Page 1

1


2


La autora de este trabajo histórico tiene estudios en la escuela de Arquitectura en la Univeridad Estatal de California, un OhD en Historia Latinoamericana y Artes Liberales. Desde 1988 esprofesora adjunta en U.S Navy Posgrate School, Monterrey, C.A., y ha tenido cátedra y experiencia en el departamento de historia, la Universidad Estatal de California en Northride y Long Beach Es socia profesional de la Asociación de Historia Americana del Council for Latin AmericanHitory, Pacific Coast, on Latin American Stdies, California Committe for the Peomición Of History Wester. Viajera incansable que pasó con frecuencia por Ecuador, país que lo conoció por primera vez en 1949- No podo resistir la tentación de penetrarse en el tema tan poco convencional pero enigmático como el que resultaser este trabajo, el mismo que analiza la vida de los emigrantes libaneses en Ecuador, una vezque encontraba curiosidad ante una situación dislocada socialmente que al inicio no entendía. Contratapa “ La investigación la inicia en 1.960 mientras hacía un trabajo sobre el cacao y escuchaba con frecuencia la palabra ”Isaías”. Fue recibida en casas de libaneses, muchas veces lujosas, y empezó a sentir la especial calide y generosidad de su amistad. Sin embargo cuando a los hogares de amigos y familiares en Guayaquil, y asistía a reuniones sociales de ecuatorianos criollos, escuchaba duras críticas duras y generales acerca de los libaneses. Esto sucedía, aunque qyuienes hablaban tuvieren amigos cercanos libaneses. Nada encajaba…y decidió hacerlo encajar a través de este trabajo. “

3


TABLA DE CONTENIDO PREFACIO Y AGRADECIMIENTOS ............................... 10 INTRODUCCIÓN ....................................................... 11 EL LUGAR ............................................................... 22 DE LOS ANTIGUOS A LOS OTOMANOS ....................... 23 EL IMARAH OTOMÁN ............................................... 25 LA MUTASARRIFIYA ................................................. 26 LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL Y SUS CONSECUENCIAS

.............................................................................. 28 PRINCIPALES FACTORES EXPLICATIVOS DE LA EMIGRACIÓN DE LA MONTAÑA.................................. 30 LA EXPERIENCIA EN BEIRUT .................................... 31 LAS TRADICIONES DE NEGOCIOS ............................. 33 CAPITULO II  ............................................................................................  38   LOS  ANTECEDENTES  ECUATORIANOS  ............................................  38   LAS REGIONES ....................................................... 38 LA HERENCIA COLONIAL .......................................... 39 LA POLÍTICA LIBERAL Y LOS SEÑUELOS DE LA INMIGRACIÓN .......................................................... 42 GUAYAQUIL A COMIENZOS DEL SIGLO XX ................. 44 LOS MERCADERES EXTRANJEROS LATINOAMERICANOS

.............................................................................. 47 CAPITULO III  ...........................................................................................  50   LA  LLEGADA  DE  LOS  PRIMEROS  PATRIARCAS  ...............................  50   LOS PIONEROS ....................................................... 50 EL ARRIBO A GUAYAQUIL ........................................ 54 LOS VENDEDORES AMBULANTES Y EL ARTE DE LOS NEGOCIOS .............................................................. 56 LOS PATRIARCAS PIONEROS ................................... 58 CAPITULO  IV  ...........................................................................................  68   CULTURA  E  INTERACCION  ...................................................................  68   MERCADERES DE LA ERA CACAOTERA ...................... 68 ASIMILACIÓN SOCIAL ............................................... 71 MANTENER LA APRECIADA HEREDAD ....................... 75 CAPITULO  V  .............................................................................................  83   VISIBILIDAD  Y  ORGANIZACION  ........................................................  83   LOS IMPACTOAS GLOBALES ..................................... 83 LOS LIBANESES SE ORGANIZAN ................................ 85 LAS OPORTUNIDADES ECONÓMICAS Y LOS LIBANESES 89 LUTKTFALLAH KOZHAYA ABII-HANNA ....................... 93 MEMBRESÍA Y VISIBILIDAD ....................................... 96 CAPITULO  VI  ...........................................................................................  99   PEDRO  SAAD:  ACTIVISTA  SOCIAL  ....................................................  99   IMPRESIONES SOCIALES .......................................... 99 EL COMPROMISO CON EL COMUNISMO .................... 103

4


CAPITULO VII  .......................................................................................  107   LA  VINCULACIÓN  CON  LAS  ELITES  FUNCIONALES  DEL   ECUADOR  ..............................................................................................  107   LOS ANTECEDENTES ECUATORIANOS .................... 108 LAS INVERSIONES LIBANESES MÁS ALLÁ DEL COMERCIO ........................................................... 111 COMUNICACIONES ................................................ 116 DIVERSIFICACIÓN E INGRESO EN LA RED DE LOS HOMBRES DE NEGOCIOS ....................................... 116 LA BANCA ............................................................. 119 LAS CORPORACIONES Y LOS GRUPOS DE NEGOCIOS

............................................................................ 120 LAS PROFESIONES ................................................ 121 ASUNTOS INTERNACIONALES ................................. 123 CAPÍTULO VIII .................................................... 125 HACIA LA TERCERA GENERACIÓN .......................... 125 ACTIVIDAD SOCIAL Y MATRIMONIOS MIXTOS .......... 125 REVISIONISMO HISTÓRICO ..................................... 126 HERENCIA Y CULTURA: LA CELEBRACIÓN DE LOS 60 AÑOS .................................................................... 129 LA SOCIEDAD “UNIÓN” LIBANESA EN BIBLOS .......... 131 CAPÍTULO IX  ........................................................................................  136   LOS  LIBANESES  EN  EL  QUITO  DEL  SIGLO  XX  .............................  136   HACIA EL INTERIOR DE LOS ANDES ......................... 136 LA VISIBILIDAD EN QUITO ...................................... 137 LAS PRIMERAS INDUSTRIAS TEXTILES .................... 140 VISIBILIDAD: LA SEGUNDA GENERACIÓN ................ 142 CENTRO CULTURAL ARABE E INTERCAMBIO SOCIAL 143 VIDA SOCIAL ......................................................... 146 LA DIVERSIDAD DESPUÉS DE LOS AÑOS 60 ............ 148 EL TIEMPO PARA LA POLÍTICA ................................. 149 CONCLUSIONES .................................................... 151 CAPITULO  X  ..........................................................................................  154   HERENCIA  POLÍTICA  .........................................................................  154   LA HERENCIA POLÍTICA LIBANESA .......................... 154 LA AGENDA POLÍTICA ECUATORIANA ...................... 156 PARTIDOS POLÍTICOS ............................................ 160 CONCLUSIONES .................................................... 161 CAPITULO  XI  ........................................................................................  163   ASSAD  BUCARAM  Y  LA  POLITICA  POPULISTA  ..........................  163   PARTICIPACIÓN POLÍTICA ...................................... 163 LÍDERES PERTINACES ............................................ 165 EL FLORECIMIENTO DE UN NUEVO PARTIDO ........... 166 ASSAD BUCARAM .................................................. 167 GANÁNDOSE LA VIDA ............................................ 170 EL AMBIENTE DE GUAYAQUIL ................................. 172 BUCARAM EN SU CIMA POLÍTICA ............................ 173

5


LA DESCALIFICACIÓN DE BUCARAM ........................ 178 LAS CONEXIONES LIBANESAS DE ASSAD ................ 185 LA CRÍTICA DE LA ELITE ........................................ 185 CAPITULO XII  .......................................................................................  190   LA  FAMILIA  MODELO  Y  LA  VISIBILIDAD  DE  LOS  LIBANESES  ..................................................................................................................  190   EL IMPERIO ISAÍAS ................................................ 190 PASAN LOS NUBARRONES ..................................... 199 PREJUICIO ............................................................ 201 LAS CONTRIBUCIONES SOCIALES Y CULTURALES ... 204 CAPITULO  XIII  .....................................................................................  207   LA  POLÍTICA  RECIENTE  ....................................................................  207   LA HERENCIA POLÍTICA DEL LÍBANO ....................... 207 PARTICIPACIÓN POLÍTICA ....................................... 207 LA POLÍTICA POPULISTA DESPUÉS DE ASSAD ......... 209 LAS ELECCIONES DE 1992: LA CONSTRUCCIÓN DE UNA IMAGEN POSITIVA.................................................. 212 ABDALÁ BUCARAM Y ELSA BUCARAM ORTIZ ........... 216 REACCIONES MEZCLADAS ..................................... 218 EPILOGO  ................................................................................................  224   LA IMAGEN ........................................................... 224 HISTORIA POST-ORIENTALISTA .............................. 227 MIENBROS FUNDADORES DE LA “SOCIEDAD UNION

LIBANESA” 1921 ................................................ 230 DUEÑOS DE ALMACENES EN GUAYAQUIL EN 1920 .. 231 MEMBRESÍA DE LA CÁMARA EN EL LITORAL ECUATORIANO 1958-1970 .............. 232 ARBOL GENEALÓGICO DE LA FAMILIA ANTON DIAZ ... 234 ARBOL GENEALÓGICO DE LA FAMILIA ISAIAS BARQUET ............................................................................ 237 NOTAS Y  REFERENCIAS  ....................................................................  240   BIBLIOGRAFIA  .....................................................................................  256   NOTA  DEL  EDITOR  .............................................................................  267   NOTA  DE  HENRY  RAAD  ....................................................................  268  

6


7


Traducción de  Rafael  Quintero  y  Erika  Silva   Diseño  cubierta  ;  Estena  Najas  Raad   Esta  ediciónfue  promovida  y  financiada  por  la  “Fundación   Cultural  Ecuatoriana  Libanesa”  Nicasio  Safadi   1997  –  Editorial  Imprenta  Segura  

8


9


Prefacio y agradecimientos

Este proyecto  se  originó  de  la  pura  curiosidad  de  saber  sobre   los  libaneses  que  conocí  en  el  Ecuador.  Viví  por  primera  vez   en  Ecuador  en  1949.  Con  la  finalidad  de  ataviarme  para   asistir  a  los  múltiples  compromisos  sociales  que  tenía,  iba   con  mujeres  ecuatorianas  a  los  almacenes  de  telas  de  los   libaneses.  Todas  veíamos  como  extranjeros  a  estos  medio   orientales  que  nos  atendían.  Pero,  al  parecer,  no  era  un   tópico  digno  de  discusión.  Durante  los  años  60,  cuando  hice   la  investigación  para  mi  libro  sobre  el  cacao,  constantemente   oía  el  nombre  “Isaías”.  Parecía  que  los  jóvenes  buscaban   relacionase  con  esa  familia.  Escuchaba  a  mis  amigos  discutir   con  los  libaneses,  los  veía  en  eventos  sociales  y  empecé  a   sentir  curiosidad.  Pronto  les  conocí  como  amigos  y  fui   recibida  en  sus  casas,  algunas  de  los  cuales  eran  francamente   lujosas.  Me  complacía  asistir  a  sus  tertulias,  y  sentía  la   especial  calidez  y  generosidad  de  su  amistad.  Sin  embargo,   cuando  retornaba  a  los  hogares  de  amigos  y  familiares  en   Guayaquil  y  asistía  a  reuniones  sociales  de  ecuatorianos   criollos,  escuchaba  críticas  duras  y  generales  acerca  de  los   libaneses.  Esto  sucedía,  aunque  quienes  hablaban  tuvieren   amigos  cercanos  libaneses.  Nada  encajaba.   En  los  años  90,  cuando  buscaba  un  nuevo  tema  de   investigación,  los  libaneses  eran  políticos  populares  y  se   hallaban  entre  los  ricos  y  famosos  del  país.  Todos  los  días  la   prensa  traía  noticias  sobre  ellos.  Pero,  en  las  historias  del   Ecuador,  no  había  sino  referencias  aisladas.  Me  sentí   compelida  a  escribir  su  historia.  Mis  amigos  libaneses  y  los   académicos  ecuatorianos,  por  igual,  me  urgían  a  seguir   adelante.  Sería  un  tema  pequeño  y  manejable.  Escribiría  para   los  libaneses  y  lo  publicaría  en  castellano  en  el  Ecuador.   Apenas  comencé  la  investigación  observé  sus  complejidades.   Para  entender  lo  que  significó  que  personas  de  dos  culturas,   igualmente  vigorosas,  trabajen  y  vivan  juntas,  tendría  que   escribir,  tanto  sobre  los  ecuatorianos,  como  sobre  los   libaneses.  Los  ecuatorianos  trabajan  arduo  y  les  gusta  hacer   dinero.  ¿Por  qué  este  grupo  de  inmigrantes  había  desafiado   sus  negocios  y  logrado  tan  aplastante  éxito?  ¿Era  su   experiencia  en  el  Ecuador  única  en  América  Latina?  ¿Cómo   confrontaría  la  obvia  presencia  de  prejuicios?   En  los  cursos  de  historia  de  América  Latina  que  enseñaba,   ninguno  de  los  libros  que  enviaba  a  leer  a  mis  estudiantes   jamás  incluía  nada  sobre  los  libaneses.  Tampoco  incluían   mucho  acerca  de  inmigrantes  que  fuesen  solo  comerciantes  y   empresarios.  El  libro,  entonces,  se  desarrolló  con  una  nueva   perspectiva.  Lo  escribí  para  los  estudiantes  y  para  lectoría   general.  Incluí  suficientes  antecedentes  sobre  América  Latina   y  el  Líbano,  como  para  hacerlo  comprensible  a  estudiantes   que  ingresaran  a  cursos,  sea  sobre  América  Latina,  el  Medio   Oriente,  o  Historia  Mundial.  También  se  convirtió  en  un  libro   para  estudiantes  de  la  inmigración  comparativa.  Tuve  que    

10


adentrarme en  el  delicado  terreno  de  la  asimilación  y   escribir  sobre  las  tradiciones  y  los  escrúpulos  que  abrigan   ambas  culturas.  Finalmente,  esta  historia  seguía  siendo   también  para  los  libaneses.  Y  solo  puedo  pedirles  que  sean   indulgentes  conmigo  si  no  he  logrado  hacerlo  bien.  De   seguro  me  esforcé.   He  sido  afortunada  en  la  preparación  de  este  libro  pues  pude   contar  con  mucho  apoyo,  dentro  del  Ecuador,  mientras  hacía   mi  investigación,  y  mientras  la  escribía  en  los  Estados   Unidos,  de  parte  de  académicos  y  escritores.  En  Quito,  Rafael   Quintero  y  Erika  Silva  me  dieron  el  estímulo  inicial  y   tradujeron  el  capítulo  sobre  Quito,  como  una  contribución  a   la  historia  de  la  ciudad.  El  historiador  Julio  Estrada  Ycaza  me   aconsejó  todo  el  tiempo.  Margarita  Isaías  y  Gabriel   Zambrano  Haboud  me  conseguían  diariamente  las   entrevistas  en  Guayaquil.  Los  libaneses  consentían  ser   entrevistados  en  profundidad,  desde  aquellos  a  quienes   escogía  de  la  guía  telefónica  quiteña,  hasta  aquellos  que  me   visitaron  en  California.  El  Alcalde  León  Febres  Cordero   dispuso  que  pudiese  ingresar  a  los  archivos  cerrados;  los   gerentes  de  corporaciones  y  los  políticos,  todos  me  dieron  su   tiempo.  Luis  Alfonso  Ramírez  Carrillo  me  remitió  materiales   desde  Yucatán,  México.  Hubo  aún  más  apoyo.  Mis  familiares   íntimos  forman  una  pirámide  que  se  extiende  desde   California  hasta  Guayaquil.  Les  agradezco,  no  solo  por  su   gran  apoyo,  sino  también  por  sobrellevar  mi  compromiso   con  este  proyecto  durante  los  últimos  cinco  años.   Mi  fundamental  gratitud  es  para  Henry  Raad  y  para  la   Fundación  Nicasio  Safadi.  Probablemente  esta  publicación  se   hubiera  limitado  a  una  edición  inglesa,  si  Henry  Raad  no   hubiese  estado  dispuesto  a  respaldar  su  traducción  al   castellano  y  su  impresión.  Su  publicación  en  el  Ecuador   satisface  totalmente  mi  meta  original:  incorporar  a  los   libaneses  notables  a  la  historia  del  Ecuador  y  a  la  literatura   histórica.   En  los  Estados  Unidos,  Phyllis  Kaelin  de  “Los  Angeles   Women’s  Writers”  y  los  historiadores  Cami  Thompson,  y   Colin  MacLachlan  dispensaron  muchas  horas  en  la  lectura  de   todo  el  manuscrito.  Me  proporcionaron  sabias,  alentadoras  y   críticas  sugerencias.  Larry  Clayton,  Roger  Davis,  e  Ignacio   Kozhaya  leyeron  y  me  ayudaron  con  capítulos  específicos.   Mis  colegas  en  la  Escuela  Naval  de  Postgrado  de  Estudios  del   Medio  Oriente  me  ayudaron  con  sugerencias,  y  el  jefe  de  mi   facultad,  Tom  Bruneau,  me  aseguró  la  asistencia  de  los   servicios  de  investigación.  Mencionaré  a  dos  más:  a  los   expertos  en  computación  Larry  Frazier  y  Larry  Moore.  En  el   mundo  de  la  escritura  electrónica  de  hoy,  solo  su  magia   puede  hacer  que  un  pésimo  día  se  convierta  en  el  descanso   de  una  buena  noche.  

Introducción

11


“La beduinización  del  Ecuador  está  en  marcha,  los  libaneses   quieren  convertirlo  en  un  país  árabe”.  Así  protestaban  los   ecuatorianos  en  1993.  Otros  sostenían  que  debían  sus   puestos  de  trabajo  a  industriales  libaneses,  y  expresaban  su   respeto  y  gratitud.  Cualquier  ecuatoriano  estaría  de  acuerdo,   en  que  los  libaneses  y  sus  descendientes  se  habían  vuelto   extremadamente  visibles  y  exitosos  en  el  Ecuador.  Los  años   90  los  habían  visto  como  alcaldes  popularmente  electos  en   las  dos  principales  ciudades,  como  líderes  de  partidos   políticos,  en  la  Vicepresidencia  del  país  y  ahora  en  la  propia   Presidencia  de  la  nación.  La  segunda  vuelta  electoral   realizada  en  1996  puso  en  la  final  a  dos  personajes  ;  Abdalá   Bucaram  Ortiz  y  Jaime  Nebot  Saadi,  ambos  de  origen  libanés   paterno  y  materno  en  cada  caso.  Para  muchos,  la  palabra   “libanés”  era  sinónimo  de  rico  o  poderoso.  Dirigían  gran   parte  de  las  industrias  claves  del  Ecuador,  y  eran  dueños  de   uno  de  los  bancos  más  grandes  del  país.  Ellos  y  sus  padres   habían  llegado  a  este  pequeño  país  andino,  como  un   diminuto  ramal  de  la  masiva  migración  europea  hacia  el   Nuevo  Mundo.  Los  libaneses  se  escurrieron  lentamente  en  el   Ecuador,  sin  ser  notados  y  sin  ser  protocolizados.   Entre  1830  y  1930,  más  de  cincuenta  millones  de  europeos   emigraron  a  ultramar.  Las  principales  razones  de  su   emigración,  eran  parecidas:  un  crecimiento  poblacional  sin   precedentes  y  una  demanda  de  alimentos  que  no  podía  ser   satisfecha  con  la  tradicional  producción  agrícola.  Una   disminución  en  las  tasas  de  mortalidad  elevó  la  población   europea  de  266  millones  en  1850,  a  401  millones  en  1900.  A   pesar  de  que  la  industrialización  y  el  desarrollo  urbano   habían  aumentado  y  se  había  diseminado  por  doquier   durante  el  siglo,  las  ciudades  no  podían  absorber  el   excedente  humano.  La  primera  gran  oleada  de  emigrantes   que  sobresalió,  alrededor  de  1850,  se  asentó,  en  gran   medida,  en  los  Estados  Unidos.  La  distancia  a  Nueva  York  y  a   Boston  era  corta,  comparada  con  Sudamérica,  y  los  EE.UU   tenían  una  economía  fuerte.  La  Ley  Homestead  les  ofrecía   tierras  gratis.  Entre  1870  y  1910  nuevas  oleadas  migratorias   cruzaron  el  Atlántico,  alimentadas  por  la  explosión   demográfica  en  el  este  y  sur  europeos.  Entonces,  América   Latina  se  convirtió  en  una  opción  viable,  y  hacia  1924,  cerca   de  once  millones  de  europeos  se  habían  establecido  allá.   El  rápido  crecimiento  de  las  economías  de  exportación  en  los   países  latinoamericanos,  tendiente  a  suplir  la  demanda   europea  por  materia  prima  y  bienes,  atrajo  a  la  mayoría  de   estos  inmigrantes.  Venían,  a  propuesta  de  varios  gobiernos,   para  aliviar  la  escasez  de  mano  de  obra.  De  manera   significativa,  en  la  década  de  1880,  los  vapores  reemplazaron   a  los  buques  de  vela,  rebajando  de  tal  forma  el  costo  del   pasaje  hacia  los  distantes  puertos  de  América  Latina,  que   aún  campesinos  pobres  podían  emigrar.  Motivados  por  el    

12


lucro, los  agentes  navieros  propiciaban  los  puertos   latinoamericanos  y  reclutaban  clientes.  Podían  decirle  al   potencial  emigrante,  que  la  alimentación  costaba   comparativamente  menos.  Por  ejemplo,  en  Argentina,  el   costo  de  la  alimentación  representaba  el  25%  del  salario  del   trabajador,  mientras  en  Italia  y  España,  aquel  absorbía  el   60%  de  su  salario.  Los  salarios  seguros  y  el  transporte   barato  permitieron  que  trabajadores  de  Italia  y  España   trabajaran  temporalmente  en  Brasil  y  Argentina  y   regresaran  a  sus  fincas,  a  tiempo  para  la  siembra  o  cosecha.   Esta  opción  de  trabajo  golondrina  no  era  realmente  posible   con  puertos  más  distantes  como  Guayaquil.   Las  economías  de  exportación  compartían  similitudes.   Tenían  grandes  extensiones  de  tierras  no  cultivadas  y   escasez  laboral.  De  acuerdo  con  las  creencias  dominantes   acerca  de  la  superioridad  racial,  muchos  buscaban   inmigrantes  europeos  que  acelerarían  el  largo  proceso  de   blanqueamiento  de  las  clases  bajas  y  curarían  las   deficiencias  raciales.  Esta  era  una  preocupación  común.  La   economía  de  exportación  del  Brasil  se  sustentaba  en  el  café.   La  cosecha  requería  de  trabajo  intensivo,  y  la  necesidad   había  sido  subsanada  por  esclavos  africanos.  Cuando  la   esclavitud  fue  abolida  en  1888,  Brasil  subsidió  a  los   trabajadores  italianos  ofreciéndoles  pasajes  gratis,  a  cambio   de  un  compromiso  con  el  trabajo  asalariado.  Argentina  y   Chile  buscaban  jóvenes  fuertes  que  pudiesen  completar  las   fuerzas  laborales  del  campo,  o  que  cultivasen  las  tierras  y  las   hiciesen  productivas.  Para  atraer  a  los  trabajadores,   Argentina  ofrecía  pasaje  subsidiado  y  hospedaje  en  un  hotel   para  inmigrantes.  Argentina  ofrecía  tierras,  y  su  propaganda   de  inmigración  triunfó.  A  su  momento,  los  europeos   reinmigraban  hacia  las  ciudades  y  se  volvían  artesanos  y   mercaderes.  Desde  de  la  década  de  1870  a  la  de  1920,  los   inmigrantes  de  Río  de  Janeiro  constituían  de  un  tercio  a  un   quinto  de  la  población.   El  Perú  no  prestó  atención  al  blanqueamiento  racial.  Su   economía  de  exportación  se  basaba  en  los  nitratos  hallados   en  los  depósitos  del  guano,  hechos  en  sus  islas  costaneras.   Los  productores  buscaron  chinos  desventurados,  a  los  que   arrancaban  del  hambre,  y  que  firmaban  contratos  que  les   obligaban  a  permanecer  un  número  estipulado  de  años.  Al   norte  del  Perú,  la  economía  de  exportación  de  las  tierras   bajas  del  Ecuador,  descansaba  sobre  la  producción  de  la   almendra  del  chocolate.  Su  mantenimiento  y  cosecha  no   requería  trabajo  intensivo,  y  una  migración  interna  de   trabajadores  de  la  sierra  a  la  costa,  satisfizo  la  demanda   anual  de  nuevos  trabajadores.   Todos  los  países  productores  latinoamericanos  se   beneficiaron  con  un  incremento  en  sus  ganancias  de   exportación.    

13


La porción  pública  de  estos  ingresos  se  usó  para  apoyar  las   abultadas  burocracias  gubernamentales,  y  sufragar  el  costo   de  obras  públicas,  con  un  gran  contenido  de  corrupción  y   peculados.  Ambos  gastos,  y  los  ingresos  de  los  productores,   puso  dinero  en  manos  de  un  mercado  doméstico  promisorio.   Se  entendía  que,  de  las  ganancias  de  las  exportaciones,  se   pagarían  las  manufacturas  extranjeras,  y  que  la  actividad  de   importación  sería  el  sostén  de  una  nueva  clase  de   comerciantes.  La  hostilidad  de  los  latinoamericanos  hacia  los   afanes  comerciales,  que  discutiremos  en  próximos  capítulos,   dejó  una  parte  substancial  de  la  actividad  de  importación  y   ventas,  abierta  a  los  extranjeros.  Entre  estos  se  encontraban   los  libaneses.   Los  libaneses  tuvieron  los  mismos  incentivos  que  los   europeos  para  abandonar  sus  hogares.  Además,  siempre   habían  sido  viajeros,  mercaderes  y  aventureros.  Mientras  los   más  antiguos  emigrantes  viajaron  cortas  distancias  para   llegar  a  Egipto  y  otros  lugares  de  Africa,  para  la  mitad  del   siglo  XIX  habían  establecido  enclaves  étnicos  en  todo  el   mundo.  Hicieron  muchos  sacrificios  para  llegar  al  Nuevo   Mundo  y  pasar  a  los  Estados  Unidos.  Su  gran  diáspora  se  hizo   a  la  vela  en  las  postrimerías  del  siglo  XIX.  Actualmente  los   académicos  del  Medio  Oriente  afirman  que  hay  más   libaneses  que  viven  en  el  exterior  que  en  su  patria.   Comenzaron  como  vendedores  ambulantes  y  lograron  tanto   éxito,  que  denominaron  con  el  nombre  de  “Líbano”  o  “Nuevo   Líbano”,  a  quince  ciudades  de  los  EE.UU.  Después  de  1880,   las  economías  de  exportación  latinoamericanas  fueron  un   imán  para  ellos,  especialmente  en  el  Cono  Sur.  En   contraposición  al  trabajador  emigrante,  el  libanés  vino  a   vender.  Ellos  no  trabajarían  por  un  salario  o  laborarían  en   los  campos,  sino  que  comenzarían  como  mercaderes  al  más   bajo  nivel.  El  historiador  Carl  Solberg  escribió  que,  en  la   década  de  1880,  los  inmigrantes  libaneses  llegaron  sin  un   centavo,  y  pronto  empezaron  a  trabajar  como  mercaderes   callejeros  vendiendo  chucherías.  Eran  vendedores   ambiciosos  e  infatigables  que  ahorraban  para  establecer  su   almacén.  Por  el  año  de  1914  muchos  se  estaban  haciendo   ricos  en  Argentina  y  Chile.   Un  estudio  restringido  al  Brasil,  para  los  años  1884-­‐1940,   indicaba  que,  de  un  total  de  2.597.917  inmigrantes,  el  quince   por  ciento  fueron  protocolizados  como  sirios  y  turcos.  Solo   Sao  Paulo,  Brasil,  recibió  el  mayor  número  de  inmigrantes   del  Medio  Oriente  que  llegaron  a  América  Latina  en  el  siglo   XIX.  El  brasileño  Wahih  Safady  compiló  los  nombres  de  cerca   de  200  hombres  y  mujeres  que  llegaron  en  “caravanas”  antes   de  1890.  Los  sirios  que  eran  llevados  a  Argentina,  eran   recibidos  con  insultos  antiturcos,  y  se  les  prohibía  el  uso  de   los  hoteles  de  inmigrantes  y  los  centros  de  trabajo.  Los   estudios  por  países  de  los  que  disponemos  hoy  acerca  de  los    

14


inmigrantes libaneses  en  Argentina,  Cuba,  Colombia,  Chile,  y   otros  países,  concuerdan  en  que  son  un  pueblo  industrioso  y   exitoso.   Los  grupos  étnicos  que  llegan  motivados  en  el  quehacer   comercial,  tales  como  los  libaneses,  son  comunes  en  todo  el   mundo,  y  tienden  a  tener  ciertos  rasgos  comunes,   independientemente  de  su  país  de  origen.  Alejandro  Portes   llama  “enclaves  étnicos”  a  estas  comunidades  extranjeras  de   negociantes.  Rita  Cruise  O’Brien,  que  los  estudió  en  Senegal,   los  denominó  “comunidades  de  mercaderes  foráneos”.  Por  lo   general,  llegan  con  algún  capital.  Una  vez  que  se  establecen,  y   sin  importar  cuán  pequeño  sea  el  negocio,  el  inmigrante   encuentra  oportunidades  significativas  para  su  progreso   económico  dentro  de  su  enclave.  La  solidaridad  étnica  da   resultado.  A  medida  que  aparecen  nuevos  empleos,   contratan  a  sus  paisanos.  Las  obligaciones  recíprocas   fortalecen  la  red  y  crean  trabajos  para  los  inmigrantes  recién   llegados.  Mientras  tanto,  el  enclave  busca  incorporarse  a  la   economía  del  país  y  los  medios  para  su  protección  política.   O’Brien  descubrió  que  los  mercaderes  foráneos  llegaban   equipados  con  destrezas  en  la  rama  del  comercio,  con  un   conocimiento  de  los  mercados  internacionales,  y  que  ambas   destrezas,  con  frecuencia,  faltaban  o  eran  débiles  en  el  país   receptor.  Los  mercaderes  pronto  se  adaptaban  a  los   mercados  locales,  con  un  pobre  sistema  de  transporte,  pues   estos  mercados  requerían  de  muchos  comerciantes-­‐ acreedores  que  estuviesen  dispuestos  a  viajar.  Los  libaneses   eran  uno  de  estos.  Los  que  sobresalieron  se  vincularon  a  la   élite  gobernante  y  atrajeron  más  atención  nacional  que  los   miembros  de  la  mayoría  de  enclaves  étnicos.   El  éxito  libanés  a  nivel  económico  y  político  en  el  Ecuador,   plantea  la  interrogante  de  por  qué  lo  alcanzaron  en  tan  alto   grado.  El  peculiar  rasgo  de  la  geografía,  el  tamaño  del  país  y   las  oportunidades,  probablemente  contribuyen  a  explicarlo.   Es  una  nación  pequeña,  donde  la  mayor  parte  de  la  actividad   se  desarrolla  en  dos  regiones  distintas,  la  costa  y  la  sierra.   Funciona  desde  dos  grandes  núcleos  urbanos:  Guayaquil  y   Quito.  El  país  practica  una  política  regional,  y  las  dictaduras   militares  han  tornado  imperfecta  su  democracia.  Aún  así,  los   libaneses  no  han  conocido  un  caos  político  severo  durante  su   primer  siglo  en  el  Ecuador,  y,  en  raras  ocasiones,  las   insurgencias  han  interrumpido  los  negocios.  En  segundo   lugar,  y  adicionalmente  a  este  clima  político,  el  litoral  tiene  la   más  rica  combinación  de  suelos  y  climas  del  Hemisferio   Occidental.  El  suelo  contiene  aproximadamente  el  doble  de   materia  orgánica  en  todo  su  perfil,  comparado  con  los  suelos   de  algunas  de  las  más  ricas  praderas  negras  encontradas  en   los  Estados  Unidos.  Casi  cuatro  millones  de  acres  de  tierras   se  extienden  en  el  cordón  nuboso,  donde  una  baja  capa   nubosa  costeña  entra  en  contacto  con  las  laderas  andinas.    

15


Añádase a  esto  un  sol  abundante,  ausencia  de  vientos,   temperaturas  diurnas  que  rondan  los  ochenta  grados   Fahrenheit,  y  un  promedio  de  lluvias  de  más  de  setenta  y   cinco  pulgadas.  Todo  esto  explica  por  qué  el  potencial   agrícola  del  Ecuador  es  inigualable.  Debido  a  este  regalo  de   la  geografía,  y  al  descubrimiento  de  petróleo  al  este  de  los   Andes,  las  figuras  públicas  en  el  Ecuador  han  acuñado  el   término  de  “economía  del  corcho”,  para  subrayar  su   mercado  de  exportación  elástico.  Los  economistas   extranjeros,  con  frecuencia  llaman  a  ésta,  una  economía  de   auge  y  quiebra.  Los  economistas  lugareños  más  vale   señalarían  que,  cada  vez  que  la  economía  se  hunde  un  tanto,   alguna  otra  cosa  aparece  para  hacerla  reflotar.  A  lo  largo  de   los  últimos  cien  años,  las  exitosas  exportaciones  de  cacao,   arroz,  banano,  petróleo  y  camarón,  o  una  combinación  de   éstas,  han  sostenido  al  país.  Mientras  los  hombres  de   negocios  libaneses  pudieron  haber  tenido  que  sortear   bajones  entre  las  olas,  las  ganancias  de  las  exportaciones  del   país,  provenientes  de  algún  lugar,  casi  siempre  han   mantenido  a  flote  sus  empresas.   La  fuerza  del  Ecuador  como  estudio  de  caso  también  deriva   del  hecho  de  que,  comparativamente,  pocos  inmigrantes   libaneses  vinieron  al  país.  Un  estudio  demográfico  singular,   finalizado  hacia  1930,  planteaba  que  aún  en  ese  momento,   solo  1.066  inmigrantes  y  sus  descendientes  vivían  en  todo  el   país.  Debido  a  su  posición  geográfica  en  la  costa   noroccidental  de  Sudamérica,  el  país  era  inaccesible  para  las   compañías  de  vapores  del  Océano  Atlántico.  Los  inmigrantes   no  descendían  al  Ecuador  en  “caravanas”,  como  lo  hacían  en   Argentina  y  Brasil.  Los  niños  no  llegaban  en  grupos  bajo  la   protección  de  un  solo  adulto,  como  lo  hacían  en  México.  Los   pioneros  llegaron  solos,  o  en  grupos  de  dos  o  tres.  Entre  ellos   hubo  hombres  con  capital  y  experiencia,  y  sus  historias   individuales  ilustrarán  de  qué  manera  prosperaron.  Estos   primeros  libaneses  no  eran  una  amenaza  para  los  hombres   de  negocios  ya  establecidos.  Se  les  dejó  solos  para  que   desarrollen  su  propio  camino.  Rastrear  las  empresas   familiares  dirigentes,  dentro  de  este  pequeño  núcleo  de   inmigrantes,  resultó  una  tarea  de  investigación  manejable  y   significativa.   Los  códigos  libaneses  de  conducta  tradicional  resultaron   útiles  en  todos  los  lugares  donde  se  establecieron.  En  este   estudio  se  ha  constituido  en  punto  focal  el  análisis  de  estas   tradiciones,  y  de  cómo  interactuaron  con  las  tradiciones,   igualmente  vigorosas,  de  los  ecuatorianos.  El  siglo  de   historia  de  la  inmigración  libanesa  tiene  su  paralelismo  con   el  siglo  de  esfuerzos  globales  para  modernizarse.  ¿De  qué   manera  sus  códigos  de  conducta  tradicionales  se  prestaron   al  éxito  en  este  exigente  ambiente  de  negocios?  Algunos   comportamientos  requerirían  modificarse.  El  sociólogo    

16


Samir Khalaf  señala  que  para  el  libanés  la  modificación   nunca  fue  un  problema.  En  su  patria  nunca  habían   abandonado  sus  tradiciones,  aunque  hubiesen  estado   prestos  a  innovar  y  dispuestos  a  modernizar.  Las  normas   tradicionales  y  la  modernización  se  han  apoyado   mutuamente.  Según  Khalaf,  esta  coexistencia  ha  sido  seminal   para  el  éxito  de  los  libaneses  por  doquier.   Khalaf  anotaba  que  teóricos  de  la  modernización,  como   Walter  W.  Rostow,  y  teóricos  de  la  dependencia,  como  André   Gunder  Frank,  quién  se  apoyó  bastante  en  Marx,  asumían   una  relación  conflictiva  entre  las  tradiciones  y  el  desarrollo.   Sin  embargo,  arguye  Khalaf,  los  valores  tradicionales   libaneses  no  han  sido  barreras  para  la  modernidad.  Han   ayudado.  Para  bien  de  los  libaneses,  una  relación  dicotómica   y  una  acción  recíproca,  han  mejorado  y  reforzado   mutuamente  a  ambas.  Se  han  trasladado  al  presente  antiguas   instituciones  pre  modernas,  tales  como  las  empresas   familiares,  el  patrimonialismo  y  el  clientelismo,  dada  su   efectividad  en  satisfacer  las  demandas  de  modernización.   Estas  han  proporcionado  un  refuerzo  psíquico.  Si  la   modernización  requiere  de  la  voluntad  de  una  sociedad  para   absorber  y  poner  en  práctica  nuevas  ideas,  los  libaneses  han   demostrado  ser  aptos  para  ello  también.  Para  ellos,  la   innovación  ha  llegado  por  medio  de  una  reestructuración  y   reacomodo  de  las  instituciones  ya  existentes,  a  las  que  no   han  abandonado.  La  dicotomía  de  lo  tradicional  y  lo   moderno  es  un  indicador  vigoroso  y  positivo.   Las  lealtades  libanesas  para  con  la  familia  por  sobre  el   individuo,  llevaron  al  familismo  más  allá  del  modelo   ecuatoriano.  Como  unidad  económica,  la  familia  era  más   vigorosa  e  intensa.  Los  solteros  libaneses  llegaron  y   construyeron  fuertes  pirámides  familiares  con  un  patriarca   en  la  cima.  Las  mujeres  vendían  mercancías.  Las  tradiciones   dictaban  que  los  niños  trabajasen  duro,  preservasen  y   engrandeciesen  durante  su  vida  la  empresa  familiar.  Los   ecuatorianos  han  mirado  el  familismo  libanés  con  desprecio,   y  como  una  extraña  manera  de  funcionamiento  familiar.  En   ausencia  de  un  mejor  epíteto,  hubo  quienes  lo  llamaron   tribalismo.   Al  igual  que  los  cristianos  libaneses  de  Levante,  los   ecuatorianos  extrajeron  sus  valores  de  una  cultura  católica  y   mediterránea.  Sin  embargo,  la  fuente  de  los  valores   ecuatorianos  fue  la  España  de  Castilla.  Las  élites  de  cuna   ibérica  sirvieron  como  administradoras  coloniales  por  tres   siglos.  Ostentaban  un  árbol  genealógico  que  las  identificaban   con  la  clase  guerrera  que  había  pasado  más  de  siete  siglos   expulsando  a  los  moros  de  España.  Nacidos  en  alcurnia,   despreciaban  todo  lo  asociado  con  los  infieles  árabes,  como   su  empeño  en  el  comercio,  la  banca,  los  oficios,  y  el  trabajo    

17


manual. Los  españoles  respetaban  las  cualidades  heredadas   por  sobre  los  logros  personales.   A  diferencia  de  Samir  Khalaf,  los  académicos  que  escriben   sobre  las  tradiciones  latinoamericanas  han  hecho  énfasis  en   sus  limitaciones  en  el  mundo  capitalista  moderno.  Una  buena   parte  de  la  literatura  escrita,  ya  sea  por  latinoamericanos  y   norteamericanos,  pone  la  monta  sobre  la  “continuidad  y  el   cambio”.  En  un  aspecto,  la  continuidad  se  aplica  a  las   tradiciones  que  frenan  la  modernización  y  el  cambio.  El   chileno  Claudio  Véliz  escribió  que  existe  “en  la  región  una   estructura  tradicional  elástica  de  instituciones,  arreglos   jerárquicos,  y  actitudes,  que  condicionan  cada  aspecto  de  la   conducta  política  y  que  han  sobrevivido  siglos  de  gobierno   colonial”.  Y  concluía  que,  a  menos  que  las  estructuras   tradicionales  sean  drásticamente  transformadas,  América   Latina  no  se  modernizará  o  desarrollará.  En  las  últimas   líneas  de  su  libro  sobre  la  herencia  colonial,  los  Stein  citaban   el  consenso  existente  entre  los  académicos,  en  el  sentido  de   que  “América  Latina  no  ha  escapado  a  su  herencia  de   colonialismo  y  neocolonialismo,  y  es  todavía  prisionera,  más   que  beneficiaria,  del  legado  del  pasado.”  En  breve,  Ecuador   no  tiene  voceros  como  Khalaf,  que  defiendan  sus  tradiciones   como  bienes  culturales  vigorosos,  al  enfrentar  la   modernización.  Seguramente,  los  ecuatorianos  pueden   señalar  que  hubo  mucho  progreso  en  el  último  siglo,  y  éste   no  es  el  lugar  para  debatir  tal  asunto.  Nuestra  tarea  aquí  es   rastrear  su  progreso  a  través  del  tiempo,  y  explicar  por  qué   les  fue  tan  bien  a  los  libaneses  que  vivieron  entre  ellos.   A  otro  nivel,  el  de  las  interacciones  sociales  y  la  asimilación,   los  libaneses  hicieron  progresos,  pero  no  han  sobresalido.  Su   propia  tradición  y  su  aislamiento,  en  gran  medida  explica   esto.  Al  igual  que  los  judíos  inmigrantes,  los  libaneses  se   cuidaron  de  cualquier  debilitamiento  de  su  cultura.  El   matrimonio  fuera  del  grupo  étnico  no  era  bien  visto,   mientras  aprobaban  gustosos  las  ventajas  relacionadas  con   los  negocios  del  grupo  cerrado.  A  medida  que  acumulaban   riquezas,  respondían  a  la  necesidad  práctica  de  ingresar  en   las  redes  económicas  y  políticas.  Sus  hijos  querían  mayores   interacciones  sociales.  Del  lado  ecuatoriano,  el  tejido  social   de  prestigio  y  riqueza  en  el  país  dejaba  poco  espacio  para  la   interacción  cultural.  Los  ciegos  prejuicios  acerca  de  las   minorías  extranjeras  y  sobre  las   personas  étnicamente  diferentes,  constituyen,  por  supuesto,   un  lugar  común  a  todas  las  culturas.  Los  primeros  libaneses   en  llegar  sintieron  un  abierto  prejuicio,  y,  aunque  temperado   por  el  tiempo,  la  riqueza,  y  los  matrimonios  mixtos,  éste   perduró.  Las  creencias  ecuatorianas  acerca  del  color  de  la   piel  y  la  estructura  facial  estaban  profundamente  enraizadas.   Estas  vigorosas  convicciones,  provenían  del  pasado  colonial,   cuando  la  élite  blanca  sentía  que  debía  protegerse  de  la    

18


intrusión de  la  masa  de  indios,  negros,  y  de  las  castas  fruto   de  las  mezclas  raciales.  Para  ellos  era  natural  explotar  la  raza   como  medio  de  proteger  a  sus  hijos  y  a  su  clase.  A  sus   herederos  del  siglo  veinte  les  parecía  natural  excluir  a  los   semitas  recién  llegados.  Como  carga  adicional,  los   inmigrantes  de  habla  árabe  trajeron  con  ellos  un  estereotipo   de  “turco”.   De  acuerdo  con  Edward  W.  Said,  autor  de  Orientalismo,  el   estereotipo  negativo  de  los  medio  orientales  provino  de  los   conceptos  cristianos  acerca  del  asedio  turco  en  las  fronteras   de  la  Cristiandad.  Según  éste,  los  turcos  eran  infieles,   deshonestos  y  villanos.  Puesto  que  estos  conceptos  fueron   luego  incorporados  a  las  enseñanzas  y  literatura  religiosa   occidental,  se  añadieron  inconscientemente  a  los  prejuicios   raciales  innatos  de  los  ecuatorianos.  La  sociedad  local  haría   un  juicio  severo  antes  de  realizar  una  transacción  social,  o   establecer  una  estrecha  relación  de  negocios  con  los  recién   llegados.  De  este  juicio  hostil  se  salvaban  los  inmigrantes   españoles,  italianos  y  europeos.   El  lector  notará  que  la  autora  usa  el  término  “libaneses”   como  un  paraguas  que  cubre  a  todos  los  inmigrantes  del   Medio  Oriente  al  Ecuador.  En  un  principio,  los  que  llegaban   desde  el  Imperio  Otomano  se  identificaban  específicamente   como  palestinos,  sirios,  o  libaneses.  Durante  el  siglo  XIX,  se   estilaba  usar  el  nombre  de  Siria  para  describir  a  toda  la   Península  Arábiga.  Esto  incluía  al  actual  Líbano,  a  Jordán,   Egipto,  Yemen,  Arabia  Saudita,  e  Israel,  y  a  centros  de   comercio  como  Beirut,  Damasco,  Asleep,  y  Trípoli.  (Véase  el   mapa  sobre  El  Pequeño  y  Gran  Líbano).  La  creación  por   parte  de  los  franceses  de  una  frontera  sirio-­‐libanesa  en  1919,   posibilitó  a  los  inmigrantes  identificarse  mejor.  En  conjunto,   cerca  del  90%  de  los  emigrantes  de  habla  árabe  que  fueron  a   las  Américas  a  finales  del  siglo,  provenían  de  pueblos  sirios  y   libaneses.  Mientras  con  anterioridad  a  1920  la  colonia   libanesa  en  el  Ecuador  solía  identificarse  como  sirio-­‐ libanesa,  en  las  décadas  siguientes  se  identificaba  como   libanesa  y  mencionaba  su  organización  guayaquileña,  la   Sociedad  “Unión”  Libanesa.  Los  ecuatorianos  también   identificaban  como  libaneses  a  los  inmigrantes  de  habla   árabe  y  a  sus  descendientes.  También  yo  adopte  el  término   “libanés”,  aunque  pudiese  sonar  inadecuado,  a  fin  de  evitar  el   complicado  apelativo  de  “libaneses,  sirios  y  palestinos”  en   todo  el  texto.  La  prensa  ecuatoriana  ha  adoptado  el  término   “árabe”  para  designar  a  las  personas  de  Medio  Oriente,  pero   dicho  término  tiene  connotaciones  amplias.  Los  árabes  viven   en  22  naciones  en  Africa  del  Norte  y  Asia  Sudoccidental.  Los   libaneses  tienen  en  un  alto  sitial  a  la  cultura  y  lengua  árabes,   pero,  en  primer  lugar,  son  nacionalistas  cristianos.  Sus   verdaderos  vínculos  culturales  los  rastrean  a  la  antigua   Fenicia  y  no  al  mundo  árabe.    

19


Hemos orientado  la  investigación  hacia  las  familias  libanesas   que  actualmente  pueden  ser  identificadas  como  parte  de  la   élite  económica  y  política  del  Ecuador.  Guayaquil  atrajo  a  la   mayoría  de  los  libaneses,  y  por  ello  es  el  foco  geográfico  del   estudio.  Como  no  todos  los  lectores  están  familiarizados  con   la  historia  del  Ecuador,  el  estudio  la  introduce  en  la  medida   en  que  es  pertinente  a  las  actividades  de  los  dirigentes   libaneses.  Los  sucesos  del  Líbano  moderno  tuvieron  impacto   en  las  subsiguientes  emigraciones  y  en  las  decisiones  de   regresar  o  no.  Brevemente  los  reseñamos.  Esta  no  es  una   historia  totalmente  completa  de  los  libaneses  y  sus   descendientes  en  el  Ecuador.  Los  censos,  y  los  informes   portuarios,  de  inmigración  y  consulares,  no  ofrecieron  datos   adecuados  y  confiables.  Cuando  se  proporcionan  cifras,  se   fundamentan  en  la  mejor  evidencia  disponible.  Existen  pocas   fuentes  secundarias.  Aquellas  publicaciones  de  corta  vida   editorial,  realizadas  por  organizaciones  libanesas,   prefirieron  los  artículos  acerca  del  glorioso  pasado  árabe  o   sobre  los  escritores  más  conocidos  del  Ecuador.   Puesto  que  el  presente  estudio  de  caso  indaga  el  por  qué  del   éxito  de  los  libaneses,  las  meras  estadísticas  eran  menos   importantes  que  las  historias  de  patrones  de  trayectoria.   Estas  historias  de  vida  nos  hablan  del  lado  humano  de  los   inmigrantes,  tal  como  se  desenvolvían  de  una  generación  a   otra.  Los  archivos  de  periódicos,  los  documentos   gubernamentales,  los  registros  de  cámaras  citadas,  los   documentos  de  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa,  y  los  anuarios   de  negocios,  contribuyeron,  en  su  conjunto,  a  completar  la   historia.  Las  entrevistas  con  libaneses  y  ecuatorianos   proporcionaron  datos  contemporáneos  e  históricos,   señalaron  fuentes  impresas,  y  revelaron  los  matices  de  su   cultura  y  mentalidad.  Entre  los  libaneses,  mis  entrevistados   fueron  predominantemente  aquellos  que  habían  tenido  éxito   económico,  y  los  que  habían  sido  activos  en  política  en  algún   momento.  Los  ecuatorianos  entrevistados  provenían  de   todas  las  clases.  Busqué  a  mujeres,  ancianos,  y  jóvenes.  He   mantenido  en  reserva  algunos  nombres  de  los  entrevistados.   Sin  embargo,  poseo  un  archivo  completo  de  sus   contribuciones.   Este  libro  hace  algunas  contribuciones  originales.  En  un   sentido  más  amplio,  contribuye  a  la  historia  de  las   inmigraciones  latinoamericanas  y  a  la  historia  andina.  Los   empresarios  inmigrantes,  por  lo  general  han  sido  olvidados   por  los  historiadores,  ignorándose  particularmente  a  los  de   Medio  Oriente.  El  momento  es  propicio  para  un  análisis   indagatorio  de  sus  éxitos  y  fracasos  y  este  estudio,  en  forma   de  libro,  constituye  ese  comienzo.  El  libro  ofrece  un  registro   no  adulterado  de  dos  culturas  ampliamente  distantes,  al   trabajar  con  problemas  relativos  a  las  tradiciones,  las   prácticas  económicas,  los  prejuicios  y  la  asimilación.  Al    

20


realizar esta  tarea,  retrotraemos  al  lector  la  historia   moderna  de  ambos  pueblos.  Se  realiza  el  seguimiento  de  la   secular  construcción  de  los  imperios  familiares  libaneses  en   un  país  andino,  y,  a  través  de  un  registro  convincente  de  sus   logros,  se  documenta,  para  beneficio  de  los   latinoamericanistas,  el  papel  de  los  libaneses  en  la  política   populista  del  siglo  veinte,  en  la  política  de  las  élites,  así  como   también  en  los  negocios.  Se  incorporan  historias  de  vida   generacionales  e  íntimas,  que  revelan  la  generosidad   personal,  así  como  también  las  prácticas  innovadoras  y   modernizantes  de  los  libaneses,  que  por  momentos  han   confundido  a  sus  anfitriones.  Finalmente,  el  libro  examina  la   presencia  del  prejuicio  y  del  imaginario  positivo  y  negativo   que  los  ecuatorianos  tienen  acerca  de  los  libaneses.   Se  tendrá  todavía  que  escribir  un  libro  sobre  los  libaneses   ecuatorianos  en  general,  y  sus  variadas  experiencias  en   todos  los  confines  del  Ecuador.  Esperamos  que  este  inicio   estimule  tal  proyecto  entre  sus  colonias,  en  todas  las   regiones  a  lo  largo  y  ancho  del  país.  Estos  inmigrantes   vinieron  de  tierras  poco  conocidas  para  los   latinoamericanistas,  y  poco  conocidas  para  los  ecuatorianos   a  quienes  interrogué.  Por  ello,  de  inmediato  se  presenta  una   introducción  de  la  tierra,  el  movimiento  de  las  gentes,  y  de   esos  vigorosos  valores  enraizados  en  el  carácter  de  los   libaneses.  

21


CAPITULO I     Antecedentes  Libaneses   La  geografía  debe  ser  considerada  como  un  determinante   primordial  de  las  tradiciones  libanesas.  Las  montañas   proporcionaron  seguridad  a  una  secta  religiosa   sobrepoblada;  la  costa  procuró  una  doble  herencia:  vivir   bajo  mandato  extranjero,  y  comerciar.  Durante  siglos  los   libaneses  lucharon  por  permanecer  distantes  del  mundo   musulmán  y  por  hacer  suyos  a  la  costa  y  la  montaña.  Las   estrategias  útiles  desarrolladas  en  el  tiempo,  podrían   interpretarse  como  tradiciones.  Cuando  emigraron,  sus   tradiciones  los  señalaron  como  un  pueblo  diferente  a   cualquier  otro  grupo  del  Medio  Oriente.  En  la  breve  historia   que  sigue  se  podrá  encontrar  respuestas  sobre  la  evolución   de  estas  valiosas  y  perdurables  tradiciones.  

El Lugar

Los libaneses  que  migraron  al  Ecuador  abandonaron  uno  de   los  paisajes  más  bellos  del  mundo  occidental.  Parecido  a   California  y  a  Suiza  a  la  vez,  el  Levante  libanés  se  erige  desde   el  Mediterráneo  oriental  para  formar  una  llanura  costera   estrecha  bendita  con  un  rico  suelo,  una  precipitación  anual   de  35  pulgadas,  playas  seductoras,  y  puertos  naturales.  Una   cordillera  impresionante  se  eleva  más  allá,  con  cimas  que   llegan  a  los  10.000  pies  de  altura,  cubiertas  de  nieve  seis   meses  al  año.  Así  los  antiguos  escogieron  el  nombre  de   Liban,  en  árabe  “leche”,  como  la  raíz  de  su  nombre.  El  Líbano   rastrea  su  comunidad  política  a  épocas  anteriores  al  año  700   D.C.,  cuando  abarcaba  muchos  empinados  valles  de  la   Montaña.  La  geografía  del  Monte  Líbano,  de  valles  aislados   por  altas  estribaciones,  pudo  dar  protección  y  asilo  a   facciones  religiosas  disidentes.  Aquí  se  encontraron   suficientes  cantidades  de  agua  y  suelo,  como  para  mantener   a  poblaciones  pequeñas.   Al  mismo  tiempo,  estos  valles  podían  ser  fácilmente   defendidos.  Eran  el  hogar  para  los  cristianos  que  luchaban   por  su  independencia  en  una  tierra  rodeada  por  un  mundo   árabe-­‐islámico,  y  también  por  ciertas  sectas  musulmanas.  Al   este  del  Monte  yace  el  fértil  Valle  de  Beqa’a,  que  varía  su   ancho  entre  cinco  y  diez  millas,  y  más  allá  se  erige  la   cordillera  Anti-­‐  Líbano  que  separa  a  la  comunidad  del  Líbano   del  desierto  sirio.  Desde  los  tiempos  bíblicos  se  conoce  de   senderos  que  van  desde  la  costa,  a  través  de  las  montañas,  a   la  antigua  ciudad  de  Damasco.    

22


De los Antiguos a los Otomanos

Una de  las  primeras  regiones  en  ser  incluidas  por  la   Cristiandad  fue   Asia  Menor.  A  medida  que  el  culto  se  esparcía  desde   Palestina  hacia  Europa  y  África,  pasaba  por  el  Levante   convirtiendo  al  Líbano  en  uno  de  los  pueblos  cristianos  más   antiguos  del  mundo.  Por  lo  menos  un  tercio  de  los  beduinos   semitas  que  ocupaban  los  vastos  desiertos  de  Siria  y  Arabia   asumieron  la  Cristiandad.  Los  historiadores  no  se  ponen  de   acuerdo  sobre  cómo  y  cuándo  los  cristianos  encontraron   refugio  en  el  Monte  Líbano.  Algunos  plantearían  que  en  los   siglos  IV  y  V,  cuando  las  disputas  teológicas  y  las  acusaciones   de  herejía  resquebrajaban  al  Medio  Oriente,  los  Cristianos   Maronitas  y  los  Cristianos  Ortodoxos  formaron  allí  un  núcleo   después  del  año  634  D.C.,  en  el  momento  en  el  que  la  religión   islámica  se  propagaba  y  esparcía  con  la  espada.  Por  ende,   mientras  la  mayoría  de  los  árabes  se  convertían  en   musulmanes,  los  cristianos  que  no  lo  hacían  buscaban   refugio  en  lugares  como  el  Líbano  en  donde  podían  resistir   los  ataques  del  exterior.   Los  Cristianos  Maronitas  vinieron  del  norte  de  Siria,  de   Antioquía,  trajeron  sus  monjes  y  monasterios,  atrajeron  a   otros  cristianos,  y  por  el  año  700  D.C.  sentaron   reclamaciones  sobre  fronteras  geográficas  específicas.  Su   Patriarca  siempre  fue  una  personalidad  importante,  tanto   desde  el  punto  de  vista  político  como  religioso.  Una  meta   central  de  la  secta  era  revestirlo  con  plenos  poderes   políticos.  Las  escrituras  de  su  Iglesia  documentaban  su   ocupación  de  tierras  a  lo  largo  del  Mediterráneo,  hacia  el   este  entrando  al  Valle  de  Beqa’a  y  la  cordillera  del  anti-­‐ Líbano,  hacia  el  norte  más  allá  de  Trípoli,  y  al  sur  más  allá  de   Tiro.  A  esta  entidad  se  la  llamará  con  el  tiempo  “El  Gran   Líbano”.  (Véase  los  mapas  del  “Gran  Líbano”  y  del  “Pequeño   Líbano”).   Entre  los  siglos  V  y  XI  oleadas  de  tribus  provenientes  de  la   Península  Arábiga  se  dirigieron  hacia  el  oeste  para   establecerse  en  esta  parte  del  Levante.  Trajeron  consigo   tradiciones  sociales  perdurables,  el  idioma  de  los  sirios   árabes  y  una  cultura  que  abrumó  a  las  culturas  fenicia  y   griega  que  habían  existido  a  lo  largo  de  la  costa.   Luego  de  la  muerte  de  Mahoma  en  el  632,  los  ejércitos  del   Islam  propalaron  su  fe  conquistando  Siria,  Egipto,  África  del   Norte.  A  partir  del  año  712  D.C.  se  dirigieron  al  norte  hacia   las  Montañas  Pirineos,  en  la  Península  Ibérica,   denominándola  Andalucía.  Mientras  los  ejércitos  cristianos   enfilaban  sus  armas  en  dirección  sur,  los  Moros  se  las   ingeniaron  para  permanecer  en  el  sur  de  España  por  700   años  implantando  genes  semitas  y  efectuando  cambios   permanentes  en  la  cultura  ibérica.  La  gobernante  dinastía   Umayyad  permitió  que  judíos  y  cristianos  vivan  con  los   moros  a  través  de  un  sistema  de  convivencia.  La  mayoría  no    

23


musulmana gradualmente  adoptó  el  idioma  y  las  costumbres   de  sus  gobernantes.  Para  el  siglo  X  una  mayoría  de  la   población  nativa  fue  convertida  al  Islam.  Los  árabes  vivieron   y  cultivaron  la  tierra  que  rodeaba  a  las  ciudades,   comenzando  con  Córdoba  y  luego  con  Sevilla.  Los  beréberes   se  desplazaron  desde  el  norte  de  África,  los  maghribes,   dentro  de  España.  Continuaron  su  migración  por  mucho  más   tiempo  de  lo  que  lo  hicieron  los  árabes  que  emigraban  desde   el  Levante.  Médicos  judíos,  artesanos  y  mercaderes  vivían   principalmente  dentro  de  las  ciudades.  Gran  parte  de  la   cultura  y  lengua  musulmanas  habrían  de  transferirse  a  Sur   América  en  el  siglo  XVI  y  se  contarían  entre  las  costumbres   culturales  familiares  que  un  libanés  podría  encontrar  cuando   emigraba  al  Nuevo  Mundo  en  los  tiempos  modernos.   Sin  embargo,  los  españoles  no  fijaron  en  su  archivo  mental   una  historia  de  las  gloriosas  contribuciones  de  los  moros  a   su  cultura,  o  la  magnificencia  de  las  ciudades  y  arquitectura   moriscas.  En  su  lugar,  la  épica  de  700  años  de  la  reconquista   permanentemente  definió  al  moro  como  símbolo  del  terror,   de  la  devastación,  y  como  el  miembro  de  una  horda  de   guerreros  tribales  que  luchaban  por  un  impostor  de  Cristo.   Durante  los  siglos  IX  y  X,  los  libaneses  se  establecieron  en  los   valles  del  Monte  Líbano,  sajaron  terrazas  para  la  agricultura,   levantaron  paredes  de  piedra  y  casas,  y  construyeron  iglesias   locales.  Con  el  tiempo  se  enfrascaron  en  guerras  y  peleas   internas.  La  primera  lealtad  era  hacia  la  familia,  luego  la   familia  ampliada,  el  clan,  y  los  clanes  que  vivían  juntos.  Estos   grupos  se  inclinaban  al  individualismo.  Cuando  los  cruzados   llegaron  al  norte  del  Líbano  en  1074,  los  cristianos  les  dieron   la  bienvenida  no  solo  en  su  calidad  de  compañeros   cristianos,  sino  también  como  correligionarios  de  la  Iglesia   Católica  Romana  occidental.  Fueron  sus  aliados  durante  las   luchas  en  el  Levante  y  gozaron  de  un  largo  período  de  paz   gracias  a  su  protección.  Durante  el  siglo  doce,  los  Patriarcas   Maronitas  establecieron  vigorosas  relaciones  con  la  iglesia   católica  francesa.  Este  hecho  marcó  el  establecimiento  de  un   permanente  escudo  protector  para  el  clero  y  los  monasterios   maronitas.  La  revancha  árabe  prosiguió  y  los  ataques  contra   la  patria  de  los  cristianos  maronitas  continuaron  hasta  su   inclusión  en  el  Imperio  Otomano  en  1516.   Los  musulmanes  zunitas  y  chiitas  coexistieron  con  los   cristianos  en  la  Montaña,  pero  más  importante  en  este   período  fue  la  secta  druza,  un  grupo  fraccionado  del  siglo   once  de  Fatimid,  Egipto  que  se  estableció  principalmente  en   las  regiones  montañosas  del  sur  libanés.  Allí  hicieron   prosélitos,  crecieron  en  número,  organizaron  aldeas  y   desarrollaron  un  elaborado  ritual  y  un  patrón  distintivo  de   vida  en  cada  detalle.  De  esta  forma,  las  sectas  musulmanas   del  este  árabe  desarrollaron  centros  geográficos  fuertes  y  un   refugio  para  sus  sectas;  pero  coexistían  con  los  cristianos  ya   que  los  estabilizaba  una  misma  lengua,  el  árabe,  y  comunes    

24


raíces culturales  árabes.  El  clero  maronita  generó  en  su   pueblo  un  fuerte  sentido  de  particularidad  y  orgullo.  Los   escritos  históriográficos  de  la  Iglesia  alegaban  que  no  eran   árabes,  que  tenían  una  comunidad  nacional  y  religiosa   independiente  dentro  del  medio  musulmán,  y  rememoraban   su  ancestro  fenicio.  

El Imarah Otomán

Bajo los  cuatro  siglos  de  dominio  otomano,  el  Líbano  pudo   afirmar  su  autonomía  y  tuvo  su  propio  emirato  o  principado   reconocido  por  el  Sultán  otomán.  Una  sola  familia  unió  bajo   su  hegemonía  a  los  maronitas  y  a  los  druzos.  Hasta  1788  el   Imarah  fue  gobernado  por  una  familia  druza.  Luego  de  ello,  a   medida  que  la  población  cristiana  rebasó  a  la  druza,  en   particular  a  los  cristianos  maronitas,  la  hegemonía  se   desplazó  hacia  ellos  persistiendo  hasta  el  año  de  1842.   El  período  del  Imarah  impregnó  las  tradiciones  políticas  de   los  pueblos  de  la  Montaña,  con  un  sentido  de  lealtades   clánicas  y  un  fuerte  sentimiento  de  parentesco.  Durante  el   Imarah  (1516-­‐1840)  los  libaneses  añadieron  la  seda  a  sus   exportaciones  textiles.  Los  franceses  consiguieron  del  Sultán   condiciones  especiales  para  el  comercio,  y  privilegios  de   extraterritorialidad,  además  de  establecer  un  consulado   francés  en  Beirut  en  1655.  Como  parte  de  su  “misión   civilizadora”  en  el  Líbano,  los  franceses  introdujeron  las   escuelas  católicas  y  el  idioma  francés,  que  se  convirtió  en   una  señal  de  elitismo.  De  esta  manera,  la  posición  francesa   establecida  se  volvió  tripartita:  en  lo  religioso,  lo  comercial  y   lo  cultural.   El  escenario  del  desastre  estaba  preparado  cuando  la   población  maronita  dejó  atrás  sus  tierras  en  el  norte  del   Monte  Líbano.  Los  cristianos  comenzaron  a  esparcirse  y  a   ingresar  en  áreas  predominantemente  druzas  en  las  regiones   del  centro  y  sur  y  de  allí  hacia  el  oeste  en  dirección  de  la   costa.  La  migración  y  el  desequilibrio  entre  druzos  y   cristianos  empeoraron  la  situación  durante  los  diez  años  de   ocupación  del  egipcio  Pasha  Ibrahim  (1831-­‐1840).  Beirut   tenía  un  puerto  de  aguas  profundas.  Las  firmas  navieras   inglesas  y  francesas  lo  habían  seleccionado  como  puerto   para  sus  nuevos  vapores.  Los  egipcios  incursionaron  por   razones  económicas.  En  concordancia  con  ello,  duplicaron   las  plantaciones  de  moras,  proporcionaron  seguridades  a  la   transportación  y  firmaron  acuerdos  comerciales.  Beirut   prosperó  como  puerto  de  escala  para  las  líneas  navieras  en   el  Mediterráneo  Oriental.  Trípoli,  Sidón  y  Tiro  decayeron.   Los  privilegios  cristianos  en  el  Líbano  incluían  la  franquicia   de  la  conscripción.  Mientras,  los  varones  druzos  eran   llamados  al  ejército  egipcio  hasta  por  períodos  de  quince   años  de  servicio.  Los  cristianos  gozaban  de  una  tasa   impositiva  más  baja  que  los  musulmanes,  del  derecho  de   aparecer  en  público  a  caballo  y  de  llevar  un  turbante  blanco.   Para  1841  Beirut  exhibía  rasgos  profundos  de  una  desigual    

25


distribución de  la  riqueza,  teniendo  a  los  cristianos  en  la   cima  de  la  pirámide  social.  Deseoso  de  ganarse  la  buena   voluntad  de  los  europeos,  el  Pasha  egipcio  había  conferido  a   los  cristianos  un  tratamiento  preferencial  por  sobre  los   musulmanes.  De  este  modo,  los  cristianos  emergieron  en   calidad  de  comerciantes  ricos  y  funcionarios,  a  expensas  de   las  prominentes  familias  feudales  druzas  que  perdían  sus   posesiones.   En  Beirut  y  a  lo  largo  de  la  costa  en  donde  los  libaneses  se   convirtieron  en  población  mayoritaria,  el  equilibrio  de  poder   se  inclinó  de  los  druzos  a  los  cristianos  maronitas.  Con  la  fe   en  sus  escrituras  historiográficas  que  profetizaron  la   independencia  y  un  patriarcado  político,  estos  pueblos   montañeses  se  convirtieron  en  una  fuerza  del  nacionalismo   cristiano.  Este  hecho  alarmó  tanto  a  los  otomanos  como  a  los   cohabitantes  musulmanes.  En  los  años  40,  después  de  la   ocupación  egipcia,  se  desataron  violentos  conflictos  entre   druzos  y  maronitas.  Los  otomanos  fomentaron  los  ataques   druzos  y  abolieron  el  Imarah.   En  los  años  40  los  valles  de  montaña  atestiguaron  una   contracción  económica.  Unicamente  la  mitad  del  Líbano,  en   el  mejor  de  los  casos,  era  apropiada  para  la  agricultura,  y  en   ella  se  encontraban  apiñadas  3.750  personas  por  legua.  Esto   equivalía  a  cuatro  veces  la  densidad  de  la  población  agrícola   en  tierras  europeas.  La  tierra  del  Líbano,  a  pesar  de  tener   algunos  valles  fértiles,  nunca  podría  alimentar  a  toda  su   población.  Miles  de  ellos  eran  asalariados  que  acarreaban   rocas  y  arcilla  para  las  construcciones,  o  buscaban  empleos   en  el  área  de  servicios.  Los  antiguos  nobles  no  pudieron   proveer  ya  más  de  capitales  para  la  industria  de  la  seda,  de   tal  suerte  que  los  capitalistas  en  Beirut  los  reemplazaron.  Las   revueltas  campesinas  se  extendieron  hacia  el  sur,  de  la   misma  forma  que  lo  hicieron  los  ataques  druzos.  En  su  punto   más  álgido  en  1860,  los  pueblos  fueron  incendiados,  cien  mil   personas  se  quedaron  sin  hogar  y  las  estimaciones  de  los   fallecidos  alcanzaron  las  once  mil  personas.  El  9  de  julio,  los   musulmanes  atacaron  en  Damasco  los  distritos  cristianos   asesinando  a  5.500  cristianos.  La  tragedia  fortaleció  la   convicción  nacionalista  entre  los  maronitas.  Llamaron  a  sus   protectores  franceses  y  a  otras  potencias  europeas  para  que   intervengan.  Un  concierto  de  estas  naciones  respondió  de   manera  efectiva.  Bajo  esta  presión  el  gobierno  otomano   acordó  crear  una  provincia  otomana  autónoma,  un  Sanjak,   en  la  Montaña.  Su  estatuto  sería  garantizado  por  medio  de  un   acuerdo  conocido  con  el  nombre  de  Mutasarrifiya.  

La Mutasarrifiya

La comisión  internacional  que  se  reunió  para  preparar  el   acuerdo  de  protección  en  1860  estaba  compuesta  por   representantes  de  Francia,  Inglaterra,  Rusia,  Austria,  Prusia   y  el  gobierno  otomano.  El  Reglement  Organique  que   produjeron  en  1861,  convertía  al  Monte  Líbano  en  una    

26


provincia otomana  autónoma  regentada  por  un  gobernador   cristiano  otomano  no  libanés.  Hacia  el  oeste,  sus  fronteras   quedaban  tierra  adentro  desde  el  mar.  Esta  tierra  sin   puertos,  es  decir,  estas  llanuras  costeras  solo  podrían   denominarse  como  “pequeño  Líbano”  por  parte  de  los   cristianos  maronitas,  quienes  la  describían  como  apenas  un   fragmento  de  su  antiguo  terruño.  Atemorizados  por  la   violencia  de  1860,  una  oleada  de  emigrantes  abandonó  el   Líbano.  Entre  ellos  pueden  haberse  encontrado  los  primeros   emigrantes  a  Ecuador.   Descontentos  con  las  fronteras  del  “pequeño  Líbano”,  que  los   excluía  de  la  costa  marina,  los  maronitas  nunca  se  olvidaron   de  su  meta  política  sobre  el  Gran  Líbano.  Los  libaneses   dirigieron  su  mirada  a  Francia  como  el  agente  que  podría   hacer  posible  la  recuperación  o  expansión  de  sus  tierras.  Los   otomanos  se  opusieron  vigorosamente  a  cualquier  cambio,   arguyendo  específicamente  que  Beirut  servía  como  puerto   marítimo  para  toda  Siria  y  la  Mesopotamia.  La  población   musulmana  que  vivía  dentro  de  las  fronteras  estatales   proyectadas,  estaba  indignada  con  la  sola  idea  de  ser   incorporada  a  un  Estado  cristiano.  Como  veremos  en  las   siguientes  páginas,  la  historia  se  encargaría  de  poner  en   escena  la  cuestión.   El  acuerdo  de  la  Mutasarrifiya  condujo  al  Líbano  a  un  rápido   estadio  de  desarrollo  que  dejó  muy  atrás  al  circundante   mundo  árabe.  El  equipamiento  educativo  superó  al  del  resto   del  mundo  árabe.  La  universidad  protestante  siria  en  Beirut   se  abrió  en  1866.  Más  tarde  se  convertiría  en  la  Universidad   Americana  de  Beirut.  Los  intelectuales  contribuyeron  con   ideas  científicas,  a  la  vez  que  exploraban  las  raíces  árabes.   También  introdujeron  un  nuevo  pensamiento  político  e  ideas   republicanas.  El  rápido  ritmo  de  desarrollo  favoreció  a  los   cristianos  por  sobre  los  musulmanes,  y  a  los  comerciantes   por  sobre  los  artesanos  y  agricultores.  La  seda  se  convirtió   en  el  producto  más  importante  de  exportación  y  contribuyó   a  establecer  fuertes  vínculos  entre  Beirut  y  ciudades   francesas  tales  como  Lyon  y  Marsella.  Los  impuestos  a  las   importaciones  eran  bajos  y  el  comercio  creció   aceleradamente.  En  1893  Beirut  abrió  un  nuevo  puerto,  en   1895  una  vía  férrea  lo  conectó  con  Damasco.  A  medida  que   Beirut  y  la  Montaña  se  vinculaban  a  la  economía  de   Occidente,  un  creciente  torrente  de  jóvenes  emprendedores   dejaban  sus  hogares  aldeanos  para  ir  a  Beirut,  al  África,  a   Europa  y  al  Nuevo  Mundo.   El  surgimiento  del  movimiento  “Turcos  Jóvenes”  en  1908   elevó  las  esperanzas  de  mayores  libertades  políticas  entre   los  libaneses.  Pero  en  su  lugar,  los  Turcos  abolieron  el   derecho  de  los  grupos  religiosos  a  pagar  un   impuesto  especial  que  los  exoneraba  de  las  obligaciones   militares.  Todos  los  varones  tenían  que  portar  cédulas  de     27


identidad como  ciudadanos  otomanos.  Con  la  irrupción  de  la   Guerra  de  los  Balcanes  y  la  presión  por  reclutas  para  el   ejército,  muchos  hombres  salieron.  Las  masacres  de  los   armenios  en  las  provincias  otomanas  insinuaron  a  los   cristianos  del  Imperio,  que  también  podrían  convertirse  en   víctimas.  Muchos  buscaron  seguridad  en  el  Monte  Líbano,   pero  muchos  también  abandonaron  el  Levante  de  manera   permanente.  Oficialmente  eran  turcos  por  nacionalidad  y   sirios  por  definición  geográfica  dentro  del  Imperio.  Miles  se   fueron  a  Europa  y  al  Nuevo  Mundo.  

La Primera Guerra Mundial y sus consecuencias

A fines  de  la  I  Guerra  Mundial,  la  Siria  Otomana  tenía  una   población  abrumadoramente  musulmana,  siendo  los  zunitas   la  secta  principal.  Los  zunitas  habían  surgido  en  el  año  632   debido  a  una  disputa  sobre  la  sucesión  del  Profeta   Mohammed  Alí.  Muchos  zunitas  vivieron  en  la  costa,  en   Beirut,  Trípoli  y  en  Sidón.  Intimidados  por  los  numerosos   cristianos  con  sus  enlaces  franceses,  estos  zunitas   comenzaron  a  cortejar  la  protección  británica  y  a   proponerles  el  surgimiento  de  una  nación  árabe.  La  I  Guerra   Mundial  dio  la  oportunidad  para  un  nuevo  plan  de  juego.  Los   otomanos  se  aliaron  con  los  alemanes  y,  de  esta  manera,  los   británicos  se  convirtieron  en  sus  enemigos.  Los  británicos   ocuparon  Palestina,  y  esto  reforzó  las  esperanzas  de  los   oprimidos  musulmanes  en  el  Líbano  y  de  los  árabes  en  otras   partes  del  Medio  Oriente,  de  obtener  su  independencia  de  los   otomanos.  Sin  embargo,  a  medida  que  la  guerra  proseguía,  el   principal  temor  de  los  otomanos  era  una  ocupación  francesa   del  Sanjak  libanés  autónomo.  Consecuentemente,  ocuparon   militarmente  el  Líbano  y  abolieron  la  Mutasarrifiya.  Al   reclutar  a  los  libaneses  a  su  ejército,  trataron  duramente  a  los   que  pretendían  evadir  la  conscripción.  Para  el  momento,  la   estructura  económica  del  Líbano  la  hacía  dependiente  de  las   importaciones  de  cereales.  Por  lo  tanto,  el  bloqueo  bélico   cobró  sus  víctimas.  Medio  millón  de  personas  murieron  de   hambre  y  de  enfermedades  relacionadas  a  la  hambruna.   Antes  de  la  guerra,  los  franceses  se  habían  comprometido   muy  firmemente  con  la  provincia  libanesa  o  Sanjak,  pero   también  con  Siria,  en  general,  en  donde  mantenían  sus   ferrocarriles,  equipamientos  portuarios,  obras  de   infraestructura  eléctrica  y  combustible,  plantas  químicas,  y   en  donde  financiaban  el  cultivo  de  la  seda.  Adicionalmente,   los  franceses  poseían  el  63%  de  la  deuda  pública  otomana.   Los  arreglos  secretos  que  se  incorporaron  en  el  Convenio   Sykes-­‐Picot  de  1916  realizado  durante  la  guerra,  dividieron   al  Medio  Oriente  para  proporcionarle  a  Francia  el  control   sobre  sus  intereses  en  Siria  y  en  el  Líbano.  Se  dio  a  Francia   un  mandato  sobre  una  “Zona  Azul”  que  se  extendía  a  lo  largo   de  la  costa  mediterránea,  incluyendo  al  Líbano.  Llegaba    

28


hasta el  Valle  Beqa’a,  al  este  del  Monte  Líbano,  y  comprendía   toda  Siria.  Al  final  de  la  Guerra,  los  cristianos  maronitas,   prevenidos  por  la  presencia  de  los  nacionalistas  árabes,   asistieron  a  la  Conferencia  de  París  con  la  finalidad  de   cabildear  a  favor  de  un  Estado  independiente,  por  un  Gran   Líbano.  Los  árabes,  que  también  estaban  en  una  búsqueda   del  nacionalismo,  se  congregaron  en  torno  al  Emir  Faisal  en   Damasco.  Pero  el  ejército  francés  ocupó  Damasco  en  1919,   dando  al  traste  con  sus  esperanzas.  Los  franceses  ocuparon   toda  Siria,  y,  utilizando  su  nuevo  mandato,  crearon  el  Gran   Líbano  con  las  fronteras  largamente  añoradas  por  los   maronitas.  Esta  creación  abarcaba  a  los  cristianos  en   territorios  externos  a  la  antigua  Mutasarrifiya.  Pero  también   incluían  a  miles  de   renuentes  musulmanes,  que  hubieran  preferido  mucho  más   ser  parte  de  Siria.  La  escasa  mayoría  cristiana,  de  alrededor   del  5%,  era  indicativa  de  que  el  Líbano  ya  no  era  más  una   provincia  cristiana  y  se  había  convertido  en  una  sociedad   multireligiosa.   Los  zunitas  que  para  el  momento  eran  la  secta  musulmana   dominante,  reemplazaron  a  los  druzos  como  los  socios   políticos  de  los  maronitas.  Los  zunitas  rehusaron  reconocer   al  Líbano  como  un  Estado  independiente  y  maldecían  del   gobierno  francés.  Demográficamente  los  Sunnis  estaban  en   ascenso.  Habiendo  representado  únicamente  el  20%  del   Sanjak  autónomo  en  1911,  en  1921  constituían  el  45%  del   Gran  Líbano.  Antes  de  1920,  los  cristianos  habían  argüido  la   necesidad  de  extender  sus  fronteras  para  compensar  el   éxodo  de  tantos  emigrantes  libaneses.  Los  franceses   restringieron  los  permisos  de  salida,  pero  el  flujo  continuó.   Los  franceses  prestaron  oídos  a  los  cristianos  y,  en  1926,  les   ayudaron  a  promover  una  Constitución  propia  del  Líbano.   Por  su  parte,  musulmanes  notables  y  líderes  religiosos   cabildeaban  a  favor  de  la  separación  del  Líbano  y  por  la   unión  con  la  Confederación  Siria.  Los  mutawallis,  que   constituían  una  mayoría  en  el  valle  Beqa’a,  también  se   inclinaron  por  la  separación.  Los  patriarcas  maronitas   rechazaron  airadamente  entregar  cualquier  territorio  del   Gran  Líbano.  Este  era  el  clima  de  opiniones  de  1926,  cuando   la  Constitución  Libanesa,  que  auspiciaba  una  democracia,   entró  en  vigencia.  La  Constitución  estipulaba  que  habría   representantes  tanto  de  las  sectas  cristianas  como  de  las   musulmanas.  El  Líbano  obtuvo  su  territorio  ampliado   tomándolo  de  las  posesiones  sirias  circundantes.  Obtuvo   total  independencia  en  1940  y  se  convirtió  en  el  centro   financiero,  comercial  y  educativo  del  Medio  Oriente.   El  viejo  concepto  de  que  el  Líbano  era  un  Estado  cristiano   había  perdido  credibilidad  en  1932,  cuando  las  cifras  del   censo  revelaron  que  era  musulmán  en  un  cincuenta  por   ciento.  La  creencia  de  que  la  estructura  preferencial     29


confesional o  religiosa  del  Estado  resolvería  sus  problemas   políticos,  resultó  ser  un  error.  En  1958  la  paz  degeneró  en   una  guerra  civil  entre  musulmanes  y  cristianos.  A  esto  se   añadía  el  problema  palestino  que  surgió  con  la  creación  del   Estado  de  Israel,  al  sur  del  Líbano,  en  1948.  Para  los  años  70,   los  cristianos  maronitas  buscaban  un  Líbano  más  pequeño,   basado  en  el  núcleo  central  de  su  antigua  patria  en  la   Montaña.  Así,  las  razones  políticas  para  emigrar,  que  en  su   momento  trajeron  incertidumbre  económica,  habían   perseverado.  Oleada  tras  oleada,  los  jóvenes  salieron  al   exterior  y  aquellos  que  se  encontraban  ya  en  el  extranjero  se   sintieron  forzados  a  convertirse  en  emigrantes  permanentes.  

Principales Factores Explicativos de la Emigración de la Montaña La emigración  libanesa  también  debe  ser  considerada  como   parte  de  la  gran  emigración  del  Viejo  al  Nuevo  Mundo  hacia   fines  del  siglo  XIX.  Entre  1880  y  1915  unos  32  millones  de   personas  emigraron  de  Europa  a  Norteamérica,  y  alrededor   de  un  quinto  de  estos  emigraron  a  Latinoamérica.  Las  cifras   acerca  de  la  emigración  del  Medio  Oriente  son  menores  y   menos  documentadas,  pero  representan  una  marcada   disminución  de  la  población  de  sus  respectivos  países  y  la   constitución  de  una  importante  minoría  étnica  en  los  países   receptores.  Para  mayor  información  sobre  el  tema,  véase  el   capítulo  3.  El  caos  político  y  religioso  bosquejado  más  arriba,   había  proporcionado   incentivos  para  emigrar  aún  desde  la  década  del  60  del  siglo   pasado.  Debido  a  las  migraciones  y  al  incremento   poblacional  natural  de  los  musulmanes,  la  población  del   Monte  Líbano  se  duplicó  entre  1869  y  1889.  Para  los  años  90   del  siglo  pasado,  la  necesidad  de  ganarse  la  vida  aceleró  la   manía  de  partir.   Los  factores  de  depresión  económica  incluyeron  la   sobrepoblación,  la  escasez  de  tierra  cultivable,  la   enfermedad  de  la  filoxera  en  los  viñedos,  la  merma  en  la   industria  de  seda  debido  a  las  enfermedades  y  a  la   competencia  de  la  seda  japonesa.  La  apertura  del  Canal  de   Suez  disminuyó  la  importancia  de  la  ruta  terrestre  desde   Beirut  al  Oriente.  Un  informe  al  Sultán  en  1895  describía  al   Monte  Líbano  como  una  tierra  inculta  y  rocosa  y  señalaba   que  sus  severas  condiciones  contrastaban  radicalmente  con   las  mejores  oportunidades  de  ganarse  la  vida  en  el   extranjero.  Al  dejar  que  los  olivares  y  la  cría  del  gusano  de   seda  queden  en  manos  de  los  viejos  y  los  niños,  los  hombres,   y  también  las  mujeres  jóvenes,  intentaban  salir.  La   correspondencia,  allende  el  océano,  proveniente  de  libaneses   que  habían  encontrado  trabajo,  alimentaba  sus  deseos.   Según  se  decía,  incluso  una  persona  inculta  podía  ganar  en   seis  meses  lo  que  maestro  ganaba  en  dos  años  en  el  Líbano.   Para  poder  salir  uno  tenía  que  obtener  un  permiso  de  salida    

30


y conseguir  el  dinero  para  el  viaje,  salir  de  la  Montaña  para   Beirut,  comprar  vestimentas  occidentales  y  sacar  un  pasaje.  

La Experiencia en Beirut

Un buen  número  de  los  primeros  emigrantes  al  Ecuador   habían  vivido  en  Beirut  por  algún  tiempo,  e  incluso  por   generaciones.  Los  informantes  sugieren  que  estos  pioneros   generalmente  podían  identificarse  con  una  aldea  del  Monte   Líbano.  Pero  cuando  disminuyeron  las  oportunidades  para   ganarse  la  vida  en  la  Montaña,  hicieron  el  pesado  y  costoso   viaje  a  la  costa  marina.  El  establecimiento  en  el  puerto  era   considerado  permanente,  o,  en  su  defecto,  se  dirigían  hacia   algún  destino  en  el  exterior.   En  1900  Beirut  era  el  principal  puerto  marítimo  con  120.000   habitantes,  y  la  más  importante  ciudad  en  Siria.  Sin  embargo,   éste  era  un  desarrollo  bastante  reciente,  que  había  ido  a  la   par  de  la  creciente  industria  de  la  seda.  Las  plantaciones  de   mora  se  desarrollaban  convenientemente  en  los  alrededores,   y  unas  pocas  chozas  que  albergaban  a  sus  cultivadores   aparecieron  en  las  afueras  de  la  ciudad,  tan  temprano  como   en  las  postrimerías  del  siglo  XVII.  Por  esos  años,  los   emigrantes  campesinos  bajaban  de  la  Montaña  para  la   cosecha  de  la  seda,  para  luego  retornar  a  su  hogar.  En  1800   Beirut  era  un  pueblo  de  apenas  seis  mil  habitantes  que   cubría  un  área  de  un  cuarto  de  milla  cuadrada.  Entonces,  a   medida  que  las  artesanías  en  la  Montaña  disminuían,  los   campesinos  abandonaban  sus  hogares  permanentemente   para  desempeñarse  como  rehiladores  de  seda  en  la  costa.  El   objeto  del  rehilado  de  la  seda  era  juntar  los  filamentos  de   dos  o  más  capullos,  incluso  de  veinte,  y  convertirlos  en  una   hebra  continua.  La  industria  se  expandió  gracias  al  comercio   con  Francia,  un  negocio  inicialmente  llevado  a  cabo  a  través   del  consulado  francés.   Una  red  sirio-­‐libanesa  trabajó  al  servicio  de  los  franceses  y   de  otros  extranjeros.  Estos  empresarios  locales  se  contaban   por  decenas  de  miles.  Dado  que  las  sectas  cristianas  estaban   estrechamente  ligadas  a  los  forasteros,  fueron  favorecidas   por  las  casas  comerciales  extranjeras  de   Beirut  por  sobre  las  musulmanas,  convirtiéndose  en   auxiliares  indispensables.  En  principio,  los  libaneses  que   operaban  en  la  función  de  intermediarios  entre  los   extranjeros  y  los  productores  agrícolas,  continuaban   viviendo  en  sus  aldeas  de  montaña.  Eventualmente  se   convertían  en  comerciantes  e  industriales  y  residían  en   Beirut.  En  1830  el  cónsul  francés  se  quejaba  de  que  las  casas   comerciales  locales  le  estaban  quitando  la  mayor  parte  de  su   comercio.  El  Cónsul  escribió:  “Los  comerciantes  árabes,   inspirados  en  su  natural  codicia,  se  están  apoderando  del   comercio  con  Europa”.  De  esta  manera,  se  nos  remite  al    

31


clásico prejuicio  occidental  endilgado  al  hombre  del  Medio   Oriente  que  osó  desplazar  al  francés  de  Beirut.   En  realidad,  los  empresarios  locales  podían  eclipsar  a  los   extranjeros  a  muchos  niveles.  Podían  adquirir  fácilmente   terreno  para  una  fábrica,  conocían  el  lenguaje  y  las   costumbres,  y  estaban  en  capacidad  de  establecer  una   fábrica  de  rehilado  de  seda  con  menor  inversión  de  capital   que  un  forastero.  Con  estas  ventajas,  los  lugareños  estaban   dejando  fuera  del  negocio  a  los  hiladores  de  seda  europeos.   El  historiador  Fawaz  escribe:  “También  sabían  cómo   manipular  la  protección  consular  para  evadir  los  impuestos  y   regulaciones  locales,  cómo  especular  exageradamente,   entrar  en  dudosos  acuerdos  de  negocios,  y  en  general,  sabían   cómo  operar  bajo  total  inmunidad  de  la  ley.  No  sorprende,   entonces,  que  los  comerciantes  buscaran  la  protección   consular”.  La  protección  consular  era  parte  del  paquete  que   podía  comprarse  a  las  autoridades  consulares.  El  Cónsul,   entonces,  se  refería  a  los  compradores  o  comerciantes,  como   sus  empleados,  sus  protegidos.  En  la  década  de  los  40  del   siglo  XIX,  los  comerciantes  dominantes  en  Beirut  eran  griego   ortodoxos,  pero  en  la  década  de  los  70,  los  maronitas  se  les   unieron  y  se  multiplicaron.   Las  tradicionales  empresas  familiares  libanesas  surgieron   cultivando  su  exitosa  mezcla  de  paternalismo  e  innovación.   Bassoul  e  Hijos,  por  ejemplo,  era  la  más  grande  exportadora   de  seda  de  Beirut  y  poseía  el  Grand  Hotel  D’Orient.  Empresas   importantes  como  la  de  Bassoul  concertaron  de  por  vida  el   amparo  consular  y  compraron  la  protección  de  algunos   consulados  extranjeros.  Contrajeron  matrimonios  mixtos   con  otros  maronitas  y  se  convirtieron  en  la  élite  de  la  ciudad.   El  padre  de  una  empresa  familiar,  los  Medawar,  ubicó  a  cada   uno  de  sus  hijos  en  distintas  funciones,  de  manera  que   pudiesen  manejar  en  forma  concertada  las  posesiones   urbanas  y  rurales  y  las  finanzas  por  igual.  Otra  empresa   familiar  ampliada,  los  Sursock,  habían  iniciado  su  ascenso   social  como  rematadores  de  impuestos  agrícolas.  Esto  es,   concertaban  un  contrato  con  los  nobles  feudales   comprometiéndose  a  recolectar,  por  una  cifra  establecida,   los  tributos  de  sus  campesinos.  Si  recolectaban  una  cantidad   superior  a  tal  cifra,  se  la  retenían  como  parte  del  convenio.   En  el  proceso  estos  rematadores  acumulaban  tierra  y  algo  de   capital  y  se  trasladaban  a  Beirut.  Aquí  podían  convertirse  en   representantes  consulares  oficiales  de  países  extranjeros,   tales  como  los  EE.UU.  u  Holanda.  Desde  esta  plataforma,  la   empresa  familiar  podía  crecer  rápidamente  y  tornarse  tan   acaudalada  que  podría  invertir  en  el  exterior.  Para  1914  los   Sursock  eran  una  de  las  “Siete  Familias”  de  la  nobleza  de   Beirut.  Al  igual  que  otras  acaudaladas  familias  cristianas  que   fueron  espectacularmente  exitosas,  los  Sursock  se  dieron   cuenta  de  que  sus  nexos  cristianos  en  el  exterior,    

32


posibilitaron más  fácilmente  la  transición  a  la  riqueza  de  lo   que  lo  habrían  hecho  si  hubiesen  sido  musulmanes.   Motivados  por  los  trastornos  políticos  en  el  Monte,  los  ricos   y  la  clase  media,  los  artesanos  y  los  profesionales  por  igual,   fueron  a  engrosar  la  población  de  Beirut.  Durante  los   “Incidentes  de  los  años  60”,  miles  de  refugiados  se  apiñaban   dentro  de  la  sección  del  lazareto.  Su  número  disminuía   diariamente  a  causa  de  los  brotes  de  cólera,  tifoidea  y   viruela.  Las  enfermedades  los  ahuyentaban  al  Monte   temporalmente,  pero  en  las  décadas  subsiguientes  sus  hijos   fluían  de  regreso  al  puerto.   Hasta  fines  del  siglo  XIX,  un  sujeto  que  se  trasladaba  del   Monte  Líbano  a  la  costa,  o  de  territorio  extranjero  a  Beirut,   afrontaba  pocos  obstáculos  burocráticos.  Los  pasaportes  y   las  visas  eran  casi  desconocidos.  Hacia  1900,  el  enorme   caudal  de  inmigrantes  al  Nuevo  Mundo  alarmó  al  Sultán  en  el   Sublime  Porte.  El  ordenó  que  fuesen  vigorosamente   cumplidas  las  restricciones  de  viaje  ya  existentes.  Pero  las   salidas  ilegales  continuaron.  Los  empresarios  se   especializaron  en  el  negocio  de  sacarlos  del  país,  sobornar  a   funcionarios  y  crear  una  red  completa  de  conexiones  en  el   puerto.  Los  problemas  que  afrontaban  los  potenciales   emigrantes  de  Beirut  serán  discutidos  más  ampliamente  en   otro  capítulo.  Sin  embargo,  nos  interesa  aquí  referirnos  a  la   correspondencia  de  Porte  sobre  la  materia.  Esta  revelaba   que  los  inspectores  estaban  alarmados  de  descubrir  el   contrabando,  contrabando  de  mercancías  producto  de  los   impuestos  aduaneros  no  cobrados  en  Beirut.  El  contrabando   era,  simplemente,  aceptado.  Si  bien  personas  de  toda   condición  social  estaban  involucradas  en  el  lucrativo  negocio   de  ayudar  a  los  emigrantes  ilegales  a  abandonar  el  puerto,  en   la  práctica  se  estaban  uniendo  a  todos  aquellos  que  estaban   comprometidos  en  el  comercio  de  contrabando  de  tabaco,   pólvora,  armas  de  fuego  y  otros  ítems.  El  contrabando  era   una  forma  de  vida  en  Beirut,  y  era  visualizado  como  un   negocio  perfectamente  legítimo.  

