Page 1

 

Nº 18 - ESPECIAL AÑO JUBILAR Abril 2008

                                 


1


INDICE: Carta de fr. Brian Pierce, op Saludo de la editora. Francia: Prulla:: El fruto del Jubileo España: Homilía en la Misa de clausura del Año Jubilar en Santo Domingo El Real (Madrid) Italia: Monasterio de Sto. Domingo y San Sixto en Santa María del Rosario España: 2007 en Caleruega: Año Jubilar del 800 Aniversario de las Monjas Alemania: Noticias desde Lague al final del Año Jubilar Portugal: Las celebraciones del Octavo Centenario en Portugal Grecia: Un testimonio de la primacía de Dios Polonia: Nuestro compartir Suiza: La Comunidad en camino- Peregrinación en acción de gracias por los 750 años de vida Dominicana en Besen, Suiza. USA: Año Jubilar de abundantes gracias. Monasterio del Corpus Chisti. Menlo Park, California USA África: Celebraciones del Año Jubilar en los Monasterios de África. Chile: Peregrinación a los 3 Monasterios O.P. en Chile Cuba: Celebración del Año Jubilar en Cuba 2008 Año del Rosario. Preparándonos para otro Jubileo

======================================================================= Monialibus es el boletín Internacional oficial de las Monjas de la Orden de Predicadores que publica la Comisión Internacional de Monjas (CIM OP) dos veces al año, en Junio y Diciembre. Está disponible en la página web de la Orden -- www.op.org ======================================================================= Han colaborado como traductoras en este número de Monialibus las siguientes hermanas: Sr Jean Thérèse, OP (Orbey – Francia); Sor Mª Sofía, OP (Mendoza – Argentina); Sor Cristina, OP (Valladolid – España); Sr Mary John, OP (Lumiar – Portugal); Sor Mª del Salvador, OP (Keralapuram – India) y Sor Mª Belén de la Inmaculada, OP (Jumilla – España). T

T

HT

TH

    2


3


Carta de fr. Brian Pierce, op        Mis queridas hermanas:    ¡Saludos  en  Cristo  Resucitado!  Escribo  estas  líneas  de  gozo  pascual  desde  España,  donde  el  Maestro  de  la  Orden,  un  par  de  frailes  y  yo,  y  un  gran  número  de  monjas  de  las  tres  federaciones  españolas,  nos  reunimos  recientemente  en  Caleruega  para  reflexionar sobre el futuro de la vida contemplativa dominicana en España, usando un modelo de  Lectio Divina en común. Verdaderamente fue una experiencia el dejarnos guiar por la Palabra de  Vida, ¡la misma Palabra que habló a María Magdalena al amanecer del primer día de la semana! Y  tal  como  le  ocurrió  a  María  Magdalena,  así  también  nosotros  oímos  una  voz  llamándonos  a  una  esperanza renovada y una confianza radical en el amor fiel de Dios.  Unas  semanas  antes  de  Cuaresma  (por  el  tiempo  en  que  fray  Manuel  Merten  y  yo  celebrábamos  la  Epifanía  y  clausura  del  Año  Jubilar  con  las  monjas  de  Prulla),  el  editor  de  Celebration, una revista de liturgia que se publica en Estados Unidos, me pidió que escribiera una  reflexión que cuente lo que he aprendido sobre el Misterio Pascual en los años de sacerdocio entre  los pobres de América Latina.  Se me ocurre que –como os envío mi primer “saludo de Promotor” para Monialibus‐ quizás  estas  palabras  serían  también  interesantes  para  vosotras.  Así  que,  humildemente  y  con  agradecimiento,  comparto  un  trozo  del  regalo  que  me  ha  dado  el  pueblo  de  Dios  en  América  Latina  todos  estos  años.  ¡Rezo  para  que  todos  nosotros  experimentemos  esa  Luz  Pascual  que  es  más verdadera que la muerte, y sea renovada en Pentecostés por el fuego del Espíritu Santo que  arde en nuestros corazones y en nuestras lenguas!    

Una Luz más verdadera que la muerte      Al fin, se paró el autobús rodeado por una nube de polvo en el pueblito de La Jutosa, ubicado  al pie del magnificente bosque de la cordillera de Meredón en el norte de Honduras. Yo agarré mi  mochila,  me  bajé  del  autobús  y  empecé  caminar  por  el  camino  de  tierra,  rumbo  a  pasar  una  semana haciendo visitas pastorales en varias aldeas de la montaña. De pronto yo noté un pequeño  grupo de gente bien conocida, juntados al lado del camino, hablando en voz baja.  Al acercarme y  ver  sus  caras,  me  di  cuenta  inmediatamente  que  algo  mal  había  pasando.  No  era  la  típica  bienvenida de brazos abiertos al cual yo estaba acostumbrado.     Magdalena, una mujer de la comunidad, me miró y me preguntó, “¿Padre, sabía Ud. que el  hijo de José Antonio y Sara ha estado muy enfermo?”  José Antonio y Sara era una pareja joven que  yo había casado hacía un poco más de un año.  Él era delegado de la Palabra, y ella una catequista  en una de las aldeas mas lejanas.     “No,  yo  no  sabía  que  estaba  enfermo,”  le  respondí.  “No  los  he  visto  desde  que  él  fue  bautizado unos meses atrás. ¿Está bien?”    No estamos seguros,” respondió Don Petronilo. “Ellos se bajaron de la montaña anoche para  llevarle a la clínica en Choloma. Una persona que acaba de llegar por autobús nos dijo que escuchó  que  se  murió  el  niño.  Estamos  aquí  esperando  mas  noticias.”  Yo  respiré  profundamente,  familiarizado con este escenario y sabiendo que muchas veces termina en tragedia. Decidí esperar  un rato antes de subir la montaña. Si hay algo que yo he aprendido de los hondureños, es que a 

4


veces uno  tiene  que  dejar  su  agenda  personal  y  aprender  a  simplemente  vivir  el  momento  presente.     Dejé mi mochila en el camino y empecé a esperar en el silencio. Nos quedamos allí en pie por  más de una hora, mirando hacia la curva en el camino.    Por fin los vimos, los padres, viniendo por el camino polvoriento, llevando al pequeño Rubén  José en sus brazos. Yo sentí un poco de esperanza en mi corazón‐hasta que vi sus caras. Entonces  sabía que las noticias no eran buenas.      Los padres jóvenes nos miraron a nosotros sin decir nada. Después, con su hijo en los brazos,  Sara  levantó  la  blanca  y  suave  manta  de  la  cara  del  niño.    Ellos  dieron  unos  pasos  hacia  mí,  y  después  habló  José  Antonio,  con  palabras  que  me  agarraron  totalmente  de  sorpresa:  “¿Padre,  puede bendecir a nuestro hijo? Necesitamos regresar a nuestra aldea para enterrarlo, pero primero  queremos darle gracias a Dios por el poco tiempo que nos permitió tenerlo con nosotros.”    Respiré  profundamente,  preguntándome  si  yo  sería  capaz  de  dar  una  bendición.  ¿Cómo  se  puede rezar en un momento como éste? Todas mis categorías teológicas sofisticadas se quedaron  en blanco. En  algún rincón lejano  de  mi mente me pregunté  por  que  ellos  no estaban  gritando a  Dios y maldiciendo a los políticos corruptos que se engordan y se enriquecen mientras que niños  de dos meses se mueren de enfermedades sencillos tratables. Pero no, aquí estaban, con el corazón  roto  sí,  pero  con  las  raíces  de  la  fe  más  profundas  que  nunca,  conscientes  de  que  toda  la  vida,  incluso cada segundo de ella, es un regalo de Dios.     Le indiqué al grupo de amigos que se acercaran y juntos oramos, agradeciéndole a Dios por  la corta y bella vida de Rubén José, encomendando su pequeña e inocente alma a la misericordia  infinita  de  Dios.    Supongo  que  me  salieron  unas  palabras,  pero  no  las  recuerdo.    Todo  lo  que  recuerdo  es  que  aquí  estaban  estos  padres  jóvenes,  cuyo  primogénito  acababa  de  morir,  y  aun  tenían  suficiente  calma  y  claridad  para  darle  gracias  a  Dios  por  una  pequeña  chispa  de  vida  y  felicidad  en  medio  de  vidas  que  frecuentemente  se  encuentran  agobiadas  de  sufrimiento.  Y  recuerdo las bellas y fieles caras de la pequeña comunidad de amigos que se reunieron a orar con  ellos. Yo conocía a todos los presentes, sus problemas, e incluso las peleas que había entre ellos, y  sin embargo en este momento, no importaba nada de eso. Mientras estábamos allí rezando, dando  gracias, la esencia de la vida y de la fe era muy clara.    Sí, hay un momento para denunciar la política injusta de un mundo  que  constantemente le  da  la  espalda  al  pobre,  pero  ese  día  José  Antonio  y  Sara  me  ayudaron  a  ver  la  resurrección  de  Cristo  en  una  manera  que  nunca  la  había  visto.  Me  mostraron  la  luz  de  Dios  que  brilla  en  la  oscuridad.  Yo  lo  vi  en  sus  caras,  en  sus  corazones  de  fe,  en  su  espíritu  de  gratitud,  y  en  la  comunidad reunida en una solidaridad devota y silenciosa.       Yo comprendí que la resurrección no es un cuento de hadas que promete una vida libre de  sufrimientos.  No  es  gracia  barata,  para  citar  una  frase  de  Bonhoeffer.  Y  tampoco  es  una  victoria  como  la  que  siempre  buscan  los  líderes  del  mundo,  y  los  ejércitos  poderosos.  La  resurrección  es  vida, amor  y fidelidad.  Es  una comunidad‐marcada  con  las  heridas  del  Cristo  crucificado‐que  se  mantiene solidaria y fiel, y que se inclina hacia aquella Luz que es más poderosa que la muerte. Es  el amor que supera todos los obstáculos insignificantes que nos mantienen separados.     Lo que yo he aprendido de los pobres y de los que sufren es que, aunque frecuentemente la  cruz  parece  mucho  más tangible  que  la  resurrección  en  la  vida  cotidiana,  hay  una  presencia  que  permanece abajo y al lado de todo sufrimiento que se revela como fidelidad  pura, como Luz que  brilla  en  el  medio  de  la  oscuridad.    Es  el  amor  fiel  de  dos  padres.    Es    María  al  pie  de  la  cruz.   Cristo resucitado no elimina automáticamente el sufrimiento de nuestras vidas.  Él está presente en  ello,  como  está  presente  la  Luz  en  la  oscuridad,  encarnando  para  nosotros  la  fidelidad  y  la  solidaridad de Dios.  Para usar las palabras de Gustavo Gutiérrez, en su libro sobre la experiencia  de  sufrimiento  de  Job:  “La  grandeza  de  Dios,  más  que  en  su  poder,  está  en  la  libertad  y  en  la  gratuidad de su amor. Y en su ternura”. 

5


La Resurrección se hace presente en nuestras vidas como la luz de una vela se mete a través  de  una  puerta  apenas  entreabierta  en  el  medio  de  la  noche.    Dado  que  la  oscuridad  se  ve  tan  inmensa,  la  luz  de  la  vela  es  refrescantemente  brillante,  iluminando  más  de  lo  que  uno  hubiera  pensado posible. La oscuridad no desaparece, pero en un verdadero sentido, pierde su poder. La  frágil luz de la vela, tan pequeña y vulnerable, es más real que la oscuridad.         Acaso, ¿no es esto lo que los discípulos habían experimentado en la tarde del primer día de la  semana (Juan 20, 19‐23)? La presencia resucitada de Jesús no les llegó como una gran victoria sobre  un ejército enemigo. Incluso, los poderes del mal y de la violencia estaban ahí no más, detrás de la  puerta, esperando destruir la comunidad que acababa de tocar el cuerpo de Cristo. La resurrección  de Jesús no significaba que el camino iba a ser fácil a partir de ese momento. Lo que sí significaba,  y aun significa hoy, se puede resumir en las palabras de Jesús dirigidas a sus discípulos al final del  Evangelio de San Mateo, “Y he aquí, yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”  (28, 20).    Lo  que  experimentaron  los  discípulos  en  las  horas  y  días  y  semanas  después  de  sus  encuentros con el Cristo resucitado fue que su presencia era mucho más real que cualquier poder  de la muerte y la violencia. La Luz que se manifestó esa tarde, el primer día de la semana, aún con  las ventanas y puertas cerradas, no puede ser apagada por ningún poder terrenal.    Al mismo tiempo‐ y tal vez esto es lo más importante que los pobres me han enseñado una y  otra  vez‐  la  Luz  no  destruye  ni  tampoco  extingue  los  poderes  terrenales.  El  mal  aun  está  con  nosotros. Aun somos peregrinos en un mundo que no se ha despertado totalmente a la presencia  de Dios, la presencia de aquella Luz que permanece debajo y al lado de nosotros en todo momento.  “Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas  que la luz” (Juan 3:19).    Lo  que  descubrieron  los  discípulos  después  de  la  resurrección,  fue  que  la  Luz  de  Cristo  resucitado era más real y fiel que los poderes de la muerte. Yo creo que esto es lo que San Pablo  quería decir, burlándose a la luz de la resurrección de Cristo, de que el poder de la muerte ya no  tiene poder:    “He aquí, les digo un misterio…Cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y  esto  mortal  se  haya  vestido  de  inmortalidad,  entonces  se  cumplirá  la  palabra  que  esta  escrita:  devorada  ha  sido  la  muerte  en  victoria  ¿Dónde  está,  oh  muerte,  tu  victoria?  ¿Donde  está,  oh  sepulcro,  tu  aguijón?...  Así  que,  hermanos  mis  amados,  estad  firmes  y  constantes,  abundando  siempre  en  la  obra  del  Señor,  sabiendo  que  vuestro  arduo  trabajo  en  el  Señor  no  es  en  vano”  (1  Corintios 15,51‐58).       Pablo  no  habla  de  algo  que  nos  pasa  después  de  la  muerte.  Es  por  eso  que  termina  con  palabras  de  estímulo,  urgiéndonos  a  una  fe  firme  e  inquebrantable  mientras  vivimos  nuestro  discipulado  cristiano  a  la  Luz  del  Cristo  resucitado,  en  un  mundo  que  aun  esta  marcado  por  la  guerra, la injusticia y la muerte.    Cuando vi los rostros de José Antonio y Sara aquel día, sabía que habían pasado a través de  la noche oscura. Sabía que habían llorado cada lágrima posible en su vigilia de súplica a Dios. En  un sentido parecía que la muerte hubiera sido victoriosa. Pero no, era la Luz la que tuvo la última  palabra.  Era  el  gesto  profético  de  un  simple  acto  de  gratitud,  la  misma  gratitud  que  Jesús  y  su  comunidad de amigos celebraron en la Ultima Cena, la que finalmente rompió el dominio total de  la muerte.     La resurrección de Cristo no es algo que pasó una vez en el pasado. Es la Luz que brilla en la  oscuridad; es la victoria de la gratitud y del amor, fundados en la fe. Es vivir cada momento del  día conscientes de la presencia de Jesús, “firmes y constantes, abundando siempre en la obra del  Señor, sabiendo que [nuestro] arduo trabajo en el Señor no es en vano.”     En mayo del 2006, nuestro hermano dominico iraquí, Fray Yousif Thomas escribió una carta  a una amiga que había estado viviendo en Bagdad como parte de un grupo Equipos Cristianos por 

