la actual LOCCM para darle fin a este problema?>>. El asunto no es tan sencillo. Aquí usted comprenderá por qué José Piñera, en el discurso citado, aplaudía el hecho de que la legislación minera haya sido blindada con una ley orgánica constitucional. Y es que una ley orgánica constitucional no es una ley cualquiera. Jaime Guzmán ideó este instrumento jurídico para darle ‘estabilidad’ a las cosas que él consideraba que eran de extrema sensibilidad para la sociedad – léase la derecha chilena – y así impedir la fácil modificación o derogación de los principios neoliberales que subyacen bajo sus líneas. ¿Por qué es tan difícil modificar una de estas leyes? Pues bien, porque la misma Constitución Política de 1980 así lo establece. Su artículo 66 versa como sigue: Las normas legales a las cuales la Constitución confiere el carácter de ley orgánica constitucional requerirán, para su aprobación, modificación o derogación, de las cuatro séptimas partes de los diputados y senadores en ejercicio.92 92 Nueva Constitución Política de Chile (2016), Galas Ediciones, Santiago de Chile. Las cursivas son nuestras.

135


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Las cuatro séptimas partes de los diputados y senadores en ejercicio

implican más que una mayoría simple y, por ende, la necesidad de que el gobierno de turno deba siempre negociar con la oposición para poder modificar uno de estos cuerpos legales. Esta es la razón principal por la cual el abogado Fernando Atria considera a las leyes orgánicas constitucionales como uno de los cerrojos institucionales que contribuyen a anular la agencia política del pueblo chileno y representan, sin duda alguna, uno de los elementos clave de lo que él denomina “Constitución tramposa”. En efecto, “(…) cualquier reforma a una ley orgánica constitucional requiere una mayoría que sólo puede obtenerse con la concurrencia de los votos de la derecha. Esto le da, de hecho, poder de veto”. (Atria, 2013: 46). Después de esta aclaración respecto a las dificultades presentes para modificar o derogar una ley orgánica constitucional, retomemos la problemática de la desigual tenencia de las concesiones mineras de explotación en Chile. Actualmente, una UTM equivale a $46.692.93 Por lo tanto, por una hectárea concesionada destinada a la explotación minera, se deben pagar $4.669,2. Una suma bastante aceptable, diría usted. ¿Pero qué ocurriría si un gran capitalista se hace acreedor de miles de hectáreas, a través de la figura de la concesión plena, en un territorio determinado – porque supuestamente tiene el dinero para pagar las patentes anuales por cada hectárea concesionada – y de ese modo obstruye la posibilidad de acceder a concesiones mineras de explotación a los pequeños y medianos mineros? ¿Qué posibilidades tiene de competir un humilde pirquinero en un escenario tan desigual como el creado por la LOCCM? Pues bien, esa es precisamente la situación que estamos viviendo

93 Disponible en: http://indicadoresdeldia.cl/valor-utm-hoy.html. Consultado el: 06 de febrero de 2018.

136


Gabriel Rivera Gutiérrez

en la comuna de Mariquina con la presencia del señor Juan José Quijano Fernández quien, además de monopolizar cientos de propiedades mineras en nuestro territorio, tampoco paga las patentes anuales por la tenencia de los derechos mineros. De este modo, obstaculiza el desarrollo de una minería del oro inclusiva, integral y trabajada de la mano con los pirquineros de la zona que saben dónde está el recurso mineral pero no pueden acceder a él porque el señor Quijano los tiene atados de mano. Para comprender un poco más esta compleja relación entre Quijano, Mariquina y nuestros mineros, es necesario profundizar en los intereses de este personaje y los relatos de los pirquineros en torno a esta problemática fundamental.

137


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Mister Quijano y la arremetida neoliberal en Mariquina Según los cálculos de José Joaquín Jara, del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (CESCO), en 2009 se habían constituido en Chile concesiones de explotación por más de 10 millones de hectáreas, pero se explotaba menos del 10%: entre 600 mil y 800 mil hectáreas. Entre las empresas que acumulan la mayor superficie, destaca SOQUIMICH: registra más del 20% de las concesiones de explotación y el 7% de las de exploración.94

¿Cuál es el objetivo de numerosas empresas y personas naturales de

contar con enormes cantidades de concesiones mineras y no explotarlas? La principal respuesta radica en los intereses especulativos de empresarios que buscan arrendar o vender al mejor postor las concesiones mineras adquiridas ante el Estado. ¿De qué se trata? Los especuladores son personas naturales o jurídicas que pueden o no pretender explotar los minerales existentes en una concesión minera de explotación. Muchas veces la tenencia de los derechos sólo se justifica para negociarlos con grandes empresas que no necesariamente pueden tener intereses mineros. Por ejemplo, para una empresa eléctrica que proyecta instalar una central en una zona agrícola, una empresa inmobiliaria que busca construir un condominio o la concesionaria de una nueva autopista, resulta clave poseer las concesiones mineras para evitarse ‘sorpresas’: es decir, que un grupo de mineros, por ejemplo, comience a realizar excavaciones para explotar los minerales existentes en un territorio determinado. Así, una empresa eléctrica al mismo tiempo que diseña su trazado, buscará ser titular de las concesiones alrededor de dicha superficie. 94 Ramos, M. (2011): Mineros de papel: quiénes son los 20 mayores dueños de concesiones mineras. Reportaje de investigación, CIPER, Centro de Investigación Periodística. Disponible en: http://ciperchile.cl/2011/05/16/mineros-de-papel-quienes-son-los-20-mayores-duenos-de-conceciones-mineras/. Consultado el: 26 de mayo de 2017.

138


Gabriel Rivera Gutiérrez

Un ejemplo paradigmático de esta situación lo ofrece la ingeniera

químico María Teresa Cañas Pinochet, sobrina del exdictador Augusto Pinochet, quien es experta en este negocio. En 1980, Pinochet la nombró presidenta del directorio del Instituto de Investigaciones Geológicas, que al año siguiente se convirtió en el actual SERNAGEOMÍN. Ahí la mantuvo al mando hasta el final del régimen dictatorial en 1990. “A su marido, Jorge Iván de la Barra Valle, lo nombró vicepresidente del Banco Central el 31 de diciembre de 1981”.95 Los principales clientes de Cañas Pinochet son las empresas HdroAysén, Transelec y Endesa. De hecho, si usted revisa el catastro virtual de concesiones mineras del SERNAGEOMÍN, rápidamente advertirá que Cañas es una de las principales propietarias mineras del país en seis de las quince regiones del territorio nacional.

Otro ejemplo evidente de cómo se ha desvirtuado el objetivo de

la tenencia de concesiones mineras es lo sucedido con Celulosa Arauco y Constitución (CELCO) el año 2005, cuando inició una serie de tramitaciones legales para evacuar los riles de su producción industrial mediante un ducto hacia la bahía de Mehuín. La idea era hacer uso de los derechos mineros para construir un ducto subterráneo y así no tener problemas con los dueños de los derechos de los territorios superficiales. La persona natural encargada de la solicitud de las concesiones mineras de exploración fue el abogado Winston Alburquenque, quien aún figura en el catastro virtual de concesiones mineras de la página web del SERNAGEOMIN con la tenencia de numerosas hectáreas demarcadas desde la localización actual de la planta de celulosa hasta la costa de Mariquina.