Las Tradiciones de Negocios

Los emigrantes  que  habían  empleado  su  tiempo  en  Beirut   antes  de  emprender  viaje  a  Ecuador  poseían  valiosas   destrezas  y  fuertes  tradiciones.  Para  tener  éxito  en  el   Ecuador  tendrían  que  competir  con  una  intrincada  red  de   comerciantes  y  terratenientes  de  Guayaquil,  y  con  las  viejas   familias  que  dominaban  los  pequeños  pueblos  de  sierra  y   costa.   En  esto  les  ayudaría  la  tradición  familiar  libanesa.  Las   lealtades  primordiales  relacionadas  a  la  familia  dominaban   absolutamente  a  los  libaneses.  Un  hombre  no  tenía  estatus  a   menos  que  se  identificase  con  su  familia.  Los  sociólogos  han   rastreado  esta  tradición  a  sus  raíces  feudales,  encontrando    

33


su continuidad  a  través  de  los  siglos,  en  el  dominio  de  la   familia  por  sobre  el  individuo  en  todos  los  aspectos  de  su   vida.  La  consideración  para  con  sus  mayores  ha  persistido   como  un  valor  sagrado.  Esta  tradición  nunca  fue  obstáculo   para  los  libaneses  que  abrían  negocios  en  Beirut.  El  estatus   de  la  familia  en  el  cambiante  mundo  del  Líbano,  es  un  cabal   ejemplo  de  la  tesis  del  sociólogo  Khalaf  de  que  el  carácter   libanés  es  una  mezcla  de  lo  tradicional  y  lo  racional  a  la  vez.   Khalaf  escribió:  “La  devoción  filial  es  casi  una  norma   sagrada;  una  deuda  que  uno  debe  a  su  pariente  y  un   prerequisito  para  ganar  la  aprobación  y  el  apoyo”.   Si  seguimos  las  ideas  de  Khalaf  respecto  a  la  exitosa   modernización  del  Líbano  hasta  la  actualidad,   descubriremos  como  modalidad  dominante  en  los  negocios,   incluso  hoy  en  día,  a  las  empresas  familiares  con  sus   gerentes  patrimoniales.  En  los  negocios  del  Ecuador  actual   también  observamos  la  tradicional  posesión  familiar.  De   manera  que  es  útil  examinar  más  ampliamente  los  conceptos   de  Khalaf,  y  hacer  un  breve  recuento  de  sus  hallazgos  sobre   las  empresas  familiares,  las  tradiciones  perdurables  y  las   modernas  prácticas  de  negocios.   Abundan  las  acusaciones  acerca  de  que,  en  el  mundo   moderno,  las  prácticas  tradicionales  de  negocios  son   ineficientes  y  engorrosas.  ¿Acaso  el  nepotismo  no  habilita  a   los  miembros  menos  competentes  de  una  familia  a  detentar   posiciones  gerenciales?  ¿Acaso  no  es  el  jefe  patrimonial  más   anciano  de  la  familia  el  que  asume  en  forma  excesiva  la  toma   de  decisiones,  y  no  es,  por  regla  general,  conservador  e   inflexible?  ¿No  está  más  interesado  en  la  seguridad  de  la   familia  que  en  su  expansión  y  crecimiento?  Khalaf  responde   negativamente  a  todas  estas  interrogantes.  El  cambio  e   innovación  están  difundidos  en  todas  las  empresas  libanesas.   Las  empresas  familiares  aprovechan  la  nueva  tecnología  y   envían  a  sus  miembros  a  viajar  por  todo  el  mundo  en  miras  a   aprender  lo  último  en  métodos  de  negocios.  En  lo  que   respecta  a  la  acusación  de  nepotismo  debilitante,  ésta   tampoco  se  acopla  a  la  experiencia  libanesa.  Las  familias   libanesas  entrenaban  a  sus  hijos  para  que  sean  gerentes  y   técnicos.  Desde  temprana  edad  proporcionaban  a  sus  hijas   experiencia  de  trabajo  y  entrenamiento.  Cada  miembro  de  la   familia  tenía  que  demostrar  que  era  competente  antes  de   asumir  responsabilidades.  A  este  género  de  nepotismo,   añádase  el  sentido  de  lealtad  parental  y  responsabilidad  en   el  que  nacían,  y  se  tendrá  un  buen  gerente.   El  patrimonialismo  reinaba  en  forma  suprema.  Sin  embargo,   los  más  viejos  compartían  con  otros  la  autoridad  y  las   decisiones.  La  empresa  actuaba  solo  después  de   concienzudas  discusiones  con  algunos  miembros  del  grupo.   El  paternalismo  en  los  lugares  de  trabajo  sobrevivió  a  los   cambios  seculares  y  se  sustentó  en  las  relaciones  patrón-­‐  

34


cliente de  tipo  feudal,  dando  como  resultado  fieles   trabajadores  en  almacenes  e  industrias.  Lo  tradicional  ha   persistido  junto  a  la  modernización,  reforzándose   mutuamente.   Los  vínculos  primordiales  de  la  familia  son  tan  fuentes  que   en  el  Líbano,  tan  temprano  como  en  la  década  de  1860,  las   familias  formaban  asociaciones.  Estas  Asociaciones   Familiares  son  peculiares  al  Líbano  y  no  pueden  encontrarse   en  ningún  otro  país.  Cuando  se  fundó  la  nación  libanesa,   fueron  registradas  en  el  Ministerio  del  Interior.  En  1968   habían  477  de  tales  asociaciones.  Cada  una  proporciona   bienestar  y  satisface  en  forma  caritativa  las  necesidades  de   sus  miembros.  Tales  asociaciones  han  sido  muy  exitosas  en   la  preservación  de  la  unidad  familiar,  a  pesar  de  las   influencias  urbanas  que  tienden  a  debilitar  a  las  culturas.  La   asociaciones  revelan  que  las  adhesiones  de  parentesco  son   tan  intensas,  que  la  persona  promedio  encuentra  difícil   reconocer  cualquier  comunidad  fuera  de  la  familia.  Tampoco   buscaría  apoyo  fuera  de  ella.  La  membresía  a  la  asociación  es   tan  restringida,  que  el  apellido  familiar  no  es  prueba   suficiente  para  ello.  Se  torna  imperativo  conocer  la   genealogía  de  uno  y  la  aldea  de  origen  específica.  La   asociación  levanta  fondos,  tiene  sus  estatutos,  y  las  familias   publican  sus  libros  con  las  fotos  y  los  logros  de  sus   miembros.  Quienes  se  desvían,  tales  como  los  que  se   involucran  en  el  alcoholismo,  el  robo  o  el  juego,  son   condenados.  La  persistencia  de  estas  asociaciones  nos  alerta   sobre  la  vigilancia  permanente  que  tienen  los  libaneses   sobre  su  institución  sagrada,  la  familia,  frente  a  los  efectos   erosivos  de  las  ciudades  modernas.  El  lector  observará  las   funciones  vigilantes  de  la  familia  y  de  las  asociaciones  de  la   colonia  libanesa  en  el  Ecuador,  y  será  capaz  de  ver  la   transferencia  de  estos  valores  al  nuevo  hogar  de  los   inmigrantes.   En  el  Líbano  las  prácticas  de  negocios  también  descansan  en   la  experiencia  particular,  en  un  país  sobrepoblado  y  una   sociedad  altamente  competitiva.  Solo  en  la  familia  se  puede   confiar  realmente.  Los  miembros  de  la  familia  ampliada   tienen  la  esperanza  de  su  inclusión  en  toda  empresa.  Un   miembro  joven  podría  aspirar  a  apoyo,  a  un  comienzo,  tal   como  una  pequeña  tienda.  Más  tarde,  entonces,  el   contribuirá  de  la  misma  manera  a  la  fortuna  de  la  familia.   El  esforzarse  por  el  honor  de  la  familia  generaba   consecuencias  en  relación  al  honor  y  orgullo  del  individuo.   La  socióloga  Alixa  Naff  remite  el  origen  de  estos  rasgos  al   “crisol  del  desierto”,  donde  se  han  forjado  por  siglos  de   adaptación  al  riguroso  medio  ambiente.  Un  hombre  era   honrado  por  su  heroísmo,  generosidad,  hospitalidad  y   piedad.  La  riqueza  le  permitía  demostrar  sus  virtudes  de   magnanimidad.  Esto  le  impulsaba  a  competir    

35


individualmente y  dentro  de  su  grupo  a  la  vez,  generando   una  ética  de  arduo  trabajo,  de  ahorro  e  ingeniosos  hábitos  de   negocios.  Además  de  esto,  buscaba  estatus  y  anhelaba  dirigir.   Solo  a  través  de  las  recompensas  y  el  prestigio  de  la   propiedad  de  un  negocio  podía  ser  satisfecho  este  sistema  de   virtudes.  Sin  embargo,  los  emigrantes  pobres  que  llegaban  a   Beirut  de  la  Montaña  sin  ningún  dinero,  buscaban  cualquier   tipo  de  trabajo.  Los  más  antiguos  recogían  el  fruto  del   gusano  de  seda  y  vivían  con  un  pariente.  Decir  “Dios  y  el   Honor”  significaba  que  el  hombre  debía  tomar  cualquier   trabajo,  siempre  y  cuando  fuese  honorable,  y  que  debía   trabajar  duro.  Los  recientes  en  el  pueblo  encontraban   trabajo  simplemente  haraganeando  en  el  puerto,  o   comprando  y  vendiendo  monedas  viejas,  o  aprendiendo   griego  para  ser  intérpretes  de  los  capitanes  de  barcos.  El   emigrante  generalmente  venía  de  una  familia  griega   ortodoxa  pobre  o  de  una  familia  maronita  que  no  había   hecho  otra  cosa  que  trabajar  duramente  en  su  aldea.  Los   abuelos,  los  padres  y  los  nietos,  todos  habían  contribuido  ahí   con  su  trabajo  ininterrumpido.  Un  informante  de  Beirut   afirmó  que  “el  ser  humano  nació  para  trabajar  y  que  sentarse   sin  hacer  nada  es  una  gran  desvergüenza.”   La  vida  económica  de  Beirut  transcurría  en  un  clima  de  gran   libertad:  intercambio  de  divisas  sin  controles  y  libre   comercio,  impuestos  bajos  y  evadidos  con  facilidad.  Los   libaneses  en  Beirut  tenían  que  arreglárselas  solos,  ya  que  con   frecuencia  habían  dejado  atrás  sus  vínculos  familiares.  Solo   el  individualismo  les  permitiría  a  estos  hombres  esforzarse.   El  libanés  otorgaba  prestigio  a  la  actividad  comercial,  al   hecho  de  ser  atrevido,  ambicioso,  versátil,  y  arriesgado.  El   gobierno  no  ofrecía  ayuda  pero  tampoco  tenía  políticas   restrictivas.  En  el  Líbano,  la  aplicación  de  la  ley   tradicionalmente  no  era  efectiva,  ya  que  los  cargos  públicos   recaían  en  personas  de  la  misma  secta  religiosa.  De  este   modo,  personas  descalificadas  ostentaban  cargos,  aceptaban   sobornos,  y  no  hacían  cumplir  las  leyes.  Era  costumbre  que   un  individuo  versátil  una  ley  utilizando  para  ello  a  un   miembro  de  su  secta  religiosa,  o  a  su  representante  “feudal”   para  que  lo  ampare.  Además  del  ahorro  personal  y  la   confianza  en  sí  mismo,  detrás  de  cada  empresa  aparecían   estos  entronques.   En  el  Líbano,  los  futuros  inmigrantes  habían  visto  que  los   vendedores  callejeros  se  expandían  hacia  el  este.  Los  habían   visto  tomar  los  ramales  de  las  carreteras  que  iban  a   Damasco.  Los  comerciantes  cristianos  en  Beirut  traían   mercadería  barata  de  Occidente  y  la  vendían  a  los   musulmanes  del  interior.  En  el  Ecuador,  los  inmigrantes   harían  lo  mismo,  en  una  época  en  la  que  todavía  no  había   representantes  de  ventas  al  por  mayor  que  viajasen  por  el   país.    

36


La segunda  generación  de  emigrantes  en  Beirut,  es  decir  los   hijos  de  aquellos  que  habían  salido  de  la  Montaña,  ya  serían   suficientemente  ricos  como  para  enrolarse,  en  matrimonio,   con  la  clase  mercantil.  Entonces  podrían  vestir  al  estilo   occidental  y  emular  las  costumbres  occidentales.  Este   hombre  de  Beirut  tenía  la  seguridad  que  le  daba  tener  dinero   en  el  bolsillo.  Los  inmigrantes  de  esta  generación  que  fueron   al  Nuevo  Mundo  llevaron  consigo  la  ética  del  trabajo  duro,  el   orgullo  de  la  actividad  comercial,  una  tradición  de  grupos   familiares  y  empresas  familiares,  y  un  sólido  conocimiento   del  mundo  de  los  negocios.  Cuando  desembarcaron  en   Guayaquil,  vieron  a  una  ciudad  portuaria  en  el  umbral  de  su   expansión,  una  ciudad  destinada  a  ser  tan  populosa  como  la   Beirut  que  habían  dejado  atrás,  y  con  una  escasa  oferta  de   empresarios  que  pudieran  igualarlos.   Al  cambiar  el  siglo,  la  vieja  élite  terrateniente  de  la  sierra   ecuatoriana  se  estaba  viniendo  a  menos,  tanto  en  riqueza   como  en  influencia,  y  los  hacendados  de  la  costa  ecuatoriana,   en  rápida  expansión,  gastaban  su  dinero  del  cacao  en  el   exterior  y  vivían  en  Francia.  En  su  ausencia,  algo  de  su   influencia  económica  y  política  recayó  en  hombres  urbanos,   como  los  banqueros  y  exportadores.  Fuese  Beirut  o   Guayaquil,  la  ciudad  era  la  meta  de  los  jóvenes  y  ambiciosos   libaneses.  Era  el  lugar  para  establecerse  y  hacer  fortuna.  Si   era  del  caso,  la  propiedad  de  la  tierra  vendría  después.  

37


CAPITULO II   LOS  ANTECEDENTES  ECUATORIANOS  

Entre 1870  y  1915,  el  Ecuador  costeño  gozó  de  una  de  las   economías  de  exportación  que  más  rápidamente  se   desarrolló  en  Sudamérica.  Desde  la  misma  independencia  del   país  en  1830,  la  cosecha  de  cacao  y  los  impuestos  aduaneros   que  ella  generaba  habían  sido  importantes  para  el  tesoro   publico.  Más  tarde,  con  la  acelerada  demanda  de  chocolate   en  los  mercados  europeos  en  las  postrimerías  del  siglo  XIX,   los  agricultores  de  las  planicies  costeñas,  el  litoral,   expandieron  sus  plantaciones  ya  existentes.  También   introdujeron  una  variedad  versátil  de  cacao  que  les  permitió́   sembrar  extensivamente  en  regiones  más  altas  y  más  secas.   Entre  1895  y  1905,  el  Ecuador  comercializó  más  cacao  que   ningún  otro  país  en  el  mundo.  Las  exportaciones  de  cacao   trajeron  divisas  en  oro  para  las  importaciones  y  el  desarrollo   bancario.  Los  acaudalados  dueños  de  haciendas  y   exportadores  de  cacao  enviaban  a  sus  familiares  a  vivir  a   Francia.  Allı́  ́ podían  gozar  de  los  lujos  y  el  ambiente  de  un   país  al  que  los  latinoamericanos  habían  admirado   remotamente  por  su  cultura.  El  cacao  fue,  de  esa  manera,  el   primero  de  varios  artículos  de  exportación  en  sustentar  la   economía  de  reflote  constante  del  Ecuador.*   Las  nuevas  acerca  de  la  próspera  actividad  comercial  se   difundieron  en  el  exterior  atrayendo  a  mercaderes   inmigrantes.  Vinieron  a  un  país  al  que  la  mayoría  de   inmigrantes  ignoraban  e  incluso  evitaban.  Esta  tierra  de   diversas  regiones  y  rica  herencia  hispánica,  desde  su   independencia  de  España  siempre  había  dado  la  bienvenida   a  mercaderes  extranjeros.  Este  capítulo  aborda  lo  relativo  al   territorio  ecuatoriano  y  su  herencia  colonial,  y   particularmente  al  lugar  que  ocupan  los  comerciantes  en  la   sociedad.  

Las Regiones

El Ecuador  está  compuesto  de  4  regiones  distintas:  la  Costa   Tropical;  las  montañas  y  los  valles  de  la  Sierra  Andina;  las   Islas  Galápagos,  oficialmente  denominadas  Archipiélago  de   Colón;  y  el  Oriente.  Esta  ultima,  que  yace  sobre  las   estribaciones  orientales  de  los  Andes  y  en  las  llanuras   amazónicas,  no  atrajo  el  interés  de  los  inmigrantes  libaneses,   hasta  que  en  1967  se  descubriera  petróleo.  Desde  entonces,   los  ingresos  petroleros  concitaron  el  interés  de  todos.    

38


Guayaquil está  ubicada  a  orillas  del  río  Guayas,  30  millas   tierra  adentro.  Los  barcos  interoceánicos  utilizan  los   profundos  canales  del  río  para  acceder  a  los  muelles  de  la   ciudad.  La  sierra  es  una  región  formada  por  las  cordilleras   oriental  y  occidental.  Los  montañosos  ramales  transversales,   dominados  por  una  de  las  cumbres  montañosas  más  altas  del   mundo,  dividen  a  la  región  en  diez  hoyas.   Mientras  los  fértiles  llanos  aluviales  de  la  costa  sustentaban   las  cosechas  de  exportación,  los  altos  valles  andinos  se   reconocían  en  una  larga  historia  de  agricultura  de   subsistencia.  Durante  siglos  la  economía  serrana  dependió́   del  trabajo  y  tributo  indígenas.  Para  1860  la  iglesia  era  la   mayor  latifundista  en  la  región,  y  también  dependía  del   trabajo  servil  indígena  denominado  concertaje.  Quito  es  la   capital  del  país.  Se  extiende  en  un  valle  a  9.500  pies  de  altura   y  fue  la  sede  de  la  Audiencia  Colonial.  A  lo  largo  del  siglo  XIX,   los  ingresos  fiscales  en  la  región  serrana  dependieron  de  los   diezmos  eclesiásticos.  En  esa  región,  la  política  le  era   favorable  a  las  prerrogativas  de  la  iglesia  y  al  estatus  quo   establecido.  

La Herencia Colonial

En la  actualidad,  el  40%  de  la  población  del  Ecuador  es   indígena.  Esa  población  representa  la  herencia  ecuatoriana   de  los  pueblos  andinos  desde  un  período  anterior  a  la   conquista  Inca.  Los  indígenas  constituyen  una  capa   subordinada  sin  poder  en  la  sociedad  y  casi  no  ejercen   influencia.  La  cultura  dominante  en  el  Ecuador  provino  de   sus  conquistadores  españoles  blancos.  Esa  cultura  penetra   en  todas  las  capas  de  la  sociedad.  La  corona  española,  la   Iglesia  Católica  y  los  administradores  coloniales  Ibéricos   implantaron  una  cultura  social  y  un  sistema  de  valores  en   sus  colonias  del  Nuevo  Mundo.  Esos  valores  no  han  cedido   fácilmente  a  la  modernización,  y  hasta  el  presente  han   resistido  al  cambio.   En  el  siglo  XI  los  fenicios  del  Levante  comercializaban  con  los   iberos.  Los  puertos  iberos  del  mediterráneo  fomentaron  la   existencia  de  hombres  proclives  al  comercio.  Los  iberos  que   se  establecieron  en  el  Nuevo  Mundo  vinieron  de  otra  parte   de  España:  de  Castilla.  Eran  hombres  a  caballo  y   conquistadores.  A  lo  largo  de  su  historia  habían  dejado  que   otros  realicen  el  comercio,  tales  como  los  italianos,  los  judíos   y  los  musulmanes.  No  trajeron  consigo  ni  experiencia,  ni   respeto  para  con  la  actividad  comercial.  Cuando  desalojaron   a  los  musulmanes  en  1492,  los  monarcas  españoles,  la  Reina   Isabel  de  Castilla  y  el  Rey  Fernando  de  Aragón,  concluyeron   una  reconquista  de  la  península  ibérica  que  duró  700  años.   Ese  mismo  año,  Isabel  financió  las  expediciones  de  Colón.  A   las  tareas  de  conquista  y  administración  del  Nuevo  Mundo   envió́  a  sus  propios  súbditos,  y  no  a  los  de  Fernando,  que   vivían  en  las  urbes  comerciales  de  la  Cataluña  y  a  lo  largo  del    

39


mediterráneo. Durante  las  guerras  de  reconquista,  las  élites   guerreras  y  la  Iglesia  Católica  obtuvieron  recompensas  en   tierras  y  privilegios.  Los  conquistadores  jamás  se  olvidaban   de  su  estatus,  cuando  se  establecían  en  unidades   administrativas  de  la  colonia  española,  como  la  Real   Audiencia  de  Quito.  Esta  Audiencia  era  una  unidad  adjunta  al   Virreinato  de  Lima  en  lo  administrativo  y  judicial.  A  veces   era  tan  independiente  que  reiteraba  el  título  de  Reino  de   Quito.  La  Republica  del  Ecuador  surgió́  con  los  límites  de  la   Audiencia  después  de  las  guerras  de  independencia.   En  el  Nuevo  Mundo,  los  administradores  castellanos   alimentaron  valores  elitistas  que  protegían  sus  ingresos  y   aseguraban  a  su  descendencia  un  elevado  sitial  en  la   sociedad.  Los  Reyes  Católicos,  como  se  denominaba  a  los   gobernantes  castellanos,  concedían  cargos  públicos  a  una   selecta  élite  emparentada.  Los  gobernantes  españoles   también  vendían  los  cargos  de  por  vida  y  con  carácter   hereditario,  a  los  iberos  que  partían  para  América  Latina.  Por   lo  general,  se  llevaban  consigo  una  veintena  de  parientes   que,  a  su  llegada,  también  esperaban  ser  ubicados  en  cargos   públicos.  Los  salarios  eran  bajos,  pero  se  podía  vivir  de  los   beneficios  del  cargo  y  de  las  prácticas  de  contrabando,  así   como  también  de  la  venta  forzada  de  mercancías  a  los   súbditos  indígenas.  En  el  Ecuador  del  siglo  XX,  las   expectativas  de  los  funcionarios  públicos  descansan  sobre   aquellas  implantadas  por  los  administradores  coloniales.   Los  valores  derivados  de  la  aristocracia  terrateniente   española  desalentaban  a  la  élite  y  a  aquellos  privilegiados,  a   involucrarse  abiertamente  en  los  negocios.  El  comercio,  el   trabajo  manual  y  otro  tipo  de  empleos  plebeyos  eran  vistos   con  desprecio  y  se  los  asociaba  con  los  invasores  árabes.   Durante  el  siglo  XVII,  quienes  solicitaban  ingreso  a  la   Universidad  San  Gregorio  en  Quito,  debían  probar  su  pureza   de  sangre  (no  tener  ascendencia  judía  o  mora),  y  también   mostrar  evidencia  documental  de  que  ninguno  de  sus   antepasados  se  había  involucrado  en  el  comercio.   La  casa  de  Contratación  Española  empleaba  a  extranjeros   para  negociar  su  comercio  en  el  exterior  y  para  funciones   claves  en  las  grandes  compañías  comerciales  de  Sevilla.  Los   extranjeros  se  empleaban  en  calidad  de  sobrecargos,  en  los   buques  de  la  flota  que  monopolizaba  la  navegación  al  Nuevo   Mundo.  Los  españoles  que  detentaban  posiciones  en  los   consulados  o  gremios  comerciales,  tanto  en  Sevilla  como  en   los  puertos  del  Nuevo  Mundo,  evitaban  entrar  en  contacto   directo  con  la  actividad  comercial  misma,  dándoles  la   bienvenida  a  italianos  y  otros  forasteros  para  que   desempeñen  las  tareas  cotidianas  del  comercio  imperial.  Los   valores  elitistas  no  impidieron  a  todos  los  españoles   involucrarse  en  el  comercio  en  el  Puerto  Real  de  Guayaquil,   pero  estos  comerciantes  coloniales  no  tenían  un  lugar  de    

40


prestigio en  la  sociedad.  El  prejuicio  contra  el  comercio  y  los   tenderos  era  muy  fuerte  y  persistió  por  largo  tiempo  en   Quito.   La  estructura  corporativa  del  Ecuador  se  derivó  de  su   herencia  española.  La  sociedad  corporativa  era  un  todo   orgánico  estructurado  en  un  número  limitado  de  grupos   funcionales  reconocidos.  El  Estado  otorgaba  tareas   económicas  y  sociales,  así  como  privilegios,  a  estos  grupos   que  comprendían  a  la  Iglesia  Católica,  los  militares,  y  los   gremios  del  comercio.  La  estructura  jerárquica  de  los  grupos   se  legitimaba,  confiriéndole  sentido  a  los  vínculos  entre,  por   ejemplo,  patrones  y  peones.  Después  de  la  Independencia  la   estructura  jerárquica  engendró  partidos  políticos   multiclasistas  y  Cámaras  de  Comercio.  Bajo  la  sanción  de  la   tradición,  cada  grupo  exigía  ser  respetado  y  reclamaba  sus   privilegios.  Los  ecuatorianos  adaptarían  y  asimilarían  los   credos  capitalistas  modernos  a  su  sistema  corporativo,  pero   no  lo  abandonarían.  Los  grupos  políticos  del  siglo  XX   tendrían  que  inclinarse  hacia  el  cooperativismo,  tal  como  se   demuestra  en  el  capítulo  XI  acerca  de  Asaad  Bucaram  y  la   política  populista.   Una  estructura  social  rígida,  en  parte  heredada  de  España  y   bien  establecida  durante  el  período  colonial,  colocó  a  una   élite  poseedora  de  riquezas  y  de  estatus  en  la  cima  de  una   amplia  pirámide.  En  la  base  estaban  los  condenados  por  la   pobreza  y  los  carentes  de  poder.  A  pesar  de  que  tales  tipos   de  sociedades  florecieron  en  todo  el  mundo,  en  lo  que   respecta  a  América  Latina  y  al  Ecuador,  la  jerarquía  social   estuvo  adicionalmente  estratificada  por  el  color  de  la  piel  y   la  fisonomía  de  las  personas.  Los  indígenas,  los   descendientes  de  esclavos,  y  las  mezclas  de  todos  ellos,  eran   definidos  por  el  color  de  la  piel  y  cada  uno  era  asignado  a   una  determinada  capa  de  castas  como  un  mecanismo  de   control  social.  A  cada  casta  se  la  encasillaba  bajo  leyes   específicas  que  regulaban  la  vestimenta,  el  empleo  y  la   conducta  de  sus  miembros.   Los  habitantes  de  la  Real  Audiencia  de  Quito  heredaron  el   concepto  español  dominante  acerca  de  los  pobladores  del   Medio  Oriente.  Durante  dos  siglos  luego  de  la  caída  de   Granada  en  1492,  el  Islam  siguió  siendo  para  Europa  un   trauma,  un  temor  perenne.  No  solo  que  esto  era  una  realidad,   sino  que  la  literatura  y  las  artes  la  embellecían.  Así,  Dante   colocó  a  Mahoma  en  el  penúltimo  círculo  de  su  infierno.  Y   aún  después  de  que  la  amenaza  de  conquista  por  parte  de  los   turcos  se  había  disipado,  los  pueblos  de  Occidente   continuaban  pintando  a  los  medio  orientales  como  villanos.   Cuando  algún  escritor  del  siglo  XVIII  daba  algún  crédito  a  la   Academia  Oriental  o  le  reconocía  algún  otro  merecimiento,   provocaba  sorpresa  en  su  audiencia  cristiana.  William   Whiston  fue  expulsado  de  Cambridge  en  1709  por  haber    

41


hecho una  evaluación  positiva  de  los  orientales.  En  bloque,   Europa  y  Occidente  internacionalizaron  inmediatamente   estas  nociones.  En  la  futura  mentalidad  de  los  ecuatorianos,   estos  conceptos  estuvieron  acompañados  de  juicios  sociales   históricamente  generados  sobre  las  personas  de  acuerdo  a   sus  estereotipos,  lo  cual  constituía  un  desafío  para  los  sirio-­‐ libaneses  que  inmigraban.   Las  Guerras  de  Independencia  de  España,  que  desembocaron   en  la  creación  del  Ecuador  en  1830  no  concitaron  ningún   cambio  social  de  importancia.  Algunas  leyes  fueron   eliminadas  o  quebrantadas,  pero  persistieron  las  actitudes   internacionalizaron  hacia  el  color  de  la  piel  y  el  lugar  en  la   sociedad.  Con  pocas  excepciones,  la  independencia   únicamente  ratificó  el  control  de  la  clase  terrateniente   tradicional.  Con  solo  verlo,  un  recién  llegado  era  asignado  a   un  determinado  nivel  en  la  pirámide  social.  El  testimonio  de   su  piel  constituía  un  determinante  principal.  Ocupaban  la   cima  de  la  pirámide,  aquellas  familias  portadoras  de   apellidos  pertenecientes  a  funcionarios  designados  por  el   Rey  de  España,  aquellas  vinculadas  a  viejas  haciendas,  y  los   héroes  militares  de  las  Guerras  de  la  Independencia.   Orgullosos  de  sí  mismos,  celosamente  precautelaban  el   acceso  a  su  clase.   Con  la  Independencia  de  España,  terminó  el  monopolio   colonial  del  comercio  intercolonial  y  mundial.  Las  naciones   esculpidas  en  el  antiguo  mapa  colonial,  fueron  al  encuentro   del  ilimitado  comercio  mundial,  pero,  al  carecer  de   experiencia,  recibían  felizmente  a  inmigrantes  con   antecedentes  comerciales,  particularmente  a  aquellos   provenientes  de  respetables  urbes  europeas.  Los  ingleses,   que  habían  llegado  durante  las  luchas  por  la  independencia,   se  quedaron,  se  casaron  con  ecuatorianas  y  formaron  sus   familias.  En  Guayaquil  estos  incluían  a  los  Illingworth,  los   Wright  y  a  los  Stagg.  Se  quedó  Matthew  P.  Game,  el  primer   Cónsul  de  Estados  Unidos  en  llegar  al  Ecuador.  Los   Arosemena  vinieron  de  Panamá,  los  González  del  Perú,  y   Manuel  Luzárraga,  de  Vizcaya  en  el  norte  de  España.   Luzárraga  llegó  a  Guayaquil  en  1814,  e  inmediatamente   entró  en  sociedad  con  ecuatorianos  involucrados  en   exportaciones  de  cacao.  Ayudó  a  financiar  las  guerras  de   independencia,  y  desde  1838  a  1868  su  banco  privado  emitió   moneda  internacionalmente  aceptada.  Una  veintena  de   comerciantes  españoles  provenientes  de  puertos  del  norte   de  España  y  de  Cádiz  inmigraron  durante  el  siglo  XIX.  Estos   hombres  del  comercio  fueron  bienvenidos  en  la  economía  y   sociedad  de  la  élite  local.  

La Política Liberal y los Señuelos de la Inmigración

A medida  que  el  siglo  XIX  llegaba  a  su  fin,  la  élite  costeña   dueña  del  oro  del  cacao  descubrió  que  contribuía  con    

42


cantidades sin  precedentes,  al  tesoro  público  en  Quito.  Esto   solo  sirvió  para  acentuar  el  regionalismo  con  el  que  el   Ecuador  había  lidiado  a  lo  largo  del  siglo  XIX.  Había  llegado   el  momento  de  que  los  dirigentes  costeños  desafiaran  los   seculares  privilegios  de  los  conservadores  serranos  y   exigieran  condiciones  políticas  predecibles  y  seguras.  La   producción  del  cacao  los  había  insertado  en  la  economía   global  y  precisaban  de  una  estabilidad  bajo  sus  propias   condiciones.  En  1895,  los  liberales  costeños  protagonizaron   una  revolución  sin  precedentes  que  les  aseguró  la   presidencia  por  treinta  años.  La  nueva  constitución  debilitó   los  privilegios  corporativos  de  la  Iglesia  y  el  poder  de  los   conservadores  de  la  sierra.  Se  crearon  leyes  que   posibilitaban  la  migración  de  trabajadores  serranos  a  la   costa.  Un  mejor  salario  y  mejores  condiciones  de  trabajo,   atrajeron  a  las  plantaciones  cacaoteras  a  suficiente  número   de  trabajadores  como  para  satisfacer  sus  necesidades.  A   diferencia  de  los  barones  del  café  en  Brasil,  los  hacendados   ecuatorianos  no  necesitaron  solicitar  trabajadores   asalariados  al  exterior.  La  Constitución  misma  no  liberó  a  la   masa  de  trabajadores  indígenas  serranos  de  aquella  dura   forma  de  peonaje  conocida  como  huasipungo,  en  el  que  los   indígenas  recibían  una  parcela  de  la  tierra  de  su  patrón  pero   no  percibían  pago  en  dinero  por  su  trabajo.  El  trabajo   huasipunguero  perduró  hasta  1973.   Durante  décadas  el  Ecuador  había  buscado  agricultores   inmigrantes  para  hacer  productivas  sus  grandes  extensiones   de  tierra  pública  y  baldía.  Desde  1861  se  había  publicado  un   decreto  que  ofrecía  tierras  baldías.  Los  dueños  de   plantaciones  en  la  costa  expandieron  e  incorporaron  a  sus   haciendas  todas  las  tierras  públicas  y  privadas  asequibles  a   la  transportación  fluvial.  Como  las  tierras  que  carecían  de   transportación  no  tenían  valor  comercial,  no  hubo  respuesta   de  los  extranjeros.  Para  instar  a  los  artesanos  europeos  y   lograr  que  vengan  al  Ecuador,  el  Presidente  Liberal  Eloy   Alfaro  emitió  leyes  que  permitían  a  los  inmigrantes  nombrar   su  propio  Municipio  y  ser  elegidos  a  los  Concejos   Municipales  luego  de  dos  años  de  residencia.  Pocos   acudieron.  En  1909,  el  Ecuador  nuevamente  instó  a  venir  a   potenciales  inmigrantes.  Además,  en  sus  guías  comerciales   se  describía  el  buen  clima  a  lo  largo  de  las  llanuras  costeñas,   en  Esmeraldas  y  Manabí,  al  norte  de  la  cuenca  del  Guayas,  y   en  los  fértiles  valles  de  la  serranía.  Se  relataba  el  desarrollo   de  los  ferrocarriles  y  la  absoluta  libertad  de  movimiento.  A   Europa  pudieron  haber  llegado  informaciones  sobre  los   terrenos  inaccesibles,  las  desigualdades  sociales,  el  calor  y   los  riesgos  de  salud,  a  través  de  descripciones  de  visitantes   que  habían  estado  ya  en  Guayaquil.  Oleadas  de  inmigrantes   se  establecieron  a  lo  largo  de  todas  las  Américas,  pero  pocos   escogieron  al  Ecuador.    

43


En cuanto  a  la  religión,  durante  la  década  de  1860  el   Presidente  García  Moreno  había  condenado  al  ostracismo  a   los  grupos  no  católicos,  y  la  Constitución  de  1869  exigía  que   los  ciudadanos  fuesen  católicos.  En  1895,  el  Presidente  Eloy   Alfaro  promulgó  leyes  que  suprimían  esto,  y  la  Constitución   de  1906  abolió  aquel  requisito.   Allí  donde  las  tierras  baldías  no  lograron  atraer  a  los   inmigrantes,  lo  hicieron  las  oportunidades  comerciales,   acudiendo  una  nueva  oleada  de  comerciantes  extranjeros.   Tanto  en  su  patria  como  en  el  exterior,  los  libaneses  se   enteraron  del  creciente  mercado  de  importaciones  del   Ecuador.  Los  libaneses  que  arribaron,  tomaron  una  decisión   racional  y  práctica  al  abandonar  un  ambiente  comercial   saturando,  fundado  en  el  desasosiego  político,  por  uno  en  el   cual  tenían  la  expectativa  de  que  les  fuese  mejor  en  los   negocios.  Vendrían  a  venderles  a  los  ecuatorianos.  El   Ecuador  solicitó  agricultores  europeos  y  consiguió   comerciantes  europeos,  e  inesperadamente,  a  los  libaneses.    

Guayaquil a comienzos del Siglo XX

Guayaquil era  el  centro  comercial  del  gran  negocio   cacaotero.  Las  casas  exportadoras  compraban  las  almendras,   las  llevaban  a  la  secar  a  la  ciudad  y  las  embarcaban  a   consignación.  El  oro  que  ingresaba  sustentaba  a  los  bancos,   las  casas  de  importación  y  los  almacenes.  Todas  las   empresas  buscaban  tener  su  propiedad  cerca  del  muelle   fluvial,  el  Malecón.  La  élite  de  la  ciudad  prefería  vivir  en  los   altos  de  sus  negocios,  y  en  las  horas  de  visita  de  la  tarde,   entretenía  a  sus  amistades  en  sus  balcones.  Los  huéspedes   estrenaban  sus  binoculares  mirando  las  barcazas  de  cacao   que  cruzaban  los  recodos  del  río  que  las  llevaba,  río  arriba,   desde  el  Babahoyo  hasta  la  anchurosa  y  tranquila   prolongación  del  Guayas.  Los  edificios  coloniales  de  madera,   con  patios  interiores  avecindados,  se  alineaban  en  las  calles   de  piedra  de  Guayaquil.  En  el  extremo  norte  del  Malecón  se   encontraba  el  lujoso  Club  de  la  Unión,  uno  de  los  pocos   lugares  de  entretenimiento  fuera  del  hogar.  Por  lo  menos  un   centenar  de  las  familias  más  acaudaladas  vivían  en  Francia   donde  educaban  a  sus  hijos  y  desarrollaban  gustos  refinados   sobre  el  inmobiliario  y  el  modo  de  vestir.  En  tierra  firme,  el   inmigrante  vislumbraría  un  cúmulo  de  dificultades  como   para  abrigar  esperanzas.   Al  pasar  por  los  parques  citadinos  con  aspecto  de  jardines,   por  la  Catedral,  y  por  las  estatuas  conmemorativas,  el   inmigrante  muy  pronto  se  enfrentaría  con  las  realidades  de   los  atrasados  servicios  públicos  del  gran  Guayaquil.  Mientras   la  clase  alta  tenía  acceso  a  sirvientes  y  a  mercaderías   importadas  del  extranjero,  lo  que  permitía  a  sus  familias   tener  una  vida  cómoda,  el  ciudadano  común  de  la  llamada    

44


Perla del  Pacífico  tenía  las  de  perder.  Rápidamente  uno   dejaba  las  calles  pavimentadas  y  la  luz  eléctrica.  El  agua   potable  debía  ser  acarreada  en  barriles,  y  los  desagües   abiertos  cruzaban  las  calles  de  los  extramuros  y  los  patios.   Los  frecuentes  incendios  anteriores  a  1902,  demolieron  los   edificios  de  caña  y  madera  de  la  ciudad,  arrasando   simultáneamente  con  cuadras  enteras.  A  pesar  de  ello,  cada   crisis  traía  beneficios  a  alguien.  Un  inteligente  importador   con  crédito  abierto  en  el  extranjero,  podría  beneficiarse  de   los  incendios,  trayendo  rápidamente  mercancías  y   vendiéndolas  al  mercado  disponible.   La  reputación  de  Guayaquil  como  “hoyo  pestilente  del   Pacífico”  pudo  haber  llegado  al  inmigrante,  antes  de  que  éste   echara  su  suerte  a  favor  de  viajar  allá.  Por  cierto,  los   marineros  conocían  de  las  epidemias  recurrentes  de  fiebre   amarilla  que  se  iniciaron  en  1842.  Algunos  capitanes  de   buques  se  rehusaban  a  parar  en  el  puerto,  por  temor  a  que   sus  buques  no  fuesen  bienvenidos  en  otros  puertos  de   Sudamérica.  Los  inmigrantes  potenciales  también  pudieron   haberse  enterado  de  los  lluviosos  y  enfermizos  inviernos  de   Guayaquil,  cuando  estaban  en  su  apogeo  la  tuberculosis  y  la   disentería.  Los  funcionarios  consulares  estadounidenses   esquivaban  el  puerto  durante  los  inviernos,  pues  recordaban   los  fallecimientos  de  Thomas  Nast  y  Thomas  Biddle,   Cónsules  de  Estados  Unidos,  y  la  muerte  de  la  esposa  del   Cónsul  General  Goding,  en  1918,  debido  a  la  fiebre  amarilla.   Las  cisternas  y  barriles  de  agua  al  aire  libre  proporcionaban   sitios  de  primera  clase  para  la  reproducción  del  mosquito   Aedes  Aegypti.  La  muerte  de  la  señora  Goding  incitó  al   Ecuador  a  tomar  medidas.  En  1918,  el  gobierno  trajo  al  Dr.   Hideyo  Noguchi,  y,  gracias  a  su  labor,  al  año  siguiente  se   terminaron  las  plagas  de  fiebre  amarilla.  Podían  esperarse   enfermedades  tales  como  lombrices,  cólera  y  fiebre  tifoidea.   Como  ciudad  portuaria,  Guayaquil  también  albergó  la  peste   bubónica.   El  crecimiento  poblacional  de  la  ciudad  no  podía  depender   de  su  incremento  natural,  puesto  que  en  Guayaquil  las   enfermedades  y  las  muertes  infantiles  causaban  muchos   decesos.  La  migración  interna  elevó  las  cifras  de  población.   Por  entonces  había  también  que  contar  la  presencia  de   extranjeros.  Por  lo  general  se  trataba  de  jóvenes  decididos  a   vencer  todas  las  dificultades  en  busca  de  una  vida  mejor.  La   población  de  Guayaquil  había  aumentado  de  cerca  de  25.000   habitantes  en  1870,  a  45.000  en  1890.  Guayaquil  poseía  la   población  inmigrante  más  grande  del  país,  proporcionando   un  hogar  a  posiblemente  una  cuarta  parte  de  todos  los   inmigrantes.  Las  fuentes  del  historiador  Pineo  revelan  que,   en  1880,  la  ciudad  tenía  930  inmigrantes  extranjeros  adultos   (4%  de  la  población).  El  censo  de  1890  registró  un  total  de   4.388  extranjeros,  de  los  cuales  2.482  eran  peruanos.  Los    

45


colombianos, italianos,  asiáticos  (chinos)  y  españoles  les   seguían  en  ese  orden.  Los  “turcos”  totalizaban  cinco.   Los  libaneses  que  buscaban  hacer  una  carrera  en  el   comercio,  tendrían  un  interés  en  el  desarrollo  de  carreteras   que  conectasen  toda  la  costa  con  el  interior.  En  realidad,  la   costa  ecuatoriana  no  tenía  carreteras,  y  los  caminos  de   herradura  que  existían,  solo  podían  usarse  durante  la   estación  seca.  Esta  región  plana  dependía  de  una  extensa  red   de  ríos  que  nacían  en  la  sierra,  permitiendo  que  pequeños   vapores  o  estrechas  canoas  de  balsa  pudieran  navegar  casi   hasta  las  faldas  de  las  montañas.  A  medida  que  estas   corrientes  convergían,  fluían  en  dirección  sur  y  formaban   tributarios  más  grandes,  tales  como  el  Vinces,  Machala  y   Balao.  Estos,  a  su  vez,  formaban  el  gran  Babahoyo  y  el  Daule,   que  se  unían  en  Guayaquil  para  crear  el  río  Guayas.  Las   plantaciones  dedicadas  al  cultivo  de  cacao  se  ubicaban  en  las   orillas  de  los  ríos,  y  dependían  de  ellos  para  el  transporte  de   las  almendras  de  cacao  al  Puerto.  En  efecto,  tan   completamente  monopolizaban  estas  plantaciones  las  orillas   de  los  ríos,  que  los  terrenos  que  quedaban  más  allá  de  sus   huertos  y  fuera  del  alcance  de  sus  ríos,  quedaban  excluidos   de  todo  acceso  a  la  transportación.  Esa  tierra  quedaba   excluida  de  la  agricultura  de  exportación  y  del  mercado  local.   De  este  modo,  ser  agricultor  independiente  casi  no  constituía   una  opción  para  el  inmigrante  que  buscaba  fortuna.   El  hombre  de  comercio,  que  bien  podría  ser  un  vendedor   ambulante,  viajaría  en  balsa  o  en  mula  desde  el  puerto.  Hasta   1908,  cuando  el  ferrocarril  unió  Quito  con  Guayaquil,  la   única  opción  para  llegar  a  los  pueblos  de  la  sierra,  eran  los   caminos  de  herradura.   La  ciudad  de  Guayaquil  está  ubicada  en  el  centro  del  cantón   Guayas,  rodeada  de  tierras  agrícolas.  Aunque  la  mayor  parte   de  esta  tierra  laborable  se  dedicaba  al  lucrativo  cacao,   también  servía  para  cultivos  de  subsistencia,  tales  como  el   azúcar  y  el  banano.  Las  plantaciones  más  grandes  de  cacao   se  encontraban  al  norte  (río  arriba),  en  la  provincia  de  Los   Ríos  en  donde  la  fértil  cuenca  del  Guayas  proporcionaba  un   suelo  profundo,  abundancia  de  lluvias  y  una  temperatura   diaria  perfecta.  Junto  con  otros  pueblos  ribereños,  Vinces   ofrecía  oportunidades  comerciales  que  los  ecuatorianos   nativos  no  habían  explotado  en  su  totalidad.  Los   trabajadores  seguían  siendo  pobres  y,  en  muchos  casos,   estaban  sujetos  debido  a  las  deudas  contraídas  con  la  tienda   de  la  hacienda,  o  con  los  hacendados,  o  a  causa  de  las   celebraciones  religiosas  o  la  construcción  de  sus  viviendas.   Aún  así,  si  se  lo  compara  con  el  intercambio  en  la  sierra,  una   cantidad  considerable  de  dinero  pasaba  de  los  dueños  a  los   trabajadores.  Los  trabajadores  en  la  costa,  oficialmente  eran   una  fuerza  laboral  libre.    

46


Un buhonero  decidido,  viajaba  río  arriba,  hacia  Daule,   Milagro,  Babahoyo,  Palenque  y  Quevedo.  Se  daba  formas   para  llegar  a  puertos  costaneros  como  Esmeraldas,  Bahía  de   Caráquez  y  Manta,  y  también  a  Portoviejo.  Este  último   quedaba  en  las  planicies  costeñas.  Pero  tierra  adentro,  hacia   el  sur,  quedaban  más  pueblos  en  la  provincia  de  El  Oro,  tales   como  Machala  y  Pasaje.  Para  el  industrioso,  si  no   desesperado  emigrante,  la  posibilidad  de  comerciar  estaba   ahí.  Los  pobres  estaban  habituados  a  la  antigua  costumbre   de  endeudarse  con  la  tienda  de  la  hacienda,  y  tendrían  que   endeudarse  para  hacer  sus  compras.  Los  libaneses  eran  bien   conocidos  por  ofrecer  a  sus  clientes  la  oportunidad  de   comprar  ahora  y  pagar  después.  

Los Mercaderes Extranjeros Latinoamericanos

Como hemos  visto,  durante  el  período  colonial  los  españoles   atraían  a  los  extranjeros  para  que  desempeñaran  el  trabajo   rutinario  del  comercio.  Después  de  las  guerras  de   independencia,  los  forasteros  siguieron  viviendo  en  el  puerto   de  Guayaquil.  Los  ingresos  del  cacao  atrajeron  a  más   extranjeros,  a  quienes  los  ecuatorianos  siempre  dieron  la   bienvenida  y  patrocinaron  en  sus  empresas.  En  suma,  en  sus   respectivos  oficios,  los  extranjeros  aparecen  integrados  a  la   herencia  colonial  española.   La  dependencia  de  mercaderes  foráneos,  inspiró  al   académico  ecuatoriano,  ex  presidente  de  la  república  (1981-­‐ 1984)  Osvaldo  Hurtado  a  observar  que  “la  mayor  parte  de   las  actividades  comerciales  internas  y  externas  estaban  en   manos  de  inmigrantes  árabes,  italianos,  chinos  o   ecuatorianos  de  baja  condición  social;  las  familias   adineradas,  especialmente  de  la  sierra,  no  tenían  interés   alguno  en  los  negocios”.   La  dependencia  del  Ecuador  respecto  de  los  mercaderes   extranjeros,  no  se  diferenciaba  de  la  dependencia  existente   en  otros  países  que  habían  surgido  de  la  colonia  española.  En   la  mayor  parte  de  América  Latina,  los  inmigrantes  superaban   en  número  a  los  nativos  en  el  negocio  de  importación  y   ventas.  El  historiador  Eugene  Ridings  llegó  a  la  conclusión,   que  los  valores  tradicionales  latinoamericanos  sobre  la   sociedad,  esencialmente  se  relacionaban  con  la  vieja   aristocracia  terrateniente.  Estos  valores  inclusive  guiaban  a   los  blancos  más  pobres  que  carecían  de  tierra.  El  estigma  que   los  ricos  ponían  a  las  actividades  comerciales,  penetró  en   todas  las  capas  de  la  sociedad.  En  América  Latina  los  jóvenes   esperaban  y  se  preparaban  para  ser  funcionarios   gubernamentales  de  cuello  blanco,  pero  no  aspiraban  a  ser   contratados  como  dependientes  en  los  puestos  vacantes  del   comercio.  Los  mercaderes  extranjeros  competitivos   rehusaban  emplearlos  cuando  se  decidían  a  buscar  trabajo,  y   los  llamaban  “derrochadores  vagos”.    

47


En lo  que  se  refiere  a  la  adaptación  de  los  valores  y   tradiciones  coloniales  a  la  modernización  en  general,  tan   recientemente  como  en  el  año  de  1950,  Osvaldo  Hurtado  se   quejaba  de  que  las  tradiciones  empresariales  ecuatoriales  no   auspiciaban  los  negocios  o  estimulaban  la  economía.  Los   ecuatorianos  nativos  se  distanciaban  de  las  inversiones  y  la   capitalización  a  largo  plazo,  y  preferían,  en  su  lugar,  grandes   ganancias  inmediatas  para  mejorar  su  condición  social.  Se   carecía  de  formación  de  capitales,  así  como  de  técnicas,   innovación,  y  no  se  tomaban  riesgos.  Los  ecuatorianos   encubrían  las  evasiones  de  impuestos,  imponían  elevadas   barreras  tarifarias,  y  preservaban  un  esquema  de  ganancias   fáciles.  En  último  término,  dependían  de  los  préstamos   extranjeros.  Hurtado  estaba  destinado  a  convertirse  en   Presidente  del  Ecuador  en  los  años  80.   Dados  estos  inconvenientes  tradicionales,  el  empresario   ecuatoriano  todavía  tenía  sus  ventajas  internas  al  operar   desde  la  seguridad  que  le  confería  un  grupo  corporativo.   Pertenecía  a  una  red  socioeconómica  orientada  por  un   intercambio  de  favores  y  vinculada  a  privilegios  de  grupo.   Los  mercaderes  ingleses  y  europeos  no  tuvieron  dificultades   para  ingresar  a  la  red.  A  los  libaneses  no  les  fue  fácil.  Por   preferencia  trabajaban  prescindiendo  de  los  ecuatorianos,  y   éstos  les  trataban  como  un  enclave  étnico  a  ser  evitado.  A   ellos  les  fue  bien  y  entre  sus  ventajas  estuvo  la  libertad  de   innovación.   De  acuerdo  a  Seymour  Martin  Lipset,  el  desviado  social  es  el   más  propenso  a  convertirse  en  innovador.  El  desviado   rechaza  la  norma  y  la  manera  tradicional  de  hacer  las  cosas.   A  este  respecto,  los  inmigrantes  eran  desviados,  y  eran  más   propensos  que  los  locales  para  apartarse  de  la  línea  de  los   valores  sociales  existentes.  Tenían  menores  restricciones,   seguían  sus  propios  valores,  o  ensayaban  algo  enteramente   nuevo.  Los  inmigrantes  estaban,  con  frecuencia,  fuera  de  las   redes  corporativas,  y  eran  obligados  a  respaldarse  en  sus   propios  recursos.  En  su  sentido  positivo,  el  comportamiento   desviado  es  un  concepto  útil  al  preguntarnos  por  qué  los   libaneses  han  tenido  roles  de  liderazgo  en  la  economía  y   política  ecuatorianas.   Los  libaneses  aman  al  Ecuador  y  han  absorbido  mucho  de  la   rica  cultura  del  país.  En  lo  que  se  refiere  a  su  talento   económico,  no  se  han  desembarazado  de  sus  tradiciones   útiles  que  provienen  del  Levante.  Una  agresiva  actividad  de   importación  y  ventas  aparejada  de  innovaciones,  que   golpeaba  a  los  hombres  de  negocio  locales,  estaba  destinada   a  estallar  en  algún  tipo  de  choque  entre  las  culturas.  Cuando   recién  llegaron  tenían  el  sentido  de  permanecer  apartados.   Se  pusieron  a  hacer  negocio  de  acuerdo  con  sus  propios   valores  y  a  trabajar  a  un  ritmo  que  les  era  natural.  Esto  nos   lleva  a  abordar  el  tema  de  los  pioneros.    

48


49


CAPITULO III   LA  LLEGADA  DE  LOS  PRIMEROS  PATRIARCAS  

Pocos inmigrantes  del  Medio  Oriente  vinieron  al  Ecuador  en   las  postrimerías  del  siglo  XIX  e  inicios  del  actual,  y  aquellos   que  prosperaron  rápidamente  llegaron  con  capitales.  Este   capítulo  da  cuenta  de  la  presencia  de  los  buhoneros,   centrando  su  atención  en  los  patriarcas  pioneros  que   establecieron  muy  pronto  sus  almacenes  y  construyeron   familias  que  administraron  esos  negocios.  El  método   empleado  es  el  de  la  narración  de  historias  de  vida  de  un   selecto  número  de  pioneros,  pues  en  ellas  se  revela  el  calor  y   el  lado  humano  de  los  libaneses  y  se  dramatizan  las   tradiciones  libanesas  de  una  manera  peculiar.  Vale  la  pena   observar  a  estas  primeras  familias,  pues  sus  patriarcas  y  sus   descendientes  emergen  en  los  capítulos  siguientes  como   líderes  nacionales  en  el  campo  económico  y  político.  

Los Pioneros

Los violentos  disturbios  en  el  Líbano,  que  comenzaron  en  la   década  de  1840,  fueron  coetáneos  al  éxodo  de  los  primeros   hombres  del  Medio  Oriente  al  Ecuador.  (Véase  capítulo  I)  El   demógrafo  Branlio  Pérez  Marchanti  sostiene  que  en  1850   pocos  hombres  de  origen  palestino  vinieron  al  Ecuador.  Ellos   vendían  artículos  religiosos  de  Jerusalén,  tales  como   rosarios,  estatuas  sagradas  y  estampas.  Pudieron  haber  sido   mercaderes  trashumantes  que  no  hablaban  español,  pero   indicaban  a  los  ecuatorianos  que  venían  de  Nazaret,  el  lugar   de  nacimiento  de  Jesús.  Ecuador  siempre  fue  un  país   religioso.  Sin  embargo,  cuando  García  Moreno  se  convirtió  en   Presidente  en  1861,  constituyó  a  la  iglesia  Católica  en  su   aliada  política.  García  Moreno  dio  la  bienvenida  a  las  órdenes   religiosas  extranjeras  y  preparó  un  Concordato  con  el   Vaticano  por  medio  del  cual  se  prohibía  la  residencia  en  el   Ecuador  de  cualquier  “culto  disidente  o  cualquier  sociedad   condenada  por  la  iglesia”.  Durante  su  administración   llegaron  más  cristianos  de  Medio  Oriente  trayendo  cruces  y   artículos  religiosos.  Ningún  otro  comercio  podía  ser   políticamente  más  aceptado.  Por  el  año  de  1865  los   mercaderes  sirio-­‐libaneses  ya  vivían  en  Guayaquil  y   comerciaban  con  mercadería  en  general.  Félix  Salame  fue   uno  de  esos  inmigrantes  que  llegó  en  1865  y  eventualmente   se  casó  en  Guayaquil.    

50


Durante las  décadas  80  y  90  del  siglo  pasado,  la  creciente   población  y  la  falta  de  empleo  en  el  Levante,  fueron  los   factores  claves  que  empujaron  a  la  segunda  y  más  grande   oleada  de  sirio-­‐libaneses  que  decidieron  ir  al  exterior.  Sin   embargo,  varios  de  nuestros  entrevistados  en  el  Ecuador   querían  que  se  haga  conocer,  que  también  fue  un  factor   aquella  antigua  atracción  por  las  aventuras.  Al  ver  que  otros   se  iban,  uno  o  más  miembros  empezaban  una  campaña   metódica  dentro  de  la  familia  para  viajar  a  algún  lado.  Sus   raíces  fenicias  les  impelían  a  abandonar  Líbano  para  ver  el   mundo.  Para  la  mayoría  el  impulso  era  económico,  y  ningún   informante  se  refirió  a  la  persecución  religiosa.  La  socióloga   Naff  en  su  estudio  acerca  de  los  inmigrantes  sirios  a  los   Estados  Unidos,  enfatíza  en  las  motivaciones  económicas.   Podría  esperarse  que  los  cristianos  aludan  a  la  persecución   religiosa  como  causa  de  su  migración,  pero  ninguno  lo  hizo.   A  medida  que  los  cristianos  maronitas  estudiaban  las   posibilidades  de  hacer  dinero,  era  obvio  que  las  tierras   Musulmanas  se  interponían  al  norte,  al  sur  y  al  este.  Solo  el   oeste  quedaba  abierto.  Africa  y  Europa  occidental   permanecían  cerrados,  y  por  esta  razón  esos  destinos   atrajeron  a  muchas  personas  de  escasos  recursos.  Para  miles   de  sirio-­‐libaneses  América  era  la  tierra  donde  podían   ganarse  la  vida  y  escapar  de  las  presiones  demográficas  del   viejo  mundo  para  siempre.  Tal  como  lo  recordaba  un   inmigrante  sirio:  “Para  nosotros,  la  emigración  a  América  era   para  encontrar  abundancia,  riqueza  y  grandes   oportunidades.  De  hecho,  una  especie  de  paraíso  terrenal.  La   gente  nos  decía  que  las  calles  de  América  estaban   pavimentadas  de  oro”.  La  manía  de  irse  a  América  aumentó  a   medida  que  aquellos  que  ya  estaban  aquí  enviaban  por  sus   parientes,  y  se  escuchaban  historias  sobre  las  oportunidades   y  la  libertad.  Probablemente  nunca  sabremos  el  número   exacto  de  esos  súbditos  turcos  que  eran  cristianos  libaneses.   Hasta  la  I  Guerra  Mundial  a  los  libaneses  no  se  los  registraba   por  separado  sino  que  se  los  incluía  con  los  demás  sirios.   Tampoco  sabremos  cuántos  vinieron  al  Ecuador.   Los  sirios  y  maronitas  del  Líbano  tradicionalmente  fueron   pueblos  rurales  congregados  en  torno  a  aldeas  con  un  activo   comercio  y  vida  social.  Dotados  de  un   sentido  para  el  comercio,  los  inmigrantes  viajaban  a  la  costa.   Muchos  vivían  en  uno  de  los  pueblos  sirio-­‐libaneses  más   grandes,  por  un  tiempo  o  tal  vez  por  generaciones.  Los   inmigrantes  al  Ecuador  que  venían  dispuestos  a  establecer   un  almacén,  invariablemente  provenían  de  centros   comerciales  como  Damasco  y  Zahle,  o  de  Beirut.   A  fines  del  siglo  pasado,  multitudes  de  emigrantes   abordaban  los  buques  en  Beirut  decididos  a  hacer  dinero  en   el  Nuevo  Mundo  y  regresar  a  sus  aldeas  con  capitales  a  fin  de   tener  una  mejor  vida.  La  diáspora  alarmó  al  gobierno  turco    

51


otomano (la  Porte),  pues  significaba  una  pérdida  de  fuerza   de  trabajo  y  de  ingresos  por  concepto  de  impuestos.  Además,   los  súbditos  turcos  extremadamente  pobres  se  las   ingeniaban  para  llegar  tan  lejos  como  a  las  ciudades   mediterráneas  y  deambulaban  en  busca  de  trabajo.  Los   consulados  de  la  Porte  enviaban  informes  a  Constantinopla   dando  cuenta  de  las  multitudes  de  súbditos  turcos  que   deambulaban  por  las  calles  de  Marsella  y  de  Barcelona,   proyectando  una  imagen  otomana  negativa.  La  Porte  se   decidió  a  restringir  tanto  los  permisos  de  viajes  internos   (aquellos  utilizados  dentro  del  imperio),  como  los   pasaportes  para  viajar  al  exterior.  Se  limitaron  los  viajes   internacionales  de  personas  de  ventajosa  posición  social  que   poseían  documentos  de  viajes  apropiados.  Pero  las  mayores   restricciones  legales  únicamente  incrementaron  los  viajes   ilegales  y  la  documentación  ilegal.  También  crearon  un  buen   número  de  negocios  lucrativos  comprometidos  en  camuflar   emigrantes  y  sacarlos  de  Siria  y  del  Líbano.  En  Trípoli,  una   sociedad  encargada  de  los  arreglos  de  los  pasajes  ilícitos   prosperó  como  una  empresa  de  largo  aliento.  Esta  empresa   enviaba  a  sus  agentes  a  las  aldeas  de  la  Montaña,  les  ofrecía  a   los  potenciales  emigrantes  hacer  todos  lo  arreglos  para   burlar  la  inspección  otomana,  pasarlos  de  contrabando  hacia   los  vapores  en  pequeños  botes.  Les  ofrecía  préstamos   hipotecarios  a  tasas  de  intereses  exorbitantes,  y  les   preparaba  el  viaje  al  extranjero.  En  1907  el  informe  de  un   misionero  reveló  el  carácter  corrupto  de  estos  negocios  de   emigración  y  la  cosecha  de  oro  acumulado  por  agentes,   lancheros  y  funcionarios.   Para  el  libanés  que  desenvolvía  su  vida  en  una  aldea,  sin   experiencia  de  viajes,  este  sistema  agencioso  facilitaba  su   salida.  Con  el  tiempo,  un  número  de  colonias  libanesas  y   sirias  creció  a  lo  largo  de  los  puertos  del  Mediterráneo  y  de   Europa.  La  más  grande  se  desarrolló  en  Marsella.  Ahí  el   inmigrante  encontró  a  sus  compatriotas  administrando   hoteles,  como  cambistas  y  agentes  de  pasajes.  Todos  ellos   podían  darle  referencias  acerca  de  contactos  seguros  para   entrar  en  la  red  de  las  colonias  sirio-­‐  libanesas  en  el  exterior.   Este  sistema  de  agentes  desviaba  de  su  destino  a  muchos  de   sus  pasajeros.  Clark  S.  Knowlton  se  ha  referido  a  la  avaricia   de  los  agentes  navieros  que,  desviando  a  los  pasajeros  de  su   rumbo  vendían  pasajes  en  barcos  que  se  dirigían  a  Sao  Paulo,   Brasil.  Knowlton  señala  que  esos  agentes  querían  sacar   tajada  de  las  ganancias  de  las  compañías  que  transportaban   a  los  sirio-­‐libaneses  a  los  Estados  Unidos.  Los  emigrantes   pensaban  que  estaban  viajando  a  Estados  Unidos,  pero   desembarcaban  en  Sao  Paulo.  En  otras  ocasiones  los  barcos   que  hacían  la  travesía  eran  advertidos  de  las  enfermedades,   o  algún  otro  motivo  disuasivo,  en  su  puerto  de  ingreso.  Se   cambiaba  entonces  el  curso  hacia  otro  puerto  en  el  Atlántico.    

52


En el  camino,  los  empleados  del  barco  convencían  al   emigrante  de  que  acepte  el  cambio.  En  Nueva  York  un   emigrante  debía  pasar  exámenes  médicos  rigurosos,   mientras  que  en  Argentina  no  se  le  hacía  examen  alguno.   Ningún  inmigrante  entrevistado  para  este  estudio  recordaba   algún  examen  médico  realizado  en  el  puerto  de  Guayaquil.   Con  el  fin  de  disminuir  los  viajes  ilícitos,  el  gobierno  de  la   Porte  liberalizó  los  reglamentos  en  1892  y  aceptó  el  uso  de   permisos  para  viajes  internos  a  todos  los  puertos  del  Levante   y  del  Mediterráneo.  Pero  un  permiso  para  viajes  internos,   que  en  un  determinado  momento  se  recibía  con  la  intención   de  disimular  un  viaje  a  Egipto  o  Chipre,  que  estaban  dentro   del  Imperio  Otomano,  podía  ahora  servir  para  dirigirse  a   Marsella,  Génova  o  Nápoles,  y  de  ahí  al  Nuevo  Mundo.  En  su   periplo  un  emigrante  podía  hacer  un  recorrido  extenuante   por  los  puertos  del  Mediterráneo,  pero  en  Italia  podía   encontrar  líneas  navieras  competitivas,  con  las  más  bajas   tarifas  para  América.  Los  puertos  utilizados  por  estos  barcos   daban  al  Atlántico.  No  importa  cuán  conocidos  podían  haber   sido  estos  arreglos,  difícilmente  podían  haber  afectado  a  los   emigrantes  que  partían  para  el  Ecuador.  Antes  de  la  apertura   del  Canal  de  Panamá  en  1914,  Guayaquil  no  estaba  entre  las   opciones  de  los  barcos  provenientes  del  Océano  Atlántico.   Para  arribar  a  Guayaquil,  los  pasajeros  debían  desembarcar,   cruzar  Panamá,  ya  sea  por  ferrocarril  o  en  mula,  y  luego   tomar  un  vapor  en  el  Pacífico  para  dirigirse  al  sur  hacia  la   cuenca  del  Guayas.   Los  futuros  ecuatorianos  también  eran  independientes  de   aquellos  que  viajaban  en  caravanas.  Estas  caravanas  eran   grupos  organizados  de  súbditos  otomanos  que  por  cientos   llegaban  a  México  y  al  Brasil.  Con  frecuencia  eran  barcadas   de  pobladores  rurales  organizados  por  la  red  de  Trípoli  o  los   agentes  navieros  Para  aquellas  barcadas  de  viajeros,  el   término  geográfico  “América”  podría  haber  significado   cualquier  lugar  en  el  Nuevo  Mundo.  Los  relativamente  pocos   sirio-­‐libaneses  que  llegaron  al  Ecuador  viajaron  solos,  o  en   pequeños  grupos  de  tres  o  cuatro,  y  probablemente  conocían   con  exactitud  adonde  iban.  Antes  de  partir  del  Mediterráneo   sabían  que  llegar  al  puerto  de  Guayaquil  significaba  un   transbordo  en  Panamá.  Esto  puede  explicar  por  qué  los   inmigrantes  pioneros  al  Ecuador  tenían  experiencia   comercial,  capacidades  como  importadores  y  capital.   Para  todos  los  que  venían  al  Nuevo  Mundo,  la  inmigración   era  costosa.  El  emigrante  libanés  requería  documentos  de   viaje  y  salida,  dinero  para  el  viaje  transatlántico,  para   comprar  mercadería  en  los  puertos  italianos  para  su  reventa   en  América,  y  dinero  suficiente  para  mantenerse  por  unos   meses.  La  pobreza  no  disuadía  a  los  jóvenes.  La  extrema   pobreza  era  rara  en  el  Líbano.  El  joven  reunía  el  capital  a   través  de  la  venta  de  su  tierra  en  la  Montaña,  o  por  medio  de     53


préstamos familiares,  o  a  través  de  préstamos  a  extraños  aún   cuando  cobrasen  tasas  exorbitantes.  Beirut  se  regía  por  el   patrón  oro,  estaba  ligada  a  la  economía  de  Occidente,  tenía   bancos  y  había  dinero  disponible.  Los  descendientes  de  estos   pioneros  que  llegaron  con  capitales  señalan  con  orgullo  a  ese   puñado  de  primeros  inmigrantes  que  conocieron.  Judith  Isa,   cuyos  padres  vinieron  en  1889,  alega  que  todos  los  libaneses   llegaron  con  algún  dinero.  Basándose  en  su  experiencia   personal  recuerda  que,  a  su  llegada,  su  padre  estableció  un   almacén  en  el  centro  de  Guayaquil,  y  que  ella  creció  con   otros  libaneses  que  habían  hecho  lo  mismo.  

El Arribo a Guayaquil

Un inmigrante  que  llegaba  al  Golfo  de  Guayaquil  por  esos   años,  probablemente  habría  abordado  un  buque  en  Panamá,   bajado  a  la  costa  del  Pacífico  y  viajado  río  arriba  por  el   Guayas,  en  un  vapor  de  propiedad  de  la  operadora  británica   Pacific  Steam  and  Navegation  Company.  Su  barco  se   acercaría  al  muelle  fluvial,  el  Malecón,  y  echaría  anclas.   Posteriormente  una  lancha  lo  conduciría  a  la  orilla  de  uno  de   los  muchos  muelles  de  madera.  El  mero  proceso  de  entrada   no  requería  de  un  visado,  sino  solamente  de  un  registro   informal  de  la  nacionalidad  y  de  los  documentos  de  viaje.  El   inmigrante  saldría  a  esas  calles  de  la  ciudad,  saturadas  con  el   aroma  de  las  almendras  del  cacao,  y  se  hallaría  en  el  mero   centro  citadino.   El  típico  recién  llegado  tendría  suerte  si  podía  ir   directamente  a  un  almacén,  o  a  la  casa  de  un  compatriota   que  hubiese  llegado  antes.  A  menos  que  tuviera  suficiente   capital,  sus  parientes  probablemente  lo  enviaban  de  viaje   con  un  fardo  de  mercadería  fuera  del  puerto,  hacia  el  interior   del  país,  o  río  arriba.  La  máxima  meta  para  tal  individuo  era   convertirse  en  importador.  La  importación  resultaría  ser  la   actividad  más  lucrativa  de  Guayaquil,  aún  más  que  la   exportación  de  cacao.  Además,  estaba  ingresando  a  una   ciudad  en  la  cual  su  vida  social  sería  restringida.  La  mezcla   racial  era  tan  común  en  los  niveles  inferiores  de  la  sociedad,   que  se  podía  escuchar  a  los  ecuatorianos  costeños  referirse  a   la  predominancia  de  estas  castas  entre  ellos,  como  prueba  de   su  disposición  a  aceptar  todo  tipo  de  personas.  Pero  la   aceptación  dentro  de  ese  nivel  social  que  facilitaba  los   matrimonios  mixtos,  así  como  los  intercambios  sociales  y   comerciales  con  las  redes  de  acaudaladas  familias  de  la   ciudad,  requería  de  ancestros  europeos  o  estadounidenses,   piel  clara  y  riqueza.  Como  lo  hemos  anotado  arriba,  los   ecuatorianos,  como  la  mayoría  de  los  occidentales,  miraban   al  mundo  semita  con  incomprensión  y  desconfianza.  Cuando   este  inmigrante  caminaba  por  las  calles  de  Guayaquil,  sería   visto  de  modo  diferente,  como  un  semita,  y  rápidamente  se   lo  identificaba  como  turco.    

54


El libanés  con  capital  progresó  rápidamente.  Algunos  ya   tenían  negocios  en  el  exterior  y  los  trasladaron  o  abrieron   sucursales  en  el  Ecuador.  Los  libaneses  establecían  casas  de   exportación  en  París,  y  los  importadores  ecuatorianos  iban   regularmente  a  Francia  a  comprar  mercadería.  Ellos  se   relacionaban  y  establecían  líneas  de  crédito  con  los   libaneses.  Los  adinerados  libaneses  franceses  también   habían  conocido  a  los  opulentos  productores  cacaoteros,   cuyas  familias  derrochaban  su  dinero  en  París.  Habían   descubierto  que  el  mercado  guayaquileño  para  el  que   vendían  estaba  en  expansión,  de  tal  modo  que  con  el  tiempo   ellos  mismos  fueron  a  Guayaquil  a  poner  en  marcha  nuevos   almacenes.  Gabriel  Farah  llegó  de  París  en  1875.  Su  almacén   estaba  registrado  como  el  de  los  Hermanos  Farah  (Farah   Freres).  El  publicaba  sus  relaciones  con  los  otros  almacenes   de  la  familia  en  Francia,  Río  de  Janeiro  y  otras  ciudades  de   América  Latina.   Farah  trabajó  conjuntamente  con  empresas  familiares   ecuatorianas  de  mayor  tamaño  y  que  tenían  muchos  vínculos   sociales  que  les  proporcionaban  privilegios  locales  de   patronazgo  y  una  red  de  negocios.  Su  ventaja  residía  en  la   capacidad  de  mercadeo  y  el  uso  del  concepto  familiar  El   inicio  de  la  conscripción  turca  en  1910  tuvo  el  efecto  de   hacer  venir  a  los  sobrinos  de  Farah,  los  hermanos  Raad,  al   Ecuador.  Farah  los  hizo  administradores  de  las  sucursales  de   los  almacenes.  Se  adentró  en  las  tradiciones  de  su  nuevo  país   y  comenzó  a  construir  una  extensa  familia  patriarcal.  La   confianza  en  los  parientes  se  engrandeció  en  un  lugar   extraño,  proporcionándole  un  personal  leal,  continuidad  y   una  garantía  de  vigorosos  hábitos  de  trabajo.  Cuando  Gabriel   murió  en  1896,  sus  hijos  Rafael,  Gabriel,  José  y  María,   heredaron  su  negocio.  Como  herederos  de  Gabriel  M.  Farah  y   Cia.,  registraron  nuevamente  la  empresa  como  Farah  Freres.   Sus  matrimonios  endogámicos  fortalecieron  los  vínculos  con   otros  libaneses,  y,  desde  el  punto  de  vista  económico,  les   robustecieron  y  expandieron.  Hacia  1920  su  almacén  vendía   telas  de  casimir,  de  seda  y  de  algodón.  También  exhibía   vestidos,  perfumes,  adornos  para  casa,  artículos  para   bautizos  y  sombreros  de  mujer.  Los  informantes  mayores  lo   recuerdan  como  el  almacén  más  elegante  de  la  ciudad.  La   firma  declaraba  activos  por  más  de  S/.300.000  ($150.000).   Los  ecuatorianos  nativos  poseían  privilegios  locales,  pero   ahora  tenían  que  competir  con  una  réplica  de  la  empresa   familiar  de  Beirut.  (Véase  el  capítulo  1).  Ambas  culturas   derivaban  sus  costumbres  del  Mediterráneo,  donde  se   confiaba  en  la  reciprocidad  y  solidaridad.  Conscientemente,   los  libaneses  desarrollaron  aún  más  estas  prácticas,  y  en  la   primera  generación  se  abrieron  camino  en  un  nuevo  país,   poniendo  el  acento  en  la  dinámica  de  la  empresa  familiar.   Casos  como  el  de  los  Farah,  de  hombres  que  comenzaron  con    

55


capital y  cuyas  familias  llegaron  a  posiciones  de  liderazgo,   constituyen  el  interés  focal  de  este  estudio.  

Los Vendedores Ambulantes y el Arte de los Negocios

Una percepción  común  sobre  los  libaneses  es  la  de  un   vendedor  ambulante,  percepción  dejada  por  el  inmigrante   libanés  alrededor  del  mundo.  Aunque  esa  imagen  no  empate   con  las  trayectorias  de  los  hombres  que  estudiaremos,  las   habilidades  del  buhonero  ofrecen  indicios  sobre  el  libanés.   Efectivamente,  numerosos  inmigrantes  libaneses  cuyos   descendientes  viven  con  gran  comodidad  hoy  día  en  el   Ecuador,  comenzaron  como  vendedores  callejeros.  Los   libaneses  particulares  a  los  que  entrevisté  sentían  orgullo  de   su  ancestro  de  buhoneros.  Uno  de  ellos  reclamaba  tener  tal   ascendencia  cuando  en  realidad  no  tenía  ninguna.  El   vendedor  ambulante  llenaba  un  pequeño  pero  importante   vacío  en  la  economía.  El  libanés  recurría  a  sus  habilidades   innatas,  a  su  compulsión  por  viajar  y  a  su  fuerte  voluntad   para  emprender  por  los  malsanos  ríos  tropicales  y  por  los   elevados  senderos  de  los  Andes.   Cuando  los  primeros  inmigrantes  descendían  de  los  barcos   en  Guayaquil,  merodeaban  por  las  calles  como  hombres   desempleados.  Se  mezclaban  en  ellas  con  los  serranos,  las   castas  y  los  indígenas.  La  mayor  parte  de  estos  hombres   esperaban  conseguir  trabajo  en  las  plantaciones  cacaoteras   donde  podían  doblar  los  salarios  que  recibían  en  la  sierra.   Otros  querían  encontrarlo  en  Guayaquil.  Al  hallar  escaso   trabajo  disponible,  algunos  trabajaban  en  servicios  o   competían  como  jornaleros  en  los  muelles.  Los  vendedores   subempleados  se  alineaban  en  las  calles.  El  vendedor  libanés   típico  abandonaba  Guayaquil  para  hacer  su  fortuna,  pero   primeramente  recurría  a  sus  parientes  y  a  sus  paisanos  para   que  lo  ayuden.   Los  sirio-­‐libaneses  se  parecían  a  los  judíos  que  inmigraron   pues  eran  víctimas  inmediatas  del  prejuicio,  y,  de  la  misma   forma  que  hicieron  los  judíos,  se  volcaban  sobre  sus  grupos  y   se  apoyaban  vigorosamente  unos  a  otros.  Como  habitantes   del  Medio  Oriente  que  se  iniciaban  en  Occidente,  sus  vínculos   de  grupo  cerrado  resultaban  vitales  para  la  sobrevivencia.   Los  que  ya  se  habían  establecido  daban  la  bienvenida  a  los   recién  llegados,  les  prestaban  dinero,  les  proporcionaban  un   bulto  de  mercadería  a  crédito,  les  daban  consejos  sobre   cómo  vender,  y  les  hacían  acompañar  de  un  experimentado   buhonero  por  los  lugares  más  remotos  del  país.  Los  sirio-­‐ libaneses  tuvieron  éxito  en  los  sectores  rurales,  hacia  donde   otros  extranjeros  vacilaban  ir.  En  el  Ecuador  practicaban  con   entusiasmo  el  castellano,  vendían  artículos  pequeños,  tales   como  hilos,  imperdibles  y  peinillas,  a  precios  cómodos,  y  lo   hacían  a  crédito.  Si  el  trabajador  de  la  hacienda  o  su  esposa   no  tenían  dinero,  les  dejaban  de  todos  modos  la  mercadería  y    

56


les cobraban  en  una  próxima  oportunidad.  Los  libaneses   daban  descuentos,  visitaban,  y,  en  medio  de  la  venta,  hacían   sentir  bien  a  sus  clientes.  Estos  hombres  del  Levante   desplegaban  su  generosidad,  calor  y  comprensión  para  con   los  habitantes  rurales.  El  peón  y  su  mujer  daban  la   bienvenida  a  la  visita  del  buhonero  y  esperaban  su  regreso.   Con  la  finalidad  de  comprar  por  adelantado  su  propio   surtido,  el  buhonero  trabajaba  a  crédito  con  un  paisano  en   Guayaquil.  Este  actuaba  como  su  banquero,  su  acreedor,  y  le   proporcionaba  una  casilla  de  depósito  para  su  dinero,   mientras  viajaba  por  los  peligrosos  campos.  Los  vínculos  al   interior  del  grupo  y  muy  frecuentemente  una  mejor   educación  básica,  le  brindaban  oportunidades  que  el   trabajador  emigrante  de  la  hacienda  serrana  no  las  tenía.  El   serrano  carecía  de  tradiciones  comerciales  en  las  cuales   respaldarse,  no  tenía  a  nadie  que  le  aconseje  y   significativamente  tampoco  tenía  quien  le  proporcione  el   primer  bulto  de  mercancías  para  vender.   El  ecuatoriano  no  tenía  el  mismo  respeto  por  el  comercio  y   tampoco  lo  consideraba  un  arte  en  la  forma  que  lo  hacían  los   libaneses.  En  el  drama  ecuatoriano  de  Henry  Raad,  La  Nueva   Semilla,  el  personaje  de  Manuel  se  presenta  como  un   ecuatoriano  decidido  a  aprender  de  dos  libaneses  cómo   vender  en  las  calles  de  Guayaquil.  Brahim  y  Najib  le  envían  a   vender  con  una  bandeja  de  mercaderías  y  luego  con  telas.   Manuel  vocea,  camina  por  las  calles  y  vende  poco.  Sus   amigos  se  mofan  de  él  y  lo  llaman  “turco  falso”.  Preocupado,   declara  que  no  nació  para  vender  nada  y  quiere  devolver  la   mercadería.  “Trabajaré  en  cualquier  otra  cosa.  Por  ejemplo,   deme  un  sueldo  y  un  trabajo  fijo”.  No  quiere  despojarse  de   sus  valores,  de  su  concepto  de  un  trabajo  apropiado,  o  de  su   responsabilidad.  Persevera  porque  necesita  el  dinero  y   quiere  ser  dueño  de  un  almacén.  A  lo  largo  del  drama  se   asombra  de  los  trucos  que  se  hacen  mutuamente  los  dos   amigos  libaneses,  por  otro  lado  tenderos  rivales.  Manuel  se   pregunta  ¿puede  esto  llamarse  amistad?   El  vendedor  callejero  típico  llegaba  soltero  y  sin  el  estorbo   de  los  dependientes.  Ya  que  al  principio  tenía  que  cargar  un   pesado  bulto  a  sus  espaldas,  sus  primeros  ahorros  podría   gastarlos  en  una  mula  o  en  una  canoa,  para  transportarse  a   los  pueblos  más  aislados  y  a  las  haciendas  más  distantes  río   arriba,  alejadas  de  los  pueblos  vecinos  al  puerto  de   Guayaquil.  En  sus  viajes  por  el  interior,  buscaría  un  local  en   el  cual  pudiese  prosperar  una  tienda.  Con  el  tiempo   compraría  un  lote  de  terreno  para  su  almacén.  Enviaría  por   sus  parientes  al  Líbano  y  los  haría  trabajar  con  mercadería   fuera  de  su  almacén,  sobre  la  base  de  una  comisión.  Podría   enviar  por  una  esposa  o  una  novia.  Al  establecer  su  hogar  en   los  altos  del  almacén  y  llevar  una  vida  frugal,  acumulaba   dinero,  llevaba  más  mercancías  río  arriba  desde  Guayaquil  y    

57


se convertía  en  un  comerciante  al  por  mayor.  Los  más   exitosos  se  mudarían  a  una  segunda  ciudad  o  establecerían   una  sucursal.  Buscaría  tener  crédito  en  el  exterior  a  fin  de   poder  alcanzar  la  meta  final:  ser  un  importador.   La  mujer  libanesa  pionera  jugaba  un  papel  importante  en  el   negocio  familiar.  También  era  vendedora  ambulante.  Los   guayaquileños  recuerdan  a  estas  mujeres  que  iban  por  las   calles  con  bultos  de  telas  envueltos  en  una  sábana  echados   sobre  sus  hombros.  La  libanesa  tocaba  de  puerta  en  puerta  y,   entonces,  tenía  que  convencer  a  la  sirvienta  que  haga  bajar  a   la  señora  de  la  casa  a  revisar  sus  cortes  de  telas  para   vestidos  y  uso  en  el  hogar.  La  libanesa  más  afortunada,  cuyo   esposo  poseía  un  almacén,  aprendía  a  manejar  todas  las   tareas  del  negocio.  Trabajaba  sola  cuando  su  marido  se  iba  a   vender  mercancías  por  los  ríos  y  faldas  de  los  Andes.  La   costumbre  de  que  la  mujer  trabajara  no  se  extinguió   fácilmente.  Cuando  la  familia  se  tornaba  próspera,  con  mayor   frecuencia  continuaba  ocupándose  del  trabajo  en  la  caja,  o  en   las  ventas,  o  en  el  mantenimiento  del  local.  Trabajaba   mientras  materialmente  podía  hacerlo.  Las  mujeres  gustaban   de  sus  vínculos  con  el  mundo  de  los  negocios.  Ir  de  visita  y   pasar  tiempo  en  horas  de  trabajo  les  parecía  absurdo.  Eran   mujeres  de  negocio  positivas;  su  cultura  les  permitía  ser   positivas.  Las  libanesas  de  70  años  y  más,  todavía  tienen  la   reputación  de  llegar  directamente  a  sus  almacenes,  en  el   centro  de  Guayaquil,  luego  de  asistir  a  la  primera  misa  de  la   mañana.  Los  vecinos  saben  que  se  trata  de  la  libanesa  que   abre  su  almacén,  cuando  escuchan  el  sonido  de  la  cortina   metálica  levantándose  antes  que  las  de  sus  vecinos.  Pocas   horas  después  una  nuera  le  ayudará.  Su  esposo  ya  tiene  otras   empresas,  o  está  vendiendo  mercadería.  El  almacén  puede   ser  extremadamente  modesto,  pero  este  negocio  familiar   pudo  haber  mantenido  a  sus  hijos  y  nietos  en  las   universidades  de  los  Estados  Unidos.  La  mujer  anciana  de  la   década  de  los  90,  que  está  detrás  del  mostrador,  casi  con   seguridad  sigue  todavía  los  hábitos  de  sus  antepasados   buhoneros  y  tiene  un  patrón  de  bajo  consumo.  Puede  ser   también  una  millonaria.  

Los Patriarcas Pioneros En 1905  el  Ecuador  encabezaba  las  exportaciones  mundiales   de  cacao  y  el  tonelaje  de  granos  aumentaba  año  tras  año   hasta  que  alcanzó  su  cima  en  1914.  Una  buena  parte  del  oro   del  cacao  se  fue  para  Francia.  Los  dueños  de  haciendas  y   exportadores  ecuatorianos  enviaban  a  sus  familias  a  vivir  en   París  y  en  Biarritz  donde  permanecían  por  años.  Los   hombres  también  se  quedaban  en  el  exterior  por   temporadas  de  meses  y  años,  educando  a  sus  hijos  en  la   enseñanza  de  un  perfecto  francés,  enviándolos  a  escuelas   francesas  y  jugando  en  los  hipódromos.  Tanto  el  dinero,   como  parte  del  liderazgo  local  necesario  para  la    

58


modernización, se  fue  al  exterior.  Pero  no  totalmente.   Algunas  familias  se  turnaban  en  sus  vacaciones  y  otras  nunca   dejaron  el  país.  Los  ecuatorianos  del  puerto  trabajaban   largas  horas  en  el  calor  tropical  de  sus  oficinas.   Administraban  la  mayoría  de  las  casas  de  exportación,  y   desarrollaban  la  banca  como  herramienta  de  su  comercio   internacional.  Las  ganancias  de  las  exportaciones  salieron  al   exterior,  pero  también  a  Quito,  donde  los  políticos,  y   sirvieron  para  pagar  las  obras  públicas  regionales.  Las   importaciones  florecieron.  Para  el  año  de  1909  cuatrocientas   casas  de  importación  se  alineaban  en  el  Malecón  de   Guayaquil  y  en  las  calles  transversales  que  conectaban  con   él.  La  ciudad  tenía  setenta  y  seis  empresas  de  negocios  que   podían  exhibir  un  capital  por  sobre  los  cien  mil  sucres.  Quito,   la  capital  del  país,  solo  tenía  cinco  empresas  de  negocios  en   esta  posición.  En  el  Apéndice  I  el  lector  puede  encontrar  a  los   notables  pioneros  libaneses  que  pertenecían  a  esta   comunidad.   Antes  del  estallido  de  la  I  Guerra  Mundial  en  1914,  llegaron   al  Ecuador  cuatro  destacados  libaneses.  Se  trataba  de   Esteban  Antón  Iza,  Jorge  Elías  Bucaram,  Meme  Kozahya   Abihanna  y  Elías  Ward.  Meme  Kozahya  pronto  cambió  su   nombre  por  el  de  Emilio  Isaías,  aconsejado  por  una  mujer   ecuatoriana  que  pensó  que  Isaías  (un  apellido  ibérico)  sería   más  fácil  de  pronunciar  para  los  ecuatorianos.  De  los  tres,   Kozahya  fue  el  que  vino  con  menos  dinero,  pero  el  negocio   familiar  que  fundó  fue  el  más  exitoso  de  todos.  Aunque   difieran  en  el  detalle,  las  historias  de  sus  trayectorias   resultan  útiles  para  subrayar  los  rasgos  comunes  de  la   cultura  libanesa  que  los  condujo  al  éxito.   Esteban  Antón  Iza  era  un  hombre  educado,  poseía  un   modesto  capital  y  su  carrera  fue  de  plenas  realizaciones.   Todo  comenzó  con  su  arribo  el  4  de  julio  de  1907.  Nació  el   10  de  agosto  de  1887  en  un  pequeño  valle  en  la  cordillera  del   Líbano  conocido  como  Habeline  Bled  Djoubeil.  Allí  creció  con   tres  hermanos  y  dos  hermanas  y  asistió  al  colegio  local   Guadi-­‐Elcaren.  La  familia  vivía  modestamente  en  una   pequeña  casa  de  ladrillo  bien  reforzada,  tras  de  la  cual  se   elevaban  las  montañas.  Terminó  su  educación  superior  en  el   Instituto  Bier-­‐Elhait,  por  lo  que  estaba  mejor  educado  que  la   mayor  parte  de  los  inmigrantes  libaneses.  A  los  17  años   abrió  una  pequeña  escuela  y  en  su  tiempo  libre  estudiaba   leyes  y  leía  mucho.  Le  fascinaban  los  libros  sobre  tierras   extranjeras  y  empezó  a  sentir  que  tenía  que  descubrir   nuevos  mundos.  A  los  19  años  abandonó  la  idea  de  ser   abogado  y  se  marchó  del  Líbano,  no  solo  para  satisfacer  su   necesidad  de  encontrar  nuevos  horizontes,  sino  también   para  liberarse  de  las  restricciones  otomanas  impuestas  a  los   libaneses  maronitas.    

59


Cuando tuvo  20  años,  Esteban  Antón  reunió  el  dinero  para   irse  de  Habeline,  dirigirse  a  Beirut  y  embarcarse  en  un  buque   francés  perteneciente  a  la  Compañía  “Massejerie”  que   zarpaba  para  Marsella.  Esto  ocurría  el  21  de  mayo  de  1907.   El  viaje  era  lento  y  la  mayor  parte  de  los  buques  atracaban   en  muchos  puertos.  En  Marsella  pudo  haber  conocido  a  otros   libaneses,  gracias  a  la  existencia  de  la  gran  colonia  siria  que   había  allí.  Después  de  seis  días  partió  en  tren  para  Bordeaux   en  donde  abordó  un  buque  de  la  Compañía  Transatlántica   Francesa  y  se  dirigió  al  Ecuador.  La  travesía  atlántica  hacia   Colón  en  Panamá  duró  veinticuatro  días.  Tomó  un  tren  para   cruzar  el  istmo  hacia  la  ciudad  de  Panamá  y  finalmente   abordó  un  buque  inglés  que  lo  llevó  hasta  Guayaquil.  De   acuerdo  a  sus  escritos,  Antón  siguió  una  agenda  fija.   El  arribo  de  Antón,  desde  luego,  se  dio  en  el  momento   culminante  de  la  prosperidad  cacaotera  y  en  el  segundo   puerto  más  grande  del  pacífico  sudamericano.  Esta  realidad   era  conocida  en  el  Líbano.  No  conocemos  qué  contactos  tenía   en  Guayaquil.  El  siguió  una  agenda  familiar  para  el   inmigrante  libanés:  solo  pasó  un  corto  tiempo  en  el  puerto  y   luego  partió  en  busca  de  un  lugar  en  el  cual  todavía  no  se   hubiese  atendido  la  comercialización  de  mercaderías  al   menudeo.  Buscaba  un  sitio  en  el  cual  los  ecuatorianos  que   estaban  aislados  tuviesen  dinero  para  gastar  y  necesitasen   mercancías  traídas  desde  el  puerto.  Después  de  un  viaje  a  lo   largo  de  la  planicie  costeña,  Esteban  se  encontró  con  Vinces,   un  pueblo  en  el  corazón  del  distrito  cacaotero  de  Los  Ríos.   Aquí  se  cultivaba  el  cacao  de  mejor  calidad.  Y  aunque  los   hacendados  vivían  en  Guayaquil  o  en  el  exterior,  invertían  en   este  pequeño  pueblo  con  arquitectura  de  madera  y  bambú,   suficiente  dinero  como  para  poderlo  denominar  el  “París  del   Ecuador”.  Antón  se  quedó  en  Vinces  tres  meses,  antes  de   viajar  a  lomo  de  mula  a  Latacunga,  en  la  provincia  del   Cotopaxi.  Esta  pequeña  ciudad  andina  quedaba  al  sur  de   Quito,  a  una  altitud  de  más  de  9.200  pies.  El  ferrocarril  de   Guayaquil  a  Quito,  que  se  encontraba  en  construcción,   partiría  de  Daule,  en  la  otra  orilla  del  río  frente  a  Guayaquil,  y   terminaría  en  la  capital.  Dado  que  Latacunga  había  sido   designada  como  una  de  las  estaciones  del  ferrocarril,  Antón   abrió  allí  su  pequeño  almacén.   Antón  demostró  tener  capacidad  de  riesgo  e  innovación  al   trasladar  su  negocio  a  Quito,  y  de  allí,  nuevamente,  a   Riobamba,  capital  de  la  provincia  andina  del  Chimborazo,  en   1909.  La  tan  dilatada  vía  férrea  se  inauguró  en  julio  de  1908.   Riobamba  era  la  estación  de  ferrocarril  más  importante  en   los  Andes  después  de  salir  de  Guayaquil  y  florecería  como   centro  comercial  y  bancario.  A  juzgar  por  las  entrevistas,   para  un  buen  número  de  inmigrantes  libaneses  que  se   habían  mudado  de  Riobamba  a  Guayaquil,  o  a  Quito,  aquella   había  sido  su  primer  hogar.    

