Issuu on Google+

NOTA: A lo largo de estos días nos hemos encontrado con varias quejas sobre la gestión de Lanbide. En concreto: -En la oficina de Lanbide de Rekalde: Una persona quiere comunicar un cambio de domicilio. Según la Ley tiene dos semanas para hacerlo. Se acerca a la oficina de Lanbide de Rekalde para notificar su nueva situación personal. Le dicen que no tienen mucha gente para atenderle y que vuelva 10 días después; pasándosele, de esta manera, el plazo que tiene para entregar su cambio de empadronamiento. La respuesta oficial del Lanbide de Rekalde es que el registro lo tienen que atender las mismas personas responsables de la gestión de la RGI y que, por lo tanto, y por falta de personal, solo recogen un cierto número de documentos por registro al día. De esta manera esta persona verá suspendida su prestación; y Lanbide incumple sus obligaciones con las personas perceptoras de las prestaciones sociales. -Suspensión del cobro de la RGI. Una persona perceptora de la RGI se ha encontrado con que en el mes de marzo no le han ingresado su prestación. Acude a su oficina de Lanbide y le dicen que la tiene suspendida porque en su casa hay otra persona con el mismo apellido. Este problema ya se había planteado con Diputación y ya entregó documentación que demostraba que no eran familiares. Lo más grave es que Lanbide insista en el sistema de primero dejar de ingresar y luego notificar la suspensión. Actuación contraria a la Ley y Reglamento que rige la Renta de Garantía de Ingresos: no se puede suspender y luego notificar; sino al revés.


quejas ciudadanas ante Lanbide