{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1


SEMANA SANTA DE MURCIA. DECLARADA DE INTERÉS TURÍSTICO INTERNACIONAL 03 Rescate


Queridos cofrades, La situación socioeconómica y cultural que estamos viviendo esta llevando a muchos de nuestros conciudadanos a una manifiesta desesperanza, a un "sálvese quien pueda", con una seria carga de egoísmo en los planteamientos de vida. Toda esta situación parece estar denunciando la grave falta de fe que esta viviendo el mundo, tal como se lo recordaba el Santo Padre, Benedicto XVI, al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede: “Allí donde no resplandece la luz divina, el mundo –señaló– está en sombras. Realmente, el mundo está en la oscuridad allí donde el hombre no reconoce ya su vínculo con el Creador, poniendo en peligro asimismo, su relación con las demás criaturas y con la creación misma”. Como cristianos no podemos dejarnos caer en la tentación de la oscuridad, del derrotismo o en la falta de respeto auténtico a la verdad integral de la persona, que son las causas más profundas de la lacerante crisis económica actual. Los cristianos tenemos muchas razones para seguir caminando con fortaleza, en esperanza, porque nos anima la certeza de la fe para proclamar la altísima vocación del hombre y la divina semilla que en

Rescate 04

él está presente. Creedme si os digo, que vuestra tarea es muy necesaria, para ello, os pido que espabiléis el oído, para poder escuchar la voz de Dios. Queridos amigos, antes de comenzar a preparar la Cuaresma y la Semana Santa de este año, antes de abrirle la puerta a las preocupaciones y preparativos para sacar a la calle la procesión, os invito a que hagáis un alto en el camino y que, en silencio, como se hacen las cosas importantes, se diga cada uno a sí mismo: soy un creyente, hijo de la Iglesia, creo que la salvación me viene de Dios y necesito mantenerme firme en la fe, perseverante con Cristo, que es la fuente de la verdadera alegría. Después de tomar conciencia de vuestra identidad os invito a todos a observar los signos de los tiempos y a que reflexionéis sobre vuestro papel en el mundo, como cristianos laicos, como hermanos en una cofradía, sabiendo que sois discípulos de Jesucristo. La invitación que os he hecho va para todos los cofrades, para los que estáis seguros de vuestra fe y también para los que dudan. En un tiempo complejo es necesario asirse bien a quien puede


sostenernos, por esta razón os pido que en el tiempo de Cuaresma fundamentéis la vida en Dios, porque es el único que ofrece seguridades y certezas y a nadie deja sin respuesta. Eso si, es oportuno que recordéis las palabras de Jesús a todo el que ha llamado a colaborar con Él en la Historia de la Salvación: no tengáis miedo. Una vía importante para una persona que quiere vivir muy de cerca la fe, por medio de su pertenencia a una Hermandad o Cofradía, es tener muy clara su condición de miembro de la Iglesia, miembro de la gran familia de los hijos de Dios, un testigo y profeta de buenas nuevas, siempre invitado a hacer lo que El ha hecho: servir y amar. Mis palabras son de ánimo para que toméis fuerzas y no os canséis de seguir como cristianos, aunque el ambiente sea contrario. Pero, ¿quién no conoce las opiniones que se vierten para desprestigiar a la Iglesia? Para algunos la Iglesia es solo una estructura, un cuerpo autoritario que goza ejerciendo la prerrogativa de decirle al mundo qué puede y qué no puede hacer; otros la ven como el “opio del pueblo”; otros tratan de desacreditarla por el tema de sus “tesoros artísticos”… La Iglesia era entonces y es ahora, una asamblea de fieles seguidores de Jesús el Señor, es Madre porque es una Esposa que está siempre dando a luz hijos de la luz, pilares de santidad, fuentes de inspiración, atletas de la verdad, y defensores de la fe. Es fantástica la definición de Iglesia del cardenal Henri de Lubac: "La Iglesia es mi Madre porque me ha dado la Vida, porque hoy mismo me está dando a Cristo. Ella es la que nos hace cristianos. La Iglesia es mi Madre, porque no cesa de sostenerme y, a poco que yo me deje hacer, me hace revivir. Yo existo en la Iglesia: ella me envuelve, me anima, me engendra y me alimenta. Lo que yo le doy no es más que una ínfima restitución sacada por entero del tesoro que ella me ha entregado. Su Vida inmensa me envuelve y me desborda, me ha precedido y me sobrevivirá. ¡Todo lo he recibido de la Iglesia y en la Iglesia! Y, si todavía en mí la vida es frágil y temblorosa, en los creyentes la he podido contemplar con toda la fuerza y la pureza de su pujanza".

En los creyentes se puede contemplar, con toda la fuerza, el bello rostro de nuestra Madre, la Iglesia. Así, el cristiano que pertenece a una Hermandad o Cofradía es un apóstol y puede conocer mejor a Nuestro Señor, porque esta viendo todos los días su rostro de entrega, la ofrenda de su propia vida por nosotros, con la cara ensangrentada y colgado del Madero de la Cruz, por amor, porque nos quiere entrañablemente. Hermanos y cofrades, la Iglesia de mártires y santos, la Iglesia con sus luces y sombras, la que sabe pedir perdón por sus pecados, la que ha dado grandes educadores de la juventud, la Iglesia de Cristo, te está llamado a participar en la tarea de la Nueva Evangelización. Te ruego que te plantees con serenidad tu condición de hijo y hermano y que en este tiempo de Cuaresma y Semana Santa, a la vez que preparas la procesión, puedas hacer algo por los demás. Se me ocurre una acción que no necesita palabras: ¿Por qué no haces un regalo a alguien que necesite encontrarse con el Señor? Algo sencillo y muy valioso: Regala el Nuevo Testamento de la Conferencia Episcopal Española ¡Cómpralo y obséquialo!, "Lo que hiciereis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis" (Mt 25.40). Y, ¿por qué no te haces tu y a tu familia un regalo? Ir juntos a la Misa del domingo, en tu parroquia, para vivir la fe y gozar en el Señor. Seguro que cada domingo le podrás presentar al Señor las necesidades de los que te has encontrado durante la semana. Unidos en la oración y en la esperanza. Tened por seguro que pediré a Dios que en esta Semana Santa todo discurra con serenidad, que sea una oportunidad para evangelizar, para regalar a la sociedad el don de vuestra fe. Que Dios os bendiga,

José Manuel Lorca Planes Obispo de Cartagena

05 Rescate


La Cuaresma: Camino del desierto con Jesús Durante la Cuaresma hemos de tener muy presente lo que ha de significar este tiempo para la vida del cristiano. Es un tiempo para revitalizar nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor; un tiempo de especial intensidad espiritual, un tiempo propicio para sentir de cerca la misericordia y el perdón de Dios. Para recorrer este camino contamos con la ayuda de la Palabra de Dios que siempre es luz que nos orienta y nos guía.

nosotros, la sensación de ser tentado no le resultó agradable. Pero, incluso en medio de esta experiencia difícil y dolorosa, el Señor nos hace sentir su gracia….. su prueba nos ayuda a conocernos mejor, a reconocer y madurar en la fe, a ser más realistas, más pacientes y prudentes, más humildes, más comprensivos y compasivos, a sentirnos en definitiva, más necesitados de Dios.

La imagen del desierto es uno de los aspectos que localizan nuestra atención cuaresmal. El Evangelio nos presenta a Jesús conducido al desierto por el Espíritu antes de comenzar su misión. Los cuarenta días que duró esta experiencia de Jesús nos recuerdan esos cuarenta días que nos sirven para preparar la gran fiesta del misterio Pascual.

Terminada la experiencia de Jesús en el desierto inicia su andadura misionera con unas palabras que marcan el ritmo del crecimiento espiritual: “Convertíos y creed el Evangelio”. Este imperativo, que se escucha al recibir la ceniza en nuestra cabeza, es la respuesta necesaria de todo cristiano a la llegada inminente del Reino de Dios. Pide un cambio radical. No es posible abrirse a Jesús, ni a la novedad que Él nos trae -justicia, paz, verdad, compasión, amor, perdón- sin un cambio radical y sincero de nuestra mirada y nuestro corazón. Acoger el Reino supone estar desinstalados. Asumir libremente la nueva mentalidad, sustituyendo nuestros criterios, deseos e intereses por los del Evangelio de Jesús. Vivir más centrados de Dios.

La liturgia nos invita a permanecer en el desierto con Jesús. Pero, ¿Qué quiere decir hacer desierto en nuestra vida? Significa, que necesitamos buscar el silencio interior. Vivimos rodeados de ruidos, de palabras, de voces…. Pero hay ciertas cosas para las que el silencio es imprescindible, Sin él se hace muy difícil escuchar nuestro corazón, o escuchar al hermano que clama ante la pobreza, el hambre o la injusticia, o por supuesto, escuchar a Dios. Ojalá que, entre otras cosas, aprovechemos la Cuaresma para dar más espacio al silencio en nuestra vida: Intensificar la ocasión, la esencia de la Palabra de Dios, la reflexión sobre el rumbo que sigue nuestro caminar…..

“Convertirse y creer” constituyen dos de los contenidos fundamentales del itinerario cuaresmal. Pero las dos cosas no son fruto de nuestro esfuerzo y empeño personal. Al mismo tiempo que son exigencias humanas, la conversión y la fe son don de Dios.

Acudir al desierto también supone estar dispuestos a sentir sed. La Cuaresma nos invita a sentirnos sedientos de Dios. Si Él nos falta, nuestra vida se reseca y se marchita. Necesitamos de Él, de su gracia, de su amor incondicional, de su perdón. Es tiempo propicio para renovar esta experiencia.

La fuerza de la Eucaristía, y la oración confiada al corazón misericordioso y compasivo del Cristo del Rescate y la mano amorosa de nuestra Esperanza, como Madre, son garantía para abrirnos a ese don.

El desierto es, también, lugar de prueba. El mismo Jesús fue tentado por el demonio. Suponemos que a Él igual que a

Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista y Consiliario de la Hermandad del Rescate

Rescate 06

Rvdo. Juan Valverde Aranda


Dos instantes de Pasión

de inigualable belleza

La antigua Asociación de Esclavos propone a la Murcia nazarena dos instantes de Pasión de inigualable belleza, recogimiento y devoción popular. El primero es su multitudinario besapié, que reúne en torno de Nuestro Padre Jesús del Rescate a miles y miles de fieles murcianos y de numerosos lugares de España, a quienes no les inquieta aguardar en una interminable fila para agradecer alguna gracia obtenida o suplicar un favor a tan venerada advocación. Y el segundo, el espléndido desfile que llena de oración las calles de la ciudad cuando llega el Martes Santo.

Esta publicación sirve desde hace varios años para levantar acta sobre las costumbres y tradiciones que rodean la Pasión de Cristo, formas de vivir que se aprenden a vivir desde niño: en los brazos de nuestros padres, que con devoción y sorteando obstáculos nos acercan a contemplar imágenes que nos asombran por su expresividad… Después nos llevan de la mano para iniciarnos en este rito en el que de jóvenes y adultos seguiremos participando, transmitiendo sus valores sagrados a nuevas generaciones, palpitando al paso del cortejo de San Juan.

La Procesión de la Esclavitud junto a la Esperanza que inunda de sentimientos el itinerario nazareno murciano evidencia, por sus características propias y excepcionales en el panorama cofradiero, la riqueza y variedad de nuestras procesiones. Y si enorme es la devoción a Jesús en su besapié, no menos intenso es el fervor que despierta al caminar por las calles cuando se acerca la madrugada junto a su madre, la Virgen de la Esperanza, que sufre ante la humillación que padece su hijo.

Os animo a todos para que continuéis velando por mantener la tradición de nuestra fe a Cristo y el cariño y devoción a María Santísima de la Esperanza.