60


El mismo  año  que  Antón  estableció  el  almacén  de  Riobamba,   su  hermano  Naum  llegó  del  Brasil.  Los  dos  hermanos   registraron  el  negocio  de  Riobamba  a  su  nombre,  firmando   ante  el  notario  del  cantón  el  27  de  octubre  de  1909.  Se   especializaban  en  la  importación  de  telas,  sombreros,   bastones,  calzado  y  otros  artículos  que  no  se  hacían  en  el   Ecuador,  o  que,  en  su  defecto,  fuesen  manufacturas  de  baja   calidad.  Un  tercer  hermano,  Wadih  llegó  en  1915.  Al  enviar   por  sus  hermanos,  Antón  amplió  y  fortaleció  la  pirámide   familiar.  El  éxodo  de  los  tres  hijos  dejó  a  su  madre  y  al  resto   de  niños  solos  en  Líbano.  Los  hijos  comenzaron  una  práctica   de  visitas  periódicas  rotativas  a  Habeline  en  el  Líbano.   En  1913  Esteban  colocó  temporalmente  a  Naum  a  cargo  de   todos  sus  negocios.  Esto  le  permitió  viajar  al  Líbano  y  a   Europa  para  estudiar  los  mercados  y  realizar  compras.  En   1915  Esteban  le  encargó  a  Wadih  el  almacén  de  Riobamba   llamado  “N.Antón  y  Hermano”,  mientras  se  mudaba  a   Guayaquil.  El  almacén  del  puerto  se  convirtió  en  el  cuartel   general  de  la  empresa  familiar  y  desde  allí  Antón   administraba  sus  diversas  posesiones.  Un  almacén  quiteño   que  llevaba  el  nombre  de  su  gerente,  Antonio  Kiuan,  era  una   de  ellas.  Esteban  Antón  actuaba  con  rapidez.  Vino  con  capital   y  acumuló  más  capital,  se  movió  fácilmente  en  distintos   ambientes  empresariales,  sacó  ventaja  de  la  economía   cacaotera  y  del  ferrocarril,  y,  en  una  década,  era  dueño  de   almacenes  en  las  dos  principales  ciudades  del  Ecuador.  El   nepotismo  le  brindó  excelentes  gerentes  y  cuando  ya  no  tuvo   ningún  otro  hermano  a  quien  traer,  empleó  a  un  paisano   libanés.   Los  libaneses  mantenían  ideas  tradicionales  acerca  del   matrimonio.  Esperaban  que  un  hombre  retrasara  su   matrimonio  hasta  alcanzar  un  nivel  aceptable  de  éxito.  Como   resultado,  con  frecuencia  el  hombre  era  mayor  a  su  esposa   en  quince  años  o  más.  Esteban  Antón  creyó  que  estaba  listo   para  casarse  cuando  tenía  veintiocho  años.  En  1915  pidió  la   mano  de  Cristina  Díaz  Salem.  Según  se  cuenta,  la  conoció   cuando  hacía  de  padrino  en  un  bautizo.  Cristina  nació  en  el   Líbano  y  era  hija  de  Jacobo  Díaz  (Yacoub  Koudais)  y  Martha   Salem  de  Díaz.  La  familia  llegó  al  Ecuador  cuando  ella  tenía   nueve  años,  y  se  casó  con  Esteban  cuando  tenía  catorce.  El   periódico  El  Telégrafo  del  12  de  julio,  traía  un  artículo  de   considerable  extensión  sobre  el  matrimonio,  en  el  que  se   describía  la  casa  y  su  decoración.  La  lista  de  regalos   publicada  incluía  a  la  mayor  parte  de  los  comerciantes   libaneses  de  Guayaquil:  Wadih  Antón,  Nicolas  Isa,  Assad   Raad,  Aref  Ilinaoui,  Santiago  Salem,  Raduy  Hnos,  Feres   Hanna,  Fortunato  Ramio,  Hinnaoui  Hnos,  Jacob  Attias,  María   Adum,  José  Barakat,  Kronfle  Hnos,  Marun  Khadra,  María  Isa   de  Muse,  Rachid  Kalil,  y  otros.  Los  regalos  eran  modestos:   jarrones,  porcelanas  y  flores.  Solo  la  dama  de  honor  y  el    

61


caballero obsequiaron  relojes  y  joyas.  En  1915  el  consumo   conspicuo  no  era  esencial  para  la  imagen  social.  En  efecto,   tan  básicos  para  su  crecimiento  económico  eran  los  hábitos   de  bajo  consumo  y  ahorro,  como  lo  eran  las  organizaciones   internas  del  grupo.   Los  hermanos  de  Esteban  pronto  se  casaron.  Al  pasar  por   Guayaquil  en  su  inicial  viaje  hacia  Riobamba  desde  el  Líbano,   Wadih  Antón  conoció  a  Judith,  hija  de  María  y  Canán  Iza  que   habían  sido  residentes  en  Guayaquil  desde  1889.  En  1915  se   casó  con  ella.  El  segundo  hermano,  Naum  Antón  decidió  que   debía  ir  al  Líbano  poco  antes  de  la  I  Guerra  Mundial.   Mientras  estaba  allí  visitó  el  pequeño  poblado  de  Garfin  y  fue   a  ver  a  Adele  Neme,  una  amiga  de  la  niñez.  Su  padre  era  una   figura  política  en  el  Líbano  y  un  amigo  de  los  Antón.  En  1921   ella  vino  a  Guayaquil  para  convertirse  en  su  esposa.  Fue   calurosamente  recibida  por  la  familia  de  su  marido.  Adela  y   Naum  vivieron  con  Wadih  y  Judith  por  doce  años.  Este   arreglo  les  permitió  ahorrar  capital  que  podrían  haber   gastado  en  un  segundo  hogar.  Esto  también  era  típico  del   patrón  libanés  de  emigración.  A  los  parientes  se  les   estimulaba  a  emigrar,  pero  también  debían  vivir  frugalmente   hasta  acumular  su  propio  capital.  En  su  conjunto,  la  empresa   familiar  creció  y  la  pirámide  familiar  se  desarrolló  con  su   líder  patriarcal  que,  en  última  instancia  tenía  el  control.   Mientras  tanto,  Esteban  Antón  y  Cristina  habían  establecido   su  hogar  en  Guayaquil  y  con  el  tiempo  Cristina  dio  a  luz  a   ocho  hijos.  A  todos  les  dieron  nombres  españoles.  Su   condición  de  ecuatorianos  marcó  un  paso  importante  hacia   su  asimilación.  Un  noveno  y  último  hijo  nacido  en  1929  no   sobrevivió.  Considerando  la  expectativa  de  vida  en   Guayaquil,  la  familia  había  tenido  suerte.  Su  bienestar   también  se  explicaría  por  el  hecho  de  que  Esteban  acumuló   suficiente  dinero  para  proporcionarles  los  mejores  cuidados,   una  buena  comida  y  ambiente  sano.   Hasta  el  final  de  su  vida  Esteban  Antón  se  mantuvo  como  un   gran  empresario.  Condujo  a  la  familia  que  había  construido   hacia  su  tercera  generación  de  empresarios.  Cuando  murió  el   8  de  agosto  de  1959,  sus  dos  hijos  varones  y  su  hija  soltera   ocupaban  puestos  en  la  firma  familiar.  Habían  sido   entrenados  y  llevaban  consigo  la  responsabilidad  inculcada   de  hacer  crecer  el  imperio  familiar.  Antón  llegó  con  capital,   se  arriesgó  en  una  serie  de  lances,  y,  cosa  importante,  siguió   directivas  tradicionales  para  construir  una  poderosa  y   disciplinada  familia.   Cuando  Jorge  Bucaram  llegó  en  1908  el  mundo  estaba  en   paz.  La  estabilidad  favorecía  la  apertura  de  nuevos  negocios.   Eran  tiempos  de  grandes  expectativas  para  hombres  de  gran   talento  comercial  y  para  quienes  confiaban  que  podían   trabajar  más  duro  y  competir  mejor  que  los  propietarios   nativos  de  almacenes  que  les  rodeaban.  Bucaram  vino  con     62


experiencia y  con  capitales.  Comenzó  como  importador  y   abrió  un  almacén  en  Guayaquil  el  mismo  año  de  su  llegada.   Su  negocio,  un  almacén  de  mercadería  en  general,  creció  tan   rápidamente  que  pocos  años  más  tarde  envió  por  sus   hermanos,  Juan  y  Carlos,  y  comenzó  su  propia  familia   ampliada.  Además  de  vender  mercaderías  en  su  almacén,   suplía  de  importaciones  a  una  clientela  selecta  en  todo  el   país,  de  manera  que  el  volumen  de  sus  operaciones  creció   constantemente.   De  acuerdo  a  un  artículo  periodístico  publicado  en  1936,   Bucaram  administraba  una  organización  moderna,  con   personal  bien  entrenado  que  atendía  rápidamente  a  sus   clientes,  obedecía  reglas  estrictas,  y  los  trataba  con  modales   de  primera  clase.  A  pesar  de  que  los  propietarios  de   almacenes  nativos  podían  haber  tenido  como  meta  ofrecer  el   mismo  servicio,  el  empleo  de  sus  parientes  en  sus  almacenes,   por  necesidad  o  voluntad,  pudo  no  haber  dado  los  resultados   deseados.  Los  hijos  de  las  familias  más  acomodadas  no   trabajaban  cuando  eran  jóvenes  y  tampoco  recibían  el   intenso  entrenamiento  empresarial  que  recibían  los  niños   libaneses.   Los  instintos  competitivos  de  Bucaram  lo  llevaron  a   adelantarse  a  otros  importadores  y  dueños  de  almacenes.   Constantemente  viajaba  a  Europa  y  más  tarde  a  los  Estados   Unidos  y  al  Japón,  para  familiarizarse  personalmente  con  las   técnicas  comerciales,  la  industria  moderna  y  la  organización   empresarial.  Durante  la  I  Guerra  Mundial  estuvo  en  el  Japón,   donde  observó  el  progreso  de  ese  país  oriental,  mientras   Europa  se  convulsionaba  con  la  guerra.  Regresó  a  Guayaquil   lleno  de  nuevos  ideas  que  inyectó  en  su  negocio.  Su   calificación  de  crédito  en  el  exterior  era  sobresaliente,  como   también  lo  era  con  los  bancos  locales.  Cuando  murió  en   Nueva  York  en  1933,  su  casa  importadora  tenía  agentes  que   atendían  los  pedidos  de  mercaderías  en  todo  el  Ecuador.  Su   hijo  Elías  Jorge  Bucaram  reemplazó  a  su  padre  como  el   patriarca  de  la  “Casa  J.E.  Bucaram”.  Los  hijos  de  Elías  Jorge   Bucaram  abandonaron  el  comercio  y  se  hicieron  ingenieros   Esta  línea  de  Bucaram  se  dedicó  al  comercio  de  los  tejidos,   mientras  un  sobrino.  Jorge,  Juan  y  Carlos  llegó  a  establecerse.   en  la  ciudad  de  Ambato  donde  procreo  a  dos  hijos.  Jacobo  y   Assad  de  quienes  se  origina  una  rama  política  muy  prolífera,   de  donde  proviene  el  primer  descendiente  de  libanés  que   accediera  a  la  Presidencia  de  la  República  del  Ecuador.   Emilio  Isaías  Abihanna  vino  al  Ecuador  en  1912,  cuando   tenía  doce  años.  No  veía  oportunidades  económicas  para  él   en  el  Líbano.  Además,  la  conscripción  turca  de  1910  se   basaba  en  un  nuevo  censo.  Los  turcos  estaban  reclutando  a   jóvenes  para  las  guerras  balcánicas.  Emilio  vendió  todas  sus   posesiones,  hizo  mil  dólares  y  partió  para  el  Ecuador  en   1912.  Su  capital  era  suficiente  para  el  viaje  y  para  permitirle    

63


esquivar la  carrera  de  buhonero.  Llegó  en  octubre  con  su   esposa  María  Barquet  de  Isaías,  luego  de  un  fatigante  viaje  en   barco  de  tres  meses  y  antes  del  inicio  de  la  estación  lluviosa.   Los  dos  partieron  inmediatamente  para  el  pueblo  de   Catarama,  ubicado  río  arriba.   Emilio  trabajó  por  un  breve  período  en  una  finca  y  luego   abrió  un  almacén.  Como  compraba  su  mercadería  de  los   importadores  guayaquileños,  estuvo  por  muchos  años  como   intermediario  antes  de  poder  importar  por  su  cuenta.   Catarama  quedaba  en  la  orilla  occidental  del  río  Catarama,   un  tributario  norteño  del  río  Babahoyo  que  se  unía  a  éste  en   el  pueblo  del  mismo  nombre.  Estos  ríos  formaban  la  arteria   principal  para  transportar  el  cacao  de  las  fértiles   plantaciones  de  la  cuenca  norteña  del  Guayas  al  puerto  de   Guayaquil.  Puesto  que  Catarama  quedaba  de  quince  a  veinte   millas  río  arriba  de  Guayaquil,  estaba  demasiado  lejos  de   Babahoyo  o  de  Guayaquil  para  que  un  trabajador  cacaotero   fuese  allá  de  compras.  Por  aquellos  años  el  trabajador  de   hacienda  promedio  no  visitaba  Guayaquil  en  toda  su  vida.  El   almacén  de  Emilio  proveía  a  los  trabajadores  de  muchas   haciendas  aledañas  y  les  vendía  vestidos,  medias,  artículos   varios,  encajes,  galletas,  fideos,  granos,  zapatos  y  medicinas.   Vendía  a  crédito  y  reunía  una  clientela.  Emilio  Isaías   comenzó  a  exportar  cacao  a  Francia.  Así  comenzó  la  más   notable  empresa  familiar  libanesa  en  el  Ecuador,  base  de   todo  un  grupo  de  empresas  industriales  y  comerciales  que   surgirían.   María  Barquet  aprendió  castellano  rápidamente  y  trabajó   con  Emilio  en  el  almacén,  como  también  lo  hicieron  sus  hijos.   Las  mujeres  libanesas  de  primera  generación  generalmente   trabajaban  con  sus  esposos  y  colaboraban  en  la  toma  de   decisiones  creando  una  comunidad  que  enriquecía  sus  vidas.   En  1925  la  familia  abandonó  Catarama  y  se  mudó  a  vivir  a   Guayaquil,  donde  los  ocho  hijos  podían  asistir  a  escuelas.   Emilio  pudo  hacer  esto  porque  tenía  crédito  establecido  con   un  comerciante  mayorista  libanés  de  Manchester,  Inglaterra.   Podía  comprar  mercadería  a  crédito  y  a  precios  que  le   permitían  subirlos  en  un  doscientos  por  ciento.  El  comercio   tradicional  de  telas  lo  impulsó  hacia  adelante.  En  1925  Isaías   todavía  tenía  por  delante  la  tarea  de  entrenar  a  sus  hijos  y   establecer  negocios  e  industrias  para  todos  ellos.  Llevaron  a   Guayaquil  las  características  de  la  solidaridad  familiar  y  el   entrenamiento  en  el  trabajo  duro,  el  gusto  por  el  trabajo  y  el   trabajo  realizado  con  arranques  de  energía  poco  conocidos   por  los  ecuatorianos.  Casi  todos  los  libaneses  tenían  en   común  esta  actitud  hacia  la  vida  económica.   Elías  Ward  nació  en  Trípoli  en  el  seno  de  una  familia  griega   ortodoxa.  Asistió  a  escuelas  francesas.  La  familia  lo  envió  a   Beirut  a  adquirir  experiencia  en  los  negocios.  Personalmente   poseía  tierra  productiva  en  el  Líbano.  Cuando  partió  para    

64


unirse con  sus  hermanos  en  el  Brasil,  la  transfirió  a  una  tía   para  su  manejo.  Sus  hermanos  prometieron  enviar  al  joven   Elías  de  regreso  al  Líbano  cada  año,  pero  en  su  lugar  Elías   dejó  Brasil  para  ir  a  Ecuador,  donde  no  sería  sometido  por   sus  hermanos.   Cuando  llegó  a  Guayaquil  con  su  pasaporte  turco  en  1900,   era  económicamente  independiente.  Ese  mismo  año  abrió  un   almacén.   Ward  envió  por  una  mujer  libanesa  desconocida  para   convertirla  en  su  esposa.  Ella  le  dio  dos  hijos  antes  de  morir,   a  poco  del  nacimiento  de  su  segundo  hijo  Federico.   Recientemente  su  hijo  mayor,  Edmundo,  reivindicaba  lo   buen  proveedor  que  fue  siempre  su  padre.  Elías  contrató  una   mujer  ecuatoriana  para  la  crianza  de  sus  dos  hijos,  y   mientras  ellos  vivían  frugalmente,  hacía  un  uso  creativo  de   su  dinero.  En  primer  lugar,  comercializó  con  ganado  y  luego   hizo  inversiones  extremadamente  acertadas  en  los  bancos  de   Guayaquil.  Compró  acciones  en  todos  los  grandes  bancos  y   en  1920  coadyuvó  a  fundar  el  Banco  de  Descuento.  Tenía   acciones  en  el  poderoso  Banco  Comercial  &  Agrícola,  que   entró  en  bancarrota  después  de  la  Revolución  de  1925.  Sin   embargo,  el  mayor  activo  del  banco,  la  plantación  e  ingenio   San  Carlos,  eventualmente  fue  devuelto  a  los  accionistas.   Elías  compró  más  y  más  acciones  de  la  plantación  y  vivió   para  verla  convertirse  en  la  industria  privada  más  grande  del   país.  Edmundo  recordó  que,  hacia  1920,  su  padre  era  el   hombre  más  rico  de  la  colonia  libanesa.  Dejó  a  sus  hijos  una   sólida  fortuna  invertida  en  bancos  y  corporaciones,  que   estaban  dominadas  y,  de  ese  modo  protegidas,  por  la  vieja   élite  de  Guayaquil.   Edmundo  observó  que  su  padre  nunca  fue  director  de  banco.   Era  un  hombre  modesto  y  humano  que  exhibía  un  bajo  perfil.   Abierto  y  amigable,  traía  consigo  mucho  de  su  “tribu”.  Fue  el   primer  hombre  de  negocios  libanés  de  Guayaquil  que  se   codeó  con  la  vieja  élite  en  sus  juntas  de  directorio,  y  al  que   ella  respetaba.  Sin  embargo,  contó  a  sus  hijos  que  al   principio,  cuando  llegó,  había  sufrido.  No  agradaba  a  las   personas  simplemente  porque  era  libanés.  Sentía  que,  por   alguna  razón,  estaban  celosos  de  los  libaneses.   Elías  envió  a  sus  hijos  a  educarse  a  Quito,  acompañados   como  siempre,  de  su  madre  sustituta  ecuatoriana.  Lejos  de  la   costa  insalubre,  asistieron  a  la  escuela  de  los  Hermanos   Cristianos  y  adoptaron  costumbres  ecuatorianas.  La  madre   libanesa,  tan  crucial  para  la  transmisión  de  la  vieja  cultura,   estuvo  ausente  en  toda  su  infancia.  La  segunda  generación   de  los  Ward  aún  se  sabía  diferente  y  buscaba  el  consuelo  de   una  activa  vida  social  dentro  de  la  colonia  libanesa.  Sus  hijos   no  fueron  admitidos  como  socios  en  la  mayoría  de  los  clubes   privados  de  Guayaquil.  Hasta  la  tercera  generación  los  Ward    

65


experimentaron discriminación  social  en  las  actividades   sociales  por  parte  de  los  nativos  ecuatorianos.   Como  típico  inmigrante,  Ward  llegó  soltero,  estableció  un   negocio  y  envió  por  una  esposa  libanesa.  Su  capital,   educación  y  experiencia  contribuyeron,  en  conjunto,  a  sus   acertadas  inversiones  en  la  economía  ecuatoriana,  algo  que   otros  inmigrantes  solo  conocerían  décadas  después.  Aunque   respetado  como  parte  de  la  élite  funcional,  todavía  era   considerado  entre  los  ecuatorianos  como  un  “comerciante   extranjero”.  Como  típico  libanés,  corrió  riesgos  en  esta  tierra   extraña  y  la  convirtió  en  su  hogar  permanente.   Poco  antes  de  la  I  Guerra  Mundial  arribaron  más  libaneses   con  capital.  Las  dificultades  comerciales  desalentaron  los   nuevos  negocios.  En  1912  los  Hermanos  Baduy,  José  y   Miguel  Jorge,  trajeron  a  su  llegada  la  firma  Canan  José  Isa,   iniciada  en  1889.  En  1914,  Elías  Cattan  y  Teresa  Hanna   establecieron  un  gran  almacén  con  fuertes  conexiones  con   Amatouri  y  Hanna  en  París,  Henry  Bronort  y  Compañía  en   Inglaterra,  Hanati  Bros  de  Nueva  York  y  Bueno  Sola  Reig  de   España.   Rashid  B.  Torbay,  un  boticario,  fue  el  singular  profesional   que  llegó  por  esos  tempranos  años.  Empero,  también  se   esforzó  para  convertirse  en  el  patriarca  de  una  empresa  de   comercio.  Había  estudiado  farmacia  en  Francia  y  en  1912   vino  al  Ecuador  determinado  a  distribuir  medicamentos  y   hacer  trabajos  de  laboratorio.  Como  cualquier  libanés,   primeramente  reunió  capital  .Abrió  su  almacén  en  un   pequeño  pueblo  llamado  Santa  Rosa,  al  sur  de  Machala,  cerca   de  las  riberas  meridionales  del  Golfo  de  Guayaquil.  Cuando   estuvo  listo  abrió  en  Guayaquil  la  farmacia  “La  Fe”  y  luego   estableció  sucursales  en  otras  ciudades  a  lo  largo  del  país.   Cuando  se  sintió  financieramente  fuerte,  desarrolló   productos  farmacéuticos,  especializándose  en  enfermedades   de  la  piel.  Continuó  exportando  e  importando,  llevando  a   otros  miembros  de  la  familia  a  su  firma  y  durante  los  años  20   organizó  la  comunidad  de  negocios  libanesa,  cuestión   descrita  en  un  capítulo  posterior.   Todos  los  patriarcas  de  familia  mencionados  convirtieron   finalmente  a  Guayaquil  en  su  centro  de  operaciones.  Otros   tomaron  el  capital  que  traían,  lo  invirtieron  en  provincias   costeñas  y  en  Guayaquil.  Rachid  Jalil  Gahnem  vino  en  1885  y   envió  por  su  hermano  Cecilio  Jalil  Gahnem.  Ellos  recorrían  el   campo  y  vendían  mercadería  a  los  negros  empobrecidos  a  lo   largo  de  la  costa,  al  norte  del  Golfo  de  Guayaquil,  llenando  un   vacío  económico  dejado  por  los  ecuatorianos.  En  1893,  un   ahorro  riguroso  les  permitió  abrir  su  empresa,  C.  Jalil   Hermanos  &  Cía.  en  Bahía  de  Caráquez,  un  pequeño  puerto   en  la  provincia  de  Manabí.  Hacia  1909  vendían  toda  clase  de   mercadería,  servían  como  representantes  de  firmas   extranjeras  y  actuaban  como  agentes  navieros.  Su  hermoso     66


edificio de  dos  plantas  almacenaba  rollos  de  tela.  En  el   exterior,  los  trabajadores  apilaban  sacos  de  cacao  listos  para   ser  exportados.  La  firma  de  la  familia  Jalil  atrajo  a  los   inmigrantes  libaneses  que  llegaban,  y  sus  redes  se  hicieron   tan  grandes  en  Bahía  que  virtualmente  formaron  una  colonia   libanesa  por  sí  sola.  Por  el  norte,  hacia  Esmeraldas,  otro   puerto,  la  familia  Ziade  dominó  la  más  grande  colonia  de  la   costa,  fuera  de  Guayaquil.  Otros  libaneses  prósperos  en  el   litoral  incluían  a  la  firma  Chedrahui  en  Milagro,  la  empresa   de  la  familia  Hadad  en  Manabí  y  los  negocios  de  los  Abud  en   Babahoyo.  Para  apreciar  los  problemas  de  saneamiento,  el   clima  ecuatorial,  y  lo  que  se  tenía  que  hacer  a  fin  de  ganarse   la  vida  en  esos  pequeños  pueblos  por  aquellos  años,  uno   puede  remitirse  a  los  contratiempos  registrados  en  los   relatos  de  viajeros.   Hemos  seleccionado  un  número  de  trayectorias  que  reúnen   rasgos  comunes  indicativos  del  éxito  de  los  libaneses.  Antón   se  destacó  en  la  consolidación  de  la  pirámide  familiar.   Bucaram  demostró  el  impulso  de  competir,  de  entrenar  a   otros  y  sobresalir  en  el  arte  de  los  negocios,  mientras  su  otra   línea  que  descendía  de  su  primo  tendría  un  destino  político.   Isaías  ilustró  el  clásico  inicio  en  el  negocio  de  telas  y  un   punto  de  viraje  que  se  basa  en  los  enlaces  internacionales.   Ward  pudo  eludir  la  típica  agenda  de  primera  generación  e   inmediatamente  entró  en  empresas  de  riesgo  en  una  tierra   extraña.  Todos  tenían  la  determinación  de  hacer  del  Ecuador   su  hogar  permanente  y  ninguna  de  sus  familias  volvió  nunca   a  vivir  al  Líbano.  A  medida  que  pasaba  el  tiempo  se  tornaba   más  difícil  ganarse  la  vida  allá.  Los  informantes  visitaban   fielmente  a  sus  parientes  y  les  enviaban  dinero,  pero   Ecuador  se  convirtió  en  su  hogar  permanente.   Los  inmigrantes  libaneses  se  desperdigaron,  poco  más  o   menos,  en  todos  los  pueblos  de  tamaño  razonable  del  país.   Ahorraban,  recreaban  la  familia  ampliada  que  habían  dejado   atrás  y  ajustaban  sus  tradiciones  para  adaptarse  a  la   economía  del  Ecuador.  El  Cuadro  3-­‐1  cataloga  quince  de  sus   empresas  en  Guayaquil  para  1920.  La  población  de   Guayaquil  estaba  cerca  de  las  cien  mil  personas.  Ninguna   fuente  registraba  cuántos  libaneses  había  en  las  ciudades  o   en  todo  el  Ecuador.  Para  la  mayor  parte  de  documentos   públicos  y  periódicos  eran  invisibles.  

67


CAPITULO IV   CULTURA  E  INTERACCION   Antes  y  durante  la  I  Guerra  Mundial,  mientras  los  pioneros   establecían  sus  almacenes  y  prosperaban,  su  posición  y   asimilación  social  en  su  nuevo  país  permanecieron   inamovibles.  Fueron  uno  de  los  varios  grupos  étnicos  de   comerciantes  que  pudieron  aprovecharse  de  la  riqueza   cacaotera.  Prosperaron,  pero,  a  diferencia  de  los  europeos   blancos  y  de  los  ingleses,  no  fueron  absorbidos  por  la   sociedad.  Las  mujeres,  en  particular,  sufrieron  las   frustraciones  de  la  exclusión.  Al  mismo  tiempo,  ellas   dominaron  en  los  hogares  y  mantuvieron  un  núcleo  de   verdaderos  valores  libaneses.  Las  historias  personales  nos   muestran  la  manera  cómo  la  familia  nuclear  funcionó  para   defender  a  los  niños  del  medio  ambiente  social,  y  para   convertir,  a  niños  y  niñas,  en  miembros  responsables  de  la   familia  y  su  empresa  a  una  temprana  edad.  

Mercaderes de la era cacaotera

Para fines  del  siglo  XIX,  los  mercaderes  extranjeros  que  se   habían  establecido  y  enriquecido  en  Ecuador  luego  de  las   guerras  de  independencia,  gozaban  del  respeto  y   consideración  de  la  sociedad  local.  Los  Arosemena  de   Panamá,  o  los  Illinworth  de  Inglaterra,  no  podían  estar   mejor.  Guayaquil  respetaba  el  comercio,  y  la  riqueza  les   otorgaba  a  los  inmigrantes  un  alto  sitial  en  la  sociedad.  La   segunda  oleada  de  inmigrantes  extranjeros,  aquellos  que   acompañaron  la  era  de  exportación  cacaotera,  vino  con  una   nueva  élite,  tales  como  los  exportadores  de  cacao  españoles,   los  López  y  los  Guzmán.  Ellos  ayudaron  a  fundar  la  Cámara   de  Comercio  y  junto  con  el  importador  español  Lorenzo   Tous,  actuaron  como  funcionarios  de  la  Cámara,  en  los   bancos  y  en  la  Asociación  de  Agricultores  que  protegía  las   exportaciones.  Las  familias  inglesas  y  europeas  se  fundían  en   la  sociedad  guayaquileña  tan  pronto  como  su  solvencia   financiera  quedaba  demostrada.  Los  italianos  exitosos   también  se  fundían  fácilmente  con  la  sociedad  del  puerto.   Una  guía  comercial  de  Guayaquil  de  1894  publicó  una  foto  de   unos  setenta  descendientes  de  italianos  frente  a  un  edificio   construido  para  la  Societá  di  Beneficencia  Garibaldi.  En  la   guía  también  se  destacaba  a  la  Sociedad  Española  de   Beneficencia  y  a  la  Unión  Peruana.  Para  ese  año  de  1894,   solo  pude  documentar,  con  dificultad,  la  presencia  de  cinco   libaneses.  Una  guía  comercial  de  1909  traía  listas  de   empresas  italianas,  alemanas  y  suizas,  pero,  nuevamente,  no    

68


de libanesas.  Entre  1870  y  1908,  un  italiano,  un  catalán  y  un   alemán  acumularon  un  capital  de  más  de  S/.100.000.  Un   catalán,  seis  alemanes  y  cuatro  italianos  accedieron  a  la   nómina  de  los  años  1897-­‐  l908.  Todos  ellos  eran  aceptables   en  lo  social  y  cultural.  Dos  chinos  también  ingresaron  en  la   nómina  de  1908.  Eran  los  importadores  San  Qui  &  Co.,  y  Wo   On  &  Co.,  importadores  de  Guayaquil  desde  1884.   A  diferencia  de  la  Sierra,  donde  el  linaje,  la  propiedad   territorial  y  la  riqueza  heredada  todavía  significaban   demasiado  como  indicadores  del  estatus  de  la  élite,  en   Guayaquil  la  riqueza  recién  adquirida  proporcionaba  estatus.   Riqueza  y  elitismo  se  entrelazaban.  Uno  tenía  que  ser  blanco.   Hasta  la  llegada  de  los  libaneses,  la  aceptación  de  una  raza   semita  blanca  no  había  constituido  problema.  Los  judíos  no   tuvieron  presencia,  en  absoluto,  hasta  la  II  Guerra  Mundial,   cuando  se  refugiaron  del  Holocausto,  escogiendo  para  ello  a   Quito.  Los  chinos  precedieron  a  los  pioneros  libaneses  y,  a   finales  del  siglo,  los  superaron  en  número.  A  diferencia  de  los   emigrantes  europeos,  ingleses  y  estadounidenses,  los  chinos   no  pudieron  esperar  el  mismo  recibimiento  o   reconocimiento  de  estatus  obtenido  con  el  dinero.  Los  chinos   trajeron  pericias  comerciales  por  las  cuales  eran  famosos   por  todo  el  Lejano  Oriente  y  asombraban  a  los  ecuatorianos   con  sus  éxitos.  Los  anfitriones  ecuatorianos  intentaron   hacerlos  regresar.  El  historiador  Pineo  escribe:   “Por  ejemplo,  un  elegante  volumen  en  1920  que  promovía  el   comercio  en  Guayaquil  afirmaba  que  todo  el  territorio  del   Ecuador  ofrece  un  amplio  campo  (para  las  inversiones)  para   todas  las  razas  con  excepción  de  la  mongólica.  Los  chinos  en   Guayaquil  pueden  esperar  persecución  frecuente,  atentados   incendiarios,  robos  y  prisión.  En  efecto,  el  gobierno  nacional   prohibió  completamente  la  inmigración  china  el  14  de   septiembre  de  1889  y  se  apoderó  de  muchos  hogares  y   negocios  chinos.  Los  legisladores  argumentaron  que  la  ley   constituía  un  esfuerzo  para  bloquear  la  llegada  de  coolies   chinos  indeseables.  Pero  la  ley  de  inmigración  antichina  del   Ecuador,  probablemente  tenía  en  mientes  no  solo  a  los   coolies.  Los  coolies  nunca  habían  venido  al  Ecuador.  En  1903   setenta  y  tres  chinos  vivían  en  Guayaquil,  de  los  cuales   sesenta  y  cuatro  trabajaban  como  hombres  de  negocios.  En   Manabí  los  chinos  eran  muy  activos  en  el  comercio  costeño   entre  Manta  y  Guayaquil.  Bien  podía  ser  que  los  celos   comerciales  motivaran  la  hostilidad  ecuatoriana  hacia  los   chinos”.   Ningún  otro  enclave  étnico  sufrió  tal  persecución.  De  manera   general,  los  ecuatorianos  habían  recibido  bien  a  todos  los   inmigrantes.  En  los  diccionarios  biográficos  se  reseñan  estas   buenas  experiencias  y  las  contribuciones  de  los  emigrantes   provenientes  de  Italia,  España,  Suiza  y  Alemania.  Los  sirio-­‐ libaneses  se  escurrieron  tan  sigilosamente,  que  nadie  parece    

69


recordar cuándo  llegaron,  a  excepción  de  sus  descendientes.   Durante  la  década  de  1890,  ninguno  de  ellos  aparecía  en  la   nómina  de  funcionarios  públicos,  entre  los  militares,  en  las   organizaciones  de  voluntarios,  en  sindicatos  obreros,  o  entre   profesionales.  Tampoco  aparecen  sus  nombres  en  los   diccionarios  biográficos  o  comerciales.  Los  nombres   libaneses  no  aparecen  en  La  Beneficencia  de  Señoras,  La   Sociedad  Filantrópica  de  Guayaquil,  La  Sociedad  de   Artesanos,  La  Sociedad  Protectora  del  Cuerpo  contra   Incendios,  La  Prensa,  Ciencias  y  Bellas  Artes,  en  industrias  y   tampoco  aparecen  en  las  listas  de  agricultores,  abogados,   médicos,  viajeros  internacionales,  o  como  miembros  de  la   Cámara  de  Comercio.  Los  propios  libaneses  contribuyeron  a   su  invisibilidad,  por  cuanto  no  hacían  publicidad,  ni  ponían   avisos  mortuorios,  ni  partes  matrimoniales  en  los  periódicos.   En  1920,  cuando  Guayaquil  celebró  un  siglo  de   independencia,  la  comunidad  empresarial  ya  tomó  en  cuenta   los  almacenes  de  los  sirio  libaneses.  En  una  elegante   publicación  titulada  América  Libre,  la  élite  nativa  hacía   conocer  a  su  ciudad  al  mundo,  y  lo  moderna  que  se  había   vuelto.  Fotos  de  calles  con  edificios  modernos,  y  orgullosas   reseñas  de  los  bancos  y  empresas,  demostraban  también   cuán  lejos  habían  llegado  los  libaneses  durante  las  últimas   dos  décadas.  Los  nombres  libaneses  impresos  eran  aquellos   que  ya  habíamos  visto  antes.  Sus  fortunas  habían   aumentado,  como  lo  revelaba  la  foto  de  los  lujosos   almacenes  de  los  Sarquiz  y  los  Hanze.  Los  hermanos   Kronfle  poseían  algunas  haciendas  y  propiedades  urbanas   valoradas  en  más  de  medio  millón  de  sucres  (US$250.000).   Los  bienes  de  los  almacenes  de  la  firma  sirio-­‐libanesa  Hanna   &  Cattan  incluía  La  Casa  Siria  y  el  almacén  Sucre  Eduen.  El   almacén  de  los  hermanos  J.  E.  Bucaram  valía  un  millón  de   sucres.  Las  telas  eran  aún  el  principal  artículo  de  comercio.   Habría  que  esperar  hasta  los  años  70  para  poder  comprar   con  familiaridad  ropa  confeccionada  y  muebles  para  el  hogar   en  el  Ecuador.  Como  sabemos,  en  los  hogares  se  necesita   vestir  a  diario.   La  Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil  que  había  sido  fundada   en  1889  enroló  a  sus  primeras  cuatro  firmas  sirio-­‐libanesas   en  1917:  Farah  Freres,  Fayad  &  Co.,  Hinnaoui  Hnos,  y  M   Khadra.  Eran  cuatro  de  un  total  de  98  miembros  de  la   Cámara.  Para  1920  la  nómina  solo  incluía  a  Farah  Freres,  M.   Khadra,  y  Antonio  Dalmau.  Los  importadores  necesitaban  de   los  privilegios  y  redes  de  negocio  que  solo  la  Cámara  podía   proporcionarles,  de  tal  modo  que  los  libaneses  trataron  de   formar  su  propia  Cámara  durante  los  años  20.  Pronto   abandonaron  el  proyecto.   Una  historia  de  la  Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil   publicada  en  1985,  incluía  un  capítulo  sobre  “Los  Nuevos   Inmigrantes”  en  las  décadas  de  1900-­‐1920.  Después  de     70


tratar de  los  vascos,  italianos,  chinos  y  catalanes,  el  autor  por   fin  trata  de  los  “árabes”.  Al  relatar  que  habían  llegado  en  los   primeros  años  del  siglo  XX  y  que  importaban  telas,  el  autor   da  fe  de  su  infatigable  dedicación  al  trabajo  y  de  su  forma  de   vida  aislada  de  las  actividades  públicas.  Al  establecer  un   sector  propio,  escribió  el  autor,  lograron  ciertas  ventajas.  El   autor,  Enrique  Boloña,  escribió  entonces:  “Son   comercialmente  inferiores  a  los  representantes  de  los   inmigrantes  chinos,  italianos,  o  españoles.”   Ya  que  Boloña  escribía  en  los  años  80,  cuando  los  libaneses   habían  demostrado  su  enorme  éxito  como  empresarios   comerciales  e  industriales,  en  una  década  en  la  cual,  además,   su  diversificación  económica  y  riqueza  atraía  la  atención   nacional,  cabe  preguntarse  ¿Por  qué  encontraba   “comercialmente  inferiores”  a  los  libaneses?  Posiblemente   utilizó  en  su  investigación  las  historias  corrientes  del  país  y   los  propios  informes  de  la  Cámara.  Todos  ellos  dejaban  a  un   lado  a  los  libaneses.  Esta  autora  dejó  totalmente  a  un  lado  a   los  libaneses,  cuando  en  1979  publicó  El  Ecuador  en  la  Epoca   Cacaotera,  aunque  en  uno  de  sus  capítulo  discutiera  la   presencia  de  los  mercaderes  extranjeros  de  la  época.  En  la   presente  investigación,  cuando  cada  una  de  las  posibles   fuentes  ha  sido  consultada,  se  puede  afirmar  que  al  intentar   dar  cuenta  de  los  establecimientos  libaneses  o  de  los   miembros  de  la  colonia  libanesa  antes  de  1920,  solo  se  podía   tener  como  material  de  consulta  las  quince  firmas  que   exhibimos  en  el  Cuadro  3-­‐1  y  a  la  lista  de  invitados  al   matrimonio  de  Cristina  y  Esteban  Antón,  ya  referidos  en  el   capítulo  anterior.   Y  dentro  de  hechos  recientes,  es  decir  nada  más  ni  nada   menos  que  en  1996,  se  realiza  una  reforma  de  estatutos  de  la   Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil,  con  el  escondido   propósito  de  permitir  la  reelección  de  su  presidente,   proveniente  de  uno  de  los  apellidos  tradicionales  de  la   ciudad,  una  vez  que  el  segundo  vicepresidente  era  de   descendencia  libanesa  y  representante  de  las  nuevos   grandes  grupos  económicos  del  país.  Si  no  se  reformaban  los   estatutos  se  habría  camino  para  que  por  primera  vez  en  la   histórica  de  la  Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil,  un   miembro  de  la  colonia  libanesa  accediera  a  su  presidencia  de   una  institución  que  siempre  se  manejó  en  base  de  una   especie  de  alcurnia,  aunque  ya  nadie  dudaba  que  los   libaneses  dominaban  ampliamente  el  comercio  de  la  ciudad   económicamente  más  importante  del  Ecuador.  

Asimilación Social

Los libaneses,  en  particular  los  primeros  en  llegar,  hicieron   grandes  esfuerzos  para  mantener  su  estatus  de  grupo   cerrado.  Confinaban  sus  actividades  sociales  a  una   interacción  intensa  dentro  de  la  colonia,  desdeñaban  los   matrimonios  mixtos,  y  acentuaban  su  identidad  libanesa.    

71


Podría derivarse  de  ello,  que  su  lenta  asimilación  a  la  vida   social  del  Ecuador  habría  sido,  en  gran  medida,  el  producto   de  su  propia  conducta.  No  obstante,  ¿Cuanto  de  verdad   cabría  en  esa  afirmación?  Lo  cierto  es  que  los  ecuatorianos,   en  especial  los  miembros  de  la  élite,  se  rehusaron  en  forma   militante  a  aceptar  en  sus  filas  a  los  libaneses.   El  historiador  guayaquileño  Julio  Estrada  Ycaza  consideraba   que  su  modo  de  vida  y  trabajo  hacían  parte  de  una  dualidad.   Los  inmigrantes  libaneses  no  fueron  fácilmente  aceptados  y   no  estaban  dispuestos  a  despojarse  de  su  particularidad   social  para  serlo.  En  Medio  Oriente  habían  dejado  una   situación  similar.  Eran  y  no  eran  turcos.  Por  lo  tanto,   permanecer  entre  ellos  no  era  nada  nuevo  para  ellos,  según   Estrada,  y  en  parte  fue  su  propia  voluntad.   La  cultura  española  y  la  libanesa  tenían  mucho  en  común.   Ambas  compartían  elementos  profundos  de  la  cultura  árabe,   y  eran  cristianas,  católicas  y  romanas.  La  cultura  árabe  y  la   española  se  machihembraron  durante  los  700  años  de   ocupación  de  la  Península  Ibérica.  Los  árabes  implantaron   una  nueva  arquitectura,  la  planificación  urbana,  el  lenguaje,   los  nombres  propios,  las  funciones  de  géneros,  y  un  conjunto   de  otras  costumbres.  Pero,  como  hemos  visto  anteriormente,   el  concepto  español  de  los  moros  como  invasores  de  España,   se  sobrepuso  a  su  papel  como  contribuyentes  de  la  herencia   española.  La  memoria  española  visualizó  al  moro  como   usurpador  de  la  pureza  cristiana  y  como  un  estigma  sobre   los  honorables  ancestros  de  las  familias  que  participaron  en   la  reconquista.  La  sociedad  ecuatoriana  de  la  élite  no   reconocía  su  herencia  árabe,  ni  sentía  que  en  algún  momento   habría  tenido  algo  en  común  con  los  árabes.  El  Orientalismo,   esa  proyección  ciega  de  ciertos  estereotipos  de  los   occidentales  hacia  los  orientales,  reforzaba  este   desconocimiento  y  bloqueaba  cualquier  concepto  sin   prejuicios  acerca  de  los  árabes.  Estos  prejuicios,   profundamente  arraigados,  parece  que  confundió  los   múltiples  rasgos  comunes  de  ambas  culturas  y  obstaculizó  la   asimilación  social.   Establecer  un  negocio,  o  encontrar  un  modo  de  ganarse  la   vida,  era  una  tarea  agotadora  para  los  nuevos  inmigrantes.   Parte  de  esa  tarea  consistía  en  desarrollar  la  familia   patriarcal  defensiva,  cuyos  miembros  serían  gerentes  y   empleados.  Trabajaban  sin  ringorrangos  y  con  actitudes  de   bajo  consumo.  Todos  trabajaban,  la  esposa  y  los  hijos,  como   también  los  parientes.  Como  resultado,  no  se  pagaban   salarios,  ni  se  contrataban  gerentes.  Todo  esto  permitía   rebajar  los  precios,  vender  más,  y  acumular  capital.  En  dos   décadas,  los  sirio-­‐libaneses  habían  formado,  lo  que  nuestros   entrevistados  recuerdan  como  un  enjambre  de  almacenes  en   el  corazón  del  distrito  comercial  y  portuario  de  Guayaquil.   Las  familias  vivían  en  los  altos  de  los  almacenes,  como  lo    

72


hacían las  élites  locales.  Pero  no  eran  verdaderos  vecinos,  y   no  se  los  incluía  en  los  asuntos  sociales  de  la  ciudad.  Su   rechazo  por  parte  de  los  ecuatorianos  intensificaba  su   militancia  y  lealtad  de  grupo  cerrado,  y  los  colocaba  a  una   gran  distancia  de  la  principal  corriente  de  la  sociedad  local.   En  la  pieza  teatral  de  Henry  Raad  La  Nueva  Semilla,  se   dramatiza,  de  manera  viva,  ese  rechazo  hacia  los  libaneses  y   su  arte  en  los  negocios.  El  libreto  de  Raad  nos  pinta  como   buenos  amigos  a  los  tenderos  libaneses  vecinos  Brahim  y   Najib.  Mutuamente  se  denominan  primos,  una  costumbre   común  entre  buenos  amigos  en  Beirut.  Pero  a  la  vez,  son  tan   competitivos,  que  recurren  al  engaño  a  fin  de  quitarse   clientes.  Por  ejemplo,  Brahim  realiza  una  venta  a  la  mejor   cliente  de  su  competidor  pero  sagazmente  insiste  en   entregarle  el  juego  de  mesa  en  su  casa,  a  fin  de  confundir  a   Najib.  Najib  ve  que  la  elegante  dama  abandona  la  tienda  sin   un  paquete,  y  más  tarde  le  cree  a  Brahim,  cuando  este  se   queja  de  que  no  pudo  realizar  la  venta.  !  Competencia   inteligente!  Los  tenderos  ecuatorianos  más  viejos  se   quejaban  de  la  forma  en  que  rebajaban  los  precios  los   “turcos”,  y  de  la  “deshonestidad”  de  estos  forasteros.  Pero   entre  ellos  esto  no  era  deshonestidad,  sino  un  arte  y  una   alegría  en  sí.   Brahim  se  identificaba  como  libanés  mientras  promovía  con   destreza  la  venta  de  un  mantel.  “Dieciocho  sucres  por  cada   mantel  sin  las  doce  servilletas.  Pero,  para  servirle  a  usted,   mejor  le  daré  un  descuento  sin  que  me  lo  pida.  Déjeme  ver,  le   incluiré  tres  servilletas.  Siempre  hacemos  estos  descuento   para  diferenciarnos  de  los  turcos.  Esa  gente  solo  hace   descuentos  cuando  el  cliente  sale  ya  del  almacén.  ¿Sabía  Ud.   eso?”.  En  este  momento  su  primo  se  para  en  la  puerta  del   almacén  y  pregona  la  misma  mercadería.  Pero  Brahim   rápidamente  toma  cartas  en  el  asunto  y  explica  que  su  primo   debe  vender  a  un  precio  mayor  porque  tiene  que  pagarle  a   un  intermediario  una  comisión.   Los  ecuatorianos  no  reconocían  sus  propias  transacciones   cotidianas  como  trucos  comerciales.  Estos  incluirían  viejos   hábitos  tales  como  regatear,  o  usar  palancas  con  un   ecuatoriano  en  la  aduana,  para  consolidar  o  realizar  un   ajuste  en  los  impuestos  de  importación  al  introducir   mercaderías  al  país.  Los  libaneses  vinieron  con  estrategias   de  negocios  heredadas  de  los  pueblos  nativos  de  Levante.   Empleaban  un  sentido  de  gran  competencia  e  innovación,  y   eran  más  maniobreros  que  los  ecuatorianos.,  pero  eran   nuevos  y  extraños,  lo  cual  les  permitía  introducir   innovaciones  en  las  prácticas  El  contrabando  se  desarrolla   precisamente  porque  la  maniobra  del  uno  obligaba  a   maniobrar  al  otro  y  así  indefinidamente  bajo  la  complaciente   y  utilitaria  actitud  del  empleado  público  ecuatoriano  que   obtenía  así  fácilmente  su  tajada.  Pero  los  libaneses,    

73


altamente competitivos,  gustaba  de  su  trabajo  comercial,  que   se  iban  convirtiendo  en  contrabando  en  la  medida  que  el   Estado  propendía  a  incrementar  los  impuestos  aduaneros   proporcionalmente  al  desarrollo  que  esos  negocio  lograban   en  base  de  la  actividad  de  estos  incansables  comerciantes.  Su   favoritismo  de  grupo  cerrado  y  sus  feroces  tácticas   competitivas  provocaron  hostilidad  entre  los  ecuatorianos   nativos,  especialmente  cuando  sus  élites  sociales  se  vieron   de  pronto  superadas  en  iniciativa  y  capital.   La  hostilidad  no  fue  tan  seria  como  para  impedir  la  apertura   de  los  negocios  libaneses.  Ellos  abrían  sus  puertas   regularmente  sin  mayor  interferencia.  Eran  pocos  en   número  y  no  sufrieron  los  retrocesos  sentidos  por  los   comerciantes  extranjeros  en  otros  países  latinoamericanos,  a   los  cuales  los  libaneses  habían  llegado  en  masa.  En  su   estudio  sobre  los  emigrantes  latinoamericanos,  Magnus   Morner  dio  cuenta  de  la  sangrienta  persecución  de  chinos  en   México  durante  la  Revolución  Mexicana  de  1910,  y  de  los   capataces  españoles  de  las  fábricas  textiles  en  Puebla.  En   Brasil  también  se  odiaba  a  los  portugueses.  En  Haití,  en   1905,  los  negocios  sirio-­‐libaneses  fueron  atacados  por  el   populacho  y  sus  dueños  físicamente  asaltados.  La  comunidad   local  de  empresarios  apoyaba  un  periódico  llamado   L’Antisyrien.  Durante  las  dos  primeras  décadas  del  siglo  XX,   solo  dos  informes  periodísticos  documentaron  alguna   hostilidad  hacia  los  sirio-­‐libaneses.  El  primero  apareció  en  El   Telégrafo  de  agosto  de  1913.  Un  inmigrante  recordaba  que   “ocurrió  un  grave  problema  de  incomprensión  y   discriminación  arbitraria  contra  la  dignidad  y  la  vida  de   hombres  de  la  colonia  sirio-­‐libanesa.  Supongo  que  un   compatriota  con  mejor  criterio  que  el  mío  pudo  manejar  el   asunto.  Sin  embargo,  enfrentado  con  este  delicado  desenlace   de  los  acontecimientos,  tuve  que  pedir  consejo  a  los  amigos   ecuatorianos,  y  así  resolvimos  favorablemente  el  problema.”   El  27  de  agosto  de  1915,  El  Comercio  informaba  que  en   Guayaquil  un  grupo  de  trabajadores  de  hacienda  atacaron  el   almacén  “La  Palestina”,  y  destruyeron  también  almacenes   chinos.  Es  posible  que  “La  Palestina”  no  haya  sido  en   absoluto  un  blanco.  Tal  vez  en  el  caos  general  se  la  involucró.   Por  lo  general,  los  ecuatorianos  les  dejaban  tranquilos   mientras  hacían  su  fortuna.   En  el  Levante  los  libaneses  tuvieron  una  larga  historia  de   adaptación  a  los  forasteros.  Durante  las  centurias  de   gobierno  musulmán,  a  los  gobernadores  de  Levante  se  les   exigía  tolerancia  hacia  las  religiones  y  razas  extranjeras,   siempre  y  cuando  estos  súbditos  paguen  impuestos   especiales  y  se  adhieran  a  los  códigos  legales  especiales.  Los   cristianos  libaneses  aprendieron  a  convivir  con  esto.  La   posición  geográfica  del  Líbano,  sus  ciudades  mercantiles,  y   su  exposición  a  las  invasiones  y  ocupaciones  militares,    

74


enseñaron a  los  cristianos  libaneses  a  vivir  con  sociedades   extranjeras.  Los  musulmanes  habían  llevado  su  tolerancia  a   España,  en  donde  permitieron  a  musulmanes,  judíos  y   cristianos  vivir  en  bastante  armonía.  Eran  un  pueblo  flexible,   y  se  adaptaron  al  medio  social  del  Ecuador.   Los  entrevistados  recuerdan  abiertamente  sus   padecimientos  debido  al  rechazo  social.  El  único  camino  que   les  quedaba  era  volcarse  sobre  sí  mismos,  trabajar  duro,   preparar  a  sus  hijos  para  los  negocios  que  estaban  fundando,   y  para  su  vida  futura  como  ecuatorianos.  En  todo  el  mundo,   los  libaneses  encontraron  una  fortaleza  síquica  en  sus   tradiciones,  en  su  comunidad,  y  en  su  amor  por  su  cultura.  La   asimilación  era  un  camino  de  doble  vía,  y  no  estaban  seguros   de  cuánto  debía  sacrificar  por  transitarlo.   Cuando  llegó  la  asimilación  hubo  quienes  expresaron  su   pesar.  La  suspensión  del  uso  de  la  lengua  árabe  en  el  hogar,   costumbres  promiscuas,  como  tomar  bebidas  alcohólicas  y   caer  en  lo  que  estimaban  como  descuidados  hábitos  de   negocios  que  observaban  alderredor,  eran  considerados   signos  peligrosos.  En  efecto,  en  su  nuevo  ambiente  algunos   libaneses  se  aferraron  a  sus  costumbres  nativas  más   tenazmente  de  lo  que  lo  habían  hecho  antes  de  emigrar.   Mientras  la  tradición  en  el  Levante  instruía  a  los  jóvenes  a   viajar  y  retornar  más  sabios,  la  economía  y  la  turbulenta   historia  del  Líbano  en  el  siglo  veinte  evitó  su  regreso.   Ganarse  la  vida  en  su  distante  nueva  patria  y   sentar  raíces  para  sus  hijos  eran  para  por  regla  general  la   única  opción.  Y  fue  una  que  abrazaron.  La  mayoría  de  los   inmigrantes  a  Guayaquil,  aunque  viniesen  con  algún  dinero,   fueron  obligados  a  respaldarse  en  su  comunidad  y  en  las   familias  que  los  habían  precedido,  en  todas  sus  necesidades   económicas  o  sociales.   La  Iglesia  Maronita,  al  igual  que  la  Iglesia  Católica   ecuatoriana,  tributaba  su  lealtad  para  con  la  Iglesia  Católica   Romana,  el  Papa,  y  toda  la  burocracia  que  la  asistía.  Sin   embargo,  esta  institución  no  sirvió  como  plataforma  para  la   interacción  social.  Los  inmigrantes  asistían  a  todas  las   iglesias  sin  preferencia,  celebraban  sus  nacimientos,   matrimonios,  y  funerales  en  las  mismas  iglesias  que  lo  hacía   la  élite  guayaquileña,  y  enterraban  a  sus  muertos  en  los   mismos  cementerios.  Sin  embargo,  solo  la  colonia  asistía  a   las  celebraciones  que  sucedían  a  los  ritos  religiosos.  Un  solo   ecuatoriano,  Juan  Miranda,  envió  un  regalo  a  Cristina  Díaz   Salem  y  Esteban  Antón  con  ocasión  de  su  matrimonio  en   1915.  En  lo  referente  a  los  inmigrantes  de  Medio  Oriente  que   pertenecían  a  la  Iglesia  Católica  Ortodoxa,  muy  pronto  se   ligaron  a  la  Iglesia  Católica  Romana.  Ninguno  de  los   entrevistados  conoció  a  un  ningún  inmigrante  musulmán.  

Mantener la Apreciada Heredad

75


Las tradiciones  libanesas  surgían  del  hogar  y  del  trabajo.  Los   niños  asistían  a  las  escuelas  ecuatorianas,  pero  era  en  su   hogar  donde  encontraban  el  amor,  la  disciplina  y  la   autoridad  por  parte  de  sus  mayores.  Muy  pocos  grupos   étnicos  han  valorado  tanto  la  educación  como  los  sirios  y  los   libaneses,  y  esto  se  reflejaba  en  la  habilidad  de  los  primeros   inmigrantes  para  leer,  escribir,  y  entender  de  números.  Con   frecuencia  aquellos  inmigrantes  educados  en  Beirut  sabían   algo  de  francés,  idioma  que  las  mujeres  ecuatoriana  de  la   élite  dominaban  como  parte  de  su  tinglado  social.  La  mujer   libanesa  aprendía  castellano  y  ayudaba  a  educar  a  sus  hijos.   Una  temprana  y  sostenida  disciplina  aseguraba  una  vida   ordenada  y  productiva.  Esto  implicaba  no  solo  una  vida   productiva  para  el  individuo  sino  para  la  familia.  Hemos   podido  conocer  cómo  se  inculcaban  las  normas  de  conducta   a  través  de  las  inferencias  extraídas  del  material  de   entrevistas  con  los  hijos  de  Antón  Isa  y  de  los  documentos   familiares.  Ese  material  nos  revela  la  intensidad  de  las   interacciones  económicas  y  familiares  y  una  disciplina  tan   respetada  que  pasaría  de  generación  en  generación.   Todos  los  niños  de  la  familia  Antón  tenían  obligaciones  hacia   su  familia.  Leonor,  una  hija,  aseguró  a  un  entrevistador,  que   “esta  disciplina  con  la  cual  fuimos  educados  y  la  moralidad   que  se  nos  inculcó,  constituyeron  las  bases  sobre  las  cuales   construimos  nuestras  vidas.  Teníamos  horarios  fijos  para   cada  comida,  y  todos  llegábamos  a  tiempo.  La  exactitud  de   nuestras  vidas  privadas  se  extendió  a  nuestras  vidas  en  los   negocios.  Esto  quedaba  demostrado  fuera  de  la  familia,   cuando  cumplíamos  siempre  nuestras  promesas  en  los   negocios.  Esto  aseguró  nuestro  éxito.”  Un  ecuatoriano   observaba  que,  a  diferencia  de  los  guayaquileños,  los  Antón   eran  puntuales  a  sus  citas...igual  que  los  estadounidenses.   Todos  los  niños  apreciaron  la  importancia  de  los  libros,  las   artes  y  la  cultura.  El  modelo  que  seguían  era  el  de  un  niño   con  un  libro  abierto  en  sus  manos.  Se  apreciaba  tanto  la   asistencia  a  la  escuela  como  la  educación  autodidacta.  De   lunes  a  viernes,  después  de  la  cena  se  llevaba  a  los  niños  a  la   sala  para  averiguarles  sobre  sus  tareas  y  deberes  escolares.   Si  algo  no  se  había  entendido  en  la  escuela,  aparecía  un   pizarrón  y  se  tenía  una  hora  de  clase,  hasta  que  los  niños   hubiesen  comprendido.  Al  igual  que  la  escuela,  la  casa  era   también  un  centro  de  estudio.  Las  hijas  de  Antón  observan   que,  desgraciadamente,  esta  costumbre  se  está  perdiendo.   En  los  tiempos  de  Esteban,  su  esposa  Cristina  administraba   un  hogar  en  el  que  ningún  hijo  esperaba  salir  de  la  casa  o  ir   de  paseo  el  fin  de  semana,  si  no  demostraba  con  sus   calificaciones  que,  él  o  ella,  se  había  ganado  el  derecho  de   hacerlo.  Esas  distracciones  se  ganaban.  La  caligrafía  tenía   que  ser  perfecta,  y  si  no  lo  era,  el  niño  debía  escribir  una  y   otra  plana  hasta  asegurarse  que  el  error  no  volvería  a  ocurrir    

76


nunca. Otra  meta  era  estimular  la  curiosidad  intelectual.  La   familia  trataba  de  generarla  en  la  mesa,  en  las  clases  que   seguían  a  la  cena,  y  en  la  vida  misma.  Cada  niño  tenía  un   cuaderno  en  el  cual,  él  o  ella,  escribía  las  ideas  de  gente   importante,  de  filósofos,  o  de  gente  famosa,  de  manera  que   pudiese  desarrollar  modelos.  Al  final  de  año,  Esteban   encabezaba  un  jurado  de  los  miembros  mayores  de  la  familia   que  evaluaban  los  cuadernos  y  asignaban  el  premio  anual.   Todos  los  hijos  de  Antón  Isa  recuerdan  esas  cosas,  esas   costumbres,  esas  obligaciones.   Las  hijas  de  Antón  asistieron  al  Colegio  María  Auxiliadora,  un   establecimiento  católico,  y  una  vez  graduadas  de  la  primaria,   ingresaron  a  la  secundaria,  lo  cual  era  una  práctica  inusual   entre  las  chicas  en  el  Guayaquil  de  los  años  20.  Es  más,  las   chicas  fueron  a  colegios  fiscales,  tales  como  el  “Juan   Montalvo”  y  el  “Vicente  Rocafuerte”,  a  los  que  asistían   hombres  y  mujeres.  Todo  esto  reprobaban  los  ecuatorianos   nativos.  Sin  embargo,  la  familia  Antón  consideraba  que  era   una  etapa  crítica  en  su  educación.  Adelantándose  a  su  tiempo   en  la  evaluación  de  las  mujeres,  por  lo  menos  para  América   Latina,  Esteban  creía  que  ellas  no  habían  sido  creadas  solo   para  tener  hijos  y  cuidarlos.  Tendrían  una  opción  de  trabajo   más  amplia  en  sus  vidas,  y  debían  prepararse  para  ello.  Les   decía  a  sus  hijas  que  si  eran  pobres,  debían  aprender  a   trabajar,  y  si  se  casaban  con  un  hombre  adinerado,  debían   saber  administrar  correctamente  su  fortuna  y  bienes.  De  esta   forma,  también  las  hijas  iban  a  trabajar  al  almacén.  Victoria   recuerda  que  llegaba  a  las  7:30  de  la  mañana  para  realizar   trabajo  de  secretaria,  llevar  la  contabilidad,  y  contestar  la   correspondencia.   Antón  demandaba  todavía  más  de  sus  hijos  varones.  Los   matriculó  en  el  Colegio  San  José,  con  la  expectativa  de  que   uno  de  ellos  estudiara  leyes  y  el  otro  ingeniería.  Los  guiaba   en  el  estudio  para  que  enfrenten  el  futuro  bien  preparados.   Cuando  habían  alcanzado  la  edad  de  10  años,  después  de  la   escuela  iban  al  almacén,  situado  en  las  calles  9  de  Octubre  y   Pichincha,  donde  se  les  asignaban  tareas.  El  almacén  estaba,   y  aún  está,  en  el  corazón  del  distrito  comercial.  Por  la  noche   el  padre  corregía  sus  tareas,  especialmente  de  matemáticas,   ya  que  las  manejaba  tan  bien  como  su  maestro.   La  ética  de  trabajo  forjada  en  el  hogar  caló  hondo  en  la  vida   de  los  Antón.  Todos  se  levantaban  a  las  cinco  de  la  mañana,   escribían  y  leían  en  la  biblioteca,  e  inmediatamente   comenzaban  sus  trabajos.  El  almacén  abría  a  las  7  a.m.,   porque  a  esa  hora  los  obreros  de  la  construcción  necesitaban   comprar  materiales  para  llevarlos  en  los  lanchones,  al  otro   lado  del  anchuroso  Río  Guayas  hacia  Durán,  en  donde   quedaba  el  terminal  ferroviario.  El  almacén  cerraba  a  medio   día,  reabría  a  las  2  p.m.  y  permanecía  abierto  hasta  las  7,  con   un  total  de  12  horas.    

77


De acuerdo  a  Eduardo,  hijo  mayor  de  Antón,  el  trabajo  y  el   estudio  estaban  en  primer  lugar.  Luego  los  niños  de   dedicarían  a  sus  propias  actividades,  como  coleccionar   estampillas.  A  medida  que  crecían,  su  padre  les  daba  más   confianza,  y  les  dejaba  tomar  sus  propias  decisiones.  Cuando   José  anunció  que  no  le  gustaba  el  trabajo  con  textiles,   Esteban  le  compró  un  local  en  la  9  de  octubre  y  Rumichaca,   puso  capital,  y  le  dejó  comenzar  su  propio  negocio.  Si  nos   adelantamos  a  mirar  el  desarrollo  de  la  empresa  familiar,  es   claro  que  todas  las  decisiones  lograron  mantener  a  los  hijos   dentro  de  ella.   Esteban  vivió  en  Guayaquil  durante  el  auge  cacaotero,  época   en  la  cual  muchos  acaudalados  ecuatorianos  iban  a  vivir  a   Europa,  gastaban  sus  ingresos  y  educaban  a  sus  hijos.  Por   eso  no  sorprende  que  su  esposa  le  haya  sugerido  que  fuesen   a  vivir  a  Europa.  Esteban  se  rehusó,  preguntándose  por  qué   iba  a  abandonar  Guayaquil  donde  estaba  totalmente   satisfecho  con  su  trabajo  y  con  sus  hijos.  En  su  lugar,  invirtió   sus  ganancias  en  Guayaquil  y  sentó  la  base  de  sus  empresas.   Enseñaba  a  los  hijos  mayores  a  ser  modelos  para  los  más   jóvenes,  y  les  aconsejaba  a  los  nietos  mayores  que  ellos   también  sean  ejemplos.  A  medida  que  sus  negocios  se   diversificaban,  Antón  tenía  un  lugar  de  trabajo  para  todos   ellos.  Su  nieto  Edgar  recuerda  haber  ido  a  trabajar  con  él  a   uno  de  sus  almacenes,  a  la  edad  de  trece  años.  Primero   desayunaban  juntos,  de  manera  que  Esteban  pudiera   instruirlo:  hacer  un  trabajo  correcto,  ser  honrado  en  todo  los   negocios,  y  ser  franco  y  abierto  acerca  de  lo  que  hacía.   Además,  debía  vestirse  bien,  y,  ya  que  necesitaría  muchos   ternos,  debía  adquirir  ternos  con  dos  pantalones  iguales,   pues  los  pantalones  se  gastan  primero.   Era  la  familia  la  que  aconsejaba  y  daba  su  consentimiento  en   decisiones  concernientes  al  matrimonio.  El  sociólogo  Philip   Kayal  ha  escrito  que  las  posiciones  de  parentesco  entre  los   sirio-­‐libaneses  eran  tan  importante  en  un  nuevo  país,  que   con  frecuencia  se  preferían  los  matrimonios  mixtos  dentro   del  mismo  linaje  social.  Un  sirio-­‐libanés  se  adhería  a  las   expectativas  de  su  grupo  y  normas.  De  los  hombres  se   esperaba  sobriedad,  de  las  mujeres  castidad.  De  acuerdo  con   esta  generalidad,  todos  los  hijos  de  Esteban  contrajeron   matrimonio  dentro  de  la  colonia.  A  pesar  de  la  forma  en  que   se  llevaron  a  cabo  los  matrimonios,  éstos  en  realidad   ampliaron  los  vínculos  del  grupo  nuclear.  Eran  enlaces   vitales  en  la  lucha  del  pionero  por  crecer  económicamente.   Es  difícil  hacer  generalizaciones  sobre  la  familia  ecuatoriana.   La  inclusión  de  una  historia  familiar  en  este  punto,  no  es  en   absoluto  un  intento  por  hacerlo.  Sin  embargo,  una  ojeada  a  la   crianza  de  los  niños  en  una  familia  es  un  ejercicio  instructivo,   y  nos  revela  algunas  verdades  acerca  de  la  cultura   ecuatoriana,  y  sobre  el  modo  como  una  familia  acaudalada    

78


cría a  sus  hijos.  El  presidente  Emilio  Estrada  murió  en   funciones  en  1911.  Dejó  poco  dinero,  pero  había  educado  a   su  hijo,  Víctor  Emilio  Estrada,  en  economía,  dejándole  con   muy  buenas  conexiones  con  el  gobierno  liberal.  En  1911,   Víctor  Emilio  Estrada  ya  estaba  asesorando  al  gobierno  en   legislación  bancaria  y  monedas.  Publicó  el  primero  de  sus   muchos  libros  a  los  27  años.  Trabajó  en  el  Banco  La   Previsora  y  llegó  a  ser  su  dueño.  Revolucionó  la  banca   ecuatoriana  al  abrir  sucursales  de  La  Previsora  en  todo  el   país.  Adquirió  valiosas  distribuidoras  y  construyó  dos   hoteles.  Hombre  incansable  e  innovador,  Estrada  convirtió  al   balneario  de  Playas  en  su  cuartel  general  en  tiempos  de   asueto.  En  Playas  desarrolló  los  servicios  públicos,  tales   como  el  alcantarillado,  los  reservorios  y  el  agua  entubada.   Construyó  un  hotel  y  una  pista  de  aterrizaje.  Sin  embargo,  ha   sido  más  conocido  por  su  trabajo  de  por  vida  como   economista,  consejero  nacional  en  asuntos  bancarios,  y   representante  del  gobierno  ecuatoriano  en  asuntos  externos.   Víctor  Emilio  envió  a  sus  hijos,  cinco  hombres  y  tres  mujeres,   a  estudiar  al  extranjero  a  una  temprana  edad.  Para  cuando   tenían  10  años,  las  niñas  asistían  ya  a  escuelas  en  Bélgica  y   Francia.  Estrada  hizo  grandes  esfuerzos  para  ampliar  la   educación  e  intereses  de  sus  hijos,  comprándoles  libros  y   equipos,  en  aras  de  que  persigan  sus  intereses  preferidos.  Su   hijo  Lucho  le  dijo  en  una  ocasión  a  esta  autora,  que  cuando   tenía  ocho  años,  la  familia  había  visitado  los  Estados  Unidos.   Les  dijo  a  sus  padres  que  se  quería  quedar.  Su  padre  le  puso   en  una  escuela  militar  en  la  que  Lucho  permaneció  hasta  que   más  tarde  fue  a  la  universidad.  Lucho  regresó  al  Ecuador   totalmente  absorbido  por  la  aviación  y  su  padre  le  ayudó  a   iniciar  un  negocio  de  aviación.  El  arduo  trabajo  de  Lucho  y  su   eventual  éxito,  se  originan  menos  en  la  disciplina  familiar   que  en  el  amor  e  interés  por  lo  que  hacía.   Cuando  Víctor  Emilio  murió  en  su  quinta  década  de  vida,  no   distribuyó  su  fortuna  en  forma  equitativa.  Sin  embargo,  sí  la   distribuyó  de  una  manera  permanente  y  fragmentada.  No  era   el  arquitecto  de  una  empresa  familiar  en  marcha.  A  sus  hijas   les  tocó  su  parte,  que  se  la  llevaron  para  engrosar  su   patrimonio  matrimonial.  Sus  hijas  no  habían  sido   entrenadas,  ni  tampoco  se  esperaba  que  trabajen.  Emilio,  el   mayor  de  los  hijos,  había  estudiado  antropología  y  atrajo  a   los  académicos  smithsonianos  al  Ecuador  costeño  en  donde   trabajaron  juntos  en  descubrimientos  relevantes.  No  heredó   nada.  Julio  había  estudiado  en  la  U.  de  Baylor  y  en  el   California  Institute  of  Technology.  No  recibió  nada.  Mientras   se  ganaba  la  vida  como  banquero  y  periodista,  Julio  se   convirtió  en  archivero  y  en  el  historiador  costeño  de  punta.   El  padre  les  dejó  a  Lucho  y  José  la  distribuidora  de  la  Coca   Cola.  El  más  joven,  Chico,  heredó  la  distribuidora  de  General   Electric.  Chico  le  dio  la  mitad  de  su  negocio  a  Emilio,  al  no    

79


querer pasar  su  vida  en  una  oficina.  Emilio  administraría  el   negocio  de  General  Electric  y  distribuiría  los  ingresos.  Chico   podía  hacer  lo  que  quisiese.  Lucho  le  dejó  la  empresa  de  la   Coca  Cola  a  José,  quién  murió  joven,  y  su  hijo  fue  capaz  de   llevarla  a  la  bancarrota.  La  familia  solía  bromear  que  este   festín  sin  paralelo  en  el  trópico,  debía  hacerle  ganar  el   Premio  Nóbel.   Tal  fragmentación  de  los  intereses  económicos  en  una   generación,  puede  ejemplificar  un  caso  extremo.  Víctor   Emilio  trabajaba  el  día  entero,  pero  también  era  un  hombre   del  Renacimiento.  Estimulaba  la  más  amplia  experiencia  y  la   independencia  de  espíritu,  el  individualismo  por  sobre  la   lealtad  familiar.  Como  individuos,  los  hijos  de  Estrada,  y  sus   hijos,  han  perpetuado  los  elementos  esenciales  de  una   familia  del  Mediterráneo.  Todos  viven  bien,  y  son  la  típica   unidad  socialmente  interdependiente  y  cercana.  Se  ayudan   mutuamente,  pero  no  constituyen  una  unidad  económica.   En  el  caso  de  los  libaneses,  lo  típico  era  que  la  herencia  de  la   mujer  no  tendría  que  debilitar  la  estructura  de  la  empresa   familiar.  Ella  no  hubiese  recibido  acciones  y  hoteles  para   administrarlos  por  su  cuenta  de  manera  permanente,  como   lo  hicieron  las  chicas  Estrada.  Era  un  miembro  vigoroso  de  la   unidad  económica  y  debía  transmitir  a  sus  hijas  esta   herencia  de  unidad  familiar.  Aparentemente  Cristina  Antón   no  trabajaba,  pero  los  entrevistados  sugirieron  que  esto  era   inusual  entre  los  pioneros.  Describían,  en  su  lugar,  el  típico   almacén  del  mercader  de  telas,  en  el  cual  su  esposa  se   ocupaba  de  la  caja  mientras  su  marido  daba  órdenes  en  voz   alta  desde  un  entretecho.  El  ambiente  del  almacén  podía  ser   una  locura,  ya  que  los  hijos  y  otros  miembros  de  la  familia   estaban  entrenados  para  actuar  de  prisa  cuando  cumplían   órdenes.  Las  esposas  de  los  prósperos  dueños  de  almacenes   trabajan  todo  el  día.  Era  su  obligación  impulsar  y  ayudar  a  su   esposo.  Ella  era  su  mejor  amiga  y  consejera.   Después  del  trabajo,  la  mujer  se  adueñaba  de  la  cocina,   enorgulleciéndose  de  sus  platos  libaneses  y  de  su  capacidad   de  congregar  a  la  familia  para  cada  comida.  La  comida  era  un   problema  de  cada  día.  Los  sirvientes  eran  poco  costosos,   pero  constituían  otra  boca  que  alimentar.  Haciendo  honor  a   la  frugalidad  y  a  la  costumbre,  las  mujeres  libanesas  no   imitaban  a  la  mujer  ecuatoriana,  que  dejaba  que  la  cocinera   hiciera  las  compras  y  el  regateo  en  el  Mercado  Central.  Ellas   mismas  iban  temprano  al  mercado  a  buscar  sus  víveres   específicos.  Las  mujeres  recordaban  la  vida  en  el  Líbano,  en   donde  aún  los  pobres  comían  nueces  de  pino,  quimbombó,   hojas  de  uva,  y  berenjenas.  Frugal  en  otros  menesteres,  la   mujer  libanesa  sabía  que  tendría  que  comprar  y  pagar  caro   por  ellos  en  el  Ecuador.  Después  del  trabajo,  la  mujer   libanesa  vigilaba  a  sus  hijos  a  una  hora  concertada  y  los   examinaba  repetidas  veces.  La  vida  en  Guayaquil  era  dura.  La    

80


mayor parte  vivía  al  principio  en  casas  de  caña  gradúa,   soportando  un  clima  que  ni  siquiera  pudieron  imaginarse  en   el  Líbano.  Las  informantes  mujeres  de  esta  generación,   quisieron  subrayar  que  sus  familias  eran  unidades   envidiables,  fuertemente  entretejidas,  en  las  cuales  sus   esposos  eran  hombres  fieles.   Al  igual  que  los  ecuatorianos,  los  libaneses  vivían  en  sus   casas  con  sus  familias  ampliadas.  La  madre  de  Cristina  y  dos   de  sus  hermanos  vivían  en  la  casa  de  los  Antón  Isa.  Cuando   Esteban  viajaba  al  exterior  regresaba  con  regalos  para  todos   ellos.  Su  esposa  describió  sus  vidas  como  algo   “verdaderamente  bueno,  pues  vivíamos  felices  y  contentos”.   Otras  mujeres  sentían  que  era  una  carga  dura  sobrellevar  su   aislamiento  y  exclusión  social  de  los  clubes  privados  de   Guayaquil,  así  como  de  los  asuntos  cívicos,  y  de  la  red  de   relaciones  sociales.  Un  de  los  personajes  femeninos  de  la   obra  teatral  de  Raad  se  quejaba  de  que  era  muy  difícil  hacer   amigas,  y  de  que  había  mucha  mala  voluntad  en  Guayaquil.   Ellas  quería  tener  una  gran  familia  para  compensar  esto.  Los   libaneses  y  los  lugareños  se  casaban  entre  primos.  Los   pioneros  libaneses  lo  hicieron  casi  por  necesidad.  Las   inmigrantes  mujeres  arreglaban  los  matrimonios,  y  para   compensar  la  escasez  de  mujeres,  enviaban  por  sus  parientes   al  Líbano.  Al  mismo  tiempo,  criticaban  abiertamente  los   matrimonios  con  extraños.   De  acuerdo  a  la  obra  de  teatro  de  Raad,  La  Nueva  Semilla,  la   sociedad  guayaquileña  precisamente  consideraba  tales   soluciones  maritales,  de  casarse  entre  primos  y  enviar  por   sus  mujeres,  como  uno  más  de  los  aspectos  negativos  de  los   “turcos.”  En  el  drama  de  Raad,  su  personaje  de  la  clase  alta,  la   Sra.  Isabel,  le  protestaba  al  tendero  Brahim  que  los  libaneses   estaban  siempre  juntos,  y  añadía  que  “incluso  se  dice  que   solo  se  casan  entre  primos!”.  Brahim  respondía:  “Si  señora   de  Pérez  y  Pérez.  Ahora,  ¿quiere  usted  ver  otro  surtido  de   telas?”  Sus  dos  apellidos  idénticos  sugerían  que  ella  también   se  había  casado  con  un  primo.  Su  íntima  amiga,  Mercedes,   estuvo  aún  más  decidida  a  encontrar  errores.  Ella  le   chismeaba  a  un  banquero  local  que  “estos  inmigrantes  nunca   fijan  sus  raíces  o  se  quedaban  en  un  sitio...A  duras  penas   ahorran  un  poco  de  dinero  y  se  mudan  de  un  sitio  a  otro.   Constantemente  emigran.”  Los  libaneses  sí  se  movilizaban   dentro  del  Ecuador  a  medida  que  ascendían  los  peldaños  del   éxito,  pero  casi  ninguno  abandonó  el  país.  En  la  obra  de   Raad,  el  banquero  elitista  no  consignaba  ningún  sentimiento   de  culpa  de  su  clase,  cuando  acusaba  a  los  libaneses  de  ser   solo  tenderos  y  de  no  ingresar  a  la  banca,  y  exclamaba:   “Imagínese  a  banqueros  turcos”.  Y  continuaba  quejándose  de   que  los  libaneses  no  estaban  en  las  profesiones,  no   compraban  propiedades,  no  se  metían  en  la  política  porque   eran  muy  violentos,  y  no  visitaban  a  los  ecuatorianos  en  sus    

81


casas. Explicaba  que  por  estas  razones  nunca  serían   admitidos  en  los  clubes  privados  de  la  sociedad.  Raad,  un   libanés  de  segunda  y  tercera  generación,  por  parte  de  padre   y  madre  respectivamente,  escribía  acerca  de  los  libaneses  de   inicio  de  los  años  20.   Hacia  1920,  ningún  libanés  había  tenido  un  cargo  público  en   la  costa.  Tampoco  eran  miembros  de  los  clubes  privados  y   deportivos,  a  excepción  de  sus  propios  clubes.  Su  único  club   había  sido  la  débil  e  injurídica  Sociedad  Otomana  de  1910-­‐ 1912.  Cuando  ésta  desapareció,  la  colonia  se  quedó  sin   ninguna  organización  por  más  de  una  década.  Más  allá  de  su   progreso  económico,  estaban  dando  los  pasos  para   convertirse  en  ecuatorianos.  Sus  hijos  asistían  a  las  escuelas   ecuatorianas,  hablaban  el  idioma,  y  estaban  expuestos  a  las   influencias  comunes  de  esa  generación.  Los  niños  sabían  lo   que  significaba  ser  llamado  “turco”.  También  sabían  que  eran   libaneses  y  que  su  principal  responsabilidad  era  para  con  la   familia,  su  honor  y  su  unidad.  Con  la  I  Guerra  Mundial  por   terminarse,  podrían  llegar,  presuntamente,  más  miembros   de  la  familia  y  otros  inmigrantes  a  engrosar  y  fortalecer  las   pirámides  familiares.  

82


CAPITULO V     VISIBILIDAD  Y  ORGANIZACION   Durante  la  I  Guerra  Mundial,  en  el  año  de  1916,  los  ingleses  y   franceses  firmaron  el  acuerdo  Sykes-­‐Picot,  para  dividir  las   provincias  árabes  del  imperio  Otomano  en  zonas  de   influencia  permanente.  De  este  modo,  al  final  de  la  guerra   toda  Siria  se  convertiría  en  un  mandato  francés.  Este   comprendía  el  territorio  a  lo  largo  de  la  costa  este  del   mediterráneo  incluyendo  el  Gran  Líbano.  Los  Franceses   trazaron  un  plan  favorable  a  la  coexistencia  de  los  varios   grupos  religiosos;  sin  embargo,  ese  plan  favorecía  a  sus   dependientes  históricos,  los  maronitas  libaneses.  En  1919   los  franceses  crearon  el  Gran  Líbano  con  un  esquema  de  una   nueva  república  en  mientes.  Se  trazo  las  fronteras   satisfaciendo  a  los  maronitas  aunque  los  musulmanes   correspondían  el  40%  de  la  población.  Los  libaneses  no   estaban  más  bajo  el  imperio  Otomano,  no  portaban  más  los   pasaportes  turcos  y  no  serían  llamados  “turcos”  o  árabes  en   el  futuro.  A  pesar  de  este  arreglo  político  favorable,  y  de  una   democracia  parlamentaria  proporcionada  en  1926,  los   libaneses  emigraron.  Después  de  haber  sufrido  todas  las   privaciones  que  trajo  la  I  Guerra  Mundial  e  impulsados  por   un  poderoso  factor  económico  de  atracción  los  jóvenes  se   iban.  Los  esfuerzos  franceses  para  detener  el  flujo   restringiendo  los  permisos  de  salida  fracasaron.  

Los impactoas globales

En este  mismo  período  hubo  dos  eventos  de  impactos  global   que  podrían  haber  ubicado  al  Ecuador  como  una  selección   para  los  inmigrantes.  En  primer  lugar,  los  Estados  Unidos   promulgó  leyes  en  1924  creando  el  sistema  de  cuota  para  los   inmigrantes  extranjeros,  y  este  hecho  desvió  a  miles  de   inmigrantes  hacia  países  en  América  Latina.  En  segundo   lugar  en  1914  se  abrió  el  canal  de  Panamá  permitiendo  el   paso  de  buques  hacia  la  costa  occidental  de  Sudamérica  y   por  lo  tanto  directamente  al  Puerto  de  Guayaquil.  Cifras   recogidas  por  el  Consulado  francés  en  Bogotá,  Colombia  (el   Ecuador  era  atendido  desde  ese  Consulado)  sugieren  sin   embargo  que  pocos  hicieron  del  Ecuador  su  destino.  Los   cálculos  demográficos  y  de  población  del  Consulado  acerca   del  Ecuador,  empatan  tan  bien  con  el  trabajo  que  B.  Pérez   Marchanti  hizo  en  la  Oficina  del  Registrador  de  la  Propiedad   en  Quito  en  el  año  de  1981,  que  debemos  asumir  que  ésta  fue   su  fuente  original.  Pérez  Marchanti  acumuló  estos  datos   hacia  finales  de  1920  e  hizo  una  lista  de  cada  inmigrante  del    

83


oriente medio,  de  su  residencia,  retrotrayendo  su  origen,  e   identificando  sus  actividades  en  el  Ecuador.  Habían  1066   inmigrantes  y  descendientes  libaneses  en  todo  el  Ecuador.   Este   primer   y   único   estudio   de   la   población   de   los   sirios,   libaneses   y   palestinos   en   el   Ecuador,   revela   cuan   pocos   libaneses   había.   Incluyendo   ambos   sexos,   los   inmigrantes   libaneses   totalizaban   577   y   sus   descendientes   eran   489.   En   Guayaquil   habían   358   en   total,   lo   que   sugiere   que   cerca   de   200   eran   verdaderos   inmigrantes.   El   Ecuador   no   había   sido   una   gran   atracción,   y   fácilmente   pudo   haber   sido   percibido   como   una   tierra   insalubre,   petulante   y   no   hospitalaria.   Los   primeros   inmigrantes   quizás   fueron   los   imanes   más   influyentes.   Los   Adum,   ya   sea   una   o   varias   familias   Adum,   pueden   servirnos   como   ejemplo   veintiún   emigrantes   Adum   vivían   en   Guayaquil   veinte   vivían   en   pueblos   costeños   tales   como   Milagro   ,   Posorja,   Catarama   y   Vinces,   pero   solo   una   pareja  tomo  su  residencia  en  los  Andes,  en  Ambato.  Cuarenta   y   tres   descendientes   Adum   vivían   en   Guayaquil.   De   esta   forma,   de   los   358   libaneses   contabilizados   en   Guayaquil,   sesenta   y   cuatro   eran   Adum.   Los   inmigrantes   reales   en   Guayaquil  incluyeron  a  17  Antón,  11  Hanze,  14  Auwad,  y  13   Safadi.   Cuántos   habían   respondido   al   llamado   de   venir   y   juntarse  con  los  miembros  de  la  familia  que  ya  estaban  en  el   Ecuador?   se   percibía   en   el   Levante   al   Ecuador   como   indeseable   y   se   lo   consideraba   solo   como   una   posibilidad   para   aquellos   que   tenían   vínculos   ahí?     El   largo   período   de   estabilidad   política   y   gobierno   liberal   apoyados   por   las   exportaciones  cacaoteras  tuvieron  su  fin  en  el  Ecuador  en  los   años   20.   La   competencia   mundial   y   las   enfermedades   del   cacao  causaron  una  caída  súbita  en  la  economía  costeña.  Esto   por   supuesto   precipitó   una   escasez   de   giros   de   divisas   extranjeras,  perjudicando  a  los  importadores  y  a  mucha  de  la   población   costeña.   Durante   la   I   Guerra   Mundial   cuando   el   oro   estaba   inmovilizado   en   Europa   y   se   interrumpió   la   navegación,   los   Estados   Unidos   reemplazó   en   mucho   del   comercio   ecuatoriano   de   importación   que   con   anterioridad   pertenecía  a  Gran  Bretaña.   Los  Estados  Unidos  también  se  convirtió  en  el  mayor   importador  de  cacao.  Las  dos  instituciones  guayaquileñas   responsables  de  la  administración  de  las  exportaciones   cacaoteras  y  de  la  riqueza  que  ingresaba  fueron  la  Asociación   de  Agricultores  y  el  Banco  Comercial  y  Agrícola.  Mientras  los   comerciantes  catalanes  e  italianos  engrosaban  las  filas  de  los   propietarios  de  haciendas  y  la  vieja  élite  en  las  juntas   directivas  de  esas  organizaciones,  con  excepción  del  nombre   de  Alias  Ward  los  libaneses  no  aparecían.  Entre  ambas,  el   Banco  y  la  Asociación  controlaban  la  venta  del  cacao,  el   cambio  de  divisas,los  asuntos  fiscales  para  el  gobierno  y  las   decisiones  en  el  Congreso.  Cuando  la  competencia  extranjera   hizo  bajar  el  precio  del  cacao  en  los  años  20,  la  asociación  de    

84


agricultores frenó  las  exportaciones  de  cacao  y  esperó  una   subida  del  precio,  almacenando  grandes  cantidades  de   granos  en  Guayaquil  y  en  Ecuador.  El  costo  de  comprar  y   almacenar  los  granos  de  cacao  obligó  a  la  asociación   guayaquileña  a  prestar  $5’500.000  del  Mercantile  Bank  of   América.  Como  garantía  se  hipotecaron  las  futuras   exportaciones  de  caco  al  banco  hasta  que  el  préstamo  fuese   pagado.  De  esta  forma,  al  tener  los  norteamericanos  la   conducción  de  un  ingreso  cacaotero  dirigido  al  pago  con  una   deuda  con  el  Mercantile  Bank,  todos  los  importadores  en   Guayaquil  se  quedaron  sin  divisas.   Al  estallar  la  Guerra  en  1914  el  Gobierno  ecuatoriano   promulgó  una  ley  que  creaba  una  moratoria  en  el  cambio  de   billetes  bancarios  por  oro.  Esto  permitió  que  ciertos  bancos   locales  impriman  millones  de  billetes  sin  el  respaldo  de  oro,   inflando  el  medio  circulante  y  también  agravando  la  escasez   de  giros  de  divisas.  Con  tanta  tierra  dedicada  al  cacao  incluso   se  tenía  que  importar  alimentos  básicos  y  cuando  las   importaciones  de  alimentos  declinaron  el  común  de  la  gente   empezó  a  sentir  hambre.  En  respuesta  los  trabajadores  de   Guayaquil  convocaron  a  una  huelga  general  en  1922  y   exigieron  un  control  en  el  mercado  de  divisas.  El  gobierno   culpó  de  la  huelga  a  los  conspiradores  comunistas  y  la   aplastó  con  una  masacre.  En  los  días  subsiguientes  tanto  los   pobres  y  los  ricos  clamaban  por  el  control  del  cambio.  Tres   años  después  un  grupo  de  jóvenes  oficiales  militares   quiteños  protagonizaron  la  salida  de  los  banqueros   guayaquileños  y  de  su  hombre  en  Quito,  el  Presidente   Gonzalo  Córdova.  El  nuevo  gobierno  presidido  por  el  Doctor   Isidro  Ayora  trajo  a  expertos  extranjeros  para  establecer  un   Banco  Central  examinar  la  política  fiscal  y  revisar  el  conjunto   de  impuestos  aduaneros.  Mientras  todo  esto  ocurría,  los   libaneses  buscaban  por  su  cuenta  divisas  extranjeras  y   licencias  de  importación.  

Los libaneses se organizan

En medio  de  este  caos  local  y  de  serios  problemas  para  los   importadores,  la  Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil  salió  en   defensa  de  sus  miembros.  Las  organizaciones  que   representaban  a  las  colonias  de  extranjeros  se  preocuparon   de  los  suyos,  pero  los  libaneses  no  tenían  representación.   Mantuvieron  entonces  reuniones  informales  en  sus  hogares   y  se  autodenominaron  la  “Conferencia  Siria”,  pues  entonces   eran  siro-­‐libaneses,  pero  estos  grupos  carecían  de   reconocimiento.  A  principios  de  1921  sucedió  que  algunos   norteamericanos  conocieron  al  farmacéutico  Rashid  B.   Torbay  con  la  finalidad  de  resolver  algunos  problemas  en   torno  a  sus  transacciones  personales.  Le  dijeron  que  querían   reunirse  con  representantes  de  varios  grupos  económicos.  “Y   que  tal  con  los  libaneses”?  Torbay  les  respondió  al  tiempo   que  proveía  información  escrita  sobre  los  problemas  de  sus    

85


compatriotas. El  documento  fue  tan  útil  que  los   estadounidenses  lo  publicaron  en  American  Exporter.   Torbay  se  dio  cuenta  entonces  que  el  debía  crear  algún  tipo   de  alianza  entre  los  hombres  de  la  cultura  del  Oriente  Medio,   con  la  finalidad  de  que  ellos  pudieran  tener  una  base  legal  y   una  unión  que  los  representaría  en  momentos  de  conflicto.   Expresó  su  sentir  a  otros  en  la  colonia  que  con  gran  gusto   estuvieron  de  acuerdo.  En  dos  días  él  y  Gabriel  Kronfle   reunieron  62  firmas  de  hombres  interesados  en  la  idea.  El  8   de  mayo  de  1821  sesenta  y  seis  fundadores  se  reunieron  en   la  casa  de  Rashid  Torbay.  Todos  eran  hombres,  y  las  familias   estaban  representadas  por  dos,  tres,  y  cuatro  de  sus   hombres.  (Véase  la  lista  en  el  apéndice  I).  Pocos  años  más   tarde  Pérez  Maechanti  compiló  su  inventario  de  los  libaneses   de  Guayaquil  y  de  sus  ocupaciones.  De  acuerdo  a  ese  registro   no  había  entre  ellos  ningún  industrial.  Cuatro  estaban   vinculados  tanto  a  la  agricultura  como  el  comercio,  treinta  y   siete  habían  establecido  empresas  comerciales  y  tres  (de  los   cuales  dos  eran  Antón)  tenían  un  negocio  de  propiedades   urbanas.  Entre  los  negocios  diez  de  las  firmas  enlistadas   podrían  haber  representando  a  varios  miembros  de  familia.   Torbay  fue  elegido  presidente  en  la  reunión  inaugural  de  la   organización.   La  sociedad  no  fue  concebida  ni  como  un  club  recreacional  ni   deportivo.  Sin  embargo  los  problemas  económicos  que  tenía   el  Ecuador  y  que  lo  habían  estimulado  a  Torbay  no  fueron  las   únicas  razones  para  fundar  una  organización  en  1921.   Aquellos  que  asistieron  a  la  primera  sesión  conocían  que  se   trataba,  significativamente,  de  una  Unión.  Con  el  fin  de  la  I   Guerra  Mundial  y  el  rompimiento  del  imperio  Otomano  las   personas  de  habla  árabe  en  Guayaquil  sintieron  que  ellos   tenían  la  necesidad  de  organizarse  para  precautelar  las   necesidades  de  su  patria,  el  lugar  en  donde  sus  familias  y  sus   parientes  habían  sufrido  tales  atrocidades  durante  la  I   Guerra  Mundial.  La  Unión  completaba  una  misión:  establecía   un  vínculo  entre  ellos,  las  autoridades  del  Líbano,  y  como   veremos  más  abajo,  el  gobierno  del  Ecuador.   La  Sociedad  “Unión”  Libanesa  hizo  noticia  cuando  donó  un   pequeño  avión  de  entrenamiento  al  Ecuador.  Assad  M.  Raad   recogió  el  dinero  para  la  compra  del  avión  y  lo  obsequió  a  los   oficiales  de  la  pista  aérea  de  Daule  al  otro  lado  del  río  Guayas   de  Guayaquil.  El  dueño  del  periódico  ElTelégrafo  (adquirido   por  José  Antón,  hijo  de  Esteban  en  1985,  y  vendido  en  1996)   y  la  Colonia  Italiana  también  hicieron  donaciones.   Al  darle  el  nombre  a  la  organización  se  omitió  el  de  “Siria”.   Los  de  la  colonia  eran  preponderantemente  del  Líbano.  Los   ecuatorianos  y  los  miembros  de  la  colonia  simplemente   hablaban  de  los  libaneses.  El  gobierno  ecuatoriano  reconoció   a  la  sociedad  el  8  de  agosto  de  1821.  La  “Unión”  profesaba  el   amor  de  sus  miembros  hacia  un  nuevo  país  y  su  convicción     86


por su  bienestar  y  progreso.  El  Ecuador  era  su  hogar  y  ellos   habían  sentado  raíces  en  esta  tierra.   El  encontrar  hombres  de  negocio  que  pudieran  dispensar   algún  tiempo  de  su  trabajo  para  tener  un  cargo  en  la   sociedad  nunca  fue  problemático.  Cuanto  más  ocupado  era  el   hombre  y  más  exitosa  su  empresa  más  aparecía  su  nombre   en  el  directorio.  Por  ejemplo  Emilio  Isaías  que  había  añadido   ya  a  sus  empresas  comerciales  y  de  importación  intereses   agrícolas  y  acciones  en  un  Ingenio  Azucarero,  AZTRA,  tuvo  el   cargo  de  tesorero  y  estuvo  en  la  junta  de  todos  los  años   desde  1927  hasta  1934.  Esteban  Antón  fue  cinco  veces   presidente  de  la  sociedad,  y  su  tesorero  desde  1934  hasta   1955.  Entonces  lo  remplazó  su  hijo  Eduardo.  Fue  este  tipo  de   continuidad  por  parte  de  los  líderes  de  la  Colonia  lo  que  trajo   éxito  a  la  sociedad  tal  como  lo  había  hecho  con  sus  empresas   familiares.  Durante  los  años  20  y  30  la  Sociedad  Unión   Libanesa  se  afirmó  a  sí  misma  como  una  representante   defacto  de  la  colonia.  Aumentó  su  membresía  y  redefinió  su   misión:  el  arreglo  de  los  problemas  judiciales,  económicos,   culturales  y  sociales  con  funcionarios  nacionales  y   extranjeros.   La  Sociedad  se  reunía  en  los  hogares  de  los  libaneses  y  más   tarde  arrendó  una  oficina  frente  a  la  iglesia  de  San  Francisco   de  Guayaquil.  En  1937  compró  una  propiedad  en  las  calles   10  de  Agosto  y  Boyacá,  inició  reparaciones  en  el  edificio   existente  y  se  mudó  a  el  durante  junio  de  1938.  Eduardo   Antón  levantó  fondos  al  conformar  la  Predial  Libanesa  C.A.  y   vendiendo  sus  acciones  a  miembros  de  la  colonia.  Esteban   Antón,  R.  B.  Torbay  y  Elías  Sarquiz  notificaban  en  las   reuniones  de  la  Junta  a  los  tenedores  de  acciones  de  su   progreso,  y  muy  pronto  tuvieron  el  dinero  para  remplazar  el   viejo  edificio  por  uno  de  cemento  armado.  Resaltando  la   nueva  dirección  que  había  tomado  la  Sociedad  sus  miembros   los  llamaron  el  Edificio  Social.  En  el  piso  superior  decoraron   tres  salones:  Una  sala  de  reuniones,  un  espacio  para  el   Centro  Femenino,  y  una  sala  para  la  Junta  de  Directores.   Al  revisar  hoy  día  los  documentos  de  la  sociedad  todo  el   proceso  de  su  organización  se  trasluce  como  algo   cooperativo  y  sin  tacha.  Henry  Raad  queriendo  acercarnos  a   lo  que  verdaderamente  fue  ese  momento  en  el  que  los   libaneses  se  inclinaron  y  dieron  paso  a  esta  nueva  aventura,   a  través  de  sus  personajes  en  la  obra  teatral  La  Nueva   Semilla.  Allí  Samir,  presidente  del  Club  Libanés,  se  sienta  a   conversar  con  sus  amigos  y  tenderos  vecinos,  Brahim  y   Najib.  Después  de  una  taza  de  café  y  de  expresiones  de   preocupación  compartida  sobre  noticias  de  su  aldea  nativa,   pasan  a  tratar  el  importante  asunto  del  sitio  para  la  compra   de  una  propiedad  donde  edificar  el  Club.  El  Presidente  Samir   les  da  a  conocer  de  dos  ofertas,  pero  Najib  reclama  porque   ninguna  es  buena  e  insiste  en  que  haya  una  tercera.  Brahim    

87


lo tacha  de  ser  necio  y  testarudo  y  recomienda  todavía  otro   sitio  la  discusión  se  acalora  y  ellos  se  involucran  en  un  duelo   verbal  de  tal  intensidad  que  se  asemeja  a  un  examen  de  la   fortaleza  de  su  oponente.  Los  tres  no  pueden  ponerse  de   acuerdo  sobre  ningún  sitio.  Finalmente  Brahim  explica  en  un   monólogo  las  raíces  del  problema  al  señalar  rasgos  de  su   cultura  libanesa:   “Si,  los  libaneses.  Todo  lo  que  hay  que  hacer  es  juntar  a  tres   de  ellos  y  uno  tiene  tres  opiniones  distintas.  Siempre  amigos   pero  también  siempre  rivales  y  adversarios  incansables.   Vivimos  juntos  y  separados  al  mismo  tiempo.  Creamos  un   Club  a  fin  de  que  podamos  pelear  entre  nosotros.  Pero  deja   que  alguien  ataque  el  Club,  y  todo  el  Club  estará  en  contra  de   él.  No  es  verdad  que  nuestro  adversario  debe  ser  nuestro   amigo?.  Acaso  es  que  nuestra  vitalidad  no  tiene  fronteras?.   Es  verdad  que  cada  uno  tiene  la  certeza  de  estar  en  lo   correcto,  pero  también  es  verdadero  y  cierto  que  a  pesar  de   todo  para  otros  somos  como  un  solo  puño  cerrado,  sin   embargo  que  dentro  de  la  mano  sus  dedos  se  traben  en   combate”.   Las  mujeres  libanesas  conformaron  la  comisión  de   Beneficencia  dentro  de  la  Sociedad  el  3  de  abril  de  1927  ellas   ofrecieron  el  apoyo  moral  y  material  a  sus  “paisanos”  o   connacionales  y  asistencia  básica  a  cualquier  gente  en   necesidad.  Las  cuotas  de  membresía  y  los  fondos  recaudados   se  destinaban  a  trabajos  de  caridad.  Cristina  de  Antón  fue  la   primera  Presidenta  y  las  primeras  personas  provenían  de   aquel  núcleo  de  familias  que  encontramos  entre  los  pioneros   tales  como  los  Dibo,  Salem,  y  Raad.  Para  el  primero  de   septiembre  las  mujeres  organizaron  una  cena  bailable  y   solicitaron  donaciones  de  licor,  confetti,  flores  y  juguetes.  La   presencia  de  alcohol  indica  acaso  la  adopción  de  una   costumbre  ecuatoriana?.  El  Nueve  de  Octubre  los  libaneses   desfilaron  en  una  parada  de  celebración  de  la  Independencia   de  Guayaquil,  y  las  mujeres  vistieron  trajes  de  libaneses   tradicionales  para  identificar  a  la  Colonia  en  ese  desfile.  Al   esforzarse  por  mantener  viva  su  cultura,  ellas  inauguraron   una  escuela  de  aprendizaje  del  árabe  en  octubre  de  1931.  En   1934-­‐1935  compraron  un  sector  de  criptas  mortuorias  en  el   Cementerio  de  Guayaquil  y  establecieron  un  asilo  para  los   ancianos,  enfermos  y  analfabetos.  Los  miembros  incluían  a   libaneses  de  la  segunda  generación,  y  más  de  la  mitad  de   ellos  tenían  nombres  españoles.   Las  inquietudes  sociales  de  la  Sociedad  Unión  Libanesa   crecieron.  La  biblioteca  se  incrementó  y  su  colección  la   vinculó  con  las  colonias  libanesas  en  México,  Brasil  y  otros   países  latinoamericanos.  Sus  miembros  donaban  sus   bibliotecas  personales  de  medicina  y  derecho  así  como   también  las  guías  agrícolas  y  comerciales  del  Litoral   Ecuatoriano.  Los  miembros  varones  de  la  Sociedad  iniciaron    

88


la Asociación  de  Jóvenes  Árabes  (AJAE)  en  1943.  Los   directores  J.  Antonio  Nacer  y  Jorge  Akel  pusieron  una   enorme  cantidad  de  tiempo  y  energía  en  este  programa   juvenil.  Las  diversiones  interculturales  incluían  conferencias   literarias,  cursos  en  árabe  o  inglés  y  un  equipo  de  Baloncesto   que  se  apuntó  algunas  victorias  contra  los  mayores  equipos   en  el  Ecuador.  El  Club  estableció  la  identidad  de  la  colonia   libanesa  y  le  proporcionó  una  sede  a  estos  inmigrantes   extraños  que  no  habían  todavía  ingresado  a  las  instituciones   sociales  ecuatorianas.  