6


la Paz.  Aunque él escribía desde un verdadero infierno, sus palabras hacen eco de la fe sencilla de  alguien que vive la resurrección como parte de su vida diaria: “Es cierto que estamos en el medio  de la tormenta, y pareciera que el Señor estuviera dormido, pero él está aquí con nosotros…Es tan  lindo  vivir  de  la  manera  que  él  nos  sugiere,  vivir  lo  absurdo  que  es  el  amor…No  es  nuestra  decisión, sino suya.”    Resurrección es el regalo de una presencia fiel y no un cuento de hadas que toma lugar en un  cielo  lejano.    Cristo  resucitado  es  el  camino  por  el  cual  caminamos,  en  el  cual  “vivimos,  nos  movemos  y  somos”  (Hechos  17:28).  Vivir  la  resurrección  es  estar  fundamentado  en  Cristo,  fundamentado en la gratitud, la justicia y la paz. Es elegir “lo absurdo que es el amor.” Nosotros  vivimos la resurrección cuando inhalamos la Luz que sopló Jesús sobre sus discípulos la tarde del  primer día de la semana, sabiendo que esta Luz es más real que cualquier otra cosa, más real que la  muerte misma.      fr.  Brian J. Pierce, OP       

  Saludo de la editora   

Queridas hermanas,  recibid  desde  Jumilla  (España)  mi  alegre  saludo  Pascual:  ¡Aleluya,  Cristo ha resucitado. Resucitemos con El!  Este  es  el  primer  número  de  Monialibus  que  me  ha tocado  preparar  y  estoy  contenta  por  tratarse  del número  especial  del  Jubileo.  Mi  trabajo  fundamentalmente  ha  consistido  en  recibir  y  enviar correos con los artículos y organizar todo el material para su publicación. El trabajo duro y  que es de agradecer, pues sin el Monialibus no sería una realidad, es el de las traductoras. También  agradezco  a  las  hermanas  que  han  querido  compartir  sus  experiencias  jubilares  a  través  de  este  boletín. Unas  y otras han hecho que  mi  trabajo sea fácil  y  agradable. Espero  de  aquí  en  adelante  tener la misma colaboración.     Podéis poneros en contacto conmigo a través de esta dirección:    Sor Isabel Mª de la Trinidad Orenes Fernández, op  Monasterio del Stmo. Rosario               MM. Dominicas  Barón de Solar, 39  30520 JUMILLA (Murcia) ESPAÑA    dominicajumilla@wanadoo.es   sorisabelmaria@hotmail.com HT

HT

TH

TH

Original: Español 

  7


El fruto del Jubileo      Con  la  rapidez  de  las  cosas  buenas  y  bellas,  ha  pasado  este  año  Jubilar  Dominicano.  800  años de vida desde que N.P.S.Domingo fundara la primera « Casa de la Santa Predicación » aquí,  en Prulla.  La experiencia de este año de gracia ha sido de ver, orar  y convivir, como en un colorido  mosaico, los miembros de  la F D. de países y culturas diferentes, que nos han enriquecido con la   policromía de su dinamismo y diferentes formas de vivir el carisma dominicano.  Todo  ello  nos  ha  hecho  admirar  y  vivir  la  comunión  de  la  universalidad  y  unidad  de  nuestra Orden, al tiempo que ha crecido nuestra experiencia de sentirnos hermanas universales de  todos ellos, de abrirse los horizontes  orantes, con una perspectiva más real de universalidad por y  con la Familia Dominicana de todo el mundo;  con más realidad, muchos nombres, rostros, vidas y  apostolados, sus países, habitan nuestro corazón a la hora de orar. Es una gracia !  Otra gracia  con que nos  hemos visto enriquecida fue  la  venida  de  ocho  nuevas  hermanas  que integraron nuestra Comunidad en este Año Jubilar : en abril dos hermanas de Perú, en agosto  dos de Méjico, en octubre tres de Francia y una de Filipinas. Además la alegría de la vestición de  Hábito  de  las  tres  postulantes.  Todo  ello  ha  dado  a  la  Comunidad  un  tono  más  universal  y  ha  incrementado la alegría fraternal que ya se vivía .  Pero hay un fruto delicado que ha ido germinando dulce y secretamente , a través y en el        acontecer de este año Jubilar ; me refiero a la Esperanza que, como una pequeña luz ha crecido e  ilumina  toda  la  casa  interior  y  también  exterior  llenándola  de  júbilo,  diría  la  alegría  de  Dios  en  nuestra  pequeñez,  al  experimentar  el  vértice  de  nuestra  debilidad  y  la  fuerza  de  Su  encarnación  que nos sostiene, de su misericordia en nuestra pobreza, al ver que cuanto más nos abandonamos  en la fe de Su amor, El nos guía con su luz y nos sostiene con su fuerza.   La paz de Dios cubre hoy nuestra Comunidad  e  integra  las  diferencias  de  cultura,  de  país,  de  caracteres,  en  la  alegría  de  vivir  y  caminar  en  la  unidad  de  un  amor  fraternal  que  ,  como  el  sol,  lo  embellece todo y hace posible traspasar los obstáculos  para  seguir  el  proyecto  de  nuestra  hermosa  vocación  dominicana internacional en Prulla.  En este horizonte de campos donde las mieses  hondean como las olas del mar, Prulla se me parece a  un barco en plena inmensidad del mundo, que marcha  en  la  confianza,  guiada  por  el  viento  del  Espíritu,  llevando  su  misión  de  predicación  en  el  mismo  corazón  de  su  existencia,  sabedora  de  su  responsabilidad de vida orante para toda la Familia Dominicana.  La esperanza crecida en este año jubilar nos hace afianzarnos en el Señor que lleva nuestras  vidas y que hace de nuestra historia  de salvación, que toma nuestros proyectos y los guía según su  querer a la mejor realización.     Con  la  fuerza  y  luz  de  su  Espíritu,  esperamos  y  queremos  seguir  siendo  ahora  y  aquí,  el  humilde  deseo  de  Domingo  en  el  corazón  de  su  Orden.  En  este  lugar  donde  él  nos  ha  fundado,  como  en  una  encrucijada  de  caminos,  queremos  ser  lugar  de  encuentros  de  diferencias,  de  culturas, donde la luz sencilla de la vida, en la oración, en el canto, en el trabajo por el pan de cada  día, en  la acogida discreta  y calurosa  de  las  personas,  sea reflejo  de  la caridad  fraternal  que  nos  anima como portadoras de las penas y las esperanzas del mundo.  Esperamos  también  que  el    hondo  deseo  de  que  Prulla  sea  como  la  casa  de  todo  dominico/ca, donde puedan venir a beber de la fuente, a empaparse del carisma y espiritualidad 

8


dominicana y recuperar fuerzas para seguir el camino de la « santa predicación » sea una realidad.  El  proyecto  está  en  el  corazón  pero  hay  que  regarlo  con  mucha  oración,  para  que  la  semilla  germine y de fruto.  Cuando  empezamos  el  año  jubilar  y  vimos  el  programa  del  jubileo  y  todo  lo  que  ello  suponía de trabajo para poder realizarlo,  pensábamos como esto sería posible. El fruto del jubileo  fue  también    experimentar  la  fuerza  y  la  alegría  del  Espíritu  Santo  que  nos  dio  la  fuerza  para  acoger cada grupo , cada  hermana y  hermano como  si  fuera único , única  , pensando que  acaso,  además,    seria  la  sola  vez  que  tendría  la  ocasión  de  venir  a  Prulla.  Cada  grupo,  de  manera  particular o en común, nos han compartido su mirada positiva con respecto de nuestro lugar, de  nuestra comunidad y esto permitió también de estar estimuladas en lo que teníamos que vivir día  a día. Al final nuestro cansancio era fuente de alegría al ver el bien compartido y recibido.     Otro  fruto  de  este  año  Jubilar  es  el  comienzo  de  la  restauración  de  la  Basílica.  El  5  de  febrero han comenzado los trabajos de la primera parte de restauración, que comprende el antiguo  coro  y  el  Santuario.  Desde  aquí  quisiéramos  hacer  un  llamamiento  a  todas  las  hermanas/nos,  a  todos los que nos leáis a seguir cooperando en esta obra que requiere mucho mas de la mitad de  dinero que tenemos actualmente. Vuestros dones estarán escritos en las piedras que reconstruyan  este Santuario, en nuestros corazones y lo mejor, en el corazón de nuestro Dios.  En la comunión fraternal del que es nuestra vida, en una misma vocación en servicio de la  Iglesia y de la Orden para la vida del mundo os quedamos muy unidas.     Vuestras hermanas de Prulla  Original: Francés 

   

Homilia en la Misa de clausura del Año Jubilar   en Santo Domingo El Real (Madrid)      En esta fiesta de la Epifanía del Señor, celebramos la clausura del año jubilar dominicano  con motivo de los 800 años de la fundación por Santo Domingo de Guzmán del primer monasterio  de  monjas  dominicas  contemplativas.  La  fiesta  de  la  Epifanía,  con  su  relato  evangélico  de  la  adoración de los Magos, nos ayuda a comprender el signo de la vida contemplativa y nos invita a  dar gracias a Dios por este regalo a la Orden, a la Iglesia, al mundo.   La Navidad ‐no digamos el día de Reyes‐ se ha convertido en la fiesta de los regalos para  imitar  a  Dios  que  se  ha  dado  a  sí  mismo.  Entre  tantos  regalos  que  compramos  y  recibimos,  no  olvidemos el verdadero regalo: darnos mutuamente algo de nosotros mismos. No pocas veces el  mejor regalo es dar algo de nuestro tiempo a los demás, dedicarles algo de nuestra vida. Cuando  vivimos  con  tanta  agitación  y  estrés,  lo  primero  que  llama  la  atención  de  nuestras  hermanas  contemplativas es que han dado su tiempo a Dios, a buscarle con todo su corazón en la oración, el  silencio, la meditación de su Palabra, el estudio y la contemplación. Quienes consagran su tiempo a  lo de Dios, y de por vida, nos recuerdan lo decisivo que es abrir nuestro tiempo a Dios, para que el  agobio  y  la  agitación  se  transformen  en  serenidad,  la  inquietud  en  confianza,  el  aburrimiento  y  vacuidad de las horas, en sentido y servicio a los demás, la tristeza en celebración.    Los  Magos  de  Oriente  dejaron  su  vida  pasada  y  su  tierra  conocida  para  emprender  un  camino nuevo, seducidos por el misterioso signo de la estrella. Son inquietos y buscadores. Esta es  la  esencia  de  la  vocación  religiosa  y  contemplativa:  consagrarse  a    buscar  a  Dios  fiados  de  sus  signos, del signo de la estrella que es Jesucristo. “Buscar verdaderamente a Dios”, pedía San Benito 