Miguel Ángel Cámara Botía Alcalde de Murcia

07 Rescate


Semana Santa, expresión de nuestra tradición Es para mí un gran honor, dirigirme nuevamente a todos los hermanos de la Cofradía del Santísimo Cristo del Rescate, con motivo de esta publicación que realizáis. Como siempre quiero animaros a que sigáis trabajando con la misma ilusión, entrega y fervor que hasta la fecha, para seguir engrandeciendo vuestra cofradía y nuestra Semana Santa. El año pasado, a través del Cabildo Superior de Cofradías conseguíamos la declaración de fiesta de Interés Turístico Internacional para nuestra Semana Santa. Un reconocimiento por el que tanto habíamos trabajado, y que gracias a todos hoy tenemos conseguida esta distinción. De ahí que no debemos dormirnos, sino que hay que seguir trabajando para superarnos y mejorar día a día. Se, que estáis realizando un gran trabajo para que el Besapié al Cristo del Rescate sea declarado fiesta de Interés Turístico Regional. Estoy seguro que este trabajo pronto dará sus frutos, y como no debe ser de otra manera pronto contaréis con esta merecida distinción. Al igual que al resto de las Cofradías, os invito a intensificar vuestro trabajo y vuestro esfuerzo, en la ayuda social. Las Cofradías en estos tiempos tan difíciles, tenemos que estar al lado de los que más nos necesitan. Debemos mostrar la fe, la esperanza, la solidaridad y la caridad, que deben de imperar en nosotros a los demás. Quizá esta sea una buena forma de realizar la nueva evangelización a través de las Cofradías y que los demás vean el modo de vida que tenemos.

Rescate 08

Que estamos dispuestos a ayudar en una sociedad cada vez más fría y repleta de todo tipo de problemas, en la que cada uno va a lo suyo sin importarle nada de lo que ocurre a su alrededor en una sociedad carente de valores. No me cabe duda que causará impacto, a quien prestemos nuestro apoyo y ayuda, el saber que las cofradías también estamos para todo aquel que nos pueda necesitar. Y quién sabe, si a través de estas ayudas, se consiguen nuevas evangelizaciones. La Semana Santa es una expresión de nuestras tradiciones, de arte, cultura y de testimonio de nuestra fe. Sin la fe, todas las manifestaciones que se realizan en torno a ella, quedarían vacías de contenido y no tendrían ningún sentido. Vivamos nuestra fe en la Pascua de Jesús, rememorando con gran esplendor y grandeza aquellos pasajes bíblicos en los que se nos revela La Pasión Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, que son el misterio más grande de nuestra fe. Y hagámoslo a través de nuestros desfiles procesionales que son, sin ningún género de dudas, un verdadero acontecimiento artístico, religioso y social. Que en esta gran Semana de Pasión, en la estación de penitencia que vais a realizar ofrezcáis la oportunidad a los demás de contemplar al Cristo del Rescate presente entre nosotros, signo de fe, esperanza, convivencia, solidaridad y tolerancia. Feliz Semana Santa. Antonio Ayuso Márquez

Presidente del Real y Muy Ilustre Cabildo Superior de Cofradías de Murcia


La hermandad y su origen

Estimados hermanos del Rescate, este año 2012 publicamos el número 6 de la revista “Rescate”, una aspiración de la actual Junta de Gobierno que comenzó hace 6 años, cuando iniciamos nuestra andadura al frente de la Hermandad. Una publicación que no está exenta de esfuerzo por quienes trabajamos para que la misma salga adelante otro año más. No puedo dejar de agradecer a todos aquellos que colaboran de una manera u otra en la elaboración de la revista, desde los que participan con sus escritos y artículos aportando vivencias en la Hermandad, pasando por los que coordinan la publicación y terminando por nuestros amigos anunciantes. Sin todos ellos, no sería posible la misma. A todos, muchas gracias. A mediados del año pasado 2011, recibí un correo electrónico de la responsable del conjunto monumental de San Juan de Dios, en la que me comunicaban que estaban preparando unas conferencias sobre las Imágenes de Fe de las Cofradías de Murcia, y que me invitaba a dar una ponencia sobre nuestro Titular, el Cristo del Rescate. Lejos de sentirme capacitado para tal empresa, intenté buscar la colaboración de alguna persona más docta en la materia que se trataba, pero estaba claro, que finalmente la conferencia tendría que darla el que suscribe. Busqué a profesores de historia del arte, a catedráticos de historia, pero a unos no pude localizarlos y a otros ya estaban comprometidos para esa fecha. Estaba en la voluntad del Señor, que la ponencia tendría que darla el hermano mayor. La empresa de documentarme fue algo laboriosa, pero con la colaboración del vicehermano mayor, Don Angel Fco. Salinas Martínez, comenzamos un

camino, que no voy a agradecer bastante el hecho de que tuviera que ser yo quien diera la conferencia, pues me hizo estudiar y aprender multitud de datos y curiosidades sobre nuestro Titular, que estoy seguro que muchos hermanos del Rescate desconocen, y que si supieran lo que somos y de dónde venimos, valoraríamos todos mucho más nuestra Hermandad y lo que la misma representa, y nos sentiríamos más orgullosos aún, si cabe, de pertenecer a la misma. Preguntas como, ¿de donde viene el Cristo del Rescate?, ¿porqué lleva un Escapulario en el pecho?, ¿qué significa el emblema del Escapulario?, ¿porqué se celebra el Besapié?, ¿qué se conmemora en el Besapié?, ¿porqué la Hermandad del Rescate se llama así? y muchas otras, tuvieron respuesta en la ponencia que tuve el honor de impartir en el Museo de Bellas Artes de la Ciudad de Murcia en el mes de Octubre. Por todo ello, le doy gracias al Cristo del Rescate y a María Stma. de la Esperanza porque con el estudio y exposición de la ponencia sobre el Cristo del Rescate, me han permitido ser un servidor más digno al frente de la Hermandad. Para terminar, tan solo resta comunicaros que he querido compartir estas vivencias, por petición de la coordinación de la revista, y se va a publicar un extracto de la ponencia en este número 6 de la revista Rescate, deseando que sea de vuestro agrado y que nos ayude a todos a valorar mucho más lo que llevamos en el pecho cada Martes Santo, y a servir a Cristo en lo que nos pida. Merece la pena.

09 Rescate


El Cristo del Rescate y

la Virgen de la Fuensanta, cara a cara

Con mi nombramiento como Nazareno del Año 2012 me he puesto a ordenar mis recuerdos y mis momentos vividos con las Cofradías de Murcia. Uno de esos momentos fue el 21 de Febrero de 2002, con motivo de la bajada de nuestra Patrona la Virgen de la Fuensanta a Murcia, cuando la llevamos en su trono a la iglesia de San Juan Bautista. En el dintel de la puerta de esta parroquia se encontraba la imagen del Cristo del Rescate a la espera de recibirla a Ella. De inmediato, los portapasos comenzaron a andar para encontrarse de cara con la Virgen de la Fuensanta en mitad de la plaza. Fue un acontecimiento tan emocionante e inolvidable para todos los murcianos, que aún persiste en mis retinas. Ver y contemplar al Cristo esperando a su Madre, mirándola a la cara, son momentos imborrables en la memoria de todos los que lo vivimos. Ese día me sentí un nazareno murciano privilegiado al portar sobre mis hombros a la Patrona de Murcia y observar frente a mí al Cristo del Rescate. Tengo también entre mis recuerdos el Pregón de Semana Santa de ese año, ya que fue el primero que se realizó con la Patrona de Murcia y con los dos titulares de una Hermandad.

Rescate 10

A partir de ese día me siento más conmovido por el Cristo del Rescate al que siguiendo con la tradición familiar acudo al Besapié todos los años acompañado de mi familia. Y también, desde hace varios años, gracias a su anterior Hermano Mayor Don Pedro Antonio Llamas que me autorizó a acceder a la Iglesia el Martes Santo, y en la actualidad a su Hermano Mayor Don José Ramón Guerrero que me lo sigue permitiendo, tengo el honor de disfrutar de esas imágenes de cerca y observar como forman su desfile en el interior del templo. También quiero aprovechar estas líneas, para agradecer a los nazarenos estantes de esta Cofradía el haberme dejado portar tanto al Cristo del Rescate como a la Virgen de la Esperanza en mis hombros, el día de Martes Santo en el interior del templo. Momentos inolvidables para mí como murciano y nazareno que me siento. Espero poder seguir disfrutando con todos vosotros de vuestra procesión en años sucesivos, aunque por motivos de salud no pueda repetir el portar esas imágenes tan maravillosas. Juan Antonio Martínez Romero Nazareno del Año 2012


Las emociones que guardamos Este pasado 2011 comenzó para nuestra Hermandad de manera complicada, con una cuestión, en apariencia, de difícil resolución. Y la procesión del Martes Santo se presentó no solo como el examen de todos los años sino como una prueba adicional a superar, acaeciendo, además, que durante buena parte de la mañana y hasta casi la hora de comer estuvo lloviendo, lo que añadió un plus de incertidumbre. Pero el Señor del Rescate, que siempre viene en auxilio, de éstos sus humildes hermanos esclavos, hizo posible que la procesión de la esclavitud volviera a recorrer las calles de Murcia y levantara a su paso, no solo físicamente, sino espiritualmente a los miles de fieles devotos que se congregaron a su paso. Y muchas de esas personas, regaron con sus lagrimas los pies del Cristo al igual que sucedió en el relato bíblico de San Lucas, con la mujer pecadora en casa del fariseo. Muchos de esos ojos inundados aguardaban en la plaza de San Juan, abarrotando la salida del arco, frente a comisaria, los aledaños de Alejandro Séiquer o la plaza de los Apóstoles. Como una señora, que postrada de hinojos, esperaba a la entrada de la plaza del Cardenal Belluga. Como Don Adrian, junto al palacio Episcopal, cuando el cabo de andas del Cristo del Rescate, le cedió la maza para que golpease la campana “Cautiva” del trono, y él le rogaba de manera emocionada al “Señor de las manos atadas”. Como una madre y su hija contemplaban la imagen dentro de los soportales. Como un hermano esclavo, que este año no pudo hacer la estación de penitencia en la calle Salzillo donde lo veía acercarse. Y para finalizar estas situaciones que se van repitiendo a lo largo del recorrido, la de una madre. Que mientras las lágrimas de emoción recorrían por sus mejillas le explicaba a su hija, una muchacha ciega, no ya el modo en que iban

arreglados el Cristo y el trono sino los sentimientos que estaba experimentando. Con todo, me quedo con la emoción de Pilar, por el recuerdo de su padre; con la de María del Mar, y con la de Juan Leopoldo, al que creo le perdurará para siempre, pese a los años que lleva perteneciendo a la Hermandad y que nunca imaginó que un deseo que empezó a gestarse el Sábado de Pasión se concretara de manera tan firme el Domingo de Ramos y se plasmara en vivir su procesión como nunca con anterioridad. Supongo que tampoco podremos dejar de guardar en nuestros recuerdos la muy emotiva comida de Hermandad celebrada en el mes de mayo con aquellas palabras tan emotivas de Don Adrian. Permítanme que también les haga participes de mis emociones al ver salir a mis sobrinos, los gemelos Javier y José, con las dalmáticas de la Virgen de la Esperanza a la que iban incensando. Al ver como mi hija desfiló como alumbrante en la Cruz-Guía. Y ver a mi hijo, junto con sus amigos Pepe, Pablo y José Antonio, revestidos con las dalmáticas del Cristo aunando tanta altura como buen corazón. Y resultó que la procesión del Martes Santo llegó de nuevo ante las puertas de la iglesia de San Juan Bautista. Y que el Cristo del Rescate vuelto hacia sus devotos les recordó que no solo les espera ese día sino que está dispuesto a recoger sus emociones todo el año en su capilla. No quisiera terminar sin darles las gracias a Eduardo, a Pedro Damián, a José Fernando, a Juan Miguel, a Javier García-Villalba, a Mari-Carmen y Fernando, a mis padres, a todos mis compañeros de Junta de gobierno y de forma especial a Don Juan, por su templanza y sus palabras siempre oportunas, y a Diva, por su sola presencia y por su amor incondicional.

Ángel Salinas Martínez

Vice-Hermano Mayor y Delegado de Cultos 11 Rescate


sperando E el Martes Santo Desde que me acuerdo el Martes Santo ha sido un día especial para mí. Soy hermano esclavo desde el momento del bautismo en la pila “lañá”, en el que se me impuso el escapulario de la Hermandad hace más de cincuenta años. Vengo, por tanto, de una familia donde se ha sentido una especial devoción por el Cristo del Rescate. Los primeros recuerdos de infancia son los de mi padre vistiendo la túnica y el capuz mientras mi madre lo ayudaba; en aquella época los hermanos esclavos que iban a procesionar debían salir de casa con el capuz puesto y no quitárselo hasta estar en la iglesia de San Juan, y cuando concluía la procesión debían mantener el mismo hasta el regreso a casa, siempre con el silencio, el rigor y la solemnidad que tal acción conlleva. Años más tarde fue mi hermano el que sustituyó a mi padre. Yo esperaba con ilusión el momento en que podría salir junto al Cristo del Rescate. La primera vez que acompañé a la Cruz Guía, a María Santísima de la Esperanza y al Cristo del Rescate por las calles de la ciudad fue verdaderamente emocionante. Al llegar al templo y después de entrar en él por la puerta de la plaza del Cristo del Rescate me sumerjo en un ambiente de fervor y expectación entre todos los hermanos allí congregados. Me detengo brevemente ante las tallas, admiro su belleza, participo en el rezo comunal y me preparo para el desfile. Se abren las puertas y tras los leves tañidos de las campanas que ordenan el movimiento de los pasos me pongo en marcha. La salida de la procesión –antes en hora más tardía que la actual-, es seguida por una multitud de fieles que esperan pacientemente en la plaza de San Juan y manifiestan su devoción de una manera sencilla, con aplausos. Una vez en la calle, todo el fervor, antes tan ruidoso, se transforma en respeto, se siente la soledad, la humildad del Cristo del Rescate; el momento en que Jesús es presentado al pueblo por Pilatos adquiere todo su significado: se nos da maniatado y tranquilo, conocedor del dolor y el sufrimiento que le aguardan y sin embargo callado, encadenado y quieto. Acepta la voluntad del Padre sin ninguna reserva, es ejemplo vivo de entrega.

