Issuu on Google+


Hace algún tiempo leí parte de un texto de Pavlov (1849-1936) en donde

señalaba con esperanza la llegada del día en el que todos tengamos el conocimiento preciso y completo de nuestro cerebro y su funcionamiento. Han pasado desde entonces varios años y han salido nuevas informaciones científicas (aunque no suficientes) que nos permiten tener una idea de algunos procesos mentales que realizamos en las diferentes actividades de nuestro día a día. Leer es un proceso cognitivo (entiendo que lo cognitivo es todo aquello que es es captado por nuestros sentido y a través de nuestras funciones mentales podemos procesar, modificar, sintetizar y almacenar esa información) que realizamos para comprender el texto y dar respuesta a las interrogantes que se presenten, sin embargo, muchas veces no se llega a la comprensión real porque secomprende otra cosa, ajena a la esencia del texto. Esto es algo que nos pasa a todos y se debe a diferentes factores que van desde la percepción lenta hasta la ausencia de estrategias lectoras. mis favoritos: La práctica de la lectura veloz nos enseña a leer grupos o bloques de palabras (tema del cual he referido en otros post) y ello mejora notablemapas mente la concentración y atención. El uso de estrategias lectoras nos ayudan a relacionar las ideas, es decir, a encontrar las ideas principaconceptuales y mentales y descartar lo superfluo y, finalmente, los organizadores gráficos (mis favoritos: mapas conceptuales y mentales) nos permiten crear les estructuras significativas de menos a más en donde nuestra capacidad de síntesis nos permite tener una visión global de toda la estructura textual con lo cual podemos hablar de un nivel óptimo de comprensión. Comprender es el resultado de la lectura, pero ¿cuántos podemos decir que hemos entendido el mensaje del texto y que lo podemos explicar con nuestras propias palabras y que podemos escribir inmediatamente una síntesis o resumen? Muchos podemos comprender el texto, pero se nos puede hacer difícil parafrasearlo, o sea, argumentar la estructura significativa del texto usando nuestras palabras. Si no podemos hacerlo entonces, nuestra comprensión es deficiente aunque hayamos creído entender la lectura, entonces debemos empezar de nuevo para no caer en el autoengaño de la comprensión que se ha vuelto frecuente y hasta "casi normal" en los lectores.


ESTRATEGIAS PARA LA ELABORACIÓN DE MAPAS CONCEPTUALES EN EL AULA Documento modificado por Luis Hernández, profesor de lenguaje de programación (UFT). (herd54@hotmail.com) A continuación, se presentan algunas sugerencias para iniciar con los alumnos la elaboración de los mapas conceptuales. En primer lugar, antes de iniciar cualquier actividad para la elaboración de los mapas conceptuales, el docente debe clarificar a los estudiantes los siguientes aspectos con el fin de lograr el máximo entendimiento para su puesta en marcha: Explicar la relación existente entre un mapa conceptual y un mapa de carreteras. Explicar qué es un concepto, una proposición y su importancia. Explicar la importancia que tiene la jerarquía entre conceptos. Explicar la importancia de formar oraciones con sentido lógico, es decir, unidades semánticas. Iniciar la confección del mapa. A continuación se le presenta al lector, dos actividades mediante las cuales pueden trabajar los mapas conceptuales. Los Mapas Conceptuales como una forma de explicar las ideas de los alumnos, requieren realizar algunas actividades como: Repasar los conceptos básicos sobre la elaboración de mapas conceptuales. Escribir en la pizarra cualquier concepto, por ejemplo árbol, lluvia y preguntar a los estudiantes si les crea alguna imagen mental. Pedir a los estudiantes que digan todas las palabras que se relacionan con este concepto y escribirlas en la pizarra. Nombrar una serie de palabras como: donde, como, con, entre otras. Preguntar a los estudiantes si estas palabras crean alguna imagen mental. Indique que éstos no son términos conceptuales sino, que son palabras de enlace. Es decir, palabras que se utilizan para unir dos o más conceptos y formar frases que tengan significado. Escribir en la pizarra unas cuantas frases cortas, formadas por dos conceptos y una o varias palabras de enlace; con el objetivo de ilustrar cómo el ser humano utiliza conceptos y palabras de enlace para transmitir algún significado, por ejemplo: El árbol es frondoso. Pedir a los estudiantes que formen por sí solos unas cuantas frases cortas y que identifiquen las palabras de enlace y los conceptos. Ordenar los conceptos de los más generales a los más específicos. Que impliquen que los conceptos más generales son los que tienen un mayor poder explicativo o inclusivo, es decir, más información, y que permiten aglutinar otros más específicos o con menos información Pedir a los estudiantes que elaboren el mapa conceptual. Indíqueles que para conseguir una buena presentación de los significados proporcionales, tal como ellos lo entienden, hay que rehacer el mapa una, dos o más veces.