9


a los  que  venían  a  la  vida  monástica.  Una  hermana  en  el  monasterio  no  tiene  mayor  deseo  que  buscar  a  Dios.  El  monasterio  es  signo  de  esta  búsqueda,  de  la  búsqueda  más  profunda  del  ser  humano:  el  deseo  ardiente  del  Dios  vivo.  Son  lugares  para  avivar  y  cultivar  esta  búsqueda.  Inquietos y buscadores siempre son bienvenidos a un monasterio y a un convento dominicano.   En  el  relato  de  los  Magos  también  se  nos  expresa  otra  actitud  básica  para  quien  quiera  acercarse a Dios. Cuando los Magos llegan a donde está el Niño Jesús le ofrecen sus regalos: oro,  incienso y mirra. Los niños en la catequesis suelen preguntar que para qué necesitaba el Niño Jesús  oro, incienso y mirra. Alguno incluso piensa que eran los juguetes de la época. Bien sabemos que  estos  regalos  no  nos  dicen  lo  que  el  Niño  Jesús  necesita  sino  quién  es:  Rey,  Sacerdote  y  hombre  verdadero. En este día la mayor parte de nuestros regalos no nos dicen lo que los otros necesitan  sino quiénes son: son nuestros seres queridos a quienes les decimos con el regalo que son personas  muy  importantes  para  nosotros.  Se  supone  que  al  darle  al  Niño  Jesús  sus  regalos,  los  Magos  quedaron  con  las  manos  vacías,  porque  a  Dios  sólo  se  le  puede  recibir  con  las  manos  vacías.  Cuando  le  dan  sus  regalos,  con  el  vacío  de  haberlo  entregado  todo,  sólo  entonces,  uno  puede  acoger  el  regalo  de  Dios,  sólo  con  las  manos  vacías  se  puede  tomar  al  Niño  Dios  en  los  brazos.  Contrasta  con  la  actitud  de  Herodes:  tiene  tanto  entre  manos  que  las  suyas  no  están  libres  para  acoger al Niño. Sólo se puede acoger la presencia de Dios si somos capaces de darle lo que somos y  tenemos, ofrecerle como regalo nuestra vida, nuestro trabajo y esfuerzos, poner nuestros dones y  cualidades  a  sus  pies  y  vivir  nuestra  personal  historia  como  un  servicio  a  la  causa  de  su  Reino,  como un servicio a la humanidad y a la humanización. En el vacío de quien vive en donación nace  el Dios pequeño y sencillo de la Navidad.   Ciertamente nos asusta ese vacío, quedarnos a la intemperie. Tampoco encontramos a Dios  en lo espectacular sino en la humildad de una pobre familia, ni lo encontramos en lo grandioso de  toda su majestad sino en la pequeñez de un Niño. Tal vez necesitemos, como los Magos, años de  peregrinación y tiempo de búsqueda para saber reconocer la presencia de Dios. Pero una cosa es  cierta:  sin  desprendimiento,  sin  dejar  las  manos  vacías,  también  vacías  de  tantos  estorbos,  pero  sobre  todo  vacías  por  habernos  dado  a  los  demás,  sin  esto  no  puede  nacer  el  Dios  pequeño  y  grandioso en nuestra vida. Debemos vaciar nuestras manos para recibir el regalo de la Epifanía.    Nuestras  hermanas  contemplativas  han  puesto  toda  su  vida,  sus  dones  personales,  su  tiempo, a los pies de Dios. A veces puede parecer que tienen una vida vacía de contenido porque  no  disfrutan  de  muchas  cosas  que  para  nosotros  son  buenos  regalos  para  la  vida.  Pero  la  vida  contemplativa  nos  recuerda  el  mensaje  de  esta  fiesta:  es  necesario  vaciarse  para  acoger  a  Dios  y  recibir  el  regalo  de  su  presencia  y  su  gracia.  Precisamente  una  tradición  mística  dominicana  entiende  nuestros  esfuerzos  espirituales  como  un  “vaciarse”  para  que  Dios  se  haga  presente.  “Vaciarse”  significa  reconocer  que  Dios  es  nuestro  deseo  más  profundo,  nuestra  búsqueda  más  intensa,  y  que  Dios  es  la  auténtica  plenitud  que  puede  llenar  nuestras  manos  y  nuestra  vida.  La  vida contemplativa es una forma de vida que quiere hacer un espacio para acoger ese regalo de la  plenitud de vida de Dios. Y así se convierten en signo que nos recuerda a todos que debemos hacer  sitio en nuestra vida para recibir el regalo de Dios. Ellas están llamadas a ser de alguna manera los  Magos  de  hoy:  con  su  búsqueda,  entrega  y  donación  de  su  vida,  con  su  “vaciamiento”  y  la  adoración  al  Dios  Niño  que  nace  en  las  manos  vacías.  Los  “herodes”  de  este  mundo  no  pueden  recibir  el  regalo,  al  menos  que  renuncien  a  su  autosuficiencia  y  autocomplacencia.  Para  ellos  el  Niño indefenso siempre será una amenaza. Para los indefensos, el Niño es el regalo de plenitud de  vida de Dios.    La Navidad es la fiesta de los regalos para que imitemos al mismo Dios. Al clausurar el  años jubilar dominicano, damos gracias a Dios por el regalo para la Orden de nuestras hermanas  dominicas contemplativas. Ante el pesebre, ellas también nos ponen a nosotros y las necesidades  de tantas personas para que el Niño Dios las acoja. Como los regalos de la Navidad, con nuestra  presencia  queremos  expresarles  lo  importantes  que  son  en  nuestra  vida  y  en  la  Orden.  Aunque 

10


hoy también  se  vacíen  los  monasterios  y  esto  nos  preocupe,  la  Palabra  de  Dios  nos  invita  a  que  afiancemos nuestra fe en que todo vacío ofrecido a Dios, Él nos lo devuelve como un mejor regalo  con el que siempre nos sorprende. Qué Dios siga dando a nuestra Orden estas Reinas Magas que  son  las  monjas  contemplativas,  para  que  nos  ayuden  a  descubrir  al  Dios  de  la  Navidad:  el  Dios  pequeño  y  sencillo,  pobre  y  tierno,  el  gran  regalo  para  las  manos  que  dándose  a  los  demás  se  quedan vacías.          fr. Javier Carballo OP  Original: Español 

   

Monasterio de Sto. Domingo y San Sixto en Santa María del Rosario      Creo que la celebración externa e interna del Jubileo en nuestro Monasterio empezó el 9 de  Junio de 2006. Fue este día cuando el Padre Maestro nos preguntó si estábamos dispuestas a ceder  la  reliquia  del  Santo  Padre  Domingo  para  que  los  Monasterios  italianos  la  pudieran  tener  una  semana  cada  uno  y  así  poder  organizar  las  celebraciones  jubilares  en  su  presencia.  Es  cierto  que  fue  un  momento  doloroso  cuando  el  vicepostulador  vino  a  sacar  la  Santa  Reliquia  del  antiguo  relicario  para  llevársela  y  colocarla  en  otro  que  estaban  diseñando.  Sin  embargo,  aceptamos  esta  dolorosa  separación  con  gozo,  porque  lo  hacíamos  para  todas  nuestras  hermanas  con  mucho  cariño.   La llegada del Relicario a nuestra comunidad fue un acontecimiento  muy gozoso. El antiguo era precioso y majestuoso pero mucho más pesado  de  llevar,  por  eso se tomó la  decisión  de hacer uno más ligero,  que  llegó  al  Monasterio  el  día  3  de  diciembre  de  2006,  el  día  en  que  hubo  una  solemne  concelebración  en  la  que  el  Padre  Maestro  presidió,  con  seis  hermanos  y  unos  cuantos  sacerdotes  diocesanos,  con  la  participación  de  muchas  hermanas  de  distintas  Congregaciones  Dominicanas,  dos  hermanos  cooperadores y muchos laicos que suelen venir a nuestra iglesia para la Misa  de todos los domingos.  El  Maestro  de  la  Orden,  Fr.  Carlos,  expresó  su  gozo  y  asombro  al  encontrarse  en  medio  de  una  asamblea  tan  numerosa  donde  estaban  representadas  todas  las  ramas  de  la  Familia  Dominicana  .  Dirigiéndose  a  todos,  afirmó  que  cada  monasterio,  convento,  o  casa  de  laicos  deben  convertirse  en  una  Santa  Predicación,  pero  más  especialmente  las  monjas  porque  Sto.  Domingo  deseaba que cada monasterio fuera casa de oración, casa de predicación.  Volviendo luego al tema litúrgico del Adviento, el Maestro dijo que estábamos iniciando un  tiempo de espera, de la espera de un “Hijo”: cada nacimiento es esperado, pero se espera con gozo,  es un tiempo que consiste en prepararse y acoger lo que cambia el ritmo de cada familia.  Para nosotros también, el tiempo de esperar la Navidad, del Dios que quiere nacer “Niño”,  pobre y necesitado de todo, debería llevarnos a vivir nuestra vida espiritual con la misma actitud  de  Cristo  Pobre;  una  pobreza  real  vivida,  motivándonos  a  vivir  nuestro  voto…  ¿Cómo  vivimos  nuestra pobreza?  Hoy  en  nuestras  casas  tampoco  nos  falta  de  nada,  el  Señor  nunca  se  arrepiente  de  su  palabra,  y  sus  promesas  son  la  realidad  que  tenemos  todos  los  días.  (Quien  deja  madre,  padre,  hermana  y  hermano  recibirá  cien  veces  más…  etc…)  Creo  que  viviremos  nuestra  pobreza  si  nos  abrimos una vez más al Espíritu de dependencia, pidiendo permiso, pidiendo lo que necesitamos, 

11


poniendo en común todo lo que recibimos sin dejar que algo en particular se me devuelva cuando  lo necesite… para vivir desprendidos de todo…  Vivir  la  pobreza  de  espíritu:  sentirnos  pobres  mendicantes  en  la  presencia  de  Dios…  necesitando  todo  todos  los  días,  en  cada  momento,  permanecer  junto  a  Dios  con  las  manos  abiertas, y diciéndole: “Padre, aquí estoy, dame el pan de hoy, lo que necesito hoy, porque mañana  volveré para pedirte lo que necesite entonces, y Tú me lo darás”. La predicación de Sto. Domingo  era convincente sólo cuando él predicaba con su vida lo que decía de palabra.  Así  será  de  nosotros  si  vivimos  la  “Santa  Predicación”  en  nuestra  comunidad,  y  tal  predicación llegará al mundo entero como rocío que cae en todas las almas necesitadas de gracia y  de luz, llevando el fruto de la conversión. Fr. Carlos terminó su homilía explicando el significado  del Año Jubilar.  En este Año Jubilar  hemos procurado celebrar las memorias y fiestas de nuestros santos y  beatos con mayor solemnidad. El 13 de febrero, la fiesta del Beato Jordán de Sajonia, celebramos  con un gran grupo de hermanos y seglares dominicos las vísperas que las cantamos con los fieles y  Fr. Antonio Cocolicchio, op, que nos dio una maravillosa conferencia sobre las cartas entre el Beato  Jordán  y  la  Beata  Diana,  monja  de  clausura  y  cuyas  cartas  se  guardan  en  una  vitrina  en  nuestro  Monasterio  de  Sto.  Domingo  y  San  Sixto  en  Sta.  María  del  Rosario  en  Roma.  Luego  siguió  la  presentación  de  un  opúsculo  “El  naranjo  todavía  florece”  que  se  había  preparado  con  la  colaboración de todos los Monasterios Dominicanos de Italia.  El 28 de febrero por la invitación de la Madre General de las Hermanas Dominicas de San  Sixto, parte de nuestra comunidad fue en peregrinación a San Sixto para conmemorar, en este año  jubilar, el 788 aniversario de la fundación de nuestro Monasterio de Monjas en Italia por Nuestro  Padre Santo Domingo en 1219.  Todos  sentimos  la  presencia  de  Nuestro  Padre  Santo  Domingo  al  pisar  por  donde  tantas  veces él había pisado.   Después  de  visitar  varios  lugares  en  donde  nuestros  hermanos  habían  vivido,  rezado  y  sufrido,  nos  dirigimos  a  la  Iglesia  para  la  concelebración  de  la  Misa  presidida  por  el  Rev.  Fr.  Dominique Renouard, op, vicario del Maestro de la Orden y vicario de nuestra comunidad junto   Fr.  Antonio  Cocolicchio,  op  y  Fr.  Patrik  de  la  Fraternidad  de  la  Bienaventurada  Virgen  María  (confesor  de  la  comunidad  de  San  Sixto).  En  su  homilía,  Fr.  Antonio  hizo  un  recorrido  por  las  distintas etapas de la fundación de la primera comunidad, recordando como Sto. Domingo había  escrito la regla para las monjas de San Sixto, una regla y unas Constituciones que después serían  usadas por todos los futuros monasterios.  Experimentamos  un  momento  de  emoción  en  el  Refectorio  del  Milagro  del  Pan  que  distribuyeron  los  ángeles después de que Santo Domingo hubiera rezado.  La mesa del milagro se conserva en nuestro monasterio.  Para la  fiesta de  Santa Catalina  de  Siena, celebró  la Santa Misa, Fr. Daniel de Cara, op, prior provincial.  Como hemos hecho durante muchos años, en las  primeras  vísperas  de  la  solemnidad  de  Sto.  Domingo,  celebramos  la  conmemoración  del  Tránsito  de  nuestro  Santo  Fundador  junto  con  muchas  hermanas  de  distintas  Congregaciones  Dominicas  y  con  los  Dominicos  seglares.  Esta  celebración  la  promovió  y  la  quiso  Fr.  Antonio  Cocolicchio  cuando  era  vicario del Maestro de la Orden para nuestro Monasterio.  El 21 de noviembre, “Día PRO ORANTIBUS”, Fr. Antonio quiso promover una celebración  solemne,  invitando  a  los  padres  de  su  comunidad  de  Minerva  para  recordar  este  día  particularmente significativo en este Año Jubilar que estaba llegando a su final.  

12


El 6 de enero celebramos la Clausura de este Año Jubilar con una Solemne Concelebración,  que  presidió  el  Procurador  General,  Fr.  Robert  Ombres,  junto  con  Fr.  Antonio  Cocolicchio  y  un  sacerdote del Opus Dei que es amigo de la Comunidad.   Damos gracias al Señor y al Maestro de la Orden por darnos la posibilidad de experimentar  esta  gracia  tan  grande  y  este  don  del  Año  Jubilar  que  verdaderamente  nos  ha  colmado  de  una  energía espiritual renovada y un nuevo entusiasmo para seguir nuestro camino de gozo y de total  dedicación.  Que  nuestra  querida  Madre,  la  Bienaventurada  Virgen  María,  nos  acompañe  en  nuestro camino.    Original: Italiano 

 

2007 en Caleruega: Año Jubilar del 800 Aniversario de las Monjas               Este año de gracia se está viviendo en Caleruega con gran gozo y agradecimiento por parte  de  todos  los  que  se  acercan  a  la  Casa  de  Santo  Domingo,  que  hasta  ahora  han  sido  unas  10.000  personas.  Aunque  la  mayor  parte  pertenecen  a  la  Orden,  son  muchos  los  miembros  de  la  Iglesia  que se acercan al Monasterio para ganar el jubileo y honrar a Nuestro Padre, Santo Domingo.   A lo largo de estos meses, nos han visitado Obispos: entre otros, el de Burgos, el de Huesca,  el de Tarragona, el de Osma‐Soria con tres autobuses de fieles de su diócesis, o el Obispo auxiliar  de  Jerusalén.  Y  también  algunos  Obispos  Dominicos  como  Larrañeta  O.P.  de  Puerto  Maldonado  (Perú), o el Obispo Malcom O.P. del Condado de Norfolk (Inglaterra), con varios sacerdotes de su  diócesis.              También  han  venido  muchos  grupos  de  dominicos;  puedo  recordar  a  los  Provinciales  de  España,  Aragón  y  Portugal  con  varios  frailes  de  sus  provincias,  y  a  grupos  de  frailes  de  Corea,  Filipinas,  Polonia,  Alemania,  Francia,  Italia…  También  a  grandes  grupos  de  hermanas  de  vida  apostólica  de  EEUU  (Sinsinawa,  Parábola).  Así  como  varios  grupos  de  Familia  Dominicana  de  España, Portugal, Irlanda, Canadá, …               Además,  algunas  monjas  contemplativas,  que  han  sido  las  menos  numerosas,  pero  que  algunas  han  querido  celebrar  su  800  Aniversario  visitando  Caleruega:  Las  primeras  fueron  las  hermanas  de  Prulla,  con  una  hermana  de  Dax  (Francia)  y  otra  hermana  de  Salamanca,  invitadas  por los frailes de Caleruega para participar en las jornadas de Apertura de este año. Más adelante  nos visitaron, durante unos días, cinco hermanas de Bergamo (Italia), entre otras.                   También  ha  habido  numerosas  visitas  de  otras  órdenes  y  congregaciones  religiosas,  como  los Benedictinos de Silos, con los que tuvimos solemnes vísperas dedicadas a Nuestro Padre, o los  Agustinos de La  Vid; las  Hermanitas  de  los  Ancianos  Desamparados  de  Aranda  de  Duero,  o los  grupos  de  monjas  y  frailes  de  los  Sagrados  Corazones,  que  han  venido  en  varias  ocasiones,  procedentes de diversos lugares de España y del extranjero.                Y  han  sido  numerosas  las  personas  pertenecientes  a  diversos  grupos  de  la  Iglesia,  como  algunas  Comunidades  y  bastantes  familias  del  Camino     Neocatecumenal  de  Burgos,  Madrid,  Santander,  Oviedo,  Castellón,  Murcia…;  ʺAmigos  de  Tierra  Santaʺ  de  Madrid,  hermandad  de  ʺAdoración nocturnaʺ de Aranda de Duero, ʺCristianos sin fronterasʺ y ʺ Famisiónʺ, un gran grupo  de familias cristianas comprometidas, procedentes de diversos lugares de España.              Son  muchas  las  personas,  que  en  grupos  parroquiales  o  de  amigos,  nos  visitan:  Varios  autobuses,  de  diferentes  localidades  acompañados  por  su  párroco  y  a  veces  por  su  alcalde:  La  Coruña, Trijueque (Guadalajara), Concentaina (Alicante), Alcalá de Henares o Fanjeaux (Francia),  han sido algunos de ellos.  

