Issuu on Google+

Mapa conceptual y mapa mental… ¿Son la misma cosa? Aunque es frecuente leer y oír sobre ellos como si fueran la misma cosa, rigurosamente hablando, no lo son. Por: Ing. MSc. Pierercole Zecchetti B.

Mapas conceptuales. Los mapas conceptuales fueron ideados por Joseph D. Novak en 1988, específicamente para aplicar en el aula de clase el modelo de aprendizaje significativo de Ausubel, quien los definió como: una estrategia sencilla y poderosa para ayudar a los estudiantes a aprender y a los profesores a organizar el material; un método para ayudar a estudiantes y profesores a captar el significado de los materiales usados; un recurso esquemático para representar el conjunto de significados conceptuales incluidos en una estructura de proposiciones y ordenados de manera jerárquica. La función de estos mapas conceptuales consiste en ayudar a la comprensión de los conocimientos que el alumno tiene que aprender y a relacionarlos entre sí o con otros conocimientos que ya posee, de manera que el estudiante vea el significado (la razón de ser, la importancia, la necesidad) de lo que está aprendiendo. Se apoyan en el criterio de la jerarquización estableciendo una secuencia piramidal de conceptos. Podemos resumir diciendo que los mapas conceptuales tienen la finalidad de ilustrar gráficamente la forma en cómo una persona debe entender la información objeto del mapa. El mapa conceptual contiene tres elementos fundamentales desde el punto de vista gráfico, a saber: Concepto. Estos hacen referencia a acontecimientos que son cualquier cosa que sucede o puede provocarse y a objetos que son cualquier cosa que existe y se puede observar. Los conceptos expresan regularidades. Se enmarcan en recuadros o elipses. Proposición. Consta de dos o más términos conceptuales (conceptos) unidos por palabras (palabra-enlace) para formar una unidad semántica que tiene valor de verdad. Palabras-enlace. Son las palabras (verbos, preposiciones, artículos) que se usan para unir los conceptos y señalar el tipo de relación existente entre ambos. Cuando el mapa se vuelve más complejo, pueden aparecer relaciones cruzadas.

Mapas mentales. Por su parte, los mapas mentales son una técnica gráfica, diseñada por el investigador británico Dr. Tony Buzan en la década de los años 70. En su obra “El libro de los Mapas Mentales”, los define como una expresión del pensamiento irradiante y por tanto, una función natural de la mente humana. Según el autor, el cerebro es un súper biordenador con líneas de pensamiento que irradian a partir de un número virtualmente infinito de nodos de datos. La estructura de los mapas mentales pretende reflejar las redes neuronales que constituyen la arquitectura física de nuestro cerebro. Esta herramienta nos permite conseguir la representación gráfica de la posible percepción que nuestro cerebro tiene de un tema en un momento determinado.

El mapa mental es una poderosa técnica gráfica que nos ofrece una llave maestra para acceder al potencial del cerebro. Se puede aplicar a todos los aspectos de la vida, mejora el aprendizaje y da claridad en el trabajo. La finalidad es ilustrar gráficamente la manera en cómo una persona percibe la información, no en cómo se supone que deba entenderla, como lo es en los mapas conceptuales.

Según Buzan (obra citada), el mapa mental tiene 4 características esenciales, a saber:

El asunto motivo de atención cristaliza en una imagen central. Los principales temas del asunto irradian de la imagen central de forma ramificada. Las ramas comprenden una imagen o una palabra clave sobre una línea asociada. Los puntos de menor importancia también forman ramas.


articulo 2