Con los años descubrí que seguir al Cristo del Rescate por las calles de Murcia, siendo mucho, no era bastante. Comencé a desear ser estante, a ayudar a caminar al Cristo del Rescate y por una coincidencia el año pasado pude ver cumplido mi deseo. Fue una experiencia que nunca olvidaré. Si procesionar como penitente es siempre un momento que se espera con entusiasmo, el acompañar desde la inmediatez a Nuestro Padre se convierte en una acción única, íntima y que me ha dejado una marca imborrable. Todo el recorrido resulta emotivo: el paso por el arco de la Tahona; la plaza de los Apóstoles; la parada en la puerta de Palacio; la vista del imafronte de la Catedral con la Puerta del Perdón; la Plaza de la Cruz y la rectitud de la Trapería; el ficus de Santo Domingo que vigila el paso del cortejo de la Esclavitud avanzando hacia la calle de Correos en dirección al templo. De nuevo a las puertas de la iglesia de San Juan la soledad del penitente se ve atenuada por la reunión de todos los hermanos para arropar el encuentro de María Santísima de la Esperanza y el Cristo del Rescate. La plaza, siempre bulliciosa, queda en silencio; con recogimiento presencia la entrada de las dos imágenes. Mañana, miércoles “colorao”. Un mar de sangre redentora cruzará el río e inundará las calles. Al jueves silencioso y oscuro seguirá el viernes bello, luminoso y morado por la mañana, negro de entierro y soledad por la tarde. El sábado, luto hebreo y desesperación; y por último el domingo: la Gloria, la gran fiesta de nuestra fe y nuestra razón de ser pues Cristo ha resucitado. Lo vivo con intensidad, pero yo espero que sea de nuevo Martes Santo.

Juan Leopoldo González Paños Rescate 12


A Dios rogando

y con el mazo dando Dicen que todos los refranes son verdaderos, y yo así lo creo. Entre los que he oído está el título de este artículo. Hace años por razones de la edad dejé de salir en nuestra procesión, pero con la ayuda de Dios, todos los años la veo en la tribuna que tiene reservada el Cabildo de Cofradías en la plaza del Cardenal Belluga. El año pasado tuve una de las más grandes satisfacciones de mi vida, pues cuando llegó delante de la tribuna el trono de nuestro Cristo paró delante de mí. Yo no podía creerlo y solo atiné a decir las palabras que se dicen antes de comulgar, Señor yo no soy digno. Bajé como pude las gradas de la tribuna acompañado por Ramón Sánchez Parra, que siguiendo la tradición familiar de su abuelo y de su padre, también me trataron siempre. Su padre como un hermano al que añoro y recuerdo cada día. Con tal emoción cuando me acerqué al trono no recordaba tantas cosas como tenía que decirle a nuestro Cristo, darle las gracias por todas las cosas buenas que recibo de Él, pedirle tantos favores para mi familia y amigos…… Solo me salió del alma una palabra que lo comprendiera todo ¡¡Cristo Milagro!!

Agradezco de todo corazón el gesto de hermandad y cariño que me han demostrado con esta atención el cabo de andas Rafael García Villalba y todos los portadores del trono al darme el mazo y usarlo para que nuestro Cristo siguiera caminando. Pensar que todos y en especial los nazarenos tenemos que seguir caminando tras tus huellas, para ser mejores cristianos y personas. Y dar ejemplo de fidelidad a la iglesia y hablar siempre con respeto de todas las cosas santas. De confiar sin dudar de los designios de Dios, y pedirle a nuestra Virgen que no perdamos ‘la esperanza’ y que nos ayude a vivir todo el año como auténticos nazarenos. Que como aquel pobre hombre que era tan desgraciado que cuando se acercaba al Sagrario solo decía: ¡Señor, aquí estoy!. Pues así pienso, que cuando Él tenga a bien llamarnos podremos decir “Señor, soy un nazareno que he vivido rezando y con el mazo dando”. Adrián Massotti Littel Nazareno Sanjuanero del Rescate Hermano Mayor Honorario

13 Rescate


L

a pintura de José Cerezo y los poemas de José Antonio Martínez, unidos con la Semana Santa de Murcia Fuimos compañeros de estudios en el Colegio de los HH. Maristas, en el Malecón, y muchos años después somos compañeros de ocio, una vez a la semana, sobre la base de una buena amistad. Por ello cuando le insinué la posibilidad de hacer un dibujo para la revista RESCATE no dudó en aceptar. Se trata de José Cerezo Mirete, pintor murciano nacido en La Arboleja, hace… unos cuantos años. En el colegio inició su afición por el dibujo con algunas menciones especiales sobre el mismo. Años después asiste a la escuela de dibujo de “La Sociedad Económica de Amigos del País” de Murcia, graduándose en la “Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Murcia, en dibujo artístico, diseño, delineación artística y dibujo publicitario, recibiendo enseñanza de Juan González Moreno, Francisco Vall y Antonio Carbonell en otros. Posteriormente imparte clases de dibujo y pretecnología en el Colegio Marista “La Fuensanta” de Murcia. Ha formado parte del jurado de varios concursos de dibujo infantil en el Corte Inglés, colegios, etc. Pintor prolífico, realizó exposiciones individuales durante veinticinco años entre 1965 y 2011 en diversas ciudades de España y ha viajado por diversos países. Este es el detalle de otras exposiciones y premios: Premio concurso infantil “Alpino”, de Valencia 1954 (todavía un adolescente). Segundo premio exposición concurso “Artistas Murcianos”, en el Casino Cultural de Murcia. Mural de 24 m2.en el Colegio Salesiano de Cartagena. Cartel del “Bando de la Huerta” de Murcia año 2.000. Segundo premio de acuarela “Pintura Rápida, Santa María de Gracia, Murcia. Exposición

colectiva en Holanda, Festival Folklórico. Tiene dos obras, una acuarela y un óleo, en el Museo de Bellas Artes de Murcia. Figura en el “Diccionario de Pintores, Dibujantes, Grabadores y Escultores Españoles”. A nosotros lo que nos interesa realmente es su relación con la Semana Santa de Murcia. Es mayordomo de la Real, Ilustre y Muy Noble Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón. Como tantos murcianos y nazarenos de otras Hermandades y Cofradías, es devoto de nuestro titular Nuestro Padre Jesús del Rescate. A realizado numerosos cuadros sobre nuestra Semana Santa y es el único pintor que, atendiendo al orden procesional de salida, pintó todos y cada uno de los pasos y escenas que configuran la representación escultórica de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. El Cabildo Superior de Cofradías presentó un libro en el que figuran las pinturas de todos los pasos de Murcia y que al pié de cada uno de ellos aparece un poema escrito por el profesor murciano José Antonio Martínez Gil. A sus 90 años todavía escribe versos y poemas, pues es autor de varios libros sobre las tradiciones y costumbres murcianas. El citado Cabildo de Cofradías concedió a José Cerezo Mirete el Diploma al Mérito Artístico, por su contribución a través de la pintura de los pasos e imágenes de la Semana Santa de Murcia, el día 5 de mayo de 2.006. Con la autorización del pintor Cerezo y la del poeta Martínez Gil, se reproduce lo publicado sobre los tres tronos de nuestra Hermandad: la Cruz Guía, la Virgen de la Esperanza y el Cristo del Rescate. Rafael García-Villalba Sánchez Cabo de Andas del Cristo del Rescate

Rescate 14


“Atadas como un cautivo lleva mi Jesús las manos. Descalzos lleva los pies, esos que todos besamos. Y los ojos que nos miran perdonando los pecados, ilumínanos Señor, Rescate de los murcianos.”

“Jesús nos dejó la guía su Cruz, camino del Cielo, ella será nuestra Luz en el oscuro sendero.”

“La Virgen de la Esperanza nos ayudará a esperar entre penas y pesares en su bondad maternal. Ella, una esperanza firme siempre nos infundirá.”

15 Rescate


P

asión por nuestra Virgen de la Esperanza En realidad, nunca me llegué a imaginar que yo podría formar parte del grupo de portadores del paso de la Virgen de la Esperanza, siendo así la primera mujer en la historia de la cofradía en llevar a nuestra Santísima Virgen por las calles de Murcia. Desde siempre, la oportunidad de poder cargar una imagen religiosa de una cofradía en Semana Santa ha estado íntimamente relacionada con el ser hombre. Nadie más podía realizar esta actividad, estaba reservada únicamente a las generaciones masculinas de las familias, y en el caso de que no hubiera descendencia masculina, se recurriría a hermanos, primos o yernos. La mujer permanecía en un segundo plano, era la figura de acompañamiento y de belleza de las damas de mantilla, siempre por detrás del paso portado por los hombres. Es por eso, que aún siendo muy joven, me enorgullece profundamente poder ir rompiendo poco a poco estas barreras que aíslan a la mujer de la magia de nuestra Semana Santa Murciana. Año 1948, un grupo de amigos, encabezado por la familia Iniesta, ponen en marcha la andadura del espectacular paso de Nuestra Virgen de la Esperanza. Fue entonces cuando dio comienzo este maravilloso viaje que engloba la tradición y la pasión de mi familia por nuestra Santa Madre. Mi abuelo, Manuel Balibrea Sevilla, fue uno de los fundadores del Trono y portador junto con el resto de compañeros desde 1949 hasta 1977. Fue en ese momento, cuando le cedió el turno a mi tío Manuel Balibrea González que cargó durante dos años hasta que falleció en mayo de 1978. Mi padre, Matías Balibrea González, tomó el relevo y, en 1979, con tan sólo 17 años, llevó por primera a la Santísima Virgen de la Esperanza por las calles de Murcia. Después de 63 años de la creación del paso y tres generaciones de una familia, mi participación en esta cofradía era inevitable. Aunque para mí parece que fue ayer, tengo que remontarme al año 2008 cuando por primera vez tuve la oportunidad de experimentar en primera persona lo que significaba ser portador del paso de Nuestra Santísima Virgen de la Esperanza.

Rescate 16

Como es evidente, con tanto solo 14 años yo no estaba preparada para cargar un paso, pero aunque salí como penitente, mi padre quiso darme la oportunidad de poder cargar el Trono durante unos minutos por las calles de Murcia. Para mí, esos minutos supieron a gloria. Me acuerdo que estaba muy nerviosa, no sabía que tenía que hacer y no quería que nadie se diera cuenta de que era la primera vez que me ponía debajo de un trono de Semana Santa. Sin embargo, fue una sensación tan especial y mágica, llena de emoción y pasión que cuando terminé solo quería volver a hacerlo otra vez. Durante los años 2009 y 2010, seguí saliendo en la procesión, aunque esta vez como sustituta del paso, lo que me volvió a dar la posibilidad de cargar a Nuestra Virgen. Aunque he mencionado anteriormente lo especial que había sido, aquel Martes Santo del 2008, sin lugar a duda fue este último año, 19 de abril de 2011, el más representativo de todos. Era la fecha del cumpleaños de mi abuelo que tendría 91 años, pero también, ese día fue la onomástica de mi hermana Emma Balibrea que por primera vez salió en la procesión como alumbrante junto a mi padre y a mí. Además, fue el primer año que saqué a Nuestra Santísima Virgen de la Esperanza de su Iglesia, la cargué bajo mis hombros por todas las calles de Murcia y pude completar el camino hasta su recogida en la plaza de San Juan y posterior traslado al interior del Templo. La suma de todos estos acontecimientos me hicieron ver que poder seguir los pasos de mi abuelo, de mi tío y de mi padre no es un simple hecho de tradición o respeto hacia mi familia, sino mi deseo y mi pasión por nuestra Virgen de la Esperanza. Es por eso, que aparte de sentir un tremendo respeto por nuestra institución y todos aquellos que formamos parte de la misma, me gustaría agradecer especialmente al cabo de andas de nuestro Trono Javier Iniesta y a su hermano, sub cabo de andas, Jesús Iniesta por el apoyo incondicional que me han mostrado a lo largo de estos años, el cariño que me han ofrecido cada Martes Santo durante el recorrido de nuestra Virgen y la ayuda que me han prestado, permitiéndome así, “romper” la tradición y siendo mujer, la primera mujer, haber llevado a la Virgen de la Esperanza sobre mis hombros. Espero poder seguir haciéndolo durante muchos más años, animo a que otras mujeres se incorporen, entre ellas mi hermana Emma y que pronto nuestra Hermandad cumpla sus 70 años de historia con más y más hermanos y hermanas cada Semana Santa.