13


Una mención especial merecen los profesores de Colegios Dominicos de toda España que se  dieron cita aquí, en el Coro de las monjas de Caleruega. Vinieron acompañados por algunos frailes,  que  previamente  nos  habían  mandado  preparar  una  pequeña  explicación  de  la  historia  de  las  monjas, así como una cálida bienvenida a la casa de Nuestro Padre. Les aseguramos el apoyo con  nuestra oración a su labor educadora de los jóvenes, tan importante para nuestro futuro inmediato  y,  también  oraciones  por  los  chicos  y  por  los  colegios.  Ellos  participaron  con  gusto  en  una  celebración que resultó cercana y entrañable.              Y si especial fue la mención anterior, esta que os voy a contar ahora merece los calificativos  de sorprendente, única, y maravillosa: la inolvidable experiencia con la ʺJuventud   Dominicanaʺ.  Iniciativa  del  P.  Oscar  Jesús  OP  y  Sor  Pilar  del  Barrio  OP,  que   estuvieron  preparando  este  encuentro durante un año y que resultó tan positivo e inolvidable para todos los que lo vivimos.  En  la  organización  participaron  también  varios  adultos  de  la  Familia  Dominicana,  unas  cuantas  hermanas dominicas de distintas congregaciones y algunos frailes.   430  jóvenes  de  diversos  sitios,  entre  15  y  30  años,  fueron  atraídos  esencialmente  por  este  mensaje:  ʺCaleruega  2007.  24  horas  de  encuentro,  fiesta  y  oración,  para  celebrar  800  años.  La  historia  no  ha  terminado.  Ahora  te  toca  a  tiʺ.   Los  jóvenes  tuvieron  19  talleres,  entre  los  cuales  podían elegir. En un locutorio amplio, nosotras estuvimos al frente de uno de ellos: ʺPredicación  desde el silencioʺ, que no fue de los más solicitados, pero podemos decir, que los que asistieron se  mostraron  interesados  e  impresionados,  ya  que  no  conocían  casi  nada  de  la  vida  de  las  monjas  contemplativas.     Dos de los momentos más emocionantes de este encuentro fueron: El  tiempo de oración a  las 12 de la noche del sábado en el jardín del claustro, que resultó un momento de gran belleza, en  un  ambiente  de  ordenada  alegría  fraterna,  con  la  iluminación  tan  sugerente  y  evocadora,  con  música,  danza,  canciones,  proyecciones,  lecturas,  y  oraciones  de  acción  de  gracias  y  de  petición.  Todo muy dominicano, Santo Domingo debía estar contento viendo tantos   jóvenes en Caleruega,  y ellos se sentían felices en su casa.  Y  la Eucaristía del domingo por la mañana, a la que asistieron  todos los Provinciales de los frailes de España y Portugal, también las provinciales y generales de  varias  congregaciones  de  hermanas,  y  con  tantos  jóvenes  resultó  francamente  preciosa,  muy  participativa  y  muy  emotiva  para  todos  los  presentes.  Jubileo  ganado  con  un  gran  entusiasmo  colectivo.            También, a lo largo del año, han tenido importancia las diversas sugerencias que nos han ido  llegando,  podríamos  decir  que  de  forma  providencial,  y  que  hemos  acogido,  una  tras  otra,  con  entusiasmo: En primer lugar fue la restauración de las Sala Medieval o Palacio de los Guzmán, que  ya  se  inauguró  para  la  apertura  de  este  año  y  que  está  siendo  muy  visitada  y  valorada.  La  publicación  de  dos  libros  sobre  la  Comunidad  y  sobre  el  Monasterio,  un  DVD  sobre  Santo  Domingo y un reportaje sobre nuestra vida para ʺPueblo de Diosʺ, de la 2 de RTVE.   Todo se ha  realizado  con  motivo  de  esta  gran  celebración  y   está  teniendo  una  gran  aceptación  por  parte  de  todos.  Queremos  dar  una  divulgación  de  gran  alcance  a  un  acontecimiento  sin  igual  para  las  monjas y para la Orden. Que Santo Domingo, su vida y su obra lleguen al mayor número posible  de personas.     Desde  el  comienzo  del  Año  Jubilar  teníamos  el  deseo  de  tener  una  celebración  de  forma  privada para la comunidad, en acción de gracias por estos 800 años de vida, por Santo Domingo,  por  la  Orden,  por  cada  vocación,  por  las  gracias  recibidas  en  este  año…  Considerábamos  importante hacer esto en soledad, renovando nuestra entrega al Señor, desde la oración, el silencio  y la contemplación más pura.     Elegimos para esta celebración especial, el último día de los Ejercicios Espirituales que nos  predicó el fr. Juan José Lastra, op, profundizando en el tema de la bienaventuranzas. Tuvimos un  acto penitencial seguido de la Eucaristía, para así ganar una vez más la gracia jubilar.  

14


Salimos renovadas en el ánimo y en el espíritu, con grandes deseos de ser avivar el fuego  que    hace  800  años  prendió  Domingo.  ¡  Cumple,  oh  Padre,  tu  promesa  y  ayúdanos  con  tus  plegarias!.  Vuestras hermanas de Caleruega  Original: Español 

  

Noticias desde Lage al final del Año Jubilar  Sor Susana, Priora. 

Quisiéramos compartir con vosotras un breve resumen acerca de cómo transcurrió nuestro  Año  Jubilar.  Al  final,  no  fue  nada  espectacular  y  no  pasará  a  la  historia,  pero  puede  brindar  elementos para la reflexión.       El dos de diciembre de 2006, con gran alegría, dimos inicio al Año Jubilar, con una festiva  Santa  Misa  presidida  por  nuestro  Obispo.  También  estuvieron  presentes  aproximadamente  75  invitados,  entre  ellos,  miembros  de  la  oficina  de  la  Cancillería  diocesana,  de  otras  Órdenes  de  nuestra  diócesis,  hermanos  y  hermanas  Dominicos,  vecinos  y  bienhechores.  El  clima  en  que  se  desarrolló este encuentro fue muy agradable y animado. La cena se sirvió en nuestro refectorio y  en un gran espacio contiguo, y hubo buen diálogo e intercambio de ideas.  En  la  tarde,  nuestros  hermanos  Fr.  Karl  Meyer  y  Fr.  Tiemo‐  Rainer  Peters  hablaron,  respectivamente,  sobre  ʺLas  monjas  en  el  corazón  de  la  Orden  de  Predicadoresʺ  y  ʺ¿Qué  es  la  contemplación?ʺ  Ninguno  de  los  invitados  quiso  perderse  estas  excelentes  conferencias,  y  a  nosotras las monjas, estas charlas nos dejaron suficiente material sobre el cual profundizar todo un  año!  Así  entramos  en  el  Año  Jubilar  sumamente  motivadas  y  con  un  buen  programa  que  deseábamos realizar en el curso del mismo. Muchos amigos de la comunidad, que en los últimos  años  han  trabajado  con  nosotras  en  una  variedad  de  temas  teológicos  e  históricos,  estaban  deseosos  y  dispuestos  a  seguir  desarrollándolos  aún  más.  Nos  propusimos  tener  ʺdías  comunitariosʺ con mayor regularidad, prestando especial atención a nuestra vocación Dominicana  y  enfatizando,  sobre  todo,  nuestra  vida  fraterna  y  las  relaciones  en  el  seno  de  la  comunidad.  Además  de  todo  esto,  habíamos  planeado  conducir  un  programa  especial  con  el  tema:  ʺ¿  Qué  significa para nosotras el Capítulo de la Comunidad, en los planos espiritual y estructural?ʺ  Y,  luego,  todo  tomó  un  curso  totalmente  distinto.  Dios  tenía  para  nosotras  un  ʺplan  de  estudioʺ  alternativo,  que  Él  mismo  inició  exactamente  al  comienzo  del  año  y,  de  ningún  modo,  podíamos ir en la dirección opuesta. Dicho plan involucraba a toda la comunidad, que comprende  siete hermanas sanas y activas y tres que necesitan cuidado permanente. Dos de estas últimas se  enfermaron  gravemente  al  comienzo  del  año  y  había  que  atenderlas  todo  el  día.  Así,  el  tipo  de  ʺestudioʺ y ʺcelebraciónʺ llegaron a ser diferentes al que habíamos planeado, y nos ha acompañado  hasta la clausura del año. Una de aquellas hermanas falleció hacia fines de septiembre y la otra, a  fines  de  noviembre‐  ambas  en  paz  y  dispuestas  a  poner  nuevamente  sus  vidas  en  manos  de  su  Señor, a quien ellas mismas se habían entregado en su profesión religiosa.  Uno podría preguntarse: ¿fueron éstos un estudio y celebración existenciales para nuestra  comunidad?  Creemos  que  sí.  Muchos  de  los  que  nos  visitaron  y  las  hermanas  gravemente  enfermas  afirmaron  claramente  que  experimentaban  la  actitud  de  la  comunidad  como  una  predicación  para  la  época  actual,  predicación  que  no  puede  ser  ignorada  en  tiempos  en  los  que,  frecuentemente,  los ancianos y enfermos son vistos como una carga y, por eso, son marginados y  abandonados. 

15


Así transcurrió  nuestro  Año  Jubilar,  de  modo  diferente  a  como  habíamos  planeado  pero,  ciertamente, fructuoso.  Al  resumir  la  experiencia  de  nuestro  jubileo,  es  importante  agregar  que  el  secretario  de  cultura de nuestra diócesis escribió, para el diario regional, un extenso artículo sobre los 800 años  de  existencia  de  nuestra  Orden.  En  el  mismo,  habló  de  nuestra  comunidad  de  un  modo  muy  concreto  y  realista,  causando  una  reacción  tremendamente  positiva  en  muchos  lectores,  que  nos  dijeron  cuán  impresionados  estaban  con  dicho  artículo.  Es  para  nosotras    un  estímulo  a  recomenzar continuamente.  Nuestros mejores deseos a todos aquellos que lean esta crónica.                     Monjas Dominicas del Monasterio del Redentor Crucificado                                                 Lage, Alemania  Original: Inglés 

 

Las celebraciones del Octavo Centenario en Portugal    Aquí en Portugal, la celebración del octavo centenario de la fundación, por parte de Santo  Domingo,  del  primer  monasterio  de  Monjas,  comenzó  en  Fátima,  donde  la  Familia  Dominicana  vivió  los  así  llamados  ʺDías  Dominicanosʺ.  Estos  tienen  lugar  cada  dos  años  y  en  este  año  2007  fueron  programados  de  modo  que  coincidieran  con  el  inicio  del  Año  Jubilar  por  el  octavo  centenario  de  la  fundación  de  las  Monjas.  Los  ʺDías  Dominicanosʺ  comenzaron  en  viernes  1  de  diciembre por la tarde con una conferencia  sobre de la vida de las monjas, impartida por una de  ellas  y  acompañada  por  una  presentación  en  Power  Point,  previamente  compaginada,  con  fotografías  tomadas  en  los  tres  Monasterios,  que  ilustraban  el  modo  en  que  las  Monjas  viven,  trabajan y oran. Fueron también las monjas quienes planearon y organizaron la liturgia para esos  tres días, mientras que el programa completo fue armado en base al tema de la fundación de las  Monjas,  habiéndose  repartido  anticipadamente,  a  toda  la  Familia  Dominicana,  una  copia  de  la  conferencia  de  sor  Barbara  Beaumont  sobre  los  orígenes  de  las  Monjas  en  Prulla.  ʺLos  Días  Dominicanosʺ  concluyeron  con  la  Santa  Misa  del  I  Domingo  de  Adviento.  Como  esta  Eucaristía  marcaría la apertura solemne del  Año Jubilar,  fue  celebrada  en  la  capilla  del  Monasterio Pío XII,  con la asistencia de los miembros de la Familia Dominicana –aproximadamente 100 personas‐ que  habían participado de los ʺDías Dominicanosʺ. La Santa Misa fue presidida por un Obispo emérito  que vive en Fátima y que ha sido – y es – un gran amigo de muchos de los Frailes Dominicos  que  han prestado servicios en el santuario. Esta celebración fue un gran acontecimiento.  Sin  embargo,  en  las  monjas  mismas  estaba  creciendo  el  sentimiento  de  que,  en  este  Año  Jubilar, debería hacerse algo que permitiera reunir a las tres comunidades de monjas existentes en  Portugal, comunidades tan diferentes entre sí, tanto por su origen como por su espiritualidad. La  idea presentaba dificultades en varios aspectos, no siendo las menores el hecho de que uno  de los  monasterios  está  muy  alejado,  y  el  hecho  de  que  otro  es  de  habla  Inglesa,  sumándose  a  esto  los  escrúpulos  de  muchas  hermanas  respecto  a  si  tales  encuentros  justificaban  o  no  la  salida  de  la  clausura.  De  todos  modos,  después  de  muchas  llamadas  telefónicas  y  de  conversaciones  persuasivas, la idea prendió – por decirlo así – se sugirieron posibles fechas y, a su debido tiempo,  uno de los Frailes vino a buscarnos en un mini‐bus el Martes 5 de Junio, por la mañana temprano,  para llevarnos al monasterio más alejado, en Lamego.  Puesto que iba a ser un viaje largo, el plan era llegar a desayunar al Monasterio de Fátima,  donde  recogeríamos  a  tres  Hermanas.  Luego  comprobamos  que  la  idea  había  sido  muy  buena  pues después de un viaje de una hora, en un día magnífico, esta parada en Fátima nos vino muy 

