Page 46

46

Respecto de la condición de género de las mujeres, la CEDAW afirma que la violencia en su contra por el hecho de ser mujeres o porque les afecta de manera desproporcionada, son una forma de discriminación. En ese razonamiento, tanto la CEDAW como la Convención Belém do Pará en sus preámbulos expresan que la discriminación y la violencia contra las mujeres son una expresión de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres. Afirman que la violencia contra las mujeres es un acto que en sí mismo deshumaniza a las mujeres y que sostiene la desigualdad de género. Por ello, el derecho a la dignidad siempre es violado cuando se ejerce violencia contra las mujeres.

Libertad Tradicionalmente el derecho a la libertad de las personas se ha ligado a la libertad física o a la libertad de expresión, aún a la libertad de asociación. Desde la perspectiva de género la libertad, además de estos aspectos, se articula con otros. Como lo señala la Dra. Marcela Lagarde en su peritaje ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el caso de violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez:

“En la construcción de los derechos humanos de las mujeres, el reconocimiento de las libertades fundamentales toma un tamiz fundante y abarcador a todos los otros derechos. Su violación, así, no sólo refiere a la libertad física como plantea la Convención Americana, ligada principalmente a la seguridad personal; el derecho humano a la libertad personal cuando es violado por hechos discriminatorios de género o por violencia contra las mujeres se amplía hasta el propio reconocimiento de la humanidad de las mujeres, puesto que así ha sido históricamente fundamentada la desigualdad de género para las mujeres. El marco que la Convención Belém do Pará proporciona, lleva a entender que todos los derechos formulados en la Convención Americana toman un reconocimiento, protección y sanción más amplios cuando se han violado por acciones que responden a factores sistemáticos, históricamente perpetuados, y que por sí mismos son expresión contemporánea de esa desigualdad, discriminación y violencia sistemática contra las mujeres. Por ello las obligaciones que plantea Belém do Pará implican acciones inmediatas, y ejemplares, articuladas de manera estrecha con acciones sostenidas en el

Segundo informe del Observatorio  

El Segundo informe del Observatorio contra la Trata de personas DF

Advertisement