Laura Balibrea Coyle


M

e encomiendo a Ntro. Padre Jesús del Rescate y a mi querida Esperanza Sería imposible condensar en unas cuantas líneas el sentimiento de un nazareno murciano cuando se acerca nuestra Semana Mayor, esos días en que la fe y la tradición nos proponen en las calles el más espléndido retablo de la Pasión de Cristo. Sin embargo, mi elección como Pregonero de la Semana Santa 2012 me obliga, desde la humildad, a intentar transmitir mi experiencia y la de miles de murcianos. Por eso me encomiendo a Nuestro Padre Jesús del Rescate y a mi querida Esperanza para que guíen mis palabras con el mismo acierto que han guiado mi vida hasta ahora..

Mi único mérito es el convencimiento de que la Semana Santa reverdece cada año como las flores que tiñen de colores improvisados los campos y la huerta; una Semana Santa peculiar y diferente, donde se funde lo religioso, lo artístico y lo costumbrista con un ambiente festivo que parece brotar de cada esquina, de cada plaza, de cada corazón. Y precisamente en estas fechas, cuando comienza a despertar una incipiente primavera, Murcia y su huerta huelen a flores, a cera, a incienso que sube al cielo en memoria y recuerdo de quienes ya no están con nosotros.

Agradezco de todo corazón esta dignidad que me emociona a la gran familia nazarena, a cuantos se esfuerzan a lo largo del año por impulsar, compartir y cuidar la veneración a nuestras sagradas imágenes.

Salgamos a las calles convencidos de que no hay mayor honor que participar en nuestros desfiles sin perder de vista el objetivo último: el anuncio de que el mensaje de Cristo sigue vivo para salvación del mundo. Antonio Botías Saus Periodista 17 Rescate


En buenas manos

Murcia y sus pedanías se habían despertado del letargo que suponía disfrutar de un largo puente festivo, y que sus habitantes celebraron con gran entusiasmo. La llegada del primer día laborable significó el comienzo de los trabajos que se aparcaron por tal motivo. Por lo tanto Claudio cogió su moto y se dispuso a desplazarse hasta la ciudad. Allí le estaban esperando los obreros, que tenía a su cargo, en el taller de fontanería heredado de su padre. El trabajo, afortunadamente, marchaba bien. Siempre surgía alguna reparación o instalación y gracias a ellas podía sacar para el sustento de las familias que dependían del negocio. Por lo tanto el horizonte, del mencionado, era positivo y él, como dueño, a sus 40 años de edad se sentía orgulloso de continuar la estela emprendida por el padre. Los días transcurrían, a decir verdad, a una velocidad vertiginosa. Apenas se daba cuenta de ello. Se sentía feliz con la familia formada por su esposa y cuatro hijos. Pero no todo le marcharía de esa forma. Al término de una jornada Claudio se sintió indispuesto, al llegar a casa no mencionó nada al respecto. Tomó

Rescate 18

una infusión de manzanilla y marchó a la cama. Tal anomalía le continuó molestando, por lo que decidió comentárselo a su mujer. No obstante ella, que era muy observadora, se había dado cuenta de que las comidas que realizaba eran mínimas. Por lo que en más de una ocasión pensó ¿algo le ocurre a mi marido?. La decisión fue unánime: visitarían al médico de cabecera. Éste le derivó al especialista, el cual creyó conveniente realizarle una serie de pruebas que le condujese al diagnóstico real. A la vista de los resultados obtenidos el galeno no dudo en cuanto a enfermedad del paciente. Estaba seguro, casi al cien por cien, de que a la ulcera de estomago detectada le acompañaba “algo más”. Enfermedad que en Murcia se le conocía con el nombre de” mal vivo”. El diagnóstico se lo transmitió al matrimonio. Quedaron los dos impávidos ante tal mala noticia. Se les grabó en la mente los vocablos “algo más”. El doctor les aconsejó que sería necesaria afrontar la operación quirúrgica a la mayor brevedad posible. Que lo pensaran y quedaba


a la espera de la decisión a tomar. Al cabo de unos pocos días, el matrimonio se personó en la consulta. El acuerdo estaba efectuado: pasaría por el quirófano. El ánimo que les infundió fue muy grande. Aún cuando él no era cirujano le enviaría a un buen amigo suyo el Doctor José Luis Pérez Villanueva: “Deben ustedes de confiar en él. Tiene unas manos extraordinarias y es muy entendido en el caso que nos ocupa. El equipo de que se rodea es excelente. Y no olviden de que opera en el hospital provincial, que se ha levantado junto a la nueva barriada llamada Vistabella. Depende de la Diputación Provincial y lo que es mejor está bajo la advocación de San Juan de Dios. Tengan presente que estamos en 1960 y la cirugía ha avanzado muchísimo”. Las consultas con el Dr. Pérez Villanueva se sucedieron con frecuencia en base a preparar, con todo rigor, la intervención. Aún cuando el cirujano estaba totalmente convencido de que podría salvar al paciente, le comentó a éste: “Si le parece me han llegado noticias de un eminente colega, que opera de la misma especialidad que yo. Y según me cuentan es muy receptivo para los casos como el suyo. Trabaja en el hospital de San Carlos en Madrid. ¿Le consulto?” Rápidamente obtuvo la conformidad. Se puso en contacto con él y una vez que el nuevo cirujano estudió el caso, convinieron el día de la operación. Unas horas antes de comenzar la misma entró el médico, desplazado desde la capital del Reino, en la habitación y habló con el matrimonio, y de un modo muy especial se dirigió a Claudio: “No tenga preocupación y entre en el quirófano con tranquilidad absoluta. No debe de temer por su ulcera y ese “algo” que el Dr. Pérez Villanueva y yo hemos detectado. Está en buenas manos. Usted debe de volver a disfrutar de su familia. Criar y educar a sus hijos, tal y conforme le educaron. Su trabajo debe de continuar. De él depende el bienestar de varias familias. Debe de tener mucha fe

y esperanza en nosotros. Pero sobre todo en la Madre de Jesús, en su patrona la Virgen de la Fuensanta.” Cuando se marchó los esposos comentaron lo extraño que les había parecido el médico. Era una persona distinta a las demás. De tez un poco morena, tal vez por el sol tomado. Sus mandíbulas iban totalmente cubiertas por una espesa barba y el corte de pelo que exhibía era más largo de lo habitual. Al margen de ello, hablaron de la dulzura en su dialogo así como la serena mirada que les infundió una total tranquilidad. En su interior experimentaron la sensación de haber estado horas y horas hablando con él. Llegó el momento concertado y el equipo médico comenzó la operación. Ésta se prolongó durante más tiempo de lo previsto. La familia esperaba ansiosa el resultado de la misma. Rezos a la Fuensantica, suplicas a su Hijo y en general a María, bajo distintas advocaciones. Una vez reanimado el paciente, se le trasladó a la habitación asignada. En este caso se trataba de la correspondiente a “distinguidos”, calificación que el hospital daba a algunas de ellas. El Dr. Pérez Villanueva les visitó para informarles de lo acontecido en el quirófano: “Les tengo que comunicar que ha sido un verdadero éxito. Se le ha extirpado todo, por lo que volverá a su vida normal, cuando se restablezca. A todo el equipo le ha impresionado la forma de hacer del nuevo compañero. Daba la impresión que sabía de antemano lo que hacer. No me arrepiento de haber contado con su ayuda. Me ha comentado que mañana, antes de regresar a Madrid, le visitará.” Efectivamente a media mañana se abrió la puerta y allí se encontraba la figura de ese maravilloso hombre. Un rayo de sol, que penetraba por la ventana, le envolvía: “Me alegro mucho que se encuentre bien. Le reitero que está en buenas manos. Continúe confiando siempre en su Patrona, Ella le acompañará. Me marcho. Voy a otro lugar a rescatar de

19 Rescate


la enfermedad a otras personas que, como usted, me necesitan. Espere un momento. Por lo menos dígame su nombre, para saber a quién le tengo que agradecer su valioso trabajo. Inquirió Claudio. Sólo a Dios que ha usado nuestras manos para poner fin al mal que le aquejaba. No obstante me bautizaron con el nombre de Jesús Salvador Amor”. Afortunadamente todo transcurrió según lo previsto por los médicos. La incorporación al trabajo la efectuó de forma paulatina, hasta su total integración. Una noche al término de la cena, Claudio le comento a su mujer: “Mañana intentaré localizar al Dr. Jesús Salvador, en el hospital de San Carlos de Madrid. Quiero darle las gracias una vez más y decirle como me encuentro”. La búsqueda en el centro sanitario fue infructuosa. Nadie le conocía. Jamás había trabajado allí un doctor que atendiese a ese nombre y características. En Murcia tampoco pudieron localizarle. El intento fue totalmente fallido. Días después el matrimonio recordó que el Dr. Salvador Amor les había recomendado tener mucha fe y esperanza. Llevando esto muy dentro de su corazón se acordaron que la Virgen de la Esperanza, se veneraba y recibía culto en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de nuestra capital. Hasta allí dirigieron sus pasos. El destino era la capilla situada a la derecha del Altar Mayor. Penetraron en la misma. Tan sólo se fijaron, momentáneamente, en la hornacina de Ella, ante la cual oraron.

“Claudio, Claudio: ¡¡es Él!!, ¡¡es Él!!”. “¿Quién?”. Preguntó: “El doctor Jesús Salvador Amor. ¡¡Mírale!!, ¡¡mírale!!”. El esposo se fijo detenidamente en la imagen y corroboró lo apreciado por ella. Tan sólo que ahora vestía túnica y en el hospital traje y después bata. Efectivamente al mantener la mirada, fijamente, con Él, pudo percibir que le transmitía un nuevo mensaje: “Hijo, aún cuando ya sabía cuál iba a ser el resultado, me alegro muchísimo de tenerte en mi presencia. Y sobre todo el que hayas orado ante mi Madre. Marido y mujer tardaron varios minutos en relajarse. Después el diálogo entre los tres, fue fluido y cariñoso. Claudio lee pregunto: “Buen Jesús, ¿qué he hecho yo por ti, para que me salvaras la vida?”. La respuesta fue rápida: “Recuerda las obras de Misericordia. En ellas encontraras la respuesta a tú pregunta. Un día te dije que debía marchar para rescatar de la enfermedad a otras personas. Y esa es mi misión ayudar con el rescate de su alma y cuerpo a todo buen cristiano”. Desde entonces y hasta el fin de sus días, Claudio ha fijado su encuentro en la pequeña capilla de la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Cada día, más y más, se encuentra identificado con la senda que nos marcaría el Salvador. Al encontrarse ante las imágenes les saluda: buenos días María de la Esperanza. Buenos días Jesús Salvador Amor, Cristo del Rescate.

Después al tomar asiento, elevaron sus ojos ante la imagen que presidía la capilla. De pronto la mujer exclamó muy nerviosa:

Rescate 20

En c/ Bando de la Huerta, 2 1º Izq. Murcia Tel. 968 240 349 laboratoriobellvis@igestlab.com Nuevo horario extracciones: 8:15 a 11:00 h. (Lunes a viernes). Recogida de informes: 8:00 a 11:00 h. (Lunes a viernes).

“Frasquito” Fernández Egea

Y ahora también en nuestro laboratorio: c/ Simón Gracía, 8 bajo - Murcia Tel. 968 214 301 farmabellvis@telefonica.net Extracciones: 7:30 a 11:00 h. (Lunes a viernes).