16


bien. A  las  9:30  de  la  mañana  estábamos  nuevamente  en  ruta,  dirigiéndonos  hacia  el  norte  por  carreteras  espléndidas,  libres  de  tráfico,  en  un  viaje  tranquilo,  y  adentrándonos  en  paisajes  cada  vez  más  pintorescos  y  montañosos.  Fue  realmente  un  viaje  maravilloso,  si  bien  un  poco  largo,  cuando eran las  12:40 horas estábamos lo suficientemente cerca del Monasterio de Lamego como  para poder anunciarles, por teléfono, nuestra inminente llegada.  El Monasterio de Lamego fue construido hace sólo unos pocos años y está ubicado en un  paraje magnífico, aunque muy alejado de todos los Conventos Dominicanos de Portugal, así como  también  muy  aislado  incluso  del  cercano  pueblo  de  Lamego.  Fuimos  recibidas  con  una  gran  bienvenida  y  luego  tuvimos  la  Santa  Misa,  concelebrada  por  los  Frailes  que  nos  habían  acompañado. Las Hermanas habían arreglado todo de modo que Frailes y Monjas almorzáramos  juntos en su claustro, un hermoso espacio abierto y muy luminoso, y después del almuerzo hubo  un tour por el monasterio y el campo. Las monjas nos intercambiamos regalos y luego todos vimos  la  presentación,  en  Power  Point,  sobre  los  tres  monasterios.  Eran  aproximadamente  las  6  de  la  tarde cuando nos despedimos de las Hermanas de Lamego y emprendimos el viaje de regreso. Las  carreteras  estaban  tan  despejadas  como  en  el  viaje  de  ida,  de  modo  que  fuimos  muy  bien  de  tiempo  todo  el  camino,  lo  cual  nos  permitió  hacer  una  parada  para  cenar(  una  comida  verdaderamente deliciosa, en un restaurante ubicado en la ladera de una colina que mira hacia un  río).Por supuesto, era bastante tarde cuando, después de dejar en su Monasterio a las Hermanas de  Fátima, nos dispusimos a regresar a nuestro  pequeño monasterio aquí, en Lisboa. Había sido un  día largo, pero muy satisfactorio en todos los sentidos. Gracias sean dadas a Dios.  Al despedirnos  de  las Monjas en Lamego,  todas  dijimos con  alegría  y, hasta cierto  punto,  con  esperanza:  ʺNos  vemos  todas  en  Fátimaʺ.  Para  que  tal  deseo  se  hiciera  realidad  fueron  necesarias unas pocas más llamadas telefónicas, pero con buen resultado, tan bueno como que el  Obispo de Lamego , al conceder a las Hermanas permiso para salir de clausura, se ofreció él mismo  a  buscarles  transporte  para  que  viajaran.  Así  fue  que  el  26  de  Octubre  le  llegó  al  Monasterio  de  Fátima  el  turno  de  abrir  sus  puertas  a  cinco  monjas  de  Lamego  ,  así  como  también    al  grupo  de  Lisboa, acompañadas por el Padre Provincial y varios Frailes.  Una  vez  más,  el  encuentro  comenzó  con  la  Santa  Misa,  concelebrada  por  el  Obispo  de  Fátima y varios Frailes, tanto de Fátima como de Lisboa. Vino luego el almuerzo y era un placer  ver  a  las  Monjas  entremezcladas  y  conversando  alegremente  en  el  refectorio.  Después  del  almuerzo hicimos un recorrido por el Monasterio y el campo, y el Obispo sugirió que las Monjas  hiciéramos  una  visita  al  Santuario,  incluida  la  nueva  iglesia  de  la  Santísima  Trinidad,  que  había  sido inaugurada el 13 de Octubre, 90 aniversario de las apariciones de Fátima. Inmediatamente, la  idea fue puesta en marcha, inclusive por parte de los Frailes. A su debido tiempo, regresamos al  Monasterio Pío XII, para una deseada taza de té, después de la cual nos despedimos, diciéndonos  unas a otras ‐quizás algo dudosas‐ ʺnos vemos en Lisboaʺ.  Desde hacía mucho tiempo, éste había sido nuestro propio sueño: tener la alegría de acoger  en  nuestro  pequeño  Monasterio,  aquí  en  Lisboa,  a  las  Monjas  de  las  otras  dos  comunidades.  Exactamente  un  día  después  de  aquel  encuentro  en  Fátima,  nuestro  sueño  comenzó  a  hacerse  realidad  cuando  un  llamado  telefónico  de  la  Priora  de  Lamego  insistió  en  que  la  visita  a  Lisboa  debía concretarse antes del inicio del invierno y en el marco del Año Jubilar. ¡Por supuesto!  Así fue que el 23 de Noviembre nos llegó el turno de abrir nuestras puertas a las Monjas de  Lamego y Fátima. Una vez más, el Padre Provincial honró la ocasión con su presencia, junto con el  Prior  y  uno  de  los  Frailes  del  Studium  cercano.  Al  igual  que  en  los  otras  oportunidades,  el  encuentro  comenzó  con  la  Santa  Misa  concelebrada  en  nuestra  pequeña  capilla,  seguida  de  un  muy alegre ágape para todos, en nuestro refectorio. Nuestras hermanas de Lamego habían traído,  además de muchos otros presentes, una hermosa torta con la siguiente inscripción: ¡Viva nuestra  unión fraterna, aleluya! 

17


El Monasterio y el campo fueron  debidamente explorados y era una delicia ver pequeños  grupos de Hermanas por todas partes, conversando sin importarles si se conocían realmente o si  comprendían sus respectivos  idiomas. Con todo, era todavía relativamente temprano cuando los  visitantes iniciaron su viaje de regreso y esto porque había que considerar las grandes distancias a  recorrer  y  el  hecho  de  que  los  días  invernales  son  más  cortos.  Todos  parecían  estar  verdaderamente encantados con su visita a nuestro pequeño monasterio, que había contribuido, en  cierto  modo,  a  restablecer  antiguas  amistades  y  a  sellar  otras  nuevas.  Nosotras  esperamos  y  rogamos  para  que  esta  reunión,  sin  precedentes,  de  las  tres  comunidades,  sea  un  buen  augurio  para el crecimiento y prosperidad futuros de los tres Monasterios, tan diferentes unos de otros en  muchos sentidos pero, al mismo tiempo, todos felizmente unidos en el seguimiento de los pasos de  nuestro amado Padre y Fundador, Santo Domingo.     Sor M. John O.P.          Monasterio de S. María, Lumiar (Lisboa)  Original: Inglés 

                      

Un testimonio de la primacía de Dios     

1. Para empezar, ¿queréis decirnos que significa para vosotras la vida contemplativa?  La vida contemplativa, porque es exclusivamente para Dios, es una existencia eucarística y  una  profecía  de  la  vida  escatológica  de  la  Iglesia”.  Jesucristo  vive,  “es  el  mismo  ayer,  hoy  y  siempre”. El “sígueme”, que dirigió Cristo a Domingo de Guzmán en el siglo XIII y en el XVI a las  hermanas  del  Monasterio  de  Skaros  en  Santorín,  sigue  resonando  hoy,  brotando  de  su  tierna  mirada y de sus labios, recién salida de su corazón. Por eso la vida contemplativa dominicana en  Santorín sigue con  el  mismo entusiasmo  y  la misma alegría  como  si comenzase  hoy  por  primera  vez.    2. ¿Qué es lo que caracteriza a vuestra comunidad?  Actualmente  la  comunidad  está  formada  por  14  hermanas  de  diferentes  nacionalidades,  testimonio de la reconciliación universal “en Cristo”. Dentro de la clausura, por medio del silencio  y de la oración, buscan a Dios, invocando al Señor para que la Palabra que sale de la boca de Dios  no vuelva a él sin dar fruto. Con su vida escondida y su total consagración a la oración, las monjas  dan testimonio de la primacía de Dios. La celebración solemne de la alabanza divina es la principal  ocupación  de  una  jornada  monástica.  El  culto  divino  es  un  pregusto  de  la  liturgia  celeste.  Resumiendo  diríamos:  la  alabanza  divina  que  realizan  las  monjas  día  y  noche,  es    respuesta  agradecida a Dios en nombre de toda la creación y de la humanidad entera.    3. La Familia Dominicana, en sus distintos aspectos, sacerdotal, religioso y laico, está al servicio  de la Palabra Divina. Se trata de un testimonio de vida y de existencia...  Tiene razón, Padre. Las monjas dominicas, escuchando la Palabra de Dios y cumpliéndola,  anuncian  el  Evangelio  con  el  ejemplo  de  su  vida.  Toda  la  observancia  regular,  especialmente  la  clausura  y  el  silencio,  ayudan  a  que  la  Palabra  de  Dios,  se  encarne  abundantemente  en  el  Monasterio.   Las  monjas  dominicas  llevan  en  lo  profundo  de    su  corazón  la  adoración,  la  acción  de  gracias,  la  alabanza,  pero  también  las  angustias,  los  sufrimientos  y  las  expectativas  del  hombre 

18


actual. Cada día, en su diálogo con Cristo pueden decirle: “Te busco a Ti, porque me llaman ellos,  mis  hermanos”.  En  el  corazón  de  cada  dominica  hay  espacio  para  todos  y  todos  encuentran  acogida gracias a su compasión.    4. Y ¿cómo veis la vida comunitaria? Todas estáis conscientes de que vuestra vida se desarrollará  en el mismo lugar y con otras pocas hermanas...   El principal objeto de nuestra vida comunitaria es la fraternidad, teniendo una sola alma y  un solo corazón en Dios. La “dulce Fraternidad Dominicana”. Con la alegría profunda que brota  de las Bienaventuranzas y de la unión con Cristo Crucificado, es una alegre y festiva experiencia  de vida. Las monjas unidas entre sí, por medio de la obediencia, de la virginidad y de la pobreza,  edifican en su Monasterio la Iglesia de Dios, que por la oblación de sí mismas, han de extender por  el mundo entero.”    5.  Mirando  vuestro  programa  diario,  uno  se  da  cuenta  enseguida  de  que  vuestro  tiempo  está  dividido entre la oración y el trabajo. ¿Esta constatación es justa? ¿Y con qué espíritu vivís estas  dos realidades?  Después de la oración personal, la alabanza divina y las horas de estudio, las hermanas se  dedican  a  diferentes  trabajos  en  el  Monasterio.  El  trabajo,  no  sólo  es  exigido  por  la  pobreza  religiosa,  sino  que,  paralelamente  promueve  el  bien  común  y  con  la  colaboración  hace  crecer  el  amor  fraterno.  El  trabajo  se  subordina  a  la  contemplación,  conforme  al  espíritu  de  las  Bienaventuranzas. No importa tanto  lo  que  se  hace  como  el  amor  que  se  pone  en  todo  lo  que  se  hace.    6. Todo lo que me habéis dicho son elementos de la espiritualidad dominicana. ¿Cómo los vivís  en ese rincón de Grecia, en una isla de las Cícladas, hace más de 400 años...?   La  presencia  del  Monasterio  dominicano  en  esta  pequeña  isla,  punto  de  encuentro  entre  oriente  y  occidente,  norte  y  sur,  encrucijada  de  todas  las  razas  y  religiones  es  una  llamada  a  la  profunda  relación  con  Dios  y  a  una  fraternidad  universal.  Las  monjas,  dedicadas  con  una  sola  alma a la oración con la Virgen María, Madre de la Iglesia, desean ardientemente la plenitud del  Espíritu  Santo  para  que  ilumine  a  todos  los  hombres  y  les  haga  descubrir,  que,  a  pesar  de  la  diversidad y de las distancias, se encuentran muy cerca uno del otro. Lo que les une es mucho más  que lo que les separa. La marcha común de los hombres nos lleva a algo mucho más importante:  “por Cristo  pueden, en un  mismo  Espíritu,  acercarse  al  Padre”  escribe  Pablo en  su  epístola  a los  Efesios (2,18).    7. Resumiendo, ¿qué diríais a nuestros lectores?  Os invitamos a la celebración de los 800 años de existencia de las monjas dominicas: uníos a  nuestra acción de gracias a Dios. “Lo que existía desde el principio, lo que oímos, lo que vimos con  nuestros ojos, lo  que tocaron con nuestras manos  de  la  Palabra  de  Vida...  os  lo  anunciamos  para  que también vosotros estéis en comunión  con nosotros y vuestro gozo sea completo” (l Jn 1, 1‐4).   Jesucristo vive, “es el mismo ayer, hoy y siempre”. Él es nuestro pasado, nuestro presente y  nuestro futuro. “A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén”.      Las Hermanas de la Comunidad, Firá, Santorín  La entrevista fue realizada por el Padre Gabriel Marangós S.I.  Original: Español 