95 Ramos, M. (2011): Mineros de papel: quiénes son los 20 mayores dueños de concesiones mineras. Reportaje de investigación, CIPER, Centro de Investigación Periodística. Disponible en: http://ciperchile.cl/2011/05/16/mineros-de-papel-quienes-son-los-20-mayores-duenos-de-conceciones-mineras/. Consultado el: 26 de mayo de 2017.

139


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Las situaciones anteriores reflejan que tanto el Código de Minería de

1983 y la LOCCM de 1982 han sido y están siendo instrumentalizados con fines especulativos y no necesariamente mineros, lo cual da cuenta de la debilidad argumentativa del marco ideológico neoliberal de José Piñera que asumía que, privatizando la minería nacional, esta se desarrollaría prácticamente por sí sola a través del libre juego de la oferta y la demanda en el mercado minero. Además, estamos en presencia de una violación flagrante del inciso 7 del numeral 24 del artículo 19 de la Constitución Política de 1980, que señala expresamente que: “La concesión minera obliga al dueño a desarrollar la actividad necesaria para satisfacer el interés público que justifica su otorgamiento”.96Por lo tanto, estamos observando un conjunto de acciones de carácter inconstitucional. Lo que se observa, en la práctica, es la concentración desmedida de concesiones mineras de exploración y explotación en las manos de unos cuantos privados (personas naturales y jurídicas) que obstaculizan la posibilidad de pequeños y medianos propietarios mineros de acceder a los yacimientos metalíferos con potencial productivo. Tal es el caso de lo que vemos en Mariquina a través del actuar de Juan José Quijano Fernández.

¿Quién es el señor Quijano? ¿Qué es lo que busca en Mariquina? Juan

José Quijano, abogado nacional, es un reconocido especulador minero que posee concesiones mineras en diversos territorios a lo largo y ancho de Chile. (Véase la Imagen 17 de la página siguiente).

96 Nueva Constitución Política de Chile (2016), Galas Ediciones, Santiago de Chile, p. 70.

140


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 21: Juan José Quijano Fernández (2 de diciembre de 1943). Abogado chileno y empresario minero.97

Sobre él, en general, circula muy poca información en la web y lo

que sabemos lo conocemos básicamente por los relatos orales de quienes se han visto, de una u otra manera, vinculados a su figura por trabajos de orden minero en Mariquina. Sin embargo, rastreando en Internet logramos dar con un usuario apodado Karl43 en una página web destinada a dar conocer empresarios e inversionistas extranjeros que, en una edición del 03 de agosto de 2011, nos ofrece la siguiente breve pero esclarecedora biografía del señor Quijano: Juan José Quijano Fernández, nació en Chile el 2 de diciembre de 1943. Es un abogado chileno, profesor de Derecho Minero, minero industrial y empresario.

97 Imagen extraída del video Medinah Minerals AGM, Sr, Quijano speaking, 2012. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=q075PC1J86Y. Consultado el 24 de septiembre de 2017.

141


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI Juan Quijano es hijo de Alfonso Quijano Olivares, exministro del Estado de Chile, exvicepresidente y director del Banco del Estado de Chile. La madre de Quijano es la Sra. Guadalupe Fernández Ceballos, exgobernadora del pueblo de San Javier donde nació Juan José, lugar en el que su abuelo trabajaba en el mercado del vino. Juan José Quijano Fernández estudió Derecho en la Universidad Católica de Chile y terminó en 1971 recibiendo el título de Abogado de parte de la Corte Suprema de Justicia. Juan Quijano Fernández es especialista en Inversiones Extranjeras, Derecho Minero y Legislación Económica. Quijano ha sido Gerente General y Director de varias empresas chilenas y actualmente es el mayor productor de peras rojas en Chile a través de su propia compañía, Chilean Gold Fruits Ltd. y Sociedad Huertos del Maule Ltd. que tiene más de 320.000 árboles. Hasta la fecha, Juan Quijano es el mayor propietario de depósitos sedimentarios de oro en Chile con más de 250 minas diferentes registradas a su nombre. Él es el dueño del depósito de oro sedimentario conocido como “Madre de Dios”, que es el más grande del país que vendió oro en el pasado por más de USD $ 70 millones. La reserva en oro del proyecto Madre de Dios se estima en más de USD $ 800 millones. Quijano Fernández es también el gerente de Medinah Minerals (América del Sur) y Cerro Dorado (América del Sur) que trabajan en los importantes proyectos de pórfido de oro / cobre moly del Alto de Lipangue cerca de Santiago de Chile que Juan José descubrió en 1977 y

142


Gabriel Rivera Gutiérrez vendió a las compañías en 1998-99.98

En una edición de 2015 del diario La Estrella de Chiloé se explica que: De las concesiones mineras más preocupantes están las de las playas del lado Pacífico de la Isla Grande, donde el dueño es uno solo, Juan José Quijano Fernández, un conocido especulador minero, propietario de la minera “Princesa Caballo”, que ha saltado a la fama por el conflicto con la comunidad de Colliguay, enmarcado en una exploración minera en búsqueda de cobre.99

En Mariquina, tanto en la zona de Pureo como de Pumillahue,

Quijano representa – junto a las empresas forestales – el principal obstáculo para desarrollar una minería productiva que dinamice la economía local sobre la base de la explotación del oro en la comuna. Quijano es, por lejos, el mayor acreedor de concesiones mineras de explotación improductivas en el territorio de Mariquina. Son muchos los testimonios que replican el malestar del gremio de los mineros de la comuna por la intrusión de este personaje que no los deja trabajar libremente puesto que ellos saben dónde está el oro y quisieran poder extraerlo, pero al explotar aunque sea un puñado de tierra en las concesiones de Quijano implicaría un acto ilegal puesto que el propietario actual es él y la ley lo ampara.

98 Información disponible en: https://investorshub.advfn.com/boards/read_ msg.aspx?message_id=60732484. Traducido de su original en inglés. Consultado el: 07 de febrero de 2018. 99 Resumen (2015): Chiloé sufre ataque extractivista: ahora está siendo invadido por concesiones mineras. Fuente: La Estrella de Chiloé. Disponible en: http://resumen.cl/2015/09/ chiloe-sufre-ataque-extractivista-ahora-esta-siendo-invadido-por-concesiones-mineras/. Consultado el: 20 de mayo de 2016.

