Page 1

Humberto. El dia que llego Humberto a Bogota,para quedarse definitivamente,era un dia plomizo,como casi todos los del Bogota de entonces,tirando a melancolico,melancolia de no se que.La abuela Elena,su madre,casada en segundas nupcias,habia traido tambien a la tia Neisa,fruto de esas nupcias,pero sin planes de quedarse,pues su padre no lo permitia.Asi es de que solo Humberto era la persona con la que ibamos a compartir pan,sal y techo, un decir.Eramos panas,los tres con mi hermano,pero mas conmigo porque teniamos muchas cosas en comun,como la mala leche,y muchas vivencias de niñez. Llego a la Estrada,donde viviamos hacia poco,recien mudados de Santa Sofia,aunque todavia ibamos a misa los Domingos a Santa Sofia,porque la Iglesia de la Estrada,apenas estaba en construccion,y como yo era seminarista,me conocia mas el cotarro de mi antiguo barrio. Despues de muchas advertencias de la abuela y de mi madre,su hija,-no hagais esto,haced esto,no os peleeis que sois como hermanos,que le debes respeto a tu tio,que cuides a tu sobrino que para eso eres el mayor.etc.,etc.-empezamos nuestra vida familiar.Mis padres,mi hermana,mi hermano,Humberto y mi prima Mercedes,por parte de mi padre,quien tambien habia llegado un mes antes,y apenas pintaba quince primaveras.Ella ya era un poco ducha en las cosas de la capital,pues nada mas llegar ya estaba trabajando en el TIA como vendedora,no solo por su inteligencia,sino tambien por su palmito,pues se veia una mujer hecha y derecha con todos los encantos . La cuidabamos mucho porque era la prima mas querida y mas bonita,todas lo eran,pero era la que vivia con nosotros,y habia que cuidarla mas y respetarla mas,aunque en el fondo todos le tuvieramos ganas,ganas sanas,claro. Eso fue lo primero que le dijimos a Humberto:Aqui no come nadie o comemos todos.Pero ella de verdad era como nuestra hermana,y nos habiamos criado con ella en Peñablanca,cuando eramos niños,y la queriamos y evitabamos tenerle ganas,aunque muchas veces tratamos de espiarla cuando se duchaba o se cambiaba de ropa,para nutrir nuestra imaginacion.Cosas de adolescentes.Claro. Lo primero que hicimos con Humberto,fue un plan para estar en forma.Asi que manos a la obra,todos los santos dias de la semana menos Sabados y Domingos ,levantada a las cuatro de la mañana,trote por la Estrada,Ferias,y Santa Sofia calculando estar a misa de seis,o siete,segun el caso,confesion y comunion como buen seminarista,y luego llegar a casa y a la ducha como Dios manda,juntos los tres para ahorrar agua,fria,porque era lo que se estilaba,pues no habia calentadores,creo que ni en las casas del CHICO.Eso era fabuloso pues ademas de mantenernos siempre en forma,nos ayudaba a formar el caracter,como diria el padre que escribio La Imitacion de Cristo. Creo que esto paso a finales del año,no recuerdo de que año,pues ya estaba de vacaciones,y el internado de Zipaquira estaba lejos en la memoria y el tiempo aunque no de la distancia.Lo unico que si recuerdo,pese a las fechas, era la rutina de nuestro entrenamiento:cuclillas,sentadillas,flexiones de pecho para estar mejor que Charles Atlas, que estaba de moda,agarrados al dintel flexiones en alzada,las mas dificiles,con prensa dorsal,con prensa de reverso,con una sola mano,con las dos,y levantamiento de ladrillos al estilo Ciro Perez. Ciro nos habia enseñado esa tecnica ,cuando eramos niños y viviamos en Bucaramanga .Una vez un chino le dio” una mano” historica;claro que el individuo en cuestion era mayor un par de años,y Ciro un


guaje mas pequeño.Pero Ciro se lo callo todo y la tia abuela,mi tia abuela,ni se entero,o si no cobra por partida doble.Digo por partida doble porque cuando nos peleabamos en la calle,perdieramos o ganaramos,nos daban zurriago a lo bestia.Era la moda. Ciro empezo a levantar ladrillos para fortalecer los biceps y a hacer flexiones de pecho para tener mas volumen y fuerza.Como a los tres meses de esto,se hizo el encontradizo con el chino,y le dio una tunda de escarmiento y de venganza que el pobre quedaria marcado para toda su vida,asi como Ciro empezo a ser el duro de la familia,para toda la vida,de quien aprenderiamos muchas cosas.Buenas y malas. La rutina seguia,y ademas jugabamos al ajedrez.Ajedrez que mi madre terminaria tirando por la ventana,despues de una pelea que tuve con mi hermano por hacerme trampa.En estas peleas Humberto no intervenia,porque tanto si mi hermano tenia razon,o yo,nos aliabamos contra el que se métiera entre los dos,y luego seguiamos peleando para satisfacer nuestro animo hostil,aunque mi madre entrara bordon en mano repartiendo a mansalva zurriagazos en la espalda,” asi como Cristo los sufrio por culpa nuestra”. Esas serian con el tiempo las ultimas veces que mi madre nos pegaba,ya por cansancio,ya por hastio de castigar batatones con bigote. Una tarde llego Humberto con la cara hinchada.Dijo que se habia caido del autobus.Todos se lo creyeron menos nosotros,asi que nos confeso que por decirle un piropo a una chica le cayeron dos tipos y lo trillaron. Se armo el despelote.Salimos a la tienda a dar una vuelta,eso fue lo que dijimos.Buscamos a Ciro Perez, a Gildardo,su hermano a Absalon Martinez,que tenia una manga bestial para el billar y para la pelea.Nos fuimos hasta la terminal del bus en el Botanico de la Rojas Pinilla,subimos hasta Bellavista,Bonanza y las Ferias,recorrimos como sabuesos todos los rincones de la Estrada,y parte de los alrededores del Campin,y el colegio de los Salesianos donde jugabamos basquet los fines de semana y no pudimos encontrar ni a la chica ni a los chicos.Estuvimos alerta muchos dias.Teniamos una sed de venganza atroz,por haber tocado uno de los nuestros.Y ahi ya no eramos monjitas de la caridad sino verdadera jauria. Le advertimos a Merceditas que si oia algo en el bus sobre el caso inmediatamente nos lo dijera.Nunca hubo comentario alguno auque ella paraba oreja a todo lo que se rumoreaba,por si acaso. Una mañana temprano,en los descampados del Polo Club anejo a Santa Sofia,vimos un grupo de personas alrededor de algo.Nos acercamos y vimos con horror una nena de unos cinco años violada y muerta.Procuramos desde entonces llegar a misa con el sol ya avanzado.Al mes en el mismo barrio mataron a tiros a un vecino de Santander que vendia quesos y huevos, para robarle diez mil pesos,que en ese tiempo no eran moco de pavo.Nunca mas volvimos por ese barrio,pero no por eso dejamos el entrenamiento,los baños en conjunto,la misa , ahora en La Estrada y el ponernos guapos por si acaso.


Humberto memorias  

Memorias de infancia

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you