Issuu on Google+

SOR LEONOR D E SANTA MARÍA OCAMPO, OP


Hab铆a nacido el d铆a de la Asunci贸n de la Virgen de 1841, en una cueva del cerro de Famatina, en un momento de grandes luchas por la organizaci贸n nacional. Su nombre de bautismo fue Isora.


Vivi贸 a fines del siglo XIX, de nacionalidad argentina y que entreg贸 su vida en el Monasterio dominicano de Santa Catalina de Siena, de C贸rdoba (Rep煤blica Argentina)


Una historia sorprendente, fuera de lo ordinario ya desde su infancia: visiones, sueños significativos, persecuciones… toda una serie de sucesos muy dolorosos que fueron labrando su historia de fidelidad, pues el hilo conductor de todos estos fenómenos extraordinarios, fue una respuesta fiel, generosa, valiente a todo cuanto ella creyó ser voluntad de Dios.


Según sus biógrafos existían en ella dos mundos: el mundo externo, con sus tormentosas noches y zozobras continuas y su mundo interior: unión con Dios, intensa y continua oración y firme perseverancia en cuanto Dios le pedía. Ella misma describe los beneficios del Señor, que relata así: «Me demostraba con diferentes señales y pruebas que toda me quería para El…» Y añade que «sobre todas las gracias recibidas ha sido la de una presencia de Dios continua…. Aunque mi cuerpo estuviera en otra parte, mi voluntad y mi mente estaban en Dios…»


Isora ve logrado su anhelo en la vida religiosa. Tras las etapas propias del tiempo de formación de la época, puede hacer su profesión solemne en julio de 1870. También en el convento encontró dificultades, pruebas, humillaciones, a la par que gracias místicas que ella manifestaba a su confesor con suma sencillez. Con un lenguaje simple y accesible nos ofrece principios de discernimiento espiritual, que profundiza como si tuviera conocimientos de teología, según lo atestiguan sus biógrafos.


Sus experiencias místicas alternaban con pruebas del alma, noches muy oscuras, tentaciones…Fue experta en humildad, hasta ese grado tan difícil como es alegrarse en los desprecios. Y practicó heroicamente virtudes como la mansedumbre, la obediencia, el sacrificio…Y todo ello con la alegría del Espíritu que alentaba su vida. Llena de achaques intenta seguir a la comunidad hasta el fin. Y muere el 28 de diciembre de 1900.


Sus restos descansan en la iglesia del Monasterio de Santa Catalina de Siena, en Córdoba (Argentina). Su proceso de beatificación está incoado.

Su biografía: «Sor Leonor de Santa María 0campo: Toda de Dios» incita a alabar al Señor por las maravillas que puede hacer en sus santos.


SOR LEONOR D E SANTA MARÍA OCAMPO, OP