143


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

“Aquí hay muy poca fuente de trabajo por lo estancado que tiene este caballero Quijano”100, sentencia Juan Obreque. El mismo minero profundiza un poco más al respecto y propone algunas líneas de acción para superar la problemática: Aquí lo que más necesitamos es tratar de recuperar las pertenencias mineras po, porque aquí por lo menos las que se están trabajando ya luego se van a terminar, porque aquí, ¿cuánto metros le quedarán a don Luis? [se refiere a la mina de túnel Las Familias Ltda. de don Luis González Rosas] unos ochenta metros y después ya viene la pertenencia de Quijano y ya no hay más. El punto más crítico es cómo buscar la forma de recuperar las pertenencias. Por ejemplo, Quijano tiene miles de pertenencias pero cuando llegan a remate, ahí pasa, lo dejan pasar no más… algo hay ahí, un coso… entonces lo ideal sería que si hubieran pertenencias mineras, que fuera un minero y que recuperara las pertenencias o por último se tuviera la opción de rematar las pertenencias como lo ha estipulado la ley y así habría más empleo y la SEREMI podría ayudar más. ¿Sí o no?101

El texto del minero Juan es interesante porque a través de él podemos

advertir la doble problemática que Quijano representa para los mineros de Mariquina. Por un lado no los deja producir puesto que es el dueño de la mayoría de las concesiones mineras de explotación y, por tanto, los mineros no pueden pasar a través de sus pertenencias y, además, tampoco tienen la opción

100 Entrevista a Juan Obreque Morales, 53 años de edad. Realizada en Pureo, el día 06 de enero de 2017. 101 Entrevista a Juan Obreque Morales, nacido el 25 de noviembre de 1963. Realizada en Pureo, el día 06 de enero de 2017. La información entre corchetes es nuestra.

144


Gabriel Rivera Gutiérrez

de adquirir las concesiones de Quijano una vez que estas salen a remate puesto que “hay un coso por ahí” que hace que Quijano siga siendo el propietario de las pertenencias aunque no pague las patentes anuales correspondientes. El “coso” al cual hace referencia Juan Obreque es un caso evidente de corrupción local que debe ser indagado a la brevedad con los organismos pertinentes para destrabar el círculo vicioso de las patentes mineras impagas que año a año le permiten al señor Quijano seguir siendo el propietario de los derechos mineros sobre Mariquina. El minero Juan Obreque exige, así como muchos otros pirquineros “que sean transparentes los remates”.

Ante esta situación, el malestar de los mineros es más que comprensible.

“Nosotros aquí tenemos un monstruo, por nombrarlo de esa manera, que es ese don Quijano, dueño de todas esas minas de allá, de miles de pertenencias que tenían los mineros”, sostiene don Luis González.102 Él afirma que, de sacar a Quijano del camino (…) habría para darle trabajo, como mínimo yo creo a unas 350 ó 400 personas porque ese sector es grande. Fíjate que este caballero tiene tomado incluso aquí yendo para Mehuín, Colehual, Lingue, Pichilingue, Tripayante Centro, Tripayante Alto, Pureo Alto, Boroa, Pupunahue. De todo eso es dueño y aparte del sur.103

Por esto, considera que la intervención política de las autoridades

locales y regionales podría ser una solución al dilema que los aqueja: (…) aquí falta, no cierto, desde el alcalde diría yo para abajo, que

102 Entrevista a Luis González Rosas, nacido el 02 de diciembre de 1935. Realizada en sector Cayumapu, comuna de Mariquina, el día 07 de enero de 2017. 103 Ídem.

145


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI muevan este sector porque ellos están consciente de que aquí hay oro. Nosotros estamos luchando todavía para que este caballero entregue, porque cada vez que salen los remates de las minas, porque hay minas que no paga. Cuando vamos a hacerle los remates, se va para Santiago y ahí pasa algo y no podemos hacer nada.104

Nuevamente surge la problemática de las patentes impagas que

denunciaba el minero Juan Obreque. ¿Qué es lo que está pasando en el proceso de los remates? ¿Por qué las concesiones siguen en manos de Quijano si este no está pagando por la tenencia de las pertenencias mineras? Es un problema central que abordaremos en breve. De momento, debemos seguir incursionando en la intrusión neoliberal de Quijano en Mariquina. El relato del minero Jaime Arévalo es particularmente ilustrativo para advertir cómo el Estado chileno, a través de la figura de la Empresa Nacional de Minería (en adelante ENAMI), se enlaza con los agentes privados durante las décadas de 1980 y 1990 contribuyendo activamente en el proceso de privatización de la minería nacional. Según Arévalo: Cuando con don Juanito y don José [se refiere a los hermanos Beltrán] fuimos a vender oro a ENAMI, a mostrar las pepas de oro, porque aquí [se refiere a la zona de Pureo] se sacaban pepas de oro y no estamos hablando de oro fino, ENAMI se entusiasmó y quiso conocer el lugar acá. Incluso hay pepas que le vendió don Juan con don Segundo [se refiere a José Beltrán] que están en ENAMI, que las compraron para un museo para tenerlas ahí… y así ENAMI viene y empieza a pedir todos los lugares donde estaba don Juanito y así ENAMI llegó acá por

104

Ídem.

146


Gabriel Rivera Gutiérrez intermedio de ellos [los hermanos Beltrán] y empieza a pedir para allá, para acá, para todos lados.105

El problema que advierte el minero Jaime es que: Todavía hay pertenencias que dicen ENAMI, pero las tiene Quijano y no debería ser así. [Y cuando llega el momento de los remates estas siguen en manos de Quijano porque] él no paga las patentes, él llega al otro día del remate y paga un porcentaje del remate y sigue con las pertenencias sin pagar patente y así ha estado todos estos años.106

De este modo, Jaime Arévalo nos ofrece una explicación tentativa de las irregularidades que se están cometiendo en Mariquina con el no pago de las patentes mineras por parte de Juan Quijano. Además, el traspaso de pertenencias desde ENAMI hacia Quijano es una realidad comprobada y comprobable. De hecho, en el índice de concesiones mineras del período 1990 – 2016 disponible en el archivo del Conservador de Bienes Raíces de San José de la Mariquina, se comprueba la existencia de numerosas concesiones mineras que pertenecieron a ENAMI y que hoy están en manos de Quijano. El documento Investment Highlights para promover la inversión industrial en Pumillahue, explicita que: En 2001, Juan José Quijano Fernández adquirió un gran número de propiedades mineras en la provincia de Valdivia, incluidas las del distrito de Madre de Dios - Pumillahue, a través de una subasta pública de la Empresa Nacional de Minería (ENAMI).107

105 Entrevista a Jaime Arévalo Gajardo, minero de la zona de Pureo. Realizada en San José de la Mariquina, el día 28 de octubre de 2017. La información entre corchetes es nuestra. 106 Ídem. 107 Traducido de Investment Highlights. (Traducción propia). Sin fecha ni referencia electrónica. Documento cedido en forma personal por un privado.