G

racias Señor, gracias

Estas líneas vienen a ser una continuidad respecto a las que escribí para esta revista Rescate el año pasado y que titulé: Rezar antes de dormir. El artículo que ahora redacto tiene mayor intensidad en lo que respecta a la citada Oración. Este Quinario al Cristo del Rescate que celebró la Hermandad Titular de esta cofradía de Murcia, a la que pertenezco, fue una de las mayores vivencias religiosas que jamás podré olvidar. En primer lugar, por escuchar la palabra de Dios a través del Vicario Episcopal y párroco de San Juan de Ávila, don José Sánchez Fernández, que fue el predicador elegido para oficiar cada día la Santa Misa del Quinario. Día a día desgranó la Oración a Jesús y lo que representó su muerte y Pasión en la cruz, como tema principal en las Homilías. También quisiera destacar sobremanera las palabras tan profundas que pronunció el Sr. Obispo de la Diócesis de Cartagena, don José Manuel Lorca Planes, durante la Eucaristía en la noche del pasado día 2 de marzo dirigidas a todos los fieles. Sin olvidar las que dirigieron cada uno de los sacerdotes que celebraron las once misas del día del Besapié, el cual cerró nuestro Consiliario y párroco de San Juan Bautista, don Juan Valverde Aranda al término de la procesión claustral.

Rescate 22

Permítanme que refleje en primera persona, en breve síntesis, las sensaciones que más me impactaron después de haber pasado horas y horas observando ese incesante reguero formado por miles de fieles que aguantaron la dura jornada climatológica, en fila india, para inclinarse ante Él y besar su pié. ¿Qué motivo llevó a esta muchedumbre de pasar por el Altar Mayor? Simple y llanamente que rendirle culto al Cristo del Rescate en el tradicional Besapié, el cual recibe de manera especial cada primer viernes de Cuaresma en la iglesia de San Juan Bautista de esta capital. Los sentimientos que llegaron a mi corazón a través de los ojos es muy difícil expresarlos uno a uno. Todos estos años atrás, por motivos de trabajo, no pude vivirlos tan cerca de Él y durante tantas horas. La devoción al Cristo de las manos atadas, para unos conocido como del Rescate y para otros de Medinaceli, tiene un denominador común que es rezar. No solo antes de dormir sino a cualquier hora del día, cuando la oración emerge desde nuestro interior como testimonio de fe. Y eso es lo que cada uno de los miles y miles de fieles, hombres y mujeres, pequeños y mayores, o personas impedidas a las que ayudábamos para que se acercasen ante la imagen lo hacían en un silencio cortante, pidiéndole lo que más deseaban a través de sus oraciones.


Los testimonios que se apreciaban quedaban reflejados en el interior de cada persona y directamente con Él, sin expresarlos de viva voz. Aunque en determinados momentos, durante el Besapié, no se pudiera evitar que brotasen lágrimas sobre las mejillas unidas a las peticiones, como algunas que puede escuchar. Es el caso de la señora que ayudé a levantarla de su silla de ruedas y a voz en grito le dijo “Señor, cura mis piernas. Señor, cura mis piernas” repitió varias veces. Puedo asegurar que esa frase es la que más me impactó, emocionó y tengo grabada. Al igual que la de aquella madre que llevaba a su hijo de unos nueve años, también en una silla de ruedas, afectado de parálisis. Ella sola, sacando fuerzas de flaqueza lo cogió entre sus brazos levantándolo y le acercó su boca al pié del Cristo del Rescate. Qué momento de ternura y sentimiento. También desvelo otra instantánea que me impactó. La de una mujer que sin apenas visión ayudé, junto al familiar que le acompañaba, a llegar hasta la imagen del Rescate diciéndole “señora ya se encuentra usted delante del Cristo”. Apoyó su mano en la túnica y estoy seguro que su alma se llenó de felicidad. Por ello tengo estos tres testimonios grabados en mi corazón. ¡Gracias Señor, gracias! por hacerme partícipe de estas pinceladas de emociones que recorrieron mi cuerpo en este Besapié que nunca olvidaré. Podría seguir enumerando muchas más, pero prefiero guardarlas. Eso sí, a ellas hay que sumarle las miles de miradas que dirigían todos en silencio hacia el rostro de sufrimiento del Señor. Verlos arrodillarse ante Él, en voz callada, y haciendo el signo de la cruz antes de inclinarse y besar su pié. Observar como acariciaban levemente su túnica aterciopelada con la mano y pasaban una foto, un pañuelo, un rosario, una insignia u otros objetos, por lo que significaban para cada persona la fe en este Cristo del Rescate. Y todo ello bajo un denominador común, transmitir la especial devoción que tiene cada persona en Dios nuestro Señor, para que Él pueda escuchar las plegarias que le demandan sus fieles a través de la oración.

30001 Murcia 968 21 42 50 - 610 95 23 93

Igual como sucede en esas largas filas de cientos de personas que, a derecha e izquierda, caminan detrás del cortejo procesional cada año acompañando al Cristo del Rescate y a la Virgen de la Esperanza el Martes Santo. Unas, que sin vestir la túnica nazarena la gran mayoría de ellas, se las ve descalzas y con velas encendidas avanzando en silencio y dando gracias por los dones concedidos. Y otras, pidiéndoles al Señor y a su Madre, a través de la oración, sus plegarias. Por todo ello vuelvo a repetir ¡Gracias Señor, gracias! José Mª Falgas Martínez Hermano del Rescate

23 Rescate


No tengas miedo Las hojas secas han enmoquetado el jardín; mañana lluviosa que despega los colores de otoño. Es casi invierno. Empezaron unas ráfagas de viento, pero lo sentí gentil casi acariciando las pequeñas ramas secas que yacían en el suelo que formaban remolinos para enseguida quedarse inertes. ¿Qué perspectiva tienen de un mañana?, ¿qué intuición los lleva a magnificar su futuro? Ellas no tienen ya destino. Ni yo tengo compañía hoy. Nada más que mis pensamientos que recorren tantas veces los mismos lugares, las mismas horas, que se repiten día tras día y…. casi cuesta comprender por qué hay gente que no sabe llorar. Tenemos un mañana y un futuro, y cada día nos demanda una nueva realización.

Rescate 24

Antes de que descendiera la hora de la sombra, en ese momento, cuando la quietud cae sigilosamente, empieza el preludio de mis pensamientos que quedaron enganchados a un estado primario…y los conduzco de nuevo a un camino lleno de significado. No son fantasía. No son volátiles. Son otro día de vida. No sabes si creer que hoy se ha parecido mucho al ayer. Y quizás mañana sea igual que hoy. Pero dejemos que cada despertar se abra con un matiz de diversidad positiva. Entonces es vida dentro de un envejecido cuerpo, lleno de memorias y rincones de viejas ilusiones. Y entonces, pensé…. El temor a lo incierto fraguó la estructura que jamás se tambaleó con el paso de los años.


Aquellas alas que volaron alto se vieron fortalecidas por años de experiencia y enseñaron a despegar a las todavía frágiles de nuestros hijos. ¡Que orgullo verles volar! No se esconden ante la tempestad del invierno, no buscan sombras cuando hay calor, luchan fuertes sin buscar la gloria del descanso. Saben porque han aprendido, levantan porque nos han visto como hacerlo, ríen porque hemos reído juntos, ven la magia de la belleza porque recorrimos los mismos parajes… y aprendieron que la vida es frágil, y…. ensancharon sus corazones, y fortalecieron sus almas con la misma creencia. Dios ayuda en cada caída, como Él cayó y levantó, que la esperanza es virtud, que el dolor es momento de oración, que la gratitud es humildad, que la fe es regalo, que aceptar es querer, y querer es felicidad. Ojala me escuchen decir… “No os rindáis ante las adversidades, no comparéis vuestros logros, no alimentéis el miedo, ensayad nuevos vuelos atrevidos, no olvidéis que las ilusiones no tienen por qué ser pasajeras, no olvidéis mis pálidas palabras de amor porque vosotros me hacéis vivir.”

La tarde se hizo armonía de silencio y escondí mis pensamientos solo para volver a terminar el día. Y entonces yo hablé en mi lenguaje que dirijo a la Madre de toda esperanza: ¡Háblame! Tu voz pura armonía ¡Mírame! Tus ojos brillantes y divinos. ¡Cógeme! Tus manos suavidad de flor. ¡Acompáñame! Maestra y madre mía ¡Despiértame! Cielo azul de resplandor No se para el tiempo. Van volando los días. Ya estamos en febrero. La primavera suaviza el frescor de las mañanas. Las hojas arrojarán el verde al campo, ya llega el beso de olores primaverales, llega la nostalgia de mis jardines filipinos, el suspiro de sus flores, el jazmín, las orquídeas, las adelfas de mayo y… despierto en Murcia con su Semana Santa de pasos hechos de colores de atardecer de Martes Santo. ¿Veis cómo ha pasado el tiempo? Vuela la hojarasca fugitiva. Carmen Gil de Montes

25 Rescate


P

onencia

Imágenes de fe de la ciudad de Murcia Ntro. Padre Jesús del Rescate A).- ORIGENES 1º.- LA ORDEN TRINITARIA.No podemos entender lo que significa el Cristo del Rescate, si antes no se indican cuáles son los antecedentes del mismo, lo que explica lo que es, su significado y su origen. Lo primero que hay que considerar es la Orden Religiosa co-fundada por el francés San Juan de Mata y por el También francés San Félix de Valoise en el año 1198, y ello por Bula del Papa Inocencio III. La Orden Trinitaria, como así se llamó fue establecida en las cercanías de París, siendo constituida allí la primera orden trinitaria.

Dicha Orden Religiosa adopta el nombre oficial de “LA ORDEN DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD Y DE LA REDENCIÓN DE CAUTIVOS”, ya que la orden surgió con la intención de devolver la esperanza a los hermanos en la Fe que sufrían el yugo de la cautividad, por causa de la piratería y principalmente por causas de la Fe. Cabe destacar a uno de los cristianos más ilustres y famosos que fue liberado de las manos de los infieles, y que fue Don Miguel de Cervantes Saavedra, y por el que se pagó la Orden Trinitaria la cantidad de 500 ducados, y ello cuando estaba en una galera, atado con cadenas, a punto de ser embarcado para iniciar viaje a Constatinopla.

Rescate 26

La Orden Trinitaria tenía su emblema que la distinguía, la llamada CRUZ TRINITARIA, la cual tenía dos versiones, la primera fue una Cruz “patada”, cuyos extremos se asemejan a unas patas, con la misma disposición vertical roja solapada a una horizontal de color azul.

La segunda versión, era igual que la anterior, pero formando una cruz normal, sin esas “patas” que caracterizaban a la primera.

Existe un tercer color que normalmente suele pasar desapercibido a la mayoría de los que observan la Cruz Trinitaria, pero que es tan importante como los dos primeros colores, y es el color blanco del fondo del emblema. Y dado que estamos hablando de la Stma. Trinidad, estos colores no pueden sino simbolizar al Padre, que viene reflejado por el color blanco; el Hijo, simbolizado por el color azul y el Espíritu Santo, simbolizado en el color rojo. La orden trinitaria, a parte de su hábito blando, disponía de un Escapulario que caía por el pecho y por la espalda, disponiéndose la Cruz Trinitaria en el pecho. Tradición que ha llegado hasta nuestros días y a los hermanos esclavos de la Hermandad de Esclavos de Ntro. Padre Jesús del Rescate y María Stma. de la Esperanza, cuando llevamos en cada acto o culto de la Hermandad nuestro Escapulario Trinitario.


1º.- LA REFORMA TRINITARIA.-

3º.- EL CRISTO DEL RESCATE.-

En 1599, y a consecuencia de una relajación en los valores que hicieron nacer la Institución en 1198, se produce una refundación de la Orden Trinitaria, llevada a cabo por San Juan Bautista de la Concepción, la cual es aprobada por el Papa Clemente VIII, y ello, con la intención de devolver a la Orden, el rigor de sus fundadores, San Juan de Mata y San Félix de Valoise.

Una vez fundada la Orden Trinitaria en 1198 y refundada posteriormente en 1599, con la creación de dieciocho conventos en toda España, uno de ellos el de Murcia, Por Fray Francisco Guerra, franciscano y Obispo de Cádiz, se procede a encargar una talla de madera de un Cristo en Sevilla, con la finalidad de mandarla a la plaza de Mámora, al norte de Africa, llamada por los españoles, San Miguel de Ultramar, para que custodiara la Fé de los españoles de los allí destacados, siendo los frailes capuchinos los Capellanes de la Plaza.

