Page 63

Los límites de la representación Óscar Díaz En ocasiones, me levanto y celebro muchas cosas, sobre todo mi paso que me hermana y es idóneo acaso como el viento en la testa del jinete. Los que recorren incesantes el posible espesor del dibujo, los sucesivos látigos que zurran con su mar las embarcaciones, el adherido rasgo de la forma imborrable a pesar de las plegarias, embrutecen lecciones de deseo, embrutecen materia de deseo, embrutecen el ínsito paisaje. Ellos se hallan en sus diversos trajes, que permiten leer un largo rato la burla quijotesca que se infunden. Así que lo primero es duro a veces, lo segundo, fijar la voz y dársela al resto con perfume fino, que represente el orbe de la sala como un inmenso mapamundi, como el globo que asciende y todo observa.

Heteronima n03  

Revista de creación y crítica editada por la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres (España)