147


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

De este modo, Quijano adquirió aún más propiedades de la mano de un organismo público que se suponía que debería haber velado por el desarrollo integral y democrático de la minería nacional, en el cual tuviera también la posibilidad de desarrollar actividades productivas el pueblo chileno a través de la acción de los pequeños y medianos propietarios mineros. Por otro lado, la situación con las irregularidades ocurridas en los remates mineros en Mariquina es cada vez más escandalosa. Aníbal Díaz, secretario del Sindicato de Mineros de Pumillahue, explica que un (…) un día que se llegó a remate, la persona que estaba ahí en la puerta dijo que <<no aquí no hay ningún remate>>. Pero nosotros teníamos el diario y la publicación de la hora y el lugar del remate (…) estábamos ahí, teníamos la notificación, pero llegado al lugar no estaba ni el juez que iba a hacer el remate, no estaba el actuario y no había personas tampoco. Sin embargo el remate aparecía efectuado en el diario, el remate sí se hizo, pero no se hizo en el lugar. Entonces, ¿cómo comprobamos nosotros? (…) se informó el remate y no se hizo, pero después sí apareció hecho, apareció de nuevo hecho a nombre de Juan Quijano por falta de personas. [Supuestamente] no hubo interesados, pero ahí había hartos que llegaron al remate. Este es el tercer remate que se suspende. El último se suspendió porque estaba mal notificado. Ahí hay un tráfico grande que tiene este hombre adentro.108

Ahora bien, si Quijano tiene las concesiones en sus manos, ¿por qué no las trabaja? ¿Qué es lo que pretende? No son pocos los pirquineros que conocen

108 Intervención de Aníbal Díaz en entrevista a Patricio Garrido, minero de la zona de Pumillahue. Realizada en Pumillahue s/n, el día 28 de mayo de 2017. La información entre corchetes es nuestra.

148


Gabriel Rivera Gutiérrez

de cerca la técnica maestra de Quijano, la cual podríamos catalogarla como un verdadero “cuento del tío”. Nos referimos a la siembra del oro. ¿De qué se trata? Como usted ya habrá comprendido, Quijano tiene cientos de concesiones de explotación en Mariquina sobre varias miles de hectáreas de nuestro territorio comunal. Sus concesiones, sin embargo, son improductivas puesto que no las explota y no genera empleo con ellas. La jugada de Quijano es la siguiente: generalmente no tiene problema en que algunos pirquineros – los pocos que trabajan para él – ingresen a sus pertenencias y extraigan oro para sobrevivir. Sin embargo, cuando la cosa ‘pinta pa’ buena’, rápidamente el señor Quijano es informado por algunos de sus aliados y él se dirige a inspeccionar el área. Cuando constata que está saliendo buena cantidad de oro de sus pertenencias, entonces ahí es que invita a los inversionistas extranjeros para que vean cómo producen sus tierras. Ahora bien, hay toda una escenografía previamente montada. Por lo general el señor Quijano les pide a sus pirquineros amigos que el oro que hayan extraído previamente lo entierren (es decir, lo ‘siembren’) en lugares estratégicos para que así, llegado la hora de hacer el relave, los inversionistas queden maravillados con la generosidad aurífera de sus concesiones. Y como éstas, de acuerdo al artículo 2 de la LOCCM, se pueden vender o arrendar, entonces es ahí donde Mr. Quijano obtiene sus jugosas ganancias de aquellos que han ‘caído redonditos’ en su trampa dorada. Esta sofisticada ‘técnica’ es una vieja práctica del señor Quijano que en el pasado le ha proporcionado notables dividendos y no nos es difícil encontrar las más variadas historias por parte de pirquineros de Pumillahue y Pureo, en las cuales Juan José resalta como un verdadero emblema patrio de la clásica pillería chilena.

Vistas así las cosas, Juan Quijano representa ciertamente el dilema

149


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

más complejo para el desarrollo de la minería del oro en Mariquina. Pero hay otra barrera que los mineros de nuestra tierra también deben sortear si es que quieren aventurarse en la búsqueda del metal precioso: las empresas forestales. Veamos brevemente de qué se trata este asunto.

Don José Beltrán, en su texto Historia de la minería. Derrotero básico

sobre descubrimientos y planos (2000), concluye que: Las pertenencias mineras se compran al Estado pagando patente anual y muchas diligencias que encuentran…. Dinero para legalizarlas y después y una vez legalizadas los dueños de los terrenos se niegan a dar los permisos, especialmente las empresas forestales. Hace tres años que estoy solicitando permiso y no lo puedo conseguir. ¿Qué hacer?109

¿Qué es lo que pasa aquí? ¿No se supone que los derechos sobre los

recursos del subsuelo - como los minerales - son diferentes a los derechos sobre los recursos superficiales, como los árboles, por ejemplo? Ciertamente, sí. Pero veamos qué nos dice la legislación al respecto. El artículo 7 de la LOCCM señala que: “Todo concesionario minero tiene la facultad exclusiva de catar y cavar en tierras de cualquier dominio con fines mineros dentro de los límites de la extensión territorial de su extensión”.110 Por lo tanto, si otra persona (natural o jurídica) posee una concesión minera bajo un predio particular, prevalece la concesión minera. Además, el inciso

109 Beltrán, J. (2000): Historia de la minería. Derrotero básico sobre descubrimientos mineros y planos, San José de la Mariquina, Región de Los Ríos, Chile. Las cursivas y el subrayado son nuestros. 110 Biblioteca del Congreso Nacional / BCN, Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras. Disponible en: https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=29522. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. Los subrayados son nuestros.

150


Gabriel Rivera Gutiérrez

6 del numeral 24 del artículo 19 de la Constitución Política de 1980 expresa que: “Los predios superficiales estarán sujetos a las obligaciones y limitaciones que la ley señale para facilitar la exploración, la explotación y el beneficio de dichas minas”.111 ¿Dónde está el “pero”? En la indemnización. El desarrollo de faenas mineras requiere necesariamente de la rotura de quebradas, caminos y un uso importante de agua que para las forestales resulta perjudicial en su proceso productivo. Por ende, muchas veces cobran indemnizaciones excesivas que, a todas luces, resultan virtualmente imposibles de ser pagadas por pequeños y medianos propietarios. Así, en este doble bloqueo ejercido por el especulador Juan José Quijano Fernández y las empresas forestales de la zona, el oro de la Mariquina aguarda en los mantos subterráneos y la impaciencia de los pirquineros, que saben dónde está el recurso pero no pueden trabajarlo, aumenta con el paso de los años mientras la comuna y su gente parecen perder una oportunidad dorada.

111 Nueva Constitución Política de Chile (2016), Galas Ediciones, Santiago de Chile, p. 70. Los subrayados son nuestros.

151


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

La búsqueda de una salida alternativa: ecoturismo sustentable a través de una práctica minera integral Quince hombres y mujeres de la apartada localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina, recibieron sus certificados de capacitación como especialistas en Técnicas de Grabado al Ácido y Repujado Sobre Metales Aplicadas a la Orfebrería. En total fueron invertidos más de 6 millones de pesos, monto que también permitió la entrega de un subsidio de herramientas a cada uno de los beneficiarios de esta pequeña localidad minera, implementos que les permitirán comenzar a trabajar en orfebrería de forma inmediata.112

Numerosos son los ejemplos de cómo diversos organismos públicos, tales como la SEREMI de Minería, han cooperado en la tarea de sacar a flote nuevamente la minería del oro en Mariquina. Si bien hoy en día resulta prácticamente imposible generar una explotación a mayor escala debido, principalmente a las prácticas obstruccionistas de Juan Quijano Fernández y las empresas forestales, lo cierto es que han existido y existen intentos por redinamizar la economía de las otrora zonas mineras en función de prácticas sustentables y amigables con el medio ambiente mediante la oferta, por ejemplo, de actividades que buscan poner en valor la riqueza del patrimonio natural y cultural de los lugares donde históricamente se ha extraído el oro en Mariquina, además de generar cursos como la mencionada capacitación del SENCE en la cita de la página anterior que le ha permitido construir cadenas de valor a los trabajadores y trabajadoras del oro en la comuna.