19


Nuestro compartir      Sor  Miriam:  Al  final  del  año  Jubilar  por  nuestro  800  aniversario,  ¿podrías  escoger  el  acontecimiento más destacado de nuestras celebraciones comunes?    Sor  Jozefa:  Bueno,  fue  un  año…  me  vienen  a  la  mente  un  montón  de  acontecimientos.  Aunque,  para  mí,  uno  fue  excepcional.  Cuando  nos  invitó  a  Krakow  nuestro  prior  provincial  Krysztof  Poplawski, vicario de nuestra tres comunidades  de monjas, experimentando tantos sabores en un  día.     Sor Miriam: ¿Qué quieres decir?    Sor  Jozefa:  Por  ejemplo,  el  hecho  de  que  nos  reuniéramos  en  la  tumba  de  san  Jacinto,  que  fue  nuestra participación en la celebración provincial del Jubileo por el 750 aniversario de su muerte. A  la misma vez, la fecha de nuestro encuentro tenía un mensaje escondido… el 1de octubre –Santa  Teresita del Niño Jesús‐ vida en la clausura y en la misión… y el primer día del mes del Rosario.    Sor Miriam: ¿Cómo fue ese día?    Sor Jozefa: Para  nosotras tuvo  un carácter  de  peregrinación‐ partiendo de  un  viaje.  Obviamente,  para  las  hermanas  de  Radonie  y  para  nosotras  de  Santa  Ana  fue  un  viaje  más  largo,  en  coche,  mientras las hermanas de Groderk hicieron toda la distancia a pie, a tan sólo a unas pocas calles  del convento de los frailes. El día tuvo un programa concreto pero fue entrelazado con sorpresas.    Sor Miriam: Cuéntame más sobre ello, por favor.    Sor Josefa: El momento más profundo de comunión fue la Eucaristía que fue celebrada por el prior  provincial y el promotor y también por nuestros capellanes y amigos. La homilía de Fr. Krysztof  resuena en mi cabeza hoy cuando leo la última carta del Maestro sobre el Rosario. Era sobre vivir  los momentos más importantes de nuestra vida con la Madre de Dios en cada AHORA –el único  momento que verdaderamente tenemos, y a la hora de nuestra muerte. Ese momento de nuestra  muerte es también nuestro pequeño morir… cuando nos abrimos a ser enviadas, cuando estamos  disponibles.    Los  hermanos  del  Convento  de  la  Santísima  Trinidad  nos  pusieron  las  mesas  con  una  hospitalidad  excepcional.  Primero  fue  la  mesa  del  alimento  espiritual,  que  consistió  en  una  excelente  conferencia  de  historia  sobre  la  vida  de  San  Jacinto.  Tuvimos  la  oportunidad  de  ver  el  pergamino  llamado  “el  pasaporte  de  San  Jacinto”.  Y  luego  ellos  nos  invitaron  al  refectorio.  Los  detalles  de  las  mesas  cubiertas  maravillosa  y  abundantemente  no  se  escaparon  a  nuestra  sensibilidad  femenina.  Después  de  una  breve  oración  el  almuerzo  se  convirtió  en  una  reunión  familiar informal y alegre, tan agradable que perdimos la noción del tiempo. Sólo el pensar en la  invitación a un encuentro de hermanas en el monasterio tan acogedor de Godek nos embriagó.    Sor Miriam: ¿Y cuál fue el momento más especial para ti personalmente?    Sor  Jozefa:  Bueno,  yo  creo  que  fue  el  del  recreo.  Fue  como  un  felpudo,  donde  todas  dejamos  nuestras  preocupaciones  diarias,  el  conocimiento  de  las  dificultades  y  diferencias.  Se  podía  simplemente  ver  que  disfrutábamos  unos  de  otros.  Conmovedor  y  profundamente  unido  fue  el 

20


momento de cantar juntos, cuando sonaban todas las estrofas de la canción: “Oh cuando los santos  van marchando” y “Qué bueno y qué agradable es cuando los hermanos viven unidos”. Al final  del  recreo  el  prior  provincial  se  unió  a  nosotras  de  nuevo.  El  se  quedó  tan  encantado  con  el  atractivo  del  momento‐sin  duda,  la  buena  calidad  del  encuentro  fue  se  veía  fácilmente‐  que  él  sugirió que estos encuentros  se convirtieran en una tradición nuestra. Una copa simbólica de vino  recordaba las visitas de Santo Domingo a las hermanas.   En  la  preciosa  puesta  de  sol,  en  un  día  cálido  y  luminoso,  en  el  camino  de  vuelta  visitamos  el  Santuario  de  Lagiewinik  (krakow)  donde  con  renovada  esperanza  y  gozo  confiamos  a  la  Divina  Misericordia nuestras comunidades y todos nuestros hermanos y hermanas llamados a la misión  de predicar la VERDAD.    Sor Miriam: Ahora sé que yo estuve allí también. Gracias.    Sor Jozefa, op  y Sor Miriam, op  Monasterio de Santa Ana, Polonia.  Original: Inglés 

 

  La Comunidad en camino‐ Peregrinación en acción de gracias por los   750 años de vida Dominicana en Weesen, Suiza.    A  lo  largo  de  750  años,  las  Hermanas  de  Weesen  han  estado  caminando,  en  su  viaje  espiritual dentro de la Orden de Santo Domingo. Desde el 30 de abril hasta el 4 de mayo de 2007,  toda  la  comunidad‐  11  monjas  de  entre  29  y  72  años‐  hicieron  una  peregrinación  para  dar  expresión  externa  a  su  peregrinar  interior  y  para  fortalecer  nuestra  comunión  con  la  Iglesia  y  el  Papa.  Nuestra  peregrinación  tuvo  un  marcado  acento  Dominicano;  Bolonia  y  Santa  Sabina  eran  estaciones  importantes  .  Incluso  el  pequeño  colectivo  blanco,  conducido  por  dos  de  nuestras  hermanas, estaba decorado en su parte delantera con un gran emblema Dominicano. Cada una de  nosotras se sintió conmovida en la oración individual y común ante la tumba de santo Domingo y  en su celda , en Bolonia. El hecho de rezar donde el mismo Santo Domingo había orado y vivido, y  el  poder cantar allí, juntas, el ʺO Lumenʺ nos atrajo más a él y permanecerá en nosotras como algo  inolvidable,  así  como  también  la  generosa  hospitalidad  de  nuestros  hermanos,  los  Frailes    de  Bolonia.  El  Prior,  Padre  Ángelo  Piagno,  tomó  de  su  tiempo  para  hablarnos  en  detalle  acerca  de  la  tumba y la celda de santo Domingo. Ante nuestros ojos, revivieron Santo Domingo y la historia del  convento de Bolonia. Fue un gran privilegio participar en las Vísperas y la procesión de la Salve de  los hermanos, aún cuando el ʺtempoʺ de esta última fuera bastante rápido para nuestras hermanas  mayores.  Durante  la  cena  tuvimos  mucho  tiempo  para  conversar  unos  con  otros  en  Alemán  o  Italiano,  o  con  las  manos  y  pies  cuando  no  había  quien  pudiera  traducir.  De  todos  modos,  la  misma hospitalidad que percibíamos no necesitaba traducción. Era tangible.  En  el  segundo  día  de  nuestra  peregrinación  llegamos  a  Roma  y  ,  ya  avanzada  la  tarde,  pudimos  visitar  Santa  Sabina.  Nos  recibió  Fr.  Christophe  Holzer,  el  secretario  del  Maestro  de  la  Orden.  Él  es  Suizo  y,  por  tanto,  cuando  nos  explicó  acerca  de  la  Basílica  y  el  Convento,  no  era   necesario  ningún  traductor.  Quedamos  fascinadas  con  el  claustro;  nuestra  Priora  sacó  una  fotografía tras otra, y pudimos admirar una vista panorámica de Roma. Con todo, la experiencia 

21


que más  perdurablemente  permanecerá  en  nosotras  fue  la  Santa  Misa  con  Fr.  Christophe  en  la  celda  de  Santo  Domingo.  Un  amable  benefactor  proveyó  a  nuestra  Priora  de  lo  necesario  para  invitar  a  toda  la  comunidad  a  cenar  en  un  pequeño  restaurante,  ʺQuattro  Moriʺ,  donde  a  veces  comía  el  entonces  Cardenal  Ratzinger.  Pasamos  un  rato  alegre  en  una  atmósfera  típicamente  romana, con buena y abundante comida y con mucha charla y risas. No nos sorprendimos de que  otras  personas  presentes‐  en  su  mayoría  procedentes  de  Alemania‐  se  dirigieran  a  nosotras  en  alemán. A algunos de ellos los volvimos a encontrar el día siguiente, en la Audiencia General.  El tercer día, 2 de Mayo,  nuestra peregrinación llegó a su culmen, con la Audiencia General  en la Plaza de San Pedro, por la mañana, y la Santa Misa con el Arzobispo Marini, por la tarde. A  las  8.15  había  ya  una  multitud  de  gente  esperando  en  los  puntos  de  control  de  seguridad,  para  entrar  a  la  Audiencia  General.  Nosotras  teníamos  nuestros  lugares  en  la  tribuna  y,  aún  así,  sólo  podíamos  ver  al  Papa  a  distancia  y  desde  un  punto  lateral.  Sin  embargo,  la  atmósfera  era  magnífica.  Alrededor  nuestro,  jóvenes  provenientes  de  Brasil,  Italia  y  Francia,  entonaban  canciones, sin prestar atención a la lluvia que comenzaba a  caer.   Nosotras  estábamos  bien  preparadas,  con  impermeables  transparentes‐  protegidas  pero  todavía  reconocibles  como  Hermanas Dominicas. La lluvia llegó a ser más y más intensa. A  las 10. 30 , hora en que empezó la Audiencia, mucha gente estaba  ya  empapada!  En  el  transcurso  de  la  Audiencia,  incluso  oímos  truenos,  pero  gradualmente,  la  lluvia  fue  disminuyendo  y,  finalmente,  cesó.  En  el  momento  en  que,  a  través  de  los  parlantes,  se  anunciaba  la  presencia  de  nuestro  grupo  ,  salió  el  sol. Levantamos nuestra bandera con el emblema Dominicano y  las palabras ʺBenedicto XVI, te queremos!ʺ  La  Audiencia  en  su  totalidad‐  con  lluvia  y  sol,  con  cantos  y  oraciones,  con  la  reflexión  profunda del Papa Benedicto acerca de la importancia de la oración‐ fue una gran bendición. Más  privada pero muy intensa fue la Santa Misa celebrada por el Arzobispo Piero Marini para nuestra  comunidad,  en  la  Capilla  Polaca  ubicada  debajo  de  San  Pedro.  Monseñor  Marini  celebró  en  Alemán,  nosotras  entonamos  canto  Gregoriano  y  la  breve  homilía  fue  en  Italiano,  traducida  por  nuestra  Sor  Consiglia‐  y  todo  esto  ante  la  Virgen  Polaca  de  Czestochowa!  Nuestra  Iglesia  es,  verdaderamente, Católica y universal.  Después de la Santa Misa pudimos ir directamente a la tumba del Papa Juan Pablo II, sin  tener  que  hacer  fila  por  horas  y  horas.  En  efecto,  tuvimos  el  privilegio  de  rezar  allí,  en  un  área  separada.  Era  conmovedor  ver  a  todas  aquellas  personas  que  venían  a  visitar  la  tumba  y  que  tenían que pasar sin detenerse pues ya había más gente esperando detrás suyo.  Al día siguiente, partimos por la mañana temprano rumbo a Manopello y el ʺVolto Santoʺ.  El  viaje  a  través  de  Abruzzo  nos  mostró  la  belleza  de  la  naturaleza,  con  verdes  montañas  y  angostos valles envueltos en niebla. Llegamos tarde a la Santa Misa prevista en Manopello, por lo  cual tuvimos que unirnos a la Celebración Eucarística de unos niños Italianos que se preparaban  para  su  Primera  Comunión.  El  ʺVolto  Santoʺ‐  la  Santa  Faz  ‐  es  realmente  muy  impresionante.  Nunca te cansas de mirarlo. El resto del día lo pasamos ʺsobre la rutaʺ. Nuestro autobús nos sirvió  como capilla para el rezo de la Liturgia de las Horas y del rosario, como refectorio para nuestras  comidas  y, por  supuesto,  como  sala  de  recreo.  Algunas  de  nosotras  incluso  intentamos  utilizarlo  como dormitorio, siendo diferentes los resultados logrados.   Llegamos  a  Bérgamo  más  tarde  de  lo  previsto.  Allí  nos  esperaban  nuestras  hermanas  del  Monasterio  ʺMatris  Dominiʺ.  Rápidamente,  nos  lavamos  la  cara,  nos  quitamos  nuestras  batas  azules de trabajo o la vestimenta del viaje, nos pusimos nuestros hábitos blancos y estuvimos listas  para  cantar  Vísperas  junto  con  nuestras  hermanas  de  Bérgamo.  En  la  cena  disfrutamos  de  una 

22


comida deliciosa  y  de  la  convivencia  animada  con  nuestras  hermanas  Italianas.  Sor  Consiglia,  nuestra  más  versada traductora, estuvo muy atareada esa noche.   Al  día  siguiente,  después  del  Oficio  de  Lectura  y   Laudes  ,  unidos  a  la  Santa  Misa,  las  hermanas  nos  enseñaron    el  monasterio  entero,  desde  el  sótano  (  muy  impresionante,  con  su  aspecto  medieval  y  sus  vastas  dimensiones),  hasta  el  tejado.  Quedamos  muy  impactadas  por  los  frescos  del  siglo  XIII,  pero  también  por la vivacidad de la comunidad actualmente. Ellas nos  cuidaron  con  delicadeza,  proveyéndonos,  para  nuestro  viaje  de  regreso  a  casa,  de  comida  tan  abundante    que  bien  hubiera  servido    para  más  de  once  monjas ascetas! La despedida fue cálida, con abrazos y besos y más de una fotografía del grupo.  Partimos  confiadas  en  la  oración  de  nuestras  hermanas  y  en  el  autobús  encontramos  una  muy  grata  sorpresa:  un  pequeño  regalo  para  cada  una.  Dejamos  Bérgamo  a  las  11  horas,  aproximadamente.  Después  de  un  viaje  arduo  y  lluvioso  a  través  de  los  Alpes,  a  las  siete  de  la  tarde vislumbramos nuevamente nuestro amado monasterio. Nuestros corazones estaban llenos de  gratitud  por  todas  las  alegrías  y  bendiciones  de  nuestra  peregrinación.  Las  dos  señoritas  que  se  habían  ofrecido  a  cuidar  el  monasterio  durante  nuestra  ausencia,  nos  habían  preparado  una  saludable sopa de verduras.   Esta peregrinación jubilar hizo más profunda la unión entre nosotras como comunidad, así  como  también  la  comunión  con  nuestros  hermanos  y  hermanas  Dominicos  y  con  toda  la  Iglesia.  Estamos muy agradecidas por esta experiencia única y por todos aquellos que la hicieron posible.  Sí, quisiéramos repetirla nuevamente‐ en el próximo jubileo, dentro de 750 años!    Original: Inglés 

   