De hecho la única rama de la Orden Trinitaria que existe en la actualidad es la Orden Descalza, fundada por San Juan Bautista de la Concepción, habiendo desaparecido la Orden Calzada de San Juan de Mata. San Juan Bautista de la Concepción, y vamos llegando a nuestro destino, fundó dieciocho conventos religiosos en España, siendo uno de ellos el convento de los Padres Trinitarios de Murcia, fundado en 1620, en donde tuvo muchísimo que ver el Deán de ls Iglesia Catedral Don Luis Pacheco de Arroniz, quien cedió los terrenos y una generosa dotación para que se pudiera llevar a cabo el mismo.

En 1681, el Rey moro Musley Ismail, con un ejército de 80.000 soldados conquista la plaza de Mámora, y en prueba del triunfo de la batalla y del odio a los cristianos, llevó la Imagen del Rescate a la ciudad de Mequinez donde no solo hizo prisionera a la Imagen, sino que la arrastró por las calles de la ciudad y lo dio a comer a los leones como si de carne y hueso se tratara. Viendo lo sucedido por Fray Pedro de los Angeles, religioso trinitario que residía en la citada plaza de Mequínez, con riesgo de su vida, se presentó ante el Rey Musley, prometiéndole un cuantioso rescate por la liberación de la Imagen, el Rey acció a que el fraile custodiara la Imagen, con la advertencia de que si no cumplían el pago, los quemaría a los dos.

Dicho convento estaba ubicado en los terrenos en donde en la actualidad se sitúa el Colegio Andrés Baquero y el Museo de Bellas Artes de la Ciudad de Murcia, en la calle Obispo Frutos de Murcia, que era curiosamente donde se llevó a cabo la ponencia sobre el Cristo del Rescate.

Llegadas estas noticias al Padre General de los Trinitarios, se procedió a tramitar el rescate de la Imagen, y dice la leyenda que constituyendo el rescate, el peso de la Imagen en monedas de oro, se colocó la Imagen en un lado de la balanza, y comenzaron a echar monedas en el otro lado, de tal suerte que cuando la suma de monedas alcanzó la cantidad de treinta, el fiel de la balanza se colocó en el centro, justamente la misma cantidad de monedas por la que se llevó a cabo la traición a Cristo. Y por más que repetían la operación, una y otra vez, cuando se depositaba la moneda número treinta la balanza se equilibraba.

27 Rescate


El Rey Musley, encolerizado con lo sucedido, ya que lógicamente esperaba sacar un gran botín por la pesada Imagen, se negaba a dejarlos marchar, pero preso de su palabra, finalmente no tuvo más remedio que dejarlos marchar.

Si bien no hay constancia alguna de la fecha exacta de la liberación de la Imagen, si hay constancia escrita de la “CONSTITUCION DE LA REAL ESCLAVITUD”, enclavada en los Padres Trinitarios, que se fundó el 28 de Enero de 1682, instituyendo que el día de la liberación de la Imagen, todos los hermanos esclavos realizasen comunión general “en memoria de haber sido en el que quedó por propia de la religión y enajenada de los infieles la Santísima Imagen de Jesús”. O lo que es lo mismo, y a mi modesto entender, la fundación u origen del BESAPIÉ a la Imagen de Nuestro Padre Jesús del Rescate, el primer viernes de Marzo. Una vez liberado el Cristo de las manos de los Infieles, el Cristo pasó de Mequínez a Tetuán, de allí a Ceuta, Gibraltar, Sevilla y Madrid, donde fue recibido por la Corte, bajo su primera advocación del Rescate y luciendo su inconfundible escapulario de la Orden Trinitaria que le había rescatado, tal como hacían con todos los cautivos que liberaban. Llegados a este punto, es cuando las historias del Cristo del Rescate de Madrid, conocido como Medinaceli, por el auspicio que Don Nicolás de Córdoba, Duque de Medinaceli, hizo del mismo, y el Cristo del Rescate de Murcia se colocan en paralelo y continúan juntas hasta nuestros días.

B).- EL CRISTO DEL RESCATE DE MURCIA 1º.- EL CRISTO DEL RESCATE EN EL CONVENTO TRINITARIO Habiéndose establecido, como hemos dicho por la Real Esclavitud de la Orden Trinitaria en 1682, un día concreto al año, de comunión general para todos los hermanos esclavos, en memoria del día de la libración de la Imagen en Mequínez, esta tradición se extendió por todos los conventos trinitarios de España, incluido

Rescate 28

el convento trinitario de Murcia, que como antes comentamos estaba afincado en Murcia desde 1620, que tenía entre sus capillas una talla de Jesús rescatado, exactamente igual que sucediera en el resto de conventos trinitarios que fundó San Juan Bautista de la Concepción, como el de Úbeda, Valdepeñas (Ciudad Real), Córdoba, etc…, en donde todos ellos, y que aún están en pié en la actualidad, cuentan en sus capillas con Imágenes de Jesús rescatado, Imágenes que están datadas precisamente a finales del Siglo XVII y principios del XVIII, la misma fecha de datación del Cristo del Rescate de Murcia.

2º.- EL CRISTO DEL RESCATE EN LA IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA El Cristo del Rescate, de autor anónimo del Siglo XVII, permaneció siendo venerada por el pueblo de Murcia en el citado convento Trinitario hasta que llegamos al año 1836, donde la conocida desamortización de Mendizábal, hizo que el convento de los Trinitarios de Murcia desapareciera, lo que propició que los bienes materiales del convento fueran a parar a otras Iglesias cercanas de la Ciudad de Murcia, como por ejemplo, la pila bautismal, el Cristo de la Humillación y San Blas fueran a la Iglesia de Santa Eulalia. Y a la Iglesia de San Juan Bautista, se llevaron las Imágenes de San Juan de Mata, San Félix de Valoise y el Cristo del Rescate. Una vez conducido a la Iglesia de San Juan Bautista, el Cristo del Rescate es colocado en la capilla del bautismo, que es la capilla que está debajo de la torre sur de la Iglesia, torre que fuera terminada en 1777,


siendo mecenas de la misma, el entonces Obispo de Cartagena, Rubín de Celis, en donde se le continúa rindiendo culto por los murcianos y los devotos de la esclavitud de Cristo, todos los viernes del mes del año, pero especialmente el primer viernes del mes de Marzo, con lo que entonces se llamaba “tradicional visita al Cristo de las Manos Atadas”. Tenemos constancia escrita, que el Cristo del Rescate ya estaba en la Iglesia de San Juan Bautista en torno al año 1845, ya que en el libro España Mariana de Javier Fuentes y Ponte, editado en 1880, ya se describe al Nazareno entre los enseres de la Parroquia, y es más, se hace constar que en la reja de la capilla del bautismo, había un marzo de cristal con las indulgencias que se concedían a quien rezara delante de la Imagen e hiciera un Trisagio (Oración de veneración a la Santísima Trinidad), concedidas por el Obispo de Cartagena Don Mariano Fernández (18471860), por el Obispo de Tarazona, Fray Vicente Ortiz y la Bastida (1848-1860), y por el Arzobispo de Tarragona Don Antonio Fernández de Echanove (18261854). Y sabemos que se llamaba “Cristo de las manos atadas”, debido a los medios de prensa de principios del siglo pasado, de hecho recogían en sus ediciones, los Quinarios y cultos que se hacían entonces al Cristo del Rescate, así el diario La Verdad en 1931, publicaba una foto del Rescate y ya se hablaba de “tradicional visita al Cristo de las Manos Atadas”. El periódico Tiempo, en el año 1934 y 1936, igualmente recogían los cultos al “milagroso Nazareno del Rescate” y a la hermosa Tradición que le acompaña. 3º.- EL CRISTO DEL RESCATE DURANTE LA GUERRA CIVIL Estallada la contienda fraticida en España, como sabemos, a Murcia le correspondió ser “zona roja”. Los atropellos que en esta zona se estaban cometiendo contra las Imágenes religiosas, propiciaron que un grupo de devotos, procediera a tapiar la Imagen del Cristo del Rescate entre los muros de la Iglesia, para evitar que fuera objeto de escarnio.

Iglesia cuando fue convertida en cárcel durante la guerra civil, los cuales eran sabedores del hecho que el Cristo del Rescate estaba con ellos preso, aunque no muy bien donde. La Imagen del Cautivo estuvo presa como su homólogo de Madrid, y también sufrió el escarnio como Él, cuando fue descubierto por su captores, los cuales se mofaban de él poniéndole monteras en la cabeza. Una vez pasada la contienda, un grupo de jóvenes de acción católica de San Juan, jugando entre los escombros y ruinas de edificios contiguos a la Iglesia de San Juan Bautista, vieron aparecer el busto del Nazareno, el cual estaba bastante deteriorado. En 1941, un grupo decidido, cuyos nombres están consignados en las actas de la Hermandad, deciden poner en marcha la actual Hermandad del Rescate, encargándola restauración de la Imagen a Lozano Roca, si bien no gustando en demasía el trabajo realizado por el mismo, se le encarga el trabajo nuevamente al escultor Sánchez Lozano. La imagen fue restaurada otra vez debido a un percance que sufre la talla por el escultor Francisco Liza en el año 1999, y por último, en el año 2009 se realiza la última restauración por los talles de Asoarte de Murcia. C).- LA TALLA DEL CRISTO DEL RESCATE El Cristo del Rescate es una talla anónima del siglo XVII. En la última restauración realizada por Asoarte, Loreto López nos da una pista importante, que extrae debido a que es la primera vez que al Cristo del Rescate le hacían unas placas de rayos X en busca de parásitos, y se descubre que los ojos del Cristo son de los llamados “cáscara de huevo”, que era una manera de trabajar el cristal de los ojos, típica de finales de siglo XVII y principios del siglo XVIII, lo que permite datar con cierta proximidad la Imagen, y confirmaría su presencia en el Convento Trinitario, ya que la capilla del bautismo de la Iglesia de San Juan donde estaba el Cristo no se terminó hasta finales del siglo XVIII, según lo dicho anteriormente. Se trata de una Imagen de talla de madera policromada con devanaderas y enlienzado interior, talla de vestir provista de peluca de pelo natural.

Es hecho de estar tapiado el Cristo entre las paredes de la Iglesia de San Juan Bautista, realmente sirvió de consuelo a los muchos cautivos que residieron en la

29 Rescate


D).- LA DEVOCION AL CRISTO DEL RESCATE Ni que decir tiene, que nos encontramos ante una Imagen muy querida por los murcianos y a la que seguramente más devoción se le tiene en Murcia junto con la Virgen de la Fuensanta. También expresan su devoción al mismo en todas las partes de la Región de Murcia, así como de las provincias limítrofes de Alicante, Albacete y Almería, y que tiene su máximo esplendor devocional el día del Besapié del primer viernes del mes de Marzo, acercándose, como digo, de todas partes de la Región y provincias limítrofes, como sobradamente tenemos constatado en los archivos del a Hermandad.

Por todo lo que llevamos dicho, creo que resulta evidente que el Besapié al Cristo del Rescate, no es un acto entroncado en la Semana Santa, sino a la conmemoración de la liberación de Jesús de las manos de los infieles, de hecho la celebración del primer viernes del mes de Marzo, no tiene ni siquiera que ser en periodo cuaresmal, sin ir más lejos en el año 2011, el Besapié tuvo lugar fuera de la Cuaresma, por ello, frente a los numerosos besapiés que han surgido en los últimos años, como muestra de veneración a un titular concreto de la Semana Santa, con carácter previo o posterior a su salida en procesión, el Besapié al Cristo del Rescate es fruto de la tradición de conmemorar la

Rescate 30

libertad de Jesús de las manos de los infieles que dura más de trescientos años, y que no es comparable tampoco, aunque algunos se empeñen muy desafortunadamente, ni por su trascendencia social ni por su antigüedad a otros besapiés a Jesús rescatado, instaurados más recientemente en la Región de Murcia, y que tienen su origen en el Cristo del Rescate de Murcia, como pueda ser el de Cartagena, cuya antigüedad se remonta a la Imagen de Jesús Cautivo del escultor Juan González Moreno de 1940, o el de Alhama de Murcia del escultor Lozano Roca de 1955, o incluso la Imagen que hizo José Sánchez Lozano para el paso blanco de Lorca en 1985. Pues con todo respeto hacia las mismas, estamos hablando de Imágenes que gozan de una antigüedad de 61 años, la que más, frente a otra, cuya devoción y tradición se enclava en torno a la Imagen del Cristo del Rescate de Murcia, con cerca de 300 años de historia.