112 SENCE (2014): Pirquineros de Pumillahue son capacitados por Sence y Gobierno Regional de Los Ríos. Disponible en: http://www.sence.cl/601/w3-article-2512.html?_noredirect=1. Consultado el: 31 de diciembre de 2016.

152


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 22: Aníbal Díaz Rocha, secretario del Sindicato de Pirquineros de Pumillahue, explica el proceso de ‘challado’. Ruta del oro en Pumillahue, 21 de octubre de 2017.

Una de las actividades más emblemáticas que se están desarrollando hasta la fecha son las salidas a terreno lideradas por el Sindicato de Mineros de Pumillahue quienes, preferentemente en los meses de primavera y verano, realizan la Ruta del Oro por los sectores más representativos de la zona y de mayor valor patrimonial tanto histórico-cultural como natural.

Imagen 23: alumnos del 6° B del establecimiento particular Windsor School de Valdivia practican el ‘challado’ de oro. Ruta del oro en Pumillahue, 21 de octubre de 2017.

153


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

La actividad desarrollada por el Sindicato siempre genera una gran

atracción tanto en adultos como en niños. Y es que en el ejercicio no sólo escuchan las explicaciones del guía turístico, sino que además experimentan por sí mismos algunas de las labores que un pirquinero debe realizar para aventurarse en el proceso de la búsqueda del siempre escurridizo oro. Es un recorrido por la historia y por los magníficos paisajes de la geografía de los cerros de Pumillahue que invitan al turista a internarse en la vida de los pirquineros y también a dimensionar las potencialidades económicas de lo que en un momento determinado fue uno de los polos productivos de la actual Región de Los Ríos.

Imagen 24: apoderados y alumnos del 6° B del establecimiento particular Windsor School de Valdivia, disfrutando de la merienda que incluye el paquete turístico de la Ruta del oro de Pumillahue, 21 de octubre de 2017.

Y aunque las caminatas por los cerros de Pumillahue y el ejercicio

del ‘challado’ para buscar la preciada pepita siempre resultan agotadores, los vecinos de Pumillahue se organizan colectivamente para luego esperar a los

154


Gabriel Rivera Gutiérrez

turistas en la sede vecinal con un contundente almuerzo y una refrescante bebida. Luego la invitación es a continuar el recorrido que, por lo general, culmina en la Casa de Piedra, una estructura geológica que, de acuerdo a la información proporcionada por el guía y secretario del Sindicato, don Aníbal Díaz, tendría unos 300.000 años de antigüedad de acuerdo a los informes del SERNAGEOMÍN regional.

Imagen 25: Claudia Santibáñez Barrios, estudiante Escuela Particular Santa Cruz N° 12, San José de la Mariquina, en Casa de Piedra, sector Pumillahue, 06 de septiembre de 2017.

Hoy en día, el Sindicato de Pirquineros de Pumillahue busca apuntar

su oferta turística principalmente hacia los establecimientos escolares de la comuna de Mariquina que, hasta la fecha, no han realizado ninguna salida a terreno guiada con sus profesores hacia el sector. La actividad es altamente recomendable puesto que permite conectar contenidos propios del sector de aprendizaje de Historia, Geografía y Ciencias Sociales y vincularlos además con otras áreas del conocimiento, particularmente de las Ciencias Naturales.

155


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Imagen 26: pepa de oro de siete gramos sostenida por el SEREMI de Minería de la Región de Los Ríos, don Jaime Rosas González. V versión Raid ruta del oro Mariquina, 21 de octubre de 2017.

Los organismos públicos regionales vinculados al Ministerio de

Minería también han llevado a cabo un conjunto de iniciativas para desarrollar una práctica minera más integral que movilice los recursos turísticos de las zonas en las cuales se extrae el oro. Por ejemplo, el 21 de octubre de 2017 se llevó a cabo la V versión del Raid de la Ruta del Oro, organizado por la SEREMI de Minería regional ubicada en San José de la Mariquina en conjunto con el municipio local.

Imagen 27: vecinos de Mariquina hacen ingreso al túnel de la mina La Mía, fundo Curanilahue. V versión Raid ruta del oro Mariquina, 21 de octubre de 2017.

156


Gabriel Rivera Gutiérrez

La actividad congregó a más de cien vecinos de Mariquina y otras

localidades de la Región de Los Ríos que condujeron en sus vehículos particulares, siguiendo la ruta trazada entre las minas La Mía del fundo Curanilahue; Las Familias Ltda. del sector de Pureo y la mina Juanito de la zona de Colonia Paillaco, revelando así el gran interés que el oro y sus rutas patrimoniales despiertan en la comunidad.

Imagen 28: ciudadanos y vecinos de Mariquina buscan el oro en las canoas de la mina Juanito en Colonia Paillaco. V versión Raid ruta del oro Mariquina, 21 de octubre de 2017.

Se espera que las actividades anteriormente descritas sigan siendo

impulsadas, tanto desde el mundo privado como desde la esfera pública, puesto que ello va en directo beneficio de los habitantes de algunas de las localidades más apartadas de nuestra comuna y ofrecen, además, una salida alternativa a la imposibilidad virtual de explotar los yacimientos auríferos de Mariquina ante las problemáticas expuestas en las páginas precedentes.

157


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

CONCLUSIONES.

El conocimiento artesanal de los pirquineros del oro de Mariquina

forma parte de nuestro patrimonio cultural inmaterial tanto de la comuna misma como de la Región de Los Ríos. La actividad minera ligada al recurso oro es una práctica que proviene desde tiempos prehispánicos y, ciertamente se vieron intensificados desde el momento mismo de la llegada de los españoles al valle de Mariquina.