Año Jubilar de abundantes gracias  Monasterio del Corpus Christi  Menlo Park, California Usa      800  años  es  un  pestañear  de  ojos  para  Dios.  El  año  Jubilar  presentó  una  realización  tan  estupenda que también nosotras somos sólo un pestañear de ojos en la historia de las monjas de la  Orden.  La  fundación  de  nuestro  monasterio,  con  no  más  de    87  años  de  existencia,  parece  una  eternidad  pero  cuando  la  gracia  de  abrazar  nuestra  universalidad  invadió  nuestras  aspiraciones,  nuestros fatigados huesos se rejuvenecieron con un nuevo entusiasmo y vitalidad. Pudimos llegar  a  todo  el  mundo  de  nuestro  alrededor  y  compartir  de  una  manera  más  intensa  la  historia  de  Domingo, las necesidades que alimentaron el nacimiento de la primera fundación de las monjas en  Prulla y los esfuerzos crecientes de la Iglesia hace 800 años.    Nos preparamos para el Año Jubilar abandonando físicamente  la seguridad de nuestro propio monasterio y convirtiéndonos  en  pasajeras  de  un  avión  de  peregrinos  e  itinerantes  que  cruzaron el  país para asistir al primer retiro intercomunitario  de  USA  predicado  por  nuestro  Maestro  Carlos  y  los  frailes  que  lo  acompañaban.  Fue  como  estar  en  la  presencia  de 

23


Domingo cuando  visitaba  a  las  monjas  y  se  entregaba  por  completo,  transmitiendo  los  muchos  tesoros  espirituales  que  él  quería  que  las  monjas  oyeran  y  se  les  predicara.  Estábamos  allí,  a  los  pies del Maestro, bebiendo en las aguas de una vida nueva.     Para  poner  en  marcha  este  año  que  se  nos  ha  regalado para celebrar el Jubileo, se nos dio la noticia del   monasterio  hermano  que  se  nos  había  asignado.  Cuando  llegó  el  nombre  fuimos  rápidamente  a  por  un  Atlas  porque  las  palabras  “Dominikanerinkloster  St.  Katherina  Wil”  no  significaban  nada  para  nosotras.  ¿Dónde  están,  quiénes son? De nuevo la universalidad de nuestra Orden  reforzaba  nuestro  espíritu.  Nuestro  “twin”  era  antiguo  comparado  con  nosotras  y  su  historia  prolífica.  Por  el  hermanamiento,  pronto  palpamos  y  sentimos  historias  verdaderamente  asombrosas  de  400  años  de  pruebas,  supervivencia  y  logros.  Nunca se perdió la presencia de las monjas en Kil y esto reavivó nuestro compromiso para seguir  siendo nosotras y siempre avanzar con una esperanza llena de fe y ánimo tanto en los tiempos de  dificultad como en los de prosperidad.      Dentro  de  nuestras  comunidades  adoptamos  a  otra  monja  como  nuestra  compañera  de  oraciones  para  el  Año  Jubilar,  compartimos  fotos,  seguíamos  a  través  de  nuestras  web,  las  celebraciones  jubilares.  ¡Pudimos  cruzar  el  océano  solamente  con  hacer  clic  con  el  ratón!  Qué  agradecidas estamos por vivir en el siglo XXI.    La indulgencia especial concedida por el Jubileo fue otro momento  de  gracia  para  nostras  y  para  los  que  venían  a  nuestra  capilla  de  Adoración.  Cada  celebración  se  terminaba  con  la  oración  de  la  indulgencia jubilar y junto con nuestros invitados podíamos sentir  interiormente la acción del Espíritu en nuestros corazones. Durante  este  año,  Domingo  estuvo  vivo  en  nosotros,  y  sus  palabras:  “Observad  hijas  mías  la  herencia  que  os  dejo,  tened  caridad  unas  con  otras,  guardad  la  humildad  y  sea  vuestro  tesoro  la  pobreza  voluntaria”, despertaron nuestro fervor para que siga vivo el compromiso que profesamos.    Original: Inglés 

 

Celebraciones del Año Jubilar – Monasterios de África    Verdaderamente el Año Jubilar en África ha sido un tiempo de gracia no sólo para nosotras  las  Monjas,  sino  para  el  pueblo  de  Dios.  La  participación  en  las  celebraciones  dependió  de  los  distintos programas en las diferentes comunidades, de su ubicación y de la presencia de las otras  ramas de la Familia Dominicana. Voy a dejar que las comunidades lo cuenten, aunque no en todo  sus detalles:    Bambui  –  Camerún:  “Celebración  de  Apertura  del  Jubileo:  El  2  de  Diciembre,  víspera  del  inicio del jubileo  del  8º centenario  de  la  Orden de  Predicadores, nos juntamos  como  una  familia:  Frailes, miembros de nuestra Fraternidad Laical Dominicana y amigos de la comunidad. A las 6 de 

24


la tarde el prolongado repique de las campanas nos invitaba a reunirnos alrededor de la imagen de  Sto. Domingo con velas encendidas. Alegremente entonamos himnos en su honor, después de los  cuales, nuestra Priora dio la bienvenida y saludó a todos los presentes. A continuación rezamos la  oración  del  jubileo  y  fuimos  en  procesión  a  la  capilla  cantando:  “Vamos  con  alegría  a  la  casa  de  Dios...” La celebración concluyó con la oración de vísperas.   El  Domingo  3  de  diciembre  comenzó  con  un  solemne  encuentro  Eucarístico  a  las  9  de  la  mañana. Mucha gente de dentro y fuera de nuestra Archidiócesis nos honró con su presencia para  esta ocasión. Vale la pena destacar a las Hermanas Misioneras Dominicas de la diócesis francófona  de Bafoussam, sacerdotes, religiosos y religiosas y los fieles laicos. Fr. Gabriel Samba, promotor de  la Familia Dominicana en  Camerún  fue el principal celebrante en la Misa.     Después de la oración inicial, Fr. Samba dio la bienvenida a los fieles,  explicó el objeto de  nuestro encuentro y a continuación leyó la carta del Maestro para el Jubileo. En la Misa los Laicos  Dominicos  hicieron  las  preces  utilizando  diferentes  símbolos  para  cada  intención,  mientras  las  monjas  realizaron  la  procesión  del  ofertorio.  Antes  de  la  bendición  final  todos  los  Dominicos  presentes y todo el que así lo quiso, fuimos invitados a encender nuestra vela  en la del jubileo para  llevar y compartir esa luz con todos aquellos que se encuentren con nosotros.     Después  de  unas  cálidas  palabras  de  bienvenida  dirigidas  por  la  Priora,  las  monjas  entonaron  la  canción  del  jubileo,  compuesta  por  una  de  las  hermanas;  el  resto  de  los  festejos  continuó cediendo el paso a los Laicos Dominicos. Estos dramatizaron maravillosamente algunos  aspectos  de  la  vida  de  Sto.  Domingo  y  de  otros  santos  dominicos.  También  aprovecharon  esta  oportunidad para compartir con todos los presentes sus apostolados y encuentros. El día terminó  con  unos  refrescos  y  el  corte  de  los  ocho  pasos  (cada  uno  representando  un  siglo)  del  Pastel  del  Jubileo, cocinado y decorado por una de las monjas.   Celebración del 7 de octubre: Habíamos invitado a gran número de personas, a los Laicos  Dominicos,  etc.  Al  planear  la  liturgia  tratamos  de  incorporar  las  sugerencias  enviadas  para  la  liturgia como una familia. Pensamos comenzar la Misa con una peregrinación desde la imagen de  Sto. Domingo que se encuentra delante del Monasterio. Después de la Misa compartimos nuestro  carisma con los invitados. También le pedimos a los frailes Capuchinos que compartieran con los  visitantes sobre la relación entre Francisco y Domingo y sus hijos e hijas.  Peregrinaciones:  Unas  cuantas  personas  peregrinaron  a  nuestra  capilla,  pero  en  general  ésta  ha  estado  tranquila,  probablemente  porque  no  estamos  habituados  a  la  idea  de  las   peregrinaciones.  El  30  de  Junio  asistimos  a  la  boda  en  nuestra  capilla  de  dos  de  nuestros  trabajadores,  Loveline y Richard. Este hecho lo consideramos como uno de los frutos del Año Jubilar. También  una gracia de este año fue el compromiso definitivo de cuatro miembros de nuestros Fraternidad  Laical Dominicana, a los que afectuosamente llamamos la “hornada del Jubileo”.    Douala‐  Camerún:  “Juntas  hemos  recibido  este  año  como  una  gracia  del  Señor.  Y  agradecemos  a  nuestros  hermanos  y  hermanas  que  han  desplegado  tantas  energías  para  ayudarnos a vivir estos momentos tan importantes  de  nuestra  historia  dominicana.  La  procesión  hacia  la  Capilla  la  realizamos  con  el  icono  de  Sto.  Domingo  llevado  por  un  fraile  y  una  monja  mientras las campanas repicaban. Nos  juntamos con los participantes terminando con el canto de  las  primeras  Vísperas  de  Adviento.  También  dibujamos  en  la  capilla  un  árbol  genealógico  para  explicar  los  orígenes  de  donde  hemos  venido  y  una  panorámica  de  fotografías  de  diferentes  miembros de la Familia Dominica.  El Domingo 3–12, en la misa solemne de apertura del año, tuvimos una gran representación  de la familia op de Camerún con muchos sacerdotes de la diócesis. El vicario general presidió la  Eucaristía en representación del Arzobispo. Fr. Richard pronunció la homilía. Después de esto una  T

T

25


monja hizo un recorrido por la historia de la Orden. Cada rama y Congregación depositó su vela  ante el icono de Sto. Domingo con una palabra de presentación.  Peregrinaciones:  Algunos  parroquianos  de  las  ciudades  de  Ima  organizaron  peregrinaciones. También hubo algunos peregrinos por libre. Un sacerdote de una diócesis vecina  fue el primer peregrino después de la apertura del año jubilar.   La comunidad abrió la novena del rosario con una peregrinación con algunos cristianos de  nuestra parroquia. Un fraile dominico nos dio una conferencia para prepararnos para la fiesta  y la  novena  a  continuación.  Celebraremos  la  fiesta  del  Rosario  la  mañana  del  sábado  por  razones  prácticas.  Como  monumento,  para  recordar  el  año  jubilar  hemos  construido  un  majestuoso  BOUKAROUS que espera dar la bienvenida a la imagen de Sto. Domingo, ahora en escultura.    Rweza – Burundi: La apertura del Jubileo tuvo lugar durante la Misa presidida por nuestro  Obispo Gervais y algunos Frailes Dominicos. Un grupo de Laicos Dominicos y otros fieles llenaron  la capilla. El 1 de Julio fue un Día especial de Peregrinación para los amigos de nuestro monasterio  y  para  todos  aquellos  que  estuvieran  interesados  en  ello.  Pedimos  a  un  sacerdote  que  preparara  una  conferencia  sobre  Sto.  Domingo  y  la  misión  de  la  Orden  de  Predicadores.  Después  de  la  conferencia    hubo  un  tiempo  para  confesiones,  terminando  la  Peregrinación  con  la  celebración  Eucarística.  En  lugar  de  en  Octubre,  nuestra  celebración  fue  el  8  de  Agosto,  solemnidad  de  nuestro  Padre  Sto.  Domingo,  de  esta  manera  estuvimos  junto  con  todos  nuestros  Frailes  Dominicos  del  Vicariato.  No sólo este día, sino a lo largo del año, cada mes tuvimos una oración por una intención especial.  Enero: Oración por la paz en el mundo.  Febrero: Acción de gracias por el don de la vida consagrada en la iglesia.  Marzo: Oración por las familias.  Abril: Oración por los jóvenes.   Mayo: Oración por nuestro Obispo y la Diócesis.  Junio: Oración por nuestro país.  Julio: Oración por el Sínodo de reconciliación en nuestro país.  Agosto: Oración por el Maestro de la Orden y por las vocaciones  Hermanamiento: Ha sido una experiencia maravillosa para nosotras el hermanamiento con  el  Monasterio  de  Taulignan.  En  primer  lugar,  el  Monasterio  de  Taulignan    nos  invitó  a  dos  de  nosotras.  Fueron  a  Francia  donde  visitaron  algunos  lugares  turísticos  de  nuestra  Orden  como  Prulla,  Fanjeaux  (Signadou),  Montreal:  el  milagro  del  fuego,  el  pozo  de  Sto.  Domingo,  etc.  Carcasona, Toulouse: casa de Pedro Seila, el convento de los Jacobinos, etc. El mismo monasterio  (Taulignan)  nos  ayudó  a  llegar  al  monasterio  de  Beaufort,  al  que  llamamos  nuestro  “hermano  izquierdo”. La amistad resultó reforzada.    Senekal‐ Sud África: El repique incesante de la Campana de las Primeras Vísperas el 2 de  diciembre  de  2006  fue  el  anuncio  de  Jubileo.    El  día  siguiente  vio  un  gran  número  de  frailes  Dominicos,  5  Congregaciones  diferentes  de  Hermanas  Dominicas  en  Sud‐África  y  los  amigos  y  benefactores de la comunidad que se nos unieron para la verdadera apertura. Presidió la Misa el  Vicario  Provincial  Fr.  Mark  James  ayudado  por  nuestro  Obispo  local  Hubert  Bucher.  Nos  conmovió  la  presencia  de  las  hermanas  que  habían  venido  desde  más  de  mil  kilómetros  de  distancia.  Una de ellas, la Hermana Phillip, una joven de 93 años, hizo este largo viaje para estar  con nosotras.   Fue una celebración maravillosa. El 6 de octubre una vez más se vio reunida esta  vez  solo  la  familia  Dominicana.  Aunque  Sud  África  es  un  país  grande,  hermanas  y  hermanos  Laicos  vinieron  de  cada  rincón,  con  horas  de  viaje  de  acá  para  allá.  ¡Este  era  nuestro  Día!  Un  hermano, Fr. Martin Badenhorst, OP nos dio una Charla sobre la historia, carisma y espiritualidad 