Para finalizar, desconozco, cual es el motivo de que el Cristo del Rescate de Murcia sea tan querido en la Región de Murcia y en las provincias de Alicante, Albacete y Almería, puede que sea la fama de milagroso que tiene, ganada a pulso por los cientos de curaciones y testimonios de personas que le visitan. Puede que sea su mirada mansa, tranquila que te traspasa cuando lo miras, y que hace que cada Martes Santo cientos de personas lo acompañen en procesión de forma espontánea por las calles de Murcia en promesa. Aquí lo dejo para que cada uno lo descubra por sí mismo.


B

ajo el manto y la advocación

Bajo el manto y la advocación de María Santísima de la Esperanza, muchas Asociaciones la veneran rindiéndole culto y santificando su nombre, protegiendo las almas que en Ella confían en la tierra que pisamos cada día. Ejemplo vivo de adoración en los que fueron, somos y serán por generaciones enteras de Agentes Comerciales, dignísimos trabajadores autónomos, la mayoría, que trabajan en tiempos difíciles en España. Otra Asociación dignísima de reseñas es la Asociación Española contra el Cáncer……. ¡Qué milagro de amor que con su extenso manto la Virgen de la Esperanza cubre a todo aquel que sufre la enfermedad y a quien lucha por erradicarla! Yo, nazareno y Agente Comercial durante sesenta años por las carreteras de España y media Europa, puedo manifestar con orgullo que con estas dos pasiones en el corazón, nuestra Patrona y titular de la Cofradía del Santísimo Cristo del Rescate, me postro ante Ella de rodillas para que sea mi guía, mi faro, para alzarme con Ella a lo más alto, en ese gran vuelo arropado por su manto.

Como observador desde distintos puntos de esta Murcia, durante la procesión del Martes Santo, siendo yo muy joven y él muy niño, ahora que escribo esta página a petición del Señor Presidente del Colegio Oficial de Agentes Comerciales, viene a la memoria mía con carácter retroactivo, a mi buen amigo Nacho Massotti. Vestido de monaguillo y con el incensario en las manos con los carbones candentes que en un momento dado, al bajar las manos, el incensario que roza el suelo de la calle Trapería frente a la Farmacia Ortiz saliendo los carbones para todos lados con el grave peligro que entrañaba para los penitentes descalzos, con la ayuda de los que llevaban sandalias y parte del público, se fueron apartando con el fin de que la procesión pudiese continuar su marcha…… ¡Hay Nacho de Dios que peligro, pero jamás volviste a llevar un incensario! Esto ocurrió, ¿te acuerdas? hace ya muchos años. Antonio Leonardo Cantón Nazareno y Agente Comercial Semana Santa 2012

31 Rescate


In Memoriam la procesión. Por último, entre otras cosas, organizaba la hora de recogida, así como la entrega floral a los hermanos alumbrantes. En el último año de su vida, ya en cama. Y como siempre en su mesilla, un portarretrato con el Cristo del Rescate y la Virgen de la Esperanza. Le gustaba escuchar por boca de sus hijos Cristóbal y Jesús todos los actos que iban aconteciendo en la Hermandad, donde en repetidas ocasiones, con los ojos humedecidos, ace ya un año que nos dejó un hombre

tenía la sensación de estarlo viviendo.

sencillo, humilde y trabajador. En Navidad, días antes de fallecer, me pidió Era el menor de tres hermanos. Hijo de

que al morir, su escapulario desfilara en el

Antonio y Antonia, la estanquera de San Juan.

trono del Cristo. A lo que contesté que estuviera

Al igual que sus padres, supo transmitir a sus

tranquilo, que haría lo posible porque así

hijos el amor y devoción que sentía por esta Cofradía. En varias ocasiones le emocionaba relatar anécdotas de la familia Iborra junto a otros

fuera. Solicitando así el permiso del Hermano Mayor y el Cabo de Andas del Cristo, haciéndoles llegar su eterno agradecimiento. ‘Los padres y seres queridos nunca se van,

hermanos cofrades.

siempre estarán a nuestro lado’

Su enfermedad le impidió poder desfilar como

En nombre de mi familia y mío propio, sólo me

regidor mayor de la Cruz Guía en estos últimos años. Pero ésta no impidió que asistiera al Besapié y ayudar el Martes Santo a formar a los hermanos alumbrantes para la salida de

cabe decir que para nosotros, los Iborra, es un orgullo pertenecer a esta Hermandad, y agradecer el apoyo que hemos recibido a lo largo de nuestra marcha en esta Comunidad. Un saludo. Cristóbal y Jesús Iborra Marín

Rescate 32


Actos celebrados por la Hermandad del Rescate en 2011 y recogidos en este informe del Secretario Estimados Hermanos en el Señor: En el desempeño de mis funciones como Secretario, y en cumplimiento de las vigentes Reglas de la Hermandad, doy lectura a la Memoria de Secretaría del año 2011. Empezamos el año, como es habitual, con la reunión de Cabildo General Ordinario, el último martes del mes de Enero. Se ha convertido en una ocasión para vernos y saludarnos, a la vez que damos comienzo a los proyectos del año que permitirán organizar los Actos y Cultos de la Hermandad. Estos fueron enumerados, a la vez que se dieron cuenta de otros nuevos que se empiezan con ilusión. En lo referente al funcionamiento de la Hermandad, es de destacar que goza de una buena salud económica, gracias a la gestión de la Junta de Gobierno y a la colaboración de todos los Hermanos. El número de Hermanos se mantiene estable, con una cierta tendencia a la baja, debido a la complicada e incierta situación económica que sufrimos, motivo por el cual debemos estar vigilantes y continuar gestionando de manera conveniente todos los recursos. Durante el mes de febrero se trabajó intensamente, sobre todo nuestro Hermano Mayor, en la preparación del Quinario en honor de nuestro Cristo del Rescate, seguramente uno de los momentos más intensos para todos nosotros. El tiempo vuela, como se suele decir, y volando llegó el Quinario. Con mucha dedicación y esfuerzo, pero con una gran ilusión y emoción, realizamos todos los preparativos. Aprovecho esta ocasión para invitaros a todos aquellos que podáis y queráis a colaborar en estos trabajos. Hay muchas tareas que realizar, pero se viven también momentos muy emocionantes, como la bajada del Cristo de la hornacina o su colocación en el Altar Mayor. Momentos que provocan un estremecimiento, un escalofrío, un sobresalto, en el cuerpo y en el corazón. Lo sé porque yo lo he vivido. Y siempre con el gratificante resultado de ver a nuestro Cristo esplendoroso sobre el Altar de la magnífica Iglesia de San Juan Bautista. Por ello, animaros, que manos no nos sobran. El Quinario este año estuvo magníficamente predicado por Don Miguel Ángel Gil. Con gran cariño recordamos la cordialidad y oratoria de este sacerdote. Y la didáctica, pues recordamos especialmente la explicación del origen

y significado del escudo Trinitario, en la homilía de uno de los días. En este punto es de justicia agradecer el trabajo y el esfuerzo realizado por Don Ángel Salinas Martínez, Vice Hermano Mayor y Vocal de Cultos, que organizó con gran diligencia todos y cada uno de los días del Quinario. Igualmente, a la comunidad de la Parroquia de San Juan Bautista, encabezada por su párroco y consiliario de esta Hermandad, Don Juan Valverde. Gracias por su colaboración y esfuerzo. El día grande del Quinario es el Besapié del Rescate. Las puertas del Besapié se abrieron a la una de la madrugada, después de la celebración de la Hora Santa y de la primera Misa del primer viernes del mes de Marzo, y ya a esa hora eran muchas las personas que esperaban para pasar a besar a los pies del Cristo. Un año más, el primer viernes de marzo, este año fuera de Cuaresma, muchos fieles acudieron a rendir culto a nuestro querido Cristo. Tantas veces hemos comentado ya las intensas emociones que vivimos este día¡ Qué podemos añadir¡ Este año, además sumamos la emoción climatológica, pues el día discurrió entre nubes, lluvia y algún pequeño chaparrón. Pero esta adversidad nos permitió comprobar hasta dónde llega la devoción al Cristo del Rescate, pues fueron muchísimas personas las que aguantaron, incluso paraguas en mano, que avanzara la cola para tener su momento íntimo y personal con Jesús del Rescate. Otro motivo más que nos tiene que animar a mantener nuestra dedicación y esfuerzo, para que todas estas personas puedan vivir ese momento, personal e íntimo, con nuestro querido Cristo. Aunque llueva o truene. Actuó el Orfeón Fernández Caballero y la Peña “La Seda”, de manera altruista, lo cual agradecemos de corazón. Este año como novedad, se llevó a cabo la imposición de escapularios a los nuevos Hermanos el día del Besapié, en la misa de las 20,00 h, y no en la Hora Santa del jueves anterior, como venía siendo habitual. Hay que decir que ésta ha sido una idea de nuestro Hermano Mayor, y podemos afirmar que es todo un acierto, pues que mejor manera de recibir a los nuevos Hermanos Esclavos en un día tan especial y en un marco tan impresionante. Por tanto, enhorabuena por su empeño y acierto, que tendrá continuidad en años venideros.

33 Rescate


Muchas veces nos pasa desapercibido o no valoramos en su justa medida la dimensión que el Cristo del Rescate y su Besapié tienen para nuestra ciudad y región. Este año, nuestro delegado de procesión realizó gestiones con El Corte Inglés para solicitar colaboración en la promoción del Besapié. Esta entidad recibió con agrado el ofrecimiento y de manera totalmente desinteresada ofreció un escaparate para los fines mencionados. Fueron ellos los que realizaron también el montaje, que durante unos 10 días pudo contemplarse en la Gran Vía Salzillo y que resultó un gran acierto en su ejecución y localización. Así, pudimos ser testigos de las muchísimas personas que se detenían para verlo con agrado. Finalizado el Quinario, y casi sin solución de continuidad, celebramos el Vía Crucis de la Hermandad. Nuevamente no disfrutamos de mucha afluencia de Hermanos, pero es el empeño de la Junta de Gobierno seguir con su celebración. Os invitamos a participar este año, y agradecemos de corazón la asistencia de las personas que tuvieron a bien participar. El mes de abril nos condujo a la Semana Santa, y un año más a la Procesión de la Esclavitud, el Martes Santo. De nuevo, debemos congratularnos de aumentar en número; de Hermanos Esclavos, pues fueron más Hermanos los que participaron en el cortejo, y de público. Sin duda nos reconforta y nos debe animar a seguir por este camino. El Excmo. Sr. Obispo de la Diócesis de Cartagena, D. Manuel Lorca Planes, nos quiso acompañar en la salida, y aceptó con gran agrado la invitación del cabo de andas de la Virgen, Don Javier Iniesta, de dar el tradicional “primer toque”, con el que “arranca” el trono de la Virgen. La procesión transcurrió sin incidentes ni incidencias, perfectamente organizada por nuestro Delegado de Procesión, Don Enrique Fernández y sus ayudantes. Los tronos lucieron de manera esplendorosa en la tarde-noche del martes santo murciano, guiados con gran diligencia por los cabos y sub-cabos, y “cargados” con gran nazarenía por los Hermanos portadores. Los regidores mantuvieron el orden en los distintos tercios, lo cual no fue tarea sencilla, dado el gran número de alumbrantes. En definitiva, todo salió a la perfección, lo que sin duda es señal de que todos sabemos lo que tenemos que hacer, y lo hacemos bien. ¡Enhorabuena a todos! En el mes de mayo celebramos el almuerzo de la Hermandad. Durante el mismo, como ha venido siendo costumbre durante los últimos años, premiamos la fidelidad y dedicación a esta Hermandad de los miembros más veteranos. Sin duda que los galardones son merecidos, y solo añadir nuestra enhorabuena hacia los distinguidos. Rescate 34