Las oportunidades económicas y los libaneses

Mientras los  libaneses  lidiaban  con  las  dificultades  de   importar  y  con  el  rompimiento  de  la  banca,  persistía  la   demanda  por  sus  mercaderías  importadas.  A  excepción  de   las  artesanías  el  Ecuador  todavía  tenía  pocos  bienes   domésticos  manufacturados  y  dependía  de  las  importaciones   de  todo  tipo,  especialmente  de  telas.  Después  del  golpe  en   1925  la  misión  Kemmerer  de  expertos  económicos  de  la   Universidad  de  Princeton  bino  al  Ecuador.  Kemmerer   estableció  un  Banco  Central  en  Quito  que  tenía  el  monopolio   del  dinero.  El  profesor  Edwin  Kemmerer  escribió  en  su   diario  que  la  única  industria  que  le  mostraron  en  Guayaquil   fue  una  fábrica  de  tabaco  y  que  estaba  controlada  por  R.  J.   Reinolds  de  los  Estados  Unido,  mientras  que  nosotros   sabemos  que  habían  otras  como  la  fábrica  de  cerveza,  de   hielo  de  galletas  y  golosinas.  El  auge  del  cacao  no  había   generado  nuevas  industrias.  La  depresión  mundial  de  1929   desató  un  período  de  aislamiento  económico  en  América   latina,  y  los  países  más  avanzados  como  Argentina  y  Chile   iniciaron  políticas  de  una  industrialización  substitutiva  de   importaciones  (ISI)  que  tuvieron  bastante  éxito.  En  el   Ecuador  esas  políticas  fracasaron  y  en  su  lugar  el  Ecuador   buscó  más  cosechas  de  importación.  Aún  cuando  las   exportaciones  de  cacao  decayeron  a  la  mitad  en  1929   comparadas  con  1913,  las  exportaciones  de  café  trajeron   dinero  conjuntamente  con  el  arroz  y  la  tagua,  los  sombreros   (llamados  de  Panamá,  porque  allá  se  comercializaban   internacionalmente),  y  con  alguna  producción  bananera  por   los  años  treinta.   La  economía  del  reflote  o  persistía.  Los  libaneses   crecientemente  captaban  el  mercado  de  telas.  Sus   conexiones  internacionales  como  grupos  organizados  los   situaba  citaba  en  una  red  que  les  permitía  exportar  telas  a   bajos  precios.  La  comunidad  siria  en  Manchester,  Inglaterra   importaba  lanas  europeas  y  distribuía  algodón  acabado  del   Condado  de  Lancashire.  El  algodón  de  Lancashire  dominaba   el  mercado  mundial.  Buenas  ganancias  y  hábitos  de  ahorro   arraigados  llevaron  a  que  tres  de  los  libaneses  establecieran   plantas  textiles.  Abusaid  Dassum  Debes  y  Teofilo  Ramadan    

89


inauguraron fábricas  textiles  en  Quito  durante  los  años  20  y   Emilio  Isaías  lo  hizo  en  1948.  Quito  era  una  buena  plaza  para   textiles,  y  trataremos  de  estas  empresas  en  el  capítulo   pertinente  a  la  ciudad  Capital.   En  la  costa  los  libaneses  se  concentraron  en  las  actividades   de  importación  y  venta  al  por  mayor.  Un  estudio  de  los   guayaquileños  y  sus  compañías  valoradas  en  S/  100.000  o   más  en  1925,  revela  que  los  Freres  Farah  cotizaban  los   S/300.000.  Fayad  &  Cia.  valía  S/100.000  y  se  dedicaba  a  las   ventas  al  por  menor,  significativamente  calzados.  Freres   Najas  valía  S/100.000  de  los  46  individuos  y  compañías   estudiados,  cinco  tenían  dueños  chinos,  tres  pertenecían  a   antiguas  familias  alemanas,  y  seis  nombres  eran  de   extracción  italiana.  El  resto  eran  como  podría  esperarse,  ya   sea  inmigrantes  españoles  o  viejas  familias  ecuatorianas   costeñas.  La  lista  no  era  perfecta.  Las  dos  familias  que  no   fueron  mencionadas  eran  los  libaneses  Bucaram  y  los  Antón.   Cuando  el  pionero  Jorge  Elías  Bucaram  murió  en  1933,  el   dejo  amplias  conexiones  de  importación.  Su  hijo  Elías  Jorge   Bucaram  se  convirtió  en  el  nuevo  patriarca  de  la  empresa   familiar  rebautizándola  como  “Casa  Bucaram”.  Mientras   tanto  su  tío  Carlos  Bucaram  y  Juan  Bucaram  había  llegado   para  ampliar  la  familia  y  expandir  el  negocio.  Otros  le   siguieron  El  Universo  daba  cuenta  del  éxito  de  la  Casa   Bucaram  de  muchas  maneras  publicitarias.  No  había   cambiado  nada  hasta  la  muerte  de  su  fundador  y  hacía   negocios  correctamente  poniendo  gran  atención  a  la  venta  al   detalle.  Religiosamente  cumplía  todos  los  contratos  y  esto   contribuyó  a  tener  excelentes  relaciones  y  una  buena   posición  de  crédito  con  los  exportadores  extranjeros.  Los   bancos  locales  le  dieron  a  Bucaram  las  mejores  referencias  y   garantizaban  sus  pagos  a  compañías  extranjeras.  Los  tres   hermanos.  Bucaram  tenían  un  dinamismo  y  capacidad  para   las  finanzas  y  el  comercio  que  les  ayudó  a  enfrentar  la  gran   depresión  mundial  a  principios  de  los  años  30.  Como   especialistas  entrenados  en  todo  tipo  de  mercadería  general   ellos  hicieron  que  el  volumen  de  su  negocio  creciera  tanto  en   Guayaquil  como  en  las  sucursales  Bucaram  a  través  del  país.   La  Casa  Bucaram  había  diversificado  su  mercadería  y  era  un   proveedor  al  por  mayor  para  otros  almacenes  en  el  Ecuador.   Al  concentrar  todo  el  poder  de  la  empresa  familiar  en  el   patriarca,  los  Bucaram  estaban  siguiendo  la  tradición   libanesa.  A  raíz  de  la  muerte  del  padre,  el  poder  y  la  toma   última  de  decisiones  recayó  en  el  mayor  de  los  varones  un   hacedor  de  decisiones  que  redujo  conflictos  y  era  muy   eficiente.  Siguiendo  una  costumbre  que  se  asemeja  a  la   progenitura,  los  libaneses  no  daban  pábulo  a  ninguna   partición  del  imperio  empresarial  la  firma  quedaba  intacta   una  generación  tras  otra  pasando  su  administración  a  través   de  una  descendencia  patrimonial  Por  los  general  las  mujeres    

90


heredaban dinero  y  bienes,  pero  ellas  no  heredaban  los   medios  de  producción.   A  Esteban  Antón  le  llevo  solo  una  generación  para   desarrollar  una  gran  empresa  familiar.  Retrospectivamente   recordemos  que  Antón  liquidó  su  almacén  de  Riobamba  en   1917  y  creó  un  nuevo  cuartel  general  para  su  firma,  “Antón   Hermanos”,  en  Guayaquil.  En  1924  el  construyó  uno  de  los   pocos  edificios  de  concreto  de  propiedad  privada  en  la   ciudad,  con  una  compañía  de  construcción  italiana   supervisada  por  el  connotado  Ingeniero  Rossy.  Esa  empresa   italiana  construía  al  mismo  tiempo  el  edificio  de  la   Gobernación,  del  Municipio  de  Guayaquil,  el  del  periódico  El   Telégrafo  (que  fue  restaurado  por  su  hijo  José  Antón  en   1990)  y  la  edificaciones  de  la  Zona  Militar.   El  edificio  destinado  para  comercio  era  a  la  vez  su  domicilio   en  sus  tres  plantas.  El  estilo  neoclásico  palladiano  de  4  pisos,   reflejaba  la  atención  hacia  las  reglas  de  las  proporciones   armónicas  de  Andrea  Palladio.  Las  columnas  estructurales   del  primer  piso  se  levantaban  sobre  una  entablado  con  el  uso   de  tiras  de  pilastrería.  Las  ventanas  diseñadas   simétricamente  en  perfecto  ritmo  apoyaban  impedimentos   encima  de  cada  cristal  central.  El  macizo  edificio  aún  hoy  se   levanta  con  belleza  a  pesar  de  haberse  disminuido  en   volumen  frente  a  los  nuevos  estilos  intercontinentales  del   sector.   Prestos  para  modernizarse  otros  libaneses  construyeron  con   cemento:  Juan  Dumani  en  la  esquina  de  Luque  y  Morro  luego   Cdid  Simón,  Emilio  Isaías,  Alberto  Samán  y  Celia  Sarquiz.   Todos  ellos  edificaron  en  el  centro  de  Guayaquil.   En  1938  Esteban  Antón  reorganizó  su  imperio  supliendo  a   sus  hermanos  con  sus  propios  almacenes  pero  manteniendo   la  organización  bajo  control  central.  En  adelante  “Antón   Hermanos”  administraba  tres  almacenes  en  el  Guayaquil   selecto.  Esteban  también  puso  a  nombre  de  sus  hermanos  su   oficina  inglesa  de  Manchester  en  la  calle  Jorge  #61,  que  había   sido  abierta  para  evitarse  los  constantes  viajes  a  Europa   realizados  con  el  objeto  de  comprar  mercadería.  Antón  tenía   empleados  allá  que  le  hacían  compras  y  le  enviaban   mercadería  a  Guayaquil.  Esteban  Antón  mantuvo  el  almacén   en  la  calle  Pichincha  y  Nueve  de  Octubre,  “Unión  Mercantil   C.A.”  y  todo  su  stock  en  calidad  de  su  cuartel  general.  Fue  una   de  las  primeras  corporaciones  de  este  tipo  que  se  crearon  en   Guayaquil.   En  marzo  de  1938  Antón  reorganizó  la  Unión  Mercantil  y   elevó  su  capital  de  S/  30.000  a  S/100.000.  Libaneses  y  Antón   designó  como  gerente  a  su  yerno  Farid  Reshuan.  En  1938   don  Esteban  conformó  la  “E.  Antón  e  Hijo  &  Cía.”  y  con  su   hijo  mayor  Eduardo  Antón  trabajó  hasta  el  resto  de  sus  días.   Murió  en  1959  en  horas  de  la  madrugada  de  un  8  de  agosto.    

91


El mismo  había  cerrado  su  almacén  la  tarde  del  día  anterior.   Como  una  formalidad  necesaria,  el  albacea  de  Eduardo,   Nicolas  Raad  declaró  que  éste  a  la  sazón  de  20  años  era  un   ciudadano  adulto  plenamente  preparado  y  libre  para  actuar   por  sí  solo.   Eduardo  el  siguiente  jefe  titular  nació  en  Guayaquil  en  1918.   El  asistió  a  la  escuela  primaria  de  los  Hermanos  Cristianos,  al   colegio  Nacional  Vicente  Rocafuerte  de  segunda  enseñanza  y   a  la  Universidad  de  Guayaquil.  Después  de  su  Graduación   enseñó  economía  y  fundó  el  Departamento  de  Economía.   Eduardo  era  un  ejemplo  del  hombre  serio  de  negocio  de  la   élite  libanesa.  Poco  antes  de  su  muerte  en  1996  todavía   atendía  su  hobbie  de  filatelia  desde  un  simple  escritorio  en  el   fondo  de  su  almacén  de  telas  que  lo  maneja  su  yerno,  una  vez   que  no  tuvo  hijos  varones.  El  hijo  menor  de  don  Esteban,  José   ha  sido  el  responsable  de  grandes  realizaciones   empresariales  que  abarcan  el  área  hotelera,  industrial,   inmobiliaria  y  comercial  por  supuesto.   Es  difícil  para  una  familia  inmigrante  lograr  una  vida  de   éxitos  en  dos  generaciones,  pero  los  Antón  hicieron  más  que   tener  éxitos..  Desde  que  los  hijos  de  Cristina  y  Esteban  se   casaron  todos  con  otros  libaneses  y  sirios,  una  buena  parte   de  los  nietos  de  Esteban  tuvieron  padres  libaneses  de  ambos   lados.  La  segunda  generación  de  los  Antón  gozó  de  los   privilegios  de  una  verdadera  familia  ampliada  de  extensa   base.  Mientras  vivió,  hasta  1959,  Esteban  jugó  un  papel   dirigente  en  la  estructuración  de  las  educación  y  valores  de   sus  nietos.  Ellos  eran  16  y  lastimosamente  le  faltó  tiempo   para  estructurar  la  profesión  de  su  tercera  generación  La   hija  de  Esteban,  Victoria  se  casó  en  Bichara  Raad  y  se  mudo  a   Quito  donde  Bichara  tenía  una  sucursal  de  la  almacén  de   telas,  Almacenes  Reunidos,  junto  a  sus  hermanos  Assad  y   Nicolas.  Cuando  el  hijo  de  ellos  Henry  Raad  se  graduó  del   colegio  visitó  inmediatamente  a  su  abuelo  en  Guayaquil.   Esteban  celebró  el  cumpleaños  de  Henry  con  él  y  luego  le   ofreció  a  Henry,  entre  otras  alternativas  para  su  futuro,  venir   a  Guayaquil  a  trabajar  con  él  y  trabajar  a  su  lado  mientras   realizaba  sus  estudios  universitarios.  Eso  fue  un  4  de  agosto.   Esteban  murió  repentinamente  4  días  más  tarde.  Sin   embargo  Henry  si  logró  estudiar  en  el  exterior  gracias  a  unas   becas  logradas  por  él  y  al  apoyo  que  su  abuela  Cristina  le  dio   luego  de  terminar  la  universidad.  Finalmente  Henry  regresó   a  trabajar  en  las  empresas  guayaquileñas  de  los  Antón  para   fortalecer  y  ampliar  el  grupo  Antón.   Antes  de  dejar  a  estos  Antón,  sigamos  las  carreras  de  Wadith   y  su  hermano  Nahún  quienes  en  un  inicio  trabajaron  con  su   hermano  Esteban  en  el  almacén  general  de  la  Nueve  de   Octubre  y  Malecón.  Esta  impresionante  dirección  quedaba  en   una  esquina  en  donde  el  Malecón  se  encontraba  con  la  calle   principal  de  la  ciudad.  Los  hermanos  importaban  finas  lanas    

92


y utilizaban  la  oficina  en  Manchester  como  un  centro  de   compras.  Lo  inesperado  se  cruzó  en  su  camino  cuando  un   incendio  destruyó  su  almacén.  Perdieron  todo.  Judith  Antón   recordaba  que  tuvieron  que  comenzar  de  cero.  La  familia   vendía  alguna  propiedad  para  cubrir  sus  pérdidas  y  con  la   ayuda  de  su  comunidad  fuertemente  cohesionado  los   hermanos  comenzaron  de  nuevo.  Primero  abrieron  un   almacén  en  la  calle  Pichincha  y  luego  otro  en  Clemente   Ballén  y  Pedro  Carbo  y  finalmente  un  edificio  en  Nueve  de   Octubre  y  Escobedo.  Fue  en  este  que  la  escritora  entrevistó  a   Judith  Antón  en  1990.  Con  más  de  90  años  a  ella  aún  le   gustaba  ir  al  trabajo  todos  los  días,  ayudar  en  la  supervisión,   y  simplemente  estar  allí  donde  se  respetaba  su  consejo  y   experiencia.   Las  carreras  de  Bucaram  y  Antón  y  sus  familias  demuestran   el  uso  de  hábitos  tradicionales  en  la  construcción  de  una   familia  ampliada  que  mejoraría  las  conexiones  económicas   de  la  empresa  familiar.  Se  podía  contar  con  los  miembros  de   la  familia  para  largos  y  duros  días  de  trabajo.  La  firma  sería   conocida  por  cumplir  todos  sus  contratos,  por  haber   establecido  un  excelente  crédito  en  el  extranjero,  por   reinvertir  en  la  propia  empresa  familiar,  y  por  tomar  riesgos   y  adecuar  valores  para  enfrentar  la  modernización.  Toda  la   familia  participaba  en  la  empresa.  Después  de  ahorrar   compraron  la  mejor  propiedad  de  la  ciudad.  Se  apoyaban   unos  a  otros,  y  tenían  contactos  libaneses  en  Manchester  y   en  Europa.  Establecieron  metas,  las  cumplieron  y  legaron  a   sus  hijos  objetivos  económicos  mandatorios.  Entorno  a  ellos   yacía  un  mundo  modernizante  que  estimuló  a  sus  hijos  a   proseguir  metas  individuales.  Al  inclinarse  hacia  esto  los   libaneses  le  daban  alternativas  a  sus  hijos.  El  campo  de   acción  de  las  empresas  familiares  en  ampliación,  y  las   ventajas  de  permanecer  dentro  de  la  firma  hacía  que  todos   ellos  permanecieran  juntos.  

Lutktfallah Kozhaya AbiI-Hanna

Durante los  veinte  años  cuando  la  economía  Beirut  no  podía   absorber  a  los  miles  de  jóvenes  que  llegaban  de  aldeas  del   Líbano  y  de  Siria,  un  hermano  menor  de  Emilio  Isaías  partió   para  el  Ecuador.  Este  fue  Lutfallah  Kozhaya  Abi-­‐Hanna.  Su   historia  lleva  consigo  las  características  del  mercader-­‐ viajero,  fundador  de  una  unidad  económica  familiar,  y  el   máxima  papel  de  empresario  en  una  nueva  tierra.  La  historia   es  de  él  mismo.   Emilio  Isaías  había  llegado  al  Ecuador  en  1912,  viajó  hacia   Catarama  río  arriba  y  permaneció  ahí  hasta  que  se  mudó  a   Guayaquil  en  1925.  Lutfallah  tenía  solo  15  años  cuando  se   unió  a  Emilio  en  el  Ecuador  en  el  año  de  1927.  A  su  llegada   fue  directamente  a  la  casa  de  su  hermano  y  a  pesar  de  que   Emilio  estaba  ausente  la  familia  lo  puso  a  trabajar  vendiendo   en  el  almacén.  No  sabía  castellano  pero  lo  aprendió    

93


rápidamente simplemente  al  hacer  transacciones   comerciales.  Cuando  regresó  su  hermano,  Emilio  envió  a   Lutfallah  al  interior  del  país  a  realizar  ventas  callejeras.  Viajó   por  los  ríos  en  canoas  y  en  el  verano  lo  hacía  en  mula.   Cargaba  su  paquete  de  mercadería  a  Babahoyo,  Catarama,   Ventanas,  Milagro,  Naranjito  y  Daule  en  la  costa  luego  seguía   viaje  por  y  tren  desde  la  costa  Alausí,  Riobamba  y  hasta   Quito.  En  cada  pueblo  o  ciudad  se  quedaba  uno  o  dos  días  de   acuerdo  a  las  ventas,  empacaba  y  seguía  de  largo.  Era  esta   una  aventura  para  tal  joven,  un  niño  ?.  Si  pero  no  le  gustaba  y   era  muy  duro.  No  había  una  sola  calle  pavimentada  en   general  se  encontraba  desilusionado  y  después  de  un  año  le   dijo  a  su  hermano  que  quería  regresar  al  Líbano  a  estudiar   medicina.  En  su  lugar,  Emilio  lo  mandó  a  Manchester,   Inglaterra  para  convertirlo  en  comprador  de  telas.   En  Inglaterra  se  enfrentó  con  otro  idioma  nuevo.  El  conoció  a   la  gente  de  Emilio  quien  lo  llevó  a  reunirse  con  el  negociante   de  textiles  Jorvis.  Jorvis  vendía  mercadería  de  segunda   calidad,  telas  que  los  ecuatorianos  podían  comprar.  Lutfallah   se  acercaba  a  Jorvis  con  un  “Good  Morning  or  Good  evening,   how  much?”.  Luego  le  entregaba  a  Jorvis  un  papel  y  un  lápiz   para  que  pudiera  escribir  el  precio.  La  familia  esperaba  que   Lutfallah  aprendiera  a  comprar  pronto.  El  se  quedó  en   Inglaterra  durante  cinco  meses  comprando  textiles.  Con  un   viaje  en  barco  de  un  mes  en  cada  travesía  esto  significaba   que  el  pasó  siete  meses  fuera.  El  se  quedó  15  días  en   Guayaquil  para  volver  a  encontrarse  con  su  hermano  y  para   saber  que  mercadería  necesitaban  viajaba  al  interior  a   vender  durante  cinco  meses,  luego  hacía  el  viaje  de  7  mese  a   Manchester.  En  la  medida  que  siguió  esta  rutina  año  tras  año   Lutfallah  se  entusiasmó  mucho  de  los  negocios.  El  era  un   comprador.   A  pesar  de  la  depresión  mundial  las  importaciones  y  las   ventas  iban  bien  y  no  se  interrumpió  la  rutina.  Entonces  en   1933  el  Ecuador  introdujo  controles  en  el  cambio  de  la   moneda.  Hasta  ese  momento  Isaías  había  usado  crédito   extranjero  establecido  en  1933  él  pagaba  al  Banco  Central  en   sucres  ecuatorianos,  y  se  suponía  que  el  Banco  Central  le   pagaba  a  sus  acreedores  en  libras  esterlinas.  Pero  en  1933  el   Banco  Central  no  tuvo  plata  para  cambiar,  y  por  lo  tanto   demoraron  los  pagos  a  los  proveedores  de  Isaías.  A  su  ves  los   proveedores  cortaron  los  créditos  e  interrumpieron  las   exportaciones  a  Isaías.  Isaías  perdió  su  licencia  de   importación,  y  eso  terminó  la  carrera  de  Lutfallah  como   comprador.   Todos  los  importadores  tenían  este  problema  y  no  sólo  los   libaneses.  Las  exportaciones  ecuatorianas  temporalmente  se   habían  limitado  al  cacao  café  y  a  una  nuez  vegetal  llamada   tagua,  de  tal  forma  que  los  créditos  en  el  exterior  eran   magros.  Al  mismo  tiempo  Japón  estaba  abriendo  su    

94


comercio, y  así  Lutfallah  partió  para  el  Japón  el  8  de  febrero   de  1933  para  comenzar  de  nuevo.  El  era  soltero  y  no  tenía   ninguna  restricción  en  su  conducta.  Lutfallah  contrario  a  lo   que  hizo  su  hermano,  mantuvo  el  apellido  familiar,   Kozhayha.  Lutfallah  se  llevó  900  dólares  con  él  y  un  buen   sentido  del  comercio  de  telas.  Al  igual  que  el  Líbano,  Japón   había  desarrollado  una  industria  de  seda  y  otras  telas.   Muchos  mercaderes  extranjeros  iban  a  comprar  allá  pero   sabían  muy  poco  de  telas  y  del  mercado  japonés.  Lutfallah  se   estableció  en  Kobee  donde  abrió  una  oficina  como  agente   comisionado.  El  daba  la  bienvenida  a  los  visitantes  y  el  los   recomendaban.  Su  negocio  creció.  Cuando  la  gente  le  hacía   preguntas  que  no  podía  contestar.  él  se  dirigía  a  su  gerente   bancario  que  se  había  convertido  en  su  mentor.  Así  el   aprendió  los  aspectos  económicos  y  el  aspecto  global  y  la   industria.  En  Kobee  vivía  rodeado  de  alrededor  de  60   extranjeros,  algunos  libaneses  pero  la  mayoría  judíos  a  los   que  les  tenía  mucha  simpatía,  El  vio  a  este  núcleo  de   extranjeros  crecer  y  convertirse  en  120  oficinas  de   exportación.  El  afirmaba  que  su  secreto  era  tratar  bien  a  toda   la  gente  y  ser  honesto  y  correcto  en  todas  las  formas.  Su   reputación  se  convirtió  en  un  importante  bien.  Hizo  una   fortuna  y  mandó  a  llamar  a  Adela  Simón,  de  Guayaquil,  para   que  se  case  con  él.  En  Kobee  nació  su  hijo  mayor  que  muere   joven.  En  1940  él  tenía  mercadería  que  iba  del  Japón  a   Europa  ,  a  los  Estados  Unidos  y  al  Ecuador.  El  futuro  parecía   muy  prometedor.  En  su  ausencia,  su  hermano  Emilio  se   había  vuelto  ciudadano  ecuatoriano,  había  comprado  tierras,   y  se  había  convertido  en  el  más  gran  importador  de  telas  del   país.   La  II  Guerra  Mundial  terminó  con  el  negocio  de  Luftallah  en   el  Ecuador.  En  1940  abandonó  el  Japón  debido  al   racionamiento  de  comida.  Por  cuanto  ellos  eran  extranjeros   su  hijo  mayor  tenía  una  ración  de  comida  para  un  mes  que  le   alcanzaba  para  cinco  días,  y  el  mismo  racionamiento  les   afectaba  a  todos  ellos.  El  mismo  empacó  los  enseres  de  su   oficina  y  los  muebles  de  su  casa  y  los  puso  en  una  bodega  con   seguro.  La  familia  se  embarcó  en  el  último  barco   estadounidense  que  partía  para  Nueva  York.   En  el  Japón,  Koshaya  ordenó  dineros  que  le  debían  a  él   pagaderos  al  Banco  Central  del  Ecuador,  pero  cuando  la   guerra  comenzó,  el  gobierno  ecuatoriano  se  apoderó  de  ese   dinero.  Respecto  a  sus  embarques  que  partieron  del  Japón  la   mayor  parte  de  la  mercadería  que  iba  a  Nueva  York,  Europa,   Australia  y  al  Ecuador  había  sido  embarcada  en  buques   japoneses.  Esos  buques  regresaron  y  el  gobierno  japonés  se   apoderó  de  la  mercadería.   Aunque  Lutfallah  se  quedó  sin  fondos  él  si  tenía  crédito,  y  el   Banco  La  Previsora  y  el  Banco  de  Descuento  le  prestaron   suficiente  dinero  para  abrir  un  pequeño  almacén  en    

95


Guayaquil. En  esta  ocasión  sería  su  esposa  Adela  quién  lo   administraría,  mantendría  la  mercadería  en  movimiento  y   haría  la  contabilidad.  Con  ella  a  cargo  él  podía  salir  a  las   pequeñas  aldeas  cercanas  a  Guayaquil  a  pueblos  como   Pascuales.  Las  tiendas  en  estos  pueblos  tenían  Shopworn,   textiles  desteñidos  en  las  repisas.  El  compró  estas  telas  se  las   llevó  a  Guayaquil  donde  conocía  a  los  dueños  de  almacenes  y   se  las  vendió  a  consignación.  Al  vivir  de  una  manera  frugal  y   ganar  dinero  pudo  seguir  viajando.  En  los  mercados  de  Quito   había  mercadería  colombiana.  Buscó  a  sus  mercaderes  y   trajo  textiles  de  Colombia.  Luego  fue  a  las  fábricas  de   Medellín  en  Medellín  y  consiguió  crédito.  Rápidamente   creció  su  negocio  de  telas  y  se  dirigió  a  Nueva  York  a  hacer   compras.  Su  experiencia  en  Kobee  le  había  enseñado  a   comprar  telas  ya  sea  de  buena  mediana  y  baja  calidad  que   salían  directamente  de  las  fábricas  él  se  adelantaba  a  los   compradores  ecuatorianos.  Al  realizar  compras  por   calidades  podía  acercarse  a  los  intermediarios  en  Canal   Street  y  Broadway  en  Nueva  York  y  hacerles  pedidos   especiales.  Muy  pronto  ellos  lo  llamaban  cuando  tenían   mercaderías  que  el  pudiera  comprar.  Lutfallah  estaba  en   camino  de  hacer  una  nueva  fortuna.  El  tenía  cinco  hijos  y   estaba  listo  a  educarlos  en  las  mejores  escuelas.  La  familia  y   la  empresa  crecían  juntas.  Le  complacía  la  fortaleza   económica  de  su  familia  nuclear  como  también  la  familia   ampliada  que  su  hermano  Emilio  había  creado.  

Membresía y Visibilidad

En 1928,  en  un  esfuerzo  por  atender  las  necesidades  de  los   tenderos  e  importadores,  la  Sociedad  Unión  Libanesa  hizo   planes  para  formar  su  propia  Cámara  de  Comercio  y   Conciliación  Libanesa.  Nunca  se  desarrollaron  los  planes.  En   vez,  ocurría  que  los  libaneses  iban  enrolándose  como   miembros  con  plenos  derechos  en  las  Cámaras  de   Agricultura,  Industria,  y  Comercio  en  diversos  partes  del   país.  En  1919  cuatro  jefes  de  familia  tenían  un  lugar  como   miembros,  pero  en  los  años  20  la  membresía  la  tenían  ya   diez  firmas.  Todos  habían  llegado  al  Ecuador  en  sus   primeros  años  como  tenderos  pioneros.  Pero  ellos  no   entraron  a  las  Juntas  Directivas,  y  sólo  llamaron  la  atención   cuando  en  1927  varios  de  ellos  contribuyeron  dinero  para   un  fondo  a  fin  de  enviar  una  delegación  a  Quito  para  que   estudie  las  nuevas  lista  de  tarifas.   Su  membresía  en  las  Cámaras  creció  nuevamente  en  los  años   30,  representando  ellos  nuevos  campos  de  acción   empresarial.  Además  de  importar  telas  de  algodón,  seda  y   lana,  los  libaneses  traían  más  mercadería  general  menajes   para  el  hogar.  Los  Hermanos  Kronfle  eran  dueños  de  una   piladora  de  arroz,  la  “Piladora  Susana”.  El  nombramiento  a   una  de  las  funciones  o  a  la  Junta  de  las  Cámaras  era   indicativo  de  que  ese  hombre  había  reunido  suficiente    

96


influencia y  poder  económico  para  organizar  un  respaldo   para  él  dentro  de  la  Cámara.  Una  vez  en  el  cargo,  él  podría   influir  la  política  de  la  Cámara  y  las  políticas  públicas  del   Ecuador  a  ambos  niveles,  el  local  y  el  nacional.  Emilio  Isaías   y  los  hermanos  Kronfle  siguieron  este  camino  en  los  años  30,   como  Directores  de  Agricultura,  y  subsiguientemente  fueron   nombrados  a  la  Junta  Directiva.  Los  nombres  de  Isaías  y   Kronfle  resaltaban  desafiantes  entre  los  nombres  de  la  vieja   élite:  Los  Roca,  Staggs,  Febres  Cordero  y  Aspiazu.  Ellos   tenían  ya  el  suficiente  poder  para  tomar  decisiones  en  los   grupos  locales  de  los  negocios  corporativos.  Después  de   haber  hecho  su  capital  en  los  mercados  de  importación,  los   Isaías,  los  Kronfle,  y  otros  libaneses  comenzaron  a  cultivar   arroz,  banano,  y  otras  cosechas  de  exportación  que  tenían   demanda.  Las  organizaciones  empresariales  servían  como   importantes  lugares  para  iniciar  intercambios  sociales  entre   los  hombres.   Los  nombres  de  libaneses  rara  vez  aparecieron  en   documentos  públicos  durante  los  años  30.  Una  pocas  tiendas   libanesas  que  habían  ido  más  allá  de  la  venta  de  telas,  ponían   avisos  publicitarios  en  El  Telégrafo.  Era  el  tipo  de  almacén   que  publicitaria  la  llegada  de  vestidos  franceses  finos,   carteras  de  mujeres,  y  joyas.  Sin  embargo,  la  venta  de  telas   sostenía  a  los  libaneses  y  ese  negocio  se  desenvolvía  bien  sin   promoción  en  la  prensa.  Las  tiendas  manejaban   excelentemente  el  uso  de  letreros  competitivos  que   anunciaban  ventas  e  importaciones  recientes.  Como   tenderos  los  libaneses  tenían  su  plaza  en  el  centro  de   Guayaquil.   Los  libaneses  locales  se  afirmaron  a  un  nivel  internacional  en   1936  cuando  varios  libaneses  de  Guayaquil  asistieron  a  la   Conferencia  Interamericana  de  la  Paz  y  la  Unidad  en  Buenos   Aires.  El  almacén  “Casa  Bucaram”  sacó  un  aviso  de  página   entera  en  el  programa  de  la  Conferencia,  y  un  artículo  de   prensa  mencionaba  a  otros  veinte  importadores  libanes-­‐ ecuatorianos.  Una  vez  más  se  trataba  del  pequeño  núcleo   que  había  fundado  la  Sociedad  Unión  Libanesa  y  de  los  jefes   de  modernas  empresas  muy  activas  en  los  mercados   internacionales.  En  1947  las  mismas  firmas  se  destacaban  en   las  listas  de  los  importadores  de  rayón  y  ceda  del  Ecuador.   De  las  86  licencias  de  importación  que  se  emitieron  en  mayo   de  ese  año,  más  de  la  mitad  de  ellas  fueron  para  los   libaneses.  Las  licencias  de  Lutfallah  Kozahaya  costaron  en   total  S/44.200,  y  él  era  el  más  grande  importador  de  tela  en   el  país.  Aún  cuando  estos  nombres  libaneses  sobresalían  en   las  listas  de  la  aduana  y  el  Consulado  de  los  Estados  Unidos   los  conocía  y  trabajaba  con  ellos  cobrando  deudas  de  firmas   extranjeras,  la  mayoría  de  los  ecuatorianos  no  los  conocían.   Lo  más  cerca  que  estuvieron  de  las  columnas  sociales  de  los   periódicos  era  cuando  los  hoteles  publicaban  sus  listas  de    

97


huéspedes. Un  día  Jorge  Bucaram  y  Rosario  Salemi  vieron   que  sus  nombres  aparecían  impresos  juntos  a  los  de  las   élites  tales  como  el  señor  Clemente  Yerovi  Indaburo.   En  la  medida  en  que  más  libaneses  importaban,  sus  vidas   como  empresarios  los  ponía  en  contacto  con  los   ecuatorianos.  Las  nóminas  del  demógrafo  Pérez  Marchanti   revelaron  que  casi  en  su  totalidad  los  libaneses  adoptaron   nombres  españoles  para  ellos  y  para  sus  hijos.  Los   matrimonios  mixtos  fueron  extremadamente  raros  durante   dos  generaciones.  Todos  los  ricos  ecuatorianos  parecía  que   recordaban  cuando  en  los  años  50  una  chica  Arosemena  se   casó  con  un  libanés  de  apellido  Dassun.  Este  matrimonio   marcó  la  primera  unión  con  una  familia  de  la  élite  de   Guayaquil  y  ello  pareció  no  gustarle  ni  a  los  libaneses  ni  a  los   ecuatorianos.  No  se  acostumbraba  que  los  hijos  solteros  de   los  libaneses  quedasen  libres  de  la  familia  y  su  disciplina.  El   sentido  familiar  fácilmente  libanés  se  fortalecía  con  la   asistencia,  obligatoria  así  como  también  voluntaria,  a   frecuentes  reuniones.  El  almuerzo  de  los  domingos  era  un   caso.  El  joven  no  tenía  asuntos  privados  que  no  podían  ser   discutidos  abiertamente  y  sobre  los  cuales  los  mayores  no   pudieran  dar  consejos.  Estas  prácticas  vinculadas  a  la   tradición  y  el  genuino  respeto  por  los  jefes  de  familia   preservaba  el  lado  libanés  de  los  descendientes  por   generaciones.  

98


CAPITULO VI   PEDRO  SAAD:  ACTIVISTA  SOCIAL  

Una generación  antes  de  que  los  libaneses  ingresaran  a  la   política  y  en  tiempos  en  el  que  cada  hijo  seguía  a  su  padre  en   el  almacén  familiar,  Pedro  Saad  se  volvió  un  activista  social.   El  conducía  a  los  trabajadores.  La  historia  de  su  vida  que   sigue  demuestra  como  él  se  apoyó  en  su  legado  cultural  para   erigir  su  libreto,  hábitos  de  argumentación,  trabajo,   preparación  e  innovación  hasta  convertirse  en  el  primer   líder  laboral  de  nivel  nacional  en  el  Ecuador.  En  el  capítulo   XII  bosquejamos  los  rasgos  de  dirigentes  de  los  libaneses.   Ninguna  historia  de  los  libaneses  en  el  Ecuador  sería   completa  si  no  tuviera  un  capítulo  dedicado  a  Pedro  Saad.  

Impresiones sociales

Pedro Saad  nació  en  1909  cuando  el  movimiento  obrero  del   Ecuador  era  débil  y  fragmentado.  El  Salón  del  Trabajo  fue  su   foro  ya  que  únicamente  la  élite  tenía  portavoces  en  la   política.  Los  trabajadores  de  Guayaquil  habían  formado   sociedades  mutualistas  y  gremios  artesanales  durante  el   siglo  diecinueve.  Sus  intentos  de  unificarse  a  nivel  nacional   se  frustraron  en  dos  Congresos  Nacionales  inconclusos,   llevados  a  cabo  en  1909  y  1920.  La  riqueza  cacaotera  de  esta   economía  del  reflote  creó  un  proletariado  urbano  de   trabajadores  asalariados  en  Guayaquil.  Y  cuando  las   exportaciones  del  cacao  declinaron  a  causa  de  las   enfermedades  de  las  plantaciones  y  debido  a  la  competencia   del  mercado  mundial,  se  inflaron  los  precios  de  los   alimentos.  Treinta  y  seis  grupos  de  trabajadores   guayaquileños  conformaron  una  Federación  Regional  de   Trabajo  del  Guayas  en  1922  y  exigieron  ayuda.  Pero  el   gobierno  no  hizo  nada.  Los  trabajadores  convocaron   entonces  a  una  huelga  general  en  1922  que  prácticamente   cerró  la  ciudad  de  Guayaquil.  Pedro  Saad  tenía  13  años  y  fue   testigo  de  las  marchas,  además  de  leer  las  hojas  volantes.  El   15  de  noviembre,  cuando  los  grupos  de  trabajadores   circulaban  por  la  ciudad  para  asegurar  que  se  mantuviera  la   huelga,  los  jefes  militares  ordenaron  a  sus  soldados  disparar   al  aire.  Luego  ellos  apuntaron  sus  armas  a  la  masa  de   trabajadores.  El  historiador  Richar  Milk  relató:   “Quién  prendió  la  chispa  es  un  problema  abierto.  Parece   haber  poca  duda  de  que  una  vez  comenzado  el  tiroteo,  y   siguiendo  órdenes  dadas  previamente,  el  ejército  buscó  una   política  deliberada  de  matar  a  cuanta  gente  pudiera.   Guayaquil  está  situada  cerca  de  un  río  y  el  sector  céntrico  se   localiza  al  extremo  de  la  orilla.  Las  tropas  se  habían    

99


estacionado en  el  centro  de  la  ciudad,  y  una  vez  que   empezaron  los  disparos,  comenzaron  a  acarrear  a  la  gente   hacia  el  río.  Aquellos  que  intentaban  huir  del  Distrito  Central   eran  bloqueados  por  las  tropas  en  las  esquinas  de  las  calles.   Los  soldados  cerraron  más  el  círculo  disparando  a  todo   mundo  en  las  calles,  hasta  que  las  tropas  y  las  víctimas  se   juntaron  a  la  orilla  del  río  en  donde  a  los  soldados  se  les   ordenó  usar  las  bayonetas  .  Luego  se  arrojaron  los  cuerpos   en  la  ría;  los  cadáveres  recogidos  de  las  calles  más  adelante   fueron  enterrados  durante  la  noche  en  una  fosa  común.   Nunca  se  sabrá  el  número  exacto  de  los  muertos  pero  los   cálculos  bordean  las  1.000  almas  ya  que  aunque  el   enfrentamiento  principal  duró  de  las  3  a  las  6  de  la  tarde,  el   tiroteo  y  el  alboroto  continuó  hasta  por  lo  menos  la  media   noche”.   Desde  las  ventanas  superiores  de  su  almacén,  Pedro  y  sus   hermanas  fueron  testigos  de  la  matanza,  y  Pedro  puede   haber  visto  a  algunos  de  sus  vecinos  ricos  tomar  parte  en   ella.  El  historiador  Pineo  anota  que  “algunos  ricos  que   miraban  desde  sus  balcones  como  los  huelguistas  pasaban   por  las  calles,  decidieron  apuntar  unos  cuantos  tiros  los  que   pasaban”.  Otros  abrían  sus  ventanas  y  aplaudían  a  las  tropas.   De  un  joven  común  que  pudo  haberse  dedicado  al  almacén   de  telas  de  su  padre,  Pedro  se  convirtió  de  por  vida  en   campeón  de  los  trabajadores.   Pedro  Saad  vivía  en  el  centro  de  Guayaquil  donde  su  padre   Bolio  Saad  tenía  un  almacén  de  telas.  El  y  su  esposa  Celinda   Nijaim  nacieron  en  Beirut  pero  se  casaron  en  Guayaquil  en   1902.  Gracias  al  Capital  que  Kalil  trajo  consigo  nunca  había   sido  un  vendedor  callejero  itinerante,  el  progresaba  y   anticipaba  tener  a  su  único  hijo  Pedro  trabajando  con  él  y   expandiendo  el  negocio  al  cual  el  ya  había  ..  “Saad,  Hijo  &  Cía.   K.B.”  Kalil  no  era  un  activista  social.   A  pesar  de  que  Kalil  y  Selinda  Saad  posiblemente  no   alimentaron  la  conciencia  social  de  sus  hijos  ellos  si   permitieron  que  sus  hijos  tuvieran  un  estilo  de  vida  algo   liberal.  A  diferencia  de  los  hijos  del  adinerado  hogar  de  los   Esteban  Antón  Iza  en  el  cual  la  disciplina  familiar  se  aplicaba   cada  hora  de  la  jornada  de  los  niños,  los  niños  Saad  gozaban   de  alguna  libertad.  Saad  y  sus  hermanas  tenían  todos   nombres  españoles.  La  familia  no  conservó  las  costumbres   árabes  relativo  a  comidas  y  vestimentas.  Los  Saad  se   mantuvieron  distantes  de  las  Colonias  Libanesas  en  lo   relativo  a  visitas  sociales,  y  no  seguían  una  estricta  disciplina   social.  La  madre  trabajaba  en  el  almacén  pero  como  hijos  ni   Pedro  ni  sus  hermanas  lo  hacían.   Aquel  día  de  noviembre  de  la  huelga,  Saad  era  un  estudiante   en  el  Colegio  Vicente  Rocafuerte.  En  su  colegio  fiscal  no  se   mezclaba  con  los  pobres  ya  que  los  pobres  ni  tenían  tiempo   para  ir  a  la  escuela,  ni  el  dinero  para  comprar  libros.  Después     100


de su  graduación  Pedro  estudió  Derecho  en  la  universidad  de   Guayaquil.  Sus  compañeros  de  clase  y  amigos  íntimos   incluían  las  figuras  literarias  y  los  reformistas  futuros  tales   como  José  de  la  Cuadra;  Enrique  Gil;  el  Doctor  Moreira;   Joaquín  Gallegos  Lara  y  Manuel  Medina  Castro,  si  tuvo   compañeros  de  clase  libaneses,  estos  no  fueron  amigos   íntimos  y  tampoco  lo  siguieron  en  la  acción  social.  La  Colonia   Libanesa  no  fue  una  verdadera  parte  de  su  vida.  Sus   amistades  ecuatorianas  se  extendían  más  allá  de  la  clase  e   iban  a  la  acción  política  y  llegaban  al  exilio.  Duraron  toda  la   vida.   La  prensa  tildó  a  la  huelga  de  1922  de  insurrección   Bolchevique  y  ella  tuvo  el  efecto  de  golpear  severamente  a  la   Federación  de  Trabajadores  del  Guayas.  Todos  los   principales  líderes  laborales  huyeron  al  exilio.  No  obstante  la   huelga  había  demostrado  al  Partido  Liberal  como  al   Conservador  que  la  reforma  social  debía  ser  atendida.  En   julio  de  1925  los  liberales  fueron  desalojados  del  poder  en   Quito  por  un  golpe  de  Estado  protagonizado  por  oficiales   militares  jóvenes.  Las  élites  todavía  gobernaban  al  gobierno   y  en  respuesta  al  creciente  descontento  permitieron  que  se   hagan  reformas  moderadas  en  1926  el  gobierno  de  Isidro   Ayora  estableció  un  Ministerio  de  Trabajo  y  Bienestar  Social   y  promulgó  medidas  reformistas  en  la  Constitución  de  1929   se  reconoció  la  legalidad  de  la  huelga.  Esta  medida  estimuló   a  los  trabajadores  pero  a  la  vez  incrementó  el  prejuicio  entre   los  Gerentes  y  la  élite.  El  artículo  18  establecía  que  el  Estado   protegería  al  trabajador  y  al  campesino  y  les  aseguraría   horas  fijas  de  trabajo  y  un  salario  mínimo,  un  descanso   semanal  obligatorio  y  un  seguro  social.  El  trabajador  podía   formar  sindicatos  y  resolver  conflictos  en  los  Juzgados.  Sin   embargo  para  mandar  débiles  a  las  clases  bajas  la   Constitución  creaba  una  Cámara  Alta  para  los  Senadores  y   planteaba  el  nombramiento  de  “Senadores  Funcionales”  para   representar  a  los  grupos  empresariales.  Sin  embargo  dos  de   estos  serían  designados  por  los  trabajadores.   Pedro  Saad  estaba  en  la  universidad  cuando  estos   esperanzadores  pero  no  exhuberantes  cambios  tenían  lugar   los  trabajadores  tenían  algunas  nuevas  opciones,  pero   carecían  de  dirigentes  educadores,  Saad  visualizó  su  papel  y   pronto  se  reunió  con  grupos  de  trabajadores  industriales  y   aprendió  a  hablar  en  los  salones  sindicales  frente  a  grandes   públicos  tales  como  los  estibadores  urbanos  del  cacao,  los   cacaoteros  Los  dirigentes  de  la  huelga  de  1922  se  habían   regresado  al  país  formando  el  Partido  Socialista  en  1926.   Este  Partido  respaldaba  al  movimiento  obrero  y  por  lo  tanto   Saad  ingresó  a  él,  dando  un  paso  adelante  Saad  estudió   oratoria  y  perfeccionó  su  habilidad  para  hablar  y  argumentar   en  un  lenguaje  simple  de  tal  forma  que  todos  pudieran    

101


comprenderlo. Cuando  un  equipo  de  oradores  de  la   Universidad  de  Yale  viajó  por  América  Latina  y  se  quedó  en   Guayaquil,  el  jefe  del  equipo  de  oratoria  de  la  Universidad   era  Saad,  su  capacidad  oratoria  los  condujo  a  la  victoria   sobre  los  hombres  de  Yale  esto  llevó  sus  nombres  a  los   periódicos  y  llamó  la  atención  del  rector  de  la  ciudad  Carlos   Arroyo  del  Río  (más  tarde  Presidente  del  Ecuador).  Con   estos  inicios  se  desarrolló  para  llegar  a  ser  un  sobresaliente   orador  y  uno  de  los  mejores  parlamentarios  en  el  país.   La  depresión  mundial  desatada  en  la  Metrópolis  en  1929   afectó  la  economía  del  Ecuador.  Los  tiempos  difíciles   reforzaron  la  fe  en  el  Partido  Socialista  que  surgió  como  un   elemento  significativo  en  la  política  ecuatoriana.  Saad   terminó  su  carrera  de  Leyes  en  1932,  trabajó   esporádicamente  en  el  almacén  de  su  padre  hasta  la  muerte   de  este  en  1952  pero  puso  toda  su  energía  competitiva  en  la   reforma  social.   Cuando  el  Partido  Socialista  no  avanzaba,  Saad  se  decidió   por  el  Comunismo  Marxista.  Igualando  el  sentido   empresarial  de  libaneses  de  su  pueblo,  proclamó  que   siempre  había  un  camino.  Como  miembro  del  Consejo   Central  del  Partido  Socialista  con  otros  militantes  los   convenció  que  el  comunismo  era  la  única  salida  posible.  Por   muchos  años  Saad  dirigió  el  Partido  Comunista  y  lo   representó  en  Congresos  Nacionales.  También  trabajó  en  el   Comité  Central  de  la  Confederación  de  Trabajadores  de   América  Latina.   De  esta  forma  Saad  adoptó  el  papel  de  descarriado  o  extraño   en  la  política  ecuatoriana.  El  Partido  Comunista  intentaba   derrocar  los  privilegios  corporativos  de  la  élite  y  los   terratenientes.  Como  hijo  de  inmigrantes  a  Saad  no  le   preocupaba  los  valores  aceptados  socialmente  o  la  conducta   política  tradicional  sino  que  perseguía  su  misión  sin   molestarse  con  ellos.   En  los  años  30  los  trabajadores  contaban  con  intelectuales   como  Saad  y  Enrique  Gil  para  que  los  representaran  y   formaran  sus  alianzas.  Por  ejemplo  universitarios  como  ellos   los  asesoraban  en  el  “Frente  Unido  Ecuatoriano”  para   organizar  una  huelga  general.  Luego  dirigieron  la  huelga  y   exigieron  la  nacionalización  de  los  depósitos  de  alimentos   haciendo  que  estos  sean  asequibles  para  los  pobres.  El   progreso  de  la  Unión  se  detuvo  a  mediados  de  1936  cuando   el  Presidente  Federico  Páez  encarceló  y  exilió  a  los  líderes   políticos  y  sindicales  izquierdistas.  Como  dirigente  del   Partido  Comunista  Saad  estuvo  entre  los  primeros  que  fue  al   exilio.  Fue  bien  recibido  en  Costa  Rica.  Al  poder  vivir  con   dineros  suministrados  por  su  padre,  pasó  un  año  y  medio   realizando  trabajos  clandestinos  para  los  Sindicatos  y  para  el   Partido  Comunista  local.  También  estudiaba  en  las   bibliotecas  inclinado  sobre  libros  acerca  de  la  vida  de  los     102


santos: en  realidad  estaba  leyendo  a  Marx.  Cuando  en  1938   Páez  fue  removido  de  su  cargo  el  camino  quedó  libre  para   Saad  y  su  amigo  Rafael  el  Cuello  Serrano  para  poder  regresar   al  Ecuador.  Renovaron  amistades  con  otros  exiliados  tales   como  el  viejo  amigo  de  Saad  Guevara  Moreno.  Pedro  se  casó   con  una  compañera  del  Partido  Isabel  Herrería.  Fue  uno  de   los  primeros  matrimonios  que  un  libanés  hacía  fuera  de  la   Colonia,  y  según  se  conoce  a  la  Colonia  no  le  gustó.   Después  de  1938  el  gobierno  Ecuatoriano  permitió  el   funcionamiento  del  Partido  Comunista,  aún  cuando  no  le   legalizó.  De  este  modo,  al  volver  al  Ecuador  desde  Costa  Rica,   Saad  y  otros  dirigentes  Sindicales  se  sintieron  libres  para   reasumir  sus  operaciones:  formar  una  Confederación   Nacional  de  Trabajadores  y  preparar  un  Código  de  Trabajo   Nacional.  La  Junta  Militar  provisional  aprobó  su  código  en   1938.  Sin  embargo,  cuando  Saad  conducía  a  los   organizadores  regionales  hacia  la  formación  de  la   Confederación  de  trabajadores  del  Ecuador  (CTE),  de   carácter  nacional,  las  condiciones  no  estaban  dadas.   Transcurría  el  año  de  1943,  y  tenían  que  lidiar  con  un   presidente  tambaleante,  Carlos  Arroyo  del  Río.  En  1942   Arroyo  del  Río  había  firmado  el  Protocolo  de  Río  de  Janeiro   que  cedió  considerables  porciones  de  territorio  ecuatoriano   al  Perú.  Despreciado  por  muchos,  y  presionado  por  sus   mermados  partidarios,  Arroyo  del  Río  decidió  ponerle  fin  a   la  Confederación.  Consciente  del  papel  crucial  que  jugaban   intelectuales  como  Saad,  el  Presidente  afirmaba  que  si  los   empleados  de  cuello  blanco  tomaban  parte  en  el  Congreso  de   los  Trabajadores  ello  legalizaría  la  Asamblea,  e  hizo  que  el   ejército  disolviera  la  Confederación  y  encarcelara  a  Saad  y   otros  líderes.  Saad  y  sus  amigos  recobraron  su  libertad  en   agosto  de  1943.  Se  reunieron  clandestinamente  y   reorganizaron  un  Sindicato  Nacional  que  eligió  a  Pedro  Saad   Secretario  General.  Arroyo  del  Río  ya  no  ocupaba  el  cargo   para  1944,  y  de  esta  manera  más  de  1.000  delegados  se   congregaron  el  4  de  julio  para  formar  la  Confederación  de   Trabajadores  del  Ecuador  y  eligió  a  Saad  su  Presidente.   Analistas  políticos  como  el  estadounidense  John  Martz  han   afirmado  que  los  más  influyentes  líderes  eran  socialista  y   comunistas,  y  notoriamente  el  comunista  guayaquileño   Pedro  Saad.  Saad  condujo  la  CTE  en  su  afiliación  a  la   Confederación  de  Trabajadores  de  América  Latina  (CTAL),   una  Organización  Sindical  Comunista  Internacional.  Para   Saad  esto  significaba  que  el  sueño  de  la  unidad  entre   sindicatos  se  había  vuelto  realidad.  

El compromiso con el comunismo

Saad siempre  soñó  que  la  sociedad  ideal  era  la  comunista.  No   permitió  que  sus  sueños  intervinieran  en  los  caminos  del   compromiso  y  las  acciones  políticas  innovadoras.  Como  se   anotó  más  arriba,  el  Presidente  Carlos  Arroyo  del  Río  había    

103


humillado al  Ecuador.  Las  fuerzas  de  oposición  se  unieron   para  formar  una  alianza  democrática  y  derrocarlo.  El  plan   era  apoyar  a  José  María  Velasco  Ibarra  (entonces  en  el   exilio),  y  Saad  incluyó  al  Partido  Comunista  en  la  alianza.  El   encabezó  un  comité  de  trabajo  que  se  unió  con  Velasco   Ibarra  y  le  ofreció  su  respaldo  a  cambio  de  su  ayuda.  Saad   ayudó  a  organizar  el  levantamiento  general  que  le  permitió   regresar  a  Velasco  Ibarra  y  proclamarse  jefe  supremo.  A   cambio,  Saad  fue  elegido  miembro  de  la  asamblea   comisionada  para  redactar  una  nueva  Constitución  (1944-­‐ 1945).  Mientras  ellos  debatían  la  agenda  de  una  Constitución   Progresiva,  Velasco  Ibarra  se  las  arreglaba  para  gobernar  el   país  a  su  manera.  Designó  como  Ministro  de  Gobierno  (el   cargo  de  libre  renovación  de  mayor  poder  en  el  país)  a  un   viejo  amigo  de  Saad,  Carlos  Guevara  Moreno  el  cual  en  esta   función  se  propuso  purgar  a  la  izquierda.  Velasco  afirmaba   que  la  izquierda  se  hallaba  expandiendo  inconvenientemente   su  influencia,  y  con  esta  limpieza  esperaba  reafirmar  su   apoyo  conservador.  Saad  escogió  este  momento  para   organizar  una  huelga  de  los  trabajadores  ferroviarios,.  Pero   Guevara  Moreno  lo  encarceló.   En  1952  Pedro  Saad  se  convirtió  en  el  Secretario  General  del   Partido  comunista,  la  más  alta  posición  en  el  Partido  y  un   cargo  ostentado  con  anterioridad  por  el  escritor  Ricardo   Paredes.  Al  año  siguiente  su  padre  murió,  y  al  no  tener   interés  en  el  almacén  de  la  familia,  Pedro  lo  cerró.  Sus   deberes  políticos  pronto  incluirían  una  curul  en  el  Congreso   Nacional  como  Cenador  Funcional  de  los  Trabajadores  de  la   Costa.  En  1959  actuó  en  2  Comités  del  Congreso:  La  Sexta   Comisión  Parlamentaria  de  Problemas  de  Trabajo,  y  la   Comisión  de  Seguridad  Social  y  Leyes  Sociales.  El  siguiente   año  una  nueva  Constitución  eliminó  el  cargo  de  Senador   Funcional.   Con  50  años  de  edad  en  ese  momento,  Saad  era  miembro   corresponsal  de  la  Casa  de  la  Cultura  Ecuatoriana,  había   escrito  un  buen  número  de  libros,  y  era  miembro  de  la   Asociación  de  Empleados  de  Guayaquil.  Vivía  y  trabajaba  de   su  biblioteca  en  la  calle  Febres  Cordero  #209,  apartamento   441  en  Guayaquil.   En  1960  Saad  se  divorció  de  su  primera  esposa  y  en  1963  se   casó  con  una  Abogada  Comunista,  Graciela.  Ella  colaboraba   con  Saad  mientras  el  escribía  editoriales  para  “El  Pueblo”,   periódico  comunista  clandestino  y  para  otras  publicaciones.   A  principios  de  los  años  60  los  Estados  Unidos  estaba   preocupado  de  la  Revolución  Cubana  y  decidió  que  todos  los   países  Latinoamericanos  debían  romper  relaciones   diplomáticas  con  Cuba.  Ni  el  Presidente  Velasco  Ibarra  en   1960-­‐1961,  ni  el  Presidente  Carlos  Julio  Arosemena  en  1961-­‐ 1963,  se  doblegaron  ante  esa  política,  y  la  CIA  envió  un   equipo  al  Ecuador  para  intervenir  en  el  asunto.  Philip  Agee,    

104


uno de  los  agentes,  escribió  en  su  Diario  que  había  cintas  de   una  ruptura  política  en  el  Partido  Comunista  en  el  Ecuador.   “El  liderazgo  del  PCE  agrupado  alrededor  de  Pedro  Saad,  el   Secretario  General,  generalmente  favorece  una  lucha  a  largo   plazo  para  preparar  unas  masas,  mientras  los  lídere  serranos   agrupados  alrededor  de  Rafael  Echeverría  Flores  se   inclinaban  hacia  una  pronta  acción  guerrillera  y  el   terrorismo”.  Agee  añadía  que  su  estación  de  Guayaquil   esperaba  infiltrar  una  gente  de  penetración  que  era   verdaderamente  de  primera  clase.  Cuando  Carlos  Julio   Arosemena  fue  depuesto  de  su  cargo  por  los  militares  en   julio  de  1963,  la  Junta  de  cuatro  miembros  encarceló  a  Saad   en  el  Penal  García  Moreno  de  Quito  .  estuvo  preso  un  año  y   medio.   Saad  mantuvo  su  cargo  como  Secretario  del  Partido   Comunista  hasta  1981,  y  fue  Consejero  legal  del  Partido   hasta  que  murió.  En  julio  de  1971  el  Partido  Comunista   desafió  el  regreso  de  Velasco  Ibarra  al  Ecuador  y  conformó   una  coalición  de  Partidos,  la  Unión  Democrática  Popular   (UDP).  La  Unión  postuló  a  Saad  como  su  candidato   presidencial.  Aunque  la  coalición  más  tarde  decidió   respaldar  el  Frente  de  la  Patria  de  Arosemena,  una  fuerte   corriente  de  opinión  siguió  respaldando  a  Saad.  En  ese   entonces  tenía  72  años,  pero  estaba  física  e  intelectualmente   fuerte.  Sobrecogido  por  un  ataque  de  diverticulitis  murió  en   noviembre  de  1982.   El  despacho  de  Pedro  Saad  y  la  exquisita  biblioteca  personal   se  encuentran  bastante  igual  de  como  estaba  cuando  él   trabajaba  ahí.  Los  libros  incluyen  las  obras  completas  de   Lenin  forradas  en  cuero  (34),  de  Stalin  (13),  de  Marx  y  de   Engels.  Pablo  Neruda  dedicó  una  copia  de  uno  de  sus  libros  a   Pedro  Saad  en  la  que  reza:  “al  partido  Comunista  del   Ecuador,  líder  del  pueblo,  un  saludo  fraternal  de  Pablo   Neruda,  1953”.  Pedro  Saad  escribió  cientos  de  artículos.  El   los  publicó  en  cinco  volúmenes  intitulados  Obras  Escogidas.   Los  ensayos  tratan  sobre  Reforma  Agraria,  Trabajadores   Rurales,  La  Revolución  democrática  como  parte  de  la   Revolución  Comunista,  Los  monopolios  ,  y  la  Crisis  bananera.   En  1960  escribió:  “Nuestro  Partido  es  el  único  que  realmente   trabaja  entre  los  trabajadores  rurales,  pero  todavía  no   podemos  conducir  sus  luchas  con  suficiente  precisión  y   elevarlas  a  un  plano  más  alto....Nuestro  Partido  es  muy  débil.   Carece  de  experiencia.”   Documentos  contemporáneos  y  despachos  de  prensa  revelan   que  a  lo  largo  de  todo  su  activismo  Saad  no  enfrentó   menosprecios  raciales.  Ni  los  amigos  intelectuales  de  Saad   que  provenían  de  familias  elitistas  ni  sus  detractores   políticos,  ni  los  presidentes  que  lo  encarcelaron  se  refirieron   a  su  pasado  libanés.  No  es  fácil  explicar  el  por  qué  el   escarmiento  no  lo  topó.  Su  vigor  libanés  ,  energía,  y  su    

105


destreza en  el  debate  eran  rasgos  que  contribuyeron  a  su   éxito  el  podía  hacer  que  las  cosas  le  resultaran  teniendo  las   de  perder.  No  restringido  por  los  valores  de  una  jerarquía   corporativa  y  por  privilegios,  el  condujo  a  los  sindicatos   hacia  un  período  de  modernización  y  confederación  exitosa.   El  condujo  a  sus  compañeros  socialistas  a  un  camino   completamente  separado  del  tradicional  sistema  partidista   en  el  Partido  Comunista.  

106


CAPITULO VII   La  Vinculación  con  las  Elites  Funcionales  del   Ecuador   En  las  décadas  posteriores  a  la  II  Guerra   Mundial,  el  caos  interno  lanzó  fuera  de  su  país   a  miles  de  libaneses,  mientras  en  el  Ecuador  las   condiciones  políticas  eran  relativamente   estables  y  el  país  exhibía  nuevas  exportaciones.   Aun  cuando  los  nuevos  inmigrantes  elevarían  el   número  de  inmigrantes  libaneses  y  sus   descendientes  a  cifras  que  bordeaban  los   50.000  en  los  noventa,  aquellos  que  lograron   prominencia  nacional  continuaron  siendo   descendientes  de  las  familias  pioneras.  Este   capítulo  trata  del  ambiente  para  la  industria  y   el  comercio  en  el  Ecuador  a  la  vez  que  rastrea   el  ingreso  de  los  libaneses  en  las  instituciones   locales.  Examina  su  adaptación  a  las   organizaciones  económicas  modernas.  Se  los   verá  adaptando  sus  tradiciones  a  los  grupos   empresariales  y  vincularse  a  la  élite   empresarial  del  Ecuador,  yendo  más  allá  de  la   mera  acumulación  de  capital  y  el  comercio .   El  Líbano  y  el  Ecuador  en  el  mundo  de  la  postguerra   La  II  Guerra  Mundial  cortó  la  mayor  parte  de  la  emigración   desde  Líbano  por  cerca  de  una  década.  En  los  siguientes   años,  miles  abandonaron  Palestina,  Siria  y  el  Líbano.  El  caos   interno  fomentó  el  éxodo.  Las  esperanzas  de  paz  interna  en   el  Líbano  se  evaporaron  cuando  las  Naciones  Unidas   aprobaron  la  partición  de  Palestina  y  reconocieron  al  nuevo   Estado  de  Israel  en  1948.  Por  ende,  el  75%  de  Palestina  se   incluyó  de  Israel,  la  mayor  parte  de  las  tierras  árabes  fueron   tomadas,  y  bajo  presión  extrema,  las  dos  terceras  partes  de   la  población  cristiana  y  musulmana  huyó.  Cien  mil  huyeron   al  Líbano,  en  donde  se  establecieron  en  quince   campamentos.  El  Presidente  de  Israel,  Ben  Gurión,  se  rehusó   a  aceptar  su  regreso,  y  la  política  de  los  EE.UU.  descansaba   en  la  esperanza  de  que  ellos  fueran  absorbidos  por  la   población  libanesa.  Los  palestinos  aumentaron  su  población   a  150.000  en  1967  y  en  medio  millón  por  el  año  1982.  Su   presencia  penosamente  agravó  el  viejo  problema  de   desempleo  del  Líbano.  Además  los  refugiados     107


desequilibraron el  balance  sectario  sobre  el  cual  se  había   formulado  la  Constitución  de  la  República  del  Líbano.  Un   65%  de  los  refugiados  eran  musulmanes  Sunni,  lo  que   significaba  que  al  momento  los  musulmanes  sobrepasaban   significativamente  en  número  a  los  cristianos.  El  orden   político  se  resquebrajó  ante  el  terrorismo  y  la  discordia   crónica  en  la  medida  en  que  las  sectas  y  sus  aliados  luchaban   denodadamente  por  el  poder.   La  presencia  de  los  refugiados  convirtió  a  la  frontera  sur  del   Líbano  en  una  zona  natural  para  que  la  Organización  de   Liberación  Palestina  (OLP)  protagonice  incursiones  contra   Israel.  Por  lo  tanto,  los  refugiados  palestinos  al  interior  del   Líbano  crearon  el  militante  Al-­‐Fatah  para  supervigilar  a  la   OLP  y  para  dictarle  su  estrategia.  Luego  de  la  Guerra  de  los   Seis  Días  en  1967,  los  victoriosos  israelíes  arrasaron  con  seis   campos  de  refugiados  en  el  Líbano  desatando  incursiones   retaliatorias  fronterizas  al  interior  de  Israel.  Este  tipo  de   guerra  culminó  con  la  grave  invasión  israelí  al  Líbano  en   1978  y  en  1982.  La  última  se  llevó  a  cabo  para  destruir  a  la   OLP  y  para  instalar  un  gobierno  amigo  en  Beirut.  Al  mismo   tiempo,  los  partidos  políticos  musulmanes  y  cristianos   luchaban  por  cargos  públicos  y  el  poder,  recibiendo  cada  uno   de  ellos  dinero  y  armas  desde  el  extranjero  con  los  cuales   financiaban  una  virtual  guerra  civil.  Este  armamento   también  se  utilizó  para  masacrar  a  los  palestinos  en  los   campamentos  de  refugiados  y  para  asesinar  a  presidentes   electos.  Beirut,  controlada  por  el  oeste  por  musulmanes  y  en   el  este  por  los  cristianos  Kata’ibs,  sufrió  una  destrucción   sistemática  de  sus  hogares  y  edificios.  Los  emigrantes   libaneses  que  se  ganaban  la  vida  en  tierras  extranjeras  no   tenían  incentivos  para  regresar.   El  desempleo  y  este  caos  interno  forzó  a  miles  de  hombres  y   sus  familias  a  salir.  Por  el  año  1970  un  millón  de  libaneses   vivían  en  el  exterior,  y  casi  la  mayoría  de  ellos  eran   cristianos.  Por  1982  otro  medio  millón  se  les  había  unido.   Atraídos  por  las  historias  de  los  éxitos  de  los  libaneses  y   sirios  ya  establecidos  en  el  Ecuador,  una  corriente  más   grande  que  nunca  antes  se  dirigió  hacia  el  puerto  de   Guayaquil.  

Los Antecedentes Ecuatorianos

Durante la  II  Guerra  Mundial  la  economía  de  exportación  del   Ecuador  repuntó  espoleada  por  una  demanda  del  mercado   mundial  de  arroz,  caucho,  café  y  balsa.  De  pronto,  hacia  fines   de  los  años  40,  al  Ecuador  le  tocó  nuevamente  la  suerte  de   los  ricos,  cuando  un  nuevo  El  Dorado  -­‐  el  banano  -­‐,   encabezaba  sus  exportaciones.  Los  ecuatorianos  de  la  Costa   produjeron  cantidades  sin  precedentes  de  racimos  de   banano  y  el  tonelaje  creció  en  un  800%  entre  1947  y  1955.   Cinco  años  más  tarde  el  Ecuador  era  el  principal  proveedor   de  banano  en  el  mundo,  una  posición  que  la  ha  mantenido    

108


una y  otra  vez  desde  entonces.  Por  el  año  de  1960  el  banano   ecuatoriano  representaba  cerca  del  30%  del  valor  de  las   exportaciones  mundiales  totales  de  banano  y  su  importancia   en  la  economía  doméstica  empezó  a  rivalizar  con  el  cacao.  El   Ecuador  mantuvo  la  posición  del  principal  exportador  de   banano  en  el  mundo  hasta  1983,  cuando  graves   inundaciones  causadas  por  un  cambio  temporal  en  la   corriente  oceánica  de  El  Niño  temporalmente  quebrantaron   la  producción.   Las  exportaciones  bananeras  estabilizaron  la  política.  Entre   1947  y  1957  los  impuestos  aduaneros  aumentaron  a  tal   punto  que  llegaron  a  representar  el  50%  de  los  ingresos   fiscales.  Estos  ingresos  estabilizaron  de  tal  forma  la  política   entre  1948  y  1963  que  al  período  se  lo  conoce  como   “paréntesis  democrático”.  Mientras  las  empresas   multinacionales  como  la  Standard  Fruit  monopolizaban  la   comercialización,  una  mezcla  de  pequeños  y  grandes   agricultores  producían  el  banano.  Apoyados  por  créditos   gubernamentales,  por  caminos  que  conducían  a  sus  fincas,  y   un  nuevo  puerto,  pequeños  empresarios  desarrollaron   plantaciones  de  25  y  más  acres.  Sus  trabajadores  asalariados   aumentaron  su  poder  de  compra.  El  gobierno  creó  la  Junta   Nacional  de  Planificación  (JUNAPLA)  en  los  años  50  y  apoyó   el  establecimiento  de  industria  para  sustitución  de   importaciones  mediante  exoneración  de  impuestos.  Los   libaneses  vendían  más  que  nunca  en  sus  almacenes  y   respondieron  a  los  incentivos  gubernamentales  para   incursionar  en  la  industria  y  modernizar  al  Ecuador.   Hacia  fines  de  los  años  50,  a  los  decrecientes  precios  del   banano  y  el  deterioro  de  los  términos  de  intercambio  se   añadió  el  desastre  de  la  política  de  la  Guerra  Fría  entre  el   Este  y  el  Oeste  que  terminó  con  esta  era  política  de  buenos   tiempos.  Los  militares  incursionaron  en  la  política  una  y  otra   vez  con  una  Junta  Provisional.  Pero  no  como  para   preocuparse,  ya  que  se  descubrió  petróleo  en  1968  en  el   Oriente,  el  que  comenzó  a  producirse  en  1972  convirtiendo   al  Ecuador  en  el  segundo  más  grande  productor  de  petróleo   en  América  Latina  después  de  Venezuela,  y  el  país  completó   la  construcción  de  un  oleoducto  del  Oriente  a  la  Costa  en   1972.  A  pesar  de  que  los  precios  del  petróleo  se   derrumbaron  de  $35,20  a  $27,35  el  barril  en  1980,  las   exportaciones  crecieron  de  manera  estable.  Como  si  los   ingresos  del  petróleo  no  fueran  suficientes,  el  gobierno   militar  se  endeudó  con  la  banca  mundial  que  estaba  deseosa   de  facilitar  los  petrodólares  árabes.  A  pesar  de  que  el   gobierno  contrajo  una  deuda  nacional  de  10  mil  millones  de   dólares,  y  derrochó  más  de  la  cuarta  parte  del  ingreso   nacional  en  intereses,  esto  todavía  significaba  el  ingreso  de   capitales  al  país.  El  petróleo  llevó  al  Ecuador  a  otro  auge  de   ingresos  de  divisas  por  concepto  de  exportación.  En  1980  las    

109


exportaciones de  petróleo  daban  cuenta  del  62%  de  los   ingresos  de  exportación.  El  Ecuador  nunca  antes  había  visto   ingresar  tanto  dinero  al  país.  Por  cuanto  el  gobierno  era   propietario  de  la  industria  petrolera  (CEPE),  las  ganancias   del  petróleo  iban  directamente  a  la  dictadura  militar.  Las   piedras  angulares  de  su  plan  de  desarrollo  económico  fueron   la  industrialización  vía  sustitución  de  importaciones  y  la   propiedad  estatal.  Al  mantener  el  sucre  a  una  tasa  de  cambio   de  25  a  1,  detuvo  la  inflación  entre  1972-­‐1981.  Este  manejo   del  mercado  financiero  hizo  que  los  ecuatorianos   consideraran  provechoso  comprar  dólares  y  los  enviaran  al   exterior  en  lugar  de  invertir  en  casa.  Muchos  lo  hicieron.   Otros,  y  un  número  de  libaneses,  invirtieron  en  empresas   domésticas.  Los  libaneses  ingresaron  en  las  industrias  más   protegidas,  en  las  cuales  el  mercado  no  era  elástico.  La   política  gubernamental  les  permitía  a  estas  industrias  captar   el  mercado  al  establecer  tarifas  sobre  importaciones  y  al   permitirles  a  las  industrias  importar  materia  prima  y  bienes   de  capital  sin  pago  de  tarifas.  Los  industriales  podían  vender   con  precios  monopólicos,  con  un  mínimo  de  control  de   calidad,  y  sin  competencia  del  extranjero.   A  fin  de  estimular  la  sustitución  de  importaciones,  los   militares  crearon  su  propia  Corporación  Financiera  para   proporcionarle  capitales  (semillas)  y  para  eliminar  tarifas   sobre  bienes  de  capital  y  materias  primas  requeridas  por  las   nacientes  industrias.  Estas  medidas  también  atrajeron  a  las   corporaciones  multinacionales  al  Ecuador,  donde   establecieron  instalaciones  productivas  ligadas  a  las   empresas  locales.  Con  tantas  oportunidades,  los  libaneses  y   otros  inversionistas  locales  comenzaron  a  diversificar  sus   inversiones  y  a  diseminar  sus  capitales  hacia  proyectos  que   incluyeron  la  industria  alimentaria,  la  agricultura  y  los   plásticos.  Esto  se  cumplió  a  través  de  la  formación  de  Grupos   Económicos:  grupos  de  inversionistas  con  frecuencia   dominados  por  una  familia.  El  arreglo  se  acoplaba  al  molde   tradicional  libanés,  aunque  también  exigía  una  adaptación  al   proceso  de  toma  de  decisiones  grupales  y  hacia  la  inclusión   de  expertos  tecnológicos.   La  dictadura  militar  de  1972  presidida  por  el  General   Rodríguez  Lara,  se  declaró  nacionalista  ,  y  esto  se  evidenció   con  fuerza  cuando  a  los  primeros  días  de  iniciada  la   “revolución  nacionalista”  se  intervino  militarmente  a  los   negocios  comerciales  representativos  de  los  libaneses.  La   Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil  guardó  silencio,  y  no  hizo   ningún  acto  de  solidaridad  para  con  sus  socios  afiliados   todos.  Meses  más  tarde  esos  negocios  dejaron  de  ser   intervenidos,  sin  ninguna  consecuencia,  quedando  en  claro   que  se  trataba  de  una  especie  de  retaliación  sustentada  en  un   sentimiento  anti  libanés    

110


Millones de  dólares  de  exportación  y  aquellos  obtenidos  de   préstamos  fluyeron  hacia  la  economía  doméstica  a  través  del   gasto  tradicional  de  gobiernos  latinoamericanos:  obras   públicas,  gastos  militares,  los  bonos  que  se  pagaban  a   funcionarios  públicos  y  un  gasto  corriente  inflado.  Los   militares  vendían  hasta  250.000  barriles  de  petróleo  por  día   a  más  de  $15  el  barril.  Una  comisión  del  15%  sobre  cada   barril  le  permitió  al  gobierno  gastar  un  billón  de  dólares  en   proyectos  eléctricos,  hacer  compras  de  escuadrones  de   aviones  Mirage,  y  comprar  aviones  707  para  su  nueva   aerolínea.  Las  comisiones  para  los  funcionarios  militares  y   para  civiles  que  encabezaban  las  industrias  estatales  se   fueron  ya  sea  a  una  cuenta  de  bancos  segura  en  el  extranjero   o  eran  vertidas  en  la  economía.  La  mayor  parte  del  dinero   que  permaneció  en  el  país  se  quedó  en  Quito.  La  ciudad   empleó  a  miles  de  trabajadores  en  el  auge  de  la  construcción   que  la  transformó,  casi  de  la  noche  a  la  mañana,  de  una   capital  montañosa  tranquila  a  una  moderna  ciudad  con   rascacielos.  A  estos  edificios  tenía  acceso,  por  ejemplo,   alguien  que  podía  haber  sido  un  administrador  de  CEPE,  de   una  corporación  petrolera  o  alguien  con  conexiones  en  el   negocio  de  seguros  o  cualquiera  que  esperara  una  comisión   por  la  compra  de  los  aviones  Mirage.  La  revitalizada   burocracia  gubernamental,  que  había  crecido  a  475.000   personas,  tenía  dinero.  Muchas  industrias  se  trasladaron  a  la   capital.  Los  importadores  tradicionales  acompañados  de   agresivos  empresarios  industriales,  fueron  los  que  dieron   cuenta  de  los  auges  de  la  construcción  de  Quito  y  Guayaquil,   nutridos  por  el  mercado  interno.  

Las Inversiones Libaneses Más Allá del Comercio

Los libaneses  hicieron  algunas  de  sus  primeras  inversiones   no  comerciales  en  la  compra  de  tierras  agrícolas.  Ellos   habían  tenido  cultivos  en  sus  aldeas,  y  poseer  tierras   ecuatorianas  les  dio  un  asidero  firme  a  su  nueva   nacionalidad.  El  poseer  tierras  también  los  identificó  con  los   ecuatorianos  exitosos,  que  tradicionalmente  buscaban  ser   dueños  de  haciendas.  Sin  embargo,  como  un  informante  me   lo  recordó,  los  libaneses  tomaban  decisiones  pensando  en  las   ganancias.  El  comercio  les  trajo  su  riqueza  inicial  y  cuando  se   decidieron  a  comprar  tierras  lo  hicieron  por  ganancia.   Hicieron  dinero  cultivando  arroz  y  frutas  y  aquello  que   satisfacía  la  economía  de  exportación.  Para  fines  de  los  años   20  Marchanti  Pérez  registró  los  nombres  de  28  libaneses   involucrados  en  la  agricultura  en  las  provincias  costeñas,   pero  casi  todos  ellos  estaban  también  en  su  lista  de   comerciantes.  Los  tres  agricultores  con  base  en  Guayaquil   eran  Juan  Dumani,  Moisés  Mohauad  y  Emilio  Isaías,  que   también  eran  dueños  de  almacenes.  Gabriel  Kronfle  y  Emilio   Isaías  aparecieron  en  1934  en  la  Sección  Agrícola  de  la   Cámara  de  Comercio  de  Guayaquil.     111


Los dueños  de  almacenes  en  Guayaquil  y  Esmeraldas   invirtieron  más  en  compra  de  tierras  en  1947  cuando  el   Presidente  Galo  Plaza  Lasso  puso  a  disposición  dinero  estatal   y  tierras  estatales  para  las  pequeñas  plantaciones  bananeras.   Los  libaneses  compraron  tierras  cerca  de  Esmeraldas  y  en  la   Costa,  contrataron  administradores  para  supervisar  las   operaciones  y  continuaron  con  la  venta  de  telas.  Emilio   Isaías,  con  nueve  haciendas,  encabezaba  a  los  libaneses   dueños  de  plantaciones  y  preparó  el  camino  para  que  se   hiciera  realidad  el  componente  bananero  del  imperio   familiar  que  hoy  maneja  su  nieto.   Gracias  a  la  política  del  gobierno  militar  de  controlar  la   inflación,  los  dueños  de  almacenes  pudieron  comprar   dólares  baratos  y  hacer  importaciones  a  bajos  precios   durante  los  años  70.  Los  libaneses  se  metieron  en  todo  tipo   de  importaciones,  y  sus  empresas  igualaron  y  superaron  a   aquellas  de  los  ecuatorianos  de  la  élite.  La  fabricación  de   textiles  era  tan  libanés  como  lo  era  su  instinto  por  el   comercio,  pero  el  gobierno  no  ofrecía  mayores  protecciones   a  esa  industria  hasta  1952.  Entonces,  con  la  política   gubernamental  de  sustitución  de  importaciones  ,  se   promulgaron  leyes  preferenciales  para  los  textiles   domésticos.  En  el  años  de  1957  el  gobierno  creó  las   condiciones  favorables  para  la  importación  de  bienes  de   capital  y  aumentó  significativamente  los  impuestos   aduaneros  sobre  las  telas  importadas.   Una  vez  más  volvemos  a  la  historia  de  Lutfallah  Kozhaya   para  ilustrar  el  conocimiento  de  las  pericias  del  comercio   internacional  y  la  capacitación  de  la  familia  en  la  conversión   de  su  firma  en  una  empresa  industrial.  El  impacto  de  las   leyes  de  protección  textil  fue  tan  grande  que  para  un   importador  de  importancia  como  Kozhaya  significaron  que   él  ya  no  podría  hacer  ganancias.  Dos  circunstancias   favorecieron  a  Kozhaya  en  la  creación  de  una  nueva   industria  substitutiva  de  importaciones  de  telas.  En  primer   lugar,  sus  habilidades  en  el  comercio  internacional   transferidas  fácilmente  del  campo  de  la  compra  de  telas  a  la   compra  de  maquinaria  industrial.  En  segundo  lugar,  su   conocimiento  de  donde  encontrar  material  doméstico  y   barato  con  el  cual  construir  una  fábrica,  y  la  materia  prima   para  las  mismas  telas.  El  avizoró  una  buena  ganancia  y  no   vaciló  en  invertir.   Después  de  consultar  con  su  esposa  y  su  hermano  Emilio,  los   tres  decidieron  que  construirían  la  fábrica  utilizando   totalmente  maquinaria  nueva  y  contratando  técnicos   ingleses  para  instalarla.  Kozhaya  partió  para  Inglaterra,   buscó  un  fabricante  de  maquinaria  y  un  plan  de  fábrica,  y   Kozhaya  se  llevó  a  un  experto  extranjero  a  Guayaquil.  La   nueva  tecnología  de  lejos  superaba  a  aquella  de  los  viejos   telares  entonces  existentes  en  Quito.  La  familia  consintió  en    

112


que la  fábrica  sería  una  sociedad  (joint  venture)  entre   Lutfallah  y  el  hermano  de  su  esposa,  de  apellido  Simón,  que   estaba  casado  con  una  de  las  hijas  de  Emilio  Isaías.  Sin   embargo,  Lutfallah  fue  siempre  el  mayor  accionista  y  él  y  su   hijo  la  administraban.  El  la  veía  como  parte  de  las  empresas   de  su  familia,  y  no  dentro  del  creciente  imperio  de  sus   hermanos.  Los  viejos  en  Guayaquil  suelen  recordar  que   después  de  que  uno  pasaba  el  Tenis  Club  en  los  márgenes  de   la  ciudad,  no  había  sino  terrenos  botados.  Los  Kozhayas   compraron  un  terreno  para  la  fábrica  allá  pasando  el  Club,  en   la  vía  a  Durán,  y  en  noviembre  de  1953  comenzaron  la   construcción.  El  primer  trabajo  manufacturero  apareció  en   septiembre  de  1955.  A  excepción  de  la  producción  de   cigarrillos  y  cerveza,  la  hilandería  de  Kozhaya  -­‐  la  Fábrica   Textil  San  Antonio  -­‐,  llegó  a  ser  reconocida  como  la  primera   industria  productora  de  Guayaquil.   Otras  leyes  de  protección  textil  fueron  promulgadas.  Para   1961  noventa  firmas  textiles  saturaron  el  sector,   compitiendo  por  el  mercado  interno  de  telas,  a  pesar  de  que   menos  de  un  cuarto  de  la  población  recibía  ingresos  per   cápita  mayores  a  los  $112  al  año.  La  sustitución  de   importaciones  creó  un  monopolio  interno  sin  competencia   del  extranjero  y  permitió  el  ingreso  de  maquinaria  al   Ecuador  libre  de  impuestos.  Algunos  de  los  nuevos   industriales  consideraron  esta  situación  como  una   oportunidad  para  producir  bienes  inferiores  para  un   mercado  cautivo.  En  el  mercado  competitivo  de  telas  que  se   desarrolló  solamente  los  empresarios  que  tenían  técnicos   adecuados  y  una  alta  calidad  del  producto  que  a  su  vez  era   competitivo  pudieron  sobrevivir.  En  este  terreno  los   libaneses  se  pusieron  a  prueba.   Lutfallah  Kozhaya  tuvo  un  permanente  problema  en  Textiles   San  Antonio,  por  cuanto  tenía  que  importar  repuestos  y   accesorios  para  su  máquina  tejedora.  Esto  conllevaba   demoras  que  pudieron  cerrar  la  fábrica.  Así  nació  la  idea  de   fabricar  él  mismo  estos  repuestos,  repuestos  tan   fundamentales  a  la  industria,  que  incluso  podían  ser   vendidos  a  otras  fábricas  textiles  en  Ecuador.  Kozhaya   proyectó  una  empresa  moderna  que  requeriría  de  tres   componentes:  administradores  capacitados,  capitales  y   máquinas  modernas  y  equipos.  Los  administradores,  por   supuesto,  serían  sus  hijos,  todos  ellos  graduados  de  la   Universidad  de  Columbia:  Francisco,  un  economista,  Jacinto,   un  ingeniero  textil  y  abogado,  e  Ignacio,  un  ingeniero   industrial  recientemente  graduado.  Lutfallah  envió  a  Ignacio   a  cuatro  fábricas  que  producían  repuestos  similares  en  los   Estados  Unidos.  En  agosto  de  1969  abrió  sus  puertas   Fundamental  Industries  S.A.  (FISA).  Era  la  primera  fundición   de  acero  en  Guayaquil  y  fue  diseñada  para  fabricar   componentes  destinados  para  maquinaria  textil,  entre  otros.    

113


Pronto empezó  a  producir  tinas  de  baño  esmaltadas  y  otros   accesorios  para  el  hogar.  La  empresa  de  Kozhaya  aparecía   justo  a  tiempo  para  proveer  a  la  floreciente  industria  de  la   construcción  de  los  70.   Kozhaya  había  seguido  una  agenda  tradicional.  Había  llevado   una  vida  frugal,  ahorrado  capital,  viajado  él  mismo  al   extranjero,  y  enviado  a  sus  hijos  al  exterior  a  capacitarse   técnicamente.  Sus  hijos  no  dependían  unos  de  otros,  sino  de   su  padre.  El  reunía  a  su  esposa  e  hijos  en  charlas  familiares,   pero  era,  en  última  instancia,  el  único  en  tomar  decisiones.   Aunque  era  la  cabeza  patrimonial  de  su  empresa  familiar,  en   realidad  Lutfallah  no  era  un  conservador.  Se  adaptaba  a   nuevas  situaciones  con  presteza.   La  fundición  dependía  de  materia  prima  importada,  materia   que  llegaba  bajo  leyes  proteccionistas  y  libre  de  impuestos.   Si  se  acababa  la  protección,  la  empresa  podría  derrumbarse.   Muchos  ecuatorianos  nativos  se  sentían  más  seguros  con  sus   capitales  invertidos  en  el  exterior,  ya  que  las  presiones   políticas  podrían  cambiar  tales  leyes  de  la  noche  a  la   mañana.  Por  ejemplo,  los  importadores  guayaquileños   podían  colocar  a  un  hombre  en  el  Congreso  para  que   introduzca  proyectos  de  leyes  arancelarias  favorables  a  los   importadores  por  sobre  los  industriales  locales.   Las  dificultades  de  Kozhaya  no  demoraron  en  materializarse.   En  1970  el  gobierno  de  Velasco  Ibarra  creó  nuevas  listas   aduaneras  colocando  las  materias  primas  de  Kozhaya  en  una   nómina  que  volvía  su  importación  tan  cara  como  para  dejar   una  ganancia  en  el  producto  final.  Los  productos  importados   extranjeros  le  costarían  a  los  ecuatorianos  mucho  menos.   FISA  se  quedó  sin  materia  prima  por  28  meses.  Luego  de  ello,   en  1972,  los  militares  tomaron  el  poder  e  intervinieron  para   cambiar  las  listas  de  aduana.  Mientras  la  producción  estaba   paralizada  FISA  seleccionó  repuestos  fabricados  en  el   exterior  que  tenían  demandas  en  el  Ecuador,  creó  réplicas  de   alta  calidad  y  se  preparó  para  su  producción.   El  inconveniente  provino  en  el  mismo  momento  en  que  la   industria  de  la  construcción  estaba  a  punto  de  despegar   nuevamente.  Se  había  descubierto  petróleo.  Adelantándose   en  la  planificación,  Kozhaya  construyó  una  planta  de   aluminio.  En  1971  fue  a  Inglaterra  y  a  los  EE.UU,  compró   maquinarias  y  abrió  su  planta  en  1973.  Producía  tubos  de   aluminio  adonizado,  componentes  eléctricos,  productos  de   irrigación  y  varios  materiales  arquitectónicos  a  colores  tales   como  para  ser  utilizados  como  marcos  de  ventanas.  El   trabajo  con  metales  no  ferrosos  era  enteramente  nuevo  para   el  obrero  fabril  ecuatoriano.  Siempre  había  problemas  que   superar.  Enfrentado  con  una  escasez  de  trabajadores   calificados,  o  con  trabajadores  que  solo  tenían  una   experiencia  artesanal,  los  Kozhayas  dieron  cursos  de   capacitación.  Adicionalmente  los  compradores  ecuatorianos     114


mantenían un  irrespeto  tradicional  hacia  los  productos   locales  alegando  que  eran  intrínsecamente  inferiores  a  los   importados.  Sus  cautos  compatriotas  recibieron  pruebas   acerca  de  la  alta  calidad  de  sus  productos  cuando  FISA  ganó   el  trofeo  internacional  de  calidad  de  América  Latina  en  Río   de  Janeiro  en  diciembre  de  1976.   Las  tres  fábricas  de  Kozhaya  eran  industrias  protegidas  y  sus   mercados  eran  rígidos.  Es  decir,  indistintamente  de  la   fluctuación  de  los  precios,  si  el  producto  tenía  calidad,  se   vendería.  Al  introducir  por  primera  vez  estas  industrias  en   Guayaquil  (textiles,  una  fundición  y  componentes  de   aluminio)  Kozhaya  se  colocaba  en  una  buena  posición  para   satisfacer  la  súbita  demanda  interna.  La  familia  funcionaba   como  un  grupo  corporativo  en  el  cual  cada  hijo  dedicaba   largas  jornadas  de  trabajo  a  realizar  sus  tareas  en  las  nuevas   empresas.  Buscaban  operaciones  modernas,  capacitación   para  ellos  y  sus  trabajadores  y  daban  la  impresión  de  estar   siempre  compitiendo  y  aventajándose  unos  a  otros.   Los  empresarios  ecuatorianos  de  los  años  70  también   enfrentaron  la  demanda  de  nuevas  industrias,  y  los  grupos   familiares  demostraron  su  diversificación  y  voluntad  de   trabajar  arduamente  enfrentando  nuevos  riesgos.  Sin   embargo,  sus  valores  tradicionales  les  llevaron  a  combinar  el   trabajo  con  el  servicio  social  y  con  la  atención  debida  a  las   haciendas  que  habían  heredado.  Un  estudio  llegó  a  la   conclusión  que  los  gerentes  latinoamericanos  en  general   eran  bastante  proclives  a  dedicar  parte  de  su  tiempo  de   trabajo  a  la  política  y  a  los  asuntos  familiares.  Esta  práctica   se  puede  fácilmente  observar  en  Guayaquil,  donde  uno   encuentra  a  funcionarios  administrativos  de  alto  rango  que   dedican  la  mitad  del  día  de  trabajo  a  una  hermandad  católica,   al  decanato  de  una  universidad  eclesiástica,  o  a  la  dirección   de  un  hospital  para  los  pobres,  o,  en  su  defecto,  concurren  a   un  rancho  ganadero.  Lo  dicho  solo  intenta  marcar  las   diferencias  y  ensalzar  un  conjunto  de  valores  sobre  otros.  El   trabajo  social  y  la  responsabilidad  hacia  la  tierra  heredada,   solo  deben  ser  juzgados  como  características  positivas.  Sin   embargo,  desde  el  punto  de  vista  comparativo,  tienen  un   costo,  cuando  los  ecuatorianos  compiten  con  un  grupo  étnico   que  descubrió  en  la  actividad  empresarial  un  juego  intenso  e   interesante  de  veinticuatro  horas  al  día.  El  estudio  al  que   hemos  hecho  referencia  más  arriba,  también  llegó  a  la   conclusión,  que  a  los  gerentes  latinoamericanos  se  los   escogía  en  base  a  la  membresía  familiar  y  que  tendían  a   carecer  de  capacitación  especializada.  Las  universidades   latinoamericanas  todavía  se  concentraban  en  un  curriculum   intelectual  y  en  el  Derecho.  Los  ecuatorianos  conocían  todo   esto,  y  unos  pocos  como  Emilio  Estrada,  enviaron  a  sus  hijos   al  exterior  en  los  años  40  y  50.  Los  jefes  de  familia  libaneses   intervenían  más  intensamente  en  la  selección  de  las  carreras    

115


de sus  hijos  y  eran  proclives  a  educarlos  en  el  exterior  para   satisfacer  las  necesidades  de  entrenamiento  técnico.   Recordemos  que  los  Kozhayas  reconocieron  la  necesidad  de   tener  un  abogado  en  la  empresa  familiar.  Ese  hijo  fue  Jacinto,   quien  también  se  graduó  de  ingeniero  textil.  

Comunicaciones

La industria  de  comunicaciones  permaneció  abierta  a  los   recién  llegados.  Era  nueva  y  cambiaba  con  rapidez,  de  tal   forma  que  el  camino  tradicional  al  éxito  medido  por  el   parentesco  no  fue  un  requisito  en  este  caso.  Si  un  inmigrante   podía  entender  de  transmisión  de  radio,  televisión  o   computadoras,  el  podía  directamente  ingresar  en  una   importante  nueva  industria.  Los  libaneses  no  se  hicieron   esperar  para  proporcionar  tecnología  y  aprender  del   exterior  y,  por  ello,  su  sobresaliente  actividad  en  la  rama  de   la  comunicación  es  bien  conocida  por  toda  América  Latina.   En  el  Ecuador  la  familia  Isaías  compró  cinco  o  seis  estaciones   de  radio,  dos  canales  de  televisión,  y  el  primer  periódico   vespertino  en  Guayaquil,  La  Razón.  Los  Antón  compraron  La   Prensa,  y  más  importante  aún,  ellos  adquirieron  el  segundo   periódico  más  grande  de  Guayaquil,  El  Telégrafo,  en  1986.   Sus  propietarios  habían  sido  siempre  familias  de  la  vieja   élite.  El  periódico  había  pasado  por  una  serie  crisis  y  entre   sus  varios  anteriores  propietarios,  estaba  Otto  Arosemena,   ex  Presidentes  del  Ecuador.   Los  Antón  introdujeron  nueva  tecnología,  maquinaria   moderna  y  un  personal  joven  y  talentoso.  Pronto  volvieron  a   El  Telégrafo  competitivo  con  el  otro  matutino,  El  Universo,   que  había  detentado  el  primer  sitial  por  más  de  medio  siglo.   Los  libaneses  que  estaban  en  el  personal  incluían  al  Director,   el  Dr.  Roberto  Hanze  Salem,  al  Vicepresidente,  el  Dr.  Henry   Raad  Antón  a  Joseph  Garzozi  Buchdid  y  al  Ingeniero  Pablo   Baquerizo  Nazur.  Los  Antón  lo  compraron  al  contado,  sin   deuda  alguna.  e  impidieron  que  el  periódico  mas  antiguo  del   país  desaparezca.  Luego  de  una  competencia  furibunda  que   obligó  al  diario  El  Universo  a  reestructurarse  incluso   societariamente,  los  Antón  vendieron  el  periódico,  una  vez   que  el  negocio  de  prensa  no  constituía  una  inversión   rentable,  sino  se  inmiscuía  en  los  negocios  políticos.  Esta   propensión  a  adelantar  dinero  en  inversiones  y  no   endeudarse  a  fondo  con  bancos  extranjeros,  constituía  otro   rasgo  de  los  libaneses.  Mientras  los  libaneses  podían  hacer   esto  en  la  industria  de  las  comunicaciones,  muchos  de  los   ecuatorianos  que  ingresaban  en  los  campos  de  la  industria   metalmecánica,  química  y  eléctrica  en  los  años  80,   dependían  de  dinero  extranjero  y  de  los  subsidios   gubernamentales  y  tuvieron  que  comprar  costosas  patentes   y  licencias  de  las  multinacionales  en  el  extranjero.  