Es un “saber hacer” en relación a la naturaleza y nuestro espacio

geográfico local – preferentemente las zonas de Pumillahue desde mediados del siglo XVI y Pureo desde fines del siglo XX – que ha sido construido históricamente de manera colectiva y solidaria. Ha permitido construir identidad y sentido de pertenencia al conjunto de mineros que hasta nuestros días se desenvuelven en las faenas mineras en Mariquina. Develar esta práctica particular implica adentrarse en el andamiaje teórico-conceptual que los mismos pirquineros practican día a día. Con una batería de conceptos propios de su quehacer cotidiano, el minero del oro de Mariquina es capaz de encontrar el metal dorado pese a las complejidades del terreno y de la geología particular del sur de Chile. Desde un punto de vista histórico, el oro de la Mariquina fue intensamente explotado por los hispanos a través de la utilización de mano de obra mapuchehuilliche, fundamentalmente desde 1558 hasta 1599, puntualmente en las denominadas minas Madre de Dios en lo que hoy corresponde a la comunidad rural de Pumillahue. Las ingentes cantidades de oro extraídas desde la zona permitieron que la ciudad puerto de Valdivia se posicionara como uno de los bastiones imperiales más acaudalados a mediados del siglo XVI. Después del alzamiento mapuche generalizado de 1598, las minas

158


Gabriel Rivera Gutiérrez

de Madre de Dios son clausuradas y las posteriores autoridades mapuchehuilliches de Mariquina se esforzaron por mantenerlas así para que su pueblo nunca más se viera sometido a los vejámenes expoliatorios del español siempre sediento de oro. De este modo, la actividad aurífera en Mariquina durante el período colonial (1598 – 1810) se vio estancada de forma definitiva. No será sino hacia fines del siglo XIX del período republicano (1810 – 2018) en que la actividad aurífera en Pumillahue volvería a reiniciar sus labores productivas. Sin embargo, la dinámica económica y social ahora sería diametralmente distinta al principal pulso productivo de mediados del siglo XVI. Ahora la extracción del oro sería de modo industrial, lo cual conllevó la inversión de importantes sumas de capital - principalmente foráneo – que desencadenó una serie de procesos socioeconómicos y culturales en Madre de Dios. Principalmente debido a cuestiones de orden medioambiental, la extracción del oro de Pumillahue sufre un vuelco regresivo a partir de 1955 y desde ese momento hasta la fecha serán los pirquineros quienes siguen día a día intentando extraer el oro desde las entrañas de este territorio. La zona de Pureo, sin embargo, es otra historia. Aquí yacen algunas de las vetas más vírgenes del territorio de la Mariquina. Su explotación data de mediados de la década de 1980 de la mano de los hermanos-descubridores Beltrán Benavides quienes hoy representan los agentes iniciadores de la extracción del metal dorado en esta parte del territorio de nuestra comuna. Hoy, la exploración y explotación del oro de Mariquina, se encuentra estancada debido a la actividad especulativa del privado Juan José Quijano Fernández, quien monopoliza la mayoría de las concesiones mineras de explotación con potencial productivo de relevancia. Los pirquineros se

159


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

encuentran de manos cruzadas ante esta afrenta neoliberal que ha minimizado el rol del Estado en la construcción de una minería nacional más inclusiva, democrática e integral. Pese a lo anterior, los mineros de Pumillahue y Pureo se esfuerzan por encontrar el modo de generar instancias que les permitan construir cadenas de valor en torno a la actividad extractiva del oro en nuestro territorio, tales como la denominada Ruta del Oro desarrollada por el Sindicato de Mineros de Pumillahue o las acciones de la Mesa de la Mujer Minera, iniciativa que, de una u otra manera, también se han visto impulsadas y apoyadas desde la institucionalidad emergente desde el Ministerio de Minería. Sin embargo, hoy más que nunca se hace evidente que la legislación vigente debe ser modificada. No sólo basta con generar un cambio en el artículo 142 del Código de Minería de 1983, en el cual es posible encontrar la figura de la concesión plena que hoy por hoy facilita la actividad especulativa de personas naturales y jurídicas que hacen uso de la legislación minera vigente para fines que no necesariamente guardan relación con el interés de dinamizar la economía nacional y de los territorios sobre la base de la explotación sustentable de los recursos minerales.

Tampoco basta con modificar o derogar la LOCCM de 1982. Es la

concepción misma del derecho de propiedad incrustado en la Constitución Política neoliberal de 1980 lo que debe ser severamente cuestionado.

160


Gabriel Rivera Gutiérrez

Imagen 29: Integrantes del equipo Golden Cruz Mariquina de la Escuela Particular Santa Cruz N° 12 en la final nacional del Torneo de Debates Interescolar DELIBERA en el Salón de Honor del Congreso Nacional, 04 de octubre de 2017. A través de la modificación del artículo 142 del Código de Minería, buscaban destrabar la concentración de concesiones mineras a través de la figura de la concesión plena. De izquierda a derecha, los alumnos: Isidora Brajovic, Claudia Santibáñez, Javier Olivera y Cristóbal Barría.

Por otro lado, es imperioso que los miembros de los sindicatos

mineros de Mariquina y de la Región de Los Ríos, logren confluir en un diálogo participativo que les permita construir colectivamente una respuesta a las principales problemáticas que hoy en día les bloquean la posibilidad de rearticular las labores productivas ligadas a la extracción de nuestros recursos minerales, a saber: la concentración de los derechos mineros en manos de un conjunto de personas naturales y jurídicas y el bloqueo que imponen las indemnizaciones exigidas por las empresas forestales. La asociatividad horizontal entre todos los miembros ligados a la extracción de las riquezas de nuestro subsuelo, debe ser la llave de entrada para buscar democráticamente la salida de este fangoso pantano que se fraguó desde que la dictadura cívicomilitar decidió irrumpir en la escena política, económica, social y cultural del país.

161


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

BIBLIOGRAFÍA. Libros: Aróstegui, J. (2004): La Historia Vivida. Sobre la Historia del Presente, Alianza Editores, Madrid. Atria, F. (2013): La Constitución tramposa, LOM Ediciones, Santiago. Atria, F., Larraín, G. et. al. (2014): El otro modelo. Del orden neoliberal al régimen de los público, Debate, Santiago de Chile. Burke, P. (2003): Formas de Hacer Historia, Alianza, Madrid. Bonila, T. (1988): La gran guerra mapuche: 1541 – 1883: análisis crítico histórico, Colección Biblioteca Nacional de Chile, Santiago de Chile. Disponible en: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article125909.html. Chadwick, I., María A. Santa Ana y Rolando Díaz (2007): Química – 2° Medio, texto para el estudiante, Gobierno de Chile, Editorial Mare Nostrum, Santiago. Encina, F. (1964): Resumen de la Historia de Chile, Editorial Zig – Zag, Santiago. Escala, M. (1985): Historia didáctica de Chile, Zig – Zag, Santiago. Fierro, M. (2008): Máfil en la historia y la memoria 1930 – 1964, Fondo de Desarrollo Cultural Regional de Los Ríos (FNDR). Franco, M. y Florencia Levín (2007): Historia reciente, perspectivas y desafíos para un campo en construcción, Paidós, Buenos Aires.