También tuvo lugar la cena que el Cabildo Superior de Cofradías organiza como cierre a la Semana Santa, y en la que se entregan las distinciones de cada cofradía. Nuestra Hermandad ha tenido el acierto de elegir este año para esta ocasión a D. Ángel Delgado Vidal, actualmente nuestro Tesorero, y antes Delegado de material. Sin duda que es un reconocimiento merecido, por la gran dedicación que ha desplegado estos últimos años en la Hermandad. Enhorabuena. En el mes de Junio, ya avanzado y entrado ya el verano, celebramos junto con otras cofradías, hermandades y asociaciones murcianas el Corpus Christi. Una nutrida representación de nuestra Hermandad acudió a la procesión que recorre las calles de Murcia, como acompañamiento a la bellísima Custodia propiedad de la Catedral. Tras los meses estivales, con la llegada de Septiembre se reinician los trabajos. A un ritmo menos frenético, por la ausencia de actos importantes, la dedicación de la Junta de Gobierno se centra en labores de mantenimiento y organización de nuestra Hermandad. En este sentido, cabe destacar la restauración de los 13 sillones y la mesa (además del armario de la Virgen de la Esperanza), motivada por estar afectada de carcoma. El resultado de la intervención, realizada por Asoarte, es magnífico, y sin duda realzan nuestra sede social, como elementos únicos que son. Esto nos recuerda que disponemos de un rico patrimonio, con un local social único en asociaciones similares, pero también antiguo. Por tanto, debemos de estar muy pendientes y velar por la buena conservación de los mismos, lo que motiva que todos los años tengamos que acometer trabajos de mayor o menor cuantía. En octubre, nuestro Hermano Mayor representó a la Hermandad en el CICLO DE CONFERENCIAS "IMÁGENES DE FE: LOS TITULARES DE LAS COFRADÍAS EN LA SEMANA SANTA MURCIANA", organizada por la Cofradía de la Salud y el Museo de San Juan de Dios, y que se celebró en el salón de actos del Museo de Bellas Artes de Murcia. En dicho ciclo se invitó a cada cofradía de Murcia a comentar los detalles más significativos de sus titulares. En nuestro turno, nuestro Hermano Mayor sintetizó los aspectos más relevantes del origen de nuestro Cristo del Rescate, su relación con la Orden Trinitaria y el culto que recibe en Murcia de hace ya muchos años. Nos consta la dedicación y esfuerzo invertido por el Don José Ramón para preparar esta conferencia, y el cariño hacia el Cristo que le movió a esta labor. Solo por ello, debemos mostrar nuestro agradecimiento, toda


vez que fue de los pocos presidentes o dirigentes de cofradías los que se embarcó en esta aventura, dejando la mayoría el trabajo a otras personas. Y si, además, el resultado es una conferencia que fue del agrado de los asistentes, dejando a nuestra Hermandad en un alto valor, el agradecimiento de nuestra parte debe de redoblarse. Gracias y enhorabuena. En el mes de noviembre recordamos a los Hermanos fallecidos en la misa funeral que celebramos todos los años a tal fin. Ellos han contribuido, en mayor o menor medida, con esta Hermandad y es de justicia que elevemos nuestra oración por ellos y reconfortemos a sus familiares. Y para finalizar el año contamos con la maravillosa festividad de la Virgen de la Esperanza, ya próxima la navidad, y que nos brinda la oportunidad de mostrar nuestra devoción en el Triduo que organizamos todos los años. Como siempre hemos comentado, nos gustaría más afluencia de Hermanos, pero no por ello dejamos de disfrutar de tres maravillosos días, predicados por nuestro Consiliario, D. Juan Valverde, en un tiempo en que aguardamos la celebración de unas fiestas tan entrañables como la Navidad, signo verdadero de esperanza. Como siempre decimos, gracias a los que acudisteis, y a los que no pudisteis esperamos veros el triduo próximo. En lo que respecta a las labores propias de Secretaría, el año que finaliza ha trascurrido sin aspectos notables dignos de resaltar. Gracias a la labor de los últimos años de recogida y actualización de datos, disponemos en la actualidad de un registro de Hermanos convenientemente actualizado. Aprovechamos la ocasión para recordaros la conveniencia de comunicar cualquier cambio que se produzca, y de proporcionar el correo electrónico, pues es una vía de comunicación rápida, efectiva y barata, que cada vez utilizamos más. Gracias a todos.

Murcia a 31 de Diciembre del año del Señor 2011 Fdo. El Secretario Angel Martínez López

Plaza de San Juan - Murcia - Tel.: 968 22 06 75


D

istinciones y homenajeados del Rescate 2011

La Hermandad del Rescate y de la Virgen Esperanza homenajeó a Adrián Massotti, Jesús Caballero, Antonio José Iniesta, Rafael Gª Villalba y El Corte Inglés. Otro año más, la Junta de Gobierno de la Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de la Esperanza, celebró su tradicional almuerzo de hermandad a finales de abril de 2011 y que con anterioridad tenía lugar una cena. El motivo por el cual se lleva a cabo la misma es rendir un particular homenaje a determinados Hermanos con mayor antigüedad. Ellos son cofrades de nuestra Hermandad y se han distinguido por su trayectoria nazarena a lo largo de los años, aunque algunos de ellos todavía salen en la procesión de Martes Santo. Otros por el contrario y dada su avanzada edad, las fuerzas ya no le permiten estar varias horas desfilando.

Rescate 36

En el año 2011 las personas que recibieron la distinción nazarena fueron: Jesús Caballero Sánchez, por el Tercio de la Cruz Guía; Antonio José Iniesta Penalva, por el Tercio de la Virgen de la Esperanza y Rafael García Villalba Sánchez, como cabo de andas del trono del Cristo del Rescate. Por su parte el Hermano Mayor Honorario, Adrián Massotti Littel, recibió un particular homenaje por su amplísima trayectoria, haciendo honor al cariño, devoción y fe que tiene con la Hermandad del Rescate que llegó a presidir. También tuvo una Mención Especial El Corte Inglés como reconocimiento por el interés demostrado con la Hermandad del Rescate, al


dedicar uno de sus amplísimos escaparates al Besapié de nuestro Titular, en el centro comercial situado en la Gran Vía Salzillo de Murcia. Recogió dicho galardón el jefe de Relaciones Externas de El Corte Inglés, Santiago Sánchez Ruiz, en nombre del Director José Dasí. A dicho acto que estuvo presidido por José Ramón Guerrero, como Hermano Mayor de la Cofradía, le acompañó el coronel jefe de la 5ª Zona de la Guardia Civil, Benjamín Martín Mora, con varios oficiales y números de dicho Cuerpo. También hubo una representación de los miembros de la Policía Local que dan escolta al Cristo del Rescate, además de familiares de las personas homenajeadas y cofrades. Uno de los momentos más emotivos fue durante la intervención de Adrián Massotti. Las palabras dirigidas a todas las personas que mantienen su fe y devoción al Cristo del Rescate y la Virgen de la Esperanza, las cuales le salían desde lo más profundo de su corazón se quebraron dada la emoción que sentía con lágrimas en los ojos.

A continuación el presentador del acto y cofrade del Rescate, José Mª Falgas Martínez, cedió el turno de la palabra al anfitrión José Ramón Guerrero para que cerrase la grata velada. Como Hermano Mayor agradeció a todos los asistentes su presencia y destacó de manera significativa que todas las personas que pertenecen a esta Hermandad mantengan viva su dedicación, amor, devoción, fe y cariño hacia nuestro Cristo y la Virgen. Que nos mantengamos unidos en vocación y servicio con el Rescate, agradeciendo especialmente a quienes todavía mantienen esa estrecha colaboración en cuanto a la camarería de algunos tronos. Por último expresó su deseo para que, si Dios quiere, al igual que en el año 2011 la lluvia respete nuestra procesión de Martes Santo. Y que no nos olvidemos que las imágenes de nuestro Cristo del Rescate y Virgen de la Esperanza se encuentran en su capilla, las cuales reciben culto diariamente con misa cada primer viernes de mes. Muy especialmente cada año el de marzo, en el que se celebra el tradicional y más popular Besapié de Murcia al que asisten varios miles de fieles.

37 Rescate


Actos y Cultos Año 2012 La Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de la Esperanza y, en su nombre, el Hermano Mayor y la Junta de Gobierno, tienen el Honor de invitarle a los Actos y Cultos organizados por esta Hermandad, para mayor Gloria y Honra de Nuestros Excelsos Titulares. SOLEMNE QUINARIO Días 27, 28 y 29 de Febrero, 1, y 2 de Marzo. Comienzo a las 7.30 h de la tarde, con Via Crucis, Ejercicio, Misa con Homilía, Himno y Besapié. Las intenciones de estos cultos son: Día 1: Por los Hermanos Mayores fallecidos de la Hermandad y sus familias. Día 2: Por las camareras fallecidas de los titulares y sus familias. Día 3: Por los Presidentes Capellanes fallecidos de esta Hermandad. Día 4: Por todos los fieles y devotos de Ntro. Padre Jesús del Rescate. Día 5: Por todos los Hermanos Esclavos difuntos. BESAPIÉ DEL CRISTO DEL RESCATE Viernes, 2 de marzo. Comienza a las 0.00 horas con la apertura de las puertas de la Iglesia. Posteriormente, a partir de las 6.00 horas de la mañana y hasta las 24.00 horas de la noche ininterrumpidamente con celebración de la Santa Misa en las siguientes horas 7, 8, 9, 10, 11 y 12 de la mañana, 1, 5, 6, 7.30 y 8.30 de la tarde, y 10 y 11 de la noche. PAGO DEL BOLETO PROCESIONAL Hasta el viernes 30 de marzo, en cualquier oficina de La Caixa, realizando ingreso con el resguardo recibido por correo ordinario, o bien, por medio de transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Hermandad.

Rescate 38

ENTREGA DEL BOLETO PROCESIONAL En la sede de nuestra Hermandad, presentando el resguardo de ingreso bancario, los días 30 de Marzo, (Viernes de Dolores, de 5 a 7 de la tarde). 1 de Abril, (Domingo de Ramos, de 10 a 13 horas) y 2 de Abril, (Lunes Santo, de 11 a 13 horas). Fuera de estas fechas y horarios, el boleto no podrá ser retirado. PROCESIÓN DE LA ESCLAVITUD Día 3 de Abril, (Martes Santo). Hora de salida a las 7 de la tarde, desde la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, de Murcia, se iniciará el desfile procesional con su itinerario habitual. SOLEMNISIMO TRIDUO En el mes de Diciembre, los días viernes 14 y sábado 15, a las 5.30 de la tarde y el día domingo 16, a las 11.30 de la mañana se celebrará el Triduo en Honor a la Santísima Virgen de la Esperanza con el rezo del Santo Rosario, Ejercicio, Santa Misa con Homilía e Himno. TODOS LOS PRIMEROS VIERNES DE MES A las 6 de la tarde, se celebrará la Santa Misa, en honor de nuestos Sagrados Titulares (excepto los meses de Julio y Agosto). SOLEMNE FUNERAL Por todos los Hermanos fallecidos y en especial los acaecidos durante este último año. Se celebrará el tercer viernes de Noviembre, día 16, a las 8 de la noche, en la Iglesia de San Juan Bautista. NOTA: Todos los actos de la Hermandad del Cristo del Rescate y Virgen de la Esperanza se celebrarán en la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, de Murcia.


A

lmuerzo de Hermandad Año 2012 El Almuerzo de Hermandad de este año tendrá lugar en el Hotel Silken 7-Coronas, el Sábado 21 de Abril, a las 14.00 h. Están invitados todos los Hermanos del Rescate, así como los familiares y amigos que lo deseen. Compartiremos un rato de hermanamiento y se entregarán los galardones a los distinguidos este año.

ANÍMATE Y ÚNETE A NOSOTROS EN ESTA CELEBRACIÓN Para más información, contacta con la Hermandad.

Plaza de los Apóstoles, 18 • 30001 Murcia Tel.: 968 21 14 72


Doctor Fleming, 8 • Tel.:968 37 35 53 BARQUEROS - MURCIA

EMBELLECIENDO MURCIA DESDE 1970 SUS FIESTAS Y SUS TRADICIONES

C/ Isidoro de la Cierva, 10 Tel.: 968 21 20 90 fh@fernandohijo.com

www.fernandohijo.com


LA HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS DEL RESCATE Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA AGRADECE A LOS ORGANISMOS, EMPRESAS Y PARTICULARES SU COLABORACION EN ESTA REVISTA, QUE PERMITE SU EDICIÓN Y DIFUSIÓN.

Edita:

Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de la Esperanza.

Consejo de Redacción:

José Ramón Guerrero Bernabé Ángel Delgado Vidal José María Falgas Martínez Ángel Martínez López Ángel Fº Salinas Martínez

Fotografía Portada:

Juanchi López Fotos:

Juanchi López José María Falgas Martínez Archivo de la Hermandad Diseño:

createa.es

Impresión:

murciagraf.es

Depósito Legal:

MU-680-2007

La Hermandad no comparte necesariamente, ni se responsabiliza de las manifestaciones u opiniones expresadas en estas páginas por los colaboradores.


www.hermandaddelrescate.es

Profile for Webmaster Rescate

Revista del Rescate Nº 6  

Revista publicada en fechas próximas a la Semana Santa por la Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de...

Revista del Rescate Nº 6  

Revista publicada en fechas próximas a la Semana Santa por la Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de...

Advertisement