Diversificación e Ingreso en la Red de los Hombres de Negocios

116


Los pioneros  y  sus  hijos  guiaron  a  la  colonia  libanesa  en  su   paso  de  la  venta  de  telas  y  el  comercio  en  general,  a  otras   actividades  industriales.  El  hijo  de  Esteban  Antón,  Eduardo,   progresó  sobre  la  base  del  trabajo  de  su  padre  en  La  Unión   Mercantil  C.A.  en  la  cual  fue  Gerente  General.  Fue  también   presidente  de  la  Junta  en  los  almacenes  Antón  Hermanos  C.A.   Durante  el  auge  de  la  construcción  en  los  años  70,  expandió   las  acciones  de  la  familia  en  bienes  raíces  Para  1980,  su   hermano  José  Antón,  había  desarrollado  el  UNI  Centro  y  el   UNI  Hotel.  Este  complejo  ocupaba  una  cuadra  entera  de   propiedad  urbana  de  primera  clase,  tenía  aire  acondicionado   central,  y  disponía  de  lujosas  tiendas  y  restaurantes.   Mientras  complejos  como  estos  resultaban  comunes  en  los   EE.UU.,  en  Guayaquil  éste  era  único  en  su  género.  Pocos   después  José  Antón  compró  acciones  del  Hotel  Oro  Verde  y   desarrolló  una  cadena  de  hoteles  que  se  instaló  en  Quito,   Cuenca,  Machala,  y  se  proyectaba  en  Manta  y  Lima.   José  Antón  introdujo  en  Guayaquil  los  primeros  productos   plásticos  manufacturados,  cuando  inauguró  Industrias   Plásticas  C.A.  en  1960  ,  y  se  separó  de  la  sociedad  con  su   hermano  Eduardo  Esta  industria  llegó  a  ser  la  más   importante  industria  plástica  del  país,  y  puso  a  disposición   del  mercado  interno,  una  gama  de  artículos  de  plástico   populares.  José  Antón  Díaz,  estructuró  sus  empresas   contando  con  su  único  hijo  varón,  su  cuñado  Georges  Fayad,   su  hermana  Leonor,  su  sobrino  Henry  Raad,  y   posteriormente  incorporó  a  sus  dos  yernos.   Edmundo  Kronfle  Abud  invirtió  en  la  fábrica  de  helados  más   exitosa  del  Ecuador,  Oso  Polar,  que  importaba  y  exportaba  a   la  vez  productos  lácteos.   Las  organizaciones  de  negocios  corporativas  conocidas  en  el   Ecuador  con  el  nombre  de  Cámaras,  estaban  débilmente   organizadas  a  inicios  del  siglo  XX.  Durante  los  años  30  todos   los  productores  requerían  ser  socios  de  las  cámaras   regionales.  De  esta  forma,  se  atestiguó  el  surgimiento  de  las   Cámaras  de  Industria  regionales  en  1936  y  de  las  Cámaras  de   Comercio  regionales  en  1938.  Durante  los  años  50  muchos   libaneses  se  volvieron  sus  miembros.  Para  ese  entonces  la   economía  andaba  sobre  ruedas  con  los  ingresos  bananeros,  y   las  importaciones  tenían  demanda.  Mientras  los   importadores  de  tela  eran  aún  los  más  numerosos,  después   de  los  importadores  de  muebles  para  casas,  los  Informes   Anuales  de  la  Cámara  documentaba  su  creciente  diversidad.   Los  libaneses  importaban  materiales  de  construcción  y   maquinaria  industrial.  Otros  invertían  fuertemente  en  bienes   raíces  urbanos  y  suburbanos.  Durante  los  años  60  y  70   muchos  de  ellos  se  volvieron  miembros  de  la  Cámara  y  se   vincularon  a  la  élite  funcional  del  país.   Las  Cámaras  eran  centros  dinámicos  de  influencia  que   protegían  los  intereses  empresariales  de  sus  miembros.  Se     117


aliaban con  partidos  políticos,  respaldaban  a  candidatos  y   controlaban  las  políticas  públicas  que  las  afectaban.  Los   miembros  del  Consejo  Directivo  y  los  personeros  públicos  de   mayor  rango  en  las  Cámaras,  estaban  en  los  mejores  cargos   para  adoptar  decisiones.  Como  lo  admitió  un  informante,   tener  un  cargo  público  no  habría  sido  fácil  para  los  libaneses.   Para  entrar  en  este  círculo  interior  de  los  líderes  de  la   Cámara,  ellos  tendrían  que  negociar  con  la  élite  tradicional,   estar  a  la  espera  de  una  elección  dividida,  o  realizar  una   intensa  campaña.  Así,  se  puede  suponer  que  cuando  los   nombres  de  libaneses  comenzaron  a  aparecer  entre  los   funcionarios  de  la  Cámara,  ello  sucedió  porque  pudieron   controlar  la  votación  mediante  el  ejercicio  de  su  poder   económico  real.  En  1958  Nicolas  Raad,  el  Dr.  Bruno  Sadum,   el  fiscal  Hugo  Amir  Guerrero,  y  Jorge  Hanse  Infante  fueron   Vocales.  En  1961  Nicolas  y  Rodolfo  Kronfle  fueron   promovidos  como  Vocales  Principales.  Ambos,  Amir  y  Hanse   ayudaron  a  preparar  el  proyecto  de  Ley  Constitutiva  de  la   Federación  de  Cámaras  de  Comercio  e  Industria  del  Litoral.   Para  1982  Antonio  Kure  era  segundo  vicepresidente,  de  la   Cámara  de  comercio  de  Guayaquil,  y  poco  después  Juan   Doumet  era  primer  vicepresidente,  aunque  en  ambos  casos,   se  maniobró  por  parte  de  las  élites  guayaquileñas  para  que   en  los  procesos  de  sucesión,  no  alcanzaran  la  presidencia  de   ésta  Cámara,  la  más  importante  del  país.  En  1989  Rodolfo   Kronfle  se  convirtió  en  Presidente  de  la  Cámara  de   Industrias,  ocupando  un  sitial  en  el  “ápice  de  la  élite”  de  los   decisiones  políticos  del  empresariado  de  la  ciudad.   En  1969,  año  en  el  cual  Kozhaya  abrió  su  fundición,  se  lo   incluyó  en  el  Informe  Anual  de  la  Cámara  de  Industrias  y  en   la  Convención  Nacional  de  las  Cámaras  de  Industrias  en  la   cual  trabajó  en  una  comisión  para  resolver  problemas  de   industrias  específicas.  Joffre  Torbay,  descendiente  de  un   boticario,  actuó  como  miembro  de  la  comisión  promotora  del   crédito  industrial.  Dos  décadas  los  separaba  aún  a  los   libaneses  de  un  poder  real  en  las  Cámaras.   Cuando  la  XIX  Asamblea  General  de  la  Federación  de   Cámaras  de  Comercio  del  Ecuador  tuvo  lugar  en  los  años  80,   Elías  Chedraui  fue  su  gerente-­‐coordinador.  El  invitado   especial  fue  un  libanés  de  segunda  generación,  Alberto  Dahik   Garzozi,  un  diputado  nacional  y  anterior  Ministro  de   Finanzas.  Dahik  era  algo  más  que  parte  de  la  red  de  la   Cámara,  ya  que  era  su  pieza  política  clave  y  un  hombre  en  el   cual  el  consorcio  económico  de  punta  del  país,  el  Grupo   Noboa,  había  confiado  el  diseño  de  políticas  públicas.  Se   convirtió  en  la  mejor  opción  del  Grupo  Noboa  para  la   Vicepresidencia  del  Ecuador  para  1992,  y  ganó  la  elección,   en  base  de  haberse  asociado  con  las  élites  económicas  no   libanesas,  condición  esta,  sin  la  cual  no  hubiese  logrado  el   apoyo  de  los  medios  de  comunicación  secretamente  anti    

118


libaneses, en  razón  de  la  competencia  que  Isaías,  y  Antón   habían  establecido  en  esa  área.   Al  interior  de  las  Cámaras,  los  libaneses  obtuvieron   conexiones  políticas  útiles  para  sus  negocios,  se  involucraron   en  política,  y  alcanzaron  nuevas  cimas  en  el  proceso  de  toma   de  decisiones,  visibilidad  y  estatus.  Las  actitudes  políticas  de   los  libaneses  que  se  vincularon  a  las  Cámaras  de  Industriales   convergieron  con  aquellas  de  la  red  tradicional:   antireformista,  desconfiada  de  los  sindicatos  de  trabajadores   en  política,  hostil  hacia  la  extensión  del  sufragio  y  cautelosa   ante  el  populismo.  En  breve,  los  industriales  de  la  Cámara,   con  su  profunda  desconfianza  en  la  clase  trabajadora,  se   esforzaban  por  limitar  el  poder  político  y  económico  del   trabajador.  Las  Cámaras  de  Agricultura  castraban  las   propuestas  de  reforma  agraria.  Como  se  verá  más  adelante   en  el  capítulo  sobre  política,  varios  de  los  políticos  libaneses   bien  ubicados  en  los  años  90  surgieron  del  ambiente  de  las   Cámaras  de  Guayaquil.  

La Banca

Cuando los  libaneses  llegaron  en  el  ocaso  del  siglo  pasado,   muchos  ecuatorianos  todavía  se  fiaban  de  los  préstamos   privados  o  prestaban  a  las  casas  exportadoras.  Los  servicios   bancarios  empezaron  a  reemplazar  estas  prácticas   anteriores,  pero  los  libaneses  prefirieron  mantener  hábitos   arraigados  de  dar  préstamos  a  familiares  y  amigos.  Los  más   ricos  libaneses  daban  préstamos  a  todos.  Ellos  extendían   préstamos  de  negocios,  pequeños  préstamos  a  agricultores,  y   préstamos  a  individuos.  Con  el  paso  del  tiempo,  los  tenderos   requirieron  de  los  bancos  públicos,  especialmente  para  sus   depósitos.  Los  personajes  del  dramaturgo  Henry  Raad   dramatizan  el  modo  en  que  los  libaneses  eran  tratados  en  los   años  20  por  los  banqueros  locales.  Cuando  el  tendero  Nahib   fue  a  un  banco  a  abrir  una  cuenta,  el  banquero  no  lo  recibió.   En  su  defecto,  lo  mantuvo  esperando  media  hora  y  luego  hizo   que  su  secretaria  lo  despache.  Los  tenderos  de  Raad  se   regocijaron  cuando  uno  de  sus  compatriotas,  Karim,  abrió  un   pequeño  banco  para  que  la  colonia  pudiera  hacer  negocios   sin  ser  insultada.   Después  del  golpe  militar  de  1925  el  gobierno  creó  el  Banco   Central  en  Quito.  Este  hecho  desplazó  de  la  Costa  las   decisiones  políticas.  El  sistema  bancario  guayaquileño   pronto  recuperó  sus  posiciones  a  través  del  eje  guayaquileño   del  Banco  La  Previsora  y  Banco  de  Descuento.  Sin  embargo,   la  administración  superior  de  estos  bancos  no  cambió  por   más  de  veinte  años  y  las  prácticas  bancarias  se  quedaron   rezagadas,  dejando  la  modernización  para  nuevos  grupos.   De  acuerdo  al  analista  económico  Walter  Spurrier,  el  sistema   bancario  guayaquileño  era  uno  de  los  tres  más  poderosos   grupos  de  toma  de  decisiones  del  país,  siendo  los  otros  dos    

119


los militares  y  los  terratenientes  serranos.  En  el  interés  de   sus  propios  negocios,  fue  necesario  que  la  gente  se  convierta   en  accionista  de  los  bancos  y  que  ocupe  funciones  en  ellos.  El   crédito  bancario  se  dirigió  hacia  pocas  corporaciones  cuya   administración  estaba  vinculada  con  los  bancos  y  que  tenían   influencia  decisiva  sobre  ellos.  La  Bancaria  Chimborazo  de   Riobamba,  que  tenía  fuertes  vínculos  con  empresarios   guayaquileños,  tenía  entre  sus  socios  al  libaneses  del  lugar   tan  temprano  como  los  años  20.   Los  libaneses  ingresaron  de  manera  decisiva  en  la  banca   hacia  finales  de  los  años  50.  Miguel  Dumani  abrió  una   agencia  de  inversiones  privadas,  la  Financiera  Ecuatoriana   de  Mandato  y  Crédito.  La  familia  Isaías  compró  un  banco  de   un  rango  secundario  llamado  La  Filantrópica,  y  mediante  la   modernización  de  los  servicios  en  los  años  60  lo  hizo   sobrepasar  a  una  institución  mayor,  como  el  Banco  de   Descuento.  El  semita  ecuatoriano  Marcel  Laniado  fundó  el   Banco  del  Pacífico  en  los  años  60  e  instaló  maquinaria   moderna.  Este  hecho  atrajo  a  los  libaneses  que  compraron   acciones  y  en  1982  Rodolfo  Kronfle  ya  era  uno  de  los   ejecutivos.  Los  Kozhaya  también  compraron  acciones  en  el   antiguo  banco  territorial.  Al  mismo  tiempo,  el  grupo  Isaías  y   la  Iglesia  se  convertían  en  los  mayores  accionistas  del  banco   de  punta  de  Quito,  el  Banco  del  Pichincha.  Este  abrió  una   sucursal  en  Guayaquil  en  1973  que  pronto  sobrepasó  al   banco  La  Previsora  de  Estrada,  como  el  banco  con  los   mayores  depósitos.  Los  Antón  compraron  por  completo  el   Sociedad  General,  un  banco  por  larga  data  de  propiedad   privada  de  Juan  X.  Marcos.   Los  libaneses  de  la  segunda  y  tercera  generación   fortalecieron  sus  vínculos  con  otro  importante  grupo  de   decisores  políticos:  las  Cámaras.  La  empresa  familiar   endógama  puede  haberse  debilitado  a  través  de  matrimonios   mixtos,  pero  como  grupo  económico  todavía  apoyaba  lo   mejor  que  podía  a  los  miembros  de  la  familia.  Uno  podía   entrar  o  salir  de  la  membresía  en  grupos  públicos,  tales   como  las  Cámaras,  pero  la  familia  funcionaba  como  una  red   económica  y  social  permanente.  Siempre  estaba  ahí  para   todos  sus  miembros.  

Las Corporaciones y los Grupos de Negocios

De acuerdo  al  analista  económico  Walter  Spurrier,  300   familias  controlaban  las  corporaciones  ecuatorianas  en  los   años  setenta.  Esto  consistía  en  que  cada  corporación   ecuatoriana  tenía  por  lo  menos  un  grupo  familiar  poseía  más   del  40%  de  sus  acciones.  El  añadía  que  las  300  familias  de   sangre  se  reducían  a  solo  50  familias  ampliadas.  Era  de  esta   red  de  negocios  de  la  cual  las  familias  libanesas  eran  ahora   una  parte  importante.  En  relación  al  crédito  bancario,  Walter   Spurrier  anotaba:  “El  crédito  bancario  va  a  pocas    

120


corporaciones cuya  administración  está  ligada  a  los  bancos  y   tienen  influencia  decisiva  en  ellos.  Las  corporaciones  reciben   ganancias  mayores  al  30%  sobre  el  capital,  que  proviene  en   gran  medida  de  las  clases  medias  y  bajas.  que  carecen  de   oportunidades  para  invertirlo  y  que  deben  colocarlo  en  sus   ahorros.  Un  gran  porcentaje  de  la  ganancias  corporativas,   que  utiliza  capital  de  la  clases  bajas  y  media,  se  envía  luego  al   exterior.”   En  1971  el  cientísta  político  Hanson  Parker  terminó  la   compilación  de  un  archivo  de  los  grupos  económicos  o   “imperios”  de  Guayaquil  para  la  década  de  los  años  60.  La   diversificación  de  la  inversión  local  y  las  inversiones   extranjeras  habían  crecido  considerablemente,  dando  lugar   al  tipo  de  corporaciones  o  grupos  mencionados  más  arriba.   El  compiló  un  cuadro  de  10  páginas  de  los  grupos  de   negocios  o  imperios  de  1960  en  Guayaquil.  Entonces  anotaba   que  los  banqueros  y  hombres  de  negocios  libaneses   formaban  un  grupo  independiente  que  él  catalogó  bajo  el   provocativo  apelativo  de  “La  oposición  Libanesa”.  Los  otros   nuevos  inmigrantes  del  siglo  veinte,  como  los  italianos,   catalanes,  suizos,  y  otros  podían  encontrar  sus  empresas  en   la  lista  principal.  La  “Oposición  Libanesa”  aparece  en  el   Cuadro  7-­‐2.  

Las Profesiones

En la  segunda  generación  los  libaneses  habían  ingresado  en   las  profesiones.  Como  lo  declaraba  el  personaje  de  Henry   Raad,  Yazmin,  “Un  profesional  en  la  case  es  necesario  para  el   prestigio  de  toda  la  familia”.  Después  de  conseguir  títulos   doctorales  y  de  maestrías,  la  segunda  y  tercera  generación   libanesa  enseñaba  por  las  noches  en  las  universidades.  Esto   se  hacía  después  del  trabajo  diario.   Ellos  obtenían  títulos  tanto  en  universidades  ecuatorianas   como  extranjeras  en  Arquitectura,  Economía,  Ingeniería,   Leyes,  Psicología,  Ciencias  Industriales  y  Medicina.  En  su   calidad  de  Abogados  y  Médicos,  sus  nombres  ocupaban  poco   espacio  en  las  guías  telefónicas  de  Guayaquil  al  final  de  los   80  y  comienzos  de  los  90.  Esta  es  una  suposición  ya  que  solo   podemos  citar  los  nombres  libaneses  reconocibles.  De  los   aproximadamente  2.000  Doctores  en  Medicina  que  aparecen   en  las  guías  solo  doce  eran  libaneses.  De  los  abogados  que   hacían  publicidad  en  muchas  páginas  se  puede  decir  lo   mismo.  Las  tradiciones  libanesas  exigían  títulos  con   orientación  empresarial  y  con  un  papel  agresivo  en  la   empresa  familiar.  Samir  Khalaf  en  su  análisis  de  las   empresas  familiares  (véase  el  capítulo  sobre  los   antecedentes  libaneses)  hizo  hincapié  en  que  el  familismo  se   sobreponía  al  individualismo.  El  abogado  de  la  familia  no   tendría  la  propensión  de  publicar  o  citar  para  extraños  sus   pericias  legales  ya  que  entre  las  familias  de  empresarios  la    

121


educación de  cada  hijo  estaba  dirigida  hacia  los  intereses   familiares.   Cuando  el  gobierno  se  convirtió  en  el  dueño  de  una  industria   petrolera  y  el  dinero  se  volcó  en  las  ciudades,  los   ecuatorianos  empezaron  a  conocer  a  los  libaneses  como   entrenados  urbanizadores  y  técnicos.  Los  Ingenieros  Civiles   Raymond  Raad  y  Rodolfo  y  Pablo  Baquerizo  Nazur  diseñaron   y  construyeron  una  gran  unidad  habitacional  urbana  en   Guayaquil,  que  de  acuerdo  a  informes  era  la  primera  que  se   construía  para  la  creciente  clase  media.  El  Ingeniero  Miguel   Salem  Dibo  fue  Ministro  de  Obras  Públicas,  y  luego   gobernador  del  Guayas.  Su  hermano  mayor,  el  médico  Julio   Salem  Dibo,  fue  uno  de  los  más  brillantes  y  considerados  por   su  conocimiento  en  Guayaquil   A  finales  de  los  años  60,  Sacony  Movil  Oil  Corporation   contrató  al  Ingeniero  René  Bucaram  para  que  trabajase  para   ellos  en  los  sitios  de  exploración  petrolera  en  el  Oriente.  La   Junta  Militar  de  los  años  70  lo  nombró  Técnico  Asesor  de   Petróleos  a  órdenes  del  Ministro  de  Industrias.  En  1973  René   Bucaram  obtuvo  un  reconocimiento  nacional  cuando   abiertamente  estuvo  de  acuerdo  con  El  Festín  del  Petróleo   de  Jaime  Galarza.  El  libro  era  una  inculpación  mordaz  contra   la  corrupción  habida  entre  las  compañías  petroleras  y  el   gobierno  ecuatoriano  antes  de  la  toma  del  poder  militar.  El   escándalo  o  querella  que  surgió  de  la  investigación  de   Galarza  se  convirtió  en  el  watergate  del  Ecuador.  En  su  libro   Galarza  acuso  a  la  Administración  del  Presidente  Arosemena   de  malos  manejos  en  los  acuerdos  de  concesiones  del  gas  del   Golfo  de  Guayaquil.  En  su  momento  el  Ingeniero  Bucaram  lo   había  dicho  pero  el  Presidente  Arosemena  había  ignorado   sus  informes  negativos  sobre  el  gas.  El  Festín  echó  luces   sobre  la  participación  de  seis  concesionarios  (6  ecuatorianos   pocos  conocidos)  que  habrían  supuestamente  manejado  las   negociaciones.  Por  cuanto  el  abogado  de  ellos  González   Cabrera  era  a  su  vez  el  lugarteniente  del  partido  del   presidente  Arosemena  las  sospechas  de  que  Arosemena  y  su   Ministro  de  Petróleos,  el  Dr.  Galo  Pico  estaban  involucrados   surgieron  por  doquier.  Galarza  acusaba  a  los  tres.  El   Subsecretario  de  Industrias  dijo  que  las  órdenes  para  firmar   el  contrato  habían  venido  del  Palacio  René  Bucaram   públicamente  dijo  que  era  así.   Cuando  la  televisión  lo  entrevistó  sobre  el  asunto  el  se   convirtió  en  una  figura  pública.  En  1978  Bucaram  se   convirtió  en  gerente  del  Consorcio  CEPE-­‐  TEXACO  y  en   asistente  del  vicepresidente  de  la  TEXACO  para  América   Latina.  En  estas  condiciones  enfrentó  los  problemas  de   varios  gobiernos  civiles  y  militares,  ganándose  una   reputación  por  saber  encontrar  soluciones  mutuamente   satisfactorias  para  todas  las  parte.  La  Universidad  Central  en    

122


Quito lo  hizo  Director  de  la  Escuela  de  Energía,  Minas  y   Petróleo.  

Asuntos internacionales

El intenso  compromiso  en  los  asuntos  ecuatorianos  nunca   disminuyó  la  lealtad  que  los  libaneses  sentían  por  la  patria   que  habían  dejado  atrás.  En  1945  cuando  se  acercaba  el   momento  de  la  creación  de  un  Líbano  independiente  la   Colonia  Libanesa  en  el  Ecuador  rompió  sus  relaciones  con  el   Cuerpo  Diplomático  Francés  y  solicitó  al  Ministro  de   Relaciones  Exteriores  en  el  Líbano  que  nombrase  un   representante  para  el  Ecuador.  Esto  sucedía  en  diciembre.   Por  un  tiempo  la  Sociedad  Unión  Libanesa  hizo  las  veces  de   Notario,  Cónsul,  Embajador,  y  Gobernador  para  sus   miembros.  La  organización  al  igual  que  aquellas  de  todas   partes  del  mundo  donde  vivían  los  libaneses  había  defendido   interés  libaneses  en  particular  e  intereses  árabes  en  general   durante  las  guerras  y  las  incertidumbres  en  el  oriente  medio.   En  enero  de  1956  el  Ecuador  reconoció  al  Líbano  y  a  Siria   como  naciones  independientes  con  derecho  a  designar  a   diplomáticos  y  establecer  consulados  en  el  Ecuador,  y  a  su   vez  designó  a  Charles  Amatouri  como  su  funcionario   Consular  en  Beirut.  La  colonia  libanesa  local  persistió   durante  todo  1947  en  sus  demandas  de  tener  diplomáticos   libaneses  en  el  Ecuador.  En  agosto  de  1948  la  primera   delegación  libanesa  llegó  a  Quito  encabezada  por  el  doctor   Nazith  Lahout  en  calidad  de  Ministro  Plenipotenciario.  La   Sociedad  de  Guayaquil  envió  a  Gabriel  Massuh,  Ernesto  Raad   y  Antonio  Neme  a  Quito  para  felicitarlo.  El  doctor  Laouth   estuvo  presente  para  las  ceremonias  de  aniversario  de  la   Sociedad  en  mayo  siguiente,  y  Nicolas  Raad  se  convirtió  en  el   Cónsul  libanés  en  Guayaquil  en  1950.  ,  y  Marum  Chediak  en   Quito   La  sociedad  en  Guayaquil  tenía  vínculos  con  los  libaneses  en   todo  el  mundo.  En  1959  Antonio  Neme  viajó  a  Cuba  en  donde   ayudó  a  fundar  la  Unión  Libanesa  Mundial  (ULM).  En  1960   fue  delegado  a  la  primera  Federación  Interamericana  de   Libanesas  (FIEL)  que  se  llevó  a  cabo  en  México.  En  1964  el   Congreso  Regional  de  la  ULM  lo  eligió  vicepresidente.  Neme   se  volvió  Cónsul  libanés  en  Guayaquil.  La  Sociedad  envió  una   delegación  para  que  asista  al  Congreso  Mundial  de   Emigrantes  en  1970.  El  Congreso  Panamericano  de   solidaridad  con  el  Líbano  se  reunió  en  Washington  D.C.  en   1981  a  fin  de  presentarle  a  los  Estado  Unidos  su  posición   sobre  la  seguridad  y  la  paz  en  el  Líbano.  Los  guayaquileños   Selim  Doumet,  Oscar  Nader,  Juan  Doumet  Antón,  presidente   de  la  Sociedad,  y  Georges  Fayad  asistieron  todos.   Para  1990  los  libaneses  ostentaban  posiciones  de  liderazgo   en  el  comercio,  la  industria  los  medios  de  comunicación  y  la   banca.  La  mayoría  de  estos  provenía  directamente  de  las   primeras  familias  pioneras.  Sus  padres  y  abuelos  habían    

123


llegado a  encontrarse  con  una  sociedad  de  una  élite  blanca   desdeñosa  de  su  herencia  racial  y  peor  aún  de  la  actividad  de   comerciante  ambulante  de  libanés  contemporáneo.  A  pesar   de  que  hemos  rastreado  la  actividad  de  los  primeros  dueños   de  almacenes,  muchos  libaneses  si  comenzaron  sus  carreras   viajando  por  senderos  para  mulas  y  en  canoas  por  los  ríos.   Los  valores  libaneses  exaltaban  al  comercio  como  un  camino   para  conseguir  riquezas  y  estatus.  esos  hombres  ahorraron,   invirtieron  su  capital  e  igualaron  a  la  élite  tradicional  como   jefes  de  la  industria.  Eran  una  nueva  élite,  una  élite  funcional.   Cuando  los  libaneses  se  vincularon  a  la  élite  funcional  de  la   economía  con  este  paso  dado  no  confirieron  necesariamente   a  sus  familias  un  sitial  en  el  seno  de  la  élite  social.  A  las  élites   sociales  ecuatorianas  nativas  se  les  había  conferido  una  alta   posición  a  través  de  la  riqueza  y  el  nacimiento,  y  ellas   dudaron  en  incluir  a  los  medio  orientales.  Estas  gentes  de   dos  culturas  trabajaban  juntos  y  vivían  en  elegantes  barrios   como  vecinos,  pero  todavía  no  eran  uno  solo.  

124


CAPÍTULO VIII Hacia la Tercera Generación

A medida  que  los  prósperos  comerciantes  libaneses  se   codeaban  con  la  élite  funcional  del  Ecuador,  sus  familias   tenían  mayor  contacto  con  la  élite  social.  Los  descendientes   de  los  pioneros  enviaron  a  sus  hijos  a  los  mejores  colegios   locales,  y  esto  derivó,  al  fin,  en  amistades  y  matrimonios   mixtos  con  ecuatorianos.  La  primera  generación  libanesa   claramente  fue  víctima  de  los  estereotipos  orientales  propios   de  la  mentalidad  occidental.  Los  descendientes  disfrutaron   de  riqueza,  viajes  y  se  consideraron  a  si  mismos   ecuatorianos.  ¿Permitirían  sus  padres  que  abandonen   entrañables  aspectos  de  su  identidad  nativa?  Este  capítulo   reexamina  la  naturaleza  de  las  costumbres  sociales,  y  los   límites  a  los  que  llegaría  la  amalgama  de  valores  nativos,   tanto  por  parte  de  libaneses  como  de  ecuatorianos.  

Actividad Social y Matrimonios Mixtos

La escena  social  ecuatoriana  tiene,  como  algo  singular,   testigos  impresionados.  Sus  primeros  visitantes  y  sus  muy   recientes  viajeros  se  han  expresado  por  igual  de  las   elegantes  mujeres,  la  hospitalidad,  los  cócteles  nocturnos  y   las  constantes  fiestas  de  los  jóvenes.  Ninguno  ha  llamado  a   Guayaquil  una  bella  ciudad;  ésta  ha  sido  un  puerto   notoriamente  insalubre.  Las  mujeres  de  la  élite,  provistas  de   la  riqueza  proveniente  de  las  exportaciones  reaccionaron   ante  su  medio  circundante  con  una  actividad  social  sin  par:   espléndidos  vestidos,  viajes  a  Francia  para  pulir  sus  artes   reuniones  y  celebraciones  interminables.  Un  industrial   recogió  estadísticas  que  mostraban  tal  realidad  per  capita:   las  mujeres  en  Colombia  y  Ecuador  gastaban  más  dinero  en   ropa  que  ninguna  otra  en  el  resto  de  Sudamérica  y  mucho   más  de  lo  que  gastaban  las  mujeres  en  Europa  o  los  Estados   Unidos.  A  medida  que  la  segunda  y  tercera  generación  de   libaneses  maduraba,  y  mientras  sus  familias  más  gastaban  en   cuestiones  sociales,  crecía  la  presión  para  amoldarse  y   mezclarse  con  los  ecuatorianos  nativos.   Las  lealtades  del  grupo  cerrado  de  los  libaneses,  todavía   delegaban  muchas  decisiones  sobre  amistades  y   matrimonios  a  los  padres,  tías  y  tíos.  Los  jóvenes  deseaban   una  total  aceptación  en  el  país  en  el  que  habían  nacido.  Un   matrimonio  en  el  seno  de  una  de  las  viejas  familias  de  la   élite,  podía  validar  tal  aceptación  como  ninguna  otra  cosa.  La   mezcla  empezaba  en  la  escuela,  en  los  eventos  deportivos,  y   culminaba  asistiendo  a  fiestas  y  matrimonios  apropiados.   En  el  Ecuador  del  siglo  XX,  los  clubes  privados  de  élite  eran   un  importante  sitio  de  intercambio  de  negocios  y  social.  Para    

125


la élite  guayaquileña  la  membresía  era  esencial.  Los   entrevistados  coinciden,  sin  embargo,  en  que,  hacia  los  años   50,  los  libaneses  no  era  miembros  de  ninguno  de  estos   clubes:  el  Country  Club,  el  Tenis  Club,  o  el  Salinas  Yacht  Club.   Algunas  fuentes  insisten  en  que  la  razón  para  que  ningún   libanés  se  haya  convertido  en  socio  del  prestigioso  Club  de  la   Unión  en  Guayaquil  hasta  1975,  era  simplemente  una  falta   de  cupo.  La  membresía  era  limitada;  solo  había  cupo  para  los   hijos  de  los  socios.  El  libro  Quién  es  Quién,  publicado  en  los   años  50  y  60,  incluyó  artículos  sobre  los  libaneses.  Según   estos,  es  claro  que  los  clubes  donde  tenían  membresía  eran   aquellos  para  árabe  parlantes,  u  organizaciones  de  negocios,   o  clubes  deportivos  activos  comunes  y  corrientes.  Los   informantes  recuerdan  que  libaneses,  tales  como  los  Ward,   fueron  vistos  por  primera  vez  en  el  Club  Hipódromo  de   Guayaquil  en  los  años  60.  Allí  hicieron  amistades   ecuatorianas,  compartieron  los  almuerzos  dominicales  y,   aparentemente,  sus  antecedentes  árabe  parlantes  fueron   enteramente  olvidados.   Durante  los  años  50,  muchos  miembros  de  tercera   generación  fueron  a  educarse  al  exterior.  Gozaron  de  la   admisión  en  colegios  y  universidades  de  los  Estados  Unidos.   A  su  retorno  a  Guayaquil  en  los  años  60,  se  mezclaron  con  la   élite  local  y  contrajeron  matrimonios  mixtos  de  manera   creciente.  Un  nieto  libanés  servía  como  un  referente  de   cambio  permanente,  del  prejuicio  que  podría  haber  existido   en  las  familias  nativas.  Otros  de  los  jóvenes  que  regresaban   fueron  sorprendidos  por  los  estigmas  raciales  y  el  rechazo.   En  las  familias  ecuatorianas,  sus  contemporáneos   rechazaban  sus  invitaciones  a  fiestas  y  bodas.  Estos  cuentan   que  algunos  de  los  que  concurrían  pasaban  las  tardes  en   grupos  aparte  hablando  sobre  los  “turcos”.   Como  nos  enteraremos  en  el  próximo  capítulo  sobre  Quito,   los  miembros  del  Centro  Cultural  Arabe  en  Quito  estaban   profundamente  preocupados,  pues  todavía  oían  que  sus  hijos   eran  llamados  “turcos”.  Ellos  aclaraban,  a  como  dé  lugar,  que   no  eran  “turcos”,  y  que  no  eran  más  que  un  pueblo  que  había   sido  conquistado  por  los  Turcos.  “Turcos”  había  sido   utilizado  como  término  peyorativo,  como  un  deshonor,  como   una  palabra  con  intenciones  venenosas.  Muchos  de  los   jóvenes  de  los  años  60  y  70,  incluyendo  los  descendientes  de   los  prósperos  pioneros,  aún  encontrarían  en  su  propia   colonia  un  mundo  más  cómodo  y  amable.  

Revisionismo Histórico

El lector  recordará  que,  en  los  años  posteriores  a  la  creación   del  Estado  de  Israel,  el  caos  llegó  al  Líbano.  De  nuevo,  la   incertidumbre  económica  lanzó  un  flujo  de  emigrantes  al   Nuevo  Mundo,  y  a  otros  lugares.  A  lo  largo  del  Nuevo  Mundo,   los  intelectuales  libaneses  revivieron  sus  antiguas  raíces  y,   en  respuesta  al  conflicto,  reconstruyeron  su  historia.  Las    

126


invasiones israelitas  al  Líbano  y  la  adhesión  de  los  sirios   locales  con  facciones  políticas  musulmanas  en  el  Líbano,   eliminó  la  vieja  armonía  entre  libaneses  y  sirios.  Los   ecuatoriano-­‐libaneses  alegaban  que  el  sueño  de  Siria  era   absorber  al  Líbano.  Los  libaneses,  que  habían  sido  divididos   sobre  el  tópico  de  sus  raíces,  árabes  o  fenicias,  ahora,  al   reexaminar  su  historia,  expresaban  mayor  simpatía  hacia  sus   ancestros  fenicios.  Los  libaneses,  sostenían,  no  eran  árabes.   Los  nuevos  emigrantes  (como  Oscar  Nader  que  había  dejado   atrás  el  caos  libanés  en  1970)  favorecieron  esta   interpretación.  El  abuelo  de  Nader,  Kanaan  Nader,  llegó  a   Guayaquil  a  fines  de  siglo.  Se  enorgullecía  de  su  asociación   con  el  General  Eloy  Alfaro  y  conservaba  una  carta  que  éste  le   había  enviado  en  1908.  Cuando  Kanaan  murió  en  1920,  su   viuda  llevó  a  todos  sus  hijos  al  Líbano,  incluyendo  al  padre   de  Oscar,  quien  tenía  tres  años  de  edad.  Este  caso  ilustra  una   de  las  pocas  familias  que  retornaron  al  Líbano.  Los  tíos   permanecieron  en  Guayaquil.  Uno  de  ellos  invitó  a  Oscar,  el   más  joven  de  12  hijos,  a  volver.  Oscar  se  casó  con  la  hija  de   Eduardo  Antón.  Adicionalmente  al  trabajo  en  los  negocios   del  Grupo,  se  dedicó  a  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa.  Durante   22  años  su  suegro  había  actuado  como  presidente  y  tesorero   del  club.   Oscar  Nader  se  ha  convertido  en  el  historiador  oficial  de   facto  de  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa.  Cuando  lo  entrevisté,   me  explicó  que  la  disolución  del  Imperio  Otomano  y  la   subsiguiente  salida  de  los  franceses  del  Líbano  dejó  grupos   nacionalistas  étnicos  enfrentados  y  un  odio  reprimido   durante  años.  Añádase  a  esto,  los  problemas  políticos  en  el   Líbano.  Así  explica  el  hecho  de  que  el  uso  de  la  palabra   “sirio”  se  haya  convertido  ahora  en  un  tema  delicado  entre   los  libaneses.  Ellos  ven  que  los  sirios  son  amistosos  con  los   Estados  Unidos  y  que  juntos,  estadounidenses  y  sirios,   podrían  dirigir  la  política  en  el  Líbano.  Con  este  giro  de  los   acontecimientos,  las  familias  sirias  en  Ecuador  nunca  más   querrían  ser  confundidas  con  las  libaneses.  Hacia  1986,   mientras  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa  mantenía  ese   nombre,  las  mujeres  designaban  a  su  sección  del  club   “Sociedad  de  Beneficencia  de  Señoras  Libanesas  Sirias”.   Familias  tales  como  los  Massuhs,  Kronfles  y  Victor  Abud   querían  que  se  les  denomine  como  sirias.  Contrariamente,   Nader  quería  recordarles  a  sus  compatriotas  libaneses  que   ellos  tienen  raíces  fenicias.  Les  recalcaba  que  los  árabes  que   vivían  en  el  Líbano  eran  autores  de  las  más  conocidas   contribuciones  en  campos  tales  como  la  agricultura,   matemáticas,  arquitectura  y  medicina.   La  migración  de  George  Fayad  a  Ecuador  ilustra  algunas   semejanzas  con  la  de  Nader.  El  y  sus  hermanos  abandonaron   el  Líbano  debido  a  la  guerra  y  al  caos.  Georges  había  nacido   en  Alejandría,  Egipto,  en  1918,  donde  su  padre  trabajaba    

127


para el  gobierno  libanés.  En  1925  la  familia  visitó  a  un  tío,   Vladimir  Fayad,  en  Guayaquil.  Vladimir,  quien  estaba  al   servicio  del  ejército  británico,  encontró  en  Guayaquil  un   buen  sitio  para  hacer  dinero.  Su  padre  se  quedó  a  trabajar   allí,  pero  a  su  madre  no  le  gustó  y  volvió  al  Líbano  a  educar  a   sus  hijos.  La  familia  regresó  a  Guayaquil  al  ser  sorprendida,   en  Francia,  con  el  estallido  de  la  II  Guerra  Mundial,  pero  la   madre,  finalmente,  retornó  a  morir  al  Líbano.  Los  bien   preparados  hijos  trabajaron  para  empresas  internacionales.   Georges  vino  a  Guayaquil  y  se  casó  con  Leonor  Antón  ,  hija   de  Esteban,  en  1959.  Mientras  tanto,  su  hermano  (que  se   había  quedado  en  el  Líbano)  pasaba  grandes  apuros  en   Beirut.  En  1975  voló  al  Japón  y  de  allí  al  Ecuador.  Los  nuevos   inmigrantes,  como  Fayad  y  Nader,  ampliaron  la  base   piramidal  de  familias  ampliadas,  ya  entonces  en  su  tercera   generación.   En  lo  tocante  a  Siria,  Georges  Fayad  le  hacía  eco  a  Nader  al   denunciar  que  el  sueño  de  Siria,  un  país  más  fuerte  y  grande,   era  tomar  posesión  del  Líbano.  Esto  explicaba  por  qué  los   hombres  jóvenes  libaneses  buscaban  en  el  exterior  lazos  de   parentesco  y  salían  del  país.  Alberto  Kury  A.,  un  economista   de  segunda  generación,  estuvo  presto  a  revelar  sus   antecedentes  sirios  y  era  bien  versado  en  historia  siria.   Quería  que  se  conociera  que  los  antiguos  reclamos   territoriales  de  Siria  eran  válidos,  y  que  el  alfabeto  sirio,  el   Ugarita,  estaba  vivo  en  el  1300  a.C.  Este  era  el  alfabeto   auténtico  más  antiguo  en  el  Medio  Oriente.  El  alfabeto  Sinaí,   utilizado  entre  1600  y  1500  a.C.,  era  mucho  menos  abstracto.   Todavía  incluía  imágenes  de  pescados,  hombres  y  figuras  de   palo,  y  contaba  con  un  menor  número  de  letras.  Mientras  en   los  años  40  las  publicaciones  de  los  libaneses  en  Ecuador   tenían  artículos  dirigidos  a  la  cultura  del  Medio  Oriente   como  un  todo,  en  los  años  90  los  emigrantes  del  Medio   Oriente  habían  tomado  partido.  Eran  leales  al  Líbano  o  a   Siria,  o  a  Palestina.  Entretanto,  los  periodistas  y  escritores   ecuatorianos  asignaban  el  término  “árabe”  a  todos  los  medio   orientales,  lo  cual  a  ellos  les  disgustaba.   La  nueva  oleada  de  inmigrantes  arribó  en  los  años  70.   Continuaban  llegando,  reuniéndose  en  restaurantes  e   intercambiando  nuevas  acerca  de  oportunidades  de  trabajo.   Los  pioneros  no  tuvieron  tales  lujos.  Fueron  tan  pocos.  Ese   inmigrante  tuvo  que  recurrir  a  su  naturaleza  gregaria  para   ganarse  la  vida  inmediatamente.  Ahora,  los  recién  llegados   buscaban  trabajo  en  fábricas  de  propietarios  libaneses  y   encontraban  nuevas  alternativas  para  su  actividad   comercial.  Quienes  son  sobrinos  y  parientes  distantes  de  los   pioneros  tienen  a  donde  ir.  El  Cónsul  libanés,  Sami  Khoury,   ha  convertido  a  los  nuevos  emigrantes  en  una  prioridad   entre  sus  preocupaciones,  y  dedica  mucho  tiempo  a   ayudarles  a  resolver  sus  problemas.    

128


Herencia y Cultura: la Celebración de los 60 años

En 1982  los  directores  de  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa  de   Guayaquil  publicaron  un  libro  a  fin  de  sintetizar  los   acontecimientos  de  su  colonia  durante  los  últimos  60  años  y   honrar  a  sus  socios.  En  las  páginas  iniciales,  nuevamente   recuerdan  a  sus  hijos  la  verdadera  historia  del  Líbano.  La   historia,  escrita  por  Oscar  Nader,  comenzaba  con  el  arribo  de   los  Fenicios  y  el  establecimiento  de  sus  colonias  en  el   exterior.  El  relato  de  Nader  mentaba  sus  principales   ciudades,  tales  como  Beirut,  Biblos,  Sidón,  Troy  y  Acca,   ciudades  que  gobernaron  hasta  tierra  adentro  del  Monte   Líbano.  Juntos  habían  formado  un  tipo  de  federación  bajo  la   hegemonía  de  Biblos.  Los  fenicios  eran  distintos  a  todos  los   otros  grupos  que  vivían  en  Siria,  Palestina  y  la  Mesopotamia.   El  concepto  de  Siria,  como  un  elemento  geográfico  en  esta   parte  del  Medio  Oriente,  nunca  aparece  en  los  mapas  hasta  el   300  D.C,  o  sea  30  siglos  después  de  la  fundación  de  Fenicia.   Los  Fenicios  inventaron  el  alfabeto,  la  tinta  púrpura,  el   vidrio,  trazaron  los  primeros  mapas  marítimos,  y  legaron   estos  y  otros  aspectos  de  su  cultura  a  los  egipcios,  babilonios,   judíos,  griegos  y  romanos.  De  esa  manera  fueron  adoptados   por  el  conjunto  de  la  civilización  occidental.  En  el  680  D.C.   los  cristianos  maronitas  huyeron  de  la  persecución  de  los   sirios  a  las  montañas  del  Líbano,  escribe  Nader.  No  obstante,   esta  arabización  del  Líbano  sucedió  mucho  más  tarde  en  la   historia  del  Líbano,  por  lo  que  no  se  ha  podido  negar  nunca   la  verdadera  herencia  del  pueblo  libanés.  Nader  fungió  como   un  libanés-­‐ecuatoriano  que  reestructuraría  la  historia   libanesa  para  los  ecuatorianos  y  les  mantendría  alineados   con  un  amplio  movimiento  de  intelectuales  libaneses-­‐ americanos.   Nader  fue  vinculado  a  este  movimiento  de  recuperación  y   refuerzo  de  su  herencia  fenicia,  por  sus  compatriotas,  Juan   Doumet  Antón,  Presidente  de  la  Sociedad  en  1986,  y  José   Barciona  Chedraui,  Presidente  de  la  Comisión  de  Prensa  y   Propaganda.  Cuando  el  periódico  de  mayor  circulación  de   Guayaquil,  El  Universo,  publicó  un  artículo  sobre  los   primeros  almacenes  libaneses  en  Guayaquil,  el  22  de   noviembre  de  1986,  Antón  y  Chedraui  escribieron  una  carta   al  editor  recordándole  que  fueron  los  fenicios  los  fundadores   del  Líbano.  Allí  se  lee  que  desde  la  Fenicia  de  Biblos  al  Líbano   de  hoy,  sus  hijos  han  llevado  su  cultura  a  todas  partes  del   mundo.  Era  una  tierra  que  hechizaba  a  filósofos,  poetas  y   pensadores.  “Nunca  nadie  ha  puesto  un  pie  en  el  Líbano  sin   ser  transformado”.  Al  firmar  “Unión  y  Fraternidad”   enfatizaba  su  compromiso  de  unión  con  Ecuador.   La  creciente  oleada  de  interés  en  los  orígenes  trajo  a   colación,  una  vez  más,  el  asunto  de  la  pérdida  de  la  lengua.   Fuesen  libaneses  o  sirios,  eran  pueblos  árabe  parlantes.  Pero    

129


en 1980  sus  hijos  y  nietos,  con  escasas  excepciones,  no   conocían  el  árabe.  En  los  años  30  la  Escuela  de  Idioma  Arabe   en  Guayaquil  cerró  sus  puertas  por  falta  de  estudiantes.  En   los  años  90,  a  lo  largo  de  Latinoamérica,  los  libaneses   introdujeron  nuevamente  las  clases  de  árabe  para  los   jóvenes,  y  Guayaquil  no  fue  una  excepción.  El  proyecto,  en   marcha  en  Ecuador,  sustentará  a  dos  comunidades   Maronitas,  una  en  Quito  y  otra  en  Guayaquil.  Cada  una   tendrá  una  escuela,  tres  o  cuatro  monjes  y  una  iglesia   Maronita.   En  los  años  30  los  trabajos  de  los  escritores  libaneses-­‐ ecuatorianos  deben  haber  convencido  a  los  ecuatorianos  que   la  cultura  libanesa  iba  más  allá  de  los  negocios.  Algunos   paradigmas  de  esos  intelectuales  fueron  los  hombres  que   contribuyeron  a  la  erudita  Oasis,  una  revista  publicada  por  el   Club  Arabe  de  Quito  en  los  años  40.  Su  editor,  Jorge  E.   Adoum,  inmigró  a  inicios  del  siglo  y  proporcionó  la   inspiración  y  el  liderazgo  que  atrajo  artículos  a  la  revista.  Su   interés  estaba  en  la  filosofía  religiosa  y  en  la  francmasonería.   Su  hijo,  Jorge  Enrique  Adoum,  un  colaborador  de  Oasis,   publicó  trabajos  reconocidos  en  toda  América  Latina.  Se  hizo   miembro  del  Club  de  Literatos  Ecuatorianos  y  por  muchos   años  promovió  la  cultura  ecuatoriana  en  la  organización   cultural  de  las  Naciones  Unidas,  la  UNESCO.   La  Nueva  Semilla  de  Henry  Raad,  publicado  en  1986,   constituyó  un  pilar  en  la  literatura  libanesa-­‐ecuatoriana.   Raad  explicó  que  lo  había  escrito  como  una  sincera   retrospectiva  del  pasado  y  presente  de  los  inmigrantes   libaneses,  y  de  lo  que  podrían  avizorar  como  su  futuro  en   Guayaquil.  Sus  personajes  estaban  totalmente  absorbidos   por  el  trabajo,  pero  dramatizaban  satisfactoriamente  sus   lealtades  culturales  y  sus  problemas  sociales  locales.   A  medida  que  batallaban  en  sus  almacenes  y  trataban  de   adaptarse  al  calor  y  a  las  costumbres  de  la  ciudad  tropical,   las  huellas  de  expresión  cultural  se  hallaban  ocultas  en  los   personajes.  Originalmente,  los  libaneses  habían  puesto  la   mira,  para  su  segundo  hogar,  en  climas  fríos,  similares  a  los   de  Líbano.  Pero  uno  a  uno  habían  ido  llegando  a  Guayaquil.   En  su  tiempo,  la  cultura  que  traían  consigo  fue  oprimida  por   la  sociedad  ecuatoriana.  Ellos  portaban  su  propia  y  rica   cultura,  que,  tarde  o  temprano,  emergería  y  sería  valorizada.   La  obra  de  Raad  pone  en  escena  los  valores  del  Medio   Oriente.  La  gente  que  retrató  y  los  textos  hablados  no  eran   imaginarios,  ni  eran  personas  que  él  conocía.  Constituían   miles  de  piezas  reunidas,  que  se  expresaban  de  un  modo  que   Henry  había  escuchado  desde  niño.  Montada  en  Guayaquil  y   representada  en  televisión,  La  Nueva  Semilla  produjo  risas,   alegría  y  lágrimas  entre  la  colonia  y  entre  los  ecuatorianos   por  igual.  Todo  el  mundo  se  encantó  con  ella  y  gracias  a  ella   se  encariñaron  mutuamente  un  poco  más.  Aunque  Raad    

130


trabaja con  éxito  dentro  de  la  pirámide  de  empresas  de  la   familia  Antón,  es  un  genuino  intelectual.  Ha  escrito  columnas   en  periódicos,  artículos  de  revistas,  y,  a  más  de  ello,  ha   impulsado  el  teatro.   Nicasio  Safadi,  nacido  en  el  Líbano,  puso  la  letra  a  una   emotiva  canción  que  expresó  su  despertar  al  civismo   ecuatoriano.  La  llamó  el  “Himno  de  Guayaquil”.  Cuando  viajó   a  los  Estados  Unidos  junto  con  Enrique  Ibañez  Mora  llevando   la  bandera  del  Ecuador,  Safadi  nuevamente  expresó  su   identificación  con  Guayaquil.  Allá  grabaron  canciones  tales   como  “Guayaquil  de  mis  Amores”,  un  verdadero  y  reconocido   himno  de  la  ciudad  Safadi  escribió  cuarenta  composiciones,  y   el  noventa  por  ciento  de  ellas  fueron  sobre  folklore   ecuatoriano.  Compuso  canciones  que  expresaban  el  amor  de   estos  inmigrantes  por  su  nuevo  país  y  sus  sentimientos   sobre  la  asimilación.  Su  memoria  fue  honrada  al   denominarse  como  “Nicasio  Safadi”  a  la  Fundación  de  la   Sociedad  Ecuatoriano-­‐Libanesa.  La  Fundación  ayuda  a   grupos  de  teatro  y  jóvenes  artistas  en  Guayaquil.  A  través  de   ella  el  joven  artista  José  Salem  ha  producido  exitosos   musicales  que  incorporaron  la  historia  ecuatoriana.   La  segunda  y  tercera  generación  de  libaneses  han   sobresalido  en  actividades  de  promoción  del  nacionalismo   ecuatoriano.  Por  ejemplo,  Olga  Eljuri  Chalela  ha  llevado  a  las   ciudades  música  montubia-­‐costeña.  En  colaboración  con   Paco  Villar  y  Antonio  Kronfle  produjo  la  primera  película   ecuatoriana  exhibida  en  Guayaquil.  La  soprano  Astrid  Achi   viaja  como  una  conocida  ecuatoriana  a  lo  largo  del   hemisferio  americano.  Henry  Kronfle,  un  poeta,  da  vida  al   romance  hispano-­‐árabe  del  siglo  XV.  Los  romances,  escribía,   son  el  lugar  “donde  dos  sentimientos  intensos  emergen,  dos   fantasías  que  lindan  entre  el  sueño  y  la  fiebre,  dos   experimentados  maestros  con  los  cuales  podemos  contar”.   Nader,  el  portavoz,  predice  la  evolución  de  una  cultura  mixta,   un  mestizaje  cultural.  Sostiene  que,  día  a  día,  el  trabajo  de   estos  artistas  ayuda  a  erradicar  los  falsos  conceptos  que   resultan  de  las  diferencias  de  lenguaje  y  costumbres  del   Medio  Oriente  y  del  Ecuador.  

La Sociedad “Unión” Libanesa en Biblos Los intereses  en  su  colonia  y  en  la  Sociedad  crecieron   rápidamente  después  de  los  años  70.  La  membresía  se   incrementó  a  más  de  200  familias  en  1980  y  las  finanzas   exhibieron  un  superávit.  La  sede,  la  Predial  Social,  ubicado   en  Boyacá  y  10  de  Agosto,  fue  equipado  con  aire   acondicionado  y  sometido  a  remodelación  en  1980.  No   obstante,  la  colonia  sabía  que  era  demasiado  viejo  para  ello.   Para  satisfacer  la  apremiante  necesidad  de  canchas  y  campos   de  juego  para  los  deportes  de  los  jóvenes,  nueve  socios   donaron  al  club  terrenos  de  excelente  calidad  al   noroccidente  de  Guayaquil,  a  orillas  del  río  Daule.  Fue    

131


denominado Club  Campestre  y  propuesto  como   complemento  de  la  Predial  Social  ubicada  en  el  centro  de  la   ciudad  De  inmediato,  bajo  el  apoyo  de  Anuar  Saad,  y  luego  de   su  prematuro  fallecimiento,  ante  el  liderazgo  de  José  Antón,   los  directivos  decidieron  la  construcción  de  un  club   enteramente  nuevo  en  la  totalidad  del  terreno,  con  grandes   áreas  sociales  para  hombres  y  mujeres,  una  piscina  semi-­‐ olímpica,  comedor  y  bar,  una  gran  recepción  y  amplias   terrazas.  Construyeron  la  pequeña  capilla  “Nuestra  Señora   del  Líbano”.  En  medio  de  toda  esta  expansión,  no  se   abandonaron  las  metas  originales  de  un  club  campestre.  La   comisión  de  deportes  llevó  adelante  su  programa  de  fútbol  y   su  propia  meta:  construir  un  complejo  apropiado  para   torneos  interclubes  y  campeonatos  nacionales.   ¿Cómo  llevaron  a  cabo  sus  socios  todo  esto?  La  respuesta   yace  en  la  capacidad  de  los  libaneses  para  trabajar   mancomunadamente  en  miras  a  un  objetivo.  Todos  y  cada   uno  de  los  miembros,  y  todos  y  cada  uno  de  los  patriarcas  y   las  empresas  familiares,  ofrecieron  su  apoyo  dinámico.  La   Sociedad  congregó  a  la  totalidad  del  grupo.  Los  jóvenes  eran   su  más  grande  preocupación.  Riad  Assaf  dijo:  “Trabajamos   juntos  para  conservar  para  nuestros  hijos  este  maravilloso   legado  que  nos  ha  sido  dado  por  nuestros  antepasados  desde   hace  65  años”.  Manuel  Fayad  Farah  (cuando  habló  del   inmigrante  libanés  y  sus  logros)  dio  testimonio  de  sus   principios  filosóficos,  tanto  humanistas  como  cristianos,  así   como  de  su  gran  capacidad  de  trabajo  y  su  dinamismo.   Biblos  fue  construida  a  inicios  de  los  años  80,  cuando  la   economía  del  país  había  alcanzado  su  más  bajo  nivel  después   de  muchos  años.  El  precio  del  petróleo  cayó;  en  mayo  de   1982  el  sucre  fue  devaluado  en  un  32%  en  relación  al  dólar.   En  las  ciudades  el  50%  de  los  trabajadores  estaban   subempleados.  La  Sociedad  levantó  todo  el  dinero  requerido   en  el  momento  álgido  de  la  crisis,  1981-­‐1982.  Los  miembros   sintieron  el  esfuerzo  identificándose  con  sus  antepasados,   aquellos  que  habían  fundado  la  SUL  en  1921.  Las  entrevistas   con  ex-­‐presidentes  revelan  estos  sentimientos  una  y  otra   vez:  esto  otorgó  prestigio  no  solo  a  los  socios,  sino  a  todas  las   familias  libanesas  del  país.   Las  mujeres  de  Biblos  (dirigidas  por  Judith  Iza  de  Antón  y   María  Luisa  Bucaram  de  Isaías)  recabaron  medio  millón  de   sucres  en  su  primer  bazar.  Les  sucedieron  exposiciones  y   fiestas  organizadas,  contribuyendo  con  todos  sus  réditos  al   desarrollo  de  Biblos.  Las  donaciones  privadas  fluían  para   completar  las  elegantes  nuevas  instalaciones.  Juan  Baduy   Skandar,  por  ejemplo,  donó  la  piscina,  y  los  Kozhayas  dieron   las  ventanas  decorativas.  Don  Abraham  Nouhra,  presidente   de  la  Comisión  de  Silvicultura,  se  encargó  de  plantar  árboles   y  diseñar  los  espacios  verdes.  Un  masivo  incremento  del   número  de  socios  prometía  un  continuado  apoyo  financiero.    

132


Los dirigentes  invitaron  a  los  socios  a  unir  esfuerzos,  poner  a   trabajar  su  mentalidad  avanzada  y  contratar  a  los  mejores   deportistas  profesionales  para  entrenar  a  sus  hijos.   El  Club  solicitó  a  Monseñor  Enrique  Juhles,  un  inmigrante   francés,  que  fuese  su  sacerdote.  Este  celebraba  misa  todos   los  domingos  en  la  capilla  y  pronto  estaba  oficiando  para  los   socios  en  muchas  bodas  y  primeras  comuniones.  El  club   demostró  ser  un  lugar  de  recepciones,  bello  y  espacioso,  para   los  muchos  libaneses  que  todavía  vivían  en  departamentos   en  los  altos  de  sus  almacenes,  en  el  centro  de  Guayaquil.   Ningún  otro  grupo  extranjero  ha  construido  nada   comparable.  En  los  años  80  éste  rivalizaba  con  los  clubes   privados  más  exclusivos  del  país.   En  1991,  continuando  con  el  impulso  post-­‐70  de  poner  de   relieve  sus  singulares  raíces  libanesas,  la  colonia   guayaquileña  tuvo  como  huésped  a  un  sacerdote  maronita.   Proveniente  de  Buenos  Aires,  el  P.  Pablo  Antonio  Nassif  se   quedó  brevemente  en  Guayaquil,  donde  oficiaba  diariamente   la  Santa  Misa  de  acuerdo  al  ritual  maronita.  Para  aquellos   que  no  retrotraían  sus  raíces  libanesas-­‐maronitas,  el  Padre   Felipe  Hage  Soaiby  esbozó  un  proyecto  de  fundación  de  una   parroquia,  para  miembros  de  la  Iglesia  Ortodoxa  de  Oriente.   El  padre  se  refería  a  la  carencia  de  sacerdotes  de  Oriente   para  bautizar  a  los  niños  y  celebrar  matrimonios  en  Ecuador.   Los  deportes  habían  motivado  la  inicial  donación  de  tierras.   El  mundo  de  los  deportes  proporcionó  un  ámbito  común   para  la  amalgama  de  valores  culturales.  La  Sociedad  no   estuvo  afiliada  a  ninguna  institución  deportiva,  provincial  o   nacional,  por  muchos  años.  Recién  a  inicios  de  los  años  80,   cuando  Biblos  estaba  cobrando  cuerpo,  la  Sociedad  se  afilió  a   la  Federación  Deportiva  del  Guayas.  Los  libaneses  alentaron   a  sus  hijos  a  vincularse  a  clubes  atléticos,  y  los  encauzaron  a   través  de  su  propia  participación  en  los  clubes  como   dirigentes  y  entrenadores.  Los  clubes  deportivos  privados  en   Guayaquil  patrocinan  sus  propios  juegos,  reclutan  jugadores   y  participan  en  torneos  programados.  A  los  triunfadores  les   aguardan  campeonatos  nacionales  y  participación   internacional.   En  los  años  40  los  hermanos  libaneses  Assad  y  Jacobo   Bucaram  fueron  dirigentes  deportivos  a  nivel  provincial  y   nacional.  Desde  esta  plataforma,  Assad  se  convirtió  en   presidente  de  la  Federación  Nacional  del  Ecuador  y   Presidente  del  Comité  Olímpico  Ecuatoriano.  Años  más  tarde   su  sobrino  Jacobo  vuelve  a  ocupar  ese  puesto,  por  sus   propios  méritos,  e  impulsado  además  por  el  reciente  triunfo   de  su  hermano  Abdalá,  como  presidente  de  la  República  Los   hermanos,  Assad  y  Jacobo,  condujeron  a  los  equipos   ecuatorianos  a  torneos  internacionales,  y  sus  nombres  eran   tan  comunes  en  los  periódicos,  que  se  habían  vuelto   familiares  para  la  mayoría  de  ecuatorianos  alfabetos.  (Las     133


implicaciones políticas  de  esto  serán  discutidas  en  otro   capítulo).  Elías  Water  Dahik,  los  hermanos  Nacer,  Manuel   Chedraui  y  Pedro  Isaías  Bucaram  se  asociaron  con  los   nativos  para  fundar  la  Asociación  de  Fútbol  del  Guayas.  Los   libaneses  eran  basquetbolistas  agresivos  y  hacían  amistades   perdurables  en  el  Club  Atlético.  Joaquín  Antón  Iza  fue   presidente  del  Comité  de  Basketball  del  Guayas  y  de  la   Asociación  Ecuatoriana,  que  llevara  equipos  a  los   campeonatos  sudamericanos  de  basket  y  a  los  juegos   mundiales.  Los  libaneses  encontraron  una  inesperada   bienvenida  dentro  del  mundo  social  deportivo  del  Ecuador.   En  Biblos,  los  deportes  unieron  a  las  familias.  Los  padres   instruían  a  sus  hijos  respecto  a  las  reglas  del  deporte  y  de  la   vida.  Los  niños  aprendían  danzas  libanesas  y  se  divertían  con   los  eventos  de  la  Sociedad.  La  Sociedad  tenía  actividades   para  todos.  Construyó  canchas  de  voley,  baloncesto,  tenis,   hand  ball  y  fútbol.  Fomentaba  el  comportamiento  sano  y   saludable:  la  competencia  y  el  compañerismo.   La  élite  libanesa  tenía  figuras  destacadas  en  el  club.  Familias   ampliadas,  tales  como  los  Antón  e  Isaías  ya  se  habían   definido  como  económicamente  afortunadas.  Estas   acentuaban  su  identidad  étnico-­‐cultural  en  el  Club,  lo  que   fortalecía  aún  más  a  la  familia.   La  Sociedad  de  Biblos  satisfizo  una  gran  necesidad  cultural  y   social  dentro  de  la  colonia  guayaquileña.  Sus  raíces   ecuatorianas  también  les  concernían.  A  menudo  la  Sociedad   celebraba  el  calendario  cívico  ecuatoriano.  Contribuyó   generosamente  a  los  fondos  para  desastres  nacionales,  tales   como  aquellos  recolectados  en  1949  por  el  terremoto  de   Ambato.  La  Sociedad  obsequió  a  la  Biblioteca  Municipal  de   Guayaquil  un  gran  busto  de  su  fundador,  Pedro  Carbo.  En  su   placa  grabada  estaba  escrito:  “Homenaje  de  la  Colonia   Libanesa  residente  en  Guayaquil”.  Creó  una  Comisión  de   Cultura  y  Relaciones  Públicas  como  un  esfuerzo  transcultural   para  apoyar  a  artistas  y  escritores.  Esta  levantó  fondos  y   proveyó  oportunidades  para  artistas  y  escritores  tanto   ecuatorianos  como  libaneses.  El  Club  fortaleció  la  “Unión”   entre  artistas  ecuatorianos  y  libaneses  al  patrocinar  una   exposición  denominada  “Artistas  Ecuatorianos   Contemporáneos”  en  Guayaquil,  en  la  sede  central  de  la   Sociedad,  en  octubre  de  1981.  Los  famosos  artistas   ecuatorianos,  Oswaldo  Guayasamín  y  Eduardo  Kingman   exhibieron  su  trabajo  y  la  élite  nacional  fue  invitada  como   jurado.   A  pesar  de  estos  esfuerzos,  ha  persistido  un  distanciamiento   social  y  cultural  entre  libaneses  y  ecuatorianos.  Los  libaneses   han  gustado  de  mantenerse  apartados  y  han  reforzado  su   lealtad  con  Levante.  Los  jóvenes  han  buscado  ser  integrados   a  todos  los  niveles  y  han  compartido  dos  mundos:  el  uno,   cómodo  y  dependiente,  ofrecido  en  el  hogar,  la  empresa  y  en     134


Biblos; el  otro,  fuera  de  su  grupo  cerrado  y  entre  sus   contemporáneos  ecuatorianos.  

135


CAPÍTULO IX   Los  Libaneses  en  el  Quito  del  siglo  XX   La  colonia  libanesa  de  Quito  ha  sido  siempre  más   pequeña  que  la  de  Guayaquil.    Este  capítulo  examina  cómo   los  primeros  inmigrantes  viajaron  a  la  ciudad  capital,  de  qué   manera  sus  tradiciones  los  mantuvieron  unidos  y  qué  les   hizo  tan  exitosos  y  gratos  a  los  ojos  de  los  quiteños.    

Hacia el interior de los Andes Desde la  costa,  donde  desembarcaron  los  primeros   emigrantes,  el  viaje  a  Quito,  a  lomo  de  mula,  era  largo  y   dificultoso.    La  ciudad,  además,  se  extendía  a  gran  altura,  en   un  valle  andino  donde  el  aire  era  claro  y  sus  soleados  días  y   clima  semejaban  aquellos  del  Líbano.  Llevando  su   mercadería,  los  buhoneros  de  detenían  en  Riobamba,   Cuenca,  Latacunga  o  Ambato,  inaugurando  almacenes  de   telas.  Pequeños  racimos  de  sirio-­‐libaneses  formaron  colonias   en  esos  pueblos  andinos.    Riobamba  atrajo  al  mayor  número   de  libaneses  fuera  de  Guayaquil  y  Quito.    Dado  que  los   almacenes  proveían  a  todos  los  pueblos  y  ciudades  andinos,   eran  dependientes  de  los  importadores  de  Guayaquil.    Los   cambistas  libaneses  de  Riobamba  actuaban  como   intermediarios.    Ellos  encargaban  mercadería  al  puerto  y   luego  la  revendían  a  los  tenderos  a  lo  largo  de  los  Andes,   pudiendo  aprovecharse  de  una  ventaja  comercial  que  los   lugareños  no  habían  desarrollado.    Los  pasajeros  de  tren   también  se  apeaban  en  Riobamba,  el  tiempo  suficiente  para   comprar  lujosa  mercadería  de  París,  más  barata    que  la  de   los  comerciantes  quiteños.   La  siguiente  comunidad  más  grande  en  la  Sierra  estaba  en   Latacunga,  ciudad  a  medio  camino  entre  Riobamba  y  Quito.     El  censo  de  sirios,  libaneses  y  palestinos  hecho  a  fines  de  los   años  20  por  el  demógrafo  Pérez  Marchanti,  contabilizaba   ocho  almacenes  libaneses  contra  treinta  y  dos  en  Guayaquil.     Quito  podía  haber  sido  la  capital  política  y  social  para  los   ecuatorianos,  pero  no  era  el  mejor  sitio  para  hacer  dinero.   Cuenca,  en  los  Andes  del  Sur,  atrajo  a  las  familias  emigrantes   de  Abu  Halba,  Eliat,  Saad,  Aboad,  Isaac,  Farez,  Farfan  y  Musa.     En  1909,  los  principales  propietarios  de  almacenes   anunciaban  sus  valores  en  una  guía  comercial.    Gabriel  Eljuri   la  encabezaba  con  S/.14.000.    Los  hermanos  Najas   reivindicaban  S/.4.000;  Miguel  Kuri,  S/3.000  y  Mariano  Abad   Estrella,  S/.4.000.  Ninguno  era  artesano  o  profesional.    “La   Palestina”  de  Eljuri,  en  la  plaza  mayor,  cubría  dos  lotes  de  la   ciudad.  Gabriel  posaba  orgullosamente  delante  de  los  rollos   de  telas  con  su  esposa  y  pequeño  hijo.    Por  aquellos  años   todos  los  libaneses  se  identificaban  con  el  almacén  de  la   familia,  práctica  que  no  la  acogían  los  ecuatorianos.    El    

136


capital invertido  por  Eljuri  en  Riobamba  solo  le  secundaba  al   de  la  Cervecería  del  Azuay.    La  firma  de  la  familia  Eljuri   desarrolló  industrias  y  construyó  una  gran  fortuna.    Aunque   hacia  1909  los  inmigrantes  libaneses  estaban  introduciendo   a  una  nueva  era  capitalista  a  provincias  serranas  tales  como   Bolívar,  Cañar  y  Carchi,  los  informes  provincianos  para  guías   comerciales  los  ignoran.  

La Visibilidad en Quito

Quito, al  fin,  se  convirtió  en  su  meta.    Un  recién  llegado   fue  Salim  Dassum.    El  y  tres  hermanos  habían  armado  viaje  a   Sudamérica  diseminándose  por  diferentes  países.    Salim  dejó   el  puerto  de  Guayaquil  y  tomó  el  camino  de  herradura  a   Ambato,  en  donde  vivió  poco  tiempo.    Más  tarde  viajó  a  Quito   convirtiéndola  en  su  hogar.    Utilizando  a  Quito  como  base,   llevó  sus  mulas  por  los  caminos  del  norte,  a  Otavalo  e  Ibarra,   vendiendo  y  acumulando  capital.   Los  descendientes  de  Dassum  pueden  testificar  que,  hacia   1890,  un  número  de  libaneses  tenían  almacenes  en  Quito.     Sus  nombres  no  aparecían  impresos  y  para  el  quiteño   promedio,  realmente  no  eran  visibles.    Por  ejemplo,  la  Guía   de  Quito  de  1894,  que  pretendía  dar  cuenta  de  todas  las   personas  notables  de  la  ciudad  desde  1862,  registraba   residencias,  almacenes,  negocios,  bazares,  profesionales  y   comerciantes.    En  ninguna  parte  constaba  allí  un  nombre   libanés.    Un  judío  recibió  mención,  Lino  Isaac.    El  periódico   de  Quito,  El  Telegrama,  no  registró  a  ningún  libanés  en  sus   columnas  de  1890.    Ninguno  constaba  entre  los  pasajeros   llegados  a  los  hoteles,  los  nuevos  clubes  o  las  noticias   deportivas.    Aquellos  que  tenían  almacenes  no  colocaban  sus   avisos  en  El  Comercio,  el  principal  periódico  quiteño.   Al  ser  pocos  sus  integrantes  en  Quito,  los  primeros   inmigrantes  tendieron  a  mezclarse  con  los  lugareños  un   poco  más  que  los  de  Guayaquil.    Dassum  Lasso  se  casó  con   una  ecuatoriana  de  la  élite  y  otro  Dassum  se  casó  con  una   Andrade.    Edmundo  Becdach  Zabala  se  casó  con  una  Mejía.     Los  libaneses  de  Quito  encontraron  socios  en  Riobamba,   Latacunga  y  en  esos  primeros  años,  a  pesar  de  la   transportación  insegura,  se  asociaron  con  los  libaneses  de   Guayaquil.   Dos  décadas  después  de  su  arribo  a  Quito,  los  comerciantes   empezaron  a  registrarse  por  su  cuenta  en  las  guías   comerciales  de  la  nación.    La  Guía  Comercial  de  1909   informaba  que  José  Najas  tenía  S/.28.000  en  el  Banco  La   Previsora,  una  cifra  muy  alta.    Angel  Salomon  Odeled   anunciaba  su  gran  almacén  “La  Argentina”,  en  la  esquina  de   la  Plaza  de  la  Independencia  y  Venezuela.    Vendía  telas  de   lana  importada,  ropa,  joyas  y  mercadería  en  general.    Los   exitosos  comerciantes  libaneses  tenían  sus  almacenes  en  el   barrio  de  la  Plaza  de  San  Francisco  y  vivían  en  los  altos.    Este   era  el  corazón  del  Quito  colonial.    La  Guía  registraba    

137


políticos, abogados,  médicos,  artesanos,  comerciantes  de   cerámicas,  zapatos,  sombreros,  muebles  y  sastres,  pero   ninguno  era  libanés.    Los  libaneses  vendían  telas.   A  diferencia  de  la  prensa  de  Guayaquil,  después  de  1900  los   periódicos  de  Quito  incluían  a  los  libaneses  en  sus  noticias  de   nuevos  huéspedes  de  hotel.    En  febrero  de  1910,  Cerar  Farah,   José  Khalaife,  Elías,  Salomón  Holdum,  Richard  Amatoure  y   Aziz  Noe  eran  huéspedes  del  Hotel  Ecuador.    El  hotel  de   primera  clase,  “seguro  y  moral”,  tenía  40  habitaciones.  En   abril  de  1910  “En  los  hoteles”  registró  a  los  viajeros  Julio   Salem  y  familia  y  a  otros  dos  Salem.    Este  era  Julio  Teodoro   Salem  Gallegos,  cuyo  padre  inmigrante  se  había  casado  con   la  hija  de  un  terrateniente  vecino  de  Riobamba.    En  1917   Isaac  Aboad  inauguró  por  su  cuenta  un  hotel  de  primera   clase,  el  Quito  Hotel  Metropolitano.  Predilecto  de  los   extranjeros  y  declarado  por  décadas  como  el  mejor  hotel  de   Quito,  el  Metropolitano  proporcionaba  biblioteca,  orquesta,   teléfonos  en  los  dormitorios  y  servicios  especiales  para  los   extranjeros.    En  1915,  cuando  los  partes  mortuorios  de   negras  cenefas  empezaron  a  aparecer  en  El  Comercio,  los   libaneses  no  constaban  entre  ellos.    Tampoco  se  anunciaban   en  los  periódicos.    Esto  puede  ser  síntoma  de  bajo  consumo  y   ahorro,  o  de  su  habilidad  innata  para  los  negocios.     Aparecían  en  prensa  solo  como  huéspedes  de  hotel.     Las  exportaciones  cacaoteras  de  la  costa  enviaban  a  Quito,  la   capital,  señales  de  lo  que  sucedía  con  la  economía  de  reflote,   vía  impuestos  a  las  exportaciones  de  cacao  y  a  las   importaciones.    Cuando  el  Congreso  aprobó  las  obras   públicas,  esto  implicó  pago  de  salarios  a  los  trabajadores  a  lo   largo  de  las  provincias  andinas.    Por  ejemplo,  se  habían   empezado  (pero  no  completado)  treinta  y  dos  vías  férreas,   demostrando  que  el  Congreso  distribuía  los  ingresos  del   cacao  conforme  a  los  distritos  de  sus  miembros.    Las  oficinas   del  gobierno  contrataban  cientos  de  nuevos  empleados.    En   Guayaquil,  los  libaneses  dueños  de  almacenes  con   entronques  en  las  importaciones,  gozaron  de  un  largo   período  de  crecimiento  económico.    Los  importadores   españoles  e  italianos  establecieron  en  Quito  sucursales  de   sus  almacenes  de  Guayaquil,  y  la  acaudalada  firma  de   importación  libanesa,  Farah  Freres,  hizo  lo  mismo.    El   sobrino  de  Farah,  Bichara  Raad,  vino  a  Quito  a  manejar  la   sucursal.  “Almacenes  Reunidos”    Bichara  se  casó  con   Victoria,  la  hija  de  Esteban  Antón,  fusionando  de  esa  manera,   a  dos  de  las  más  importantes  familias  de  pioneros.    Nacer  y   Compañía,  la  firma  familiar  de  José,  Antonio  y  Mazario  Nacer,   puso  un  anuncio  en  El  Comercio  en  1918  describiéndose   como  “de  nacionalidad  libanesa”,  reivindicando  que  su   almacén  trabajaba  con  un  capital  de  S/.300.000  y  que  estaba   relacionado  con  los  Hermanos  Nacer  en  Nueva  York.      

138


El libanés  vivía  modestamente,  sea  que  fuese  un  comerciante   importante  o  simplemente  uno  que  tenía  lo  justo  para  vivir.     El  consumo  conspicuo  no  era  respetado,  los  ahorros  e   inversiones,  sí.    Como  su  funcionario  consular  recordaba:     “Ellos  enfrentaron  la  situación,  se  introdujeron  en  el   comercio,  y  con  lo  dinámicos  que  eran,  trabajaron,  hicieron   sacrificios,  ahorraron  dinero  y  crecieron  en  sus  riquezas”.   A  pesar  del  cuarto  de  siglo  de  su  presencia  y  del  incremento   de  sus  negocios,  un  investigador  encontraría  difícil  localizar   nombres  árabes  en  los  registros  de  Quito  de  fines  de  los  años   20.    Las  casillas  de  Correo,  al  fin,  verificaron  la  presencia  de   Demitrio  Abu  Halob,  Bechara  Bacach,  Camilo  y  Rene   Becdach,  los  hermanos  Dassum,  José  Hayek,  Ca.  Ramadan  y   Kalife  y  Chediack.    Un  selectivo  Quién  es  Quién  de  1928   incluía  a  los  propietarios  de  almacenes  Abusaid  Dassum,   Madame  Najas,  Kalife  y  Chediack,  Bacdach  y  Agent  Isaac   Aboab.    Su  prosperidad  económica  les  introdujo  en  las   páginas  de  los  periódicos,  pero  su  interacción  social  no  ha   sido  reseñada  y,  de  acuerdo  a  los  entrevistados,  se  daba   exclusivamente  entre  ellos.   Los  importadores  españoles  e  italianos  y  los  dueños  de   almacenes  se  amalgamaron  sin  dificultad,  con  la  élite  de   Quito,  en  asuntos  sociales.    La  etnicidad  adecuada  era  un   símbolo  de  estatus  de  la  élite,  y  los  libaneses  no  podían   calificar  fácilmente.    Sin  embargo,  los  libaneses  entrevistados   en  Quito  argüían  que,  dados  sus  pocos  miembros,  la  colonia   en  sí  ganó  aceptación  entre  los  lugareños  y  atrajo  poca   atención.    Ellos  no  imitarían  todos  los  hábitos  de  los   quiteños.    Mantuvieron  su  identidad  y  sus  actitudes  hacia  la   familia,  el  trabajo  y  el  comercio.    Por  esta  vía  pudieron   mantenerse  libres  de  vínculos  culturales  con  personas  que   trabajarían  con  menos  rigor.   Durante  el  dominio  colonial  francés,  el  Encargado  de   Negocios  de  Francia  en  Quito  prestó  servicios  a  los  libaneses   y  los  incluyó  en  las  ceremonias  oficiales.    En  1919,  el   Embajador  francés  invitó  a  los  miembros  de  las  colonias   francesa  y  siria  en  Quito,  a  una  ceremonia  religiosa   conmemorativa  de  la  victoria  de  Francia  en  la  Primera   Guerra  Mundial.    El  Encargado  de  Negocios  M.  Giachetti   informaba  en  1925  que  “hay  pocos  franceses,  pero  algunos   miles  de  ciudadanos  protegidos  sirio-­‐franceses  viviendo   aquí.    La  mayoría  son  pequeños  comerciantes  y  hay   actualmente  unas  pocas  empresas  sirias  importantes”.    Los   trámites  burocráticos  requerían  que  los  agentes  consulares   franceses  manejasen  asuntos  comerciales  en  Riobamba,   Ibarra,  Guayaquil  y  Bahía  de  Caráquez.   Los  comerciantes  libaneses  impresionaron  a  los  franceses,   aunque  los  ecuatorianos  ponían  trabas  a  estos  inmigrantes.     A  fines  de  los  años  20  el  gobierno  ecuatoriano   específicamente  excluyó  a  los  sirios  de  un  acuerdo  franco-­‐   139


ecuatoriano autorizando  la  transferencia  interna  de   mercadería  a  través  del  Banco  Central.    Esto  dejaba  sin   apoyo  consular  a  los  ciudadanos  de  las  áreas  bajo  mandato   francés,  cuando  importaban  mercaderías  y  buscaban   créditos  en  divisas  a  través  del  flamante  Banco  Central.   En  1926,  cuando  el  Banco  del  Chimborazo  se  declaró  en   quiebra,  el  consulado  francés  representó  a  los  libaneses.     Eduardo  Game,  presidente  del  banco,  y  su  hijo,  el   vicepresidente,  habían  anunciado  que  el  banco  estaba  en   liquidación.  Las  notas  bancarias  giradas  contra  el  banco  en   Roma  revelaban  que  allí  no  había  dinero  reservado  para  los   cuenta  correntistas.    De  hecho,  el  banco  tenía  un  déficit  de   seis  millones  de  sucres.    La  colonia  ecuatoriana  libanesa   tenía  invertido  en  el  banco  por  sobre  el  millón  de  sucres,  y  M.   Bucaram,  de  Riobamba,  sufrió  la  mayor  pérdida:  S/.400.000.     Bucaram  reveló  al  Encargado  de  Negocios  de  Francia   documentos  que  probaban  el  fraude,  y  el  francés  solicitó  al   Presidente  del  Ecuador,  Dr.  Isidro  Ayora,  el  arresto  de  los   gerentes  del  banco.    Los  Game  salieron  libres,  pero  a   Bucaram  se  le  dijo  que  podría  esperar  recuperar  su  dinero   en  tres  años.   Para  1926  la  economía  estaba  en  una  fase  decreciente  a  la   que  siguió  la  depresión  mundial.    Sin  embargo,  en  la  sierra  y   en  Quito  los  libaneses  habían  acumulado  capital  y   aprovecharon  la  situación.    Aquí  dieron  sus  primeros  pasos   fuera  de  la  importación  y  venta  e  invirtieron  sus  ahorros  en   la  industria  local.  

Las Primeras Industrias Textiles

La producción  de  haciendas  textiles  locales  en  los   alrededores  de  Quito  durante  el  período  colonial,   desapareció  después  de  las  Guerras  de  Independencia.     Durante  el  siglo  XIX,  las  baratas  telas  inglesas  y  una   economía  rezagada  desalentaron  la  renovación  de  la   industria.    Posteriormente,  cuando  la  riqueza  emanada  del   comercio  del  cacao  se  extendió  hacia  la  sierra,  algunas  de  las   viejas  haciendas  modernizaron  y  reabrieron  sus  fábricas.     Los  grandes  talleres  textiles  localizados  en  las  afueras  de  las   ciudades  también  exhibieron  ganancias.    Después  de  1920   otros  factores  ayudaron  a  la  industria  textil.    En  primer  lugar,   en  1925  fue  emitida  una  ley  que  exoneraba  de  impuestos  a   las  industrias  nacionales.    En  segundo  lugar,  después  de   1925,  cuando  el  Partido  Conservador  (PCE)  controlaba  el   Congreso,  sus  leyes  favorecieron  a  las  industrias  textiles   serranas  protegiéndolas  de  impuestos.    Los  políticos   costeños,  que,  por  el  contrario,  habían  protegido  a  los   importadores,  estaban  en  minoría.    Cosa  importante,   Ecuador  pagaba  a  los  trabajadores  textiles  los  salarios  más   bajos  de  Sudamérica,    bajos  aún  en  comparación  con  Perú  o   México.    A  fines  de  1925  en  los  valles  serranos  se  contaban   quince  plantas  textiles.    

140


Los libaneses  eran  extremadamente  competentes  para  la   totalidad  del  negocio  de  los  textiles.    Monte  Líbano  era  una   importante  área  productora  de  seda  y  los  libaneses  en   Ecuador  estaban  en  contacto  con  el  mundo  de  los  textiles   árabe.    El  primer  gran  paso  dentro  de  esta  industria  se  dio  en   1928,  cuando  los  Salem  Dassum  abrieron  “La  Perla  del   Pacífico”  con  un  capital  de  S/.1’650.000.    La  empresa  familiar   Sociedad  Dassum  reunió  algo  del  capital  inicial  de  parte  de   inversionistas  libaneses,  pero  en  1930  la  propiedad  oficial   pasó  exclusivamente  a  Abusaid  Dassum  Debes,   convirtiéndose  en  una  sociedad  familiar  bajo  control  central.     En  los  años  30,  sus  80  empleados  producían  medias  de   punto,  ropa  interior  y  otras  mercaderías  para  el  mercado   interno  ecuatoriano.      Inmediatamente  sus  tejidos  ganaron   premios  en  certámenes  a  lo  largo  del  país.    La  alta  calidad  y   los  precios  competitivos  produjeron  un  valor  de  dos   millones  de  sucres  anuales.  Abusaid  Dassum  nació  en  el   Líbano  en  1898  pero  se  había  relacionado  con  sus  parientes   en  Ecuador  en  su  juventud.    Había  conocido  a  un  importador   de  seda  y  en  los  años  30  abrió  otra  fábrica  para  la   producción  de  seda  artificial.    El  albur  de  1928  demostró  la   capacidad  de  los  libaneses  para  la  acumulación  de  capital  y  el   éxito  con  los  riesgos,  en  un  período  de  economía  decreciente.     Esto  demostraba,  en  forma  importante,  su  recurrente  hábito   de  invertir  dinero  en  Ecuador.   Continuando  con  su  inicial  inversión  en  la  empresa  de   Dassum,  Teófilo  Ramadán,  nacido  en  Beirut,  abrió  en  Quito   una  fábrica  de  medias  llamada  “Fábrica  La  Industrial  de   Medias”.    Su  hijo  Mario  le  sucedió  como  patriarca  de  la   empresa  familiar.    Estas  fábricas  de  medias  de  punto  no   requerían  de  mucha  maquinaria.  Pero  en  1948  Emilio  Isaías   invirtió  en  una  grande  y  achatada  fábrica  de  telas  en  Quito,  la   “San  Vicente”.    La  tela,  de  rápida  salida  en  el  mercado,  era   muy  superior  a  cualquiera  producida  en  Ecuador.    Isaías   tenía  56  años  y  era  un  ciudadano  completamente  dedicado  a   su  país  adoptivo.    Construyó  su  fábrica  en  El  Batán,  un  sector   en  las  afueras  de  Quito.    Esta  cubría  una  manzana  íntegra  e   incluía  casas  de  cemento  para  sus  obreros.    Instaló  cien   nuevos  telares  y  otro  equipo  automático.  La  “San  Vicente”   era  casi  tan  grande  como  la  fábrica  “La  Internacional”,   fundada  cerca  de  Quito  en  1923  por  Luis  Napoleón  Dillon.     Dillon  había  sido  financiado  por  un  directorio  de  accionistas.     Isaías  apostó  su  propio  capital.    Sus  hijos,  Juan  y  Estéfano,   movidos  por  el  incentivo  de  hacerlo  mejor,  ampliaron  y   modernizaron  la  fábrica  y  continuaron  la  obra.   Los  libaneses,  quienes  formaron  familias  ampliadas  y   establecieron  empresas,  mantuvieron  invalorables   tradiciones  aún  en  el  proceso  de  su  conversión  en   capitalistas.    Preservaron  una  estructura  piramidal  de  poder   centralizado,  colocaron  a  sus  hijos  cerca  de  la  cúpula  y  les    

141


infundieron la  ética  de  conducir  la  empresa  familiar  a  niveles   más  altos  de  riqueza  y  privilegio.    En  lugar  de  aflojar  la   marcha,  la  nueva  generación  debía  superar  a  sus   antecesores.    La  familia  ampliada  incrementó  sus  contactos   sociales  y  económicos.    Con  el  tiempo  esos  contactos  serían   expandidos  hacia  el  privilegio  social.  

Visibilidad: la Segunda Generación

De acuerdo  a  las  guías  comerciales  de  todo  el  país  publicadas   en  los  años  30,  a  los  libaneses  les  iba  bien  en  Quito.    La   colonia  se  había  vuelto  más  grande  que  aquella  de  la  parada   del  ferrocarril  en  Riobamba.    Los  libaneses  no  eran  médicos,   abogados,  políticos,  ni  estaban  asociados  con  ninguna   industria,  excepto  la  textil.    Socialmente  distantes  de  los   quiteños,  tenían  su  propio  club,  el  Club  Cultural  Arabe.    Los   que  eran  visibles  y  o  los  más  prósperos  comerciantes   libaneses  de  Quito  en  los  años  30,  eran  Teodoro  y  Carlos   Becdach,  Camilo  Becdach,  Dassum  Hnos,  José  Hayek,  Jalil  A.   David  y  Mario  Ramadán,  Isaac  Aboab,  Refaat  Kahale,  José   Khalifé,  Gabriel  Kuri,  Najas  y  Cia,  Raad  Hnos,  Salman  Hnos  y   Marum  Chediack.   Quito  inauguró  una  Cámara  de  Comercio  en  1938.    En  los   años  40  Abusaid  Dassum  y  Camilo  Becdach  se  vincularon  a   ella.    Los  registros  de  la  Cámara  proporcionaban  las   biografías  de  otros  libaneses.  Nicolas  Agami  detentaba  un   cargo  en  la  Cámara.  El  nació  en  el  seno  de  la  familia  de  un   inmigrante  de  Damasco  que  había  llegado  a  Quito  en  1884.     El  padre  envió  a  Nicolas  a  la  Universidad  Americana  de   Beirut,  y  a  su  regreso  le  puso  un  negocio  de  importación  y  un   almacén  para  suministros  de  oficina.    Durante  los  años  40,   Nicolás  detentó  dos  cargos  públicos:  Vice-­‐secretario  de  la   Cámara  de  Comercio  y  Secretario  del  Departamento  de   Agricultura.     Industriales  textiles  tales  como  José  Dassum  Lasso,  Emilio   Isaías,  y  Abraham  Handal  ingresaron  sin  dificultad  a  la   Cámara  de  Industrias  y  detentaron  cargos  hacia  1950.     Handal,  un  inmigrante  reciente,  había  nacido  en  Nueva  York   en  1916.    Se  graduó  en  la  Universidad  de  Nueva  York  y  por   los  años  40,  vino  a  Quito  a  instalar  su  fábrica  textil.    Emilio   Najas  Navarrete,  nacido  en  Quito  en  1912,  manejaba  una   industria  maderera  y  explotaba  las  minas  de  carbón  de   lignito  de  San  Antonio  de  Pichincha,  como  operaciones   paralelas  a  su  almacén,  el  gran  bazar  “Verdun”.    Elías  K.   Nader,  un  inmigrante  de  segunda  generación,  nació  en   Guayaquil  en  1908,  estudió  leyes  en  el  Líbano  y  regresó  a   Quito  a  poner  una  empresa  comercial.    Luego  dio  un  giro   hacia  asuntos  globales.  Atendía  entrevistas  y  proporcionaba   asesoría  comercial,  todo  sobre  Asia  Menor,  desde  su  puesto   de  Comisionado  Honorario  del  Gobierno  del  Ecuador.  Sus   proyectos  internacionales  le  ganaron  el  título  de  “Cónsul   Comercial”.    

142


Con la  llegada  de  la  independencia  y  la  creación  del  Estado   del  Líbano  en  1943,  Beirut  asignó  una  legación  oficial  a   Bogotá,  Colombia.    Esta,  a  su  vez,  nombró  como  Cónsul  a  un   comerciante  local,  Marun  J.  Chediack,  para  que  sirviese  a  los   intereses  comerciales  de  los  libaneses  en  Quito.    Chediack   nació  en  Beirut  y  a  su  arribo  a  Quito  abrió  un  almacén,  Le   Chic  Parisien.  Se  casó  con  una  ecuatoriana,  Laura   Rivadeneira.    Cuando  Chediack  viajó  al  Líbano  en  misión   oficial,  Nicolás  Raad  se  hizo  cargo  de  sus  deberes.    El   nombramiento  de  Chediack  unió  más  a  los  Libaneses  de   Quito  y  fortaleció  su  identidad  cultural.    En  lugar  de   cualquier  sitio  público,  su  hogar  se  convirtió  para  ellos  en  un   importante  espacio  de  reunión.   En  lugar  de  matricular  a  sus  hijos  en  la  Universidad  Central   de  Quito,  los  libaneses  hacían  grandes  esfuerzos  para   enviarles  al  exterior  al  término  de  sus  estudios  secundarios.     La  Universidad  Americana  de  Beirut  reforzó  la  cultura   libanesa  y  les  ofreció  un  título  en  carreras  modernas  tales   como  economía  y  ciencias  técnicas.    Los  hombres  de  la   segunda  y  tercera  generación  también  iban  a  los  Estados   Unidos  y  volvían  con  títulos  en  ingeniería  estructural,   química  o  ingeniería  textil.   La  Universidad  Central  de  Quito  mantuvo  su  curriculum   tradicional,  que  no  enfatizaba  una  política  de  logros,  o  la   materialización  de  una  vida  práctica.    Quito  era  la  sede  del   gobierno.    Los  graduados  profesaban,  basándose  en  las   posiciones  de  sus  familias  y  en  sus  buenos  contactos,  seguían   los  valores  de  sus  antepasados  en  España.    Contaban  con   alcanzar  puestos  en  el  gobierno.  Persistía  un  curriculum  para   servir    estos  valores  de  la  élite.    La  economía  de  exportación   proveía  con  los  salarios.  

Centro Cultural Arabe e Intercambio Social

Los inmigrantes  árabe-­‐hablantes  se  organizaban  en  todo  el   mundo.    En  América  Latina  fueron  dirigidos  por  hombres   tales  como  Benedicto  Chuaqui  de  Chile.    Chuaqui  expresó  el   sentir  de  algunos  cuando  narró  su  arribo  desde  Líbano  y  su   entrada  en  el  mundo  de  los  negocios.  El  sintió  la  necesidad   de  ir  más  allá  de  la  empresa  y  espaciarse  en  la  ciencia  y  la   literatura.    Fundó  El  Circular  de  Amigos  de  la  Cultura  Arabe   en  Chile,  como  un  modelo  para  otros  países   latinoamericanos  a  los  que  enviaba  sus  publicaciones.     Chuaqui  inspiró  a  los  quiteños.    Con  la  independencia  del   Líbano  en  1943,  éstos  fundaron  un  Centro  Arabe  en  Quito.    El   Dr.  Jorge  Adoum  fue  su  primer  presidente  y  Gabriel  Kuri  su   vicepresidente.    Las  ceremonias  de  inauguración  tuvieron   lugar  en  la  casa  de  Saadin  Dassum.    En  términos   arquitectónicos,  ésta  seguía  las  líneas  de  aquellas  estructuras   que  los  árabes  habían  introducido  en  Sevilla  durante  los  700   años  de  ocupación  de  la  Península  Ibérica.    

143


A principios  de  1943,  el  vicepresidente  Gabriel  Kuri  se   divertía  con  sus  amigos  en  casa.    Tratando  de  predecir  el   futuro  de  los  residentes  árabes  en  Ecuador,  les  preguntó   sobre  el  porvenir  que  estaban  construyendo  para  sus  hijos.     ¿Qué  conocían  sus  hijos  de  la  noble  y  culta  sociedad  de  la   cual  venían?    Los  mismos  niños  oían  que  les  llamaban   “turcos”,  a  pesar  de  haber  nacido  en  Ecuador  y  de  que   muchos  tenían  madres  ecuatorianas.  Se  sentían  heridos,  no   por  el  nombre  turco,  sino  porque  ninguno  de  ellos  era  turco.     ¿Cómo  podían  ser  deshonrados  con  esto?    El  término  era   pronunciado  con  intenciones  venenosas.    Era,  a  fin  de   cuentas,  un  prejuicio.    Por  otro  lado,  los  padres  no  hacían   nada  por  enseñar  a  sus  hijos  acerca  de  su  propia  raza  y  del   pueblo  árabe  que  ha  existido  por  siglos.    Los  amigos   reunidos  se  preguntaron:    “¿Estamos  de  veras  preocupados   de  que  los  niños  ignoren  su  rica  y  admirable  historia?”.    Kuri   y  sus  amigos  decidieron  que,  o  esa  historia  sería  olvidada,  o   dependía  de  ellos  hacer  algo  al  respecto.    Ellos  no  eran   turcos.  Los  turcos  conquistaron  sus  pueblos  en  el  Líbano  de   la  misma  manera  en  que  ellos  habían  conquistado  España.     Conversaban  de  la  cultura  árabe,  de  la  arquitectura  con  la   que  había  contribuido  al  mundo  occidental  y  de  los  muchos   modelos  ejemplares  en  ciencias,  artes,  música  y  poesía.   El  comerciante  Antonio  J.  Chediack  confesó  que  su  carrera  de   negocios  no  le  llenaba  y  que  aspiraba  a  algo  más  en  la  vida,  al   igual  que  Benedicto  Chuaqui  en  Chile.    Chediack  nació  en   Cuba,  se  educó  en  la  Universidad  de  Beirut  y  vino  al  Ecuador,   como  importador,  en  1929.    En  su  tiempo  libre  escribía.     También  se  vinculó  al  Círculo  de  la  Prensa  de  Quito  donde  se   relacionó  con  literatos  ecuatorianos.    Antonio  Chediack   asumió  voluntariamente  la  administración  del  Centro   Cultural  Arabe.    Un  periodista,  Gerardo  Chiriboga,  le   preguntó  sobre  Oasis,  la  publicación  del  Centro.    Chediack  le   contó  que  una  tarde,  a  principios  de  1943,  un  grupo  se   encontraba  en  la  casa  de  Gabriel  Kuri  y  decidió  publicar  una   revista  para  cristalizar  sus  objetivos.    La  revista  contendría   artículos  y  ejemplos  de  la  cultura  árabe.    Querían,  además,   contribuciones  de  ecuatorianos.    Deseaban  desarrollar  un   intercambio  cultural;  encontrar  y  aprovechar  trabajos  de   destacados  autores  ecuatorianos:    Montalvo,  Mera,  Crespo   Toral,  Fierro,  Noboa  Caamaño,  Arturo  Borja,  y  otros  más.     Reunirían  libros  de  famosos  autores  árabes,  en  español,  y  los   entregarían  a  las  bibliotecas  del  Ecuador.   El  título  de  la  revista  significaba  que  era  un  “Oasis  Arabe   en  el  Corazón  de  esta  Capital  Condorica”.  La  cultura  árabe  y   la  influencia  árabe  en  España,  Europa  y  el  Nuevo  Mundo,   sirvió  como  tema  para  la  mayoría  de  los  artículos.    Aquellos   socios  que  esperaban  ver  artículos  sobre  sus  ancestros   fenicios  o  cruzados,  quedarían  vivamente  decepcionados.    El   Dr.  Jorge  Adoum  editó  la  publicación  y  contribuyó  con    

144


muchos de  los  artículos.    Cada  publicación  abría  los  ojos  de   los  lectores  a  la  cultura  árabe  y  motivaba  a  amarla.    Se   publicó  sobre  la  gloriosa  influencia  árabe  en  España:    sus   contribuciones  al  lenguaje,  arte,  arquitectura,  música,  poesía   y  filosofía  españoles.    Se  llenaban  páginas  con  poesía  árabe  y   dichos  árabes.  Las  glorias  del  Líbano,  rematadas  con   fotografías  de  las  modernas  calles  de  Beirut,  las  ruinas  de   Baalbek  y  seis  mil  años  de  historia,  recordaban  a  los  lectores   la  tierra  de  origen  de  la  mayoría  de  los  inmigrantes.    Les   seguían  en  importancia,  artículos  sobre  el  país  adoptivo,   escritos  por  ecuatorianos  y  por  intelectuales  de  ancestro   árabe.    Estos  incluían  escritos  de  Juan  Montalvo,  el  encuentro   de  Bolívar  y  San  Martín  en  Guayaquil,  y  poesía  y  arte   quiteños.    Oasis  hacía  certámenes  de  poesía  en  los  que  la   mayoría  de  los  jurados  eran  académicos  ecuatorianos.    Hacia   octubre  de  1944,  los  escritores  ecuatorianos  predominaban   en  la  sección  “Pausa  Lírica”  donde  loaban  a  la  ciudad  de   Guayaquil  y  su  historia.    La  “Página  Literaria”,  reimpresa  por   el  periódico  El  Telégrafo,  también  ensalzaba  la  cultura   ecuatoriana.    Jorge  Adoum  hijo,  elogiaba  al  autor  ecuatoriano   José  de  la  Cuadra.    Las  ediciones  buscaban  un  balance  entre   el  orgullo  del  pasado  libanés  y  su  nuevo  país.  El  Círculo   Arabe  de  Chile  enviaba  sus  nuevas  y  los  lectores  se   empapaban  acerca  de  la  intelectualidad  libanesa  a  lo  largo  de   toda  América  Latina.   El  dueño  de  la  Radiodifusora  La  Voz  de  la  Democracia  en   Quito,  Aziz  Noé  Mucarzel,  emigró  del  Medio  Oriente.     Durante  el  programa  diario  “La  Hora  Arabe”  difundía  cada   uno  de  los  artículos  de  Oasis.    Las  transmisiones  enseñaban  a   los  ecuatorianos,  así  como  a  los  niños  libaneses,  que  ellos  no   eran  turcos,  que  eran  árabes  y  libaneses.    En  las  oficinas  de   Oasis,  en  los  años  40,  los  inmigrantes  árabe  parlantes   excluían  referencias  a  los  fenicios,  sirios  y  palestinos.    Los   intelectuales  ecuatorianos  les  escuchaban  y  se  vinculaban  a   su  proyecto.    Isaac  Aboab,  otro  libanés  de  Cuenca,  fundó  una   estación  de  radio  y  difundió  Las  Mil  y  Una  Noches  para   deleite  tanto  de  libaneses  como  de  ecuatorianos.   La  revista  Oasis  pidió  la  cooperación  de  las  familias  para   convertir  al  Centro  Cultural  en  parte  integrante  de  su  vida,  e   involucrar  a  sus  hijos,  impresionables  y  dependientes  como   eran,  en  su  funcionamiento.    Una  metódica  ofrenda,  “Un   Mensaje  a  la  Juventud  Libanesa”,  recordaba  a  los  niños  que   eran  “descendientes  de  una  gloriosa  raza  que  ha  iluminado  al   mundo  con  su  sabiduría  y  conocimiento  científico”.    Se  ponía   énfasis  sobre  el  rol  de  la  vida  escolar  y  familiar  en  la   formación  del  individuo,  utilizando  como  modelos  a  los   descendientes  árabes  a  lo  largo  de  América.    Se  ensalzaban   las  costumbres  árabes  y  se  argumentaba  en  contra  de  la  total   asimilación  de  su  pueblo  a  la  sociedad  ecuatoriana.  

