Page 1

La leyenda de Eva Henry Padilla Londo単o


Ella es una entre muchas que rasga su vida por una migaja. Huye de la vida que ahoga. Su búsqueda la lleva. Corre presurosa sin mirar atrás, Huye del sistema que ahoga su pensamiento y mata su alma. Su alma se embriaga en la libertad del momento. Cada momento es una gota de fino licor. Mira atrás con temor lo que dejo: Nunca volveré, grita en un clamor. Ahora las cadenas invisibles de sus manos; no le permiten siquiera encontrar el pan del día. En sus pies grillos que chillan a cada paso. ¿Dónde quedo aquella que corrió hacia la libertad? En medio de la ciudad es su habitación; entre los muertos que lloran y bailan cada día. La libertad se esfumó, solo una ilusión; Ahora ella es un muerto más, de todos los que llenan la ciudad.


Sopla, sopla viento de Dios, sopla sobre la ciudad. Da vida a los huesos secos, trae la vida a este lugar. Una luz sin igual se vio sobre la ciudad. La cruz fue vista por todos, Jesús que da vida a los que buscan la libertad. La vieron correr en pos de la luz, arrastrando sus huesos secos, buscando la libertad. Grito en su ultimo esfuerzo: “Sálvame Jesús” como una valiente guerrera, lucho por su libertad. Y de ella se habla ahora por toda la ciudad, la esclava que desapareció, que camino hacia la luz. La mujer que eligió la libertad, Que solo Cristo Jesús puede dar. Henry Padilla Londoño

La leyenda de Eva  

Historia cristiana

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you