162


Gabriel Rivera Gutiérrez

Garcés, M. (2002): Recreando el pasado: guía metodológica para la memoria y la Historia local, Educación y comunicaciones, Santiago. González de Nájera, A. (1889): Desengaño y reparo de la guerra del Reino de Chile: donde se manifiestan las principales ventajas que en ella tienen los indios a nuestros españoles… dividido en cinco partes en que se muestran bárbaros dichos, hechos, casos y usanzas notables…, Ercilla, Santiago de Chile. Disponible en: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-8177.html. Góngora, M. (1970): Encomenderos y estancieros, Universidad de Chile, Santiago. Guarda, P. Gabriel (1963): La economía en Chile austral antes de la colonización alemana (1645 – 1850), Universidad Austral de Chile, Valdivia. Guarda, G. (1990): Flandes indiano: las fortificaciones del reino de Chile 1541-1826, Alfabeta, Santiago de Chile. Guarda, F. (1953): Historia de Valdivia (1552 – 1952), Publicación de la Ilustre Municipalidad de Valdivia, Imprenta Cultura, Santiago de Chile. Guarda, G.(2001):Nueva historia de Valdivia, PUC, Santiago de Chile. Gutiérrez, M. (2008): Geomorfología, Pearson Prentice Hall, Madrid, España. Henríquez, H. (1997): Historia de Máfil, Libro I. Gentileza de la Ilustre Municipalidad de Máfil, Director del DAEM Máfil. Hernández, E. (2004): Tendencias historiográficas actuales: el escribir Historia hoy, Akal, Madrid.

163


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Jara, Á. (1971): Guerra y sociedad en Chile: la transformación de la Guerra de Arauco y la esclavitud de los indios, Universitaria, Santiago de Chile. López, F. (1997): Máster. Enciclopedia temática, Educar Cultura Recreativa S. A., Colombia. Mariño de Lobera, P. (1865): Crónica del Reino de Chile, Imprenta del Ferrocarril, Santiago de Chile. En Colección de historiadores de Chile y documentos relativos a la historia nacional (Tomo VI). Disponible en: http:// www.memoriachilena.cl/602/w3-article-8176.html. Maksaev, V. (2001): Reseña metalogénica de Chile y de los procesos que determinan la metalogénesis andina. Disponible en: http://www.cec.uchile. cl/~vmaksaev/METALOGENESIS%20DE%20CHILE.pdf. Consultado el: 06 de febrero de 2017. Van Loon, J. (s.f.): Relación del viaje de HendrickBrouwer a Valdivia en 1643, en: Medina, J. (1928): Opúsculos varios, reunidos por Guillermo Feliú Cruz, conservador de la “Biblioteca Americana J. T. Medina” de la Nacional de Santiago, Tomo III. Disponible en: http://www.memoriachilena.cl/602/w3article-8385.html. Mellafe, R. (1984): La introducción de la esclavitud negra en Chile, Universitaria, Santiago de Chile. Monroe, J., Wicander, R. y Manuel Pozo (2008): Geología. Dinámica y evolución de la Tierra, Paraninfo, Madrid, España. Moris, P. (2016): Historia de la minería en Los Ríos. La minería en una zona forestal y ganadera, Región de Los Ríos – Gobierno Regional, Ministerio de Minería.

164


Gabriel Rivera Gutiérrez

Nueva Constitución Política de Chile (2016), Galas Ediciones, Santiago de Chile. Ovalle, P. Alonso de (1646): Histórica relación del Reino de Chile, Roma, Instituto de Literatura Chilena, Santiago, 1969. Pedersen, G. (1992): Historia de San José de la Mariquina (1551 – 1900), Ediciones Universidad de la Frontera, Temuco. Pinto, J. y Salazar, G. (2002): Historia Contemporánea de Chile III. La economía: mercados, empresarios y trabajadores, LOM Ediciones, Santiago. Rosales, P. Diego de (1969): Historia General del Reino de Chile (Flandes Indiano), Santiago – Chile, Edit. Universitaria. Salazar, G. (2012): Movimientos sociales en Chile. Trayectoria histórica y proyección política, Uqbar Editores, Santiago. Silva, F. (1962): Tierras y pueblos de indios en el Reino de Chile. Esquema histórico – jurídico, Santiago, Universidad Católica. Subiabre, A. y Carlos Rojas (1994): Geografía física de la Región de Los Lagos, Ediciones Universidad Austral de Chile, Valdivia. Tarbuck, E. y Frederick K. Lutgens (2005): Ciencias de la Tierra. Una introducción a la geología física, Pearson Prentice Hall, Madrid, España. Vicuña, B. (1881): La edad del oro en Chile. O sea, una demostración histórica de la maravillosa abundancia de oro que ha existido en el país, con una reseña de los grandes descubrimientos arjentíferos que lo han enriquecido, principalmente en el presente siglo, i algunas recientes escursiones a las rejiones auríferas de Catapilco i quebradas de Alvarado i Malcara, Imprenta Cervantes,

165


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Santiago. Villalobos, S. (2010): Chile y su historia. América: sus primeros habitantes y la llegada de los conquistadores europeos, Unlimited, Santiago. Villalobos, S. (1980): Para una meditación de la conquista, Editorial Universitaria, Santiago de Chile. Villalobos, S. y otros. (2004): Historia de Chile, Editorial Universitaria, Santiago. Wicander, R. y James S. Monroe (2000): Fundamentos de geología, Thomson, México. Artículos de revista: Mateo, Eduardo: La recuperación de la memoria: la historia oral. En Revista TK, N° 16, diciembre de 2004, Asociación Navarra de Bibliotecas. Navarra, España, 2004. Illanes, María: Memoria de la herida y la revuelta fluyendo de los placeres “Madre de Dios” y río Cruces 2008/1598. En Revista de Historia Social y de las Mentalidades, N° 2, abril de 2011, proyecto FONDECYT N° 1080200. Zamora, Rafael: Buscadores de oro (Madre de Dios) – “Chile Ideario”. En Historias y leyendas de mi pueblo, Premio y Publicación Concurso Nacional Bicentenario, Universidad Católica de Chile. Páginas web: Avendaño, J. (s.f.): Historia de Valdivia – Chile. El oro de Valdivia. Disponible en: http://historiadevaldivia-chile.blogspot.cl/2011/10/el-oro-de-

166


Gabriel Rivera Gutiérrez

valdivia.html. Consultado el: 09 de octubre de 2017. Biblioteca del Congreso Nacional / BCN, Código de Minería. Disponible en: https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=29668. Consultado el: 26 de febrero de 2017. Biblioteca del Congreso Nacional / BCN, Ley Orgánica Constitucional sobre

Concesiones

Mineras.