26


además de  los  retos  que  afrontó  Domingo  y  que  afrontamos  nosotros  hoy.  Mr.  Shane  Goodman,  presidente de los Laicos Dominicos, compartió sobre los Laicos en el país y el reciente Encuentro  Internacional  de  Laicos  en  Argentina.  La  Misa  la  presidió  nuevamente  el  Vicario  Provincial,  concelebrando con él siete frailes. Estuvieron presentes más de 70. La participación fue plena. La  liturgia la prepararon los novicios de las distintas Congregaciones.   En el ofertorio trajeron diferentes símbolos – incienso, las Constituciones, velas encendidas, Pan y  Vino. A la Misa siguió una Deliciosa Comida después de la cual una vez más compartimos juntos  distintos sucesos y acontecimientos.    Peregrinación a la Capilla: Apenas vino nadie.  Las Mujeres de Sta Ana vinieron dos veces  para  la  renovación  de  su  compromiso.  También  tuvimos  dos  Bautizos,  de  una  Señora  que  más  tarde fue la madre del segundo Bautizo. Ella también se casó en nuestra Capilla, ya que funciona  como  Iglesia  Parroquial.  Por  otra  parte  parece  que  las  peregrinaciones  apenas  son  conocidas  y  menos aún el aspecto de la Indulgencia.       Para nosotras, la celebración del Jubileo ha sido un acontecimiento que ha permitido que la  Familia  Dominicana  conozca  a  las  nuevas  Monjas  que  llevan  apenas  dos  años  en  el  país,  y  viceversa.  La Adoración Diaria del Santísimo Sacramento ha sido una experiencia fuerte.      Recopilado por: Sr. Joyce Rita Mumu, OP  Original: Inglés 

 

  Peregrinación a los tres Monasterios O.P. en Chile      ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la Casa!” (Sal 121,1)    En  nuestro  país  de  Chile  hay  tres  Monasterios  de  Contemplativas  de  nuestra  Orden  de  Predicadores: uno en la capital, Santiago; otro en el desierto del Norte, Copiapó; y otro en el valle  central hacia el Sur, Yerbas Buenas de Linares.  Orientados  por  la  convocatoria  del  Maestro  de  la  Orden,  en  Prulla  2006,  los  laicos,  las  hermanas  y  los  hermanos  de  nuestra  Familia  religiosa,  acordamos  celebrar  los  800  años  de  la  Fundación  de  la  Orden  de  Predicadores,  peregrinando  a  los  tres  Monasterios  de  Contemplativas  que existen Chile.  En Diciembre de 2006 los distintos grupos de la Orden convergimos hacia el Monasterio de  Santa  Rosa  en  Santiago  de  Chile.  Entre  cantos  fraternos  se  meditaron  las  Bienaventuranzas,  se  recordó  el  gesto  fundador  de  Domingo  de  Guzmán  y  se  leyó  la  Convocatoria  del  Maestro  de  la  Orden. Fue una celebración inicial, cuyo sentido fue creciendo en el caminar del 2007.  Para  Octubre  de  este  año  se  programó  visitar  en  forma  simultánea,  dividiéndonos  en  grupos,  tanto  el  Monasterio  del  Norte,  en  Copiapó,  como  el  del  Sur,  en  Yerbas  Buenas.  Son  Monasterios físicamente bastante aislados porque no hay hermanas y hermanos de la Orden en sus  regiones.  Se  crearon  dos  comisiones,  una  para  el  Sur  y  otra  para  el  Norte,  que  invitaron  a  comunidades  y  fraternidades,  contrataron  transportes,  se  pusieron  de  acuerdo  con  los  laicos  del  lugar para la alimentación y el hospedaje, y con las monjas para poder encontrarnos con ellas.  La  organización  de  estas  dos  últimas  peregrinaciones,  aunque  por  las  distancias  fueron  a  veces  fatigosas,  estuvieron  bañadas  por  la  alegría,  y  demostraron  cómo  crece  la  comunión  en  la  Familia Domínica cuando nos proponemos alcanzar un objetivo común. 

27


“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva” (Ap 21,1)    Los dos sencillos monasterios se constituyeron en una especie de santuarios para nosotros.  A Copiapó llegamos treinta y cinco romeros y a Yerbas Buenas, ciento cincuenta peregrinos, entre  los cuales destacó un grupo significativo de muchachas y jóvenes venidos de Chillán. Las monjas  nos recibieron en la Oración del Mediodía: En Copiapó dio la bienvenida la Subpriora in cápite, y  en Linares la Priora. En el Norte fuimos a almorzar a la ciudad y en el Sur compartimos un frugal  almuerzo con las monjas.  Aunque estábamos a 1.000 kilómetros de distancia, a la hora de vísperas del sábado 13 de  Noviembre  de  2007,  los  dos  grupos  de  peregrinos  celebramos  la  Eucaristía  junto  con  las  monjas.  Fue  una  experiencia  impresionante.  Después  del  Evangelio,  entre  cantos  de  júbilo  y  alabanza,  se  intercalaron textos de la Carta del Capítulo General de Bogotá a las Contemplativas de la Orden.  Todo exuberaba acción de gracias.  Como  laico  domínico  me  preguntaba:  ¿Por  qué  Domingo  de  Guzmán  inició  su  magistral  obra de evangelización en un grupo de mujeres, que cultivan la contemplación?  En Copiapó y en  Yerbas  Buenas  lo  sentimos:  Las  Contemplativas  de  la  Orden  de  Predicadores  nos  enviaban  a  evangelizar.  Aca pongo las palabras que hemos compartido en nuestro encuentro maravilloso de  Familia Dominicana:  “Permítanme  expresarles  a  nombre  de  los  Laicos  Dominicos  la  inmensa  alegría  que  sentimos  al  encontrarnos  reunidos  en  este  Monasterio  lugar  de  encuentro  para  la  Oración,  meditación y el estudio. Luego de un alegre peregrinar desde nuestras comunidades de origen, nos  reunimos aquí en este lugar sagrado para orar y compartir nuestras penas y alegrías. Un cariñoso  saludo a la Familia Dominica, Frailes, Monjas de Clausura, Religiosas, Laicos y Jóvenes.    “Vayan  por  el  mundo  y  anuncien  la  buena  nueva,”  les  decía  Jesús  a  sus  apóstoles,  El  Maestro  de  la  Orden,  en  el  ultimo  Congreso  Mundial  de  Laicos    celebrado  en  Marzo  pasado  en  Buenos  Aires,  Argentina,  nos  incitaba  con  su  característica  fuerza  a  ser  Luz  del  Mundo  y  Predicadores de la Palabra.  Hoy  en  este  largo  peregrinar  en  pos  de  ciudad  eterna,  la  Familia  Dominica  vuelve  a  encontrarse,  para  renovar  el  espíritu  y  llenarnos  de  nuevas  energías  para  cumplir  con  nuestra  Misión  de  ser  anunciadores  de  la  Buena  Nueva,  con  nuestro  trabajo,  nuestros  testimonios,   corregiendo  nuestros  errores  ,  abriendo  el  corazón  y  extendiendo  nuestros  brazos  al  hermano  necesitado.  Que este encuentro sea provechoso para todos nosotros , que compartamos fraternalmente  nuestras penas y alegrías y al final del día,  nos quede la paz que solo el Señor nos puede dar.     Gracias  a  nuestras  hermanas  de  los  Monasterios  por  sus  atenciones.    Gracias  a  nuestros  frailes  que  nos  acompañan,  a  las  Congregaciones  de  Religiosas  y  los  Hermanos  Laicos  de  otras  comunidades,  pero  por  sobre  todo  Gracias  a  Dios  y  a  nuestro  Padre  Domingo  por  darnos  la  oportunidad de compartir esta grata jornada.    “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación” (Mc 16,15)      Como laico me doy cuenta cuánto nos podrían ayudar las Contemplativas de la Orden en  nuestra formación, con su forma leer la Biblia, de meditar, de orar y de contemplar. ¿No podría ser  compartido con nosotros el modo cómo cultivan su silencio maravilloso? ¿Por qué no usamos los  medios  técnicos  de  comunicación  para  participar  del  caudal  de  sabiduría  orante  de  nuestros  Monasterios?  Hemos comenzado el Novenario para celebrar los 800 años de la Aprobación de la Orden  (2016).  ¿Por  qué  no  peregrinar  una  vez  al  año  a  los  Monasterios?  ¿No  sería  ésta  una  forma  de  conocernos  mejor  las  distintas  ramas  de  la  misma  Familia  Domínica?  ¿No  sería  éste  un  buen 

28


camino para fortalecer nuestro carisma fundacional y para propiciar la apertura de nuestra misión  evangelizadora hacia todas las culturas?  Esperamos que a futuro sean muchos más los peregrinos.  Terminamos  nuestro  encuentro  con  un  ágape  fraterno,  compartido  con  las  Hermanas  Contemplativas.    En el  desierto  del  Norte,  al  finalizar  la  Misa,  las  monjas  presidieron  la  Liturgia  del Envío.  Inmediatamente después, regresamos a las respectivas ciudades y pueblos.  En nuestro  interior  resonaba  la  frase:  “Vayan  y  anuncien  la  Buena  Noticia”.  La  experiencia  fue  maravillosa:  Compartir la gran riqueza espiritual de nuestras monjas, ser testigos de su forma de comunicarse  con el Dios de Jesucristo, sentir la bondad de su acogida. Todo fue un regalo de Dios.    Miguel Soria C.  Presidente Laicado Dominico(Chile)    Original: Español 

 

  Celebración del Año Jubilar en Cuba.    Durante  este  Año  Jubilar  nuestra  comunidad  ha  recibido  muchas  gracias.  Nos  vimos  invadidas  e  inundadas por  el  torrente  de  Sus  Gracias,  cuya  plenitud  siempre  sobrepasa  nuestras  vidas.  Todo  ello  nos  ayudó  a  crecer  en  el  conocimiento,  gratitud  y  amor  a  Nuestro  Señor,  a  su  Santísima Madre y a Ntro. P. Sto. Domingo.   Las  olas  de  su  amor  nos  impulsaban  comunicar  todas  las  gracias  recibidas  a  nuestros  hermanos:  los  padres  dominicos,  las  hermanas  de  vida  apostólica  que  residen  en  la  ciudad  (Dominicas de Granada y Dominicas Canarias) y los fieles cercanos al monasterio. Junto con ellos  celebramos este festín espiritual, a veces incluso en forma de ágape o sencilla merienda. En todo  momento los hemos sentido muy unidos a nuestra comunidad.  Los obstáculos externos, que a veces se presentaban como arenales de indiferencia o muros  rocosos que nos impedían explayarnos, cedieron el paso a otras iniciativas y nos asombramos de la  publicidad que nos proporcionó el Señor.   La  llama  del  Santo  Espíritu  encendida  por  el  Señor  en  nuestros  corazones  quiere  seguir  actuando  en  un  anhelo  insaciable  de  ser  cada  día  más  fieles  esposas  de  Jesús  Crucificado  y  colaboradoras  en su Obra Resucitadora, como Nuestro Padre Santo Domingo. Para que el júbilo  de  su  Divina  Misericordia,  vivida  litúrgicamente  en  cada  momento,  haga  de  nuestras  vidas  un  perenne Jubileo.                             Monasterio de Santa Catalina de Siena. La Habana (Cuba)  Original:Español 

                                                                            

29


Preparándonos para otro Jubileo.    Ya ha comenzado la cuenta atrás para la celebración del 800 aniversario de la Confirmación  de la Orden, año 2016. El Maestro de la Orden, en una carta dirigida a toda la Famila Dominicana,  ha  propuesto  que  este  primer  año  de  preparación  a  dicha  efeméride,  sea  un  año  consagrado  al  Rosario,  instándonos  a  redescubrir  el  Rosario  como  medio  de  contemplación  e  instrumento  de  predicación profética. Fr. Carlos nos lanza una pregunta muy sugerente: “¿podríamos nosotros, los  Dominicos,  recuperar  la  piedad  popular  que  nos  caracteriza:  el  Rosario?”.  Y  para  ello  nos  anima  utilizando una bella imagen, “… sostener y aferrar el Rosario en los momentos difíciles de nuestra  vida, es como sujetarse de la mano de la misma Virgen.”  Como  miembros  de  la  Familia  Dominicana  tendremos  que  dar  repuesta  a  esta  invitación  desde nuestra  propia forma de vida.   Las Hermanas Dominicas Internacionales, DSI, han dirigido  el siguiente llamamiento a la  toda la Orden, que puede ser un buen medio de difusión del Rosario y a la vez de solidaridad con  los cristianos de Tierra Santa.    2008 Año del Rosario : el Jubileo Dominicano y los Rosarios de la Palestina      En  los  últimos  meses  la  perspectiva  de  los  palestinos  en  Tierra  Santa  se  ha  oscurecido  considerablemente. Estos hechos cotidianos, no solo destruyen  la vida, los bienes y la esperanza,  sino que están paralizando “los corazones y su capacidad de amar”. Es fundamental que el mundo  reconozca la situación de los dos pueblos implicados en este conflicto, más aun la necesidad de los  palestinos,  y  en  particular  de  los  cristianos,  que  son  aun  más  amplias.  En  verdad  estos  últimos  están entre los más olvidados. Representan menos del 5% de la población total de Tierra Santa.   En  este  año  jubilar  podemos  enviar  un  mensaje  de  solidaridad  y  esperanza.  Algunas  familias en las zonas de Belén y Jerusalén hacen rosarios, con madera de olivo, para vender a los  turistas. Nosotros podemos ayudarlos a vender su trabajo. Pedimos una donación de 2 euros o 2  dólares para cada rosario encargado. Esta cifra cubre el costo de hacer y enviar el rosario. Todo el  dinero donado se destinará directamente a  los que  hacen  los rosarios, amigos  de  los dominicos  locales.    Aproximadamente  unos  250,000  rosarios,  están  circulando  en  el  mundo,  a  través  de  la  Familia Dominicana.    El  proyecto  del  rosario  sigue  adelante...  y  esperamos  difundirlo  todavía  aun  más  con  tu  ayuda.  ¿Tienes  alguna  idea  de  cómo  dar  a  conocer  este  proyecto  entre  tus  amigos  y  tener  así  oportunidad de solidarizarnos con nuestros hermanos y hermanas en Palestina?    Para más información:  Pueden escribir a DSI – Hermanas Dominicas Internacionales:  dsi@curia.op.org  o visitar la  página web  www.dsiop.org  (sección justicia y paz)  HT

TH

H

H

H

            30

H

Profile for Hermanas Dominicas

Monialibus 18  

Monialibus es el boletín Internacional oficial de las Monjas de la Orden de Predicadores que publica la Comisión Internacional de Monjas (CI...

Monialibus 18  

Monialibus es el boletín Internacional oficial de las Monjas de la Orden de Predicadores que publica la Comisión Internacional de Monjas (CI...

Advertisement