145


El Centro  Cultural  distribuía  Oasis  gratis  a  los  centros   culturales  y  a  los  literatos  tanto  en  Ecuador  como  en  el   exterior.    Los  miembros  acaudalados  sustentaban  la   publicación.    Después  del  primer  número,  cientos  de   persones  solicitaban  ejemplares,  incrementándose  a  diario  la   demanda.    Lógicamente  el  costo  de  la  publicación  no  debe   haber  ido  más  allá  de  S/.2.500  mensuales  (US$1000),  pero   con  esa  demanda  éste  aumentó.    No  todos  los  entusiastas   podían  contribuir.    Y  otros  dolores  de  cabeza  había  en  el   Centro.    Algunos  miembros  negaban  ser  descendientes  de  los   árabes,  reclamando,  en  su  lugar,  la  descendencia  de  los   fenicios  o  de  los  cruzados.    Oasis  desapareció  de  la   circulación  después  de  tres  años.  

Vida Social

Unos pocos  musulmanes  llegaron  a  Quito.    Pero,  si   continuaban  adorando  al  Dios  musulmán,  lo  hacían  en   privado.    Ninguna  mezquita  ha  sido  vista  nunca  en  Quito.     Los  cristianos  maronitas  eran  mucho  más  numerosos  que  los   cristianos  ortodoxos,  y  en  poco  tiempo  ya  eran  devotos  de   las  iglesias  católicas  de  Quito.    Los  niños  nacidos  en  esta   ciudad  asistían  a  escuelas  católicas.    Los  varones  iban  al  San   Gabriel,  un  colegio  de  los  Jesuitas,  ya  que  los  colegios  jesuitas   eran  una  tradición  en  el  Líbano.    Muchas  niñas  estudiaban   bajo  la  tutela  de  monjas  francesas  en  el  Colegio  de  los   Sagrados  Corazones  en  la  Plaza  de  Santo  Domingo.    Los   residentes  de  la  Loma  Grande,  agrupados  en  los  alrededores   de  la  Plaza  de  San  Francisco,  asistían  habitualmente  a  la   Iglesia  de  Santo  Domingo.    Los  inmigrantes  del  Medio   Oriente  se  diseminaban  por  la  ciudad  de  acuerdo  con  sus   ingresos.    Nadie  había  arribado  como  un  pobre  sin  esperanza   o  era  conocido  en  Quito  por  hallarse  en  la  pobreza.    Durante   los  años  40,  Saadim  Dassum  urbanizó  los  terrenos  del  barrio   de  “La  Mariscal”,  al  norte  del  centro  de  la  ciudad.    Casi  todo  el   grupo  del  Quito  central  (los  Dassum,  Salomon,  Khuri  y  otros)   se  trasladaron  allá.    Hoy  en  día  la  avenida  Amazonas  pasa   directamente  a  través  de  “La  Mariscal”.    Muchas  de  sus  casas   tienen  apariencia  árabe.    La  Iglesia  de  Santa  Teresita  pasó  a   ser  la  iglesia  del  grupo.    El  agrupamiento  de  hogares   libaneses  reforzó  su  anhelo  por  una  identidad  común,  lo  que   dilató  la  penetración  de  la  cultura  ecuatoriana  en  su  cultura.     Saadin  Dassum  nació  en  Beirut  y  se  graduó  y  tituló  en   Comercio  en  la  Universidad  Americana  de  Beirut.    Su   urbanización  promovió  la  expansión  de  Quito  hacia  el  norte.   En  los  años  60  las  universidades  extranjeras  devolvían  a   Quito  libaneses  preparados  para  modernizar  la  ciudad.    Los   hijos  de  Gabriel  Kuri,  Alberto  y  Antonio,  por  ejemplo,   estudiaron  en  los  EE.UU.    Alberto  se  valió  de  su  título  en   economía  para  convertirse  en  Subsecretario  de  Industrias  y   ascender  a  subgerente  de  la  Corporación  Financiera   Nacional.    Esta  compañía  financia  una  selecta  expansión   industrial  y  hotelera,  tal  como  aquella  del  lujoso  Hotel  Colón.      

146


Antonio estudió  ingeniería  eléctrica  en  Siracusa.    William   Esteban  Isaías  se  convirtió  en  un  ingeniero  textil  después  de   estudiar  química  en  el  Philadelphia  College  of  Textiles  and   Science.    Volvió  a  Quito  a  gerenciar  Textil  San  Vicente  y  una   segunda  fábrica  textil,  la  Indulana  S.A.   Por  los  años  60  muchos  libaneses  eran  socios  de  clubes   privados  de  Quito,  adelantándose  así,  en  una  o  dos  décadas  a   los  guayaquileños.    Tenían  membresía  en  el  Club  Hipódromo,   el  Club  de  Leones,  la  Cruz  Roja,  el  Club  Pichincha,  el  Tenis  y   Golf  Club  y  el  Automóvil  Club.    Los  entrevistados,  sin   embargo,  sostenían  que  hacían  poca  vida  social  en  los  clubes,   prefiriendo  las  reuniones  sociales  en  sus  casas.   En  1960  Ecuador  y  Líbano  firmaron  un  convenio  cultural  con   disposiciones  respecto  a  intercambio  de  profesores,   reconocimientos  académicos  universitarios  y  turismo.    Le   siguió  un  convenio  económico  sobre  aduanas  y  tarifas.    Al   viajar  a  Quito  en  1962,  el  Plenipotenciario  del  Líbano  en   Bogotá,  Milhem  Talhouk,  nombró  a  Alicia  Antón  Iza  como  su   Cónsul  Honoraria  del  Ecuador  en  Beirut.    Samy  El  Khouri,  el   popular  Cónsul  del  Líbano,  vino  al  Ecuador  por  primera  vez   en  1963,procedente  del  Brasil,  retornó  en  1968  y  se  quedó.   Al  igual  que  Chediack  su  contribución  ha  sido  como  dirigente   social.    La  esposa  de  Chediack,  Laura,  activaba  con  su  trabajo   en  hospitales,  orfanatos  y  en  muchas  de  las  obras  benéficas   de  la  Iglesia  Católica  local.    Por  esa  vía  se  convirtió  en  una   figura  familiar  en  obras  sociales  de  la  élite  de  Quito.  Angela   Mahuet  de  Isaías,  Secretaria  de  la  Asociación  de  Mujeres  del   Cuerpo  Consular,  también  estaba  relacionada  con   ecuatorianos.   A  diferencia  de  los  hombres  que  se  reunieron  en  1943  para   publicar  Oasis,  de  manera  de  educar  a  los  quiteños  y  poner   punto  final  al  uso  peyorativo  del  término  turco,  las  mujeres   mayores  entrevistadas  en  1990,  solo  guardaban  memoria  de   una  aceptación  social.  Sus  experiencias  eran  limitadas  y  los   únicos  recuerdos  de  vida  social  que  tenían  eran  aquellos  de   los  eventos  dentro  del  grupo  cerrado  libanés.    Las  casas   particulares,  recordaban  dichosamente,  propiciaban  a  los   inmigrantes  un  cambio  tradicional  y  satisfactorio.  Nadie   enfrentaba  la  soledad.    “Todos  los  días  estábamos  juntos”,   recuerda  Emily  Najas.    “Nadie  hacía  mención  a  la  posición   económica,  o  a  la  casa  o  vestido  de  uno”.  Ella  advertía  que   agruparse  como  libaneses  era  cuestión  de  preferencia  y  no   reflejaba  ningún  sentimiento  de  incomodidad  o  rechazo  por   parte  de  los  quiteños.    Ninguna  de  las  entrevistadas   recordaba  el  estigma  de  prejuicio.    Una  mujer  explicó  que,  “  a   diferencia  de  Guayaquil  (donde  el  prejuicio  sí  existía),   nosotros  éramos  una  colonia  pequeña  y,  por  lo  mismo,  no   éramos  una  amenaza  para  la  sociedad  ecuatoriana.    También   teníamos  menos  hijos  que  los  guayaquileños.    Los  pocos  que   se  establecieron  aquí  se  adaptaron  rápidamente  a  las    

147


costumbres de  los  quiteños.    En  Guayaquil  habían  muchos   libaneses,  por  lo  que  constituían  un  grupo  aparte  y  más   significativo.    Ellos  se  dedicaban  a  la  importación  y  se   hicieron  ricos  más  rápido.    En  un  comienzo  nos  casábamos   entre  nosotros,  o  con  los  libaneses  de  Guayaquil.    Pero,  ya   que  Guayaquil  y  Quito  son  como  dos  países,  pronto  salimos   de  nuestra  pequeña  colonia  en  Quito  para  casarnos  con   quiteños”.   En  Quito  la  tercera  generación  de  inmigrantes  todavía  canta   las  acostumbradas  canciones  árabes  en  bodas  y  funerales  y   fuman  el  tradicional  arguile.    Las  familias  preparan   conjuntamente  comidas  tradicionales  como  el  mamul,   pasteles  con  dátiles,  yogurt  y  platos  preparados  con  uvas  y   hojas  de  uva.    Gabriel  Kuri  introdujo  el  folklore  árabe  y  toca   un  legendario  instrumento  musical:  el  laúd.    Las  mujeres  aún   se  quejan  demasiado  de  que  su  cultura  está  siendo  olvidada.  

La Diversidad después de los Años 60

En 1991  el  Cónsul  El  Khouri  sugirió  que  solo  en  Quito  vivían   1.500  libaneses,  incluyendo  sus  dependientes.    Desde   cualquier  consideración,  en  conjunto  constituyen  una   pequeña  minoría  de  la  población  de  la  ciudad.     Concomitantemente,  han  ido  creciendo  en  número  y   ascendiendo  hacia  elevadas  ubicaciones.  La  vieja  aristocracia   de  Quito  (que  reclama  noble  descendencia  hispánica  de   parte  de  padre  y  madre)  ha  ido  declinando  rápidamente  en   posiciones  de  poder  y  riqueza.    Un  estudio  sociológico  reveló   que,  en  1964,  la  vieja  élite  serrana  monopolizaba  solo  el   veinte  por  ciento  de  los  cargos  de  la  clase  alta  y  solo  poseía  el   50%  de  la  superficie  de  pastos  y  tierras  agrícolas.    Muchas   personas  de  la  élite  aún  se  fían  de  consideraciones  y  valores   tradicionales  como  trampolín  para  escalar  posiciones.    Los   inmigrantes  extranjeros,  que  confían  en  el  logro  individual,   han  reemplazado  a  la  vieja  élite.    Durante  los  años  60  la   ciudad  de  Quito  tomó  conciencia  del  dramático  impacto   económico  de  los  libaneses.   La  producción  de  petróleo  de  los  años  70  trajo  prometedoras   condiciones  para  la  inversión.    Mientras  muchos  miembros   de  las  viejas  clases  tradicionales  quiteñas  vacilaron  en  correr   riesgos  e  innovar  con  el  capital  familiar,  los  libaneses  no  lo   hicieron.    Ellos  invirtieron  en  minería,  químicos,   farmacéuticos,  plásticos,  procesamiento  de  alimentos  y  otras   empresas.  Representaron  a  la  General  Motors  y  a  otras   industrias  automotrices.    Eran  accionistas  del  periódico   quiteño  Hoy.    Aunque  hicieron  sus  fortunas  en  Quito,   invirtieron  dinero  en  tierras  y  haciendas  al  sur  de  Quito,   cerca  de  Machachi,  y  en  el  norte,  cerca  de  Ibarra.    En  sus   fincas  de  Santo  Domingo  sembraban  palma  africana   importada  y  producían  aceite.    Aunque  criaron  ganado,  como   lo  hacen  los  hacendados  ecuatorianos,  su  espíritu    

148


empresarial les  condujo  a  una  mayor  diversificación  de  la   producción  y  a  mayores  ganancias.   Por  los  años  80  los  libaneses  estaban  en  todas  las  ramas  de   la  industria  textil  de  Quito.    Sus  telares  producían  telas  de   punto  de  lana  y  algodón,  telas  llanas,  telas  estampadas  para   vestidos,  acrílicos,  tapices,  alfombres,  medias  y  cortinas.     Aunque  no  fueron  los  primeros  en  construir  un  gran  centro   comercial  en  la  ciudad,  han  modernizado  la  industria  y  han   llegado  a  dominar  gran  parte  del  mercado.    La  Textiles   Nacionales  de  Abraham  Handal  es  la  segunda  fábrica  más   grande  del  área  de  Quito  y  es  gerenciada  por  Richard  Handal,   sobrino  y  aparente  heredero  al  control  central.    La  Textil,   perteneciente  a  la  familia  Isaías,  también  ocupa  un  puesto   elevado.    Las  más  grandes  fábricas  de  acrílicos  son  Textilana   (con  35  años)  y  Lanafit  (con  25  años)  cuyo  gerente  y   propietario  es  un  descendiente  libanés,  Fuad  Dassum.  En   1973  Juan  Isaías  Barquet  era  presidente  de  la  Asociación   Ecuatoriana  de  Industrias  Textiles.  Le  sucedió  Richard   Handal  en  1975,  1981  y  1986.    Fuad  Misle,  un  productor  de   medias  de  nylon,  fue  su  Director  en  1990.    Un  representante   de  una  multinacional  en  Quito  observó:    “Todo  el  know-­‐how   es  libanés.  Esto  puede  llegar  muy  lejos,  y  es  una  reputación   que  han  construido  entre  los  industriales  de  Quito.     Mantienen  el  ritmo  del  mercado  local,  y  esto  sigue  creciendo   y  creciendo”.   Los  libaneses  de  Quito  no  se  han  detenido  en  la  empresa   privada;  han  invertido  en  la  nación.    En  los  años  70,  Abad  e   Isaías  encabezaban  una  lista  de  acreedores,  que  solicitaban   al  Ministro  de  Finanzas  el  cumplimiento  de  los  préstamos   que  habían  hecho  al  país.    En  los  años  80  los  libaneses  de   Quito  habían  entrado  en  la  banca  y  tenían  presencia  en  el   Banco  del  Azuay,  con  base  en  Cuenca,  el  Banco  del  Austro  y   el  Banco  del  Pichincha.  El  éxito  económico  generó   reconocimiento  social.    El  Comercio  de  Quito  tomaba  nota   cuando  los  libaneses  ingresaban  a  la  Clínica  Quito,  publicaba   sus  fotos  cuando  viajaban  al  exterior  a  exposiciones  textiles,   e  informaba  sobre  ellos  en  toda  clase  de  ocupaciones.  

El tiempo para la política

La Universidad  Central  de  Quito  no  registró  a  ninguno  de  los   primeros  libaneses  estudiando  para  una  carrera  en  derecho,   o  educándose  para  una  carrera  política.    Totalmente   absorbidos  por  su  trabajo,  los  libaneses  inclusive  no   ocuparon  puestos  en  el  Concejo  Municipal  de  Quito.   Julio  Teodoro  Salem  Gallegos  fue  el  primer  descendiente   libanés  en  el  país  en  ser  elegido  para  un  cargo  público.    Nació   en  Riobamba  en  1909,  hijo  de  padre  libanés  y  madre   ecuatoriana.    De  joven  dedicó  su  tiempo  a  la  administración   de  tierras  agrícolas,  pero  también  era  un  activista  político  de   la  clase  alta.    Aparentemente  se  sentía  libre  de  dar  pasos    

149


ajenos a  la  política  tradicional.    Junto  a  Pedro  Saad,  el   socialista,  promovió  la  revolución  del  28  de  mayo  de  1944   que  trajo  de  vuelta  al  país  a  Velasco  Ibarra.    Salem  Gallegos   fue  militante  y  presidente  del  Partido  Liberal  Radical.    A   diferencia  de  sus  vecinos,  hacendados  conservadores,  sus   intereses  radicaban  en  el  comercio.    En  el  Congreso   perteneció  al  Comité  de  Relaciones  Exteriores  y  al  Comité  de   Comercio  y  Transportes.    Salem  fue  electo  primero  diputado   y  luego  senador  por  la  provincia  de  Chimborazo.    Más  tarde   fue  designado  Ministro  de  Obras  Públicas,  Gobernador  de   Chimborazo  y  Jefe  Político  de  Chimborazo.    En  1950,   mientras  era  Gobernador,  también  estuvo  en  el  Directorio   del  Instituto  de  Producción  y  fue  vicepresidente  de  la   Corporación  de  Desarrollo.    Era  propietario  de  dos  haciendas   en  el  cantón  Alausí:    “Santa  Lucía”  y  “Pachamama”.    Salem   Gallegos  creció  rodeado  de  la  élite  de  hacendados    y  desde   esa  plataforma  ingresó  a  la  arena  política,  pero  se  apartó  de   la  política  tradicional  de  los  partidos.   Los  libaneses  se  convirtieron  en  políticos  activos  durante  los   años  50,  como  miembros  del  partido  populista   Concentración  de  Fuerzas  Populares.    Uno  de  ellos,  Assad   Bucaram,  hablaba  en  la  arena  nacional  y  en  la  televisión.    La   población  quiteña  sufrió  una  conmoción  cultural  al  escuchar   su  tosca  campaña.    No  obstante,  cuando  en  1971,  con   posterioridad  a  su  campaña  a  la  Presidencia  de  la  República,   fue  enviado  al  exilio,  recibió  gran  apoyo  en  Quito.    Miles  de   partidarios  prestaron  sus  nombres  para  condenar  “el  exilio   del  distinguido  hombre  público  Sr.  Assad  Bucaram”  en  dos   páginas  completas  de  El  Comercio  de  octubre  de  1971.    En   Quito,  los  inmigrantes  del  Medio  Oriente,  nunca    padecieron   en  serio  el  prejuicio  racial,  pero  en  los  años  70  escuchaban  a   nivel  nacional  la  desagradable  propaganda  sobre  los  “turcos”   y  sobre  la  ascendencia  libanesa  de  Assad.   La  ciudad  de  Quito  gradualmente  eligió  a  libaneses  para   posiciones  administrativas  en  las  cámaras  y  para  cargos   políticos.  En  1966,  Pierre  Hitti  Raad,  nacido  en  Beirut  en   1915  y  Presidente  de  Tuftex  Ltda.  era  Director  de  la  Cámara   de  Comercio  de  Quito.    El  Dr.  José  Tohme,  médico,  fue   Ministro  de  Salud  en  1983.    Barragán  Dumet  formó  parte  del   Concejo  Municipal.    Durante  los  años  80,  a  lo  largo  de  la   sierra,  la  descendencia  libanesa  ocupaba  cargos  de  elección   popular.    Los  vínculos  familiares  de  los  libaneses  se   debilitaban  y  sus  jóvenes  se  amalgamaban  libremente  con   ecuatorianos.    Los  descendientes  de  tercera  generación  se   casaban  con  ecuatorianos  y  seguían  los  instintos   ecuatorianos.    Se  graduaban  como  abogados  y  se  convertían   en  políticos.   Jorge  Jamil  Mahauad  Witt,  nacido  en  Loja,  es  un  buen   ejemplo  de  un  respetado  político  de  Quito.    Asistió  tanto  al   Colegio  Católico  San  Gabriel  (donde  después  fue  profesor)    

150


como a  la  Universidad  Católica  de  Quito.    Estudió  derecho  en   la  universidad    y  fue  Presidente  de  la  Federación  de   Estudiantes.    En  1986  Jamil  Mahauad  ganó  una  curul  como   diputado  de  Pichincha  en  el  Congreso  Nacional.    Fue   presidente  del  Partido  Democracia  Popular  (DP)  en  1987-­‐88   y  candidato  a  la  presidencia,  sin  éxito,  por  ese  partido.      El   Presidente  Osvaldo  Hurtado  le  nombró  Ministro  de  Trabajo.     Los  demócratas  cristianos  le  nominaron  como  candidato   presidencial  en  1991.    En  su  lugar,  Mahauad  decidió  ser   candidato  a  Alcalde  de  Quito  y  en  1992  ganó  con  el  53%  de   los  votos,  y  fue  reelecto  en  1996  con  un  mayor  porcentaje.   Aunque  la  biografía  de  Jamil  Mahauad  le  identifica  como  un   ecuatoriano,  sus  sentimientos  respecto  de  sus  abuelos   inmigrantes,  de  su  familia  ampliada  libanesa  en  Ecuador  y  de   su  identidad  cultural.    Es  un  inmigrante  de  tercera   generación,    pero  se  vanagloria  de  los  lances  de  sus   antepasados.    Su  abuelo  y  tíos  vinieron  al  Ecuador  en  los   años  20,  pero  no  tuvieron  intenciones  de  convertirlo  en  su   hogar.    En  el  Líbano  tenían  bienes  y  propiedades  e   intentaron  volver  a  ellos.    Jamil  advirtió  que  dejaron  el   Líbano  por  las  razones  por  las  que  siempre  lo  hacen  los   aventureros  de  Levante  y  que  no  lo  hicieron  por   contingencias  estrictamente  económicas.    Estos  instintos   están  mejor  descritos  en  las  historias  árabes,  en  los  cuentos   de  Las  Mil  y  Una  Noches.  Allí  el  principal  personaje  viaja   alrededor  del  mundo  y  regresa  a  su  hogar  como  un  hombre   sabio  y  experimentado.    Uno  de  sus  tíos  estaba  tan  seguro   que  regresaría  que  dejó  atrás  no  solo  sus  propiedades  sino  a   su  hijo  mayor.    El  tío  se  estableció  en  Ecuador  y  envió  por  su   hijo.    Con  el  advenimiento  de  la  II  Guerra  Mundial  nadie  de  la   familia  podía  retornar  sin  peligro.  Así,  con  niños  crecidos  que   solo  habían  conocido  al  Ecuador,  los  Mahauad  finalmente   vendieron  sus  propiedades  en  el  Líbano  y  se  convirtieron  en   ecuatorianos.   Los  lazos  culturales  son  tan  intensos  entre  los  libaneses  que   éstos  han  tardado  en  desligarse  de  su  valioso  pasado.    Una   tercera  generación  de  italianos  o  alemanes  probablemente   no  habría  manifestado  a  quien  escribe  un  memorial,  como   Jamil  Mahauad  lo  hizo  al  final  de  nuestra  entrevista.    Era  un   lamento  enviado  a  su  familia  en  Guayaquil  desde  la  aldea   Hadat  el  Goubbe,  en  el  Líbano,  por  la  muerte  de  una  tía.  

Conclusiones

En 1987  el  Cónsul  libanés  Samy  El  Khouri  manifestaba:    “En   la  actualidad  somos  totalmente  ecuatorianos  e  invertimos   toda  nuestra  energía  y  dinero  en  nuestro  país.    La   integración  es  plena,  absoluta,  pues  quienes  llegaron   primero  sembraron  las  semillas  de  nuestro  progreso  y   criaron  hijos  que  ahora  son  enteramente  ecuatorianos”.  

151


A medida  que  los  libaneses  marcan  su  centuria  en  Quito,  los   nombres  árabes  son  conocidos  por  todos  los  quiteños   alfabetos.    Su  Alcalde  libanés  es  popular  y  plenamente   aceptado.  A  diferencia  de  Guayaquil,  la  pequeña  colonia  de   Quito  no  ha  llamado  la  atención.    Ninguno  de  sus  políticos  ha   amenazado  a  la  ciudad  con  reformas  impopulares,  ha   atacado  a  la  vieja  élite  o  ha  sido  irrespetuoso.    En   comparación  con  los  libaneses  de  Guayaquil,  entre  sus   empresarios  pocos  son  importadores.  Es  en  esta  área   sensible  en  donde  los  conflictos  sobre  escrúpulos  y   estrategias,  sobre  lo  que  es  honesto  o  deshonesto,  ha   precipitado  ásperas  y  furiosas  críticas.    La  élite  quiteña   manifiesta  orgullo  regional  y  cuando  llama  plutócratas  a  los   comerciantes  del  puerto  de  Guayaquil,  lo  hace  en  un  sentido   peyorativo.    Uno  no  escucha  un  lenguaje  peyorativo  acerca   de  los  libaneses.    Por  muchos  siglos,  el  estilo  de  vida   comercial  no  ha  sido  precisamente  uno  que  la  élite  de  Quito   tuviese  interés  en  imitar,  o  con  el  cual  quisiese  competir.  El   cambio  ha  sido  lento  en  la  Sierra.    Los  quiteños  nunca  han   temido  que  la  cultura  o  la  política  de  esta  pequeña  colonia   libanesa,  diluyera  o  afectara,  de  cualquier  forma,  su   condición  de  sede  de  la  cultura  nacional  y  colonial.   Los  prejuicios  y  repugnantes  estigmas  raciales  contra  los   libaneses  escuchados  en  el  debate  político  de  Guayaquil  y   llevados  a  nivel  nacional,  han  estado  ausentes  en  la  política   local  quiteña.  (Véase  capítulo  13)    Sin  embargo,  el  Presidente   Rodrigo  Borja  rompió  con  esta  tradición  política  cuando  hizo   campaña  contra  el  nada  ortodoxo  Abdalá  Bucaram  en  1988.     Probablemente  teniendo  en  mente  a  Bucaram,  afirmó  que  los   libaneses  impondrían  una  cultura  foránea  en  Ecuador.     Proclamó  que  eran  un  pueblo  inferior  y,  a  oídos  de  la  colonia   de  Quito,  destapó  un  Orientalismo  no  expresado  en  público   anteriormente.     Los  libaneses  de  Quito  continúan  haciendo  un  esfuerzo   consciente  para  resistir  la  inmersión  total  dentro  del   Ecuador.    Su  identidad  es  fomentada  por  las  familias  y  por   medio  de  una  red  social  establecida.    En  los  años  40  la   identidad  del  Medio  Oriente  fue  nutrida  por  el  Centro   Cultural  Arabe  y  ayudada  por  el  Consulado  Libanés.    Un   nuevo  Club  Arabe  está  auspiciando  una  escuela  de  lengua   árabe.    Los  profesores  son  libaneses  y  no  se  habla  español.   La  llegada  de  Abdalá  Bucaram  a  la  Presidencia  de  la   República  en  1996,  marcará  posiblemente  un  enorme   retroceso  en  el  avance  logrado  en  cuanto  a  la  relación  de  la   ciudadanía  ecuatoriana  con  los  descendientes  de  libaneses,   puesto  que  aparte  que  emplea  un  lenguaje  soez  y  no   adecuado  a  su  calidad  de  Primer  Mandatario,  y  a  las   costumbres  de  la  ciudad,  introdujo  además  a  cientos  de   funcionarios  con  el  común  denominador  de  ser    

152


descendientes de  libaneses,  y  practicó  el  nepotismo   abiertamente,  causando  una  lógica  reacción  .

153


CAPITULO X   Herencia  Política    

Lo que  sigue  es  una  breve  revisión  de  las  tradiciones   políticas  libanesa  y  ecuatoriana  y  un  bosquejo  de  los  órganos   gubernamentales  del  Ecuador.    Ya  que  en  los  capítulos  que   siguen  se  despliegan  las  trayectorias  de  los  libaneses  que  se   convirtieron  en  líderes  nacionales,  bien  puede  querer  el   lector  referirse  a  esta  revisión.  

La Herencia Política Libanesa

En las  tradiciones  políticas  libanesas  a  nivel  local,   sobrevivieron  siglos  de  dominio  extranjero.    El  familismo  (la   lealtad  familiar  por  sobre  la  individual),  el  patrimonialismo  y   un  sistema  de  clientelismo  y  patronazgo  persistieron  en  las   aldeas  y  fueron  transferidos  al  dominio  político  del  Gran   Líbano  en  1945.    Los  libaneses  han  aspirado  de  lo  viejo  y  de   lo  nuevo,  tanto  en  el  Líbano  como  en  los  países  a  los  que  han   emigrado.    Han  absorbido  estilos  políticos  modernos,  y,  sin   repudiar  sus  valores  tradicionales,  han  sido  maestros  de  la   flexibilidad.     El  familismo  surgió  de  la  aldea.    Frederick  Huxley  ha   suministrado  una  mirada  sigloventina  de  una  antigua  aldea.     Vale  la  pena  incluir  su  introducción  geográfica.    Huxley   describió  que,  siguiendo  la  ruta  marítima  hacia  el  sur  de   Beirut,  podríamos  continuar  por  el  río  Damour  hacia  arriba   de  una  ladera,  a  lo  largo  de  serpenteados  caminos,  subir  más   allá  de  un  pueblo  con  cubiertas  de  teja,  y  mirar  por  todo  el   camino  terraplenes  escalonados  hacia  el  fondo  de  un  lejano   valle.    El  camino  serpenteaba  más  allá  de  los  muros  de  piedra   de  una  vieja  hilandería  de  seda,  más  allá  del  palacio  de  un   príncipe,  subiendo  más  y  más,  pasando  llanuras  y  viñedos,   hacia  otros  valles,  hasta  que  finalmente  llegaba  al  valle  en   cuya  cabecera  está  Barouk.    Dejando  el  camino  principal,  que   nos  habría  llevado  a  Damasco,  tomábamos  un  ramal  del   camino,  cruzábamos  un  puente  sobre  un  arroyo  de  montaña   y  nos  metíamos  por  florecidos  árboles  frutales,  hasta   aproximarnos  a  un  racimo  de  casas  de  piedra  gris  de  forma   cubicular  alineadas  en  las  laderas  de  la  colina.  Barouk  estaba   situada  a  cuatro  mil  pies,  poco  más  o  menos,  una  altitud  que   favorecía  los  hermosos  bosques  de  cedro  tendidos  a  lo  lejos.     El  seco  aire  primaveral  proporcionaba  un  clima  casi  perfecto,   mientras  las  pesadas  nevadas  de  invierno  y  la  lluvia   empapaban  la  montaña,  almacenando  agua  para  los   múltiples  ríos  y  manantiales  que  sustentaban  este  pequeño   bolsón  de  rica  tierra  agrícola.  Las  casas  de  los  comerciantes  -­‐   mitad  casa,  mitad  almacén  -­‐  estaban  ubicadas  en  la  plaza  de   la  aldea.    El  zapatero  o  el  comerciante  de  vino  podían  ser   vistos  sentados  al  sol  o  en  la  cafetería  local.    Los  únicos    

154


albergues para  los  forasteros  eran  las  cafeterías  en  la  plaza   del  pueblo.    Una  aldea  como  ésta  podía  haber  tenido  una   población  de  mil  quinientos  o  dos  mil  personas  y  haber   mantenido  a  una  familia  o  clan  por  cientos  de  años,  hasta  que   las  presiones  políticas  y  económicas  motivaran  el  abandono   de  los  hombres  jóvenes:  primeramente  para  la  costa,  y  luego   para  tierras  allende  la  costa.   A  menudo  las  aldeas  estaban  divididas  en  dos  grandes   facciones  o  clanes.    En  caso  de  familias,  definía  toda  actividad   social  de  sus  miembros.    Uno  se  casaba  dentro  del  clan  y   asistía  a  funerales,  bodas  o  participaba  en  los  grupos  de   discusión  de  invierno  de  los  varones,  solo  con  los  miembros   de  aquel  clan.    No  se  podía  esperar  mucha  colaboración  de   los  miembros  de  otra  facción.    Las  familias  del  clan  estaban   dispersas  a  lo  largo  de  la  aldea.    Sin  embargo,  la  lealtad  a  la   familia  estaba  por  encima  de  la  lealtad  al  clan.    La  familia  de   un  grupo  de  descendencia  patrilineal  tendía  a  vivir  en  una   sección  de  la  aldea.    Generalmente  tenían  el  mismo  apellido  y   podían  formar  una  Asociación  Familiar  con  registro.    Todos   aquellos  que  vivían  bajo  un  mismo  techo,  toda  la  familia   ampliada,  recibían  el  favor  y  protección  de  aquella  familia.     La  unidad  del  grupo  era  un  principio  tan  firme,  que,  en  una   disputa,  los  miembros  de  la  familia  o  del  clan  apoyarían  a  sus   parientes  independientemente  de  la  justicia  de  su  reclamo.   Política  y  socialmente  la  soberanía  de  la  familia  trascendía   todas  las  otras  lealtades.    Esto  implicaría  que,  en  el  caso  de   un  afuereño,  una  vez  que  era  establecida  la  descendencia   patrilineal  de  una  persona,  se  dejase  de  lado  todo  otro   atributo  que  pudiese  poseer  y  se  le  atribuyese  estatus   simplemente  por  este  accidente  de  nacimiento.    La  familia   era  un  instrumento  de  acceso  al  poder  político  y  se  adhería  a   ese  poder  por  generaciones.    En  1960  la  Cámara  Libanesa   estaba  constituida,  casi  por  completo,  por  diputados  que   habían  heredado  sus  curules.   En  el  Líbano  el  patronazgo  sigue  siendo  una  de  las  más   vigorosas  reservas  para  el  presente.    La  clientela  del  político   se  mantuvo,  históricamente,  brindando  atención  a  las   demandas  de  grupos  desposeídos  y  comunidades   marginadas,  y  mediante  un  eficaz  estilo  de  liderazgo.    Estas   palabras  las  recordaremos  cuando  observemos  al  populista   Assad  Bucaram  ganando  fuerza  en  el  Ecuador.    Como  Samir   Khalaf  nos  lo  recuerda,  tal  práctica  no  es  inusual  en   sociedades  plurales.    Los  ricos  obtienen  favores  ya  sea   detentando  cargos  ellos  mismos,  o  por  medio  de  amenazas,  o   cohecho,  o  buenos  contactos.    El  pobre  no  puede  acceder  a   ninguno  de  estos  mecanismos  y  forma  un  grupo  clientelar  en   busca  de  un  protector.    Khalaf  sostiene  que  la  mayor  parte  de   la  historia  sociopolítica  del  Líbano,  es  la  historia  de  grupos   clientelares  en  busca  de  protección  y  patrones  que  aspiran  a   extender  su  clientelaje.    Al  mismo  tiempo,  el  patronazgo  se    

155


adapta a  la  modernización.    Ha  servido  para  satisfacer  las   demandas  de  modernización  sin  diluir  las  lealtades   primordiales  tradicionales.   Volviendo  al  estudio  de  la  aldea  de  Huxley,  cabe  explicar  la   “Visita  Política”,  un  importante  elemento  del  sistema  de   patronazgo.    Una  persona  que  necesita  ayuda  en  algún   asunto  gubernamental,  visita  a  alguien  con  importantes   contactos.    Esta  persona  le  daría  una  tarjeta,  de  manera  que   pudiese  visitar  al  funcionario  gubernamental  encargado  de   ese  asunto,  y  usualmente  recibiría  la  ayuda  deseada.    A   cambio,  el  funcionario  gubernamental  esperaría  visitas   periódicas  del  peticionario  y  contaría  con  su  apoyo  en  un   futuro  electoral,  o  en  otro  tipo  de  campaña  que  le  ayudase  a   retener  su  puesto.    Los  franceses  constituyeron  a  las  aldeas   libanesas  en  un  modelo  para  la  formación  del  Gran  Líbano.     Gracias  a  la  tradicional  cooperación  de  las  diferentes  sectas   que  vivían  en  una  aldea,  un  gobernador  trabajaba  con  un   consejo  de  representantes  de  las  varias  sectas  religiosas.  Se   desarrollaban  campañas  electorales,  y,  si  uno  trabajaba  para   un  candidato  exitoso,  podía  esperar  un  trabajo.    Si  no   aparecía  ningún  trabajo,  el  candidato  sería  acusado  de   ingratitud  y  perdería  el  respaldo  de  sus  seguidores.   Tanto  en  el  Líbano  como  en  el  Ecuador,  el  patronazgo  puede   estar  vinculado  a  privilegios.    El  nepotismo  probablemente   es  más  un  asunto  vinculado  a  la  escasez  de  buenos  empleos   en  un  país.    Cuando  es  arduo  encontrar  trabajo,  uno   naturalmente  ayuda  a  un  pariente.  Los  peculados,  las   comisiones  sobre  obras  públicas  y  el  despilfarro  de  los   fondos  públicos  pueden  originarse,  en  conjunto,  en  las   expectativas  tradicionales  sobre  los  cargos.  Ambos  países   comparten  similaridades  en  cuanto  a  la  vía  de  acceso  al   cargo  público  y  las  expectativas  sobre  éste.    Los  libaneses  no   romperían  con  el  pasado.    Más  aún,  adaptarían  fácilmente  a   la  política  urbana  del  siglo  XX,  las  viejas  destrezas  en  la   captación  de  clientes.    Escasamente  familiarizados  con  la   política  corporativa,  respetuosa  de  jerarquías  y  privilegios   dentro  de  los  partidos  políticos  establecidos  de  América   Latina,  los  libaneses  se  sentirían  más  libres  que  los   ecuatorianos  cuando  llegasen  a  representar  a  nuevas  fuerzas   políticas.    Eran  advenedizos.    Los  latinoamericanos   concebían  el  orden  en  la  continuidad.    Los  políticos   trajinados  se  alejaban  de  los  nuevos  sectores  políticos  que   demandaban  cambios  radicales,  pero  afectando  a  los  grupos   corporativos  tradicionales,  tales  como  la  élite  empresarial   organizada.  En    una  sociedad  en  vías  de  modernización,  los   emigrantes  libaneses  constituían  una  desviación  de  la   práctica  tradicional.  

La Agenda Política Ecuatoriana

Cuando arribaron  los  primeros  emigrantes  en  la  década  de   1870,  el  Partido  Liberal  era  una  fuerza  en  ascenso,    

156


favorecida por  el  auge  cacaotero  costeño.    El  Partido   manejaba  la  política  nacional  desde  Guayaquil,  a  medida  que   su  población  crecía  de  alrededor  de  45.000  personas  en   1880  a  116.000  en  1930.    El  voto  era  restringido  a  una   pequeña  capa  en  la  cima  de  la  sociedad.    En  las  elecciones  de   1888,  por  ejemplo,  solo  el  3%  de  la  población  sufragó  en  las   elecciones  presidenciales.    En  1924  se  registró  oficialmente   una  participación  del  11%.    Sin  embargo,  la  participación   cayó  de  nuevo  al  3.1%  en  las  elecciones  de  1931  y  1933,   gracias  a  las  restricciones  al  voto  incluidas  en  la  Ley  de   Elecciones  de  1929.    Durante  su  predominio  (1895-­‐1925),  el   Partido  Liberal  controló  los  procesos  electorales  mediante  el   fraude,  tarea  asignada  a  los  militares.    Una  red  de  banqueros,   comerciantes  y  terratenientes  monopolizaba  las  posiciones   del  partido  y  los  cargos  claves,  tanto  en  la  costa  como  en  la   capital.    Con  el  advenimiento  de  las  enfermedades  del  cacao   y  el  consiguiente  derrocamiento  de  la  élite  bancaria  de   Guayaquil,  la  hegemonía  política  brevemente  se  desplazó  a  la   sierra.    Muchos  trabajadores  cacaoteros  se  habían  trasladado   a  Guayaquil  y  en  época  de  trabajo  ejercían  presión  por   reformas  sociales  y  laborales,  dando  nacimiento  al   populismo  y  a  los  nuevos  partidos  políticos.   Tanto  los  Liberales  como  los  Conservadores,  de  largo   predominio  en  el  Ecuador,  miraban  con  desdén  el   surgimiento  del  populismo  en  otros  países  latinoamericanos.     Por  ello  no  tuvieron  intenciones  de  cambiar  el  curso  de  la   política  ecuatoriana.    Así,  luego  de  algunas  administraciones   de  corta  duración,  ambos  partidos  optaron  por   acostumbrarse  al  quiteño,  demagogo  y  carismático  José   María  Velasco  Ibarra.    Velasco  Ibarra  podía  ser  elegido  a  la   presidencia  porque  hacía  promesas  a  cambio  de  apoyo  a  las   masas  urbanas  y  populistas  de  sierra  y  costa.  Sus  partidarios   tradicionales  sabían  que  podían  contar  con  él  para  conservar   el  estatus  quo.    Los  electores  lo  eligieron  cuatro  veces  entre   1933  y  1968,  y  en  una  ocasión  adicional  (1944)  fue   proclamado  por  un  movimiento  de  masas  en  Quito.   Durante  el  auge  bananero  de  los  años  50,  la  población  de   Guayaquil  se  disparó  alcanzando,  en  1962,  los  507.000   habitantes.      En  política,  había  llegado  la  hora  del  vigoroso   populismo    y  el  partido  denominado  Concentración  de   Fuerzas  Populares  (CFP),  la  materializó.    El  partido,  con  base   en  Guayaquil  e  incidencia  a  nivel  nacional,  se  sobrepuso  al   período  político  de  Velasco,  ya  sea  bajo  la  influencia  de  su   primer  líder  Carlos  Guevara  Moreno,  o  la  de  su  segundo   líder,  el  descendiente  libanés  Assad  Bucaram.   Sería  bueno  explicar  aquí,  de  manera  breve,  el   funcionamiento  del  sistema  político  ecuatoriano.    Una   democracia  limitada  como  la  que  se  desarrolla  en  el  Ecuador,   sigue  un  patrón  latinoamericano.    Los  hábitos  de  la   administración  colonial  persisten.  El  privilegio  en  el  cargo  y    

157


el nepotismo  son  endémicos.    El  intenso  regionalismo  del   país  se  refleja  en  su  política.    Las  agroexportaciones  de  la   costa  dan  poder  a  los  hombres  de  negocios  y  a  los  políticos   de  esa  región.    En  efecto,  desde  la  Independencia  hasta  antes   de  la  venta  del  petróleo  en  los  años  70,  han  sido  el  único   sector  en  la  nación  capaz  de  generar  capital.    Las   agroexportaciones  también  influenciaron  en  los  patrones  de   migración  interna.    Los  serranos  se  trasladaron  hacia  las  más   promisorias  y  menos  saturadas  tierras  de  la  costa.    Allí   fueron  recibidos  con  sentimientos  nocivos  y  fueron  objeto  de   menosprecio  por  ser  serranos.    Sus  hijos  se  volvieron   costeños  y,  a  su  turno,  empezaron  a  odiar  a  las  nuevas   oleadas  de  emigrantes  serranos.    A  nivel  de  élite,  los   costeños  decían  que  los  serranos  eran  hipócritas  y  que  vivían   del  ingreso  generado  en  la  costa.    Los  serranos  sentían  una   superioridad  cultural  inherente  frente  a  los  plutócratas,  los   “monos”  de  la  costa.   Puesto  que  Quito  ha  sido  siempre  la  capital  del  país,  esta   ciudad  es  el  centro  burocrático  y  el  foco  de  la  política.    Las   decisiones  gubernamentales  sobre  la  asignación  de  bienes  y   servicios  favorecen  a  Quito  por  sobre  otras  regiones.    Aún   más,  cuando  estas  instituciones  capitalinas  han  interferido   con  intereses  económicos  costeños,  ello  ha  precipitado   acciones  políticas,  como,  por  ejemplo,  las  masivas  huelgas  de   corta  duración  para  derrocar  al  gobierno.   El  país  está  dividido  en  21  provincias:  10  en  la  sierra,  5  en  la   costa,  5  en  el  oriente  y  una  que  cubre  las  Galápagos.    Las   provincias,  además,  están  divididas  en  947  cantones.    Las   curules  para  diputados  en  el  Congreso  Nacional  están   distribuidas  de  acuerdo  al  último  censo.    Mientras  las   Galápagos  y  las  provincias  amazónicas  obtienen  dos  curules   cada  una,  las  provincias  más  populosas  obtienen  curules  de   acuerdo  con  su  población.    Si  juntamos  las  curules  de  toda  la   sierra  y  de  las  pequeñas  provincias  amazónicas,  nos   acercamos  a  los  dos  tercios  de  las  curules,  aun  cuando  esas   curules  representen  menos  de  la  mitad  de  la  población   nacional.    Aunque  durante  el  siglo  XX  la  población  se  ha   trasladado  a  la  costa,  la  representación  provincial  pesa   excesivamente  a  favor  de  la  sierra.   Varias  provincias,  tal  como  Galápagos,  pueden  encontrarse   con  que  ningún  residente  está  interesado  en  ser  candidato.     Un  forastero,  a  menudo  de  la  sierra,  visita  la  provincia,  hace   algo  de  campaña  y  gana  esa  curul.    La  representación   congresil  sustenta  las  necesidades  de  provincialismo  y   regionalismo.    Esta  otorga  favores,  vía  cargo  público  u  obras   públicas  regionales.    Ya  que  la  representación  beneficia  a  la   sierra,  no  sorprende  encontrar  que  los  costeños  raramente,   si  alguna  vez,  se  encontraban  ocupando  un  cargo  público  en   una  provincia  serrana,  mientras  en  la  costa  abundaban  los   administradores  y  servidores  públicos  serranos.    

158


La Constitución  de  1929  estipulaba  la  elección  de  senadores   para  cada  provincia  y  senadores  funcionales.  Pero  después   de  la  dictadura  militar  y  en  el  año  1979,  una  nueva   Constitución  suprimió  el  senado  constituyendo  al  Congreso   con  una  Cámara  de  diputados  electos.    Un  suplente  es  elegido   por  cada  diputado;  de  hecho  también  para  los  funcionarios   locales  elegidos,  de  manera  que  el  puesto  pueda  ser  cubierto   en  caso  de  vacaciones  o  licencias.   El  más  alto  funcionario  electo  a  nivel  provincial  es  el   Prefecto.    Este  funcionario  se  encarga  del  mantenimiento  de   caminos,  el  control  de  las  inundaciones  y  otras  obras   públicas.    El  Prefecto  se  reúne  con  el  Consejo  Provincial,   cuyos  miembros  son  también  elegidos.    En  lo  que  respecta  al   cantón  Guayaquil,  los  miembros  electos  del  Concejo  Cantonal   del  Guayas  deciden  los  asuntos  de  la  ciudad  junto  con  el   Alcalde  elegido.       El  Ministro  de  Gobierno,  designado  por  el  Presidente  de  la   República,  es  semejante  a  un  Primer  Ministro  (ministro  de  la   política,  ministro  de  la  policía  o  ministro  de  la   administración).    A  través  de  este  poderoso  individuo,  el   Presidente  designa  un  Gobernador  para  cada  provincia  y  un   Jefe  Político.    Los  gobernadores  designados  trabajan  para  el   Ministerio  de  Gobierno  y  sirven  como  nexos  entre  los   diputados  electos  al  Congreso  Nacional  y  aquel  ministro.    La   Constitución  estipula  las  providencias  para  las  elecciones.   Adicionalmente,  hay  reglas  no  escritas,  aun  más  poderosas,  y   respetadas  en  todas  partes.  Ecuador  es  un  país  pequeño.  A   diferencia  de  una  gran  potencia,  los  escrúpulos  políticos   nacidos  de  su  herencia  colonial  y  de  la  sociedad  latifundista,   se  exhiben  fácilmente.    Los  ecuatorianos  se  presentaban  ante   los  inmigrantes  con  un  conjunto  establecido  de  tradiciones  y   leyes  incuestionables  y  consuetudinarias  que  gobernaban  el   comportamiento  político  aceptado.    El  comportamiento   político  de  los  libaneses  también  se  basaba  en  principios   éticos  no  escritos  Libres  de  normas  tradicionales  que   dictasen  prácticas  de  campaña,  los  libaneses  podían  innovar,   modernizar  y  dirigir  a  los  sectores  que  nunca  antes  habían   votado.   Es  común  a  todas  las  democracias  el  asunto  de  beneficiarse   del  cargo.    Por  ejemplo,  después  de  invertir  mucho  tiempo  y   dinero  en  hacer  campaña  y  establecer  redes,  un  diputado   nacional  tenía  un  gran  incentivo  por  mantenerse  en  el  puesto   y  conseguir  algo  a  cambio.    Sentando  un  precedente,  en  la   época  colonial  los  burócratas  compraban  sus  puestos.  Una   oportunidad  se  presentaba  al  aprobar  los  dineros  destinados   a  obras  públicas.    Dado  que  los  intereses  regionales  han   reemplazado  largamente  a  los  intereses  nacionales,  la   distribución  de  las  obras  públicas  y  la  repartición  de  los   fondos  asignados  a  ellas,  tanto  dentro  de  la  provincia   representada  como  en  otras  provincias,  se  dan  bajo     159


determinadas condiciones.    Extraoficialmente,  cada   legislador  (diputado  o  miembro  del  Consejo/Concejo)  se   retiene  el  10%  del  presupuesto  de  las  obras  a  ser  ubicadas   en  su  distrito.  Al  cabo  de  esto,  el  aumento  del  ingreso  real  se   emprende  cuando  otro  porcentaje  de  los  fondos  adjudicados,   es  distribuido  a  todos  y  cada  uno  de  los  legisladores   instalados  en  el  cuerpo  representativo.    Otra  fuente  continua   de  ingreso\permuta  para  funcionarios  electos,  son  los   ingresos  vía  aduanas.  Quién  consiga  las  aduanas  y  dónde   recaigan  los  puertos  de  entrada  oficiales,  son  cuestiones   negociables.    También  lo  es  el  asunto  de  dónde  se  retiene  tal   ingreso.     Luego  está  la  cuestión  de  los  votos  para  el  poderoso   Presidente  del  Congreso.    Estos  son  reunidos  a  través  de  un   acuerdo  sobre  una  agenda  a  mediano  plazo.  El  10  de  agosto,   día  de  la  toma  de  posesión,  tiene  lugar  la  batalla  para  su   elección.    La  posesión  no  puede  dar  inicio  hasta  que  el   Congreso  elija  a  sus  funcionarios,  quienes  presiden  la  sesión.     En  agosto  de  1988  y  a  través  de  esfuerzos  de  bloque,  el   libanés  Averroes  Bucaram  fue  elegido  Presidente  del   Congreso,  pero,  dada  la  premura  del  tiempo,  la  legalidad  de   su  elección  fue  cuestionada.    Pocos  meses  después,  Averroes   fue  destituido  por  el  Ministro  de  Gobierno  del  Presidente   Borja,  poniendo  de  manifiesto  otra  confusa  práctica  política.   Las  personas  que  participan  en  política  comparten   motivaciones  comunes.    De  manera  similar,  los   descendientes  de  libaneses  y  los  ecuatorianos.    Un   informante  sostenía  que  las  personas  entran  en  política  por   tres  razones:    1)  Como  un  negocio  en  sí;  2)  Por  propia   voluntad,  para  destacarse;  3)  Para  protegerse  del  acoso  por   delitos  pasados.    Bajo  la  ley  de  inmunidad    del  cargo  del   Ecuador,  una  persona  que  detenta  poder  no  puede  ser   procesada  por  un  crimen.    De  esa  manera,  si  uno  debe  ser   acusado  de  confiscación  de  dineros  públicos  como  Alcalde  de   Guayaquil,  el  medio  más  seguro  para  evitar  el  acoso  sería   establecerse  en  otro  cargo  de  elección  popular   inmediatamente.  

Partidos Políticos

Con el  desarrollo  de  la  población  urbana  advino  el   nacimiento  de  muchos  partidos,  tantos,  que  la  Constitución   de  1979  encaró  esta  dificultad  demandando  que  todos  los   partidos,  a  fin  de  ser  reconocidos,  tenían  que  percibir  por  lo   menos  el  5%  de  los  votos  en  dos  elecciones  sucesivas.  A   pesar  de  ello,  el  simple  número  de  partidos  ideológicamente   confusos  que  enviaban  diputados  al  Congreso,  era  un   obstáculo  para  legislar.  Se  convirtió  en  práctica  corriente  el   cambio  de  lealtades  partidistas  a  fin  de  constituir  bloques  de   votantes.  Así,  un  partido  podía  tener  éxito  en  colocar  un   diputado;  pero  una  vez  elegido,  éste  podía  incluso  cambiar   de  partido  a  fin  de  formar  un  bloque.    En  1988,  dos  partidos    

160


rivales hicieron  causa  común  contra  el  gobierno  de  León   Febres  Cordero.    Juntos  arrasaron  la  mayoría  que  León  había   arrastrado  consigo  al  Congreso.   Howard  Handelman,  un  cientísta  político  visitante,  observó   complejidades  más  amplias  del  comportamiento  de  los   partidos  políticos  cuando  escribió:    “En  esencia,  la  mayoría   de  partidos  de  oposición  o  de  apoyo  al  gobierno  poco  tenían   que  ver  con  cuestiones  de  política  pública,  pero  en  cambio   estaban  enfrascados  en  luchas  intestinas  de  poder  dentro  del   partido,  acerca  de  si  el  partido  quería,  de  un  modo  u  otro,   puestos  en  el  Gabinete,  sobre  si,  de  una  manera  u  otra,   deseaba  asociarse  con  una  conflictiva  administración  y  unas   medidas  económicas  impopulares,  sobre  cómo  quería   ubicarse  para  la  (próxima)  elección  de  1984,  y  sobre  si,   quería  alentar,  de  una  forma  u  otra,  un  golpe  militar”.   Los  principales  partidos  políticos  en  1994  eran  los   siguientes:   Derecha:

Partido Social Cristiano (PSC) Partido Conservador (PC)

Populista:

Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE)

Socialista:

Izquierda Democrática (ID) Democracia Popular (DP)

Izquierda:

Frente Amplio de Izquierda (FADI) Movimiento Popular

Democrático (MPD)

Las coaliciones  partidistas  de  corta  duración  y  los  partidos   en  vías  de  desaparición  incluyen:   Frente  de  Reconstrucción  Nacional  (FRN)   Partido  Unidad  Republicana  (PUR)   Partido  Liberal  (PL)   Frente  Radical  Alfarista  (FRA)   Concentración  de  Fuerzas  Populares  (CFP)   Partido  Socialista  (PS)    

Conclusiones

La  época  en  que  los  libaneses  ingresaron  a  la  política,   coincidió  con  los  cambios  irreversibles  en  la  demografía  del   país.    El  crecimiento  urbano  en  suburbios  densamente   poblados,  exigía  un  liderazgo  renovado.    Las  campañas  para    

161


captar a  este  nuevo  sector  populista  demandaban  destrezas   en  la  construcción  de  una  clientela.    La  época  trajo  consigo  el   voto  secreto,  la  ciudadanización  de  los  analfabetos  y  el   nacimiento  de  un  sistema  multipartidista  de  ejercicio   político.    Una  clase  de  libaneses  implantarían  sus  propios   métodos  distintivos  o  escrúpulos,  dentro  de  estos   modernizados  conceptos  de  democracia.    De  la  misma   manera  que  en  el  comercio,  su  intensidad  de  esfuerzos   eclipsaría  a  los  ecuatorianos  de  tipo  tradicional.  Otros   declararían  estar  calificados  de  manera  peculiar,  por  sus   antecedentes  de  clase  baja  y  su  herencia  étnica.    Aún  otros   advendrían  a  la  arena  política  considerablemente  educados  y   seguirían  las  prácticas  políticas  tradicionales  ecuatorianas.     Entre  estos  últimos  estarían  aquellos  que  encontraban   extraño  ser  identificados  como  libaneses  simplemente  por   tener  un  apellido  libanés.   Los  políticos  libaneses  no  fueron  un  grupo  homogéneo.     Nunca  formaron  un  bloque  étnico.    Los  candidatos  buscaron   el  voto  no  libanés.    Se  dedicaban  a  los  asuntos  nacionales  y,   como  individuos,  eran  relevantes.    Su  éxito  radicó  en  la   energía  que  pusieron  en  su  campaña  y  porque  el  liderazgo  lo   llevaban  en  la  sangre.    Concomitantemente,  la  arena  política   proporcionó  sus  oponentes  con  un  escenario  desde  el  cual   atacar.    Arremetían  no  solo  contra  la  posición  que  tenían  los   políticos  libaneses,  o  su  estrategia  política,  sino  también   contra  sus  orígenes  del  Medio  Oriente.    La  política  exacerbó   el  estallido  de  prejuicios  y  odios  que  usualmente  estaban   ocultos  a  la  vista  pública:  estigmas  raciales,  ataques  de   oportunismo  y  nepotismo,  y  métodos  injustos  de  campaña.   La  prensa  publicó  tanto  lo  malo  como  lo  bueno.    La  acción   política  llevó  a  los  libaneses  a  las  primeras  planas  de  los   periódicos,  en  una  forma  en  que  ninguna  otra  actividad  antes   lo  había  hecho.  

162


CAPITULO XI   ASSAD  BUCARAM  Y  LA  POLITICA  POPULISTA  

El  espíritu  competitivo  e  ingenioso  de  los  libaneses,  hizo  de   ellos  destacados  candidatos  políticos.    Los  jefes  de  familia  les   inculcaron  la  idea  de  liderazgo.    Un  observador  advirtió:     “Cada  seguidor  anhelaba  dirigir  y  se  comportaba  como  si   pudiese  o  debiese  dirigir”    Hasta  los  años  50,  pocos  libaneses   tuvieron  la  oportunidad  de  entrar  en  la  acción  política.    Eran   renuentes  a  sacrificar  el  tiempo  que  podían  dedicar  a  la   creación  de  riqueza  familiar.    Ninguno  ocupó  una  curul  en  el   Concejo  de  Guayaquil  o  en  los  Concejos  Municipales  de  otras   ciudades  costeñas.    Las  provincias  costeñas  no  enviaron  a   ningún  libanés  como  diputado  a  Quito.    Cuando  Pedro  Saad   dejó  el  Congreso  en  1960,  se  dedicó  al  Partido  Comunista  en   el  que  había  sido  Secretario  General  desde  1952.    Ya  que  la   Secretaría  General  del  Partido  Comunista  era  el  más  alto   cargo  en  aquel  partido,  Saad  reivindicaba  no  solo  ser  el   primer  libanés  en  estar  el  Congreso,  sino  también,  ser  el   primer  libanés  en  dirigir  un  partido  en  el  Ecuador.   Cuando  los  libaneses  aspiraban  a  un  cargo,  lo  hacían  por  las   mismas  razones  que  los  ecuatorianos  lo  buscaban.    Esto  es,   para  mejorar  el  clima  de  negocios  en  su  beneficio,  o   incrementar  su  propia  riqueza  personal  por  medio  del  cargo   político.    Cuando  el  populismo  urbano  precisó  de  un   liderazgo,  los  libaneses  intervinieron  poniéndose  a  su   servicio.    Para  algunos  de  ellos,  ser  un  político  era,   simplemente,  tener  una  profesión  a  tiempo  completo.  

Participación Política

Durante los  años  50  los  libaneses  encontraron  dos  vías  hacia   la  política:    mediante  el  poder  económico  y  como  líderes  de   grupos  populistas.    El  poderío  económico  dio  cuenta  de  la   elección  de  Julio  Farah  Ricaurte  al  Congreso  Nacional,  por  la   provincia  del  Guayas,  de  José  Farah  Feres  por  la  provincia  de   Los  Ríos  y  de  Pedro  Isaías  Barquet  por  el  Archipiélago  de   Colón.    Isaías  Barquet  actuó  en  las  Comisiones  de  Economía,   Finanzas  y  Banca,  de  Minas,  de  Comercio  e  Inmigración  y  de   Turismo.    El  respaldo  populista  explicó  la  elección  de  Assad   Bucaram  a  la  Legislatura.  El  trabajó  en  las  Comisiones  de   Educación  Pública,  de  Deportes,  de  Obras  Públicas,  de   Fiscalización,  de  Policía,  Municipalidades  y  Administración   Seccional.    Un  pequeño  número  de  otros  libaneses  costeños   engrosaron  las  filas  del  Congreso  antes  de  que  la  dictadura   militar  de  1966  pusiera  fin  a  las  elecciones.  En  1961  Pedro   Isaías  Barquet  era  Senador  y  Manuel  Defaz  Buenaño,    

163


Diputado.  En  1965  Felipe  Abbud  Dumani  se  convirtió  en   Diputado  y  Jorge  Raad  Estrada  actuó  entre  1966  y  1968.     Ningún  libanés  representó  a  las  provincias  serranas.   En  lo  que  respecta  al  Concejo  de  Guayaquil,  pocos  libaneses   actuaron  en  él  alguna  vez  antes  de  fines  de  los  años  70,  aún   cuando  la  ciudad  había  elegido  a  dos  de  ellos  como  Alcaldes.     Como  aconsejan  los  consultores  en  el  Ecuador,  los   candidatos  comienzan  postulándose  para  los  cargos  más   altos,  y  luego  para  cargos  de  menor  categoría,  que  ganan.  Las   dictaduras  militares  (1963-­‐1966  y  1972-­‐1979)  también   contribuyeron  a  su  retraso  en  el  ingreso  a  la  política.    Dos   libaneses  estuvieron  en  el  Consejo  Provincial  del  Guayas:   Alfredo  Ziade  en  1964  y  Charni  Dazu  Abifandi  en  1968.    A   inicios  de  los  años  70  el  cuadro  cambió  poco.  El  Ingeniero   Pablo  Baquerizo  Nazur  fue  posesionado  en  julio  de  1974,   junto  con  un  descendiente  chino,  el  Arquitecto  Simón   Camchong  Chong,  y,  finalmente,  en  1978,  Jorge  Yunes  Dahik.   Durante  su  período  presidencial  (1948-­‐1952),  Galo  Plaza   estimuló  el  desarrollo  del  cultivo  y  comercio  del  banano  en  el   Ecuador.    Esta  exitosa  industria  atrajo  emigrantes  a  lo  largo  y   ancho  de  costa  y  sierra.    Entre  1942  y  1952  la  población   costeña  se  incrementó  en  un  100%  y  Guayaquil  se  convirtió   en  el  centro  del  populismo  en  el  Ecuador.    Cabe  detenernos   para  advertir  que,  en  el  Ecuador,  el  populismo  no  se  originó   en  el  desarrollo  de  la  industria  de  sustitución  de   importaciones.    Del  cacao  al  banano,  las  exportaciones   costeñas  dieron  cuenta  de  la  afluencia  de  capital  y  de  las   tareas  de  servicio  concurrentes.    La  costa  se  convirtió  en  el   foco  del  poder  económico  y  podía  constituirse  en  el  foco  del   poder  de  las  masas  populares,  en  el  cual  los  pobres  deberían   formar  un  bloque  de  votantes  fundamental.   Sin  embargo,  el  poder  todavía  estaba  en  manos  de  la   oligarquía  tradicional.    En  los  años  50,  las  élites  de  los   negocios,  como  Don  Juan  X.  Marcos,  Lorenzo  Tous  y  los   Aspiazu,  se  reafirmaron  a  sí  mismos  y  entrenaron  a  una   nueva  generación  de  dirigentes.    Marcos  entrenó  al  joven   Luis  A.  Noboa  Naranjo  en  exportaciones  internacionales  de   arroz,  con  el  cartel  Bunge,  y  en  el  comercio  del  banano,  con  la   Standard  Fruit.    Cuando  Noboa  formó  su  propio  grupo,  hizo   de  León  Febres  Cordero  su  portavoz  y  gerente  en  Guayaquil.     El  mismo  Noboa  invertiría  cada  vez  más  tiempo  en  los   Estados  Unidos  atendiendo  a  sus  buques  cargueros  y  el   comercio  mundial.    Los  oligarcas  se  enriquecieron  y   establecieron  un  poderoso  bastión  para  evitar  el  desgaste  de   sus  privilegios  corporativos.    Su  enclave  de  exportación  era   un  enclave  nacional.    A  diferencia  de  otros  países   latinoamericanos,  nunca  han  sacrificado  a  extraños  los   elementos  cardinales  de  su  economía.   Durante  los  años  40,  la  industria  bananera  y  el  auge  de  la   industria  de  la  construcción  urbana  atrajeron  a  miles  de     164


emigrantes internos  a  Guayaquil.    Ellos  rebasaban  las  plazas   de  trabajo.  El  sindicato  de  trabajadores  del  puerto  tenía   8.000  miembros  cotizantes,  pero  solo  podía  dar  empleo  a   500  trabajadores  a  la  vez.    Los  trabajadores  del  muelle   competían  por  trabajos  temporales  y  sobornaban  a  los   contratistas  para  que  les  incluyan  en  cuadrillas  de  trabajo.     La  fuerza  de  trabajo  de  la  construcción  también  era   demasiado  numerosa  para  ser  empleada  adecuadamente  y   se  deterioraba  en  una  enorme  fuerza  de  trabajo  temporaria.     Guayaquil  tenía  una  masa  de  hombres  iracundos  que   buscaban  un  cambio.    Necesitaban  dirigentes  políticos   talentosos  que  pudiesen  constituir  nuevos  movimientos   políticos.    Ese  sería  el  punto  de  entrada  para  un  número  de   libaneses  costeños.    Mientras  tanto,  los  partidos  políticos   tradicionales  apoyaban  el  status  quo,  y  la  vieja  izquierda   concentraba  sus  esfuerzos  en  los  sindicatos.  

Líderes pertinaces

“Todo árabe  esta  ansioso  por  ser  un  líder”,  escribió  un   historiador  musulmán  del  siglo  XIV.    La  socióloga  Alixa  Naff   nos  lo  recordaba  al  escribir  sobre  cómo  el  interés  familiar,   con  su  imagen  pública,  alimentó  las  mismas  preocupaciones   en  el  individuo.    El  individuo  estaba  tan  preocupado  con  la   evaluación  de  los  demás,  que  llevaba  consigo  una  fuerte   tendencia  oculta  a  la  ansiedad.    La  ansiedad,  explicaba  Naff,   era  disimulada  por  la  arrogancia  y  el  desprecio  ante  la   habilidad  de  quienes  lo  superaban.    El  individuo  estaba   celoso  de  liderazgo  y  se  esforzaba  por  ser  la  autoridad  él   mismo.    “Cada  seguidor  anhelaba  dirigir  y  se  comportaba   como  si  pudiese  y  debiese”,  escribió  Naff.  Más  aún,  los   dirigentes  perdían  estatus  si  no  vivían  de  conformidad  con   las  expectativas  de  sus  seguidores.    La  presión  sobre  la   entrega  del  dirigente  nunca  cesaba.    El  anhelo  de  poder   presente  en  estas  tradiciones,  unido  a  la  aptitud  de  los   libaneses  para  lidiar  con  nuevas  situaciones,  puede  explicar   por  qué  se  convirtieron  en  dirigentes  de  grupos  de   voluntarios,  clubes,  organizaciones  de  negocios  y,  por  último,   en  dirigentes  de  los  partidos  políticos  del  Ecuador.   Los  informantes  en  Guayaquil  cuentan  que,  habitualmente,   los  libaneses  estaban  buscando  roles  de  liderazgo.    Por   ejemplo,  cuando  sus  hijos  asistían  a  las  escuelas  católicas   privadas,  estaban  desproporcionadamente  representados  en   las  organizaciones  de  padres  de  familia.    Un  informante  que   se  graduó  en  uno  de  los  colegios  de  varones,  el  Cristóbal   Colón,  informaba  que  durante  sus  primeros  años  en  el   colegio,  no  asistía  ningún  libanés.    Cuando  se  graduó,  hacia   1980,  asistían  dos  o  tres  niños  libaneses.    Sin  embargo,  los   padres  se  convirtieron  en  presidentes  de  los  comités  en  los   que  trabajaban  y  pronto  tuvieron  una  gran  influencia  en  el   colegio.    

165


Los clubes  deportivos  ofrecían  otro  punto  de  entrada.    En  los   años  30  unos  pocos  libaneses  jugaban  en  los  equipos,   convirtiéndose  en  parte  de  una  red  social  ecuatoriana.     Empezaron  como  jugadores,  pero  hasta  los  atletas  menos   talentosos  se  convirtieron  en  líderes.    En  estos  clubes,   sustentados  por  los  negocios,  todos  los  jugadores  eran   aficionados.    Algunos  clubes  circunscribían  sus  jugadores  “a   los  niños  bien”,  los  hijos  de  las  mejores  familias.    Otros   estaban  abiertos  para  todos  los  buenos  jugadores,   incluyendo  los  negros.    Todo  muchacho  joven  sabía  que  jugar   pelota  con  los  vecinos  era  una  actividad  barrial.  Pateaba  una   pelota  de  algún  género  en  las  calles  o  en  los  patios  sucios   entre  las  casas,  y  si  tenía  cualidades  innatas  (tal  como  un   cuerpo  fuerte),  podía  atraer  a  algún  club  deportivo.    Los   clubes  deportivos  llegaron  tardíamente  al  Ecuador.  Como  los   deportes  eran  importados  (el  fútbol  de  Inglaterra  y  el   baloncesto  de  los  Estados  Unidos),  los  clubes  adoptaron   nombres  ingleses.  Uno  de  esos,  el  Club  Athletics,  no   establecía  discriminación  por  raza  o  clase  entre  sus   jugadores.    Esto  lo  convirtió  en  un  imán  para  los  libaneses.  

El Florecimiento de un Nuevo Partido

La eliminación  del  fraude  Liberal-­‐Conservador  de  1925  y  el   triunfo  con  las  masas  del  carismático  José  María  Velasco   Ibarra,  condujo  a  algunos  observadores  a  declarar  que,  tan   temprano  como  los  años  30,  la  política  populista  prosperaba   y  era  una  realidad  de  la  vida.    Sin  embargo,  como  argumentó   el  Dr.  Rafael  Quintero,  Velasco  no  formuló  una  doctrina   populista,  ni  se  interesó  por  la  reforma  estructural,  o  las   perspectivas  de  los  trabajadores.    Más  aún,  en  1948  solo  el   9.1%  de  la  población  emitía  votos  válidos.    Con  esa  clase  de   participación,  las  masas  no  estaban  en  condiciones  de   derrocar  las  viejas  “instituciones”  de  control  social.    Sin   embargo,  una  práctica  populista  demandando  el  voto  de  las   clases  trabajadoras  era  inevitable.  Algunos  de  los  libaneses   se  vincularon  a  un  partido  denominado  Concentración  de   Fuerzas  Populares  (CFP),  cuando  en  1959  ganaba  fuerza   desde  los  barrios  marginales.   La  historia  del  partido  empezó  con  Carlos  Guevara  Moreno.     Este  fue  Ministro  de  Gobierno  bajo  la  presidencia  de  Velasco   y  fue  enviado  como  Embajador  a  Chile  en  1946,  regresando  a   Guayaquil  como  un  político  bien  entrenado.    Fundó  CFP   sobre  la  base  de  un  viejo  partido  y,  hacia  1952,  contaba  con   una  máquina  política  exitosa.  CFP  introdujo  técnicas   inauditas  de  movilización  de  masas  en  los  barrios   suburbanos,  donde  vivían  los  pobres  en  covachas,  entre   canales  abiertos  de  aguas  servidas.    Las  manifestaciones   empleaban  brigadas  callejeras,  marchas,  símbolos,  y   movilizaban  exitosamente  a  los  barrios  marginales  contra  las   élites.    A  la  postre,  las  masas  tuvieron  un  rol  activo  en  el   partido,  que  reclamaba  estar  sujeto  a  la  ley  y  no  ser    

166


comunista.  Guevara  Moreno  ganó  las  elecciones  para  Alcalde   de  Guayaquil  con  el  48.5%  de  los  votos,  y  no  perdió  tiempo   en  demostrar  a  sus  electores  que  sus  promesas  iban  a  ser   cumplidas.    Construyó  tanques  de  agua  y  alcantarillas,   pavimentó  calles  e  introdujo  la  electricidad.    Sin  embargo,   entre  1952-­‐1956  el  Presidente  Velasco  retornó  al  poder,   proscribió  de  los  cargos  públicos  a  los  dirigentes  del  partido   y  exilió  a  Guevara.    Un  número  de  simpatizantes  fueron   muertos  en  batallas  callejeras.    No  obstante,  el  partido  fue   elástico,  como  su  líder,  y  creció  como  respuesta  a  los   ataques.   Para  las  elecciones  presidenciales  de  1956,  Guevara  estuvo   de  regreso  y  habilitado  para  ser  candidato,  pero  perdió,  a   pesar  de  que  en  Guayaquil  obtuvo  el  58%  de  la  votación.    El   candidato  cefepista  para  Alcalde  en  1957,  Luis  Robles  Plaza,   ganó  con  el  73%  de  los  votos.    Robles  Plaza  ascendió  al  cargo   cuando  las  finanzas  municipales  estaban  en  estado  de  crisis.     Peor  aún,  de  conformidad  con  las  promesas  de  Guevara,   ninguno  de  los  miles  de  miembros  o  simpatizantes  del   partido  cefepista,  podría  ser  despedido  de  la  burocracia   municipal.    Una  larga  huelga  paralizó  la  ciudad,  los   periódicos  aliados  de  Guevara  lo  abandonaron,  y  en  la   contienda  de  1959  el  partido  perdió  las  elecciones  a  Alcalde.     En  1960,  las  derrotas  en  las  urnas  convencieron  a  Guevara   de  retirarse  al  exilio  voluntario  y  dejar  a  cargo  del  partido  a   José  Hanna  Musse,  un  descendiente  de  libaneses.   Hanna  Musse  había  estado  fuera  del  país  por  ocho  meses  y  a   su  retorno  encontró  un  partido  en  donde  “la  mística  había   sido  reemplazada  por  intereses  personales  que  traerían   consecuencias  inconciliables,  si  no  fatales,  para  su  relación   con  las  bases  marginales”.  Musse  formó  parte  del  Concejo   Municipal  en  1961,  pero  en  1962,  cuando  las  elecciones  para   Alcalde  se  aproximaban,  Guevara  Moreno  se  excusó  como   candidato  del  partido.    Assad  Bucaram,  entonces  diputado   cefepista  en  Quito,  era  la  mejor  opción.    Cuando  se  le   preguntó  a  Guevara  el  por  qué,  dijo:    “Este  turco  tiene  la   reputación  de  hombre  honesto  y  eso  debemos  utilizar”.    De   acuerdo  a  un  morador  barrial  entrevistado,  Bucaram  no   deseaba  ser  Alcalde.    Por  el  contrario,  quería  permanecer  en   el  Congreso.    Otros  miembros  del  partido  coincidían  en  que   Bucaram  no  quería  ser  candidato  a  Alcalde  y  fue   virtualmente  obligado  a  ello  por  Guevara.        

Assad Bucaram

A diferencia  de  los  exitosos  libaneses  en  el  campo  de  los   negocios,  Assad  Bucaram  Elmhalim  provenía  de  un  hogar   donde  el  padre  no  tenía  una  empresa  familiar.     Aparentemente  luchaban  a  diario  para  ganarse  la  vida.    La   autobiografía  de  Assad,  de  la  cual  es  extraída  la  mayor  parte   del  material  sobre  sus  primeros  años,  puede  haber  estado   motivada  políticamente  cuando  se  escribió.  Se  pintó  a  sí    

167


mismo como  pobre  y  como  obligado  a  competir  por  su   clientela  política.    Esto,  no  obstante,  encierra  muchas   verdades.    De  modo  importante,  la  narración  de  su   autobiografía  semeja  el  hecho  de  que  no  se  echaba  a  llorar   haciéndose  la  víctima.    Como  típico  libanés,  !actuaba!   Su  libro  empieza  con  su  nacimiento  en  el  seno  de  una  familia   de  inmigrantes  libaneses  en  1916.    Fue  poco  después  de  su   arribo  desde  el  Líbano.    Se  habían  establecido  dentro  de  una   gran  colonia  de  libaneses  en  la  ciudad  serrana  de  Riobamba.     Assad  fue  uno  de  muchos  hijos  y  creció  en  medio  de  una   colonia  dedicada  a  las  empresas  familiares  que  se  ayudaban   unos  a  otros  a  través  de  sus  asociaciones.    Congregaban   como  clientes  a  los  comerciantes  de  los  pueblos  serranos  de   los  alrededores  y  les  vendían  artículos  importados  traídos  de   la  costa.    Los  libaneses  de  Riobamba  eran  personas   dinámicas.   La  familia  se  trasladó  a  Guayaquil  cuando  Assad  era  todavía   un  niño,  lo  suficientemente  grande  como  para  le  quede   grabado  un  amor  por  la  sierra.   Encontró  muy  traumático  vivir  en  el  clima  tropical  del  litoral.     A  esto  se  añadió  su  experiencia  en  el  aula  escolar.    Mediante   becas  escolares  sus  padres  les  pusieron,  a  su  hermano   Jacobo  y  a  él,  en  el  elitista  colegio  de  varones  Cristóbal  Colón,   de  los  Hermanos  Salesianos.    Esta  gran  proeza  solo  puede   atribuirse  a  la  inflexible  determinación  de  los  padres  de   educar  a  sus  hijos.    Allí  Assad  se  encontró  a  sí  mismo  como   un  extraño  por  partida  doble:    como  libanés  y  como  serrano.     Adicionalmente,  venía  de  un  hogar  pobre  mientras,  la   mayoría  de  sus  compañeros  provenían  de  los  hogares  más   adinerados  de  la  ciudad.    En  los  años  70  sus  enemigos   políticos  denunciarían  que  nunca  constó  en  los  registros   escolares.    Pero,  en  1992,  el  ex  Presidente  Carlos  Julio   Arosemena  recordó  que,  verdaderamente,  Assad  su   compañero  de  clase.   Claramente  recordaba  a  Assad  y  a  su  hermano  Jacobo   atrayendo  considerable  atención,  pues  hablaban  árabe  y  a   duras  penas  algo  de  español.    La  asistencia  al  colegio  puso  a   Assad  en  confrontación  directa  con  los  prejuicios   impregnados  entre  las  clases  altas.    El  histórico  regionalismo   del  Ecuador  había  enseñado  a  los  estudiantes  costeños  que   los  serranos  eran  aquellos  que  “se  roban  la  plata  de   Guayaquil”.    ¿Qué  significaba  aquello?    También  era  un   “turco”,  y  eso  igualmente  frustraba  al  niño  de  9  años.     Comprendió,  entonces,  que  era  un  libanés.       En  su  barrio  también  era  ridiculizado  como  “turco”.     Posteriormente  en  su  vida,  Assad  sintió  que  comprendía  por   qué  la  gente  pobre  odiaba  a  los  árabes.  Los  libaneses  eran   buhoneros  y  mercaderes.    Tenían  en  propiedad  pequeñas   tiendas  esquineras.    Habían  llegado  al  Ecuador  con  un    

168


pequeño capital  y  no  poseían  tierra,  pero  sabían  cómo  abrir   una  tienda.    No  tenían  otra  opción  para  ganarse  la  vida.     Bucaram  conocía  bien  los  patrones  de  compra  y   endeudamiento  en  los  que  caían  los  pobres.    Vivía  entre  ellos   y  su  familia  también  se  esforzaba  para  comprar  la  comida  y   los  zapatos  para  la  escuela.    Las  familias  del  barrio   compraban  sus  víveres  diarios  en  la  tienda  de  la  esquina,   enviando  con  una  nota  a  un  niño  entrenado  en  decir:    “Mi   mamá  le  pagará  el  15  del  mes”.    Pero  las  deudas  se   acumulaban,  el  crédito  era  cancelado  y  los  vecinos  miraban   con  lástima  a  la  familia.    Amenazados  por  la  policía  y   temiendo  el  desalojo  de  su  humilde  hogar,  buscaban  a   alguien  a  quien  echar  la  culpa.    Por  lo  general  éste  era  el   tendero,  el  árabe.    Assad  sentía  que  el  pobre  era  explotado,   pero  la  venta  de  mercancías  en  la  tienda  de  la  esquina  no  era   sino  el  último  eslabón  de  una  larga  cadena  de  explotación.   La  experiencia  del  Cristóbal  Colón  acentuó  la  propia  pobreza   de  Assad.    Con  su  beca  vinieron  los  desaires  diarios.     Maestros  y  estudiantes  por  igual,  advertían  sus  uniformes   usados,  sus  zapatos  viejos,  sus  juguetes  rotos  y  otros   artículos  en  desuso  que  usaba  o  llevaba  consigo  y  que  eran   regalados  “para  los  niños  pobres”.    En  retrospectiva,  Assad   recordaba  a  su  escuela  como  un  microcosmos  del  Guayaquil   real  -­‐  el  mundo  de  los  ricos  que  todo  lo  tenían  y  el  mundo  de   los  pobres  que  nada  poseían  -­‐.    Consecuentemente,  no  tuvo   amigos  ricos  y  de  ello  se  colige  que,  cuando  se  lamentaba  de   sus  frustraciones,  solo  podía  ser  objeto  de  burla.    En  el   período  de  recreo  no  había  supervisión  fuera  del  edificio,  por   lo  tanto,  estaba  expuesto  a  insultos  de  otros  niños  que  lo   llamaban  “turco”,  “serrano”.    La  puesta  de  apodos  devenía  en   peleas,  de  las  cuales  generalmente  se  lo  culpaba.    Una  vez   separados,  le  hacían  extender  las  palmas  de  las  manos  y  le   pegaban  repetidas  veces  con  una  regla,  castigo  utilizado  para   una  multiplicidad  de  infracciones.   En  su  autobiografía  Assad  se  pregunta  si  su  pobreza,  su   herencia  árabe  y  su  extracción  serrana,  no  le  templarían  el   carácter,  en  último  término,  como  para  que  pudiese  sonreírle   a  la  adversidad  y  aceptar  al  mundo  tal  como  era.    De  acuerdo   con  esto,  ¿Encerraría  en  sí  mismo  el  rencor  y  las  heridas  de   su  niñez?  O,  en  su  defecto  ¿Se  rebelaría  ante  el  mundo  tal   cual  es  y  lucharía  por  cambiar  las  condiciones  de  su  entorno?     Cuando  estaba  en  la  escuela  le  hacían  a  un  lado,  pero  en  su   barrio  se  encontraba  con  los  acostumbrados  equipos  de   fútbol.    Cuando  tenía  13  años  y  era  alto  para  su  edad,  por   primera  vez  en  su  vida  encontró  reconocimiento  positivo  en   el  fútbol.    Se  dedicó  a  los  deportes  con  pasión  y  finalmente   ganó  alguna  estima  de  los  demás.   De  acuerdo  a  la  autobiografía  de  Assad,  en  1929  se  graduó   del  Colegio  Cristóbal  Colón  con  altas  calificaciones.    Tenía  la   opción  de  ir  a  la  Universidad  donde,  a  excepción  de  los    

169


libros, la  educación  era  gratuita.    Pero  ahí  estaría  estudiando   humanidades  por  cuatro  años  más,  cuando  en  realidad   necesitaba  entrenamiento  práctico  para  ganarse  la  vida.    En   lugar  de  asistir  a  la  universidad,  se  matriculó  en  el  Instituto   Nacional  para  seguir  cursos  en  Contabilidad  Pública.    Al   mismo  tiempo,  decidió  que  su  deporte  sería  el  baloncesto  y   se  vinculó  al  Club  Atlético.    Assad  era  alto,  talentoso,  y,  por  lo   tanto,  ahora  gozaba  de  los  júbilos  del  estrellato.    La   verdadera  estrella  era  Pablo  Sándiford,  “el  mejor  jugador  de   América  Latina”,  de  acuerdo  a  Assad,  un  jugador  negro  que   creció  en  Durán,  frente  a  Guayaquil,  al  otro  lado  del  río   Guayas.  Assad  gozaba  de  la  camaradería  y  de  las   felicitaciones  y  abrazos  después  de  los  juegos.    Le  complacía   pertenecer  a  un  grupo  en  el  que  se  contase  con  él,  en  el  que   no  había  prejuicios,  y  donde  podía  escuchar  el  grito  “Bu-­‐ca-­‐ ram”  de  las  barras.    Como  recordaba,  estos  no  fueron   únicamente  los  años  más  felices  de  su  vida,  sino  los  únicos   felices.  

Ganándose la Vida

Esta despreocupada  época  llegó  a  un  súbito  final  cuando  a   los  19  años  sufrió  de  un  severo  dolor  de  espalda  y  de   escoliosis  permanente.    Era  el  año  de  1935,  y  por  ese   entonces  se  ganaba  la  vida  como  vendedor,  un  intermediario   que  viajaba  por  pequeños  pueblos  vendiendo  a  los   propietarios  de  pequeñas  tiendas  toda  clase  de  mercaderías,   desde  telas  hasta  medicinas.    Esto  fue  lo  que  pudo  hacer  para   convertirse  en  el  “mercachifle  ignorante”  que  sus  enemigos   políticos  optaron  por  llamarle.    Los  mercachifles  traen  a  la   mente  a  un  hombre  yendo  de  puerta  en  puerta  con  un  fardo   a  la  espalda.    Assad  raramente  habló  con  un  consumidor   concreto,  pero  logró  conocer  al  pequeño  comerciante  y  al   tendero  rural.    Aprendió  cómo  ganar  clientes.    El  próximo   paso  sería  la  clientela  política.   Al  reunirse  con  su  cliente  en  un  desaseado  almacén  de   madera  y  caña,  abierto  a  la  intemperie,  al  tráfico  y  a  los   perros  del  pueblo,  aprendió  a  conocer  su  tipo  particular  de   pobreza  y  su  feroz  individualismo.    Assad  denunció  que  estos   hombres  tenían  menos  seguridad  que  el  trabajador  urbano   ordinario  o  el  trabajador  de  finca,  e  incluso  que  aquel   trabajador  que  compartía  una  lealtad  común  a  un  patrón.    No   podían  recurrir  a  un  sindicato  o  a  ninguna  organización  de   negocios,  como  una  Cámara.    Estos  tenderos  no  trataban  de   solucionar  sus  problemas  a  través  de  organizaciones.    Cada   uno  permanecía  aislado.   Assad  aprendió  acerca  de  la  mentalidad  de  sus  clientes,   simplemente  siguiendo  las  tradicionales  reglas  ecuatorianas   para  las  ventas  rurales.    Ante  todo,  las  relaciones  entre  él  y   sus  clientes  tenían  que  ser  igualitarias.    La  venta  empezaba   con  una  larga  conversación  personal,  durante  la  cual  el   vendedor  ambulante  aprendía  la  historia  del  pueblo  y  la  de    

170


la familia  de  su  cliente.    Compartían  sus  simpatías  y   antipatías.  El  vendedor  aceptaba  el  primer  trago  de  whisky  y   ofrecía  el  próximo  a  su  cliente.    De  esa  manera  prosperaba  la   transacción.    Tenía  que  aprender  el  lenguaje,  un  lenguaje   específico  de  la  costa  del  Ecuador.    Los  clientes  de  Assad   operaban  sin  capital  o  crédito  y  en  algunas  ocasiones  sin  una   tienda.    Más  aún,  tenían  problemas  que  solo  podían  ser   enfrentados  políticamente:  menos  impuestos,  pavimentación   de  calles  y  mejor  transporte.    Necesitaban  un  caudillo.    Ahí   estaba  el  tipo  de  gente  con  la  que  Bucaram  se  podía   identificar.    Sería  su  gente,  hombres  a  los  que  les  sería  leal  y   de  los  cuales  recibiría  sinsabores  políticos  a  lo  largo  de  toda   su  vida  política.    De  sus  conversaciones  con  los  dueños  de   tiendas  en  las  áreas  rurales,  se  desarrollaría  su  habilidad   para  convertir  a  los  barrios  de  Guayaquil  en  un  fortín   político.    Esto  le  proporcionó  una  carrera  de  por  vida.     Durante  los  años  70,  Osvaldo  Hurtado  observaba  que  “en  sus   proyecciones  políticas,  Bucaram  revelaba  cierta  habilidad   intuitiva  para  interpretar  los  problemas  locales  y  sentir  las   necesidades  individuales  y  conflictos”.  Sin  embargo,  Hurtado   se  quejaba  de  que  Bucaram  tenía  la  tendencia  a  respaldarse   excesivamente  en  su  experiencia  personal  como  vendedor   callejero,  cuando  intentaba  resolver  preocupaciones   colectivas  de  la  nación.   El  Club  Atlético  eligió  a  Bucaram  como  Presidente  en  1943.     El  se  dijo  a  sí  mismo  que  este  cargo  por  lo  general  se  lo   daban  a  un  miembro  acaudalado  del  club,  esperando  que  les   traiga  dinero,  pero  a  él  lo  habían  escogido  porque  era  un   líder.    Una  vez  en  el  cargo,  encontró  que  tenía  talentos   administrativos:  caía  bien  a  la  gente,  atendía  sus  opiniones  y   seguía  sus  órdenes.  Sobrevinieron  las  aspiraciones  políticas.   Assad  alababa  a  los  atletas  ecuatorianos  por  el  nacionalismo   y  orgullo  que  generaban.    Los  nadadores  recibieron   reconocimiento  internacional  en  los  años  30.  Francisco   Segura  cautivó  la  atención  mundial  y  a  los  ecuatorianos  les   fue  bien  en  los  Juegos  Bolivarianos  de  1938.    Pero  a  todo  esto   le  siguió  el  nefasto  Protocolo  de  Río  de  1942,  que  ahogó  el   orgullo  nacional  al  punto  más  bajo  del  siglo.    Y  en  la  medida   en  que  Assad  asumía  la  presidencia  del  club,  también  veía  las   movidas  políticas  urbanas  que  lo  perturbaban.      Nunca  olvidó   o  perdonó  a  Carlos  Guevara  Moreno  por  sus  ataques  a  la   izquierda  cuando  fue  Ministro  de  Gobierno  de  Velasco.    O   cómo  encarceló  a  sus  viejos  amigos  como  Pedro  Saad.     Guevara  sabía  dónde  hallarlos,  conocía  sus  casas,  sabía  de  los   lugares  de  sus  reuniones.   Bucaram  ingresó  al  CFP  a  inicios  de  los  años  50,  llevando   consigo  su  entrenamiento  en  los  pueblos  rurales,  sus   talentos  como  líder  descubiertos  por  él  mismo,  y  su   familiaridad  con  el  suburbio.    También  llevaba  consigo  la   voluntad  de  hacer  pagar  sus  cuentas  a  la  oligarquía:  que    

171


entregue sus  excedentes  y  contribuya  así  a  mejorar  la  vida   de  los  pobres.   Mirando  en  retrospectiva  años  después,  Bucaram   manifestaba  que  la  mayoría  de  los  hombres  jóvenes  que  se   reunieron  y  condujeron  al  partido  cuando  él  lo  hizo,  eran   individuos  con  proyectos  individuales.    Todos  eran   anticomunistas,  algunos  porque  el  anticomunismo  les  ponía   en  armonía  con  la  oligarquía.    Otros  rechazaban  esto  y  se   vinculaban  al  CPF,  pero  abrazaban  ideas  socialistas  o  de   justicia  popular.    Bucaram  diría  que  realmente  no  importaba   por  qué  se  oponían  al  comunismo.  Oponérsele  ayudaba  a  la   oligarquía.   Guevara  Moreno  había  enseñado  a  Bucaram  cómo  operaban   las  maquinarias  políticas.    Ahora  entonces,  Bucaram  se   lanzaba  a  hablar  a  las  masas  con  gran  energía.    También   hacía  visitas  a  sus  nuevos  clientes,  los  residentes  de  los   barrios,  y  les  escuchaba,  como  lo  había  hecho  sobre  la   marcha  por  muchos  años.    Los  miembros  del  partido  se   referían  a  él  como  una  suerte  de  lugarteniente,  pero  en  1956   lo  candidatizaron  a  diputado  alterno  del  Guayas.    Ganó  la   diputación  alterna  por  la  lista  del  partido,  y  en  1958   ascendió  a  diputado  del  Guayas.    Rápidamente  desplegó  su   peculiar  estilo.    Se  hizo  conocido  como  el  “terrible  don  Buca”.   Los  observadores  en  Quito  lo  describirían  como  locuaz  e   histriónico.    Su  vigoroso  estilo  de  oratoria  provocaba  riñas  a   puñetazos.    Fue  visto  blandiendo  una  pistola  en  momentos   acalorados  de  las  sesiones  congresiles.    Un  académico   estadounidense  escribió  que  “su  inflamante  oratoria  e   impredecible  política  (para  la  derecha  era  un  marxista,  para   la  izquierda  un  demagogo  fascista)  le  ganó  el  implacable  odio   de  sus  oponentes  que  despreciativamente  se  referían  a  él   como  ‘el  turco’”.  Mientras  en  Quito  poca  gente  le  tomaba  en   serio,  muy  pronto  se  erigió  en  una  figura  nacional.    Para  ello   se  basó  en  la  nueva  configuración  de  la  política  en  Guayaquil:     la  ciudadanización  de  las  masas  y  de  los  suburbios  en   eclosión.  

El Ambiente de Guayaquil

Bucaram había  lanzado  su  carrera  política  en  la  época  en  que   los  emigrantes  rurales  comenzaban  a  llegar  a  Guayaquil.    Un   fracaso  de  la  reforma  agraria  de  los  militares  y  precios  topes   sobre  productos  básicos  perjudicaron  la  producción  agrícola.     A  medida  que  la  producción  declinaba,  el  gobierno   subsidiaba  las  importaciones  de  alimentos  extranjeros.    Ello   aceleró  el  éxodo  de  la  gente  de  la  agricultura  y  áreas  rurales   hacia  los  centros  urbanos.    Vivían  en  barrios  distantes  del   centro  de  la  ciudad.    Cada  barrio  tenía  un  nombre  distinto,   pero  todos  compartían  una  sola  mentalidad  política.     Constituían  una  nueva  masa  de  gente  subempleada,  cada   cual  deseoso  de  reemplazar  al  trabajador  ocupado,   suficientemente  desafiante  para  hacer  una  huelga,  y  tan    

172


hambriento como  para  realizar  cualquier  tipo  de  trabajo.    El   historiador  Leopoldo  Benítez  Vinueza  solía  llamarlos  una   “oleada  de  grillos”.  Sus  hijos  nacían  en  un  ambiente  de   desesperación  y  rencor.    Temidos  por  la  alta  sociedad,  vivían   de  su  reputación  con  un  resentimiento  vocinglero:    hurtar,   rayar  la  pintura  de  los  carros  y  realizar  pequeñas  cosas   destructivas.    Vivían  al  margen  de  la  sociedad  y  al  margen  de   la  rebelión.    Esperaban  una  política  para  el  pueblo.  El   populismo  de  Velasco  les  había  fallado,  pero  les  esperaba  el   populismo  cefepista,  el  populismo  bucaramista  y  el  de   Guevara.   Bucaram  se  casó  con  Olfa  Zaccida,  una  mujer  que  no   participó  formalmente  en  sus  batallas  políticas.  El  la   proclamó  madre  del  pueblo,  y,  para  ganar  simpatía  entre  la   gente,  la  citaba  sobre  los  precios  de  los  alimentos  y  los   vestidos  de  los  niños.    Ella  fortalecía  la  imagen  que   desarrollaba  como  hombre  de  los  pobres,  del  pueblo  y  como   hombre  que  no  se  podría  corromper  o  enriquecer  en  un   cargo  político.   Durante  1961  se  labró  un  nombre  para  sí,  a  tal  punto  que  un   periódico  político  lo  incluyó  con  los  Hombres  del  Año.    Podía   hablar  cuidadosamente  y  de  un  modo  bastante  pulido.     También  podía  hablar  a  la  gente  como  ella  quería  escucharlo.     Nunca  consideró  a  Guevara  su  amigo  y  le  había  criticado   abiertamente,  así  como  al  ex  Alcalde  cefepista  Robles  Plaza.     A  ambos  les  condenaba  por  haberse  enriquecido  en  sus   cargos.    Llamaba  a  Guevara  “Miami  boy”,  y  exiliado  con   amplios  recursos,  cuando  se  fue  para  Acapulco.    En  un   violento  discurso  acusó  a  los  miembros  del  Concejo  de  la   ciudad  de  proporcionar  agua  potable  a  los  barrios   dependiendo  de  su  respaldo  político.    Consideraba   despreciable  hacer  que  los  suburbios  se  utilicen  como   plataforma  política.    Acusaba  a  los  caciques  políticos   barriales  de  vender  terrenos  públicos  para  su  propio   beneficio.  Exigía  que  los  negocios  privados  contribuyan  con   el  10%  de  sus  ingresos  al  municipio  para  las  obras  públicas   en  los  suburbios.    Finalizó  su  discurso  con  ataques  en  contra   del  Alcalde  de  Guayaquil,  Menéndez  Gilbert,  acusándolo  de   cohecho.    De  este  modo,  cuando  el  partido  buscaba  un   candidato  para  reemplazar  a  Menéndez,  inclusive  Guevara   tuvo  que  admitir  que  Bucaram  era  el  único  intachable,  el   mejor  hombre  para  la  campaña.  