Disponible

en:

https://www.leychile.cl/

Navegar?idNorma=29522. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. Diario Austral, Región de Los Ríos, 4 de abril de 2009: Abren expectativas por explotación de oro en San José de la Mariquina. Disponible en: file:///C:/Users/gabriel%20rivera/Desktop/Abren%20expectativas%20por%20 explotaci%C3%B3n%20de%20oro%20en%20San%20Jos%C3%A9%20de%20 la%20Mariquina.html. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. Descubren el verdadero origen del oro: explosiones cósmicas. Disponible en: http://es.gizmodo.com/descubren-el-verdadero-origen-deloro-explosiones-cosm-824617920. Consultado el: 06 de febrero de 2017. Descubren el origen de todo el oro y la plata de la Tierra. Disponible en:

http://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-origen-todo-y-plata-

tierra-201605241016_noticia.html. Consultado el: 06 de febrero de 2017. El Llanquihue, 3 de diciembre de 2006: Exploración industrial de oro en Valdivia. Disponible en: file:///C:/Users/gabriel%20rivera/Desktop/ Exploraci%C3%B3n%20industrial%20de%20oro%20en%20Valdivia.html. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. El oro y el BCV. Diversidad Económica y Armonía Ambiental. Disponible

en:

http://200.74.197.135/orobcv/index.php?option=com_co

167


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

ntent&view=article&id=169%3Aseminario-para-periodistas-sobreoro&catid=43%3Aeventos-en-venezuela&Itemid=241. Consultado el: 06 de febrero de 2017. Minería Chilena. Información confiable y oportuna (2007): Ernesto Mosso y Juan Villarzú se asocian en mina de oro en el sur. Disponible en: http:// www.mch.cl/2007/05/07/ernesto-mosso-y-juan-villarzu-se-asocian-en-minade-oro-en-el-sur/. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Patrimonio cultural inmaterial. Disponible en: http://www.unesco. org/culture/ich/es/que-es-el-patrimonio-inmaterial-00003. Consultado el: 07 de junio de 2016. Programa Chile Sustentable. Propuesta ciudadana para el cambio (2015): Concesionesmineras alertan a ONGs locales. Fuente: La Estrella de Chiloé. Disponible en: http://www.chilesustentable.net/concesiones-minerasalertan-a-ongs-locales/. Consultado el 20 de mayo de 2016. Ramos, M. (2011): Mineros de papel: quiénes son los 20 mayores dueños de concesiones mineras. Reportaje de investigación, CIPER, Centro de Investigación Periodística. Disponible en: http://ciperchile.cl/2011/05/16/ mineros-de-papel-quienes-son-los-20-mayores-duenos-de-concecionesmineras/. Consultado el: 26 de mayo de 2017. Resumen (2015): Chiloé sufre ataque extractivista: ahora está siendo invadido por concesiones minera. Fuente: La Estrella de Chiloé. Disponible en:

http://resumen.cl/2015/09/chiloe-sufre-ataque-extractivista-ahora-esta-

siendo-invadido-por-concesiones-mineras/. Consultado el: 20 de mayo de 2016.

168


Gabriel Rivera Gutiérrez

SENCE (2014): Pirquineros de Pumillahue son capacitados por Sence y Gobierno Regional de Los Ríos. Disponible en: http://www.sence.cl/601/w3article-2512.html?_noredirect=1. Consultado el: 31 de diciembre de 2016. SEREC, Se robaron el cobre (Documental Completo) [Obreros visuales 2012]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=6RcEx6Y_oYo. Consultado el: 26 de mayo de 2017. SERNAGEOMÍN (2010): Guía de Constitución de Concesiones Mineras de Exploración y Explotación – Servicio Nacional de Geología y Minería. Disponible en: http://www.sernageomin.cl/pdf/mineria/normativa/ guia_constitucion_concesiones.pdf. Consultado el: 26 de febrero de 2017. Fuentes escritas: Boletín Minero de la Sociedad Nacional de Minería, junio de 1937, número 446. Monografía de la “Compañía Aurífera Madre de Dios”. Fuentes orales (entrevistas): Arévalo Gajardo, Jaime. No precisa fecha de nacimiento. Realizada el día 28 de octubre de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Beltrán Benavides, Juan. Nacido el 24 de junio de 1938. Realizada el día 28 de octubre de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Beltrán Benavides, José Santos Segundo. Nacido el 05 de marzo de 1928. Realizada el día 11 de marzo de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Beltrán Soto, Juan Roberto. No precisa fecha de nacimiento. Realizada el día 28 de octubre de 2017 en San José, comuna de Mariquina.

169


Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina siglos XVI al XXI

Beltrán Soto, Rosemarie. No precisa fecha de nacimiento. Realizada el día 28 de octubre de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Blanco, Carlos. Nacido el 27 de agosto de 1936. Realizada el día 16 de abril de 2017 en la localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina. Catalán Sandoval, Alfredo. Nacido el 31 de marzo de 1922. Realizada el día 28 de diciembre de 2016 en la localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina. Garrido, Patricio. No precisa fecha de nacimiento. Realizada el 28 de mayo de 2017 en la localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina. Guerra Erizes, Carlos. No precisa fecha de nacimiento. Realizada el día 28 de mayo de 2017 en la localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina. Guerra Erizes, Viviano. Nacido en 1954 (no precisa día ni mes de nacimiento). Realizada el 28 de mayo de 2017 en la localidad de Pumillahue, comuna de Mariquina. González Castillo, Darwin. Nacido el 28 de octubre de 1967. Realizada el día 06 de enero de 2017 en la localidad de Pureo, comuna de Mariquina. González Rosas, Luis. Nacido el 02 de diciembre de 1935. Realizada el día 07 de enero de 2017 en la localidad de Cayumapu, comuna de Mariquina. Guzmán Aburto, Alejandrino. Nacido el 05 de diciembre de 1932. Realizada el día 06 de febrero de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Hueramán Becerra, Narciso. Nacido el 15 de agosto de 1949. Realizada el día 06 de febrero de 2017 en Plaza de Armas de San José, comuna de Mariquina.

170


Gabriel Rivera Gutiérrez

Krugmann Horn, Otto. Nacido el 01 de febrero 1964. Realizada el día 29 de junio de 2016 en la localidad de Ciruelos, comuna de Mariquina. Manquecoy Jaramillo, Cosme Ignacio. Nacido el 27 de septiembre de 1946. Realizada el día 17 de abril de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Obreque Abarzúa, Hugo Alén. Nacido el 13 de octubre de 1955. Realizada el día 18 de mayo de 2016 en la localidad de Ciruelos, comuna de Mariquina. Obreque Morales, Juan. Nacido el 25 de noviembre de 1963. Realizada el día 06 de enero de 2017 en la localidad de Pureo, comuna de Mariquina. Zamora Jaramillo, Rafael. Nacido en 1940 (no precisa día ni mes de nacimiento). Realizada el día 09 de octubre de 2017 en la localidad de Ciruelos, comuna de Mariquina. Zárate Morales, Aladino. Nacido el 21 de junio de 1950. Realizada el día 13 de enero de 2017 en San José, comuna de Mariquina. Tesis: Muñoz, V. (2007): El basamento metamórfico paleozoico, serie occidental en la hoja Queule, IX y X Región, Chile. Condiciones presión - temperatura del metamorfismo, Universidad de Chile. Tesis para optar al grado de Magíster en Ciencias Mención Geología – Memoria para optar el título de Geólogo.

171


Entre circas y caĂąuelas: historia de los pirquineros aurĂ­feros de Mariquina siglos XVI al XXI

172

Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina, siglos XVI al XXI  

Libro que explora el conocimiento artesanal de los pirquineros de la comuna de Mariquina, Región de Los Ríos, Chile, y que lo posiciona como...

Entre circas y cañuelas: historia de los pirquineros auríferos de Mariquina, siglos XVI al XXI  

Libro que explora el conocimiento artesanal de los pirquineros de la comuna de Mariquina, Región de Los Ríos, Chile, y que lo posiciona como...