Repasar los conceptos básicos sobre la elaboración de mapas conceptuales. Elegir uno o dos párrafos de un libro de texto o de cualquier otro material impreso y hacer que los estudiantes lo lean y seleccionen los conceptos más importantes. Es decir, aquellos conceptos necesarios para entender el significado del texto. Pedir a los estudiantes que saquen la lista y la ordenen. De los conceptos generales a los específicos. Se puede empezar a elaborar un mapa conceptual empleando la lista ordenada como guía para construir la jerarquía conceptual.


M Mapa conceptual y mapa mental… ¿Son la misma cosa? Aunque es frecuente leer y oír sobre ellos como si fueran la misma cosa, rigurosamente hablando, no lo son. Por: Ing. MSc. Pierercole Zecchetti B.

Mapas conceptuales. Los mapas conceptuales fueron ideados por Joseph D. Novak en 1988, específicamente para aplicar en el aula de clase el modelo de aprendizaje significativo de Ausubel, quien los definió como: una estrategia sencilla y poderosa para ayudar a los estudiantes a aprender y a los profesores a organizar el material; un método para ayudar a estudiantes y profesores a captar el significado de los materiales usados; un recurso esquemático para representar el conjunto de significados conceptuales incluidos en una estructura de proposiciones y ordenados de manera jerárquica. La función de estos mapas conceptuales consiste en ayudar a la comprensión de los conocimientos que el alumno tiene que aprender y a relacionarlos entre sí o con otros conocimientos que ya posee, de manera que el estudiante vea el significado (la razón de ser, la importancia, la necesidad)

Podemos resumir diciendo que los mapas conceptuales tienen la finalidad de ilustrar gráficamente la forma en cómo una persona debe entender la inforde lo que está aprendiendo. Se apoyan en el criterio de la jerarquización estableciendo una secuencia piramidal de conceptos. mación objeto del mapa. El mapa conceptual contiene tres elementos fundamentales desde el punto de vista gráfico, a saber: Concepto. Estos hacen referencia a acontecimientos que son cualquier cosa que sucede o puede provocarse y a objetos que son cualquier cosa que existe y se puede observar. Los conceptos expresan regularidades. Se enmarcan en recuadros o elipses. Proposición. Consta de dos o más términos conceptuales (conceptos) unidos por palabras (palabra-enlace) para formar una unidad semántica que tiene valor de verdad.

Palabras-enlace. Son las palabras (verbos, preposiciones, artículos) que se usan para unir los conceptos y señalar el tipo de relación existente entre ambos. Cuando el mapa se vuelve más complejo, pueden aparecer relaciones cruzadas.

Mapas mentales. Por su parte, los mapas mentales son una técnica gráfica, diseñada por el investigador británico Dr. Tony Buzan en la década de los años 70. En su obra “El libro de los Mapas Mentales”, los define como una expresión del pensamiento irradiante y por tanto, una función natural de la mente humana. Según el autor, el cerebro es un súper biordenador con líneas de pensamiento que irradian a partir de un número virtualmente infinito de nodos de datos. La estructura de los mapas mentales pretende reflejar las redes neuronales que constituyen la arquitectura física de nuestro cerebro. Esta herramienta nos permite conseguir la representación gráfica de la posible percepción que nuestro cerebro tiene de un tema en un momento determinado.

El mapa mental es una poderosa técnica gráfica que nos ofrece una llave maestra para acceder al potencial del cerebro. Se puede aplicar a todos los aspectos de la vida, mejora el aprendizaje y da claridad en el trabajo. La finalidad es ilustrar gráficamente la manera en cómo una persona percibe la información, no en cómo se supone que deba entenderla, como lo es en los mapas conceptuales.

Según Buzan (obra citada), el mapa mental tiene 4 características esenciales, a saber:

El asunto motivo de atención cristaliza en una imagen central. Los principales temas del asunto irradian de la imagen central de forma ramificada. Las ramas comprenden una imagen o una palabra clave sobre una línea asociada. Los puntos de menor importancia también forman ramas. Las ramas forman una estructura nodal conectada.



mapas mentales y conceptuales