Bucaram en su Cima Política

En 1962,  como  candidato  renuente  a  la  Alcaldía  de  Guayaquil   por  CFP,  Bucaram  ganó  con  el  45%  de  los  votos.    Su  más   cercano  oponente  consiguió  el  32%.    Los  críticos  observaban   que  Assad  mostró  poco  interés  en  convertir  al  CFP  en  una   organización  nacional,  e  incluso  en  desarrollar  una  ideología   coherente.    Pero  él  aprendió  de  los  errores  de  Guevara  y    

173


Robles Plaza,  se  hizo  cargo  de  la  maquinaria  política   cefepista  y  constituyó  al  CFP  en  su  vehículo  político  propio.   Una  vez  en  el  cargo  encontró  que  los  empleados  municipales   estaban  cuatro  meses  impagos.    Más  aún,  Guevara  había   prometido  trabajo  a  cientos  de  cefepistas  y  residentes  de   barrios  que  lo  apoyaban.    Bucaram  les  negó  trabajo  e  hizo   enemigos,  pero  también  debilitó  la  estructura  de  patronazgo   de  Guevara.    En  un  drama  que  incluyó  un  intento  por   remover  a  Bucaram  del  puesto,  triunfó  Don  Buca.    Una   permanente  ruptura  con  Guevara  y  Hanna  Musse  tuvo  lugar   durante  el  año.   Bucaram  empezó  por  cobrar  los  impuestos  que  habían   estado  rezagados  por  años,  por  pagar  a  los  empleados   municipales  a  tiempo  y  por  dar  inicio  a  un  programa  de   desayunos  gratuitos  para  los  niños  que  iban  a  escuelas   fiscales.    Anunciando  el  fin  de  los  abusos  institucionalizados,   organizó  grupos  paramilitares  llamados  “Los  Pelados”  y  les   lanzó  a  desalojar  a  los  enjambres  de  vendedores  ambulantes   del  centro  de  la  ciudad  y  a  desmantelar  sus  endebles  mesillas   de  venta  instaladas  por  todas  partes.    Sus  métodos  poco   ortodoxos  atrajeron  la  atención  de  la  gente  por  todo  el   Ecuador.    ¿Quién  era  este  Alcalde  que  reprimía  a  los   infractores  con  métodos  que  rayaban  en  una  dictadura?   El  período  de  Bucaram  como  Alcalde  llegó  a  su  fin   rápidamente,  cuando  el  11  de  julio  de  1963  los  militares   derrocaron  al  Presidente  Carlos  Julio  Arosemena  y   declararon  una  dictadura.    Assad  fue  desalojado  del  cargo   junto  con  el  Presidente.    La  lealtad  de  Assad  para  con   Arosemena  se  remontaba  al  año  de  1961,  cuando  los  dos   fueron  al  Congreso.    Ahí  se  coligaron  en  un  intento  por  evitar   que  el  Presidente  Velasco  Ibarra  se  declare  dictador.    Poco   después,  Velasco  fue  derrocado  y  Arosemena  se  convirtió  en   Presidente.    Arosemena  aclaró  que  él  continuaría  la  política   exterior  de  Velasco  y  no  rompería  los  vínculos  ecuatorianos   con  la  Cuba  comunista,  como  los  EE.UU.  le  urgían  que  lo   haga.    Los  militares,  cuyo  juicio  coincidía  con  las  órdenes   emanadas  de  los  EE.UU,  se  quitaron  de  encima  a  Arosemena.     Así,  el  Ecuador  se  convirtió  en  la  decimocuarta  nación   latinoamericana  bajo  gobierno  militar.    En  protesta  a  ello,   Bucaram  organizó  en  Guayaquil  una  oposición  popular  a  los   militares,  lo  que  le  valió  ser  identificado  como  izquierdista.     Le  enviaron  al  Penal  García  Moreno  en  Quito.    De  la  prisión   salió  al  exilio  y  regresó  clandestinamente,  aunque  fue   expulsado  al  Paraguay.   Bucaram  dejó  una  imagen  positiva  e  indeleble  en  la  masa  del   electorado  guayaquileño,  y  su  estatura  creció  aún  más  con  su   remoción.    Aún  algunos  miembros  de  la  élite  y  de  la  clase   empresarial  calificaban  de  buena  su  administración.    En  su   libro  La  Conquista  del  Voto:    de  Velasco  a  Roldós,  la  doctora   Menéndez  Carrión  cita  una  serie  de  entrevistas  realizadas     174


con personas  de  todos  los  confines  del  espectro  político.    Los   enemigos  más  sarcásticos  de  Bucaram  tuvieron  que  aceptar   que  ahorró  dinero  de  la  municipalidad,  que  las  finanzas   crecieron,  que  fue  un  excelente  administrador,  totalmente   honesto,  leal  a  sus  partidarios  y  que  luchó  contra  la   corrupción  que  políticos  anteriores  habían  mantenido.    Un   político  liberal  afirmó  que  aquello  que  le  faltaba  en  cultura  lo   compensaba  con  una  gran  intuición.    Siempre  estaba  en  las   calles,  con  un  sentido  práctico:  inspeccionando  las  obras   públicas,  decidiendo  qué  calles  necesitaban  pavimentación,  o   supervisando  el  trabajo  cuando  se  pavimentaban  las  calles.     Acompañado  de  residentes  barriales,  caminaba  por  las  calles   a  las  dos  y  tres  de  la  mañana  para  asegurar  que  los   contratistas  no  se  roben  el  cemento.    Y  aún  así  estaba  en  su   oficina  a  las  7  a.m.  para  atender  el  trabajo  de  su  cargo.   La  Junta  Militar  que  asumió  el  poder  en  1963  hizo  algunos   intentos  de  reformas  estructurales  que  enfurecieron  a  las   élites.    Los  paros  iniciados  por  las  Cámaras  convencieron  a   los  miembros  de  la  Junta  de  dejar  el  poder  en  1966.     Clemente  Yerovi,  un  hombre  de  negocios  costeño,  se   convirtió  en  el  Presidente  Interino.    Bucaram  ya  se   encontraba  de  regreso  en  el  país  y  trabajaba  diligentemente   con  su  clientela  electoral  en  los  barrios.    La  provincia  del   Guayas  lo  escogió  para  que  sea  su  diputado  a  la  Asamblea   Constituyente  que  se  reuniera  en  1967  y  marcara  un  retorno   al  régimen  civil.    La  Asamblea  lo  eligió  su  primer   Vicepresidente,  honrándolo  con  una  posición  que  lo   convertía  en  el  tercer  hombre  más  poderoso  del  país.   Bucaram  presionó  para  que  se  promulgara  un  decreto  que   permitiría  a  las  municipalidades  confiscar  terrenos   adyacentes,  en  caso  de  que  el  Municipio  los  requiriese.  El   Decreto  151  que  ingenió,  reivindicaba  para  los  suburbios  un   privilegio  largamente  acariciado  por  ellos,  y  fue  interpretado   como  una  donación  de  terrenos  para  los  pobres  que  no   tenían  dónde  vivir.    Menéndez-­‐Carrión  escribe:    “El  decreto   en  cuestión  había  sido  promulgado  ‘ostensiblemente  para   proteger  los  intereses  de  la  municipalidad  y  para  regularizar   los  valores  de  la  tierra,  reafirmando  los  derechos  de  la   municipalidad  sobre  tierras  compradas,  adquiridas  y   anexadas  previamente’.    El  decreto  afectaba  áreas   adyacentes  a,  o  sobre  las  que  los  asentamientos  espontáneos   de  la  ciudad  continuaban  apareciendo”.    A  pesar  de  todas  las   cuestiones  legales  a  las  que  debían  dar  respuestas  los   antiguos  dueños  de  la  tierra,  tales  como  Juan  X.  Marcos  y  los   Aguirre,  que  poseían  “El  Guasmo”  al  sur  de  la  ciudad,  los   residentes  de  los  barrios  y  los  invasores  recién  llegados,   simplemente  interpretaron  que  el  Decreto  les  otorgaba   tierra  gratuita  por  parte  del  gobierno,  en  la  cual  podían   construir  sus  casas.    Todo  esto,  gracias  a  Bucaram.    Como   hombre  de  una  plaza  fuerte,  virtualmente  era  dueño  del  voto    

175


del suburbio.  También  había  atropellado  los  derechos  de  la   élite  corporativa.   Assad  ganó  la  elección  para  la  Alcaldía  de  Guayaquil  por   segunda  ocasión  en  1967  con  una  victoria  indiscutible  -­‐  58%   de  la  votación  -­‐  con  sufragios  provenientes  de  todos  los   distritos  de  la  ciudad.    Podría  haberse  candidatizado  para   Presidente  en  1968,  pues  era  nacionalmente  conocido  y   popular,  pero,  en  su  lugar,  prefirió  ser  Alcalde.    La  cientísta   política  Menéndez-­‐Carrión  observó  que  Don  Buca  siempre   tenía  en  su  lista  de  candidatos  del  partido  a  un  miembro  de   la  élite.    Por  ejemplo,  candidatizaría  a  un  Baquerizo  con  la   finalidad  de  mantener  contactos  con  sectores  que,  de  otra   forma,  no  votarían  por  el  CFP.    En  esta  ocasión  que  Bucaram   llegó  al  cargo,  las  finanzas  del  Municipio  se  encontraban  en   buenas  condiciones,  gracias  a  la  consolidación  de  la  deuda   municipal  y  a  nuevos  impuestos  que  habían  mejorado  los   ingresos.    Adicionalmente,  el  gobierno  nacional  tenía   substanciales  ingresos  provenientes  de  los  campos   petroleros  recientemente  descubiertos  en  el  Oriente.   Bucaram  reinstaló  todas  las  reformas  introducidas  durante   su  corta  administración  de  1962  y  para  ello  convocó  a  los   grupos  paramilitares  denominados  “Los  Pelados”  (que  no   tenían  uniforme).    Utilizando  la  Oficina  de  Adjudicaciones  del   Municipio,  entregó  tierras  en  los  suburbios.    Sus  opositores   reclamaban  que  solo  la  militancia  cefepista  recibía  los   célebres  “boletos”  de  los  terrenos  antes  de  la  aprobación,   que  uno  tenía  que  ser  cefepista  para  conseguir  tierra  y  que   todo  era  cuestión  de  chantaje.    Bucaram  solo  admitiría  que   había  abusos  mínimos.    Llevó  a  cabo  un  programa  separado   contra  los  ricos  consistente  en  el  reavalúo  de  sus   propiedades,  lo  cual  ocasionaba  un  aumento  de  impuestos  a   sus  bienes  raíces.    Se  hizo  todo  tipo  de  enemigos:  banqueros,   hombres  de  negocios,  sindicatos,  periódicos,  estaciones  de   radio.    Respondió  golpeando  con  sus  discursos  radiales   nocturnos,  en  los  que  atacaba  a  la  oligarquía.    Juan  X.  Marcos   se  convirtió  en  su  blanco  cotidiano.    Una  mujer  recordaba   incrédula  el  lenguaje  que  Bucaram  usó  contra  Marcos,  el  odio   que  profería  desde  la  emisora.    Antes  de  que  termine  el  año   ordenó  a  “Los  Pelados”  salir  a  las  calles  para  respaldar  sus   órdenes  sin  importar  cuán  graves  fuesen  las   confrontaciones.    Al  final  de  su  período,  en  1970,  podía   reclamar  que  era  el  líder  indiscutible  de  los  suburbios  y  que   podría  ganar  cualquier  elección.   Bucaram  fue  descuidado  y  hostil  con  la  oligarquía   corporativa  de  Guayaquil.    Se  enorgullecía  menoscabando   sus  privilegios,  ya  que  con  ello  se  hacía  querer  de  su   electorado.    Dejaba  muy  en  claro  que  su  Alcaldía  cobraba   impuestos  que  las  élites  los  habían  evadido  por  años.    Por   otra  parte,  mantenía  que  jamas  había  impedido  que  las  élites   continuasen  haciendo  negocios  como  acostumbraban.    Le    

176


gustaba atacar  a  la  élite,  a  su  Club  de  La  Unión,  y  alguna  vez   amenazó  con  cerrarlo,  cuando  el  club  rehusó  pagar   impuestos  sobre  las  bebidas  alcohólicas  que  se  consumían,   pretextando  que  no  era  un  establecimiento  comercial.    El   suceso  ofreció  a  Bucaram  un  foro  público  desde  el  cual   develar  al  club  y  a  sus  miembros  como  enemigos  del  pueblo.     Habló  contra  los  privilegios  feudales  y  las  maniobras   políticas  que  se  tejían  tras  bastidores  en  el  Club.    Citó  el  caso   de  la  élite  cacaotera  y  su  oposición  a  permitirles  a  los  árabes,   chinos  y  mestizos,  independientemente  de  su  riqueza,  ser   miembros  y  aún  huéspedes  de  los  miembros  del  club.    Señaló   que  no  cerraba  sus  muelles  privados,  por  los  cuales   introducían  contrabando,  y  que  no  interfería  con  sus  bancos   y  sus  industrias.    Cuando  el  Club  de  La  Unión  ignoró  su   impuesto  a  las  bebidas  alcohólicas,  Bucaram  envió  a  sus   “Pelados”  a  ensuciar  las  alfombras  del  club.    Los  populistas   querían  cancelar  sus  privilegios  feudales  y  Bucaram  era  el   líder  que  tenían  para  hacerlo.   Cuando  terminó  el  período  en  la  Alcaldía  en  1970,  Assad   Bucaram  colocó  a  su  sucesor  escogido,  Francisco  Huerta   Montalvo,  en  la  papeleta  del  CFP,  y  se  postuló  para  Prefecto   Provincial.    Ambos  ganaron  fácilmente,  Huerta  con  62.8%  y   Bucaram  con  el  63.4%.    El  candidato  perdedor  de  Velasco   Ibarra  para  Prefecto  Provincial,  Miguel  Salem  Dibo,  un   libanés,  tenía  un  dadivoso  apoyo  gubernamental,  y  presidía   la  lista  de  los  velasquistas.  Los  libaneses  no  trabajaban   juntos  en  el  quehacer  político.    El  22  de  junio  de  1970,  antes   de  que  Bucaram  se  posesione  del  cargo,  Velasco  se  proclamó   dictador.    Bucaram  manejó  el  asunto  diplomáticamente  y   trató  de  ser  amistoso  con  el  Presidente.    Sin  embargo,   claramente  Velasco  lo  repudió.  Esto  llegó  a  su  punto  de   ebullición  cuando  el  Prefecto  Bucaram  acompañaba  a   Velasco  a  una  visita  a  la  ciudad  costeña  de  Milagro.    Cuando   el  Presidente  intentó  hablar,  los  bucaramistas  corearon  a  su   líder  gritando  “Buca  Presidente”.    Imprudentemente,   Bucaram  aprovechó  la  ocasión  para  hablar  del  retorno  al   gobierno  constitucional.    Sus  fanáticos  se  descontrolaron   tanto,  que  incluso  Bucaram  intentó  intervenir  a  favor  del   Presidente  dictador.  Poco  tiempo  después,  el  27  de   septiembre  de  1970,  Bucaram  y  Huerta  fueron  arrestados  y   acusados  de  “conspiración”.    Mientras  a  Huerta  poco  después   se  lo  liberó,  a  Bucaram  se  lo  embarcó  con  destino  a  Trinidad.   En  mayo  de  1971  retornó  clandestinamente  para  una   entrevista  en  televisión  y  fue  nuevamente  deportado  al   Paraguay.   Al  darse  cuenta  que  la  popularidad  de  Bucaram  no   desaparecería,  Velasco  hizo  que  su  Ministro  de  Gobierno   Jaime  Nebot  Velasco  preparara  la  destrucción  del  futuro   político  de  Bucaram.    El  Ministro  denunció  que  tenía  pruebas   documentales  de  que  un  extranjero  denominado  Fortunato    

177


Khoury Buraye  no  era  sino  Bucaram.    El  público  se  rió  ante  la   acusación  y  a  la  final  Velasco  tuvo  que  permitir  que  Assad   regrese.    Multitudes  le  dieron  la  bienvenida  en  Guayaquil,   una  bienvenida  no  destinada  a  una  nueva  Prefectura,  sino  al   nuevo  Presidente  del  Ecuador.       Durante  el  interregnum  militar,    CFP  mantuvo  vínculos  con   barrios  claves,  y  tan  pronto  como  Assad  regresó,  reactivó  la   estructura  barrial  íntegra  de  su  partido.    Esto  representaba   un  verdadero  problema  para  los  partidos  tradicionales.     Cuando  años  más  tarde  Velasco  fue  entrevistado  dijo:    “El   señor  Bucaram  era  un  demagogo  ecuatoriano,  un  demagogo   ecuatoriano  muy  habilidoso.    Una  vez  en  el  poder,  era   terrible  contra  todo  el  mundo,  contra  el  pueblo  y  contra   aquellos  que  no  son  del  pueblo”.    Velasco  habló  de  sus   partidarios  en  Guayaquil.    El  problema  no  era  solo  Assad,   sino  el  populismo.    Era  un  grupo  que  se  había  desarrollado   para  amenazar  los  eternos  privilegios  corporativos.    Peor   aún,  los  populistas  tenían  un  líder  que  no  se  detenía  ante   nada.    Planificaron  su  remoción.  

La Descalificación de Bucaram

El país  entero  podía  ver  que  Bucaram  se  encaminaba  al   palacio  presidencial.    Aún  el  perenne  ministro  de  Velasco,   Jaime  Nebot  Velasco,  se  empezó  a  preparar  para  lo   inevitable.    Las  amigas  de  la  esposa  de  Assad,  Olfa  Zaccida,  la   entrenaban  para  tan  alta  dignidad,  y  los  líderes  cefepistas   decidieron  que  Ignacio  Hidalgo  sería  el  compañero  de   fórmula  de  Assad  para  la  Vicepresidencia.    Las  elecciones  de   junio  de  1972  solamente  ratificarían  un  hecho  político  ya   conocido.    Los  partidos  tradicionales,  las  empresas,  los   hombres  de  clase  media  forjados  con  su  propio  esfuerzo,  y   los  militares,  miraban  como  inaceptable  una  victoria   populista.    Pero  más  que  atacar  al  populismo  mismo,  la   oposición  prefirió  simplemente  sacar  a  Bucaram.    Su  estilo   personal  era  crudo  y  atraía  críticas.    Sus  adversarios  se   basaban  vigorosamente  en  el  Orientalismo  que  influía  en  las   mentes  del  público,  para  justificar  su  remoción  de  la  arena   política.    Ellos  argüían  que  su  éxito  como  Alcalde  de   Guayaquil  era  imposible  que  se  repita  a  nivel  nacional,   porque  era  esencialmente  un  extranjero  y  un  mercachifle   inculto.    Con  el  respaldo  de  todos  estos  grupos  civiles,  los   militares  tomaron  el  poder  en  febrero  de  1972,  evitando  la   realización  de  elecciones  a  nombre  de  la  ley  y  el  orden.     Assad  tenía  56  años  y  no  se  lanzó  a  las  calles  a  realizar   manifestaciones  como  lo  hiciera  en  1963.   En  general,  los  militares  en  América  Latina,  como  también  en   el  Ecuador,  como  lo  vemos  aquí,  se  conciben  a  sí  mismo   como  la  guardia  pretoriana  de  la  nación.    Su  mentalidad   tecnocrática  y  nacionalista  les  hace  oficiales  intolerantes  de   los  choques  entre  intereses  sociales  y  económicos  distintos.     Su  trabajo  no  era  defender  los  derechos  de  una  clase  contra    

178


otra.  Su  papel  era  salvar  al  Estado.    La  intervención  para   evitar  la  realización  de  elecciones  en  el  Ecuador,  no  fue   esencialmente  diferente  de  las  intervenciones  en  Brasil  y   Argentina.   El  golpe  coincidió  con  la  terminación  del  oleoducto  que  iba   de  las  provincias  orientales,  atravesando  los  Andes,  a  la   Costa.  Dirigido  por  el  General  Rodríguez  Lara,  el  Ecuador  se   convirtió  en  un  país  exportador  de  petróleo.  Así,  los  militares   poseyeron  recursos  sin  paralelo  en  la  historia,  para  ejecutar   un  programa  de  desarrollo  y  de  reformas  estructurales   dirigido  desde  el  Estado.    Al  tener  como  eje  de  su  política  la   propiedad  pública  de  las  industrias,  se  estableció  una   industria  petrolera  de  propiedad  gubernamental,  una  línea   aérea  nacional,  además  de  nacionalizar  una  refinería   azucarera  en  bancarrota,  AZTRA.    Para  distribuir  mejor  la   riqueza,  establecieron  subsidios  a  los  alimentos  y   planificaron  un  cambio  en  la  carga  impositiva.    Los   conservadores  tildaron  de  “comunista”  a  la  propiedad   pública.  El  Grupo  de  Guayaquil,  encabezado  por  Luis  Noboa   Naranjo,  exigió  la  restauración  del  régimen  constitucional.     En  retaliación,  los  militares  encarcelaron  a  León  Febres   Cordero,  portavoz  del  Grupo,  y  Noboa  abandonó  el  país.   Bucaram  se  unió  a  los  ataques  verbales  y  exigió  elecciones   generales.   En  junio  de  1975  la  Revista  Nueva  publicó  una  entrevista   realizada  a  Don  Buca  en  la  cual  describía  lo  que  haría  si  fuese   Presidente:    “Poner  punto  final  a  la  explotación,  a  los   privilegios,  distribuir  justicia  social,  distribuir  los  recursos   del  Estado  entre  todos  los  ecuatorianos”.    Continuó  diciendo   que  en  su  programa  combinaría  el  capitalismo  con  el   socialismo  y  abogaba  a  favor  de  la  inversión  local,  al  afirmar   que  “en  lugar  de  conseguir  préstamos  externos  aquí  y  allá,  y   tratar  de  atraer  a  los  hombres  de  negocios  extranjeros,   cuando  nuestros  capitalistas,  muchos  de  ellos,  y  yo  enfatizo   esta  cosa,  aún  nuestros  capitalistas  tienen  su  dinero  en  otros   países”.    Como  queriendo  presentar  a  Don  Buca  disminuido   en  su  lenguaje,  la  revista  publicaba  como  conjunciones  los   numerosos  !ehs!...  empleados  por  Bucaram.   En  su  calidad  de  jefe  político  del  CFP,  Assad  sostuvo  una   reunión  en  la  estación  ferroviaria,  al  otro  lado  del  río  de  la   ciudad  de  Guayaquil,  y  exigió  que  los  militares  regresen  a  los   cuarteles.    Al  mes  siguiente,  el  gobierno  militar  lo  arrestó.    El   Gral.  Rodríguez  Lara  explicó  el  por  qué,  en  una  declaración   pública  en  la  que  advertía  que  Bucaram  podría  ser  un   ganador  en  las  elecciones  presidenciales.    Más  adelante,   advirtió  que  Bucaram  había  hecho  su  primer   pronunciamiento  importante  en  tres  años  y  que  era  agresivo.     Walter  Spurrier,  en  su  Newsletter  del  23  de  julio  de  1975,   escribió  que  “el  régimen  ha  encarcelado  al  caudillo  en  lo  que    

179


parece ser  un  error  político”.    Los  militares  pronto  lo  dejaron   libre.   Una  ala  de  los  militares  y  los  EE.UU.  compartían  el   desencanto  con  la  política  y  las  políticas  públicas  de   Rodríguez  Lara.    El  1  de  septiembre  de  1975,  el  Gral.   González  Alvear  dirigió  un  asalto  al  palacio  presidencial,  lo   que  posteriormente  llevó  a  la  instalación  de  un  Triunvirato   Militar,  el  Consejo  Supremo  de  Gobierno  (CSG).     Ostensiblemente,  se  suponía  que  supervisaría  el  retorno  a  la   democracia  y  al  régimen  constitucional,  pero,  sin  embargo,   gobernó  por  más  de  tres  años,  hasta  agosto  de  1979.   A  fines  de  1977,  cuando  los  militares  se  preparaban  para   dejar  sus  cargos,  la  élite  propuso  que  los  militares  instalaran   una  Asamblea  Constituyente  conservadora  y  que  ésta   seleccionara  a  un  Presidente  interino.    Bucaram  se  opuso,   argumentando  que  ello  dilataría  el  proceso  electoral,  y  que  si   la  Asamblea  redactara  una  nueva  constitución,  en  reemplazo   de  la  que  él  ayudó  a  redactar  en  1966,  podría  descalificar  a   personas  de  padres  extranjeros.    De  esta  forma,  fue  cauteloso   en  sus  ataques  para  con  los  militares  y  debió  quedar   complacido  cuando  los  militares  decidieron  dejar  el  asunto  a   la  voluntad  del  electorado.    Se  escogería  entre  la  llamada   constitución  liberal  de  1945  y  una  nueva  constitución.   Osvaldo  Hurtado,  ex  Presidente  y  académico,  fue  miembro   de  la  comisión  que  redactaría  la  nueva  constitución.    Dos   libaneses  actuaron  en  la  comisión,  el  Dr.  Gonzalo  Karolys  y  el   Dr.  José  Hanna  Musse.    Hurtado  ha  dicho  que  no  tuvo   ninguna  presión  para  tomar  decisiones  acerca  de  la   constitución,  a  excepción  de  una  decisión  específica:    la  ley   electoral  debía  descalificar  la  candidatura  de  Assad  Bucaram.     La  comisión  rechazó  esto.    Cuando  los  militares  arguyeron   que  el  candidato  debería  tener  educación  secundaria,   también  esto  fue  rechazado.    Bucaram  podría  ser  calificado   con  arreglo  a  ambas  constituciones  y  en  el  debate  a  favor  de   una  u  otra,  él  cambió  de  posiciones  tantas  veces,  que  sus   críticos  lo  apellidaron  “el  viraje  inmortal”.    Abdón  Calderón   del  Frente  Radical  Alfarista  (FRA),  denunció  que  no  había   conocido  o  entendido  las  constituciones  y  lo  calificó  de  bufón   y  calumniador.    Esta  acusación  precipitó  una  guerra  entre  el   FRA  y  CFP  que  duró  hasta  la  siguiente  generación.   Por  supuesto  que  CFP  estaba  preocupado,  ya  que  los   militares  podían  excluir  a  Assad  de  la  elección  presidencial.   Pero  parecía  que  bajo  ambas  constituciones  él  podría   postularse,  y  no  había  partido  alguno  que  pudiese  derrotarlo.     La  nueva  Constitución  ganó  y  una  nueva  ley  electoral  fue   promulgada.    Por  primera  vez  todos  los  analfabetos  podrían   votar.    Esto  solo  podría  fortalecer  la  posición  de  Bucaram.     Sin  embargo,  una  vez  que  el  escrutinio  del  referéndum   terminó,  el  Tribunal  Supremo  Electoral  Especial  fue   reemplazado  por  una  nueva  junta  electoral  que  funcionaba     180


completamente a  tono  con  los  deseos  de  la  dictadura  militar.     La  junta  se  preparó  para  descalificar  a  todos  los  candidatos  y   para  cancelar  cualquier  movida  política  considerada   inaceptable  a  ojos  de  los  militares.    Al  exterior  del  gobierno   militar,  las  fuerzas  anti  Bucaram,  tales  como  los   conservadores  dirigidos  por  Sixto  Durán  Ballén,  se   encontraban  de  completo  acuerdo.    En  violación  a  las  nuevas   leyes  electorales  aprobadas,  se  decretó  que  “tanto  la  madre   como  el  padre  de  los  candidatos  a  la  Presidencia  del  país   debían  ser  ciudadanos  ecuatorianos”.    Esta  fue  su  solución   final  para  el  caso  Assad  Bucaram.    Hurtado  escribiría  que,  “la   amargura  exhibida  por  las  fuerzas  antidemocráticas  ante   este  líder  político  llegaron  a  tales  extremos,  que  no  se  le   permitió  ser  candidato  para  la  Prefectura,  la  Alcaldía  y  ni   siquiera  para  la  Vicealcaldía  de  Guayaquil”.   Para  asegurarse  aún  más  de  que  CFP,  incluso  sin  Assad,  no   ganase,  la  junta  electoral  decretó  que  los  nuevos  analfabetos   ciudadanizados  no  votarían  sino  después  de  la  próxima   elección  presidencial.    Y  para  completar  su  proyecto  también   decretaron  que  todos  los  candidatos  a  Presidente  debían   tener  un  título  académico.  Ya  que  Bucaram  había  sugerido,   alguna  vez,  la  postulación  de  su  esposa  para  Alcaldesa  de   Guayaquil,  esta  medida  liquidaba  esa  estrategia.   A  medida  que  se  acercaban  las  elecciones  de  julio  de  1978,   los  militares  promulgaron  un  decreto  descalificando  al   candidato  del  CFP,  Assad  Bucaram,  con  el  argumento  de  que,   al  momento  de  su  nacimiento,  sus  padres  eran  inmigrantes  y   no  ecuatorianos.    Hablando  a  sus  seguidores  en  el  barrio  de   las  Cinco  Esquinas  en  Guayaquil,  Bucaram  dijo:    “Una  fuerza   racista  poderosa  ha  evitado  que  me  convierta  en  Presidente”.     La  explicación  señalada  sería  satisfactoria  si  hubiésemos   escuchado  a  críticos  pertenecientes  a  la  clase  alta,  tales  como   el  prominente  sociólogo  del  Ecuador,  Leopoldo  Benítez  V.  En   efecto,  él  escribió:    “Assad  Bucaram  es  un  hombre  de  pura   cepa  árabe,  un  mercachifle  convertido  en  líder  de  la  clase   baja.    Su  estilo  es  intencionalmente  agresivo,  lleno  de   referencias  a  la  oligarquía,  y  con  un  vocabulario  rayano  en  la   insolencia”.    Luis  Aníbal  Mendoza,  que  había  registrado  estas   opiniones,  encontraba  que  era  un  líder  destacado  y  “un   patán  de  noble  corazón”.    Conociendo  su  audiencia,  los   enemigos  políticos  de  Bucaram  diseñaron  sus  críticas  para   que  empaten  con  los  valores  arraigados  del  elitismo:    el  color   de  la  piel,  la  genealogía  y  los  modales.    Los  militares   arguyeron  que  no  podía  dirigir  la  nación.    El  verdadero   miedo  era  el  cambio  social,  administrado  por  un  líder   habilidoso,  que  cumpliría  sus  promesas  a  un  electorado  en   eclosión  en  las  barriadas,  y  que,  con  sus  votos,  podría   continuar  en  el  poder.   Assad  continuó  reactivando  las  estructuras  del   reclutamiento  partidista,  convocando  a  sus  seguidores,  y    

181


haciéndolos trabajar.    Habían  gozado  de  nueve  años  de   vacaciones  y  ahora  tenían  que  trabajar  para  él  y  para  su   partido  y  trabajar  para  quien  fuese  que  Bucaram  decidiese   candidatizar  a  la  Presidencia  por  su  partido.       A  la  vez,  la  junta  electoral  rechazó  el  reconocimiento  a  un   partido  de  base  nacional,  la  Democracia  Popular  (DP),  y   decretó  que  no  podría  postular  sus  candidatos.    Bucaram   convenció  a  la  DP  de  aliarse  al  CFP  y  decidió  postular  a  la   Presidencia  a  Jaime  Roldós,  que  a  la  sazón  tenía  37  años  y   era  un  abogado  de  Guayaquil,  casado  con  la  sobrina  de   Assad,  Martha  Bucaram  Ortiz,,  y,  por  lo  tanto,  un  allegado   familiar.    Osvaldo  Hurtado,  un  viejo  crítico  de  Bucaram,  entró   como  candidato  a  la  Vicepresidencia.    Como  sus  escritos  lo   dejan  en  claro,  no  era  amigo  de  Assad.    Consideraba  que   Bucaram  era  huérfano  de  cualquier  ideología  y  deseoso  de   aliarse  con  cualquiera  que  pudiese  contribuir  a  darle  poder.     Hurtado  dijo  que  Bucaram  había  tenido  la  voluntad  de   aceptarlo,  solo  porque  sus  alianzas  con  los  militantes  de  la   DP  en  la  sierra  le  eran  cruciales  para  conseguir  votos.     Hurtado  recibió  la  noticia  de  la  inminente  alianza  estando  en   Europa  y  regresó  inmediatamente  al  Ecuador,  un  día   lluvioso.    Bucaram  lo  invitó  a  una  reunión  en  su  casa  y  lo   convenció  de  aceptar  la  Vicepresidencia.    La  alianza  coincidía   con  el  papel  que  Assad  había  proyectado  para  sí:    Roldós   ganaría  las  elecciones,  pero  Bucaram  dirigiría  el  país  tras   bastidores.   Sin  embargo,  a  medida  que  se  desarrollaba  la  campaña  de  la   primera  vuelta  para  la  elección  presidencial,  las  relaciones   entre  ambos  líderes  se  deterioraron.    Durante  la  segunda   vuelta  electoral,  Roldós  dijo  abiertamente  a  sus  seguidores   que  actuaría  independientemente.    Roldós  no  compartía  la   lealtad  militante  de  Bucaram  hacia  los  barrios,  aún  cuando   hacía  campaña  con  fuerza  en  ellos.    Personalmente,  Bucaram   le  disgustaba,  y  compartía  la  ideología  de  partidos  de  centro   izquierda  como  la  Izquierda  Democrática  (ID).    En  la  elección   misma,  triunfó  la  coalición  DP-­‐CFP.    La  combinación  Roldós-­‐ Hurtado  ganó  con  el  62%  de  los  votos  emitidos.    Los   seguidores  de  Bucaram  gritaban  su  consigna:    “Roldós  a  la   Presidencia,  Bucaram  al  Poder!”,  pero  Roldós   inmediatamente  se  distanció  de  Bucaram.    Aisló  al  viejo   dirigente  de  una  posición  en  la  cual  pudiese  llevar  adelante   un  proyecto  para  la  base  populista  que  había  mantenido  en   Guayaquil.    El  pueblo  que  representaba  no  entendía  otro   lenguaje  que  el  de  las  promesas  cumplidas.    Cuando  Bucaram   fue  Alcalde  de  Guayaquil  les  había  cumplido  muchas  de  sus   promesas.  De  acuerdo  a  los  entrevistados  en  los  barrios,  se   esperaba  que  se  comporte  como  su  Papa  Noel.   Bucaram  tenía  viejas  conexiones  disponibles  con  la  derecha,   y  en  este  punto  las  utilizó  para  entrar  en  un  pacto  con  el   bloque  de  representantes  del  ala  derecha  en  el  Congreso.      

182


Rafael Armijos,  su  líder,  consiguió  reunir  los  votos  para   ayudarlo  en  su  elección  para  la  recientemente  constituida   Cámara  de  Diputados.    Todos,  a  excepción  de  doce  de  los   veintinueve  diputados  cefepistas,  permanecieron  leales  a   Don  Buca,  asegurándole  así  la  Presidencia.    Bucaram   consolidó  una  fuerte  oposición  contra  Roldós  en  el  Congreso,   una  coalición  a  través  de  la  cual,  nuevamente,  podía  llevar  a   cabo  sus  promesas  a  los  barrios.    Como  un  verdadero   dirigente  libanés,  trabajó  bajo  incesante  presión  a  fin  de   cumplir  con  sus  seguidores.    Sin  embargo,  sus  opositores   políticos,  tales  como  Osvaldo  Hurtado,  dirían  que  Assad  no   tenía  ideología  y  que  lo  único  importante  para  él  era  ser   Presidente  del  Congreso.   Mientras  las  metas  de  Roldós-­‐Hurtado  incluyesen   restricciones  presupuestarias  y  controles  sobre  la  deuda   nacional,  ellos  invertirían  si  el  gasto  fuese  hecho  en   infraestructura  nacional.  Pero  Bucaram  prosiguió  sus   propias  metas.  Su  patronazgo  consiguió    sus  prometidas   obras  públicas  en  Guayaquil,  terrenos  adicionales  para   asentamientos,  un  hospital  para  la  universidad    local,  y  un   aumento  en  el  salario  mínimo.  Apoyado  por  los   conservadores,  Bucaram  pudo  promulgar  una  legislación   para  todas  estas  cosas,  drenando  así  el  presupuesto  y     colocando  en  una  posición  embarazosa  al  gobierno  de   Roldós.    La  élite  lo  apoyaba,  porque,  con  la  coalición,  ella  a  su   vez,  podían  bloquear  las  reformas  de  Roldós,  tales  como  el   aumento  de  impuestos.  La  crisis  económica  que  sobrevino   desdibujó  el  apoyo  popular  de  Roldós.   Jaime  Roldós  ubicó  a  su  cuñado  en  la  Intendencia  de   Guayaquil.  Un  cargo  sin  importancia,  desde  el  cual  el  joven     Abdalá  Bucaram  comenzó  a  emular  todas  las  actitudes   histriónicas  que  utilizaba  su  tío,  hasta  que  finalmente  llegó  a   constituirse  en  su  real  heredero  político.  Desde  esa  ubicación   Abdalá  Bucaram  inició  una  carrera  política  que  concluyó  en   su  llegada  a  la  Alcaldía  de  Guayaquil  en  1984,  y  finalmente  y   en  1996  a  la  Presidencia  de  la  República.     Mientras  vivió,  Don  Buca  controló  al  grupo  cefepista  del   Congreso.    También  identificaba  y  hablaba  en  contra  de   aquellos  miembros  del  partido  que  se  alinearon  con  Roldós  y   la  DP,  llamándolos  partidarios  neófitos,  que  no  habían   sudado  en  los  barrios.  En  1979,  los  identificó  como   “chuchumecos”,  que  querían  explotar  la  vieja  infraestructura   del  partido.    Posteriormente  también  fustigó  a  los  miembros   del  partido  que  habían  abandonado  el  barco  por  Roldós.       Roldós  acababa  de  presidir  el  trámite  de  medidas  de   austeridad  impopulares,  tales  como  la  subida  del  precio  de  la   gasolina  de  4.7  a  15  sucres,  cuando  él  y  su  esposa  Martha   murieron  el  24  de  mayo  de  1981,  al  estrellarse  su  avión.      En   noviembre  de  1981  Assad  Bucaram  murió  repentinamente   en  Guayaquil.    El  recientemente  posesionado  Presidente     183


Hurtado no  tuvo  que  lidiar  con  él  como  líder  de  oposición  en   el  Congreso.    Los  populistas  perdieron  su  fuerza  unificadora.     CFP  eligió  a  otro  libanés,  Rodolfo  Baquerizo  Nazur,  como  su   Director  y  al  hijo  de  Don  Buca,  Averroes  Bucaram,  como   Subdirector.    Los  colaboradores  cefepistas  de  Roldós,  que   ocupaban  curules  en  el  Congreso,  pronto  renegaron  del   partido.    Estaban  involucrados  en  un  desfalco  en  el   Departamento  de  Medicina  de  la  Administración  de  la   Seguridad  Social  en  Guayaquil,  y  en  malos  manejos  en  el   Ministerio  de  Obras  Públicas.    Mientras  Averroes  Bucaram  se   oponía  a  ellos,  la  mayoría  de  partidarios  encontraba   aceptable  su  conducta  política.      Como  un  observador   anotaba,  ellos  habían  ganado  la  elección  para  Roldós  y   merecían  su  tajada.      La  revista  Vistazo  publicó  una   caricatura  de  “Buca  Jr.”  con  una  leyenda  que  decía:    “Para   fortalecer  al  CFP  ¿a  cuántos  compañeritos  tendrá  que   expulsar?”.   En  mayo  de  1982,  luego  de  una  devaluación  del  32%  del   sucre  y  de  desprestigiado  el  partido,  el  Director  del  CFP,   Rodolfo  Baquerizo,  rompió  con  Averroes  Bucaram.    Era   precisamente  el  momento  en  que  Averroes  trataba  de   establecer  una  alianza  entre  el  CFP  y  la  Democracia  Popular.     Con  sus  miembros  en  estampida,  en  busca  de  la  protección   de  otros  partidos  políticos  nacionales,  y  hacia  un  acceso   político  alternativo  de  trabajos  e  influencias,  CFP  perdió  casi   todo  su  bloque  parlamentario.    El  partido  de  Don  Buca,  que   en  1960  se  había  considerado  perdido  y  había  tenido  un   formidable  desempeño  bajo  la  dirección  de  Assad  Bucaram,   tanto  en  Guayaquil  como  en  el  Congreso,  ahora  se  esfumaba.   Dos  de  los  libaneses  que  habían  trabajado  para  el  CFP,  los   hermanos  Hanna  Musse,  no  fueron  seguidores  de  Don  Buca.     Siempre  habían  pertenecido  al  ala  guevarista,  y  a  raíz  de  la   salida  de  Assad,  se  escindieron  para  formar  Acción  Popular   Revolucionaria  Ecuatoriana  (APRE).    José  Hanna  Musse  se   convirtió  en  Director  del  partido,  mientras  su  hermano,   Antonio  Hanna  Musse,  se  postuló,  en  1978,  para  la  Alcaldía   de  Guayaquil  por  el  APRE  y  ganó.    Antonio  era  un  personaje   de  la  radio  y  la  televisión.    Su  programa  “La  Calle  lo  Contó”   enfocaba  de  manera  efectiva  los  problemas  de  los  barrios   suburbanos.    El  APRE  se  opuso  a  la  fórmula  CFP/Roldós-­‐ Hurtado,  para  la  presidencia  en  1978,  y  en  su  lugar  apoyó  la   campaña  del  derechista  ex  Alcalde  de  Quito,  Sixto  Durán   Ballén.    Su  estrategia  simplemente  era  oponerse  a  Bucaram.     Mientras,  superficialmente,  uno  puede  concebir  al  CFP  como   un  instrumento  útil  a  las  lealtades  internas  del  grupo  libanés,   sería  mejor  decir  que,  en  la  Costa,  funcionó  como  un  partido   de  oportunidades  para  libaneses  individuales.    Bajo  Guevara   ellos  pudieron  combinar  su  arduo  trabajo  étnico  y  su  talento   para  las  innovaciones,  a  fin  de  encarar  los  desafíos  de  la   política  moderna.    Sin  embargo,  una  vez  que  estuvieron    

184


acomodados, los  actores  siguieron  sus  propios  proyectos  y   demostraron  una  falta  sorprendente  de  acuerdo  o  lealtad.  

Las Conexiones Libanesas de Assad

Assad no  era  representativo  del  exitoso  hombre  de  negocios   libanés  que  había  venido  al  Ecuador,  establecido  un  pequeño   almacén  y  progresado  en  su  empresa  familiar  de  generación   en  generación.    Estos  empresarios  tenían  los  mismos   modales  que  la  élite  y  al  ingresar  al  país  ya  los  conocían.     Assad  no  se  alió  con  familias  como  los  Antón  y  tampoco  se   relacionó  con  la  familia  de  Elías  Bucaram.    Tampoco  fue   activo  en  la  Sociedad.    No  obstante,  su  éxito  político  puso  su   nombre  ante  toda  la  nación.    Aquellos  que  han  escrito  sobre   su  historia  política  nunca  han  rastreado  su  apoyo  financiero   en  la  colonia  libanesa.    La  Sociedad,  dirigida  por  la  élite   libanesa,  nunca  estuvo  detrás  de  sus  campañas.    En  efecto,   los  únicos  libaneses  que,  hemos  escuchado,  trabajaban  en  los   barrios  directamente  para  él,  eran  los  miembros  de  su   propia  familia  y  los  hijos  de  su  hermano  Jacobo.    El  familismo   perseveraba  en  la  medida  en  que  forjaban  entre  sí  sus   carreras  políticas.   Las  entrevistas  con  los  libaneses  revelaron  que,  en  verdad,   ciertas  familias  sí  contribuyeron  a  su  primera  elección  como   Alcalde  de  Guayaquil,  pero  no  a  su  segunda  elección.    En   1992  un  miembro  del  grupo  Antón  recordaba  que  “el  padre   de  Assad,  Assad,  y  su  hermano,  nunca  estuvieron   relacionados  con  la  colonia.  Muchos  libaneses  trabajaron  con   él  cuando  fue  Alcalde  de  Guayaquil,  pero  se  peleaban.    Como   su  hermano,  Assad  fue  turbulento  en  los  deportes  en  su   juventud.  Sus  seguidores  estaban  ahí  no  porque  era  un   libanés,  sino  porque  era  una  atracción,  un  exitoso  político.     Assad  no  era  un  mal  hombre,  tenía  buen  corazón.  No  soy   ciego  aún  siendo  libanés”.  A  medida  que  la  conversación   progresaba,  el  mismo  entrevistado  ensalzaba  a  Assad.     “Assad  era  un  gran  hombre,  dijo.    Ocupó  todos  los  cargos,   excepto  la  Presidencia  de  la  República.    Fue  Presidente  de  la   Cámara  de  Diputados,  que  era  como  ser  Vicepresidente.    No   era  comunista,  pero  tenía  su  propia  teoría  sobre  cómo   ayudar  a  los  pobres”.   Como  dijo  Isaías,  “Assad  fue  un  gran  político  y  fue   importante  en  la  época  en  que  fue  Presidente  del  Congreso.     Por  aquella  época,  gente  como  Assad  realmente  quería  servir   al  país”.    

La Crítica de la Elite Un estudio  de  este  político  libanés  no  sería  completo  sin   escuchar  lo  que  tiene  que  decir  la  élite  guayaquileña.    Un   portavoz  imparcial  de  ellos  era  Julio  Estrada  (banquero,   periodista  e  historiador)  quien  dijo:    “Hay  muchos  libaneses   respetables,  pero  algunas  de  estas  gentes  se  olvidan  de  su   ascendencia  y  de  los  principios,  se  vuelven  indecentes  de    

185


muchas maneras  y  aprenden  a  transar.    Muchas  buenas   personas  en  el  Ecuador  no  se  postulan  para  cargos  políticos,   dejando  un  vacío  que  lo  llenan  los  libaneses.    Guevara   Moreno  tenía  el  partido  mejor  organizado  (CFP)  en  el   Municipio  en  1951  cuando  perdió  la  campaña  para  la   Alcaldía,  pero  ello  se  debió  a  que  no  sabía  hablar.    Bucaram  sí   supo  hacerlo”.   Estrada  prosiguió  en  sus  observaciones  al  decir  que  los   padres  de  Assad  eran  sirios  (Bucaram  se  reclamaba  libanés)   y  pobres.    Los  Bucaram  libaneses  de  la  ciudad  fueron  bien   criados,  y  Juan,  el  mayor  de  ellos,(en  verdad  se  trataba  de  un   tío  segundo.  de  Assad)  tenía  piel  oscura,  pero  era  un   caballero.    Ellos  pudieron  no  haber  venido  con  dinero,  pero   llegaron  con  modales.    Por  ejemplo,  Jorge  Elías  Bucaram   (hijo  de  un  primo  segundo  de  Assad)  era  un  verdadero   caballero.    “Assad  no  tenía  amigos  libaneses,  pero  tenía  el   Club  Atlético  y  éste  era  vigorosamente  libanés.    El  Atlético   era  un  club  de  tercera  categoría  y  Assad  no  era  un  atleta,  solo   era  el  director.    Xavier  Alvarado,  propietario  de  la  principal   revista  de  noticias,  Vistazo,  y  del  importante  Canal  2  de   televisión,  creyó  en  Assad  hasta  que  se  convirtió  en  Alcalde.     La  familia  Isaías  le  dio  dinero  pero  esto  ocurrió  porque  él  era   un  extorsionista.    A  Assad  Bucaram  le  importaba  un  “carajo”   Guayaquil.    El  solo  quería  votos  y  poder”.   En  apoyo  a  esta  conclusión,  un  urbanizador  local  me  contó   su  historia.    Un  estadounidense  que  trabajaba  para  un  banco   de  ahorro  y  préstamos  que  estaba  relacionado  con  la  Agencia   de  Ayuda  al  Desarrollo  Internacional  de  los  EE.UU.  (AID)   vino  a  negociar  un  préstamo  a  Guayaquil.    Los  ecuatorianos   acababan  de  hablar  con  Bucaram  en  su  despacho  en  la   Alcaldía  acerca  de  proyectos  habitacionales  baratos  que  el   estadounidense  quería  desarrollar  al  sur  de  Guayaquil,  en  el   Estero.    Había  intentado  conseguir  un  permiso.    Bucaram  lo   recibió  amablemente,  pero  se  rehusó  a  darle  el  permiso.    El   urbanizador  añadió  que  más  tarde  Bucaram  invitó  a  gente   pobre  a  que  simplemente  invadiera  la  tierra.    Aún  después   de  la  invasión,  Bucaram  cobró  impuestos  sobre  esa  tierra  de   sus  dueños  originales  y  legítimos.   Luego  de  que  salió  del  Palacio  Municipal  el  ecuatoriano  se   encontró  con  el  estadounidense  de  la  AID.    Este  último  le   pidió  acompañarlo  a  ver  a  Bucaram  en  calidad  de  intérprete.     El  hombre  de  la  AID  le  dijo  que  quería  ofrecerle  a  Bucaram,   como  Alcalde  de  Guayaquil,  un  préstamo  de  tres  millones  de   dólares  por  20-­‐30  años,  a  un  interés  del  2%.    El  ecuatoriano   conocía  que  el  Municipio  había  estado  esperando  diez  años   el  capital  para  construir  el  sistema  de  alcantarillado  en   Guayaquil.    Assad  dijo  que  no  podía  pagar  por  tanto  dinero,   sino  solo  por  $300.000.    El  hombre  de  la  AID  contestó  que  no   podían  dar  un  préstamo  por  tan  poco  dinero  ya  que  el   trámite  costaba  más  de  $100.000.    Bucaram  contestó  que  no,    

186


pues sabía  cómo  administrar  los  asuntos  de  Guayaquil.    La   interpretación  del  ecuatoriano  en  este  asunto,  era  que   Bucaram  no  quería  un  préstamo,  pues  no  quería  cargar  a  las   personas  con  impuestos    para  pagar  viviendas  y  servicios.     Simplemente  quería  comprar  votos,  y  la  manera  de   conseguirlos  era  entregar  tierra,  agua,  canalización  y  todos   los  servicios.   Yo  les  pregunté  a  los  entrevistados  de  la  élite  sobre  las   políticas  fiscales  de  Bucaram  y  el  aparente  éxito  que  tuvo  con   las  finanzas  durante  sus  administraciones.    También  les   interrogué  sobre  su  honestidad  personal.    Se  me  dijo  que  las   dos  principales  fuentes  de  ingreso  de  Bucaram  fueron  las   ventas  y  el  arrendamiento  de  terrenos  municipales.    En   verdad  también  recortó  el  número  de  empleados   municipales.    No  quería  mucha  gente  a  su  alrededor  viendo   lo  que  hacía.    Era  un  dictador.  Pero  se  salió  con  la  suya   explicando  que  era  una  medida  necesaria  frente  al  caos.   Muchas    gentes  estuvieron  de  acuerdo.    Tal  vez,  decían  los   lugareños,  esto  explica  por  qué  los  estadounidenses  que   vienen  acá  por  unos  pocos  meses  y  luego  salen,  lo  consideran   un  buen  administrador.    Siempre  que  requería  dinero   Bucaram  encontraba  una  fuente.    Consiguió  que  los  cines  le   dieran  un  día  de  ingreso  mensual  para  el  CFP  y  para   proyectos  comunitarios.    Fuese  lo  que  necesitase,   personalmente  lo  sacaba  de  las  arcas  municipales.    Tenía  el   poder  para  conseguir  al  instante  lo  que  necesitaba.    Tenía  a   dos  personas  a  cargo  de  los  sobornos.    Estos  no   necesariamente  eran  miembros  del  partido  o  libaneses.    Uno   de  ellos  era  el  Director  de  Obras  Públicas.    El  otro  era  un   Asesor  en  Tributación.    El  último  fijaba  el  avalúo  de  las  casas   para  el  impuesto  predial.    De  esta  forma,  cada  vez  que   Bucaram  necesitaba  dinero  ponía  un  valor  más  alto  a  una   casa  o  a  la  propiedad  de  un  negocio.    Esto  último  podía  ser   interpretado  como  chantaje,  o,  en  su  defecto,  como  un   soborno,  dos  términos  repetidamente  utilizados  por  la  élite   cuando  se  refieren  a  la  Alcaldía  de  Assad.    ¿Qué  podía  haber   hecho  como  Presidente?   En  lo  que  respecta  a  la  fortuna  personal  de  Assad,  es  difícil   de  atacar.  Un  miembro  de  la  élite  nos  dijo:  “Tenía  que   parecer  pobre  para  mantener  la  imagen  correcta  frente  al   electorado.  Yo  estuve  en  su  casa  y  el  sofá  tenía  resortes  que   se  salían  del  asiento.  Tuve  que  tomar  otra  silla.  Pero  vivía   bien  y  nada  le  faltaba.  Tenía  suficiente  para  comer,  con  que   educar  a  sus  hijos  y  para  todo  lo  que  necesitaba.”   La  élite  se  quejaba  amargamente  de  sus  abusos  de  poder   cuando  éstos  conducían  a  cobrar  impuestos  y  a  imponer   nuevas  cargas  y  a  los  abusos  físicos  de  “Los  Pelados”.    No   obstante  nunca  perdió  su  aura  de  honestidad,  o  su   reputación  de  ser  un  administrador  fuerte  y  efectivo.    

187


Bucaram personificó  el  poder  populista  en  el  Ecuador.    Su   descalificación  vino  cuando  los  militares  restauraron  el   corporativismo  burocrático.    El  corporativismo  enfatizaba  en   las  cualidades  perdurables  de  la  sociedad  latinoamericana  y   convalidaba  a  los  grupos  funcionales  tradicionales,  tales   como  la  Iglesia  Católica,  el  Ejército,  las  Cámaras,  y  las   relaciones  paternalistas  entre  patrones  y  peones.    El   patronazgo  de  Assad  con  el  populacho  de  los  barrios,   amenazaba  la  estabilidad  del  Estado  orgánico.    Su  activismo   político  era  visualizado  como  una  crisis.   La  larga  carrera  política  de  Bucaram  llegó  más  allá  de  su   descalificación  en  las  elecciones.    Fue  un  maestro  del   compromiso  y  usó  efectivamente  al  bloque  conservador  en  el   Congreso  para  su  propio  beneficio.    Dejó  una  dinastía   familiar  para  que  siga  adelante  en  los  barrios  y,  como   realmente  sucedió,  para  que  ocupen  altos  cargos  y  se   conviertan  en  figuras  políticas  nacionales.    Sus  detractores   políticos,  cuando  se  hallan  en  apuros,  todavía  se  apoyan  en  el   Orientalismo  para  afianzar  sus  campañas.   Para  escuchar  una  última  apreciación  sobre  la  política   libanesa,  recurrimos  a  Oscar  Nader,  un  miembro  de  la  familia   Antón.    Como  historiador  actual  de  la  Sociedad  escribió:    “La   militancia  es  un  llamado  a  servir,  es  una  lucha  en  defensa  de   ideales  y  principios,  es  una  conducta  que  influye   directamente  en  la  cultura  del  pueblo.    En  el  campo  político,   ciertos  nombres  sobresalen  en  la  historia  de  nuestra   República  tales  como  Pedro  Saad  y  Bucaram.    Bucaram  era   un  líder  popular  astuto  y  con  visión  que  pertenece  a  nuestro   pasado  político.    Sea  que  se  comparta  o  no  sus  tendencias   políticas,  debemos  admitir  que  dejó  una  impresión  positiva   en  nuestra  población.    Les  legó  la  esperanza  a  almas   hambrientas  y  anhelantes  de  justicia,  así  como  ejemplos  de   cómo  luchar.    Esos  libaneses  demostraron  honestidad  en  el   juego  político  y  fueron  leales  a  sus  convicciones  políticas  y   sociales”.   Tal  vez  el  aporte  más  duradero  de  la  legislación  que  se  le   puede  acreditar  a  Assad  Bucaram,  fue  la  promulgación  del   Decreto  151,  que  facilitó  el  camino  para  que  las   Municipalidades  expropien  terrenos  aledaños.    La  ley  sirvió   como  un  incentivo  tremendo  para  que  vengan  pobladores  a   Guayaquil  con  la  esperanza  de  poseer  un  terreno,  y  para   quienes  ya  estaban  ahí  con  la  esperanza  de  construir  sus   hogares.    El  decreto,  promulgado  a  fines  de  los  años  70,   contribuyó  a  una  ola  de  invasiones  sin  precedentes,  y  tuvo   como  resultado  el  que  la  Municipalidad  incorpore  inmensos   nuevos  suburbios  como  nuevos  distritos  de  la  ciudad..  Esto  a   la  postre  terminó  caotizando  a  la  ciudad  que  nunca  pudo,   hasta  la  fecha,  proveer  de  los  servicios  básicos  a  la  ‘nueva”   ciudad  invadida  por  sus  cuatro  costados.  Para  1996  no  se   lograba  aún  contar  con  un  catastro  completo  de  la  ciudad.    

188


La determinación  de  Bucaram  de  servir  a  sus  seguidores,  lo   mantuvo  como  líder  de  los  populistas,  las  gentes  de  los   barrios.    Rompió  con  las  reglas  políticas  corporativas  y   pisoteó  antiguas  restricciones  sociales,  con  la  finalidad  de   alcanzar  sus  metas  y  reformar  el  sistema.    A  través  del   familismo,  legó  el  trabajo  en  los  barrios  a  una  nueva   generación  de  parientes.  Demostró  habilidad  en  el  arte   libanés  del  duelo  verbal,  el  clientelismo  y  el  patronazgo.     Inevitablemente,  tuvo  que  agarrar  al  toro  por  los  cuernos,   respecto  a  los  antiguos  cuerpos  corporativos  que   controlaban  la  sociedad,  pero,  en  sus  últimos  años  fue  tan   hábil  en  el  arte  del  compromiso,  que  utilizó  su  poder.      

189


CAPITULO XII   La  Familia  Modelo  y  la  Visibilidad  de  los   Libaneses     A  medida  que  la  colonia  alcanzaba  la  posta  de  sus  cien  años,   su  éxito  en  la  política  y  los  negocios  atraían  la  atención   nacional.    La  muletilla  utilizada  por  los  políticos  rivales   hablaba  de  la  “Beduinización”  de  la  política.    En  el  campo  de   los  negocios  la  muletilla  era  “Isaías”,  utilizada  como   sinónimo  de  rico.    La  familia  Isaías  y  su  grupo  de  empresas   sirvieron  como  un  modelo  para  la  modernización,  reforzada   por  tradiciones  útiles.    El  éxito  de  los  Isaías  les  llevó  a  los   extremos  de  la  visibilidad  nacional  por  obra  de  un  secuestro.   Este  capítulo  se  propone  examinar  los  signos  del   Orientalismo,  todavía  presentes,  así  como  las  barreras   culturales  que  todavía  bloquean  la  asimilación  completa  de   estos  inmigrantes.  

El Imperio Isaías

El capital  acumulado  de  sus  empresas  comerciales    impulsó  a   los  libaneses  hacia  todos  los  aspectos  de  la  vida  económica   ecuatoriana.  Durante    los  años  60  y  70,  los  grupos  familiares   se  ramificaron  en  la  industria,  las  comunicaciones  y  en   valiosas  concesiones.    Tenían  acciones  en  sus  propias  y  en  las   mayores  corporaciones  ecuatorianas.  Sin  duda,  el  Grupo   Isaías  superó  a  todas  ellas.    Las  actividades  pioneras  de  los   Isaías  comenzaron  con  el  arribo  de  Emilio  Isaías  (llamado   anteriormente  Kozhaya  Abihana).    Los  almacenes  de  la   Compañía  Anónima  de  Emilio  Isaías  (EICA)  en  Guayaquil   quedaban  en  uno  de  los  mejores  sitios  de  la  ciudad,  frente  a   la  Catedral,  en  las  calles  10  de  agosto  y  Chimborazo.    Emilio   importaba  telas  de  Inglaterra,  de  los  EE.UU.  y  del  Japón.    En   1948  abrió  una  fábrica  textil  en  Quito,  la  “San  Vicente”,  para   captar  el  mercado  de  clase  media  y  baja  de  telas  llanas.    El   almacén  de  Guayaquil  funcionaba  como  la  matriz  del  negocio   familiar,  y  desde  él,  Emilio  dirigía  todos  los  otros  proyectos.     Era  dueño  de  la  parte  mayor  de  acciones  en  el  ingenio   azucarero  llamado  “Azucarera  Tropical  Americana”   (AZTRA),  localizado  cerca  de  las  estribaciones  de  la   cordillera  de  los  Andes.    La  familia  mantuvo  estas  acciones   hasta  1972,  cuando  las  vendió  a  la  dictadura  militar  del  Gral.   Rodríguez  Lara.  Isaías  actuó  continuamente  como   funcionario  de  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa  entre  1926  y   1935,  y  se  convirtió  en  ciudadano  ecuatoriano  en  1958.   En  1983  el  hijo  de  Emilio,  Nahim,  recordaba  que  “cada  vez   que  él  o  sus  hermanos  regresaban  al  Ecuador  de  estudiar  en    

190


el exterior  o  de  vacaciones,  su  padre  les  distribuía   responsabilidades  en  sus  crecientes  empresas.    Esta   costumbre  ha  persistido  hasta  el  presente  y  cada  generación   ha  sido  tratada  de  la  misma  forma”.    Las  tareas  incluían   supervisar  fábricas,  asegurar  la  representación  de  empresas   extranjeras,  embalar  productos  alimenticios  locales  y  la   administración  de  fincas.       De  la  misma  manera,  el  hijo  mayor,  Juan,  administraba  en   Quito  las  fábricas  textiles  “San  Vicente”  e  “Indulana”.   Alternaba  con  facilidad  con  los  hombres  de  negocios   quiteños  y  era  más  un  ciudadano  de  la  capital  que  de   Guayaquil,  a  pesar  de  que  también  estaba  a  cargo  de  un   ingenio  azucarero,  el  “Luz  María”,  localizado  en  la  ciudad   costeña  de  Milagro.    Las  reuniones  familiares  en  el  almacén   lo  mantenían  en  estrecho  contacto  con  sus  hermanos.   Estéfano  se  aseguró  la  representación  de  varias  empresas,   tales  como  de  motores  fuera  de  borda,  ordenadores   personales  IBM  y  los  tractores  Case.    Pedro,  el  menor,  era   representante  de  Canada  Dry,  poseía  una  pequeña  finca   arrocera,  y  era  diputado  de  Galápagos  en  el  Congreso   Nacional.    De  manera  significativa,  en  1958  Pedro  compró   para  la  familia  el  Banco  La  Filantrópica,  a  la  sazón  en   dificultades.    El  7  de  noviembre  de  1960  abordó  un  avión   hacia  Quito  que  se  estrelló  en  la  ruta.    Pedro  murió.    Enrique,   su  hermano  soltero,  y  el  hijo  más  joven  de  Emilio,  se  encargó   del  banco  en  calidad  de  Gerente  General.    Alfredo  Isaías   “heredó”  el  cargo  de  Pedro,  como  diputado  por  la  provincia   de  Galápagos.    Alfredo  también  administraba  una  fábrica  de   fideos  y  de  caramelos  llamada  “Karamel”.   Mientras  tanto,  las  dos  hermanas,  Julieta  y  América,  se   casaron  con  miembros  de  la  comunidad  de  habla  árabe.     Julieta  se  dedicó  a  la  casa  y  crió  sus  cuatro  hijos.    Su  esposo,   Domingo  Feliciano  Simón,  era  cuñado  de  Lutfallah  Kozhaya.   Lutfallah  incluyó  a  Simón  en  su  empresa  industrial  textil   “San  Antonio”,  que  llevaba  el  nombre  del  hijo  mayor  de   Kozhaya.    América  trabajaba  fuera  del  hogar,  en  una  fábrica   textil  de  su  propiedad.    Tuvo  una  trayectoria  sin  parangón   entre  las  familias  ecuatorianas  de  los  años  50.   En  los  años  60  el  Almacén  prosperó  y  la  familia  creció.    Si   Emilio  hubiera  vivido  podría  haber  visto  a  familias   conformadas  por  cuatro,  seis  y  hasta  diez  hijos  en  los   hogares  de  sus  seis  hijos  e  hijas  casados.  Su  fortuna  y   encanto  personal  atrajo  a  los  ecuatorianos  de  la  élite  y  derivó   en  muchos  matrimonios  mixtos  en  la  tercera  generación.     Emilio  legó  una  familia  modelo.    Era  la  perfecta  pirámide  con   una  amplia  base  construida  por  miembros  de  una  familia   ampliada.    Eran  suficientemente  numerosos  para  trabajar  en   la  expansión  y  la  ocupación  de  las  funciones  empresariales.     A  medida  que  la  pirámide  se  estrechaba,  se  visualizaban   desacuerdos  entre  los  varones  dominantes,  pero  en  la  cima     191


había un  empresario  único.    A  pesar  de  que  operaba  en  un   mundo  capitalista  moderno,  donde  se  apreciaba  el  logro   individual,  se  fortaleció  el  familismo  tradicional.    La  lealtad  a   la  empresa  familiar  sobrepasó  al  individualismo  y  mantuvo   intacto  el  capital  acumulado.   La  fortuna  de  los  Isaías  atrajo  la  atención  de  los  elementos   más  peligrosos  de  la  ciudad:  asaltantes  y  secuestradores.     Los  viajes  de  negocios  a  los  EE.UU.  eran  frecuentes.  Cuando     el  16  de  enero  de  1965  los  hermanos  se  preparaban  para   uno  de  esos  viajes,  ciertos  empleados  advirtieron  retiros   bancarios.    Era  fin  de  semana,  y  el  dinero  de  caja  de  las   ventas  también  se  había  acumulado.    A  la  hora  del  cierre,   9:30  p.m.,  cuatro  de  los  hermanos,  Enrique,  Alfredo,  Nahim  y   Juan,  se  reunieron  en  el  Almacén  a  discutir  negocios  como   era  su  costumbre.    Cuatro  hombres,  tres  de  ellos   enmascarados,  ingresaron  exigiendo  dinero.  De  acuerdo  a   una  versión,  los  hermanos  les  dijeron  que  se  lleven  todo  lo   quieran.    De  otra  fuente  se  nos  dijo  que  Juan  sacó  un  revolver   y  dos  asaltantes  huyeron.    Un  tercero  tenía  un  cuchillo  que  lo   clavó  en  el  pecho  de  Enrique.  El  cuarto  le  disparó  a  Juan  en   varias  partes:  la  espalda,  el  brazo  y  el  pecho.    Entonces,  por   alguna  razón  hubo  un  corte  de  luz  y  los  asustados  asaltantes   huyeron  sin  llevarse  nada.    Enrique  murió,  Juan  sobrevivió  y   Nahim  sufrió  un  disparo  en  el  hombro.    Solo  Alfredo  resultó   ileso.    Un  asaltante  fue  seguido  y  muerto  a  tiros.    Era  capataz   de  la  compañía  Pepsi  Cola.   La  semana  de  Pascua  de  1966,  cuando  iban  por  algunos  días   de  descanso  en  el  balneario  marítimo  de  Salinas,  Domingo   Simón  y  Estéfano  Isaías  se  estrellaron  frontalmente  contra   un  carro  que  venía  por  la  autopista  Guayaquil  Salinas.     Pereció  también  el  hijo  de  Lutfallah,  Antonio  Kozhaya,  que   también  estaba  en  el  carro.    A  principios  de  los  años  70,  un   ataque  al  corazón  terminó  con  la  vida  de  José  Barakat,   marido  de  América.    En  suma,  cinco  catástrofes  habían   disminuido  a  tres  la  descendencia  masculina  de  Emilio:  Juan   en  Quito  y  Alfredo  y  Nahim  en  Guayaquil.    Nahim  surgió   como  el  patriarca  de  la  familia.       En  1967  un  secuestro  por  rescate  atormentó  a  la  familia.    Los   secuestradores  capturaron  a  Juan  Isaías  en  Quito  y  exigieron   medio  millón  de  dólares  pagaderos  en  Bogotá.    Juan  había   sido  capturado  un  viernes  y  el  sábado  su  sobrino  Roberto   partió  para  Colombia  a  fin  de  pagar  el  rescate.    Mientras   tanto,  dos  sospechosos  fueron  arrestados  en  la  frontera   colombiana,  y  divulgaron  el  lugar  del  escondite,  en   Cotocollao,  en  las  afueras  de  Quito.    La  política  del  gobierno   era  de  no  negociar  con  criminales:  en  general,  el  Estado  y  el   bienestar  de  la  gente,  tenían  prioridad  sobre  la  vida  de  un   individuo.    En  este  caso,  era  claro  que,  de  asaltar  la  casa   donde  se  encontraba  Juan,  él  habría  muerto.    Felizmente,   Juan  fue  liberado  sin  el  pago  del  medio  millón  de  dólares  y    

192


sin encontrarse  en  medio  de  un  tiroteo.    Así,  en  este  caso,  al   gobierno  de  Clemente  Yerovi  Indaburu  se  le  ahorró  la   decisión  de  tener  que  abandonar  a  un  individuo  a  nombre  de   la  seguridad  nacional.   El  segundo  hijo  más  joven,  Nahim,  tuvo  una  educación   comparable  a  la  de  sus  hermanos  mayores.    También  había   heredado  el  instinto  para  los  negocios  de  su  padre,  su   memoria  fuera  de  lo  común,  y  una  capacidad  para  recordar   fechas  y  números  bastante  mejor  que  la  de  mucha  gente.    Iba   al  colegio  Cristóbal  Colón,  estudió  en  el  Irving  School,   Tarrytown  en  Hudson,  Nueva  York,  y  en  el  Philadelphia   College  of  Textiles  and  Science  donde  obtuvo  una   Licenciatura.    A  su  regreso  a  Guayaquil,  su  padre  le  asignó  un   despacho  ejecutivo  en  el  banco  La  Filantrópica.   Con  la  muerte  de  Enrique  en  el  asalto  al  Almacén,  Nahim  se   convirtió  en  gerente  general  del  banco.    Introdujo  técnicas   bancarias  modernas  con  mucho  vigor,  y  probó  ser,  de   muchas  maneras,  el  más  grande  constructor  de  un  imperio   económico  en  el  Ecuador,  durante  los  últimos  años  de  la   década  del  70  y  en  los  años  80.    Esto  es,  a  excepción  de  Lucho   Noboa,  rey  del  banano  y  operador  de  barcos  de  carga.    La   habilidad  de  Nahim  en  la  banca  se  refinó  en  los  EE.UU,  donde   se  convirtió  en  Presidente  Honorario  del  Republic  National   Bank,  a  la  sazón  el  sexto  banco  más  grande  de  Miami.    En   1968  el  banco,  con  600  empleados,  fue    comprado  por  un   grupo  de  inversionistas  latinos.   En  el  trayecto,  Nahim  Isaías  cambió  el  nombre  del  banco  de   La  Filantrópica  a  Filanbanco,  a  fin  de  evitar  que  se  le   confunda  con  una  institución  de  caridad.    El  hombre  de  la   calle  pudo  ver  un  alto  edificio  de  deslumbrante  estilo   internacional  que  se  erigía  en  el  centro  de  Guayaquil  con  un   rótulo  artístico  de  “Filanbanco”  diseñado  en  la  esquina  del   piso  inferior.    Todo  esto  era  planificado  por  Nahim,  como   también  lo  eran  las  técnicas  de  mercadeo,  incluyendo  las   nuevas  papeletas  de  cada  nueva  cuenta  bancaria.    Al  trabajar   de  manera  militante  en  el  campo  de  los  préstamos   empresariales  e  hipotecarios,  el  banco  buscaba  negocios  que   los  necesitasen  y  negociaba  préstamos.  Consecuentemente,   cuando  los  negocios  fracasaban,  tomaba  la  propiedad  de   almacenes  o  servicios.    Estos  diversificaron,  aún  más,  el   imperio  de  Isaías.    Los  negocios  crecieron  hasta  incluir  el   Canal  10  de  televisión  (hoy  TC  Televisión),  acciones  en  el   diario  Hoy  y  en  las  radioemisoras  Bolívar  y  Carrousel.    Sus   inversiones  se  expandieron  en  forma  impresionante  en  la   industria  de  procesamiento  de  alimentos.    El  Grupo  Isaías   poseía  una  piladora  de  arroz,  un  molino  de  harina  y  tenía  sus   reales  en  la  industria  gráfica,  en  seguros,  urbanizaciones  y   construcciones,  vialidad  y  tarjetas  de  crédito.    Como  Cónsul   General  Honorario  de  la  República  Dominicana,  Nahim  Isaías   ingresó  a  los  círculos  diplomáticos  y  se  desempeñó  varias    

193


veces como  Decano  del  Cuerpo  Consular  de  Guayaquil.     Gustaba  del  liderazgo  y  de  la  gente.    Su  foto  apareció  en  las   noticias  cuando  fue  miembro  del  Comité  de  Bienvenida  al   Papa  Juan  Pablo  II  en  su  visita  al  Ecuador,  y  se  presentó  en  el   programa  del  mexicano  Raúl  Velasco  exhibido  en  Telecentro.     En  1978  acompañó  al  Almirante  Alfredo  Poveda  Burbano,  a   la  sazón  miembro  del  Triunvirato  Militar  que  gobernaba   Ecuador,  en  una  visita  de  Estado  al  Brasil.    A  principios  de  los   años  80,  cuando  León  Febres  Cordero  era  Presidente,  viajó   con  él  a  Cuba  y  se  tomó  fotos  con  Fidel  Castro  y  León.   También  fue  fotografiado  con  el  Vicepresidente  George  Bush,   con  el  Secretario  de  Estado,  Henry  Kissinger  y  con  el   Presidente  del  Uruguay,  Julio  María  Sanguinetti.  Sus   condecoraciones  de  honor  incluían  la  Orden  Nacional  “Al   Mérito”  del  Ecuador  y  el  Gran  Cordón  de  la  Orden  Nacional   Cristóbal  Colón  de  la  República  Dominicana.   Nahim  se  dedicó  a  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa  en  la  que   actuó  como  Secretario  entre  1967-­‐1968,  como  Director  en   1958-­‐1959,  y  en  el  Comité  para  la  Construcción  de  Biblos.     Fue  uno  de  los  seis  miembros  honrados  en  1982  por  el   trabajo  de  la  Sociedad  en  Biblos,  junto  con  su  tío  Lutfallah   Kozhaya.    De  todos  los  miembros  de  la  familia  Isaías,  Nahim   era  el  más  activo  en  el  Club,  aún  cuando  todos  le  dedicaban   tiempo  y  apoyo  financiero.    Acentuó  la  etnicidad  familiar  e   identificó  su  nombre  con  el  Club.    Al  mismo  tiempo,  Nahim   urgía  a  sus  sobrinos  y  sobrinas  a  integrarse  con  la   comunidad  ecuatoriana,  a  unirse  en  matrimonios  con  ella  y  a   tomar  parte  en  los  asuntos  cívicos.    El  dio  un  buen  ejemplo.     A  principios  de  los  años  60  se  les  podía  ver,  a  su  hermano   Enrique  y  a  él,  ir  a    visitar  a  Juan  X  Marcos,  enemigo  jurado   de  Assad  Bucaram.  Vestían  guayaberas  y  ternos  blancos  de   algodón,  como  lo  hacían  don  Juan  y  sus  amigos.    Se  invitaban   a  cenar  cuando  estaban  en  Nueva  York.    Margarita  Tous,  una   entrevistada,  me  confió  que  “todos  le  queríamos;  crecimos   conociéndole  mejor  en  el  exterior,  de  manera  que  lo   incluíamos  también  acá  en  Guayaquil”.    Juan  lo  encontraba   inteligente,  culto  y  un  capital  para  la  comunidad   guayaquileña.    Nahim  respaldó  a  muchas  organizaciones,   entre  ellas  a  los  Boy  Scouts.    En  1975,  Juan  auspició  a  Nahim   para  su  membresía  en  el  exclusivo  Club  de  La  Unión.    A  nadie   le  interesaba  votar  en  contra  del  candidato  de  Juan.    Nahim   venció  la  barrera,  al  convertirse  en  el  primer  libanés  en  ser   aceptado  en  el  Club.   Siempre  en  la  mira  del  público,  Nahim  era  consciente  de  que   debía  estar  alerta  a  los  peligros  asociados  con  ello.    Su  sexto   sentido  lo  salvó  en  marzo  de  1983,  cuando  tres  hombres,   uno  vestido  de  militar,  entraron  en  su  departamento  con   vista  al  río  y  le  pidieron,  en  su  calidad  de  Cónsul  de  la   República  Dominicana,  que  los  acompañase  a  identificar  a  un   hombre  que  había  sido  detenido  por  el  servicio  de    

194


inteligencia.  Por  veinte  minutos  Nahim  escuchó  atentamente   su  historia,  y,  al  darse  cuenta  de  que  eran  secuestradores,  el   engañoso  Nahim  pidió  permiso  para  vestirse.    Entró  a  su   recamara  y  escapó  a  través  de  una  puerta  secreta.   En  los  años  80  el  secuestro  se  volvió  común  para  levantar   fondos  entre  los  grupos  revolucionarios  y  subversivos  de   Colombia  y  Ecuador.    Declarándose  un  grupo  dedicado  al   cambio  social  revolucionario,  “Alfaro  Vive  Carajo”,  de   Ecuador,  se  asoció  con  el  “Movimiento  19  de  Abril”  (M19),  de   Colombia.    Apuntaron  a  Nahim  Isaías  como  una  víctima  que   podría  proporcionarles  un  rescate  de  cinco  a  diez  millones   de  dólares.    Armándose  con  revólveres  robados  de  los   cuarteles  de  policía  de  Quito  y  de  otras  fuentes,  operaban   con  carros  robados  y  casas  de  seguridad  en  Guayaquil.    En  la   noche  del  7  de  agosto  de  1985  acecharon  a  su  presa  hasta   que  estuvo  solo.    Nahim  se  despidió  de  su  chofer  y  de  su   guardaespaldas  y  estaba  por  ingresar  al  portón  de  una  casa   que  poseía  a  siete  millas  en  las  afueras  de  la  ciudad,  en  un   sector  residencial  conocido  como  “Las  Alturas”.    Fue   capturado  en  el  momento  que  desembarcó  de  su  Volvo  para   abrir  el  portón.   Un  guardián  nocturno  de  una  construcción  vecina  fue  testigo   del  hecho,  identificó  al  carro  y  dijo  a  la  policía  que  se  había   dirigido  a  Guayaquil.    Los  agentes  del  Servicio  de   Investigación  Criminal  detectaron  a  tres  sospechosos  y  los   apresaron.    Los  detenidos  eran  dos  colombianos   pertenecientes  al  M19  y  un  quiteño  miembro  de  Alfaro  Vive.     También  capturaron  valijas  con  máscaras,  diverso  tipo  de   divisas,  un  radio  transistor  y  cartuchos  de  carabina.    Los  tres   habían  tomado  parte  en  el  secuestro,  pero  no  sabían  a  dónde   habían  llevado  los  otros  a  la  víctima.    En  cuanto  se  supo  la   noticia,  el  Miami  Herald  publicó  reportajes.    Para  el  10  de   agosto,  la  policía  había  capturado  a  más  secuestradores,   había  aplicado  tortura  y  uno  de  ellos  había  muerto.    El   Gobernador  Jaime  Nebot  Saadi,  dirigió  el  equipo  de   investigación,  convirtiendo  al  “Cuartel  Modelo”  en  su  cuartel   general.   Ahí,  el  Presidente  León  Febres  Cordero  dedicó  tiempo   dirigiendo  la  pesquisa  y  las  acciones  inmediatas.    Dijo  al   Congreso  Nacional  que  estaba  emprendiendo  una  enérgica   política  contra  el  terrorismo,  poniéndose  al  servicio  de  los   ecuatorianos.  Continuaría  con  una  política  inflexible  de   condena  a  los  terroristas  y  nunca  negociaría  con  ellos.    El  12   de  agosto,  El  Universo  publicó  breves  biografías  de  los  once   sospechosos  que  el  gobierno  había  arrestado,  describiendo   su  afiliación  con  el  M19  y  Alfaro  Vive,  sus  carros,  fondos  y   armas.    Mientras  tanto,  la  compañía  aseguradora  que  cubría   el  seguro  personal  para  el  Grupo  Isaías,  envió  al  primer   miembro  de  su  equipo  de  consultores  en  intervención  de   secuestros.    La  compañía  aseguradora,  de  cobertura  mundial,    

195


nunca había  perdido  una  víctima.    Habían  negociado,  fijado  el   rescate,  pagado  y  devuelto  a  la  víctima  a  la  familia.    El  agente   asegurador  se  fijó  en  una  foto  de  Nahim  con  Fidel  Castro  en   la  oficina  del  banquero.    La  familia  le  dijo  que  los  dos  tenían   una  relación  llevadera.    Puesto  que  los  grupos  terroristas   implicados  habían  gozado  del  respaldo  de  Castro,  la  familia   comenzó  una  serie  de  llamadas  telefónicas  a  Castro  pidiendo   ayuda.    Mientras  tanto,  como  se  conoció  más  tarde,  Nahim   estaba  pasando  por  una  verdadera  odisea,  al  ser  trasladado   por  diferentes  sectores  de  la  ciudad,  y  escondido  en  casas.   Gracias  a  una  información  proporcionada  por  un  empleado   del  correo,  las  Fuerzas  Armadas  localizaron  a  Nahim  y  a   cuatro  de  los  secuestradores  en  la  mañana  del  sábado  31  de   agosto,  en  un  barrio  de  clase  media  al  sudeste  de  Guayaquil,   llamado  La  Chalá.   Los  secuestradores  habían  arrendado  un  apartamento  en  la   planta  baja.    La  policía  le  dijo  al  dueño  que  abandonara  el   piso  superior  y  luego  cortó  el  agua  y  la  electricidad.    Los   guardias  armados  se  congregaron  en  el  sitio,  y  cinco  de  las   casas  vecinas  fueron  dinamitadas.  Para  reforzar  la  limpieza,   helicópteros  sobrevolaban,  mientras  tanques  y  camiones  del   ejército  se  movilizaban  en  alerta,  y  numerosos   francotiradores  del  ejército  eran  apostados   estratégicamente.    El  Presidente  contrató  a  expertos   colombianos  y  un  equipo  español  del  SWAP  tomó  el  control.     Al  mismo  tiempo,  los  interventores  de  secuestros  trataron  de   disuadir  del  asalto  al  Presidente.    Sabían  que  si  León   incursionaba  con  el  equipo  de  los  SWAT,  la  víctima  se   convertiría  en  la  verdadera  víctima.    Le  imploraron   diciéndole  que  sabían  que  los  secuestradores  llegarían  a  un   acuerdo.   El  equipo  de  interventores  continuó  su  trabajo,  pero  bajo   condiciones  adversas  a  un  resultado  positivo.  Habían   esperado  trabajar  por  su  cuenta,  sin  presencia  o  protección   policial.    Su  meta  principal  era  devolver  a  la  víctima  sana  y   salva,  y  no  capturar  a  los  terroristas.    Su  técnica  exitosa,  que   había  funcionado  tan  bien  en  Colombia,  en  donde  judíos   adinerados  habían  sido  el  blanco,  funcionaba  de  la  siguiente   manera.    Primero  reunían  a  miembros  de  un  comité  que   hubieran  estado  antes  en  esta  posición.    De  entre  ellos,  los   consultores  escogían  a  una  persona  para  que  hablara   directamente  con  los  secuestradores.    El  consultor  mantenía   su  presencia  en  absoluto  secreto,  y  aconsejaba  a  la  policía   mantenerse  alejada  de  intervención  en  el  caso.    En  el  caso  de   Nahim  el  Presidente  y  toda  suerte  de  autoridades  locales   estaban  al  frente,  dando  órdenes  y  dirigiendo  las   negociaciones.    Los  consultores,  simplemente,  perdieron  el   control.   El  sábado,  Antonio,  portavoz  de  los  secuestradores,  llevó  a   Nahim  a  una  ventana  abierta  desde  la  cual  éste  gritó:    “Estoy    

196


bien!”.  A  través  de  una  cinta  grabada  que  se  entregó  en  el   Banco  Central  de  Quito,  Alfaro  Vive  planteó  sus  demandas:     $5  millones;  la  liberación  de  25  guerrilleros;  la  presencia  de   la  Cruz  Roja  para  cuidar  de  sus  heridos;  la  presencia  del   Alcalde  de  Guayaquil,  el  Arzobispo  y  un  miembro  de  la   familia  Isaías;  y  protección  hasta  que  ellos  abandonasen  el   país  en  un  avión  equipado  con  combustible  y  dos  pilotos.     Solo  entonces,  Nahim  sería  liberado.    Si  fracasaban  estos   acuerdos,  la  víctima  moriría.   Las  conversaciones  y  las  amenazas  hostiles  comenzaron  y   continuaron  a  lo  largo  del  sábado,  utilizando  a  Nahim  como   escudo.    El  gobierno  solo  ofrecía  justicia  imparcial  para  los   secuestradores  a  cambio  de  Nahim.    Las  nuevas  demandas   fueron  rebajadas:  $1  millón;  una  ambulancia  que  les  llevase   al  aeropuerto;  un  vuelo  a  Quito,  en  donde  se  les  llevaría  a  la   embajada  nicaragüense  donde  se  les  permitiría  quedarse  con   el  estatus  de  asilados  políticos.    Asimismo,  se  liberarían  a   tres  rehenes  ecuatorianos  de  alto  nivel  que  señalaron  y   quienes  permanecerían  en  la  Embajada  nicaragüense  en   Quito  hasta  que  todos  hayan  sido  liberados.    Esto  debía   hacerse  en  24  horas  o  matarían  a  Nahim  y  causarían  una   poderosa  explosión.    El  Presidente  contestó  que  las   propuestas  de  los  secuestradores  eran  inaceptables  para  la   soberanía  del  país,  y  que  el  gobierno  nunca  había   garantizado  que  los  secuestradores  salvarían  la  vida  de   Nahim  Isaías.    A  la  1:10  a.m.  tomó  la  decisión  de  asaltar  la   casa  en  La  Chalá.    Su  secretario  telefoneó  para  avisarle  al   sobrino  de  Nahim,  Roberto  Isaías,  que  actuaba  como  jefe  de   la  familia.   Dejar  a  un  lado  lo  que  estaba  pasando  dentro  de  las   negociaciones  de  la  familia  Isaías,  daría  como  resultado  algo   menos  que  un  recuento  histórico.    Ellos  establecieron   contacto  con  Fidel  Castro  el  15  de  agosto.    Aunque  Castro  no   les  prometió  ayuda  definitiva,  no  declinó  apoyarlos  y  les  dijo   que  la  familia  se  contacte  con  el  Consulado  Cubano  en  Quito.     El  equipo  de  interventores  conocía  que  Castro  había   proporcionado  asistencia  financiera  a  los  M-­‐19  que  operaban   en  Colombia.  Ellos  sabían  de  un  caso  dos  años  antes,  en  el   cual,  debido  a  la  intervención  de  Castro,  una  víctima  de   secuestro  había  sido  liberada  en  Colombia.    En  el  caso  Isaías,   Castro  sí  se  conectó  con  el  líder  de  los  M-­‐19  y  le  dijo  que   quería  la  liberación  de  Isaías.    Esta  información  fue  dada  al   embajador  ecuatoriano  en  La  Habana,  quien,  a  su  vez,  la  pasó   a  un  miembro  de  la  familia  Isaías  que  había  ido  a  Colombia.   Castro  tenía  influencia  sobre  el  M-­‐19.   La  familia  continuó  teniendo  más  contactos  con  Fidel.    Más   adelante,  las  negociaciones  tuvieron  lugar  la  misma  mañana   del  2  de  septiembre  a  las  1:30  a.m.    Los  secuestradores   drásticamente  reajustaron  sus  condiciones  y  aprobaron   tener  negociaciones  posteriores,  a  las  9:30  de  esa  mañana.      

197


Sin embargo,  como  sabemos  por  lo  ya  dicho,  el  Presidente   León  Febres  Cordero  había  tomado  ya  su  decisión.    Cuando   el  Presidente  llamó  a  Roberto  Isaías  a  las  2:30  a.m.,  le   anunció  que  el  asalto  tendría  lugar  a  las  4:30  a.m.    Roberto  le   pidió  al  Presidente  esperar  otras  24  horas  para  negociar,   pero  el  Presidente  rehusó.    El  Presidente  había  fijado  ya  una   reunión  matutina  con  el  Congreso  y  estaba  preparado  para   reunirse  con  los  diputados  y  presentarles  un  hecho.  Roberto   y  otros  dos  miembros  nerviosos  de  la  familia,  salieron  de  su   hogar  poco  después  de  las  2:30  y  se  dirigieron  hacia  La   Chalá.   A  las  4:30  a.m.,  a  medida  que  el  grupo  de  asalto  se   acercaba  a  la  casa,  sonaron  tres  disparos  desde  el  interior.     Eran  los  tres  disparos  hechos  al  pecho  de  Nahim.    El  asalto  se   demoró  minuto  y  medio.  Murieron  todos  los  secuestradores,   tres  hombres  y  una  mujer,  defendiéndose  con  una  Uzi  y  una   ametralladora.    El  Presidente,  su  Ministro  de  Defensa,  el   Comandante  General  del  Ejército,  el  Comandante  de  la  Zona   Militar  del  Guayas,  y  el  Gobernador  del  Guayas  estuvieron   presentes  supervisando  el  asalto.    Completada  la  operación,   el  Presidente  voló  a  Quito  a  hacer  su  discurso  a  un  país  en   espera.    Nahim  fue  llevado  urgentemente  a  un  hospital  y   murió  cuando  ingresaba  al  quirófano.     Algunos  extranjeros  han  llegado  a  la  conclusión  en  sus   informes,  de  que  la  preocupación  del  Presidente  parece   haber  estado  centrada  en  sí  mismo.    Había  sido  testigo  de  las   acciones  militares  agresivas  que  otros  líderes  militares  de   países  latinoamericanos  habían  tomado  con  respecto  a  los   secuestros,  y  no  quería  quedarse  atrás.    Los  hombres  de   negocios  de  Guayaquil  aplaudieron  a  su  Presidente  “Rambo”.     Si  se  da  dinero  a  los  secuestradores,  ellos  continuarían  con   sus  éxitos  llevándose  otra  víctima.    El  Ecuador  ha  estado   libre  de  insurgencias  armadas  de  Alfaro  Vive  y  el  M-­‐19  desde   este  incidente,  un  factor  que,  como  de  costumbre,  favoreció  a   los  negocios.   Como  epílogo  a  la  tragedia,  miles  de  personas  desfilaron  por   la  principal  vía  pública,  la  Nueve  de  Octubre,  hacia  el   Filanbanco,  en  un  postrer  adiós  a  Don  Nahim,  y  prosiguieron   a  la  Necrópolis.    El  Presidente  y  el  Ministro  de  Defensa   ocuparon  su  sitio  en  la  procesión  funeraria  al  mausoleo  de  la   familia,  y  el  Arzobispo  dijo:    “Debemos  aceptar  la  voluntad  de   Dios  y  pensar  que  este  sacrificio  fue  demandado  para  bien  de   la  comunidad”.    La  profunda  emoción  y  un  lenguaje   elocuente  hacía  parecer  como  si,  finalmente,  un  descendiente   libanés  se  había  convertido  en  un  modelo  nacional  y  en  un   héroe  nacional.   El  asesinato  de  Nahim  Isaías  también  fue  un  momento   decisivo  para  las  familias  libanesas  de  la  élite.    Desde  1985,   han  hecho  todo  el  esfuerzo  para  mantener  un  bajo  perfil  y   mantenerse  fuera  de  las  noticias.    En  los  años  90,  algunos    

198


informantes terminaban  la  conversación,  cuando  se  trataba   de  revelar  los  negocios  bajo  su  control,  o  discutir  acerca  de   las  industrias  en  mano  de  los  libaneses.    El  costo  de  los   seguros  de  vida  aumenta  cada  año.    Por  otro  lado,  su   esfuerzo  por  tener  un  bajo  perfil  se  ha  tornado  imposible,   dada  la  extensión  de  sus  propiedades  y  de  sus  aviones   privados.    En  este  recuento,  la  autora  debe  someterse  al   clima  de  los  años  90,  y  dejar  que  los  registros  de  los  éxitos   hablen  por  sí  mismos.   Falta  por  hacer  una  nota  sobre  este  punto  de  viraje  histórico.     ¿Fue  acaso  probada  la  doctrina  Febres  Cordero  por  la  que  se   sacrificó  a  Nahim?    ¿La  doctrina  acaso  disminuyó  y  llevó  a  su   fin  el  tropel  de  secuestros  por  grupos  terroristas?    En  la   práctica  la  doctrina  fue  desafiada  en  1987,  cuando  el  propio   Presidente  León  Febres  Cordero  fue  secuestrado  por  los   Comandos  de  Taura.    El  Presidente  negoció  y  liberó  al   General  Frank  Vargas,  que  se  encontraba  en  prisión,  a   cambio  de  su  propia  vida  y  libertad,  y  a  cambio  de  la  libertad   de  otros  miembros  de  su  comitiva.    La  comitiva  incluía  a  su   Ministro  de  Defensa  y  a  aproximadamente  dos  docenas  de   otras  gentes.    De  esta  manera,  cedió  a  las  demandas  de  sus   captores.    Cuando  se  le  preguntó  sobre  este  incidente,  el   Presidente  contestó:    “Yo  no  negocié  por  mi  vida,  solo  por  mi   grupo.    Además,  imagínese  lo  que  hubiera  pasado  si  hubieran   matado  al  Presidente  de  la  República.    Uno  no  puede   comparar  las  dos  situaciones”.    La  doctrina  sí  trajo  paz  a  la   conciencia  de  los  hombres  de  negocios  de  Guayaquil  por   cerca  de  una  década.  Hoy  ha  pasado  esa  época  de  seguridad   en  las  calles.  

Pasan los Nubarrones

Obviamente, el  imperio  de  los  Isaías  había  estado  demasiado   en  la  mira  pública  para  que  pudiese  ser  escondido,  y  así   sucede  hasta  hoy.    Unos  pocos  miembros  de  la  familia,  quizá   prudentemente,  han  escogido  vivir  en  los  EE.UU.    La  mayor   parte  de  miembros  de  la  nueva  generación  se  han  aprestado   a  las  tareas  de  hacer  crecer  sus  negocios,  de  dejar  a  sus  hijos   con  más  de  lo  que  recibieron,  tal  como  hicieron  con  ellos  sus   padres.  Durante  las  negociaciones  para  salvarle  la  vida  a   Nahim,  la  familia  Isaías  recurrió  a  Roberto,  hijo  de  Estéfano  y   pupilo  favorito  de  Nahim  en  el  campo  de  la  banca,  para  que   los  dirija.    En  vida,  Nahim  había  dejado  en  claro,  cuál  sería  la   posición  de  Roberto.    El  sería  el  próximo  patriarca.   El  padre  de  Roberto,  Estéfano  Isaías,  murió  en  1966  en  un   accidente  de  tránsito,  pero  Roberto  recordaba  que  su  padre   le  había  enseñado,  aún  cuando  era  niño,  a  trabajar   fervientemente  en  una  tarea  hasta  realizarla  correctamente.     Su  abuelo,  Emilio,  prácticamente  se  encargó  de  él  cuando   tenía  siete  años  y  constantemente  corregía  sus  errores   inculcándole  la  “mística  del  trabajo”.    Para  cuando  había   crecido,  su  vida  social  era  limitada,  pero  dedicaba  todo  el    

199


tiempo libre  que  tenía  a  su  familia.    De  sus  tíos,   especialmente  de  Nahim,  aprendía  acerca  de  los  negocios.    Al   momento  del  secuestro,  Roberto  era  un  residente  de  Miami,   gerente  en  esa  ciudad  de  una  estación  de  televisión  de  cable   en  castellano  y  accionista  y  miembro  de  la  Junta  de   Directores  del  Republic  National  Bank.    Durante  los  años  90,   bajo  el  liderazgo  de  Roberto  Isaías,  el  Republic  National  Bank   se  convirtió  en  el  banco  más  grande  de  Miami.    En  Ecuador   expandió  Filanbanco  a  65  sucursales,  21  agencias  solo  en   Guayaquil.    El  Análisis  Semanal  de  Spurrier,  anunciaba,  a   principios  de  1994,  que  éste  finalmente  había  dejado  bien   atrás,  tanto  en  activos  como  en  depósitos,  a  sus  dos   competidores  más  grandes,  el  Banco  del  Pacífico  y  el  Banco   del  Pichincha.    Era  el  banco  más  grande  del  país.   Entre  las  aproximadamente  150  compañías  que  la  sociedad   familiar  administra,  está  BAGNO,  una  compañía  empacadora   de  banano  en  Esmeraldas.    Ha  sido  segunda  en   exportaciones,  solo  después  del  poderoso  Grupo  Noboa.    La   empresa  de  Noboa  es  dueña  de  una  flota  de  cargueros.  La   historia  de  Luis  Noboa  Naranjo,  serviría  como  un  buen   ejemplo  de  un  ecuatoriano  que  comenzó  con  nada,  aunque   con  buenas  conexiones.  Trabajaba  el  día  entero  y  construyó   su  propio  imperio  personal.    En  1992  la  Comunidad   Económica  Europa  estableció  un  sistema  de  cuotas  que  llevó   a  su  fin  una  exportación  bananera  que  durante  cuatro  años   había  sido  administrada  con  grandes  ganancias.    Las   exportaciones  ecuatorianas  a  Europa  cayeron  de  1  millón  de   toneladas  métricas  a  700.000  toneladas  métricas  en  1993.     Los  ingresos  de  BAGNO  cayeron.      Todos  los  círculos  de   negocios  de  Guayaquil  conocían  que  BAGNO  había  perdido   aproximadamente  $20  millones  entre  1993  y  1994.    Todo  el   mundo  parecía  sentir  que  esto  significaba  un  retroceso.    Pero   también  sabían  que  no  era  una  preocupación  grave  para  el   Grupo  Isaías  y  los  nietos  de  Emilio.   Después  de  los  regímenes  militares  de  los  años  60  y  70,  y   cuando  el  gobierno  había  comenzado  a  privatizar  industrias,   Roberto  Isaías  propició  vigorosamente  la  política  de   privatizaciones  para  bien  del  Ecuador.    A  la  edad  de  49  años,   Roberto  compró  todas  las  acciones  de  la  empresa  estatal   Azucarera  Tropical  Americana  (AZTRA),  en  1994.    Para   librar  a  la  compañía  de  problemas  laborales,  pagó  para   transar  $25  millones  a  los  trabajadores.    Las  sociedades   familiares  tienen  plantaciones  arroceras,  camaroneras,   fábricas  textiles  y  de  plásticos,  periódicos,  revistas  tales   como  La  Otra,  hoteles,  estaciones  de  televisión  y  servicios  de   TV  cable,  compañías  de  seguros  y  fuertes  acciones  en  las   principales  corporaciones  ecuatorianas  en  los  cuales  son   miembros  de  las  Juntas  Directivas  y  ayudan  a  planificar  el   futuro  del  país.    Los  días  en  los  que  un  solo  capitalista  podía   supervisar  todo  el  proceso  de  toma  de  decisiones,  son  cosa    

200


del pasado.    Sometiéndose  a  la  estructura  técnica  y  a  la   planificación  obligatoria  dentro  de  las  corporaciones   modernas,  el  Grupo  Isaías  contrata  técnicos  extranjeros  y   sigue  el  ejemplo  de  los  economistas  y  las  multinacionales   que  le  rodean.   A  fines  de  1983,  cuando  Nahim  y  su  madre,  María  Barquet  de   Isaías,  fueron  entrevistados,  hablaron  sobre  sus  múltiples   empresas  comerciales  e  industriales  con  un  gran  sentido  de   determinación.  Daban  trabajo  a  miles  de  personas,   generaban  producción  y  enriquecían  a  un  país  en  desarrollo.     Esta    familia  libanesa  modelo  y  su  empresa  va  siempre   adelante  siguiendo  su  fórmula  libanesa  para  el  éxito.  

