Issuu on Google+

LA BESTIA Luis Alfredo GARAVITO Cubillos

L

uis Alfredo Garavito Cubillos (Génova, Quindío, Colombia, 25 de enero de 1957), conocido como “la Bestia”, “el Monje”, “el Cura” o “el Loco”, es probablemente el más grande asesino en serie de niños de la humanidad. Es el mayor de siete hermanos y utilizó a manera de defensa propia el testimonio de que en su infancia vivió la falta de afecto y el maltrato físico por parte de su padre. Según dijo, fue víctima de abuso sexual. Era vendedor ambulante. Estudió hasta quinto de primaria. Garavito confesó haber asesinado a 172 niños, luego de ser capturado y judicializado por las autoridades colombianas. Es el mayor asesino en serie de Colombia. Según la Fiscalía General de la Nación y varios organismos judiciales, Luis Alfredo Garavito es el “segundo homicida en serie del mundo”. Asimismo, el organismo judicial sentenció que todas las condenas de Garavito suman mil 853 años. La captura de Garavito se realizó el 15 de marzo de 2002. Miembros de la Policía Nacional capturaron en Villavicencio a Luis Alfredo Garavito Cubillos, en momentos que intentaba agredir sexualmente a un menor. Luis Alfredo, según los psicólogos, efectuaba ataques sexuales contra menores de edad debido a que su tío mayor lo violó repetidas veces en su propia casa, frente a sus padres. El asesino aseguraba que había cometido los crímenes por supuestas órdenes del Diablo, y que su “rehabilitación”, tras convertirse en miembro de la Iglesia Pentecostal, evidenciaba igualmente los esfuerzos que ha hecho por salir libre cuanto antes e incluso aspirar algún día a tener una curul en el Congreso de la República.

En varias publicaciones, documentales y entrevistas, confesó haber asesinado a más de un centenar de niños. En algunos casos puntuales relató cómo sucedieron los hechos. Durante las investigaciones, después de su detención, Garavito confesó cómo asesinó a un niño: “Fui al hotel a las 9 de la noche y comencé a sentir esa fuerza extraña que me domina, entonces saqué el cuchillo, y con licor y me dispuse a andar por las diferentes calles aledañas a la galería. Había un niño cerca que estudiaba en la escuela donde había ido a vender ambientadores el año pasado. Le hablé, lo convencí para que me acompañara. Luego, lo introduje al cañaduzal, lo amarré, lo acaricié y después lo maté. El niño gritó, siguió gritando pero lo maté. Me acuerdo tanto de este niño por una situación: en ese sitio hay una cruz. Regresé para el pueblo y de un momento a otro oí una voz que me decía: ‘eres un miserable, no vales nada’. Regresé y mire lo que había hecho. En ese momento me arrodillé, me arrepentí y enterré el cuchillo”. Según un documento del Consejo Superior de la Judicatura, Garavito habría cumplido una de las condenas que pesan en su contra el 25 de noviembre de 2011. Sin embargo, cerca de 20 procesos que aún hay en su contra impedirían su libertad. Adicionalmente, la República de Ecuador también lleva algunas investigaciones por crímenes cometidos contra niños de ese país, razón por la cual está pedido en extradición. Aun así, la población colombiana piensa que por colaborar en la recuperación de los cuerpos y por buena conducta, le disminuirían la condena. Sin embargo, la Ley de Infancia y Adolescencia en su Artículo 199, numeral 7, elimina la posibilidad, y Luis Alfredo Garavito Cubillos aún sigue preso.

“Practiqué ritos satánicos con los menores que asesiné, lo hice a mi manera, pero no quiero explicar cómo lo hice; yo hice pacto con el Diablo”

DISEÑO


La Bestia