Prejuicio

Mientras crecían  los  imperios  de  Isaías  y  Antón,  también  lo   hacían  las  empresas  de  muchos  cientos  de  exitosos  hombres   de  negocios  libaneses  en  todo  el  país.  Un  observador   estadounidense  escribió  en  1991,  que  su  rápido  éxito   económico,  los  llevó  a  tener  una  considerable  influencia   sobre  el  comercio  costeño  y  la  política  local.  Aún  más,  añadía,   su  aceptación  era  incompleta  porque  retenían  su  identidad   étnica  y  se  casaban  dentro  de  su  propia  comunidad,  y  tanto   su  singularidad  como  su  nivel  de  prosperidad  los  aislaba  y   los  convertía  en  blanco  del  prejuicio.       Los  guayaquileños  centraban  sus  quejas  en  el  contrabando,   reclamando  que  los  libaneses  eran  positivos  para  la   economía,  pero  que  ingresaban  mercadería  sin  pagar   impuestos.    Un  informante  nos  dijo:    “Los  libaneses  vinieron   y  quebrantaron  todas  las  leyes  y  así  florecieron.    Hicieron   dinero  en  base  al  contrabando,  y  ahora  están  usando  ese   dinero  para  abrir  grandes  almacenes  y  empresas”.    “Todos   ellos  están  juntos  porque  quieren  convertir  a  éste  en  un   Estado  árabe”.    Un  taxista  nos  dijo:    “Todos  ellos  trabajan   juntos  contra  Ud.,  de  tal  forma  que  no  le  dan  chance.    Vienen   acá  con  muy  poco,  se  hacen  ricos  rápidamente,  y  uno  se   pregunta  ¿por  qué?”.    Y  un  empleado  culto  de  una   corporación  añadió:  “Cuando  vinieron  a  principios  del  siglo   las  tarifas  de  las  importaciones  no  eran  altas,  pero  de  todos   modos  los  libaneses  las  evitaban  y  se  ganaron  la  reputación   de  ser  contrabandistas.    Los  libaneses  no  sentían  lealtad   hacia  este  país,  por  lo  tanto,  corrompieron  a  las  aduanas  y   continúan  haciéndolo”.    Y  finalmente  citaré  a  un  miembro  de   la  vieja  élite  costeña,  un  ex  Ministro  del  Tesoro  que  dijo:     “Años  atrás  los  ecuatorianos  no  se  involucraban  en  el   contrabando.    Ahora  lo  hacen.    Estas  prácticas  fueron  traídas   por  los  libaneses,  prácticas  tales  como  el  contrabando   científico  (v.gr.  falsa  declaración  del  contenido  de  los   contenedores).    Esto  hacía  imposible  emprender  negocios  a   menos  que  usáramos  esas  prácticas  también”.    Hablamos   sobre  los  escrúpulos  y  sugerí  que  en  diferentes  culturas  hay   diferentes  escrúpulos,  a  lo  que  un  miembro  de  la  élite    

201


respondió:  “Ellos  no  tienen  escrúpulos  y  les  han  enseñado  a   los  ecuatorianos  a  no  tener  ninguno.    Además  son  un  grupo   cerrado  y  esto  les  da  una  ventaja”.   Preocupada  acerca  de  su  imagen,  la  Sociedad  “Unión”   Libanesa  contrató  un  sicólogo  para  que  haya  un  estudio  de   los  libaneses  de  Guayaquil.    Lo  tituló  Estudio  de  la  Imagen  de   la  Colonia  Libanesa.    El  sicólogo  reunió  a  mujeres  y  hombres   de  distintos  niveles  de  los  sectores  socioeconómicos  medios   sonsacando  de  ellos  ya  sea  percepciones  positivas  y   negativas  acerca  de  los  libaneses.    Adicionalmente,  preguntó   a  los  participantes  acerca  de  cómo  los  libaneses  podrían   mejorar  su  imagen.    Las  conclusiones  de  este  estudio  serán   presentadas  en  el  Epílogo.    Un  uso  inmediato  fue  la   generalidad  percibida  de  que  los  libaneses  obedecen  las   leyes  del  Ecuador  en  la  misma  forma  en  que  lo  hacen  los   ecuatorianos.   Volviendo  al  asunto  de  los  escrúpulos,  ¿cómo  calificar  lo   absolutamente  correcto  y  el  comportamiento  ético   apropiado  en  el  Ecuador,  cuando  uno  ingresaba  mercadería   al  país  desde  el  extranjero?    Por  cierto  que  la  práctica  del   contrabando,  de  una  forma  u  otra,  ha  sido  parte  de  la  historia   escrita  del  Ecuador  desde  tiempos  coloniales  y  ha   continuado  siéndolo,  ininterrumpidamente,  hasta  el   presente.    Por  trescientos  años  las  políticas  comerciales   opresivas  de  España  dieron  lugar  al  contrabando  en  todo  el   Nuevo  Mundo.    Con  la  Independencia,  los  altos  impuestos  a   las  importaciones  que  servían  a  las  nuevas  repúblicas  en  el   siglo  XIX,  estimularon  nuevamente  el  contrabando.    En  lo   que  respecta  al  reclamo  de  que  los  importadores  costeños   pagaban  sus  impuestos  a  las  importaciones  correctamente  a   principios  del  siglo  XX,  debemos  remitirnos  a  las  reformas   introducidas  por  la  Comisión  Kemmerer  en  los  años  20.     Antes  de  que  la  Comisión  abandonara  el  Ecuador,  sus   propios  miembros  estuvieron  a  cargo  de  las  Aduanas  de   Guayaquil.    Los  hombres  de  Kemmerer  cobraban  impuestos   de  acuerdo  a  las  listas  publicadas  y  lograron  llenar  las  arcas   fiscales  de  dinero.    Al  hacer  esto,  habían  interferido  en  el   sistema  tradicional  que  los  importadores  tenían  de  trabajar   con  su  propio  oficial  de  aduana  al  que    pagaban   personalmente  por  sus  servicios.    Los  hombres  de  negocio  de   Guayaquil  se  levantaron  coléricos.    Demandaron  y   consiguieron  la  vuelta  a  los  negocios  como  era  la  costumbre.     Se  retomó  la  vieja  norma  arraigada  de  hacer  que  un  hombre   de  la  empresa    se  reúna  con  el  oficial  de  aduana  y  fije  el   precio.  Si  esto  se  asemejaba  a  una  ética  escrupulosa  para  los   ecuatorianos,  al  equipo  económico  en  retirada  le  parecía   carente  de  escrúpulos.    El  aprender  cómo  hacer  negocios  a  la   manera  ecuatoriana,  pudo  haberles  sugerido  a  los  libaneses   que  también  ellos  podían  innovar.    Los  libaneses    

202


consideraban a  los  negocios  como  un  arte  y  tenían  muchas   tradiciones  a  las  que  recurrir,  desde  el  puerto  de  Beirut.   Al  avanzar  el  siglo,  el  Cónsul  francés  informaba  en  1936  que   el  contrabando  estaba  en  aumento,  y  en  1952  El  Comercio   publicó  que  el  contrabando  estaba  fuera  de  control.  Las     declaraciones  falsas  en  formularios  de  aduanas  eran   responsables  de  la  mayor  parte  de  éste.    En  los  años  60,   cuando  se  devaluó  el  sucre  en  un  6%  los  importadores   optaron  por  traer  aún  más  contrabando.    Mientras  los   ciudadanos  se  quejaban  de  los  funcionarios  venales  que   falsificaban  y  vendían  licencias  de  importación,   aparentemente  la  práctica  más  prevaleciente  era  aquella  de   conseguir  un  permiso  para  un  embarque,  y  luego  utilizarlo   una  y  otra  vez.    Se  le  pagaba  al  empleado  de  aduanas  para   que  no  cancelara  el  permiso.   A  medida  que  aumentó  la  inflación,  el  contrabando  también   lo  hizo,  dando  lugar  al  desarrollo  de  una  área  íntegra  en  la   ciudad  abarrotada  de  almacenes  de  artículos  para  regalo  y   bodegas,  conocida  como  la  Bahía.    La  Bahía  era  conocida  por   sus  artículos  de  contrabando  y  era  y  es  controlada  por   ecuatorianos.    Se  equipara  a  los  distritos  encontrados  en   toda  América  Latina,  que  dedican  un  área  específica  para  las   ventas  de  contrabando.    La  ley  había  sido  acomodada  para   permitir  el  contrabando  por  siglos.    Durante  el  período   colonial  los  administradores  españoles  contaban  con  el   contrabando  para  sus  ingresos  personales.    En  efecto,  era  un   viejo  rasgo  de  sus  privilegios  corporativos.    En  el  barrio  de  la   Bahía  de  Guayaquil  el  Municipio  arrendaba  los  puestos  de   venta.    Los  clientes  de  clase  alta  y  baja,  venían  a  comprar  de   todo,  desde  peinillas  hasta  refrigeradoras.    Al  llegar  los  años   70,  este  desarrollo  coincidió  con  las  invasiones  israelíes  al   Líbano.    Muchos  libaneses  tuvieron  que  huir  y  no  tenían   oportunidades  de  ingresar  a  los  EE.UU.    Algunos  ingresaron   al  Ecuador  y  encontraron  que  el  comercio  de  la  Bahía  era   parecido  al  que  habían  dejado  atrás  en  Beirut.    Era  un  lugar   para  comenzar,  como  lo  habían  sido  los  caminos  de   herradura  y  la  actividad  de  ventas  callejeras  para  los   primeros  inmigrantes.    Les  fue  bien.   Para  los  años  90  menos  libaneses  vendían  en  la  Bahía.     Habían  ascendido  a  otro  nivel  y  se  habían  convertido  en   importadores  y  en  comerciantes  mayoristas.    Los  coreanos  y   más  recientes  inmigrantes  los  reemplazaron  en  las  ventas  a   niveles  inferiores.    Los  libaneses  pueden  haber  sido  menos   discretos  que  los  ecuatorianos  nativos  cuando  descargaban   embarques  de  mercaderías  en  los  pequeños  puertos  del   Golfo  de  Guayaquil,  tales  como  Posorja,  y  los  llevaban  en   camiones  a  Guayaquil.    La  utilización  de  estos  puertos  para   evitar  pagar  las  tasas  aduaneras,  era  una  costumbre  tan  vieja   como  Guayaquil  mismo.  Los  nuevos  libaneses  estaban   desarrollando  sus  propios  negocios,  trabajando  para  sí  y    

203


conjuntamente.  El  trabajo  fabril  era  contrario  a  su  código.   Encontraron  que  el  comercio  mundial  en  expansión  y  los   buques  de  contenedores  eran  una  nueva  arena  en  la  cual   podían  innovar.    La  innovación  en  el  mercado  les  venía   perfectamente,  y  como  recién  llegados  tomaron  riesgos  que   los  ecuatorianos  nativos  no  habían  concebido  todavía.     Además,  no  estaban  ligados  a  las  estructuras  sociales  de   Guayaquil  que  había  mantenido  algún  tipo  de  uniformidad  a   lo  largo  de  los  años.    Los  nuevos  inmigrantes  no  estaban   familiarizados  con  los  valores  locales  y  de  esta  forma  no  se   hallaban  comprometidos  con  ellos.    A  pesar  de  su  larga   historia  particular  de  contrabando  y  a  pesar  del  hecho  de   que  la  Bahía  se  había  desarrollado  y  era  controlada  por   ecuatorianos  nativos,  el  hombre  de  la  calle  rápidamente   identifica  esa  área  y  todo  lo  que  representa,  con  los   libaneses.   Los  ecuatorianos  no  son  los  únicos  que  tienen  esta   mentalidad  acerca  de  los  inmigrantes  exitosos.  Las  historias   acerca  de  los  libaneses  (en  cualquier  parte  en  que  se  hayan   asentado  en  el  Nuevo  Mundo)  adoptaban  la  forma  tanto  de   admiración  como  de  crítica.    Por  ejemplo,  en  Nicaragua,  el   candidato  del  Partido  Liberal  cambió  su  nombre  de  Carlos   Flores  Facusse  a  Carlos  Flores.    Las  historias  noticiosas   publicaron  que  “Flores  no  utiliza  su  segundo  apellido,   Facusse,  porque  recuerda  a  los  votantes  que  es  de   descendencia  libanesa  cristiana,  un  grupo  envidiado  a  causa   de  sus  éxitos  económicos”.  

Las Contribuciones Sociales y Culturales

Al éxito  económico  sucedía  gradualmente  la  aceptación   social.    En  los  años  90  muchos  ecuatorianos  así  como   libaneses  afirmaban  que  su  asimilación  era  completa.    La   tercera  generación  era  de  verdaderos  ecuatorianos  que  no   podían  hablar  árabe,  casados  en  matrimonios  mixtos  y   amalgamados  con  la  élite  en  su  vida  social.    Difícilmente   podían  ser  llamados  “turcos”.    Los  libaneses  son  miembros   del  Tenis  Club,  del  Country  Club,  del  Rotary  Club  y  del  Club   de  Leones.  El  Club  de  La  Unión  todavía  alberga  una   mentalidad  elitista  entre  sus  miembros.   Muchas  familias  libanesas  encuentran  una  cuna  de  sus   tradiciones  en  el  Club  Biblos,  y  concurren  a  él  de  manera   regular.    Todavía  son  un  grupo  aislado.  La  camada  más  joven   de  la  élite  nativa  se  queja  que  si  van  a  fiestas  al  Biblos,  casi   todo  el  mundo  allí  es  de  ascendencia  libanesa.    Mientras  las   familias  Isaías  y  Kozhaya  se  daban  tiempo  para  tener  cargos   de  dirección  en  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa  a  través  de  los   años  60,  70  y  principios  de  los  80,  actuaron  menos  en  los   años  90.    El  edificio  original  de  la  Sociedad  en  el  centro  la   ciudad  es  utilizado  solo  regularmente  por  unos  pocos  viejos   que  se  reúnen  los  sábados  a  jugar  cartas.    En  los  clubes   privados  ecuatorianos,  el  negocio  y  los  contactos  sociales  es    

204


lo que  tiene  sentido.    En  1989  los  presidentes  tanto  del  Club   Rotario  como  del  Club  de  Leones  eran  de  extracción  libanesa.   Con  una  amplia  educación,  la  tercera  y  cuarta  generaciones   ingresaron  a  los  círculos  profesionales  e  intelectuales.     Pronto  han  ganado  fama.    Por  ejemplo,  cuando  el  Dr.  Julio   Salem  fue  honrado,  como  médico  y  persona  humanitaria,  a   propósito  de  sus  50  años  de  servicio  al  pueblo  de  Guayaquil,   la  ceremonia  se  llevó  a  cabo  en  el  Club  de  La  Unión.    El  estaba   aceptando  un  honor  conferido  anteriormente  a  dignatarios   tales  como  Juan  Alfredo  Illingworth,  cuya  trayectoria  familiar   data  de  las  luchas  de  la  independencia  de  España.    El  Dr.  José   Adum  Salcedo  se  convirtió  en  el  director  del  Hospital   “Maternidad  Mariana  de  Jesús”.  En  1991,  el  Dr.  Guillermo   Amat  Villacís  ostentaba  el  cargo  gubernamental  de   administrador  de  los  bancos  de  Guayaquil  en  1991.    El  Dr.   Francisco  Cuesta  Safadi  escribía  una  columna  regular  en  El   Telégrafo,  concerniente  a  los  problemas  económicos   nacionales  y  Jorge  Enrique  Adoum  continuaba  publicando   novelas  con  rango  de  best-­‐sellers.    Los  libaneses  no  son  un   pueblo  de  inmigrantes  sin  una  historia.    Ellos  tienen  dos   historias,  y  constantemente  refuerzan  su  lealtad  hacia  el   Medio  Oriente,  mientras  forjan  una  identidad  positiva  con  el   Ecuador.   El  Museo  Nahim  Isaías  dedicado  a  la  arqueología  ecuatoriana   y  a  las  artes  ocupa  la  mayor  parte  de  la  valiosa  fachada  del   Filanbanco  y  es  el  orgullo  de  la  ciudad.    También  es  de   interés  la  Biblioteca  Municipal,  distante  a  unas  pocas   cuadras,  y  que  fuera  donada  por  un  judío  de  Nueva  York,  Joe   Gorelick.    Como  nos  lo  dijera  un  informante,  los  libaneses  son   dadivosos,  donan  a  las  personas  fuera  de  sus  familias   nucleares  y  ellos  donan  a  la  sociedad  tal  cual  lo  hacen  los   judíos.  Años  antes,  María  Isaías  Barquet  donó  una  escuela  a   la  comunidad  en  memoria  de  su  hijo  Pedro.    Mientras  el  Club   Biblos  continúa  enfatizando  las  contribuciones  culturales  del   Medio  Oriente,  la  energía  de  la  nueva  generación  de   dedicación,  sin  duda  a  la  cultura  y  a  la  historia  de  su  nueva   tierra.    En  1991,  la  hija  de  Pedro  Saad,  la  abogada  Isabel  Saad   de  Tagle  se  convirtió  en  la  Directora  Provincial  de  Cultura  en   1991.    Ese  año  Jacobo  Bucaram  Ortiz  fue  Presidente  de  la   Confederación  Sudamericana  de  Atletismo.   En  los  años  90,  los  matrimonios  mixtos  pueden  ser  comunes,   pero  son  escasas  las  reseñas  sobre  las  recepciones   matrimoniales  en  las  páginas  sociales  de  los  principales   periódicos  de  Guayaquil,  El  Universo  y  en  su  principal  revista   Vistazo.    El  Telégrafo,  de  los  Antón,  es  más  atento.  Cuando  en   1992,    el  ex  Presidente  León  Febres  Cordero  se  casó  con  Cruz   María  Massuh  Loaiza,  la  familia  ofreció  comida  árabe.    Años   antes  cuando  el  hijo  del  hermano  de  León  y  ex  Ministro  de   Economía,  Agustín  Febres  Cordero,  se  había  casado  con  una   Kronfle  de  descendencia  siria,  los  informantes  sugirieron    

205


que el  Club  Biblos  proporcionaba  una  capilla  y  amplio   espacio  para  recepciones,  cuestiones  que  atraían  la   realización  de  bodas.    Según  lo  sugirieron,  estaba  demasiado   lejos  de  la  ciudad  para  que  la  prensa  se  moleste  en  ir  a   cubrirlas.    Cuando  Vistazo  cubría  una  boda  guayaquileña,  era   casi  seguro  que  se  trataba  de  una  celebrada  en  el  Club  de  La   Unión.    Si  las  bodas  eran  inadecuadamente  cubiertas  por  las   noticias,  las  fiestas  de  los  jóvenes  y  los  eventos  deportivos   que  involucraban  a  miembros  de  la  cuarta  generación  sí  eran   fotografiados  y  publicados.    Un  muestreo  de  apellidos  árabes   en  los  artículos  de  prensa  demostraba  una  aceptación  social   casual.   Completamente  absorbidos  en  el  comercio  y  la  industria,  la   mayor  parte  de  los  libaneses  se  relegaron  de  la  política,  pero   al  igual  que  los  ecuatorianos  en  la  red  de  negocios,  también   buscaban  liderazgo  en  las  Cámaras  de  Comercio,  Industria  y   Agricultura  en  las  cuales  podían  influir  de  mejor  manera  en   la  política  económica  gubernamental.    Aún  durante  las   dictaduras  militares,  cuando  disminuía  la  acción  política,  las   Cámaras  funcionaron  sin  interrupción.    Sus  miembros   enviaban  mensajes  a  la  oficialidad  militar  y  cabildeaban  en   los  ministerios.    En  los  años  80,  con  el  retorno  al  régimen   democrático,  las  Cámaras  trabajaron  con  el  gobierno  para   detener  las  reformas  y  proteger  los  negocios  de  sus   miembros.    En  los  80,  el  Presidente  Osvaldo  Hurtado  se   quejaba  del  poder  de  estos  grupos  empresariales  y  de  cómo   podían  alzar  el  teléfono  y  darle  órdenes.  El  Ecuador  era  un   país  en  el  cual,  tradicionalmente,  el  gobierno  regía  en   consulta  con  las  Cámaras.   Con  este  tipo  de  influencias,  los  miembros  de  las  Cámaras  no   necesitaban  ostentar  cargos  públicos.    Así,  encontramos  que   los  libaneses  eran  crecientemente  activos  en  ellas.    Durante   los  años  70  y  entrada  la  década  de  los  90  nombres  tales   como  Fuad  Misle,  Handal  e  Isaías  estaban  en  las  listas  de   directores  y  presidentes  de  la  Asociación  de  Industrias   Textiles;  Paladines,  Safadi  y  Freire  eran  miembros  de  la   Cámara  de  la  Construcción  en  Quito,  y  en  1989  Rodolfo   Kronfle  fue  elegido  Presidente  de  la  Cámara  de  Industrias  de   Guayaquil.    Tanto  en  las  Cámaras,  como  en  las  Juntas   Directivas  de  las  corporaciones,  los  libaneses  ganaban  en  su   reputación  de  ser  honestos  y  expertos  hombres  de  negocios,   en  quienes  la  vieja  red  podía  confiar  y  simpatizar.    Entre  los   años  60  y  90,  el  populismo  obtuvo  mucho  del  liderazgo   libanés.    Hasta  los  años  90,  los  elementos  más  conservadores   en  política  no  acogieron  realmente  a  los  libaneses  como  sus   dirigentes.    El  advenimiento  conjunto  de  libaneses   conservadores  y  populistas  en  las  elecciones  nacionales  es   un  asunto  a  tratarse  en  el  capítulo  siguiente.    Esto  nos   introducirá  en  la  política  más  reciente.    

206


CAPITULO XIII   La  política  reciente    

En la  década  de  los  90,  los  descendientes  de  libaneses   entraron  a  la  arena  política  con  un  alto  perfil.    La   personalidad  más  visible  en  prensa  y  televisión,  era  un   descendiente  de  segunda  generación,  sobrino  de  Assad   Bucaram,  que  hacía  campaña  como  un  líder  populista.    Su   capital  principal  era  su  nombre,  y  la  imagen  que  tenía  el   populacho  de  su  tío.    Al  otro  lado  del  espectro,  estaban  los   hijos  de  dos  esforzados  dueños  de  almacenes.    Ellos  habían   realizado  estudios  superiores  en  Harvard  y  Princeton.    En  la   extrema  derecha  estaba  el  privilegiado  hijo  de  un   ecuatoriano  de  la  élite  y  madre  libanesa.    La  diversidad  de   estos  cuatro  descendientes,  tanto  en  antecedentes  como  en   creencias  políticas,  se  correspondía  con  la  generalidad  de  la   descendencia  libanesa.    Ellos  pertenecían  a  partidos  que   oscilaban  entre  el  conservador  Partido  Social  Cristiano  y  el   Liberal  Radical.    Los  políticos  libaneses  fomentaban  la  lealtad   familiar,  no  la  lealtad  a  la  colonia.  

La Herencia Política del Líbano

En 1987  el  sociólogo  Samir  Khalaf  escribía  acerca  del   patronazgo  político  en  el  Líbano  contemporáneo.    Empezaba   su  ensayo  con  una  descripción  de  arraigadas  figuras   políticas:    Sabri  Hamadeh,  un  terrateniente  ausentista  que   podía  rastrear  su  descendencia  genealógica  hacia  el  siglo  XV,   y  que  durante  quince  años  había  sido  orador  de  la  Cámara  de   Diputados.    Camille  Chamoun  había  sido  miembro  de  la   Asamblea  Nacional  desde  1934,  a  excepción  del  período  en  el   que  había  actuado  como  presidente.    Posteriormente  Khalaf   se  movió  al  terreno  de  los  escándalos:  corrupción,   nepotismo,  chanchullos  y  despilfarro  de  los  fondos  públicos.     Narró  historias  de  feudos  familiares  de  larga  reputación.    La   historia  de  la  política  en  el  Líbano,  escribió,  es  la  historia  del   político  que  va  ampliando  su  clientela  y  ganando  fuerza   entre  los  grupos  desplazados.    Al  mismo  tiempo,  individuos  y   grupos  buscan  un  patrón.    Khalaf  proporcionó  un  ejemplo  de   patronazgo  sostenido,  en  el  cual  el  Presidente  mantenía  cada   año  una  casa  abierta  de  manera  que  podía  enterarse  de  las   vidas  privadas  de  sus  allegados  más  pobres.    Solo   sobrevivían  los  dirigentes  que  poseían  un  estilo  personal  y   que  actuaban  como  patriarcas.   La  carrera  de  Assad  Bucaram  puso  de  manifiesto  el  instinto   para  ganar  una  clientela.    Sus  parientes  llevaron  a  la  política   el  nepotismo  y  los  escándalos.  

Participación política

207


Como rasgo  característica,  ni  la  élite  de  negocios  ecuatoriana,   ni  los  patriarcas  de  las  empresas  familiares  libanesas  se   candidatizaban  para  cargos  públicos.    Un  político  profesional   era  útil  a  las  necesidades  de  ambos.    Por  los  años  90,  los   hombres  de  negocios  libaneses  de  segundo  rango,   detentaron  cargos  a  lo  largo  de  las  provincias  costeñas.   Durante  los  años  90  el  alto  perfil  libanés  en  política  durante   los  años  90  no  provino  de  su  rol  en  los  Consejos  Provinciales.     Su  visibilidad  estaba  a  nivel  nacional,  donde  detentaban   cargos  muy  altos.   En  1979,  cuando  advino  el  fin  de  la  dictadura  militar  y   tuvieron  lugar  las  elecciones  a  nivel  nacional,  siete   descendientes  de  libaneses  ganaron  curules  en  el  flamante   Congreso  Nacional  unicameral.    Su  número  se  mantuvo   constante  a  lo  largo  de  la  década.    (Véase  Apéndices)    En  los     Concejos  Municipales  costeños  sorprendentemente  había   disminuido  su  representación  si  se  toma  en  cuenta  la   histórica  migración  de  los  libaneses  hacia  esos  lejanos   pueblos.  Como  máximo,  un  representante  obtuvo  una  curul   en  los  Concejos  Municipales    de  Babahoyo,  Baba  y  Quevedo   en  la  provincia  de  Los  Ríos.    La  segunda  colonia  en   importancia  en  la  costa  estaba  en  el  puerto  de  Esmeraldas.     Sin  embargo,  ningún  libanés  estaba  en  sus  Concejos.    Germán   Arturo  Ode  Kronfle,  un  descendiente  de  sirios,  tenía  una   curul  entre  ecuatorianos  en  el  Concejo  Municipal  de   Guayaquil.   En  los  Consejos  Provinciales  los  libaneses  llegaron  a  un   máximo  de  una  o  dos  curules.    El  cargo  de  elección  más  alto,   la  Prefectura,  ejercía  una  gran  atracción  en  ellos.    El  abogado   Alberto  Andrade  Fajardo  del  CFP  obtuvo  el  cargo  en  Los  Ríos   y  Jorge  Alfredo  Adum  Ziade  del  PRE,  en  El  Guayas.       Cuanto  más  cerca  se  encontraba  el  cantón  o  provincia   respecto  a  Guayaquil,  base  del  poder  en  la  costa,  mejor  era  la   representación.    Ahí  quedaba  el  bien  organizado  partido  de   Assad  Bucaram,  Concentración  de  Fuerzas  Populares  (CFP),   en  el  cual  muchos  libaneses  habían  tenido  sus  primeras   experiencias.    El  Partido  Social  Cristiano  (PSC),  un  fuerte   partido  político  de  los  hombres  de  negocio  de  Guayaquil,  era   el  segundo  partido  en  elegir  libaneses  a  cargos  públicos   después  del  CFP.    La  presencia  de  apellidos  ecuatoriano-­‐ libaneses  evidenciaba  los  matrimonios  mixtos  en  la   ascendencia  de  casi  todos  los  políticos  provinciales.    Una   generalización  segura  sería  decir  que  la  madre  era   ecuatoriana  y  el  padre  libanés.    Como  lo  señalaba  un   informante,  el  matrimonio  con  ecuatorianos  convalidaba  su   identificación  como  ciudadanos  ecuatorianos  y  como   funcionarios  en  cargos  públicos.    Aún  cuando  no  se   presentaron  como  candidatos  en  los  niveles  inferiores,   prestamente  se  postularon  para  el  cargo  de  Alcalde  de   Guayaquil.    Los  libaneses  que  no  eran  parte  de  los  grupos    

208


empresariales corporativos,  y  que  no  se  habían   comprometido  con  los  valores  de  los  partidos  tradicionales,   encontraron  un  lugar  para  ellos  en  el  populismo.    Para  1990,   los  libaneses  con  antecedentes  cefepistas  habían  gobernado   cinco  veces  como  alcaldes:  Assad  Bucaram  1963-­‐1968  y  de   1968  hasta  su  remoción.    Antonio  Hanna  Musse  1979-­‐1982;   Abdalá  Bucaram  Ortiz  1984-­‐1985;  y  su  hermana  Elsa   Bucaram  Ortiz  1988-­‐1991  año  en  que  renunció.     Adicionalmente,  en  1991  Carlos  Saud  fue  elegido  Alcalde  de   Esmeraldas  y  Jamil  Mahauad  Witt  Alcalde  de  Quito.      

La Política Populista después de Assad La mayor  atención  por  parte  de  los  historiadores   probablemente  la  recibirán  Assad  Bucaram  y  Abdalá   Bucaram  Ortiz  

Al explotar  sus  propias  circunstancias  para  forjar  una   identificación  con  los  pobres,  se  encaminaron  hacia  victorias   populistas.    Assad  no  dejó  a  su  familia  en  la  riqueza,  pero   estableció  una  dinastía  política.    Su  hijo,  Averroes,  fue  el   heredero  natural  del  CFP.    En  1990  volvió  al  Congreso  como   diputado  del  Guayas.    Aún  cuando  CFP  nunca  más  fue  partido   mayoritario,  Averroes  demostró  su  poder  de  maniobra  y   compromiso.    Al  fraguar  una  alianza  con  el  hijo  del  viejo   enemigo  de  su  padre,  Jaime  Nebot  Saadi,  y  con  su  primo,   Abdalá  Bucaram,  manipuló  para  hacerse  elegir  Presidente   del  Congreso.    Más  dignos  de  atención  eran  los  hijos  de   Jacobo,  hermano  de  Assad.    Cuando  Jaime  Roldós  hacía   campaña  para  la  Presidencia  en  1978,  su  esposa,  Martha,  y   sus  hermanos,  Abdalá  y  Elsa,  se  sumieron  en  la  campaña.     Martha  se  convirtió  en  Primera  Dama  y  Abdalá  se  fue  como   Intendente  de  Policía  del  Guayas.   Estos  flamantes  Bucaram  se  encaminaban  a  la  cima.  Los  hijos   de  Jacobo  Bucaram  sabían  lo  que  significaba  depender  del   ingreso  de  un  pequeño  almacén  y  ver  como  su  madre   ecuatoriana  trabajaba  largas  horas  confeccionando  ropa  y   binchas  para  el  pelo.    No  estaban  relacionados  con  los   Bucaram  de  la  línea  de  Jorge  Elías,  quienes  habían  empezado   como  importadores.    Alguna  prosperidad  marginal  habilitó  a   su  padre  a  involucrarse  en  el  Club  Atlético,  donde  le  sucedió   como  presidente  a  Assad  Bucaram.    Cuando  Abdalá  se   graduó  en  el  Colegio  Cristóbal  Colón,  dos  años  después  de  la   muerte  de  su  padre,  también  le  dedicaba  mucho  tiempo  al   club  y  tuvo  su  primera  experiencia  administrativa  como   Presidente  de  la  Comisión  Atlética  del  Guayas.    Luego  de   estudiar  leyes  en  la  Universidad  de  Guayaquil,  fracasó  en  un   pequeño  negocio  y  dio  clases  de  educación  física.    Luego  hizo   campaña  por  Jaime  Roldós.   Como  Intendente  de  Policía,  Abdalá  Bucaram  ganó  fama  de   hombre  enérgico,  de  hombre  que  podía  parar  a  la  oligarquía.     Sin  embargo,  su  personalidad  impulsiva,  y  los  violentos    

209


choques con  los  seguidores  de  su  tío  Assad,  pusieron  en   aprietos  al  Presidente  Roldós.    Assad  todavía  era  Presidente   del  Congreso.    En  1980  Abdalá  renunció  a  su  cargo  de   Intendente  del  Guayas  a  fin  de  candidatizarse  al  Consejo  de   la  provincia  del  Guayas  bajo  la  lista  del  partido  Democracia   Popular  (DP).    Consternado,  Abdalá  retornó  a  la  política  solo   cuando  murió  el  Presidente  Jaime  Roldós,  en  mayo  de  1981.   Osvaldo  Hurtado  reemplazó  a  Roldós  como  Presidente  y  el   Congreso  se  vio  obligado  a  escoger  un  nuevo  Vicepresidente.     De  la  noche  a  la  mañana,  Abdalá  Bucaram  se  afilió  al  nuevo   partido  personalista  de  Roldós.    Enfrentándose  a  su  tío   Assad,  manejó  hábilmente  la  votación  en  el  Congreso  para   convertir  en  Vicepresidente  a  León  Roldós,  hermano  del  ex   Presidente.    León  era  cuñado  de  su  hermana  fallecida.     Aunque  los  ideales  de  este  partido  roldosista  se   correspondían  con  los  que  él  profesaba,  Abdalá  dividió  a  una   parte  del  CFP  y  creó  otro  partido  por  su  cuenta.  Lo  denominó   Partido  Roldosista  Ecuatoriano  (PRE),  capitalizando  el   nombre  de  su  cuñado  fallecido.    Esta  obra  se  erguía  como   clara  evidencia  del  predominio  de  la  personalidad  y  el   caudillismo  por  sobre  la  ideología.    Las  inminentes   elecciones  de  abril  de  1984  ampliaron  el  sufragio  a  los   analfabetos,  factor  que  posibilitó  que  Abdalá  gane  fácilmente   el  puesto  de  Alcalde  de  Guayaquil.    Su  amigo,  Alfredo  Adum   Ziade,  se  convirtió  en  Prefecto  de  la  provincia  del  Guayas.   En  su  campaña  para  Alcalde,  Abdalá  Bucaram  se  hizo  cargo   de  todo  el  sistema  de  patronazgo  que  su  tío  Assad  había   desarrollado  en  el  suburbio  de  Guayaquil.  Utilizó  las   imágenes  de  su  hermana  fallecida  y  del  Presidente  Roldós.     Financió  su  campaña  con  la  ayuda  de  acaudalados   importadores  libaneses,  tales  como  Alfredo  Adum  Ziadi.    En   sus  discursos  atacaba  a  sus  opositores  y  argumentaba   violentamente,  como  lo  había  hecho  Assad.  También  canalizó   la  mayor  parte  de  la  reputación  de  hombre  enérgico  y   enemigo  de  la  oligarquía  que  había  construido  cuando  fue   Intendente  de  Policía.   León  Febres  Cordero,  ingeniero  y  hombre  de  negocios   guayaquileño,  se  convirtió  en  el  primer  Presidente  costeño   de  derecha  que  desde  los  años  50  se  ponía  al  frente  del   gobierno.    Comprometiéndose  a  eliminar  la  propiedad   estatal  sobre  negocios  y  servicios,  así  como  sus  regulaciones   en  la  economía,  constituyó  su  gabinete  con  miembros  de  la   comunidad  de  negocios  de  Guayaquil,    Un  miembro  del   gabinete  era  el  joven  economista  libanés,  Alberto  Dahik   Garzozi,  cuyos  antecedentes  y  comportamiento  político,   estaban  al  otro  extremo  del  espectro  en  relación  a  Bucaram.     Dahik  presidió  la  Junta  Monetaria.   Los  primeros  meses  de  la  administración  del  Alcalde  Abdalá   Bucaram  parecían  eficientes.    Sin  embargo,  aun  cuando   limpió  la  ciudad  y  rellenó  los  pantanos,  los  hombres  de     210


negocios y  los  militares  se  quejaban  de  extorsión.    Los   comerciantes  acusaban  que  el  Alcalde  desalojaba  a  la  gente   solicitando  dinero  a  cambio  de  no  molestarlos.    Abdalá   respondía  acusando  de  extorsión  a  los  militares.    Y,  con   pocos  aliados  en  el  país,  llevó  su  caso  a  Nueva  York,  donde   expuso  sus  proezas.    Mientras  estaba  en  el  exterior,   Contraloría  descubrió  una  gran  malversación  de  fondos  en   un  contrato  del  Municipio  de  Guayaquil  e  inculpó  a  Abdalá.   El  peculado  estaba  relacionado  a  un  contrato  para  el   transporte  de  cascajo  para  el  relleno  de  los  suburbios  de   Guayaquil.    Un  empleado  municipal  llamado  Borbor  actuó   como  fiscalizador  del  Municipio  y  como  contratista  y   superintendente  por  la  compañía  de  transporte.    Sitiado  por   todos  los  flancos,  Bucaram  huyó  a  Panamá.    No  había   completado  si  no  17  meses  de  su  período.   El  amigo  libanés  de  Bucaram,  el  Prefecto  Adum,  se  puso   manos  a  la  obra,  ubicando  a  los  amigos  de  Bucaram  como   candidatos  del  Partido  Roldosista  Ecuatoriano  a  los  consejos   provinciales  y  municipales.  En  1986    Adum  también  se   preocupó  de  que  dos  hermanos  de  Bucaram,  Santiago  y   Adolfo,  ganaran  curules  en  el  Congreso  Nacional  en  1986.     Una  hermana  de  Abdalá,  Elsa  Bucaram,  había  sido  diputada   desde  1984,  de  tal  forma  que  tres  de  ellos  armaron  un  pacto   en  el  Congreso  para  traer  a  Abdalá.    Ofrecían  un  bloque  de   votos  del  PRE  a  favor  de  la  amnistía  para  un  cierto  general   encarcelado.    Como  recompensa  obtuvieron  una  amnistía   para  Abdalá.  El  candidato  presidencial  Rodrigo  Borja,   recordando  una  consigna  pintada  con  grandes  letras  en  cada   nueva  obra  pública  completada  durante  la  administración  de   Febres  Cordero,  calificó  al  regreso  de  Abdalá  al  país   simplemente  como  “otra  obra  de  León”.   En  medio  de  una  extravagancia  teatral,  Bucaram  regresó  en   helicóptero  al  suburbio  de  Guayaquil.    Un  financiamiento   amplio,  aparentemente  dado  por  un  millonario  libanés  que   lo  patrocinaba,  pagó  por  todo  esto.    Más  de  doscientos  mil   personas  lo  esperaban.    Con  una  banda  presidencial  en  su   cintura,  magnetizó  a  la  muchedumbre  como  su  héroe  que   regresaba,  un  Simón  Bolívar  de  regreso  después  de  un  siglo,   o  un  Cristo  que  vuelve  a  combatir  al  demonio  por  su  gente.     Con  toda  la  cobertura  de  alta  sintonía  en  la  televisión  y  todas   las  innovaciones  de  campaña  que  el  dinero  podía  comprar,   llevó  su  caso  a  los  pobres.    Después  de  quedar  en  segundo   lugar  en  la  primera  vuelta  electoral,  se  aprestó  a  competir   con  Rodrigo  Borja,  sofisticado  político  quiteño.    La  retórica   de  Abdalá  resonó  con  odio  contra  Borja,  a  quien  dejaba  por   los  suelos  hora  tras  hora  en  prensa  y  televisión.    Sus  vulgares   actos  teatrales  incluían  referencias  a  sus  propios  órganos   sexuales,  y  a  los  de  Borja,  así  como  su  profunda  admiración   por  Adolfo  Hitler.    Los  votantes  de  clase  media  de  la  costa,  y   de  la  totalidad  de  la  sierra,  lo  abandonaron.    Los  libaneses    

211


que en  primera  instancia  le  habían    apoyado,  sintieron   similar  repulsión  y  finalmente  lo  llamaron  loco.    Perdió  la   elección  e  inmediatamente  huyó  del  Ecuador  para  evitar  una   orden  de  arresto  emanada  por  la  Corte  Superior,  alegando   abuso  de  fondos  cuando  había  sido  Alcalde  de  Guayaquil.   En  la  primera  vuelta  de  las  elecciones  presidenciales  de   1988,  el  descendiente  libanés,  Jamil  Mahauad  Witt,  de  la   Democracia  Popular  (DP),  y  protegido  de  Osvaldo  Hurtado,   había  ganado  el  tercer  puesto.    El  hizo  campaña  alrededor   del  “pago  de  la  deuda  social”.    Su  imagen  de  hombre  educado   y  socialmente  aceptable  perduraría  y  traería  orgullo  a  la   colonia  libanesa.   Entretanto,  el  CFP  de  Assad  Bucaram  no  sería  ya  más   competitivo.  Muchos  libaneses  habían  desertado.    Una  lucha   abierta  tuvo  lugar  en  su  interior.    Un  violento  conflicto  se   desató  entre  aquellos  que  permanecieron  dentro  y  aquellos   que  se  habían  unido  a  la  Democracia  Popular.    En  1985,  el   abogado  Julio  Ayala  Serra,  un  ex  diputado  del  CFP  que  se   había  desviado  a  la  DP,  disparó  a  matar  a  Nestor  Vera,   miembro  del  séquito  del  CFP.    El  disparo  iba  dirigido  a   Averroes  Bucaram.    Mirando  en  retrospectiva  las  pérdidas   autoinfligidas,  la  lucha  interna  de  Assad  contra  Roldós  y  de   Abdalá  contra  Assad,  y  el  manejo  del  partido  en  función  de   su  poder  personal  por  parte  de  Averroes  Bucaram,  el  partido   se  perfilaba  en  agudo  contraste  con  el  lozano  partido   Izquierda  Democrática  (ID)  que  también  encaraba  reformas   populistas.    En  1988  el  político  libanés,  Nicolás  Issa  Obando   se  convirtió  en  Director  Nacional  de  la  Izquierda   Democrática.    Su  candidato,  Rodrigo  Borja,  había  ganado  las   elecciones  para  Presidente.    Su  poderosa  convención   nacional  en  Ambato  en  1989,  atrajo  hacia  ella  a  políticos   libaneses  de  todas  las  corrientes  ideológicas.  

Las Elecciones de 1992: la Construcción de una Imagen Positiva

A principios  de  1990,  una  tríada  de  caballeros  libaneses  se   dirigía  a  la  toma  del  escenario  político.  Ellos  fueron   diputados  relevantes  en  el  Congreso  Nacional:    Jamil   Mahauad  Witt  de  Pichincha,  y  Jaime  José  Nebot  Saadi  y   Alberto  Dahik  Garzozi  del  Guayas.    A  medida  que  se   aproximaban  las  elecciones  de  1992,  los  tres  hacían   campaña,  ora  para  Presidente  ora  para  Vicepresidente  del   Ecuador,  como  también  lo  hacía  Abdalá  Bucaram,  que  había   retornado  recientemente.   El  Partido  Conservador  hizo  campaña  por  Sixto  Durán  Ballén   para  Presidente  y  Alberto  Dahik  Garzozi  para   Vicepresidente.    En  1993,  la  autora  entrevistó  a  sus  padres,   Alberto  padre  y  Violeta  Garzozi  de  Dahik.  La  pareja  todavía   vivía  en  los  altos  del  almacén  de  telas  de  la  familia  en   Guayaquil.    Estaban  obviamente  orgullosos  de  su  hijo.    Pero    

212


sus propias  vidas  no  fueron  transformadas  por  su  éxito,  ni   por  el  de  sus  otros  hijos.    Desde  su  escritorio  ubicado  en  una   esquina  del  almacén,  Alberto  padre  despachaba  los  negocios   como  siempre.    Su  apartamento  en  el  piso  superior  estaba   cuidadosamente  amueblado,  pero  era  modesto  en   comparación  con  el  estilo  de  los  guayaquileños  modernos.    El   fruto  de  su  trabajo  no  se  orientaba  al  consumo  suntuoso,  o  a   mantener  una  elegante  casa  en  las  afueras  de  la  ciudad.    En   cambio,  se  había  concentrado  en  la  crianza  de  sus  hijos  y  en   la  enseñanza  acerca  de  cómo  trabajar  y  sobresalir.    A   continuación  la  educación  de  Dahik  y  la  historia  generacional   de  la  familia  a  continuación,  ejemplifica  este  enfoque  de   seguimiento  muy  cercano  en  la  crianza  de  los  hijos,  tan   común  a  los  libaneses.   El  abuelo  de  Dahik,  Nicolás,  que  había  nacido  en  Beirut  en   1888,  trabajó  allí  en  el  almacén  de  la  familia.    Cuando  tenía   12  años,  su  padre  lo  envió  donde  unos  parientes  en  la   Argentina.    Un  año  después  le  embarcaron  en  un  barco,   rumbo  a  Guayaquil,  donde  tenía  otros  parientes.    Gracias  a   esas  conexiones,  trabajó  en  almacenes,  y  nunca  tuvo  que   viajar  como  vendedor  ambulante.    Luego  de  su  matrimonio   con  Rosa  Safadi,  una  nativa  guayaquileña-­‐libanesa,  Nicolás  se   estableció  en  Guaranda,  río  arriba  en  la  provincia  de  Bolívar,   donde  hizo  negocios  como  importador  y  abrió  su  propio   almacén.    Aquí  nació  Alberto  Dahik  Safadi.    Dos  años  después   la  familia  se  trasladó  a  Riobamba,  donde  Nicolás  abrió  un   almacén.    Importaba  para  otros  comerciantes.    Alberto  padre   asistió  a  la  escuela  de  los  Hermanos  Cristianos.    Habiendo   prosperado,  Nicolás  cerró  su  almacén  y  se  trasladó  con  su   familia  a  Guayaquil.    El  nuevo  almacén  de  Dahik  quedaba  al   otro  lado  del  edificio  de  la  Gobernación,  en  una  ubicación  de   primera.    Alberto  padre,  de  doce  años  de  edad,  se  matriculó   en  otro  colegio  de  los  Hermanos  Cristianos  de  Guayaquil.    A   los  14  años  abandonó  el  colegio  para  trabajar  a  tiempo   completo  en  el  almacén  de  su  familia.  Por  la  noche  asistía  a  la   escuela  de  Comercio  y  Administración.    Mientras  las   prósperas  familias  ecuatorianas  dueñas  de  almacenes  en  el   centro  de  la  ciudad  consideraban  un  menoscabo  a  su   dignidad  tener  a  sus  hijos  trabajando  y  asistiendo  por  la   noche  al  colegio,  eso  era  perfectamente  aceptable  para  los   prácticos  libaneses.   Cuando  Alberto  padre  tenía  32  años  se  casó  con  Violeta   Garzozi,  también  de  descendencia  libanesa.    Ambos  eran   cristiano  ortodoxos,  pero  a  falta  de  una  iglesia  se  vincularon   a  la  Iglesia  Católica  local.    Cuando  Alberto  Dahik  Garzozi   nació  en  1956,  sus  padres  y  abuelos  vivían  en  los  altos  del   almacén  de  la  familia,  en  un  edificio  propio  ubicado  en  las   calles  Escobedo  y  Aguirre,  en  el  centro  de  Guayaquil.    Este   almacén  de  telas  les  sustentaría  a  todos  ellos  y  permitiría   enviar  al  joven  Alberto  y  a  sus  dos  hermanos,  a  los  mejores    

213


colegios de  Guayaquil  y  a  universidades  del  extranjero  que   ofrecían  modernos  pensums  de  estudios.    Desde  niño,   Alberto  demostró  ser  un  gran  prospecto  académico.  Cuando   tenía  ocho  años  solicitó  un  juego  de  enciclopedias.  Como  en   muchas  familias  libanesas,  su  madre  dedicaba  todas  las   tardes  a  supervisar  sus  deberes.    Tenía  una  escuela  en  casa  y   una  fuera  de  casa.    En  el  Colegio  de  los  Hermanos  Salesianos,   Cristóbal  Colón,  Alberto  sobresalió  en  todas  las  materias,   ganó  muchos  premios,  e  incluso  halló  tiempo  para  trabajar   en  la  comunidad.    El  Dr.  Gustavo  Noboa  Bejarano  formaba   grupos  de  jóvenes,  les  enseñaba  acerca  de  problemas  tales   como  el  alcoholismo,  las  drogas,  el  sexo  y  demás.    Bajo  la   tutela  de  Noboa,  Alberto  se  enteró  de  los  problemas  sociales   de  su  entorno.   Mientras  estaba  en  el  Cristóbal  Colón,  el  joven  Alberto  asistía   a  la  Academia  Bénedict  de  idiomas  para  aprender  inglés.     Allí,  un  profesor  canadiense  le  instó  a  que  fuese  a  estudiar  al   Canadá.    Lo  hizo.    La  Universidad  de  Princeton  rápidamente   le  aceptó  en  su  programa  de  graduados  donde  obtuvo  un   doble  título  de  Maestría,  en  Economía  y  Matemáticas.  En   1982,  el  título  de  Ph.D  parecía  ser  el  siguiente  paso  lógico  en   1982.    En  lugar  de  ello,  regresó  a  casa  y  se  casó  con  Anita   Loor,  miembro  de  una  de  las  más  antiguas  y  respetadas   familias  de  Guayaquil.   Sus  títulos  y  matrimonio  le  prepararon  para  su   incorporación  entre  las  élites.    Sus  vacaciones  de  verano  en   Guayaquil  ampliaron  su  carrera.    Dictaba  clases  de  economía   en  la  Universidad  Católica  y  enseñaba  inglés  en  la   Universidad  Laica.    Un  verano  estuvo  de  aprendiz  en  el   ingenio  azucarero  San  Carlos  y  aprendió  a  pilotear  avionetas.   ligeras    No  vendió  telas.   Cuando  Alberto  Dahik  Garzozi  retornó  al  Ecuador  para   quedarse  en  1983,  trabajó  como  Gerente  Técnico  en  el  Banco   Central  y  como  analista  económico  para  el  periódico  El   Universo.    El  Partido  Social  Cristiano,  que  representaba  a  los   hombres  de  negocios  de  Guayaquil,  estaba  impresionado  y  lo   nombró  asesor  económico  por  dos  años.    Con  la  consiguiente   elección  de  León  Febres  Cordero  como  Presidente,  éste  lo   designó  Presidente  de  la  Junta  Monetaria  y  más  tarde   Ministro  de  Finanzas  y  Crédito  Público.    Durante  sus  dos   últimos  años  de  ejercicio,  León  Febres  Cordero  enfrentó  un   Congreso  de  oposición.    Así,  como  víctima  de  las   circunstancias,  Dahik  fue  censurado  por  la  elevación  del   precio  de  la  gasolina  y  destituido  del  cargo.   Dahik  fue  a  trabajar  al  fast  moving  y  moderno  Banco  del   Pacífico  en  Guayaquil,  pero  su  rol  en  política  estaba   asegurado.    Sufrió  la  transformación  de  niño  prodigio  de   León  Febres  Cordero,  a  político  independiente.    En  una  señal   de  independencia  dentro  del  Partido  Social  Cristiano  de   León,  se  opuso  a  su  proyecto  de  convertir  a  Jaime  Nebot     214


Saadi en  el  próximo  presidente.    Durante  el  período   presidencial  de  Rodrigo  Borja,  obtuvo  una  curul  como   Diputado.    Sus  cualidades  fueron  tan  sobresalientes,  que  se   constituyó  en  la  única  opción  del  Partido  Conservador   cuando  en  1992  buscaban  candidatos  para  vicepresidente.   En  1992  el  Partido  Social  Cristiano  (PSC)  nominó  para   presidente  a  Jaime  Nebot  Saadi.    Nebot  creció  en  Guayaquil   como  hijo  de  padre  de  pura  cepa  catalana    El  inmigrante   español  inicial,  Jaime  Nebot  Borras,  viajó  como  Gerente  de  la   Casa  Muñoz  de  Argentina  a  inicios  del  siglo  XX.    Pasó  a  través   de  Panamá  y  llegó  a  Guayaquil,  donde  su  buque  fue  puesto   en  cuarentena  por  la  fiebre  amarilla.    Mientras  permaneció   en  el  puerto,  conoció  y  se  casó  con  Sara  Velasco  Letamendi,   hija  de  una  vieja  y  respetable  familia  costeña.    La  pareja   preparó  a  su  único  hijo,  Jaime  Nebot  Velasco,  para  trabajar   en  los  círculos  comerciales  y  exportadores  de  Guayaquil,  y   para  ingresar  en  política.    Aunque  no  era  pariente  de  José   María  Velasco  Ibarra,  Jaime  fue  ministro  de  los  gobiernos  de   Velasco  en  seis  ocasiones  diferentes.    Mientras  tanto,  un   inmigrante  sirio-­‐libanés  traía  a  su  familia  de  Argentina  a   Guayaquil.    Su  hija,  Zulema  Saadi,  se  casó  con  Jaime  Nebot   Velasco.   En  1946,  Jaime  Nebot  Saadi  nació  en  el  seno  de  la  pareja.   Educado  para  proseguir  con  las  huellas  de  su  padre,   familiarizado  con  la  vida  en  Quito,  con  el  lenguaje  político  y   con  los  asuntos  ministeriales  que  se  discutían  en  su  delante   desde  su  infancia,  Nebot  Saadi  estudió  leyes  y  se  preparó   para  una  vida  orientada  a  gobernar.    Probablemente  nunca   se  pensó  a  sí  mismo  como  un  libanés.    No  pertenecía,  por   ejemplo,  a  la  Sociedad  “Unión”  Libanesa,  y  encontrará   sorprendente  su  inclusión  en  este  trabajo  sobre  los  exitosos   libaneses.    No  obstante,  su  herencia  lo  ubica  aquí.   A  los  38  años  de  edad  había  trabajado  como  corredor  de   bienes  raíces  y  en  exportaciones  de  arroz.  En  su  ejercicio  de   abogado  se  involucró  en  negocios  de  bienes  raíces.  Cuando   León  Febres  Cordero  fue  elegido  Presidente  en  1984,   designó  a  Jaime  Nebot  Saadi  como  Gobernador  del  Guayas,   actuando  como  tal  hasta  1988.    Fue  la  primera  vez  que   saboreó  un  cargo  político.    Obtuvo  un  fuerte  respaldo  de  los   hombres  de  negocio  de  la  clase  media.   Se  casó  con  Cinthya  Boher  Pons,  distanciándose  más  todavía   de  la  imagen  de  libanés.    Por  los  años  90  era  considerado  un   abogado  con  amplia  experiencia  en  el  sector  privado.    Fue   Diputado  del  Congreso.    En  el  Congreso  condujo  un   compacto  bloque  de  36  diputados  que  dirigió  en  su  totalidad.     Les  colocó  en  situación  de  olvidar  sus  diferencias,  una   hazaña  significativa  dado  que  provenían  de  diversos   partidos  tales  como  el  Partido  Social  Cristiano,  el  Partido   Roldosista  Ecuatoriano  y  Concentración  de  Fuerzas   Populares.  Apodado  como  el  aparente  heredero  o  Delfín  de     215


León Febres  Cordero,  el  Partido  Social  Cristiano  lo  presentó   como  candidato  a  Presidente  en  1992.     En  1992,  el  Partido  Democracia  Popular  (DP)  candidatizó  a   Jamil  Mahauad  Witt  para  la  Presidencia.    Sus  antecedentes,   que  incluían  su  estancia  en  la  Universidad  de  Harvard,  son   discutidos  en  el  capítulo  sobre  Quito.    Al  hacer  campaña   como  candidato  de  centro-­‐izquierda,  no  tenía  un  real   contendiente  dentro  de  su  partido.    En  1987  había  sido   elegido  presidente  de  la  DP.  No  tuvo  éxito  en  su  campaña   para  la  Presidencia  en  1988.    Cuando  fue  diputado,  actuó   como  Presidente  de  la  Comisión  de  Fiscalización  del   Congreso.    Tanto  en  Quito  como  en  Guayaquil,  los  electores   se  sentían  atraídos  por  él.    Pero  la  DP  tenía  una  substancial   resistencia  entre  los  hombres  de  clase  alta  en  Guayaquil.    Las   mujeres  lo  encontraban  excepcionalmente  atractivo.  

Abdalá Bucaram y Elsa Bucaram Ortiz

Un día  de  octubre  de  1990,  Abdalá  Bucaram  retornó  de  su   último  exilio  para  candidatizarse  por  su  partido  personalista,   el  Partido  Roldosista  Ecuatoriano.    Al  hablar  a  la  prensa  dijo:     “El  recibimiento  de  ayer  fue  impresionante.    En  América   Latina  otro  igual  no  ha  sido  dado.    Ni  aún  Juan  Domingo   Perón  a  su  retorno  fue  recibido  por  tanta  gente”.    Garantizar   su  amnistía  en  el  Congreso  fue  una  historia  en  sí  misma,  y   merece  ser  narrada  solo  para  dramatizar  las  diferencias  de   los  políticos  libaneses  con  los  políticos  tradicionales.   El  lector  podrá  recordar  que  Abdalá  Bucaram  se  refugió  en   Panamá  luego  de  su  derrota  en  las  elecciones  presidenciales   de  1988.    Había  sido  acusado  de  violaciones  fiscales  cuando   fue  Alcalde  de  Guayaquil,  y  de  ataques  contra  las  Fuerzas   Armadas.    Abdalá  acusó  a  los  militares  de  un  gran  despilfarro   y  de  comprar  60.000  ametralladoras,  sin  tener  un  enemigo.     En  1990  su  partido  personalista,  PRE,  convirtió  su  amnistía   en  una  obsesión.    El  PRE  pertenecía  al  poderoso  bloque   encabezado  por  Jaime  Nebot  Saadi.    Maniobraba  para  poner   a  un  lado  a  la  Corte  Suprema  gobernante  y  pasar  una  ley   otorgando  la  amnistía  para  Abdalá.    El  Presidente  Borja   respaldó  la  ley  que  establecía  que  era  competencia  del   Presidente  decidir  qué  actos  del  Congreso  eran   constitucionales.    Durante  la  votación  una  facción  de  los   Roldosistas  (el  partido  de  Abdalá)  atacaron  a  tres  diputados   que  no  les  habían  apoyado  en  la  crucial  decisión:    Alberto   Dahik,  Vladimiro  Alvarez  y  Jamil  Mahauad.    Un  lance   sangriento  se  inició  cuando  el  roldosista  Edison  Villamagua   arrojó  un  cenicero  a  la  cabeza  de  Alberto  Dahik,  golpe  que  lo   obligó  a  salir  de  su  curul.    Otro  roldosista  le  echó   violentamente  al  suelo,  mientras  Jacobo  Bucaram  le  pateaba   el  rostro.    Un  diputado  atento  de  la  provincia  del  Carchi  sacó   a  relucir  su  revólver  y  puso  fin  a  la  pelea.    La  nariz  de   Vladimiro  Alvarez  requirió  cirugía  después  de  la  golpiza,   mientras  Jamil  Mahauad  soportó  el  malestar  de  un  ojo    

216


amoratado, y  la  sangre  de  Dahik  cubrió  su  terno  y  todos  los   documentos  que  estaban  sobre  su  escritorio.    Un  mejor   ejemplo  de  desunión  entre  políticos  libaneses  sería  difícil  de   encontrar.   Después  de  su  glorioso  regreso,  Abdalá  a  duras  penas  ganó  el   respaldo  de  su  partido.    La  gente  desconocía  qué  defendía  él.   La  facción  de  Quito  del  PRE  quería  que,  el  anterior  Prefecto   del  Guayas,  Alfredo  Adum,  sea  candidatizado  para  presidente   en  su  lugar.  Pero  Abdalá  encontró  amplio  respaldo   financiero.    Con  solo  hacer  campaña  para  el  cargo  público,   Abdalá  se  había  convertido  en  un  hombre  rico.    Ostentaba  su   riqueza  y  su  costosa  casa  en  Urdesa,  una  zona  residencial  de   moda  de  Guayaquil.    La  diseñó  uno  de  los  principales   arquitectos  de  Guayaquil,  proporcionándole  túneles  por   razones  de  seguridad,  salones  de  juego  y  salas  de  baile.    A   pesar  de  esta  exhibición,  en  general,  la  nueva  generación  lo   vio,  como  la  imagen  resucitada  de  su  Tío  Assad.    Heredó  el   apellido  y,  de  alguna  manera,  se  salió  con  la  suya  diciendo   que  era  rico.    En  lugar  de  mostrarles  a  sus  visitantes  un  sofá   destartalado  y  una  casa  humilde,  como  lo  había  hecho  su  Tío   Assad,  Abdalá  les  mostraba  las  instalaciones  para  juegos   deportivos.       Como  resultado  de  la  primera  vuelta  electoral  en  las   elecciones  presidenciales,  Jaime  Nebot  Saadi  se  las  tuvo  que   ver  contra  Sixto  Durán  Ballén  y  su  binomio  Alberto  Dahik   Garzozi.    Sixto  Durán  ganó,  y,  por  lo  tanto,  llevó  consigo  al   primer  descendiente  de  libaneses  en  entrar  al  palacio   presidencial,  Alberto  Dahik  Garzozi.    Jamil  Mahauad  compitió   por  la  Alcaldía  de  Quito,  desistiendo  de  una  segunda   candidatura  presidencial.    Ganó  la  Alcaldía  fácilmente,  con  el   53%  de  la  votación.    León  Febres  Cordero  ganó  la  Alcaldía  de   Guayaquil,  llevando  con  él  a  su  novia  libanesa,  Cruz  María   Massuh  Loayza.       Elsa  Bucaram  fue  elegida  al  Congreso  en  1984  y  fue  la  figura   principal  en  las  elecciones  municipales  de  Guayaquil  en   enero  de  1988.    Sus  polémicas  y  ataques  contra  sus   oponentes  la  marcaron  como  una  verdadera  Bucaram.     Ayudada  por  su  hermano  Abdalá  en  la  campaña,  devino   Alcaldesa  de  Guayaquil.    Para  coronar  el  trayecto,  su   hermano  Santiago  fue  elegido  diputado  al  Congreso   Nacional.    El  apellido  Bucaram  con  todos  sus  oropeles   libaneses  producía  magia  en  las  urnas.    Elsa  actuó  por  tres   años  en  calidad  de  Alcaldesa  antes  de  renunciar,  lo  que,   según  ella  se  debió  a  un  problema  de  la  columna.    Pero  en   realidad  renunció  en  medio  de  denuncias  de  que  había   reducido  al  caos  la  administración  municipal.    Se  le  acusó  de   inflar  la  burocracia  al  efectuar  nombramientos  a  cargos   lucrativos  para  familiares  y  miembros  del  partido,  así  como   también  de  apoderarse  de  los  fondos  municipales  y  vender   propiedad  pública  en  su  propio  beneficio.  En  mayo  de  1990    

217


Georgie Anne  Geyer,  una  corresponsal  de  Washington  bien   conocida  por  su  participación  en  el  programa  de  televisión   “Washington  Weeking  Review”,  visitó  Guayaquil.    Encontró  a   la  próspera  ciudad  en  un  estado  de  colapso,  asediada  por  la   criminalidad  y  por  lo  que  denominó  como  “Calcutización.     Una  advertencia  básica  escuchada  por  ella  en  la  ciudad,  era   la  relativa  al  terrible  gobierno  municipal  de  la  mafia   populista  perteneciente  a  la  familia  Bucaram,  de  origen   libanés,  que  eran  los  principales  responsables  por  el  colapso.   Después  de  su  nada  exitoso  período  en  el  cargo,  Elsa  ganó   una  curul  en  la  Legislatura  Nacional  en  1992  como  diputada   del  PRE.    La  clientela  de  los  barrios  había  crecido   permanentemente  con  la  migración  de  habitantes  de  las   zonas  rurales.    Más  de  un  millón  de  pobres  vivían  en  chozas   de  caña,  rústicos  albergues  con  frecuencia  ubicados  sobre  los   pantanos  del  manglar.    Líderes  personalistas  dinámicos,  tales   como  los  Bucaram,  con  un  instinto  para  edificar  patronazgos   podían  ganar  la  votación,  a  pesar  de  las  quejas  de  los   ciudadanos  más  pudientes.    La  curul  congresil  le  otorgó  Elsa   inmunidad  parlamentaria  frente  a  los  cargos  formales  de   malos  manejos  de  los  fondos  municipales.   Una  encuesta  de  opinión  pública  realizada  en  enero  de  1993,   ubicó  muy  en  alto  a  tres  libaneses.    Uno  era  Jaime  Nebot   Saadi,  quien  a  pesar  de  no  tener  cargo  público,  estaba  ya  en   campaña  para  las  elecciones  de  1996.    Otro  era  el  Alcalde   Jamil  Mahauad  Witt,  y  el  último  era  el  Vicepresidente  Alberto   Dahik.    Estos  políticos  libaneses  proyectaban  una  imagen   positiva  y  legítima.    Abdalá  Bucaram  tenía  el  más  bajo   puntaje  de  aquellos  incluido  en  la  encuesta,  con  solo  el  3%  a   nivel  nacional  y  el  5%  en  su  fuerte  de  Guayaquil.     Desafortunadamente  Abdalá  Bucaram  y  su  hermana  Elsa   habían  implantado  una  imagen  pública  muy  negativa.    Las   exhibiciones  televisadas  de  Abdalá  habían  llevado  esa   imagen  pragmática  y  tosca  a  millones  de  hogares.  

Reacciones Mezcladas

En septiembre  de  1990,  El  Comercio  publicó  un  artículo  del   escritor  Jorge  Salvador  Lara  titulado  “El  Linaje  Arabe  en   nuestra  Política”.    Salvador  Lara  comenzaba  con  una  historia   sacada  de  su  propio  exilio  en  Paraguay  durante  la  dictadura   militar  de  1963-­‐1966.  Entre  los  expatriados  estuvo  su  amigo   Assad  Bucaram.    Notó  que  Bucaram,  cuyos  antecesores  eran   Cristianos  Maronitas,  estaba  leyendo  una  historia  de  los   musulmanes.    Assad  estaba  orgulloso  de  su  ancestro  árabe,   una  herencia  no  basada  en  tiendas  al  aire  libre,  como  lo   sugerían  sus  adversarios  políticos,  sino  en  las  contribuciones   culturales  de  los  árabes  al  mundo  occidental.    Este  orgullo   árabe  explica  por  qué  los  Bucaram  escogían  para  sus  hijos   nombres  tales  como  Averroes,  Avicenas  y  Abdalá.    El   reportero  trazaba  la  belleza  y  prosperidad  del  Líbano  y    

218


Beirut antes  de  la  ruptura  del  orden  social  y  de  la   atomización  de  las  fronteras  políticas.   Salvador  Lara  postulaba  que  el  linaje  árabe  en  la  política   ecuatoriana  no  estaba  unificado.    Aún  dentro  de  la  misma   familia  los  árabes  se  enfrentaban  unos  a  otros  en  un   Congreso  atomizado,  en  calidad  de  miembros  de  distintos   partidos,  y  daba  muchos  ejemplos.    Estos  nietos  de   inmigrantes  sirios,  palestinos  o  libaneses,  tenían  el  mismo   derecho  a  ser  respetados,  como  los  descendientes  de  otros   extranjeros.    Además,  su  ancestro  genético  mezclado  era  más   cercano  a  la  mezcla  española.    ¿Cuánta  sangre  árabe  trajeron   los  españoles  al  Nuevo  Mundo  después  de  vivir  con  ellos  por   siete  siglos?   Cualquier  racismo,  afirmaba  Salvador  Lara,  debe  ser   condenado.    Hemos  escuchado  quejarse  a  algunos   ecuatorianos  acerca  de  la  “beduinización”  del  Ecuador,  pero   uno  también  debe  notar  la  concordia  lograda  por  estos   políticos  ecuatorianos  provenientes  por  su  origen  de  Oriente   Medio  y  de  su  habilidad  para  moderar  las  ambiciones  sin  ley,   y  contribuir  así  a  la  pacificación  del  Ecuador  en  su  lucha  por   el  progreso.    Seguía  nombrando  a  los  muchos  compatriotas   entre  estos  políticos,  dedicados  a  la  banca,  industria,   comercio,  artes  y  profesiones  liberales.    Los  Hayek,  Salem,   Dassum  y  Becdach  continuarían  sus  tradiciones  positivas  de   alta  civilización  y  cultura  con  la  que  el  pueblo  árabe  había   enriquecido  la  historia  universal.   Pocos  meses  antes,  el  ex  Presidente  Carlos  Julio  Arosemena   Monroy  le  había  dicho  a  un  periodista  de  la  revista  Vistazo   cómo  se  sentía  con  relación  a  los  libaneses.    Luego  de  sus   opiniones  acerca  de  los  indígenas  lugareños  del  Ecuador,  a   quienes  describía  como  reliquias  del  siglo  XV,  Arosemena   descargó  su  artillería  con  los  libaneses.    Sobre  Assad   Bucaram  dijo:    “Era  un  pedazo  de  carne  que  el  cuerpo  social   del  país  todavía  no  podía  asimilar”.    Arosemena  afirmaba  que   él  no  descalificaba  a  Bucaram  por  su  ancestro  árabe,  con  sus   guerreros,  sabios  y  místicos,  pero  Bucaram  pertenecía  a  Alí   Baba  y  los  cuarenta  ladrones  y  éste  era  el  “pedazo  de  carne”   que  el  cuerpo  social  no  podía  dirigir.   Después  de  las  elecciones  de  1988  Carlos  Julio  Arosemena   había  declarado:    “Yo  voté  por  Borja.    Si  él  (Abdalá  Bucaram)   hubiera  ganado,  Ecuador  habría  sido  el  primer  Beirut  en   Latinoamérica”.    Recordó  a  su  audiencia  que  estaba  en   contacto  con  el  pueblo  ecuatoriano  y  que  conocía  que  había   una  corriente  en  marcha  para  efectuar  una  masacre  árabe.     Al  ser  comercialmente  agresivos  por  su  naturaleza,  y  al  ser   exitosos  como  encajaba  con  su  laboriosidad,  Arosemena   afirmaba  que  los  árabes  estaban  barriendo  con  los  medios  de   comunicación,  con  los  bancos  y  las  radioemisoras  en  todos   los  confines  del  país.    En  el  balneario  de  Playas,  por  ejemplo,   no  hay  una  sola  habitación  que  no  esté  controlada  por  estos     219


grupos.  Si  ha  llegado  la  hora  en  que  nuestra  política  tenga   que  enfrentarse  con  esta  clase  de  príncipes  árabes,  incluidos,   entre  otros,  los  Bucaram  e  Issa,  será  imposible  llegar  a  un   arreglo.    Son  demasiado  estúpidos.    Cuando  un  periodista  le   preguntó  si  esto  se  aplicaba  a  todos  los  libaneses,  tales  como   sus  nietos  y  personas  de  su  propia  familia,  respondió:    “Hay   importantes  excepciones,  tales  como  mi  yerno,  Julio  Salem.     El  es,  definitivamente,  una  de  ellas”.   Muy  raras  veces  los  quiteños  expresan  prejuicios  contra  los   libaneses.    El  Presidente  Borja  rompió  este  silencio  en  Quito,   bajo  la  presión  de  la  campaña  contra  Abdalá  en  1988.    Fue   capaz  de  sacar  a  flote  todas  las  creencias  tejidas  por  el   Orientalismo  Occidental  y  la  desconfianza  en  relación  a  los   “turcos”  que  un  quiteño  podía  llevar  en  su  subconsciente.     Borja  argüía  que  el  libanés  practicaba  una  cultura  extranjera   que  la  impondría  sobre  los  ecuatorianos.    Provenía  de  gente   inferior  dedicada  al  contrabando.   Afortunadamente,  a  lo  largo  del  siglo  pasado  se  les  había   dejado  tranquilos  a  los  libaneses  en  el  Ecuador.    Sobre  la   marcha,  y  en  la  medida  en  que  sus  negocios  crecieron,  no   han  sufrido  ataques  raciales  irracionales,  como  lo  han   experimentado  las  colonias  libanesas  más  grandes  en  Chile  y   Argentina.    Su  conducta  política  y  retórica  de  campaña  como   líderes  populistas  en  los  barrios,  hizo  candela  en  los  años  90.   Sus  opositores  no  siempre  analizaron  las  razones  de  sus   éxitos  políticos,  y  en  afirmaciones  públicas  recurrían  a   generalizaciones,  a  estigmas  raciales  y  a  prejuicios   culturales.   (POSTDATA  La  autora  he  hecho  las  investigaciones  para   este  libro  durante  los  anos  1990-­‐1995.  Los  sucesos  de   1996  demanda  un  corto  reanudar)   Durante  su  administración,  el  Presidente  Sixto  Duran  Ballen   (1992-­‐1996)  convirtió  al  entonces  vicepresidente,  Alberto   Dahik,  en  el  arquitecto  de  su  programa  de  reforma  de  libre   comercio  y  privatización.  Economistas  locales  alabaron  su   progreso,  pero  luego,  bajo  cargos  de  corrupción,  Dahik  huyo   hacia  Costa  Rica  en  Noviembre  de  1995.  A  raíz  de  la  huida  de   Dahik,  el  Congreso  Nacional,  dominado  por  el  Partido  Social   Cristiano,  desaceleró  el  plan  económico  de  Duran  Ballen.  Los   social  cristianos  se  agruparon  atrás  del  energético  Jaime   Nebot  Saadi,  a  quien  nombraron  su  candidato  a  la   presidencia  para  1996.  Analistas  políticos  dentro  y  fuera  del   país  predecían  su  victoria,  y  durante  la  primera  vuelta   realizada  el  19  de  Mayo  de  1996  salió  triunfador.  Con  mucho   menos  de  la    mayoría  (  28%  del  voto),  Nebot  debería   enfrentarse  nada  menos  que  a  Abdalá  Bucaram.  Bucaram   alcanzo  el  25.5%  del  voto.  Freddy  Ehlers,  periodista  de   televisión  nacido  en  Brooklin  (USA),  quien  tenia  fuertes  lazos   con  varios  movimientos  indígenas,  gano  el  20%  del  voto  y  la   tercera  posición.  El  antagonismo  entre  los  ganadores  de  la     220


primera vuelta  venia  desde  1984,  cuando  Bucaram  era   alcalde  de  Guayaquil  y  Nebot,  Gobernador  de  la  provincia  del   Guayas.   Jaime  Nebot,  aceleraría  planes  para  privatizar  sectores   claves  de  la  economía.  Por  su  parte,  Bucaram,  quien  era   calificado  como  un  candidato  populista,  retendría  las   mayores  pertenecías  del  estado,  incluyendo  el  inflado   sistema  de  seguro  social,  e  incrementaría  varios  servicios   sociales.  Esta  era,  de  acuerdo  a  la  prensa,  una  carrera   electoral  entre  un  privatizador  y  un  populista.  Durante  sus   ataques  iniciales  en  la  campana,  Nebot  declaro  que  el  voto   para  su  candidatura  era  un  voto  para  el  bien  de  la  familia  y   en  contra  de  la  incapacidad  y  deshonestidad  de  sus   opositores.  Bucaram  contrarresto  diciendo  que  todo  el   Ecuador  se  encontraba    en  contra  del  modelo  de  desarrollo   de  Nebot,  el  cual  era  su  sirviente  de  una  tiranía  de  ladrones.   Bucaram  edificó  su  campana  con  ataques  feroces  a  la   oligarquía.  El  ex-­‐Presidente  Social  Cristiano,  León  Febres   Cordero,  había  sido  reelegido  como  alcalde  de  Guayaquil  con     casi  el  70%  del  voto.  Nebot  trato  de  seducir  a  este  grupo  de   votantes,  con  grandes  anuncios  en  periódicos  de  la  ciudad.   El  porcentaje  del  voto  recibido  por  Bucaram  sorprendió  a  los   analistas  locales.  Sus  alabanzas  a  Hitler,  secundadas  por  un   obsceno  lenguaje  durante  la  campana  le  habían  costado  a   Bucaram  la  segunda  vuelta  el  las  elecciones  de  1988.  Luego   de  esta  campana,  Bucaram  fue  calificado  de  loco  y  se   adjudico  uno  de  los  mas  bajos  niveles  de  aceptación  entre  los   líderes  políticos  del  país.  Ya  en  el  96,  Bucaram  decía  haber   madurado,  y  parecían  serias  sus  intensiones  de  convertirse   en  un  gobernante  serio.  Sus  antigua  alabanzas  a  Hitler,   fueron  reemplazadas  con  elogios  a  sus  nuevos  “héroes”,  que   incluían  a  Ghandi,  y  John  F.  Kennedy.  Condeno  al  sistema  y  al   gobierno  como  corrupto,  racista  y  represivo,  a  su  vez  que   concentro  sus  ataques  personales  en  contra  de  Nebot.   Bucaram,  llevo  una  agenda  extraordinaria,  marcada  por  una   inteligente  evaluación  del  electorado    e  innovaciones  tácticas   de  campaña.   El  día  después  de  las  elecciones,  Abdalá  partió  para  la  sierra,   para  pactar  con  Freddy  Ehlers  y  los  demás  candidatos   perdedores  de  la  primera  vuelta.  Bucaram  predijo  una  gran   alianza  para  borrar  a  la  derecha  conservadora  representada   por  Nebot  y  por  el  presidente  Duran  Ballen.  Aprendió  un   poco  de  Quechua,  y  se  echo  en  campaña  con  un  popular   grupo  de  música  del  Uruguay  (Los  Iracundos),  discurseando,   cantando,  bailando  y  tocando  la  guitarra.  Durante  cada   parada  de  campana  gritaba,  “yo  soy  el  loco  que  va  a  llegar  a   la  presidencia”  mientras  Los  Iracundos  tocaban  en  el  fondo.   Quieren  que  hable  o  que  cante,  preguntaba  frecuentemente   Bucaram.  Fue  una  campana  muy  diferente  a  la  que  llevó  en   1992.  Nebot  permaneció  en  Guayaquil  declarando  que  la    

221


segunda vuelta  seria  una  confrontación  entre  un  loco  y  un   cuerdo,  entre  la  serenidad  y  una  demagogia  barata.  El  4  de   julio,  solo  tres  días  antes  de  la  elección,  las  encuestas  veían  a   Nebot  con  una  cómoda  ventaja  de  ocho  puntos.  Analistas   internacionales,  había  predecido  que  si  Bucaram  ganada,   habría  una  liquidación  de  la  deuda  Ecuatoriana.   Bucaram  gano,  llevándose  20  de  las  21  provincias  del   Ecuador,  un  nuevo  récord.  Nebot  gano  en  Quito  y  Guayaquil.   Afuera,  The  Economist,  publicada  en  Londres,  tituló  su   artículo  sobre  las  elecciones  ecuatorianas,  “El  Ogro  reluce”.   Bucaram  gano  la  mayoría  de  su  voto  en  el  campo  y  en   pueblos  pequeños  donde  había  predicado  su  mensaje  de   esperanza  y  promesas.  Agradeció  a  los  indios  y  negros  por  su   voto.  La  Confederación  de  Nacionalidades  Indígenas  del   Ecuador,  quienes  habían  apoyado  a  Freddy  Ehlers  en  la   primera  vuelta,  pusieron  en  claro  que  sentían  haber  ganado   un  papel  importante  en  el  nuevo  gobierno.  Banqueros  e   inversionistas  internacionales  temblaron  con  la  noticia.   Bucaram  respondió  inmediatamente,  respaldando  su   credibilidad  al  formar  un  Frente  Económico  integrado  por   líderes  industriales  y  bancarios  del  Ecuador    y  contratando   asesoría  del  antiguo  ministro  de  finanzas  Argentino,   Domingo  Cavallo.  Roberto  Isaías  presidiría  el  frente   económico,  y  René  Bucaram  haría  las  veces  de  consejero  en   asuntos  de  petróleo.  Estos  representantes  de  la  oligarquía,   fueron  prontos  en  anunciar  que  no  habrían  cambios   drásticos  al  plan  que  había  comenzado  Duran  Ballen.   Bucaram  y  su  Vice-­‐Presidenta,  la  cuencana  Rosalía  Arteaga,   tomaron  el  poder  el  10  de  Agosto  de  1996,  en  una  ceremonia   caracterizada  por  su  dignidad.  Bucaram  leyó  un  discurso  de   86  paginas  en  el  cual  reitero  sus  intenciones  de  honrar  sus   promesas  de  campaña.  Su  nuevo  gabinete  incluiría  a  Alfredo   Adun  Ziade  como  Ministro  de  Energía  y  minas;  su  hermano   Adolfo  en  la  cartera  de  Bienestar  Social:  su  cuñado  Pablo   Concha  como  Ministro  de  finanzas;  su  otro  cuñado  Carlos   Manzur  en  la  Presidencia  de  Cedege:  su  primo  Jorge   Bucaram  a  cargo  del  Directorio  del  IESS  (Instituto   Ecuatoriano  de  Seguridad  Social),  y  probablemente  su   hermana  Elsa  como  embajadora  en  Panamá.  Nadie  expreso   temores  que  Ecuador  se  habría  convertido  en  un  nuevo   Beirut.  Algunos  de  los  recientemente  nombrados   representaban  las  mentes  más  brillantes  del  país.  Los   desafíos  de  Bucaram  están  por  delante:  como  encontrar  el   dinero  para  satisfacer  sus  grandes  promesas  de  campaña  y  a   la  vez  permitir  a  sus  asesores  satisfacer  las  obligaciones  del   Ecuador  frente  al  Fondo  Monetario  Internacional.     Al  momento  su  gobierno  se  inicia  dando  un  viraje   inesperado,  rompiendo  con  sus  antiguos  aliados  electores,  es   decir  los  grupos  de  Fredy  Ehlers,  Rodrigo  Borja,  Rodrigo  Paz,   e  intentando  acercarse  al  partido  socialcristiano  y  al  alcalde    

222


León Febres  Cordero  ,  para  de  esta  manera  corchar  las   esperanzas  de  Jaime  Nebot  Saadi.  Se  espera  que  dentro  de   poco  regrese  al  país  Alberto  Dahik  Garzozi,  con  quien  Abdalá   estableció  alianzas  durante  su  campaña  electoral.  El   gobierno  de  Abdalá  Bucaram  promete  ser  todo  un  torrente   de  sorpresas,  fundamentadas  en  su  gran  facilidad  verbal.   Para  justificar  la  presencia  de  tantos  miembros  de  su  familia   en  el  gobierno,  él  respondió  que  más  de  la  mitad  de  su   familia  no  estaba  ocupando  cargo  alguno,  y  de  inmediato  se   comparó  con  John  F.  Kenedy.    Su  programa  económico   anunciado  promete  ser  de  corte  mucho  más  liberal  que  el   realizado  por  el  gobierno  anterior,  con  la  diferencia  que   incurrirá  en  golpes  de  escena  dirigidos  hacia  el  disfrute  y   distracción  popular.    

223


EPILOGO   A  medida  que  el  siglo  termina,  los  economistas  ecuatorianos   promueven  abiertamente  aquello  en  lo  que  el  país  siempre   se  ha  destacado;  la  exportación  de  productos  primarios.    Las   sustituciones  subsidiadas  de  importaciones  y  la  propiedad   pública  de  industrias  han  caído  en  desgracia.    El  pago  de  la   deuda  internacional  depende  en  gran  medida  de  las   exportaciones  de  petróleo,  banano,  camarón  y  últimamente,   de  mangos.    Ecuador  se  modernizará  a  su  manera.    En  la   actualidad,  la  inmigración  internacional  es  más  prominente   que  en  cualquier  otro  momento  del  último  medio  siglo.  Los   libaneses  todavía  afluyen  hacia  el  Ecuador  a  reunirse  con  sus   parientes,  formar  sus  familias  y  fundar  nuevos  negocios.    A   su  arribo,  estos  flamantes  inmigrantes  no  son  considerados   ya  como  simples  vendedores  callejeros  árabes,  aunque   tampoco  el  estereotipo  inspirado  en  el  Orientalismo   proporciona  una  imagen  auténtica  de  ellos.  

La Imagen

La imagen  contemporánea  refleja  la  conjunción  de  un  siglo   de  experiencias  vitales  ecuatorianas  y  libanesas.    Cuando   llegaron  los  primeros  libaneses  a  vender  sus  telas  y   establecer  sus  almacenes,  los  ecuatorianos  les  vieron  a   través  del  lente  de  una  visión  occidental  prejuiciada  de  la   historia.    La  única  historia  humana  en  la  que  se  basaban  para   juzgarlos  había  sido  divulgada  desde  la  posición  ventajosa  de   los  europeos  y  de  Occidente,  que  colocaba  a  las  culturas   occidentales  por  encima  de  las  del  resto  del  mundo.    Este   Orientalismo,  según  ha  sido  desarrollado  por  Edward  Said,  y   al  que  hemos  recurrido  a  lo  largo  de  este  libro,  disponía  de   una  colección  de  ideas  negativas  sobre  las  personas  del   Medio  Oriente,  incluyendo  la  debilidad  y  desconfianza.    Por   más  de  un  siglo  los  libaneses  han  forjado  una  nueva  imagen:     fuerte  y  compleja,  positiva  y  negativa.    Ciudadanos  de  todo  el   Ecuador  comparten  un  interés  en  esta  imagen  y  mis   múltiples  informantes  estaban  deseosos  de  discutirla.    ¿Está   todavía  la  imagen  empañada  por  concepciones  pasadas,  o   tienen  los  libaneses  personas,  que  con  sus  contribuciones  a   la  modernización  del  Ecuador,    se  ganaron  el  respeto  en  el   ánimo  de  sus  anfitriones?   En  general,  la  imagen  es  positiva:    los  libaneses  son  personas   bien  educadas,  cultas  y  ricas.  A  la  postre,  a  la  riqueza,  ha   seguido  el  status  social,  llevándoles  a  la  cima  de  la  escala   socioeconómica  del  país.    Han  sido  educados  en   universidades  modernas,  hablan  algunos  idiomas,  son   poderosos,  y  aún  cuando  han  hecho  mucho  dinero,  continúan   fomentando  sus  empresas  familiares.    Los  entrevistados    

224


dicen que  quisieran  vivir  como  viven  los  libaneses.    Repiten   una  aspiración  en  boga,  “turquiar  en  Miami”,  que  significa  ir   a  Miami  en  vacaciones  de  lujo,  como  libaneses.    Al  mismo   tiempo  que  en  el  Ecuador  han  estado  forjando  esta  imagen,   la  televisión  internacional  y  las  películas,  continúan   reflejando  el  prejuicio  Orientalista  y  asociando  a  los  árabes   con  la  violencia  y  con  la  deshonestidad  sedienta  de  sangre.     El  papel  tradicional  del  árabe  en  el  cine  ha  sido  el  de  un   canalla.    ¿Con  qué  frecuencia  hemos  visto  a  un  árabe   gruñéndole  a  un  rubio  y  guapo  en  cautiverio?    Con  este  telón   de  fondo  del  pensamiento  occidental,  es  sumamente   impresionante  el  respeto  adquirido  por  los  inmigrantes  de   habla  árabe  en  el  Ecuador  y  sus  descendientes.   La  inmensa  mayoría  de  los  ecuatorianos  señalan  al  trabajo   como  la  clave  del  éxito  libanés.    El  trabajo  duro  y  febril  fue   robustecido  por  la  impaciencia,  la  ambición,  la  innovación,  la   competividad  y  el  impulso  dinámico  de  que  uno  siempre   debía  ser  más  grande  y  rebasar  a  los  otros.    Los  otros  incluía   a  los  ecuatorianos,  a  otros  inmigrantes,  a  otros  libaneses  y  a   otros  miembros  de  la  familia.    El  hombre  exitoso  se  levanta   aún  más  temprano  y  trabaja  más  duro  que  sus  competidores.     Recordamos  al  Alcalde  Assad  Bucaram  realizando   inspecciones  a  las  obras  públicas  en  las  primeras  horas  de  la   mañana,  y,  sin  embargo,  viéndolo  trabajar  en  su  despacho  a   las  6  a.m.  en  una  nueva  jornada.    O,  se  podría  considerar  en   el  momento  actual  a  Pepe  Antón  Diaz,  que  todos  los  días   inspecciona  sus  empresas  desde  las  5  a.m.  hasta  las  7  p.m.   Las  esposas  de  las  familias  pioneras  ricas  trabajan.  Un   hombre  recordaba  que  cuando  era  joven  acompañó  a  su   padre  a  un  juego  de  póker  en  un  balneario.  Un  libanés  se   sumó  al  juego  y  durante  éste  vendió  una  camisa.    Mientras  la   vieja  generación  vendía  una  camisa,  la  nueva  generación   vende  ahora  miles  de  camisas.    La  motivación  y  el  placer  en   el  arte  de  hacer  negocios  son  los  mismos.    La  riqueza  no  ha   diluido  la  ética  del  trabajo,  como  tampoco  la  asimilación  en   la  sociedad  ecuatoriana  ha  hecho  desaparecer  las   tradiciones,  que  cuentan  con  su  ímpetu.   Los  ecuatorianos  señalaron  que  la  propensión  libanesa  por   el  trabajo  se  reforzó  con  las  empresas  familiares  y  la  red  de   negocios.    Los  ecuatorianos  también  se  apoyan  en  sus   vínculos  pero,  los  informantes  registraban  en  su  imaginario   que  los  libaneses  mantienen  más  fuertes  y  cerradas  a  estas   instituciones.   Los  ecuatorianos  vieron  en  el  libanés  a  un  diestro  hombre  de   negocios  y  como  alguien  que  generaba  empleo  para  otros.     Una  y  otra  vez  los  ecuatorianos  de  clase  media  y  baja   reconocían  que  los  libaneses  generaban  trabajo.    Ellos   debían  sus  empleos  a  las  industrias  libanesas.    Como   empleados  se  encontraban  impresionados  a  diario  por  la   capacidad  de  trabajo  y  tenacidad  de  sus  empleadores,    

225


afirmando que  eran  estas  características  las  que  los  habían   hecho  avanzar  tan  rápidamente.    Sus  empleadores  no  se   amilanaban  ante  los  problemas  y  mantenían  en   funcionamiento  la  compañía  bajo  condiciones  adversas.     Ellos  tendrían  éxito  en  cualquier  empresa.    Invertían  en  el   Ecuador  y  estaban  siempre  creando  nuevas  compañías.    Un   entrevistado  añadió  que  los  ecuatorianos  nativos  envían  sus   capitales  a  países  extranjeros.    Los  ecuatorianos  de  clase   media  reconocen  a  los  hombres  de  negocio  libaneses  por  el   progreso  urbano  y  los  trabajos  públicos  y  declaran  que  la   tierra  pantanosa  de  los  barrios  suburbanos,  en  gran  medida   fue  rellenada  y  se  la  volvió  habitable  y  salubre  debido  a  los   impuestos  pagados  por  ellos.   En  su  vida  de  negocios  el  libanés  también  ha  generado   miedo:    es  dueño  de  bancos,  estaciones  de  televisión  y   periódicos.    Era  una  minoría  pero  ha  tenido  tal  poder   económico!    Un  ecuatoriano  de  clase  media  se  quejó  de  que   él  y  sus  amigos  dependían  económicamente  de  los  libaneses,   de  que  eran  meros  trabajadores  en  sus  fábricas.    Los   entrevistados  que  tenían  un  imaginario  negativo  que  ofrecer,   señalaban  la  competitividad  libanesa,  los  debates  entre  ellos,   y  el  contrabando.    Al  vivir  de  acuerdo  a  valores  e   instituciones  latinoamericanas  heredadas,  los  ecuatorianos   respetaban  los  compromisos  y  la  dependencia  establecidos   en  base  a  un  grupo  familiar,  o  en  base  a  una  red  comunitaria   interna,  o  sobre  la  base  de  organizaciones  cerradas  y   asociaciones  privadas.    El  espíritu  competitivo  que  generaba   argumentos  sobre  cada  aspecto  de  un  asunto  de  negocios  y   desacuerdos  verbales  en  el  lugar  de  trabajo,  le  eran  ajenos  y   violentos  a  la  experiencia  ecuatoriana.    El  estilo  ecuatoriano   de  contrabando,  afinado  a  lo  largo  de  los  siglos,  tenía  su   respetabilidad,  pero  el  contrabando  innovador  era  extraño.     Los  ecuatorianos  no  viven  en  un  país  de  estricta  obediencia  a   la  ley.    El  Ecuador  se  asemeja  a  una  combinación  de  la  ley  y  la   costumbre.    Se  reserva  la  crítica  para  quienes  se  entrometen   con  él.   Aún  cuando  la  mayoría  de  libaneses  se  involucraron  en  el   comercio  y  la  industria,  toda  la  colonia  sufrió  por  la  imagen   negativa  creada  por  las  figuras  políticas,  sobre  todo  los   Bucaram.    La  televisión  y  medios  de  comunicación  llevaban   sus  diálogos  a  los  hogares  ecuatorianos.    El  arrastre  de  los   populistas  se  mantenía  leal,  pero  los  entrevistados  de  los   sectores  medios  describieron  a  los  Bucaram  como  agresivos,   salvajes,  negativos  y  toscos.    Los  ecuatorianos  pasaban  por   alto  esto  con  la  creencia  de  que  los  libaneses  eran  refinados   hasta  que  se  metían  en  política.  Otros  generalizaban  en  base   a  la  conducta  de  estas  figuras  públicas  y  emitían  juicios   acerca  de  la  colonia  en  general.  Políticos  conformistas,  como   Alberto  Dahik  y  Jamil  Mahauad,  que  funcionan  dentro  de  la   política  corporativa,  están  en  la  actualidad  desafiando  esta    

226


imagen y  reemplazándola  con  aquella  de  caballeros  que   provienen  de  antecedentes  culturales  refinados.    Sin   embargo,  a  medida  que  los  políticos  de  oposición  y  el  público   lidien  con  las  imágenes  de  los  Bucaram,  las  generalizaciones   históricas  orientalistas  afectarán  a  la  colonia.   En  la  actualidad  se  percibe  a  los  libaneses  como  extranjeros   y  ecuatorianos  a  la  vez.    Un  empresario  costeño  y  ex  Ministro   de  Gobierno  argüía  que  era  fácil  explicar  el  éxito  de  ellos,  por   la  utilización  del  contrabando,  el  monopolio  y  las  tácticas  de   los  grupos  cerrados.    Un  líder  corporativo  costeño  terminó   su  conversación  diciendo  que,  después  de  todo,  ellos  eran   extranjeros.    Políticamente,  cuando  algunos  ecuatorianos  ven   a  los  descendientes  libaneses  en  cargos  en  el  poder  público,   la  imagen  de  “extranjero”  nuevamente  emerge.    ¿Es  correcto   y  seguro,  preguntaban  los  informantes,  tener  a  “extranjeros”   a  la  cabeza  de  las  más  importantes  instituciones  políticas?   Este  imaginario  persiste  a  pesar  de  las  cambiantes   costumbres  de  la  sociedad  moderna,  tales  como  el  divorcio,   que  afectan  a  ambas  culturas.    A  medida  que  los  acaudalados   ecuatorianos  construyen  casas  ostentosas  y  usan  ropas   extravagantes,  así  también  lo  hacen  los  libaneses.    Estos   nuevos  ricos  libaneses  han  establecido  vínculos  familiares  y   sociales  con  miembros  de  la  élite  tradicional,  muchos  de  los   cuales  son  descendientes  de  una  aristocracia  empobrecida.     Hurtado  escribe  en  relación  a  los  matrimonios  étnicos   mixtos:    “Este  es  un  fenómeno  que  se  ha  extendido  aún  a  los   migrantes  árabes  que  anteriormente  eran  mirados  con   desprecio”.    Emilio  y  María  Isaías  tuvieron  diecinueve  nietos.     Trece  de  ellos  se  casaron  con  ecuatorianos.    Esta  generación   solo  conoce  el  español,  solo  las  comidas  ecuatorianas  y  crian   a  sus  hijos  como  ecuatorianos.    A  pesar  de  ello,  ¿Está   Hurtado  en  lo  cierto  al  ubicar  el  desprecio  en  el  pasado?   La  imagen  social  es  compleja.    Los  ecuatorianos  de  los  años   90  se  quejan  de  que  los  libaneses  no  se  amalgaman  lo   suficiente.    El  libanés  valora  su  club  y  socializa   independientemente.    La  aceptación  total  y  la  asimilación   están  por  verse.    Los  ecuatorianos  nunca  han  considerado  a   su  país  como  un  crisol  para  pueblos  de  todo  tipo  de   ascendientes  culturales  o  como  un  refugio  para  los  pobres.     En  este  sentido,  la  asimilación  habría  sido  una  idea   insignificante,  dadas  las  vigorosas  creencias  sociales  sobre   raza,  clase  y  color.  

Historia Post-Orientalista

El nuestro  ha  sido  un  intento  por  escribir  una  nueva  historia   que  ayude  a  erradicar  el  estereotipo  negativo  de  los  pueblos   del  Medio  Oriente,  y  lo  hemos  hecho  a  través  del  estudio  de   caso  de  un  país  en  el  Nuevo  Mundo.    El  problema  es  global.     El  Ecuador  otorgó  a  los  libaneses  que  emigraron  allí,   mayores  oportunidades  de  éxitos  que  las  soñadas  por  los    

227


propios pioneros.    El  desafío  de  este  libro  era  explicar  dicho   éxito.    Los  ecuatorianos,  en  parte,  fueron  los  responsables  de   este  éxito,  ya  que  recibieron  a  los  libaneses  sin  reparos,  y  el   país  les  proveyó  de  un  gobierno  comparativamente  estable  y   de  una  economía  flexible.    En  lo  que  a  los  libaneses  se  refiere,   sus  tradiciones  prácticas  eran  más  complejas  que  la  mera   actividad  industrial,  la  acumulación  de  capital  y  las  redes  del   grupo  cerrado.    En  un  análisis  más  detallado,  las  tradiciones   libanesas  revelan  razones  concretas  para  su  éxito.   Si  tuviesemos  que  señalar  un  rasgo  individual  que  distinguió   a  los  libaneses,  éste  bien  podría  ser  su  displicencia  a  trabajar   para